Ir al contenido principal

Havel: el arte de lo imposible

Havel: el arte de lo imposible/Àngel Castiñeira y Josep M. Lozano, profesores de Esade
Publicsdo en LA VANGUARDIA, 23/12/11:
Con la muerte de Václav Havel todos nos hemos quedado más solos, y el mundo se ha convertido en un lugar un poco más inhóspito. Hace más frío, y tenemos que volver a buscar calor en el único refugio que nos humaniza: la palabra. Havel fue un hombre de palabra, en todos los sentidos de la expresión. En una época y unos tiempos en los que la palabra no era retórica vacía, palabrería hueca para ir pasando el rato. Una época y unos tiempos donde se podía razonar y hablar porque todavía no habíamos sido encarcelados por corsés como los 140 caracteres o los cortes de 20 segundos.
Nos ha tocado vivir tiempos acelerados. Y la aceleración vital es la comadrona del olvido. Todo va demasiado deprisa, y hemos aprendido a vivir en una atención distraída, arrastrada por el nerviosismo de tener que estar al tanto de mil cosas a la vez, y de ninguna en concreto. El futuro parece que se juegue siempre en las próximas 24 horas, y más allá todo es un agujero negro, ignoto. Y, lentamente, nos vamos conformando con lo que nos ha tocado vivir, resignados bajo la estúpida creencia de que es mejor no hablar demasiado, porque todo podría ser peor. Vivimos entretenidos, y por eso mismo desarraigados, hojeando quizás algún libro de autoayuda, palabra glacial que no refleja más que la constatación de que nos adentramos en unos tiempos donde nadie puede esperar más ayuda que la que se puede proporcionar a sí mismo. La autoayuda, al fin y al cabo, no es más que el certificado de defunción de la palabra.
Havel fue un hombre de palabra. Pura redundancia, por cierto, pues los humanos sólo lo somos en la medida en que nos convertimos en seres de palabra. Por eso, como inútil búsqueda de consuelo ante su muerte y como homenaje a su vida podemos recuperar, por ejemplo, su discurso de Año Nuevo de 1990, al poco de ser elegido presidente de su país. Allí nos dijo a todos –y no sólo a sus conciudadanos: “Vamos a enseñarnos a nosotros mismos y a los demás que la política puede no ser simplemente el arte de lo posible, especialmente si esto significa el arte de la especulación, el cálculo, la intriga, los acuerdos secretos y las maniobras pragmáticas, sino que puede ser también el arte de lo imposible, es decir, el arte de mejorarnos a nosotros mismos y al mundo”.
El arte de lo imposible, eso es. Y, por favor, no hagamos lo que tan bien sabemos hacer: pensar que esto es sólo para los políticos, porque Havel no nos lo perdonaría nunca. Esto se dirige, en último término, a todos nosotros, porque todos nosotros contribuimos, al nivel de nuestras posibilidades, con nuestras actividades y con nuestras responsabilidades, a la construcción del espacio público que compartimos. El arte de lo imposible es … posible. El arte de mejorarnos a nosotros mismos y al mundo: no podemos aspirar a mejorar el mundo si renunciamos a mejorarnos a nosotros mismos; no podemos esperar mejorarnos a nosotros mismos si renunciamos a mejorar el mundo. Es el arte –¡el arte!– de lo imposible porque, efectivamente, hemos llegado a creer que es imposible, y la sumisión a esta creencia es nuestra verdadera y primigenia derrota como humanos.
Havel fue uno de esos extraños milagros de la historia. Alguien que se convirtió a la vez líder y referente. Los líderes nos plantean retos, nos movilizan, catalizan cambios, nos proponen horizontes y dibujan caminos para dirigirse a ellos. Los líderes nos dicen que podemos aspirar a más, que no estamos condenados a seguir respirando el aire rancio que nos rodea. Los referentes se convierten en testimonios para quienes los conocen. Testimonio de que los humanos podemos vivir humanamente. Los referentes lo son por su manera manera de vivir, por su trayectoria, por su biografía. Lo son porque dan rostro a valores. Por eso un diccionario de valores no puede ser una recopilación de definiciones, sino una recopilación de biografías. Los referentes nos inspiren, nos ayudan a respirar, nos dicen que podemos ser mejores. Por eso el arte de lo imposible es un reto para todos, porque quizás no todos podremos o deberemos ser líderes, pero todos podemos ser referentes, si no renunciamos a avanzar mínimamente en el arte de lo imposible. Y si nos ayudamos mutuamente en el aprendizaje de este arte, con la palabra y el gesto. Porque hoy los que nos hace falta de verdad no es la auto-ayuda, sino la auténtica alter-ayuda.
Por eso nos puede confortar acabar con otro fragmento del mismo discurso: “Lo peor es que vivimos en un ambiente moral contaminado. Enfermamos moralmente porque nos acostumbramos a decir algo diferente de lo que pensábamos. Hemos aprendido a no creer en nada, a ignorarnos unos a otros, a estar atentos sólo a nosotros mismos. Conceptos como amor, amistad, compasión, humildad o perdón perdieron su profundidad y su dimensión, y para muchos de nosotros representaban sólo peculiaridades psicológicas, o parecían recuerdos perdidos de tiempos antiguos, algo un poco ridículo en la era de los ordenadores y las naves espaciales”.
Al conocer la noticia de su muerte, el presidente Barack Obama dijo que Havel vivió con un espíritu de esperanza que definió como “la capacidad de trabajar por alguna cosa porque es bueno, no sólo porque representa una oportunidad de tener éxito”. Quizás, en cierto modo, el arte de lo imposible comporta también perder ese miedo a parecer ridículo en los tiempos que corren. Cuando los avatares de la historia nos obsequian con la insólita coincidencia de una vida humana capaz de conjugar el papel de líder y el de referente, entonces estamos ante una forma única e invencible de liderazgo, el liderazgo moral. ¡Cuán necesario es en todos los ámbitos de nuestro país!
.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz Publicado en La Silla Rota, 23 de octubre de 2013 Rocío del Carmen Lizárraga tenía 17 años en febrero de 1990, cuando fue coronada Reina del Carnaval de Mazatlán. Aquella había sido una competición muy cerrada, la noche de la votación se impuso por un margen estrecho a Libia Zulema Farriols, una chica que se ganó a la audiencia con su sonrisa y porte, lo que se tradujo en ser coronada como reina de los Juegos Florales, una distinción que se le da por lo regular a la mujer que queda en segundo lugar.
 El reinado del carnaval de Mazatlán es cosa seria. Durante un año, la soberana tiene varias actividades y obligaciones que el protocolo impone, una vez transcurrido este lapso, se le sigue guardando veneración y respeto como monarca que fue. Quizá por eso en aquellos días la sociedad sinaloense no se explicaba cómo pudo ocurrir algo que resultó inusitado en la historia del certamen. Pasadas las primeras semanas del festejo, Rocío del Carmen cumpl…