8 jul 2020

Trump evita los insultos y dice que México es amigo querido

Trump evita los insultos y dice que México es amigo querido
Por DEB RIECHMANN y JILL COLVIN
El presidente Donald Trump y su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador se felicitan mutuamente el miércoles 8 de julio de 2020 antes de firmar una declaración conjunta en la Casa Blanca, en Washington. (AP Foto/Evan Vucci)

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump, quien ha denigrado a los inmigrantes mexicanos y amenazado con imponer aranceles a México, le dio la bienvenida al presidente Andrés Manuel López Obrador en la Casa Blanca el miércoles, lo llamó un socio querido y dijo que los vínculos económicos y de seguridad entre ambos países están alcanzando nuevas alturas.
Las afectuosas palabras del presidente estadounidense contrastan fuertemente con los días en los que calificó a los mexicanos de “violadores” y despotricó contra los inmigrantes que ingresan ilegalmente a Estados Unidos. López Obrador también tuvo palabras cordiales para Trump, diciendo que, aunque en ocasiones han estado en desacuerdo, es mejor hallar terreno común y evitar los insultos.

Celebran victoria de T-MEC y firman acuerdo

Celebran victoria de T-MEC y firman acuerdo
Los Presidentes de México y EU firmaron una declaración conjunta. Foto: AP
Nota de Isabella González

Reforma, Washington DC, Estados Unidos (08 julio 2020).- Los Presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y México, Andrés Manuel López Obrador, celebraron la entrada en vigor del Tratado comercial entre ambas naciones y Canadá, el cual consideraron una victoria y un logro para beneficio de los tres países y la región.
"Es una gran situación para ambos países, hoy celebramos la histórica victoria que logramos juntos hace unos cuantos días, con el Tratado de comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, hablamos hace unos momentos con el Primer Ministro Trudeau.

Recuerda Biden 'racismo' de Trump contra México

Recuerda Biden 'racismo' de Trump contra México

Joe Biden recordó que Trump ha llamado a los mexicanos "violadores". Foto: AP
Grupo REFORMA
Washington DC, Estados Unidos (08 julio 2020).- El virtual candidato presidencial demócrata, Joe Biden, recordó el racismo y la xenofobia utilizada por el Presidente Donald Trump durante su campaña y su mandato, en el mismo día de la visita del Mandatario Andrés Manuel López Obrador a la Casa Blanca.
"Trump lanzó su campaña de 2016 llamando a los mexicanos violadores. Propagó el racismo contra nuestra comunidad latina desde entonces", escribió Biden en un tuit.
"Necesitamos trabajar en alianza con México. Necesitamos restaurar la dignidad y humanidad de nuestro sistema migratorio. Eso es lo que haré como Presidente".

Relación México-EU nunca había sido tan cercana.-Trump

Relación México-EU nunca había sido tan cercana.-Trump
Tras el mensaje, el Presidente López Obrador y su homólogo Donald Trump firmaron una declaración conjunta. 
Isabella González

Washington DC, Estados Unidos (08 julio 2020).- Los Presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de México, Andrés Manuel López Obrador, ofrecieron un mensaje en el Rose Garden de la Casa Blanca tras una reunión de trabajo
En su participación, el Presidente Trump afirmó que la relación entre ambos países nunca había sido tan estrecha como hoy, pese a que la gente "le apostaba en contra", pues se comparte un trato basado en la confianza y el respeto.
"La relación entre Estados Unidos y México jamás había sido tan estrecha como lo es hoy y así como el Presidente dijo hace unos momentos, la gente le apostaba en contra a esta relación, pero jamás ha sido más estrecha.

'Regala' EU captura de César Duarte

'Regala' EU captura de César Duarte
César Duarte, ex Gobernador de Chihuahua. Foto: Archivo
Nota de Abel Barajas
Reforma, Cd. de México (08 julio 2020).-;
Alguaciles federales de Estados Unidos detuvieron con fines de extradición en Miami, Florida, al ex Gobernador de Chihuahua, César Duarte, quien es buscado por decenas de casos de corrupción en México, entre ellos el de un desvío de 250 millones de pesos a las campañas del PRI.

Contra Duarte se han librado por lo menos 21 órdenes de aprehensión, desde que en octubre de 2016 concluyó su mandato, de las cuales 20 corresponden al fuero común y una a la jurisdicción federal. 
Las autoridades mexicanas tenían conocimiento de que el ex mandatario radicaba por lo menos desde hace dos años en Miami, Florida, aunque aparentemente antes vivió en Texas.

Fallaron los pronósticos, no nos peleamos.- AMLO

Fallaron los pronósticos, no nos peleamos.- AMLO
Nota de Isabella González
Reforma, Washington DC, Estados Unidos (08 julio 2020).- ;
Los Presidentes de Estados Unidos y México, Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador, destacaron su amistad, contra todos los "pronósticos".
En una declaración conjunta, Trump presumió que desde el inicio ha tenido una gran relación con el tabasqueño. 
"Me gustaría decirle que ha sido un placer tenerlos con nosotros el día de hoy y ha sido un privilegio tenerlo como amigo, hemos tenido una relación muy buena desde el principio a pesar de las adversidades y de las apuestas en contra, pero yo creo que ya han aprendido a no apostar en contra de nosotros", expresó.
Sostuvo que México y Estados Unidos son naciones "soberanas, orgullosas, unidas por la devoción y el sacrificio de pueblos trabajadores que aman a su país".

Las columnas políticas hoy, a 8 de julio de 2020

El Presidente López Obrador depositó este miércoles ofrendas florales en los monumentos a los ex Presidentes de Estados Unidos, Abraham Lincoln, y de México, Benito Juárez.
Tras saludar a la bandera de México, el presidente depositó una ofrenda floral en la estatua de Benito Juárez en Washington.
Montó una guardia de honor acompañado por los agregados militares y navales de México en Estados Unidos.
Al concluir el acto, brevemente fue entonado el Himno Nacional mexicano.
Hubo gritos de apoyo y abucheos en su contra
AMLO se trasladó hasta la Residencia de México en Washington, donde sostuvo un almuerzo privado.
Todo fue muy rápido...rapidísmo! Llevaba prisa...
En estos actos, estuvo acompañado por el Embajador Christopher Landau, y por los integrantes de la delegación mexicana; al menos 12 elementos de seguridad, un guía del Servicio de Parques y una intérprete estuvieron junto a él durante el recorrido. 
@#
TITULARES DE LA PRENSA
EL UNIVERSAL: Amas de casa y empleados, con más muertes por Covid en CDMX
REFORMA: Poco que ganar, mucho por perder
MILENIO: Sin huella de fuego, restos de otro normalista identificado
EXCÉLSIORIdentifican a otro normalista

Sin el control de las armas imposible la seguridad/

Sin el control de las armas imposible la seguridad/ 
El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral de la Santa Sede presentó este martes 7 de julio la segunda fase de trabajo que está realizado la Comisión Vaticana para el COVID-19 creada por el papa Francisco para afrontar las consecuencias económicas y culturales de la pandemia  y abrir canales de debate para buscar fórmulas de cara a la afrontar los futuros desafíos.

Se trató de una rueda de prensa con el tema “Preparar el futuro, construir la paz en el tiempo del COVID-19” en la que intervinieron el prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y presidente de dicha comisión, Cardenal Peter Turkson; la coordinadora del “Task-force” economía, sor Alessandra Smerilli hma y el coordinador del “Task-force” seguridad, Alessio Pecorario.

El Cardenal Turkson explicó que los grupos de trabajo sobre seguridad y economía  “han estado analizando algunas implicaciones” de la actual situación del mundo provocada por el Covid-19. “Nos enfrentamos a una de las peores crisis humanitarias desde la Segunda Guerra Mundial. A medida que el mundo toma medidas de emergencia para hacer frente a una pandemia mundial y a una recesión económica mundial, ambas sustentadas por una emergencia climática mundial, también debemos considerar las consecuencias para la paz de estas crisis interconectadas”, indicó.
En esta línea, el purpurado destacó que “no puede haber sanación verdadera si no hay paz” por lo que añadió que “la reducción de los conflictos es la única posibilidad de reducir las injusticias y las desigualdades” y recordó el reciente llamado de la ONU para el cese al fuego.
“La Iglesia apoya firmemente los proyectos de construcción de la paz que son esenciales para que las comunidades en conflicto y post-conflicto respondan a COVID-19. Sin el control de las armas, es imposible garantizar la seguridad. Sin seguridad, las respuestas a la pandemia no están completas”, advirtió Turkson.
Señaló que “la pandemia de COVID-19, la recesión económica y el cambio climático hacen cada vez más evidente la necesidad de dar prioridad a la paz positiva sobre las estrechas nociones de seguridad nacional” y recordó la Carta Encíclica "Pacem in terris" de san Juan XXIII para resaltar la importancia de una transformación “al redefinir la paz en términos de reconocimiento, respeto, salvaguarda y promoción de los derechos de la persona humana”.
“Existe una gran necesidad de reconstruir la confianza. Porque las naciones tienen desconfianza entre ellas”, afirmó Turkson quien destacó la importancia de “la promoción de la solidaridad”.
Por su parte, la coordinadora del equipo de trabajo de Economía de dicha comisión vaticana, sor Alessandra Smerilli, dijo que es necesario “mirar el futuro con creatividad y preparar el futuro” ya que “hay salidas, pero requieren visión, coraje y colaboración internacional”.
“La pandemia ha revelado nuestras debilidades, empezando por los sistemas de salud: la escala y la gravedad de la pandemia ha abrumado incluso a los sistemas de salud bien dotados de recursos”, advirtió sor Alessandra quien señaló que “la salud es un bien común mundial, y los servicios de prevención y atención deben ser también mundiales”.
Smerilli reconoció que “ningún Estado, como su pueblo, puede hacerlo solo, ya que se requiere una enorme inversión pública en atención sanitaria, transición ecológica, reciclaje de los trabajadores y ayuda a las empresas (que inicialmente sufrirán daños por la transición)”.
¿Qué están pidiendo los ciudadanos en este momento? 
¿Necesitan un estado militar fuerte, o un estado que invierta en bienes comunes? 
¿Cómo querría cada ciudadano que se gaste su dinero hoy? 
¿Tiene sentido seguir haciendo inversiones masivas en armas si no se pueden salvar vidas humanas porque no hay un sistema de salud adecuado
 Hoy en día, la primera seguridad es la de la salud y el bienestar. ¿Para qué sirven los arsenales si un puñado de personas infectadas es suficiente para propagar la epidemia y causar muchas víctimas? La pandemia no conoce fronteras”, concluyó.
¿Quién es Sor Alessandra Smerilli, FMA?
Es consejera de Estado de la Ciudad del Vaticano; actualmente profesora de Economía Política en la Pontificia Facultad de Educación Auxilium. 
Smerilli nació en Vasto en 1974 y se licenció en Economía y Empresa en la Universidad de Roma Tre. Inmediatamente se especializó en Economía Política en la Universidad La Sapienza de Roma y en la Escuela de Economía de la Universidad de East Anglia en Norwich, al este de Inglaterra.
Al mismo tiempo de enseñar en la Facultad "Auxilium", tiene tareas docentes en otras instituciones universitarias, es miembro del Comité Científico y Organizador de las Semanas Sociales de los Católicos, promovidas por la Conferencia Episcopal Italiana, y es una de las expertas del Consejo Nacional del Tercer Sector, un organismo creado en el Ministerio de Trabajo y Políticas Sociales.

Una victoria de Biden podría restablecer las relaciones transatlántica

 Una victoria de Biden podría restablecer las relaciones transatlánticas/  Alexander Soros is a deputy chairman of the Open Society Foundations.
Martes, 07/Jul/2020
Project Syndicate, 
En su discurso de apertura en la reunión anual del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR por su sigla en inglés), el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, dijo que más allá del resultado de la elección presidencial de Estados Unidos en noviembre, los europeos “tendrán que pensar en cómo contener mejor los conflictos en la vecindad de Europa, aún sin Estados Unidos”.
Su punto de vista es popular. Muchos expertos europeos, como Janan Ganesh y Wolfgang Münchau del Financial Times, han venido sosteniendo que las relaciones entre Estados Unidos y la UE no cambiarían significativamente aún si un demócrata derrotara al presidente norteamericano, Donald Trump. Un presidente demócrata, sostiene el argumento, seguiría siendo proteccionista en materia de comercio, simpatizaría con los supuestos instintos aislacionistas del pueblo estadounidense y mostraría la misma falta de entusiasmo por firmar cheques para defender a Europa. Esta descripción se aplicó inicialmente a los senadores Elizabeth Warren de Massachusetts y Bernie Sanders de Vermont, a pesar de su fuerte respaldo de la cooperación internacional y los derechos humanos. Ahora algunos europeos la están extendiendo a Joe Biden.

Pero la idea de que Biden no produciría ningún cambio real en la política estadounidense hacia Europa es poco creíble. Biden siempre ha sido un transatlanticista férreo y, en el curso de su carrera política de varias décadas, ha forjado relaciones estrechas con líderes europeos clave, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel. Como vicepresidente de 2009 a 2017, Biden siempre estuvo dispuesto a ofrecer diplomacia personal cuando el presidente Barack Obama no lo estaba.

Si bien los expertos europeos tienen razón de dudar de que la vieja alianza transatlántica regrese fácilmente a su estado pre-Trump, están subestimando lo que una victoria de Biden significaría para la política exterior norteamericana. El Partido Demócrata sigue siendo un partido de valores y una administración Biden buscaría un restablecimiento completo después de cuatro años de Trump, restaurando el compromiso histórico de Estados Unidos con un liderazgo responsable en el escenario mundial.

Mientras que Trump ha pasado su tiempo en el poder iniciando peleas con Europa por el cambio climático, el comercio y los derechos humanos, Biden volvería a llevar a Estados Unidos a la mesa diplomática. Estados Unidos se sumaría nuevamente al acuerdo climático de París, buscaría firmar nuevos tratados comerciales y participaría en esfuerzos cooperativos para garantizar que la innovación tecnológica cumpla con los estándares de derechos humanos.

En la Unión Europea, la imagen de Estados Unidos está en un mínimo histórico, gracias a la respuesta lenta, incoherente e ineficaz de la administración Trump a la crisis del COVID-19, lo que implicó esencialmente echarles la culpa a otros países en lugar de cooperar con ellos. En vez de combatir la crisis utilizando los recursos de la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones multilaterales, Estados Unidos prohibió los viajes desde Europa sin advertencias previas y anunció que desfinanciaría a la OMS. Uno de los primeros objetivos de política exterior de Biden seguramente será rectificar esto y tratar al COVID-19 como lo que es, una crisis global. Eso implica apalancar la cooperación internacional para proteger a los norteamericanos de la pandemia (y su consiguiente devastación económica), así como liderar los esfuerzos globales para combatir la amenaza.

Con Biden en la Casa Blanca, empresas de telecomunicaciones europeas como Nokia y Ericsson serían reconocidas y respaldadas como los paladines del 5G de la alianza transatlántica, y Estados Unidos ayudaría a Europa a reducir su dependencia del gas ruso en su avance hacia una transición a energía limpia. Una administración Biden también reconocería la sensatez de negociar una renovación del tratado de armas nucleares New START con Rusia cuando expire en 2021. Y perseguiría otras formas de control de armas para defender los intereses de seguridad de Europa y Estados Unidos e impedir una nueva carrera armamentista.

Más concretamente, una administración Biden cumpliría su parte en cualquier trato y sería de fiar a la hora de mantener los compromisos de Estados Unidos con socios y aliados en todo el mundo. La única pregunta es si Europa también estaría dispuesta a tomar las decisiones difíciles que hacen falta para revitalizar la alianza.

Trump le ha permitido a Europa evitar esas decisiones, porque su comportamiento extravagante ha distraído la atención de la mayoría de otras cuestiones. Por ejemplo, con todas las miradas depositadas en el conflicto cada vez más intenso entre China y Estados Unidos, la UE se ha inclinado más por China. A comienzos de junio, Josep Borrell, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, declaró que Europa no considera a China una amenaza militar. Y mientras los líderes políticos de Estados Unidos de ambos partidos han condenado enérgicamente la imposición de China de una nueva ley de seguridad en Hong Kong, la reacción de la UE ha sido relativamente mansa.

No olvidemos que la UE es el principal bloque comercial del mundo. Con suficiente determinación, Europa, en estrecha colaboración con Estados Unidos, podría tener una influencia considerable en lo que respecta a promover un sistema multilateral basado en reglas. Pero para hacerlo, tendrá que gastar capital político y diplomático.

Lo mismo es válido para otras cuestiones más cercanas a casa. Europa tiene mucho que ganar si trabaja estrechamente con Estados Unidos para fortalecer la independencia y resiliencia de Ucrania frente a la agresión del Kremlin, básicamente defendiendo el régimen de sanciones recientemente renovado contra Rusia. A la UE también le interesa dar vía libre al acceso de los países de los Balcanes Occidentales y poner fin al obstruccionismo que desde hace mucho tiempo beneficia a Rusia, China, Turquía y otras potencias. Al traer a los Balcanes Occidentales al redil transatlántico, Europa podría contar con el apoyo de una mayoría bipartidaria en el Congreso de Estados Unidos.

Perseguir cualquiera de estos objetivos exigiría que la UE pusiera sus valores por encima de la conveniencia política y diplomática. Si lo hiciera, estaría demostrándole al pueblo norteamericano que Europa no es el aprovechador que Trump quiso hacer ver, sino un socio seguro y confiable. Por cierto, los norteamericanos muchas veces miran a Europa en busca de ideas políticas, desde enfrentar a las Grandes Tecnológicas y proteger la privacidad hasta brindar atención médica y otros elementos críticos de la red de seguridad social. Una relación transatlántica renovada bien podría impulsar el flujo de ideas europeas a Estados Unidos.

Sin duda, un restablecimiento de la relación transatlántica también exigiría que Estados Unidos defendiera los derechos humanos y la democracia, lo que implicaría adoptar una línea más dura frente al actual gobierno turco. Afortunadamente, esto no debería ser difícil. Los sondeos de la National Security Action consistentemente han demostrado que a la mayoría de los norteamericanos les preocupa la mala gestión por parte de Trump de las relaciones estadounidenses con otros países y preferirían ver que el gobierno norteamericano defienda los valores profesados de Estados Unidos, incluidos los derechos humanos.

En los últimos años, las diatribas para la televisión de Trump contra la alianza transatlántica le han dado a Europa todos los motivos para volverse hacia adentro y erigir barreras proteccionistas. Pero los datos de las encuestas del ECFR demuestran que muchos de esos europeos que hoy respaldan el proteccionismo son ex defensores desencantados de la alianza transatlántica. Con un cambio en el liderazgo estadounidense y una estrategia más familiar desde Washington, su desencanto podría empezar a ceder.

En cualquier caso, los expertos europeos pueden seguir distorsionando los hechos sobre Biden, los demócratas y las opiniones de los norteamericanos sobre política exterior. Al reducir las expectativas, habrán hecho que a una futura administración Biden le resulte más fácil tener un mejor desempeño a los ojos de la población europea. Las relaciones y las alianzas tienen que ver con la percepción tanto como con cualquier otra cosa.


Los falsos ídolos

 Los falsos ídolos/Manuel Arias Maldonado, es profesor titular de Ciencia Política en la Universidad de Málaga. Su último libro es Nostalgia del soberano (La Catarata, 2020).
El Mundo, Martes, 07/Jul/2020
En el ensayo que Ernst Jünger dedicase a la cuestión del «Estado mundial» en 1960, recogido en la edición española de La paz publicada por Tusquets en 1996, se incluyen interesantes consideraciones sobre el problema de las estatuas. Y no está de más volver a ellas, a fin de iluminar algunos aspectos de una ola de iconoclastia que empezó en EEUU tras la muerte de Goerge Floyd en Minneapolis a manos de un oficial de policía y ha llegado, aunque debilitada, a nuestras orillas: el monumento a Fray Junípero Serra de Palma de Mallorca recibió el castigo del graffiti hace unos días. Esto es poca cosa, pero podría anunciarse aquí, como ha sugerido el historiador Javier Moreno Luzón, un debate nacional sobre el modo en que hayamos de representarnos el Descubrimiento –o la Conquista– en la España contemporánea.

Esperando a Trump/ Ana Palacio

Esperando a Trump/   Ana Palacio  El Mundo,  Sábado, 20/Jul/2024 Salíamos de una semana densa y tensa para enfilar la que hoy termina, marca...