4 oct 2022

"Cada quien tiene derecho de acostarse con quien quiera; le dijo Roció Abreu a Lily Tellez.

Las expresiones de la senadora morenista, Rocío Abreu este martes 4 de octubre de 2022.

Textual:


"Primero que nada, no acepto señalamientos de una persona que tiene una doble moral y una “cola”, que bueno. Aquí viene a hablar de moralidad, cuando todos sabemos que es una mujer de ligerezas.

Cada quien tiene derecho de acostarse con quien quiera, yo no tengo la culpa si se han acostado con medio Azteca. Pero, al final de cuentas, hay que tener la “cola corta para tener la lengua larga”.

Lo que ella ha hecho es una injuria y una mujer que le falla a sus propias amigas, porque ya se fue corriendo porque tiene mucho miedo que uno le saque, al final de cuentas, lo que es.

SEDENA dice que no compró Pegasus en 2019

Comunicado de prensa 161.

Secretaría de la Defensa Nacional | 04 de octubre de 2022 | Comunicado

Lomas de Sotelo, Cd. Méx., a 4 de octubre de 2022.- Con relación a los señalamientos que se hacen respecto a que la Secretaría de la Defensa Nacional efectúa espionaje con el software “Pegasus”, para intervenir teléfonos celulares, se hace del conocimiento de la opinión pública lo siguiente:


De conformidad con las misiones establecidas en la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, y al Quinto Transitorio de la Reforma Constitucional en materia de Guardia Nacional y Seguridad Pública, el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos están facultados para realizar actividades de inteligencia durante el desarrollo de operaciones en contra de la delincuencia organizada.

Lily Tellez que hizo enojar a morenistas " bola de corruptos y hienas", les dijo

Pide que no retiran las expresiones...."de hecho, que quedé también escrito, que me quedé corta", dijo.

SESIÓN PÚBLICA ORDINARIA VESPERTINA DE LA H. CÁMARA DE SENADORES,
CELEBRADA EL MARTES 4 DE OCTUBRE DE 2022.

PRESIDENCIA DEL SENADOR ALEJANDRO ARMENTA MIER

(...) 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra el Senador Julen Rementería del Puerto, del Partido Acción Nacional. 

La Senadora Lilly Téllez, del Partido Acción Nacional, el Senador Julen Rementería le cedió su espacio. 


La Senadora María Lilly Téllez García: Gracias. 

De acuerdo al Reglamento del Senado, en su artículo 76, fracción III, hablaré por diez minutos. 

Buenas tardes.

Buenas tardes, bola de corruptos. 

Buenas tardes, ceros a la izquierda. 

Buenas tardes, Senadores. 

Sesión vespertina del Senado; 4 de octubre de 2022; GN

 SESIÓN PÚBLICA ORDINARIA VESPERTINA DE LA H. CÁMARA DE SENADORES,

CELEBRADA EL MARTES 4 DE OCTUBRE DE 2022.

PRESIDENCIA DEL SENADOR ALEJANDRO ARMENTA MIER

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: (13:44 horas) Solicito a la Secretaría informe a la Asamblea el resultado del cómputo de asistencia de las Senadoras y Senadores.

La Secretaria Senadora Verónica Noemí Camino Farjat: Con gusto, presidente.

Honorable Asamblea, conforme el registro de asistencia se han acreditado 97 ciudadanas Senadoras y ciudadanos Senadores.

En consecuencia, hay quórum, señor presidente.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Se abre la sesión vespertina del martes 4 de octubre del año 2022, correspondiente al Primer Período Ordinario de Sesiones del Segundo Año de Ejercicio de la LXV Legislatura.

El Orden del Día está disponible en el monitor de sus escaños; con lo cual se informa de los asuntos que corresponden a la agenda.

Asimismo, el acta de la sesión matutina de este día se encuentra publicada en la Gaceta de este día.

En consecuencia, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba.

La Secretaria Senadora Verónica Noemí Camino Farjat: Con gusto, presidente.

Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba el acta referida.

Quienes estén porque se apruebe, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque se rechace, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Quienes se abstengan, favor de levantar la mano.

Aprobada el acta de la sesión anterior, presidente.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Aprobada el acta de la sesión matutina del martes 4 de octubre de 2022.

Tenemos la discusión del dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos, Segunda.

Suplico a la Asamblea nos permita conducir guardando silencio.

Referíamos a las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforma el artículo quinto transitorio del decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de Guardia Nacional”, publicado el 26 de marzo de 2019.

El dictamen considera una minuta recibida de la Colegisladora el 15 de septiembre de 2022 y se le dio primera lectura en la sesión matutina del día de hoy.

Debido a que se encuentra publicado en la Gaceta del día de hoy y disponible en el monitor de sus escaños, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se autoriza que se omita la lectura del dictamen.

La Secretaria Senadora Verónica Noemí Camino Farjat: Con gusto, presidente.

Consulto a la Asamblea, en votación económica, si autoriza que se omita la lectura del dictamen.

Quienes estén porque se autorice, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque no se autorice, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Quienes se abstenga, favor de levantar la mano.

Sí se autoriza, señor presidente.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Les informo que el dictamen se acompaña de seis votos particulares:

Uno, del Senador Noé Castañón, del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano.

Uno, del Senador Julen Rementería del Puerto, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

Uno, de la Senadora Nancy De la Sierra Arámburo, del Grupo Plural.

Uno, de la Senadora Claudia Ruiz Massieu, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

Uno, del Senador Damián Zepeda Vidales, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

Y uno, del Senador Clemente Castañeda, del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano.

Los cuales se desahogarán en el momento procesal oportuno.

Asimismo, informo a la Asamblea que la Comisión de Puntos Constitucionales remitió una adenda con propuesta de modificaciones al dictamen, suscrita por el Senador Ricardo Monreal y otros Senadores, a la cual se le dará el trámite en el momento correspondiente.

En consecuencia, se concede el uso de la palabra al Senador Eduardo Ramírez Aguilar, a nombre de la Comisión de Puntos Constitucionales, hasta por cinco minutos.

El Senador Óscar Eduardo Ramírez Aguilar: Gracias, presidente.

Gracias a la Mesa Directiva.

Hoy quiero hacer un reconocimiento amplio y profundo a los integrantes de las Comisiones de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos, Segunda, es para nosotros muy importante la discusión de la reforma al artículo quinto transitorio, en materia de Guardia Nacional. 

Han sido semanas de mucho debate, en los medios de comunicación, con los grupos parlamentarios, con integrantes de la sociedad civil. 

He recogido y escuchado las preocupaciones de algunos colectivos, de académicos, de legisladores. 

Y este espacio que nos dimos para discutir conforme al Reglamento que nos expresa esta Cámara, por diez días hábiles, estoy completamente seguro de que si hubiéramos tenido un espacio mayor hubiéramos acabado una reforma con mayor pulcritud, con mayor participación y, sobre todo, buscando los consensos que ha caracterizado a esta legislatura. 

Quiero reconocer al grupo de Senadores de diferentes partidos políticos que estuvieron aportando para alcanzar una posible mayoría calificada. 

Estoy cierto que las normas jurídicas no son perfectas, tienden a ser discutidas y tienden a ser nutridas desde el momento en que se discute y hoy estamos en un momento procesal importante que México, los gobiernos estatales y municipales están muy al pendiente y la ciudadanía en general. 

Cuando creamos la Guardia Nacional lo hicimos inspirado en momentos históricos de nuestra patria, la Guardia Nacional tuvo destacadas victorias, destacados momentos en la construcción de un México en la división de la Iglesia y Estado, en los momentos de la Revolución Mexicana y con la Constitución de 1917 queda expresa la Guardia Nacional eminentemente en un orden civil, y llegamos al año 2019, 102 años después, a discutir nuevamente esta figura, inspirados en el pensamiento de Juárez, en el pensamiento de Zaragoza.

Hoy esta Guardia Nacional ha pedido a este Senado, a estas Cámaras, tanto de Diputados como de Senadores, que sigan acompañando las Fuerzas Armadas en el desempeño de su responsabilidad. 

Esto ha dado un debate largo porque en el fondo podemos coincidir con quienes no comparten acompañarnos en este nuevo dictamen. Bueno, más bien la modificación hacia otros textos, coincidimos en el fondo, pero también entendemos que no es lo mejor para México, pero en este momento es lo más necesario, es política y socialmente necesario este acompañamiento de las Fuerzas Armadas. 

Vamos a discutir votos particulares, las posiciones de los grupos, los que estamos a favor y los que estamos en contra. 

Agradezco de manera especial a los Senadores, algunos de los Senadores del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, del grupo parlamentario del PRD que, con sus comentarios, sus opiniones jurídicas muy destacadas son siempre importantes para enriquecernos en nuestro trabajo legislativo. 

Y también les agradezco a los integrantes de Movimiento Ciudadano, de Acción Nacional que han mostrado una postura que quizás en el fondo también representan, no quizás, representan un sentir ciudadano.

Estamos ciertos que hay una gran confianza en las Fuerzas Armadas, pero también estamos ciertos que ellos están hechos para grandes responsabilidades en la defensa de nuestra patria. 

Por eso. Quería comentarle, presidente, ya lo expresó, hay una adenda, que será en su momento expuesta por nuestro grupo, aquí están plasmadas inquietudes para construir una mayoría calificada. 

Espero que este debate esté a la altura de México, de quienes nos están viendo y nuevamente decirles a mis paisanos de Chiapas, que yo estoy a favor de la seguridad de las familias chiapanecas, que voy a trabajar fuertemente para fortalecer a la frontera sur y desde luego, mi voto es a favor, a favor de México y a favor de la seguridad de todas las familias chiapanecas. 

Es cuanto, presidente.  (Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Gracias, señor presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales. 

Ahora tiene el uso de la palabra el Senador Rafael Espino de la Peña, a nombre de la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda, hasta por cinto minutos.  

El Senador Rafael Espino de la Peña: Muchas gracias, presidente. 

Estimados compañeros Senadoras, Senadoras. 

Presentamos el dictamen a la minuta con proyecto de decreto que incluye las modificaciones acordadas el día de ayer por las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos, Segunda, por el que se propone la reforma y adiciona al artículo quinto transitorio del decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de Guardia Nacional, del 26 de marzo del 2019. 

El dictamen a discusión, con las recientes modificaciones, amplía de cinco a nueve años el plazo mediante el cual el Ejecutivo Federal puede disponer de la Fuerza Armada Permanente en tareas de seguridad pública, hasta en tanto la Guardia Nacional desarrolle su estructura, capacidades y presencia territorial.

Es decir, el compromiso asumido, precisamente, es que en el plazo señalado, la Guardia Nacional desarrolle las características y condiciones descritas, mantiene los requisitos para la utilización, por el Ejecutivo Federal de las Fuerzas Armadas, que ya estaban en la Constitución y que son utilizar la Fuerza Armada de manera extraordinaria, es decir, justificada y excepcional, temporal y restringida a lo estrictamente necesario en cada caso, subordinada y complementaria a las labores de las policías civiles, sin que sus tareas se extiendan a tareas de procuración de justicia, de policía judicial o ministerial, fiscalizada o vigilada por órganos civiles competentes, independientes y capacitados y regulada, mediante mecanismos legales y protocolos sobre el uso de la fuerza, bajo los principios de excepcionalidad, proporcionalidad y absoluta necesidad de la intervención en cada caso.

La minuta modificada responde al reconocimiento del Ejecutivo Federal, de realizar ajustes a la mitad de su mandato en la Estrategia Nacional de Seguridad Pública Nacional. 

Es el Ejecutivo Federal el responsable de la seguridad pública en el país y el mejor posicionado para determinar que la extensión del plazo sea hasta el 2028, para que se legalice y regularice la participación de las Fuerzas Armadas, no es menor el actuar bajo un marco normativo vigente y consensuado, con certidumbre jurídica y no apelar a la facultad emergente en forma recurrente. 

En ese tenor, de nuevo exhortamos desde este foro al Poder Judicial Federal para que se pronuncie a la brevedad con respecto a la constitucionalidad de la Estrategia de Seguridad Pública de este gobierno.

Ahora bien, se insiste en el hecho de que absolutamente nadie contrario a lo que se ha mencionado desea la militarización permanente del país. 

No obstante, la situación actualmente es crítica, se ha advertido en los últimos 30 años una crisis de funcionalidad en la seguridad pública ciudadana, estrategias fallidas y mala coordinación entre los tres órdenes de gobierno que han resultado en escaladas temporales violentas en distintas áreas del territorio nacional. 

Una llamada guerra contra las drogas de hace casi tres lustros, que escaló la violencia que actualmente prevalece, algo que realmente nunca fue una verdadera guerra, por no tener la finalidad de vencer o aniquilar a ningún contrario. 

¿Tenía México a los policías, ministerios públicos, jueces, peritos y sistema penitenciario necesarios para capturar, procesar, castigar, recluir y readaptar a los delincuentes inmersos en la economía de las drogas? 

Esta pregunta ni siquiera se formuló en su momento y desafortunadamente hoy no hemos construido una alternativa real.

Como señala el sociólogo Claudio Lomnitz, contamos con una economía que produce veneno para unos y remedio para otros. 

Esto es precisamente en lo que nos tenemos que ocupar, poner de acuerdo y comenzar a construir. 

Despolitizar por el bien de la nación y recurrir a la ciencia, a mediciones, planes y elementos técnicos que nos permitan avanzar con resultados, transparencia, rendición de cuentas y ceñirnos a los estándares internacionales de intervención militar mínima con garantías al ciudadano, interpretación jurisdiccional especial, restrictiva, excepcional y vinculada estrictamente a lo militar, como se resolvió en el caso 912/2010 Radilla Pacheco, por la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra México. 

Nadie, creo, absolutamente nadie, estará en contra de la construcción de la paz en el país. 

En materia de seguridad, vivimos en una situación emergente a la que indebidamente nos estamos acostumbrando, alimentada por múltiples factores como la corrupción y la desigualdad. 

Desde años atrás la militarización se ha consolidado, porque en la mayoría de las policías estatales y municipales hemos carecido de planes estructurados y supervisados que impulsen su desarrollo en infraestructura, organización, operación, modernización tecnológica, desarrollo en inteligencia y equipamiento. 

Esto, agravado por la presencia de corrupción en el ejercicio de los presupuestos y una falta de descentralización fiscal, que ha generado una perniciosa dependencia de recursos en las participaciones federales.

Discrepo de algunos comentarios en el sentido de que el actual gobierno abandonará el empeño de hacer a la Guardia Nacional en última instancia un órgano civil. 

Y precisamente, en ese sentido, este dictamen modificado incorpora una serie de controles parlamentarios a la actividad futura del Ejecutivo federal en materia de seguridad pública.

A saber, la obligación del Ejecutivo Federal de presentar al Congreso de la Unión informes semestrales sobre el uso de las Fuerzas Armadas, con indicadores cuantificables y verificables que permitan evaluar la gestión en materia de seguridad pública. 

La formación e instalación de una comisión bicameral para el análisis y dictamen de los informes del Ejecutivo Federal en materia de seguridad pública. 

El propósito de que, a la conclusión del plazo en el 2028, la fuerza armada permanente concluya su participación en labores de seguridad pública y que esas funciones las asuma el mando civil a plenitud, conforme al artículo 21 constitucional. 

La creación de un fondo a partir del 2023, con características especiales en cuanto a integración y destino de apoyo al fortalecimiento de las instituciones de seguridad pública de las entidades federativas y municipios. 

Y la obligación análoga de los ejecutivos de las entidades federativas de apoyar, mediante otro fondo, a los municipios, en especial a aquellos más poblados o marginados. 

Es fundamental apoyar, dada la situación emergente de inseguridad, la solicitud del Ejecutivo Federal. 

Simultáneamente, dar seguimiento y fortalecer los mecanismos de control parlamentarios señalados; abrir un diálogo nacional permanente con expertos, autoridades y organizaciones de la sociedad civil que nos permitan diagnosticar y, de ser el caso, definir como sociedad el rumbo y dirección de las políticas públicas. 

Gracias por su atención.  (Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Informo a la Asamblea que Senadoras y Senadores entregaron una propuesta de agenda por el que proponen modificaciones al proyecto de decreto. 

El texto de la adenda se encuentra publicado en la Gaceta de este día y también está disponible en el monitor de sus escaños.

Con fundamento en el artículo 194 del Reglamento del Senado, esta Presidencia consultará a la Asamblea si se autoriza que la propuesta se incorpore al proyecto de decreto del dictamen que nos ocupa y se discuta con la propuesta de modificación para mayor publicidad y claridad del proceso.

Solicito a la Secretaría dé lectura a la propuesta de modificación entregada.

La Secretaria Senadora Verónica Noemí Camino Farjat: Con gusto, presidente.

Doy lectura a la adenda remitida por las comisiones.

Transitorios.

Del primero al cuarto, se mantienen.

Quinto. - Durante los nueve años siguientes a la entrada en vigor del presente decreto, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, el Presidente de la República podrá disponer de la Fuerza Armada Permanente en tareas de seguridad pública, conforme a los términos planteados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

Esa participación deberá ser:

1.- Extraordinaria. De tal manera que se acredite la absoluta necesidad, que sea temporal y solicitada de forma expresa y justificada por la autoridad civil.

2.- Regulada. Para que cumpla con un estricto apego al orden jurídico previsto en este Constitución, en las leyes que de ella emanen y los tratados internacionales que estén de acuerdo con la misma.

3.- Fiscalizada. De manera que exista la constante revisión o supervisión del funcionamiento institucional a través de la rendición de cuentas.

4.- Subordinada y complementaria. De forma tal que las labores de apoyo que la Fuerza Armada presente a las instituciones de seguridad pública solo puedan realizarse en su auxilio o complemento y se encuentren fundadas y motivadas.

La Fuerza Armada Permanente realizará las tareas de seguridad pública con su organización y medios, y deberá capacitarse en la doctrina policial y civil establecida en el artículo 21 de esta Constitución.

Las acciones que lleve a cabo la Fuerza Armada Permanente en ningún caso tendrán por objeto sustituir a las autoridades civiles de otros órdenes de gobierno en el cumplimiento de sus competencias o eximir a dichas autoridades de sus responsabilidades.

El Ejecutivo Federal presentará al Congreso de la Unión un informe semestral sobre el uso de la facultad anterior, proporcionando los indicadores cuantificables y verificables que permitan evaluar los resultados obtenidos en el período reportado en materia de seguridad pública y corroborar el respeto a los derechos humanos y el de los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas.

Para el análisis y dictamen de los informes establecidos en el párrafo anterior, en un plazo no mayor a 60 días contados a partir de la entrada en vigor del presente decreto y hasta la conclusión del plazo señalado en el primer párrafo, se integrará una Comisión Bicamaral en los términos que acuerden los órganos de dirección política de las cámaras del Congreso de la Unión.

La comisión se reunirá cada que la convoque su directiva. Para la emisión del dictamen semestral convocará, si así lo requiere, a los titulares de las Secretarías de Gobernación, de Seguridad y Protección Ciudadana, de Defensa Nacional y de Marina.

El dictamen evaluará el cumplimiento de las condiciones establecidas en el primer párrafo del presente artículo para la participación de la Fuerza Armada Permanente en labores de seguridad pública y deberá señalar a aquellas entidades federativas donde deje de ser requerida la presencia permanente de las Fuerzas Armadas en estas labores.

Asimismo, contendrá las recomendaciones que contribuyan al cumplimiento del plazo establecido en ese mismo párrafo.

La Comisión Bicamaral remitirá a cada una de las cámaras del Congreso de la Unión los dictámenes semestrales para su discusión y aprobación. Una vez aprobados, se remitirán al Ejecutivo Federal, el que deberá informar de la atención que brindó a las recomendaciones emitidas.

La Cámara de Senadores, al analizar y aprobar los informes anuales que sobre las actividades de la Guardia Nacional le rinda el Ejecutivo Federal, evaluará la participación de la Fuerza Armada Permanente en labores de seguridad pública, realizadas al amparo del presente artículo transitorio, a fin de garantizar que a la conclusión del plazo señalado en el párrafo primero de la misma la Fuerza Armada Permanente concluya su participación en labores de seguridad pública y la Guardia Nacional y las demás instituciones de seguridad pública asuman a plenitud las facultades establecidas en el artículo 21 de esta Constitución.

Las personas titulares del Poder Ejecutivo de las entidades federativas remitirán anualmente a las correspondientes legislaturas locales y al Consejo Nacional de Seguridad Pública la evaluación integral en una perspectiva de seis años, contados a partir de la entrada en vigor de la reforma del presente artículo transitorio.

Del programa señalado en el artículo séptimo transitorio, los resultados de esas evaluaciones serán la base para los ajustes del referido programa y su calendario de ejecución por los órganos correspondientes. 

Del sexto al séptimo se mantiene. 

Artículos transitorios. 

Primero. - El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Segundo. - A partir de la entrada en vigor del presente decreto, el Secretariado Ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública informará, al Consejo Nacional de Seguridad Pública, el grado de avance del diagnóstico y los programas señalados en el artículo séptimo transitorio del decreto, de fecha 26 de marzo de 2019, en materia de Guardia Nacional, a fin de dar cumplimiento a lo establecido en el segundo párrafo de dicho transitorio. 

A partir del Ejercicio Fiscal 2023, el Ejecutivo Federal establecerá un fondo permanente de apoyo a las entidades federativas y municipios, destinado al fortalecimiento de sus instituciones de seguridad pública. Dicho fondo se establecerá, de forma separada e identificable respecto de cualquier otro ramo o programa destinado a otros propósitos en el Presupuesto de Egresos de la Federación, y no podrá ser inferior, en términos porcentuales, al incremento que reciba la Fuerza Armada Permanente y la Guardia Nacional para tareas de seguridad pública cada año; los recursos de dicho fondo no podrán ser utilizados para otro fin. 

El fondo a que se refiere el párrafo anterior se distribuirá, en proporción directa, al número de habitantes con que cuente cada entidad federativa, de acuerdo con la información estadística más reciente que al efecto emita el Instituto Nacional de Estadística y Geografía; hasta un 25 % de dicho fondo se asignará a las entidades federativas con mejores resultados en materia de seguridad pública, conforme los indicadores que establezca el Consejo Nacional de Seguridad Pública. 

En adición a los recursos federales establecidos en el presente artículo transitorio, los titulares de los poderes ejecutivos de las entidades federativas establecerán, anualmente, un fondo de apoyo a las instituciones de seguridad pública de los municipios, en especial a aquellos con menor población o mayor grado de marginación. 

Los recursos que se asignen por cada entidad federativa deberán ser, al menos, en una proporción uno a uno respecto de los recursos federales a que se refiere este mismo artículo transitorio. 

Las partidas presupuestales a que se hacen referencia, los párrafos anteriores no se exceptuarán de la transferencia y fiscalización superior por razones de seguridad nacional y deberán ser utilizadas, de conformidad con lo establecido en el artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 

Tercero. - Los procedimientos en trámites y pendientes de resolución en el Poder Judicial de la Federación a la entrada en vigor de este decreto se continuarán sustanciando hasta su resolución de fondo, sin sobreseerse por cambio en la norma impugnada y se resolverán conforme al régimen jurídico vigente al momento de su presentación. 

Es cuanto, señor presidente.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Solicito a la Secretaría consulte la Asamblea, en votación económica, si se autoriza que la propuesta de modificación presentada se incorpore al proyecto de decreto del dictamen para su discusión y votación. 

La Secretaria Senadora Katya Elizabeth Ávila Vázquez: Con gusto, presidente. 

Consulto a la Asamblea si autoriza la propuesta a la que se ha dado lectura, la propuesta de modificación a la que ha dado lectura. 

Quienes estén porque se autorice, favor de levantar la mano. 

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque no se autorice, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Quienes se abstengan.

Sí se autoriza, señor presidente. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En consecuencia, la discusión del dictamen será con las modificaciones, de acuerdo a la autorización realizada por esta Asamblea. 

Asimismo, solicito a la Secretaría consulte a la Asamblea, en votación económica, si autoriza que el área de Servicio Parlamentarios ajuste la parte expositiva del dictamen para hacer lo congruente con lo que apruebe esta Asamblea, en virtud de que la incorporación de las propuestas de modificación recibidas, a las cuales se han dado lectura. 

La Secretaria Senadora Katya Elizabeth Ávila Vázquez: Con gusto. 

Consulto a la Asamblea si autoriza que el área de Servicios Parlamentarios ajuste la parte expositiva del dictamen para hacer lo congruente con lo autorizado por esta Asamblea, en virtud de la incorporación de las propuestas de modificación recibida. 

Quienes estén porque se autorice, favor de levantar la mano. 

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque no se autorice, favor de levantar la mano. 

(La Asamblea no asiente)

Abstenciones. 

Sí se autoriza, señor presidente. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En consecuencia, se instruye a la Secretaría de Servicios Parlamentarios para que junto con los secretarios técnicos de las comisiones ajusten la parte expositiva del dictamen. 

Procederemos a la presentación de los votos particulares.

En este orden se concede el uso de la palabra al Senador Noé Castañón, para presentar su voto particular, hasta por cinco minutos.

En tanto, informo a la Asamblea que tenemos la visita de un grupo de alumnos, alumnas de la Facultad de Estudios Superiores de Acatlán, de la máxima casa de estudios, que vienen acompañados por representantes de la Organización de Mentes Innovadoras Sociales de la UNAM.

Nuestros visitantes acuden por invitación del Senador Rogelio Zamora Guzmán.

Jóvenes estudiantes sean bienvenidos a las sesiones del Senado de la República.

(Aplausos)

Adelante, Senador.

El Senador Noé Fernando Castañón Ramírez: Gracias, presidente.

Sólo para precisar previamente. El artículo 76 del Reglamento habla de hasta diez minutos en la presentación de votos particulares, y no quisiera yo exceder de este tiempo de diez minutos, ni violar el Reglamento.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Adelante, Senador.

El Senador Noé Fernando Castañón Ramírez: Votar en contra es votar a favor del Ejército, del Ejército, sí, para regresarlo a sus cuarteles.

Votar el contra es regresar al Ejército a sus tareas reguladas y de su naturaleza comenzando por dejar la seguridad pública y obligar al gobierno en turno a resolver fortaleciendo a las policías, capacitando a la Guardia Nacional.

Votar en contra es plantear el andamiaje para dar solución y corregir la estrategia fallida de seguridad pública.

Votar en contra es el primer paso para reconocer el problema y dar una solución.

Votar en contra es dar pauta al trazo de una estrategia de transición policial, es comenzar un estudio, diagnóstico e investigación para el diseño de políticas públicas para la prevención, persecución y sanción de delitos con base a la incidencia delictiva, al establecimiento de fondos especiales para la seguridad pública. Pero desde hoy y con la aplicación práctica hoy donde urge, cuando urge y como urge por el reclamo generalizado de paz y seguridad.

Votar en contra, créanmelo, es la mejor forma de congraciarse con las Fuerzas Armadas, con el factor real de poder de la milicia, con esas voces que obedecen ciegamente órdenes aun sabiendo que no son correctas.

Esas voces de las Fuerzas Armadas de que lo que quieren y añoran es regresar al restablecimiento de sus funciones constitucionales, a ser soldados, a ser milicia, volver a defender la soberanía y al territorio nacional, volver a defender la soberanía y el territorio nacional, no tareas de seguridad pública.

Dejar que la policía civil sea quien provea y asegure la seguridad pública y que sean los civiles quienes construyan infraestructura, que sean lo civiles los que administren los puertos, las aduanas y los aeropuertos, y que sean los civiles los que legislen y cumplan también con la Constitución.

Votar en contra es regresar la dignidad y la función original a nuestra queridas y reconocidas Fuerzas Armadas.

Pero votar en contra requiere un poco más de la valoración a la amenaza o consigna de si están a favor o en contra del actual Presidente.

Votar en contra requiere convicción por un Estado democrático y no la seducción del fanatismo.

Votar en contra requiere valentía y asumir el encargo legislativo por el que estamos en el Senado, no la sumisión o sesión a la presión personal o por circunstancias particulares.

Votar en contra es votar a favor de la función legislativa por los legisladores y las legisladoras, no por la usurpación material de funciones por parte de otro poder.

He hecho en el pasado referencia a mi paisano Belisario Domínguez Palencia, quien él próximo viernes cumple 109 años de su muerte, muerte acaecida por contravenir el interés y voluntad del gobierno, del gobierno del traidor Huerta.

Hoy a 109 años cada una y uno de ustedes tiene la oportunidad de consagrar esa enseñanza, la oportunidad de regresar hoy por la noche a su casa, ver a sus hijos e hijas a la cara y decirles: “Pudo más mi convicción que toda o cualquier coacción y simulación”.

(Aplausos)

Hoy tenemos cada legisladora y legislador la oportunidad de regresar a casa, de ver a la cara a nuestra familia, a nuestras amistades, a las y los electores, a quien depositó confianza y votó en nosotros, o bien simplemente regresar y vernos el ombligo cabizbajos, escondiendo la vergüenza de la traición, no sólo la patria, sino a uno mismo.

Hoy cada una y uno de ustedes tiene la posibilidad de engañarse a sí mismo, de creerse el encantamiento, de ceder a la presión y decir que esta propuesta es diferente a la que se pronunciaron en contra hace apenas una semana de autoengañarse.

Retomo las palabras expresadas por quienes hoy al parecer quieren variar su sustento y voto. Exhibo públicamente a quien hace una semana refería, y cito textual: “Un tema tan importante no se puede hacer al vapor, mucho menos cuando el vencimiento del plazo que hoy se tiene es hasta 2024, y cuando de los informes de actividades de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública sólo se enumeran los recursos humanos, materiales, construcción de instalaciones para la Guardia Nacional y la educación formal vinculada al Sistema Educativo Militar que ésta ha recibido”. Termino la cita. 

Hoy, al parecer, esta persona está convencida de que entregar informes semestrales en vez de informes anuales es un cambio trascendente y amerita el cambio de voto, de rechazo a apoyo.

Exhibo públicamente a quien ha sido víctima de abusos por parte de las Fuerzas Armadas en su función y protesta como maestro o maestra, quien fue víctima de abusos en el uso de la fuerza y acusada, acusado falazmente, y hoy darán su voto a favor, a favor de hacer regular y por mayor tiempo la posibilidad de estos abusos.

Esta modificación no es cierta que ayude a resolver el problema de la seguridad pública, no resuelve ni en tiempo, ni en fondo y forma nada, es una simulación que condena, condena al siguiente gobierno a seguir aplicando una política pública de seguridad que ha fallado por años, pues alarga el uso de las Fuerzas Armadas más allá del tiempo que le queda a esta fracasada administración.

Vamos, esta reforma se hace para un tiempo cuando ustedes y yo no estemos acá, cuando este gobierno ya esté pagando el juicio de la historia y haya acabado y esté sometido a la evaluación de su desempeño por una nueva cabeza del Estado y del Gobierno de México.

Esta historia ya la vivimos y en donde apelar a la buena fe y a la confianza ya no tiene cabida como justificante para cambiar el voto. Me refiero a la reforma constitucional, al artículo 19, cuando los mismos que hoy están cambiando su opinión, producto de negociaciones políticas y provechosas, sólo para sí mismos o para sus dirigentes partidistas avalaron la prisión preventiva oficiosa.

Aprobaron, como al parecer lo harán hoy, justificándose en engaños que sólo ellos se creen, una reforma que, al tiempo, como se los advertimos, la sufren los suyos en carne propia.

Hoy nuevamente se juegan más allá de sus convicciones la sumisión y cambio de dueño, le sometieron en lo más puro de la libertad que tiene el ser humano, le someterán en el pensamiento y en el criterio propio.

Dicen que los cambios son suficientes, ¿de verdad?, ¿de verdad lo son?

Es relevante y satisface sus convicciones la entrega de un informe sin lineamientos y que ya sea de forma simplona, de manera anual a semestral, ¿de verdad es relevante la vigilancia por comisiones legislativas que ya están reguladas? Mismas que ya se prevén, como digo, en la Constitución y lo previa la minuta original.

¿Cuál cambio ahí? Es relevante y trascendente prever, dotar de presupuesto, pero a partir del 2023 porque ninguno es de fondo, porque ninguno atiende lo que ustedes postularon hace una semana.

Entonces ojalá la razón del cambio de su convicción haya sido de provecho suntuoso, sea enormemente cuantiosa o cuantificable, pues espero que con ello les alcance para curar la resaca y vergüenza que da la traición a la convicción propia.

(Aplausos)

Vuelvan a casa con la soberbia y orgullo que da la libertad y la soberanía, o vuelvan pues con la vergüenza que da la sumisión y la traición a sus propias convicciones y principios. 

A la hora de votar nos verá México, les verán sus familiares, amigos, electores y la ciudadanía, esos a quienes les inspiramos orgullo, o, por el contrario, hoy sólo le inspirarán vergüenza. 

Los ve México, les ven las víctimas de abuso por el uso de la fuerza los ven y les juzgan, un pueblo que pide seguridad pública y no militarización; pero hoy, además de verlos, cuando voten a favor los juzgará la historia por su incongruencia, osadía, hipocresía y cobardía. 

Es cuanto. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra el Senador Julen Rementería del Puerto, del Partido Acción Nacional. 

La Senadora Lilly Téllez, del Partido Acción Nacional, el Senador Julen Rementería le cedió su espacio. 

La Senadora María Lilly Téllez García: Gracias. 

De acuerdo al Reglamento del Senado, en su artículo 76, fracción III, hablaré por diez minutos. 

Buenas tardes.

Buenas tardes, bola de corruptos. 

Buenas tardes, ceros a la izquierda. 

Buenas tardes, Senadores. 

Me acuerdo cómo juraron y perjuraron que la Guardia Nacional iba a ser civil. 

Aquí mismo ustedes, bola de corruptos, hablaron horas, se comprometieron, prometieron, defendieron, se rasgaron las vestiduras gritando aquí que la Guardia Nacional iba a ser civil; pero son ustedes personas malas, son ustedes, de Morena, personas de mala entraña. Siempre fue un engaño, desde el primer minuto, en realidad, la Guardia era militar.

A los secretarios de seguridad los traían como mascotas, ahí andaban, Durazo y Rosa Icela, fingiendo y ni de decoración servían.

Son ustedes unos farsantes. 

La Guardia Nacional fue un fracaso personal del Presidente López Obrador, él convocó al pueblo a unirse a la Guardia y creyó que iba a tener una enorme convocatoria, pero el pueblo no le creyó a López Obrador, el pueblo desconfió de López Obrador y el pueblo no se unió a la Guardia Nacional. 

Al Ejército le han encargado todo, menos combatir al crimen organizado. 

El Presidente ha llenado de dinero a la élite militar, de cash, de lana, de efectivo, y les ha afectado tanto poder. 

(Aplausos)

Les ha asignado negocios a la élite militar: bancos, aduanas, aeropuertos, ferrocarriles, medicinas, y la élite militar se enriquece a manos llenas con negocios, con cash. 

Y el soldado raso anda maltratado por toda la República Mexicana, lo traen como albañil al soldado raso, lo traen en retenes abriendo cajuelas de los carros de las familias mexicanas, lo traen persiguiendo migrantes. 

A tal grado desprecia López Obrador a los soldados de México que permite que los insulten, que les digan groserías, que los apedreen, que los correteen y los hace salir corriendo de los criminales, a nuestros soldados que son nuestros, no de la 4T. 

Militarizar a la Guardia Nacional es la prueba de que López Obrador fracaso en pacificar al país. 

No puede Morena luchar contra el crimen organizado porque Morena es parte del crimen organizado. 

Han empoderado a las organizaciones criminales. 

México no tiene soberanía sobre gran parte el territorio nacional. 

Ciudades, sierras, mares, selvas, rancherías, poblados, están arrasados por los narcos. 

El fondo de este asunto es que AMLO no quiere asumir a sus muertos y se los va a endosar al Ejército, lo que quiero AMLO es zafarse de sus muertos y decir: “son los muertos del Ejército”. 

No, señor Presidente, son los muertos de usted, el Presidente que más muertos lleva en la historia contemporánea de México y lo que quiere, es decir: “mañana, la semana que entra, en un año y después son los muertos del Ejército”.

(Aplausos)

¡Qué perverso Presidente!

La verdadera intención de la militarización es política; no es de seguridad, no vengan con esos cuentos, ustedes bola de corruptos. 

Va a usar al Ejército para intimidar, para operar, para encubrir y contener a la población en las próximas elecciones presidenciales. 

El Presidente pisa a la élite militar de hojalata para beneficiar a su corcholata.

(Aplausos)

De hecho, ya el secretario habla como chairo, habla como AMLO…

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senadora. 

Permítame, Senadora. 

La Senadora María Lilly Téllez García: Hace política, aunque viole la ley el general secretario de la Defensa; no es institucional y a ustedes, bola de corruptos, los ve para abajo. 

¿Dígame?

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senadora. 

¿Con qué objeto, Senador?

La Senadora María Lilly Téllez García: No le acepto nada al líder sindical. 

¡Siéntese y cállese! 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: No le acepta.

Permítame, Senadora.

La Senadora María Lilly Téllez García: Usted, don Napoleón Gómez Urrutia, sentadito y calladito. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Continúe. 

A nosotros nos corresponde moderar. 

Continúe, Senadora. 

La Senadora María Lilly Téllez García: Ustedes van a ser responsables y no se…

Que se siente y que se calle, que es mi turno, líder sindical.

Bastante se ha beneficiado de los trabajadores de México. 

Sentado y callado, Napoleón. Después hablará usted. 

Sentado y callado y espere sus croquetas.

Ustedes mañana van a andar llorando porque los militares les dispararon a estudiantes en una plaza pública. 

Ustedes van a andar llorando porque los militares reprimieron una manifestación en las calles. 

Ustedes, tu hijo, tu hija, Dios guarde la hora, va a andar llorando cuando los militares abusen sexualmente y violen a las mujeres indígenas, a sus madres, hermanas y esposas. 

Tú vas a andar llorando cuando a tu hija la golpeen los militares. 

Van a andar llorando. 

Tú, Lucy, Dios guarde la hora, cuando a tus hijos los agredan los militares y ya no seas Senadora y seas sólo una ciudadana y no tengas a quién recurrir porque el Ejército te va a aplastar, Lucy. 

Y a ti y a ti. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Continúe, Senadora. 

La Senadora María Lilly Téllez García: Ustedes, de Morena, ustedes de Morena, no van a votar, y que se escuche, ustedes de Morena no van a votar como perros por huesos y croquetas.

Ustedes, de Morena, van a votar como hienas a la espera de las sobras apestosas que les avienta el Presidente que pudre todo lo que toca. 

Asegúrense de que AMLO tome sus medicinas para sus achaques, porque lo quiero vivo para cuando la nación mexicana le demande haber creado un Estado narcomilitar. 

¡Viva México!

¡No a la militarización!

(Aplausos)

El Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra la Senadora Nancy De la Sierra Arámburo del Grupo Plural. 

Aprovecho para informar a la Asamblea que tenemos la visita de un grupo de mujeres emprendedoras de la Canaco del estado de Querétaro, invitadas por la Senadora Estrella Rojas Loreto, sean bienvenidas a la sesión ordinaria del Senado de la República. 

Adelante, Senadora Nancy De la Sierra. 

La Senadora Nancy De la Sierra Arámburo: Muy buenas tardes, compañeras Senadoras. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senadora, para llamar al orden.  

En un momento le cedo, le voy a otorgar el uso de la palabra, Senador, permítame un segundo para poderlo hacer, después de la oradora. 

Adelante, Senadora Nancy De la Sierra Arámburo.

La Senadora Nancy De la Sierra Arámburo: Gracias, presidente. 

Compañeras Senadores, y me refiero a nosotras, me refiero a las mujeres en el Senado de la República. 

Yo creo que sí, tienes que poner orden, presidente, porque si no, no vamos a poder proseguir con la sesión. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Llamo a la Asamblea para que podamos contribuir al orden que nos corresponde a cada uno de nosotros y de nosotras otorgar.

Esta soberanía tiene la obligación de conducirse con respeto. 

En el turno de cada orador, de cada oradora se expresan las opiniones en plena libertad, y en esa libertad se escucha, procuramos siempre la flexibilidad para el caso correspondiente. 

Adelante, Senadora Nancy De la Sierra Arámburo.  

La Senadora Nancy De la Sierra Arámburo:  Gracias, presidente. 

Compañeras y compañeros Senadores. 

Lamento mucho que seamos nosotros quien venimos a hablar de paz y somos los primeros en violentarnos. 

¿Por qué no aprendemos a escucharnos? 

¿Por qué no aprendemos a respetarnos como lo que representamos?

(Aplausos)

Somos mujeres valientes con diferentes formas de pensar, pero todas queremos lo mejor para México. 

Que no sea el género femenino el que aquí venga a demostrar que no sabe escuchar, no tolero los insultos ni los adjetivos hacia nadie, hacia ninguna de nosotras ni ninguno de ustedes, no abona una discusión de altura, podemos pensar diferente sí, y tenemos que pasar a esta tribuna a demostrar por qué pensamos distinto, porque tenemos argumentos para hacerlo, porque hemos, en las últimas semanas hablado de un diagnóstico que no se ha presentado, hemos pedido que se justifique por qué la intención de ampliar el período y qué hemos encontrado, hemos encontrado resistencia, hemos encontrado simulación, hemos encontrado un país que por un lado nos reclama como representantes votar a favor, pero un país que también a través de la sociedad civil nos reclama “no a la militarización”. 

No me quiero enfocar a la temporalidad, porque creo, que eso es lo que menos debiéramos discutir el día de hoy. 

Quiero enfocarme en cómo vamos a lograr transitar hacia una desmilitarización y una conformación de cuerpos civiles de seguridad dentro de este plazo que si así lo desea la mayoría representada en el Senado va a pasar. 

Entre ayer y hoy, quiero decirles, la minuta que discutimos ha sufrido algunas modificaciones, en estas comisiones se han atendido algunas voces y reitero, sólo algunas voces. 

Por eso el Grupo Plural no podrá acompañar este dictamen, porque lejos de hablar de una regulación transitoria a la que aspiramos, habla de disposiciones muy a la ligera. 

Y, quiero decirles en muchos aspectos, no nos dicen ni cuándo, ni cómo, ni quién va a ejercer las medidas que se proponen y en ese sentido se distingue que las propuestas que nosotros presentamos y hemos hecho, algunas de la mano del bloque de contención, pueden subsanar estos vacíos. 

Por ejemplo, la minuta propone que el Ejecutivo Federal remita un informe semestral al Congreso, nosotros proponemos un contenido mínimo que este informe contenga, una evaluación objetiva de los resultados de sus operaciones, un aparato sobre su ejercicio presupuestal para asegurar una rendición de cuentas y un programa calendarizado para retirar gradualmente a las Fuerzas Armadas de las actividades en tareas de seguridad. 

La minuta también propone una Comisión Bicameral que analice la política de seguridad pública como si esto fuera a garantizar el retiro gradual de las Fuerzas Armadas en la materia. 

Nosotros, proponemos que cada órgano tenga su propia Comisión Especial de Seguridad, con la inclusión de todas las fuerzas políticas representadas que emita recomendaciones vinculantes y que deban aprobar los informes de Guardia Nacional que, por supuesto, no ha sido adecuados, por lo menos con las dos terceras partes del Pleno del Senado, para entonces sí ejercer un auténtico mecanismo de control. 

La minuta propone crear un fondo de apoyo para el fortalecimiento de instituciones de seguridad pública para el ejercicio 2023. 

Agradecemos este ajuste del año, aunque desafortunadamente es innecesario porque no precisa que dichas instituciones deben ser de carácter civil.

De esta manera nuestros recursos seguirán destinándose a las Fuerzas Armadas que hoy mandan a la Guardia Nacional, cuando deberían atender la conformación de cuerpos civiles de seguridad y de otras instituciones sociales que necesitan mayor presupuesto. 

Y, por último, pero no menos importante, la minuta incluye, por completo…         

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Senadora, Nancy, me permite. 

¿Levantó la mano?, Senadora Margarita. No. 

Discúlpeme, Senadora. 

Continúe si es tan gentil.

La Senadora Nancy De la Sierra Arámburo:  Gracias, Margarita. 

Por último, quiero decirles y se los comentaba, no es menor que en esta minuta se excluya por completo a la sociedad civil que tiene tanto que enseñarnos sobre seguridad pública, mientras nosotros proponemos abrir las puertas a la participación de un observatorio ciudadano, porque entendemos, como se ha reiterado una y otra vez, que salvar a nuestro país de esta crisis de inseguridad es responsabilidad de todas y todos. 

Compañeras y compañeros.

El voto particular que estoy presentando ante esta soberanía, aunque sé que no será acompañado ni habrá una reflexión, podría subsanar muchas de las propuestas que ya contiene el dictamen. 

Temo que, incluso, si fueran aceptadas mis propuestas, sería inútil, porque desafortunadamente las autoridades han hecho caso omiso de lo que dice nuestro texto constitucional y legal.

Quiero concluir llamando a esta soberanía a que reflexionemos un par de minutos, sin gritos, sin reproches nos están dando atole con el dedo, no han logrado justificar envolviendo una supuesta obligación de transparencia y compromiso que sabemos por experiencia no se va a cumplir. 

Y, quiero decirles, compañeras Senadoras, sobre todo, que deseo por el bien de México estar equivocada, que deseo, por el amor que le tengo a mi patria, que hoy me está viendo desde esta bandera hablar con la verdad, que ojalá me equivoque, que el día de mañana donde caminemos, ustedes me digan: “No tenías la razón”, después de un fracaso con las Fuerzas en las calles. 

Deseo equivocarme y ojalá y ustedes me puedan seguir mirando a los ojos, como lo he dicho siempre, regresar a sus casas y decirles que están haciendo las cosas bien, porque esto no se trata de buenos y malos, de pobres y ricos, de chicos y grandes, esto se trata de decidir del México del presente y del futuro y pensar en las y los mexicanos como un todo y no como una ideología de partido. 

Es cuanto, señor presidente, muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Gracias, Senadora y paisana Nancy De la Sierra. 

¿Con qué objeto, Senadora?

Permítame antes, Senadora, por calidad de tiempo, el Senador Gómez Urrutia me pidió el uso de la palabra.

¿Con qué objeto, Senador? 

El Senador Napoleón Gómez Urrutia: (Desde su escaño) Por alusiones personales. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Sí, estoy dando el turno. 

Luego a la Senadora Margarita y luego a la Senadora Lucía.

Con mucho gusto. 

Adelante, Senador. 

El Senador Napoleón Gómez Urrutia: (Desde su escaño) Creo que el Partido Acción Nacional, en particular, y algunos de los miembros de la oposición, han convertido este Senado, han devaluado y han degradado el nivel de los Senadores; se han convertido en provocadores profesionales, en insultar, en vulgaridades, en descalificar sin ningún sostén, más que tratar de defender que la militarización se está provocando con este concepto. 

Quiero aclarar que esto viene desde la época del Presidente Zedillo, que no tenía una base constitucional de la Guardia Nacional ni las fuerzas de la defensa para operar, y que todos los gobiernos siguientes, desde Vicente Fox, Calderón, Peña Nieto, vinieron actuando, pidiendo la utilización de las fuerzas militares en actividades que no tenían un sustento legal. 

Este es un argumento que no han utilizado porque quieren desconocer. 

¿Qué ganarían con que los civiles manejaran la Guardia Nacional dentro de un año y tres meses, seis meses? 

¿Qué ganarían para que volvieran los García Luna, los Murillo Karam, que hoy están en la cárcel? 

Los que decidieron el asesinato de los estudiantes en Tlatelolco fueron civiles, ¿son los civiles que quieren? Es ayudar al crimen organizado. 

No está preparada la policía estatal ni municipal para manejar estas tareas; por lo tanto, esto que se está buscando es ampliar un período para capacitarlos, tener un fondo adecuado y prepararlos. 

Eso es lo que quiero decir. 

Y basta ya de provocaciones y vulgaridades, elevemos el rango, sean Senadoras de categoría, no verdaderos mercaderes chafas de una situación que no corresponde al Senado de la República. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Levantó la mano, Senadora Martha Lucía Micher, la Senadora Lilia Margarita. 

Les recuerdo que estamos en la etapa de votos particulares. 

Le concedí el uso de la palabra al Senador porque fue aludido. 

¿Con qué objeto, Senadora Lilia Margarita?

La Senadora Lilia Margarita Valdez Martínez: (Desde su escaño) De procedimiento, Senador presidente. 

Estamos tratando un asunto efectivamente, como es el que estén o no estén los militares protegiendo al pueblo; sin embargo, se han dicho aquí descalificativos, insultos, injurias, que en el Senado de la República no podemos permitir. 

Yo solicito a las personas que me quieran decir algo, que se esperen a que les den la palabra. 

No somos ninguno de los Senadores que estamos aquí, ni de los de aquel lado ni de éste, ni perros ni hienas; no estamos coludidos con el crimen organizado, como nos lo han dicho. 

Y solicito que las personas que lo han dicho se retracten, por bien del pueblo, por la patria. 

Nuestro México no merece que sus Senadores y sus Senadoras utilicen la tribuna para descargar fobias, insultos, traumas, amarguras. No los eligieron para eso, absolutamente para eso no. 

Y exijo, en nombre de toda la bancada de Morena, que se saquen del Orden del Día esas palabras obscenas en la boca de una Senadora que, en lugar de legislar, viene a sacar toda la frustración que la vida le ha dado. 

Es una exigencia de inmediato. 

Y la persona que me quiera decir algo, que haga uso de la voz y lo diga de frente. 

Yo no soy hiena, a mí nadie me puede venir a decir aquí que soy perra, de ninguna de las bancadas. 

Nadie, absolutamente nadie tiene la calidad moral de decirme eso. 

Y lo solicito para que lo saquen del Orden del Día y del Diario de los Debates. 

Gracias. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: A ver, hay varias Senadoras y Senadores que han levantado la mano. 

El orden se da por aparición, por eso es que estoy llevando, no es un debate, están solicitando el uso de la palabra y se las doy en el momento en que así lo exponen. 

Pidió la Senadora Lucía Micher Camarena el uso de la palabra, la Senadora Lilly Téllez, la Senadora Rocío Abreu, la Senadora Kenia y la Senadora Lucy Meza, en ese orden. A todas y a todos se les cede el uso de la palabra. 

Adelante, Senadora Malú Micher. El reglamento nos otorga dos minutos, por favor. 

La Senadora Martha Lucía Micher Camarena: (Desde su escaño) Sí, muchas gracias, señor presidente. 

Quiero llamar la atención de la Mesa Directiva, quiero pedirle a la Mesa Directiva… Miren, hemos luchado muchos años por la libertad y por las libertades, creo que evidentemente somos formadas y formados para la resistencia, para mantener nuestras ideas, para defender la libertad de las personas, pero no para permitir insultos. 

Para mí, y hago un exhorto a las personas que anteriormente tomaron la tribuna, que dejen salir la parte amable, la parte humana, la parte sensible y no los insultos. 

Quiero hacer un llamado a la Mesa Directiva, especialmente a usted, presidente, a que sea tan amable de conducir esta discusión invitando al respeto, invitando a que a mí ni a nadie se nos llame como se nos ha llamado. No merecemos insultos. 

Los insultos aparecen cuando acaban los argumentos, los adjetivos aparecen cuando se disminuyen y se ignoran las razones de un diálogo respetuoso. 

Yo le pido, por favor, señor presidente, le exijo a la Mesa Directiva, porque no creo que la Senadora que nos representa de la Mesa Directiva de la oposición esté de acuerdo en pasar a tribuna a decirles perros o perras a sus compañeras, o hienas o narcotraficantes o delincuentes. Eso no es correcto en un debate. 

Yo personalmente exijo a la Mesa Directiva, a todos los grupos parlamentarios que están en la Mesa Directiva, que representan la institucionalidad de este Senado, a que hagan valer su autoridad, y su autoridad es que los trabajos se realicen con respeto, con diálogo, sin calificativos. Es más, podrían utilizar adjetivos calificativos, pero no señalar a las personas como lo están haciendo. 

Es su responsabilidad, señor presidente, y es la responsabilidad no sólo de usted, de toda la Mesa Directiva. 

Y les pido, por favor, que ejerzan la autoridad que les hemos dado cuando votamos por ustedes. 

Muchas gracias. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra, en el orden, está la Senadora Lilly Téllez, la Senadora Rocío Abreu, la Senadora Kenia, la Senadora Lucy Meza. Dos minutos. 

Permítame un segundo. Quiero informarles que la inviolabilidad que esta Mesa Directiva otorga implica el derecho pleno a expresarse. 

Cuando hay un acto, un adjetivo que podría considerarse ofensivo y se solicita la eliminación en el Diario de los Debates, debe de ser a petición de parte, así es que tomamos nota de esta solicitud. 

Adelante, Senadora Lilly Téllez, dos minutos. 

La Senadora María Lilly Téllez García: (Desde su escaño) Me imaginé que el Senador Napoleón Gómez Urrutia, como todas las otras hienas de este lado, iban a salir a decir que antes había acuerdos con el crimen organizado. 

Precisamente votamos por López Obrador para que se acabaran los acuerdos con el crimen organizado y, en lugar…

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Les pido que guarden la compostura, Senadoras.

La Senadora María Lilly Téllez García: (Desde su escaño) Están encubriendo al crimen organizado, es un Estado narcomilitar el que van a hacer.

El insulto es dejar a la población a merced del crimen organizado, la falta de respeto es que el Presidente no proceda contra el crimen organizado. 

El insulto es que gran parte de México está en poder de los carteles, ese es el insulto, esa es la falta de respeto, eso es lo que ustedes, bola de corruptos, están encubriendo. 

Y eso que dicen que existía antes, pues por eso votamos por AMLO, para que lo cambiara y en lugar de cambiarlo AMLO institucionalizó el pacto con los narcos. AMLO entregó la plaza a cambio de poder y se los digo otra vez: tú y tú y tú y tú son cómplices del Presidente, que tiene un pacto con el crimen organizado.

Napoleón, ¿qué quieres decir, que antes robaban y que ahora roban menos? 

¿Qué clase de argumento es ese? 

¿Dónde está tu experiencia como líder sindical? 

¿A quién crees que engañas?

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame un segundo, por favor.

La Senadora María Lilly Téllez García: (Desde su escaño) Y usted no venga aquí a llorar, a llorar a su casa. Aquí lo que se exige al Presidente…

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senadora Lilly Téllez.

La Senadora María Lilly Téllez García: (Desde su escaño) Y a ustedes, hienas, ceros a la izquierda, tengan honor, ¿que no les enseñaron lo que es el honor, la dignidad? 

Defiendan a México de la militarización, defiendan a los mexicanos.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Se ha concluido su tiempo, Senadora.

Déjenme comentarles, Senadoras, Senadores, que el artículo 86 del Reglamento establece lo siguiente: 

“Las Senadoras, los Senadores en uso de la palabra, se abstienen de proferir ofensas o injurias.

Segundo. En caso que las ofensas o injurias se refieran a otro Senador o a un grupo de Senadores, se puede reclamar en la misma sesión, cuando el orador concluye su intervención. De estar ausente, él o los agraviados, lo reclaman en la siguiente sesión.

También el mismo artículo 86, numeral tres, establece:

“El presidente exhorta al orador a que retire las ofensas o injurias, para que no se registren en el acta de la sesión”. De no aceptarlo el orador, el presidente ordena a la Secretaría el registro de las mismas.

Le hago la pregunta, Senadora Lilly Téllez: ¿Respecto a las injurias y ofensas que profirió, desea que se retiren del registro de la sesión?

La Senadora María Lilly Téllez García: (Desde su escaño) Que no se retiren, de hecho, que quedé también escrito, que me quedé corta.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Muy bien, muchas gracias.

Cumplo con mi obligación reglamentaria. No aceptó retirar las injurias y ofensas de las que hizo uso de la palabra durante su intervención.

Proceda la Senadora Claudia Ruiz…

No, perdón, tenemos varios participantes.

En uso de la palabra la Senadora Rocío Abreu, hasta por dos minutos.

Adelante, desde su escaño, entonces.

La Senadora Rocío Adriana Abreu Artiñano: (Desde su escaño) Sí, presidente.

Muchas gracias por el uso de la palabra.

Primero que nada, no acepto señalamientos de una persona que tiene una doble moral y una “cola”, que bueno. Aquí viene a hablar de moralidad, cuando todos sabemos que es una mujer de ligerezas.

Cada quien tiene derecho de acostarse con quien quiera, yo no tengo la culpa si se han acostado con medio Azteca. Pero, al final de cuentas, hay que tener la “cola corta para tener la lengua larga”.

Lo que ella ha hecho es una injuria y una mujer que le falla a sus propias amigas, porque ya se fue corriendo porque tiene mucho miedo que uno le saque, al final de cuentas, lo que es.

Te manda saludos Marisa, por cierto, que desgraciadamente uno a sus amigos no les anda “bajando a los maridos”. 

Si vamos a hablar de cosas personales, la señora tiene mucho qué explicar. Pero, bueno, volvemos a lo mismo, “tiene la cola larga y la lengua corta” para poder venir a hablar aquí.

Al final de cuentas yo la entiendo, es una mujer que padece afectaciones mentales. Que le hagan una prueba antidoping, porque aquí venimos a ser Senadores, no a dar espectáculos y tiene que hablar bien de lo que al final de cuentas estamos respondiendo, que es al pueblo de México.

Esto no es un show, esto no es un show. Al final de cuentas, la cuestión moral se refleja en los hechos y usted debe mucho de moralidad a este país, así que mejor, cállese.

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra la Senadora Kenia López Rabadán, hasta por dos minutos.

Adelante, Senadora.

La Senadora Kenia López Rabadán: (Desde su escaño) Gracias, presidente.

Sin lugar a dudas este debate va a ser largo y va a ser fuerte, pero me parece, presidente, que es necesario entender hoy que hay dos visiones de país. 

Nosotros tenemos claro, pues, que la función del ejército es una función trascendente, su función es cuidar al país, su función es una función de seguridad nacional, compañeras y compañeros y claramente, a decir del gobierno de López Obrador, hay, dentro de la gran tragedia de Ayotzinapa, militares involucrados.

Es obvio que nosotros estamos muy preocupados porque el crimen organizado permea en político y permea en el ejército.

Por eso yo quisiera hoy, compañeras, solicitar dos cosas: no pueden ustedes exigir respeto ofendiendo, no pueden ustedes y le digo a la Senadora Trasviña, con todo respeto, no puede invadir el espacio de un legislador o de una legisladora. 

Hay, hoy, una visión de país que ustedes, al parecer, van a concretar después de amenazas, de llamadas y de intimidación.

México necesita saber cuáles son las posiciones públicas y políticas de todos los legisladores y México resolverá, en las urnas y con su voto, si lo que quiere es esta estrategia que está ensangrentando a México o quiere otra visión.

Concluyo, presidente, solamente diciéndole a mis compañeras: no pueden acusar violencia con más violencia, incluso, y concluyo, con algo que se ha dicho aquí, que termina siendo violencia de género.

Muchas gracias, presidente.

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra la Senadora Lucy Meza, hasta por dos minutos.

Si hacen alusiones, recuerdo a la Asamblea, el Reglamento me obliga a ceder el uso de la palabra. 

Solo por conocimiento del Reglamento.

La Senadora Lucía Virginia Meza Guzmán: Muchas gracias, presidente.

Efectivamente, es por alusiones, ya que la Senadora Téllez otra vez se volvió a referir a una servidora.

Bueno, Senadora Lilly Téllez ¿y tú no lloraste cuando el ejército te custodió por tu supuesto atentado, cuando trajiste tus escoltas militares? Ahí sí no lloraste, ¿verdad?

Eres una hipócrita, porque tú sí le niegas la seguridad a todos los mexicanos y, sin embargo, estuviste con escoltas militares, ¿no? ¿Y ahora reniegas del ejército que en su momento te cuidó, en tu supuesto atentado?

Eres una provocadora, eres una incendiaria, solo buscas reflectores para tus fines político-electorales. 

Y, dime, ¿qué has propuesto en materia de seguridad? ¿Dónde está tu trabajo legislativo? Al parecer es nulo.

Aquí se viene a trabajar, a proponer, no a calumniar, Senadora.

Te equivocas y te equivocas mucho con nuestro Presidente López Obrador, porque a mucha honra tenemos mucho Presidente, el más honorable, el más honesto, el más transparente.

Que por cierto te hizo ganar en el 2018, que no se te olvide. El hombre que calumnias, Andrés Manuel López Obrador, te trajo a este Senado, aunque no te guste, aunque te duela. 

Y ya sé por qué tanto odio, Senadora, porque el Presidente te ignora, porque para él tú eres un cero en la izquierda; está claro que eres una traidora, y si hablamos de corrupción tú sí eres una corrupta, porque no has logrado comprobar de dónde sacaste tus recursos para la campaña. 

Y qué bueno que dejaste ser de Morena, porque para nosotros y para el resto de los mexicanos eres una vergüenza nacional. 

Es cuanto, presidente. 

(Aplausos) 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra la Senadora Claudia Ruíz Massieu Salinas, para desahogar el voto particular del Partido Revolucionario Institucional. 

Informo a la Asamblea que tenemos la visita de un grupo de alumnos y alumnas de la Escuela Superior de Economía y de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de México, quienes acuden a invitación del Senador Miguel Ángel Mancera Espinosa. 

Bienvenidos, jóvenes universitarios. 

(Aplausos)

Adelante, Senadora. 

La Senadora Claudia Ruíz Massieu Salinas: Presidente, antes de iniciar me gustaría pedirle a mis compañeras y compañeros Senadores, que recuerden que el Parlamento es el crisol de la representación plural para la deliberación con ideas y sí, también con pasión, pero que debe ser una escuela de convivencia democrática y, por ende, de convivencia respetuosa. 

Les pido que mi intervención la enmarquen en estas palabras y ojalá me puedan escuchar con atención y yo me dirigiré a ustedes con mucho respeto. 

Presidente, Senadoras y Senadores de la República. 

Para mí hoy estamos de cara a la nación, pero también de cara a nuestras conciencias y de cara al futuro que le vamos a heredar a nuestros hijos. 

México es un país que puede presumir de haber llegado a citas puntuales con la historia, antes que otros países latinoamericanos.

Un presidente de origen indígena en pleno siglo XIX, una Constitución son visión social, la primera en el mundo; un país que logró mantener el respeto entre lo civil y lo militar en un arreglo político de la era postrevolucionaria, un país que supo encauzar su pluralidad y construir una democracia sin que mediara un conflicto armado.

Pero ahora me parece válido preguntarnos si en realidad fuimos los primeros en superar entornos complejos que nos asemejaban a otras naciones del hemisferio, o si en realidad hemos llegado tarde a algo que se avecina. 

Porque, compañeras y compañeros, el debate que hemos dado desde el 2018 en torno al tema de la inseguridad, de la violencia o de la impunidad no es el verdadero debate que se está dando aquí hoy. Estamos hoy, estoy convencida de ello, en un momento de quiebre, y de eso se trata este dictamen y de eso se trata este debate, o mantenemos la vocación civilista y democrática de nuestra República o simulamos que lo hacemos, o respetamos los preceptos y principios de nuestra Constitución o ante la supuesta urgencia los dejamos de lado. 

Voy a obviar cortesías protocolarias y voy directo al momento que vivimos. Recordemos que el poder es pasajero, que los sexenios van y vienen, los presidentes llegan y se van, pero el juicio de la historia es implacable para todos nosotros.

Nuestro legado político individual, nuestra reputación personal y la misma confianza que la ciudadanía tenga de nosotros como Senadores se está jugando en este recinto hoy.

Como muchos, yo he hecho política desde muy joven y entiendo que la política es compleja, pero sé que las convicciones o son congruentes o son mentira; la política implica sí negociar y pactar, eso es necesario, pero la congruencia exige mantener posiciones firmes, claras y consistentes incluso ante la adversidad, eso diferencia a la política intrascendente de la política de Estado que puede trascender. 

Hoy este Senado tiene la responsabilidad de tomar una decisión legislativa y ética muy concreta, que no deja margen a la ambigüedad porque va a marcar, estoy segura de ello, el destino de México.

Impediremos o avalaremos la expansión castrense en nuestro país. Defenderemos la supremacía democrática del poder civil o rendiremos la República y abriremos la puerta a un Estado de excepción con trazos de permanencia. Dejaremos que se vulnere la Constitución o la vamos a defender. 

Nos conformaremos con la comodidad de administrar la coyuntura o vamos a responsabilizarnos en construir soluciones de largo plazo. Nos vamos a doblar ante el uso político de lo supuestamente popular o vamos a hacer política para postular propuestas acordes con las libertades de las personas. Pasaremos a la historia como militantes o como legisladores valientes. 

Y para despejar dudas sembradas por discursos falsos o maniqueos, a nuestras Fuerzas Armadas les dejo un mensaje muy claro: ante todo el agradecimiento y el reconocimiento por su labor al servicio de México.

Desde niña, como Diputada Federal, como secretaria de Estado, como canciller de la República y hoy, como Senadora, he aprendido a respetar la dedicación, el profesionalismo y los sacrificios de nuestros soldados y marinos y de sus familias, los sacrificios que hacen todos los días por nuestro país. A ellos, a todas las mujeres y hombres que integran nuestras Fuerzas Armadas gratitud y reconocimiento.

Pero es cierto también que México es una República civil, nuestras Fuerzas Armadas han ganado una enorme y merecido prestigio, precisamente porque han sabido mantenerse al margen de la política y se han concentrado en sus labores de seguridad nacional y de apoyo a la población en desastres naturales. 

Por décadas, los gobiernos de todos los partidos han solicitado el apoyo de las Fuerzas Armadas para cubrir las deficiencias policiales en seguridad pública; nunca podremos agradecerle suficiente a las Fuerzas Armadas que hayan participado de ese llamado, pero no podemos abusar de ellas al tiempo que dejamos de construir las policías civiles que México necesita. 

Las y los Senadores tenemos el deber de entregar leyes y actos parlamentarios para que México pueda contar con buenas Fuerzas Armadas para las funciones constitucionales que tienen, pero también con policías civiles que puedan asumir, a plenitud y a cabalidad, sus responsabilidades. 

Compañeras y compañeros, yo sé que soy parte de una voz minoritaria en este recinto, incluso dentro de mi propia bancada, pero pese a todo sigo creyendo que la razón, la consistencia y la congruencia son más potentes y más dignas que la concertación sin esencia, la aceptación de la consigna o incluso que el miedo ante el poder.

Sé que defender principios, aunque sea una decisión impopular o implique remar contra corriente conlleva costos, pero, señoras y señores, yo estoy aquí para ayudar a defender al Estado de derecho y a la democracia mexicana y me asumo, como sé que cada uno de ustedes lo hace, como representante de ese México plural que no es el país de un partido único. 

Millones de mexicanos exigen, con razón y con mucha rabia, que encontremos soluciones a la violencia y a la impunidad, que seamos capaces de imaginar soluciones, instituciones y acciones reales, viables y eficaces para contener y detener el flagelo de la delincuencia. Pero estoy segura de que los más de esos millones exigen que esta responsabilidad la asumamos respetando la ley y los límites de la Constitución, sin debilitar los principios y las instituciones democráticas. 

Por eso estoy convencida de que muchos mexicanos que están afuera de este recinto, hoy, quieren que desde la oposición se tenga el coraje de alzar la voz y evitar simulaciones o la continuidad de estrategias fallidas; evitar el debilitamiento continuo de nuestras instituciones y evitar los retrocesos que ponen en riesgo el futuro mismo de nuestro país como una República democrática. 

Por eso, antes de votar, les pido que dimensionemos y que aquilatemos verdaderamente, asumiendo de fondo en nuestra conciencia, la responsabilidad que tenemos en nuestros hombres el día de hoy con el voto que habremos de emitir. 

Y sé que muchos de ustedes, compañeras y compañeros Senadores, incluyendo a varios militantes de Morena y sus aliados, en privado rechazan la militarización, pero en público se sienten obligados por muy distintas razones a apoyarla. 

Sé que varios de ustedes, independientemente…

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senadora.

¿Con qué objeto, Senadora Nadia?

La Senadora Nadia Navarro Acevedo: (Desde su escaño) Moción de orden, presidente.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Muchas gracias.

Esta Mesa siempre le pide a la Asamblea que se conduzca con respeto a la oradora.

Adelante, oradora.

Senadora Claudia Ruiz Massieu Salinas: Muchas gracias, presidente.

Gracias, Senadora Navarro.

Sé que varios de ustedes, independientemente del partido en el que militan, tienen una historia personal de lucha democrática.

Sé que muchos de ustedes han hablado con las víctimas de la violencia, con sus familias, o han sido víctimas de la violencia y la inseguridad.

Y sé que muchos, de buena fe, contribuyeron a mejorar la minuta que recibimos de la Cámara de Diputados y que deriva en el dictamen que hoy estamos discutiendo.

Reconozco a quienes participaron en ese esfuerzo, incluso reconozco que el oficialismo fue muy hábil y en última instancia eficaz para incorporar cambios suficientes y construir su mayoría calificada.

Pero estoy convencida también de que en una semana podrá habrase logrado una mejor redacción o precisiones importantes, pero para lo que para mí y muchos otros no se pudo lograr en una semana fue convencer de que ahora sí va a haber voluntad política de cumplir con los principios, valores y compromisos que desde 2019 construimos en conjunto las oposiciones y el gobierno.

Habrán incorporado controles parlamentarios, que ya estaban en 2019.

Habrán incorporado previsión presupuestal, que ye estaba en 2019, pero no pudieron solventar la falta de confianza de la totalidad de las Senadoras y los Senadores.

Incorporaron una prórroga automática sin diagnóstico, sin información y sin justificación, y desde mi punto de vista eso hace imposible acompañar este dictamen.

Compañeras y compañeros:

Aprendí a hacer política al lado de mi padre, un político de vocación y convicción. Era un visionario, enemigo de la confrontación estéril, como la que lamentablemente vemos aquí casi todas las sesiones.

Tenía una profunda convicción democrática y era un modernizador, sabía que en el México que se perfilaba a finales del siglo XX se demandarían políticos de ideas y de acción, de sensibilidad y de firmeza, de tolerancia y vocación por los entendimientos, políticos de convicción democrática, con visión de Estado y disposición plural.

Mi padre fue asesinado hace 28 años, pero su ejemplo me ha acompañado todos los días en mi vida privada y en mi vida pública.

(Aplausos)

Siempre he procurado seguir su ejemplo y ser una política de inquebrantable convicción democrática que es propositiva, que tiende puentes y que construye entendimientos.

Una política que incluso pueda en ocasiones ser valiente defendiendo los principios democráticos y los derechos y libertades de todas y de todos.

Mi papá nunca esperó que los políticos fuéramos perfectos, somos seres humanos, pero sí anhelaba a políticos que con todas las debilidades naturales de nuestra condición humana fueran al menos valientes, responsables y congruentes para estar a la altura de su cargo.

Me enseñó que en la política los errores pueden comprenderse y enmendarse, que la buena política sí exige negociación y diálogo, pero también me enseñó que hay líneas que no son negociables, que las traiciones deliberadas y persistentes al país se enfrentan con valentía, con templanza y con firmeza.

Voy a concluir, presidente. No es la primera vez en mi vida política y pública que me encuentro ante una encrucijada compleja en donde debo optar entre mi congruencia y convicciones y la construcción de acompañamientos que hagan más digerible la decisión tomada.

En esos momentos siempre he pensado en las lecciones que mi padre me dio, no sólo sobre cómo debe hacerse política, sino sobre cómo debe ser un político. Y siempre esa guía me ha permitido tomar decisiones que, aunque en ocasiones me han supuesto momentánea soledad respecto de quienes me sentía más cercanos, el saber que la consistencia y la congruencia me hacen una mejor política más confiable y más digna de representar a los mexicanos me ha dado fortaleza.

Hoy este dictamen se me presenta como una encrucijada más. Y tal como hice cuando me encontré en la encrucijada más grande hasta entonces de mi vida pública, la de renunciar o no al altísimo cargo de ser canciller de la República y aceptar otra responsabilidad en el gobierno, pensé, como lo hago hoy, cuál sería la decisión que me permitiera honran mejor a mi padre.

Y si se pudiera verlo de frente a los ojos, como veo a mis hijos todos los días con la confianza de no haber dudado de mis convicciones, ni defraudado mi nombre y así tener la fuerza para seguir construyendo el legado que aspiro dejarles a mis tres hijos, uno de congruencia y dignidad, por eso votaré en contra de este dictamen.

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senadora.

¿Con qué objeto, Senador Félix Salgado Macedonio?

Adelante.

El Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño) Una pregunta a la oradora.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: ¿Acepta la pregunta la oradora?

Senadora Claudia Ruiz Massieu Salinas: Claro.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Adelante, sí acepta la oradora.

El Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño) Con todo respeto, hablaba de su señor padre que me merece todo el respeto, él fue gobernador de mi estado de Guerrero, José Francisco Ruiz Massieu, un joven innovador, reformista, inteligente.

Y cuando lo asesinaron yo era Senador de la República, y lo asesinaron a él y también a su hermano, a Mario Ruiz Massieu, y echaron a huir a toda la familia del estado de Guerrero.

Y usted recuerda esos tiempos que fueron tan difíciles y tan complicados. Y yo en la tribuna decía que a José Francisco Ruiz Massieu no lo asesinaron cualquier persona de la calle, como todos vimos en la televisión y las noticias, sino que fue algo, una especie de crimen de Estado.

A él, lo sostengo, lo mandó a asesinar Carlos Salinas de Gortari. Yo lo dije en el Senado, lo dije en la tribuna y lo sostengo, y la entiendo cuando habla usted de esa encrucijada.

Y a mí me parece que esos hechos que han quedado impunes, ¿quién mató a Colosio? También Carlos Salinas de Gortari.

Todos recordamos aquel discurso en el Monumento a la Revolución, un discurso tan hermoso y tan puntual de Luis Donaldo Colosio, pero fue asesinado y no nada más por el señor Aburto, sino que lo asesinaron en medio de un gran aparato de Estado Mayor Presidencial en Lomas Taurinas.

Entonces, yo le pregunto a usted, ¿usted quiere que esto continúe? ¿usted quiere que esto siga o quiere que acabemos con esa contaminación de cuerpos policiacos que están en la corrupción? Y que lo que queremos es que la patria se salve.

Imagínese lo grave que sería que por un voto…

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Concluya, Senador, por favor.

El Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño) Que por un voto o dos votos esto no pasara.

Yo sé lo que usted está diciendo y su contradicción, pero en este momento es necesario que la Guardia Nacional continúe y que el Ejército y la Marina anden en las calles haciendo tareas de seguridad pública porque es el momento, y la patria está en esa encrucijada también.

Por lo tanto, yo la invito, paisana de Guerrero, a que pueda reflexionar su voto a favor. 

Muchas gracias por su atención. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Adelante, Senadora, para dar respuesta a la pregunta. 

La Senadora Claudia Ruiz Massieu Salinas: Gracias, presidente. 

Senador Salgado Macedonio, le respeto su punto de vista, pero no le permito que mencione a mi familia sin fundamento. 

Respecto de su pregunta. 

Nadie quiere que México siga sumido en la inseguridad, en la violencia y en la impunidad, justamente eso es lo que la oposición ha estado tratando de evitar en estos años. 

¿Qué queremos? Policías, civiles, fuertes, capacitadas, bien pagadas, que puedan hacer su labor, la que les toca.

(Aplausos)

¿Y qué queremos? Fuerzas Armadas que hagan sus labores constitucionales y no estén haciendo labores que no deben hacer para las cuales no están capacitadas y que, además, las vulnera frente al crimen organizado, frente a la ley y frente a la ciudadanía. 

Por eso dije en mi intervención, Senador Salgado, que este debate no era sobre la seguridad, este debate es sobre si queremos o no cumplir un capricho de prorrogar sin justificación una presencia militar que, por cierto, existe de aquí a 2024, ahí van a estar las Fuerzas Armadas cumpliéndole a la República, ayudando a las policías locales en su tarea, pero lo que no hemos visto es la voluntad del gobierno de fortalecer a la policías para que poco a poco los militares puedan regresar a sus funciones constitucionales. Eso es lo que hemos visto. 

Y yo no estoy en una encrucijada de si voto a favor o en contra; no tengo ninguna duda, la encrucijada es precisamente si me atrevo a con valentía ejercer un voto que refleje mis convicciones. 

Y sí, sí me atrevo, voto en contra de este dictamen que va a perpetuar una simulación, porque, aunque sea mejor que el que vimos la semana pasada, lo que no contiene, porque no lo puede contener, es la voluntad política del gobierno de que va a cumplir con los compromisos que hizo con nosotros en 2019. 

Eso es lo que no contiene y, por eso, no voy a votar a favor. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra el Senador Damián. 

Adelante, Senador Osorio, ¿con qué objeto?

Sonido en el escaño del Senador Osorio Chong. 

El Senador Miguel Ángel Osorio Chong: (Desde su escaño) Señor presidente, para una petición. 

Le pediría que se pudiera retirar del Diario de los Debates el comentario desacertado, los señalamientos inoportunos, del Senador Salgado Macedonio, dado que no da lugar en un debate en el que estamos hablando de la seguridad, este tipo de comentarios de Salgado Macedonio. 

Muchas gracias, presidente. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Le pregunto al Senador Félix Salgado, si desea retirar sus comentarios, por Reglamento. 

Adelante, Senador, para saber si desea. 

El Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño) A ver, mis comentarios fueron denuncia pública, ahí está publicado, yo fui Senador 96-200, yo lo dije en tribuna y no sé si estén registrados o ya los borraron. 

Yo no tengo ningún inconveniente si los quieren borrar, pero ya lo dije. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Muy bien, tomamos nota, entonces, de ello. 

Gracias. 

En uso de la palabra el Senador Damián Zepeda Vidales, del Partido Acción Nacional. 

El Senador Damián Zepeda Vidales: Con su permiso, presidente, y el permiso de la Asamblea. 

Lo he dicho antes y lo reitero hoy, para mí el debate que estamos teniendo es de la máxima relevancia, uno de los más importantes que hemos tenido en este país por décadas, ¿qué hacer en seguridad pública, militariza o no? Y creo que minimiza la importancia de ese debate el que se desvíe con comentarios fuera de lugar y con ataques personales, me parece que es muchísimo más importante lo que está en juego. 

¿Qué está en juego? La seguridad pública de los mexicanos. 

Así es que yo ni ofensas ni groserías ni temas que no vengan al caso, a debatir el corazón del tema que es qué hacemos para garantizarle la paz a los mexicanos. A eso venimos aquí o al menos a eso vengo yo. 

Hoy, si yo tuviera que ponerle un nombre a lo que estamos viviendo en este debate sobre continuar con la militarización de la seguridad pública del país o no, yo le diría la oportunidad perdida. Y lo digo sí a la mayoría, pero principalmente a aquellos personajes de la oposición que estén pensando en dar el voto a favor. 

Yo no voy a ofender ni a juzgar los motivos que tengan para hacerlo, espero que sean por convicción. Quien lo haga así yo lo respeto y trataré con argumentos de convencer, también con la misma claridad digo que desprecio, por ejemplo, lo que pasó en la Cámara de Diputados donde con el uso político de la justicia claramente lograron los votos para una reforma que le va a hacer daño a este país. Yo espero que aquí no sea el caso, escojo la ruta de la argumentación. 

Le llamo oportunidad perdida porque hoy pudiéramos, como oposición con nuestros votos, si nos armáramos de valor, corregir la estrategia de seguridad pública de este país y decirle al gobierno: no, gobierno de Morena, no vamos a continuar por la estrategia fallida de militarizar, militarizar y militarizar más, tiene más de 16 años esa estrategia y ha fracasado una y otra vez, fracasó en nuestro gobierno, fracasó en el gobierno del PRI anterior y está fracasando en el gobierno actual, ha venido incrementándose exponencialmente el número de militares a cargo de la seguridad pública y ha venido habiendo más y más y más homicidios en este país, la mayoría de manos del crimen organizado. 

Entonces, por qué pensar que, si continuamos por la misma estrategia, por el mismo camino, habríamos de tener un resultado distinto, eso es imposible de lograr. 

Por eso hoy si con nuestros votos le dijéramos a Morena y al gobierno: “no, no te vamos a permitir continuar por ese camino”, pudiéramos marcar la pauta para abrir la ruta hacia una estrategia distinta de seguridad pública, una estrategia donde no caigamos en el falso debate, donde nadie está planteando que se vaya la Guardia Nacional. 

Estamos planteando, es más, que se duplique la Guardia Nacional y que tengan una estrategia y un despliegue territorial en todos los estados y que hagan su función que hoy no hacen, por cierto, que es combatir al crimen organizado, porque hoy, ya lo he dicho antes y lo digo ahorita, sólo se dedican a patrullar, son responsables de menos del 2 % de las detenciones en el país. 

¿De qué estamos hablando?

Entonces, nadie está planteando eso. 

Nadie está planteando tampoco que se vayan las Fuerzas Armadas y que no nos puedan ayudar. 

Nadie. 

No se necesita ni siquiera…

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Continúe, Senador. 

El Senador Damián Zepeda Vidales: Entonces, nadie estamos hablando, nadie estamos hablando de que se vayan las Fuerzas Armadas. 

De hecho, compañeros, saben por qué se convirtió en un tema de debate el famoso quinto transitorio pues nada más porque las Fuerzas Armadas se obsesionaron con ello, pero ni siquiera necesitaban ese quinto transitorio para poder ayudar, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos ya ha dejado claro que no está en duda si pueden ayudar. Pueden ayudar el año que sea, siempre y cuando sea de manera extraordinaria, fiscalizada, subordinada, complementaria, a las policías civiles y reguladla en una ley. 

De hecho, si se vence el transitorio, van a poder seguir ayudando, lo que pasa es que eso no quiere el Presidente López Obrador, lo que quiere es entregarles la seguridad pública y eso es lo que ha fracasado en este país. 

¿Por qué fracasa en México y en el mundo? Porque no están capacitadas para ello, porque están capacitadas para eliminar al enemigo para la guerra y cuando entran generan más violencia, está probado, por eso, mientras más han participado más violencia se ha generado. 

Fracasa porque son más opacas y, si no, por Dios Santo, vean lo que se está filtrando. 

Yo no hago responsable a toda la institución de los abusos que están dándose a conocer, pero sí de encubrirlos. 

Yo no hago responsable a todo el Ejército de lo que sucedió en Ayotzinapa de resultar cierto esos asesinatos de manos de miembros del Ejército, pero sí de encubrirlos. 

¿Por qué? Porque tienen una cobertura distinta, les aplican la Ley de Seguridad Nacional, tienen más opacidad, no hay transparencia, aumentan las violaciones de derechos humanos y al final del día no hay resultados. 

¿Pueden ayudar? Sí, pero no se pueden encargar de la seguridad pública del país.

Además, señoras y señores, ya lo he dicho otras veces, más del 90 % de los delitos en México no están en el crimen organizado, están en el día a día en las colonias, el asalto, el robo, el transporte, la violencia intrafamiliar, las lesiones, las amenazas, ¿deveras creen que eso los van a resolver militares? Claro que no. 

Por eso nosotros decimos no, si hoy toda la oposición se armara de valor y se plantara firme, pudiéramos corregir el rumbo de la seguridad pública de una vez por todas en este país y decir, esto no te lo vamos a aprobar, Morena, pero sí estamos dispuestos a abrir un debate verdadero que no ha habido en las últimas décadas de este país, de qué hacer con la seguridad pública en México, para garantizar la paz, escuchar expertos, académicos, gobiernos estatales, municipales, al propio gobierno federal, que no anden con reuniones ahí enfrente, aquí, de frente, de cara a la nación.

¿Por qué crees tú que se le debe de entregar a las Fuerzas Armadas de la Seguridad Pública y por qué toda la evidencia dice lo contrario? 
¿Qué hacer al respecto distinto?
Vamos entonces por una política que pueda conformar un cuerpo civil nacional fuerte que, con inteligencia, inteligencia financiera desarticule el crimen organizado y a fortalecer policías estatales y municipales para combatir el delito a nivel local. 

Y nos vienen a decir, no es que ahora sí, miren, ya tenemos un documento aquí en las manos, ya nos prometieron que ahora sí deveritas, deveritas nos van a cumplir y dice aquí que van a meterle presupuesto y dice aquí que nos van a venir a presentar un informe y dice aquí que nos juran y nos juran y nos perjuran que ahora sí va a funcionar.

Yo les quiero decir lo siguiente, respeto a quien de buena fe lo está creyendo, cuando termine, compañero, pero hoy les digo, yo no necesitaría más en un Estado de derecho que lo que ya dice la Constitución nada más. 

El artículo 21 aquí lo tengo en mis manos, fíjense lo que dice, público, es ley hoy, es Constitución. 

Dice: 

“Las instituciones de seguridad pública, incluyendo la Guardia Nacional van a ser civiles”. 

Dice: 

“Va a depender de la Secretaría de Seguridad Pública”.

Dice el transitorio: 

“Se va a hacer un programa para fortalecer policías estatales y municipales”. 

Dice: 

“Le vamos a meter presupuesto desde el 2019”. 

Y lo agarró AMLO y, como dije en comisión, le hizo así y lo tiró a la basura, eso es lo que hizo, como así le va a hacer al documento que hoy van a aprobar, le va a hacer así y lo va a tirar a la basura, porque abiertamente...  

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senador, hay una pregunta.

El Senador Damián Zepeda Vidales: No, no tomo la pregunta, hasta el final. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Muy bien. 

Adelante, continue.

El Senador Damián Zepeda Vidales: Porque abiertamente el Presidente está diciendo no quiero una Guardia Civil, quiero una Guardia Militar.

Entonces, mi pregunta es, si ya vimos con nuestros ojos que no le hace caso a la Constitución ni a los transitorios, ¿por qué, por Dios Santo, habríamos de creerle que hoy sí lo va a hacer? 

Dicen por ahí, confiar y tener buena fe en una ocasión, ¿y si te equivocas?, ¿y si abusan de esa confianza?, pues es un error humano, pero a sabiendas de que no cumple el gobierno, en este caso López Obrador y otra vez caer en el error de volverle a dar un cheque en blanco. 

¡Por Dios Santo! Eso ya es culpa y responsabilidad de aquella persona que no quiera ver la realidad. 

Yo y nuestros compañeros no vamos a ser ingenuos, y lo digo con profundo respeto, sin ofender a nadie, lo digo hacia mi persona, yo no podrí estar tranquilo, sabiendo que tengo toda la evidencia de que no van a cumplir, de que es un engaño más, que sólo van a continuar con la ruta de militarización y venir aquí a darle los votos para que continúen por una ruta fracasada, no. 

Y no nos quedamos en el hoy concluyo, decimos como si le propongo particularmente a la oposición que hagamos que las cosas sucedan antes de darle los votos, la confianza se rompió y es como un plato, ya no se puede pegar, se rompió la confianza. 

Por qué no hoy que nosotros tenemos el poder de negociación no tienen los votos, que nosotros tenemos el sartén por el mango, por qué no lo usamos a favor de México y decimos, concluyo, presidente, y decimos, a ver, dicen que van a hacer una Guardia Civil, ¿por qué aprobaron una reforma hace dos semanas que hace la Guardia Militar? Den marcha atrás. 

Quieren que les creamos que van a hacer una Guardia Civil, vótenla.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Concluya Senador.

El Senador Damián Zepeda Vidales: Concluyo, presidente. 

Si no lo van a hacer y si no lo quieren hacer es porque no lo van a hacer nunca, van a meter presupuesto a las policías estatales y municipales, ¿por qué les vas a creer? Vótenlo, ya viene la votación del Presupuesto en noviembre, lo votan y luego vemos. 

Nos van a presentar un informe, preséntenlo, van a citar a comparecer, que vengan los secretarios y que entremos en una nueva relación de rendición de cuentas. 

Y, por último, regulemos de una vez por todas y para siempre, cómo las Fuerzas Armadas sí pueden ayudar en materia de seguridad pública, siempre y cuando sea extraordinario, complementado, subordinado a las fuerzas civiles, si no, con todo respeto y aquí termino, si no, es atole con el dedo y en unos cuantos meses, vamos a decir, volvieron a confiar y los volvieron a engañar, a nosotros no nos van a engañar.

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senador, hay una. . . 

¿Con qué objeto?, Senador Félix Salgado Macedonio. 

Permítame, Senador. 

¿Acepta la pregunta el orador? 

El Senador Damián Zepeda Vidales: Sí, por supuesto. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Adelante, Senador Félix, tiene hasta dos minutos para formular su pregunta. 

El Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño) Senador, la congruencia de sus dichos, usted está en contra de que los militares estén en las calles haciendo tareas de seguridad, pero usted no recuerda que, en los dos períodos de sus presidentes de la República, de Fox y de Calderón sacaron al Ejército a las calles sin ningún marco legal y jurídico que les permitiera hacer detenciones, ¿usted se acuerda? 

¿Se acuerda ver aquella fotografía de un Presidente de la República como Felipe Calderón que se puso un saco militar y una gorra? 

¿Se acuerda? 

¿Se acuerda que declaro la guerra, cuando usted sabe que existen cánones de guerra? 

¿Cómo declara la guerra al narcotráfico sin ningún marco legal? 

Ahí viene otra pregunta, ya le hice tres, le voy a hacer otra. 

¿Usted está en contra de la Guardia Nacional? 

Le pregunto, ¿cuál fue el sentido de su voto, cuando se creó la Guardia Nacional aquí en el Senado?   

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Adelante, Senador. 

El Senador Damián Zepeda Vidales: Con mucho gusto, mi estimado Senador y son como cuatro preguntas. 

Primero, yo no sé si me ve cara de Felipe Calderón, pero yo no soy Felipe Calderón, yo me llamo Damián Zepeda Vidales y soy Senador de la República. 

Creo que en ese sexenio hubo cosas positivas y hay otras en las que yo no comparto, positivas pudiera hablar de infraestructura, pudiera hablar de salud y pudiera hablar de muchas otras cosas. 

Yo, Damián Zepeda no voy a hablar por mis compañeros, yo no comparto su estrategia de seguridad pública y lo he dicho abiertamente y no me quita nada, al contrario, creo que fortalece, del pasado hay que tomar lo bueno y corregir aquello que no funcionó, lo que no me cabe en la cabeza es cómo una estrategia que probó ser fallida hoy es continuada por un Presidente que continúo cambiarla. 

Eso es lo que yo no me explicó, así de sencillo se lo digo, o sea, yo escuché al Presidente López Obrador, hay decenas de videos de él decir: “Es una estrategia fallida que incrementó la violencia en el país”. 

Párala, cámbiala, hagamos algo distinto. 

Entonces eso contesta la primera parte de la pregunta. 

Segunda parte de la pregunta.

Yo no estoy en contra de la Guardia Nacional, fui junto con varios compañeros, tanto del grupo mayoritario, como de la oposición, por cierto también el gobierno estaba sentado, parte de la mesa redactó esa reforma, pero yo creo en la Guardia Nacional que está aquí en los documentos rotos, porque esto es lo que hizo el Presidente con ella, en la Guardia Nacional que pusimos en el 21 constitucional, que dice que es el cuerpo de seguridad pública civil de este país, en esa Guardia Nacional yo creo y es la que quiero que crezca, fortalecida, capacitada, profesional. 

Y, sí, estuve dispuesto, junto con mis compañeros, a dar un tiempo paulatino para que, en tanto se fortalecía, las Fuerzas Armadas le ayudarán. 

Pero ¿qué hizo el Presidente? No le ha dado posibilidad a la Guardia, no hay Guardia Nacional, no existe la Guardia Nacional, es el Ejército con un sello, y no va a existir. 

Por eso hoy digo: Oigan, compañeros, particularmente de la oposición, con todo respeto, argumentando, no continuemos por ese mal, garanticemos que se haga la Guardia Nacional civil que todos queremos, para que se encargue de combatir al crimen organizado en este país. 

Esa es mi respuesta, mi estimado Senador. 

(Aplausos)

¿Cuál te falta? Dime cuál me falta. A ver, dígame. 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Son dos minutos en pregunta, dos minutos en respuesta, para darle equilibrio. 

El Senador Damián Zepeda Vidales: Ah, la voté a favor, de la guardia civil, y la volvería a votar, pero lo que ha implementado el Presidente y lo que hoy nos propone no es la Guardia Nacional civil, es militarizar al país, y en eso mi voto siempre será en contra.

Muchas gracias. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra el Senador Juan Zepeda, de Movimiento Ciudadano. 

Con esta fase concluimos la etapa de votos particulares y, posteriormente, entraremos a posicionamientos de los grupos parlamentarios. 

El Senador Juan Zepeda: Gracias, presidente. 

El día de hoy sí toman verdadera relevancia dos palabras: congruencia y dignidad. 

Yo de verdad que me siento honrado de haber tomado una decisión en la que el tiempo me ha dado la razón, de militar y estar hoy en el grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, por esta congruencia y esta dignidad que estamos demostrando. 

(Aplausos)

Y les reconozco también a Senadores, Senadoras de otros grupos parlamentarios que hoy le van a demostrar a la patria que hay quienes carecen de congruencia y dignidad. 

Algo no está bien, algo no está bien en lo que hoy están proponiendo, y dicen que lo que no suena lógico, suena metálico. 

Y cuando uno revisa los argumentos mediante los cuales están empoderando como nunca al Ejército, por supuesto que el argumento más endeble es el supuesto compromiso con la seguridad y la paz que pretenden regresarle al país. Claro que no. Y ese argumento se destroza y se cae brutalmente cuando revisamos la cantidad de dinero que le han dado a las Fuerzas Armadas y la cantidad de tareas civiles que no tienen nada que ver con el objetivo de la seguridad. 

Y para muestra basta un botón, el día de hoy reconoce el Presidente en su conferencia mañanera, y a raíz de los documentos que se dan a conocer por esa filtración o hackeo, que el Ejército está planeando su propia aerolínea, con agencia de viajes, con hoteles y con todo un conglomerado que no tiene nada que ver con la supuesta tarea de seguridad que hoy nos pretenden a nosotros vender como chantaje para apoyar eso que nos están poniendo en la mesa. 

Por eso les decimos que no, que Movimiento Ciudadano tiene dignidad y tiene congruencia, y que les hemos desnudado uno a uno esos argumentos en lo legal, en lo técnico. 

En la sesión pasada les narraba mi experiencia de cómo, cuando se lo propone uno, sí se puede lograr la seguridad sin depender del Ejército y sin eludir la responsabilidad; claro, en coordinación con los otros órdenes de gobierno, pero sin eludir lo que por mandato constitucional tiene cada uno de los órdenes de gobierno: dignidad.

Hace un momento que preparaba mi participación, me llegó un mensaje de un auténtico luchador de izquierda, compañero de muchos de nosotros, eh, compañero de muchos de nosotros nada más que él sí tuvo congruencia y dignidad y no se fue allá, y me dice: Por favor, recuérdales a muchos de los que hoy van a votar a favor, por ejemplo, de cuando el Ejército asesinó a esos luchadores, a esos idealistas del ataque al cuartel de Madera en Chihuahua. ¿En qué año? En 1962.

Recuérdales, me dijo, que a Rubén Jaramillo lo asesinaron el 23 de mayo de 1962 cuando fue el Ejército a Tlaquiltenango, Morelos, y los sacó, a su esposa Epifania, a sus hijos Enrique, Filemón y Ricardo, los llevó a Xochicalco, Morelos, y los asesinó brutalmente con un tiro de gracia. Me pide que les recuerde eso. 

Me pide que les recuerde que en 1959 el Ejército rompió la huelga de los ferrocarrileros, deteniendo a cientos de obreros, entre ellos a Valentín Campa, que fueron apresados y encarcelados por más de 10 años. 

Me pide que les recuerde que tengan dignidad y congruencia, porque muchos que hoy militan allá y que van a votar esto a favor, fueron testigos del 2 de octubre de 1968, que hace escasos dos días salían a recordar. Parece que el 2 de octubre sí se olvida, como va a quedar consignado seguramente en unos instantes aquí. 

Me pide que les recuerde “El halconazo”, 10 de junio de 1971. 

Y me pide que les recuerde Acteal, Chiapas; Aguas Blancas, Tlatlaya, Ayotzinapa. 

Ayotzinapa, esa frase de “nos faltan 43” debe de retumbar hoy aquí en el Senado, porque ese es el número también que falta, nos faltan 43 para hacer justicia. 

Y que no eludan la responsabilidad los militares, porque si no hubiese sido por esas filtraciones, hubiésemos pensado que no tenían responsabilidad. 

Qué barbaridad, acusaciones de que utilizaron el 27 Batallón para que hoy no se encuentre a esos estudiantes o una parte de ellos. 

Dignidad y congruencia. 

Finalmente, quiero citar a un prócer de la patria, que luego se devalúa mucho esa palabra, aquí tengo al doctor Belisario Domínguez, aquí está su busto y en unos días aquí se va a deliberar para entregar la presea del Senador chiapaneco. 

Aquí hay varios Senadores chiapanecos, me enorgullezco de que al menos uno hoy va a enaltecer a esa figura, el Senador Noé Castañón, chiapaneco, porque es de MC y va a votar en contra.

(Aplausos)

Y decía, en ese momento y hoy queda acorde a lo que se está discutiendo, porque ahí circula un documento que es mediante el cual muchos se van a lavar la cara para votar a favor, y decía, en ese suceso trágico que, por cierto, aquí está el Senador Gustavo Madero, a su tío abuelo lo mató un general “El Buitre” Victoriano Huerta.

¿Saben qué decía Belisario Domínguez en esa proclama que le costó también la vida? Decía, indudablemente, señores Senadores, lo mismo que a mí, nos ha llenado de indignación el cúmulo de falsedades que encierra ese documento. 

¿A quién se pretende engañar, señores, al Congreso de la Unión? No, señores. Todos sus miembros, todos, todos, todos, eh, son hombres ilustrados que se ocupan en política, que están al corriente de los sucesos del país y que no pueden engañar a la Nación y a esta noble Patria, que confiando en nuestra honradez y en nuestro valor, han puesto en nuestras manos sus más caros intereses y miren esta frase, miren esta frase, la verdad es esta: “Durante el gobierno de Victoriano Huerta no solamente no se ha hecho nada bien en la pacificación del país, sino que la situación actual de la República es infinitamente peor que antes”.

En resumen, esta es la triste realidad para los espíritus débiles, que parece…

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Permítame, Senador, el Senador Dante…

¿Con qué objeto, Senador?

Sonido en el escaño del Senador Dante.

El Senador Dante Delgado Rannauro: (Desde su escaño) Gracias, presidente.

Formularle una pregunta.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: ¿Acepta la pregunta, Senador?

El Senador Juan Zepeda: Sí, por supuesto.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Adelante, Senador.

El Senador Dante Delgado Rannauro: (Desde su escaño) Bueno, en primer lugar, quiero felicitar a la persona que le hizo llegar ese mensaje y, en segundo lugar, le quiero rogar le transmita la valoración de Dante Delgado, que es recogida del pensamiento expresado por el doctor Bartra y que con sus hechos lo acredita.

El Presidente López Obrador es conservador y reaccionario, y todos los días usa el discurso de querer calificar a Acción Nacional como conservadores. Se siente profundamente identificado a él.

Aquí, hace rato lo dijeron: “No, está haciendo lo mismo”. “Ah, pero es que antes no tenía autorización”.

A mí lo que me da mucha tristeza es que quienes antes se reputaban como antimilitaristas, hoy aplaudan, por falta de dignidad, por falta de valor, por falta de coraje, por falta de determinación y secunden las decisiones arbitrarias de un gobierno incompetente, que no le ha podido cumplir lo que ofreció, porque dijo que en seis meses iba a darle seguridad a este país y no lo ha hecho. 

Y en lugar que se lo reclamáramos, en lugar que el debate fuera el incumplimiento de los transitorios de la reforma constitucional, que obligaban desde el primer día a apoyar a las policías municipales y estatales, depurándolas, capacitándolas, formándolas, para que tuviesen el armamento y la capacidad de combatir a la delincuencia…

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Concluya, Senador Dante, por favor.

El Senador Dante Delgado Rannauro: (Desde su escaño) Omitió cualquier apoyo, eliminó fondos y hoy, en lugar de dar respuesta por sus incapacidades, utiliza el pretexto de la extensión que todavía tiene el gobierno, de un año y medio más, para confundir al pueblo.

Dígale usted a esa persona que lo felicito y que lamentablemente, para mí, es muy triste advertir que aquí en el Senado hay muchos desmemoriados, que traicionan solo por docilidad política, sus convicciones.

Es cuanto, Senador.

(Aplausos)

El Senador Juan Zepeda: Con todo gusto, Senador.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Responda, dos minutos, por favor.

El Senador Juan Zepeda: Gracias.

Por supuesto que haré llegar ese reconocimiento a quien mandó esta narrativa, para enmarcar la decisión de hombres y mujeres que hoy están en el proyecto que gobierna y que han olvidado su historia, sus orígenes, su dignidad y su congruencia.

Yo aquí veo quien ha sido profesores, profesoras, luchadoras y luchadores sociales, víctimas del ejército, de la represión y que hoy han olvidado, lamentablemente, esos sucesos.

Quiero terminar con esta frase, cito a Belisario Domínguez: “Señores, la tentativa es peligrosa porque Victoriano Huerta es un soldado sanguinario y feroz, que asesina sin vacilación ni escrúpulo a todo aquél que le sirve de obstáculo.” 

Que la tentación de crear muchos Victorianos Huertas, empoderados, enriquecidos, ensoberbecidos y crecidos por ustedes, no haga que se repita la historia.

Por supuesto que Movimiento Ciudadano en contra, por dignidad y congruencia.

¡Viva México!

¡Qué viva México! 

¡Y qué viva México!

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Los votos particulares presentados se tramitarán, si es el caso, en el momento procesal oportuno. Todos se insertan en el Diario de los Debates.

Procederemos a los posicionamientos de los grupos parlamentarios, los cuales, tal como se establece en el artículo 199, numeral 1, fracción II del Reglamento, serán en orden creciente y por un tiempo de cinco minutos cada uno.

En consecuencia, se concede el uso de la palabra al Senador Emilio Álvarez Icaza Longoria, del Grupo Plural.

El Senador Emilio Álvarez Icaza Longoria: Gracias, presidente.

Distinguida Asamblea.

Me atengo a lo establecido en el Reglamento para la intervención del posicionamiento del Grupo Plural, Senador presidente.

Esta discusión es un encuentro con nuestra historia y tiene al menos tres dimensiones: la primera es un encuentro con la historia y la lucha de nuestro país.  Aquellas que han apostado a un proceso civilizatorio, aquellas que los y las liberales del siglo XIX establecieron para la supremacía del poder civil, aquellos que en el siglo XX apostaron a los límites del poder militar, incluso teniéndolo para cederlo; aquellos que en el siglo XXI apostaron por el proceso de transición democrática, eso, se llama proceso civilizatorio, que tiene su centro en poner límites al ejercicio del poder.

También es un encuentro con la historia de nuestra generación en las luchas y libertades, y por eso vengo a hablar ahora y a traer a esta discusión a las víctimas de los abusos del poder, a las víctimas que sufrieron los abusos de la guerra sucia del 68, del 71, de la masacre del Charco, de Acteal y de Aguas Blancas y también de Ayotzinapa, con qué cara le vamos a hablar de la generación del 68, que hace dos días fueron 54 años.

Con qué cara le vamos a decir a la maestra Ifigenia, entonces directora de la Escuela Nacional de Economía, que marchó con el rector Barros en defensa de la dignidad universitaria y contra el autoritarismo, y pongo a ella en nombre por la reserva de dignidad que significa esa batalla. 

Con qué cara vamos a salir ahora a decir que avalamos la militarización, y también es una historia, un encuentro con nuestra historia personal de muchas y muchos, infelizmente en la voracidad del poder hay quienes están negando su propia historia, infelizmente hay quienes no se hacen cargo de las batallas que dimos en las calles y hoy aplauden la militarización diciendo que es otro gobierno, como si el Presidente fuera a estar en los retenes, en los cuarteles, en las vejaciones. 

No hay peor engaño que el autoengaño, pero no solo es un encuentro con nuestra historia, es también con nuestro presente y un presente doloroso, porque las atrocidades de la guerra sucia se siguen cometiendo, por cierto, mismas que no han sido castigadas. 

Ahí están las informaciones que dio este propio gobierno de las atrocidades que eventualmente se cometieron en un cuartel militar en Iguala, hace unas semanas nos lo informaron, ahí están las complicidades de un Presidente que decidió bajar las investigaciones criminales en contra de efectivos militares. 

Ahí está la intención de un Presidente para que no se investigue a quienes desde las Fuerzas Armadas cometieron vejaciones y abusos, pero también está el escandalosísimo proceso, este sí de riesgo para la seguridad nacional, donde el Ejército Mexicano ha sido jaqueado, seis Teras nos informan las Guacamayas, eso sí debería estar preocupando al Ejército. Eso sí es un tema de su obligación y responsabilidad. Eso sí es un tema que tendrían que estar dando cuenta. 

Nos informan, las organizaciones de la sociedad civil, que el Ejército está espiando a periodistas y defensores de derechos humanos en este gobierno, nos dijeron que eran diferentes, infelizmente en algunas cosas parecen peores. 

Hoy, sí vivimos un proceso de militarización no solo en materia de seguridad pública, si no en muchos otros aspectos de la vida y este proceso, esta votación es de la que vamos a tener que dar la cara cuando regresemos a nuestras comunidades, cuando regresemos a Guerrero, cuando regresemos a Michoacán y con la gente que luchamos codo a codo nos digan: ¿Y cómo legitimaste eso? 

Yo me hago cargo, compañeros, que los ponen contra la pared y les dicen, sobre todo a los de la mayoría: esta es una votación donde estás con el Presidente o contra el Presidente. Y eso es un chantaje que la dignidad tiene que superar, nuestra historia no la podemos traicionar, porque a final de cuentas vamos a regresar de donde vinimos. 

Y también es una discusión que pone de relieve la normalidad democrática que queremos construir, no es falta de respeto pedirle a las Fuerzas Armadas que cumplan la ley. No es una falta de respeto ni de consideración ni atención pedir que rindan cuentas y que se sometan al poder civil. 

Creer que usar uniforme y portar medallas es monopolio de amor a la patria, es un gravísimo error. Un Estado democrático de derecho es aquel al que le exige a las Fuerzas Armadas información, transparencia, rendición de cuentas y evaluación, pero más allá de eso el problema es que estamos ante un modelo fracasado, un modelo que parte de dos supuestos equivocados.

No es cierto que con más militares en las calles haya más seguridad, eso no es cierto. Llevamos 16 años con ese modelo, se ha generado justo una presencia de más militares, tenemos, se duplica la presencia de las Fuerzas Armadas, se triplica la presencia de las Fuerzas Armadas y se duplican los homicidios. No es cierto, eso lo sacó Animal Político a través del Economista. 

La segunda cosa que es falsa, la segunda hipótesis de este modelo es que los militares son incorruptibles. Yo quiero decirles, compañeros, que la opacidad y la discrecionalidad con la que se desempeña esta administración va a generar un extraordinario cáncer de corrupción en las Fuerzas Armadas, abusar de la secrecía de la seguridad nacional para licitaciones, para compras los va a llevar a una derrota estrepitosa en materia de transparencia y materia de honestidad.

Y por eso también quiero traer a cuenta que esta discusión parte de un engaño. La reforma del 2019 hizo toda una ruta con un régimen transitorio, que si se hubiera cumplido no estaríamos aquí, hay que decirlo en sus términos, sistemáticamente se engañó y se cometió un fraude a la Constitución y a la confianza. 

El bloque de contención elaboró una propuesta que tenía justo el sentido de decir cómo sí queremos y queremos un plan con un retiro gradual de las Fuerzas Armadas, pero también un plan de profesionalización de las policías para que no nos vuelvan a decir, otra vez, que las Fuerzas Armadas son la única opción. 

Que no nos vengan a decir, otra vez, que no tenemos condición para enfrentar a la delincuencia, cuando sabemos y eso es importantísimo subrayarlo, con este modelo se abren la puerta a sistemáticas violaciones y graves violaciones a los derechos humanos y felizmente, en este gobierno, se reproduce un modelo de impunidad a militares que violan derechos humanos. 

Y por eso es tan importante que se entienda que en la propuesta que presentamos tenía, no solo controles institucionales, tenía investigación científica, evaluación, toma de decisiones con evidencia, controles ciudadanos, controles institucionales, ruta presupuestal, retiro de las Fuerzas Armadas y gradualmente fortalecimiento a las policías. 

Se le presentó al gobierno una ruta del cómo sí y lo que nos han entregado es una versión absolutamente descafeinada, light y chiquita de un modelo que atendía lo sustantivo, pero en realidad el problema que tenemos acá es la verdadera agenda. La verdadera agenda tiene que ver con un uso político de la seguridad. 

Yo tengo que decirle, a los compañeros, en particular del PRI y del PRD, será suicida, en el futuro más allá de esta decisión, acompañar esto. Será absolutamente difícil defender esta alianza, le están dando la razón a Andrés Manuel en la intención de debilitar, dividir y fraccionar a la oposición, eso era lo que quería. 

La discusión va más allá de acá, ahí viene la reforma electoral que es una extraordinaria regresión y hay que detenerla. Ahí viene la discusión del 23 y del 24; en la Cámara de Diputados infelizmente se cedió a un chantaje, no puede ser la Cámara de Senadores la que acabe de dinamitar, perdón, un bloque de contención que enfrente al autoritarismo. 

Entiendo que hay cambios, entiendo que hay modificaciones.

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Concluya, Senador. 

El Senador Emilio Álvarez Icaza Longoria: Sí, Senador presidente. 

Entiendo que se han movido de lugar. Entiendo que ha habido trabajo, nosotros también, pero en realidad es una versión extraordinariamente limitada y pobre de lo que queremos como modelo de seguridad democrática. 

Por eso quiero avisar que el Grupo Plural votará en contra. 

Muchísimas gracias por su atención. 

(Aplausos) 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra el Senador Miguel Ángel Mancera Espinosa, del Partido de la Revolución Democrática. 

El Senador Miguel Ángel Mancera Espinosa: Gracias, presidente. 

Compañeras Senadoras, compañeros Senadores:

Generalmente cuando hacemos uso de esta tribuna es precisamente para posicionar en contra de lo que está planteando el grupo mayoritario cuando no hay un acuerdo definido de inicio, cuando no se alcanzan los consensos, cuando hay discrepancias.

Así comenzó este asunto, exactamente así comenzó. Comenzó con un desacuerdo muy claro en las comisiones y por eso es que por más que se hable de incongruencia voy a narrar esto que ha sido precisamente un trato de congruencia.

Llegó una iniciativa, una minuta que nosotros calificamos de liviana, de falta de contenido y de falta de línea constitucional, hasta eso tenía un problema en la inconstitucionalidad del planteamiento y por eso se votó en contra en la comisión.

Y ahí en la comisión pedimos tiempo para discutir, para construir. Se planteó, se le expuso al coordinador del grupo mayoritario, al Senador Ricardo Monreal, se aceptó poder hacer algunos planteamientos, y esos se construyeron con varias y con varios de los integrantes de este Senado, y se plantearon esquemas con lo que se podía acompañar, en dos vertientes:

Primero, que fuera una iniciativa nueva, que no fuera la misma minuta que se discutiera y se modificara, eso no se aceptó.

Luego que en el propio quinto transitorio se pudieran hacer las adiciones suficientes para encontrar coincidencias en la necesidad de establecer mayores y mejores candados para el uso de las Fuerzas Armadas.

Y hoy el planteamiento que voy a hacer no es a nombre del grupo parlamentario porque mis compañeros van a votar en la libertad de su convicción, lo voy a hacer a título estrictamente personal.

Yo sí he trabajo de cerca con las Fuerzas Armadas, he sabido lo que es la planeación de un operativo, de pedir auxilio para ciertas tareas de seguridad, que realmente no es lo que les compete y estoy totalmente de acuerdo con lo que se ha dicho.

Y lo deseable es que no tuvieran que estar realizando ninguna tarea de seguridad pública, tiene una encomienda de seguridad nacional, una encomienda de seguridad interior, que es diferente, se aproxima, pero es diferente.

Y esa facultad ahí la tiene el Presidente de la República para ejercerla en cualquier momento por mandato constitucional. Pero cuando se le solicita para tareas de seguridad pública entonces es cuando ya no hay marco jurídico que soporte su actuación.

El problema es que se le solicita permanentemente, ni siquiera es porque así lo marque la estrategia, la que haya sido del gobierno que haya sido, es porque así se solicita por los diferentes gobiernos locales, porque México no ha construido policía en años. Hoy hay cientos de municipios que no tienen policía.

Y hagamos un recorrido por el desierto para ver quién se anima a hacer un patrullaje sin policía, o por la montaña, o por las zonas donde sabemos que hay presencia de delincuencia organizada, es cuando vuelven a solicitarse al Ejército o a la Marina y no hay marco jurídico.

Entonces la Suprema Corte de Justicia marcó ciertos lineamientos y dijo: “para que se utilice la Fuerza Armada debe ser de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria”, y así quedo en el quinto transitorio, pero no se definió.

Hoy ya se está definiendo aquí cada una de estas puntualizaciones de la Suprema Corte de Justicia, y estará definido en un transitorio de la Constitución, eso avanzó incluso de la sesión última en donde me abstuve de votar porque hicimos este planteamiento, y otras y otros Senadores también hicieron planteamientos diferentes y aludimos a un documento que se había construido.

Y de ese documento también hoy aquí párrafos completos donde dice: “La Fuerza Armada permanente realizará las tareas de seguridad pública con su organización y medios, y deberá capacitarse en la doctrina policial civil establecida en el artículo 21”.

Y donde dice: “Las acciones que lleve la Fuerza Armada permanente en ningún caso tendrán por objeto sustituir a las autoridades civiles de otros órdenes de gobierno en el cumplimiento de sus competencias o eximir a dichas autoridades”.

Sí, sí se agregaron cosas. Se hablaba de que iba a crearse un fondo, no estamos hablando del séptimo transitorio, creación de un fondo, y se agregó que es permanente y que ya no es en el 24, es en el 23.

Y se dijo, y se dijo bien, puede haber riesgos de que se sobresean algunas acciones ya intentadas en la Suprema Corte, y entonces se agregó un párrafo también de orden constitucional, que dice: “Los procedimientos en trámite y pendientes de resolución en el Poder Judicial de la Federación a la entrada en vigor de este decreto se continuarán sustanciando hasta su resolución de fondo si sobreseerse por cambio de norma impugnada y se resolverán conforme al régimen jurídico vigente en el momento de su presentación”.

Y entonces los gobernadores o gobernadoras que siguen solicitando la presencia de las Fuerzas Armadas ¿con qué soporte jurídico? ¿cuántas y cuántos hoy están en los territorios de nuestro país y con qué soporte jurídico?

Y se vuelve a señalar aquí, sí, pero hoy nada más estamos pidiendo un informe que ya estaba previsto. Y ayer se lo señalé a quien lo dijo, es diferente el informe porque no se refiere a la Guardia Nacional, se refiere a las Fuerzas Armadas, es otro.

Será tarea de quienes estén en esas comisiones bicamerales cumplir o no cumplir, como lo es el séptimo transitorio que aquí se ha invocado varias veces y hay que leerlo bien, porque lo que dice es que los gobiernos locales deben de hacer su análisis y deben de mandarlo al secretariado ejecutivo. Y deben de hacer su petición y con esa petición se debe de hacer el programa.

¿Cuántos habrán cumplido? No lo sé. Y ahí es cuando viene una asignación de fondos, no es directo.

Y cada gobierno local debe de construir su policía, cada gobierno local debe de construir con sus capacidades y con su presupuesto, y cuando no puede, por supuesto ahí está el apoyo en términos del séptimo, pero hay que cumplir con lo que dice el séptimo.

Y ahí están nuestras bancadas en la Cámara de Diputados para estos cuatro años de presupuestos si es que no se cumplió con esa tarea. Pero sí creo que no se puede mandar a las Fuerzas Armadas a combatir si no tienen un soporte y un marco jurídico. 

Yo no estoy hablando de militarización ni siquiera estoy hablando de los temas políticos que aquí se tocan constantemente, estoy hablando simplemente de dotar a las Fuerzas Armadas de un marco jurídico en su actuación. Eso es lo que queremos, que no haya abusos, pues aquí está lo que dice la Suprema Corte para que no haya abusos, aquí está que debe ser fiscalizada, aquí está que debe ser subordinada, que debe ser complementaria, regulada, extraordinaria, pues hagamos que se cumpla, pues, para que no se cometan los abusos. 

Pero me parece que abrir la Constitución, a menos por parte de la minoría, no lo vamos a poder hacer en ninguna otra oportunidad, en ninguna otra oportunidad. Y aquí ya se ha reconocido en tribuna que se mejoró, que no satisface, está bien, pero que se mejoró el documento y que tiene adiciones importantes no lo pueden regatear, de verdad, no se pueden regatear, y es un marco constitucional. 

Así que por esas razones y porque yo tengo esa convicción con las Fuerzas Armadas, y no es de hoy, yo lo platiqué con varios Senadores que están hoy aquí presentes, este tema, hace cuatro meses, que teníamos que revisarlo por darle un marco jurídico sólido a las Fuerzas Armadas, por no enviarlas a la guerra sin fusil. 

Puede haber muchos que no enderecen su comportamiento, que no cumplan con la ley; sí, pero son los más los que están arriesgando su vida todos los días, hombres y mujeres del Ejército y de la Marina, para ellos mi respeto y reconocimiento. 

Y por ese respeto y ese reconocimiento yo voy a acompañar que tengan mejores condiciones y que tengan un marco jurídico mejor que el que hoy se tiene para que puedan cumplir con su tarea con todos los gobernadores y gobernadoras que todos los días piden que los apoye. 

Es cuanto, presidente. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra la Senadora Sasil De León Villard, del Partido Encuentro Social. 

La Senadora Sasil De León Villard: Con el permiso de la Presidencia. 

Compañeras y compañeros Senadores: 

Una vez más el debate en torno a la seguridad nacional nos convoca a discutir cuál es el camino correcto para devolverle la paz al pueblo de México. 

Lo ocurrido en semanas pasadas en torno a la discusión de este dictamen es síntoma de la transformación de la vida pública de nuestro país, de la Revolución de conciencias que nuestro Presidente legítimo, Andrés Manuel López Obrador, tiene como esencia, la recuperación de la política como herramienta de las y los mexicanos para transformar su futuro. 

Es por eso que es un asunto de gran importancia la que tiene la estrategia de seguridad nacional, el cual ha sido abordado con absoluta transparencia de cara al pueblo de México, da cuenta del cambio profundo que ha tenido la forma de percibir, discutir e incidir en la vida pública de México, puesto que nunca antes estos asuntos públicos de tal magnitud habían sido tratados de esta forma. 

En el pasado las decisiones que comprometían el futuro de la patria no permitían disensos, eran aprobadas por consignas en ambas Cámaras. 

Hoy, afortunadamente, no es el caso porque existe no sólo la voluntad del diálogo y la rectificación por parte de la mayoría, sino que porque la vocación democrática del proyecto de transformación, independientemente de la votación del día de hoy, consultará a la ciudadanía sobre esta estrategia y sobre la permanencia de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad, un ejercicio inédito de la participación ciudadana que estará a la vista de todas y de todos, y resulta un avance democrático por demás significativo.

Durante toda la discusión en torno a la Guardia Nacional y a la Estrategia de Seguridad Nacional hemos presentado argumentos sobre por qué consideramos necesarias y acertadas las reformas propuestas en el presente dictamen, el reto que hoy tenemos por delante es crear, consolidar, unas fuerzas de seguridad honestas, eficientes y que actúen con pleno respeto a los derechos humanos que permitan restaurar el tejido social. 

Esto sabemos que no es una tarea sencilla ni inmediata, las acciones que se lleven a cabo deben tener una mirada hacia el futuro. 

Hago hincapié en que ampliar el plazo de cinco a nueve años, contados a partir de la fecha que entró en vigor el decreto del año 2019, para que el Presidente de la República pueda disponer de las Fuerzas Armadas en permanente tarea de seguridad pública, de manera extraordinaria, regulada y fiscalizada, subordinada y complementaria, corresponde a una medida acertada y necesaria. 

Como lo hemos señalado, actualmente no existen las condiciones para que en el 2024 las Fuerzas Armadas dejen de brindar apoyo a los cuerpos de seguridad en el combate a la violencia y a la inseguridad. Así como coincidimos en que como Senado de la República debemos de generar las condiciones necesarias que permitan continuar a la Guardia Nacional desarrollándose como una institución a la altura de las exigencias históricas y a las necesidades del pueblo de México, para eso resulta fundamental desarticular el falso debate en torno a una decisión que tiene tan alta repercusión en el destino de nuestro país y de los esfuerzos por pacificarlo. 

Es sumamente dañino para la discusión tergiversar los hechos y manipular los conceptos en materia de seguridad pública. 

Se habla de la militarización cuando fue el viejo régimen el que sacó a los militares a las calles bajo intereses muy ajenos al del bien nacional, con un total desprecio a los derechos humanos y siguiendo órdenes de funcionarios corruptos, la oposición de hoy en ese momento no gritó militarización cuando Calderón apareció vestido de militar para declarar una guerra ficticia que sólo dañó y llenó de dolor al pueblo. 

La reconciliación nacional en la que creemos e impulsamos no sólo tiene como prioridad la implementación de políticas que preserven la vida y que combatan las causas estructurales de la violencia, sino que también encuentra un fundamento en la reparación histórica y material de todos los daños causados a las víctimas de una guerra fallida que nunca debió ser. 

Hoy optamos porque se haga justicia y se construya en la memoria de esta patria que este clima de inseguridad no debe repetirse ni perpetuarse, la transformación de México tiene como reto principal la pacificación y la reconciliación, repito, la transformación de México tiene como reto principal la pacificación y la reconciliación. 

De nuestro parte y nuestro compromiso siempre será con el pueblo de México, su bienestar y su tranquilidad.

Así el presente dictamen considera incorporar al quinto transitorio la obligación de que el titular del Ejecutivo presente un informe semestral sobre el uso y el despliegue de las Fuerzas Armadas Permanentes en apoyo a la estructura y capacidades de la Guardia Nacional proporcionando indicadores cuantificables y verificables que permitan evaluar los resultados obtenidos en el período reportado. 

De igual manera considera la conformación de una Comisión Bicameral a partir del primer semestre del 2023 y hasta la conclusión del plazo señalado que brinde seguimiento oportuno y vigile la actuación de la Fuerza Armada Permanente en las tareas de seguridad pública. 

El presente dictamen también otorga la oportunidad al próximo Ejecutivo Federal de establecer un fondo de apoyo a las entidades federativas y municipios destinado al fortalecimiento de sus instituciones de seguridad pública y local, municipales. 

Dicho fondo que será considerado a partir del Ejercicio Fiscal del 2024 se establecerá de forma separada e identificable respecto de cualquier otro ramo del Presupuesto de Egresos de la Federación, lo que garantizará que su uso sea destinado para el fin propuesto, todo lo anterior nos permite seguir contando con el apoyo de nuestras Fuerzas Armadas en el combate al crimen y a la inseguridad y garantizar la continuidad de los avances que se han hecho en esta materia. 

Por eso, una vez más para garantizar y promover, y proteger los derechos humanos, alcanzar el bienestar social y recuperar la paz, reiteramos nuestro respaldo a las acciones el gobierno legítimo del Presidente Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad pública, pues no solamente bajo un régimen democrático como en el que vivimos, los ciudadanos pueden ejercer plenamente sus derechos para alcanzar mejores condiciones de justicia y así nuestro bienestar para todas y todos. 

Pues reiteramos que no es lo mismo un Ejército en las calles bajo un régimen represor y corrupto que bajo el mando supremo de un demócrata pacificador, garante de los derechos humanos de las y los mexicanos. 

Por su atención, gracias. 

Es cuanto, Senador presidente. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Gracias, Senadora Sasil De León Villard, del Partido Encuentro Social. 

En uso de la palabra la Senadora Geovanna Bañuelos De la Torre, del Partido del Trabajo. 

La Senadora Geovanna del Carmen Bañuelos De la Torre:  Gracias, señor presidente. 

Con su permiso. 

Quiero Iniciar mi intervención haciendo un reconocimiento a nombre de mi grupo parlamentario, el Partido del Trabajo, a las Fuerzas Armadas, les expresamos nuestro respeto y nuestro respaldo. 

Los integrantes del Partido del Trabajo, del grupo parlamentario del PT, hemos decidido acompañar este dictamen, por el bien de Aguascalientes, Colima, Durango, Nayarit, Zacatecas, estados que representamos, por el bien de México. 

Hoy, el mayor reclamo social es la restauración de la paz, garantizar la seguridad de nuestras familias, otorgar tranquilidad y bienestar a cada mexicano. 

En mi tierra, la inseguridad sigue manifestándose de forma incontenible y cruel, día a día, la barbarie lastima la vida de todas y de todos los zacatecanos, en la narrativa del horror, jóvenes universitarios son asesinados, familias que transitan por las carreteras y calles son acribilladas, taxistas que realizan sus labores son abatidos, hogares son incendiados, menores de edad mueren en brazos de sus padres, empleados de salud, ya sea enfermeros, doctores, trabajadores sociales, no regresan a sus hogares. 

Hace dos semanas, en Guadalupe, un municipio de mi estado, asesinaron a una mujer que pertenece, pertenecía a la Policía Estatal Preventiva, con su hija menor de edad. 

La semana pasada, el día miércoles, seis policías municipales de Calera, fueron ultimados en un ataque armado, la noche del jueves al día siguiente, asesinaron a Francisco Javier, a Genaro y a José Carlos, tres estudiantes universitarios. 

Hoy, el Director de la Policía Municipal de Valparaíso, Zacatecas, está desaparecido. 

En lo que va del año en Zacatecas se han registrado más de 42 asesinatos a policías, en los 58 municipios de mi estado, hacen falta más policías municipales y estatales, hay un sinnúmero de municipios que lamentablemente no cuentan con un solo elemento de seguridad pública, los policías en mi estado prefieren desertar al saberse tan vulnerables ante las células criminales. 

Ane esta realidad, cómo hacer frente a la grave situación que padecemos en cada uno de los estados de nuestro país.

Compañeras y compañeros Senadores, seamos serios, la respuesta está en las Fuerzas Armadas y en la Guardia Nacional, son el único recurso con el que contamos para la protección de la ciudadanía, esa es la realidad y sobre ella hay que trabajar para cambiarla. 

Ante esta inevitable situación, hoy discutimos la aprobación de este dictamen, mismo que regresó a comisiones con la intención de escuchar las voces de distintas fuerzas parlamentarias y trabajar en conjunto una propuesta para la legislación. 

Debemos reconocer que este tiempo de reflexión  ha dado como fruto un dictamen que incluye mejoras significativas, de las que es muy importante destacar la evaluación,  la supervisión,  mayores recursos, no fue tiempo en vano, no fue un debate ocioso, las modificaciones al dictamen establecen claramente que el Ejecutivo Federal presenta un informe semestral al Congreso de la Unión con indicadores cuantificables y verificables que permitan evaluar los resultados obtenidos en materia de seguridad. 

Se integrará una Comisión Bicameral donde se evaluarán los informes semestrales de la actuación de la Fuerza Armada Permanente e Inseguridad púbica, dicha comisión, realizará un dictamen semestral donde evaluará la presencia de la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de la Marina en tareas de seguridad pública en cada entidad federativa y podrá emitir recomendaciones, además, nosotros, la Cámara de Senadores al analizar el informe de la Guardia Nacional, podremos evaluar las acciones en seguridad pública que realice la Fuerza Armada permanentemente. 

A partir de la aprobación de este dictamen, los gobernadores remitirán anualmente a sus legislaturas y al Consejo Nacional de Seguridad Pública, la evaluación integral del Programa de Fortalecimiento de Policías Estatales y Municipales Civiles con perspectiva a seis años.

Se crea, y esto es muy importante, se crea un fondo para el fortalecimiento de las policías en las entidades federativas, el cual estará disponible a partir del 2023, mismo que habrá de distribuirse en proporción directa al número de habitantes de cada entidad federativa. 

También se establece que los gobernadores tienen que establecer un fondo de apoyo a las policías municipales en proporción uno a uno, respecto a los recursos federales que estas reciban. 

Celebramos, en el grupo parlamentario del Partido del Trabajo estos cambios, porque sin duda, fortalecerán el desempeño y labor de la seguridad pública de nuestro país. 

Además, se establece la posibilidad para que los gobiernos de las entidades federativas puedan reestructurar, capacitar y fortalecer sus propios cuerpos policiacos. 

Con la participación del Poder Legislativo, se abre la puerta al equilibrio en la ejecución de las políticas en materia de seguridad. 

Es primordial, recordar que debemos legislar a favor de las y los mexicanos, sin ideología política y nunca olvidar que nos debemos al pueblo de México y que su primer reclamo, su principal reclamo, demanda y exigencia es que regrese la paz a nuestras calles. 

Lo reiteramos, todos sufrimos las desgarradoras consecuencias de la violencia, con esta reforma impulsamos un estado de paz, en el grupo parlamentario del Partido del Trabajo estaremos al lado del pueblo, ponderar la seguridad de nuestra población es y será siempre una de las más fuertes convicciones por las que trabaja nuestro partido, la lucha de nuestro cambio persigue un solo fin, la paz. 

Al día de hoy, sin importar los comentarios que descalifican la labor de este gobierno, encabezado por nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador, se debe de reconocer, lo hace en la calle más del 70 % de los mexicanos que esta cuarta transformación trabajo arduamente por combatir al crimen organizado que tanto ha lastimado y lastima a nuestro país. 

Por el bien de México, primero la seguridad de nuestra gente. 

Muchas gracias, compañeras y compañeros Senadores. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Gracias, Senador Geovanna Bañuelos De la Torre, del Partido del Trabajo. 

En uso de la palabra el Senador Manuel Velasco Coello, del Partido Verde Ecologista de México. 

El Senador Manuel Velasco Coello:  Con su permiso, presidente. 

Compañeras Senadoras, compañeros Senadores. 

Trabajar a favor de la seguridad de nuestro país es una prioridad que nos debe de unir a todas y a todos los mexicanos de diferencias ideológicas o partidistas. 

Independientemente de las creencias que cada uno de nosotros podamos tener, todos coincidimos en que la seguridad nos llama a sumar esfuerzos y voluntades, porque siendo un tema tan importante para el futuro de nuestro país, todos debemos entender que sólo unidos podremos afrontarlo y superarlo con éxito. 

Por eso adquiere una mayor importancia la reforma que el día de hoy estamos discutiendo, no sólo representa darle certeza jurídica a las Fuerzas Armadas para que sigan apoyando a las autoridades en tareas de seguridad en diferentes regiones de nuestro país, lo que hoy estamos haciendo representa un esfuerzo de diálogo, de entendimiento y de construcción de acuerdos para ir todos unidos a atender una de las principales preocupaciones que tienen los hogares mexicanos. 

No se trata de un juego de vencidas donde haya triunfadores y derrotados, porque en un juego de vencidas todos perdemos y pierde México; se trata de poder conciliar posiciones, de privilegiar las coincidencias sobre las divergencias para construir una propuesta común, un proyecto de consenso, para garantizar que la reforma salga del Senado y del Congreso con la mayor fuerza posible, porque si algo necesitamos los mexicanos para tener una mayor seguridad es fuerza y unidad. 

La mejor cara que podemos plantearle a la violencia y la inseguridad que aqueja a muchas regiones de nuestro país es la unidad, trabajar unidos, ponernos de acuerdo, jalar en una misma dirección como un solo equipo. 

Eso es lo que están esperando y demandando de nosotros los mexicanos, construir seguridad todos juntos, en corresponsabilidad, entendiendo que la lucha no es entre hermanos y mucho menos entre mexicanos, la lucha es por un México en paz, y esa debe ser una lucha que nos une, que nos debe de hermanar y nos impulse a trabajar por un país donde no sintamos miedo al salir a la calle, lograr un mejor país para nuestros hijos. 

Por eso las Senadoras y Senadores del Partido Verde vamos a acompañar la reforma que hoy se discute, porque es una reforma que manda una señal de apertura, de voluntad, de diálogo y de disposición a lograr consensos. 

Esa voluntad nosotros la valoramos y estamos seguros de que los mexicanos también valorarán que haya menos pleitos y más acuerdos. 

Estamos hablando de una reforma constitucional que fortalece las políticas públicas de seguridad con una mayor participación del Congreso de la Unión en tareas de seguimiento y evaluación, así como la asignación de una mayor inversión para impulso de las policías civiles en los estados y municipios de nuestro país. 

Se establecen mecanismos para lograr una mayor coordinación entre autoridades de los tres niveles de gobierno, reconociendo que las Fuerzas Armadas no pueden ir solas frente al flagelo de la inseguridad, sino que requieren del trabajo conjunto de gobernadores, alcaldes y sociedad civil. 

No se trata de reforma para extender un cheque en blanco, sino de fijar compromisos claros en la Constitución para que las Fuerzas Armadas puedan trabajar con todas las de la ley y tengan el acompañamiento del Congreso en un frente común. 

Tanto México necesita de las Fuerzas Armadas trabajando por la seguridad pública, como las Fuerzas Armadas necesitan de todos los mexicanos para fortalecer aún más su trabajo a favor de la paz. 

En la bancada del Partido Verde hacemos extensivo nuestro mayor reconocimiento y gratitud al Ejército y a la Marina por su lealtad, profesionalismo y espíritu de servicio a la patria y al pueblo de México. 

Hoy cuentan con la confianza de la mayoría de los mexicanos, por lo que estamos seguros de que las mujeres y hombres de las Fuerzas Armadas sabrán cumplir su deber con toda responsabilidad, cuidando en todo momento esa confianza que la gente les ha depositado. 

Ahora toca a nosotros dar un paso al frente y hacer lo que nos corresponde, porque en la medida en que cada uno de los mexicanos hagamos lo que nos corresponde, la patria estará salvada. 

Por su atención, muchas gracias. 

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: En uso de la palabra, el turno para el Senador Clemente Castañeda, de Movimiento Ciudadano. 

Con mucho gusto. 

A Servicios Administrativos, al área administrativa le pedimos tome nota. 

Adelante, señor Senador Clemente Castañeda, si es tan gentil. 

El Senador Clemente Castañeda Hoeflich: Con el permiso de la Presidencia. 

Acudo a esta tribuna a presentar el posicionamiento del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano con absoluta responsabilidad y conciencia de la trascendencia que tiene nuestro voto. 

Varias compañeras y compañeros aquí se han referido a la memoria histórica de nuestro país para reflexionar sobre su posición política, y creo que es correcto hacerlo, la memoria es en estos momentos el mejor aliado que podemos tener para orientar una posición responsable, una posición pública. 

Y por eso quiero no solamente subrayar la memoria histórica, sino la memoria reciente de este Senado de la República. Lo digo porque esta no es una discusión que acaba de empezar a partir de esta minuta que viene de la Cámara de Diputados, es una discusión que inició cuando se conformó este Senado en el 2019. 

Por eso a nosotros desde Movimiento Ciudadano no se nos olvida que aquí en este Senado de la República le dimos al gobierno federal todos los instrumentos para que le hiciera frente al problema de la inseguridad; los instrumentos legales, económicos y políticos para que enfrentara el legítimo reclamo de las y los mexicanos de tener un país seguro. 

Y no se nos olvida tampoco que lo único que han hecho durante estos tres años y medio, a partir de esta reforma constitucional, sea ignorar por completo el mandato que el Congreso de la Unión les dio y las condiciones que les dio para enfrentar este problema. 

Por eso cuando venimos a discutir la adenda que se ha presentado aquí, lo decimos con absoluta responsabilidad, esta adenda no termina por atender el problema de fondo de inseguridad y de violencia y, sobre todo, no ayuda a corregir el fracaso de la política de seguridad de este gobierno. 

¿Qué sí hace esta adenda? Arrancar votos y construir salidas fáciles para quienes han hasta este momento cambiado de opinión en torno a una posición política original. Y esto es de suma gravedad, porque la trascendencia de lo que estamos discutiendo el día de hoy conlleva, permítanme decirlo así, la viabilidad y el futuro del Estado mexicano como una democracia constitucional capaz de solucionar justamente sus problemas por la vía pacífica, por la vía civil y no militar. 

¿Y por qué lo digo así? Porque gran parte del problema es que, si esto se aprueba en estos términos, se está profundizando la ruptura del equilibrio del poder cívico-militar. Y esto va a tener graves consecuencias para la República y para las propias Fuerzas Armadas que tanto dicen cuidar y respetar. 

En la práctica lo que van a estar haciendo es hacer de las Fuerzas Armadas parte del problema que ya existe y no parte de la solución, como se podría concebir de una manera diferente.

En Movimiento Ciudadano no somos ajenos a la realidad del país, también aquí lo hemos referido, durante 20 años se ha trastornado la vida pública y la vida de miles de familias. 

No somos ajenos tampoco a la labor que la Fuerza Armada Permanente ha cumplido en materia de seguridad pública. 

Pero aquí no estamos discutiendo si las Fuerzas Armadas hoy son necesarias o no, claro que lo son y en gran medida lo son porque este gobierno ha dejado de hacer lo que le corresponde para atender el problema de la inseguridad.

La discusión debe servir para definir qué hacemos a partir de hoy para que las Fuerzas Armadas dejen de ser necesarias y este dictamen, lo digo con toda responsabilidad, no responde a esta pregunta. 

En todo caso, lo que sí hace este dictamen es comprobar que durante cuatro años no hicieron nada en materia de inseguridad, porque en casi cuatro años han sido incapaces de consolidar la Guardia Nacional que pidieron instituir, porque en casi cuatro años se dedicaron a abandonar las policías locales y estatales, y renunciaron a construir una Estrategia de Seguridad Pública eficaz, diferente y enfocada en la construcción de la paz.

Dicho en otras palabras, desperdiciaron el tiempo y hoy quieren que la República pague por su incompetencia, que las próximas generaciones sigan condenadas a la misma receta del fracaso, pero sobre todo están condenando a que la política de seguridad quede una vez más, por tercer sexenio consecutivo, en el basurero de la historia.

Por todo esto, entendiendo y atendiendo la responsabilidad histórica que hoy tenemos frente a nosotros, es que Movimiento Ciudadano durante todo este tiempo hizo un esfuerzo por construir y por buscar un camino distinto, en aras de enfrentar con responsabilidad el problema.

Por eso pusimos sobre la mesa muchas ideas y consideraciones que creíamos deberían estar en este dictamen, y que lamentablemente no están. Déjenme referirme a algunas que son fundamentales.

Primero, un marco de actuación para las Fuerzas Armadas con un calendario puntual de metas y acciones detalladas, para asegurar el retiro gradual e institucional de las Fuerzas Armadas en funciones de seguridad pública.

De lo que verdaderamente se debería tratar esta discusión es de crear un plan para la transición hacia un modelo policial civil, sin la necesidad de seguir dependiendo de las Fuerzas Armadas y eso no está en esta discusión.

Qué bueno que se incluyen los principios de convencionalidad, pero esto es insuficiente si no hay metas y si no hay un calendario para que gradualmente las Fuerzas Armadas regresen a sus tareas constitucionales.

Segundo, queremos un plan para el fortalecimiento de la consolidación institucional y profesional de las policías en todos los rincones del país, incluida una propuesta presupuestal seria y puntual sobre recursos específicos, con incrementos graduales durante los próximos 10 años, tema que, dicho sea de paso, también se ha incumplido en los últimos años, sí, porque ya está en el artículo séptimo transitorio constitucional.

Tercero, porque queremos mecanismos reales de control parlamentario para la evaluación de los informes que se nos presenten y, sobre todo, haciendo de la posible decisión, cualquier decisión, cualquier prórroga, un verdadero ejercicio de rendición de cuentas, para que nos diga el gobierno qué hizo y qué dejó de hacer estos últimos años en el ejercicio de sus facultades en materia de seguridad.

La adenda plantea algo que ya es facultad de este Congreso y que es revisar la política de seguridad con la comparecencia de los funcionarios.

Cuarto, queremos una estrategia para el fortalecimiento y consolidación de la Guardia Nacional Civil. La propuesta que estamos discutiendo no contempla acción alguna para subsanar sus deficiencias y atender sus necesidades, nosotros propusimos volver a la esencia de este transitorio y generar compromisos reales para la consolidación y certificación de una institución policial civil de la Federación.

Queremos, finalmente, el compromiso de modificar la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, en virtud de su rotundo fracaso. Lo que van a estar diciendo, quienes voten a favor de esta propuesta, es que no hay Estrategia de Seguridad posible si no es con el ejército en las calles y eso, perdón que se los digamos así, eso no es cierto, sí hay alternativas a la construcción de la paz y a atender de manera civil, inteligente y con imaginación el problema de la inseguridad.

Déjenme terminar diciendo, con absoluta responsabilidad, una vez más, que nuestro voto no es contra las Fuerzas Armadas, nuestro voto es contra la ineptitud y contra la indolencia de quienes han desperdiciado el tiempo para atender un problema elemental de la República.

Nuestro voto es contra la negligencia del poder civil, que no ha sabido enfrentar el problema con determinación. Nuestro voto es en contra de seguir prolongando una estrategia fallida de seguridad que nos va a condenar, a nosotros y a las próximas generaciones, a seguir en un clima de inseguridad, de violencia y de confrontación. 

Es un acto de responsabilidad política de Movimiento Ciudadano y aquí estaremos, como se los hemos dicho en cualquier otra ocasión, para que el día que nos convoquen a discutir con seriedad cómo enfrentar el problema de la inseguridad, aquí estaremos presentes asumiendo nuestra responsabilidad y dando la cara.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Gracias, Senador Clemente Castañeda.

En uso de la palabra la Senadora Beatriz Paredes Rangel, del Partido Revolucionario Institucional.

La Senadora Beatriz Elena Paredes Rangel: Honorable Asamblea: 

Compañeras y compañeros legisladores:

Deseo iniciar mi intervención subrayando que creo plenamente en que cada uno de los parlamentarios que integran este Senado de la República y parlamentarias, merecen nuestro respeto y que el lenguaje castellano por fortuna tiene un conjunto de recursos como para no tener que recurrir a las ofensas ni a las descalificaciones vergonzosas.

Rechazo este tipo de expresiones, no importa que se utilicen como recurso o supuesto recurso político.

(Aplausos)

La vida parlamentaria me ha llevado en diversas ocasiones a tener intervenciones de harta complejidad. Hoy, una vez más, así califico mi presencia en esta tribuna, hablo a nombre del grupo parlamentario del PRI, al que pertenezco.

Una reforma aparentemente simple, superficialmente de menor calado, si no era revisada, acabo por dividir a la opinión pública del país y elevó un debate que nos ha polarizado y que puso en la boca de todos la tangibilización de un fantasma: el riesgo de la militarización del país.

¿Fue esta reforma del quinto transitorio lo que levantó las voces de la preocupación? No, estimadas y estimados colegas, fue el contexto. 

Primero. La contradicción entre los dichos del otrora candidato de Morena con la definición reciente en cuanto al papel del ejército en la seguridad pública y su no regreso a los cuarteles.

Segundo. La asignación de funciones extraordinarias a las Fuerzas Armadas, funciones que habitualmente realizaban corporaciones o funcionarios civiles: construcción de trenes, administración de aeropuertos, administración de aduanas y otros más. 

Tercero. Un discurso contradictorio en relación a la Estrategia de Seguridad, abrazos y no balazos y afirmaciones coloquiales y contradictorias que eluden la relevancia de referirse a la aplicación de la ley y luego, por funcionarios de otro rango el subrayado de la existencia de una estrategia pertinente.

Cuarto. La experiencia sinaloense del atrapamiento de un personaje relevante, su perdón y la realidad terrible en el proceso electoral.

Quinto. Algunos discursos excesivos a los que no nos tenían acostumbrados los titulares castrenses.

Sexto. La forma de procesamiento parlamentaria de la iniciativa.

Séptimo. El debilitamiento deliberado de las autoridades civiles, desapareciendo fondos de apoyo a los municipios para el equipamiento y no utilizando infraestructura de inteligencia ya existente fue el contexto. 

Es precisamente una reacción a ese contexto que magnificó el peso de la reforma al artículo quinto transitorio.

Y en medio del debate de ese contexto, se lanzó una estrategia para probar que la opinión pública está de acuerdo con que las Fuerzas Armadas respalden en las funciones de seguridad pública. 

Y díganme cómo no van a estar de acuerdo si no se ha construido la policía civil que pueda asumir, eficazmente, esa función. 

Y díganme cómo no va a estar de acuerdo, si lo que quieren es que se les proteja de la violencia y del campeonismo, de cómo campea el crimen y el crimen organizado. 

Sin embargo, yo creo en la función del legislador, la respeto y creo en la potestad del Poder Legislativo. 

Los legisladores, por nuestra propia naturaleza, no podemos renunciar a legislar y a negociar, parlamentar supone dialogar para encontrar mejores soluciones. En ese sentido, en lo personal, nunca estuve de acuerdo cuando se expresó, desde alguna trinchera, la moratoria constitucional. 

Como legisladora nunca renunciaré a mi capacidad de legislar, a exponerme con el sentido de mi voto en sentido afirmativo, en sentido negativo o en abstención. 

Nuestra postura como grupo parlamentario ha sido clara, reconocemos la labor y valoramos la lealtad de las Fuerzas Armadas subordinadas al poder civil, como la historia de México nos ha enseñado que es la lección preeminente de nuestra Ejército. 

El Senado no puede abdicar a ser Cámara revisora y pensamos que la decisión que tomó la Cámara de origen no podía legislarse al vapor, por eso impulsamos un debate en el que se escucharan todas las voces y se privilegiara la búsqueda de consensos, valoro que haya habido apertura para ello.

Valoro que se haya reivindicado la función del Poder Legislativo. Valoro que se apueste al diálogo no como una concesión, sino porque es una obligación de toda mayoría que se estime democrática. 

Valoro que se haya robustecido el dictamen, a partir de las propuestas y argumentos planteados por algunos legisladores de la oposición.

Entiendo a quienes opinan que ha sido insuficiente; sin embargo, es ejercer la función del legislador.

Han sido días de deliberación intensa y fuertes discusiones, ante los cuales desde el grupo parlamentario del PRI en el Senado nunca nos levantamos de la mesa, creemos en el diálogo.

Hoy, en función de este esfuerzo de las fuerzas políticas y legisladores que participaron, el dictamen que hoy se vota no es el que recibimos de la Colegisladora, es mucho mejor. Aquí no nos han subyugado, no nos han subordinado. Aquí ejercimos nuestra función como Senadores de la República. 

Se incorporan mecanismos de control, evaluación y seguimiento a la actuación de las Fuerzas Armadas, ahora lo importante es que la mayoría de Morena no paralice a las comisiones. Ahora lo importante es que sea una comisión paritaria entre mayorías y oposición y que realmente se cumpla con la entrega de los informes con los datos precisos. 

Se obliga a que la Fuerza Armada sea capacitada bajo la doctrina de policía civil en la etapa de transición. 

Se definen con claridad los criterios para su participación en la seguridad pública, de acuerdo a los términos planteados por la Suprema Corte, lo cual es una transformación cualitativa del espíritu del quinto transitorio y es una transformación que define límites para las decisiones del Presidente, de convocar el uso de las Fuerzas Armadas en funciones de seguridad pública, límites es lo que necesita el Poder Legislativo precisarle al Poder Ejecutivo. 

Precisa las obligaciones de los tres órdenes de gobierno respecto del ámbito presupuestal, determina claramente que una vez concluido el plazo que se establece, la Guardia Nacional y las policías locales tendrán que asumir a plenitud las responsabilidades del artículo 21 constitucional. 

Ustedes saben, compañeras y compañeros, que hacia el interior del grupo parlamentario del PRI hemos tenido fuertes debates y discusiones, siempre desde la honestidad y desde el conocimiento específico y desde el contexto de cada legislador. 

Para una parte de la bancada, los cambios realizados atienden las preocupaciones que se plantearon en la sesión del 21 de septiembre. Para otros, las modificaciones son un buen avance, pero subrayan que hay cuestiones de fondo que ellos no pueden superar. 

Por eso se definió, hacia el interior de nuestro grupo, que haya la decisión de cada legislador de expresar su voluntad en el sufragio, de manera individual. 

Lo cierto es que ambas partes tienen razón, quienes creen que la capacidad legislativa nos permite avanzar en la transformación de las leyes para preservar valores fundamentales y los que estiman que sus convicciones son irreductibles en un momento en el que el contexto de la historia así los demanda. 

He escuchado con interés los votos particulares de quienes los han presentado, así como el voto particular de mi compañera Claudia Ruíz Massieu, a la que respeto y aprecio, y aprovecho para rechazar, categóricamente, las insinuaciones maliciosas del Senador por Guerrero, al que ustedes saben que me refiero, se rechazan, categóricamente, de mi parte. 

(Aplausos) 

Por ello tengo confianza en cada uno y en cada una de mis compañeras… 

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Concluya, Senadora, por favor. 

La Senadora Beatriz Elena Paredes Rangel: Más que fijar la posición respecto de un dictamen, fijo mi posición respecto a la potestad del Poder Legislativo. 

Somos el Senado de la República, ninguno de los elementos que conforman el Poder Ejecutivo puede estar exento de la evaluación, hagamos respetar nuestra potestad, que funcione esa potestad dependerá de la grandeza y calidad de cada uno de nosotros y de nosotras. 

Sé que cada quien votará conforme a sus convicciones, la convicción y la congruencia no es patrimonio de nadie, cada uno de nosotros la tenemos y por eso estamos aquí.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Alejandro Armenta Mier: Gracias, Senadora Beatriz Paredes Rangel.

En uso de la palabra el Senador Julen Rementería del Puerto, del Partido Acción Nacional.

A todas las Senadoras y Senadores se les ha, desde luego, dado el tiempo que corresponde al Reglamento y ha habido la flexibilidad en el caso de quienes han excedido en el tiempo que establece el Reglamento.

Adelante, señor Senador Julen Rementería del Puerto.

El Senador Julen Rementería del Puerto: Con su permiso, señor presidente.

Saludo a la Mesa Directiva y a sus integrantes de ella.

Quisiera referirme al tema que hoy tenemos a discusión, sin embargo, también quiero comentar que parece que eso no fuera el tema, parece que lo que tendríamos que referirnos es específicamente a la intención de la militarización del país, que me parece que es justo lo que está en el centro porque no estamos hablando de cómo construir una estrategia de seguridad, no está eso en la mesa, no se está discutiendo eso.

La propuesta que han traído, que ayer se presentó y conocimos apenas la tarde de ayer, tiene que ver con otra cosa, porque lo que ahí se presentó, se comentó, porque no pudiéramos decir que hubo un debate, no tiene que ver con una estrategia de seguridad, tiene que ver con hacer lo mismo que ya contempla la Constitución en distintas partes, en el 21, en el quinto transitorio, en el séptimo transitorio, ya lo dice.

Y de repente decir, para un dictamen que nos traen otra vez y que aprobaron ustedes y algunos votos que lograron correrse de la semana pasada a esta semana de manera inexplicable, pues la verdad de las cosas, que lo que hablamos es fundamentalmente cuatro cosas, que se los digo desde ahora y ustedes lo saben, no van a suceder.

Dice ahí, entre otras, cuatro cosas: “que el Presidente comparezca e informe”. No lo ha hecho cuando se decía un año, porque diga seis meses lo va a hacer, pues menos.

A ver, el mundo está lleno de ilusos, esperaría yo que esta Cámara no fuera así, ilusos o pensadores que creen que esto puede suceder y francamente no va a ser.

Segundo, la parte económica, ya lo dice el séptimo transitorio, es más, no lo sugiere, obliga al Estado mexicano a decirle que hay que ponerle recursos a los estados y a los municipios, lo dice.

También menciona que va a haber comparecencia de los secretarios. Ustedes lo saben, los de la mayoría lo saben, cuántas veces hemos solicitado la comparecencia de distintos secretarios de despacho, ya no digamos del secretario de la Defensa, del secretario de Marina o del secretario de Gobernación, ¿cuántas se han concedido?

Cinco dedos tengo en mi mano y creo que me sobran los cinco para poderlos contar, o me sobrarán cuatro cuando mucho porque me falta un poco de memoria para saber si hay alguno. Pero lo que no ha habido es una clara disposición hacerlo.

Qué hace suponerles a ustedes y a quien lanza esta propuesta por conducto de ustedes que ahora les vamos a creer, pues solamente alguien verdaderamente iluso, y eso no somos, ni tontos tampoco, no va a pasar.

Y, por último, dicen que habrá informes, que se podrá saber hasta de los temas de fiscalización, allá se dice todo eso.

¿Con qué argumento podemos saber eso, si para construir un tren Maya reservan los datos? Seguridad Nacional, es verdaderamente de risa, Seguridad Nacional la inversión de los recursos públicos de este país para construir un tren.

No me importa quién lo esté construyendo, son recursos públicos y debe de haber fiscalización sobre de ello.

Ustedes lo pedían, por qué hoy no lo asumen como una realidad y exigen que se ponga, ¿por qué? ¿por qué no se dice nada? ¿por qué no se precisa? 

No hay forma de decir que esto es una estrategia de seguridad, pues. Lo que es simplemente un pretexto para que algunos puedan votar distinto a lo que su conciencia les manda porque estoy convencido de que aquí hay votos que irán en este proyecto que no creen en esto, y que, por compromisos, por amenazas, por presiones, por cooptaciones, por ofrecimientos de toda índole, desde lo político hasta lo económico, están por votar en contra de nuestro país.

Porque lo que puede suceder hoy va a marcar el rumbo del país. No estamos hablando de votar un tema fiscal, que lo corregimos dentro de un año, estamos hablando de darle el poder, es más, de sustituir cualquier intento de policía civil por una policía militar.

Y estoy convencido que si la gente tuviera suficiente información esto jamás lo aceptaría. Sí aceptan que el Ejército esté porque es la institución que en este país tiene prestigio en esa materia, pero hay del Ejército cuando se tenga que enfrentar afuera de una escuela con una riña, o tenga que enfrentar un conflicto en una calle para dispersar una manifestación, o tenga que ir a entender un pleito de unos niños en un parque, ahí va a llegar el Ejército.

Y yo me pregunto, ¿está preparado para eso? Claro que no y va a enfrentar el desprestigio, va a enfrentar algo que hoy no tiene que enfrentar porque no le toca, porque no está en la Constitución dicho así.

Entonces ¿qué tenemos que hacer? ¿votar lo que se nos proponen?

Yo creo que, en conciencia, y lo digo con muchísimo respeto, ni los de Morena y sus aliados creen en esto. Algunos se han atrevido a decirlo aquí en los pasillos, comentar de manera directa, obviamente no se puede decir los nombres, pero ha sucedido porque no lo creen, porque no es una buena estrategia, porque llevan algunos de ustedes décadas enteras, décadas enteras diciendo lo contrario y hoy sorpresivamente se ilumina el cielo, baja el Tlatoani y dices: “por acá” y todos a votar con los que aquel les manda.

Y lo digo y lo señalo, y lamentablemente en la oposición está pasando tristemente. En algunos casos hay que dejar a salvo a los que no, y mis respetos para todos ellos porque han aguantado las presiones valientemente, pero en la oposición hay quien ha sucumbido a esas presiones.

Y lo he dicho varias veces durante el día y lo quiero repetir en esta ocasión, si no se está dispuesto a aguantar presiones, señores, la puerta es muy ancha para renunciar o para pedir licencia, y traer aquí a quien realmente tenga el coraje, el valor, la determinación de votar a favor de México y no votar por una conveniencia y ver cómo acomodo la letra, le doy vuelta al papel, cómo agarro lo que ya dice la Constitución, lo pongo en otro documento y votamos a favor.

¿Para construir qué? el voto que complete las dos terceras partes. Tristemente eso está pasando con la oposición…

(sigue 26ª parte)

Luisa Alcalde regresa a la mañanera a darnos clase de derecho Constitucional. Patético

 Conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador del 24 de julio de 2024 PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Invitamos ...