Ir al contenido principal

Fronteras ideológicas en AL

Fronteras ideológicas en América Latina/Rafael Rojas, historiador cubano, exiliado en México. Ha ganado el primer Premio de Ensayo Isabel Polanco con Repúblicas de aire
Publicado en EL PAÍS, 13/02/10;
Acostumbrados a pensar América Latina como un sujeto monolítico y dependiente, que se deja arrastrar por cualquier oleaje ideológico, muchos analistas y estudiosos erraron en sus últimos vaticinios sobre la región. Cuando se produjo el golpe de Estado contra el presidente hondureño, Manuel Zelaya, en junio de 2009, algunos pronosticaron la vuelta a las dictaduras militares de antaño. Ahora que han salido electos algunos líderes y partidos de derecha, no pocos afirman que sobreviene un giro al conservadurismo o al “neoliberalismo” en la región.
La irreductible diversidad ideológica y política de América Latina, a principios del siglo XXI, parece contradecir tales augurios. En los últimos meses han llegado al poder Sebastián Piñera en Chile, Porfirio Lobo en Honduras, Roberto Martinelli en Panamá, pero también Mauricio Funes en El Salvador, José Mujica en Uruguay y Evo Morales fue reelecto en Bolivia. Todas esas sucesiones presidenciales, incluida la hondureña, que siguió a un golpe de Estado y que no ha estado exenta de protestas populares y represión política, han sido pacíficas y democráticas
Este año hay elecciones presidenciales en Costa Rica, Brasil y Colombia. La vicepresidenta Laura Chinchilla, candidata del Partido de Liberación Nacional, ganó en San José, pero Dilma Rousseff, candidata oficial del PT, el partido del presidente Lula da Silva, está cinco puntos porcentuales por debajo del socialdemócrata José Serra. En Colombia se está complicando cada vez más la postulación de Álvaro Uribe a una reelección presidencial y si el presidente no se lanza las posibilidades de continuidad de su partido en el poder se reducen.
De manera que a fines de este año, América Latina podría estar gobernada por un amplio espectro de partidos y líderes de izquierda, centro o derecha. Izquierdas, derechas y centros diferentes, en sus políticas públicas, a sus antecesores neoliberales o socialistas de hace 15 o 20 años. Más que en la política económica o social, esa heterogeneidad se reflejará en las alianzas regionales que deciden las tensiones geopolíticas del hemisferio y en el trazado de fronteras ideológicas frente a Estados Unidos. A grandes rasgos, podrían esbozarse tres tipos de fronteras ideológicas: la bolivariana, la interamericana y la propiamente vecinal.
La frontera bolivariana, defendida por Fidel y Raúl Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y las izquierdas partidarias del “socialismo del siglo XXI”, parte de la concepción “antimperialista” de que Latinoamérica y Estados Unidos son dos Américas, cultural e ideológicamente contrapuestas, ya que la primera está llamada a construir el socialismo y la segunda encarna el capitalismo y la injerencia. El choque entre ambas Américas es, por tanto, inevitable, toda vez que Washington, por naturaleza, es “el enemigo” de la sobera-nía nacional y la justicia social, los dos valores primordiales de esa ideología.
La frontera interamericana es la que traza la mayor parte de las cancillerías de la región y no pocos foros multilaterales como el Grupo de Río o Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Tanto gobiernos de izquierda, como los de Lula, Mujica, Funes o Fernández de Kirchner, que de derecha o centro, como los de Uribe, Calderón, Piñera o García, sin dejar de defender la autodeterminación de sus países ni de promover -unos más que otros- programas sociales, sostienen una estrategia comunicativa con Washington basada no en la confrontación verbal, sino en la certeza de que las diferencias con Estados Unidos pueden y deben ser tratadas, diplomáticamente, a favor de los intereses nacionales de cada país.
Finalmente, la frontera vecinal vendría siendo aquella literal, que separa, por tierra o mar, a dos naciones. No todas las fronteras vecinales en América Latina remiten a un conflicto ideológico: las tan disímiles franjas limítrofes de República Dominicana y Haití, México y Estados Unidos, Argentina y Chile, Uruguay y Argentina, Chile y Perú o, incluso, Bolivia y Chile, por ejemplo, están cargadas de tensiones territoriales, aduaneras, migratorias, políticas y de seguridad, pero raras veces desembocan en una polarización ideológica.
Las tres fronteras que manifiestan una tensión binaria, de tipo ideológico, son la de Estados Unidos y Cuba, la de Venezuela y Colombia y, en menor medida, la de Colombia y Ecuador.
La diversidad ideológica y política de América Latina tiene la ventaja de consolidar las democracias, pero plantea a los países de la región el reto doméstico de concertar políticas de Estado -sobre todo en materia de igualdad, justicia, salud, educación y seguridad-, capaces de prevalecer, más de allá de uno u otro gobierno.
A nivel externo, el mapa plural de la política latinoamericana genera mayores dificultades para el proceso de integración subregional y regional, ya que, con frecuencia, las agendas geopolíticas basadas en alianzas ideológicas obstruyen los intereses pragmáticos de cada Estado del área.
Estancada la integración en el Norte por la profunda asimetría entre Estados Unidos y México, el gran proyecto de integración latinoamericana es, hoy por hoy, Unasur. Con una población de 370 millones de habitantes, un PIB de un billón de dólares y una impresionante concentración de recursos naturales, Suramérica se ha convertido en una de las regiones con mayores posibilidades de crecimiento económico y social en el mundo. Su esquema de integración deja atrás estrategias subregionales, como el Pacto Andino o Mercosur, para aventurarse en un proyecto de disponibilidad y aprovechamiento común de recursos económicos y humanos.
Las fronteras ideológicas, especialmente las promovidas por el ALBA, pueden convertirse en un obstáculo para Unasur, si los gobiernos de la región no saben defender la perspectiva interamericana que la mayoría comparte.
El discurso unificador bolivariano no sólo empaña la comprensión de experiencias interesantes para la izquierda latinoamericana, como la de Bolivia, sino que amenaza con subordinar al juego geopolítico el proceso de integración regional. Cualquier estrategia integradora que no acepte la pluralización ideológica y política de América Latina puede traer más costos que beneficios a las pobres economías y desiguales sociedades del continente.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…