Ir al contenido principal

David Petraeus


El general protagonista
David Petraeus fue un condecorado militar antes de ocupar la dirección de la CIA
DAVID ALANDETE Washington 
El Pais, 9 de noviembre de 2012
A David Petraeus se le recordará como el general que salvó dos guerras para Estados Unidos. Cuando el conflicto en Irak parecía destinado a encarnizarse repitiendo la grave humillación de Vietnam, diseñó un refuerzo militar que George W. Bush aceptó, y que marcó un cambio de rumbo en el conflicto, que permitió culminar la retirada en 2011.
Sus prescripciones, mandar más soldados a zonas insurgentes y confiar en tácticas contrainsurgentes, se aplicaron a también a Afganistán, con el mismo éxito. Sobrevivió a un cáncer de próstata y pasó a la vida civil asumiendo la dirección de la CIA, para acabar saliendo por la puerta de atrás este viernes, tras admitir ante el presidente una aventura extramarital.
Petraeus es una leyenda viviente dentro del Ejército norteamericano. Nacido en 1952 en Nueva York, dio 37 años de su vida al Ejército. Se licenció en West Point and 1974 y se doctoró posteriormente en Relaciones Internacionales por la prestigiosa universidad de Princeton
Su primera misión de combate le llegó en 2003, como comandante de la División Aérea 101 durante la invasión de Irak. Con sus hombres tomó Mosul de forma exitosa. En 2005 fue ascendido a comandante general de la base de Fuerte Leavenworth y de su centro de educación de líderes militares. Desde ese puesto, reescribió el manual de operaciones contrainsurgentes de las fuerzas armadas norteamericanas, que se convertiría en una biblia militar en las dos guerras abiertas.
Cuando a Bush le quedaba algo más de un año para abandonar la Casa Blanca decidió renovar íntegramente su estrategia militar en Irak. Para ello ascendió de nuevo a Petraeus, para ofrecerle el mando de la Fuerza Multinacional en Irak. Así nació el rearme de 2007.
Petraeus propuso un incremento de 20.000 soldados a dos bastiones insurgentes: Bagdad y la provincia de Anbar. Esas tropas pacificarían el país a la vez que entrenaban a las fuerzas armadas iraquíes, para protagonizar una transferencia de soberanía escalonada. Con la llamada ‘doctrina Petraeus’ desaparecían las operaciones de infantería tradicionales en Irak.
La Casa Blanca consideró la operación un éxito. Tanto, que ascendió a Petraeus a un puesto del que parecía que ya no se marcharía: el mando del Comando Central, la división del Pentágono que coordina las fuerzas norteamericanas en Oriente Próximo, el Cuerno de África y Asia Central. Al comandante Petraeus le correspondía la labor de supervisar las dos guerras que EE UU tenía abiertas.
El nuevo presidente, Barack Obama, eligió a otro soldado, Stanley McCrhystal, para que aplicara la doctrina Petraeus en Afganistán. Su primera orden: un refuerzo de 30.000 tropas con idéntica distribución y funciones que el que Bush había ordenado para Irak. Sin embargo, el general McChrystal, comandante de la Fuerza de Asistencia a la Seguridad de la OTAN y de las fuerzas de EE UU en Afganistán, acabó protagonizando un acto de insubordinación que obligó a Petraeus a volver a tomar las riendas de una guerra.
En una entrevista con la revista Rolling Stone, McChrystal ridiculizó al presidente y al vicepresidente Joe Biden. Obama pidió su dimisión, y Petraeus le sustituyó en Afganistán en junio de 2010. Estuvo en el puesto aproximadamente un año, y lo abandonó para retirarse del ejército, justo en un contexto en el que Obama ordenaba la retirada escalonada de las tropas norteamericanas de Afganistán.
A Petraeus Se le condecoró con la Medalla por Servicio Distinguido del Ejército. En la ceremonia correspondiente se le comparó a los mayores generales de la historia del país, como George Marshall o Dwight Eisenhower.
Mucho se elucubró sobre la marcha de Petraeus en la época. Había sufrido un cáncer de próstata en 2009, pero aquello no le apartó de sus funciones. Recibió un tratamiento exitoso en el hospital militar de Walter Reed. En junio de 2010 se desmayó ante las cámaras en una comparecencia en el Capitolio, aunque aquello quedó en una simple deshidratación, sin más complicaciones.
Lo cierto es que Petraeus era un militar muy protagonista en un mundo, como es el castrense, donde no gustan las estridencias o las salidas de tono. No encajaba con la disciplinada y silenciosa cultura del Pentágono.
Finalmente, Obama envió al general retirado a la dirección de la CIA, un puesto que ocupó un año y dos meses. Bajo su mando, la agencia de inteligencia incrementó notablemente los ataques con drones, o aviones no tripulados, controlados de forma remota. Su dimisión, el 9 de noviembre, sólo tres días después de las elecciones presidenciales, llegó de forma inesperada. El motivo aducido, una relación extramatrimonial, era algo que casi nadie esperaba, en un general que se había cubierto previamente de todos los honores posibles. 

Comentarios

Pedro Romo dijo…
Para un militar de alto rango, su honor es su bien mas preciado. Y cuando el honor se ha perdido, no le queda ya gran cosa por perder. Tal vez quiera considerar el General Petraeus como su unica opcion para recuperar algo de su honor perdido el llevar a cabo el viejo ritual japones al que se suele recurrir cuando se ha caido en desgracia y se ha perdido el honor. Para llevar a cabo el ritual como se debe, se necesita un tapetito en donde repose la katana. Ignoro si el ritual requiere vestirse de alguna manera especial (no se, tal vez portando el uniforme militar) o si se requiera alguna oracion especial, pero de que hay una salida mas o menos digna para el General Petraeus, la hay, solo tiene que indagar en internet un poco mas a fondo acerca de esa venerada tradicion japonesa, y asunto arreglado.

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…