Ir al contenido principal

Misa de Navidad, con el 'Et Incarnatus est' de Mozart

Misa de Navidad, con el 'Et Incarnatus est' de Mozart
Un ángel del Señor se les presentó  (a los pastores): la gloria del Señor los envolvió de claridad...“ Lc 2,9
La noche del miércoles 24 de diciembre, Francisco presidió la misa de Navidad en una  Basílica de San Pedro llena de gente, bien iluminada y sobretodo con muchas flores. El papa entró con el cortejo que se dirigió hacia el altar para descubrir una imagen del Niño Dios, detrás de la cual estaba el libro del Evangelio. Mientras, se escuchaba el canto de la Kalenda,  texto en latín que relata el momento histórico del nacimiento de Jesús.
En el cortejo participaron también diez niños con vestidos tradicionales, de diversos países del mundo, entre ellos de Italia, Corea y Filipinas, quienes pusieron ramos de flores a los pies de la hermosa imagen de madera policromada del Niño Jesús.

La cadena de televisión católica por cable EWTN transmitió en vivo la Misa de Noche Buena.
Jorge Mario Bergoglio presidió la celebración litúrgica vestido con ornamentos blancos, con dorado, lo acompañaron en la concelebración 30 cardenales y varios centenares entre obispos y sacerdotes.
Al lado del altar estaba expuesta una imagen de la Virgen con el Niño misma que donada por el presidente de Brasil, Joao Goulart en 1963, decorada con gran cantidad de flores blancas y hojas verdes, así como la base de las columnas del dosel del escultor Gian Lorenzo Bernini.
Después de la entonación del Gloria, se oyeron las campanas que repicaban y sonido del órgano profundo y alegre.
El Evangelio cantado contenía el párrafo: "No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor”.
La presencia de Mozar en el servicio religioso.
El Credo fue cantado por el coro de la Capilla Pontificia Sixtina y fue intercalado por el 'Et Incarnatus Est' de la misa en do menor de W. A. Mozart, interpretado por la Orquesta sinfónica de Pittsburgh, dirigida por el austríaco Manfred Honeck y cantado por la solista israelí, Chen Reiss.

Como sabemos en Et Incarnatus Est se citan las palabras del prólogo del Evangelio de Juan: Y el Verbo se hizo carne (hombre) y habitó entre nosotros.
El misterio es profundo que el fiel debe permanecer en profundo silencio, antes debían ponerse de rodillas, hoy sólo se les pide que se inclinen durante estas palabras...:
Y por nosotros y por nuestra
salvación bajó del cielo,
y, por obra del Espíritu Santo,
se encarnó en María Virgen,
!Y se hizo hombre!
En latín, la frase clave es: “Et incarnatus est—y se encarnó…”
Francisco pidió que el espíritu de Mozar estuviera e n las misa de Navidad.
Hace meses habría dicho:  “Amo a Mozart, por supuesto. El ‘Et incarnatus est’ de su Misa en Do menor es incomparable" ¡Te eleva a Dios!, afirmó en una entrevista
La forma en que Mozart presenta esta parte del Credo es perfecta para Navidad, cuando los pensamientos se vuelven hacia un Niño indefenso y su amante Madre.
 (Obviamente esta no es la versión de Manfred Honeck y Chen Reiss, lo coloco sólo para ilustrarlo).
El Et Incarnatus est
Mozart compuso en Viena esta Gran Misa en do menor, entre 1781 y 1782 como agradecimiento por la curación de su futura esposa Constance Weber que se había enfermado.
Empero, la Gran Misa en Do menor está inacabada. Falta la instrumentación de algunos pasajes, concretamente del Credo in unum Deum y del Et incarnatus est. Por otra parte, el Hossana que define al Sanctus aparece en la partitura como fuga a cuatro voces y orquesta, pero la escritura instrumental revela que falta un segundo coro a cuatro voces. Además, el Credo está incompleto. Asimismo, falta por completo el Agnus Dei.
El director del coro de la Capilla Sixtina, Mons. Massimo Palombella, en entrevista a la Radio Vaticano indicó que se eligió esta música, en el espíritu del Vaticano II. Precisó que generalmente y eclesialmente permanece una visión sobre la lógica de la reforma litúrgica del Concilio en relación a la música, según la cual con la reforma litúrgica terminó todo el patrimonio enorme de la Iglesia y que es necesario hacer todo nuevo.
 En cambio, indicó el director del coro pontificio, “tenemos que comprender que cada reforma de la Iglesia siempre incluye a las anteriores”. Por ello, añadió, la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II antes de otra cosa, “desde el punto de vista litúrgico musical es un gran desafío cultural, porque nos obliga imprescindiblemente a dialogar con la cultura contemporánea”. Y la reciente beatificación de Pablo VI, “sella este gran deseo del Concilio: el diálogo con la cultura contemporánea". Entretanto reconoció que "si puedo dialogar es porque tengo raíces, por lo tanto el conocimiento de lo que nos ha precedido”.
Francisco está cambiando muchas cosas, que hace muy atractiva el seguir los servicios religiosos. Hace apenas unos días, el 12 de diciembre,  oficio la Misa Criolla con la música de Facundo Ramírez, la voz Patricia Sosa, la participación del charanguista jujeño  Jaime Torres y el coro romano “Musica Nuova”.
 Horas antes del servicio religioso Francisco nos sorprendió, de nuevo.
Llamó por teléfono a cristianos iraquíes de Ankawa.
Después de la carta enviada a los cristianos iraquíes del martes 23 de diciembre el papa quiso expresar su cercanía a los cristianos del Medio Oriente, y en la tarde de ayer miércoles por la tarde llamó por teléfono a un grupo de prófugos que estaban reunidos en un edificio en la periferia de Erbil para la celebración de la Misa de Navidad: “Les estoy cerca“, les dijo “rezo por ustedes y los bendigo mucho“.
La charla entró en vivo en TV2000, el canal de televisión de la Conferencia Episcopal de Italia.
∞∞
Texto de la homilía del papa Francisco urbi et orbi, leida en italiano
 «El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz les brilló» (Is 9,1). «Un ángel del Señor se les presentó [a los pastores]: la gloria del Señor los envolvió de claridad» (Lc 2,9). De este modo, la liturgia de la santa noche de Navidad nos presenta el nacimiento del Salvador como luz que irrumpe y disipa la más densa oscuridad. La presencia del Señor en medio de su pueblo libera del peso de la derrota y de la tristeza de la esclavitud, e instaura el gozo y la alegría.
También nosotros, en esta noche bendita, hemos venido a la casa de Dios atravesando las tinieblas que envuelven la tierra, guiados por la llama de la fe que ilumina nuestros pasos y animados por la esperanza de encontrar la «luz grande». Abriendo nuestro corazón, tenemos también nosotros la posibilidad de contemplar el milagro de ese niño-sol que, viniendo de lo alto, ilumina el horizonte.
El origen de las tinieblas que envuelven al mundo se pierde en la noche de los tiempos. Pensemos en aquel oscuro momento en que fue cometido el primer crimen de la humanidad, cuando la mano de Caín, cegado por la envidia, hirió de muerte a su hermano Abel (cf. Gn 4,8). También el curso de los siglos ha estado marcado por la violencia, las guerras, el odio, la opresión. Pero Dios, que había puesto sus esperanzas en el hombre hecho a su imagen y semejanza, aguardaba pacientemente. Dios Esperaba. Esperó durante tanto tiempo, que quizás en un cierto momento hubiera tenido que renunciar. En cambio, no podía renunciar, no podía negarse a sí mismo (cf. 2 Tm 2,13). Por eso ha seguido esperando con paciencia ante la corrupción de los hombres y de los pueblos. La paciencia de Dios, como es difícil entender esto, la paciencia de Dios delante de nosotros. 
A lo largo del camino de la historia, la luz que disipa la oscuridad nos revela que Dios es Padre y que su paciente fidelidad es más fuerte que las tinieblas y que la corrupción. En esto consiste el anuncio de la noche de Navidad. Dios no conoce los arrebatos de ira y la impaciencia; está siempre ahí, como el padre de la parábola del hijo pródigo, esperando de ver a lo lejos el retorno del hijo perdido.
Con paciencia, la paciencia de Dios. 
La profecía de Isaías anuncia la aparición de una gran luz que disipa la oscuridad. Esa luz nació en Belén y fue recibida por las manos tiernas de María, por el cariño de José, por el asombro de los pastores. Cuando los ángeles anunciaron a los pastores el nacimiento del Redentor, lo hicieron con estas palabras: «Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». La «señal» es la humildad de Dios, la humildad de Dios llevada hasta el extremo. Es el amor con el que, aquella noche, asumió nuestra fragilidad, nuestros sufrimientos, nuestras angustias, nuestros anhelos y nuestras limitaciones. El mensaje que todos esperaban, que buscaban en lo más profundo de su alma, no era otro que la ternura de Dios: Dios que nos mira con ojos llenos de afecto, que acepta nuestra miseria, Dios enamorado de nuestra pequeñez.
Esta noche santa, en la que contemplamos al Niño Jesús apenas nacido y acostado en un pesebre, nos invita a reflexionar. ¿Cómo acogemos la ternura de Dios? ¿Me dejo alcanzar por él, me dejo abrazar por él, o le impido que se acerque? «Pero si yo busco al Señor» –podríamos responder–. Sin embargo, lo más importante no es buscarlo, sino dejar que sea él quien me encuentre y me acaricie con cariño. Ésta es la pregunta que el Niño nos hace con su sola presencia: ¿permito a Dios que me quiera mucho?
Y más aún: ¿tenemos el coraje de acoger con ternura las situaciones difíciles y los problemas de quien está a nuestro lado, o bien preferimos soluciones impersonales, quizás eficaces pero sin el calor del Evangelio? ¡Cuánta necesidad de ternura tiene el mundo de hoy! La paciencia de Dios, la ternura de Dios. 
La respuesta del cristiano no puede ser más que aquella que Dios da a nuestra pequeñez. La vida tiene que ser vivida con bondad, con mansedumbre. Cuando nos damos cuenta de que Dios está enamorado de nuestra pequeñez, que él mismo se hace pequeño para propiciar el encuentro con nosotros, no podemos no abrirle nuestro corazón y suplicarle: «Señor, ayúdame a ser como tú, dame la gracia de la ternura en las circunstancias más duras de la vida, concédeme la gracia de la cercanía en las necesidades de los demás, de la mansedumbre en cualquier conflicto».
Queridos hermanos y hermanas, en esta noche santa contemplemos el pesebre: allí «el pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande». La vio la gente sencilla, dispuesta a acoger el don de Dios. En cambio, no la vieron los arrogantes, los soberbios, los que establecen las leyes según sus propios criterios personales, los que adoptan actitudes de cerrazón. Miremos al misterio y recemos, pidiendo a la Virgen Madre: «María, muéstranos a Jesús». 
:ººº

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz Publicado en La Silla Rota, 23 de octubre de 2013 Rocío del Carmen Lizárraga tenía 17 años en febrero de 1990, cuando fue coronada Reina del Carnaval de Mazatlán. Aquella había sido una competición muy cerrada, la noche de la votación se impuso por un margen estrecho a Libia Zulema Farriols, una chica que se ganó a la audiencia con su sonrisa y porte, lo que se tradujo en ser coronada como reina de los Juegos Florales, una distinción que se le da por lo regular a la mujer que queda en segundo lugar.
 El reinado del carnaval de Mazatlán es cosa seria. Durante un año, la soberana tiene varias actividades y obligaciones que el protocolo impone, una vez transcurrido este lapso, se le sigue guardando veneración y respeto como monarca que fue. Quizá por eso en aquellos días la sociedad sinaloense no se explicaba cómo pudo ocurrir algo que resultó inusitado en la historia del certamen. Pasadas las primeras semanas del festejo, Rocío del Carmen cumpl…