Ir al contenido principal

Genealogía de la guerrilla en México

Retrospectiva
Reportaje de Juan Veledíaz -premio Nacional de Periodismo- sobre El EPR y demás grupos armados; firmado desde Oaxaca, Oaxaca.
Publicado en El Universal, 18/07/2007;
El EPR robó $75 millones dirigidos a pobres: Sedena
Para el Ejército mexicano en Oaxaca se vive una “guerra de baja intensidad”.
Para el Ejército mexicano en Oaxaca se vive una “guerra de baja intensidad”.
Según el informe Estudio General de Oaxaca, al cual tuvo acceso EL UNIVERSAL, realizado por la sección segunda del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa —inteligencia militar—, Oaxaca atraviesa por una etapa de “guerra de baja intensidad” que podría agravarse, pues ya fue fijada una posible fecha. Los grupos de inteligencia han detectado pintas en comunidades de los valles centrales de Oaxaca: “Calderón, nos vemos en 2010”, cuando se cumplen 100 del inicio de la Revolución y 200 de la Independencia.
El extenso análisis sobre el EPR en el estado y actualizado hasta principios de este año registra la “genealogía” de la guerrilla, fuentes de financiamiento, líderes principales, su red de apoyo social con organizaciones “de fachada”, en algunas de las cuales hay militantes que aparecen bajo un membrete u otro, y la identidad de activistas de cuyo seguimiento en los últimos años se ha documentado su vinculación con el grupo armado.
En mayo pasado el Ejército comenzó a custodiar unidades de Bansefi, encargadas de entregar dinero para programas sociales, entre ellos Oportunidades, porque había confirmado que los asaltos perpetrados contra este banco en los últimos años en la entidad habían sido realizados por integrantes del EPR.

 El poco más de medio millón de pesos obtenido en abril último en un asalto a la sucursal de Santa María Tlahuitoltepec en la zona mixe; la pifia al hurtar la caja fuerte sin dinero de la sede en Miahuatlán y el enfrentamiento con policías en San Pedro y San Pablo Ayutla terminaron por confirmar que los autores —prófugos— tenían información de que el dinero tenía vigilancia menor.
De ese modo, la guerrilla en Oaxaca obtuvo hasta abril de 2007 al menos 75 millones de pesos en recursos destinados a programas sociales. Bansefi, institución de ahorro y crédito popular, tiene 30 sucursales distribuidas en los municipios más pobres de la entidad, donde el Ejército ha detectado a activistas ligados a organizaciones cuyo discurso político es cercano al enarbolado por el EPR.
Cinco familias
Se hace llamar Pancho Riatas o El Profe; es especialista en explosivos con más de cuatro décadas en la militancia armada clandestina, lo que lo ha llevado a ser instructor de guerrillas en Nicaragua y El Salvador en los años de conflicto. Para el Ejército, su nombre real es Paulino Cruz Sánchez o Tiburcio Cruz Sánchez, aunque usa el nombre de Francisco Cerezo, y es el jefe de uno de los cinco clanes familiares registrados como “el esqueleto del EPR”. Es hijo de Antonio Cruz Palma (Antonio Cerezo Palma), y de María del Carmen Sánchez Ramírez, ya fallecida, y a quien se le conoció como La Incendiaria.
Sus hermanos: Nieves Conchita Cruz Sánchez, casada con Alfonso Compeán; Javier Cruz Sánchez El Luchador; Eugenio Cruz Sánchez (Cristóbal Domínguez Román) y Gabriel Eugenio Cruz Sánchez o Gabriel Alberto Cruz Sánchez, de quien se denunció su desaparición el 25 de mayo pasado en Oaxaca, motivo por el que el EPR detonó explosivos en Pemex, y tiene como seudónimos Antonio Montaño Torres, Raymundo Rivera Bravo y Tío Genaro.
La segunda familia sería la Canseco Cruz; va por su segunda generación encabezada por Constantino Canseco Cora, quien se presenta como Constantino Canseco Ruiz y José Arturo y se unió a Gudelia Ruiz Rojas, Gudelia Rodríguez Rojas.
Aparecen en este clan Florencia Canseco Ruiz (Emilia Contreras Rodríguez); Enrique Canseco Ruiz o Felipe Canseco Ruiz (Camilo Escoba), amnistiado hace varios años y hoy militante del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, quien sería enlace con la tercera familia, los Martínez Soriano, vinculado en los años 80 al Partido Revolucionario Obrero Clandestino Unión del Pueblo, organización que nutrió después al EPR.
El cuarto clan, Canseco Vera, viene de la unión de Felipe Canseco y Ana María Vera Smith; el Ejército ha identificado a Ana María y Marco Antonio Vera como activistas. La quinta familia sería la que surgió de la unión de Constantino Canseco Ruiz con Blanca Estela Círigo Vázquez, La Twinky Wonder.
Los analistas militares concluyen que, en el EPR, quienes integran los principales cuadros se han casado entre ellos y han copado la dirigencia.
Activistas, ligados a la guerrilla
Entre las 23 organizaciones sociales que se presentan como representantes de diferentes causas, y que aglutinan a alrededor de 19 mil 500 personas en todo el estado de Oaxaca, el Ejército tiene detectado a un grupo de activistas con ligas directas con la guerrilla.
El documento muestra fotos de uno de ellos que, dentro de la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca), se presenta como dirigente de comunidades indígenas. En la imagen fue captado con pañoleta cubriendo la mitad de su rostro y portando armas, durante un acto de propaganda armada bajo el membrete de TDR (Tendencia Democrática Revolucionaria), ocurrida en agosto de 2006 en la carretera Oaxaca a Tuxtepec. En otra foto tiene el rostro descubierto y camina al lado del subcomandante Marcos en un evento durante la llamada “otra campaña”. En ambas imágenes se hacen acercamientos desde distintos ángulos y es cuando las facciones, los ojos, el mentón, el cabello, la patilla, las pulseras y la estatura son similares en el personaje que se dejó ver en las mesas de negociación el año pasado durante la parte álgida del conflicto con las captadas al individuo de la pañoleta en el rostro vestido de verde repartiendo volantes mientras porta un arma larga.
Los voceros de la APPO han señalado que involucrar a sus activistas en supuestas organizaciones guerrilleras forma parte de una estrategia de guerra sucia del gobierno estatal y federal para desacreditar el movimiento por medio de un “montaje para justificar la persecución de los luchadores sociales”.
 ∞∞∞
 Columna Plaza Pública de Miguel Angel Granados Chapa: Detenidos - desaparecidos
Tomado de Reforma, 18/07/2007;
 De que aparezcan los miembros del EPR capturados a fines de mayo depende el que continúen o no los ataques de ese grupo guerrillero y sin embargo nadie parece estar buscándolos, algo que en defensa de sus derechos humanos debería hacerse con urgencia
Sólo hasta que el Ejército Popular Revolucionario reivindicó el 10 de julio ataques a instalaciones de Pemex, y las explicó (y amenazó con continuarlas) en función de la captura y desaparición de dos de sus miembros, los gobiernos federal y de Oaxaca emitieron una respuesta al reclamo de que aparezcan Gabriel Alberto Cruz Sánchez (también llamado Raymundo Rivera Bravo) y Edmundo Reyes Amaya: ambas instancias negaron haber detenido y mantener en esa condición a esas personas. Y apartaron los ojos del problema, como si no fuera deber de las autoridades investigar la desaparición de personas, máxime cuando de su suerte depende la del país, pues el EPR amagó con nuevos ataques si no se ubica el paradero de sus compañeros. Importa mucho a la sociedad hallar a los responsables de los atentados que directa o indirectamente provocaron enormes daños materiales. Pero igualmente importa resolver el problema que, real o aparentemente, está en el origen de la campaña militar de hostigamiento del EPR.
Ese grupo guerrillero denunció el 2 de junio la captura y desaparición de sus compañeros. Dos días después el reclamo había salido de los confines del grupo directamente afectado y lo hicieron suyo una liga defensora de los derechos humanos y la Organización Mundial Contra la Tortura. Habrá quien diga, desde la perspectiva de la rutina burocrática, que no es preciso atender en todos los casos las denuncias de ese género, porque las formulan organizaciones que sirven de voceros a grupos alzados en armas para efectos meramente propagandísticos. Es inadmisible ese desdén, pero lo es más la indiferencia a un llamado en el mismo sentido firmado por dos senadoras de la república, Rosario Ibarra y María Rojo; la primera, desde hace más de 30 años eminente luchadora por la presentación de desaparecidos. Firmaron también ese mensaje un gobernador, Lázaro Cárdenas Batel, un ex rector de la Universidad Nacional, Pablo González Casanova, varios intelectuales dotados de voz pública, etcétera. Nadie acusó siquiera recibo de su denuncia. De no ser porque el EPR, de atender el comunicado del 10 de julio, decidió dar a la suya la fuerza de un ataque violento y una amenaza, la desaparición forzada de estas personas pasaría a estas horas inadvertida para la sociedad, como hasta este momento mismo parece ocurrir para las autoridades.
Según el EPR, sus compañeros fueron detenidos la noche del viernes 25 de mayo entre las 20 y las 22 horas "en una acción fortuita de la policía", es decir que no se sabía quiénes eran o no se había planeado su captura. Sin embargo, el grupo guerrillero se contradijo, pues informó que se les torturaba en la delegación oaxaqueña de la PGR, con la participación de militares, miembros de la Agencia Federal de Investigación y "agentes norteamericanos que fungen como asesores de la policía y el Ejército". Nada de ello habría ocurrido de haberse tratado de una detención por casualidad.
El perfil de los detenidos es muy diferente. Reyes Amaya, según testimonio de su hija Nadín, que lo busca desesperada en Oaxaca, es un comerciante en el Distrito Federal. Viajaba regularmente a Oaxaca pero ella y su madre entendían que era para visitar a su familia, pues ignoraban que fuera miembro del EPR tal como ahora lo ha definido el propio grupo. Cruz Sánchez o Rivera Bravo, en cambio, es un combatiente inserto en la clandestinidad hace mucho tiempo. Es hermano de Tiburcio Cruz Sánchez, que con su identidad de Francisco Cerezo Quiroz es el padre de Héctor, Antonio y Alejandro Cerezo Contreras, protagonistas de uno de los más escandalosos abusos de la procuración y administración de justicia. Los tres fueron detenidos, cada vez más se aprecia que en calidad de rehenes en pos de la captura de su padre, en agosto de 2001. Las acusaciones en su contra, que incluían terrorismo y otros delitos de menor penalidad, fueron cayendo una a una al punto de que Alejandro fue ya exonerado, no obstante que se le enjuició por los mismos hechos que a sus hermanos. Ellos siguen presos, purgando sus sentencias en penales de alta seguridad como si fueran reos muy peligrosos y no, de haberse comprobado ese extremo, colocadores de petardos que no provocaron sino mínimos daños materiales en sucursales bancarias.
Ante la negativa de las autoridades sobre la detención de Cruz Sánchez y Reyes Amaya caben dos conjeturas. O no es verdad que han desaparecido y se trata de un montaje del EPR para contar con un motivo para su campaña militar, o las agencias policiacas o militares que los detuvieron no pueden reconocer que los tienen consigo porque han mentido o, peor aún, porque ya no estén vivos si es que acaso no soportaron la tortura que se dice sufrieron. También podría ocurrir que los guerrilleros hubieran entrado en conflicto con sus compañeros y se les hubiera reducido a prisión o ultimado y se pretendiera cargar esa cuenta al gobierno federal, pues son agentes de ese ámbito de competencia los señalados por la PGR.

Se ha desplegado una gran operación en busca de los responsables de los atentados a Pemex, y para resguardar sus instalaciones. Entre los objetivos de ese despliegue debe contar también establecer el paradero y la suerte de los alzados cuya desaparición se denuncia. Si el EPR mostró capacidades para generar daños en instalaciones estratégicas no es sensato desestimar su amenaza de hacerlo de nuevo y por eso debería ser urgente privarlo del móvil con que inició esta fase de su guerra al Estado.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…