Ir al contenido principal

El matrimonio entre China y Rusia/Robert Skidelsky

El matrimonio entre China y Rusia/Robert Skidelsky, Professor Emeritus of Political Economy at Warwick University and a fellow of the British Academy in history and economics, is a member of the British House of Lords. The author of a three-volume biography of John Maynard Keynes, he began his political career in the Labour party, became the Conservative Party’s spokesman for Treasury affairs in the House of Lords, and was eventually forced out of the Conservative Party for his opposition to NATO’s intervention in Kosovo in 1999. 
Traducido del inglés por Rocío L. Barrientos.

Project Syndicate | 23 de junio de 2015
Los chinos, entre todos los pueblos, son los que tienen la mentalidad más histórica. En su conquista del poder, Mao Zedong usó tácticas militares derivadas de aquellas de Sun Tzu, quien vivió alrededor del año 500 a. de C.; El confucianismo, que data de alrededor de la misma época, se mantiene en el corazón del pensamiento social de China, a pesar de que Mao llevó a cabo implacables intentos por suprimirlo.
Así que cuando el presidente Xi Jinping lanzó su iniciativa llamada la “Nueva Ruta de la Seda” en el año 2013, nadie debería haberse sorprendido por la referencia histórica. La Comisión Estatal de Desarrollo y Reforma de China explica la iniciativa de esta manera: “Hace más de dos milenios, los diligentes y valientes pobladores de Eurasia exploraron y abrieron varias vías de intercambio comercial y cultural que vincularon a las principales civilizaciones de Asia, Europa y África; las generaciones posteriores denominaron colectivamente a dichas vías como la Ruta de la Seda”. En China, a menudo se recurre a antecedentes históricos para que coadyuven a una nueva doctrina.

La nueva doctrina es la “multipolaridad” – la noción de que el mundo está (o debería estar) compuesto por varios polos de atracción que tengan sus propias características. Esta doctrina se contrasta con la de un mundo “unipolar” (es decir, un mundo dominado ya sea por Estados Unidos o el Occidente).
La multipolaridad es un concepto político, pero conceptualiza algo más que las relaciones de poder. Rechaza la noción de que exista solamente un tipo de civilización ideal al que todos los países deben ajustarse. Las diferentes regiones del mundo tienen diferentes historias, que han dado sus pueblos diferentes ideas acerca de cómo vivir, gobernarse a sí mismos y ganarse el sustento para la vida. Todas las historias son dignas de respeto: no existe un camino “correcto” hacia el futuro.
Se dice que Eurasia es un concepto cuyo momento ha regresado nuevamente. Una investigación histórica reciente ha rescatado a la noción de la antigua Ruta de la Seda, salvándola del olvido histórico. La difunta socióloga estadounidense Janet Abu-Lughod identificó ocho “circuitos de intercambio comercial” ubicados entre el noroeste de Europa y China que se traslapan entre sí; entre los siglos XIII y XIV, dichos circuitos florecieron bajo los auspicios de la paz mongola.
Según Abu-Lughod, el imperialismo occidental se superpuso sobre estos antiguos circuitos, sin llegar a clausurarlos. El Islam continuó extendiéndose a través de fronteras geográficas y políticas. Las migraciones provenientes de la India y China no se detuvieron.
Hoy en día, gracias a una coyuntura singular de acontecimientos económicos y políticos, se ha creado una oportunidad para que Eurasia emerja de sus adormilamientos históricos. En los últimos años, la auto-confianza de Occidente fue apocada por la crisis financiera del período 2008-2009 y por las catástrofes políticas en el Medio Oriente. Simultáneamente, los intereses de China y Rusia, que son los dos constructores potenciales de Eurasia, parecen haber convergido – al menos superficialmente.
La motivación de China para la reactivación de la paz mongola es clara. Su modelo de crecimiento, basado principalmente en la exportación de productos manufacturados baratos hacia países desarrollados, se está quedando sin vapor. El estancamiento secular, junto con un creciente sentimiento proteccionista, amenazan a Occidente. Y, a pesar de que los líderes chinos saben que deben reequilibrar la economía – mediante su reorientación desde el ámbito de la inversión y exportaciones hacia el ámbito del consumo – también saben que al hacer lo antedicho corren el riesgo de causar graves problemas políticos internos para el Partido Comunista que se encuentra en función de gobierno. La reorientación de las inversiones y exportaciones hacia Eurasia ofrece una alternativa.
A medida que los costos de mano de obra de China suben, la producción se relocaliza, desplazándose desde las regiones costeras hacia las provincias occidentales. La salida natural para esta producción se ubica a lo largo de la Nueva Ruta de la Seda. El desarrollo de la ruta (en realidad el desarrollo de varios “cinturones”, incluyéndose una ruta marítima meridional) requerirá enormes inversiones en transporte e infraestructura urbana. Al igual que en el siglo XIX, la reducción de los costos de transporte abrirá nuevos mercados para el comercio.
Rusia también tiene una motivación económica para desarrollar a Eurasia. Este país ha fallado en cuanto a modernizar y diversificar su economía. Como resultado de ello, Rusia continúa siendo, de manera predominantemente, un país exportador de productos derivados del petróleo e importador de productos manufacturados. China ofrece un mercado seguro y en expansión para las exportaciones rusas de energía. Los grandes proyectos de transporte y de construcción, que son necesarios para desarrollar el potencial económico de Eurasia, pudiesen ayudar a que Rusia recupere el poderío industrial y de ingeniería que perdió con la caída del comunismo.
Este año Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajstán y Kirguistán se han unido para formar la Unión Económica Euroasiática (UEE), una unión aduanera con un componente de defensa. La UEE es vista por sus partidarios como un paso hacia el restablecimiento de las antiguas fronteras soviéticas en la forma de una unión económica y política voluntaria, que sigue el modelo de la UE – un proyecto para quitar algo del sabor amargo que dejó la “victoria” de Occidente en la Guerra Fría.
La opinión oficial de Rusia indica que este país anhela que “la interpenetración e integración de la UEE y del Cinturón Económico de Ruta de la Seda” conduzcan hacia una “Gran Eurasia”, que pueda sostener un “una vecindad común, segura y en constante desarrollo entre Rusia y China”. El 8 de mayo, Putin y Xi firmaron un acuerdo en Moscú que prevé el establecimiento de instituciones políticas de coordinación, fondos de inversión, bancos de desarrollo, regímenes de monedas y sistemas financieros – todo esto con el fin de prestar servicios a una amplia zona de libre comercio que irá a unir a China con Europa, el Medio Oriente y el África.
¿Cuán realista es este sueño? Ambos países, Rusia y China, se sienten “cercados” por Estados Unidos y sus aliados. El objetivo anti-hegemónico de China, expresado en su prosa casi inescrutable, es garantizar “la tolerancia entre las civilizaciones” y el respeto por los “modos de desarrollo elegidos por los diferentes países”.
Por su parte, Putin, ha subido el tono su retórica anti-estadounidense – misma que es mucho más explícita – a partir del momento que ocurrió la crisis de Ucrania, ya que él ve a dicha crisis como un excelente ejemplo de la injerencia occidental en los asuntos internos de Rusia. El incremento de los flujos de comercio entre Rusia y China, junto con el fortalecimiento de la coordinación política y de seguridad, irán a reducir la vulnerabilidad de los dos países frente a la interferencia externa y enviarán una señal sobre el surgimiento de un nuevo centro de poder mundial.
Se puede considerar como un singular éxito de la habilidad política occidental el hecho de que se logró acercar a dos antiguos rivales que competían por el poder y la influencia en el Asia Central, llevándolos hasta el punto de que ellos busquen, de manera conjunta, la exclusión del Occidente del desarrollo futuro de la región. Estados Unidos, sobre todo, perdió oportunidades para integrar a ambos países dentro de un sistema mundial único, al rechazar reformas del Fondo Monetario Internacional que hubieran fortalecido la influencia de China en la toma de decisiones, y al bloquear las propuestas de Rusia para ingresar como miembro de la OTAN. Esto llevó a ambos países a buscar un futuro alternativo, en mutua compañía.
Queda aún por ver si su matrimonio de conveniencia dará o no lugar a una unión duradera – o, tal como predice George Soros, se constituirá en una amenaza para la paz mundial. Hay un problema obvio relativo a la esfera de influencia en Kazajstán, y los chinos han estado exprimiendo a los rusos para obtener todo lo posible en los acuerdos bilaterales. Por el momento, sin embargo, las reyertas sobre la Nueva Ruta de la Seda parecen ser menos dolorosas para las dos potencias en comparación a soportar los sermones de Occidente.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…