Ir al contenido principal

Latinoamérica y el chavismo sin Chávez/Raúl Lotitto


 Latinoamérica y el chavismo sin Chávez/Raúl Lotitto is a journalist and the founder and director of Producto Editorial Group in Caracas, Venezuela.
Project Syndicate | Raúl Lotitto
En Venezuela, el chavismo perdió la hegemonía. No importa que aún conserve el control del parlamento, 17 gobernaciones y todo el manejo de los poderes sometidos al Ejecutivo, incluyendo la Justicia. No importa tampoco que Nicolás Maduro haya asumido estos días la presidencia. Porque la ajustadísima y discutida victoria de Maduro en las elecciones presidenciales es una señal incontrastable de que algo profundo está ocurriendo en el país de Chávez. Crisis que afecta fuertemente a América Latina: un chavismo disminuido es mala noticia para el eje populista de la región.
Por primera vez en una elección presidencial, Venezuela queda dividida en dos mitades casi exactas, lo que admite muchas lecturas de cara al porvenir. La primera es que el chavismo sin Chávez empezó mal: puso en jaque no sólo la hegemonía dogmática impuesta por el líder, sino la propia supervivencia de su movimiento, tal como se lo conoció hasta ahora.

Entre las elecciones del 7 de octubre próximo pasado y las de este 14 de abril, con igual participación de electores, el chavismo perdió casi 700 mil sufragios. Los mismos que ganó la Unidad Democrática de Henrique Capriles. Un fenomenal viraje que muchos –incluso en el chavismo– atribuyen a que “Maduro no es Chávez”. Toda una definición.
Se suponía que el heredero, elegido por el líder a poco de morir, podía hacer un mejor papel. Pero dilapidó el capital electoral de su padre político y, para peor, ahondó el mar de dudas que embarga a los dos chavismos que ahora asoman: uno ligado a Cuba, como Chávez siempre quiso (por eso dejó el mando Maduro, marxista duro formado por los hermanos Castro) y otro más nacionalista, menos “anticapitalista”, cuyos líderes están sin duda en el sector militar, pero todavía no descubren su juego ni sus caras.
Cuba atrapó a Hugo Chávez para jugar un inusitado rol en el populismo que camina por América latina con 3 banderas básicas: levantar dos enemigos comunes “culpables” de todo (el imperialismo norteamericano y las “oligarquías” locales); la conquista activa no ya de los trabajadores, sino del lumpen ineducado y desposeído; y el poder total permanente a cualquier costo. El chavismo, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega o Cristina Kirchner, lucen tentados por la reelección indefinida, el mando absoluto. Es curioso y hasta irracional, pero muchas de las democracias jóvenes que nacieron tras la ignominia militar derechista de los años 70/80, se miran en el espejo de la pertinaz dictadura comunista de Cuba. Se miman y apoyan mutuamente.
Pero esto puede empezar a cambiar tras la coyuntura de Venezuela, país ideológica y económicamente clave. A los Castro no les será sencillo encontrar otro Chávez para imponer su religión absolutista. Hacen lo imposible para sostener lo conquistado en Venezuela (penetración de la sociedad, petróleo gratuito y otrasprebendas económicas y políticas) pero obviamente no es Maduro el candidato al liderazgo regional ¿Son acaso la Kirchner o Correa? Ella tiene suficientes problemas internos. Y en La Habana –parece— prefieren al ecuatoriano ¿Y Lula? No debe interesarle. Brasil ya juega en otra liga.
En Venezuela, los militares son hoy claves porque representan la máxima transformación institucional que logró Chávez en la sociedad. Así como Juan Perón, hace 70 años en Argentina, se afincó sobre la clase trabajadora, Hugo Chávez lo hizo en Venezuela sobre las Fuerzas Armadas: de apolíticas y no deliberantes –como son siempre en democracia– las convirtió en su verdadero partido y motor emblemático del “socialismo del siglo XXI“. La frase “Patria, Socialismo o Muerte” fue consigna en todos los cuarteles y guarniciones hasta que el líder enfermó de cáncer. Entonces el lema desapareció. Pero no la abrumadora presencia militar en ministerios, institutos y empresas del Estado, gobernaciones de provincias (11 en total) y en los negocios de todo tipo. Están en el mejor de los mundos: son poder sin haber asaltado el gobierno. Algo, de paso, que no sucede en los otros países de la región. En Argentina, por ejemplo, los militares están huérfanos de poder.
En Venezuela, los militares parecen ser primordiales sostenes del gobierno de Nicolás Maduro. ¿Durará ese idilio? En principio no parece depender de la conflictividad post electoral, sino de cómo se aboque el presidente a resolver los múltiples problemas del país: inflación, delincuencia, gran corrupción, estancamiento, improductividad, desabastecimiento, fuga de capitales, falta de inversión, inseguridad jurídica. Los militares son sus socios, por ahora. Pero con ellos el amor nunca es para toda la vida.
El presidente, además, no contará con los 100 días de luna de miel que suelen tener los gobiernos recién asumidos. Maduro encarna la continuidad absoluta de una gestión que ya lleva 14 años, donde él mismo tiene casi 180 días como titular del poder ejecutivo (primero como vice en ausencia de Hugo Chávez, luego como presidente encargado y ahora en plenas funciones). No puede desconocer ningún problema ni culpar “a la anterior administración”. Tampoco tiene los votos, la retórica, ni el carisma de su desaparecido jefe y mentor.
El chavismo sin Chávez existe y es la mitad del país. Pero la otra mitad también existe y no puede ni debe ser ignorada. Si Maduro no reconoce esa realidad y falla, sobre todo, en resolver los problemas, perderá el piso militar. El peligro es que, al mismo tiempo, los venezolanos pierdan la República. Algo que tendría serias consecuencias en América latina.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…