Ir al contenido principal

El aprendizaje automático es una cuestión política/Mark MacCarthy

El aprendizaje automático es una cuestión política/Mark MacCarthy, is a member of the faculty at Georgetown University, an affiliate of the Georgetown Center for Business and Public Policy, and Senior Vice President of Public Policy at the Software & Information Industry Association (SIIA). 
Traducción: Esteban Flamini.
Project Syndicate, Lunes, 07/May/2018
Alrededor del 1200 a. C., la dinastía Shang en China desarrolló un sistema fabril para la creación de miles de enormes recipientes de bronce destinados a usos domésticos y ceremoniales. En este temprano ejemplo de producción en masa, el proceso de fundido del bronce demandaba una complicada planificación y la coordinación de grandes grupos de trabajadores, que debían realizar una tarea distinta cada uno, en un orden exacto.
Un proceso de igual complejidad se utilizó para la confección del famoso ejército de guerreros de terracota revelado mil años después por Qin Shi Huang, primer emperador de China. Según el Museo de Arte Asiático de San Francisco, las estatuas “se crearon mediante un sistema de producción en serie, precursor de futuros avances en la producción en masa y el comercio”.
Algunos estudiosos han conjeturado que estas tempranas formas de tecnologías de trabajo regulado tuvieron un papel importante en la configuración de la sociedad china. Entre otras cosas, habrían predispuesto a las personas a aceptar estructuras burocráticas, una filosofía social con énfasis en lo jerárquico y la creencia de que hay una sola manera correcta de hacer las cosas.
Cuando las fábricas industriales aparecieron en Europa en el siglo XIX, hasta críticos incondicionales del capitalismo como Friedrich Engels reconocieron que la producción en masa requería una autoridad centralizada, sin importar que el sistema económico fuera capitalista o socialista. En el siglo XX, teóricos como Langdon Winner extendieron esta línea de pensamiento a otras tecnologías. Winner pensaba que la bomba atómica, por ejemplo, debía considerarse un “artefacto inherentemente político” porque “sus propiedades letales exigen que sea controlada por una cadena centralizada y rígidamente jerárquica de comando”.
Hoy podemos extender aún más esas ideas. Piénsese en los algoritmos de aprendizaje automático, la tecnología multipropósito más importante de la actualidad. Estos algoritmos, que imitan las capacidades cognitivas humanas usando datos tomados de la realidad, están cada vez más presentes en los entornos de trabajo. Pero para su plena capitalización, las organizaciones deben redefinir las tareas humanas como tareas predictivas, que son las que mejor se adaptan a las capacidades de los algoritmos.
Un aspecto clave del aprendizaje automático es que su desempeño mejora conforme aumenta la cantidad de datos. Eso lleva a que su uso genere una presión tecnológica hacia convertir la información de las personas en datos registrables y utilizables. Como el sistema de producción en masa, los algoritmos son “inherentemente políticos”, porque su funcionalidad central demanda ciertas prácticas sociales y desalienta otras. En particular, los algoritmos de aprendizaje automático van en la dirección contraria al deseo de privacidad personal de los individuos.
Un sistema basado en la disponibilidad pública de información sobre miembros individuales de la comunidad puede parecerle adecuado a comunitaristas como el sociólogo Amitai Etzioni, quien considera las limitaciones a la privacidad como un medio de hacer cumplir las normas sociales. Pero a diferencia de los comunitaristas, los algoritmos son indiferentes a esas normas. Su único objetivo es hacer mejores predicciones, y eso demanda la transformación de cada vez más áreas de la vida humana en conjuntos de datos pasibles de extracción y análisis.
Además, la fuerza de un imperativo tecnológico que está convirtiendo a occidentales individualistas en comunitaristas por accidente también los vuelve más dependientes de una cultura meritocrática basada en evaluaciones algorítmicas. En el trabajo, en la escuela o incluso en las aplicaciones de citas, ya nos hemos acostumbrado a que herramientas impersonales evalúen nuestra aptitud y nos asignen posiciones en una jerarquía.
Es verdad que la evaluación algorítmica no es algo nuevo. Hace una generación, estudiosos como Oscar H. Gandy advirtieron que nos estábamos convirtiendo en una sociedad donde a las personas se las califica y clasifica, y demandaron más responsabilidad y la corrección de los errores provocados por la tecnología. Pero a diferencia de los modernos algoritmos de aprendizaje automático, las viejas herramientas de evaluación se comprendían razonablemente bien. Tomaban decisiones sobre la base de factores normativos y empíricos pertinentes. Por ejemplo, no era ningún secreto que acumular deuda en la tarjeta de crédito podía perjudicar la calificación crediticia del titular.
En cambio, las nuevas tecnologías de aprendizaje automático bucean las profundidades de grandes conjuntos de datos para hallar correlaciones que, pese a su poder predictivo, no se comprenden bien. En el lugar de trabajo, los algoritmos pueden hacer un seguimiento de las conversaciones de los empleados, del lugar donde almuerzan y de cuánto tiempo pasan con la computadora, el teléfono o en reuniones. Y con esos datos, el algoritmo elabora sofisticados modelos de productividad que superan con creces las intuiciones del sentido común. En una meritocracia algorítmica, aquello que los modelos exijan se convertirá en la nueva norma de la excelencia.
Pero la tecnología no es un hado inexorable: nosotros le damos forma, antes de que ella nos lo haga a nosotros. Las empresas y los gobiernos pueden desarrollar y desplegar las tecnologías que quieran, según sus necesidades institucionales. Tenemos el poder de tender redes de privacidad en torno de áreas delicadas de la vida humana, para proteger a las personas contra usos nocivos de los datos, y exigir que en el uso de los algoritmos se busque un equilibrio entre la exactitud predictiva y otros valores tales como la equidad, la responsabilidad y la transparencia.
Pero si seguimos el flujo natural de la lógica algorítmica, será inevitable el surgimiento de una cultura más meritocrática y comunitarista. Y esta transformación sostenida tendrá amplias repercusiones en las instituciones democráticas y las estructuras políticas. Como han señalado los sinólogos Daniel A. Bell y Zhang Weiwei, la principal alternativa política a las tradiciones liberal‑democráticas de Occidente son las instituciones comunitaristas chinas (cuya evolución aún continúa).
En China, las decisiones colectivas no se legitiman por el consenso explícito de los ciudadanos, y por lo general la gente tiene menos derechos exigibles contra el gobierno, en particular en lo concerniente a la vigilancia. El papel de un ciudadano chino ordinario en la vida política se limita en gran medida a participar en las elecciones locales. En tanto, los dirigentes nacionales surgen de un proceso meritocrático y se consideran a sí mismos custodios del bienestar del pueblo.
No es probable que las democracias liberales se transformen completamente en un sistema político de esa naturaleza. Pero si continúan las tendencias actuales en la cultura empresarial y de consumo, puede que pronto tengamos más en común con las tradiciones meritocráticas y comunitaristas chinas que con nuestra propia historia de individualismo y democracia liberal. Si queremos cambiar de rumbo, tenemos que poner nuestros propios imperativos políticos por encima de los de nuestras tecnologías.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz Publicado en La Silla Rota, 23 de octubre de 2013 Rocío del Carmen Lizárraga tenía 17 años en febrero de 1990, cuando fue coronada Reina del Carnaval de Mazatlán. Aquella había sido una competición muy cerrada, la noche de la votación se impuso por un margen estrecho a Libia Zulema Farriols, una chica que se ganó a la audiencia con su sonrisa y porte, lo que se tradujo en ser coronada como reina de los Juegos Florales, una distinción que se le da por lo regular a la mujer que queda en segundo lugar.
 El reinado del carnaval de Mazatlán es cosa seria. Durante un año, la soberana tiene varias actividades y obligaciones que el protocolo impone, una vez transcurrido este lapso, se le sigue guardando veneración y respeto como monarca que fue. Quizá por eso en aquellos días la sociedad sinaloense no se explicaba cómo pudo ocurrir algo que resultó inusitado en la historia del certamen. Pasadas las primeras semanas del festejo, Rocío del Carmen cumpl…