23 abr. 2010

¿Qué esperamos de los juicios orales?

Palabras del Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, durante la clausura del “Primer Foro sobre la Nueva Justicia Penal: El qué, quién y cómo en las Etapas Procesales”, realizado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
México, D. F., a 22 de abril de 2010 | Discurso
Señor Ministro Gudiño Pelayo;
Señor Orellana, coordinador de Asesores;
Es para mi un honor y un placer muy especial ocurrir a los espacios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual es el órgano límite, el intérprete supremo de nuestra Constitución, y con ello el Poder que constriñe a todos los demás a vivir dentro del régimen constitucional.
Como representante de un Poder constituido, estar en el espacio del intérprete constitucional es un acto que agradezco, que reconozco con humildad republicana y que, como abogado, disfruto enormemente.
Agradezco la deferencia que se me hace con esta invitación y acudo con el más profundo respeto por lo que la Corte significa en la vida pública de México.
Hace muchos años, cuando yo me inicié en el estudio del Derecho en los pasillos de la pasantía, cuando me inicié en una incipiente carrera política construida sobre el amor a México, acudía a la Secretaría de Gobernación a pedir que se repararan los agravios que el autoritarismo construía sobre muchas fuerzas sociales, sobre todo en los procesos electorales.
Hoy para ello se acude ante los tribunales judiciales.

Gómez Mont en el Senado

Discurso del Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, en el Senado de la República.
México, D. F., a 22 de abril de 2010 | Discurso
He acudido respetuosamente en representación del Gobierno Federal ante el Senado de la República, al cual la Constitución le encomienda la representación de la República en el Pacto Federal, a presentar formalmente el compromiso del Presidente para formular iniciativa en materia del Fuero Militar para el próximo periodo de sesiones.
Las Fuerzas Armadas hoy están involucradas en un estudio profundo de su aparato de Justicia Militar y del alcance del Fuero Militar en las actuales circunstancias, y en ese ejercicio de revisión y modernización habrán de proponerle a su Comandante Supremo un proyecto que satisfaga las exigencias democráticas para que su participación se ajuste a las leyes y a los principios de disciplina y obediencia a que están subordinados los soldados y los marinos del país.
Frente a esta responsabilidad de fuerzas armadas que sirven a todo el Estado mexicano, que sirven a gobiernos de diversos orígenes partidistas para darle potencia a sus aparatos de seguridad y sean susceptibles de prevalecer en la lucha contra las organizaciones criminales, frente a los dolorosos eventos que se han dado en las últimas semanas, las propias Fuerzas Armadas buscan los espacios para que se visibilice su compromiso con su propia modernización y con la democratización de las instituciones.
Así, a través de su Comandante Supremo, presentarán ante este Senado un ejercicio integral e integro de reforma de sus instituciones de justicia para que sean consideradas por el Senado de la República.
Con ello, solicitamos del Senado que frente a este compromiso, facilite la aprobación de las leyes de seguridad que están pendientes, a fin de dotar a nuestras Fuerzas Armadas del respaldo republicano que requieren para seguir enfrentando su función con valor y con capacidad de servicio a la gente.
Recordemos que nuestro Ejército es un Ejército popular que sirve a los ciudadanos de este país y que es una instancia para protegerlos de la violencia que tenga otros orígenes.
Y como tal, es una institución que se construye sobre el consenso de las principales fuerzas políticas del país.
Reconocemos el compromiso del Senado para dar leyes e incorporar procedimientos que hagan más eficiente al Estado, desde un punto de vista democrático en su lucha, para abatir la violencia que surge de estas organizaciones criminales, reconocemos de ellos una absoluta posición y compromiso a que la seguridad del país sea un tema de Estado y no un discurso político de sólo algunos políticos.
Con ello, agradecemos el reconocimiento que puedan hacer de este compromiso.
Muchas gracias y buenos días.