10 mar. 2016

Columnas políticas hoy, jueves 10 de marzo de 2016

Columnas políticas hoy, jueves 10 de marzo de 2016
Bajo Reserva/ El Universal
 El Yorch, la PGR y UNAM
 Algunas razones tienen en la Rectoría de la UNAM, bajo el mando de Enrique Graue, para estar indignados por el caso del auditorio Justo Sierra. Y no sólo porque una juez reclasificó el delito contra el anarquista conocido como El Yorch, detenido el pasado 26 de febrero, para dejarlo como no “grave” por la posesión de 50 grapas de cocaína y 300 gramos de marihuana, sino porque este sujeto será puesto en libertad y seguramente volverá a sus “aposentos” en el recinto de la máxima casa de estudios, que por cierto lleva 16 años ocupado por grupos ajenos a la institución. Al margen de la decisión de un juez, el equipo de la PGR manejó la versión de que en el arresto de El Yorch había coordinación con la Universidad. Sin embargo, nos informan, los agentes federales detuvieron al sujeto sin dar el aviso a Rectoría y las autoridades universitarias se enteraron cuando los anarquistas estaban golpeando al personal de la institución y colocando barricadas en el circuito escolar. Todo un enredo…
 Una negra visión de Layda

Discurso de Isabel Miranda, para confundir a la opinión pública, dicen

Afirma José A. Guevara
Discurso de IMW, para confundir a la opinión pública 
Guevara expresó que el movimiento de defensores de derechos humanos que pretende desacreditar y debilitar Miranda de Wallace, son aquellas organizaciones que –como la CMDPDH- exhiben casos graves de tortura.
Afirmó que, por la duración del juicio y como organización acompañante, el único caso del que han recibido costas judiciales como gastos de transporte, fue el de Rosendo Radilla.
Nota de ANA LANGNERMAR / El Economista. 9, 2016 |
La criminalización en contra de la labor de las organizaciones de defensa de derechos humanos mediante descalificaciones, como las hechas por Isabel Miranda de Wallace (IMW), pretenden sacar del escenario a organismos que ponen en evidencia graves violaciones a las garantías fundamentales que se cometen en el país en el marco de la política de seguridad, aseguró el director ejecutivo de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C. (CMDPDH), José Antonio Guevara.
 Consultado por El Economista, Guevara expresó que el movimiento de defensores de derechos humanos que pretende desacreditar y debilitar Miranda de Wallace, son aquellas organizaciones que –como la CMDPDH- exhiben casos graves de tortura.

¿Y si fuera hija de su papa, qué?/ Fred Alvarez P.

¿Y si fuera hija de su papa, qué?/ Fred Alvarez

“Soportamos más fácilmente la mala conciencia… 

que la mala reputación.."Nietszche.

 La Silla Rota, | OPINIÓN | 2016-03-10 00:00:00
El periódico inglés The Guardian publicó el pasado viernes 4 de marzo, una larga entrevista con la que dice ser la primera hija de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera. Ahí la mujer lanza temerarias acusaciones, como la de afirmar que su papá “negoció con el Gobierno federal su fuga”, la noche del sábado 11 de julio de 2015, y lo más grave aún es que financió las campañas de varios políticos mexicanos.
La dama dice tener 4 hijos, ser ciudadana norteamericana donde dirige varios negocios, como salones de belleza, cafeterías y autolavados; confiesa que su padre le ayudó a crearlos pero que hoy ya no tiene problemas con la justicia norteamericana.

Señala que uno de sus hijos es también de Vicente Zambada Niebla, alias El Vicentillo, hijo de Ismael El Mayo Zambada García, a quien Rosa Isela lo acusó de haber traicionado a su padre. Dijo muchas cosas más, y curiosamente coincidieron exactamente el mismo día que abogados de Joaquín Guzmán iniciaron una supuesta huelga de hambre al frente del penal del Altiplano, en el Estado de México, para denunciar la supuesta violación de los derechos humanos de su cliente.

¡Algo insólito en el proceso de justicia penal!

El renovado funeral de las víctimas/

El renovado funeral de las víctimas/Joseba Arregi fue consejero del Gobierno vasco y es ensayista.
El Mundo | 9 de marzo de 2016.
Para las víctimas nunca hay tiempos buenos. Podrían llegar esos tiempos si se les dieran garantías de que el futuro político de la sociedad en la que viven no se asentará sobre algo parecido al proyecto que sirvió para asesinar a sus familiares. Mientras tanto casi todo lo que sucede se les vuelve en contra, o al menos sólo sirve para profundizar su tristeza.
En una civilización que ha hecho de la absolutización del presente y en ese presente todo lo ha convertido en espectáculo, poco o nada tienen que ofrecer, al parecer, las víctimas. A la sociedad actual le sucede algo parecido a los enfermos de Alzheimer en los comienzos de su enfermedad: pueden recordar con detalle sucesos de los tiempos en los que eran niños o jóvenes, pero no pueden recordar lo que acaba de sucederles, quién les acaba de visitar. En los medios merecen más espacio las noticias relacionadas con el cumplimiento o incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, el quita y pon de nombres de calles por causa del franquismo, la recuperación de restos de ‘gudaris’ muertos en la Guerra Civil y otras cosas, que el trabajo de memoria relacionada con lo que supuso la historia de terror de ETA.