2 sep. 2012

"Enanos" los magistrados del TEPJF, les dice Cárdenas Gracia

Jueces de barandilla/Jesusa Cervantes, reportera.
Revista Proceso # 1870, 2 de septiembre de 2012
Durante la calificación de la elección presidencial, los siete magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) renunciaron a su obligación de actuar como tribunal garante de la Constitución para asumir funciones de jueces de barandilla; “quedaron como enanos ante un tribunal de plena jurisdicción”.
Jaime Cárdenas Gracia, doctor en derecho constitucional y quien fuera consejero del Instituto Federal Electoral durante seis años, valora así el trabajo de los magistrados electorales, quienes rechazaron la exigencia del Movimiento Progresista –integrado por la coalición PRD-PT-Movimiento Ciudadano– de invalidar los comicios del pasado 1 de julio.

¿Qué sigue para la izquierda en México? /Cuauhtémoc Cárdenas

Sábado 01 de Septiembre de 2012
¿Qué sigue para la izquierda en México? /Cuauhtémoc Cárdenas

¿Qué sigue para la izquierda en México? es una buena pregunta de “La Zurda”, con no fácil respuesta, después de una elección presidencial cuyo resultado cuestiona la coalición Movimiento Progresista, y antes de que el Tribunal Electoral dé a conocer su fallo sobre el resultado de esa elección, pues el sentido del fallo y las decisiones que tomen, después de que éste se dé, el candidato presidencial del Movimiento Progresista y cada uno de los tres partidos políticos que lo integraban como coalición electoral, son factores que influirán sobre las acciones que en el futuro inmediato e incluso mediato emprendan las agrupaciones y en su caso los individuos que en términos políticos se ubican en ese amplio abanico de la llamada izquierda. Los renglones que vienen a continuación se escriben con la incertidumbre de cómo influirán en ese conjunto de organizaciones y personas las decisiones a que se hace referencia.

Tras las huellas de la emboscada…

Tras las huellas de la emboscada…
Patricia Dávila y J. Jesús Esquivel Patricia Dávila y J. Jesús Esquivel
Revista Proceso # 1870, 2 de septiembre de 2012

Proceso reconstruye el ataque del viernes 24 de agosto a dos agentes estadunidenses (de la CIA, según una fuente de Washington) y un marino mexicano ocurrido en las cercanías de Tres Marías. Los testimonios recogidos (y la versión estadunidense) hablan de una emboscada coordinada entre tres vehículos particulares con gente vestida de civil contra una camioneta con placas diplomáticas. La Secretaría de Seguridad Pública, dependencia a cargo de Genaro García Luna, afirma otra cosa y en un comunicado oficial suma información y relata hechos y circunstancias que los testigos entrevistados por esta revista nunca vieron.
HUITZILAC, MOR.- Los disparos apagaron la quietud del caserío de Fierro del Toro a las ocho de la mañana del 24 de agosto. Antes que los tiros había llegado el ruido de los motores de vehículos que avanzaban a gran velocidad: Una camioneta Toyota negra –en la que viajaban dos agentes de Estados Unidos y un miembro de la Marina de México– era perseguida por una Voyager verde y una X-Trail amarilla.

El PAN "ya no da", dicen panistas

Sin autocrítica, conflicto de “tribus” en el PAN
Álvaro Delgado
Revista Proceso # 1870, 2 de septiembre de 2012
Rafael Giménez y Octavio Aguilar Valenzuela, colaboradores de la campaña de Josefina Vázquez Mota, consideran que Felipe Calderón sí tuvo una responsabilidad en la catástrofe electoral del PAN. Es más: dicen que el mandatario podría contribuir a hundir más a este partido si persiste en fomentar la lógica de las facciones que ha provocado división y corrupción institucional.
A dos meses de la peor derrota electoral de su historia y a unos días de cumplir su 73 aniversario el 15 de septiembre, el Partido Acción Nacional (PAN) sigue atrapado en la simulación: las facciones tutelan la “reflexión” de la catástrofe que ellas mismas generaron y se reparten los mendrugos, pese a los augurios de un mayor deterioro.

La equidad, sepultada

La equidad, sepultada
Jesús Cantú
Revista Proceso # 1870, 2 de septiembre de 2012
Por segunda vez consecutiva el fallo final sobre una elección presidencial contiene aberraciones, genera dudas y deja vacíos. En esta ocasión el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió primero una resolución para declarar infundados los agravios del llamado “recurso madre” y después, por separado, el dictamen donde declara la validez de la elección presidencial y procede a entregar la constancia de mayoría al presidente electo.

El fallo, “mentiroso y anticonstitucional”/

El fallo, “mentiroso y anticonstitucional”/
Rosalia Vergara
Revista Proceso # 1870, 2 de septiembre de 2012

La resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de validar la elección presidencial y reconocer el triunfo del priista Enrique Peña Nieto deja en la izquierda y algunos sectores, en particular los jóvenes, una sensación de déjà vu, de ya haber vivido ese episodio.
El fallo del pasado 30 de agosto es similar al de 2006. Los magistrados desecharon las impugnaciones presentadas por los partidos del Movimiento Progresista que impulsaron a Andrés Manuel López Obrador, quien por segunda ocasión sufre un revés del máximo órgano electoral.
La mañana del 31 de agosto, conocida ya la posición de los magistrados, López Obrador organizó una conferencia de prensa en la que acusó al PAN y al presidente Felipe Calderón de ser cómplices del “atraco a la democracia” por solapar la millonaria y masiva compra del voto orquestada por los priistas antes y durante el proceso electoral que culminó el 1 de julio pasado.

Leyes e instituciones desconfiables

Leyes e instituciones desconfiables
Carlos Acosta Córdova
Revista Proceso # 1870, 2 de septiembre de 2012

Si bien el IFE y el Tribunal Electoral hicieron su trabajo “apegados a la ley”, según ellos mismos, ésta mostró sus lagunas en el proceso electoral que concluyó con la declaratoria de Enrique Peña Nieto como presidente electo. Para el consejero del IFE Lorenzo Córdova Vianello la Unidad de Fiscalización tendría que notificar al tribunal de sus indagatorias antes de que califique la elección, la Fepade tendría que ser autónoma del Ejecutivo y, en caso de encontrarse delitos, la sanción debería ser más que una multa…
La decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de desechar las pruebas del Movimiento Progresista sobre las irregularidades en la elección presidencial, validar dicha elección y declarar presidente electo al priista Enrique Peña Nieto sacó a flote las insuficiencias de la legislación electoral.

La portada de la revista "Proceso", reacciones a la resolución del TEPJF,

La simulación/Jorge Carrasco Araizaga
Revista Proceso # 1870, 2 de septiembre de 2012

Enraizado por décadas como uno de los grandes males de la nación, el desperdicio de las oportunidades que ofrece el andamiaje judicial mexicano volvió a manifestarse en un momento que exigía haber puesto a la Constitución como el referente más alto del interés público. Con su fallo cómodo y legalista y, lo peor, plegado a los intereses del círculo en el poder, los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que calificaron la elección presidencial del 1 de julio pasado prefirieron ser jueces de barandilla y renunciar a la prerrogativa de investigar a fondo los delitos denunciados por el Movimiento Progresista –como la compra masiva del voto a favor de Enrique Peña Nieto, la triangulación de recursos de procedencia dudosa para financiar su campaña y el favoritismo evidente en las pantallas de Televisa–. Desdeñaron, además, cumplir su función primordial: ser garantes, como miembros de un tribunal de plena jurisdicción, del cumplimiento cabal de la Constitución mexicana.