3 mar. 2010

Gerardo Buganza

Gerardo Buganza, renunció esta tarde a su militancia panista.
En una carta que envió directamente al líder nacional del blanquiazul, César Nava, expresó su molestia por la designación de quien fuera titular del ISSSTE, Miguel Ángel Yunes, como candidato del PAN a la gubernatura de Veracruz.
En la misiva le argumentó al líder panista que "parece que lo importante para el PAN sólo es ganar elecciones".
Aseguró que le causa un "profundo dolor" dejar su partido después de una militancia de 16 años.
Hace unos días, el Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul designó como su abanderado para el gobierno de Veracruz a Miguel Ángel Yunes, y dejó a Buganza fuera de la contienda, a pesar de que muchas encuestas lo ponían como el mejor posicionado del partido.
Buganza, hace unos días, expresó que se encontraba en una etapa de reflexión y que en unos días daría a conocer su decisión en torno a la postulación de Yunes.
También analizará la invitación del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para que fuera su candidato en la entidad.
"El PAN que hoy se presenta es tan igual a su adversario, que al ciudadano le será imposible distinguir uno del otro. Así más incongruente es intentar evitar el regreso del PRI a Los Pinos en el año 2012, si para ello se piensa que la solución está en postular personajes del PRI para que contiendan en nombre del PAN", señaló.
En la carta, aseguró que pretender fingir que nada ocurrió en el proceso de selección del candidato a gobernador de Veracruz, sería indigno de quien cree en la democracia.
"Además constituiría un insulto a la inteligencia de quienes incluso no siendo miembros del PAN percibieron los hechos con claridad", agregó quien fuera candidato panista a la gubernatura en el 2004, año en el que estuvo a 25 mil votos de arrebatarle al PRI la entidad.
Si bien señaló que todos deben estar supeditados a las reglas internas del partido, denunció que en este proceso interno "a pesar de haber existido tales, quienes omitieron respetarlas fueron ustedes, quienes hoy dirigen al partido. Ningún acuerdo quedó a salvo y mucho menos la democracia interna, gracias a la manipulación y las presiones, ambas evidentes".
Denunció que al más alto nivel se tomaron decisiones basadas en infundios que lastimaron su honor y el de su familia, pero además -dijo- hubo oídos para escuchar y creer esas intrigas palaciegas.
"Pero tengo la certeza, los que han hecho de las mentiras de mi adversario elementos para descalificarme tendrán el cargo de conciencia que se merecen", sentenció y entonces anunció su renuncia al PAN.
"Así pues he tomado la decisión de presentar mi renuncia a la militancia activa que desarrollé durante todos estos años, con honor, lealtad, honradez y honestidad intelectual, La formulación de esta renuncia me produce genuino dolor, pero, estoy cierto que sería más profundo el daño que le haría a la causa en la que he creído, guardando un indigno silencio".
La carta:
http://www.eluniversal.com.mx/graficos/pdf10/buganza.pdf

Alto al secuestro, segundo día

Durante el Foro Alto al Secuestro, organizado por la Comisión de Justicia del Senado, La señora Isabel Miranda de Wallace pidió crear la figura de un Procurador especializado, que tome el control del problema a nivel nacional, se coordine con las procuradurías estatales, con independencia absoluta y tenga a su cargo la Policía Federal.
En su propuesta integral, la fundadora de la Organización Alto al Secuestro A. C., destaca el desarrollo una política enfocada a la educación y a valores, que englobe a los gobiernos federal, estatal y municipal.
Es indispensable, dijo, aprobar las Ley General de Víctimas del Secuestro, a fin de recomponer el tejido social, reactivar la economía, construir un sistema penitenciario no corrupto, alentar la denuncia ciudadana, contar con procuradurías y ministerios públicos independientes y poner énfasis en la prevención.
La señora Miranda de Wallace precisó que no comparte el criterio de que únicamente se sancione a funcionarios que participen en el secuestro cuando la víctima es menor de edad o mayor de 60 años.
“Rechazamos una ley donde se deja al arbitrio de un juez las penas, cuando una víctima muera en cautiverio. Exigimos la pena máxima, no agravantes”, subrayó.
Por su parte, la doctora María Eloisa Quintero, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales, dijo que la iniciativa del Ejecutivo para prevenir el secuestro podría ser la base para elaborar un buen dictamen.
Se manifestó en contra del aumento de las penas por considerar que ello no resolverá el problema.
El doctor Moisés Moreno Hernández, presidente del Centro de Política Criminal y Ciencias Penales, expresó que la vía del endurecimiento para combatir el secuestro y la delincuencia organizada en general, no es la más viable.
En los últimos años, indicó, se ha hecho uso de una política de represión, que involucra a todo el Sistema de Justicia Penal y se ha dejado de lado la política de la prevención, por lo que planteó la necesidad de crear una política criminal integral, como única posibilidad de garantizar una lucha eficaz contra la delincuencia.
Subrayó que toca ahora al Poder Legislativo analizar cada una de las iniciativas presentadas por los sectores políticos y sociales para que genere una legislación seria que permita enfrentar al secuestro y a la delincuencia organizada.
En su intervención, el doctor René Alejandro Jiménez Ornelas, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, aseguró que las ganancias ostentosas obtenidas por los delincuentes han hecho del secuestro, junto con el narcotráfico, uno de los delitos de mayor impacto y daño social.
Señaló que de acuerdo a una encuesta realizada en 2008 por el Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad, Chihuahua y Sinaloa son los estados cuyo índice delincuencial va en aumento, prácticamente el doble, mientras que en el Distrito Federal disminuyó.
A su vez, el maestro Max Morales Martínez, especialista en Liberación de Rehenes por Secuestro, sostuvo que en México el secuestro no es problema de delincuencia organizada, es un problema de policías organizados en delincuencia”.
Sugirió que en los proyectos de ley se conserve la clasificación del secuestro como delito grave, para que los secuestradores no puedan tener derecho a libertad bajo fianza.
El doctor Luis García López Guerrero, Primer Visitador de la CNDH, indicó que la ausencia de una ley que salvaguarde el interés superior de las víctimas del secuestro y establezca mecanismos eficientes de coordinación institucional para su atención, vulnera los derechos humanos y constituye un hecho reprobable e inaceptable.
Advirtió que dadas las condiciones de inseguridad, impunidad y corrupción, “estamos viviendo hoy lo que se denomina como “la tercera oleada del secuestro”, consistente en un repunte del número de este delito.
Por ello, llamó a implementar un sistema integral que no solamente busque el combatir al secuestro, sino que también haga efectivos los derechos consagrados en la Constitución para la protección y defensa de las víctimas de ese delito.

La licencia de Nava

El vicecoordinador del PAN, Roberto Gil Zuarth, dijo que la negativa de licencia temporal al diputado y Presidente Nacional de ese partido, César Nava Vázquez, obedeció a “razones estrictamente políticas”, por lo que confió en que en la sesión de mañana cuando vuelvan a someter a consideración del Pleno la solicitud haya “una reflexión serena y cautelosa”.  “Hacemos un llamado para que las mayorías se ejerzan con responsabilidad. El trámite se sigue correctamente, no hay ningún motivo de incumplimiento en cuánto a las formas, creemos que se trata de razones estrictamente políticas las que llevaron a grupos parlamentarios a una votación en sentido contrario”, declaró el legislador en entrevista.
En democracia, consideró el legislador, las mayorías se deben ejercer con la responsabilidad, porque las otorgaron los mexicanos para generar bienes colectivos, no para hacer revanchas de carácter político.
Gil Zuarth explicó que en la sesión de mañana volverán a someter a consideración del Pleno la solicitud de licencia de César Nava, por lo que confió en que “no se confundirán las dinámicas electorales con las dinámicas legislativas”.
Ha quedado en el limbo de la definición, reconoció, el PAN insistirá en que es un derecho de los legisladores solicitar la licencia al cargo por las razones que personalmente se hayan aducido. “Acción Nacional siempre ha respetado el derecho y ha sido solidario frente a legisladores de otros grupos parlamentarios que han decidido pedir licencia”.

Maciel de nuevo

Exigen disculpa al Papa por caso Maciel
En entrevista con Carmen Aristegui, hijos del presbítero piden a ex legionarios que han denunciado abusos que no desistan y levanten la voz
REFORMA on line / Redacción
Ciudad de México (3 marzo 2010).- Raúl, Omar y Christian González Lara, hijos que Marcial Maciel tuvo con Blanca Esthela Lara, exigieron al Papa Benedicto XVI que pida perdón a todas las víctimas de abuso sexual y psicológico del presbítero, así como de la congregación que fundara, los Legionarios de Cristo, antes de decidir el futuro de los bienes de la institución.
En entrevista con la periodista Carmen Aristegui, Raúl, el primer hijo que Maciel procreara con Lara, cuestionó el nulo acercamiento del Papa con las víctimas de abuso sexual.
"El Vaticano, antes de estar pensando cómo restaurar lo que es la congregación, ya se debió haber acercado a las víctimas para pedir un perdón, antes de estar pensando qué van hacer con sus bienes, qué van hacer con su dinero.
"El Vaticano tiene que reconocer públicamente con todas sus letras que a lo largo de décadas ha cometido crímenes", señaló.
Raúl reveló que a la edad de 8 años fue abusado por primera vez por su padre, quien entonces se hacía llamar José Rivas.
Además, junto a su hermano Omar, hijo del primer matrimonio de Blanca Esthela, y que Maciel adoptó como suyo, habló de cómo Maciel los obligaba a masturbarlo, cuando ellos no superaban la edad de 10 años.
El hijo de Maciel pidió al Papa que resarza el daño causado a quienes fueron abusados sexual y psicológicamente.
"(...) Es tremendo que El Vaticano, la institución religiosa o representante, digámoslo así de lo que es la religión católica, siga permitiendo estos actos y más tratándose de la congregación ligada a Juan Pablo II", reclamó.
Por otra parte, Omar hizo un llamado a todas las víctimas, en especial a los ex legionarios, quienes por décadas han denunciado públicamente los abusos sexuales a los que fueron sometidos dentro de la Legión, a que sigan alzando la voz en reclamo de justicia.
"No tengan miedo, no somos los únicos y estamos aquí para alzar la voz, que no son los únicos y que si en dado caso, o desgraciadamente o afortunadamente no han pasado por esto y lo están pasando, tenemos que aprender a vivir con esto.
"Desgraciadamente esto lo cometieron personas enfermas, no son un error humano, son personas enfermas que no tienen una justificación humana. Esto no se tiene que quedar impune, tiene que haber justicia, simplemente apóyense", mencionó el joven.
En tanto, la madre de los jóvenes cuestionó si el Sumo Pontífice va a permitir que la organización religiosa que dirige Álvaro Corcuera le siga dando la espalda a los hijos que Maciel tuvo, crítica que fue secundada por su hijo Christian, de 17 años.
"Es una pregunta para el Papa Benedicto: ¿va a seguir dejando que los Legionarios de Cristo nos sigan dando la espalda como lo han hecho hasta ahora?", asevero Hora de publicación: 12:05 hrs

Acuerdo obligatorio a las dependencias

DOF: 03/03/2010
ACUERDO por el que se instruye a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal la utilización de la leyenda: 2010, Año de la Patria. Bicentenario del Inicio de la Independencia y Centenario del Inicio de la Revolución .
Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Presidencia de la República.
FELIPE DE JESÚS CALDERÓN HINOJOSA, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, en ejercicio de la facultad que me confiere el artículo 89, fracción I de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y con fundamento en los artículos 26 y 27 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, y
CONSIDERANDO
Que 2010, año en que se conmemora el inicio del Bicentenario de la Independencia y el inicio del Centenario de la Revolución, debe ser motivo de orgullo y de reflexión sobre nuestro compromiso con la Patria y por ende, una oportunidad para reasumirlo;
Que el 16 de junio de 2006, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se declara al año 2010 como Año del Bicentenario del inicio del movimiento de Independencia Nacional y del Centenario del inicio de la Revolución Mexicana y se crea la Comisión Organizadora de dicha Conmemoración;
Que es deber del Ejecutivo Federal honrar la memoria de los actores en la Independencia y la Revolución de México para actualizar sus ideales y preservar en la Nación nuestra fidelidad con la legalidad, la justicia, la democracia y la seguridad, preservando lo mucho que hemos conseguido como Nación en doscientos años de ser orgullosamente mexicanos, y
Que a fin de conmemorar el año 2010, se estima oportuno instruir a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal la utilización de una leyenda conmemorativa en sus comunicaciones oficiales, que recoja la esencia de los motivos de la declaración del Honorable Congreso de la Unión, he tenido a bien emitir el siguiente
ACUERDO
ARTÍCULO ÚNICO.- Se instruye a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal para que durante el año 2010, al inicio de las comunicaciones oficiales se inserte la leyenda: "2010, Año de la Patria. Bicentenario del Inicio de la Independencia y Centenario del Inicio de la Revolución".
TRANSITORIO
ÚNICO.- El presente Acuerdo entrará en vigor el día de su publicación en el Diario Oficial de la Federación y concluirá su vigencia el 31 de diciembre del mismo año.
Dado en la Residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a primero de marzo de dos mil diez.- Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Lic. Fernando Francisco Gómez Mont Urueta.- Rúbrica.

Juan Molinar

Columna Estrictamente Personal/Raymundo Riva Palacio
Molinar, ¡estése quieto!
Ejecentral.com. 3 de marzo
En pésimo momento le llegó al secretario de Comunicaciones Juan Molinar el reporte de la Comisión Investigadora de la Suprema Corte sobre la tragedia ABC de Hermosillo, donde lo señalan como el funcionario federal de mayor rango -cuando era director del IMSS-, de violar garantías individuales. Molinar se pensaba en la antesala del cargo de secretario de Gobernación, un puesto para el cual venía trabajando afanosamente, construyendo una base de respaldo político en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en detrimento de la propia dependencia.
Molinar ha tenido un serio revés para sus aspiraciones políticas. No lo esperaba hace unos días, cuando tras la crisis dentro del PAN por la renuncia del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont y la embestida que le lanzaron en Los Pinos y el gabinete, se apuntó para relevarlo. Desde sus oficinas salió la especie de que estaba empacando para irse a Bucareli, y se dejó retratar en compañía del líder nacional del partido César Nava y del senador priista Mario López Valdés cuando estaban negociando una posible candidatura al gobierno de Sinaloa. Recientemente concedió una entrevista donde dijo que el cargo de secretario de Comunicaciones era eminentemente político.
Esa Secretaría le queda chica, como también le quedaba chico el Seguro Social. Pero fue el papel que le tocó jugar durante la primera parte del gobierno de Felipe Calderón, de cuyo cuarto de guerra durante la campaña presidencial formó parte activa, como un gladiador ante los rivales y un golpeador de adversarios. Aguardó su tiempo. Su llegada a Comunicaciones fue como un banderazo de salida, y se puso a construir una base de apoyo electoral. Comenzó a cambiar cuadros técnicos en la Secretaría por panistas, sin importarle que los funcionarios entrantes no tuvieran idea del nuevo trabajo que se les estaba encomendando.
Molinar entiende del tema. Como académico estudió y escribió detalladamente sobre las bondades políticas que generó el Programa Solidaridad en el gobierno de Carlos Salinas, que rompió con los viejos pilares que habían sostenido al régimen –clientelismo y corporativismo- para remplazarlos por un sistema que eliminaba los intermediarios. A través del programa, Salinas construyó 150 mil núcleos de control político en el país, manejados por los delegados de la Secretaría de Desarrollo Social, quienes controlaban los recursos y los distribuían directamente, haciendo a un lado a los gobernadores y al partido.
Sin entrar en un modelo similar, que le toca operar y administrar a Sedesol, Molinar siguió por la misma ruta. Entre sus primeras acciones en ese sentido fue el cambio de un alto número de ingenieros que eran responsables en áreas de infraestructura. Los cambios provocaron inquietud en el sector, y el pasado 2 de febrero el Colegio de Ingenieros Civiles de México le envió una carta solicitándole una cita para exponer lo que estaba sucediendo en el país. El párrafo clave en la carta que envió el presidente del Colegio, ingeniero Luis Zárate, dice:
“Hemos recibido comentarios de nuestros agremiados en referencia a que, dentro de la S.C.T. se están realizando cambios dentro de las áreas técnicas y los centros S.C.T. -que son las unidades de enlace a nivel nacional a cargo de la infraestructura carretera, aeroportuaria y de comunicaciones-, afectando con esto a ingenieros civiles mexicanos al ser sustituidos por profesionales de otras carreras, que por razón natural carecen del conocimiento técnico y la experiencia que se requiere para desempeñar adecuadamente sus funciones”.
Molinar ha hecho caso omiso a los llamados para una revisión sobre los nuevos responsables de áreas, por lo que ni siquiera se ha llegado al punto donde se podría dar una rectificación de sus decisiones. No sólo externa, sino internamente, el actuar de Molinar está causando estragos en el equipo de la Secretaría, de acuerdo con funcionarios del área, que están viendo cómo la capacidad y el entrenamiento que se necesita en una dependencia eminentemente técnica, no están siendo atendidas ni respetadas por el secretario.
La lógica del secretario no atraviesa por quién es la mejor persona para el cargo, sino se sustenta en la consolidación de clientelas o favores políticos. Dentro del PAN hay politólogos que piensan que una de las razones por las cuales el PRI no ha podido ser aniquilado es porque los cimientos del régimen no fueron demolidos en el gobierno de Vicente Fox. El régimen priista estaba construido sobre una compleja red de relaciones políticas cuyos incentivos eran económicos, generando lealtades y compromisos electorales, que construyeron el llamado “voto duro”.
Desde el gobierno foxista se comenzó a cambiar delegados de dependencias, pero la lógica central que se siguió en ese entonces, impulsada por la señora Martha Sahagún, estaba más vinculada a los negocios que a la política, por lo que las áreas de mayor relevo de cuadros fue en Aduanas. Siguiendo el modelo salinista, la entonces secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, comenzó a hacer los cambios de delegados de la dependencia para que operaran los programas contra la pobreza, lo que ha continuado en este sexenio. En ninguna de esas áreas se requería un alto nivel de conocimiento profesional y experiencia como sí exigía Comunicaciones y Transportes, donde ni Pedro Cerisola ni Luis Téllez, los antecesores de Molinar, remplazaron el conocimiento por la filiación partidista.
Con el reporte de la Comisión Investigadora de la Suprema Corte, que lo colocó en un patíbulo político, la carrera de Molinar se vio truncada de forma inesperada. No impedirá que siga construyendo su régimen panista, pero lo deja más expuesto a la denuncia pública, aumenta su espacio de vulnerabilidad, y mengua sus aspiraciones inmediatas en la Secretaría de Gobernación. En los próximos días se verá cómo acuden a su rescate en Los Pinos, o cómo dejan que se defienda solo. De esa señal, aún por venir, se podrá determinar si la carrera política ascendente de Molinar, fue colocada en stand by, o si aún le queda fuerza para volar.

Tolerancia

Ética, religiones y mujeres/Amelia Valcárcel, catedrática de Filosofía Moral y Política de la Uned
ABC, 27/02/10;
Las religiones han sido, y todavía son en muchos lugares, los principales vehículos normativos. En todo el planeta son tan ahora relevantes como nadie hace dos décadas habría imaginado. En paralelo, y también en nuestras sociedades ricas, estables y abiertas, la ética es el tipo de filosofía que toma cada vez mayor cuerpo. Va de suyo pensar que una cosa esté relacionada con la otra ¿Qué tiene que ver ese espesamiento del discurso ético con la multiplicidad religiosa y la necesidad de convivencia de credos distintos en sociedades globalizadas? Desde el Siglo Ilustrado, la ética, que Kant decantó, ha mostrado ser uno de los resortes más eficaces para producir innovación en el campo de los mandatos morales. Sin embargo, las religiones, por si alguien lo pensó algún día, no van a desaparecer. Puede que las democracias sean religiosamente indiferentes, pero arrastran el fuerte peso de la tolerancia religiosa.
El principio de tolerancia tiene origen precisamente en el mejor manejo que de las creencias religiosas quiso hacer el estado moderno, superadas las guerras religiosas. Holanda y Zelanda fueron las primeras en formular ese principio por el cual toda religión será tolerada siempre que no altere la paz civil. Tolerada e incluso protegida. Pero eso significa que cada creyente, en tanto que ciudadano, se compromete a acatar las leyes compartidas. Admite, por así decir, un común terreno de juego. Encontrar un mínimo compartido de normas o de valores en una sociedad que a la vez admite formas de vivir diversas, no es fácil. Hay que acordar principios entre actores que pueden no compartir trazos muy gruesos de prácticas morales. Y no llegamos todavía a conocer cuánto pueda estirarse la idea de tolerancia sin romperse. La tolerancia, actualmente, se ha salido además de su cauce inicial, religioso, porque nos es requerida también para «aceptar la diversidad». Y esto puede producir profundas perplejidades a algunos individuos.
Si admitimos formas de vida diferentes que tienen que ser respetadas ¿por qué no admitimos también las normativas de cada religión en su totalidad y no las respetamos como derechos a la diferencia? Si en nuestras sociedades hay divorcio ¿Por qué no admitimos la poligamia? Si alguna juventud se hace peircings ¿qué tiene de malo la ablación? Si la voluntad individual fundamenta la conducta recta ¿por qué no admitir todo lo que venga de ella, burkas incluidos? Estas son tres preguntas que nos llevan al centro mismo del conflicto normativo: Cómo respetar la universalidad cuando declaramos que respetamos la diversidad. Pero se puede llegar más lejos.
¿Por qué las gentes, aunque vivan juntas, han de pensar lo mismo y mantener valores homogéneos? ¿No es mejor que todo valga y que, simplemente, no nos mezclemos? Juntos pero diversos. A cada cual se le aplique su ley. Esta es la interpretación que de la tolerancia hace el multiculturalismo. Nuestras sociedades pueden aspirar a ser cosmopolitas, no internacionales, y, por lo tanto, que florezca la diferencia y cada uno se ocupe sólo de lo suyo. Del multiculturalismo al relativismo no hay ni siquiera un paso.
Por lo demás, no habría de qué asustarse. Todas las formas religiosas comparten tramos normativos relativamente homogéneos. Todas prohíben parecidas cosas: el robo, el asesinato, la calumnia. Y todas norman el sexo. Han sabido hacerlo durante siglos. Tienen sus textos sagrados que las inspiran y sus revelaciones particulares. Hay entre ellas mayores acuerdos de los que sospechamos. Que entre ellas se entiendan, como pensó que era la solución Pico de la Mirandola. Era imaginativo, pero, obviamente, no pudo ser. Europa se vio sumergida en el mar de sangre y sufrimiento que las guerras de religión abrieron tras la Reforma. La mutua tolerancia ha sido fruto de la prevalencia del Estado.
Es bien cierto que la mayoría de las religiones aplican normas básicas similares. Son normas fuertes y elementales sin cuyo cumplimiento ningún grupo humano habría sobrevivido. Los ejemplos del robo, el asesinato o la calumnia son sólidos. Todas las sociedades y, en consecuencia, sus religiones prohíben lo mismo. Sin embargo no lo prohíben universalmente. Cuando los credos no vivían juntos, sino que reinaban como monarcas cada uno en su grupo social y político, por lo común impedían estos males, pero hacia adentro. Con el extranjero, con el extraño con quien no se ha hecho ningún pacto, no hay reglas. Vale todo. Nuestros dioses no lo defienden. Esa es la dura dinámica más antigua de cualquier grupo humano.
A medida que las civilizaciones humanas fueron aproximándose en el espacio y por último compartiendo como ahora un tiempo común, cierto universalismo fue haciendo también esporádica aparición. Los mandatos se convirtieron en principios, esto es, normas abstractas de aplicación universal. Apareció la necesidad de los mínimos compartidos. Cada una de las que Duby llama globalizaciones limitadas produjo algunos de estos principios, tan dispares que van desde la regla de oro al principio de utilidad. Los principios coinciden con lo que solemos llamar normas éticas: meta-mandatos a partir de los cuales poder cribar las normas particulares de cada grupo, aprovechar lo mejor de ellas y deshacerse del resto. Se aprecia que tal trabajo sólo se hace necesario cuando una convivencia múltiple lo impone, como sucediera en el pasado y con mayor fuerza ahora que el proceso de globalización está culminando.
Pero tampoco todos los mandatos que vienen por el vehículo religioso tienen la misma entidad, aunque todos ellos sean supervivenciales. Los que norman el sexo resultan ser más abundantes, prolijos y complicados. Los acuerdos, en este terreno, son menores. Y, sobre todo, tales mandatos suelen ser diferentes para varones y mujeres en un monto considerable. No matar, no robar, no calumniar, son mínimos que no tienen sesgo de género; los tienen que cumplir las personas sean del sexo que sean. No es así con los preceptos directamente sexuales. Por tradición, -y en esto sí que el acuerdo existe-, las mujeres tienen especiales deberes de honestidad, al par que los varones se reservan mayores territorios de libertad. El sexo y la comida, además, son los objetos principales de otro tipo de órdenes, premorales, pero muy importantes, las de pureza. Y éstas también suelen tener género.
Pues bien, por dejar planteado el caso, nuestras democracias complejas son «sociedades de principios», con una abundante carga discursiva ética, y con su normativa de género debilitada, mientras que las sociedades tradicionales son lo que Lecky llamó «sociedades de vergüenza», regidas por órdenes de pureza, -magistralmente estudiadas por Mary Douglas-, y normas de género estrictas. Si estos dos tipos coinciden, colisionan. En tanto que las normas de género son la parte más divergente de las normas comunes, las mujeres están justamente en la línea de fractura. Son sus nuevas posiciones las que se han alcanzado mediante argumentaciones éticas. Y a la vez, las nuevas posiciones de las mujeres exigen innovar al discurso religioso; eso de nuevo las marca cuando éste se vuelve resistencial o inmovilista. Y durante esa colisión se produce toda una cacofonía, un ruido, en que el debate mezcla y confunde sistemáticamente órdenes, mandatos y principios; por tanto, argumenta desde posiciones inconmensurables. No por saberlo podemos quizá evitarlo, pero es nuestro deber para con el conocimiento contribuir a aclarar el campo.

Doble discurso de Nava

El doble discurso de César Nava
Álvaro Delgado
MÉXICO, DF, 2 de marzo (apro).- “Me debo a los electores, en mi mente no cruza ni siquiera la posibilidad de dejar la diputación”, prometió César Nava en julio del año pasado, en vísperas de ser nombrado presidente del Partido Acción Nacional (PAN).
El 16 de julio, al presentar su registro como aspirante a la presidencia de su partido, reiteró que sería un “diputado raso” que, además, renunciaría al sueldo de 191 mil 145 pesos mensuales que tiene el presidente del PAN.
Pero siete meses después de hacer público ese compromiso, luego de ganar la diputación por el distrito 15 correspondiente a la delegación Benito Juárez, Nava renegó de él al solicitar hoy licencia al cargo que, sin embargo, fue rechazada por la oposición en la Cámara de Diputados.
Nava, quien atribuyó el rechazo al “miedo” del PRI por las alianzas que ha hecho con una facción del PRD, adelantó que el próximo jueves volverá a solicitar licencia y será sustituido por su suplente, María Suad Tuachi Hurtado.
Sin embargo, la incongruencia de Nava es una constante en la presidencia del PAN, al que se comprometió a devolverle su identidad para ser una opción distinta y distinguible.
“Hoy nuestra identidad se encuentra desdibujada y algunos ya no perciben diferencias entre Acción Nacional y otros partidos”, puntualizó en el discurso que pronunció al registrar su candidatura a la presidencia del PAN y por ello formuló “tres ejes sustantivos”.
El primero es darle identidad a los gobiernos del PAN, porque “no luchamos tantos años para venir a administrar el poder, sino a cambiar las realidades de este país que nos lastiman a todos”; el segundo es que los liderazgos deben tener vocación de servicio, y el tercero la forma en comunicarse con los ciudadanos.
“Porque el cambio democrático de estructuras del que hablaba Efraín González Morfin sólo será posible a través de una alianza con los ciudadanos, cogobernando con ellos y para ellos. Precisamente porque nuestra opción no es el corporativismo ni el populismo, apostemos por el civismo”, clamó.
Un día antes, al participar en la presentación del libro Diálogo entre generaciones, una compilación de opiniones de panistas y no panistas que compiló junto con Luis H. Alvarez, y en la que participaron el secretario de Educación, Alonso Lujambio, y el analista Jorge Alcocer, Nava proclamó:
“Es tiempo de alejarnos de la ciénega y del pantano y subir a la roca fuerte y poderosa de la esencia, la identidad y los principios”.
Y pontificó: “En suma, el modo de ser de Acción Nacional, un modo distinto y distinguible, un modo que ha transformado México en 70 años y que lo seguirá transformando por siempre con nuevas generaciones, con nueva sangre, con lealtad a quienes nos han precedido en el camino, de quienes hemos recibido ya prendido todo y quienes nos pasan hoy la estafeta, el mapa de viaje y la linterna.”
Ya como presidente del PAN ha articulado alianzas con un sector de la izquierda para enfrentar al PRI, aunque con candidatos expriistas y vinculados con la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo, y a eso atribuyó que no se le haya autorizado la licencia.
“Esto podría reflejar el tamaño de su preocupación frente a la magnitud de las decisiones que hemos tomado últimamente y del reto electoral que tenemos por delante”, dijo.
“Lamentablemente, el cambio pacífico asusta a muchos, espanta a muchos, enoja a muchos. Lo que vimos hoy en la Cámara es una muestra de esa intolerancia que, lamentablemente, reside todavía en la mente de muchos legisladores que como hoy se oponen a algo tan simple".