14 jun. 2013

Libre la Jueza que desafió al Presidente Chávez




Libre la Jueza Afiuni, milagro del papa Francisco/Fred Alvarez

“Te tengo una noticia buena y otra mala. La buena es que todavía no hemos conseguido nadad que te implique. Las mala es que el Presidente (Chávez) te acaba de condenar a treinta años de cárcel por televisión, así que lo que te viene es largo”.... Comisario Elvis Ramírez



Por fin, el viernes 17 de junio el tribunal venezolano -17 de juicio oral- otorgó la libertad condicional a la jueza María Lourdes Afiuni, a pocas horas de la visita del presidente Nicolás Maduro con el papa Francisco. Afiuni, debe cada 15 días presentarse al tribunal y, tiene prohibido salir del país, además no puede usar las redes sociales, particularmente Twitter, ni tampoco ofrecer declaraciones a los medios de comunicación.
 Esto es sólo un avance, y se debió quizá al milagro de Francisco. Y es que quizá el presidente venezolano no quiso llegar a la audiencia con el líder religioso, con la jueza presa, ya que corría el riesgo de recibir una fuerte llamado de atención. Seguramente había leído que el pontífice días antes habló sin que le temblara la voz que “el primer genocidio del siglo XX fue el de los armenios”. Esas palabras despertaron la ira de Tuquía, quién las calificó como “absolutamente inaceptables”.
Resulta que Francisco recibió el 3 de junio de 2013 a una delegación guiada por el patriarca armenio-católico de Cilicia de los Armenios, Nerses Bedros XIX Tarmouni. Y según medios italianos, al concluir la audiencia, una de las personas al saludar al papa le indicó que era descendiente de una de las víctimas de la masacre perpetuada por los turcos. Y simplemente el papa le expresó lo que él piensa sobre el caso: “El primer genocidio del siglo XX fue el de los armenios”.

Idioma español versus lengua castellana/


Idioma español versus lengua castellana/Antonio Lamela, arquitecto y miembro de la Real Aacademia de Doctores y Premio Jaime I.
Publicado en ABC, 13 de junio de 2013:

Cuando se llama castellano al idioma español se tiende una trampa que confunde a quienes carecen de conocimiento del tema o se dejan engañar. Que nuestro idioma sea despojado de su condición mundialista, cosmopolita, y geoísta, empequeñeciéndolo, es una argucia política y educativa inaceptable que es necesario desenmascarar. Ya lo están empezando a pagar muy caro las poblaciones regionales sumergidas en la inmersión lingüística. En una visión mezquina de la Historia, de la cultura y del idioma de España, algunos políticos han tendido esa trampa en la que, sorprendentemente, han caído –inconscientes unos, conscientemente los más– intelectuales, profesionales y la propia Sociedad; hecho cuya importancia va más allá de un lapsus de vocabulario o de la equiparación de dos vocablos. Existe un calculado e inconfesable interés. De forma muy forzada, a la vez que irresponsable, y como concesión a los nacionalismos emergentes, lograron hasta introducirlo en la Constitución de 1978, allanando el camino a cuanto hoy padecemos.

EE.UU.: ¿fin de la intimidad?/ Walter Laqueur


EE.UU.: ¿fin de la intimidad?/ Walter Laqueur, consejero del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos de Washington
La Vanguardia, 13 de junio de 2013:

El Gobierno estadounidense espía a sus propios ciudadanos! La Agencia de Seguridad Nacional recopila los registros telefónicos de millones de estadounidenses con la ayuda de Verizon y otros proveedores de telecomunicaciones. Y reúne información sobre extranjeros de acuerdo con un proyecto denominado PRISM. Los hechos se han conocido tras una orden de un juez en relación con un programa secreto del 2007 (“Control sobre la información interna”), cuestión que se remonta a las leyes anteriores de las décadas de 1970 y 2001 (Patriot Act). La noticia procedía de The Guardian, el venerable periódico británico, y la información figuraba en un artículo de un bloguero llamado Glenn Greenwald, un exabogado de Wall Street; los medios de comunicación han informado de que es gay, vive en Río de Janeiro, tiene once perros y es judío aunque de mentalidad contraria a Israel.
¿Un escándalo? Sin duda, sobre todo cuando ocurre en un país que se siente tan orgulloso de mantener la libertad e intimidad de las personas, temeroso de un sistema como el descrito en 1984, de Orwell, con un Gran Hermano que lo controla todo. No obstante, la indignación en Estados Unidos, aparte de los medios de comunicación, no ha sido abrumadora y el presidente no habrá de dimitir. ¿Por qué? En parte porque la gente ha desconfiado del teléfono desde su invención. Cuando el señor Jones quería comunicar una información de carácter extremadamente comprometedora al señor Smith, Smith le interrumpía de modo invariable: “Por favor, por teléfono no…”.