13 feb. 2009

Me cae que extraño al PRI: Luis Téllez

Por Ramon Alberto Garza, director de Reporte Indigo
“Que usen el nombre del presidente… si el presidente después decide que no y me quiere
sacar… pero que usen su nombre…”.
La desesperada instrucción no es del jefe de la Oficina de la Presidencia. Es la orden que Luis
Téllez giró en distintos momentos a abogados para defenderse de lo que consideraba una traición de Héctor Osuna.

Y esta guerra despiadada entre los titulares de Comunicaciones y Transportes y de la Cofetel por el control de las telecomunicaciones en México se muestra en toda su crudeza.
Reporte Índigo exhibe hoy en exclusiva ocho conversaciones telefónicas íntegras que Luis Téllez sostiene con abogados, colaboradores y funcionarios federales.
El escenario de esos audios se ubica en la confrontación que se dio a raíz de que Rafael del Villar expidiera una resolución para bajar las tarifas de interconexión a solicitud de la telefónica Axtel.
El fallo se dio sin que aparentemente se tuviera conocimiento de una suspensión de amparo concedida a Telcel, lo cual no había sido notificado a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).
Las acusaciones arreciaron desde que la Cofetel le dijo a un juez que sí habían notificado de la suspensión de amparo a la SCT.
En ese marco se dan las conversaciones de Luis Téllez con los abogados Juan Velázquez y Miguel Alessio, con su subsecretario Manuel Rodríguez y con su secretario particular Ricardo Ríos.
En ellas se pone de manifiesto la disputa abierta de dos dependencias oficiales por decidir y definir el destino de un sector que tiene jugadores dominantes y dominados.
Del análisis de estos diálogos, se concluye que las diferencias entre Téllez y Osuna son más que irreconciliables.
“Mira qué bronca, ya estoy hasta la madre. Que se queden con Osuna y que se lo metan por el culo”, dice Luis Téllez en una de las conversaciones telefónicas.
Y en las conversaciones, el titular de la SCT también entra al ring para denunciar a los que considera “traidores”: “los putos de Cofetel me acusaron en el juzgado”.
Las comprometedoras grabaciones exhiben de manera reiterada el uso, e incluso el abuso, del
nombre del presidente Felipe Calderón para dirimir entre abogados sus litigios y operar en el alto nivel federal. “…que le digan que yo le mando decir a Miguel (Alessio, el abogado de Gobernación) que sí puede usar el nombre del presidente. Que yo asumo la responsabilidad.
Que le digan que es una instrucción del presidente”, dice el secretario de Comunicaciones
y Transportes.
Las instrucciones de Luis Téllez van más allá: “Yo asumo la responsabilidad de que… digo, si el presidente después decide que no y me quiere sacar… pero de que (César) use su nombre (el del presidente) con Héctor Osuna”.
En una de las conversaciones se evidencia la confrontación de Téllez con la recién salida subsecretaria de Comunicaciones Purificación Carpinteyro cuando se habla del relevo en Correos y los métodos para elegir sucesor.
“Tuve que decir que traíamos ahí un hoyo de mil millones y que necesitaba yo tener alguien de toda mi confianza”, le dice a Luis Téllez su secretario Ricardo Ríos.
Reporte Índigo buscó al secretario de Comunicaciones y Transportes para conocer su punto de vista sobre los audios, pero por el momento declinó hacer comentarios.
Éstos son los textos íntegros de las grabaciones
***
RICARDO RÍOS (R): -¿Qué hay Luis?
LUIS TÉLLEZ (LT) : -¿Qué hubo, Ricardo? ¿Cómo estás?
R:
-Pues mira, bien, al principio la persona que venía del Estado estaba muy tensa. Entonces lo de Villafranca se quedó con el currículum. Pero yo creo que me lo va a aceptar. Tuve que decir que traíamos ahí un hoyo de mil millones y que necesitaba yo tener a alguien de toda mi confianza. Porque… dijo: “déjame verlo… nada más que necesito esto, ¿no?”. El otro tema, el de las telecomunicaciones, les preocupó en extremo.
Y sí quisiera hablar contigo y con Ulises mañana.
LT :- Ajá, ok.
R: -Sí, necesitamos hacer una estrategia.
LT: -Ok, sí. Ya busqué a Ulises (Beltrán). Estaba en un evento, y no se ha reportado… pero sí. Mañana lo convoco.
R: -Oye, lo que se me hace raro es que no me hayan invitado hoy en la noche a palacio, o invitarían a algunos a la comida y otros a palacio… no sé.
LT: -No sé, puede ser eso…
R: -Porque Josefina (Vázquez Mota) iba a ir hoy a palacio.
LT: -Hum, sí pero no.
R: -El evento que iba a tener lugar mañana me imagino que se canceló. El gabinete… porque la ministra me dijo que iba a estar el presidente mañana.
LT: -No, la ministra me dijo que iba a ir a una charreada con el presidente mañana…
R: -Hum.
LT: -Ahora, como ya habíamos dicho en Presidencia que tenías este compromiso (sí, claro) y que no podías ir al gabinete (ajá), a lo mejor ya no convocaron a esto, pero puedo investigar.
R: -Pues investígate… si puede lo de hoy en la noche, se me hace raro que no me hayan invitado, pero a lo mejor estoy muy susceptible, pero se me hace raro… ¿Por qué no le preguntas a Maribel?, que ahorita que salí…
LT: -Me dijo Josefina que nos veíamos en palacio y no le quiero quedar mal.
R: -Déjame ahorita le marco. Ok, ok, sale.
LT : Te marco ahorita en unos minutos, y dile a Manuel Rodríguez y a Humberto (Treviño) y a Gilberto (López Meyer) que los quiero ver a las 9:30 antes del Consejo de Asa, porque… hijo, lo que nos está pidiendo el Estado de México para el aeropuerto está complicadísimo.
Entonces, los quiero ver mañana a las 9:30.
R: -¿A quién?
LT : A Manuel, a Gilberto y a Humberto. ¿Sabes qué?, a las ocho, por si me adelanto y me atraso.
R: -Ok, perfecto.
LT: -Antes de lo del Cofetel.
R: -Sí.
LT: -Y lo del suburbano, necesito que me prepare… quiero que me acompañe Manuel, Oscar. No sé si llevar a Humberto… Yo creo que sí… Y que preparen una nota de cómo vamos en el suburbano, y ahí le voy a comentar, no le voy a decir de lo de las otras dos carreteras.
R: Ok, ok.
LT : Ahorita te llamo.
R: Ok.
***
Luis Téllez y Juan Velázquez
LUIS TÉLLEZ: -Bueno… Juan (Velázquez). Soy Luis Téllez, ¿cómo estás?
JUAN VELÁZQUEZ: -Oiga, Luis, es delicadísimo lo que estas personas pretenden y que todavía no han hecho, engañando a César diciéndole que ya lo mandaron.
LT: -Ah, ¿no le han mandado nada todavía?
JV: No, no lo han mandado, y te voy a decir por qué. Todavía hace cinco minutos le estaban pidiendo a Gonzalo que lo firmara.
LT : -Ajá.
JV: Y Gonzalo se opuso a firmarlo y le dice que Rafael (Del Villar) que tampoco lo firmara. Pero si hace cinco minutos estaban pidiéndole que lo firmara pues es porque hace cinco minutos todavía no lo mandaban. En ese informe están diciendo que a ti te notificaron eso que tú nunca supusiste. Imagínate que te notificaron, te hicieron conocedor de un mandamiento judicial y para que tú, con ese conocimiento, lo incumplieras.
LT: -Oye, una cosa. Vamos a suponer que digan eso. Pero el mandamiento judicial no es para mí de cualquier forma. Tú lo viste.
JV: Sí, estoy de acuerdo. Nada más que… sí estoy de acuerdo, pero a final de cuentas eso sería una salida. Pero una salida digamos que contradiciendo lo que éstos expresamente están diciendo. ¿Me doy a entender?
LT: -Sí. Oye, Juan, ¿te puedo pedir un favor?
JV: Sí.
LT: -Le podrías mandar una carta tuya dirigida a mí para que yo se la dé al presidente. Diciendo que te parece inconcebible que haya sido, que esto es una traición, no sé cómo se pueda decir. Que me están acusando y que es una falta de institucionalidad y que en tu carrera nunca has visto una cosa así.
JV: Sí, por supuesto. Te voy a pedir un favor… dame autorización para… mira, pensaba yo hablarle ahorita a César. César acuérdate que fue mi alumno.
LT: -Háblale ahorita, te lo pido.
JV: Déjame, más bien, más que una carta, déjame hablarle. A César… César me toma las llamadas en el celular.
LT: -Ok. ¿Por qué no le hablas a César, y yo te hablo ahorita en 10 minutos? Porque sí es muy grave lo que me estás diciendo, no vaya yo a acabar en el bote por eso. Y lo que te pediría de cualquier manera es la carta porque quiero que salgan estas gentes de gobierno.
JV: Oye… ¿te acuerdas que te dije que me estoy yendo a Guadalajara?
LT: -Sí.
JV: -Pero dame por eso la oportunidad de hablarle ahorita a César, y mandarte la carta. Yo diría que tendría que regresar.
Estoy yéndome. Pero déjame hablarle ahorita a César.
LT: -Tú tienes su teléfono, ¿verdad?
JV: No lo tengo aquí conmigo, pero le dije a Jorge que le hablaba yo en cinco minutos para que me lo diera.
LT: -Ok, perfecto.
JV: Pero háblame en 10 minutos.
LT: -Yo te hablo en 10 minutos. Gracias.
JV: Órale
***
Luis TÉLLEZ: -Oye, Ricardo.
RICARDO RÍOS : ¿Sí?
LT: -Bueno… le va a hablar ahorita Juan Velázquez a César Nava… porque me acaba de hablar. Que si le tomaron el pelo a César Nava, entonces que diga que es una orden del presidente… yo creo que no lo han enviado. Yo creo que no lo han enviado. Ahorita le voy a hablar a Miguel Alesio y decirle que no lo han enviado que porque Gonzalo no firmó… ¿Gonzalo no puede bloquear esto como comisionado?
RR : No. Ellos lo mandan sin la firma de Gonzalo.
LT: -Ahora lo que yo sí creo es que sí se han de haber apresurado para buscar la forma de enviarlo.
RR: -Eso sí. Estamos ahorita contrarreloj. Por eso ahorita habló con Juan Velázquez. No sé si esto te lo informó Gonzalo, entonces Juan Velázquez le va a hablar a César Nava.
LT: -Oye, que le hable Gonzalo ahorita a Miguel Alessio y le diga que no lo han enviado. Que le tomaron el pelo a César Nava. Que no lo han enviado y que le den la instrucción.
Dile que yo traté de comunicarme con él y no pude porque yo quiero dejar mi teléfono abierto a ver qué dice Juan. Pero que le digan que yo le mando decir a Miguel que sí puede usar el nombre del presidente. Que yo asumo la responsabilidad. Que le digan que es una instrucción del presidente.

RR: -Ok. Muy bien. Perfecto.
LT: -Y ahorita que me hable Juan. Que me hable Gonzalo después de hablar. Miguel está en su celular.
RR: Ajá.
LT: -Yo le voy a hablar a Miguel, mejor…
RR : -Sale.
LT : Bye, bye
***
LUIS TÉLLEZ: -Fíjate que le tomaron el pelo a César Nava, porque no lo han mandado. Porque buscaron a Gonzalo para pedirle su firma.
Entonces, mira, yo asumo la responsabilidad de que… digo, si el presidente después decide que no y me quiere sacar… pero de que (César) use su nombre (el del presidente) con Héctor Osuna.

MIGUEL ALESSIO: -¿Usted? Bueno, ahorita voy a tratar de comunicarme con él.
LT: -Sí, ya me leyó Gonzalo. Gonzalo no lo va a firmar. Gonzalo me está inculpando de que estoy incumpliendo una orden judicial, y me parece gravísimo.
MA: -Ok, yo lo veo ahorita.
LT: -Te agradezco muchísimo, Miguel.
MA: -Ándele.
LT : Gracias, bye.
***
LUIS TÉLLEZ: -¿Cómo estás?
JUAN VELÁZQUEZ: -Perdón, ¿quién habla?
LT: -Soy Luis Téllez.
JV: -Ay, Luis… No, es que le dejé ahorita un recado a César, y que no estaba en su oficina y que en el momento en que pudiera lo reportarían conmigo.
LT: - Ok.
JV: -Él es muy amigo mío. Fue alumno mío. Hablo con él constantemente, y la idea sería ver si se puede parar esto del tal Héctor Osuna.
LT : Sí.
JV: Bueno, y si no, pues a ver qué… pero…
LT: -Yo creo que me ayudas muchísimo si le puedes decir, aunque ya haya salido esto… Yo creo que no va a pasar a mayores. Pero decirle, “oye yo nunca he visto una cosa igual de falta de institucionalidad, de seriedad, etcétera, de estas gentes”. Yo creo que si le dices que somos muy amigos y que te hablé a pedir una opinión… porque me pueden meter en un liazo, por ser mi trabajo.
JV: -Claro.
LT: -Tú sabes, mi querido Juan, que estaba en el
sector privado haciendo muy buena lana. Me meto a esto y me tocan unos pinches traidores como éstos.
JV: -Yo creo que es verdaderamente inconcebible, Luis. Inconcebible. No sólo… es decir, están haciendo todo en contra tuya. En contra tuya. Digo, bueno. Verás, nunca lo había visto.
LT: -No. Mira, si le pudieras decir eso a César mañana… porque lo van a hacer estos cuates de cualquier forma. Pero si tú mañana, o cuando te hable César, le pudieras decir es que es inconcebible.
Y si le dices, bueno, que somos muy amigos y que te pedí una opinión. Y que me dijiste que es inconcebible lo que está pasando. Yo te pediría si me pudieras mandar una carta dirigida a mí diciéndome eso. Cuando puedas, el lunes o lo que sea… No se cae el mundo.
JV: Sí, de acuerdo.
LT: -¿Pero sabes qué, Juan? No entiendo. Es una falta de disciplina. Una falta… Mira, tú me conoces bien. Sabes que le meto todas las ganas a mis cosas, pero con traidores no se puede.
JV: -De acuerdo. Mira, yo voy a recibir la llamada de César. Si no, yo mañana, a más tardar, me estaré comunicando con él. De todos modos, inmediatamente regresando el lunes, te llamo. Y de todos modos, el martes a las seis nos vamos a ver, ¿sí?
LT: -Perfecto. Muchas gracias, Juan.
JV: -Y no te preocupes. Para eso nos tienes a nosotros. De acuerdo.
LT: -Te agradezco mucho, Juan.
JV: Tú haz tu trabajo y deja que nosotros, Gonzalo y yo, hagamos el nuestro.
LT : Gracias, Juan.
***
LUIS TÉLLEZ: -¿Bueno?
MANUEL RODRÍGUEZ: Hola, Luis.
LT: -¿Cómo estás? Oye, nada más para avisarte que ya me reuní con Gilberto. Dice que los putos de Cofetel me acusaron en el juzgado.
MR: -No manches.
LT: -Me habló Juan Velázquez y me dijo que nunca había visto una cosa así. Ahora sí, yo creo que dices: o se van todos o me voy yo.
MR: -Está bueno… está bueno.
LT: -No, no tienes idea. ¿Con quién vas a desayunar mañana?
MR: -Con Videgaray.
LT: -Ah, ok.
LUIS TÉLLEZ: -Ah, bueno. Mira, yo tengo un desayuno con estos cuates y les voy a decir. Mira, ya me junté con Gilberto. Y para que tengas el número en la cabeza, con 16 por ciento de tasa de descuento en los próximos 10 años, o sea, sin meterle demasiada cola al
crédito, el flujo máximo a valor presente es de 50.

Manuel Rodríguez: -¿Y cuánto quiere que les paguemos?
LT: 65.
MR : Hijo. Pues no da. Me habló Peña ahorita, que quiere. Bueno va a ir Luis Esparza. Que los ponga en el consejo. Les voy a pedir que los pongan en consejo y que los consulten con sus superiores.
LT: -Ok.
MR: -¿Qué te parece? Pues que están locos.
LT: -Aquí la institucionalidad. Me cae que extraño al PRI , ¿eh?
MR: -Sí, sí.
LT: -No, está cañón
***
RICARDO RÍOS : Bueno.
LUIS TÉLLEZ: -¿Qué hubo, Ricardo? Oye, ya hablé con César Nava y se comprometió conmigo a hablar ahorita con Héctor Osuna para que respeten lo que nosotros estamos diciendo.
RR : Ok, perfecto.
LT: -Pero también hay que decírselo a… ¿tú cómo vas con Jorge?
RR: Aquí estoy charlando con él. Me lo va a mandar y entonces ya ahorita con esto vamos a retroalimentarnos con ellos. Entonces, yo creo que sigue el mismo caminito.
LT: -Yo lo que le dije a César es que le dijeran que respetaran nuestro proyecto.
RR: Claro.
LT: Ajá.
RR: Entonces ahorita… ya me lo está enviando Jorge aquí. Ahorita viene Gonzalo y Sánchez Henkel para hablar. Mira, esto es muy grave. Muy delicado ya ahorita con el reforzamiento de Presidencia, yo creo que ya.
LT: -Ahorita le voy a hablar a Osuna también.
RR: Ajá…
LT: -Mira qué bronca, ya estoy hasta la madre. Que se queden con Osuna y que se lo metan por el culo. Ahorita voy a hablar con él y si no me hace caso… Pues a ver qué hago… este… déjame hablar… Espero que César lo busque en este momento. Le voy a dar
unos minutos para no interrumpir su teléfono.

RR: -Ok. Oye, ¿y de la cena te dijeron algo o no?
LT: -Que no se convocó a todo mundo. Ahorita van a pasar la… a quienes en la comida y… Unos a la comida y otros a la cena. Eso me dijo ahorita Jessica y ahorita me va a pasar…
RR: Nada más para saber, cabrón.
LT : Te encargo esto mucho. Yo ahorita busco a Osuna.
RR : Ok. Muy bien.
LT : Sale, bye

La grabaciones en Reporte Indigo

Una serie de ocho conversaciones telefónicas del secretario de Comunicaciones y Transportes con funcionarios públicos y el abogado Juan Velázquez, revelaría que Luis Téllez usa el nombre del presidente Felipe Calderón para manipular el conflicto entre la dependencia que dirige y la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).
Reporte Índigo difunde estas pláticas íntegras en su página de Internet.
Luis Téllez: -Oye, Juan, ¿te puedo pedir un favor?
Juan Velázquez: -Sí.
Téllez: -¿Podrías mandar una carta tuya dirigida a mí para que yo se la dé al Presidente, diciendo que te parece inconcebible que haya sido, que esto es una traición? No sé cómo se pueda decir. Que me están acusando y que es una falta de institucionalidad y que en tu carrera nunca has visto una cosa así.
El escenario de esos audios se ubicaría en la confrontación que se dio a raíz de que Rafael del Villar expidió una resolución para bajar las tarifas de interconexión que pidió la telefónica Axtel. “El fallo se dio sin que aparentemente se conociera de una suspensión de amparo concedida a Telcel, pero que no había sido notificada a la SCT. Las acusaciones arreciaron cuando desde la Cofetel se le dijo a un juez que si habían notificado de la suspensión de Amparo a la SCT”, dice.
Y en ese marco, agrega, “se desenvuelven las conversaciones de Luis Téllez con los abogados Juan Velázquez y Miguel Alessio, con su subsecretario Manuel Rodríguez y con su secretario particular
Ricardo Ríos. En ellas se pone de manifiesto la disputa abierta de dos dependencias oficiales por decidir y definir el destino de un sector que tiene jugadores dominantes y dominados”.
Del análisis de las grabaciones, se concluye que las diferencias entre Téllez y Osuna son más que irreconciliables. “Mira qué bronca, ya estoy hasta la madre. Que se queden con Osuna y que se lo metan por el culo”, dice Luis Téllez al teléfono. “Y en las conversaciones Manuel Rodríguez, subsecretario de la SCT, también entra al ring para denunciar a los que consideran ‘traidores’: ‘los putos de Cofetel me acusaron en el juzgado’”.
Reporte Índigo señala que estas ocho grabaciones que publica de forma íntegra exhiben de manera reiterada “el uso o incluso el abuso” del nombre del presidente Felipe Calderón, para dirimir entre abogados sus litigios y operar en el alto nivel federal. “[…] Que le digan que yo le mando decir a Miguel (Alessio, el abogado de Gobernación) que sí puede usar el nombre del Presidente. Que yo asumo la responsabilidad. Que le digan que es una instrucción del Presidente”, dice el secretario de Comunicaciones en las grabaciones en poder la publicación.

Etica y periodismo

Ética y periodismo/Editorial
El Univeral, 13 de febrero de 2009;
Luis Téllez, secretario de Comunicaciones y Transportes del actual gobierno federal, dijo en una conversación casual: “Carlos Salinas se robó la mitad de la cuenta secreta”. La grabación proviene a su vez de un celular que se quedó encendido por accidente. La obtención del audio y el interés público que contiene hacen del material objeto válido de investigación periodística y de posibles implicaciones legales.
¿Por qué es ético difundir públicamente la conversación privada con “un grupo de amigos” del actual funcionario? El especialista en materia de transparencia Ernesto Garzón Valdés dice en el libro Lo íntimo, lo privado y lo público (Cuaderno de transparencia 06, IFAI) que la intimidad es el lugar donde el individuo ejerce plenamente su autonomía personal; “es el reducto último de la personalidad”. Lo público es la libre accesibilidad de los comportamientos y decisiones de las personas en sociedad. El primero debe ser inaccesible al escrutinio de los demás, mientras que el segundo debe ser compartido.
A la mitad está la privacidad, que es el ámbito en donde “impera una transparencia relativa”.
Cuando la privacidad se usa para encubrir actos que pudieran implicar perjuicio a terceras personas, el ámbito público tiene la facultad de interferir en aquella esfera. Un padre tiene derecho a convivir en privacidad con su esposa, pero esa relación es susceptible de acción pública cuando, en el hogar, el hombre golpea a la mujer.
Lo mismo puede decirse de las cuentas bancarias de un defraudador, de quien usa su propiedad para esconder armas o narcóticos o del buzón de mensajes de un celular que graba la confesión de un enriquecimiento ilícito.
Cada caso tiene consideraciones propias. ¿Puede el periodista o la periodista, en esta ocasión Carmen Aristegui, desde el espacio público invadir la privacidad de una persona? La respuesta es sí en la medida en que la grabación habla de una partida secreta conformada por dinero público. Existe plena justificación para indagar sobre el audio incluso si en el proceso es necesario sacar a la luz o interferir en otros aspectos del ámbito privado.
Además, hay elementos para establecer la probable responsabilidad en malversación de recursos del erario. En su momento, la justicia suiza sostuvo que el dinero de Raúl Salinas, hermano del ex presidente, procedía del desvío de fondos públicos, según consta en varias actas y requerimientos del procedimiento judicial realizado en ese país.
Declara el ex subsecretario de Agricultura en el sexenio de Salinas, Luis Téllez, que carece de “evidencia alguna” para acreditar un daño al erario equivalente a 400 millones de dólares, pero como ha hecho saber a EL UNIVERSAL la propia Diana Pando —dueña del celular donde el actual secretario dejó registrada su voz—, la credibilidad de este personaje no cuenta con gran validez. El funcionario aseguró ante los medios de comunicación la tarde de ayer que nunca ha visto a Pando, siendo que ella tiene pruebas de que ambos sostuvieron una relación sentimental.
¿Por qué creer a Téllez que carece de elementos para sostener su dicho —siendo que colaboró y mantiene contacto con Carlos Salinas y su esposa desde hace dos décadas— si miente sobre la persona a la que llamó en aquella conversación privada que resultó de interés público?
México tiene ya una larga lista de grabaciones comprometedoras cuya difusión levanta escándalos mediáticos, rara vez traducidos en consecuencias para los involucrados.
Hay un derecho de conocer la verdad, a propósito de ese desvío de fondos que, haya prescrito o no jurídicamente, merece el escrutinio de los medios de comunicación.
***

SCT presentará denuncia de hechos ante la PGR

Luis Téllez denunciará ante PGR grabaciones: fueron hechas de forma ilegal, dice.
señaló en un comunicado que las grabaciones de su teléfono celular, donde habla del ex presidente Carlos Salinas, fueron hechas de forma ilegal.
Postura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dada a conocer por eFernando Carbonell Paredes, Director General de Comunicación Social de la SCT.
13/02/2009 Comunicado
Con respecto a las grabaciones de algunas comunicaciones telefónicas privadas dadas a conocer el día de hoy, en las que aparecen diferentes conversaciones de trabajo sobre tres temas sostenidas por el Dr. Luis Téllez, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes señala lo siguiente:
En el primer tema, la grabación se refiere a una plática sostenida entre el Secretario Téllez y su Secretario Particular, Ricardo Ríos.
En ella, se expresa que el desempeño financiero del Servicio Postal Mexicano no fue el esperado, refiriéndose a las decisiones tomadas por la anterior directora general, Purificación Carpinteyro, toda vez que para septiembre ya se pronosticaba que al fin del ejercicio fiscal 2008, habría una diferencia negativa de más de mil millones de pesos contra lo presupuestado. Cabe señalar que al cierre del ejercicio 2008 Sepomex terminó con un déficit incluyendo adeudos, de 1994 millones de pesos, cuando en el PEF únicamente contaba con apoyos por 380 millones.
En el segundo tema, el Secretario Téllez conversa con el Gobernador del Estado de México y en otra llamada con el coordinador de asesores de la SCT Manuel Rodríguez Arregui.
En estas conversaciones, se habla sobre la necesidad de la concesionaria Amait de utilizar los terrenos que hoy renta la empresa OAG en el aeropuerto de Toluca para expandir la capacidad operativa de dicho aeropuerto.
Asimismo, se comenta sobre la sugerencia que hizo el gobierno del Estado de México para que el Secretario de Comunicaciones de ese estado,
Gerardo Ruiz Esparza, fuese invitado al consejo de ASA, a fin de exponer la necesidad de encontrar una solución para el aeropuerto.
La asistencia como invitado del señor Ruiz Esparza al Consejo de ASA, obedeció a que el gobierno del Estado de México es socio de ASA en la empresa Amait. Finalmente, en la grabación se aclara que las pretensiones de la empresa OAG estaban por encima del resultado del modelo financiero elaborado por la coordinación de asesores de la SCT. Cabe señalar que a la fecha no ha habido ningún arreglo con la empresa OAG ya que se está en espera del resultado de un avalúo bancario.
El tercer tema, se refiere a varias comunicaciones entre el Secretario Luis Téllez; el Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal, Miguel Alessio; el abogado penalista Juan Velazquez y el secretario particular del Dr. Téllez, Ricardo Ríos.
En estas conversaciones, se trata el contenido de un informe que debía rendir la Cofetel dentro de un juicio de amparo promovido por Telcel.
El borrador de dicho proyecto de informe, había sido revisado por los abogados de la SCT y el licenciado
Juan Velázquez, en su calidad de asesor externo.
Tres de los Comisionados de la Cofetel hicieron caso omiso a la opinión jurídica de la Secretaría en el sentido de que la SCT no había sido notificada legalmente en dicho Juicio de Amparo y ni siquiera era parte en el mismo.
Es por ello, que en estas conversaciones, el Secretario Téllez se refiere a la negativa de dos de los comisionados de Cofetel (Gonzalo Martínez y Rafael del Villar) a firmar dicho informe, ya que el informe se refería a hechos que eran imprecisos.
Más adelante, comenta que el presidente de la Cofetel, Arq. Héctor Osuna, le dijo al Secretario Particular del Presidente de la República, que ya no podía modificar el informe por que ya lo había mandado al juzgado de distrito, cuando en realidad el mismo se encontraba en la Cofetel en espera de ser firmado por dos de los comisionados.
Es por ello que el Secretario Téllez le sugiere al Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal, Miguel Alessio, que promueva que César Nava, hable con Héctor Osuna en su calidad de Secretario Particular del Presidente de la República.
El lenguaje que utilizó para referirse a dos de los comisionados y en particular al presidente de la Cofetel, obedeció a la irritación y evidente falta de institucionalidad mostrada por tres de los Comisionados, y la opinión del Secretario está sustentada en el hecho de que el citado informe pudo haber afectado indebidamente la legal actuación de varios servidores públicos de la SCT.
Cabe señalar que recientemente, el Juez de Distrito correspondiente a este juicio otorgó la razón a la SCT en la sentencia que emitió.
Con base a lo anterior, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes declara:
Primero, que el contenido de estas comunicaciones privadas, que fueron intervenidas y difundidas ilegalmente, muestran conversaciones en las que en todo momento el Secretario y su equipo trabajaron dentro del marco de la legalidad y el respeto a las Instituciones de nuestro país.
Segundo, queremos dejar muy claro que estas conversaciones en ningún momento reflejan acciones indebidas del Secretario. Son conversaciones de trabajo, como las que tiene cualquier ciudadano que utiliza cotidianamente un teléfono celular.
Tercero, en todo momento el Secretario Téllez dio su lugar a la oficina del Presidente de la República, manejó información veraz, respetó la independencia profesional de los abogados externos, y fue congruente con el marco legal y las resoluciones de la Suprema Corte de Justicia con respecto a la independencia de la Cofetel.
Cuarto, la Secretaria reprueba cualquier cita fuera de contexto que pudiese distorsionar la realidad.
Finalmente, queremos informar que dado que la ley prohíbe y castiga a aquellos que intervengan o difundan comunicaciones privadas, en breve, la SCT presentará ante la PGR las denuncias de hechos correspondientes.
Fuente: SCT

Leon E. Panetta


La Agencia Central de Inteligencia (CIA) cuenta desde hoy con un nuevo director, Leon E. Panetta. El Senado de EE UU confirmó su nombramiento por votación unánime y sin debate alguno.
En las audiencias de confirmación de su nominación, Panetta rompió con el saliente director de la CIA Michael Hayden al apoyar una investigación del Congreso a los programas de interrogación y detención lanzados después de los ataques del 11-S. Panetta dijo que la Comisión de Inteligencia del Senado sería un lugar apropiado para realizar una investigación "para aprender lecciones de lo que ocurrió" en el programa, y dijo que haría todo lo posible para cooperar.
Durante las audiencias en el Senado dijo que los métodos coercitivos de interrogatorio empleados por la CIA durante la presidencia de George W. Bush constituyen tortura, y no se usarán bajo su dirección. Pero, dijo -al igual que Obama-que los empleados de la CIA que hayan incurrido en tales métodos no serán investigados ni procesados
Panetta de 70 años fue director de presupuesto de la Casa Blanca bajo el Gobierno de Clinton antes de convertirse en jefe de gabinete, donde tuvo acceso a los informes de inteligencia que se entregan al presidente. También sirvió en el bipartidista Grupo de Estudio de Irak, establecido por el Congreso en el 2006 para evaluar las opciones para las políticas de guerra en el país.
En un mensaje a los empleados de la agencia Panetta indicó hoy que tomaba el juramento "con gran orgullo y honor" y que está listo para encabezar "esta gran organización".
Este es el primer mensaje de Panetta
Message from Director Panetta
Statement to Employees by Director of the Central Intelligence Agency Leon E. Panetta
February 13, 2009
With great pride and honor, I took the oath of office today to become Director of the Central Intelligence Agency. Pride because it gives me another opportunity to serve the nation. Honor because I will lead a great organization that is on the front line of preserving our national security.
CIA Director Leon E. Panetta on his first day at the helm.
When President Obama asked if I would accept this assignment, he said he wanted someone he could trust, who was independent, and who would call them as he sees them. Throughout my 40-year career in government, I have made it a point to speak honestly to my colleagues, my coworkers, my constituents, and my President. I hope that we can speak honestly to each other and to those we serve.
At its best, intelligence gives our government the clearest possible picture of the world as it is. At its heart, intelligence is the solid base on which our country acts to build the world as it should be. It is a profession of risk, of courage, and of integrity. It is a calling for the dedicated, those who find reward not in public acclaim, but in silent duty.
CIA holds a special place in American intelligence. Free of policy bias, it reports, analyzes, and informs. Its officers tackle the toughest national security problems. With unique authorities and capabilities, it acts boldly to change threats overseas into opportunities. It has a proud tradition of skill, bravery, and technical innovation. I will uphold our Agency’s commitment to stand by the law and the Constitution, to build trust with the Congress through vigorous oversight, and to promote effective partnerships inside and outside the Intelligence Community.
Since my nomination, I have begun to see the Agency as it is now. This is a strong organization, and I commend Mike Hayden for improving its performance and morale through his leadership and patriotism. The challenge is to build on that success by continuing to shape CIA’s role in protecting the nation, a job we must always do with absolute integrity. It will be my task to ensure that we are equipped and prepared for the demands of today and tomorrow.
In making decisions, I will count on the expertise of CIA professionals, starting with Steve Kappes, who has agreed to continue as Deputy Director. He embodies the Agency spirit of service before self. That clear and noble principle must guide the actions all of us take, from the Seventh Floor to the smallest, most distant base.
CIA is called to do great things for our country—advance its interests, promote its values, oppose its enemies, and aid its allies. I look forward to working with all of you to make our mission America’s hope for a better and safer tomorrow.
Leon E. Panetta

Los pájaros

¿Y si fueran los pájaros, estúpido?/J. Ernesto Ayala-Dip, crítico literario
Publicado en EL PAÍS, 13/02/09;
Al Adrià y la Carme, mis maestros en pájaros
Hay gente que no entiende que pueda haber otra interesada por los pájaros. Nadie puede hacerse
una idea de la distancia que hay entre los aficionados a la ornitología y los que ignoran que exista esta ciencia. O esta pasión. Y sin embargo, hay personas que no se imaginan su vida sin ella, como tampoco aciertan a explicarse cómo es que durante tanto tiempo les fue tan
indistinto un petirrojo que un carbonero común, sombras voladoras sin sentido que se posaban en el alféizar de sus ventanas desafiando su indiferencia. Al amante de los pájaros, leer que “el cambio climático acelera los factores que ponen en riesgo de extinción a 1,226 especies de aves” le dibuja en su mente un escenario imposible de concebir. Nada podría ser más triste que un hábitat sin la llegada o la partida de todos sus pájaros. Ningún aficionado conoce in situ todos los pájaros. Los que sobrevivirán y los que tienen las horas contadas. Y es probable que nunca los atrape a todos con sus prismáticos. Pero sabe que existen. Tiene registrado en su libro mágico -su guía especializada- el vuelo, la silueta, la envergadura y la mancha de sus alas desplegadas, el color de su pico, el tiempo y la ruta de sus migraciones, el color de su plumaje. Tiene incluso grabado sus cantos. Así que la sola posibilidad -nada remota- de que esa palpitante información de la vida se convierta en letra muerta, sume al amante de los pájaros en una lúcida y necesaria melancolía.
¿Recuerda el lector de Pájaros de América, la hermosa novela de Mary McCarthy, la inmensa pena de su joven e idealista personaje Peter Levi cuando le comunican que el gran búho real de una reserva que él visita cada año ha muerto? Una mujer que está a su lado, que no entiende una tan repentina aflicción por la desaparición de un simple pájaro, no encuentra un consuelo mejor que decirle casi como un reproche: “No se puede esperar que todo siga siempre igual”. Los que aman los pájaros sí quieren que todo siga siempre igual. No es una rutina cualquiera que la naturaleza nos prometa en cada estación o cada continente, en cada migración anual, sobre el mar, entre el ramaje de los árboles, en un humedal o una reserva o en los parques de nuestra ciudad, la especie que necesitamos observar para corroborar que en nuestro amado planeta las cosas siguen su orden, su reloj puntual, su latido crucial. Ya es bastante que la ornitología sea una ciencia descriptiva y no pretenda alterar la biología de los pájaros, nos dice Peter Levi. Ahora sólo faltaría, rogará el aficionado de nuestros días, que no se pretenda hacernos creer que pase lo que pase, pájaro más pájaro menos, la vida sigue igual. Porque si falta una especie de ave, como si falta una especie marina o una lengua, la vida no puede seguir jamás igual. ¿Qué ocurriría si un día no muy lejano dejáramos de escuchar el canto del pinzón vulgar en primavera, circunstancia nada imposible toda vez que esta especie ya mermó su número en Reino Unido desde 1960, coincidiendo con el inicio del uso masivo de insecticidas tóxicos? Sabemos que Aristóteles ya observó el picapinos, pero ¿hasta cuándo podrá nuestra civilización permitir ese casi invisible vuelo ondulado de exhibición que nos regala antes de entregarse a su labor carpintera?
“Hay en la actualidad menos de 350 grullas cantoras salvajes en todo el planeta, y aunque la cifra representa una clara mejora con respecto a la población de 22 que había en 1941, la perspectiva a largo plazo para toda especie con tan pequeña colección de genes es muy sombría”. Este diagnóstico pertenece al escritor norteamericano Jonathan Franzen. En Mi problema con los pájaros, artículo autobiográfico que incluye en el volumen Zona fría. Una historia personal, Franzen nos relata su paulatino amor a las aves. Yo recomiendo su lectura fervorosamente. Lo hago porque me parece la mejor descripción no sólo de cómo alguien tan ajeno a los pájaros un milagroso día descubre en ellos un universo de vida inesperado, sino porque precisamente a través de ellos Franzen destripa el mecanismo de los políticos neoliberales para producir no sólo masas paupérrimas de personas sino también masas de pájaros pobres. Como las clases medias y obreras norteamericanas en recientes tiempos de Bush, los pájaros también ven rebajados su dignidad y su nivel de vida. Esta pobreza no es baladí porque se trate de los pájaros. Especies expulsadas de su lugar exacto en el mundo para ir a buscar refugio en una tristísima y humillante adaptación. O desaparecer. Todo un temible síntoma.
“Uno de los aspectos que me gusta de la ornitología es la buena relación que hay entre la comunidad profesional y la de aficionados, mientras que en otras materias se odian a muerte”, dice el doctor Josep del Hoyo, uno de los ornitólogos más prestigiosos de Europa. Jonathan Franzen es un aficionado. Quien conoce a uno de ellos, sabe que cuando regresa de alguna excursión hay una sola pregunta que para él tiene sentido: “¿Y? ¿Qué has visto?”.

Darwin

En el bicentenario del nacimiento de Darwin/Eduardo Punset, escritor y divulgador científico
Publicado EL MUNDO, 12/02/2009;
Si existe una biografía oficial de Charles Darwin y una exposición también oficial -que se inaugura hoy mismo, día de su cumpleaños, en el Museo de Ciencias Naturales de Londres-, esa biografía y esa exposición se las debemos al paleontólogo Niles Eldredge, de la City University de Nueva York. Me acuerdo siempre de él cuando queremos hablar de Darwin porque lo ponía a la altura de Lincoln que, además de ser un buen político, había entendido como nadie la trascendencia de la democracia para la vida ordinaria de la gente. Siendo un científico, Darwin había ido mucho más allá también al conmover toda la filosofía de la vida, descubriendo que los organismos evolucionaban. Marx y Freud fueron muy importantes -cada uno en su campo, dice Eldredge- pero no conmovieron el edificio del pensamiento como hicieron Darwin y Lincoln.
En términos científicos nadie ha podido cuestionar que Darwin tenía razón al sugerir que todos procedemos de un origen común.Hoy hemos podido comprobar que el ADN de la mosca del vinagre es muy parecido al nuestro. Las especies -en contra del pensamiento dogmático y heredado- habían evolucionado. El lo llamaba descendencia con modificación. No era cierto que los distintos arquetipos representaran la voluntad divina, de que perduraran para siempre.La música de la evolución está en la diversidad que trasluce el paso de una especie a otra, mientras que los arquetipos no son sino ruidos instantáneos en la perspectiva del tiempo geológico.
Al asumir una hipótesis científica que consideraba probada, Darwin actuaba en consecuencia en cualquiera de los ámbitos en los que se movía. Cuando uno de los indígenas rescatados de una tribu en Patagonia, en un viaje anterior al de Darwin, decidió por su cuenta y riesgo regresar y reanudar la vida de antes, el capitán del barco lo consideró un fracaso del mundo civilizado y una muestra de la incapacidad de la cultura indígena para adaptarse a la modernidad; para Darwin, en cambio, se trataba de un hecho normal, porque no consideraba que eran dos organismos tan distintos como creía la mayoría de la gente. Un hombre de la calle en Londres y un indígena de la Patagonia. Su honestidad intelectual y su independencia de criterio fueron asombrosas.
Los cambios a lo largo de la evolución se habían hecho mediante la selección natural, modelada por la progresión geométrica de la población y las mutaciones genéticas aleatorias. Siempre hubo más bocas para alimentar que comida disponible; del resto se encargaban las mutaciones aleatorias. Una gran parte de estas mutaciones eran el subproducto del desvarío genético. Otras eran favorables y muchas otras adversas Sin entrar ahora en el debate de si el darwinismo da o no cobijo a la idea de progreso, lo cierto es que, como afirmaba uno de los grandes paleontólogos de Harvard, Stephen J. Gould, darvinista a pesar suyo, «no hay propósito en la evolución». No es cierto que caminemos imperturbablemente hacia un mundo mejor. Si acaso más complejo. «Tenemos cinco dedos» -afirmaba Darwin- «no porque así nos convenga, sino porque los tenían nuestros antepasados anfibios». No es difícil imaginar un mundo más distinto del que existía antes de Darwin. Con anterioridad, no había evolución y en el caso de dar señales de inteligencia era la mano de la divinidad.
PARA el saber en tiempos de Darwin, la Tierra tenía 4.000 años en lugar de 4.000 millones. No hacía falta contar con la perspectiva geológica del tiempo que fundamentaría luego los alambicados procesos de la evolución de las especies. Darwin tuvo que esperar a que los geólogos confirmaran que la historia de la Tierra daba tiempo para que fraguara el largo discurso evolutivo desde las primeras bacterias a los homínidos más recientes.
A pesar de las batallas ideológicas a que ha dado lugar la herencia darviniana, ningún científico ha estado más alejado de la lucha ideológica que Darwin. El mismo era creacionista cuando emprendió el viaje con el Beagle para estudiar la selección natural y la selección sexual, dos columnas básicas de su pensamiento. Es la experimentación la que se interpone en la idea del diseño de un creador y sin duda puso mucho más cuidado en no agraviar a los que se consideraban confesionales que los actuales partidarios de anunciar en los autobuses que Dios no existe. Ahora bien, aunque Darwin pudo modificar algunas de sus hipótesis, es falso que antes de morir aceptara con resignación la doctrina heredada.Darwin sufrió tantas desdichas con la muerte de sus allegados que lo consideró una prueba adicional de la no existencia de Dios. Su amor del alma, Emma -muy religiosa- estaba tan convencida de la ausencia de odio o rabia en la postura agnóstica de Darwin que su lamento por la falta de fe de su marido tenía como única razón «no poder estar con él después de muerto».
Es bastante grotesco calumniar el pensamiento de Darwin tildándolo de una simple teoría. El hablaba siempre de «my theory», de su teoría. Todas las grandes conclusiones de la ciencia son, por supuesto, teorías expuestas a que en un momento determinado se pueda demostrar lo contrario. Darwin nunca escondió sus dos pasiones: ser reconocido por el descubrimiento de la selección natural que modela la evolución y la utilización del método científico en sus análisis. Es muy difícil que el pensamiento dogmático le perdone del todo la osadía de utilizar la ciencia para desmentir mitos como la creación, fruto, supuestamente, de un diseño inteligente y no de la evolución.
Durante un tiempo tampoco se le perdonará que descendamos de un antepasado común de los primates sociales. «Yo no desciendo del mono», me contestó una gran artista de la canción española al sugerirle los principios de la selección natural. Darwin tenía una concepción tan humana de los humanos que escribió el primer libro sobre las emociones básicas y universales con las que venimos al mundo. Aunque ahora cueste creerlo, entonces se consideraba que la ciencia tampoco debía entrar en el análisis de estas emociones a las que, en lugar de conocerlas para gestionarlas luego, había que atropellarlas.
***
Darwin y la vida humana/César Nombela, catedrático de la Universidad Complutense
ABC, 12/02/0;
El quehacer de la Ciencia tiene como objetivo el conocimiento racional de la realidad. En el rigor de las aproximaciones metodológicas -observación, medida, experimentación- se sustenta la validez de los resultados, el alcance de las teorías que los interpretan y el de las ideas que se consolidan a partir de esos hallazgos. La práctica de la Ciencia ha supuesto una apasionante aventura intelectual para el ser humano, la única especie biológica capaz de razonar y de reflexionar en el sentido más amplio. También la creación artística de cualquier índole supone un atributo definitorio de la condición humana. Hay diversas formas de conocer y conocernos, la Ciencia no es la única.
La Ciencia ha progresado mediante aproximaciones reduccionistas con la pretensión de obtener conclusiones de validez general. Sin embargo, hay también una aspiración humana para comprender el conjunto de la realidad, desarrollando una cosmovisión propia en la que englobar conocimiento y valoraciones. Desde ese punto de vista, no cabe la fragmentación del conocimiento. Cuando se cumple el segundo centenario de Charles Darwin, junto con el sesquicentenario de la publicación de su obra principal, El origen de las especies, importa valorar su obra científica como tal, así como su influencia en la cultura y en la organización social, que tanto impacto ha tenido en la vide muchas personas.
La variación natural en los seres vivos era patente, desde siglos antes, gracias a los esfuerzos de numerosos naturalistas, comenzando por el propio Aristóteles. Darwin desarrolló su experiencia a partir de la observación detallada de numerosas especies en ambientes salvajes. Igualmente, percibió los efectos de la selección artificial que efectuaban los criadores de aves domésticas, forzando la selección de determinadas variedades. Al proponer la selección de los más aptos, como fuerza que opera sobre las variantes individuales que aparecen de manera natural, Darwin pudo encontrar una de esas ideas que permiten conclusiones de valor general. Fenómenos aleatorios, no deterministas, como la variación biológica, se ven afectados por una selección que opera sobre la capacidad adaptativa.
La evolución biológica mediante la selección natural, se convirtió en la idea dominante, la clave fundamental para explicar los fenómenos propios de los vivientes. Tras Darwin había de llegar la genética mendeliana, que demuestra la herencia de los caracteres y sus variaciones. Surgiría después la Biología Molecular, trasladando al nivel de los propios genes la explicación de las variaciones y las bases de su selección, en una síntesis que validaba las ideas evolutivas. Los datos han ido encajando para configurar que existe una unidad en el sustrato definitorio de los seres vivos, así como una organización biológica que se hace más compleja con la aparición de las sucesivas especies.
En cualquier caso, como señalan los biólogos evolucionistas más razonables, el valor de la aportación de Darwin es haber formulado una teoría sobre la que se puede seguir ampliando el edificio científico, que no está agotada, pues muchas preguntas siguen vigentes. Porque aun siendo una explicación razonable, la teoría de la evolución es eso, una teoría no demostrable experimentalmente en su globalidad. Y porque la cantidad de fenómenos evolutivos por explicar es mayor que la de los explicados. Los grandes saltos como la emergencia de las células eucarióticas (con verdadero núcleo), el propio concepto de especie y su generación, de forma que sea aplicable a todos los organismos (las especies bacterianas no pueden ser definidas como comunidad de reproducción), el ritmo de los cambios evolutivos, etc. son cuestiones que siguen abiertas. El conjunto de ideas que se han ido desarrollando en el mundo de la Ciencia desde Darwin diseñan también un universo en cambio; el universo no es estable como postuló Newton, sino que tuvo un comienzo y evoluciona experimentando un proceso de expansión. Se esfumó hace tiempo el sueño de Laplace, de predecir todo lo que ha de ocurrir en un universo determinista.
Darwin destaca entre los otros científicos que también propusieron la evolución biológica. De ahí que se atribuyan al darwinismo las derivaciones de su teoría que impactaron en el mundo del pensamiento y de la organización social. Los resultados de este impacto no son naturalmente responsabilidad del ilustre naturalista inglés, más bien desbordan el hecho científico para adentrarse en interpretaciones de la naturaleza humana con consecuencias variadas.El darwinismo social supuso la consagración de principios individualistas, como fuente razonable de toda organización, enfatizando la competencia y la lucha por la existencia. La visión monista del hombre, desde una perspectiva exclusivamente materialista, incluso llegó a formularse como una pseudo-religión inspiradora del materialismo histórico (marxismo), o de la superioridad de las razas y la justificación de la eliminación de los más débiles (nazismo) y la eugenesia. La falta de un propósito atribuible a los procesos de selección natural, ya que actúan sobre cambios aleatorios, ha dado pie a formulaciones descalificadoras de la visión trascendente de la vida humana, que desbordan el alcance del propio hecho científico. En términos dramáticos, Monod nos urge a aceptar nuestra soledad de seres abandonados en un mundo indiferente en que hemos emergido por azar. Desde una visión casi metafísica del azar (como señala Arana), nos insta -con lenguaje paradójicamente evangélico- a elegir entre el reino y las tinieblas, siendo el primero la aceptación de la carencia de sentido. Finalmente, desde una visión más flemática, Dawkins sentencia que somos simplemente el vehículo de genes egoístas, que se auto-propagan en un universo carente de diseño, propósito, mal o bien, por lo que no es probable que sea fruto de ningún diseñador ¿para qué preocuparse?.
Sin embargo, la estructura evolutiva en el mundo de lo vivo, de la que somos parte, supone una visión perfeccionada de la realidad material que también nos constituye. Pero, igualmente sabemos que somos la única especie biológica capaz de actuar anticipando las consecuencias de nuestras acciones, y de elegir en función de criterios de verdad, bien, amor y justicia. Nada hay en el darwinismo que nos demuestre la trascendencia de la vida humana, pero tampoco hay nada que la niegue. Revirtiendo visiones opuestas, Ayala ha llegado a señalar que la teoría de la evolución puede también verse como el regalo de Darwin a la religión; la imperfección es inherente también a los procesos naturales. Desde el conocimiento de nuestra realidad biológica, hermanados en la naturaleza con el resto de los vivientes, podemos seguir abiertos a la pregunta fundamental sobre el sentido de nuestras propias vidas. La vida humana, la de cada persona que habita en este planeta, es el resultado de una serie de fenómenos altamente improbables, pero que, no obstante, han ocurrido. Sabemos mucho más de las leyes físicas que gobiernan el ambiente en el que hemos surgido. Podemos ser más libres para bucear en los misterios que persisten detrás de unas leyes de la naturaleza en las que nuestra propia existencia se enmarca