14 feb. 2011

¿Qué es ser catalán?

¿Qué es ser catalán? Hace unos meses, una pregunta como esta -¿qué es ser francés?- metió al Gobierno de Nicolás Sarkozy en un berenjenal. A la hora de definir el genio de los pueblos cada persona tiene su idea, cada uno, según su cultura y su experiencia, reduce ese genio a tres o cuatro tópicos, y al final resulta que ser catalán, o francés o mexicano es, como diría Borges, un acto de fe.
Yo esta pregunta la respondería desde mi punto de vista: soy hijo de una familia barcelonesa que emigró a Veracruz, México, donde ser catalán consistía en sumar un ramillete de variables tales como llamarme Jordi, oír a Joan Manuel Serrat, seguir los resultados del Barça en el periódico, cantar el Sol solet y el Cargol treu banya, comer butifarras, beber un horrible vino importado del Penedès y hablar catalán, una lengua que, en aquella selva mexicana donde nací, nos dotaba de un lustre exótico.
Ser catalán en Veracruz era precisamente eso: ser un niño exótico que estaba obligado a explicar, con una frecuencia desesperante, la rara filiación de su exotismo.

El expediente es cosa juzgada: México

Lunes 14 de Febrero | Comunicado # 043 | México, D.F.
La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ha tomado debida nota de las declaraciones formuladas por el Jefe de Estado Francés acerca del fallo de la justicia mexicana que confirmó la sentencia de la ciudadana francesa Florence Cassez, así como de la realización del Año de México en Francia.
La postura del Gobierno de México en relación con el proceso seguido a Florence Cassez es conocida. El expediente es cosa juzgada: existe una sentencia definitiva impuesta por un Poder autónomo que procedió, en todo momento, conforme a derecho.

Aristegui: impostura e impostores

Aristegui: impostura e impostores

No tienen derecho ni la señora Carmen y menos sus corifeos a engañar a la sociedad con el cuento de la violentada libertad de expresión.

Columna Itinerario político/Ricardo Alemán
Excélsior, 14 de febrero de 2011; 
Los ciudadanos en general, pero en especial los profesionales de la información, debieran aplaudir y dar gracias a los patrocinadores del circo mediático llamado “el caso Aristegui”. ¿Por qué? Por la ocurrencia de llevar el tema hasta el extremo de “la protesta callejera”.
Y es que gracias a ese exceso confirmaron que toda la patraña montada detrás del despido de la señora Aristegui no es más que una vulgar y grosera impostura, promovida por los mismos impostores de siempre: los que de manera cíclica engañan a la sociedad con supuestas reivindicaciones sociales, pero que en el fondo sólo persiguen el poder por el poder. ¿De qué hablamos?

Lo que está cambiando en la “guerra” contra el narco

Lo que está cambiando en la “guerra” contra el narco/ Gustavo Hirales M.

Nexos, febrero de 2011;
Foto: Periódico, El Porvenir
Dice Joaquín Villalobos (Nexos, agosto de 2010) que basta una “mirada rápida” a los datos sobre víctimas, secuencia y cantidad de los contactos armados, armamento y medios involucrados, extensión de los territorios en disputa y fuerzas policiales y militares comprometidas por aire, mar y tierra, “para concluir que México tiene una guerra”. Creo que en este caso no basta una “mirada rápida” a esos datos para sacar tal conclusión, pues el asunto es de suyo más complejo.
1. No todo conflicto armado es guerra. No está en duda que aquí existe un conflicto armado muy violento, y que en su centro está el “valor de ruta” del país para introducir drogas a los Estados Unidos, valor que se disparó cuando losamericanos sellaron la ruta del Caribe para el tráfico marítimo de drogas desde Sudamérica.

El crimen no es el problema

El crimen no es el problema/Ana Laura Magaloni Kerpel
Publicado en Revista Nexos, 01/02/2011

Contar con un buen diagnóstico es un requisito indispensable para diseñar cualquier política pública. Todo buen diagnóstico, además, distingue con precisión las causas de los efectos. Estas premisas tan elementales no se cumplen cuando hablamos de las políticas en materia de seguridad en México. El espléndido ensayo de Fernando Escalante “La muerte tiene permiso” (nexos, enero 2011) lo plantea con claridad: no hay un diagnóstico sobre las causas que han detonado la ola de violencia que vive el país y, frente a los datos duros, la explicación oficial —“se están matando entre sí”— resulta simplista, insuficiente e incompleta.

La tiranía del expediente

La tiranía del expediente /Jesús Silva-Herzog Márquez
Reforma, 14 Feb. 11;
El ámbito judicial es tan importante para una democracia como el espacio de las elecciones. No me refiero aquí a la función del poder judicial como el gran órgano del equilibrio institucional, el último defensor de la legalidad, la voz que resuelve las controversias entre los poderes. Hablo del proceso judicial como prueba crucial de ciudadanía. Ante un tribunal se comprueba si una persona pertenece realmente a un orden político como sujeto de derechos -o si es un súbdito, un objeto, un nadie. Paul W. Kahn, constitucionalista de la Universidad de Yale, lo pone en estos términos: el voto le da poder a la mayoría, el litigio le da poder a cada ciudadano.
Tenemos hoy la mejor oportunidad para ver que el proceso penal mexicano es una sorda máquina de arbitrariedad.

El blindaje de Peña Nieto

Columna Estrictamente Personal/Raymundo Riva Palacio,
Ejecentral.com, 14 de febrero de 2011;
El gobernador Enrique Peña Nieto, vapuleado en redes sociales y descalificado por la República de las Opiniones que lo consideran un mero producto de televisión, volvió a demostrar que sus reflejos políticos son rápidos. De la nada, en forma inesperada y sorprendente, concedió una entrevista a la cadena hispana Univisión en Estados Unidos y entregó el reporte médico de la muerte de su esposa. ¿Por qué lo hizo? Porque en la paja ajena observó lo que una campaña política bien dirigida, daña a un político.