27 ago. 2010

Combate al lavado de dinero

El Presidente Felipe Calderón presentó estye jueves 16 de agosto una serie de iniciativas de ley que enviará al Congreso de la Unión, para combatir el lavado de dinero; se trata de cortar la vía del financiamiento a la delincuencia organizada.
En la presentación de la firma estuvo acompañado por los Secretarios de Gobernación, Francisco Blake Mora, Ernesto Cordero Arroyo de SCHP; así como del Procurador General, Arturo Chávez Chávez: el Titular del Ejecutivo federal destacó que este paquete de medidas responde al compromiso del Gobierno asumido en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, a exigencias realizadas durante los Diálogos por la Seguridad y por la propia ciudadanía.
Enumeró los cuatro ejes que conforman la Estrategia Nacional para la Prevención y el Combate al Lavado de Dinero y al Financiamiento del Terrorismo, a saber:
i) Uno. Estrategia para detectar eficazmente las operaciones de lavado, con el objetivo de mejorar los mecanismos para que las autoridades consulten la información de la que disponen las instituciones financieras.
ii) Dos. Los Agentes Financieros, como las Casas de Cambio, deberán sujetarse a las mismas reglas administrativas en materia de prevención de lavado de dinero. Además, habrá una nueva restricción a las operaciones que se realizan hoy todavía en efectivo. Es decir, de ser aprobada, quedará prohibida la adquisición de cualquier mueble o bien inmueble en efectivo, sean en moneda nacional o divisas extranjeras, o metales preciosos.
iii) Tres. Se mejorará el uso de información de inteligencia al supervisar operaciones concretas de transacciones internacionales. En este mismo punto, se fortalecerán los mecanismos para la detección de efectivo en los puertos de entrada y salida, así como en vías de comunicación del país.
iv) Cuatro. Con la finalidad de que la sociedad conozca los resultados de esta Estrategia, se aplicará una metodología que mida la efectividad de las autoridades Federales, por medio de una política efectiva de comunicación social.
En el acto e Presidente, instruyó al Procurador de la República y a los Secretarios de Gobernación, Seguridad Pública y Hacienda, a coordinarse con el Legislativo para establecer un canal permanente de comunicación para discutir estas iniciativas.
También estuvieron en la fima de lad iniciativa integrantesdel Cuerpo Diplomático acreditado en México; Heriberto Castillo Villanueva, Presidente de la Asociación Nacional del Notariado Mexicano, el Dr. Guillermo Babatz Torres, Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; Ignacio Deschamps González, Presidente de la Asociación de Bancos de México; José Isabel Trejo Reyes, Presidente de la Comisión de Hacienda del Senado de la República; Roberto del Cueto Legaspi, Subgobernador del Banco de México; y AlejandroPoiré Romero, Secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional.
Diversas intervenciones antes de la firma:
1.- Ernesto Cordero Arroyo, Secretario de Hacienda y Crédito Público: Señor Presidente de México, señor Felipe Calderón Hinojosa; señor Presidente de la Asociación de Bancos de México, señor Ignacio Deschamps; señor Subgobernador del Banco de México, Roberto del Cueto; estimados compañeros:
Muy buenos días.
El propósito de mi participación en este evento es presentar la Estrategia de Prevención al Lavado de Dinero, a través de unas breves láminas que voy a mencionar.
La presentación consta de dos partes:
La primera. Es poner en contexto cuál es la definición de lavado de dinero, así como cuál es proceso habitual que se sigue para integrar las investigaciones en contra del lavado de dinero. Y, posteriormente, presentar, con algo de detalle, la Presentación de la Estrategia del Lavado de Dinero.
En primer lugar. La definición de lavado de dinero convencionalmente aceptada a nivel internacional, es que el lavado de dinero es el procesamiento de las ganancias derivadas de la actividad criminal para disfrutar su procedencia ilícita, disfrazar su procedencia ilícita permitiendo a los criminales gozar de ella, sin arriesgar su fuente de ingreso.
Actualmente cómo se integran las investigaciones de lavado de dinero.
Hay un análisis financiero que realiza la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, donde se hacen la detección de operaciones, situaciones patrimoniales o de negocios sospechosos. Adicionalmente, se identifican las personas, actividades, origen y destino de recursos potencialmente ilícitos.
Con este análisis financiero, se integra la investigación criminal que participa la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de la República, donde se constatan las actividades ilícitas que justifican los recursos detectados, y se determinan vínculos con actividades u organizaciones criminales.
Posteriormente, una vez que termina la investigación criminal, se procede a la judicialización del caso para obtener sentencias condenatorias y decomiso de bienes de procedencia ilícita.
La estrategia que presentaremos cubre todo este proceso de integración de los casos de lavado de dinero, en alguno de sus distintos componentes.
Básicamente, esta estrategia tiene dos metas fundamentales:
La primera. Es impedir que las organizaciones criminales dispongan de sus ganancias.
Y segundo. Judicializar oportuna y efectivamente casos de lavado de dinero.
Para esto estamos proponiendo cuatro ejes rectores:
El primero. Tiene que ver con la organización de la información y el fortalecimiento de las organizaciones que combaten casos de lavado de dinero.
El segundo. Tiene que ver con el marco normativo, que cubriré muy brevemente y el señor Procurador, posteriormente, dará más detalles.
La tercera. Es de los ejes rectores de esta estrategia y es fortalecer la supervisión, basado en modelos de riesgo y tener procedimientos eficaces.
Y un cuarto componente que se refiere a la transparencia y a la rendición de cuentas de esta estrategia.
Debo mencionar que muchas de las acciones que están o que se van a mencionar en esta estrategia, son acciones que actualmente se están llevando a cabo, y hay algunas acciones que son innovaciones que forman parte de esta estrategia.
El primer eje rector, que es la parte de información y organización, tiene tres líneas de acciones muy específicas y concretas:
La primera de estas líneas de acción es la generación, manejo y uso de la información. Se trata de integrar, procesar y analizar la mayor cantidad de información financiera y criminal de manera coordinada y conjunta, es decir, que tengan acceso las dependencias involucradas en el combate al lavado de dinero, a las bases de datos de las otras dependencias, de manera coordinada.
Acuerdos de colaboración e intercambio de información entre los tres órdenes de Gobierno, y desarrollo de herramientas de inteligencia para medir la evolución de las actividades ilícitas.
La segunda línea de acción en este eje rector es la creación de células especializadas para el combate al lavado de dinero. Se trata de crear grupos de trabajo que den seguimiento a casos específicos, con personal y funcionarios, tanto de la Unidad de Inteligencia Financiera, como de la Procuraduría General de la República, como de la Secretaría de Seguridad Pública.
Estas células se van a especializar temáticamente, geográficamente y sectorialmente; y concentrarán la información de distintas dependencias bajo estrictos protocolos de actuación.
La tercera de las líneas de acción es la consolidación de áreas especializadas, asegurando permanencia, protección y confiabilidad del personal. Desarrollar más especialistas en decomiso, aseguramiento, abandono y extinción de dominio; y fortalecer esquemas de formación y especialización para la mayor profesionalización del personal.
El segundo de los ejes rectores, tiene a su vez, líneas de acción muy concretas.
La primera línea de acción en este eje rector trata de fortalecer el marco normativo y a la cual el Procurador dará más detalles. Básicamente la primera línea de acción es la regulación de operaciones en efectivo o instrumentos monetarios equivalentes.
Para esto se enviará una iniciativa de ley, con el propósito de poder normar y regular legalmente lo siguiente:
Prohibir la adquisición de cualquier bien inmueble en efectivo.
Prohibir el pago en efectivo de más de 100 mil pesos en la adquisición de vehículos aéreos, marítimos y terrestres; relojes y joyería; boletos de apuestas o sorteos, y transmisión de títulos accionarios.
Las operaciones que se realicen en contravención a esta disposición serán sancionadas con prisión de cinco a 15 años. Para esto habrá que ajustar los tipos penales, reconocer nuevos tipos penales relacionados con lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.
Y, asimismo, se establecen nuevos sujetos obligados a reportar operaciones. Obligaciones que se deben reportar, son aquellos que se dediquen habitualmente a la realización de concursos, sorteos y juegos, a la comercialización de inmuebles, a la compra-venta de metales preciosos, joyería y relojería, traslado de valores y blindajes.
El tercero de los ejes rectores, que es fortalecer la supervisión basada en riesgo y procedimientos eficaces, tiene las siguientes líneas de acción:
La primera. Es la supervisión especializada para comercio exterior y detección de dinero. Y ahí, seguiremos integrando los controles aduaneros para detectar dinero en efectivo; incrementaremos las revisiones basadas en modelos de riesgo y reforzaremos la vigilancia en operaciones de comercio exterior.
La segunda línea de acción es reforzar acciones de dependencias supervisoras, y ahí fortaleceremos la capacidad de supervisión por parte de las comisiones: la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, la CONSAR. Consolidaremos una lista nacional de blancos y se sancionarán las omisiones de los reportes de los sujetos obligados.
La tercera de las líneas de acción es fortalecer la recuperación de activos a favor del Estado, y ahí se agilizará el procedimiento y aseguramiento de activos; se fortalecerá la identificación de activos en el extranjero de personas sujetas a investigación, y se reformará la Ley de Extinción de Dominio, como lo mencionará el Procurador más adelante.
El cuarto de los ejes rectores tiene que ver con transparencia y rendición de cuentas, y tiene fundamentalmente, dos líneas de acción:
La primera. Se trata de indicadores Federales, estatales y municipales. Y lo que nosotros estamos proponiendo es medir la efectividad de esta estrategia a través de cuatro indicadores que reportaremos a nivel Federal:
El primero. Será publicar el número de reportes de inteligencia remitidos por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera al SAT y a la PGR.
El segundo indicador. Será el número de denuncias proactivas y reactivas, que presente la Unidad de Inteligencia Financiera a la Procuraduría General de la República.
El tercer indicador. Será el número de sujetos consignados por la Procuraduría General de la República por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.
Y el cuarto indicador. Será el número y el monto de los bienes asegurados por la Procuraduría General de la República, así como aquellos sustraídos por las medidas legales aplicables. Y, asimismo, se dará seguimiento a los planes de acción en los tres órdenes de Gobierno.
En la parte de rendición de cuentas, también, planteamos algunas líneas de acción que fortalezcan la coordinación, interacción y retroalimentación con la sociedad; estableceremos mecanismos transparentes y seguros de denuncia, y estableceremos una estrategia efectiva de comunicación social y de retroalimentación con la sociedad.
Pensamos que con esta estrategia, que repito, muchas de estas acciones actualmente se llevan a cabo, pero de manera coordinada, y dentro de esta estrategia, podemos tener resultados y una mayor eficacia en el combate al lavado de dinero.
Para cualquier referencia y profundización sobre esta estrategia, el documento completo se encuentra en los portales de la Secretaría de Hacienda, la Secretaría de Gobernación o de la Procuraduría General de la República y de la Secretaría de Seguridad Pública, para cualquier consulta que se requiera hacer. Muchas gracias.
2.- Arturo Chávez Chávez, Procurador General de la República: Con su permiso, señor Presidente.
Distinguidos integrantes del presídium y asistentes a este evento. Muy buenos días.
Las acciones que hoy se anuncian son de gran trascendencia. Están encaminadas a privar a la delincuencia de su mayor incentivo, que es el de obtener grandes sumas de dinero, violentando la ley y quebrantando la tranquilidad y la seguridad de los ciudadanos.
En los últimos años, el Estado Mexicano ha logrado avances importantes en la materia. Como parte de ellos, cabe resaltar la creación de la figura de Extinción de Dominio y su incorporación a la Constitución. Fue un logro relevante en el que participaron y contribuyeron los Poderes Ejecutivo y Legislativo, así como los Congresos de los estados.
También se ha fortalecido la figura del abandono, que es cuando los bienes asegurados no son reclamados por quien tenga derecho a hacerlo. La Procuraduría General de la República ha recurrido al abandono reiteradamente y hoy, 24 entidades federativas tienen esta misma figura a su disposición.
Sin embargo, la delincuencia es dinámica, modifica constante y permanentemente sus modos de operación. Ello obliga al Estado a revisar, de manera periódica, el marco normativo de combate al crimen, para poder estar en condiciones de hacer frente a las nuevas modalidades de actividades delictivas.
Por esa razón, el Gobierno Federal propone el Paquete de Modificaciones Legislativas que hoy se presentan y que consta de dos partes:
La primera. Que es un proyecto de ley Federal para la prevención y la identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita y financiamiento al terrorismo, al que el señor Secretario de Hacienda y Crédito Público ya se ha referido.
Y la segunda. Lo que hemos denominado como Miscelánea Penal para el combate y persecución de lavado de dinero.
El delito que hoy prevé el Código Penal Federal resulta ya insuficiente. Las operaciones con recursos de procedencia ilícita, el comúnmente llamado lavado de dinero; se han sofisticado como resultado de la multiplicación de los medios y las formas para cometerlas.
No debe perderse de vista que el lavado de dinero constituye el eslabón fundamental de una cadena que incluye delitos muy graves como el homicidio, el secuestro, la trata de personas, las extorsiones y, por supuesto, el narcotráfico.
Algunos de los aspectos relevantes de esta Miscelánea Penal son los siguientes:
Se crean nuevos tipos penales, dentro de los cuales podemos mencionar:
A. El fomento al lavado de dinero. En el caso de que profesionistas apoyen la presentación de informes falsos o erróneos en los reportes que deben de rendir las instituciones financieras.
B. El aliento para realizar actividades ilícitas financiadas con dinero lícito.
C. Llevar a cabo operaciones estructuradas; es decir, las que se realizan con el fin de burlar los controles del sistema financiero.
D. El que alguien preste su nombre o la denominación social de alguna empresa para registrar o titular bienes que en realidad son de un tercero.
E. Aportar documentos falsos o alterados para evitar que una persona porte su identidad cuando esté obligada a hacerlo, ante las instituciones financieras.
También se fortalece el delito de encubrimiento, con objeto de sancionar a quienes se nieguen a declarar, estando obligados a hacerlo.
Igualmente, mediante un cambio al Código Federal de Procedimientos Penales, se introduciría lo que hemos llamado decomiso por valor equivalente, que aplicaría cuando no puedan decomisarse los bienes directamente relacionados con el delito, sea porque se ocultaron, se perdieron, se transformaron o se mezclaron con otros.
Asimismo, se proponen reformas a la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada para crear nuevas herramientas para el combate a esa modalidad de actividades delictivas. Entre ellas destacan las entregas vigiladas y las operaciones encubiertas, incluyendo la apertura de cuentas en instituciones financieras.
Cabe mencionar que estas medidas son congruentes con los compromisos que México ha adquirido a través de diversos instrumentos internacionales.
Se propone también que las modificaciones a la legislación penal sustantiva y adjetiva, se vean acompañadas con las adecuaciones necesarias al Código Fiscal de la Federación y a las Leyes del Mercado de Valores, de Sociedades de Inversión, de Ahorro y Crédito Popular, de Uniones de Crédito, de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, General de Organizaciones y Actividades Auxiliares de Crédito y para regular las agrupaciones financieras.
Partiendo del hecho de que la ambición es la principal motivación de la delincuencia, el Estado mexicano está obligado a fortalecer sus instituciones, así como a dotarlas de los mejores medios posibles para vulnerar las estructuras financieras de las organizaciones criminales y para cumplir con su deber primigenio, que es garantizar la seguridad de los ciudadanos.
En tal virtud, la discusión legislativa que aborda estos temas será de enorme utilidad para enriquecer las propuestas que hoy se presentan con las aportaciones de las señoras y señores legisladores.
Muchas gracias.
.- Heriberto Castillo Villanueva, Presidente de la Asociación Nacional del Notariado Mexicano: Señor licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; licenciado José Francisco Blake Mora, Secretario de Gobernación; licenciado Ernesto Cordero Arroyo, Secretario de Hacienda y Crédito Público; licenciado Arturo Chávez Chávez, Procurador General de la República.
3.- Doctor Guillermo Babatz Torres: El Notariado Mexicano, por mi conducto, agradece a usted señor Presidente y al Gobierno que encabeza, la confianza que nos brinda, así como la oportunidad de haber participado en los Diálogos por la Seguridad convocado por usted hace unos días; en donde pudimos escuchar muchas y muy valiosas opiniones respecto del tema que hoy más preocupa a los mexicanos: la seguridad.
Los notarios de México participamos en este evento, que fue de la mayor importancia para la definición de las estrategias contra el fenómeno delictivo que nos aqueja, con plena conciencia de lo que ello significa, con sentido de responsabilidad y compromiso.
En los Diálogos por la Seguridad, como lo mencioné, se expresaron diversas opiniones, confluyendo la mayoría de ellas, en algunos temas como son, entre otros, el de la delincuencia organizada y el del lavado de dinero.
Tanto las autoridades hacendarias, las de Procuración de Justicia y Seguridad Pública, así como diversas instituciones privadas; han estado analizando la forma de ver nuevos pasos en esas materias. Como es bien sabido, en la comprensión y combate de la delincuencia organizada, confluyen con frecuencia al menos tres lógicas:
Una. La que deriva del hecho delictivo mismo, que va, en el caso de los delitos contra la salud, desde la producción hasta el consumo.
Otra. A través de su combate frontal.
Y una tercera. Que se relaciona directamente con la lógica económica que subyace en todo negocio ilícito.
Esta es la relevancia de la iniciativa de ley, que tiene por objetivo la prevención de operaciones con recursos de procedencia ilícita, y la prevención de aquellas operaciones tendientes a financiar al terrorismo, que en fecha próxima será presentada por el Presidente de la República al Congreso de la Unión, según se ha anunciado por el propio Presidente.
El Notariado Mexicano celebra cualesquiera iniciativas que tiendan a transparentar el origen de los recursos con los cuales se realizan los negocios jurídicos, teniendo siempre en cuenta y siendo acotadas por nuestra realidad social.
El Notariado siempre ha estado dispuesto y continúa estándolo en prever de información privilegiada al Estado, conforme las disposiciones normativas lo exijan; todo ello, en el ámbito de sus atribuciones, y sin menoscabo alguno del Estado de Derecho.
Usted, señor Presidente, ha escuchado en estos días en que se desarrollaron los Diálogos por la Seguridad, el reclamo y las necesidades de la sociedad civil. Y celebramos que hoy se pronuncie a través de esta iniciativa, la cual esperamos enriquecer con la experiencia de nuestro diario quehacer, que nos permite ser actores fundamentales para su realización.
Día a día, el Notariado Nacional informa de las operaciones que ante su fe se celebran, siempre con fundamento y acorde a ciertos objetivos. Cuyo análisis corresponderá, en su momento, a las autoridades centrales de inteligencia en el seguimiento y obtención de los resultados relevantes que lleven a la captura de los autores del flagelo nacional que hoy nos invade, y su sujeción a proceso.
Sólo mediante la acción de inteligencia coordinada en el seguimiento de las operaciones y sus recursos correlativos, se logrará la concreción de estos objetivos.
No tenga duda, señor Presidente, que el Notariado Nacional, actor indispensable en nuestra sociedad, cumplirá la parte que le corresponde, dotando de información objetiva acerca de las operaciones que ante su fe se celebren, conforme las leyes se lo exijan, respetando en todo tiempo, como premisa fundamental, el Estado de Derecho del que goza nuestra Nación mexicana; a fin de que las autoridades centrales de inteligencia deriven las consecuencias a través de un proceder claro, objetivo y razonado.
El Notariado Nacional, por mi conducto, expresa, también a usted, señor Presidente, su solidaridad, y le reitera su vocación por hacer de este suelo uno propio para las generaciones de mexicanos que esperan encontrar en él, el lugar ideal para la realización de sus objetivos y con quienes hoy estamos en deuda.
Señor Presidente:
Cuenta usted con un notariado comprometido, un notariado orgullosamente nacional, un notariado amante de su Nación y amante de sus tradiciones; amante de sus leyes y amante del México que nuestra sociedad reclama y que todos queremos.
Cuenta usted, como lo sabe, con un cuerpo de profesionistas dispuestos a ver otro México; el México que todos anhelamos, el México que recibimos, el México que queremos legar.
Muchas gracias señor Presidente, por la oportunidad de compartir con usted los logros que conlleva la iniciativa de ley que en fecha próxima se presentará al Congreso de la Unión.
Estamos convencidos de que esta es una lucha, una tarea y una responsabilidad de todos, porque recobrar la seguridad pública plena es requisito indispensable para fortalecer el Estado de Derecho y la convivencia pacífica entre los mexicanos.
Los notarios de México asumimos el compromiso, como siempre lo hemos hecho, y le cumpliremos a la sociedad en esta tarea.
Muchas gracias.
4.- ingeniero Ignacio Deschamps González, Presidente de la Asociación de Bancos de México.
Señor licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; distinguidos integrantes del Poder Legislativo; señores Secretarios de Estado; distinguidos miembros del presídium; señoras y señores:
En primer lugar. Quiero agradecer al señor Presidente de la República, la oportunidad otorgada a los diversos agentes políticos, económicos y sociales de nuestro país, para participar en estos Diálogos por la Seguridad, en el contexto de la lucha contra el crimen organizado.
No cabe duda que el país está viviendo momentos difíciles, que nos obligan a todos, Gobierno y sociedad, a actuar unidos en esta lucha.
En los últimos 15 años, el Sistema Bancario mexicano ha venido trabajando intensamente con las autoridades hacendarias en la prevención y combate al lavado de dinero.
En este sentido, se han invertido en la Banca más de 700 millones de dólares, para poder contar con los más modernos y eficientes medios para ello. Y miles de empleados bancarios realizan diariamente labores relacionadas con el combate a este delito.
No obstante lo anterior, la experiencia internacional muestra que el fenómeno de blanqueo de capitales no puede combatirse exclusivamente evitado el lavado de los recursos ilícitos en el sistema bancario.
En efecto, como lo afirma un informe de principios de junio de este año, preparado por el Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos, México es de los pocos países en los que es posible incorporar recursos ilícitos a la economía formal, para lavarlos, sin necesidad de que los mismos entren al sistema financiero.
Lo anterior se traduce que en nuestro país, los delincuentes no necesitan depositar los billetes de pesos o dólares en efectivo en la Banca, o triangular operaciones financieras sofisticadas para legitimar su dinero.
En efecto, aquí es posible todavía adquirir de negocios perfectamente establecidos y lícitos, o de personas honorables y de buena fe, todo tipo de bienes y servicios, sin importar su valor, a través de pesos o dólares en efectivo. Así se compran aviones, vehículos, inmuebles, materias primas o cualquier otro producto o servicio.
Por eso decía que el dinero se lava, porque entra a la economía formal a través de la compra de mercancías en efectivo, y posteriormente se deposita, como producto de una operación legítima, en el sistema bancario.
Por ello, en México nos parece que es necesario desarrollar medidas no convencionales para combatir a los criminales en donde más se les puede afectar: en sus negocios.
En este sentido, las medidas recientemente adoptadas por el Secretario de Hacienda para restringir la recepción de dólares en efectivo por el sistema financiero, representa un paso importante en esta dirección.
Entendemos que las mismas están requiriendo cambio de hábitos, por las empresas y las familias, lo que se demuestra por la reducción del 35 por ciento de los depósitos en dólares en efectivo por parte de las empresas, aún antes de que dichas medidas tengan plena vigencia.
Por su parte, en la Banca nos hemos comprometido a ampliar la infraestructura bancaria, especialmente en las zonas turísticas y fronterizas, a través de servicio de cambios en sucursales para clientes, usuarios y turistas, y a la ampliación de la Red de Cajeros Automáticos.
Además, estamos ofreciendo a las redes comerciales en estas zonas la posibilidad de actuar como corresponsales cambiarios ,de acuerdo a la nueva normatividad, lo que les permitirá seguir recibiendo pagos en dólares de bajo valor.
Finalmente, se ha lanzado una campaña de promoción de terminales punto de venta, para que los comercios en frontera y zonas turísticas, especialmente, puedan recibir pagos en dólares con tarjetas de débito y crédito que no tienen ninguna restricción.
Las medidas que el Presidente de la República anuncia el día de hoy, son un paso mucho más profundo en ese sentido, y pensamos que contribuirán significativamente a ser más eficaces en el combate de lavado de dinero, en una economía que por sus características, requería la adopción de medidas específicas.
Quiero resaltar la coordinación absoluta que existe entre las autoridades y la Banca, y nuestro compromiso en la aplicación estricta de todos los medios que hoy se anuncian para combatir el flagelo que vive el país.
Estoy convencido que tarde o temprano trabajando con unidad y determinación, este mal que a todos nos afecta se logrará controlar.
Finalmente, con sinceridad y respeto, quiero reconocer la valentía del señor Presidente de la República, de todos los miembros de las Fuerzas Armadas y de los funcionarios honestos de todos los órdenes de Gobierno, que día a día luchan con convicción por nuestro México.
Quiero decirles que cuentan con nuestra absoluta colaboración. Muchas gracias.
Firma de Iniciativas de ley por el Presidente Calderón, a saber:
i) Iniciativa de Decreto por el que se expide la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Financiamiento del Terrorismo.
i) Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se Reforman y Adicionan Diversos Artículos del Código Penal Federal; del Código Federal de Procedimientos Penales; de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada; del Código Fiscal de la Federación; Ley de Instituciones de Crédito; Ley del Mercado de Valores; Ley de Sociedades de Inversión; Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito; Ley de Ahorro y Crédito Popular; Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo; Ley de Uniones de Crédito; Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, y de la Ley para Regular las Agrupaciones Financieras.
| Discurso del C. Presidente:
Señor Senador José Isabel Trejo Reyes, Presidente de la Comisión de Hacienda del Senado de la República.
Ingeniero Ignacio Deschamps González, Presidente de la Asociación de Bancos de México. Muchas gracias por sus palabras, ingeniero.
Notario Heriberto Castillo Villanueva, Presidente de la Asociación Nacional del Notariado Mexicano. Muchísimas gracias.
Licenciado Roberto del Cueto Legaspi, Subgobernador del Banco de México.
Señoras y señores representantes de la sociedad civil, de las organizaciones sociales, de las organizaciones empresariales, de las instituciones financieras presentes el día de hoy.
Muy estimados integrantes del presídium y colaboradores del Gobierno Federal.
Muy apreciables legisladores, aquí presentes, integrantes de diversas Comisiones relacionadas con este importante tema.
Muy distinguidos integrantes del Cuerpo Diplomático acreditado en México.
Muy estimados líderes de opinión.
Señoras y señores:
Les agradezco enormemente el acompañarnos en este acto tan significativo, mediante el cual he suscrito las iniciativas correspondientes para darle vigencia normativa a la Estrategia contra el Lavado de Dinero, que se presenta el día de hoy.
Más formalmente, ésta se llama Estrategia Nacional para la Prevención y el Combate al Lavado de Dinero y al Financiamiento del Terrorismo. Y las iniciativas que se presentarán al Congreso de la Unión están integradas en diversos proyectos, tanto de reformas a la Ley Federal para la Prevención y Detección de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y Financiamiento al Terrorismo, como una Miscelánea Penal en materia de lavado de dinero, que modificará, si el Congreso lo tiene a bien, varios cuerpos legales importantes que regulan muchas de las operaciones cotidianas en nuestra sociedad.
Este paquete de medidas, debo señalarlo, responde al compromiso que mi Gobierno asumió en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad, así como a diversas exigencias hechas no sólo en el marco de los Diálogos por la Seguridad, sino por la ciudadanía y sus representantes en diversos foros y expresiones de opinión pública.
Diversos actores han señalado la importancia de atacar todas las fuentes de financiamiento de los criminales, atacarlos donde más les duele, como se ha dicho aquí, que es, precisamente, en sus finanzas.
Y para ello, es indispensable contar con una estrategia clara, con un marco jurídico adecuado, un marco jurídico cierto, que nos permita golpear y golpear contundentemente, esta fuente de recursos, donde está, precisamente, la clave de su fuerza: sus finanzas.
Antes de hablar de los medios propiamente, es conveniente contextualizar la importancia de este tema. La importancia de atacar el problema del lavado de dinero.
La actividad criminal tiene varias vertientes, pero dos fundamentales:
Una. Es la comisión del delito en sí mismo.
Y la otra gran vertiente. Es la utilización de los recursos obtenidos de la comisión del delito.
Si no se combate con claridad las dos vertientes, no se tendrá éxito, precisamente, en el abatimiento de la delincuencia de todo tipo que anhelamos los mexicanos. No sólo de la delincuencia organizada, de los grandes delitos, sino también de la delincuencia que afecta todos los días al ciudadano: el robo, el secuestro, la extorsión.
Se trata de una estrategia integral que, sin duda alguna, tendrá que modificar muchos de nuestros propios hábitos y maneras de ver y actuar en la vida económica del país, pero que es indispensable, precisamente, para poder traducir nuestra voluntad de frenar a la delincuencia en hechos y acciones concretas, que verdaderamente les afectarán.
El dinero ilícito es vital para los criminales. Eso es lo que buscan, la ganancia, el dinero. Y es vital también para financiar sus actividades. Este dinero, que se obtiene de manera ilegal, afectando los bienes, la vida, el patrimonio, la salud de los demás, se introduce de una manera relativamente accesible, hasta ahora, en nuestra economía formal, precisamente a través de los mecanismos de lavado de dinero.
Con la Estrategia Nacional, que hoy presentamos, damos un paso trascendental para debilitar la actividad de los criminales. Se trata de cortar la vía del financiamiento a la delincuencia, una delincuencia que requiere de abundantes recursos económicos para financiar sus actividades.
Qué es el lavado de dinero.
Como ya se dijo aquí, es un sistema que encubre la forma en que la criminalidad hace uso legal de recursos que obtuvo ilegalmente. Es la forma en que la criminalidad hace uso de recursos ilícitos en el mercado común, como si se tratara, que no lo son, de cualesquier persona. Se trata del procesamiento de sus ganancias derivadas de la actividad criminal, para disfrazar su procedencia mal habida, permitiendo con ello a los criminales gozar del crimen y de sus beneficios sin arriesgar la fuente de su ingreso.
Es decir, en pocas palabras, el lavado de dinero pretende hacer dinero bueno del mal habido, a costa del esfuerzo que todos los mexicanos realizamos dentro del esquema de la economía formal.
El crimen, y particularmente el crimen organizado, busca introducir sus ganancias, no sólo al sistema financiero y no sólo a través del cambio de divisas. Como bien ha dicho el Presidente de la Asociación de Banqueros de México, busca introducir sus ganancias a la economía formal entera, incluyendo al sistema financiero, particularmente, por la laxitud que en el régimen mexicano se tiene en la regulación de una serie de actividades.
Los integrantes de la criminalidad, los criminales, los asesinos, los secuestradores, los traficantes de personas o de drogas, o de armas, se hacen pasar por prósperos hombres de negocios: compran mansiones y vehículos de lujo, constituyen empresas o compran empresas que les sirven de fachada, tanto para el lavado de su dinero como para el trasiego de drogas, como para la financiación de más actividades delictivas.
Cuando los recursos de procedencia ilícita se traducen a la economía formal del país, se reduce enormemente la posibilidad de acabar con los incentivos económicos que propician la actividad criminal.
De lo que se trata es de reducir, de minimizar la posibilidad de que se introduzcan a la economía formal en México, y de ahí la importancia del paquete de medidas que hoy estamos anunciando.
Estos nuevos instrumentos van a fortalecer la Estrategia Nacional de Seguridad, porque nos permitirán cortarle en buena medida recursos a la criminalidad, lo cual implica propinarles un golpe certero en una parte neurálgica, en una parte central de su operación y funcionamiento.
Así, nuestro esfuerzo no se limita simplemente a profesionalizar y depurar, por un lado, a las policías, como por supuesto debe hacerse, sino, por otro, a limitar la capacidad económica de la criminalidad, capacidad económica que se traduce, por ejemplo, en la posibilidad de corromper a los propios mandos que pretendemos depurar.
Se trata de evitar que cuenten con recursos para cooptar a las autoridades, para debilitar a las instituciones, para adquirir armamento, o casas de seguridad y vehículos, con los cuales desarrollan su comportamiento criminal.
Nuestra estrategia busca no sólo dotar de mejor equipamiento y de mejores capacidades tecnológicas a las fuerzas del orden, sino limitar también la capacidad de los grupos delictivos para refinanciar sus actividades delictivas; es decir, vehículos, municiones, armas, casas, etcétera, a través de las cuales atentan contra la vida, la seguridad, la libertad, y el patrimonio de los mexicanos.
Conscientes de este grave problema que representa el lavado de dinero, en el Gobierno Federal hemos tomado, hoy anunciamos, y seguiremos tomando otras medidas más, entre las cuales destaco las siguientes:
La reorganización de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en la que ya se duplicó su personal, y se realizó una reingeniería de procesos, que incluye el desarrollo de plataformas tecnológicas y de sistemas de administración de la información.
Buscamos, dentro de las restricciones del propio Gobierno, que el Estado cuente con las mejores herramientas para la detección e investigación de operaciones de lavado de dinero.
La emisión de disposiciones, también ya mencionada aquí, para prevenir operaciones de lavado de dinero, aplicables a las instituciones de crédito, a las casas de cambio, a los centros cambiarios y, en general, a los transmisores de dinero, para homologar el régimen de prevención en dichas instituciones y enfocarlo a las operaciones de mayor riesgo y, en particular, operaciones en efectivo.
Las medidas implementadas por Hacienda y Crédito Público para restringir la utilización y el cambio de dólares en efectivo en las instituciones financieras.
Con la estrategia que hoy presentamos, buscamos, precisamente, ampliar la capacidad del Estado para restringir la circulación de dinero ilícito. Y cuando hablamos de dinero ilícito, no nos referimos exclusivamente a dólares, sino que nos referimos a pesos y a dólares, pesos y dólares obtenidos por actividades criminales.
La Estrategia en Materia de Lavado de Dinero, y el Paquete de Iniciativas que he suscrito y que enviaré al Congreso de la Unión, se articulan en torno a cuatro ejes:
Primero. La estrategia para detectar eficazmente las operaciones de lavado. Queremos mejorar los mecanismos para que las autoridades consulten, de una manera más organizada y sistemática, la información de la que disponen las instituciones financieras.
Por eso se establecen protocolos de actuación, que permitan a las autoridades Federales acceder oportunamente a bases de datos sistematizadas, y detectar, con mayor celeridad y oportunidad, aquellas operaciones presuntamente ilícitas. Ello, por supuesto, con pleno respeto a los secretos bancario, fiduciario y fiscal.
Y también perfeccionaremos los mecanismos de coordinación y comunicación con las entidades federativas, y con las autoridades extranjeras.
Por ejemplo. Las instancias de investigación y de procuración de justicia van a disponer de más, y van a disponer de mejor información que les permita presentar casos sólidos ante el Poder Judicial, que resulten en un mayor número de delincuentes condenados por lavado de dinero.
Segundo. Con el propósito de que otros agentes económicos no participen en el lavado de dinero, ni se aproveche su actividad y buena fe, precisamente, para el lavado de dinero por parte de los criminales, vamos a poner mayor orden.
Tanto las casas de cambio, como otros agentes financieros, deberán sujetarse a las mismas reglas administrativas en materia de prevención de lavado de dinero.
Vamos a ampliar, además, el universo de sujetos obligados a reportar operaciones, de operaciones sensibles, de manera que los centros de juego y apuestas, los emisores de tarjetas no bancarias, las empresas de blindaje, los joyeros, fedatarios públicos, abogados, contadores, las agencias inmobiliarias, entre otros actores, contribuyan también a este propósito.
En la práctica, esto significa que las autoridades Federales recibirán información sobre compras atípicas de gran valor; por ejemplo, compras atípicas en su valor, de inmuebles, de vehículos, de joyas. Y podrán investigar desde el primer momento a las empresas que se constituyan o que operen con la intención de lavar dinero.
Este esquema viene acompañado con una nueva restricción a las operaciones que en México se realizan hoy, todavía, en efectivo. Por ejemplo, hoy puede comprarse un inmueble, así cueste dos o tres millones de dólares, o 20 ó 30 millones de pesos, puede comprarse en efectivo.
De aprobarlo el Congreso de la Unión, quedará prohibida la adquisición de cualquier mueble, de cualquier bien inmueble, en efectivo, sea en moneda nacional, sea en divisas extranjeras, sea en metales preciosos.
Los fedatarios estarán obligados a constatar el pago de las transacciones que fedaten, a través de cheques, de cheques nominativos y de toda forma que sea susceptible de ser identificada en la licitud de la operación.
También, quedará prohibido el pago en efectivo de más de 100 mil pesos para adquirir varios bienes; por ejemplo, para adquirir automóviles, o para adquirir aviones, o para adquirir barcos, para adquirir joyería de mayor valor a 100 mil pesos, para adquirir masivamente boletos de apuestas o sorteos, o para la transmisión de títulos accionarios. Estas operaciones, por supuesto, que podrán realizarse, pero deberán realizarse en vías de pago distintas al efectivo; fundamentalmente, el pago de cheques, que son, además, operaciones comunes en cualquier economía.
Tercero. Con el fin de impedir el ingreso de dinero ilícito a nuestro país, vamos a mejorar el uso de información de inteligencia al supervisar operaciones concretas de transacciones internacionales.
Por ejemplo. Uno. Vamos a mejorar el cruce de información entre las aduanas y las autoridades para verificar si quienes declaran importantes cantidades de dinero están sujetos a alguna investigación.
O bien, fortaleceremos, número dos, los mecanismos para la detección de efectivo en los puertos de entrada y de salida, así como en las vías de comunicación del país.
Y tres. Vigilaremos con mayor atención las operaciones de comercio exterior que pudieran implicar la utilización de recursos de procedencia ilícita.
Cuarta vertiente. Con el fin de que la sociedad conozca los resultados de la Estrategia contra el Lavado de Dinero, aplicaremos una metodología que mida la efectividad de las autoridades Federales, estatales y municipales.
Para ello, será necesaria una política efectiva de comunicación social, a fin de transparentar las acciones tomadas por el Estado en respuesta a las denuncias y a los casos detectados. Lo importante es contar con un mecanismo de comunicación y de retroalimentación entre la sociedad y el Gobierno.
Esto permitirá a la sociedad conocer en forma transparente cuánta gente es llevada a juicio por estas operaciones, cuánta gente es verdaderamente encarcelada por lavado de dinero, cuál es el monto de los bienes que se les incautan, cuál es el destino de los bienes incautados, etcétera.
En suma. Vamos a cerrar el paso a la utilización de recursos que procedan de secuestros, de extorsiones, de tráfico de drogas o de cualquier otra manifestación criminal.
Éste es un desafío que requiere realmente el esfuerzo de todos. Yo por eso he instruido al Procurador General de la República y a los Secretarios de Seguridad Pública, de Hacienda y Crédito Público, y de Gobernación, el coordinarse y el establecer un canal permanente de comunicación con el Legislativo, a través de la Secretaría de Gobernación, a fin de poder discutir con las señoras y los señores legisladores de manera ordenada, de manera sensata, a fin de poder dialogar con ellos y con la sociedad, para que el ordenamiento jurídico que en su caso emane del Congreso de la Unión sea un ordenamiento que, efectivamente, nos permita combatir el crimen, combatiendo el lavado de dinero y, a la vez, permita, precisamente que la vida ordinaria de los ciudadanos y su actividad económica pueda desenvolverse con toda naturalidad.
Estamos, como siempre, dispuestos a proponer y a escuchar, y a decidir siempre lo que sea mejor para México; y una vez establecido en ley lo que se decida por el Congreso, a hacerlo cumplir a cabalidad.
Hoy tenemos, amigas y amigos, graves problemas en el país. El medular, el más importante de ellos es, precisamente, éste, el de la seguridad. Pero también estoy convencido de que tenemos la oportunidad histórica de cambiar el destino del país, de transformar esa realidad, de superar esos problemas.
Como he dicho, no será ni rápido, ni será fácil y tampoco será algo exento de costos para el Gobierno, para los policías y para los ciudadanos, pero sí es algo que vamos a hacer y que estamos, precisamente, en la ruta de hacer.
Hoy damos un paso más para cambiar esa realidad. Hoy damos un paso más, al poner en marcha la Estrategia contra el Lavado de Dinero para derrotar a la criminalidad.
Yo quiero reiterar mi exhortación a que trabajemos juntos, en este caso para contar con la arquitectura legal y el andamiaje institucional necesarios para adecuarnos a las circunstancias que hoy enfrentamos.
Señoras y señores.
Como he dicho, hoy más que nunca es impostergable actuar y contar con instrumentos que permitan golpear a los criminales donde más les duele, en sus finanzas. Y, por ello, es fundamental que los Poderes Legislativo y Ejecutivo nos coordinemos en acciones, no sólo en propósitos, sino también en el cumplimiento de nuestras obligaciones constitucionales.
La lucha contra el crimen es una lucha por la seguridad, es una lucha por la paz, es una lucha por la tranquilidad que anhelamos. Es un momento clave y es un momento de cerrar filas, es un momento de entender que el enemigo son los criminales. Es un momento de llegar a una política de Estado en la que participemos los tres órdenes de Gobierno, los poderes públicos y la sociedad, para acabar con este flagelo.
La lucha por la seguridad vale la pena y la razón de esa lucha son los ciudadanos.
Con la Estrategia contra el Lavado de Dinero y las iniciativas que hoy se presentan, vamos adelante en la defensa de la seguridad y de la libertad de todos los mexicanos.
Muchas gracias.