2 feb. 2014

Cambia el director, sigue la orquesta/Pedro J. Ramírez


 Cambia el director, sigue la orquesta/Pedro J. Ramírez, director de El Mundo.
El Mundo | 2 de febrero de 2014.
Esta es mi última Carta como director de EL MUNDO. Y este número 8.808, el último en el que mi nombre aparecerá encabezando la mancheta. Así ha sido desde que hace 25 años fundé este periódico junto a mis compañeros. Y si a estos 8.808 días les sumamos los 3.151 de Diario 16, son 11.959 días dirigiendo periódicos. Multiplíquese la cifra por una conservadora tirada media de 250.000 ejemplares y el resultante son nada menos que 2.989.750.000 copias a lo largo de 34 años. Casi 3.000 millones de periódicos distribuidos con mi firma durante más de la mitad de mi vida. Si contamos, también por lo bajo, 4,5 lectores por ejemplar, estamos hablando de al menos 13.500 millones de lectores. Unas cifras como para marear y baldar a cualquiera. No a mí.
Voy serenamente camino del vientre de la ballena pero, a diferencia de Jonás, yo no me he ofrecido como víctima propiciatoria. Han sido los propietarios del periódico quienes, en uso de sus legítimas atribuciones, han decidido poner fin a esta etapa. No estaba, no estoy cansado. Si de mí dependiera habría seguido siendo director de EL MUNDO no ya este año, no ya los tres años más que me quedaban de contrato, sino toda la vida. Así se lo dije, mirándoles a los ojos, a quienes tomaron la decisión. Y si hoy me volvieran a ofrecer el puesto, lo aceptaría de nuevo sin parpadear.

La balada rock de Pacheco y Café Tacvba/


La balada rock de Pacheco y Café Tacvba/COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.
 Las batallas en el desierto (1981), de José Emilio Pacheco, inspiró a Café Tacvba, considerada una de las mejores bandas de rock de América Latina.

 En su primer disco de 1992, que superó la venta de 40 mil copias, destaca la canción “Las batallas”, compuesta por Enrique Quique Rangel Arroyo, bajista de “los tacvbos”, quien agradece que el escritor les haya prestado una de sus historias para musicalizarla.
 Café Tacvba subió en su cuenta de Twitter, @cafetacvba, la melodía, que a decir de Quique “fue el primer sencillo promocional y desde entonces ha tenido una buena aceptación, a pesar de que no tuvo un video oficial”. La composición simpatizó a Pacheco “porque se vendía más su libro Las batallas en el desierto”. Quique cuenta que nunca conversaron sobre ello:
 “Siempre nos hizo saber por medio de terceros, especialmente su esposa, la periodista y escritora Cristina Pacheco, el gusto que le daba y lo agradecido que estaba por este pequeño reconocimiento, pero en realidad los agradecidos somos nosotros porque nos facilitó uno de sus personajes, Carlos, como pretexto para hacer una canción.”

La primera reseña/MARCO ANTONIO CAMPOS


La primera reseña/MARCO ANTONIO CAMPOS*
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.

 1.- Prácticamente desde 1972, cuando apareció El principio del placer, José Emilio Pacheco no había vuelto a publicar un libro nuevo de narrativa, salvo, si se le quiere considerar así, la versión corregida de su novela Morirás lejos (1967; 1978). La espera, y nos dio gusto, no desilusionó: Pacheco ha publicado hace unos días una brillante y redonda noveleta que, casi nos atrevemos a creer, será el libro suyo que se venderá más a la larga. Y Las batallas en el desierto, si se me permite, podemos considerarla primordialmente como una bella e imposible historia de amor de un niño por la madre del mejor amigo, con los pormenores de la cristalización y las consecuencias grotescas y dolorosas.
  2.- Si hubiera sido escrita esta noveleta en el curso del siglo XIX, se le hubiera considerado seguramente un cuento, es decir, hubiera reunido una serie de exigencias que Poe consideraba propias del género en su célebre ensayo sobre Nathaniel Hawthorne, y que detalló Lancelotti: unidad, originalidad, intensidad, estilo depurado, y claro, la verdad, que quizá sería mejor designar verosimilitud. Y Poe, si no parece descabellado, hubiera aprobado, entre otras razones, Las batallas en el desierto por los rasgos que le caracterizaron; el giro final, y que este giro, bien realizado, es de índole fantástica.

Ripstein deseó filmar “Las batallas en el desierto”


Ripstein deseó filmar “Las batallas en el desierto”/ COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.

José Emilio Pacheco incursionó exitosamente en el género del guión cinematográfico a partir de 1972, cuando su compañero de pachangas juveniles y director Arturo Ripstein lo convocara para escribir el libreto de la película El castillo de la pureza. Ripstein lamenta no haber llevado al celuloide su novela Las batallas en el desierto, que filmó Alberto Isaac bajo el título Mariana, Mariana, pero “con resultados nefastos”.
En los años setenta, José Emilio Pacheco y Arturo Ripstein crearon los guiones para las cintas El castillo de la pureza (1972), El santo oficio (1973), Foxtrot (1975), El palacio negro/Lecumberri (1976) y El lugar sin límites (1977), “una etapa privilegiada en mi vida” que Ripstein evoca así:
“José Emilio elaboró guiones cuando concebía poesía, cuentos, novelas y, de pronto, se metió en este lodazal que es la estructura del séptimo arte. Poseía un rigor muy estricto. Era un corrector infatigable, trataba de que el texto quedara lo mejor posible para el guión. No hacía a un lado el género y adivino que realizó guiones porque apreciaba el cine, esto debió estimularlo como una manera de escribir a lo que no estaba habituado. Caminaba por territorios desconocidos.
“No sólo disfruté de su caudal de conocimientos, cultura y asombrosa memoria, sino también de su enorme sentido del humor. Fue muy divertido colaborar juntos.”

JEP, RIP


 Luto, elogios, gratitud... el mundo lo despide/ROBERTO PONCE
 Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.

 Si bien los principales medios de información europeos y del Continente Americano lamentaron el deceso de José Emilio Pacheco por ser “uno de los poetas mexicanos más importantes del siglo XX”, el diario escandinavo Svenska Dagbladet lo declaró “de los escritores con máxima trascendencia para el mundo hispanoparlante”, aunque ninguno de sus libros se haya traducido en las tierras del Premio Nobel.
 Radio Kulturnytt transmitió la inesperada noticia desde Estocolmo el lunes 27 por la tarde y los detalles de su partida el domingo 26 (con la voz de Cristina Pacheco de fondo), anunciando que este año aparecerá su primera obra en sueco: Las batallas en el desierto.
Paralelalemente, el rotativo londinense The Guardian ejemplificó con una anécdota chusca “el humor autodespreciativo de un escritor considerado el poeta mexicano más importante de la segunda mitad del siglo XX”, nota de Nick Caistor para internet, que comenzaba del modo siguiente:

El primer "inventario" de JEP


Saul Bellow, Premio Nobel 1976
LA REDACCIÓN
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.
El primer “Inventario” de José Emilio Pacheco en Proceso fue publicado justamente en la edición número uno de la revista, el 6 de noviembre de 1976.

 “La entrega de todos los premios Nobel de este año a ciudadanos norteamericanos es el mejor regalo que se podía hacer al país en la celebración de su bicentenario”, comentó el presidente Ford, aún maltrecho por sus autogoles en los debates con Carter. Y añadió: “El hecho demuestra que los Estados Unidos son el paraíso de los intelectuales”. (“Alguien tiene que haber dicho eso al presidente Ford, porque no lo creo capaz de pensarlo por su cuenta”, comentó enseguida Saul Bellow.)
 Los premios de economía, química, física y medicina fueron en efecto acaparados por Norteamérica. Sólo faltó el desierto Nobel de la paz aunque hubo rumores de que, ya en pleno éxtasis del bicentenario, los suecos pensaban dárselo a la CIA. Desde el 20 de octubre los corresponsales en Estocolmo difundieron que Bellow era el tapado. La recompensa le tocaba como “the best living American novelist” y como intelectual que fue derivando del radicalismo juvenil a una posición cada vez más conservadora.

El instrumento principal/SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION


El instrumento principal/SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.
“Contra el caos que somos…”
A la imperecedera memoria de José Emilio Pacheco.

Desde su origen careció de pabellón y estuvo formado por un cuerpo doble; el tubo más largo podía llegar a tener una longitud tres veces superior con respecto al inferior. Éste tenía orificios para la digitación, mientras que el segundo carecía de ellos. Se clasifica, en breve, como un aerófono de tubo cilíndrico y lengüeta sencilla. En cuanto a su genealogía hay varias teorías que lo emparentan con el oboe, y en diversas partituras del barroco se le asigna un papel equiparable al de la trompeta o al del clarín, de ahí la etimología de su nombre: clarinete. En cuanto a la fecha de su innovación se habla de principios del siglo XVIII por obra del constructor de Nüremberg Johann Christoph Denner (1655-1707).
 Como dato probatorio es de anotar que el primer documento donde aparece el término es una factura del taller de Denner para el ayuntamiento de Nüremberg de 1710. En ella se estipula que el precio pagado por dos clarinetes fue de 15 florines. Tocante a la evolución de su repertorio son de citar las aportaciones de Telemann, Vivaldi y Rameau, junto a las que se produjeron para la famosa orquesta de Manheim a cargo de los Stamitz, no obstante, quien descubrió y revolucionó su verdadero caudal artístico fue Wolfgang Amadeus Mozart y a ello hemos de atenernos.
La tonalidad

31 voces sobre JEP


 31 voces/NIZA RIVERA Y JUDITH AMADOR TELLO
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.
El Aula Mayor de El Colegio Nacional, donde José Emilio Pacheco leyó el 10 de julio de 1986 su discurso de ingreso “A 150 años de la Academia de Letrán”, fue desde entonces su más querido salón de clases. Ahí, el 27 de enero, con puertas abiertas, como estipula la institución, la comunidad cultural, estudiantes y público en general lo despidieron como a ningún otro escritor mexicano. Y ahí se re­cogieron testimonios sobre la lectura de “Inventario”.

 Sergio Raúl Arroyo (etnólogo):
José Emilio Pacheco es un hombre de una convergencia privilegiada entre literatura e historia… Muchos de sus “Inventarios” son de historia. Su erudición era apabullante sabía absolutamente de todo. Una vez en una comida le pregunté: “José Emilio, qué es lo que no sabes”. Era más fácil así porque sabía un poco de todo, ¡mucho de todo! Siempre estaba en él la enorme tentación por dejar claro que la sabiduría nunca está completa, que siempre hay un fragmento que queda asociado a la realidad que no es totalmente rescatable, por eso estos constantes descubrimientos en términos literarios y redescubrimientos de la historia.
Homero Aridjis (poeta y novelista):

Todo empezó en aquel “Excélsior”.../IGNACIO SOLARES


 Todo empezó en aquel “Excélsior”.../IGNACIO SOLARES
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.
Llegué a la dirección de Diorama de la Cultura por invitación de Julio Scherer García y para mí fue una época realmente espléndida y maravillosa. Estoy hablando de principios del año de 1972. Para mí, el Diorama fue, a la vez, taller de aprendizaje y realización. En aquel tiempo, el Excélsior era EL periódico, ya que influía ampliamente en el mundo público, político y cultural. Yo en Excélsior antes había estado un tiempo en la revista Plural y luego, junto con el Diorama, dirigí la plana diaria de cultura llamada El Olimpo Cultural.
 -¿Cómo llegó José Emilio Pacheco al Diorama?

Recuerdo muy bien una comida con Pacheco –a quien conocía desde mi estancia en Plural– en el restaurante La Mansión. José Emilio era un hombre que, a mi manera de ver, tenía tres cualidades fundamentales: su sabiduría, su gran literatura y muy especialmente su capacidad de amistad. Todavía no aparecía el Diorama dirigido por mí, y el haber logrado que José Emilio aceptara tener esa columna, me abrió el camino para todas las otras colaboraciones. Lo que más trabajo me costó fue convencerlo de que firmara “Inventario” aunque fuera con sus iniciales. Decía, lo recuerdo muy bien, que lo bueno en literatura debe ser de todos y no de alguien en particular. Era asombrosa su sencillez y su modestia.
 Su trascendencia en el Diorama fue inmediata. Había infinidad de personas que me decían que leían el Diorama sólo por esa sección. El primero que nos felicitó fue Julio Scherer, a quien creo que le debemos todo lo realizado y que, como era lógico, “Inventario” pasó a las páginas de Proceso apenas salimos de Excélsior. De ahí que José Emilio dijera que cuando publicara una selección de sus “Inventarios” la dedicaría a Julio Scherer García.
 *Actualmente el narrador y dramaturgo es director de la Revista de la Universidad de México.

JEP: El “Inventario” del adiós


El “Inventario” del adiós/ARMANDO PONCE
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero  de 2014.
  “Su último aliento fue para Proceso”, dijo Cristina Pacheco en medio de un abrazo, con voz que era un suspiro, en el silencio que rodeaba una guardia fúnebre más el lunes 27 de enero en el Aula Mayor de El Colegio Nacional. Y el último aliento de José Emilio Pacheco dio como fruto la última de sus columnas “Inventario”, publicada en la edición 1943 de ésta, su revista. En torno de “Inventario”, nacida en 1973 en el Excélsior que dirigía Julio Scherer García, gira el homenaje que Proceso ofrece en estas páginas al poeta cuya personalidad y cuya obra resultan poco menos que imposible evocar con palabras, por más que hayan sido las palabras el objeto más obsesivo de su amor y su respeto.
 El viernes 24 de enero no fue como todos los viernes: Cristina Pacheco habló a la sección cultural de Proceso para avisar que el “Inventario” se retrasaría y que, por favor, no se le llamara a su esposo para no distraerlo. Acababa de pasarlo en limpio en la computadora para que José Emilio Pacheco lo corrigiera. La periodista se iba a su programa en Canal Once.
 “Él hablará cuando esté listo”.
 Pasadas las 18 horas, en pleno cierre de edición, la columna no había llegado.
 A las 18:38 finalmente entró con el siguiente mensaje en la computadora de la reportera Niza Rivera:

El PAN, hacia una presidencia espuria /reportaje


El PAN, hacia una presidencia espuria
ÁLVARO DELGADO
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero  de 2014.
El actual presidente del PAN, Gustavo Madero, se ha negado a investigar la presunta corrupción de legisladores de su partido, “los moches”. En medio de este escándalo impuso como integrantes de la Comisión Electoral a incondicionales suyos, lo que en opinión de políticos como Juan José Rodríguez Prats tiene “entrampado” el proceso de elección de la nueva dirigencia.
 “En el PAN no hay ángeles”, dice Gustavo Madero para justificar la corrupción en el partido que preside, cuyo proceso sucesorio arranca con el riesgo de que se descarrile o se declare un ganador espurio, que puede ser él mismo.
 Madero no sólo diseñó las reglas de la contienda, sino que le son afines la mayoría de los siete miembros del órgano electoral que encabeza el mexiquense Francisco Gárate Chapa, lo cual ha motivado acusaciones de parcialidad y desigualdad.
 Sin consultar con nadie, y sólo con sus nuevas alianzas para su proyecto de reelección –como el operador electoral Jorge Manzanera–, el presidente del PAN logró el aval del Consejo Nacional, que sesionó el sábado 18, para Gárate, Carmen Segura Rangel y Gonzalo Altamirano Dimas, amigos los tres de Santiago Creel, integrante de su grupo.

La autodefensa, opción viable y perfectible.


La autodefensa, opción viable y perfectible
LUCIANO CAMPOS GARZA
Revista Proceso # 1944, 1 de enero de 2014.

Dos exalcaldes del área metropolitana de Monterrey, uno panista y otro priista, quienes son mencionados como posibles candidatos a la próxima gubernatura de Nuevo León, no solamente lograron reducir notablemente los delitos en sus demarcaciones con proyectos municipales que desafiaron a las estructuras y estrategias federales y estatales, sino que aprueban las autodefensas en todas las zonas olvidadas del país que no reciben seguridad por parte de las fuerzas gubernamentales.
MONTERREY, NL.- Dos exalcaldes metropolitanos, el panista Mauricio Fernández Garza, de San Pedro, y el priista Jaime Rodríguez Calderón, del municipio de García, impulsaron sus propios proyectos municipales de autodefensa y, por encima de las estructuras que pretendieron imponer los gobiernos federal y estatal, consiguieron reducir los índices de delincuencia.
 El albiazul conformó un “equipo rudo” con el que confrontó directamente a las bandas criminales que pretendían instalarse en el municipio. El tricolor hizo su propia policía comunitaria al designar en cada colonia a un juez auxiliar y a un policía de barrio, que se encargaron de denunciar y prevenir las acciones delictivas.
 Ambos, alcaldes en el trienio 2009-2012, coinciden en que la creación de pelotones civiles de autodefensa en Michoacán evidencia la inutilidad de las estructuras de gobierno, que contemplaron pacientes el avance de la agrupación de Los Caballeros Templarios.

Las víctimas de Michoacán: el recuento imposible/reportaje


Las víctimas de Michoacán: el recuento imposible/JOSÉ GIL OLMOS
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 201.
Desde 2007, cuando Felipe Calderón le declaró la guerra al crimen organizado desde su natal Michoacán, los habitantes de la entidad han vivido inmersos en la violencia: la de las bandas criminales que los matan, extorsionan o desaparecen, y la de las fuerzas de seguridad, las cuales prácticamente hacen lo mismo. La cifra de michoacanos muertos, desaparecidos o desplazados contra su voluntad es incierta. Lo único seguro es que el estado adquiere poco a poco las características de la tierra arrasada.MORELIA, MICH.- Concentrados en la estrategia militar para combatir al crimen organizado, los gobiernos federal y estatal no reparan en quienes han quedado atrapados en la guerra contra el narcotráfico y padecen por igual las agresiones de policías, soldados y delincuentes.
 Durante 2013 cientos de familias michoacanas fueron forzadas a desplazarse a otros estados o de una ciudad a otra. Extraoficialmente en la entidad se cuentan, en ese año, más de 3 mil muertos y una docena de desaparecidos a manos de policías municipales y soldados.

Los Templarios se posicionan en Hidalgo/reportaje


Los Templarios se posicionan en Hidalgo/PATRICIA DÁVILA
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.
 A partir del 19 de enero, en varios municipios de Hidalgo la violencia se exacerbó luego de que grupos armados incendiaron comercios, asaltaron una gasolinera e intensificaron las llamadas telefónicas para extorsionar a empresarios, e incluso al arzobispo emérito de Tulancingo. Y aunque el titular de Seguridad Pública estatal, Alfredo Ahedo Mayorga, sostiene que esos actos se deben al “efecto cucaracha” –resultado de las acciones del Ejército y la Policía Federal en Michoacán contra Los Caballeros Templarios, cuyos integrantes llegaron a territorio hidalguense–, lo cierto es que los sicarios de esa organización llegaron desde hace dos años.   
PACHUCA, HGO.- Desde que tropas del Ejército y elementos de la Policía Federal entraron a Michoacán a combatir a los grupos criminales, en municipios hidalguenses –como Tulancingo, Tula y Tizayuca– las extorsiones, atracos y actos de violencia se incrementaron.

Abarroteros, gasolineros, industriales y gerentes bancarios son las presas favoritas de los delincuentes. Hasta mediados de enero había dos o tres casos por semana, dicen los lugareños; pero recientemente en Tulancingo en sólo dos días hubo 16 extorsiones. Hoy nadie se escapa, ni el arzobispo emérito, comentan a la reportera.
El modus operandi es similar al de Los Caballeros Templarios, que a principios de enero prendieron fuego a la biblioteca pública Benito Juárez, al Palacio Municipal de Apatzingán, así como a dos comercios y a ocho camiones de pasajeros y unidades que repartían mercancías.

Alistan la nueva “Ley Televisa”

Alistan la nueva “Ley Televisa”/ JENARO VILLAMIL
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.
Paso a paso y reunión a reunión, la televisora va revirtiendo los aspectos de la reforma de telecomunicaciones que la afectan. El cabildeo llegó al máximo nivel y los principales directivos de la empresa se reunieron con Enrique Peña Nieto para cobrarle el trato de privilegio que le dispensaron en la campaña electoral que finalmente lo llevó a la Presidencia. A días de que se presente la propuesta oficial de legislación secundaria, todo indica que los gigantes están logrando leyes cortadas a la medida.
El 2 de enero de 2014, en los terrenos privados de Emilio Azcárraga Jean y Bernardo Gómez ubicados en el municipio mexiquense de Valle de Bravo (por el rumbo de la exhacienda Casas Viejas), un invitado muy especial inauguró el campo de golf de los principales directivos de Televisa: nada menos que el presidente Enrique Peña Nieto, cuyo gusto por el golf está ampliamente documentado.
Pero el actual ocupante de Los Pinos no sólo fue a inaugurar los 18 hoyos del campo. También renovó el compromiso y las relaciones con la principal empresa de comunicaciones en México, la misma que lo llevó hasta la Presidencia de la República mediante un convenio millonario de spots y cobertura televisiva especial.

“El Chapo”, financiado con fondos de pensiones. En SLP


  “El Chapo”, financiado con fondos de pensiones/PHILIPPE ENGELS Y ANABEL HERNÁNDEZ
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2041.

 Las investigaciones de autoridades estadunidenses sobre dos presuntos operadores financieros del Cártel de Sinaloa revelan la creciente complejidad de las redes internacionales de lavado de dinero que utiliza la banda del Chapo Guzmán. Al ocultar millones de dólares tras una maraña de fraudes a inversores y transferencias bancarias, los sospechosos se asociaron en una de sus empresas fachada con el director de Pensiones de San Luis Potosí, Oziel Yudiche Lara, quien les entregó los fondos de los trabajadores del estado, de los maestros y del Fondo Contingente.
El Cártel de Sinaloa, que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán, logró infiltrar las finanzas públicas de San Luis Potosí en la administración del gobernador Fernando Toranzo Fernández a través de la Dirección General de Pensiones del estado.
Documentos cuya copia tiene Proceso muestran que en 2011 el titular de la dependencia estatal, Oziel Yudiche Lara, fundó en Miami una empresa fachada que operan Daniel Fernandes Rojo Filho y Pedro Benevides, identificados por el gobierno de Estados Unidos como lavadores del Cártel de Sinaloa.
 Ya en 2010 Yudiche Lara había puesto los fondos de Pensiones de la entidad a disposición de la red de lavado del cártel.

La piadosa mirada de José Emilio/ENRIQUE KRAUZE


 La piadosa mirada de José Emilio/ENRIQUE KRAUZE
Revista Proceso # 1944, 1 de febrero de 2014.

Como José Emilio nos enseñó a extrañar, así extrañaremos su  Inventario” en Proceso. Representaba, ante todo, un esfuerzo enorme de investigación, disciplina y laboriosidad. Apoyado sólo en sus libros y su prodigiosa memoria, recreaba semana tras semana un capítulo curioso, típico, trascendente de la historia literaria (y de la historia sin más) mexicana, latinoamericana o universal. ¿A qué género pertenecían? Su contenido podía variar, pero su forma habitual era la de una narración: un  cuento de la realidad.
Cuando aparecieron las modernas herramientas de investigación, Google o Wikipedia, José Emilio –por un momento– temió la obsolescencia de sus textos y quizá por eso se resistió a recogerlos. Pero entendió que pertenecían a un universo distinto. Las bases de datos son inertes. Los hechos, hechos son. Y pocos escritores nuestros, acaso sólo Alfonso Reyes, han dotado a la materia histórica, por más nimia que pareciera, de un aliento poético semejante.

La resistencia de los obispos mexicanos ante el papa


 La resistencia de los obispos mexicanos ante el papa Francisco/Bernardo Barranco V. es sociólogo y especialista en religión.
La Iglesia mexicana debe superar inercias frente a los nuevos ordenamientos de renovación que envía Francisco
El País. 27 de enero de 2014;
Mientras el papa Francisco cubría su agenda en Brasil en medio de millones de jóvenes, el cardenal mexicano Norberto Rivera Carrera, muy confortable, degustaba costosos vinos en el pueblo gallego de Avión, España. Mientras el Papa demandaba en Río de Janeiro a los obispos latinoamericanos abandonar la “psicología de príncipes” y avocarse a la tarea pastoral con el pueblo, el prelado mexicano jugaba dominó y compartía manjares con grandes magnates como Carlos Slim, Olegario Vázquez Raña, Miguel Alemán y el acaudalado español, Amancio Ortega. Así lo atestiguaron las fotos mostradas por la revista Proceso. Peor aún, el cardenal Rivera semanas antes en la misa cuaresmal había planteado a su clero, que “el papa quiere que nos comprometamos con los más pobres. ¿Se trata de una revolución? No… (tampoco) se trata de asumir poses y menos aún de fingimientos, sino de vivir con amor, sencillez y autenticidad”. Este ejemplo discordante, entre muchos otros, muestra que la Iglesia mexicana debe superar inercias frente a los nuevos ordenamientos de renovación que envía Francisco. Estas inercias van más allá del uso de autos lujosos, anillos y ostentaciones de esas que les encanta hacer gala a algunos miembros encumbrados de la jerarquía católica, hay que decirlo: existen obispos opulentos. El problema es más de fondo y apunta a la identidad religiosa de la Iglesia, en la que existe actualmente una fuerte tensión entre la misión y la institución.

Y me dispuse ir a ver a Serrat..


Joan Manuel Serrat, de gorra/Fa
Publicado en La Otra Opinión, 2 de febrero de 2014
“Antes que nada soy partidario de vivir..” Serrat
 Tarde noche del sábado 1 de febrero de 2014, y me dispuse a ir a ver al bardo catalán a Bellas Artes.
Por la red social Twitter pude contactar a la persona indicada para que me vendiera dos boletos: 1,000 pesos cada uno ¡Una ganga que no debería desaprovechar! 
Hablamos por teléfono y acordamos de vernos minutos antes de la función, afuera del recinto. Un contratiempo no me permitió llegar a la cita. Para eso el vendedor de boletos esperaba inquieto; le dije que llevaba retraso, que me esperara 10 minutos y en caso de no llegar en ese tiempo que rompiera el compromiso.
Lo lamentaría mucho pero así son las cosas...
Y en efecto, a la primer oferta los vendió a un revendedor –cual debe- que por cierto abundan siempre que hay un buen espectáculo, como es el caso, para muchos “son un mal necesario”, y esa es su chamba. Bien.
Intenté conseguir los boletos con otras personas pero las localidades habían subido de precio...
¡El artista los vale!-, nos dijeron lo compitas.
¡Y claro que vale eso y más!.. pero...sólo llevaba en mi bolsillo dos mil pesos..
¿Qué hacer?