2 oct. 2013

‘Mis andanzas con los Arellano Félix’/Juan Veledíaz


‘Mis andanzas con los Arellano Félix’/Juan Veledíaz
¿Qué pasó con el “testigo protegido” que se atrevió a contar en un blog sus vivencias con el cartel de Tijuana?
Publicado en La Silla Rota, 2 de octubre de 2013;
Ramón Arellano Félix tenía una mirada agresiva, fría, de esas que donde fijaba los ojos parecía como si clavara un par de navajas que congelaban al interlocutor. Su hermano Benjamín, con quien se podía platicar, era como “el negociador”. Él era más relajado, entrado en confianza tenía otra faceta, inteligente, de pocas palabras y con don de mando. Si se resume sería así: con Benjamín se hablaba y con Ramón se asesinaba. Con Francisco Javier, el más chico de los hermanos, se podía hacer amabas cosas, pero le tocó los últimos años de la ‘época dorada’, cuando el cartel de Tijuana fue la empresa de tráfico de droga más exitosa que le disputó a principios de los años 90, la hegemonía a su paisano sinaloense, el capo Amado Carrillo Fuentes.

Adictos al trabajo/Enrique Rojas

Adictos al trabajo/Enrique Rojas

Publicado en el periódico ABC 2 de octubre de 2013
En los últimos tiempos ha aparecido con fuerza una nueva enfermedad psicológica: la adicción al trabajo. Es un concepto relativamente reciente que aparece hacia 1970, y fue Oates el primero que habló de Workaholism, que se define como una necesidad incontrolable de trabajar, en donde el sujeto va dedicando cada vez más horas a su actividad profesional sin tiempo para nada más. Es un trabajar incesante que como una mancha de aceite se va extendiendo en la vida de la persona y no puede hacer nada por frenarlo.
He comentado con alguna frecuencia que el proyecto de vida debe albergar en su interior cuatro grandes argumentos: amor,trabajo, cultura y amistad. Los dos grandes acompañantes de la vida son amor y trabajo. Entre todos ellos debe haber una armonía y un equilibrio que cada uno debe encontrar en el arte de vivir.

Silencio ante la persecución de cristianos


Silencio ante la persecución de cristianos/David Harris es el director ejecutivo del Comité Judío Americano. Traducción de Juan Ramón Azaola.
El País, 2 de octubre de 2013
El 22 de septiembre, docenas de fieles cristianos fueron asesinados en una iglesia de Pakistán. Los asaltantes eran yihadistas suicidas que hicieron explotar unas bombas. Este no era el primer ataque a la pequeña comunidad cristiana de Pakistán.
En Egipto, repetidos atentados mortales han tenido como objetivo a las iglesias de los cristianos coptos. Algunos miembros de esta antigua comunidad religiosa, convencidos de que no tienen futuro en el país árabe más populoso, han emigrado.
En Irak, la población cristiana caldea ha disminuido en estos últimos años. La persecución a manos de grupos islamistas ha sido un factor clave de su expulsión.
En Nigeria, los ataques periódicos a fieles cristianos y a sus iglesias por parte de grupos radicales musulmanes han causado gran cantidad de destrucción y muerte.

El imperativo de llenar el vacío de liderazgo global



El imperativo de llenar el vacío de liderazgo global/Yoon Young-kwan, former Minister of Foreign Affairs of the Republic of Korea, is currently Professor of International Relations at Seoul National University and a visiting scholar at the Free University of Berlin and the Stiftung Wissenschaft und Politik (German Institute for International and Security Affairs). 
Traducido del inglés por David Meléndez Tormen.

Project Syndicate |1 de octubre de 2013
¿Ha entrado el mundo en una nueva era de caos? La política vacilante de Estados Unidos hacia Siria ciertamente así lo sugiere. En efecto, el amargo legado de las invasiones de Irak y Afganistán, seguido por la crisis financiera de 2008, ha hecho que no solo se vuelva reacio a utilizar su poder militar, incluso cuando se cruzan “líneas rojas”, sino también poco dispuesto a asumir ninguna carga importante para mantener su posición de hegemonía global. Si ya no está dispuesto a hacerlo, ¿quién tomará su lugar?
Los gobernantes de China han demostrado su falta de interés en un liderazgo mundial activo al rechazar abiertamente las llamadas a convertirse en un “participante responsable” en los sistemas políticos y económicos internacionales. Mientras tanto, si bien Rusia puede mantener la ilusión de que es una potencia mundial, últimamente parece interesada más que nada en frustrar a Estados Unidos siempre que sea posible, incluso si eso va en contra de sus propios intereses en el largo plazo. Y Europa se enfrenta a demasiados problemas internos para asumir un liderazgo importante en los asuntos mundiales.

Fútbol ¿Sólo un deporte?


Fútbol. ¿Sólo un deporte?/Manuel Mandianes es antropólogo del CSIC, escritor y teólogo. Autor del blog Diario Nihilista.
El Mundo |1 de octubre de 2013
No se puede entender la España del siglo XX, en general la cultura de nuestros días, sin analizar el papel que juega el fútbol. El público del fútbol es trasversal, de todas las clases sociales y de todas las franjas de edad. Kipling dijo del fútbol donde «almas pequeñas son saciadas por los embarrados idiotas que juegan». B. Shaw escribió: «La única manera de evitar que los hombres golpeen y pateen a sus mujeres es la de organizar juegos en los que puedan golpear y patear pelotas», pero parece que a muchos no les es suficiente. «Mucho de la ética la aprendí jugando al fútbol» (A. Camus). «El fútbol es el deporte que hace pensar a los pies» (J. Sádaba). «Hemos ido a jugar a Rusia porque la paloma de la paz es el balón», dijo Santiago Bernabéu. «El fútbol es un deporte, pero también un espejo en el que se mira la sociedad» (M. Carol). «El fútbol descubre, desoculta, una dimensión de la sociedad moderna, saca a la luz una de sus características: la masificación», dijo un personaje anónimo. A nadie se le oculta que una frase ingeniosa no explica ni encierra lo que es el fútbol.

El Vaticano en contra de la pederastía


TRIBUNALES ECLESIÁSTICOS
La estrategia del Papa para agilizar los procesos; se prevé que haya dos grados de juicio con jueces diferentes
Artículo de ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO, 1 de octubre de 2013
La lucha contra la pederastia y los abusos por parte de sacerdotes y religiosos sigue siendo una de las prioridades del Pontificado de Francisco, como lo fue para su predecesor. Entre las hipótesis que se están considerando para mejorar las normas existentes estaría la de crear tribunales eclesiásticos, a nivel nacional o regional, especializados y con competencias para juzgar justamente estos casos y con mayor rapidez.
Se discutió sobre ello durante la segunda parte del Consistorio convocado por el Papa y que se llevó a cabo el lunes por la mañana, en el que participaron los cardenales que estaban presentes en ese momento en Roma. Después de la decisión sobre la canonización de Roncalli y Wojtyla, los purpurados fueron consultados por Francisco.

El papa en Santa Marta concelebró con el Consejo de Cardenales



El papa en Santa Marta concelebró con el Consejo de Cardenales
Que estas reuniones nos hagan más humildes para dar un hermoso testimonio de la Iglesia
 Lima, 01 de octubre de 2013 (Zenit.org)
El papa Francisco presidió la misa de la mañana del martes en la Casa Santa Marta, al concelebrar con los purpurados del Consejo de Cardenales, que a partir de hoy se reunirán con el papa en el Vaticano hasta el 3 de octubre. En su homilía, el santo padre dijo: "Espero que estas reuniones nos hagan a todos más humildes y confiados en Dios, para que la Iglesia puede dar un hermoso testimonio a las personas".
 El santo padre inició su homilía recordando el evangelio del día en el que Jesús reprende a los dos apóstoles que querían hacer bajar fuego del cielo sobre aquellos que no le habían acogido y ha advertido que le camino del cristiano no es "un vía de venganza". El camino del cristiano es el de la humildad, de la mansedumbre.

Nada será como antes en Roma


"FUERA DEL VATICANO LOS CARRERISTAS"
Primera reunión del "C8" creado por Francisco: en la mira los desperdicios y las consultorías. Entre las hipótesis estaría la de el nombramiento de un "moderador de Curia"
Nota de GIACOMO GALEAZZI, 2 de octubre de 2013
Nada será como antes. Francisco abrió el Consejo para la reforma con una exhortación al "C8" (el consejo de 8 cardenales) que equivale a un mandato: discutir libremente sobre cualquier argumento para mejorar la Santa Sede. Los ocho cardenales le tomaron la palabra y comenzaron inmediatamente a proponer hipótesis para innovar y simplifcar la burocracia vaticana.

Francisco reúne al ‘G-8’ para decidir el nuevo gobierno de la Iglesia


Francisco reúne al ‘G-8’ para decidir el nuevo gobierno de la Iglesia
El Papa inicia la reforma de la curia el día en que el Banco Vaticano hace públicas sus cuentas Bergoglio escuchará a los cardenales sobre el papel de la mujer
Nota de PABLO ORDAZ Roma 1 OCT 2013;
El objetivo no es solo reformar la curia romana, contagiada en los últimos tiempos por la mala influencia del diablo, que —según advirtió el papa Francisco el pasado sábado ante la Gendarmería— “trata de crear una guerra civil en el Vaticano”. Los ocho cardenales de los cinco continentes elegidos por el papa Francisco tendrán también la difícil misión de ayudarle en el gobierno de la Iglesia. Desde hoy hasta el jueves, en la intimidad de la biblioteca privada del apartamento pontificio, el Papa escuchará la opinión del “consejo cardenalicio” o “G8 de los cardenales” sobre las finanzas vaticanas —por primera vez en su historia, el Instituto para las Obras de Religión (IOR) presenta hoy públicamente sus cuentas—, pero también sobre la búsqueda de un papel más relevante de la mujer en la Iglesia. La última palabra, no obstante, será la de Francisco.

Yo no fui!/Sergio Aguayo


Yo no fui!/Sergio Aguayo
Reforma, 2 Oct. 13
 Para Fray Tomás González, defensor de migrantes recientemente premiado.
Buscar funcionarios responsables de agravar los desastres nacionales es como perderse en un páramo donde lo único que florecen son las excusas.
Un inepto es quien ocupa un cargo para el cual no está preparado. No importa su inteligencia, voluntad o lealtad al jefe. Nada sustituye al conocimiento y la experiencia. El 5 febrero de este año Jorge Carrillo Olea -especialista en seguridad- publicó una columna en La Jornada. Ahí advertía de lo riesgoso de nombrar a un licenciado en turismo como coordinador del Programa Nacional de Protección Civil. El analista revisó el perfil y concluyó que su principal atributo era ser "cuate" de Enrique Peña Nieto.

Francisco y Eugenio Scalfari/entrevista


El papa Francisco explicó en una entrevista con el director del diario italiano La Repubblica, Eugenio Scalfari, lo que sintió y pensó luego de que fuera elegido en el Cónclave de marzo de este año.
Publicada el 1 de octubre de 2013.

El encuentro con el Papa Francisco se dio el martes 24 de septiembre de 2013 en la Casa Santa Marta, en una pequeña habitación vacía, en la que solo había una mesa y cinco o seis sillas y un cuadro en la pared.
El papa recuerda que luego de ser elegido y antes de aceptar la elección, “pedí poder retirarme por unos minutos en la habitación contigua a la del balcón que da a la plaza. Mi cabeza estaba completamente vacía y una gran ansiedad me invadió”.
 “Para relajarme cerré los ojos y todos mis pensamientos desaparecieron, también el de negarme a aceptar el cargo, tal y como consiente el procedimiento litúrgico. Cerré los ojos y no vi más ansiedad o emotividad”.
Francisco dijo luego que “llegado a cierto punto, una gran luz me invadió, duró un momento pero a mí me pareció larguísimo. Después la luz se disipó, me alcé de una y me dirigí a la habitación donde me esperaban todos los cardenales y la mesa sobre la que se encontraba el acta de aceptación. La firmé, el Cardenal Camarlengo lo firmó y después, sobre el balcón anunciaron el ‘¡Habemus Papam!’”, relató.

Los diarios del mundo entero se hicieron eco de las palabras del papa Francisco al saludar por primera a los fieles desde el balcón del Vaticano, pero no se conocía hasta ahora los pensamientos del Papa antes de aceptar su elección.
 “Hermanos y hermanas, buenas tardes, como saben el deber del cónclave era dar un obispo a Roma, y mis hermanos cardenales se han ido a buscarlo casi al fin del mundo. Y aquí estoy”, dijo el Papa Francisco en sus primeras palabras.
 La entrevista de Eugenio Scalfari, director de La Repubblica de Italia al Papa Francisco, publicada el 1 de octubre de 2013

La llamada papal
Dice el periodista que a este encuentro le precedió una llamada telefónica que nunca olvidara mientras viva. “Eran las dos y media de la tarde. Sonó mi teléfono y se oyó la voz nerviosa de mi secretaria que me dijo: "Tengo al Papa en línea, se lo transfiero inmediatamente". Me quedé atónito, mientras la voz de Su Santidad se oía al otro lado de la línea telefónica: 
“-Buenos días, soy el Papa Francisco.

- Buenos días, Santidad -digo yo después-. Estoy emocionado, no esperaba que me llamara.

-¿Por qué emocionado? Usted me escribió una carta pidiendo conocerme en persona. Yo tenía el mismo deseo y por tanto le llamo para fijar una cita. Veamos mi agenda: el miércoles no puedo, el lunes tampoco ¿estaría bien el martes?

Respondí: -¡Perfecto!

- El horario es un poco incómodo, ¿a las 15 horas  le va bien? Si no, cambiamos el día.

- Santidad, a esa hora me va estupendo.

- Entonces estamos de acuerdo, el martes 24 a las 15 en Santa Marta. Tiene que entrar por la puerta del Santo Oficio.

No sé como terminar la conversación, me dejo llevar y le digo:

- ¿Lo puedo abrazar por teléfono?

- Claro, lo abrazo también yo. Ya lo haremos en persona. Hasta luego.”
Esta es parte de la entrevista en español traducida gracias a la agencia católica ACI:
- Santidad, ¿existe una visión única del Bien? ¿Quién la establece?
- Cada uno de nosotros tiene una visión del Bien y del Mal. Nosotros debemos animar a dirigirse a lo que uno piensa que es el Bien.
-Usted, Santidad, ya lo escribió en la carta que me envió. La conciencia es autónoma, dijo, y cada uno debe obedecer a la propia conciencia. Creo que esta es una de las frases más valientes dichas por un Papa

- Y lo repito. Cada uno tiene su propia idea del Bien y del Mal y debe elegir seguir el Bien y combatir el Mal como lo concibe. Bastaría eso para cambiar el mundo.
-¿La Iglesia lo está haciendo?
- Sí, nuestras misiones tienen ese objetivo: individualizar las necesidades materiales e inmateriales de las personas y tratar de satisfacerlas como podamos. ¿Sabe usted lo que es el ágape?
- Sí, lo sé.
- Es el amor por los otros, como nuestro Señor predicó. No es proselitismo, es amor. Amor al prójimo, levadura que sirve al bien común".
- Ama al prójimo como a ti mismo.
- Es exactamente eso.
- Jesús en su predicación dice que el ágape, el amor a los demás, es el único modo de amar a Dios. Corríjame si me equivoco.

-“No, no se equivoca. El Hijo de Dios se ha encarnado para infundir en el alma de los hombres el sentimiento de la fraternidad. Todos hermanos y todos hijos de Dios. Abbá, como Él llamaba a su Padre. Yo marco el camino, decía. Al seguirme siguen al Padre y serán todos sus hijos y Él se complacerá en vosotros. El ágape, el amor de cada uno de nosotros hacia los otros, desde el más cercano hasta el más lejano, es el modo que Jesús nos ha indicado para encontrar el camino de la salvación y de las Bienaventuranzas.
Sin embargo, la exhortación de Jesús, la recordamos antes, es que el amor por el prójimo sea igual al que sentimos por nosotros mismos. Por tanto lo que muchos llaman narcisismo se reconoce como válido, positivo, en la misma medida del otro. Hemos discutido mucho sobre este aspecto.
“A mí –me dijo el Papa– la palabra narcisismo no me gusta, indica un amor desmedido hacia uno mismo y esto no está bien, puede generar daños graves no solo en el alma de quien lo sufre sino también en la relación con los otros, con la sociedad en la que vive. El principal problema es que los más golpeados por esto que en realidad es una especie de desorden mental son personas que tienen mucho poder. Con frecuencia los jefes son narcisistas".
- También muchos jefes de la Iglesia.
-"¿Sabe qué pienso sobre este punto? Los jefes de la Iglesia a menudo han sido narcisistas, vanidosos y equívocamente estimulados por sus cortesanos. La corte es la lepra del papado".
-La lepra del papado, ha dicho exactamente esto. ¿Pero qué corte? ¿Se refiere a la curia? 
- No, en la curia puede haber cortesanos, pero en su concepción es otra cosa. Es lo que en los ejércitos se llama intendencia, gestiona los servicios que sirven a la Santa Sede.
En su complejidad es algo distinto. Es la que a efectos gestiona los servicios que sirven a la Santa Sede. Pero tiene un defecto: es Vaticano-céntrica. Ve y cuida de los intereses del Vaticano, que siguen siendo, en gran parte, intereses temporales. Esta visión centrada en el Vaticano descuida el mundo que nos rodea. Yo no comparto este punto de vista y haré lo que pueda para cambiarlo".
"La Iglesia es o debe volver a ser la comunidad del pueblo de Dios y los presbíteros, los sacerdotes, los obispos preocupados por las almas, al servicio del pueblo de Dios. La Iglesia es esto, una palabra no sorprendentemente diferente de la Santa Sede que tiene su propio papel importante, pero que debe estar al servicio de la Iglesia".
"Yo no habría podido tener la plena fe en Dios y en Su Hijo si no me hubiera formado en la Iglesia y tuve suerte de encontrarme, en Argentina, en una comunidad sin la cual yo no habría tomado conciencia de mí mismo y de mi fe".
- ¿Usted sintió su vocación desde joven?
- No, no muy joven. Tendría que haber tenido otra ocupación según mi familia, trabajar, ganar algún dinero. Fui a la universidad. Tuve una profesora de la que aprendí el respeto y la amistad, era una comunista ferviente. A menudo me leía o me daba a leer textos del Partido Comunista. Así conocí también esa concepción tan materialista. Recuerdo que me dio el comunicado de los comunistas americanos en defensa de los Rosenberg que fueron condenados a muerte. La mujer de la que le hablo fue después arrestada, torturada y asesinada por el régimen dictatorial que entonces gobernaba en Argentina.
- ¿El comunismo lo sedujo?
- Su materialismo no tuvo ninguna influencia sobre mí. Pero conocerlo, a través de una persona valiente y honesta me fue útil, entendí algunas cosas, un aspecto de lo social, que después encontré en la Doctrina Social de la Iglesia.
- La teología de la liberación, que el Papa Wojtyla excomulgó, estaba bastante presente en América Latina.

- Sí, muchos de sus representantes eran argentinos.
- ¿Usted piensa que fue justo que el Papa la combatiese?
- Ciertamente daban un seguimiento político a su teología, pero muchos de ellos eran creyentes y con un alto concepto de humanidad.
- Santidad, ¿me permite contarle algo sobre mi formación cultural? Fui educado por una madre muy católica. Con 12 años gané un concurso de catecismo entre todas las parroquias de Roma y recibí un premio del Vicariato, comulgaba el primer viernes de cada mes, en fin, practicaba la liturgia y creía. Pero todo cambió cuando entré en el liceo. Leí, entre otros textos de filosofía que estudiábamos, el "Discurso del Método" de Descartes y me afectó mucho la frase que hoy se ha convertido en un icono: "Pienso, luego existo", el yo se convirtió en la base de la existencia humana, la sede autónoma del pensamiento.
- Descartes, sin embargo, nunca renegó de la fe en el Dios trascendente.
- Es verdad, pero puso la base de una visión totalmente distinta, y a mí me encaminó a otro camino que, corroborado por otras lecturas, me llevó al otro lado.
- Usted, por lo que he entendido, no es creyente pero no es anticlerical. Son dos cosas muy distintas.
- Es verdad, no soy anticlerical. Pero me convierto en eso cuando me encuentro con un clerical.
Sonríe y me dice:
-Me pasa a mí también, cuando tengo frente a mí a un clerical, me convierto en anticlerical de repente. El clericalismo no tiene nada que ver con el cristianismo. San Pablo fue el primero en hablar a los Gentiles, a los paganos, a los creyentes de otras religiones, fue el primero que nos lo enseñó.
-¿Puedo preguntarle, Santidad, cuáles son los santos que usted siente más cercanos a su alma y sobre los que se formó su experiencia religiosa?

-“San Pablo fue el que puso los puntos cardinales de nuestra religión y de nuestro credo. No se puede ser un cristiano consciente sin San Pablo. Tradujo la predicación de Cristo a una estructura doctrinaria que con las actualizaciones de una inmensa cantidad de pensadores, teólogos, pastores de almas, resistió y resiste después de dos mil años. Después Agustín, Benito, Tomás e Ignacio. Y naturalmente Francisco. ¿Debo explicarle el porqué?”
Francisco -me permito llamar al Papa así porque es él mismo el que te lo sugiere por como habla, como sonríe, por sus exclamaciones de sorpresa o de afirmación- me mira como para animarme a plantearle las preguntas más escabrosas o más embarazosas relacionadas con la Iglesia. Así que le pregunto.
- De Pablo me ha explicado la importancia del papel que desarrolló, pero quisiera saber entre los que ha nombrado a quien siente más cercano a su alma.

- Me pide una clasificación, pero las clasificaciones se pueden hacer si se habla de deportes o de cosas parecidas. Podría decirle el nombre de los mejores futbolistas de Argentina. Pero los santos...
- Se dice que se "bromea con los bribones" ¿Conoce el dicho?
- Exacto. Sin embargo, no quiero evitar la pregunta porque usted no me ha pedido una lista sobre la importancia cultural o religiosa sino quién está más cerca de mi alma. Le contesto: Agustín y Francisco.
- ¿No Ignacio, de cuya orden proviene?
- Ignacio, por comprensibles razones, es el que conozco mejor que los demás. Fundó nuestra orden. Le recuerdo que de esa orden venía también Carlo María Martini, muy querido para usted y para mí. Los jesuitas fueron, y siguen siendo todavía, la levadura -no la única pero quizás la más eficaz- de la catolicidad: cultura, enseñanza, testimonio misionero, fidelidad al Pontífice. Pero Ignacio que fundó la Compañía era también un reformador y un místico. Sobre todo místico.
- ¿Piensa que los místicos son importantes en la Iglesia?
- Han sido fundamentales. Una religión sin místicos es una filosofía.
- ¿Usted tiene una vocación mística?
- ¿A usted qué le parece?
- Me parece que no.
- Probablemente tenga razón. Adoro a los místicos; también Francisco por muchos aspectos de su vida lo fue, pero no creo tener esa vocación, y después es necesario comprender bien el significado profundo de la palabra. El místico consigue despojarse del hacer, de los hechos, de los objetivos y hasta de la pastoralidad misionera y se alza para alcanzar la comunión con las bienaventuranzas. Breves momentos pero que llenan toda la vida.
-¿A usted le ha sucedido alguna vez?
- Raramente. Por ejemplo, cuando el cónclave me eligió Papa. Antes de la aceptación pedí poder retirarme por unos minutos en la habitación contigua a la del balcón que da a la plaza. Mi cabeza estaba completamente vacía y una gran ansiedad me invadió. Para relajarme cerré los ojos y todos mis pensamientos desaparecieron, también el de negarme a aceptar el cargo, tal y como consiente el procedimiento litúrgico. Cerré los ojos y no vi más ansiedad o emotividad. Llegado a cierto punto, una gran luz me invadió, duró un momento pero a mí me pareció larguísimo. Después la luz se disipó, me alcé de una y me dirigí a la habitación donde me esperaban todos los cardenales y la mesa sobre la que se encontraba el acta de aceptación. La firmé, el Cardenal Camarlengo lo firmó y después, sobre el balcón anunciaron el ‘¡Habemus Papam!
Permanecemos un poco en silencio, después dije:
-Hablábamos de los santos que usted siente como más cercanos a su alma y nos quedamos en Agustín. ¿Quiere decirme por qué lo siente cercano?

- También mi predecesor tiene a Agustín como punto de referencia. Ese santo pasó por muchas cosas en su vida y cambió muchas veces su posición doctrinal. Tuvo también palabras fuertes contra los judíos, que nunca compartí. Escribió muchos libros y el que me parece más revelador de su intimidad intelectual y espiritual son las "Confesiones"; contienen algunas manifestaciones de misticismo pero no es, como opinan muchos, el continuador de Pablo. Incluso, diría que vio la fe y la Iglesia de una forma profundamente distinta a la de Pablo, quizás porque pasaron cuatro siglos entre uno y otro.
-¿Cuál es la diferencia, Santidad?
- Para mí dos aspectos fundamentales. Agustín se siente impotente frente a la inmensidad de Dios y a los deberes que un cristiano y un obispo deben afrontar. Sin embargo él no lo fue en absoluto, pero su alma se sentía siempre por debajo de todo lo que habría querido y debido. Es la gracia dispensada por el Señor como elemento fundamental de la fe. De la vida. Del sentido de la vida. Quien no es tocado por la gracia puede ser una persona sin mancha y sin miedo, como se dice, pero no será nunca como una persona a la que la gracia ha tocado. Esta es la intuición de Agustín.
-¿Usted se siente tocado por la gracia?
- Esto no puede saberlo nadie. La gracia no forma parte de la conciencia, es la cantidad de luz que tenemos en el alma, no la de sabiduría o de razón. También usted, sin su conocimiento, puede ser tocado por la gracia.
-¿Sin fe? ¿Sin creer?
- La gracia está relacionada con el alma.
- Yo no creo en el alma.
- No cree, pero la tiene.
- Santidad, se ha dicho que usted no tiene intención de convertirme y creo que no lo conseguiría.
- Esto no se sabe, pero no tengo ninguna intención.
- ¿Y Francisco?
- Es grandísimo porque es todo. Un hombre que quiere hacer, quiere construir, funda una orden y sus reglas, es itinerante misionero, es poeta y profeta, es místico, se dio cuenta de su propio mal y salió de él, ama la naturaleza, los animales, la brizna de hierba del prado y los pájaros que vuelan en el cielo, pero sobre todo, ama a las personas, a los niños, a los viejos, a las mujeres. Es el ejemplo más luminoso del ágape del que hablamos antes.
- Tiene razón, Santidad, la descripción es perfecta. ¿Pero por qué ninguno de sus predecesores eligió su nombre? Y yo creo que, después de usted, ningún otro lo hará.

- Esto no lo sabemos, no hagamos hipótesis sobre el futuro. Es verdad, nadie antes que yo lo eligió. Aquí afrontamos el problema de los problemas. ¿Quiere beber algo?
- Gracias, quizás un vaso de agua.
Se levanta, abre la puerta y le pide a un colaborador que está en la entrada que le traiga dos vasos de agua. Me pide si prefiero un café, respondo que no. Llega el agua. Al final de nuestra conversación mi vaso está vacío pero el suyo continúa lleno. Se aclara la garganta y comienza.

- Francisco quería una orden mendicante y también itinerante. Misioneros en busca de encontrar, escuchar, dialogar, ayudar, difundir la fe y el amor. Sobre todo amor. Y quería una Iglesia pobre que atendiera a los demás, que recibiera ayuda material y la usara para sostener a los demás. Han pasado 800 años desde entonces y los tiempos han cambiado mucho pero el ideal de una Iglesia misionera y pobre sigue siendo válido. Esta es, por lo tanto, la Iglesia que predicaron Jesús y sus discípulos.
- Ustedes, los cristianos, son una minoría ahora. Incluso en Italia, que se define como el jardín del Papa, los católicos practicantes están, según algunos sondeos, entre el 8 y el 15%. Los católicos que dicen serlo pero que de hecho lo son poco son un 20%. En el mundo existen mil millones de católicos y con las otras Iglesias cristianas superan los mil quinientos millones, pero el planeta tiene entre 6.000 y 7.000 millones de personas. Son muchos ciertamente, especialmente en África y en América Latina, pero siguen siendo minoría.
- Lo hemos sido siempre pero este no es el tema que nos ocupa. Personalmente creo que esto de ser una minoría es además, una fuerza. Debemos ser semilla de vida y de amor, la semilla es una cantidad infinitamente más pequeña que la cantidad de frutos, flores y árboles que nacen de ella.
Me parece haber dicho antes que nuestro objetivo no es el proselitismo sino la escucha de las necesidades, de los deseos, de las desilusiones, de la desesperación, de la esperanza. Debemos devolver la esperanza a los jóvenes, ayudar a los viejos, abrirnos hacia el futuro, difundir el amor. Pobres entre los pobres. Debemos incluir a los excluidos y predicar la paz.
El Vaticano II, inspirado por el papa Juan y por Pablo VI, decidió mirar al futuro con espíritu moderno y abrirse a la cultura moderna. Los padres conciliares sabían que abrirse a la cultura moderna significaba ecumenismo religioso y diálogo con los no creyentes. Después de entonces, se hizo muy poco en esa dirección. Yo tengo la humildad y la ambición de querer hacerlo.
-También porque -me permito añadir- la sociedad moderna en todo el planeta atraviesa un momento de crisis profunda y no solo económica sino social y espiritual. Usted, al comienzo de nuestro encuentro describió una generación aplastada por el presente. También los no creyentes sentimos este sufrimiento casi antropológico. Por esto nosotros queremos dialogar con los creyentes y con los que mejor les representan.
- Yo no sé si soy el que mejor les representa, pero la Providencia me ha puesto en la guía de la Iglesia y de la diócesis de Pedro. Haré todo lo posible para cumplir el mandato que se me ha confiado.
- Jesús, como usted ha recordado, dijo: ama a tu prójimo como a ti mismo. ¿Le parece que esto se ha hecho realidad?

- Por desgracia no. El egoísmo ha aumentado y el amor hacia los demás ha disminuido.
-Este es el objetivo que nos une: al menos igualar estos dos tipos de amor. ¿Su Iglesia está preparada para aceptar este reto?

-¿Usted que cree?
- Creo que el amor por el poder temporal es todavía muy fuerte entre los muros vaticanos y en la estructura institucional de toda la Iglesia. Creo que la Institución predomina sobre la Iglesia pobre y misionera que usted quiere.

- Las cosas están así, de hecho, y en este tema no se hacen milagros. Le recuerdo que también Francisco en su época tuvo que negociar largamente con la jerarquía romana y con el Papa para que se reconociesen las reglas de su orden. Al final obtuvo la aprobación pero con profundos cambios y compromisos".
-¿Usted deberá seguir el mismo camino?
- No soy Francisco de Asís, ni tengo su fuerza y su santidad. Pero soy el Obispo de Roma y el Papa de la catolicidad. He decidido como primera cosa nombrar a un grupo de ocho cardenales que constituyan mi consejo. No cortesanos sino personas sabias y animadas por mis mismos sentimientos. Este es el inicio de esa Iglesia con una organización no vertical sino horizontal. Cuando el cardenal Martini hablaba ponía el acento en los Concilios y en los Sínodos, sabía que largo y difícil fue el camino que hay que recorrer en esa dirección. Con prudencia, pero con firmeza y tenacidad.
- ¿Y la política?
- ¿Por qué me lo pregunta? Ya le he dicho que la Iglesia no se ocupará de política.
- Pero hace poco usted hizo un llamamiento a los católicos a comprometerse civil y políticamente.
- No me dirigí solo a los católicos sino a todos los hombres de buena voluntad. Dije que la política es la primera de las actividades civiles y que tiene un propio campo de acción que no es el de la religión. “Las instituciones políticas son laicas por definición y obran en esferas independientes. Esto lo han dicho todos mis predecesores, al menos desde muchos años hasta ahora, aunque sea con matices distintos. Creo que los católicos comprometidos en la política tienen dentro valores de la religión pero también una conciencia madura y una competencia para llevarlos a cabo. La Iglesia no irá nunca más allá de expresar y defender sus valores, al menos mientras que yo esté aquí".
- Pero no siempre ha sido así la Iglesia.
- No, casi nunca ha sido así. Muy a menudo, la Iglesia como institución ha sido dominada por el temporalismo y muchos miembros y altos exponentes católicos tienen todavía esta forma de pensar. “Pero ahora, déjeme que le haga una pregunta: Usted, laico no creyente en Dios, ¿en qué cree? Usted es un escritor y pensador. Creerá en algo, tendrá algún valor dominante. No me responda con palabras como honestidad, la búsqueda, la visión del bien común; todos principios y valores importantes, pero no es esto lo que le pregunto. Le pregunto qué piensa de la esencia del mundo, del universo. Se preguntará ciertamente, todos lo hacemos, de dónde venimos, a dónde vamos. Se las plantea hasta un niño ¿Y usted?”
- Le agradezco esta pregunta, la respuesta es esta: Creo en el Ser, es decir en el tejido del cual surgen las formas, los Entes.

- Yo creo en Dios, no en un Dios católico; no existe un Dios católico, existe Dios. Y creo en Jesucristo, su Encarnación. Jesús es mi maestro, mi pastor, pero Dios, el Padre, Abba, es la luz y el Creador. Este es mi Ser. ¿le parece que estamos muy lejos?
- Estamos lejos en el pensamiento, pero similares como personas humanas, animadas por nuestros instintos que se transforman en pulsiones, sentimientos, voluntad, pensamiento y razón. En esto somos parecidos.

- Pero lo que ustedes llaman el Ser, ¿lo define como lo piensa?
- El Ser es un tejido de energía. Energía caótica pero indestructible y en eterno caos. De esa energía emergen las formas cuando la energía llega al punto de explosión. Las formas tienen sus leyes, sus campos magnéticos, sus elementos químicos, que se combinan casualmente, evolucionan, finalmente se apagan pero su energía no se destruye. El hombre es probablemente el único animal dotado de pensamiento, al menos en nuestro planeta y sistema solar. He dicho que está animado por instintos y deseos pero añado que tiene dentro de sí una resonancia, un eco, una vocación de caos.
- Bien. No quería que me hiciese un resumen de su filosofía y me ha dicho bastante. Observo por mi parte que Dios es luz que ilumina las tinieblas y que aunque no las disuelva hay una chispa de esa luz divina dentro de nosotros. En la carta que le escribí recuerdo haberle dicho que aunque nuestra especie termine, no terminará la luz de Dios que en ese punto invadirá todas las almas y será todo en todos".
- Sí, lo recuerdo bien, dijo "toda la luz será en todas las almas", lo que, si puedo permitirme decir, da más una imagen de inmanencia que de trascendencia.

- La trascendencia permanece porque esa luz, toda en todos, trasciende el universo y las especies que en esa fase lo pueblen.
Pero volvamos al presente. Hemos dado un paso adelante en nuestro diálogo. Hemos constatado que en la sociedad y en el mundo en el que vivimos el egoísmo ha aumentado más que el amor por los demás, y que los hombres de buena voluntad deben actuar, cada uno con su propia fuerza y competencia, para hacer que el amor por los demás aumente hasta igualarse e incluso superar el amor por nosotros mismos.
- Por tanto también la política está llamada a la causa.
- Seguro. Personalmente pienso que el llamado capitalismo salvaje no hace sino volver más fuertes a los fuertes, más débiles a los débiles y más excluidos a los excluidos. Hace falta gran libertad, ninguna discriminación, nada de demagogia y mucho amor. Hacen falta reglas de comportamiento y también, si fuera necesario, intervenciones directas del Estado para corregir las desigualdades más intolerables.
- Santidad, usted ciertamente es una persona de gran fe, tocado por la gracia, animado por la voluntad de relanzar una Iglesia pastoral, misionera, regenerada y no apegada a los tiempos. Pero según habla y yo le entiendo, usted es y será un papa revolucionario. Mitad jesuita, mitad hombre de Francisco, un maridaje que quizás nunca se había visto. Y después, le gustan "Los Novios" de Manzoni, Holderlin, Leopardi y sobre todo Dostoyevski, el film "La Strada" y "Prova d ́orchestra" de Fellini, "Roma cittá aperta" de Rossellini y también las películas de Aldo Fabrizi.

- Esas me gustan porque las veía con mis padres cuando era un niño.
- Así es. ¿Puedo sugerirle que vea dos películas estrenadas hace poco? "Viva la libertad" y las películas sobre Fellini de Ettore Scola. Estoy seguro de que le gustarán. Sobre el poder le digo: ¿sabe que a los veinte años hice un mes y medio de ejercicios espirituales con los jesuitas? Estaban los nazis en Roma y yo había desertado del reclutamiento militar. Podríamos ser castigados con la pena de muerte. Los jesuitas nos acogieron con la condición de que hiciéramos los ejercicios espirituales durante todo el tiempo que estuvimos escondidos en su casa, y así fue.
- Pero es imposible resistir un mes y medio de ejercicios espirituales -dice él estupefacto y divertido. - Lo contaré la próxima vez.
Nos abrazamos. Subimos la breve escalera que nos separa del portón. Pido al Papa que no me acompañe pero él lo rechaza con un gesto. "Hablaremos también del papel de las mujeres en la Iglesia. Le recuerdo que la Iglesia es femenina".
-Y hablaremos si usted quiere también de Pascal. Me gustaría saber qué piensa usted de esta gran alma. - Lleve a todos sus familiares mi bendición y pídales que recen por mí. Piense en mí, piense a menudo en mí.
Nos estrechamos la mano y él se queda quieto con los dos dedos en alto en signo de bendición. Yo lo saludo desde la ventanilla.
Este es el Papa Francisco. Si la Iglesia se vuelve como él la piensa y la quiere habrá cambiado una época.
Traducción del italiano al español gracias a la agencia ACI.

http://www.repubblica.it/cultura/2013/10/01/news/papa_francesco_a_scalfari_cos_cambier_la_chiesa-67630792/?ref=HRER3-1


¿Quién tiró al ombudsman?


 ¿Quién tiró al ombudsman?/Adrian Rueda
González Placencia valoró la posibilidad de enfrentar en tribuna a sus detractores.
Publicado en Excélsior, 02/10/2013
El domingo por la tarde, luego de realizar una llamada a un altísimo funcionario del Gobierno del DF, Luis González Placencia empezó a pensar muy seriamente en claudicar en su intento por reelegirse como ombudsman capitalino.
La llamada a dicho funcionario, a un día de vencer el plazo legal, era para sondear si se había logrado el consenso suficiente entre los diputados de la Asamblea Legislativa del DF; se necesitaba un mínimo de 44 votos para la ratificación.
Al otro lado de la línea, su interlocutor le dijo que ya había tratado y nada, pero le pidió tiempo para consultarlo —como última instancia— con Miguel Ángel Mancera, quien no estaba disponible en ese momento, a fin de darle una respuesta definitiva.
Aunque todavía no le decían que no, González Placencia entendió que debía redactar su carta-renuncia, pues le quedaba claro que desde las más altas esferas se había operado para cerrarle el paso. Efectivamente, casi de madrugada el enviado de Mancera se comunicó con él para decirle que no había condiciones para garantizarle los votos en la ALDF, y que tomara la decisión que más le conviniera.

En coma el policia Alvaro Sánchez Valdez


En los medios hoy miércoles 2 de octubre

EL UNIVERSAL: 
En coma, granadero herido por CNTE; cerco en Zócalo
El subinspector de la policía capitalina Álvaro Sánchez Valdez se encuentra en coma luego de un enfrentamiento cuando maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) pretendían bloquear la circulación vial del Boulevard Puerto Aéreo durante la mañana de ayer. La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) dio a conocer que el uniformado del agrupamiento Relámpago presuntamente recibió un golpe en la cabeza por lo que fue trasladado al Hospital Ángeles Mocel.

MILENIO: Los ultras de la CNTE dejan en coma a policía
El bloqueo a las inmediaciones al aeropuerto capitalino por parte de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) derivó en una agresión que dejó 12 policías heridos, uno de ellos en estado de coma. La Secretaría de Seguridad Pública capitalina confirmó que seis elementos fueron dados de alta y seis permanecen hospitalizados, entre ellos Álvaro Sánchez Valdés, de 39 años, a quien se le indujo el coma porque sufrió un traumatismo craneoencefálico de tercer grado, y edema cerebral ya que recibió un golpe contuso con un palo o tubo a nivel frontoparietal.