Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre 1, 2008

Familias honradas

Retrospectiva
El Universal, domingo 10 de junio de 2001 "No visitarán familias honradas" /Carlos Monsiváis En el forcejeo por los paradigmas, un sector de la sociedad, que ha triunfado en política, se propone el regreso a los orígenes, "cuando los valores contaban", y las familias y las personas tenían memorizado su sitio en la tierra, anticipo módico de su lugar más allá. Para estas personas, el tiempo ha transcurrido en contra de las instituciones reverenciadas, de la moral y las buenas costumbres, y algo muy importante, en contra de las zonas de silencio en invisibilidad sin las cuales, así lo consideran, una sociedad se deforma a la intemperie. Para ellos, lo más adecuado es perseguir y prohibir, perseguir la prostitución en las calles (y dejar intocados a los proxenetas y sus apoyadores políticos), y prohibir espectáculos, cerrar establecimientos donde se le falte el respeto al decoro, precisando en suma que los ciudadanos son, en verdad, niños aturdidos, incapac…

Rincon y su opinión de Castillo Peraza

Retrospectiva Política y saber/Gilberto Rincón Gallardo Publicado en Reforma (www.reforma.com), 23 de septiembre del 2000; Quien conoce de cerca la vida interna de los partidos políticos mexicanos sabe que en ellos anida un fuerte espíritu antiintelectual.
Mantuve con Carlos Castillo Peraza una larga y cálida amistad. Coincidíamos en cosas fundamentales como el reclamo democrático para México y la necesidad de construir una sociedad de instituciones como única garantía para darle calidad a nuestra experiencia democrática. Divergíamos en asuntos, que también pueden verse como fundamentales, como nuestros juicios acerca de la interrupción voluntaria del embarazo. Nunca escondimos nuestras afinidades pese a haber estado situados en partidos políticos distintos y pese a vivir en un ambiente que llegó a hacer de la intransigencia y la ruptura una virtud; pero tampoco escondimos nuestras diferencias porque sabíamos que existía un espacio de diálogo y razonamiento en el que incluso los temas más…

Gilberto, la opinión de R. Becerra

Uno que hizo política con miedo/Ricardo Becerra Opinión Publicado el Lunes 1 de Septiembre de 2008 Para Doña Silvia y Lídice. Ustedes quieren que me coma a los comunistas, verdad? Son como chayotes, rugosos y con pelos que punzan. Me como a los comunistas ¿y luego? ¿cómo los cago?” Quien endosó esta metáfora durante una tirante reunión conun grupo empresarial en 1976, fue don Jesús Reyes Heroles, a la sazón secretario de Gobernación y artífice de la reforma política, que después de varias décadas de proscripción, le daría su lugar en lacontienda electoral al Partido Comunista Mexicano. El episodio me lo contó —creo que un par de veces—Gilberto Rincón Gallardo mientras bebía su clásica copa fría de vino rosado; y aunque vivía en un periodo de excesivo trabajo y tensión (eran los momentos de su campaña como candidato presidencial por DemocraciaSocial), le gustaba rematar sus análisis de actualidad extrayendo lecciones de otra época, comparando la era en que hacía política dentro de un pa…

Gilberto, la opinión de R. Raphael

Gilberto permanece/Ricardo Raphael Publicado en El Universal, 1 de septiembre de 2008
Varias veces fue encarcelado y todas por motivos políticos. La estancia más larga ocurrió después de la represión que sufrieron los estudiantes en 1968. Como era parte de la dirección del Partido Comunista, Gilberto Rincón Gallardo fue recluido con otros varios de sus compañeros en la prisión de Lecumberri.
Por aquellos días las autoridades dijeron de él muchas mentiras. La más inverosímil fue cuando se le acusó de haber lanzado bombas molotov. Riendo de sí mismo, Rincón solía levantar los brazos y afirmar que aquello era imposible.
Y lo era, no por las razones más obvias, sino por el imbatible rechazo que a lo largo de su vida sostuvo en contra de la violencia. Fue comunista, fue socialista, fue un hombre de izquierda, pero nunca consideró a la vía armada como instrumento de transformación.
Esta convicción suya sería la brújula más importante de su larga e histórica actuación política en nuestro país. …

Programa Nacional de Derechos Humanos 2008-12

DOF: 29/08/2008
DECRETO por el que se aprueba el Programa Nacional de Derechos Humanos 2008-2012.
Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Presidencia de la República.
FELIPE DE JESÚS CALDERÓN HINOJOSA, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, en ejercicio de la facultad que me confiere el artículo 89, fracción I, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con fundamento en los artículos 9, 16, 22, 26, 27, 28, 29 y 32 de la Ley de Planeación, y 9o, 27, 31 y 37 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, y
CONSIDERANDO
Que el artículo 26, apartado A, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, dispone que el Estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez, dinamismo, permanencia y equidad al crecimiento de la economía, para la independencia y democratización política, social y cultural de la Nación;
Que el mismo precepto constitucional establece que hab…

Gilberto y Pedro

Columna El búho no ha muerto/Pedro Ferriz Publicado en Excelsior (www.exonline.com.mx), 1 de septiembre de 2008; Con letras de oro
La última vez que hablé contigo, supe que ya no nos volveríamos a ver en esta vida… Seguramente en la siguiente. Me dijiste que no ibas a poder ir a la marcha de “Iluminemos México”, por causa de un nuevo marcapasos que te acababan de instalar en tu corazón doliente. Y así lo entendí. También supe que aunque no físicamente, tu noble alma me acompañaría a lo largo de Reforma, Juárez, Madero y hasta el Zócalo. Calles para ti tan familiares, como entrañables… Pero, ¿sabes Gilberto? Te quiero compartir lo que viví.
Entendí que la voz de un pueblo —que se acercó a contarme sus penas— semeja estrofas del himno que nos identifica. Pude ver que la bandera cambiaba todos sus colores por el blanco. Que aunque sea por la fatalidad que nos sacude, de todas maneras existen razones para estar unidos. La sociedad… todos, nos preguntábamos insistentemente si serviría de algo…

Elogio social del miedo

Elogio social del miedo/Gregorio Morán Publicado en LA VANGUARDIA, 03/11/2007; Perplejo. La sociedad se conmociona ante dos escenas simultáneas, la de un descerebrado convertido en arrogante canalla que golpea a una joven indefensa, con alevosía e impunidad, y en un segundo plano, acompañando la escena como un fondo musical, un tipo acojonado porque el destino está dubitativo y aún no ha decidido si las hostias le van a caer sólo a la chica o también le tocarán a él, que nunca se sabe lo que puede ocurrir cuando las bestias se desatan. Le cayeron a la chica, es obvio, porque la gente basura siempre bascula hacia lo más fácil. Es algo más que ira lo que siento al escribir estas líneas, es vergüenza. No del tipo, que forma parte de esa especie a extinguir, repito a extinguir, y dejo la fórmula a los psicólogos y a los jueces, y de la que me importa una higa si su madre lo abandonó cuando era chico, y si su padre era alcohólico, ni si su abuela lo adoraba y le limpiaba las vomitadas cuand…

La pedagogía del miedo

La pedagogía social del miedo/Gregorio Morán Publicado en LA VANGUARDIA (www.lavanguardia.es) 19/04/2008; Paremos un momento el reloj de la costumbre y detengámonos a pensar en lo que estamos haciendo. Comencemos la secuencia. Acabo de llegar al aeropuerto y me coloco en la fila de facturación. He de pensar en el peso; me excedo o me quedo corto. No sé si el equipaje de mano me traerá problemas. ¿El frasco de la loción? Las maquinillas del afeitado ¿están permitidas? ¿Y la colonia? ¿Tiene el tamaño correcto? El agua mineral debo comprarla después de pasar los controles. ¡Los controles! Quítate la ropa - menos el pantalón y la camisa-, incluido el cinturón y probablemente - depende del día que tenga el segurata-también los zapatos. Y si aprecia un gesto esquivo, entonces te tocará los testículos, con guantes o con un cacharrillo que emite los sonidos de un perro de juguete. Pero te los toca, y el culo y todo tú entero, lo que le dé la gana, y no se te ocurra decirle que te parece una hu…