27 jul. 2010

Diego

El Jefe Diego pide a su hijo que pague el rescate para sacarle del "infierno"
Fernández de Cevallos lleva secuestrado más de dos meses
SALVADOR CAMARENA - México -
El País,  28/07/2010
Los secuestradores del ex candidato presidencial mexicano Diego Fernández de Cevallos, El Jefe Diego, desaparecido el 14 de mayo, divulgaron el lunes una foto del político conservador y una carta suya, en la que pide a su hijo mayor que pague el rescate "rápidamente" para sacarle del "infierno".
Los secuestradores del ex candidato presidencial mexicano Diego Fernández de Cevallos, El Jefe Diego, desaparecido el 14 de mayo, divulgaron el lunes una foto del político conservador y una carta suya, en la que pide a su hijo mayor que pague el rescate "rápidamente" para sacarle del "infierno".
Junto a la misiva, los secuestradores envían un comunicado en el que desmienten haber rebajado el monto del rescate (calculado en 50 millones de dólares, 38,5 millones de euros) e ironizan sobre la ineficacia de las autoridades. Familiares de Fernández de Cevallos han declarado a algunos medios que dan por buena la carta y que están convencidos de que el político está vivo.
Los textos y la foto fueron recibidos por el periodista José Cárdenas en su cuenta de Twitter, remitidos desde el correo misteriosos.desaparecedores@yahoo.com.
La carta atribuida a Fernández de Cevallos data de hace más de mes y medio, del 10 de junio. En ella, el abogado y ex senador (2000-2006) del Partido Acción Nacional (PAN) insta de su puño y letra a su primogénito a que haga una oferta "que demuestre voluntad" de negociar. "No puedo describirte el infierno que vive tu padre y no sé cuánto aguante más", arranca la misiva. El Jefe Diego explica que, a pesar de las medicinas que ha recibido -aspirina y ternormin-, ha "tenido varios desvanecimientos y mucho dolor en el pecho". "Tú sabes que no quedé bien del corazón después de la operación", dice, y le pide el "mayor esfuerzo". "Ellos tienen todo el tiempo del mundo, no les corre ninguna prisa. Lo mismo les da mañana que dentro de 100 días. Para tu padre, lo que no sea de inmediato no tiene sentido".
La fotografía presenta al político conservador, que pugnó por la presidencia de México en 1994, con el torso desnudo y los ojos vendados. Se trata de una imagen idéntica a la que ya habían dado a conocer los captores el 20 de mayo, seis días después del secuestro. En las manos sostiene la revista Proceso del 23 de mayo, que muestra su retrato en la portada.
Por último, los secuestradores remitieron al periodista Cárdenas el Boletín número 2, fechado apenas hace una semana, el 20 de julio. En él, el grupo no identificado más que por el mismo mote de la dirección electrónica desmiente algunas versiones publicadas recientemente en la prensa mexicana, que señalaban que el pago exigido había sido rebajado a 23 millones de euros y que Fernández de Cevallos y su familia habían tenido contacto. "No hemos reducido el monto del rescate, no ha existido comunicación telefónica alguna entre el archiduque de Escobedo [se permiten bautizar irónicamente así al político, por el lugar donde se ubica el rancho en que fue secuestrado] y su familia". Los captores se mofan además "de la pasmosa astucia" de las autoridades. A pesar de que el Gobierno (del mismo partido que el secuestrado) abandonó oficialmente las pesquisas apenas unas horas después de abocarse a ellas, cosa que les ha acarreado un aluvión de críticas, los secuestradores señalan que la actividad de los policías no ha cesado.
Distintos observadores han apuntado que la identidad de los secuestradores corresponde a la de un grupo escindido de la guerrilla, y que, por esa razón, los procesos de negociación son largos.

Neruda por Vargas Llosa

Neruda cumple cien años/Mario Vargas Llosa,
EL PAÍS | 27-06-2004;
Cuando yo era un niño de pantalón corto todavía, allá en Cochabamba, Bolivia, donde pasé mis primeros diez años de vida, mi madre tenía en su velador una edición de tapas azules, con un río de estrellas blancas, de los Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda, que leía y releía. Yo apenas había aprendido a leer y, seducido por la devoción de mi madre a aquellas páginas, intenté también leerlas. Ella me lo había prohibido, explicándome que no eran poemas que debían leer los niños. La prohibición enriqueció extraordinariamente el atractivo de aquellos versos, coronándolos de una aureola inquietante. Los leía a escondidas, sin entender lo que decían, excitado y presintiendo que detrás de algunas de sus misteriosas exclamaciones ("Mi cuerpo de labriego salvaje te socava / y hace saltar el hijo del fondo de la tierra", "Ah, las rosas del pubis!") anidaba un mundo que tenía que ver con el pecado.
Neruda fue el primer poeta cuyos versos aprendí de memoria y recité de adolescente a las chicas que enamoraba, al que más imité cuando empecé a garabatear poesías, el poeta épico y revolucionario que acompañó mis años universitarios, mis tomas de conciencia políticas, mi militancia en la organización Cahuide durante los años siniestros de la dictadura de Odría. En las reuniones clandestinas de mi célula a veces interrumpíamos las lecturas del Qué hacer de Lenin o los Siete ensayos de Mariátegui para recitar, en estado de trance, páginas del Canto general y de España en el corazón. Más tarde, cuando era ya un joven de lecturas más exclusivas y muy crítico de la poesía de propaganda y ataque, Neruda siguió siendo para mí un autor de cabecera -lo prefería incluso al gran César Vallejo, otro ícono de mis años mozos-, pero ya no el Neruda del Canto general, sino el de Residencia en la tierra, un libro que he leído y releído tantas veces como sólo lo he hecho con los poemas de Góngora, de Baudelaire y de Rubén Darío, un libro algunos de cuyos poemas -"El tango del viudo", "Caballero solo"- todavía me electrizan la espalda y me producen ese desasosiego exaltado y ese pasmo feliz en que nos sumen las obras maestras absolutas. En todas las ramas de la creación artística, la genialidad es una anomalía inexplicable para las solas armas de la inteligencia y la razón, pero en la poesía lo es todavía mucho más, un don extraño, casi inhumano, para el que parece inevitable recurrir a esos horribles adjetivos tan maltratados: trascendente, milagroso, divino.
Conocí en persona a Pablo Neruda en París, en los años sesenta, en casa de Jorge Edwards. Todavía recuerdo la emoción que sentí al estar frente al hombre de carne y hueso que había escrito aquella poesía que era como un océano de mares diversos e infinitas especies animales y vegetales, de insondable profundidad e ingentes riquezas.
La impresión me cortó el habla. Por fin alcancé a balbucear unas frases llenas de admiración. Él, que recibía los halagos con la naturalidad de un consumado soberano, dijo que la noche estaba linda para comernos "esas prietas" (esas morcillas) que nos tenían preparadas los Edwards. Era gordo, simpático, chismoso, engreído, goloso ("Matilde, precipítese hacia esa fuente y resérveme la mejor presa"), conversador, y hacía esfuerzos desmedidos para romper el hielo y hacer sentir cómodo al interlocutor abrumado por su imponente presencia.
Aunque llegamos a ser bastante amigos, creo que es el único escritor con el que nunca me sentí de igual a igual, frente al cual, pese a su actitud cariñosa y a su generosidad para conmigo, siempre terminaba adoptando una actitud entre intimidada y reverencial. El personaje me intrigaba y fascinaba casi tanto como su poesía. Posaba de ser un anti-intelectual, desdeñoso de las teorías y de las complicadas interpretaciones de los críticos. Cuando, delante de él, alguien suscitaba un tema abstracto, general, un diálogo de ideas -asuntos en los que un Octavio Paz fosforecía y deslumbraba-, la cara de Neruda se entristecía y de inmediato se las arreglaba para que la conversación descendiera a ras de suelo, a la anécdota y el comentario prosaicos. Se empeñaba en mostrarse sencillo, directo, terrenal a más no poder y furiosamente alejado de esos escritores librescos que preferían los libros a la vida y podían decir, como Borges, "Muchas cosas he leído y pocas he vivido". Él quería hacer creer a todo el mundo que había vivido mucho y leído poco, pues era rarísimo que en su conversación asomaran referencias o entusiasmos literarios. Incluso cuando mostraba, y con qué satisfacción lo hacía, las primeras ediciones y los maravillosos manuscritos que llegó a coleccionar en su formidable biblioteca, evitaba las valoraciones literarias y se concentraba en el aspecto puramente material de aquellos preciosos objetos llenos de palabras. Su anti-intelectualismo era una pose, desde luego, porque nadie que no hubiera leído mucho y asimilado muy bien la mejor literatura, y reflexionado intensamente, hubiera revolucionado la palabra poética en lengua española como él lo hizo, ni hubiera escrito una poesía tan diversa y esencial como la suya. Parecía considerar el mayor riesgo para un poeta el confinarse en un mundo de abstracciones y de ideas, como si esto pudiera cegar la vitalidad de la palabra y apartar a la poesía de la plaza pública y condenarla a la catacumba.
Lo que no era pose en él era su amor a la materia, a las cosas, a los objetos que se pueden palpar, ver, oler, y, eventualmente, beber y comer. Todas las casas de Neruda, pero sobre todo la de Isla Negra, fueron unas creaciones tan poderosas y personales como sus mejores poemas. Coleccionaba todo, desde mascarones de proa hasta barquitos construidos con palillos de fósforos dentro de botellas, desde mariposas a caracolas marinas, desde artesanías hasta incunables, y en sus casas uno se sentía envuelto en una atmósfera de fantasía y de inmensa sensualidad. Tenía un ojo infalible para detectar lo inusitado y lo excepcional y cuando algo le gustaba se volvía un niño caprichoso y enloquecido que no paraba hasta poseer lo que quería. Recuerdo una maravillosa carta que le escribió a Jorge Edwards, rogándole que fuera a Londres a comprarle un par de tambores que había visto en una tienda, a su paso por la capital
inglesa. La vida es invivible, le decía,sin un tambor. En las mañanas de Isla Negra tocaba la trompeta y, tocado con una gorra marinera, izaba en el mástil de la playa su bandera, que era un pez.
Verlo comer era un hermoso espectáculo. Aquella vez que lo conocí, en París, lo entrevisté para la Radio-Televisión Francesa. Le pedí que leyera un poema de Residencia en la tierra que me encanta: "El joven monarca". Aceptó, pero, al llegar a la página indicada, exclamó, sorprendido: "¡Ah, pero si es un poema en prosa!". Yo sentí una puñalada en el corazón: ¿cómo había podido olvidar una de las más perfectas composiciones salidas de la pluma de un poeta? Después de la entrevista, quiso ir a comer comida árabe. En el restaurante marroquí de la Rue de l'Harpe devolvió el tenedor y pidió una segunda cuchara. Comía con concentración y felicidad, blandiendo una cuchara en cada mano, como un alquimista que manipula las retortas y está a punto de alcanzar la aleación definitiva. Viendo comer a Neruda uno tenía la impresión de que la vida valía la pena de ser vivida, de que la dicha era posible y que su secreto chisporroteaba en una sartén.
Como llegó a ser tan famoso, y a tener tanto éxito en el mundo entero, y a vivir con tanta prosperidad, despertó envidias, resentimientos y odios que lo persiguieron por doquier y, en algunos periodos, le hicieron la vida imposible. Recuerdo una vez, en Londres, en que le mostré, indignado, un recorte de un periódico de Lima donde me atacaban. Me miró como a un niño que cree todavía que los bebés vienen de París.
"Tengo baúles llenos de recortes así", me dijo. "Creo que no hay una sola maldad, perversidad o vileza de la que no haya sido acusado alguna vez". La verdad es que, llegado el caso, sabía defenderse y que, en algunos momentos de su vida, sus poemas se impregnaron de dicterios y diatribas estentóreas y feroces contra sus enemigos.
Pero, curiosamente, no recuerdo haberle oído hablar nunca mal de nadie ni haberle visto practicar nunca en mi presencia ese deporte favorito entre escritores que es despedazar verbalmente a los colegas ausentes. Una noche, en Isla Negra, después de una cena copiosa, entornando sus ojos de tortuga soñolienta, contó que de su último libro recién publicado había enviado, dedicados, cinco ejemplares a cinco poetas jóvenes chilenos. "Y ni uno sólo siquiera me acusó recibo", se quejó, con melancolía.
Era ya la última época de su vida, una época en la que quería que todos lo quisieran,pues él se había olvidado de las viejas enemistades y rencillas y hecho las paces con todo el mundo. Para entonces, se habían apagado algo las convicciones ideológicas inamovibles de su juventud y madurez. Aunque fue siempre leal al Partido Comunista,
y por esa lealtad llegó en ciertos periodos a cantar a Stalin y a defender posiciones dogmáticas, en su vejez, un espíritu crítico se fue abriendo en él respecto a lo que había ocurrido en el mundo comunista, y ello se transparentaba en una actitud mucho más tolerante y abierta, y en una poesía liberada de toda pugnacidad, beligerancia o rencor, llena más bien de serenidad, alegría y comprensión por las cosas y los seres de
este mundo. No hay en lengua española una obra poética tan exuberante y multitudinaria como la de Neruda, una poesía que haya tocado tantos mundos diferentes e irrigado
vocaciones y talentos tan varios. El único caso comparable que conozco en otras lenguas es el de Victor Hugo. Como la del gran romántico francés, la inmensa obra que
Neruda escribió es desigual y, en ella, al mismo tiempo que una poesía intensa y sorprendente, de originalidad fulgurante, hay una poesía fácil y convencional, a veces de mera circunstancia. Pero, no hay duda, su obra perdurará y seguirá hechizando a los lectores de las generaciones futuras como lo hizo con la nuestra.
Había en él algo de niño, con sus manías y apetitos que exhibía ante el mundo sin la menor hipocresía, con la buena salud y el entusiasmo de un adolescente travieso. Detrás de su apariencia bonachona y materialista se agazapaba un astuto observador de la realidad y en ciertas excepcionales ocasiones, en un grupo reducido, luego de una comida bien rociada, podía de pronto dejar entrever una intimidad desgarrada. Aparecía entonces, detrás de esa figura olímpica, consagrada en todas las lenguas, el muchachito provinciano de Parral, lleno de ilusiones y estupefacción ante las maravillas del mundo, que nunca dejó de ser.

El secuestro de Diego

El secuestro: Contradicciones y falsedades
Verónica Espinosa
Agencia APRO.
Tan compleja como el personaje mismo, la naturaleza del plagio contra el exsenador Diego Fernández de Cevallos revela los vicios del sistema panista: mentiras, contradicciones, torpezas... Del tamaño del poder adquirido por el Jefe Diego a base de relaciones inconfesables y tráfico de influencias es la incapacidad del gobierno de Felipe Calderón para conducirse con transparencia, con eficacia. Cerrazón informativa gubernamental, autocensura en medios electrónicos, son la norma... Y entretanto las especulaciones toman por asalto la credibilidad de los mexicanos.
SAN JUAN DEL RÍO, QRO.- “Es él. Es Diego”.
Eran las cinco de la tarde del viernes 21 cuando las procuradurías general de la República y la de Querétaro tuvieron que admitir la realidad que ocultaron durante seis días: el exsenador panista no estaba “desaparecido”, sino secuestrado.
El jueves 20 por la noche comenzó a circular en las redes sociales una fotografía de Diego Fernández de Cevallos enviada desde el correo electrónico misteriosos.desaparecedores@yahoo.com.mx. La imagen fue publicada el viernes 21 en los periódicos El Universal y Reforma y en ella aparece el exsenador con los ojos vendados.
Está de pie y tiene frente a él un letrero con la fecha del domingo 16 de mayo. Desnudo su torso y casi blancos el bigote y la barba, piel apiñonada, frente amplia y algunas manchas en el rostro. Sus hombros están encogidos.
Junto a la fotografía, el siguiente mensaje: “El Jefe Diego goza de cabal salud, y manda enternecido saludo a quienes lo quieren y hasta rezan por él”. Asimismo, ordena a su hijo exigir a las autoridades desbloquear la comunicación y mantenerse al margen de la negociación que su familia ofrece de manera pública por su liberación.
Y remata: “Seguiremos informando.
“Los misteriosos desaparecedores.
“20-05-10”.
“Es él”, comentan sus hermanos a Proceso el mismo viernes 21 por la tarde. “Si lo tuviera enfrente y le pusiera una venda en los ojos, lo reconocería de inmediato”, dice uno de ellos.
Poco antes los peritos que apoyan a la familia del panista les confirmaron la autenticidad de la imagen. Los especialistas les explicaron que Diego fue puesto de pie ante un muro por sus secuestradores. El plástico negro que se observa al fondo es para ocultar los detalles del sitio donde lo tienen secuestrado e impedir su localización.
Sobre el torso desnudo y con los brazos a los costados, le amarraron con una cinta el papel que muestra la fecha del domingo 16. Sus hombros se ven tensos, incluso tiene un golpe en el lado izquierdo, encima del labio superior. Esa parte del rostro y la nariz están hinchadas.
Lo que sorprendió a la familia Fernández de Cevallos es que en el mensaje atribuido a Diego el exsenador utiliza el término “enternecido saludo”, una expresión que, dicen, emplea con frecuencia.
Con esas pruebas, los familiares de Fernández de Cevallos pidieron al exprocurador Antonio Lozano Gracia, amigo y colaborador de Diego, que difundiera un mensaje en el que pedían a los gobiernos federal y estatal dejar de investigar.
“Agradecemos a las autoridades su diligente y comprometido actuar desde que se confirmó la desaparición del Lic. Diego Fernández de Cevallos, pero solicitamos encarecidamente que se mantengan al margen de este proceso, para así favorecer la negociación, anteponiendo la vida e integridad de nuestro padre”, decía el mensaje entregado a los medios de comunicación de la Ciudad de México.
El lunes 17 Lozano Gracia entregó un primer comunicado firmado por Diego Fernández de Cevallos Gutiérrez, hijo del plagiado, a través de medios electrónicos, para pedir “a quienes tuvieran cautivo a Diego Fernández establecer contacto para entablar una negociación que permitiera su liberación”.
Había molestia entre hijos y hermanos de Diego puesto que, a pesar de que las líneas de investigación y todas las señales apuntaban al secuestro, la PGR y la procuraduría estatal insistían en desplegar operativos de búsqueda, realizar peritajes en la finca y sus alrededores, rastreos con agentes de la Dirección de Investigación del Delito, así como en manejar la versión de que el político queretano estaba desparecido.
El domingo 16, en Santander, España, durante su visita oficial en ese país, Calderón declaró que, “si pudiera”, transmitiría un mensaje a Diego para decirle que sus hijos “están orando” por él, “pero también siguiendo su ejemplo de valor, entereza y gallardía, y están firmes en la esperanza de recuperar a su padre”. Y el propio anfitrión, el jefe de Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, condenó el “secuestro” del exsenador panista.
Despliegues ostentosos
Desde el sábado 15, los aparatosos operativos de los agentes federales y estatales se concentraron en las inmediaciones de la finca del rancho La Cabaña, una de las tantas propiedades que Fernández de Cevallos tiene entre San Juan del Río y Querétaro, en el municipio de Pedro Escobedo, a unos pocos kilómetros de la autopista federal 57.
Para el domingo 16, un avión con radar y peritos del Ejército llegaron al lugar con sus equipos para rastrear armas. El despliegue se prolongó durante varios días, pero no se instaló ningún retén carretero. Los vehículos circulaban por la carretera federal sin ningún problema.
Los familiares del secuestrado aseguran que ese inusual despliegue policiaco era pura simulación. Las autoridades estatales y federales querían demostrar que Lse estaba haciendo todo lo posible por localizar a Fernández de Cevallos”, pero en realidad sólo dificultaron el contacto con los plagiarios, quienes desde el principio exigieron el retiro de las fuerzas de seguridad de las inmediaciones del rancho La Cabaña.
También comentan que les extrañó que desde el principio la Procuraduría General de la República (PGR) no atrajera la investigación del caso, aun cuando el procurador Arturo Chávez Chávez trabajó en el despacho de Fernández de Cevallos.
Durante seis días fue la procuraduría estatal, encabezada por Arsenio Durán, la que inició la averiguación previa SC/31/2010. Durante ese lapso hubo jaloneos. Y aunque el gobierno del priista José Calzada Rovirosa esperaba que la PGR atrajera el asunto, asegura a Proceso una fuente cercana a las investigaciones, la dependencia federal no actuó.
Los tres comunicados oficiales sobre la “desaparición” del excandidato panista a la Presidencia en 1994 fueron emitidos por la procuraduría estatal. El primero se difundió el sábado 15 a las 20:30 horas.
A Calzada Rovirosa le preocupaban las consecuencias que traería el secuestro de Diego a la entidad, así como la vulnerabilidad de los sistemas de seguridad locales; incluso modificó su agenda para dedicarse ciento por ciento al caso.
El mandatario organizó encuestas a lo largo del país para saber con detalle lo que se opinaba sobre el secuestro de Fernández de Cevallos. La PGR fue la dependencia “más golpeada” mediáticamente por el plagio del exsenador.
El Comité Estatal del PAN optó por organizar a sus correligionarios para que oraran por la aparición de Diego. El miércoles 19, el presidente estatal del partido, el diputado Ricardo Anaya Cortés, decidió colocar anuncios espectaculares en distintos puntos de la capital queretana con el mensaje: “Diego, estamos contigo”; otros tenían la leyenda: “Por un Querétaro seguro y en paz”.
Sin embargo, desde el martes 18 el gobierno federal y el propio Calzada Rovirosa sabían que Diego había sido secuestrado. Aun así prefirieron seguirlo ocultando a los medios de comunicación. En la víspera, la intervención de Lozano Gracia, así como de los hijos mayores de Fernández de Cevallos y algunos de sus hermanos tensaron el ambiente, sobre todo por el rechazo de las autoridades federales y estatales.
Los hijos Diego se quejan porque, dicen, aun cuando asistieron a las reuniones de Gabinete de Seguridad desde el principio, nunca vieron ninguna pista concreta en las investigaciones.
El cerrojazo
El secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, optó por decir a los medios que guardaran silencio sobre el plagio, luego de que Lozano Gracia, a nombre de la familia Fernández de Cevallos, pidió a las autoridades ser discretas en el manejo de las investigaciones.
Joaquín López Dóriga, conductor de El Noticiero, fue el primero en plegarse a la estrategia del silencio. El gobernador Calzada Rovirosa también lo hizo a su manera y retomó su agenda pública, mientras que los panistas queretanos tuvieron que retirar el miércoles 19 los anuncios panorámicos por instrucciones del presidente del CEN de su partido, César Nava.
Con todo, el gobierno federal no aguantaba la presión. El viernes 21, conocida ya la foto en la que Diego Fernández de Cevallos aparece vendado y ante la presión de la familia del secuestrado, el presidente nacional del PAN, César Nava, todavía intentó ocultar el secuestro.
Gómez Mont también quiso atenuar la situación: “Ustedes deben entender que nosotros estamos obligados a ser respetuosos, cautelosos y discretos”, dijo Gómez Mont a reporteros en un evento del Club de Industriales. Incluso rezó, dijo, con la esperanza de “encontrar a Diego con vida”.
El jueves 13 y el viernes 14, los dos días previos al secuestro, Fernández de Cevallos estuvo en el municipio de Jerécuaro, Guanajuato, en la hacienda La Barranca, que adquirió hace cinco años.
Llegó el jueves para supervisar la construcción de viviendas que pretendía regalar a los habitantes del rancho en un terreno que donó para ese fin, informaron el sábado 15 al diario local Correo varios trabajadores del exsenador.
Durmió en La Barranca y el viernes 14 por la tarde salió en su camioneta rumbo a Querétaro, señalaron al diario Correo dos hombres y dos mujeres que trabajan en el rancho La Barranca. También comentaron que lo vieron por última vez poco antes de las seis de la tarde.
El sábado 15, cuatro empleados del rancho La Barranca, ubicado en el municipio de Yerécuaro, Guanajuato, comprado por Diego Fernández de Cevallos, declararon a Correo que vieron a su patrón por última vez el viernes 14 alrededor de las seis de la tarde.
Ese mismo día el velador del rancho La Cabaña declaró ante el Ministerio Público que alrededor de las 23 horas oyó llegar la camioneta de su patrón. Sin embargo, aclaró que no lo vio. Fue hasta el sábado 15, a las 7 de la mañana, cuando se dio cuenta de que Diego no estaba.
Al día siguiente, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, el procurador general de la República, Arturo Chávez Chávez, y el gobernador de Querétaro, José Calzada, anunciaron, al término de una reunión de cinco horas en las instalaciones de la XVII Zona Militar, la constitución de un grupo interinstitucional en el que participarían las corporaciones de los estados vecinos.

IFE vs FCH

Comunicado 115
México, D.F. 22 de Julio de 2010
Las resoluciones están apegadas a derecho, independientemente de partidos, cargos o niveles de gobierno
Palabras pronunciadas por el consejero presidente del IFE, Leonardo Valdés a la prensa.
La resolución del Consejo General, que declaró fundada la queja en contra del Ciudadano Presidente de la República Mexicana, por actos de propaganda en las campañas electorales locales del año 2010, se ciñe con rigor, a la letra del Artículo 41, apartado C de la Constitución, el cual cito específicamente:
Durante el tiempo que comprendan las campañas electorales federales y locales y hasta la conclusión de la respectiva jornada comicial, deberá suspenderse la difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental, tanto de los poderes federales y estatales, como de los municipios, órganos de gobierno del Distrito Federal, sus delegaciones y cualquier otro ente público .
Esta disposición fue la base de la discusión del Consejo General el día de ayer. En ella, el Consejo reconoció el derecho y la importancia que tienen los mensajes del gobierno, y específicamente del ciudadano Presidente de la República en cadena nacional para la vida pública del país, pero al mismo tiempo, el Consejo General del IFE valoró la incidencia y la influencia que estos actos pueden proyectar sobre la legalidad y la equidad en las contiendas electorales.

Corrupción en ceresos

Diputados del PRI, PAN, PRD, PVEM, PT condenaron la corrupción que prevalece en el Centro de Readaptación Social número 2 de Gómez Palacios, Durango, en el que reos de ese penal contaron con el respaldo de autoridades para realizar venganzas por encargo, e incluso, dispusieron de armas de los custodios y vehículos oficiales, por lo que exigieron se castigue de manera ejemplar y se inicien líneas de investigación en varios estados en donde se han realizado ejecuciones similares.
El presidente de la Comisión de la Defensa Nacional, Ardelio Vargas Fosado (PRI), dijo que debe haber un castigo ejemplar para los responsable del CERESO de Gómez Palacio, Durango, por dejar salir a internos a realizar venganzas por encargo, además debe haber una línea de investigación en penales de otras entidades que pudieran tener el mismo modus operandi.
“Esto obliga a una revisión puntual de todos los reclusorios, incluyendo los federales, de todos los estados para ver la vulnerabilidad que se tienen ahí. Se destapa un sistema de corrupción que asusta y nos obliga necesariamente a revisar todo el sistema penitenciario, ya que no sabemos qué es lo que está pasando en otros reclusorios”, señaló.
Luego de que la PGR y la Secretaría de Gobernación revelaran que en el caso hubo complicidad de las autoridades penitenciarias, el legislador manifestó que si realmente se quiere avanzar en contra de una de las armas que ha utilizado el crimen organizado, que es la corrupción, se tiene que ir en contra de quien sea porque si no cualquier esfuerzo que se haga va a topar con malos funcionarios, lo que hace imposible el avance de cualquier esquema institucional.
Vargas Fosado sostuvo que la sanción contra la directora del Cereso, Margarita Rojas Rodríguez, y de otros funcionarios inculpados, debe ser ejemplar, no obstante advirtió que para evitar ese tipo de casos. “Se necesitan más esquemas de control de confianza para quienes están al frente de una responsabilidad tan importante, como son los penales”.
Por su parte, tras calificar el hecho de caricaturesco, incluso surrealista, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, José Luis Ovando Patrón (PAN), exigió que se revise a fondo a las instituciones de impartición de justicia, y se inicien líneas de investigación similares a las del penal del CERESO número 2 de Gómez Palacio, para atender averiguaciones previas sobre diversos asesinatos con un modus operandi similar.
“Es una situación caricaturesca que un reo que se encuentra supuestamente recluido para cumplir una sanción, salga y los custodios le presten las armas para asesinar otra persona, es surrealista.”, consideró el legislador de Acción Nacional.
Dijo que demuestra con claridad la corrupción de las instituciones de impartición de justicia, por lo que se debe revisar a fondo su funcionamiento y “abrir líneas de investigación para atender averiguaciones previas sobre diversos asesinatos.”, subrayó.
En entrevista, Ovando Patrón exigió a los gobiernos estatales que fortalezcan a las instituciones de su localidad. “Que hagan la parte que les corresponda para que acaben con la corrupción que existe en ese orden, porque es el que impacta a los ciudadanos”, señaló.
Al respecto, la secretaria de la Comisión de Seguridad Pública, Teresa del Carmen Incháustegui Romero (PRD), propuso que el Poder Legislativo cree una comisión especial que “investigue a fondo el sistema carcelario mexicano.
“Refleja que la corrupción está cercenando las instituciones, que no hay hueso sano en el Estado y se habla de una situación crítica y preocupante, por lo que se debe formar una comisión integrada por los diputados y senadores de justicia y seguridad pública para hacer una investigación a fondo de lo que pasa en el sistema carcelario mexicano”, planteó.
Cuestionó la labor de los gobiernos locales, ya que “cada vez meten menos las manos “, en la impartición y el sistema de justicia nacional. “Creo que debe haber una reflexión seria, no hay coordinación porque demuestra esto que el problema de la inseguridad es de falta de coordinación política”.
En tanto, el secretario de la Comisión de Defensa Nacional, Pablo Escudero Morales (PVEM), calificó de grave que exista un autogobierno en los Centros de Readaptación Social por parte del crimen organizado, pues urge que el gobierno federal asuma la actitud y el compromiso en el control en los centros penitenciarios.
Escudero Morales manifestó que es urgente una labor inmensa por parte del Estado para tomar el control, por lo que el grupo parlamentario del PVEM prepara un documento para hacerle una propuesta al Ejecutivo federal, con el objetivo de establecer los indicadores y parámetros de la estrategia de combate contra el crimen organizado. “Debemos ver qué funciona y qué no, para partir de ahí e iniciar una nueva estrategia”.
Posteriormente, el diputado Mario Alberto Di Costanzo Armenta (PT) lamentó que la gran parte de la inseguridad en el país deriva por la corrupción en los altos mandos policiacos, lo que responde a la falta de una estrategia de combate contra el crimen organizado integral, como es el caso de los centros penitenciarios.
Di Costanzo Armenta indicó que hasta no castigar de manera ejemplar a los responsables, las leyes siempre estarán al margen de la situación, por lo que el Ejecutivo debe hacer que se cumplan éstas. “Si no puede que renuncie”.

Corrupción en ceresos

El vicecoordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Carlos Alberto Pérez Cuevas, aseguró que se debe hacer una revisión integral en los Centros de Readaptación Social de las 32 entidades de la República, debido a los actos de corrupción que se detectaron en el penal de Gómez Palacio, Durango.
“Todo se lo cargamos a una procuraduría federal y damos por entendido que es él quien tiene que resolver los problemas, mientras que las entidades federativas no hacen su tarea, el sistema estatal no hace su tarea y esto es parejo para todos los partidos o signos que tengan gobernadores, yo creo que tiene que haber una revisión integral en las 32 entidades federativas”, dijo.
En entrevista, el legislador consideró que el principal problema de estos hechos radica en que el sistema penitenciario es “viejo y corrupto”, en el que urgen cambios no sólo en la reclusión sino en la readaptación, así como en las políticas públicas al interior de cada centro penitenciario. “Hay centros penitenciarios que son para dos mil personas, no obstante podemos encontrar que hay hasta seis mil u ocho mil hacinadas, desde ahí empieza un problema que puede convertirse en un problema mayor, al estar mezclados reos sentenciados por un delito menor, con aquellos de alta peligrosidad”, señaló.

La carta se la habría entregado Toño a la PGR

El caso Diego
No puedo describirte el infierno que vivo... no sé cuánto aguante más: Diego
Fernández de Cevallos pide a su hijo que se pague ya el rescate
Me dicen que te hicieron una propuesta y no has contestado
He perdido peso y mi fatiga es cada día mayor, asegura el Jefe
Carta escrita supuestamente por el político panista que circuló en la red, en la que dice a su hijo Diego que el paso de los días no moverá a sus captores, por lo que le llama a hacer su mejor esfuerzo por reunir el dinero del rescateFoto Imagen tomada de Twitter
Imágenes de Diego Fernández de Cevallos en cautiverio, las cuales han circulado en Internet y que al parecer fueron subidas a la red por sus secuestradores. La primera se dio a conocer el 20 de mayo pasado y la segunda ayerFoto tomada de Twitter
Rancho de Diego Fernández en el municipio queretano de Pedro Escobedo, donde ocurrió el plagioFoto Notimex
Nota de Alfredo Méndez
Periódico La Jornada
Martes 27 de julio de 2010, p. 2
Una fotografía y una carta manuscrita presuntamente redactada por Diego Fernández de Cevallos fueron difundidas la tarde de ayer a través de la cuenta de Twitter del periodista José Cárdenas, quien informó que el mensaje le fue entregado mediante el correo electrónico misteriosos.desaparecedores@yahoo.com.
La supuesta imagen del político que se conoció este lunes es la segunda que se hace pública desde que fue plagiado el 14 de mayo pasado. La primera se divulgó en las redes sociales el 20 de mayo y en ella se ve a un hombre cuya edad y complexión física son similares a las del panista. Tenía el dorso desnudo y los ojos cubiertos con una venda. En la imagen de ayer se aprecia al supuesto Diego más delgado. En sus manos sostiene la revista Proceso en su edición número 1751, que salió a la circulación el pasado 23 de mayo.
Por lo que respecta al manuscrito atribuido al llamado Jefe Diego, está fechado el 10 de junio de este año y carece de firma. Su autor lo dirige a Diego, hijo mayor del ex candidato panista a la Presidencia de la República en 1994, a quien le suplica hacer una contraoferta seria a la suma pedida para dejarlo en libertad. En la carta, el político habla del infierno que sufre por su cautiverio y exige a su familia actuar con urgencia, ya que el tiempo es determinante y no sé cuánto aguante más.
En la supuesta carta, Fernández de Cevallos refiere que durante su cautiverio ha tenido varios desvanecimientos y mucho dolor en el pecho a pesar del Tenormín y la Aspirina que le han proporcionado sus victimarios.
La Jornada consultó anoche a funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR), quienes revelaron que el abogado Antonio Lozano Gracia entregó el manuscrito original de la carta difundida ayer al titular de esa dependencia, Arturo Chávez Chávez, entre el 15 y el 19 de junio pasados. Según los informantes, existen análisis elaborados por peritos especializados en grafoscopía que demuestran que la letra de esa misiva sí es del ex senador panista.
En su edición del pasado 15 de julio, citando fuentes del gabinete de seguridad nacional, La Jornada reveló que Fernández de Cevallos está vivo, y que el gobierno federal ya tiene identificado al grupo de secuestradores, mas no su ubicación.
También se informó entonces que la familia está vendiendo propiedades diversas (casas, ranchos, terrenos) para juntar los 50 millones de dólares que exigen los plagiarios por el rescate del abogado.
El pasado viernes se cumplieron 70 días de ocurrida la desaparición. Entre los avances de las pesquisas, las autoridades han podido reconstruir lo que el político hizo el día del plagio hasta el momento en que fue privado de su libertad junto a la puerta de acceso de la casa principal de un rancho de su propiedad ubicado en Querétaro.
Hoy se sabe que el abogado se reunió el 14 de mayo con sus amigos Carlos Loyola Vera, Luis Cabrera y los hermanos Diego y David Fernández Gutiérrez. Asimismo, que el grupo de secuestradores esperó a que el Jefe Diego descendiera de su camioneta para someterlo y sacarlo de su propiedad.
Lo que no ha sido aclarado por los fiscales que investigan este caso es si el político llevaba incrustado en un brazo un chip que permitiría su localización satelital.
Este tema del chip ha causado controversia en los medios de comunicación, pues hay quienes aseguran que el político no llevaba ese dispositivo, mientras otros sostienen lo contrario.
También han trascendido entre funcionarios de la PGR, que han solicitado el anonimato, diversas hipótesis del supuesto móvil de este caso. Una es que el gobierno federal cuenta con indicios para considerar que los autores del secuestro son de un grupo guerrillero extremista asentado en la zona del Bajío desde hace 20 años, que depende del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), y que se conoce con las siglas TDR-EP (Tendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del Pueblo, encabezado por Constantino Alejandro Canseco Ruiz, El Comandante José Arturo o Hugo, y su pareja Blanca Estela, La Porta o Frida).
Hace dos semanas, el panista Luis H. Álvarez indicó que el plagio de su correligionario es un dato más que indica que todavía estamos muy lejos de vivir en un país verdaderamente democrático.
También se ha referido a la desaparición del político Maricela Morales Ibáñez, titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR. La funcionaria aseguró durante la presentación del libro El caso Wallace, en la ciudad de México, el pasado 14 de julio, que el área a su cargo (donde se indagan casos de secuestro) no investiga el plagio de Fernández de Cevallos.

Columna Serpientes y Escaleras

Por qué se desentendió Felipe Calderón?/ Salvador García Soto
Columna Serpientes y Escaleras
El Universal, 17 de julio de 2010
Una Procuraduría General de la República manejada completamente por el cuestionado ex procurador Antonio Lozano Gracia, un Estado que claudicó su obligación constitucional de investigar un delito por consideraciones sentimentales y de amistad, un gobierno federal que atrajo una investigación del fuero común sólo para suspenderla, una familia desesperada por reunir 50 millones de dólares para cambiarlos por la vida de su patriarca y un Presidente ausente al que no parece importarle el secuestro de más alto impacto cometido en su gobierno son los saldos de 75 días del cautiverio de Diego Fernández de Cevallos.
Ayer, con la segunda fotografía difundida del político panista y una dramática carta en la que el humillado Diego clama porque su familia pague su rescate, revivieron también los cuestionamientos sobre la lamentable actuación que el gobierno federal ha tenido en este asunto, en el que, violando flagrantemente las leyes, han permitido que los intereses de un grupo político y de abogados secuestren la procuración de justicia en el país.
Desde que le estalló este secuestro, Calderón pasó de la peligrosa sobrerreacción que tuvo en un principio —cuando mandó helicópteros, perros y un fuerte despliegue policiaco a peinar el rancho de Fernández de Cevallos, con lo que puso en riesgo la vida del ex candidato presidencial— a una indolencia y una indiferencia que llaman la atención. Es como si, con el argumento de cuidar la vida de Diego, el Presidente se hubiera quitado de encima la responsabilidad legal y política que tiene para indagar y esclarecer ese caso.
Una cosa es que, públicamente, para cumplir con la exigencia de los secuestrados y no arriesgar la integridad del secuestrado, la PGR haya anunciado que se retiraba de las indagatorias. Pero otra muy diferente es que el gobierno, la Procuraduría, la Secretaría de Seguridad Pública federal, las áreas de inteligencia militar, hayan dejado de investigar para saber quiénes son los autores de este secuestro, cuáles fueron los motivos reales para cometerlo y qué amenaza representan grupos como el que tiene a Diego para la seguridad nacional.
En lugar de eso, el Presidente se lavó las manos y le entregó la PGR a Antonio Lozano Gracia —sí, el mismo de La Paca y la osamenta de El Encanto— y al resto del grupo cercano a Diego: Juan Miguel Alcántara, Francisco Molina y al mismísimo Fernando Gómez Mont. Porque en la PGR todos saben que el jefe del procurador Arturo Chávez es Lozano Gracia y que el ex procurador —que se basó en una vidente para encontrar un cadáver y montó evidencia falsa para justificar su teatro en el caso Ruiz Massieu— es actualmente quien manda en la Procuraduría General de la República y en las indagatorias del caso Diego.
El Presidente, pues, “haiga” sido por amistad, por ineptitud o por indiferencia, abdicó de su responsabilidad en este caso, y si eso hace frente al secuestro de un político connotado y miembro del grupo gobernante, ¿qué puede esperar un simple ciudadano de a pie?
NOTAS INDISCRETAS… ¿Novatez u oportunismo? De la oficina del secretario de Gobernación, Francisco Blake, llamaron la semana pasada a la del senador Manlio Fabio Beltrones para confirmar la comida que el lunes 19 de julio tenía agendada el legislador con el secretario. “Perdón, pero la comida es con el licenciado Gómez Mont, no con el licenciado Blake”, dijeron en la oficina del Cresista. “Si el nuevo secretario quiere comer con el senador, déjenos revisar la agenda”… Nada nuevo en el discurso y la propuesta de AMLO. Va por su mismo voto duro e incondicional y hasta ahora no parece buscar nuevos votantes ni a los que en algún momento se desencantaron de él… Los dados mandan Serpiente. Mal empieza la semana

Columna de Pepe Cárdenas

COLUMNA Ventana | José Cárdenas
Diego es una ficha
EL UNIVERSAL, 23 DE JULIO DE 2010;
(107 comentarios | 77,242 lecturas, al 27 de julio)
La información circula en pasadizos del gabinete de seguridad nacional. No es oficial. Tampoco especulación. Con una vida de por medio no se juega. Algo se ha publicado. Algo no. Nadie ha desmentido nada.
Que Diego Fernández de Cevallos está vivo. Que el ex procurador Antonio Lozano Gracia se comunicó con el secuestrado el domingo 11 de julio. Que Lozano Gracia encabeza las negociaciones. Que la familia vende propiedades, autos y mobiliario del Jefe para reunir los 30 millones de dólares del rescate. Que pedían 50. Que el sacerdote Maximiliano Gómez Muñoz participa activamente. Que “colaboró” en otros secuestros. Que el “padre” se presta de correo e intermediario. Que saben su historia. Que nunca lo han detenido. Que usan e-mail.
Que los plagiarios exigen al gobierno mantener suspendidas las averiguaciones. Que de lo contrario, la víctima será ejecutada. Que la foto humillante fue respuesta de los captores a los primeros intentos de investigación. Que Sedena, PGR y SSP aguardan a un costado.
Que a Diego lo habrían drogado con inyecciones del anestésico Ketalor. Que también usaron Tegrebol. Que fue sacado del país dos días después del secuestro. Que estaría en otro continente.
Que sus plagiarios son un grupo guerrillero extremista asentado en la zona del Bajío desde hace 20 años. Que depende del ERPI. Que es el TDR-EP, Tendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del Pueblo, encabe zado por Constantino Alejandro Canseco Ruiz, alias El Comandante José Arturo o Hugo, y su pareja Blanca Estela, alias La Porta o Frida. Que en el secuestro de Diego, el modus operandi fue el mismo que en los secuestros de Alfredo Harp, Ángel Lozada, Paola Gallo, Jorge Sekiguchi, Ron Lavender y Joaquín Vargas, entre otros. Que el general retirado, Arturo Acosta Chaparro, experto en guerrilla, asesoró al principio. Que el militar fue baleado para alejarlo del caso. Que detrás de los guerrilleros estaría un grupo empresarial de Quintana Roo. Que el fin del secuestro no es meramente económico. Que fue por un pleito profesional. Que hay vicios ocultos.
Que la liberación de Diego está prevista entre septiembre y noviembre. Mínimo dos, máximo cuatro meses. Que antes le harán un juicio revolucionario. Que será condenado. Que le perdonarán la vida. Que se descarta la hipótesis del autosecuestro. Que se refutan rumores de que el panista fue asesinado.
EL MONJE LOCO: Hoy se cumplen 70 días del secuestro. El de más alto impacto que se recuerde en México. Diego es una ficha. Aparece en el registro del Banco Nacional de Personas Extraviadas: www.ssp.gob.mx. Edad: 69 años. Estatura: 1.70 metros. Peso: 65 kilos. Complexión: delgada. Tez: morena clara. Seña particular: cicatriz en la columna vertebral. Desapareció el 14 de mayo en su rancho "La Cabaña" ubicado en el municipio de Pedro Escobedo, Querétaro. ¿Tiene usted pistas que ayuden a localizarlo? ¿Sabe usted algo más?

Columna de Pepe Cárdenas

Diego: última hora/ José Cardenas,
Columna Ventana
El Universal, 27 de julio de 2010;
Esto está de locos. “Misteriosos desaparecedores”, nombre que esconde la identidad de los captores de Diego Fernández de Cevallos, enviaron hace unas horas, el boletín No. 2, una carta de puño y letra del secuestrado, fechada el 10 de junio y una segunda fotografía tomada probablemente el mismo día que la primera, en la que Diego sostiene en sus manos el número 1751 de la Revista Proceso, del pasado 23 de mayo:
Transcribo el boletín No. 2:
“No es cierta ninguna de las hablillas filtradas a los medios de comunicación, respecto de la negociación ofrecida —más no cumplida— por la familia Fernández de Ceballos Gutiérrez, a fin de lograr la liberación del Jefe Diego.
“No hemos reducido el monto del rescate, no ha existido comunicación telefónica alguna entre ‘el archiduque de Escobedo’ y su familia, y no se han detenido las pesquisas policiacas para dar con su paradero.
“Lo único cierto es lo que —con pasmosa astucia— las autoridades han podido reconstruir: “el grupo esperó que descendiera de su camioneta para someterlo… y luego se lo llevaron”. También es cierto, —aunque eso no demuestre tanta astucia— que los órganos de inteligencia “siguen sin pistas” sobre el lugar en que se encuentra el incómodo desaparecido.
“Mientras tanto, a más de dos meses de su desaparición, al Jefe Diego le ha dado por confiarnos algunas de sus cuitas, de sus negocios, así como de sus amores y desamores, personales y políticos, aunque luego, y ya casi postrado por la depre en su nueva, forzada y recóndita curul, le ha dado por exclamar imparable y angustiosamente: ¡Diego!, ¡David!, ¡Claudia!, ¡Rodrigo!, ¡Liliana!… ¿están ahí? Seguiremos informando”.
“Los Misteriosos desaparecedores. Julio 20 de 2010”.
misteriosos.desaparecedores@yahoo.com
Transcribo la carta firmada por Diego el pasado 10 de junio, difundida el lunes por la tarde.
“Diego (se refiere a su hijo mayor): No puedo describirte el infierno que vive tu Padre y no sé cuanto aguante más. Por ello te pido que hagas lo más rápido que puedas tu mayor esfuerzo. Ellos tienen todo el tiempo del mundo, no les corre ninguna prisa. Lo mismo les da mañana que dentro de cien días. Para tu Padre lo que no sea de inmediato no tiene sentido. Me dicen que ya te hicieron una propuesta concreta, y que tú no haz contestado en concreto con una contraoferta razonable. Tienes que hacerlo ya, de inmediato. Si no puedes llegar a lo que piden sí puedes hacer un planteamiento que demuestre voluntad de negociar, no evasivas, cualquier consejo de que le hagas al “pobre” es absurdo y será fatal. Todo lo que puedas conseguir de ayuda, asegúrales que la pagaré. He tenido varios desvanecimientos y mucho dolor en el pecho a pesar del “ternormin” (medicamento indicado para: control de la hipertensión y tratamiento de la angina de pecho) y de la aspirina. Tu sabes que no quedé bien del corazón después de la operación.
“He perdido peso y mi fatiga es cada día mayor. Pero eso el tiempo es determinante. Es preferible un gran esfuerzo pronto que ilusionarse con lo que ya no podrá ser después. Si te apoyas con Toño (Antonio Lozano Gracia) y Juan estoy seguro que rápidamente lograrás algo concreto que puedas comprometer. Insisto en que todo lo pagaré. El sólo paso de los días no moverá a estos señores pero sí los moverá favorablemente si ven con claridad tu esfuerzo. La urgencia está de nuestro lado. No se trata de desmentir el monto que se atribuye a mi patrimonio. Eso es irrelevante. Lo urgente es que hagas una contrapropuesta lo más alta que puedas y estoy seguro que ellos negociarán. Lo urgente es negociar con toda seriedad para gestionar la entrega del dinero y mi libertad.
“Para udes. y Liliana mi Bendición y mi cariño. TU padre”.

Editorial de El Universal

Editorial de EL UNIVERSAL
Los medios y El Jefe Diego
Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los de...
Las especulaciones sobre el secuestro de Diego Fernández de Cevallos no dejan de crecer. Nuestros lectores piden más información sobre el paradero de este personaje público, quien lleva más de setenta días desaparecido.
Conforme pasa el tiempo, las piezas de información se han vuelto cada vez más escasas. En la opinión pública siempre ocurre que mientras mayor es la desinformación más frecuentes y estrambóticas son las especulaciones.
Ya lo vemos en este caso. Abundan las hipótesis sobre la autoría del secuestro y sus razones. Se trata de interpretaciones que recorren el espectro desde lo más ingenuo hasta la versión más conspirativa: crimen organizado, terrorismo, paramilitares, venganza o una mezcla de todos.
Los medios de comunicación se han colocado también en los extremos. Algunos —que apelan a los derechos de la víctima— han optado por el silencio, mientras otros han privilegiado la obligación de informar.
No hay, en realidad, norma ética impecable para tratar la cuestión. En el caso concreto que hoy nos ocupa —la divulgación de una carta del ex senador y una fotografía suya— EL UNIVERSAL, como otros medios, recibió un material que podría ofrecer claves sobre la situación del político plagiado
Gracias a nuestro columnista José Cárdenas, EL UNIVERSAL hace pública esta información que permite deducir que Diego Fernández de Cevallos está vivo, que la negociación para lograr su liberación continúa y que los secuestradores se mantienen en contacto con la familia del político.
Tanto las fotos del litigante panista como el documento hacia sus hijos —cuya autenticidad ha corroborado la familia— otorgan validez a la información.
Hacer públicos tales datos en este caso preciso, asumimos los editores, no atenta contra los derechos de la víctima, pues no se lastima la negociación ni la eventual libertad del secuestrado.
No hay duda: la vida de la víctima es el valor superior a tutelar. En consideración de ese principio, evaluamos que los materiales divulgados hoy no ponen en riesgo la resolución de esta tragedia.
A la luz de nuestro código ético, como periodistas estamos obligados a juzgar cada situación por sus propios méritos. En este caso hemos considerado necesario hacer explícitas las premisas que guiaron la decisión de publicar estos materiales.
***

IFE más TEPJF vs FC H

IFE + TEPJF vs Felipe Calderón /Jorge Alcocer V.
Reforma, 27 Jul. 10
Con 5 votos a favor y 4 en contra, el pasado día 21 el Consejo General del IFE determinó fundada la queja interpuesta por el PRI en contra del presidente Felipe Calderón por la difusión, el 15 de junio en cadena nacional, de su mensaje alusivo a la seguridad pública. La mayoría de los consejeros electorales consideraron que el Ejecutivo incumplió la disposición del artículo 41 de la Constitución, que determina que la propaganda gubernamental, en cualquier medio de comunicación social, debe suspenderse desde el inicio de las campañas electorales y hasta la conclusión de la jornada comicial. Sin embargo, decidieron no imponerle sanción alguna, ya que el artículo 108 de la propia Constitución establece que el Presidente, durante el tiempo de su encargo, solo puede ser acusado de traición a la patria y por delitos graves del orden común.
El mismo día 21, al resolver el juicio SUP-RAP-74/2010, la Sala Superior del TEPJF revocó la decisión tomada el 3 de junio por el Consejo General, en relación a la queja presentada por el PRI en contra del mismo presidente Calderón, por la difusión de propaganda gubernamental en los estados que se encontraban en periodo de campaña; en ese caso, el Consejo General había considerado que no era posible acusar al Ejecutivo de tal conducta, debido a lo establecido en el citado artículo 108; pero los magistrados consideraron que lo anterior no es obstáculo para que el secretario ejecutivo emplace al Presidente a responder por sus actos, sea de manera directa o a través de un apoderado, conforme a la ley. En tal virtud, el procedimiento sancionador deberá ser reabierto y el Consejo General deberá pronunciarse sobre la presunta responsabilidad directa del jefe del Ejecutivo.
César Nava acusó a los consejeros electorales que aprobaron la primera de las resoluciones, de parcialidad a favor del PRI, mientras que el subsecretario de Gobernación, Roberto Gil, anunció que acudirán ante el Tribunal para impugnarla; como las sentencias del TEPJF son definitivas e inatacables, en el segundo caso comentado el gobierno tendrá que esperar la nueva resolución del IFE.
Se trata de dos casos inéditos que motivan polémica y sientan un precedente que habrá de invocarse en las elecciones venideras. Es la primera vez que las dos instituciones electorales de mayor jerarquía consideran que la inmunidad constitucional de que goza el presidente de México no es obstáculo para que éste sea sometido a investigación por presuntas violaciones de naturaleza electoral. Encuentro una contradicción de normas, pues si, como afirman ambas autoridades, el Ejecutivo no puede ser sancionado, debido a la norma del 108 constitucional, entonces tampoco deberían admitirse acusaciones en su contra, ya que las supuestas faltas no constituyen "traición a la patria" ni "delitos graves del orden común". Sin sanción posible, lo demás parece ocioso, salvo que se trate de una advertencia política.
La decisión del IFE fue aprobada por un voto de diferencia, el del presidente del Consejo, como ha venido ocurriendo por el choque entre los dos bloques de consejeros que disputan la hegemonía en el instituto desde 2008. Si se trataba de mostrar una tarjeta amarilla al Presidente, la advertencia debería haber tenido la fortaleza del voto unánime. No es así, y en ello radica su mayor fragilidad.
No fue el caso en la Sala Superior, cuya sentencia fue aprobada por unanimidad; sin embargo, a nadie escapa que la misma se inscribe en la abultada lista de coscorrones que los magistrados vienen propinando al secretario ejecutivo del IFE desde hace meses. La revocación/reducción de sanciones pecuniarias en contra de las televisoras, por supuestos vicios de procedimiento, es deporte de moda en la cancha de Carlota Armero, que ahora se extiende a un caso más que controversial, pues el IFE deberá emplazar al Presidente a responder lo que a su interés convenga, y una vez obtenida la respuesta determinar si incurrió en violación al Cofipe; no habría sanción, sino la segunda tarjeta amarilla. ¿Habrá después tarjeta roja?
El IFE y el TEPJF han abierto una nueva puerta a la justicia electoral, por la que deberán pasar también gobernadores, alcaldes y legisladores. Lo que es parejo, no es chipotudo.
***
Conferencia de prensa de los subsecretarios de Gobierno, Roberto Gil Zuarth, y de Normatividad de Medios, Héctor Villarreal Ordóñez, en las instalaciones de la Secretaría de Gobernación
México, D. F., a 22 de julio de 2010 | Conferencia
-DR. LUIS ESTRADA: Buenas tardes, gracias.
Bienvenidos a la Secretaría de Gobernación.
Nos acompaña el Subsecretario Roberto Gil y el Subsecretario Héctor Villarreal.
Adelante, Subsecretario Gil.
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: Muy buenas tardes tengan todos ustedes.
Agradecemos mucho la presencia de todos ustedes esta tarde.
El Gobierno de la República rechaza que el Presidente de la República hubiere violado la Constitución o la Ley Electoral cuando explicó a los ciudadanos las circunstancias de un tema que preocupa a toda la sociedad.
El Gobierno de la República es respetuoso de las decisiones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y del Instituto Federal Electoral en el ámbito de sus atribuciones, por lo que en todo momento han sido y serán debidamente atenidas sus resoluciones.
Sin embargo, impugnará esas determinaciones cuando se intente restringir la facultad del Presidente de la República de explicar, contextualizar y pedir el apoyo de los ciudadanos para dar solución a uno de los problemas más graves que enfrenta la República.
Las decisiones de todos los poderes de la Unión y de los órganos autónomos deben ajustarse invariablemente a la Constitución.
El Artículo 108 Constitucional señala los casos en los que el Presidente de la República puede ser acusado en procedimientos de responsabilidad o de sanción.
A juicio del Gobierno Federal, el Instituto Federal Electoral carece de atribuciones para imputar responsabilidad al titular del Ejecutivo Federal por el contenido de su mensaje a la nación en materia de seguridad nacional y pública emitida el pasado 15 de junio de 2010.
En un Estado democrático, el derecho a la información de los ciudadanos debe ser considerado como un derecho fundamental, esencial y debe garantizarse por todas las autoridades del Estado.
Los mensajes a la nación del Presidente de la República constituyen un vehículo de comunicación para que el Ejecutivo garantice precisamente ese derecho fundamental sin que exista motivo o fundamento alguno para restringir esa garantía por el solo hecho de que en algún lugar del país se está llevando a cabo una elección.
Más aún, en democracia es obligación de las autoridades políticas informar y rendir cuentas sobre los problemas que enfrenta el país y sobre las medidas que se están tomando para solucionarlos.
La prohibición de difundir propaganda gubernamental durante las campañas electorales es una obligación constitucional que no es incompatible con la obligación del Presidente de la República de comunicar los temas de trascendencia para la nación en cualquier momento y utilizando las herramientas necesarias como es el caso de las cadenas nacionales que regula el Artículo 62 de la Ley Federal de Radio y Televisión.
El contenido del mensaje y la determinación de su trascendencia son facultades exclusivas del Ejecutivo Federal y de ninguna manera constituyen propaganda o publicidad de ninguna especie.
En ese sentido, la censura acordada ayer del discurso presidencial por parte del IFE, es insostenible y es convicción del Gobierno Federal que con ella se invaden las facultades del Presidente de la República y además se soslaya el derecho a la información de los ciudadanos.
El Presidente de la República en el mensaje emitido el pasado 15 de junio, informó a los ciudadanos sobre la estrategia de seguridad pública que el Gobierno Federal implementa para el combate al crimen organizado.
En una democracia tienen que ser compatible la realidad política y el funcionamiento de las instituciones, sobre todo en contextos electorales.
Carece de toda lógica que se exija al Presidente desde el IFE que guarde silencio frente al tema de la seguridad, cuando en la víspera de su mensaje a la Nación se registró uno de los episodios de mayor violencia en el marco del combate a las organizaciones criminales.
Es una demanda de los ciudadanos que el Gobierno Federal explique las causas y la estrategia que desarrolló para garantizar la paz y la seguridad.
Hoy, el IFE, con esa resolución, objeta al Presidente el uso de ciertas expresiones por la sola razón de que son similares a las utilizadas en otras acciones de comunicación del Gobierno.
Con ello, en el fondo, impide que los ciudadanos conozcan a qué nos enfrentamos como sociedad.
No podemos reducir la realidad política ni subordinar el funcionamiento de nuestras instituciones al calendario electoral, debemos salvaguardar la libertad de expresión y el derecho de la información, así como garantizar que no obstante la competencia electoral y la legítima disputa por los votos, las instituciones cumplan a cabalidad con la función que tienen encomendada por ley.
Con responsabilidad, respeto las atribuciones de los demás órganos del Estado y con el compromiso democrático que caracteriza este Gobierno, mantendremos el esfuerzo por la seguridad y por informar debidamente a la sociedad.
Estamos a sus órdenes para cualquier pregunta o comentario.
SESIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS
-DR. LUIS ESTRADA: Gracias, Subsecretario. Margarita Nicólas, Cadena Raza, la primera pregunta.
-PREGUNTA: Gracias, buenas tardes al Subsecretario Gil. Quiero preguntar que si aprovechando esta legalidad que les da el 108 Constitucional, en donde ya se explica muy bien por qué delitos sí se puede acusar al Presidente en turno.
Entonces, eso quiere decir que vamos a ver, ya lo vimos en este 2010, en el 2011 y en el 2012, de que no haya esa prudencia que exigen los órganos electorales a todas las autoridades de no difundir obras o hacer precisamente estas cadenas nacionales.
Ayer preocupaba a los concesionarios el hecho de que el IFE diga que sí se pueden negar a transmitir esa cadena nacional.
¿Desde su punto de vista, se puede realmente un concesionario negarse a una petición que le está haciendo el Estado de transmitir sus mensajes y cuál sería el apoyo del Gobierno de la República hacia esos concesionarios?
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: Muchas gracias. La cadena nacional es un instrumento que tiene a su disposición el Gobierno para comunicarse con los ciudadanos. Como decía hace un momento, es facultad del Presidente de la República determinar en qué momento utiliza esa herramienta para convocar a los ciudadanos a tomar un determinado curso de acción.
En la víspera del 15 de junio en la que se realizó esa cadena nacional, el Presidente de la República había explicado la estrategia y las causas que han llevado a la situación actual en materia de crimen organizado; pero también debemos reconocer algunos incidentes que se habían registrado en los días anteriores.
El día 14 de junio una emboscada había provocado la muerte de 12 policías federales en Michoacán y tres policías federales en Chihuahua.
Frente a esos hechos era obligado que el Presidente de la República diera cuenta cabal a los ciudadanos de qué estamos haciendo como Gobierno para responder a ese desafío.
La cadena nacional es facultad, insisto, del Presidente de la República, lo que el Instituto Federal Electoral ayer cuestionó no es propiamente el uso de la cadena nacional como un instrumento para comunicarse con los ciudadanos, sino peor aún, el contenido específico del mensaje.
Partes concretas del discurso presidencial fueron equiparados a propaganda electoral, es decir, el Instituto Federal Electoral asume la facultad de censurar el discurso del Presidente de la República cuando hace un diagnóstico y explica a los ciudadanos cuáles son las causas de la situación que, como sociedad, enfrentamos.
El Presidente de la República tiene una protección constitucional que impide que cualquier órgano del Estado lo llame a un procedimiento.
El Presidente de la República conoce sus responsabilidades, pero también es consciente de que, sobre todo en temas como el de la seguridad, las instituciones no pueden detenerse en su trabajo cotidiano en razón de que en algún lugar del país hay una elección en curso.
El calendario electoral en este país, es permanente. Siempre y en todos los casos tenemos elecciones en marcha. Las instituciones de la República no pueden detenerse como consecuencia de que en algún rincón del país alguien está participando en elecciones.
-PREGUNTA: (INAUDIBLE).
-SUBSECRETARIO DE GOBIERNO, ROBERTO GIL: Como lo comentaba hace un momento, el Instituto Federal Electoral no objetó el uso de la cadena nacional, quedó salvaguardada en una votación específica. No se objeta por parte del IFE el instrumento de la cadena nacional, sino que el Instituto Federal Electoral se pronuncia por partes específicas del contenido del mensaje presidencial y lo equipara a propaganda electoral.
A nuestro juicio esa resolución es desproporcionada y no implica bien para nuestra actividad política. Por el contrario, implica cercenar la facultad que tiene el Presidente de informar a los ciudadanos y, sobre todo, el derecho que tiene estos de recibir información puntual por parte de las autoridades.
DR. LUIS ESTRADA: Segunda pregunta, Antonio Baranda, Reforma.
PREGUNTA: Subsecretario, ¿no considera que con esta postura que están fijando el día de hoy, se abre la puerta que el Presidente pudiera emitir mensajes de manera abierta, indiscriminada, incluso, con este argumento de que tiene que dar a conocer ciertas acciones de coyuntura, en este caso, el tema de la seguridad.
Y, por otro lado, preguntarle, aprovechando su presencia aquí, considerando que en la tarde van a tener una reunión con la gente del SME, quería preguntarle su opinión sobre estas imágenes en las cuales se observa a los huelguistas del SME que están en huelga de hambre, aparentemente en mejor estado de salud del que ellos mismos han comentado.
Y, por otro lado, al dejar en claro que no hay posibilidad de que se declare patrón sustituto a la CFE, ¿qué se estaría negociando el día de hoy? ¿Y de qué sirven estas mesas de negociación que han tenido con los dirigentes del SME? Porque por un lado ni por el otro hay una flexibilización para atender estas exigencias.
-SUBSECRETARIO DE GOBIERNO, ROBERTO GIL: Bien, muy amable, don Antonio. Debemos poner en perspectiva el marco o el modelo, las restricciones que las normas electorales establecen en relación con las actividades comunicativas de los gobiernos.
Lo que prohíbe la Constitución en contextos electorales es la difusión de propaganda electoral. La propaganda electoral requiere necesariamente un carácter masivo y de repetición. El discurso del Presidente de la República, en virtud del cual explica a los ciudadanos cuáles son las causas y las acciones que están tomando en un tema tan sentido, como es el de la seguridad, no puede constituir propaganda electoral.
Eso implicaría que todo discurso político que se dé en el marco o que coincida con un calendario electoral, es necesariamente propaganda gubernamental.
Esto implicaría reducir los márgenes de la acción política hasta el límite de lo ilógico.
No podemos subordinar nuestra realidad política y el funcionamiento de las instituciones del Estado a la dinámica electoral. Las instituciones deben funcionar y cumplir su tarea con independencia de que estén en ciertos espacios luchándose por los votos o generándose espacios de competencia.
Por el contrario, tenemos como instituciones de la República el deber de responder a las necesidades y resolver los problemas de la sociedad, en todo momento y con independencia de que esos estados de cosas sucedan.
En consecuencia, nuestra posición es que el discurso del Presidente de la República no puede ser considerado como propaganda electoral, porque en todo caso todo discurso de autoridad política pudiera tener tal carácter.
En relación con la pregunta de la huelga de hambre del Sindicato Mexicano de Electricistas.
El Gobierno de la República asume con toda seriedad la expresión de protesta. Hemos hecho todos los esfuerzos para que esa expresión pueda concluir, pueda ponérsele fin. Hemos gestionado con la dirigencia o la representación de los extrabajadores un llamado para que los extrabajadores puedan recuperar su salud y puedan restablecerse en su actividad con los extrabajadores.
De nuestra parte hemos insistido en que el diálogo político tiene límites y el diálogo político tiene como límite fundamental la ley.
Como Gobierno de la República sería irresponsable solucionar un problema, como es el caso de la situación que viven los extrabajadores de Luz y Fuerza del Centro, generándole un problema de largo plazo al país.
Sería irresponsable que al haber intentado solucionar el problema de Luz y Fuerza del Centro generemos un problema mayor ahora en la Comisión Federal de Electricidad.
Nosotros estamos conscientes de que el diálogo tiene que responder a las inquietudes y a las exigencias de ciertos actores sociales, estamos dispuestos a explicar las razones por las cuales llevamos a la extinción de Luz y Fuerza del Centro en cualquier espacio.
Hemos hecho llamados consistentes a que esos espacios de diálogo se privilegien y que no impliquen el sacrificio de vida.
Sin embargo, la responsabilidad democrática, pero también la responsabilidad frente a las futuras generaciones nos obliga a no ceder en ciertos espacios que no son prudentes, ni tampoco responsables en el largo plazo.
-DR. LUIS ESTRADA: Gracias, Subsecretario. La tercer pregunta, Guadalupe Vallejo, NOTIMEX.
-PREGUNTA: Subsecretario, buenas tardes a los dos. Quiero preguntar, por un lado, ¿ya tienen fecha de cuándo se haría la impugnación ante el Tribunal Electoral? En este caso de la decisión del IFE.
Y dos. Ya que se ha hablado que el Presidente salió a dar su mensaje sobre inseguridad, ¿no es este también un buen momento para que explicará qué está pasando, si es narcoterrorismo o no es narcoterrorismo?
Y sobre todo ahí en Chihuahua, hoy se habla en la mañana en Chihuahua dan cuenta de ocho muertos al menos, en Chihuahua un enfrentamiento, o sea, ¿qué está pasando en realidad en varios estados?
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: Empiezo por lo segundo.
El Presidente de la República ha hecho un llamado al diálogo, el diálogo con sentido de unidad para que la estrategia contra el crimen organizado sea compartida por todas las autoridades políticas en todos los niveles y ámbitos de gobierno. Ese diálogo se está procesando, el Presidente de la República ha sostenido diversas reuniones como ha sido del conocimiento público.
El Gobierno de la República está convocando a la concurrencia de voluntades para que podamos solucionar como país, como nación, un problema que sin duda nos afecta a todos, un problema que es común y que requiere la concurrencia de todas las voluntades y de todos los ámbitos de responsabilidad.
El Presidente ha dado cuenta cabal de cuál es la visión que tiene del problema y cuáles son las acciones que ha encaminado su gobierno, precisamente, para atender ese estado de cosas.
En relación con la… ¿cuál era la primera pregunta? Perdón.
-PREGUNTA: La impugnación.
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: La Ley Electoral establece cuatro días para quien se sienta afectado por una resolución del Instituto Federal Electoral interponga ante el Tribunal Electoral los medios de impugnación respectivos.
Debo hacer un señalamiento importante: Es la primera vez en la que el Gobierno de la República combatiría formalmente ante una instancia jurisdiccional una decisión del IFE y lo ha hecho o lo hará en razón de que a nuestro juicio el Instituto Federal Electoral no tiene atribuciones para llamar al Gobierno de la República y a su titular a un procedimiento de carácter sancionatorio.
-DR. LUIS ESTRADA: Gracias, Subsecretario. La cuarta pregunta, Fabiola Martínez, La Jornada.
-PREGUNTA: Buenas tardes. Tres preguntas: La primera. Ya, en su momento, consejeros y magistrados advirtieron que la elección estaba siendo afectada por un presidente de la República, en el 2006 en el caso de Vicente Fox y ahora hacen mención similar respecto a Felipe Calderón.
Yo quisiera preguntarles si ¿esto no es un retroceso en la vida democrática del país, que nuevamente las autoridades electorales estén señalando al Presidente de la República como un factor que pone en riesgo un proceso electoral? Y, por supuesto, ¿qué calidad de ética tendrían ustedes para llamar en el futuro a la prudencia, cuando está señalando esto la autoridad electoral?
Segundo. Sumándome a la pregunta de la compañera de Notimex, ¿es narcoterrorismo los últimos episodios que hemos tenido cuenta? Porque tenemos municipios que viven prácticamente en estado de sitio, colonias enteras en Cuautla, en Torreón, en otras ciudades que la gente está retirándose de los espacios públicos. ¿Qué diagnóstico tienen al respecto?
Y por último, si me pudiera precisar el Subsecretario Gil, ¿cuál es la respuesta al SME respecto a la audiencia que pidieron con el Presidente Calderón? y también si me puede dar su comentario de ¿en qué posición quedan ustedes cuando no están aceptando el reclamo de los trabajadores y podrían ponerse en riesgo vidas si ustedes, incluso, provienen de un partido que defiende la vida?
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: Le agradezco mucho sus preguntas. En primer lugar. Vuelvo a insistir, lo que la Constitución prohíbe es que en los tiempos de campañas electorales los gobiernos difundan propaganda electoral.
A nuestro juicio, las expresiones públicas del Presidente de la República y de las autoridades que lo acompañan en su Gobierno, no constituyen propaganda electoral, son eso, expresiones de las autoridades políticas para dar cuenta sobre problemas y sobre sus soluciones.
De aceptarse el criterio del Instituto Federal Electoral, toda expresión de autoridad política que se dé en simultaneidad con un calendario electoral, tendría naturaleza de propaganda gubernamental y, en consecuencia, sería ilegal.
La pregunta es si queremos como sociedad generar el precedente de que si en algún rincón del país hay una competencia electoral municipal, estatal o de diputaciones, todas las autoridades políticas deben guardar silencio precisamente para que esas expresiones no se escuchen en ese espacio donde hay competencia.
Queremos como sociedad silenciar a todas las autoridades políticas y que no cumplan a su primer responsabilidad que es informar a los ciudadanos qué hacen con la confianza que ellos le depositaron a través del voto en la convocatoria electoral que les dio origen en su legitimidad. El precedente es sumamente preocupante.
La propaganda gubernamental tiene características que la definen como tal, no podemos como sociedad, insisto, admitir que toda expresión de autoridad política por el sólo hecho de ser, provenir de una autoridad política, tiene la naturaleza de propaganda gubernamental.
A nuestro juicio, dada la temática y dado el contexto en el que el mensaje del Presidente de la República fue difundido, no le podemos dar el carácter de propaganda gubernamental.
Segundo. En relación con la preocupación sobre los acontecimientos recientes en Ciudad Juárez. Yo creo que más allá de la discusión sobre los adjetivos o sobre las palabras, tenemos que preocuparnos por interpretar la realidad y tenemos que preocuparnos por encontrarle a esa realidad soluciones.
¿Qué observamos de esos acontecimientos? Que es tal el acoso que están sufriendo los delincuentes por parte de las Fuerzas Federales, que han dado un paso atrás y de forma cobarde ya no están enfrentando a esa fuerza federal.
Que su forma de reaccionar a ese acoso es a través de métodos violentos de larga distancia.
Es consecuencia, esa expresión de violencia que vimos, del acoso que están sufriendo en el crimen organizado por parte de las Fuerzas Federales.
Y tenemos, en consecuencia, que proteger a nuestras Fuerzas Federales con mayor capacidad e inteligencia y con mayor capacidad operativa, precisamente para que no estén bajo la vulnerabilidad de delincuentes que han dado un paso para atrás porque no quieren enfrentar su responsabilidad ante la justicia.
Insisto, más allá de los adjetivos, debemos de preocuparnos por interpretar la realidad.
Y respondo su pregunta. Para utilizar esos adjetivos se requieren otro tipo de datos de realidad, dos elementos fundamentales.
Esos adjetivos se han utilizados para explicar una realidad que tiene características como la sistematicidad en ese tipo de métodos, pero también que el método se utiliza como fin en sí mismo, provocar terror.
Lo que estamos observando en estos contextos, son delincuentes que quieren generar márgenes de acción para sus actividades ilícitas, tratando o provocando que las fuerzas de seguridad, las instituciones de la República, se replieguen.
Nuestra posición es de fortalecer la capacidad de inteligencia y la capacidad operativa de todas las Fuerzas Federales con el propósito de seguir combatiendo frontalmente al crimen organizado y cerrar espacios a sus actividades ilícitas.
En relación con la solicitud de audiencia del Sindicato Mexicano de Electricistas, la posición ha sido muy clara.
Desde el Decreto de extinción el Presidente de la República ha ordenado a la Secretaría de Gobernación sean el vehículo, el canal de comunicación con los extrabajadores de la extinta Luz y Fuerza del Centro.
La Secretaría de Gobernación, como ustedes lo han podido apreciar a lo largo de estos meses, ha mantenido estrecha comunicación con las distintas expresiones de los extrabajadores electricistas.
En ningún momento la Secretaría de Gobernación ha condicionado el diálogo ni tampoco ha sujetado ese diálogo a ninguna actitud o comportamiento por parte de los extrabajadores.
Y, por supuesto, que como Gobierno nos preocupa la situación en la que están don Cayetano Cabrera y don Miguel Ángel Ibarra. Para el Gobierno de la República esto ya no es solamente un tema estrictamente político, es un asunto de carácter humanitario. Y como un asunto de carácter humanitario lo tenemos que enfrentar ya no solamente como Gobierno, sino también como sociedad.
Frente a un desenlace fatal no gana o pierde una de las partes en conflicto. La derrota será de una sociedad entera que le ha apostado a la ley, al diálogo y a la tolerancia como los vehículos, como los mecanismos para pacificar las tensiones que surgen de una realidad plural que nos define y nos reconoce.
No será la derrota o la victoria de una parte en conflicto el desenlace fatal. Será una derrota de nuestra sociedad entera, porque es una derrota delos mecanismos que nos hemos dado precisamente para pacificar nuestras propias tensiones.
DR. LUIS ESTRADA: Gracias, Subsecretario, la última pregunta, Mauricio Pérez, Milenio.
PREGUNTA: Gracias, buenas tardes. Señor Subsecretario quisiera volver un poco al tema de lo relacionado con el IFE. Usted menciona que sólo en partes fueron señaladas por los propios consejeros electorales.
Yo quiero preguntarle, si no sería solamente una cuestión de voluntad por parte del Ejecutivo Federal para ser un poco más meticuloso y pasar por alto algunos aspectos o algunas frases que se señalaron como propaganda electoral, no la esencial del mensaje mismo. Eso por un lado.
Y, por otro lado, si ustedes consideran que es momento ya también de emprender una nueva Reforma Electoral para acabar con este tipo de lagunas legales que se están dando.
Y, finalmente, si me lo permite, solamente saber si en un caso extremo como el que parece que se está dando en el caso de los extrabajadores en huelga de hambre, el Gobierno Federal no utilizaría la fuerza pública para impedir la muerte de estas personas. Gracias.
-SUBSECRETARIO DE GOBIERNO, ROBERTO GIL: Le agradezco mucho. Lo que usted me dice en su pregunta, es si para evitar la censura las autoridades políticas deben evitar ciertas expresiones. ¿No nos debiera preocupar como sociedad la censura en sí misma?
Que una autoridad de carácter electoral, a propósito de un calendario electoral local, realice un ejercicio de escrutinio sobre un mensaje presidencial para encontrar si alguna frase tiene alguna similitud con otra actividades comunicativa del Gobierno.
¿No nos parece eso una desproporción y, sobre todo, riesgo para la dinámica comunicativa que debe prevalecer en la democracia entre autoridades políticas y los ciudadanos?
Que una autoridad asuma que tiene facultad y competencia para censurar de forma parcial o total el discurso de una autoridad política, porque insisto en algún espacio de la República hay un proceso electoral, debiera preocuparnos porque eso implica una distancia entre la autoridad política y los ciudadanos en temas que son sensibles y relevantes, como es el asunto de la seguridad.
No hay, desde nuestra interpretación, regla alguna en nuestra Constitución o en la Ley Electoral que dé facultades al Instituto Federal Electoral para censurar parcial o totalmente los discursos del Presidente de la República o de cualquier otra autoridad política.
Porque los discursos de las autoridades políticas no son ni pueden ser considerados propaganda gubernamental.
Segundo. A propósito de la reformas, sin lugar a dudas, tenemos que seguir fortaleciendo nuestra institucionalidad electoral y tratar de resolver y de cerrar estos espacios de interpretación que pueden generar estos efectos colaterales como los que he indicado en estos momentos.
Es momento de que como Congreso reflexionemos, el Congreso y el Gobierno de la República, reflexione sobre cuáles son los mejores diseños institucionales para evitar este tipo de distorsiones en nuestra realidad política.
Y, precisamente por eso, ahí el Congreso de la República tiene bajo estudio la reforma política que puede generar mejores espacios de solución a este tipo de dilemas.
Con respecto a su última pregunta. La Comisión Nacional de Derechos Humanos solicitó al Gobierno de la República, a través de la Secretaría de Gobernación, que se implementaran medidas cautelares a fin de preservar la salud y la vida de las personas que mantienen ayuno prolongado en el Zócalo de la Ciudad de México.
La Secretaría de Gobernación de inmediato aceptó esa indicación y realizó acciones concretas, como es el caso de poner a disposición de los extrabajadores electricistas equipo médico y la atención sanitaria y sicológica necesaria para preservar su salud.
Como ha sido del conocimiento en público este intento fue rechazado por parte de quienes custodian el campamento de los extrabajadores electricistas.
Vamos a insistir en la necesidad de otorgar a estas personas la atención médica y sicológica integral, necesaria para preservar su salud.
Se ha expresado que hay desconfianza al Instituto Mexicano del Seguro Social para proveer de esa atención. Debo decir que los extrabajadores electricistas son derechohabientes y siempre lo han sido del Instituto Mexicano del Seguro Social.
Pero a fin de superar ese obstáculo, el día de hoy hemos solicitado a la Cruz Roja que en el marco de las medidas cautelares que fueron solicitadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, concurra a la prestación de este servicio y atención médica a los extrabajadores.
Lo haremos, haremos todos los esfuerzos que estén a nuestro alcance, a fin de que don Cayetano Cabrera y don Miguel Ángel Ibarra reciban atención médica que requieren.
Les pedimos a quienes custodian el campamento que nos permitan realizar esa tarea.
-DR. LUIS ESTRADA: Muy bien. Muchas gracias, Subsecretarios. Buenas tardes. Silvia.
-PREGUNTA: (Inaudible)
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: Déjeme hacerle dos consideraciones. La primera. Desde el día 12 de mayo, es decir, 15 después de iniciada la huelga de hambre, la Secretaría de Gobernación puso a disposición de quienes organizaron y protagonizan esa expresión de protesta la atención médica necesaria.
Aquí están los oficios, serán del conocimiento de la Comisión Nacional de Derechos Humanos para acreditar que en todo momento hemos estado al pendiente y hemos estado concurriendo a efecto de hacer prevalecer su salud y, sobre todo, su vida.
Como Gobierno de la República, nos resistimos y por supuesto que no admitimos la posibilidad de ese desenlace fatal. No admitimos que esa sea la única consecuencia a esta expresión de protesta.
Hemos desplegado toda nuestra capacidad política y nuestros esfuerzos institucionales para evitar ese desenlace fatal justamente, y hemos convocado a la voluntad de la contraparte en este conflicto.
Pero también hemos convocado a toda la sociedad para que se sumen al llamado para que la huelga de hambre sea retirada y se le ponga fin.
Como decía hace un momento, el desenlace fatal no es el triunfo o la derrota de una de las partes en el conflicto, sería la derrota de una sociedad que le apuesta al diálogo, a la tolerancia y a la ley, como mecanismo de solución de sus diferencias.
-DR. LUIS ESTRADA: Gracias, buenas tardes.
-PREGUNTA: (Inaudible).
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: Tal y como lo dije al inicio de esta intervención, de esta comparecencia ante ustedes, respetamos las determinaciones del Instituto Federal Electoral y del Tribunal Electoral.
Y recurriremos a las instancias, a las instituciones que han sido creadas para dirimir las controversias. Desde nuestra perspectiva el Instituto Federal Electoral se ha extralimitado en el ejercicio de sus funciones y precisamente por eso recurriremos a una instancia de control para que resuelva esa diferencia.
No están en entredicho la confianza del Instituto Federal Electoral, lo que hemos nosotros dicho en este momento es que no compartimos la interpretación y el criterio que ha prevalecido en este caso concreto.
Y con respecto a la segunda pregunta. El Gobierno de la República, desde el primer día de su administración, ha desplegado toda su voluntad política y también un esfuerzo sin precedentes para devolver la tranquilidad y la seguridad de los mexicanos.
Por supuesto que en la órbita de las prioridades de este Gobierno está la seguridad y por supuesto que estaremos y seguiremos haciendo todos los esfuerzos para que cada una de las ciudades de este país, sobre todo en aquellos lugares donde ha prevalecido el clima de violencia, recuperen pronto la tranquilidad, la paz y, sobre todo, que puedan recuperar su vida cotidiana y su vida en normalidad.