28 sep. 2009

Ardelio Vargas

Preguntas del Dip Ardelio Vargas, del Partido Revolucionario Institucional.
Señor secretario, en el informe enviado a esta soberanía el Ejecutivo reconoce los logros legislativos con la aprobación de la Ley General de Sistema Nacional de Seguridad Pública y la Ley de la Policía Federal.
Presume la eficacia de Plataforma México y el Sistema Único de Información Criminal y valora la contribución de las fuerzas armadas en el combate al crimen organizado. Admite un incremento presupuestal de 346 por ciento entre 2003 y 2009.
Lo anterior nos llevaría a concluir que disponemos de instituciones sólidas, recursos y marco jurídico suficiente para garantizar seguridad y certidumbre a la población. Evitar la impunidad, la corrupción y prevenir el delito.
No pueden negarse los resultados obtenidos en el combate al crimen organizado. Se ha informado de más de 80 mil, 84 mil presuntos delincuentes detenidos. Al respecto señor secretario, ¿cuántos fueron consignados? ¿Cuántos procesados? Y más aun, ¿cuántos están sentenciados?
Les recuerdo que la cocaína sólo se produce en América del Sur y llega a México en tránsito vía puertos marítimos, vía aérea y por tierra a través de la frontera sur. ¿Quiénes son los responsables de esta vigilancia?
Se reportan más de 50 mil armas aseguradas y 6 millones de municiones que ingresaron por la frontera norte. ¿Tiene idea de cuántas más se encuentran en poder de las organizaciones criminales?
Además está el otro lado de la moneda. La magnitud y crueldad de la violencia registrada en lo que va del sexenio, expresada en más de 15 asesinatos, la muerte de mil 147 elementos de las fuerzas armadas y corporaciones policíacas, y más de 400 decapitaciones. El incremento, por supuesto, del secuestro.
Los motines en centros de reclusión pasaron de 14, en el periodo 2001-2006, a 65 entre 2007-2009. Esto refleja el evidente incremento de la violencia, la alteración del orden y la paz, así como del debilitamiento del Estado.
Cabe preguntarle, señor secretario, ¿qué hace falta para lograr la certidumbre y seguridad que la sociedad demanda? ¿Cuándo cambiará la dinámica reactiva de los cuerpos de seguridad ante la ofensiva del crimen organizado? ¿Qué iniciativas, acuerdos y consensos se requieren para responder a la percepción social de un Estado errático en el combate al crimen organizado? ¿Cuándo contaremos con una corporación policial sólida que posibilite a nuestras fuerzas armadas regresar a cumplir con sus misiones y tareas constitucionales?
¿Quién va a atender a las zonas rurales si la estructura de la Policía Federal es eminentemente urbana? ¿Puede usted asegurar, señor secretario que Plataforma México y el Sistema Único de Información Criminal cuentan con suficientes candados de seguridad para evitar su infiltración? ¿Cree usted que la corrupción existente ponga en riesgo la relación bilateral con Estados Unidos, concretamente la Iniciativa Mérida?
¿Por qué al mes de junio de este año solamente se ejerció 6.55 por ciento del presupuesto asignado al Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública, y 16 estados muestran cero ejercicio? ¿A qué se debe el incremento de los motines, asesinatos y fugas de reos de alta peligrosidad en los centros penitenciarios? Parecieran ya espacios bajo el control de las organizaciones criminales. ¿A qué responde la nueva ola de violencia en contra de jóvenes en proceso de rehabilitación y qué hacer para evitarlo?
Respuestas:
El Secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna: Gracias, diputado, por sus preguntas. Respecto a la referencia específica de consignados, procesados, sentenciados, con todo gusto lo requiero para en su momento y en todo caso la fiscalía de la república, o en su momento los jueces, podrían dar esta referencia. Le ofrezco procesarlo y ponerlo a su disposición.
Efectivamente, la actual circunstancia que hay en el país para el tráfico de drogas, en el caso de cocaína se ha identificado un nuevo precepto para el tráfico. En el pasado la masa de flujo de esta droga era aérea; hoy hemos encontrado que gran parte de este tráfico se da vía marítima y en particular en puertos de gran calado, usando una cobertura de mercancías que se exportan e importan para el país.
En ese sentido se están fortaleciendo las capacidades institucionales tanto de la policía federal en la parte correspondiente, y también debo decirlo, lo está haciendo también el área de aduanas, para tener mayor alcance, mayor despliegue en la detección temprana de este delito.
Respecto a la perspectiva de cuántas armas más, no tendría alcance para poder decir cuántas están en el mercado, lo que sí es que el combate en este sentido ha sido frontal. Lo que hoy hay es aseguramiento de armas, es un número importante; muestra el esfuerzo para este esquema y sin duda retirar del mercado armas, granadas fragmentarias, inclusive, debo decir, con la perspectiva de que ya existía ese antecedente de tener armas de alto poder, como las granadas, por ejemplo. En ese sentido la perspectiva del gobierno federal es total; estamos tomando capacidades para tener mayor presencia en la frontera norte, de detección, tanto en el paso fronterizo como en rutas que van de norte-sur para México.
Respecto a la dinámica reactiva, efectivamente, hemos migrado a un esquema donde privilegiamos el esquema de inteligencia para tener alcance operacional con la información sustantiva para combatir el crimen.
En ese sentido se ha privilegiado formar cuadros en el área de investigación e inteligencia, para transformar un modelo reactivo de policía a un esquema nuevo de investigación.
Ahí hemos apostado a un perfil diferente de policía con jóvenes, con mejores capacidades técnicas, mejor formación, e inclusive, con convicciones diferentes para combatir el crimen.
Respecto del esquema de despliegue territorial, efectivamente hoy las que tienen mayor presencia en el despliegue territorial en las áreas rurales son las fuerzas armadas. Por ello es que el esfuerzo que hoy se hace, integral, para combatir el crimen sin duda tiene un gran respaldo de las Fuerzas Armadas y en particular en esas áreas específicas.
Respecto de los sistemas de información, debo decirle que, efectivamente, el diseño que se ha hecho para la plataforma México tiene y cuenta con esquemas de seguridad específicos para carga, consulta e inclusive define tipos de acceso para cada usuario.
Por ello, con los estados y municipios hemos trabajado para poder crear un esquema articulado de control de confianza para cada uno de los que van a estar conectados en el sistema para este esquema de interconexión y de operación de los sistemas de información.
Por último, respecto de motines y fugas, lo que hemos identificado en todos estos casos ha sido que en todos ellos el factor común es corrupción. En el caso de fugas lo que tenemos en investigación policial muestra cómo hay una colusión entre la gente que está como responsable de estas tareas con internos, a los cuales les da ventaja operacional y les permite tener, inclusive, la fuga. Muchas gracias.
El diputado Ardelio Vargas: Señor secretario, permítame resumir el sentir de la mayoría de los mexicanos: no debe diferirse el combate frontal y definitivo a las plataformas de impunidad que faciliten la operación del crimen organizado, a riesgo de que la contaminación y descomposición de las corporaciones termine por transformarlas en sucursales del crimen.
Debe actuarse con decisión y firmeza para evitar que más elementos de las corporaciones policiacas se sumen a las estructuras de la delincuencia. El aniquilamiento del crimen organizado depende, en última instancia, de la toma de decisiones y voluntad gubernamental para destruir de una vez por todas sus estructuras financieras que le otorgan amplia capacidad operativa de reproducción y expansión.
El escandaloso ingreso de armamento, municiones y cocaína a nuestro país obliga a redefinir urgentemente nuestra política en materia de fronteras, así como las relaciones bilaterales, los mecanismos de control terrestre y marítimo para desarticular y aniquilar la enorme capacidad de fuego alcanzada por el crimen organizado.
Necesitamos una relación y cooperación internacional cimentadas en la colaboración real, no simulada, defender nuestra soberanía evitando la intromisión en nuestros asuntos internos, como lo hemos hecho históricamente.
Se requiere una planeación y vigilancia profesional en aeropuertos, puertos, aduanas y vías de comunicación en general. No basta el cuestionamiento, la desconfianza y las exigencias de corresponsabilidad hacia las entidades federativas para el combate delincuencial. Es indispensable un trato diferente y de fondo para hacer realidad la homologación integral de las corporaciones.
Es urgente establecer mecanismos para obligar al cumplimiento del mandato constitucional de la coordinación entre los tres niveles de gobierno.
Si aspiramos al combate integral del crimen necesitamos igual una política y estrategia integrales con visión de largo plazo, que eliminen toda posibilidad de recomposición y reactivación.
No existen verdades absolutas, se requiere hacer a un lado los protagonismos, la simulación y las cifras alegres. Acudir al encuentro y la colaboración con Fuerzas Armadas y las policías de los estados con verdadero espíritu de cooperación; pero, ante todo, reconocer en primera instancia que las cosas no han ido bien, que se han cometido errores y que falta mucho para alcanzar la verdadera profesionalización policial en el país.
La homologación judicial y en particular el Código Penal no pueden diferirse más, ya que su estado actual es vulnerable a las actividades delincuenciales. Para ello se necesita de la participación coordinada de los tres niveles de gobierno y las entidades federativas, la construcción de una agenda común y el inicio de tareas encaminadas a lograr la base jurídica que cierre las rutas de protección legal a la delincuencia.
La investigación debe avanzar. La profesionalización de nuestras policías necesita de calidad más que de cantidad para ofrecer resultados en correspondencia con la magnitud de los retos. Se necesita rediseñar la estructura gubernamental y los modelos de selección, capacitación y formación.
Es fundamental avanzar en la consolidación de las áreas de inteligencia policial que dan precisión, certeza y eficacia a las operaciones en contra del crimen organizado, para garantizar en el mediano y largo plazo la construcción de una verdadera corporación policíaca nacional, eficaz y acorde a los retos del futuro. Se necesitan replantear los esquemas de control de confianza.
No es posible que instituciones que tienen más de 15 años aplicando estos procedimientos sean objetos de infiltración de la delincuencia organizada, como ha sucedido con altos mandos que fueron certificados, tanto en México, como por agencias de otros países.
Coincidimos que nuestras fuerzas armadas no pueden ni deben permanecer en la realización de tareas de seguridad pública, sin un marco legal que los faculte plenamente para esas actividades. Se requieren ahora compromisos, resultados y credibilidad de las corporaciones policíacas; sobre todo, confianza para nuestros soldados retornen a sus cuarteles.
Si partimos de la premisa de que la violencia se registra con más crudeza en los estados, debemos asignarles mayores recursos, evitarles excesiva centralización y flexibilizar la normatividad que sólo produce subejercicio.
Señor secretario, sólo una gran cruzada nacional que articule recursos, esfuerzos, compromisos y facultades permitirá cerrarle el paso, definitivamente, a las intenciones expansionistas del crimen organizado.
Si continuamos con más de lo mismo, con el discurso trillado y manejo de cifras alegres, tenga usted por seguro que las generaciones siguientes se enfrentarán a un futuro en donde la descomposición y la violencia masificada será la constante. Nadie quiere un estado policiaco autoritario y omiso.
Esta soberanía no debe aprobar leyes para tolerar más impunidad, corrupción, exclusión y descomposición. Señor secretario, sin duda tenemos una gran responsabilidad y un gran compromiso con nuestra patria. Muchas gracias.

Obama y sus opositores

Obama y sus opositores/Carlos Fuentes
Publicado en EL PAÍS, 28/09/09;
“Racismo”, denunció el ex-presidente Jimmy Carter. “Mentiroso”, le gritó desde su curul el diputado Joe Wilson, republicano de Carolina del Sur, al presidente Barack Obama mientras éste pronunciaba su discurso ante el Congreso el pasado 10 de septiembre.
Nada de eso, le explicó Obama al noticiario de la CNN. Se trata, una vez más, de la viejísima disputa norteamericana sobre el papel del Estado. Obama no empleó los términos, discutibles, de “populismo” contra “elitismo”. Sin embargo, muchos ciudadanos plantean el conflicto como una oposición “popular” al papel excesivo del Estado.
La disputa no es nueva. Es uno de los debates más antiguos de Estados Unidos, desde que, en el primer Gobierno independiente, el de George Washington, dos tendencias opuestas se manifestaron. Una, la del secretario del Tesoro, Alexander Hamilton, favorable al federalismo, la industria y la ciudad. Otra, la del secretario de Estado y futuro presidente Thomas Jefferson, por un gobierno limitado y el predominio político de un país rural, dispuesto, según el propio Jefferson, a expandirse al Oeste -el Pacífico- y al Sur -el Caribe-.
Esta oposición se ha venido repitiendo a lo largo de la historia norteamericana, con temperaturas dependientes del momento económico y político. El presidente Andrew Jackson (1829-1837) consagró la fórmula jeffersoniana, descentralizando a la banca. La pugna acerca del esclavismo provocó en 1856 que el senador Preston Brooks, de Carolina del Sur, atacara a bastonazos al senador Charles Summer de Massachusetts, favorable éste a que Kansas no fuese Estado esclavista, furibundamente ansioso, aquél, de incorporar el nuevo Estado a la confederación racista.
El presidente Franklin Roosevelt debió enfrentarse, como Obama, a una crisis económica que requería medidas drásticas de salvación. El Nuevo Trato de Roosevelt, es cierto, fue por necesidad más drástico que las medidas de Obama. Provocó una oposición escandalosa en el Congreso, en los medios, en la adjetivación belicosa de Roosevelt como “comunista”, “socialista” y “judío” (!). Hoy, las manifestaciones contra la legislación de Obama en materia de seguridad médica y social, industria automotriz y energía usan epítetos similares: Obama sería, a la vez, “comunista” y “fascista” (!!).
Como no es ni lo uno ni lo otro, el presidente de Estados Unidos se presenta sereno pero enérgico ante el Congreso. Se expone a la ruptura del protocolo por el diputado Wilson, un ser prediluviano que quisiera que la bandera de la Confederación rebelde ondease en el Capitolio de Carolina del Sur (en serio). Recuerdo, a propósito, una visi-
ta a una ciudad sureña hace pocos años en la que la guía que nos proporcionaron se refería al Norte como “el enemigo extranjero”.
El diputado Wilson representa estos viejos resentimientos. El presidente Roosevelt también debió soportarlos, sobre todo en las personas de dos demagogos. Uno, Huey Long, convirtió a Luisiana en un feudo personal y abanderó a “el pueblo” contra la Federación y los “millonarios”. El otro, el padre Charles Coughlin, formó el Partido de la Unión para oponerse a Roosevelt con ideología antisemita y profascista.
Obama aún no se enfrenta a opositores tan notables. Las acusaciones contra sus reformas al sistema de seguridad rayan en ocasiones en el ridículo (”Obama quiere asesinar a nuestras abuelitas”). Los opositores de Obama son poco relevantes: Sarah Palin, el locutor de televisión Rush Limbaugh. Sin embargo, ya se manifiestan factores tan excesivos como la censura de noticias en la cadena Fox y la marcha en Washington, basada en la ignorancia aunque también en la tradición que aquí he descrito.
En su comparecencia ante el Congreso, el presidente Obama, con tono enérgico, aclaró de una vez por todas que las reformas, en materia de salud, no excluyen a nadie e incluyen a todos. Los que ya tienen seguro, lo conservan. O sea, la reforma propuesta beneficia no sólo a los que carecen de seguridad, sino que le impide a las corporaciones privadas dar o quitar seguros basadas en la salud del enfermo. (Un enfermo, por ejemplo, de cáncer, no puede obtener seguro por el hecho de estar enfermo; la seguridad privada recluta y privilegia a los jóvenes y margina a los ancianos).
La legislación propuesta por Obama no hace otra cosa que poner a Estados Unidos a la altura de la Europa Occidental y de varias naciones de la América Latina, ninguna de las cuales es “fascista” o “comunista” (salvo Cuba). Que sectores importantes de la población norteamericana rechacen esta normalidad moderna, no se debe, en efecto, a que ella misma sea “fascista”, sino a una tradición que desconfía del Estado, cree en los poderes locales y olvida un par de cosas. La primera es que fueron los legisladores republicanos quienes le dieron al presidente Bush un trillón y medio de dólares en exención de impuestos en el año 2001, a medida que aumentaron los gastos bélicos en el Oriente Próximo e Irak, contribuyendo, así, a la crisis financiera que debió heredar Obama. Que éste pida 900.000 millones para la salud, hoy, debe compararse a la pérdida de un trillón y medio, ayer, para liberar de impuestos a los más pudientes. ¡Valerosos legisladores republicanos!
La segunda es que Obama sólo pretende modernizar a Estados Unidos. Modernización fiscal, sanitaria, energética, educativa. Está haciendo todo lo que ya se hizo en las naciones europeas, sin que nadie piense que Sarkozy o Merkel son comunistas. Si fracasa hoy, Estados Unidos lo pagará mañana
. Esperemos que la política de Barack Obama, lúcida y modernizante, no sea postergada.

Fernando Vallejo

El Espectador, 26 Septiembre 2009;
Nelson Fredy Padilla Entrevista al escritor Fernando Vallejo recibió Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional por su obra literaria y por ser “conciencia crítica del país”. Entrevista exclusiva con El Espectador se va lanza en ristre contra medio país.
Esta vez lo encontré feliz de haber llegado a Bogotá en “una tarde tan bonita”. “Es el clima perfecto”, me dijo durante un paseo por los jardines de las Torres del Parque, al pie de su tan odiada plaza de toros La Santamaría. Sonriente, amable, cariñoso. Así es Fernando Vallejo cuando algo le toca el corazón. El motivo de su alegría fue aplazar el regreso a su casa en México para recibir en la Universidad Nacional el Doctorado Honoris Causa. Se lo concedió el viernes el Consejo Superior “por el valor de su obra en el panorama literario de Colombia y del mundo hispanoparlante” y por ser “una de las conciencias críticas más importantes del país”.
“Por fin me voy a graduar de algo”, anunció el erudito en casi todo pero que nunca había recibido un título de nada, sin que se le borrara la sonrisa con la que se burla hasta de él mismo. El gesto ya era mueca cuando subimos al apartamento donde hace casi 30 años empezó a procesar su indignación por las desdichas de Colombia, donde escribió el guión de la película Crónica roja, donde entendió que debía tomar distancia de la “mala madre” que es su patria para transformarla en ficción literaria, donde recibió a El Espectador y se despachó contra medio país.
Maestro, ahora es Doctor. ¿Qué significa para usted un Honoris Causa?
-No me lo esperaba. La verdad yo no sabía que eso todavía existía, pensé que eran cosas de la Colombia de antes.
-El Consejo Superior Universitario exaltó el valor de su obra literaria, no sólo en Colombia sino en Hispanoamérica. ¿Qué opina?
-Muy generoso.
-También habló de las estructuras de sus obras, del estilo, de la construcción narrativa.
-Me imagino que se refiere a la prosa porque una cosa es ser un buen prosista y otra un buen escritor
¿Usted qué se considera?
-Ninguno de los dos, pero sí tengo clara la diferencia. Por ejemplo, Mujica Lainez, el argentino, para mí es el más grande prosista de nuestro idioma y tal vez el más grande escritor siga siendo Cervantes.
-¿Cómo evalúa el conjunto de su obra?
-Eso que lo evalúen los demás. Yo las cosas que escribo las olvido. Una de las razones mías para escribir es pasar al papel recuerdos olvidarlos.
-Su discurso literario surge luego de una larga etapa de estudio que se comprueba en Logoi, su gramática del lenguaje literario. ¿Es así?
-Yo de niño estudiaba gramática. Me sabía la de Bello con las notas de Cuervo. Leía todo tipo de gramáticas; las de Nebrija, Salvat, Gili Gaya. Me hacía la ilusión de que me iban a enseñar a escribir, pero ninguna se había dado cuenta de una distinción elementalísima: que en todo idioma hay dos formas de uso casi opuestas, la de la lengua hablada y la de la lengua escrita. Estudié filosofía y letras y los profesores no eran lectores y nadie enseña lo que no sabe. Di muchas vueltas por la vida, pasé por el cine y finalmente a los 40 años empecé a sistematizar una infinidad de fórmulas, basado en los grandes escritores de la historia. Fue mi primer libro.
Fue agarrar ese corsé, como llama García Márquez a la gramática, y adaptarlo a su yo.
Sí. El problema es que esa distinción entre lo coloquial y lo literario hoy en día se está borrando porque los escritores escriben en un lenguaje muy pobre, sin ritmo, sin sonoridades, sin sintáxis.
¿Es culpa sólo de los escritores o del afán comercial de las editoriales?
-Las editoriales no están presionando a nadie. Los escritores tienen mucha prisa en escribir, no sé por qué. Tendrán mucho que contar o tendrán una ambición muy desmedida.
La Universidad Nacional también valoró la controversia que genera su obra. ¿Por qué ven esa fortaleza en sus 15 libros?
-No lo sé. Las novelas que he escrito, que son de primera persona y podrían parecer autobiográficas, si generan controversia es porque la que genera controversia es la vida mía. En cuanto a las opiniones mías, son ajenas a la literatura, yo no me valgo de ella para sostener tesis.
¿Se considera “conciencia crítica del país”?
-Esa es una buena voluntad para conmigo. Yo no me considero la conciencia de Colombia. No sé si Colombia tenga conciencia, yo creo que no la tiene, Colombia ya la perdió si es que algún día la tuvo. Y no sólo no tiene conciencia sino que no tiene memoria.
-¿Un país de inconscientes?
-Un país de aficionados al fútbol, alucinados y desbordados por una realidad caótica, angustiosa, terrorífica, que nos rebasó a todos.
En todo caso esa crítica permanente a Colombia, con la que unos se identifican y otros le critican a usted, recorre toda su obra, desde Los días azules hasta El desbarrancadero.
Para llegar a decir que la patria de uno es una mala madre se necesita tiempo de haberlo visto. Eso no quiere decir que uno no la quiera. No puede ser buena madre un país que ha echado a tres millones de sus hijos, un país que ha desplazado a cuatro millones y los dejó sin tierra ni casa, un país con millones de desempleados, cuya población vive casi toda en la desesperanza, en la miseria económica, cultural, espiritual. A quién se la tenemos que atribuir, ahí está el asunto. A quienes nos han dirigido desde que nos separaron de España: la clase política y la Iglesia Católica. Ellos son los culpables del desastre que es Colombia.
¿Según usted nuestro sino es un rumbo cada vez más oscuro?
-Yo lo veo así porque no nos vamos a poder desembarazar de la clase política. Aunque siempre ha sido mezquina, en la época de la Independencia algo de honorabilidad tenía. En cambio la clase política colombiana de este momento es vil, rapaz, cínica, miserable, despreciable y lo que es peor, ha hundido a Colombia en su vileza.
¿No se salva nadie?
-Usted de todos los políticos colombianos no hace uno. Ambiciosos del poder que se las dan de servidores públicos cuando en realidad son aprovechadores públicos, van detrás de los puestos con la única aspiración de subir en la jerarquía burocrática.
¿Qué opina de los precandidatos presidenciales?
-Cómo pretende esta gentucita tener el descaro de pensar que pueden dirigir el destino de 44 millones de personas. ¿Quiénes son ellos? ¿Qué han hecho sino subir en la escalera de la burocracia?
-Según las encuestas, si pasa el referendo, la mayoría de los colombianos volvería a reelegir a Álvaro Uribe.
-Yo he oído decir muchas veces que este señor que tenemos ahora es el mejor presidente de Colombia. Es una frase estúpida, hecha a la ligera, con desconocimiento total porque la gente no sabe la lista de presidentes colombianos del siglo XIX, ni siquiera de los últimos 30 años. No podemos hablar de mejor cuando todo es malo, tendríamos que decir el menos malo. En este caso creo que es de los más malos, uno de los más viles y uno de los más ruines.
-¿Por qué?
-Porque es un hombre de pasado tenebroso, inculto, mentiroso, que invoca el nombre de Dios, el Espíritu Santo, la religión como si fuera cura. Que atropella a uno y a otro, que comete errores garrafales, es un inepto. Colombia en los años que lleva gobernándonos se ha derrumbado totalmente. Desde lo que habían dejado los bellacos que lo presidieron, muy en especial César Gaviria y Andrés Pastrana, hemos ido más hacia el abismo. Colombia es más inculta que cuando él entró, tiene más pobres que cuando él entró, Colombia es más caótica. Todo se basa en el cuento que está venciendo a la guerrilla y a qué costo. Mire el costo de los golpes que da este sinvergüenza que no está capacitado para presidir ni el Gobierno ni las Fuerzas Armadas.
¿A cuáles golpes se refiere?
-Por ejemplo atacar al Ecuador. Cómo puede hacerlo provocando un conflicto, olvidándose de que allá viven 600 mil colombianos que Colombia echó. Se olvidó que si a este país lo sostiene algo son las remesas de los exiliados, a los cuales nunca menciona como si fuera mérito suyo mantener la economía.
-Pero las cifras del gobierno hablan de reducción de secuestros y de violencia guerrillera, del éxito de la seguridad democrática.
-Pero cuál democracia si aquí no hay más democracia que las camarillas que tienen una maquinaria electorera. Son los que deciden por el resto o es que alguien puede competir con ellos. Si usted es una persona honorable, con capacidad, que surja de una universidad, ¿podría subir? Es imposible porque tienen todo comprado. Y cuál seguridad si este es el país más inseguro. Vaya para que vea al centro de Medellín.
-¿Qué ha visto en su típica caminata entre su casa y el parque Bolívar, a donde le gusta ir a saludar a sus amigos?
-Una ciudad que ya no es la nuestra. La miseria total. Niños de 12 o 13 años con hermanitos de cuatro papás distintos y no conocen ni al propio. Medellín se le volvió a ir de las manos. En el parque Bolívar hay un CAI de policías bachilleres desarmados, apenas con garrote. Atracan a la gente delante de ellos porque yo lo he visto con mis ojos. A veces agarran a un cuchillero, lo meten dos días a la cárcel, después lo dejan ir y si le han hecho algo regresa y los acuchilla. A la autoridad ya no la respetan, no tenemos autoridad, las Fuerzas Armadas desaparecieron, también el Estado, han dejado inerme a Colombia.
-Pero en las selvas la guerrilla está cercada.
-Con ese cuentecito nos tienen desde hace seis años. A la guerrilla no la ha vencido, a ‘Tirofijo’, el primer hampón de Colombia, lo dejó morir impune, no fue capaz de agarrarlo. Tampoco ha podido con el ‘Mono Jojoy’, a ‘Raúl Reyes’ lo mató causándonos un problema internacional con el más fraternal país hermano de Colombia. Es muy fácil dar la orden de ir a atacar al otro sin pedirle permiso al otro presidente. Y con eso vive armando manifestaciones, azuzándolas para que redunden en provecho de su imagen mientras Colombia se sigue derrumbando.
-Las cifras oficiales también hablan de una recuperación de la economía.
-La industria colombiana no ha avanzado. Aquí la construcción se mueve por las remesas de los colombianos, ni siquiera por el narcotráfico sino por el sudor de la frente de los exiliados que dejaron su país y arruinaron sus vidas.
-Álvaro Uribe es antioqueño como usted, ¿cuánto lo conoce para evaluarlo de esa manera?
-No lo conozco y lo considero una vergüenza de Antioquia, como Pablo Escobar, una desgracia que Colombia haya producido un hombre tan despreciable.
-¿Le diría esto mismo en la cara?
-Pero claro. A mí no me va decir que me va a golpear la cara como dice con su vocecita de rufián de barrio. Yo le respondo en la misma moneda.
-¿Entonces qué le produce la segunda reelección?
-I
ndignación. Pero de todas maneras él es el la punta de lanza de una clase política igual de despreciable que él.
-Si no es él, ¿del ramillete de precandidatos, a quien encargarle la Presidencia?
-Quién si todos son iguales. El ramillete de gentuza, de bribones, de ambiciosos. Que no conocen algo elemental que conocían los políticos de antes: honorabilidad.
-Le voy a citar nombres: Juan Manuel Santos.
-Este un asno con perdón de los asnos que son unos pobres animalitos que considero mi prójimo. Este hombre las bestialidades que le he oído decir es para no creer, son de retardado mental. Cuando el ataque a Ecuador decía que no habían invadido el territorio, que no había sido un ataque aéreo sino simplemente disparos. ¿Los disparos van por el aire o a ras de tierra? No sabe hablar y se atribuye los éxitos, supuestos porque esta es la hora en que no acaban con las Farc a pesar de dedicar a eso todos los recursos de Colombia dejando hundir el país. Son unos fracasados.
-El ex ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, ‘Uribito’.
-Cuál Uribito, si el otro es chiquitico cómo va a decir Uribito, eso es como decir enanito chiquito, chiquito. Todos son uribitos.
-La izquierda: Carlos Gaviria, Gustavo Petro.
-Es una gentuza igual. Andan con el cuento de que son de la izquierda pero son unos mamones de la teta pública. Este señor Carlos Gaviria cuánta plata gana haciéndose pasar por abanderado de los pobres, es tan impúdico como los de derecha.
-Él fue magistrado y se le considera representante de la intelectualidad, como a usted.
-Cuál intelectualidad. Yo no he sabido que haya intelectualidad en Antioquia, tal vez en los tiempos de Carrasquilla y Francisco de Paula Rendón.
-¿Y los precandidatos del Partido Liberal?
-Sé que han sido burócratas de gobiernos infames.
-¿Y las mujeres, ahora conservadoras? Noemí Sanín y Martha Lucía Ramírez.
-Esas son las embajadoras que siempre han estado en altos cargos públicos aprovechándose de ellos, son las aprovechadoras públicas.
-¿O sea que no votaría hoy en las consultas internas?
-No, yo no voto.
-¿Alguna vez ha votado? ¿Por quién?
-Una vez voté por Carlos Lleras Restrepo. Era un hombre honorable.
¿No le parece que el Frente Nacional marcó al país con dos partidos tradicionales en el poder y sentó las bases de la actual violencia?
-Alberto Lleras y Carlos Lleras era señores, honorables, cultos, lúcidos, responsables. Carlos Lleras fue de los primeros en darse cuenta que uno de los principales problemas de Colombia es demográfico y desde entonces ningún gobernante, desde alcalde a Presidente, ha hecho algo para detener la natalidad desbordada. Es una locura. ¿Para qué siguen haciendo carreteras, transmilenios? Nada es suficiente ni los edificios. ¿Y qué van a comer? Yo no voy a sacar la cara por ningún político de Colombia.
-¿Entonces a quién entregarle el país? ¿A independientes como Mockus, Fajado o Garzón?
-Yo no sé. No tengo una solución a esto, creo que no hay ninguna. Como salimos de este cáncer que no mata, de esta roña incurable que es la clase política nuestra, no tenemos cómo. Y cuando alguien llega desde la universidad se convierte en otro político, como Antanas Mockus y Fajardo. Llegan a subir por la escalera burocrática. Si usted tiene a un Castro como en Cuba, ¿qué puede hacer? ¿Matamos al tipo? No podemos matarlo, está superprotegido.
¿Supo del concierto de Juanes en La Habana?
-Una parodia despreciable. Eso no es música, él no es un músico, canta muy feo y no tiene talento. Teníamos músicos, compositores de verdad como José Barros, Lucho Bermúdez, pero se olvidaron. Grotesco cohonestar con su presencia a estos tiranos asesinos de los Castro, criminales como nadie en América. Fue una cosa impúdica de este muchacho, otra vergüenza de Antioquia.
-Nómbreme alguien que sea orgullo de Antioquia. ¿Usted?
-Nada. Los industriales que hubieran podido cambiar el país los arruinaron desde Bogotá con las trabas burocráticas y con el hampa que dejaron que los secuestrara y asesinara. También con el contrabando que les dejaron entrar con la apertura miserable de César Gaviria. Quedan unos especuladores financieros, los que llaman el sindicato antioqueño, sindicato de patrones, qué cinismo.
-Fidel Castro un criminal. ¿Y Hugo Chávez?
-Un hombre que acabó con Venezuela, que repartió el petróleo para hacerse ver, un hombre tan feo, tan aburrido, tan inculto, tan vulgar, tan guache. Es un problema para nosotros muy grave, aunque tal vez sus amenazas sean para sus necesidades internas.
-Pero usted fue a Venezuela con Chávez en el poder y recibió el Rómulo Gallegos.
-El Rómulo Gallegos no me lo dio él, él no fue a la ceremonia y usted sabe que yo le di la plata (cien mil dólares) a una protectora de animales, no para insultar al premio ni a quienes me lo dieron.
-¿En las actuales circunstancias volvería a recibir el premio?
-Volvería a decirle a Chávez lo sinvergüenza que es.
-¿Cómo analiza esta enfermedad regional de amañarse en el poder y el papel de aparatos gubernamentales acusados de crímenes como el controvertido DAS colombiano?
-Terrorífico todo. El deterioro moral de Colombia es generalizado. Aquí se destapan alcantarillas día por día.
¿Con qué modelo se le cambia el rumbo a este país?
-Una forma que yo veo con claridad es volver a cerrar las importaciones, acabar los tratados de libre comercio, permitir que los pequeños industriales florezcan , no con auxilios sino quitándoles trabas y dejándolos respirar. Es que los impuestos son imposibles. Un mercado de 44 millones de personas es suficiente para que produzcamos hasta aviones sin necesidad de depender de nadie.
-Usted recibió doctorado. ¿Qué papel debe asumir la universidad para que este país tenga futuro?
-Reformar la educación ni siquiera desde la escuela primaria sino empezando por enseñarle a la gente que no se puede reproducir como lo está haciendo, a respetar a los animales, a no matarlos para comérnoslos. Si la Iglesia católica y el cristianismo no se lo dijeron nunca hay que decírselo, empezar de nuevo. No a las corridas de toros, no a las granjas avícolas.
¿Qué siente cuando hay corrida aquí en La Santamaría?
-Esperanza en Colombia porque he visto muchachitos y muchachitas de menos de 20 años protestando contra ellos, diciéndoles consignas fantásticas como ‘Ahí vas, miserable, con tu moza a las corridas’. El toreo está acabándose porque el fútbol lo sigue desplazando no porque la moral de la humanidad haya cambiado.
¿Usted no es hincha ni de Nacional ni de Medellín?
-No. Esa es otra forma de imbecilizar a Colombia. Tener un país pendiente de unos tarados que le dan patadas a un balón y que ganan fortunas mientras los otros le llenan los estadios de gente analfabeta, ignorante, con unos sueldos de hambre que es lo que tienen. Si alguien juega fútbol que lo juegue pero como espectáculo es grotesco, degradante.
¿Su deporte preferido es escribir?
-No. El sexo, si lo podemos considerar como deporte.
-¿No estaba concentrado en otra novela sobre la muerte, que cierra el ciclo de La rambla paralela y El desbarrancadero?
-Sí. Estoy terminando mi último libro El don de la vida, que trata de la bendición de la muerte.
¿Cuál es su nueva mirada de la muerte?
-Yo veo la muerte como una bendición y la vida como una desgracia. Considero que nadie tiene derecho de ponerle esa desgracia a otro. Es un crimen sacar a alguien de la paz de la nada a la cual tenemos que volver. Nosotros no nos vamos a ir al cielo.
-¿Y por qué el último libro?
-Es que yo no tengo más que decir, ya me aburre la literatura. Éste lo estoy escribiendo contracorriente, imponiéndome la humillación de escribir porque no tengo más que hacer. Tengo la vida vacía, vacía como nunca. Ya no leo ni libros de ciencia.
¿Y el piano?
-En México toco un ratico al día pero me aburre también.
¿Y sus perros?
-Se me murió Kim hace dos meses, sólo me queda Kina.
-¿Todavía convive con el escenógrafo David Antón?
Sí. Siempre.
-Si tiene una relación de pareja, su mascota, su familia ¿por qué dice que su vida es vacía?
-Esas cosas íntimas yo no las trato.
-¿Pero justifíqueme el vacío?
-Siento que hay personas, y en ese nivel incluyo a los perros, que me retienen en la vida, que me impiden ponerle punto final a esto.
-Lo dice como si contemplara la posibilidad del suicidio.
-El punto final es eso exactamente.
-Prefiere el suicidio a esperar la muerte.
-Lo preveo. Lo que ocurre es que vivir es muy difícil y morirse ni se diga. No es fácil dejarle a los demás problemas empezado por el cadáver. Es una desgracia haber nacido.
¿Cuál sería una muerte ideal?
-Dormido.
¿Morir en México o en Colombia?
-Quiero morirme en Medellín, en la casa del barrio Boston donde nací. De tal manera que después de haber andado tanto no haya avanzado un palmo.
-¿No le queda ni un sueño?
-Personal, no. Me gustaría que se acabara el sufrimiento de los animales.
-Hay críticos que dicen que usted se merece incluso una candidatura a un Nobel. ¿No es ese el sueño de un escritor?
-No veo por qué tenga que soñar con el Nobel. Es un premio que dan los suecos y no creo que ellos puedan decidir sobre la lengua española. De nuestra lengua decidiríamos nosotros o España.
Entonces el Premio Cervantes.
-No, yo no sueño con premios porque están muy devaluados, los han dado muchas veces a muchas medianías.
Están por elegir el nuevo Nobel. ¿A quién se lo daría?
-A mí la literatura no me interesa. Lo que quería saber ya lo sé, lo que quería vivir ya lo viví, lo que quería saber de latín, de griego, biología, de física, de ciencias, de historia ya lo sé, ya lo aprendí.
-Esa actitud parece soberbia, egocentrista.
-Llámela como quiera, a lo mejor es muy humilde y muy sincera. Es que yo he tenido más experiencias en la vida que la inmensa mayoría de los escritores. No me lo contaron, yo he vivido en la clase baja, en la clase media; he dormido en las calles de Bogotá con los mendigos y con los perros, tapándome con los periódicos; he vivido con la clase política alta de Colombia porque mi papá estaba en la política yo no quise seguir su camino. En este momento ningún escritor de mi idioma me dice nada.
¿Se va a radicar de nuevo en Colombia?
-Sí, me quiero venir a terminar mi vida.
¿Cuándo?
-En un tiempito, en unos meses. De todas maneras los dos países son un desastre.
¿México está igual o peor que Colombia?
-Lo de México es una pelea entre los carteles de las drogas, ellos no se están metiendo con la gente como hizo Pablo Escobar aquí. En la economía mexicana el impacto del narcotráfico es mínimo.
-¿Está con la represión o la legalización?
-Con legalización, aunque creo que el consumo de coca se acaba solo porque desde hace quince años la gente joven consume anfetaminas. La coca es de gente mayor, pasará de moda, la reemplazará otra cosa, ya no tendrá el mismo prestigio social.
¿Usted ha consumido drogas?
-Sí.
¿Cuáles?
-Todas.
¿Qué? ¿Marihuana, cocaína?
-Todo, todo. Me falta LSD y heroína inyectada.
¿Por qué las ha probado?
-Yo he probado muchas cosas.
¿Qué consejo le daría a un joven?
-Qué consejo le voy a dar a unos muchachos que están en la desesperanza, que tienen el panorama cerrado, que no tienen futuro, que no saben qué va a ser de sus vidas. El panorama es sombrío, no hay para dónde mirar, somos una ruina absoluta.
-Una madre que lea esta entrevista puede pensar que usted es un mal ejemplo.
-Es que si vamos a interpretar a la gente de forma simplista y sacando de contexto las cosas qué van a decir de mí. Van a satanizarme. Yo no le estoy diciendo a los muchachos que usen drogas pero qué quieren que haga, qué más droga que esta realidad monstruosa, alucinada que estamos viviendo.
-¿La universidad puede cumplir un papel salvador en el siglo XXI?
-Los muchachos de la universidad podrían ser la esperanza de Colombia porque son los que tienen una mínima cultura, pero la casi totalidad de los maestros colombianos son malos, no pueden estar ocupando esos puestos, sólo buscan la promoción en el escalafón, la universidad actual es una plaga para la sociedad, cuesta mucho sostener a esos burócratas que acumulan títulos sin saber ortografía y les escriben las tesis. La reforma que se necesita es muy grande, una revolución moral y espiritual total
.

Noroña- Corral

Martes 22 de septiembre de 2009
Debate Noroña -Corral
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Tiene la palabra el señor diputado Gerardo Fernández Noroña, hasta por cinco minutos.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Muchas gracias, diputado presidente. En la comparecencia del pasado jueves, del secretario de Gobernación del gobierno de facto, el diputado Javier Corral al hacer su intervención sobre las preguntas al funcionario me aludió de manera reiterada.
Dado el formato existente que no permite la intervención por alusiones, lo cual, desde nuestro punto de vista violenta el marco legal correspondiente, he insistido en hacer uso de la palabra para intervenir frente a esas alusiones.
Yo quiero comentar en primer lugar que considero al citado diputado, a él no lo conozco en lo personal; he seguido su trayectoria, un hombre libre, un hombre firme, un hombre de principios, y que me sorprendió la manera incorrecta desde mi punto de vista en que intervino frente a esta soberanía.
En todo caso le correspondía a Gómez Mont hacer una defensa de sus puntos de vista, si él consideraba que mi intervención de alguna manera lo incomodaba, o lo injuriaba incluso.
Me parece, por tanto, que es importante aclarar varias cosas. Primero, quienes nos dedicamos a la política no estamos metidos en la política frente a asuntos personales; estamos discutiendo asuntos públicos. No estamos discutiendo personalidades o no estamos discutiendo asuntos privados; estamos discutiendo el estado de la nación. Yo fui muy claro al precisar que, desde mi punto de vista, la descomposición política y social que existe en el país tiene dos vertientes: la incapacidad del actual gobierno de facto, y su origen ilegítimo, y es algo que sostengo con toda responsabilidad y con toda firmeza.
Me parece, por tanto, que no debe ser ninguna fracción parlamentaria, ningún diputado ¿pero respeto su derecho? el que defienda a un funcionario público. Me parece que no es la tarea de quienes estamos en este Congreso. Me parece que estamos aquí para tratar de enderezar el rumbo de la nación.
Yo quiero hacer dos comentarios más, muy puntuales. Miren, cuando nosotros hablamos de corrupción de este gobierno de facto, estamos hablando de casos concretos. Reporte Índigo acaba de presentar una investigación muy fuerte de una residencia en Bosque de Antequera 60, que fue la residencia del entonces presidente Manuel Ávila Camacho.
Es increíble que un presidente de la república pueda tener una residencia de estas características de más de cinco hectáreas, hecho al estilo de Le Petit Trianon, en Versalles, que tiene muestras de muebles, arte, cultura, que incluyen pinturas de Clemente Orozco, de David Alfaro Siqueiros, de Diego Rivera; y que fue donada a partir de 1997, asumida por el gobierno federal, para poder ser utilizada en visitas de jefes de Estado.
A la fecha no ha venido más que un jefe de Estado, y es un lugar de fiestas privadas, primero de los hijos de Ernesto Zedillo, después de Vicente Fox y su esposa, después del finado español Mouriño, y ahora de otros funcionarios de la Presidencia de facto, incluido Calderón.
Estas son las cosas que no podemos permitir; más del doble discurso, cuando se está hablando de austeridad.
Quiero terminar planteando dos compromisos concretos. Si el citado diputado que me aludió quisiera? vamos a tener tiempo aquí para debatir de sobra en los tres años de la Legislatura, pero si quisiera poner día, hora y lugar para un debate sobre la situación política nacional, no tengo problema en asumirlo y aceptarlo.
En segundo lugar, quiero decir sobre el origen ilegítimo del actual gobierno; todavía podemos resolver este tema. Todavía podemos encontrar una solución que reconcilie a los mexicanos, y la planteo con toda seriedad y responsabilidad.
No se han quemado aún los paquetes electorales y las boletas electorales, no existe un Carlos Salinas ni un Diego Fernández de Cevallos que hayan llevado esta tarea a estas alturas, por tanto, le planteo con toda firmeza al Partido Acción Nacional, que se pueda hacer el recuento para que se sepa la verdad histórica de lo que pasó en la elección del 2 de julio de 2006, y con base en el resultado de ese recuento tomemos las decisiones pertinentes.
A mí me parece que si esto no se da yo seguiré usando mi derecho de calificar al actual gobierno como lo califico, y en todo caso trataré de ir menos al pasado del 2 de julio de 2006 y recordaré sólo y exclusivamente que Calderón usurpa la Presidencia de la República. Muchas gracias, compañeros diputados y compañeras diputadas.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, señor diputado. Está solicitando el uso de la palabra el diputado Javier Corral. Se le concede hasta por 3 minutos.
El diputado Javier Corral Jurado (desde la curul): ¿Cómo que 3 minutos?
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Haga uso de la palabra, señor diputado. ¿Desde su curul, o quiere subir a tribuna? Adelante, venga a la tribuna.
El diputado Javier Corral Jurado: Señor presidente, exijo el mismo trato que se le ha dispensado al diputado Gerardo Fernández Noroña, y creo que no van a ser los compañeros del PT los que estén de acuerdo en que el derecho de réplica a la alusión personal, en un caso sea de 5 minutos y en otro de 3.
Si el espíritu con el que la Mesa Directiva ha recuperado el derecho de réplica de los legisladores frente a alusiones personales en el debate pactado, es en función del Reglamento, es con base en el Reglamento, entonces le advierto a la Mesa Directiva que el Reglamento nos da hasta 30 minutos en las participaciones.
Si ése es el espíritu que la Mesa Directiva quiere hacer prevalecer, yo estoy absolutamente de acuerdo.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Siendo flexible, señor diputado, se le conceden 5 minutos para que haga uso de la palabra.
El diputado Javier Corral Jurado: Bien, muchas gracias, señor presidente. Muy amable. Yo celebro, realmente lo expreso en esos términos, que la Mesa Directiva le haya reconocido el derecho al diputado Fernández Noroña que tiene de contestar las alusiones personales. Éste es un antecedente fundamental del debate parlamentario de aquí en adelante, lo decimos para todos los grupos parlamentarios: no hay debate pactado de aquí en adelante que pueda refugiarse en el debate pactado para aludir personalmente a los legisladores o a los grupos parlamentarios. Habrá respuesta y eso me parece, de entrada, un gran avance de esta legislatura.
Olvidemos el fenómeno de la proporcionalidad en el uso de la palabra; olvidemos el tema de los debates pactados que no dan derecho a réplica. Me parece excepcional lo que la Mesa Directiva ha asentado el día de hoy. Sirve para todos, para todos los diputados de todos los grupos parlamentarios.
Le agradezco a Fernández Noroña que se refiera a mi persona como un hombre libre. Yo tengo por uste, aunque usted tampoco lo sepa, un respeto como lo tengo por todos y cada uno de los 500 miembros de esta legislatura.
Coincido y me parece un punto extraordinario de partida, en decir que en la Cámara no hay asuntos personales. El que en el debate parlamentario toma las diferencias, las denuncias, los cuestionamientos como asuntos personales, se arruina. Pero el que además de tomarlo personal, se enoja, se arruina dos veces. Aquí no hay asuntos personales.
Aquí hay una discusión de ideas. No puede haber hora ni mejor lugar ni mejor momento que éste para el debate que se quiera, siempre y cuando sea con respeto para todos y cada uno de los diputados.
Una regla magistral del acuerdo político, del debate político, de la deliberación parlamentaria, es el respeto a la eminente dignidad de las personas humanas. Lo asumimos como principio fundamental de nuestra relación política, de nuestro actuar político. Lo que condenamos no es la crítica, sino la injuria. No estamos en contra de que se ejerza la dureza del lenguaje, sino que se descienda en el nivel y en el uso del lenguaje.
El Grupo Parlamentario del PAN es tan respetable como cualquier otro. Entre todos debemos respetarnos, somos pares, somos iguales como diputados. Lo que construyamos al principio es lo que vamos a ir construyendo y con lo que vamos a terminar al final.
Qué bueno que se apartó el diputado Fernández Noroña de los calificativos de su boletín. Por si usted no lo sabe, cuando a usted le fue negada aquí la palabra en tres ocasiones por el presidente de la Mesa Directiva, diputado miembro de mi partido, en el Grupo Parlamentario del PAN opiné que usted tenía derecho a hablar y defendí, su derecho a intervenir en la tribuna.
¿Sabe qué no defendí? El tono, la manera en que se dirige a nosotros, el llamarnos desvergonzados cada que quiere; porque eso no se lo vamos a permitir sin consecuencias políticas para usted.
Todo se puede decir en la tribuna parlamentaria. No es la dureza de las palabras lo que convence, sino la frescura de la verdad, lo genuino del planteamiento, la construcción de conceptos. Recurre a la descalificación personal y al insulto el que ayuno de ideas y conceptos es incapaz de construir una propuesta.
Estamos obligados a construir, a través del lenguaje parlamentario, el puente vital para la nación que está decepcionada de la política, de los políticos y del lenguaje de los políticos. Eso es lo que yo vine el jueves pasado a reivindicar, a elevar el nivel del debate.
Miren compañeros, voy a?
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: ... Le pido que concluya, señor diputado. Ha concluido su tiempo.
El diputado Javier Corral Jurado: Voy a terminar. La descalificación, el insulto, el chiflido no molesta al orador: describe a quien lo propina. Desde la posición adversaria y desde Acción Nacional, respeto para todos y cada uno de los legisladores. Por su atención, muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Muchas gracias, diputado. Tiene el uso de la palabra el diputado Fernández Noroña.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Compañeras diputadas y compañeros diputados, quise tender una mano y un puente al diputado Corral y a la fracción de Acción Nacional, y recibo un intento de reconvención que no acepto, porque así como ahorita están gritando allá majaderías, un diputado desde la cobardía y el anonimato del grupo me gritó "payaso" la vez pasada, y ése es el nivel del debate de Acción Nacional. Ése es el respeto que hay frente a las ideas y frente a la crítica que venimos desarrollando.
Entonces cuando yo les digo que hay hipocresía me refiero a eso: a la doble moral, a que le pidan a la gente que pague 2 por ciento de impuesto, de IVA disfrazado, diciendo que es para combatir la pobreza, y es para estos privilegios, como la residencia de Ávila Camacho donde hacen sus bacanales; lo digo con firmeza, y está la investigación, si quieren verla en Reporte Índigo. De esto estamos hablando.
Cuando les digo que hay doble moral, me refiero a que perdieron la Presidencia de la República y se la robaron, y se los sostengo. Y les digo que abran los paquetes electorales, y al diputado Corral, el asunto le entró por un lado y le salió por el otro.
No dice si acepta el debate. No dice si acepta la apertura de paquetes. No asume si su partido puede sostener, aguantar la verdad histórica de lo que verdaderamente pasó. El diputado Corral se sube a defender a un funcionario que se puede defender solo. Tiene boca, tiene dignidad, tiene don de la palabra.
Dice el artículo 107: No podrá llamarse al orden al orador que critique o censure a funcionarios públicos por faltas o errores cometidos en el desempeño de sus atribuciones; pero en caso de injurias o calumnias, eso lo califica el funcionario, el interesado podrá reclamarlas en la misma sesión.
No sabía que el secretario de Gobernación del gobierno de facto, Gómez Mont, necesitaba de voceros para venir a defenderlo, que es lo que el diputado que me antecedió en el uso de la palabra vino a realizar.
Me parece que no es, siendo empleado del poder, no es convalidando la corrupción, no es convalidando la simulación que se vive en el país, que podemos avanzar.
Pongo otro ejemplo: hay siete y medio millones de jóvenes, entre 18 y 23 años, sin acceso a la educación pública superior; siete y medio millones. Es un crimen que se deje fuera de la UNAM, de la UAM, del Politécnico, de las universidades públicas de los estados a los jóvenes, sin empleo, sin oportunidades de ningún tipo, y luego se venga a hablar aquí de estado de derecho, se venga a hablar aquí de que hay justicia, de que hay libertad, con lo que hace permanentemente la Suprema Corte de Justicia de la Nación. No.
No estamos hablando de un debate con eufemismos. Estamos hablando de asumir nuestra responsabilidad frente a una nación que está en una crisis muy severa.
Yo quiero hacer un reconocimiento, porque insisto que no es un asunto personal. Yo puedo decirles, por ejemplo, que con el diputado Francisco Salazar y con la diputada María Dolores del Río, con los que comparto la Mesa Directiva, he recibido un trato fraterno y adecuado, y ellos lo han recibido de mí, porque manteniendo nuestros puntos de vista diferentes hay el respeto que se merece cada quién.
Y yo respeto a quien me respeta. Y como decía mi abuela: "a quien me busca, me encuentra". Así es que yo voy a estar defendiendo mis puntos de vista con absoluta firmeza, con la convicción, con la pasión que me caracteriza.
Si algunas de las calificaciones que aplico no les gustan, siempre podrán usar la tribuna para defender su punto de vista, pero no podrán censurarme. Vivimos tiempos canallas, donde quien se opone, quien critica, quien cuestiona, quien desnuda las verdaderas intenciones del poder es perseguido, vituperado, calumniado, acosado de manera permanente. Pero ni así nos van a callar. Ni así nos van a detener.
Vamos a seguir defendiendo el patrimonio nacional. Vamos a seguir defiendo los derechos de la gente. Vamos a seguir defendiendo al pueblo de México. Y vamos a seguir actuando con convicción y con firmeza, y vamos a hacer uso de esta tribuna con la dignidad que el pueblo de Iztapalapa nos dio al elegirnos sus representantes en el distrito XIX.
Yo no tengo que pagar por la diputación ningún servicio a los funcionarios del gobierno usurpador. Afortunadamente, y respeto la condición con que cada quien llegó, pero a mi me tocó en suerte ganar ese distrito de mayoría; por tanto, no tengo que venir a defender a nadie para poder justificar el cargo que ostento. Muchas gracias, compañeros diputados y compañeras diputadas.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra hasta por cinco minutos el diputado Javier Corral. Después de su intervención consultaré a la asamblea si se encuentra suficientemente discutida el acta.
El diputado Javier Corral Jurado: En algo coincido con el diputado Noroña: ha dicho que tenemos tres largos años para debatir en la tribuna del parlamento no sólo el tema de la elección de 2006, si quiere volverlo a traer, cualquier otro tema. Yo he debatido ése y otros temas más fuera y dentro de la Cámara de Diputados o del Senado de la República.
En algo coincido con Noroña. La vida no se agota ni en una comparecencia, ni la vida parlamentaria se acaba en una semana, ni se pueden agotar las posiciones partidistas en un debate de alusiones personales. Lo que sí quiero decirle es que ni reconvención ni censura.
El que un legislador conteste a otro está en su legítimo derecho de hacerlo y quien acusa, denuncia y descalifica tiene que hacerse cargo de sus palabras. Porque cada que lo haga con relación a cualquiera de los legisladores del PAN o de otro partido, en términos de calumnias, difamación o de insulto, va a encontrar una respuesta de nuestra parte.
Poco a poco, en tres años, vamos a ir buscando el respeto a las personas, porque el insulto no nos va a dividir ni a hacer perder la visión de horizonte y de coincidencia que tenemos con otros partidos o con otras causas.
Es usted, diputado Fernández Noroña, el que con frecuencia cambia el tono, el estilo y la dureza de su lenguaje. Mire, usted me llamó hombre de principios, hombre libre y usted mandó una carta el pasado jueves al diputado Francisco Ramírez Acuña:
"El diputado federal Javier Corral Jurado, como bravucón de cantina, iniciando su intervención, exigiendo mi presencia a sabiendas que, por más que me aludiera, me negarían el derecho a intervenir?". Por eso reclamé su presencia, porque lo iba a aludir.
Me llama usted cobarde, me llama usted atropellador de derechos parlamentarios, cuando fui el que lo convoqué a esta sesión porque nunca me ha gustado hablar mal de los ausentes y porque siempre me he sometido al debate parlamentario. Ése es mi ambiente. Yo no le tengo miedo a las ideas cuando se formulan desde una posición de respeto; pero lamento que usted hoy no haya podido venir a repetir en mi cara lo que mandó en un oficio calificándome de "bravucón de cantina". No voy a ahondar.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Señor diputado, discúlpeme. Está pidiendo el uso de la palabra el diputado Pablo Ramírez Puga Leyva. Le pregunto, señor diputado, con qué objeto.
El diputado Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva (desde la curul): Solamente para decirles a los dos diputados federales, del PAN y del PT, que si con esas graves diferencias todavía quieren hacer alianzas en Oaxaca y Guerrero, qué pena nos da.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Continúe, señor diputado.
El diputado Javier Corral Jurado: Mire usted. Como me ha preguntado el señor diputado si todavía con eso queremos hacer alianzas, pido entonces que se detenga el tiempo, conforme al reglamento, para contestarle primero al diputado y luego concluiré mi intervención.
Voy a contestarle, señor diputado. A nosotros el debate casi personalizado con el diputado Noroña no nos va a hacer perder la visión de lo que tenemos que reconstituir en Oaxaca. En Oaxaca vamos a hacer una convocatoria, lo más amplia posible, no sólo con el PRD, sino con todas las fuerzas políticas y sociales de Oaxaca, para hacer una gran coalición electoral que rescate y recupere de uno de los peores autoritarismo, y quizá de uno de los peores rostros de su partido en un gobierno estatal, al gobierno de esa entidad.
Vamos a ir a recuperar a Oaxaca de la pobreza, de la corrupción, del autoritarismo, del cinismo político en el que la han enlodado, en el que la han descendido los gobiernos priistas de esa entidad.
No se confunda. Noroña y yo tenemos un debate sobre concepciones formales y uso del lenguaje en la tribuna. Oaxaca para nosotros es un asunto prioritario en la democratización del país. Iremos juntos con quienes atiendan la convocatoria.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Concluye su tiempo para darle respuesta.
El diputado Javier Corral Jurado: Gracias, señor presidente. Señor diputado Gerardo Fernández Noroña, este lenguaje no le va porque la injuria no le queda. Si alguien no puede hablar de acoso a la libertad de expresión, si alguien no puede aquí quejarse de persecución, si alguien aquí no puede decir que es censurado y reconvenido, es usted. Porque si eso fuera cierto, usted sería un fantasma que deambula por la Cámara de Diputados. Y no, usted es hombre de carne y hueso que usa como nadie, hasta con insolencias, la tribuna de la Cámara de los diputados y nadie lo va a reconvenir, nadie lo va a censurar, nunca de mi parte...
El diputado Omar Fayad Meneses (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame, diputado. El diputado Omar Fayad, pretende hacer una pregunta.
El diputado Javier Corral Jurado: Con muchísimo gusto, diputado Omar Fayad.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Quien le da la palabra es el presidente, señor diputado.
El diputado Javier Corral Jurado: Ah, perdóneme, diputado.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Con gusto, señor diputado Fayad.
El diputado Omar Fayad Meneses (desde la curul): Gracias, presidente. Es para formularle al diputado Corral, una pregunta.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Con mucho gusto.
El diputado Omar Fayad Meneses (desde la curul): Primero ¿no cree que lo que dijo sobre Oaxaca se llama "prostitución política"? Y segundo ¿cómo piensan recuperar Oaxaca, si no pueden recuperar a México de cómo se los dejó Vicente Fox?
El diputado Javier Corral Jurado: Con muchísimo gusto, diputado...
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame, diputado. Ha hecho una pregunta el señor diputado Fayad ¿acepta usted la pregunta?
El diputado Javier Corral Jurado: Con muchísimo gusto, lo adelanté desde el principio, señor diputado.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Continúe, señor diputado.
El diputado Javier Corral Jurado: Bueno. Voy por partes, señor diputado Fayad. La primera. Si las coaliciones electorales en México, entre partidos políticos son prostitución; le recuerdo que ustedes acaban de salir de una en julio pasado.
Si las coaliciones electorales entre partidos diferentes es un acto de prostitución política, le pido respeto para sus compañeros de partido, en esta bancada y en todo el país, porque han celebrado, celebran y celebrarán coaliciones políticas electorales para vencer electoralmente a sus adversarios, y si las coaliciones electorales en la categoría de alianza, de coalición o de convenio electoral fueran prostitución política, su partido no las hubiera incorporado en la legislación electoral.
No, señor diputado Fayad, Oaxaca es una parte del país que le duele a México, a pesar de las insuficiencias, deficiencias, avances o retrocesos que tengamos otros partidos en otras partes del país.
Sé que le va a doler que fuerzas tan disímbolas, que a veces posiciones tan encontradas, que grupos tan polarizados entre la izquierda y Acción Nacional podamos empezar a construir un campo de neutralidad, un campo de visión de futuro en Oaxaca; sé que le va a poder.
Yo me voy a empeñar en apoyar que ese campo de coincidencia y de convergencia se dé, y no sólo para Oaxaca, para muchas cosas más, diputado Fayad, para acuerdos que deben ser posibles en esta Cámara, para que dejemos atrás la dinámica de polarización entre Acción Nacional y sectores de la izquierda.
Mientras el PRI se ríe y chifla, y se regodea viéndonos cómo seguimos peleados con atavismos, con reminiscencias del pasado electoral de 2006, cuando estamos viendo el avance de la oligarquía política que encabeza Carlos Salinas de Gortari a través de la hipoteca mercantil celebrada entre Peña Nieto y Televisa, y aquí peleándonos las fuerzas democráticas del Congreso.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, señor diputado. Se han estado respondiendo...
El diputado Javier Corral Jurado: No, todavía no termino presidente. Perdóneme.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Perdón.
El diputado Javier Corral Jurado: No, no. Perdóneme, presidente Ramírez Acuña, todavía no termino al diputado Fayad.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Adelante.
El diputado Javier Corral Jurado: Perdón. Quienes promueven la discusión y el debate deben asumir las responsabilidades de por lo menos escucharlo. No se vale lanzar, como una piedra sin destino, una pregunta y luego tratar de acallar la respuesta con chiflidos. Hay que levantar el nivel en la Cámara de los diputados. Voy a insistir siempre en eso.
En esta tribuna, señoras y señores, yo no he defendido sólo a funcionarios públicos del gobierno del PAN. En la tribuna de la Cámara de Diputados y de la Cámara de los Senadores he defendido hasta a mis adversarios. He escrito cuando sé de lo que los adversarios están siendo sujetos: de calumnias, de difamación o de mentira.
Debo decirles que aquí está un diputado federal que fue insultado por un funcionario del gobierno de la república. Ese diputado es del PRI y fue insultado por un funcionario del gobierno federal. Yo hice tres cosas frente a ese diputado, que hoy es diputado, que fue insultado.
Escribí un artículo en El Universal diciendo que reprobaba que un funcionario federal descendiera al nivel que se había descendido en contra de Emilio Chuayffet. Está publicado el escrito. Envié una carta al funcionario federal y otra al presidente de la república.
¿No goza Emilio Chuayffet hoy de reconocimiento mío, en términos de su conducta política en el último tramo de la Cámara de los diputados? Él sabe a qué me refiero. Pero defendí, como lo puedo hacer con Gómez Mont, como lo puedo hacer con el presidente de la república, la dignidad humana que tiene cualquiera de los miembros de esta Cámara.
Yo sé que les va a poder Oaxaca. Va a ser el inicio de un giro, de un cambio en la vida del país. Va a venir por Oaxaca una rectificación fundamental en el rescate de la democracia. La convocatoria estará abierta a todos aquéllos que, sin apetititos personales, sin resentimientos, quieran hacer valer en la vida pública del México los principios de libertad, de democracia y de justicia. Por eso vamos a Oaxaca, señor diputado Fayad.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: ¿Ha terminado diputado?
El diputado Javier Corral Jurado: Me quedan sólo 18 segundos.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Le pedimos concluya su intervención primaria.
El diputado Javier Corral Jurado: Señor diputado Gerardo Fernández Noroña, no me voy a entrampar en un debate de minucias o de adjetivos personales. Usted y yo, ése sector de la izquierda que está tan minado en esta Cámara, como nosotros de este lado, tenemos más trabajo por delante con que converger, que empujar, que seguirle dando gusto a un sector que no representa el cambio en este país. Por su atención, muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: El diputado César Augusto Santiago pide el uso de la palabra para rectificación de hechos.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Presidente, para alusiones personales.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Diputado César Augusto, está pidiéndonos el uso de la palabra el diputado Fernández Noroña por alusiones personales.
El diputado César Augusto Santiago Ramírez (desde la curul): Adelante.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Muchas gracias, diputado presidente. Yo no usaré todo el tiempo que ha usado el diputado Corral. Usó los minutos de la comparecencia, todo el tiempo que ha querido aquí, y la verdad es que sigue sin responder a varias cosas.
Primero. ¿No es un insulto que haya 7 y medio millones de jóvenes sin acceso a educación pública superior gratuita y de calidad? ¿No es un insulto que a la UNAM, al Politécnico y a las universidades públicas se les baje el presupuesto mientras existe la residencia de Ávila Camacho donde hacen sus fiestas los panistas actualmente?
¿No es un insulto que haya 60 millones de pobres? Y ¿no es un insulto que haya 40 millones en extrema pobreza, que es un eufemismo para decir a quien literalmente se está muriendo de hambre porque gana un dólar al día? ¿No es acaso un insulto que haya 19 y medio millones de pobres con pobreza alimentaria?
¿Cómo puede hablarse de ninguna alianza cuando están simulando que hay una república, que hay división de poderes, que hay un país? ¿No es un insulto que Calderón no pueda venir a usar esta tribuna porque no se le reconoce, aunque se diga que se le reconoce? Es el único presidente de la república que no ha podido venir a hacer uso de esta tribuna, porque se robó la Presidencia. ¿No es ése un insulto?
¿No es un insulto que no hayan querido abrir las urnas y no es un insulto que a estas alturas sigan sin querer abrirlas, porque no pueden resistir la verdad histórica? ¿No es un insulto que haya vallas de tres metros de altura, en el Zócalo de la Ciudad de México, cientos de metros de vallas, y PFP y Estado Mayor Presidencial?
Yo ejerzo mi libertad porque la conquisto con firmeza; no me la regala Acción Nacional, que me la quiere todo el tiempo quitar, desde negándome el uso de la palabra hasta haciendo campañas de hostigamiento permanente en los medios de comunicación, en contra de mi persona, sistemática y permanentemente; porque es muy fácil hablar de los regímenes pasados con dureza y no plantarse frente al actual poder.
Están aliados con el PRI; no engañen. En el asunto fiscal, por ejemplo, se han ido en contra del 2 por ciento y no se han ido en contra del 28 al 30 por ciento al ISR, del aumento a gas, a gasolina, energía eléctrica, que Calderón en campaña se comprometió a bajar; o el aumento al agua potable con los crecientes procesos de privatización.
No estamos hablando de estas cosas, diputado; estamos hablando de un debate de fondo. Lo que ustedes consideran insolencia son verdades a secas, con firmeza, con energía y con el corazón en su lugar.
Yo no vengo a defender a un funcionario; vengo a defender a millones de mexicanos pobres que han perdido la esperanza de una vida mejor, porque la vida, que es un regalo maravilloso, es muy dura para ellos, todos los días. No ganan lo que ganamos nosotros ni soñando, en toda su vida. No tienen seguro privado como usted, no lo tienen; yo renuncié a él, y ustedes desmantelan al Seguro Social, al ISSSTE, a la Secretaría de Salud.
Hay gente que va a las 4 de la mañana a sacar una ficha para ver si la atienden, aunque esté muy enferma. Ésos son insultos verdaderos, y no lo que yo vengo a decir a tribuna.
Estamos, entonces, hablando de que se necesita la revocación de mandato, porque efectivamente Ulises Ruiz no debe gobernar Oaxaca, como no debe gobernar Mario Marín en Puebla y como no debe gobernar Calderón este país, porque no lo merecemos. Este pueblo no merece un gobernante inepto, corrupto, como es Calderón, que no puede ni acercarse a la gente.
Yo quiero finalizar planteando que yo, en lo personal, he estado siempre en contra del pragmatismo electoral y he estado en contra de las alianzas con Acción Nacional, sobre todo a la luz de la experiencia.
De las pocas, irónicamente, veces que yo estuve de acuerdo con una alianza, fue cuando apoyamos a Javier Corral en su estado natal. Ya no más PRI, ya no más PAN, no queremos a la derecha; queremos un gobierno progresista, democrático, comprometido con la gente, porque citas a Carlos Salinas, pero Carlos Salinas es el jefe de Calderón; lo mantiene ahí de manera artificial para que llegue Peña Nieto en 2012 a la Presidencia. De eso es de lo que estamos hablando.
Entonces yo termino diciendo que no comparto la alianza electoral en Oaxaca, ni comparto la alianza electoral en ningún lugar con Acción Nacional ni con el PRI. Comparto la unión de las fuerzas progresistas y democráticas; creo en el pueblo de México; creo en los cambios profundos que hay que desarrollar en este país y estoy comprometido con ellos, sin duda, con firmeza, con dignidad, con principios.
No me acomodo según la ocasión; actúo por convicción y por principios, y quiero plantearle que si dicen que cada que se sientan injuriados van a intervenir, qué bueno que no griten cobardías desde la bolita que se hace ahí en su bancada; que usen la tribuna, que usen argumentos, que usen razones y que nos demuestren que verdaderamente quieren al país, porque hasta ahora todas las muestras son de que quieren al país para saquearlo, para entregar Pemex, para acabar con la Ley Federal del Trabajo, y para acabar con muchos logros y conquistas del pueblo de México, que costaron sangre y que hoy están olvidadas. Muchas gracias, compañeros y compañeras.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene la palabra el diputado César Augusto Santiago, para rectificación de hechos.
El diputado César Augusto Santiago Ramírez: Buenas tardes, compañeras y compañeros diputados. Quiero compartir con ustedes una reflexión sustentada en una gran preocupación.
Acabo de escuchar al diputado Corral en una improvisada convocatoria a rescatar a Oaxaca de la pobreza. Yo les digo a todos ustedes que falta muy poco para que vean en el debate que va a seguir, cómo han rescatado a México de la pobreza. Si esa es la forma en que pretenden rescatar a Oaxaca ?voy a decir en términos panistas?, Dios nos libre. No, señores.
Soy de los que cree que en verdad el debate en la Cámara de Diputados enaltece al Congreso. Yo creo que todos tenemos una responsabilidad de aportar lo mejor de nosotros para construir por nuestro país de verdad. También yo sé que en el debate hay una lucha de estrategias y uno lanza sus ideas pensando en el efectismo que éstas puedan tener. Es válido. Lo que no es correcto es que sólo se lancen ideas para ver el efectismo que podemos tener.
Yo he escuchado al diputado Corral, a Javier Corral, varias veces con un discurso efectista. Aquél del policía bueno y el policía malo. Él habla de su lucha contra los poderes fácticos. Él alude una y otra vez a cómo todo mundo no lo apoya en esta cruzada quijotesca en contra de los poderes fácticos; y otra vez. Si no fuera por los poderes fácticos, las televisoras, la prensa, ¿dónde estaría el presidente Calderón? Es la pregunta.
¿El Partido Acción Nacional sustenta la lucha del diputado Corral en contra de los poderes fácticos? Le pregunto a la coordinadora Vázquez Mota, al presidente de la Cámara: ¿Están de acuerdo con ello? ¿Están de acuerdo con esos criterios? ¿Están de acuerdo con crear en la Cámara un escenario para divulgar nuestras pequeñas hazañas personales, para recetarnos las luchas que hemos armado, no sé si en la posición de policía bueno o policía malo?
Vamos a escuchar al secretario. Vamos a ver cómo rescatan al país de la pobreza; cómo han hecho para que esta sociedad cada vez esté más esperanzada; vamos a verlo pronto. Después de eso escuchemos una vez más la convocatoria a reconstituir zonas del país donde sólo se justifica por un oportunismo desesperado.
En Oaxaca, señores y señoras, va a ganar el PRI otra vez, como ganamos todas las diputaciones locales, como ganamos todas las diputaciones federales. Dudo mucho que la prédica del diputado Corral rescate a Oaxaca que, de suyo, está sólidamente trabajando sin necesidad de estas convocatorias de última hora. Amigo Corral, alabanza en boca propia, es vituperio. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene el uso de la palabra el diputado Javier Corral, por alusiones personales, hasta por cinco minutos.
El diputado Javier Corral Jurado: Gracias, señor presidente. Éste es el debate que tenemos que dar; y éste es el debate con quienes lo tenemos que dar, sobre todo por lo que representa César Augusto Santiago; mi amigo el diputado César Augusto Santiago.
Y precisamente desde la relación de amistad que ha prodigado aquí, le voy a contestar, porque sé que Oaxaca le duele también a él como les duele a muchos ciudadanos de Oaxaca que han pasado quizá por las dos peores administraciones en ese estado: la última, encabezada por Ulises Ruiz, y la anterior, por José Murat.
Es lógico que le duela a César Augusto que haya surgido el tema de Oaxaca. El efectismo mediático no lo saqué yo, fue una pregunta de un correligionario suyo, me supongo proveniente de Oaxaca, y a veces el efectismo parlamentario produce efectos contrarios.
Le recuerdo que fue un diputado de su bancada el que inició la pregunta. Yo no saqué por ahora el tema de Oaxaca, me entusiasma Oaxaca, por supuesto que sí. ¿O le van a negar aquí a un diputado de la nación que pueda opinar sobre otros estados de la república del país?
Y sobre el tema de los poderes fácticos, que ahora no lo abordé pero es uno de mis temas favoritos, no sé a quién sirve, César Augusto, cuando trata usted de contrapuntear, o incluso de tratar de exhibir, como es cierto que durante mucho tiempo he tenido que sostener incluso dentro de mi propio partido una posición solitaria en ese tema.
¿A quién quiere servir cuando me quiere reprochar que lo hago desde una posición de policía bueno frente a otros malos? No, César Augusto. Con todo y que somos amigos a usted lo definen sus palabras, pero a mí me definen los hechos, los actos, como he actuado en política, las cosas que he sostenido frente a esos poderes fácticos, dentro y fuera de mi partido.
Ah sí, porque con todo lo que ustedes puedan hoy restregar en la cara sobre el tema de que si he abandonado o no esa posición me he mantenido en ese tema, pero usted no, ni muchos de sus compañeros que están aquí, aunque lo digan.
Y varios de los que ahora lo han acompañado en este debate a lo mejor no conocen la permanencia en un solo partido durante muchos años. Yo tengo 26 años militando en el PAN, César Augusto; en las buenas y en las malas.
Mi lealtad esencial es al PAN, no soy incondicional de nadie, de ningún funcionario público. Puedo diferir incluso, como jamás se atrevieron hacerlo ustedes, ni menos usted, del presidente de la república en turno. A usted, César Augusto, lo definen sus dichos; pero quiero y voy a luchar siempre porque a mí me definan mis hechos.
No soy una conciencia atrapada en el tema antimonopólico, soy sólo un eslabón de una larga lucha de otros muchos que han planteado que el Estado tiene que recuperar soberanía; que no le sirven a la política las negociaciones que han empoderado.
Dice usted que es Calderón el que llega por virtud de los poderes fácticos. Ya se le olvidó ?y conozco la historia cabo a rabo? que fue el licenciado Roberto Madrazo, uno de sus principales amigos y también amigo mío, el que negoció originalmente que en esta Cámara se presentará la Ley Televisa.
Que negoció con esa empresa que se presentara la iniciativa de manera subrepticia a través de su vocero del Comité Ejecutivo Nacional, el entonces diputado Miguel Lucero Palma, y que aquí la presentó el PRI por negociación directa de su ex candidato presidencial.
Yo sé que no gusta lo que estoy diciendo, pero pido por lo menos el respeto?
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Se acabo el tiempo, diputado, concluya por favor.
El diputado Javier Corral Jurado: Nosotros le dispensamos cierto respeto a César Augusto, no es tratando de atizar el fuego de que si va o no a responder el PAN al llamado antimonopólico. Si usted quisiera venir a debatir, lo espero con mucho gusto, diputado.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Diputado, le pedimos que concluya, por favor. El tiempo ha concluido.
El diputado Javier Corral Jurado: Bien. Señores, más allá de lo que diga César Augusto Santiago sobre el combate frontal a los monopolios, les reitero que la plataforma de Acción Nacional que presentamos en esta campaña incorporó, como propuesta básica electoral, una reforma integral de las leyes de Radio y Televisión, y de Telecomunicaciones, con carácter antimonopólico. Por su atención, muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene el uso de la palabra el diputado César Augusto Santiago, hasta por cinco minutos.
El diputado César Augusto Santiago Ramírez: Muchas gracias. Un solo cambio en una expresión cambia el contexto de las intervenciones del diputado Corral. Yo soy o trato de ser muy exacto en lo que digo, para evitar prestarme a otros discursos de autoalabanza.
Yo no creo que esta legislatura tenga que soportar la biografía del diputado Corral, porque cuando menos en lo que a mí toca, tengo otros clásicos, y no son justamente del Partido Acción Nacional.
No sé cuál sea su lucha en realidad. Lo leo poco; hasta hoy me entero que escribe en El Universal. No lo sabía, discúlpeme. Pero de todas maneras no sé cuál sea su lucha, al final de cuentas.
Yo no dije que el presidente Calderón llegó por los poderes fácticos. No lo dije, no fue mi expresión. Dije: qué sería de él sin los poderes fácticos. Yo me levanto y veo a Calderón una y otra vez, a propósito de que defenestran a un secretario; conferencia de prensa nacional. A propósito de que nombran a otro peor que el que se va; conferencia a nivel nacional. A eso me refiero, a que no podemos estar en este tipo de cuestiones debatiendo quijotescas empresas que no se compadecen con lo que realmente ocurre en los hechos.
Él dice que a qué intereses respondo. Lo dirá por experiencia personal. Yo no respondo a ningún interés. Yo no le sirvo a nadie más que al partido con el que he militado algunos años más que usted; al PRI.
Yo les quiero decir, amigas y amigos, como una definición que concluye mi intervención. Yo soy un mexicano de la tierra, de la gente que conoce dónde está el sufrimiento, dónde está la realidad de los indígenas de mi estado, Chiapas. Yo soy de Chiapas.
Soy una persona que entró a la política no para favorecer al Banco de Londres y México, ni para atacar al general Cárdenas. Yo entré a la política para enaltecer a la Revolución Mexicana y al general Cárdenas, y en esa lucha voy a estar toda mi vida.
Tengo coincidencias, lo sé, con la gente que piensa de manera progresista, y es una convicción que está dicha en todo lo que he podido hacer en esta tribuna de la Cámara, en más de 200 debates, con panistas de otra época que eran congruentes en su fuero interno.
Voy a seguir en esa lucha, pero de verdad, amigas y amigos, creo que es una insolencia molestarlos a ustedes con mi biografía personal. No soy de esos. Vamos a trabajar por el bien de México. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, señor diputado. Le pido a la Secretaría que consulte a la asamblea si se aprueba el acta.
La Secretaria diputada Georgina Trujillo Zentella: Por instrucciones de la Presidencia, en votación económica se consulta a la asamblea si se aprueba el acta. Quienes estén por la afirmativa favor de levantar la mano (votación). Quienes estén por la negativa (votación). Mayoría por la afirmativa, señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Muchas gracias. Aprobada. Quiero solamente señalar, desde la Presidencia y Mesa Directiva, que no fue puesto a discusión en la Mesa Directiva sobre el modificar los debates pactados. Simplemente se abrió el espacio dentro del término del Reglamento y de la Ley Orgánica a efecto de conocer los puntos de vista de los señores legisladores y en temas muy concretos.
Para nada la Mesa Directiva entró a modificar o cambiar los acuerdos que se tuvieron primeramente por la Junta de Coordinación Política y posteriormente por el pleno de esta asamblea.
Por tanto, seguimos teniendo los acuerdos intactos, que fueron aprobados por esta soberanía.
Le pido a la Secretaría que continúe con oficio de la Procuraduría General de la República.

Luis González Plascencia

Razones para presidir la CDHDF/Luis González Plascencia Candidato a la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.
Enfoque de Reforma 27 de septiembre de 2009;
En agosto de 2006 acepté la invitación que Emilio Álvarez Icaza me hizo para colaborar como tercer visitador general en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Ese momento constituye un vértice en mi vida profesional, porque es al mismo tiempo un punto de llegada que un punto de partida.Un punto de llegada porque para mí fue un privilegio que Emilio me considerara, sin que mediara más relación que la referencia sobre mi trabajo, como parte de su equipo directivo. La experiencia de 20 años en el tema de los derechos humanos, mi formación de posgrado, mis conocimientos sobre el sistema penal, las cárceles, la seguridad pública, mi calidad de investigador nacional, mi práctica legislativa y los libros y artículos especializados publicados durante esas dos décadas me otorgaron, por así decirlo, legitimidad de origen para hacerme cargo de la que, a la postre, fue la visitaduría que llevó con éxito la mayoría de los casos más relevantes llegados a la CDHDF en los últimos tres años.Los cuatro lustros previos a mi arribo a la CDHDF contribuyeron decididamente a la formación de un perfil que poco a poco fue conjugando el conocimiento que adquiere y produce un académico consolidado, la experiencia de un servidor público que siempre ha trabajado del lado de las personas, la independencia que da la no pertenencia a un equipo, a una corriente ideológica o a un partido político, y el sentido de justicia que se desarrolla cuando se trabaja por la gente, contra el autoritarismo, el abuso de poder, el intuicionismo y el cinismo.Con ese capital de vida inicié mi labor como visitador y en el ejercicio de esas cuatro características conformé un grupo de trabajo sólido y solidario, y trabajé en equipo con mis compañeros directivos, con dos objetivos: la construcción de un modelo que aportara rigor técnico a las investigaciones y la formación de un perfil profesional en las y los visitadores y orientadores que, con base en el dominio de ese rigor técnico, diera a sus resoluciones solidez y con ello, autonomía. En otras palabras, contribuí a la construcción de un modelo de organización cuya autoridad moral se traslada de las personas que la conforman, a la fortaleza de sus argumentos, y contribuí también a la formación de servidores públicos profesionales, independientes y empáticos con los derechos y no sólo con la ley.El trabajo realizado para consolidar el modelo de gestión de la CDHDF -fundamental para la construcción de institucionalidad- no fue obstáculo para la atención de múltiples problemas relacionados con la conservación del ambiente, la defensa del derecho a la cultura, los derechos asociados con las problemáticas urbanas, con los colectivos de jóvenes, con la policía, con la seguridad, y para ensayar una visión estructural de estos problemas y un modo de incidir con los derechos humanos en las políticas públicas. De ello dan cuenta las 22 recomendaciones emitidas por la Tercera Visitaduría en estos tres años, la investigación del caso New´s Divine que estuvo a mi cargo, la consulta ciudadana La policía que queremos de la que fui coordinador técnico, y el informe especial sobre Seguridad Humana, que también coordiné.Agosto de 2006 fue, por tanto, también un punto de despegue, porque a partir de ese año, mi vida profesional se enriqueció con conocimientos y experiencias nuevas en torno a los derechos económicos, sociales y culturales; el trabajo con colectivos urbanos y, sobre todo, con un aprendizaje profundo sobre el Distrito Federal que hoy me permite saber con un alto grado de certeza qué derechos son prioritarios en qué zona de la ciudad, quiénes los necesitan y cómo hacerlos valer. Se enriqueció también con relaciones de trabajo que respetaron y encauzaron en todo momento el valor técnico de mis aportaciones y la capacidad de diálogo con quienes, dentro y fuera de la comisión, fueron mis interlocutores.En agosto de 2009 decidí renunciar a la CDHDF, y hoy mi currículum es muestra de que la mitad de mi vida la he dedicado a los derechos humanos: en la academia, el Legislativo, la investigación y la defensa institucional de casos. A ello se añade un conocimiento pleno de la ciudad, de sus colectivos y de lo que se requiere para renovar, proyectar y consolidar un modelo de ombudsman para una ciudad del siglo XXI.En suma, frente a la mayoría de las y los candidatos, me distingue el perfil más completo y de mayor nivel académico; frente a otras y otros, un conocimiento pleno de la institución, de la ciudad y sus habitantes. Todo ello en la combinación precisa de conocimiento, experiencia, independencia y sentido de justicia que se requieren para impulsar la CDHDF que la metrópoli más importante del país, sus habitantes y transeúntes, se merecen.

Arturo Chávez

Incólume, indemne, impune/ÁLVARO DELGADO
Revista Proceso, # 1717, 28 de septiembre de 2009;
Además de ser señalado como inepto para frenar y esclarecer la matanza de mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua, el nuevo titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Arturo Chávez Chávez, tiene también en su expediente el estigma de haber encubierto a una banda de asaltabancos.
Al ratificarlo el jueves 24 a propuesta de Felipe Calderón, los senadores dejaron pasar el hecho de que Chávez Chávez, siendo autoridad en Chihuahua, ocultó información para proteger a una banda de delincuentes encabezada por Luis Humberto Prieto Tovalí, que en 1997 fue precandidato del PAN a diputado federal por la capital chihuahuense.
La compañera de fórmula de Prieto Tovalí era Leticia Macías Rodríguez, esposa de Carlos Borruel Baquera, el actual alcalde de Chihuahua, uno de los prospectos para ser candidato al gobierno estatal en 2010 y quien también participó en el encubrimiento de la banda, según una investigación del diario local El Norte.
De acuerdo con ese periódico, que publicó el reportaje en marzo de 1999 bajo la firma de Manuel Aguirre, Prieto Tovalí –ingeniero por el Instituto Tecnológico de Chihuahua– encabezaba una banda de asaltantes y había sido detenido en diciembre 1996 por robo y tentativa de homicidio, pero fue puesto en libertad.
La información al respecto fue ocultada por la Procuraduría de Justicia a cargo de Chávez Chávez, quien fue designado para el cargo por el gobernador Francisco Barrio Terrazas, actual embajador de México en Canadá.
Según policías judiciales citados por el diario, había suficientes datos para capturar a la banda, de la que desde hacía meses se sabía que era liderada por alguien cuya descripción correspondía a Prieto Tovalí.
Inclusive, el 19 de enero de 1996 se publicó al respecto una nota en el diario El Norte: “De acuerdo a la hipótesis, se trata de un grupo subversivo y este hombre podría ser quien adoctrina a los jóvenes integrantes de la banda… cuyas edades fluctúan entre 18 y 25 años de edad. Se trataría de jóvenes idealistas con formación universitaria”.
Fue hasta septiembre de 1997 que Prieto Tovalí, de 35 años, fue capturado después de asaltar una sucursal de Banca Confía en Ciudad Aldama, y al cabo de un enfrentamiento a balazos con agentes de la Policía Judicial estatal, en el que resultó herido.
Tras el asalto, cuyo botín fue de 120 mil pesos, se capturó también a Sergio Núñez, de 25 años, y Arturo Chávez Valdés, de 29, quienes tenían rifles AK-47 y pistolas. Ambos eran profesionistas como Prieto Tovalí, y portaban chalecos antibalas y equipo de radiocomunicación semejante al de la Policía Judicial.
De acuerdo con la ficha de interno de la Penitenciaría del Estado, de la que Proceso tiene copia, Prieto Tovalí nació el 19 de marzo de 1966, se hacía llamar también Sergio Núñez García y fue procesado por el delito federal de portación de arma de fuego exclusiva del Ejército, por el que se le dictó sentencia de siete meses de prisión y multa de 112.50 pesos.
La ficha también destaca: “El día 21 de septiembre de 1997 quedó bajo custodia, internado en el hospital regional a disposición del C. juez segundo de lo penal por los delitos de robo, homicidio en grado de tentativa, disparo de arma de fuego, ataque peligroso y portación ilegal de arma de fuego con relación a la causa penal número 239/97”.
Protección
La captura de la banda se efectuó el 18 de septiembre de 2007, tres meses después de que Prieto Tovalí fue precandidato del PAN a diputado federal, impulsado por la facción identificada con la agrupación ultraderechista de El Yunque.
Sin embargo, la información fue ocultada deliberadamente por decisión de Chávez Chávez, en acuerdo con el administrador de la dependencia, Manuel Soledad Villanueva, Carlos Borruel Vaquera y el vocero en la zona centro, Aurelio Meléndez.
“En una reunión sostenida por varios funcionarios de la procuraduría, se nos dio la orden de no dar a conocer absolutamente nada sobre esa banda de asaltabancos para no entorpecer las investigaciones. Yo no imaginé que se tratara de gente ligada a un sector del PAN”, reveló Hugo Valles Rivas, exvocero de la dependencia, quien confirmó que Chávez Chávez pidió de manera especial que los reporteros de los diferentes medios de comunicación no tuvieran acceso a los datos sobre la captura de la banda de Prieto Tovalí.
Según el exportavoz de la Procuraduría de Justicia, que también fue entrevistado por El Norte, él recibió órdenes precisas de no revelar nada sobre el líder de la banda de asaltabancos:
“Manuel Soledad Villa, el administrador de la procuraduría, y Carlos Borruel nos dejaron muy claro a Aurelio Meléndez y a mí que no podíamos sacar ninguna información al respecto. Yo, como responsable de la oficina de comunicación, atendí la orden como empleado y por la insistencia de que peligrarían las investigaciones si los periódicos publicaban algo.”
Valles aceptó en aquel momento darle a la información el tratamiento que le ordenaron, “pero ahora estoy viendo que pudo haber ahí otros intereses, pues resulta que Prieto Tovalí pertenece a un sector del PAN, de los conocidos como dhiacos”.
El exfuncionario reconoció que Prieto Tovalí y otros funcionarios de la procuraduría estatal eran socios en una empresa proveedora de esa institución, Servicios de Impresión del Norte, S. de R.L.
“Yo no lo relacionaba con funcionarios de la procuraduría, simplemente me llegaban las cotizaciones a la oficina de Comunicación Social y quien las autorizaba para su pago era Manuel Soledad”, explicó.
El Norte aseguró que en el Registro Público de la Propiedad consta que, desde 1995, Prieto Tovalí era accionista de la empresa Servicios de Impresión del Norte, S.de R.L., dedicada a fabricar artículos impresos, y sus socios eran Manuel Soledad Villanueva, administrador de la procuraduría estatal de Justicia, y Manuel Carreón Chávez, secretario general del PAN, identificados estos últimos como miembros de El Yunque.
El periódico El Norte solicitó reiteradamente entrevistas a Chávez Chávez, quien prefirió guardar silencio sobre esta información ampliamente conocida en Chihuahua y que no fue tomada en cuenta por los senadores de todos los grupos parlamentarios para ratificarlo como titular de la PGR.
Su principal impulsor en el Senado fue el también chihuahuense Gustavo Enrique Madero, coordinador de los senadores del PAN, en cuya empresa Electronic Publishing, S.A. de C.V., Chávez Chávez fue secretario del consejo de administración y, como tal, formalizó los contratos multimillonarios que obtuvo del gobierno de Vicente Fox, en los que presuntamente incurrió en tráfico de influencias (Proceso 1690).
Ahora Chávez Chávez promete que, como procurador, se someterá a un examen de honradez: “Todo el personal que integra la PGR, empezando por mí, se debe someter a exámenes de control de confianza muy rigurosos que le garanticen a la sociedad que nuestra responsabilidad va a ser desarrollada por personas honestas y comprometidas con su bienestar”.