26 nov. 2009

Los hermanos Collyer

REPORTAJE: HISTORIA
Enterrados por la basura
EDUARDO LAGO
El Paìs Semanal, 22/11/2009
Los excéntricos hermanos Collyer acumularon toneladas de desechos en una mansión que acabó por convertirse en su tumba. Un libro rescata esta inquietante historia de amor por la basura en el Nueva York de la Depresión.
El mal llamado Parque de los Hermanos Collyer es un minúsculo solar de tierra en el que el Ayuntamiento de Nueva York plantó en su día una docena de sicomoros que crecen a la sombra de una altísima torre de viviendas de protección oficial, en pleno corazón de Harlem. En este mismo lugar se alzaba, hasta que fue destruida por orden judicial en 1947, la elegante mansión donde ocurrieron los sucesos protagonizados por Homer y Langley Collyer. Algún funcionario municipal con alma de poeta quiso inmortalizar así el recuerdo de los protagonistas de uno de los más extraños episodios de la historia local neoyorquina, repleta de por sí de episodios sumamente extraños. Seis décadas después de ocurridos los hechos, la historia de los hermanos Collyer sigue atrapando la imaginación de los neoyorquinos. Desde que se descubrieron los cadáveres de Homer y Langley en el interior de la casa hasta hoy han visto la luz un número considerable de libros, películas, obras de teatro y exposiciones que rememoran la historia de los fantasmales inquilinos del número 2078 de la Quinta Avenida. El último en rendir homenaje ha sido E. L. Doctorow, uno de los escritores norteamericanos más importantes de nuestro tiempo, quien con casi 80 años acaba de publicar una novela titulada precisamente Homer y Langley.
Todo empezó hace exactamente un siglo, en 1909. Entonces Harlem era un barrio exclusivo y elegante, ocupado por familias acomodadas de raza blanca, nada que ver con la situación de hoy. Aquel año, Herman Collyer, ginecólogo de profesión, y su esposa, Susie, cantante de ópera, se instalaron en un brownstone (construcción de arenisca granate de cuatro plantas muy característica de los barrios residenciales de Nueva York) ubicado en la esquina de la Quinta Avenida con la calle 128. Los Collyer tenían justificada fama de excéntricos. El padre de familia, sin ir más lejos, tenía por costumbre acudir a su consulta en canoa. Los tabloides de la época se hacen eco del sentimiento de aprensión que despertaba entre sus vecinos la visión de su silueta mientras recorría las calles con una piragua invertida en alto, como un extraño bípedo sin cabeza. El matrimonio Collyer aguantó en la casa de Harlem una década. Cuando el flujo de población afroamericana empezó a cambiar el perfil del barrio, los blancos iniciaron el éxodo a otros lugares de la ciudad. Homer y Langley decidieron no seguir los pasos de sus padres. Rondaban a la sazón los veinte años de edad. De momento, la servidumbre se quedó con ellos.
Durante algún tiempo llevaron una vida relativamente normal: estudios en Columbia University (Homer se graduó en derecho de almirantazgo, y Langley, que además tocaba el piano y era inventor, en ingeniería); los primeros empleos esporádicos; incluso llegaron a dar alguna fiesta de sociedad. Al morir sus padres, heredaron una fortuna que les permitió afrontar sin traumas la era de la Depresión. En 1932, Homer, el hermano mayor, perdió la vista y jamás volvió a poner un pie en el vecindario. Su hermano ideó para él una receta consistente en consumir cien naranjas a la semana, y aunque salía esporádicamente a la calle, procuraba estar la mayor parte del tiempo encerrado en casa con él. Fue entonces cuando comenzó la compulsiva acumulación de periódicos y revistas. Las publicaciones que los vecinos tiraban iban a parar a la mansión. Langley Collyer las ataba con cuerdas, formando con ellas murallas que llegaban hasta el techo. Su idea, le confesó a un reportero que se las ingenió para entrevistarlo, era crear un gigantesco periódico viviente en el que se resumiera la historia de nuestro tiempo para que la leyera su hermano cuando recobrara la vista. Las incursiones nocturnas que efectuaba Langley en la basura no se limitaban a las publicaciones periódicas. Su compulsivo afán le llevó a recoger toda suerte de objetos imaginables.
La reclusión de los hermanos Collyer adquirió tintes de leyenda. Se decía que la mansión encerraba lujos y tesoros propios de Las mil y una noches y que en su interior se alzaban montañas de dinero que los hermanos se negaban a depositar en el banco. La mezcla de repulsa y fascinación que inspiraban se traducía a veces en actos de violencia. Los diarios neoyorquinos se interesaron por los enigmáticos reclusos de Harlem, publicando crónicas que magnificaban la leyenda.
Los Collyer reaccionaron reforzando su aislamiento. Desconectaron el timbre de la puerta. Cortaron el teléfono. Sellaron las ventanas con gruesas tablas de madera y dispusieron un sistema de trampas-cable hábilmente ocultas en lugares estratégicos de la red de túneles de papel que iba creciendo en el corazón de las tinieblas en el que, literalmente, se convirtió la casa. Por falta de pago, los Collyer se vieron privados del suministro de agua, gas y electricidad. El ingeniero Langley recurrió a subterfugios, como instalar el venerable Ford T de su padre en el comedor a fin de que hiciera las veces de generador eléctrico. Por las noches se aventuraba en un parque vecino para proveerse de agua.
Desde entonces hasta que les llegó la hora de la muerte, la historia de los Collyer se resume en una palabra: basura. Día tras día, año tras año, se dedicaron a acumular la más disparatada variedad de objetos abandonados en los vertederos de la vecindad.
Cualquiera que haya pasado algún tiempo en Nueva York, sabe que la basura tiene aquí un significado muy especial. Es la metáfora de algo que no resulta fácil definir, tal vez el alma sucia de Manhattan. La idea me hace tratar de entender las razones que llevaron a Doctorow a escribir una parábola sobre los hermanos Collyer. No es casualidad que lo haya hecho precisamente ahora. Los difíciles tiempos que atraviesa en estos momentos la ciudad hacen pensar en los años de la Depresión, que es cuando tuvo lugar la historia de Homer y Langley. Sea como fuere, la basura fue lo que precipitó el final de los hermanos Collyer.
El 21 de marzo de 1947, a las 8.53, se recibió en la comisaría local una llamada denunciando que había un cadáver en el brownstone. Cuando la policía hizo acto de presencia, había más de 600 personas aglomeradas frente a la casa, de la que emanaba un hedor insoportable. Los intentos de forzar la entrada principal no dieron resultado. Hubo que arrancar los goznes de la puerta. Al retirar las hojas de caoba apareció una muralla de objetos metálicos incrustados en un muro de periódicos sin fisuras. Un agente desvencijó una ventana del segundo piso dejando al descubierto un muro igualmente impenetrable. Se inició entonces la laboriosa operación de vaciar la casa. Los únicos seres capaces de desenvolverse con facilidad en el laberinto ciego en que se había convertido la mansión eran las ratas.
El primer cadáver no tardó en aparecer. A primera hora de la tarde, los equipos de rescate dieron con el cuerpo de Homer, el hermano ciego y paralítico. Estaba sentado en una silla con la cabeza apoyada en las rodillas, debajo de una bóveda de papel. El pelo le llegaba a los hombros e iba vestido con un albornoz harapiento. El forense dictaminó que había fenecido de inanición la noche anterior, después de pasar varios días sin comer. Los doce diarios que se publicaban a la sazón en Nueva York dieron la noticia de la muerte en portada. El cadáver de Langley no fue localizado hasta más de una semana después. Un alud de periódicos lo había sepultado vivo, a un par de metros de donde se encontraba su hermano, esperando que le llevara la cena. Se había enganchado en el cable de una de sus propias trampas, provocando el derrumbamiento de un túnel de papel. Su cuerpo se hallaba en avanzado estado de descomposición, medio devorado por las ratas. Llevaba puestas tres chaquetas, cuatro pares de pantalones y una bufanda de arpillera. Iba sin zapatos ni ropa interior. Al cabo de 19 días de desescombro se habían extraído 103 toneladas de basura. La vivienda se encontraba en un estado de podredumbre tal que las autoridades sanitarias decidieron que lo mejor sería demolerla.
La compleja operación de vaciar las entrañas podridas de la casa sacó a la luz la más delirante variedad de objetos que quepa imaginar. El catálogo que sigue es meramente indicativo: rastrillos, paraguas, bicicletas, cochecitos de niño, toda suerte de cajas y cofres, una colección de armas, lámparas (de pie, de araña y de pared), juegos de bolos, la capota de un landó; maniquíes, postales de chicas pin-up, bustos de escayola, retratos al óleo, una estufa de queroseno, 25.000 libros (de los cuales 2.500 eran de derecho), frascos con vísceras humanas, cientos de metros de sedas, brocados y damascos, alfombras, tapices, cuadros, relojes, una quijada de caballo, instrumentos musicales (banjos, cornetas, acordeones, un clavicordio, dos órganos, cinco violines y catorce pianos, verticales o de cola), partituras en Braille, cajas de música, un antiguo aparato de rayos X, instrumental clínico y quirúrgico, trenes y aviones de juguete, el viejo Ford T y la piragua de Herman Collyer...
¿Qué permite concluir esta delirante relación?, me pregunto, pensando en Doctorow y su novela. ¿Qué nos dice la historia de Homer y Langley Collyer acerca de nosotros mismos? Tal vez carezca de sentido forzar ninguna explicación. Doy por terminado este artículo y bajo un momento a la calle. Es entonces cuando interviene el azar. Al cabo de unos minutos, en la confluencia de la calle 10 con la Sexta Avenida, distingo la silueta inconfundible de Doctorow. Nos conocemos de otras veces. Me acerco a él. "Acabo de escribir algo sobre su última novela", le digo, incapaz de ocultar mi agitación. "Mejor dicho, sobre Homer y Langley". Doctorow sonríe, sin decir nada. "¿En qué consiste el misterio?", le pregunto a bocajarro. "Cuando ocurrió todo eso", responde, "yo no era más que un niño. La historia de los hermanos Collyer se me quedó enquistada en la imaginación durante todos estos años. No me quedaba más remedio que escribir el libro para tratar de entenderla".

Cuestionar a Gabo

¿Por qué no se puede cuestionar a Gabo?"
La periodista y activista mexicana Lydia Cacho habló con SEMANA sobre la cancelación de la película del libro 'Memoria de mis putas tristes'.
SEMANA Sábado 21 Noviembre 2009
SEMANA: ¿Es un triunfo contra la pederastia la suspensión de este película?

LYDIA CACHO: No. El triunfo fue evidenciar que el gobernador de Puebla, Mario Marín, que iba a financiar parte de la película, es responsable de proteger a una red de pornografía y turismo sexual. Lo extraño es que los otros coproductores no dijeron nada. Era como asociarse con Pinochet para hacer una película sobre las bondades de la tortura.
SEMANA: El productor de la cinta asegura que la actriz principal tiene 21 años y que el guión no era conocido por nadie...
L.C: Yo simplemente puse sobre la mesa la necesidad de debatir sobre la responsabilidad de los autores en cierto tipo de temas y sobre quienes invierten en sus producciones. Pero todo quedó como un pleito entre feministas contra literatos y cinéfilos progresistas.
SEMANA: ¿Usted se manifestó en contra de este libro cuando fue publicado?
L.C: Nunca me he manifestado contra ningún libro. Doy mi opinión. Con Memoria de mis putas tristes sentí lo mismo que con La cándida Eréndira, esa sensación de fascinada complacencia con el maltrato a las mujeres, con las niñas prostituidas, el endiosamiento del patriarca. Es una presencia constante en toda la obra de García Márquez.
SEMANA: ¿Entonces para usted ni la obra de Gabo ni ‘Lolita’, de Nabokov, se habrían publicado por promover la pederastia?
L.C: No. Sería muy peregrino decir que porque hay libros que hablan sobre este tema haya más pedófilos. La literatura refleja la realidad. Y la realidad es que cada año 800.000 niñas y adolescentes son compradas y vendidas como prostitutas porque hay millones de hombres que han creado un discurso bohemio alrededor de la prostitución. La literatura de García Márquez es producto de su realidad, y no al revés. Lo que yo propongo es que la gente lea a Nabokov y forme su opinión, no que destruya sus libros. Lo que resulta inaceptable es que quienes analizan la obra de estos autores y argumentan sus tendencias de fascinación pederasta sean catalogados de censores, eso es ridículo.
SEMANA: ¿Qué responsabilidad le cabe a García Márquez en este asunto?
L.C: Esa es mi pregunta. Se supone que los progresistas tenemos derecho a opinar, pero no a cuestionar a ‘uno de los nuestros’. Es como si hubiera una regla que prohíbe que a patriarcas como Gabo se les puede tocar. Y yo digo ¿por qué no?



Corcuera pide perdòn de nuevo

Carta para Cristo Rey 2009: «La Iglesia es uno de los amores fundamentales del miembro del Movimiento».
El P. Álvaro Corcuera, L.C., director general de la Legión de Cristo y del Regnum Christi, nos presenta la siguiente carta con motivo de la solemnidad litúrgica de Cristo Rey, fecha en que el Movimiento celebra también el día del Regnum Christi.
******
¡Venga tu Reino!
Roma, 20 de noviembre de 2009
A los miembros y a los amigos del Regnum Christi
con ocasión de la solemnidad de Cristo Rey
Muy estimados en Jesucristo:
Como ya es tradición en el Regnum Christi, aprovecho esta oportunidad para hacerme presente en medio de ustedes y sus familias en esta solemnidad, en la que buscamos proclamar que Cristo es verdaderamente rey de nuestras vidas y de nuestros hogares. Es hermoso ver en cada lugar con cuánta generosidad cada uno de ustedes se entrega a la misión de hacer crecer este reino de Cristo.
Frecuentemente repetimos a Dios, desde el fondo de nuestro corazón, la invocación «¡Venga tu Reino!» Lo pedimos porque sabemos que es un don de Dios, más que un objetivo que podamos alcanzar por nuestras propias fuerzas. Es algo que nos supera, pero también somos conscientes de que Él ha querido contar con nuestra colaboración y ha formado su Iglesia, germen y comienzo de su Reino en la tierra, como instrumento y camino para lograr este anhelo de su amor (cf. Lumen gentium, n. 5; Catecismo de la Iglesia católica, nn. 768-769). Es en este marco donde tiene sentido nuestra existencia y nuestra misión como miembros del Regnum Christi.
El reinado de Cristo no es una realidad abstracta o que se quede en las nubes. Decía Juan Pablo II que «la Iglesia está efectiva y concretamente al servicio del Reino. Lo está, ante todo, mediante el anuncio que llama a la conversión; éste es el primer y fundamental servicio a la venida del Reino en las personas y en la sociedad humana» (Redemptoris missio, n. 20). Si Cristo nos está llamando a instaurar su Reino en esta tierra, podemos preguntarnos dónde y cómo tenemos que hacerlo. Ya sabemos que el lugar por el cual debemos comenzar es por nuestra propia vida: lograr que Cristo reine en nuestro corazón. A fin de cuentas, este Reino es Cristo mismo que se hace presente en medio de los hombres. No es algo que nosotros hacemos sino una realidad ya presente a la cual nos abrimos.
Pero el señorío de Cristo no debe quedar reducido a nuestro corazón. Los cristianos estamos llamados a ser verdaderas antorchas del amor de Cristo que transmitan a cada ser humano la luz de la fe y de la esperanza que Él nos ha regalado. «Instaurar el Reino de Cristo», por tanto, debe significar para cada uno de nosotros ayudar a quienes están a nuestro lado a que se abran a Cristo y dejen obrar a su gracia. El mejor apostolado consistirá en imitarlo a Él y permitir que tome posesión de nuestros pensamientos, palabras y obras. Necesitamos pedir el don de ver todos los acontecimientos desde Él y de hablar siempre con sus palabras, como nos enseña san Pablo: «lo que digáis sea bueno, constructivo y oportuno» (Ef 4, 29); que todas nuestras obras sean gotas de amor que llenen de paz al prójimo: «sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo» (Ef 4, 32); que seamos instrumentos del amor de Dios a los hombres, porque «Dios es amor» (1Jn 4, 8).
Queremos vivir esta fecha con espíritu de reparación y de humildad, unidos a Cristo Rey, que es rico en misericordia. Quiero aprovechar esta carta para pedir nuevamente sincero perdón a todas las personas que hayan sufrido o estén sufriendo por los hechos tan dolorosos que hemos vivido. Dios nos invita a vivir este período intensificando la vida de oración, los actos de caridad y el espíritu de penitencia, para unirnos más a Jesucristo y a nuestros hermanos los hombres.
Nos dice el Manual del Miembro del Regnum Christi que la única razón de ser del Movimiento «estriba en servir a la Iglesia y a sus Pastores, y, desde la Iglesia y a partir de la misión sobrenatural y humana de la Iglesia, servir a los hombres» (n. 11). Y más adelante nos recuerda: «Nuestro servicio a la Iglesia y a la sociedad consiste en formar apóstoles que construyan la civilización de la justicia y el amor cristianos» (n. 42). Todos nuestros apostolados, todas nuestras actividades, toda nuestra vida debe estar orientada a este servicio. Si perdemos de vista este aspecto, estaríamos perdiendo la orientación fundamental que debe tener el Movimiento Regnum Christi. Queremos continuar y contemplar agradecidos la acción de Cristo en la Iglesia. San Juan Eudes escribía: «Por esto San Pablo dice que Cristo halla su plenitud en la Iglesia y que todos nosotros contribuimos a su edificación y a la medida de Cristo en su plenitud» (Del tratado de San Juan Eudes, sobre el reino de Jesús. Parte 3,4: Opera omnia 1). De esta manera vamos completando en nuestra carne lo que le falta a la Pasión de Cristo en su cuerpo, que es la Iglesia.
La Iglesia, cuerpo místico de Cristo, es uno de los amores fundamentales del miembro del Movimiento (cf. MMRC nn. 79-87). Este amor deriva de nuestro amor a Cristo. San Pablo nos enseña que «Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella» (Ef 5, 26). Del mismo modo nosotros estamos llamados a profesar y testimoniar con nuestro actuar un amor semejante por ella. Gracias a Dios, la Legión de Cristo y el Regnum Christi pueden ofrecer ya muchas actividades y apostolados que buscan servir a nuestra Madre, pero sobre todo sus miembros se esfuerzan por servirla con su propio testimonio, su tiempo y sus talentos, de forma desinteresada. Sabemos que en todo momento somos instrumentos, canales, puentes para que los demás lleguen a Él. Dios nos invita a seguirlo por el camino de la humildad y de la pureza de intención, imitando con su gracia el testimonio de San Juan Bautista: «conviene que Él crezca, y yo disminuya» (Jn 3, 30).
Los invito a que en este año sacerdotal, cada miembro del Regnum Christi destaque por su sentido de Iglesia. Se puede decir que aquí encontramos nuestra definición como cristianos comprometidos al servicio de Cristo. Cuánto bien podemos realizar poniendo todo nuestro empeño e iniciativa apostólica al servicio de la comunidad eclesial local, de acuerdo con las directrices de los obispos y párrocos (cf. MMRC nn. 83 y 443).
Que todos nuestros esfuerzos estén orientados a la transformación de los corazones; a que las almas vuelvan a Cristo y a su Cuerpo Místico por medio de los sacramentos. El miembro del Movimiento se debe a la Iglesia y su apostolado debe consistir en edificarla para que pueda abrazar a más personas: «Por la Iglesia y en la Iglesia recibimos la fe en Cristo, los sacramentos que nos comunican la gracia, y la plena verdad sobre Dios y sobre sus designios de salvación. Cristo mismo se nos da por medio de la Iglesia» (MMRC n. 152).
Lo fundamental es, como seguramente hemos hablado con Jesucristo en el Sagrario, adquirir una confianza ilimitada en Dios ante una misión tan grande y tan hermosa. No estamos solos. Nos llena de esperanza leer las palabras que Dios dirigió a muchos de sus elegidos y enviados para preparar su Reino; saber que Dios está con nosotros, como estuvo con Abraham (cf. Gn 21, 22), con Isaac (cf. Gn 26, 24), con Jacob (cf. Gn 28, 15), con Moisés (cf. Ex 3, 12), con Josué (cf. Jos 1, 5), con Gedeón (cf. Jc 6, 16). Así se lo aseguró también al rey David (cf. 1R 11, 38), al profeta Isaías (cf. Is 41, 10), a Jeremías (cf. Jr 1, 8). Todos ellos eran hombres, conscientes de sus propias limitaciones y de su condición humana. Sin embargo, supieron abrir su corazón a la acción de Dios. Recibieron una vocación que humanamente hablando los superaba, y procedieron siempre con la seguridad de que todo provenía de Dios. Así también nosotros descubrimos que Cristo es el Amigo fiel de nuestras almas. Nos acompaña siempre y nos dirige como palabra viva la promesa que hizo a sus apóstoles tras su Resurrección: «Yo estaré con vosotros día tras día, hasta el fin del mundo» (Mt 28, 20). Cristo siempre nos sorprenderá con su bondad infinita, y ahí, en nuestra condición humana, Él realizará los milagros de su amor.
No estamos solos porque Él nunca nos deja. No estamos solos porque el Regnum Christi no es una realidad aislada. Somos parte de la gran familia de Dios en la que la variedad y belleza de estos caminos nos enriquece y nos alienta a todos. Nuestro movimiento es sólo una de tantas realidades que Dios ha suscitado en la Iglesia, como camino que nos ayuda a vivir nuestro compromiso bautismal. Y así como valoramos mucho y agradecemos a Dios la riqueza del carisma que nos ha regalado para ponerlo al servicio de la Iglesia, apreciamos también como un don de Dios a las demás fuerzas vivas de la Iglesia, en las que contemplamos tan claramente la acción continua del Espíritu Santo. No estamos solos porque contamos con la guía de nuestros pastores, los obispos, que son verdaderos padres que Cristo nos da, como sucesores de sus Apóstoles, para enseñarnos, gobernarnos y santificarnos. Nos sostiene el ejemplo y la ayuda de muchos sacerdotes santos y el testimonio de muchos hermanos en la fe, con quienes formamos la comunidad de los creyentes.
Sigamos rezando unos por otros para que vivamos cada día amando más a nuestra Iglesia Católica y a todas las personas que constituyen su cuerpo. Gracias de corazón por su entrega generosa y desinteresada al servicio del Reino de Cristo; estoy seguro de que Dios no es indiferente a lo que todos ustedes hacen cada día por anunciar el Evangelio. En este día de Cristo Rey nos encomendamos también de modo especial a María, espejo de la Iglesia, para que contemplándola a ella, comprendamos la grandeza de nuestra vocación. Que, como en Caná, nuestra vida consista en «hacer lo que Él nos diga» (cf. Jn 2, 5).
Quedo de ustedes, afmo. en Cristo,
Álvaro Corcuera, L.C. (firma)


Abusos de la Iglesia; el informe Murphy

La Iglesia católica irlandesa ocultó los abusos sexuales a menores durante décadas
Un informe judicial revela la connivencia de la policía y la Fiscalía con cuatro obispos de Dublín
PATRICIA TUBELLA - Londres -
El País,  26/11/2009
Tan sólo medio año después de que Irlanda divulgara horripilantes pormenores sobre abusos sexuales a menores perpetrados por miembros del clero católico, las conclusiones de un nuevo informe oficial revelan la connivencia entre la jerarquía eclesiástica y las autoridades del Estado -incluidas la fiscalía y la policía- para proteger a los curas pederastras. El ministro de Justicia irlandés, Dermot Ahern, ha admitido este jueves que las propias autoridades facilitaron el encubrimiento de los casos pero, sobre todo, se desprende de la investigación que la iglesia antepuso la defensa de su reputación frente a la protección de niños vulnerables que estaban a su cuidado.

El documento presentado por Ahern se centra en las alegaciones de abusos contra 46 sacerdotes de la archidiócesis de Dublín y abarca el periodo comprendido entre 1975-2004. La jerarquía católica encubrió sistemáticamente las denuncias para eludir el escándalo, y para ello contó con el apoyo del establishment irlandés y de su atávico servilismo hacia la iglesia. En lugar de informar a las autoridades sobre las denuncias de tremendas agresiones, los superiores de esos sacerdotes optaban por trasladarlos de parroquia en parroquia, donde acababan hallando a nuevas e inocentes víctimas. Aunque el informe exime de responsabilidades al actual arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, sí apunta directamente a la responsabilidad de varios de sus antecesores, entre ellos los prelados John Charles McQuaid , Dermot Ryan y Kevin Mcnamara, los tres ya fallecidos. También implica a Desmond Conell, hoy retirado, quien no permitió hasta finales de 1995 que se canalizaran las denuncias contra 17 sacerdotes, si bien las reiteradas quejas recibidas afectaban entonces al menos a 28 clérigos de su diócesis.

Ilustrativa de la participación policial en el encubrimiento es la historia de un pequeño de 11 años objeto de abusos. Un sacerdote acudió a denunciar las agresiones sufridas por Andrew, pero los agentes, en lugar de emprender una investigación, plantearon el asunto ante la jerarquía eclesiástica, lo que supuso el punto final del caso. El ministro Ahern ha reconocido que "en algunos casos, y debido a acciones u omisiones, algunas personas que buscaron ayuda no siempre recibieron el nivel de respuesta y protección que debió garantizarles la An Garda Siochána (policía de irlanda)".

La indignación que ha suscitado el "Informe de la Comisión de Investigación sobre la Archidiócesis Católica de Dublín" obedece primordialmente la participación de los poderes públicos en un sistema que buscaba proteger a la iglesia por encima de todo. Los irlandeses ya habían asistido con horror al relato sobre los abusos sexuales de sacerdotes a menores, recogido en un documento que vio la luz el pasado mayo. El Informe Ryan, elaborado por la comisión investigadora de abusos a menores, es un catálogo de sistemáticas tropelías, de agresiones físicas y verbales cometidas por sacerdotes, monjas y personal seglar a lo largo de más de sesenta años. Una pesadilla que afectó a miles de niños y que tuvo su escenario en instituciones estatales gestionadas por la iglesia. La congregación de los Hermanos Cristianos, responsable de gestionar esos centros, ya ha prometido desembolsar 145 millones de euros en concepto de reparación.

El responsable de la cartera de Justicia ha animado a quienes conozcan más casos de esa naturaleza a que acudan a la policía para que "los agresores puedan ser llevados ante la justicia". El informe no recoge los nombres de las víctimas ni de los agresores para no invalidar futuros procesos. El ministro ha tenido que disculparse en nombre del Estado por su inacción o directamente complicidad, aunque ha insistido en que la cruda realidad que reflejan sus setecientas páginas no debería ensombrecer "el trabajo de miles de sacerdotes honrados", empezando por aquellos que persiguieron e intentaron denunciar tales abusos.
***
Irlanda: la Iglesia, “dolida y avergonzada” por el encubrimiento a pederastas

Monseñor Martin: “No hay palabras suficientes para pedir perdón”
DUBLÍN, viernes 27 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- El arzobispo de Dublín ha pedido perdón por el encubrimiento de casos de pederastia que se dio en años pasados en la Iglesia en Irlanda, según ha documentado un informe gubernamental.
"Las palabras nunca serán suficientes para pedir perdón por la repugnante historia de acoso sexual y violaciones a niños y adolescentes por parte de sacerdotes de la archidiócesis de Dublín", afirmó este viernes monseñor Diarmuid Martin, en una rueda de prensa.
Sus palabras comentaban las conclusiones del Informe Murphy, una investigación sobre el encubrimiento, por parte de la archidiócesis, de más de 300 casos de abusos por parte de más de cuarenta sacerdotes durante alrededor de treinta años.
El informe, que ha sido hecho público por el Departamento de Justicia del Gobierno irlandés, revela que la archidiócesis de Dublín y otras autoridades de la Iglesia encubrieron los abusos durante décadas, con la connivencia de las autoridades civiles.
Concretamente, acusa el informe Murphy, los arzobispos y obispos auxiliares de la archidiócesis de Dublín durante las décadas de los 60, 70 y 80, archivaron denuncias de abusos contra sacerdotes, de forma que no llegasen a los tribunales.
Por otro lado, denuncia que las autoridades policiales remitían las demandas a la diócesis, en lugar de investigarlas.
Monseñor Martin afirmó que el informe, aunque "que da una idea de la gravedad de los crímenes que tuvieron lugar", no puede mostrar "el sufrimiento y el trauma sufrido por los niños, y también el sufrimiento de sus familiares".
"No encuentro palabras para describir cómo me siento hoy", deploró el prelado.
En el informe se acusa a las autoridades eclesiásticas de "no haber aplicado la mayoría de sus propias normas de derecho canónico" sobre el trato de los casos de abuso: "el derecho canónico parecía haber caído en desuso y la falta de respeto, a mediados del siglo XX".
Monseñor Martin dijo que era "descorazonador" constatar que mientras que líderes de la Iglesia no reconocían las gravedades de los abusos, "casi todos los padres que acudían a la diócesis para informar sobre los abusos entendían entendían claramente el horror que suponían".
"Su principal motivación era casi siempre asegurarse de que lo que les había sucedido a sus hijos, o a ellos mismos, no les sucediera a otros niños".
También el presidente de la Conferencia Episcopal y primado de Irlanda, cardenal Séan Brady, arzobispo de Armagh, declaró estar "avergonzado y entristecido" por los hallazgos.

Reparación del daño

SE publicó en varios medios impresos hoy
PGR ofrece disculpas a acusado de plagio
Nota de María de la Luz González
El Universal on line,  Jueves 26 de noviembre de 2009
El vocero Ricardo Celso Nájera informa que un tribunal dictaminó la inocencia del fallecido Guillermo Vélez Mendoza, acusado de secuestro y el pago de 2 millones 397 mil pesos a su familia
La Procuraduría General de la República (PGR) pagó por concepto de reparación de daño 2 millones 397 mil pesos a la familia de Guillermo Vélez Mendoza, quien murió el 29 de marzo del 2002, en manos de agentes de la desaparecida Agencia Federal de Investigación (AFI), tras ser acusado de pertenecer a la banda de secuestradores Los Ántrax.
El vocero de la PGR, Ricardo Celso Nájera Herrera, informó que el Primer Tribunal Unitario en Materia Civil y Administrativa del Primer Circuito determinó la inocencia de Vélez Mendoza y el pago por reparación de daños que deberán cubrir la dependencia, el ex comandante Hugo Armando Muro Arellano y cada uno de los cuatro agentes que lo detuvieron.
En su momento, los agentes argumentaron que Vélez Mendoza forcejeó con ellos al momento de ser detenido en un gimnasio de la colonia Lindavista, acusado de participar en por lo menos 11 secuestros, y que su deceso fue consecuencia de las lesiones que sufrió en la caída.
Posteriormente, dictámenes independientes y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) establecieron que Vélez Mendoza fue torturado
Tras siete años de juicio, su familia logró demostrar que Vélez Mendoza era inocente y, por tal motivo, la PGR, por medio de su vocero, Ricardo Nájera, aceptó la resolución judicial que implica una disculpa pública y el pago de 398 mil 950 pesos a cada uno de los sentenciados.
De acuerdo con la sentencia, la PGR es obligada al pago de la indemnización, en caso de que los sentenciados carezcan de recursos para cubrirla, como es el caso.çaec /fml

Con respecto al procedimiento de nombramiento de Ministros

Sesión del Pleno en El Senado, hoy 26 de noviembre de 2009
EL C. PRESIDENTE Francisco ARROYO VIEYRA: Compañeros y compañeras Senadores, tenemos ahora la presentación de un acuerdo suscrito por los integrantes de la Mesa Directivo, relativo al procedimiento para elección de Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Es de recordar a la Asamblea, que este Acuerdo estuvo sometido a la votación de la Asamblea, que no se logró el quórum necesario para su aprobación; ha tenido algunos ajustes.
Y es por ello que solo le pido a la Secretaría, en virtud de que hay consenso y de que lo conocen los interesados, que lea la parte Resolutiva.
-EL C. SECRETARIO ZOREDA NOVELO: Con mucho gusto, señor Presidente.
Doy lectura a la parte Resolutiva del Acuerdo de la Mesa Directiva en relación al procedimiento para la elección de Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
ACUERDO.- Una vez recibidas las ternas enviadas por el Titular del Poder Ejecutivo Federal, con los nombres de los aspirantes para ocupar las vacantes en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se turnarán a las Comisiones Unidas de Justicia, de Estudios Legislativos, Primera, y de Estudios Legislativos, Segunda.
Segundo.- Las Comisiones Unidas de Justicia, de Estudios Legislativos, Primera, y de Estudios Legislativos, Segunda, verificarán que las propuestas en cada terna cumplan los requisitos establecidos en el Artículo 95 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Tercero.- La Mesa Directiva ordenará la distribución de los expedientes de cada uno de los candidatos a los ciudadanos Senadores, a fin de procurarles elementos directos de información.
Cuarto.- En cumplimiento a lo dispuesto por el Artículo 96 Constitucional, el jueves 26 de noviembre del año en curso, las Comisiones Unidas convocarán a las personas propuestas para que comparezcan y plantearles preguntas.
Los comparecientes deberán contestar de manera inmediata.
El formato para las comparecencias será aprobado por la mayoría de los integrantes de las Comisiones Unidas.
Quinto.- El martes primero de diciembre del año en curso, las Comisiones Unidas presentarán el dictamen del análisis que hagan de la cobertura de requisitos. El mismo día, el dictamen será sancionado por el Pleno del Senado.
De resultar aprobado, la Mesa Directiva citará a los candidatos de la primera terna para que ofrezcan una exposición desde la tribuna del Pleno. Al final de sus exposiciones se realizará la votación por cédula para la elección de uno de ellos. Si alguno reúne la mayoría constitucional requerida, inmediatamente la Mesa Directiva le tomará la protesta.
De no alcanzarse dicha mayoría, la Mesa Directiva llamará a los candidatos que conforman la segunda terna para que presenten su respectiva exposición ante el Pleno. Inmediatamente después de las 3 exposiciones, se realizará la elección por cédula. Si el resultado arroja un ganador se le tomará la protesta de forma inmediata.
Las exposiciones en tribuna de los candidatos serán por un tiempo máximo de 15 minutos. El orden de las exposiciones serán conforme fueron presentadas las ternas. Las exposiciones en tribuna no motivarán debates ni interpelaciones.
Sexto.- De requerirse una segunda votación para elegir a alguno de los integrantes de cualesquiera de las ternas, ésta se realizará una vez que hubiese concluido el procedimiento descrito en el Resolutivo Quinto de este Acuerdo.
Séptimo.- De requerirse una tercera votación, ésta se realizará en la sesión inmediata siguiente a las dos primeras votaciones. En caso de que al término de la tercera votación ninguna de las personas propuestas alcance la mayoría requerida, se entenderá rechazada toda la terna propuesta y el Presidente de la Mesa Directiva lo notificará de inmediato al Ejecutivo Federal para los efectos del segundo párrafo del Artículo 96 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Octavo.- Para el cálculo del plazo improrrogable de 30 días, señalado en el artículo 96 constitucional, se considerarán solamente los días hábiles en los términos del artículo 28 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo. Y
Noveno.- Realizadas las designaciones de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Presidente de la Mesa Directiva notificará a los nombrados y los citará a que rindan la protesta que señala el artículo 97 constitucional.
Asimismo, comunicará las designaciones al Presidente de la República y al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Y lo suscriben todos los integrantes de la Mesa Directiva.
Es cuanto, presidente.
-EL C. PRESIDENTE ARROYO VIEYRA: Informo a la secretaría solicitar a la Asamblea, en votación económica… ¿con qué objeto?
-EL C. SENADOR RICARDO MONREAL AVILA (Desde su escaño): Para solicitar el uso de la palabra.
-EL C. PRESIDENTE ARROYO VIEYRA: Para hablar sobre el acuerdo, sobre el acuerdo de procedimiento. Adelante.
-EL C. SENADOR RICARDO MONREAL AVILA: Gracias ciudadano presidente. He solicitado el uso de la palabra para razonar nuestro voto en el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo.
Estamos totalmente convencidos de que el país necesita una renovación profunda en sus instituciones. Y no obstante que en este caso el procedimiento que se plantea para la designación de dos ministros de la Corte que sustituyen a dos de ellos que han cumplido su término constitucional, y no obstante que la Mesa Directiva ha hecho un gran esfuerzo por consensar este procedimiento que pareciera ser un procedimiento normal que ponga orden y que fije los criterios generales para la elección de quienes fungirán como integrantes del máximo Tribunal de Justicia en la Nación.
Sin embargo, como miembro del Partido del Trabajo, de la oposición de este país, no debo de dejar de advertir que lamentablemente ya se escucha que hay acuerdos previos, componendas para la designación de los Ministros de la Corte.
Durante muchos meses y años estos últimos de la pasada legislatura y de la que está corriendo, no se ha logrado que integren los órganos colegiados a los que tiene derecho el Senado de designar con los mejores mexicanos. Al contrario, se ha acudido a criterios de cuoteo, a criterios de cuatismo, a criterios de entrega recíproca de posiciones. Y vemos, en consecuencia, que los órganos colegiados o institucionales tenemos representantes de la oligarquía o representantes de la partidocracia. No tenemos representantes de la población.
No los tenemos en los órganos de justicia.
No los tenemos en la Suprema Corte.
No los tenemos menos en el IFE, que es caracterizado por ser un órgano menor, tibio, pichicato.
No lo tenemos tampoco en ningún órgano. Estamos por también nombrar al Gobernador del Banco de México.
Nombramos al Presidente Nacional de la Comisión de Derechos Humanos.
Y todos los órganos a los que el Senado tiene ingerencia de su designación.
Hemos caído en una República simulada, en donde hay una total separación del anhelo ciudadano con quienes representan los órganos de justicia o los órganos de decisión política o pública del país.
Lamentablemente soy pesimista y no creo que ahora en la renovación de la Corte tampoco logremos que los mejores estén ahí en la Corte.
Las personalidades que integran las ternas, conozco a cuatro de ellos…
-EL C. PRESIDENTE ARROYO VIEYRA: ¿Don Ricardo García Cervantes? No. Después. Adelante.
-EL C. SENADOR RICARDO MONREAL AVILA: Conozco a cuatro personalidades y en la terna de miembros del Poder Judicial Federal tienen dos de ellos, incluso el tercero, una carrera comprobada. Y por eso me parece importante que el Senado de la República haya aprobado o esté en la discusión para la aprobación de este mecanismo, en donde el Pleno escuchará por 15 minutos a cada uno de los integrantes de la terna.
Hago votos todavía porque los senadores no aceptemos ni cuoteo ni intercambio de que decidamos en las ternas por los más probos, por quienes tienen pasado laboral y quienes tienen su carta limpia en el proceso tanto jurisdiccional de su trabajo o de su pasado. Creo que lo podemos hacer.
No me gustaría que se repitiera de nuevo el intercambio y la negociación cupular que lastimara la integración del órgano más importante de justicia del país. Mala experiencia creo que tenemos, al menos nosotros en la oposición, de las designaciones de los últimos hombres que integraron órganos de Estado. Fueron producto del cuoteo, producto de favores recíprocos, producto de intercambio partidista. Pero creo que no fueron los mejores, desde mi punto de vista.
Respeto los que piensen diferente, pero lamentablemente cuando integran estos órganos de gobierno defienden los intereses de quienes los llevaron. Y ahora tenemos el problema de COFETEL, provocado por esa designación partidista.
COFETEL es el ejemplo más claro de cómo los representantes institucionales actúan como traficantes de influencias dentro de su función institucional… (inaudible)
...pues hay el derecho de los miembros de la Asamblea a intervenir. Lo otro son sesiones solemnes donde se oyen discursos y los miembros de la Asamblea no toman parte, pero esto es otra cosa, que no es ésta, ese era el único punto.
Por último, ciudadano presidente de la Asamblea, le pregunto a esta Cámara ¿Algún día tendremos un reglamento? ¿Qué no se dan cuenta que es un vergüenza mundial que las Cámaras del Congreso mexicano sean las únicas en el mundo donde no hay un reglamento en cada una de ellas? Aprueben el reglamento que quieran, pero aprueben uno.
Ya no importa el contenido, aquí ya lo que importa es que exista…
-EL C. PRESIDENTE ARROYO VIEYRA: Me permite, Don Pablo Gómez.
-EL C. SENADOR PABLO GOMEZ ALVAREZ: (Desde su escaño) No le permito nada, ya terminé. Gracias.
-EL C. PRESIDENTE ARROYO VIEYRA: Senador Creel ¿Con qué objeto, ya que no me permitió nada Don Pablo Gómez? Sonido en el escaño de Don Santiago Creel.
-EL C. SENADOR SANTIAGO CREEL MIRANDA: (Desde su escaño) Presidente, solamente para hacer una aclaración. El derecho a interpelar lo tendríamos tanto en el Pleno, como en comisiones, y de ninguna manera se va a crear un obstáculo o una exclusión para que cualquier senador o senadora de esta Asamblea pueda acudir a comisiones y hacer las interpretaciones que estime convenientes.
Eso era todo, presidente.
-EL C. PRESIDENTE ARROYO VIEYRA: Gracias. En términos del 102, del decimonónico reglamento, es que le damos el uso de la voz a Don Ricardo Monreal.
-EL C. SENADOR RICARDO MONREAL AVILA: Gracias, ciudadano presidente.
Bueno, eso no dice el acuerdo que decía el Senador Santiago Creel, se dice que en el Pleno sólo expondrán por quince minutos los candidatos a ocupar el puesto de ministros de la Corte sin que exista ninguna intervención de ningún senador, lo será hasta la reunión de las Comisiones dictaminadoras.
Pero yo solicité el uso de la palabra para la rectificación de hechos, de lo expresado por el Senador Ricardo García Cervantes. Primero, yo no descalifico a priori a los seis candidatos a ocupar el puesto de ministros y que están incluidos en una terna enviados por el señor Calderón.
Lo que sí descalifico es el procedimiento al que se han sometido los senadores en las últimas decisiones. Todo el pueblo de México lo sabe, no me digan que cuando se nombró al Presidente Nacional de la Comisión de Derechos Humanos no fue un acto de cuotismo o cupular, ¿Era el mejor? Les pregunto, eso es lo que advierto.
Yo no descalifico a ninguno, lo que advierto es que ojalá y los senadores de este Pleno no se presten a que los coordinadores de los grupos parlamentarios sean los que decidan de manera autoritaria, vertical y cupular, y lo que advierto es que puede seguirse el mismo procedimiento cupular de nombrar a los menos capaces o a los menos aptos sólo por la complicidad de las cúpulas de los grupos parlamentarios, a eso me refiero, y me temo que seguirá el mismo procedimiento.
Cada vez crece el abismo entre el anhelo y la aspiración social frente a quienes van a encabezar y a representar estos órganos del Estado, porque no van a impartir justicia, van a defender intereses de la oligarquía que los está poniendo, esa es mi preocupación. Y como opositor ¿por qué les extraña que yo esté en contra de este tipo de mecanismos corruptos dentro de un órgano del Estado, como es el Senado de la República?
No me digan que han sido los mejores, no han sido producto de cuotas, han sido producto de acuerdos, pero no han sido los mejores. Y por eso advierto y hago votos porque no sea así en esta decisión de dos integrantes del más alto Tribunal de Justicia, que no es cosa menor.
Quienes crean que es un procedimiento más están equivocados, el Senado por eso tiene esa posibilidad de elección, debe de cumplir una alta responsabilidad de designar a los ministros de la Corte; pero cuando estos llegan patrocinados y llegan totalmente subordinados a una estructura política, por supuesto que no van a impartir justicia, van a defender los intereses de una oligarquía de la que este país está harto, y ustedes creen que están haciendo lo correcto, están equivocados.
-EL C. PRESIDENTE ARROYO VIEYRA: Consulte la secretaría a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse el acuerdo.
-EL C. SECRETARIO ZOREDA NOVELO: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si el acuerdo es de aprobarse.
-Quienes estén porque se apruebe, favor de levantar la mano.
(La Asamblea asiente.)
-Quienes estén porque no se apruebe, favor de levantar la mano.
(La Asamblea no asiente.)
Aprobado el acuerdo, presidente.
-EL C. PRESIDENTE ARROYO VIEYRA: En consecuencia se declara aprobado el acuerdo en torno al procedimiento para elección de Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Comuníquese a las personas integrantes de las ternas enviadas por el titular del Poder Ejecutivo Federal, al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y a la Secretaría de Gobernación....

Acuerdo del Senado

Después de un debate entre legisladores, el Senado de la República aprobó el acuerdo mediante el cual se definió el procedimiento a seguir en la selección de los nuevos ministros de la SCJN Así, los integrantes de las dos ternas a ocupar las dos plazas de ministros, acudirán a exponer sus proyectos no ante el pleno como se había propuesto la sesión pasada, sino ante las comisiones.
Según el acuerdo aprobado por mayoría, los aspirantes a ministro expondrán por 15 minutos sus proyectos de manera individual y después podrán atender los cuestionamientos de los senadores.
Las comisiones de Justicia, Estudios Legislativos Primera y Segunda están encabezadas por los senadores Alejandro González Alcocer (PAN), Fernando Castro Trenti (PRI) y Tomás Torres (PRD).
Será el próximo martes cuando los aspirantes a pertenecer a la SCJN acudan al pleno del Senado a exponer sus proyectos.
Las ternas están conformadas por: Luis María Aguilar, María Luisa Martínez y Jorge Mario Pardo, para sustituir a Mariano Azuela, mientras que para suplir a Genaro Góngora están Jorge Adame Goddard, Eduardo Ferrer y Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.
***
ACUERDO DE LA MESA DIRECTIVA EN RELACIÓN AL PROCEDIMIENTO PARA LA ELECCIÓN DE MINISTROS DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN
La Mesa Directiva, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 66 y 67 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos y
CONSIDERANDO
Que el Senado de la República tiene la responsabilidad de la elección y designación de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación;
Que para cumplir con esa designación, el Senado de la República debe asegurar que las personas propuestas cumplan con los requisitos que impone el artículo 95 constitucional, y
Que el Presidente de la República ha sometido a la consideración de esta Cámara las respectivas ternas para cubrir las vacantes que ocurrirán una vez que concluya el encargo del Ministro Mariano Azuela Güitrón y del Ministro Genaro David Góngora Pimentel, somete a la consideración del Pleno el siguiente
ACUERDO
PRIMERO.- Una vez recibidas las ternas enviadas por el titular del Poder Ejecutivo Federal, con los nombres de los aspirantes para ocupar las vacantes en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se turnarán a las Comisiones Unidas de Justicia; de Estudios Legislativos, Primera; y de Estudios Legislativos, Segunda.
SEGUNDO.- Las Comisiones Unidas de Justicia; de Estudios Legislativos, Primera; y de Estudios Legislativos, Segunda verificarán que las propuestas en cada terna cumplan los requisitos establecidos en el artículo 95 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
TERCERO.- La Mesa Directiva ordenará la distribución de los expedientes de cada uno de los candidatos a los ciudadanos Senadores, a fin de procurarles elementos directos de información.
CUARTO.- En cumplimiento a lo dispuesto por el artículo 96 constitucional, la Mesa Directiva citará a los candidatos que integran las ternas para que acudan el jueves 26 de noviembre a las 11:00 horas, a una sesión de pleno en la que presenten una exposición, en un tiempo máximo de 15 minutos desde la tribuna. El orden de las exposiciones será conforme fueron presentadas las ternas. Las exposiciones no motivarán debates ni interpelaciones. El lunes 30 de noviembre del año en curso, a las 11:00 horas, las Comisiones Unidas convocarán a las personas propuestas para que comparezcan y les plantearán las preguntas que acuerden. Los comparecientes estarán obligados a contestar de manera inmediata.
QUINTO.- El formato para las comparecencias será aprobado por la mayoría de los integrantes de las Comisiones Unidas.
SEXTO.- Las Comisiones Unidas contarán con un plazo no mayor a diez días a partir de la fecha de este Acuerdo para emitir el dictamen sobre la idoneidad de las candidaturas y la cobertura de los requisitos que impone el artículo 95 constitucional. El dictamen será sometido a la consideración del pleno de la Cámara de Senadores.
SÉPTIMO.- Posterior a la aprobación del dictamen, en la misma sesión, la Cámara de Senadores realizará la elección por cédula de quienes se integrarán como Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
OCTAVO.- Se realizarán dos elecciones a fin de elegir separadamente de entre los candidatos integrantes de cada una de las ternas. El orden será conforme fueron presentadas las ternas.
NOVENO.- El Pleno podrá realizar hasta tres rondas de votación para alcanzar la mayoría calificada requerida. De ser necesarias, las dos primeras rondas se realizarán en la misma sesión. De requerirse una tercera votación, ésta se realizará en la sesión inmediata siguiente a la de las dos primeras votaciones. En caso de que al término de la tercera votación ninguna de las personas propuestas alcance la mayoría requerida, se entenderá rechazada toda la terna propuesta y el Presidente de la Mesa Directiva lo notificará de inmediato al Ejecutivo Federal para los efectos del segundo párrafo del artículo 96 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
DÉCIMO.- Para el cálculo del plazo improrrogable de 30 días señalado en el artículo 96 constitucional, se considerarán solamente los días hábiles, en los términos del artículo 28 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.
DÉCIMO PRIMERO.- Realizadas las designaciones de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Presidente de la Mesa Directiva notificará a los nombrados y los citará a que rindan la protesta que señala el artículo 97 constitucional. Asimismo, comunicará las designaciones al Presidente de la República y al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Salón de Sesiones de la Cámara de Senadores, a 24 de noviembre de 2009.
MESA DIRECTIVA

La encuesta de ICESI

Disgusta a estados encuesta anticrimen
El Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, propuso crear una comisión que estudie la ruta para realizar la encuesta anticrimen.
El Gobernador de Tamaulipas acusó que existe un manipuleo en los resultados de la encuesta de victimización elaborada por el ICESI
Nota de Luis Brito y Verónica Sánchez
Reforma on line,
Ciudad de México (26 noviembre 2009).- La Sexta Encuesta Nacional Sobre Inseguridad del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI) fue criticada duramente por los Mandatarios estatales, reunidos en el Consejo de Seguridad, quienes solicitaron crear un sistema eficaz de evaluación delictiva que mida los avances en la lucha anticrimen y no la percepción de la ciudadanía sobre la misma.
E
González expuso que, según los resultados, en Tamaulipas no hubo condiciones para levantar con precisión la encuesta, situación que negó tras aseverar que se efectuó en dos ocasiones.
"Quiero pedir respetuosamente al señor secretario del Sistema Nacional de Seguridad Pública que se aclare esta situación y se tomen medidas pertinentes y vamos a descubrir que hubo un manipuleo de esta información", denunció.
El reclamo de González generó una cascada de críticas a la metodología de la encuesta.
El Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, señaló que la encuesta no evalúa las acciones anticrimen realizadas en cada estado, por lo que pidió formar una nueva comisión en el Consejo de Seguridad que establezca un mecanismo, acordado por todas la entidades y con solvencia metodológica, para medir los resultados en la lucha contra la delicuencia.
Al respecto, el Gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, dijo que la encuesta del ICESI despierta polémica e inconformidad porque se ha convertido en la forma de evaluar el desempeño de cada entidad y muestra el índice delictivo en las mismas.
Consideró que los datos de la encuesta no deben ser descalificados, sin embargo, dijo que ésta es perfectible, por lo que debe ser revisada y orientada con un nuevo enfoque.
Por su parte, el Gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán criticó que se expongan cifras del 2008 cuando el año en curso está por finalizar.
"Si hablamos del 2008 y se presenta un año después ya no nos sirven", dijo.
En tanto, el Gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, respaldó la creación de un sistema de evaluación pues, dijo, la encuesta mide la percepción delictiva y no los avances concretos en seguridad de cada Estado.
Además, planteó que al calificar los logros en esta materia debe considerarse el factor de la movilidad geográfica de las disputas entre grupos criminales.
El morelense Marco Antonio Adame dijo que es necesario contar con un sistema de información confiable, pero rechazó crear una nueva comisión para ello, al considerar que una de la existentes en el Consejo de Seguridad podría ocuparse de dicha tarea para agilizar el proceso.
Tras los cuestionamientos, Luis de la Barreda, director del ICESI, señaló que el 80 por ciento de los datos de la encuesta no son de percepción sino de victimización y que la intención no es desacreditar el trabajo contra la inseguridad que realizan las entidades.
Explicó que en Tamaulipas no se levantaron las encuestas porque el Inegi reportó que hubo una vigilancia por personas no identificadas que impedían su aplicación, mientras que en Tabasco no se efectuaron por problemas de campo derivados de las inundaciones. "No ha sido de ninguna manera mi intención causarles alguna molestia, simplemente las encuestas victimológicas presentan cifras y creo (que) estas cifras, más allá de los esfuerzos que se están haciendo, nos permite saber si estamos avanzado o no en el combate a la delincuencia", dijo.
Finalmente, el Presidente Felipe Calderón sugirió que una comisión revise la posibilidad de un método de evaluación, que incluya logros, y se ponga a disposición del Pleno del Consejo en la próxima sesión.
Hora de publicación: 14:03 hrs.



l Gobernador de Tamaulipas, Eugenio González, acusó que existe manipulación en los resultados de la encuesta de victimización presentada en la sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública por Luis de la Barreda, director del ICESI.

XXVII sesión del CNSP

El Presidente Calderón en la XXVII Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública
Jueves, 26 de Noviembre de 2009 | Primera participación
Señor Diputado Francisco Ramírez Acuña, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.
Señoras y señores Gobernadores de los Estados.
Señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.
Señoras y señores Secretarios de Estado integrantes del Consejo Nacional de Seguridad.
Señor Procurador General de la República.
Señor licenciado José Antonio Hernández Fraguas, Presidente Municipal y Presidente de la Comisión de Seguridad Pública Municipal.
Doctor Luis de la Barreda, Director General del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad.
Distinguidos invitados, representantes de la sociedad civil.
Señor Senador Carlos Navarrete, Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.
Señoras y señores:
En mi calidad de Presidente del Consejo Nacional de Seguridad Pública, doy a ustedes la más cordial bienvenida a esta XXVII Sesión del Consejo Nacional.
Hoy estamos aquí para refrendar nuestro compromiso con la seguridad de todos los mexicanos.
Como miembros de esta máxima instancia de coordinación en materia de seguridad, estamos llamados a trabajar y a trabajar unidos para garantizar la tranquilidad de las mexicanas y los mexicanos. Estamos también aquí para rendir cuentas a la ciudadanía del trabajo que realizamos en la tarea de poner freno al flagelo de la delincuencia.
Por parte del Gobierno Federal, el principal objetivo es hacer de México un país de leyes e instituciones, es proteger a la sociedad de la acción violenta de los criminales. Lo hemos hecho a través de la Estrategia Nacional de Seguridad, que comprende acciones para combatir la inseguridad desde varios frentes y en colaboración con los distintos Poderes y órdenes de Gobierno.
Quisiera referirme a algunos de los temas más preocupantes y más relevantes, algunos de los cuales serán detallados más adelante en esta Sesión del Consejo.
Primero, y muy preocupante. El tema del secuestro en el país. Éste es, quizá, el delito que más agravia, que más ofende y que, desde luego, más daña a nuestra sociedad y a los mexicanos.
Hace poco más de un año México entero lamentaba con profunda consternación y tristeza, y con el país este Consejo, los trágicos sucesos en que se privó de la libertad y a la postre también de la vida a dos jóvenes mexicanos: a Fernando Martí y a Silvia Vargas.
El dolor que causaron estos acontecimientos es imborrable. Desde entonces, sacudidos por la sociedad y por convicción, hemos reforzado la ofensiva en contra de este delito en colaboración estrecha con las autoridades locales. Sigue siendo un tema medular de preocupación ciudadana, un problema real y un objetivo prioritario de todos.
Hoy, también, podemos decir, sin embargo, que los responsables de esos cobardes crímenes que he mencionado hoy están tras las rejas, frente a la justicia, para que ya no lucren con el dolor de las familias mexicanas.
Desde entonces, desde la Firma del Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad y a través de un esfuerzo nacional de las autoridades locales y federales, hemos detenido a más de mil 800 presuntos secuestradores.
Se han desarticulado 270 peligrosas bandas y se ha auxiliado en la liberación de más de mil 300 víctimas de secuestro. Además, hoy, según el registro del Sistema de Seguridad, 27 entidades de la República cuentan ya, finalmente, con Unidades Antisecuestro y otras cinco están, precisamente, en proceso de integración y de fortalecimiento.
Insisto, todavía es un problema muy grave y preocupante, pero también debo comentar a ustedes que comienza a observarse una tendencia a la baja en los casos de secuestro que son registrados por la autoridad, sea a través de denuncia directa de los ciudadanos o bien conocidos por medios indirectos.
Mientras que en julio de este año aún se registraban 138 casos de secuestro en ese mes, en el país, en octubre fueron 88; y en lo que va de noviembre el número es de 56. Tenemos que mantener esta tendencia, hasta erradicar este flagelo de la sociedad.
Segundo. Avanzamos en la depuración y profesionalización de los cuerpos de seguridad. Cabe destacar el inicio de operaciones del Centro Nacional de Certificación y Acreditación, que establece un modelo nacional a seguir para el ingreso, la permanencia y el ascenso de los servidores públicos encargados de la seguridad de los mexicanos.
Asimismo, hoy, 25 entidades federativas cuentan ya con Centros de Control de Confianza que empiezan a operar en la mayoría de los casos. Esto significa que el esfuerzo de limpieza y depuración de las policías a nivel nacional se extiende cada día más.
Aún falta mucho por hacer. Son aún mayoría los mandos policiacos a los cuales no se les ha aplicado un estricto control de confianza; sin embargo, esta tarea indispensable y en la que hay que acelerar el paso lo más posible, ha comenzado en todo el país.
Por parte del Gobierno Federal, en lo que va de la Administración, se han aplicado exámenes de control de confianza a más de 105 mil elementos a través de la Secretaría de Seguridad Pública y a 35 mil personas a través de la Procuraduría General de la República.
Esto significa que hemos rebasado las metas que nos fijamos en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad.
Aunado a ese esfuerzo, estamos dotando de más y mejores herramientas tecnológicas a las fuerzas del orden. Muestra de ello es el inicio de funcionamiento, la inauguración del Centro de Inteligencia de la Policía Federal.
Se trata de un verdadero cerebro informático que permitirá realizar labores de recopilación de información y de análisis de Inteligencia para combatir la criminalidad.
Además, se han incorporado al servicio de la Policía Federal la primera generación de policías investigadores de inteligencia, que son semilla de una verdadera policía científica que necesitamos.
Trabajamos así para legar a los mexicanos fuerzas de seguridad confiables y con capacidades superiores a las de la delincuencia.
Tercero. El Congreso ha aprobado y se ha publicado una nueva arquitectura legal. Hoy, gracias a la acción responsable del Legislativo, contamos con un paquete de reformas en materia de narcomenudeo. Establece como graves los delitos de comercialización y suministro de drogas y aumenta las penas para quienes las distribuyen a menores de edad.
Este marco legal dota a las autoridades, no sólo Federal, sino también a las locales, de más y mejores herramientas jurídicas para terminar con la impunidad con la que pretende actuar el crimen en nuestro país.
Cuarto. Seguimos mejorando los esquemas de cooperación con las entidades federativas. Se destinaron, este año, casi siete mil millones de pesos al Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública, que se incrementó en 35 por ciento gracias a las asignaciones de los estados.
Asimismo, para impulsar el ejercicio responsable y transparente del gasto, creamos un nuevo instrumento de trabajo con las instituciones beneficiarias.
También destinamos más de cuatro mil millones de pesos en apoyo a los municipios a través del subsidio para la seguridad pública municipal. Estos fondos, además de apoyar a las autoridades locales para escalar sus herramientas de combate al crimen, también han servido para interconectar a más de 150 municipios a la base de datos de Plataforma México.
Ahora están en mejores condiciones de proteger a sus comunidades, y también permite ir construyendo el Sistema Único de Información Criminal en todo el país.
Para seguir avanzando, contamos para el próximo año con un presupuesto de más de 95 mil millones de pesos; es decir, un cinco por ciento mayor al asignado para funciones de seguridad este año. Se mantienen recursos para seguir apoyando a estados y municipios.
Y hay la plena certeza, de parte de las autoridades locales y federales, que habiendo mucho por hacer, también el avance en términos de coordinación ha sido relevante para el seguimiento de las tareas que se han comprometido en este Consejo.
Reitero la plena disposición del Gobierno Federal de seguir trabajando codo con codo con las autoridades locales, para lograr que las familias mexicanas puedan recuperar la seguridad que es indispensable para una convivencia con dignidad.
Señoras y señores:
A pesar de los avances, los grandes desafíos que vive el país exigen que redoblemos nuestro esfuerzo en el combate a la delincuencia. Debemos sumar absolutamente todas las capacidades del Estado, incluyendo, desde luego, las de los ámbitos locales para cerrar espacios a la criminalidad.
Y como en toda lucha de largo aliento, el camino está lleno de obstáculos y de desafíos, pero esto no debe hacernos dudar ni optar por salidas falsas. Digo esto, porque en el debate público sobre el tema de la inseguridad se han presentado, y en ocasiones con insistencia, diversas salidas falsas al problema.
En un extremo, están quienes han sugerido que la autoridad tendría que recurrir a métodos al filo de la ley e incluso abiertamente ilegales para combatir a la delincuencia; por otra parte, están quienes abogan porque la autoridad se haga de la vista gorda ante ella o, incluso, en el otro extremo quienes de plano proponen establecer un pacto explícito con la delincuencia y convivir con ella.
Ninguna de estas falsas alternativas es éticamente aceptable, ninguna de ellas es legal y ninguna es viable, tampoco, en términos prácticos. Tanto pactar con la delincuencia, como evadirla o combatirla por medios ilegales significaría erosionar los cimientos que nos dan sustento como sociedad, como Estado fundado en el Derecho.
Cualquier intento de arreglo con la delincuencia termina, invariablemente, en una situación de enorme daño, vulnerabilidad y fragilidad, no sólo para la sociedad, sino también para las instituciones públicas y, en especial, para la autoridad que realiza ese pacto.
Cualquier intento por combatir a la delincuencia violando la ley, termina irremediablemente en mayor violencia y en degradación social e institucional.
Por último, pretender ignorar a la delincuencia provocó que cada día ésta se fuese apoderando de más y más comunidades y autoridades hasta someterlas a su dominio. Por eso, rescatar a esas comunidades y autoridades no sólo es un deber, sino también, en cierta manera, un acto de liberación, de recuperación de libertad y una estrategia fundamental para vencer al crimen organizado en todo el país.
La única salida ética, práctica y legal es combatir a la delincuencia en el marco de la ley y con pleno respeto a los derechos humanos. La única salida viable al problema de inseguridad que vive el país, es fortalecer las instituciones y fortalecer la legalidad.
Sólo en el Estado de Derecho puede prosperar la sociedad. Sólo en el Estado de Derecho puede florecer la economía y la vida comunitaria ordenada. Sólo en el Estado de Derecho puede volver la tranquilidad a las familias y a las comunidades.
Sólo en la legalidad plena puede favorecerse la inversión y el crecimiento económico de largo plazo. Sólo en el Estado de Derecho podremos prosperar como Nación fuerte, como está México llamado a ser.
Por eso, hoy la lucha contra la delincuencia en todas sus modalidades, en especial contra la delincuencia organizada, es fundamental. La única salida para México es combatir a la delincuencia en el marco de la ley. Y la única forma en la que habremos de ganar esta lucha, es combatiendo con fuerza, sin claudicación y combatiendo unidos los tres órdenes de Gobierno, sin simulación, ni regateos. Así lo manda la Constitución, así lo exigen los mexicanos, y así lo seguirá haciendo el Gobierno Federal y los gobiernos estatales, estoy seguro, hasta el último día de nuestros mandatos.
Distinguidos integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Pública.
Distinguidos invitados.
Quiero expresar que la Administración Federal está en la mejor disposición de colaborar con las señoras y los señores Gobernadores y con las señoras y los señores Presidentes Municipales, en la defensa de las libertades y en la vigilancia de los derechos de los mexicanos.
Estoy convencido de que el principal reto que enfrenta México en materia de derechos humanos es la construcción de un Estado de Derecho eficaz; que los mayores atentados a la vida, al patrimonio y a la libertad provienen ahora, claramente, de la criminalidad en México. Y por eso, el Gobierno Federal seguirá trabajando a fin de fortalecer a las instituciones del país, especialmente las encargadas de brindar seguridad y justicia a los mexicanos.
El pasado 2 de septiembre planteé la importancia de fortalecer la autoridad de las instancias locales para combatir con firmeza los delitos que más agravian a la ciudadanía, independientemente de quién sea legalmente competente para combatirlos.
Es una tarea que nos reclama a todos. Insistí en la urgente necesidad de acelerar el esfuerzo en todos los órdenes de Gobierno para contar con un sistema eficaz de cuerpos policiales. Señalé que éstos, en el ámbito municipal, especialmente, enfrentan serias limitaciones ante el poder de cooptación e intimidación de los criminales, y que necesitamos fortalecer los eslabones más frágiles de la cadena de protección ciudadana.
Organizaciones civiles, y muy especialmente, señoras y señores Gobernadores de la República, han planteado la propuesta de revisar el modelo policiaco actual, y concretamente han sugerido la posibilidad de organizar cuerpos policiacos más compactos, mejor organizados, mejor vigilados, con mayor capacidad de fuego y logística que las del nivel municipal, reduciendo así la vulnerabilidad y fragilidad de la organización policiaca a nivel de los ayuntamientos, que se presenta en algunos lugares de la República Mexicana.
Yo estoy convencido de que este tema requiere por lo menos discutirse con seriedad y con profesionalismo. Seguramente habrá convenientes e inconvenientes de una medida cercana a la que se ha planteado como la necesidad de organizar, por ejemplo, sólidas policías a nivel estatal que suplan, precisamente, las debilidades y vulnerabilidades de las municipales.
Pero, por lo mismo, hago mía la propuesta y la pongo a disposición, y deliberación del Consejo, de integrar una comisión de este órgano colegiado a fin de que discuta a fondo este asunto y examine con detenimiento y con profesionalismo los pros y los contras de un modelo policiaco como el que se ha planteado, que pueda tomar la experiencia de los estados, de los municipios del país y de la propia Federación en la materia.
Que examine los casos de éxito y de fracaso que se hayan planteado en otras naciones, y que, finalmente, concurra a la consideración de este Consejo Nacional con una propuesta que nos permita avanzar en el objetivo que nos hemos planteado.
Por eso, yo quiero convocarles a ustedes, distinguidos integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Pública, y a toda la sociedad a que revisemos qué modelo de organización policial requiere México para hacer frente y derrotar a una criminalidad sin escrúpulos y sin territorios delimitados.
Debemos, juntos, impulsar los cambios de fondo que sean necesarios para lograr la transformación y el fortalecimiento integral de las instituciones de seguridad ciudadana en todos los órdenes de Gobierno.
Ante la actitud desafiante de una criminalidad que pretende coartar las libertades ciudadanas; ante la prepotencia de la impunidad delictiva, que lastima a las familias y debilita a la autoridad; ante la irracionalidad de la violencia criminal, las mexicanas y los mexicanos tenemos que cerrar filas y unirnos bajo una sola bandera; la bandera de la ley, la bandera de la justicia, la bandera del orden, la bandera de México.
Somos muchos más quienes estamos dispuestos y decididos a luchar por la seguridad de nuestras familias y por el derecho de las nuevas generaciones de mexicanos a vivir en una Nación de libertades, de orden y de legalidad.
Sigamos adelante en esta lucha por el bien de los mexicanos, de hoy y de mañana. Y que sea, precisamente, para la prosperidad de México y los mexicanos lo que aquí se delibere, en esta Sesión del Consejo de Seguridad Publica, que formalmente doy por inaugurada.
Muchísimas gracias.
***
Segunda participación del Presidente Calderón
Señoras y señores Gobernadores.
Señores integrantes del Consejo:
En primer lugar, quiero celebrar que este conjunto de reflexiones puedan darse, precisamente, en el Consejo Nacional de Seguridad Pública, porque es evidente el interés para todos acerca de este contenido.
Yo participo de la idea, creo que la compartimos todos, de que el trabajo que estamos realizando en el Consejo y, particularmente, en cumplimiento del Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad, requiere de una evaluación constante.
También veo de manera muy comprensible la necesidad de que tal evaluación y la metodología pertinente sea también revisada continuamente; de hecho, se ha revisado en diversas ocasiones esta metodología. Pongo un ejemplo.
En el seguimiento del cumplimiento del Acuerdo por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad se ha construido una serie de indicadores por parte de la Secretaría Técnica, incluso desde el momento en que fue suscrito el Acuerdo, en agosto del año pasado.
Esos indicadores, sigo con el ejemplo, fueron contrastados con el seguimiento que venía dando la Conferencia Nacional de Gobernadores, la CONAGO, y, de hecho, ustedes observarán en la presentación que hizo hoy el Secretario Técnico, se presentan los resultados de ambos indicadores en los puntos de seguimiento del Acuerdo Nacional.
Por otra parte, como bien se ha señalado aquí, uno de los instrumentos de referencia, pienso, y de consideración, además, útil para el Consejo es, precisamente, el seguimiento que instituciones académicas o sociales, el ICESI, pero no sólo el ICESI, también la Universidad Nacional, el Instituto Tecnológico de Monterrey y otras, proporcionan en auxilio de la labor que aquí realizamos.
De hecho, el Observatorio Ciudadano y las asociaciones civiles, algunas de ellas aquí presentes, participantes en este ejercicio de seguimiento cívico, han estado construyendo, precisamente, un sistema que se interrelaciona con estas instancias.
También coincido en que cualquier duda que haya, incluso de la metodología presentada por el ICESI en su encuesta o de cualquier método de evaluación y seguimiento, tiene que ser puntualmente explicado y seguido.
Yo creo que la única manera en que podemos ver si vamos avanzando o no, es teniendo métodos de seguimiento y verificación confiables, confiables para todos, confiables para la sociedad.
Y me parece que esos métodos de seguimiento pueden ser o deben ser, a la vez, tanto internos, como externos. Y me parece que mientras más externos y más objetivos a nosotros mismos, mejor, independientemente que no siempre los resultados de estos ejercicios puedan ser los que hubiésemos deseado o querido en el caso de todos.
Creo que hay buenos resultados y hay otros que son insuficientes. Pongo ejemplos. Evidentemente que un fenómeno que explica el 2008 es el surgimiento de una guerra sin cuartel entre dos o más cárteles en el país por la disputa de plazas y territorios, que llevaron a un recrudecimiento de los homicidios violentos. Eso se refleja en un indicador nacional, concretamente en la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes.
Y también se reflejan cosas buenas que quizá haya que desentrañar con más cuidado de los propios datos de la encuesta. Cito un ejemplo. En el también muy polémico y también creo que se debe revisar, el Termómetro de Inseguridad que se señala, una de las pocas entidades, por ejemplo, que avanza y avanza de manera importante, no recuerdo las cifras en este momento, y no tiene caso quizá revisarlas, pero es, precisamente, el Distrito Federal, que ocupaba el primer lugar en ese Termómetro, y ahora se ha recorrido, digamos, hacia una zona más baja, digamos, de ese indicador.
Yo pienso que hay cifras interesantes para todos. Algunos delitos que han aumentado, otros que se han reducido. Problemas que no hemos resuelto, como el que señala la Gobernadora de Zacatecas; que México tienen una disociación que entre todos debemos corregir, entre lo que realmente está pasando en el terreno de la criminalidad y la percepción ciudadana.
Es decir, el hecho que haya estados que tienen una tasa de incidencia de criminalidad, o de victimización no sé, del cuatro, del cinco por ciento, pero que a la vez tengan una tasa de percepción de inseguridad del 50 o el 60 por ciento, refleja uno de los problemas que tenemos que resolver y que a todos nos conviene resolver.
Creo que lo vamos a resolver. Además, en la medida en que indicadores objetivos y creíbles, no sólo para nosotros, sino principalmente para la sociedad, vayan introduciendo en la percepción ciudadana la realidad.
Es decir, en la medida en que la gente sepa realmente cuáles son los indicadores objetivos, también en esa medida vamos a lograr que la percepción se ajuste a la realidad, y eso nos va a convenir absolutamente a todos.
Pongo otro ejemplo en el caso de México como Nación: dada la enorme cobertura, primero nacional y luego internacional que se da al tema de la violencia, y de manera muy explicable y entendible, lógica e irreprochable, si se quiere, México tiene una percepción muy elevada de violencia y de inseguridad.
Sin embargo, en el indicador que presenta el propio ICESI que, por cierto, no es un dato encuestable, es un dato objetivo y se toma del registro de los homicidios registrados en el país, la tasa de homicidios por cada cien mil es de 11.6 o algo así, redondeado a 12, digamos, en el caso de México.
Hay países que tienen una percepción mucho mejor que la nuestra, países que parece están en una condición mucho mejor que México, como el caso, por ejemplo, en América Latina, para no ir más lejos, de Brasil o de Colombia, en el Continente latinoamericano.
Y, sin embargo, viendo estos datos, Brasil tiene más del doble de homicidios por cada cien mil habitantes, que México. Y Colombia, el triple. Y así sucesivamente y puedo citar otros casos de países; de Rusia, o incluso ciudades de la Unión Americana, los Estados Unidos, que tienen varias veces la tasa de homicidios de varias ciudades de nuestro país.
Hago esta puntualización porque, coincido en que, primero, la importancia de tener conocimiento pleno de la metodología. Eso creo que lo debemos hacer. Nos conviene a todos.
Segundo. Para manifestar también mi conformidad y sugerir que adoptemos la propuesta que se ha presentado, tanto por el Jefe de Gobierno, quizá con la modalidad, me permito sugerir, que señala el Gobernador de Morelos que, precisamente, en uso de la competencia de la Comisión de Información, de este Consejo, se revise, precisamente, la metodología, no sólo de la encuesta, sino de la evaluación en general.
Y que a esa Comisión se incorporen las señoras y señores Gobernadores, que quieran hacerlo para revisar este punto. Que además lo presente en la próxima Sesión de Consejo que, desde luego, citaremos en términos de ley, en el plazo que marca la ley o antes si es posible, agregando, coincido también, plenamente, en que se establezca una evaluación que considere los esfuerzos y los logros que también, se están teniendo a nivel Federal y a nivel de cada entidad que, efectivamente, no están considerados.
Es muy importante, es muy importante porque, coincido también, en la medida en que, sin falsas pretensiones de modestia, no pongamos en claro, al lado de la dimensión de los desafíos, lo mucho que se está haciendo, el mucho esfuerzo que se realiza, estamos contribuyendo a una percepción equivocada y distorsionante de esa realidad, que sí daña al tema de la seguridad pública.
Finalmente, sugeriría, no sé si estén de acuerdo los proponentes, en que lo podamos hacer de esta manera, que sea la Comisión de Información, agregada con la participación de cualquier integrante del Consejo que tenga estas inquietudes, que revisen la metodología, que revisen, obviamente, el tema de la encuesta de ICESI y otras; que se agregue una metodología de evaluación mucho más completo, que incluya también los logros y que se presente a la consideración de este Consejo en su próxima sesión.
Y, finalmente, y ofrezco al señor Gobernador de Tamaulipas, ahondar en la investigación, puntual, acerca de lo ocurrido y de las condiciones en las que tanto el INEGI, como el ICESI señalan, del levantamiento de entrevistas en el Estado de Tamaulipas y, desde luego, en el Estado de Tabasco; aunque, entiendo, obedeció a una razón muy distinta en un caso y en otro, entiendo más a condiciones geográficas o climatológicas, entiendo. No es así, licenciado De la Barreda.
Ofrezco presentar una explicación al Gobernador y al Consejo en próxima ocasión.
(CLAUSURA)
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Simplemente, voy a hacer la Declaratoria de Clausura.
Siendo las 13 horas con 52 minutos del día 26 de noviembre de 2009, declaro formalmente clausurados los trabajos de la XXVII Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública.
Muchas gracias a todos.