1 mar. 2009

Cavernas de las FARC


Ejército captura sede de frente de las FARC
GONZALO GUILLEN /
El Nuevo Herald, 1 de marzo de 2009;
El Ejército de Colombia desalojó de 11 enormes cavernas naturales a la mayor parte de la estructura principal del bloque de guerra más grande que queda de las FARC, al mando del mítico Víctor Julio Suárez Rojas, alias "Mono Jojoy'', quien huye enfermo de diabetes por las selvas del suroriente colombiano.
"No se imaginan lo que hemos caminado durante cinco años buscando estas cavernas'', contó ayer a El Nuevo Herald el general Freddy Padilla, durante un recorrido por la zona de guerra en el suroriente, donde una división con 17 batallones de efectivos antisubversivos y cuatro brigadas, entre otros grupos, persiguen sin pausa al Estado Mayor del Bloque Oriental de las FARC.
Padilla acompañó a un grupo de periodistas a verificar las consecuencias de los golpes que el Ejército le han propinado a las FARC en el sureste del país, donde ‘‘durante 40 años no se movía una hoja sin que ellos [las FARC] lo aprobaran'', declaró el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien también viajó a la zona de guerra.
Según el general Miguel Pérez Guarnizo, comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido (FUDRA) que combate en esta región, en el avance hacia las cuevas las FARC perdieron un hospital de campaña donde se practicaban operaciones ortopédicas complejas y se ofrecía tratamiento odontológico y general.
También contaba con medicamentos abundantes para el tratamiento de la leishmaniasis, una enfermedad tropical que puede causar la muerte si no se trata debidamente, así como antibióticos y otros medicamentos indispensables para sobrevivir en la selva.
En la región de las llamadas Cuevas de El Mono las FARC perdieron además una fábrica de minas antipersonales, otra de granadas de mortero y un taller en el que fundían aluminio con hierro para fabricar morteros y otro tipo de armas, porque el cerco militar les impide recibir material de guerra.
Los periodistas invitados, entre ellos de El Nuevo Herald, llegaron ayer a un kilómetro de la primera línea de combate contras las unidades de las FARC, que luchan encarnizadamente tras perder sus posiciones de combate y descanso en las cavernas y sus alrededores.
Una hora antes de la visita de periodistas y altos mandos, un capitán cayó en un campo minado y perdió una pierna. Minutos después, un soldado corrió la misma suerte y ambos fueron aerotransportados a hospitales de Villavicencio.
En el mismo camino por donde se desplazaba el ministro Santos, mandos militares y los periodistas, los militares desactivaron una mina antipersonal.
La región en la que se combate el frente del Mono Jojoy, formado por unos 3,000 hombres, tiene cerca de 52,000 kilómetros cuadrados y está en el Parque Natural de la Sierra de la Macarena.
"Vamos recuperando el control'', advirtió el general Pérez Guarnizo.
Desde cuando las fuerzas militares entraron a la región en el 2002 para una campaña de desalojo de las FARC, se han hallado nueve campamentos con piscinas y edificaciones que parecían balnearios. La zona de las cavernas es parte de los 42,000 kilómetros que el ex presidente Andrés Pastrana desmilitarizó para celebrar conversaciones de paz que finalmente no fructificaron.
El poder que el frente del Mono Jojoy alcanzó a tener en la zona le permitió construir el único hotel en La Macarena, cerca de la zona actual de operaciones .
"Este fue el corazón del territorio de las FARC durante 40 años'', dijo el ministro Santos.
Con el tiempo, Pérez Guarnizo contó que los campamentos de las FARC fueron acomodados en casas más modestas selva adentro, pero la presión de las fuerzas militares no cesó y las huestes de Jojoy debieron irse a las cavernas.
Pero ahora ya no tienen ni eso y Jojoy' "se mueve sin rumbo fijo'', dijo Pérez Guarnizo.
En la red de caminos de selva que intercomunicaba las cuevas, el Ejército ha encontrado senderos de madera sobre los pantanos. El avance y el acoso de las tropas ha llevado a que 967 guerrilleros se entreguen, además de 214 capturados.
De hecho, el descubrimiento de las cavernas que el Ejército llevaba cinco años buscando fue revelado por una mujer que llevaba 13 años en la guerrilla y huyó, pero ayer no quiso hablar con periodistas.
La mayor de las cavernas puede albergar hasta 200 personas y entre las 11 encontradas las FARC tenían alojamiento, alimentos, medicinas, armas y explosivos.
El Ejército no ceja en tratar de capturar a Jojoy, que "hoy está más flaco, enfermo y correteado'', según Santos, quien agregó: "No vamos a descansar hasta verlo tras las rejas o en una tumba''.

***

Marzo 1 de 2009
Cavernas naturales donde se escondía el 'Mono Jojoy' fueron descubiertas por la Fuerza Omega
El descubrimiento fue hecho a 30 kilómetros de La Macarena (Meta). Estaban camufladas entre el espeso follaje de la selva. El complejo albergaba a cerca de 200 guerrilleros.
El comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla De León, quien viajó a la zona en compañía del ministro de Defensa Juan Manuel Santos, señaló que este es uno de los hallazgos más importantes del último año, ya que deja al descubierto la forma como los guerrilleros se han guarecido de los bombardeos de la Fuerza Aérea.
Según Padilla, el Ejército sabía de la existencia de este lugar llamado 'Las cuevas del Mono', desde hace 5 años, pero solo pudo confirmar su ubicación con el testimonio de una guerrillera que se desmovilizó.
En la zona hay más de 11 campamentos, construidos en cavernas naturales -algunas subterráneas y otras sobre la tierra- con una extensión de aproximadamente 10 kilómetros cuadrados. El área estaba cercada por un campo minado en el que cayeron dos soldados y un oficial.
Una de las cuevas, en la que cabían once personas, tenía un camino que conducía al río Tunia. Allí los subversivos aprovechaban para evadir a las tropas.
También fue hallado un hospital del frente 27 de las Farc, con material de alta cirugía y un equipo de odontología. Según la desmovilizada, el puesto médico era manejado por 'Byron Yepes', segundo jefe del frente 27 de las Fa
rc.
Las tropas también recuperaron 30 mil medicamentos y 2.500 inyecciones para la leishmaniasis, así como armas y explosivos.
En otra caleta encontraron 472 granadas de mortero y 8 toneladas de víveres y 10 toneladas de municiones de diferentes calibres.
"Antes el 'Mono Jojoy estaba gordo, ahora está flaco y enfermo. Antes vivían como príncipes, ahora viven como ratas", señaló el ministro Santos, quien llegó la noche del viernes de Washington.

Mis molinos de viento son reales: Chomsky

Barbara Celis entrevista a NOAM CHOMSKY Lingüista y activista político
"No soy un Don Quijote, porque mis molinos de viento son reales"
Cambrigde (Massachusetts) - Publicdo en El País, 02/03/2009;
Lingüista revolucionario, activista tenaz y sempiterno idealista. Noam Chomsky (Filadelfia, 1928) es uno de los intelectuales estadounidenses más conocidos y mejor valorados fuera de su país. Pero en EE UU sólo quienes están vinculados a los círculos políticos de izquierdas no descafeinadas saben su nombre.
A él no le sorprende: por algo es el autor de libros como Los guardianes de la libertad. En él, junto a Edward Herman, desmenuzó en los ochenta el modelo de propaganda que impera en los grandes medios de comunicación estadounidenses, analizando cómo y por qué determinadas informaciones y opiniones -como la suya- se silencian sistemáticamente. Ahora, cuando acaba de cumplir 80 años, coinciden en las librerías españolas un libro suyo, Sobre el anarquismo (Laetoli) y Entrevista a Noam Chomsky, de Vicenç Navarro (Anagrama).
Anarquista declarado y tan optimista como para seguir apostando por un futuro donde el socialismo libertario vuelva a hacerse realidad, como ocurrió durante la Guerra Civil española, aún ocupa un despacho en el MIT (Massachusetts Institute of Technology), donde ha sido profesor de lingüística desde los años cincuenta. Oficialmente se jubiló a principios del siglo XXI, pero sigue acudiendo a diario al edificio de formas sinuosas y colores chillones diseñado por Frank Gehry que alberga el departamento de filosofía y lingüística del MIT en Cambrigde (Massachusetts). Se diría que su luminosa estancia, llena de libros y presidida por una enorme foto de Bertrand Russell, es su segunda casa.
La otra parte de su vida, la de activista político, tampoco apunta hacia la jubilación. Tras haber publicado decenas de libros, la mayoría para criticar la política exterior estadounidense Chomsky sigue escribiendo y recorriendo el mundo dando conferencias. La nula respuesta de Obama a la invasión israelí de Gaza, la lluvia de millones para salvar a los bancos de su país o el resultado de las recientes elecciones estadounidenses son temas que siguen haciendo pensar a este octogenario sereno, que no aparenta su edad y que recibe a EL PAÍS en vaqueros y zapatillas deportivas.
Pregunta. -El modelo económico de la prensa tradicional atraviesa sus horas más bajas. ¿Cree que los cambios que se están produciendo, motivados en parte por el peso que ha tomado Internet favorecen la irrupción de grupos sociales con menos poder en el ámbito de la comunicación?
Respuesta. -Las fuentes de información todavía están en la prensa tradicional. Internet te da más variedad de opiniones, pero si realmente quieres saber los hechos, qué es lo que está pasando en los sitios, las opciones siguen siendo las mismas. No hay tantas fuentes de información como parece. Yo creo que la prensa tradicional va a sobrevivir. Encontrarán una manera de entender y utilizar la Red en su propio beneficio. Eso sí, la calidad sigue disminuyendo. La información es hoy más homogénea que nunca.
P. -¿No cree que las puertas que ha abierto la Red constituyen una amenaza para ese sistema de poderes del que usted hablaba en Los guardianes de la libertad?
R. Internet es un sistema muy valioso, pero también está amenazado. La próxima batalla es la lucha por la net neutrality. El acceso a Internet ya está restringido porque hay que pagar por él, pero ahora las empresas quieren que sea más fácil llegar a unas webs que a otras, en detrimento de quienes no pueden pagar por estar entre las de acceso rápido. Hay que evitar que eso ocurra.
P. -Usted es uno de los mayores críticos con la política internacional de su país, pero, curiosamente, sus opiniones raramente aparecen en la prensa estadounidense.
R. Estados Unidos probablemente sea el país con el mayor grado de libertad de expresión del mundo, el Estado tiene capacidades muy limitadas para reprimirla porque en 1964 abolió el llamado acto de sedición. Pero la libertad tiene muchas dimensiones y otras formas de control, por ejemplo a través del impacto de la concentración de capital. Por eso usted verá mis artículos en Johanesburgo, pero no en The New York Times.
P. -Europa siguió las pasadas elecciones presidenciales con detalle casi enfermizo. ¿Por qué cree que Estados Unidos sigue fascinando a los europeos?
R. El mundo de las relaciones internacionales es bastante parecido a la mafia. Y si tienes una tienda pequeña, te preocupa lo que piense el padrino, porque es peligroso. Europa se preocupa de lo que el padrino piensa, pero no creo que en realidad siguiera la campaña. Siguió todo lo que es superficial, sin entrar en los programas.
P. -¿Cree que la crisis económica podría provocar una crisis de valores que lleve a un cambio en la forma de organizarnos social y políticamente?
R. Ya está ocurriendo, creo que está bajo la superficie, y la mayoría de la gente la está empezando a sentir de forma instintiva. En la literatura popular del siglo XIX, uno de los temas principales
es que quien trabaja el molino debería poseerlo. Hay muchos escritos de la revolución industrial de campesinos que dicen: 'El sistema industrial nos ha quitado nuestra cultura, nuestra individualidad, nos ha convertido en herramientas en manos de otros'. Esas cosas las escribió gente que jamás había oído hablar del anarquismo o del marxismo, pero lo pensaba de forma instintiva. Esta crisis vuelve a impulsar esas ideas.
P. -Según los políticos, la mayor amenaza para la seguridad mundial ya no es el terrorismo, sino la inestabilidad provocada por la crisis. ¿Cómo interpreta usted ese mensaje?
R. Inestabilidad tiene un significado técnico: subordinación a EE UU. ¿Qué ha hecho Obama para lidiar con la amenaza? Rodearse de gente que contribuyó a crear esta crisis, como Timothy Geithner, Laurence Summers, los banqueros, y encontrar una fórmula para rescatar el sistema que ellos dominan y controlan. Todos los millones que Occidente está volcando para salvar sus instituciones financieras no sirven de nada frente a una crisis mucho mayor: hay mil millones de personas al borde de la muerte por inanición. Ésa es la crisis verdaderamente grave, y ese dinero no hace nada por ellos. Curiosamente, no lo he leído en un periódico americano, sino en uno de Bangladesh. Lo que más me sorprende, además, es que los periodistas de aquí nunca mencionen que todas las medidas que ha tomado Obama son exactamente las contrarias que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomiendan a los países pobres para salir de sus crisis.
P. -Acaba de cumplir 80 años, ¿qué le hace seguir luchando?
R. Imágenes como ésa. [Chomsky indica un cuadro que cuelga de su despacho en el que se ve al ángel exterminador junto al cardenal Romero y seis intelectuales jesuitas asesinados en El Salvador en los ochenta por los escuadrones de la muerte]. Uno de mis fracasos es que ningún estadounidense sepa qué significa ese cuadro.
P. ¿Se ha sentido alguna vez como un Don Quijote?
R. No, porque los molinos son reales y algunos incluso los hemos abatido."La prensa tradicional hallará la forma de usar la Red en su beneficio" "La calidad de la información sigue bajando: cada vez es más homogénea"

El peor golpe a las FARC

Jineth Bedoya Lima entrevista a Juan Manuel Santos, ministro de Defensa de Colombia
Publicado en El Tiempo, Marzo 1 de 2009
-¿Cree que el costo político que el Presidente y el país han asumido es suficiente 'sacrificio' a cambio de la muerte de Raúl Reyes?
-No creo que haya habido el costo político que se sugiere en la pregunta ni para el Presidente ni para el país.
-Se ha dicho que ustedes sabían perfectamente "a qué iban" y tenían la ubicación de 'Reyes' en Ecuador antes de empezar el operativo...
-Se ha dicho muchas cosas sobre la operación. Por supuesto que íbamos detrás de Raúl Reyes.
-¿Cuándo tomó la decisión de bombardear el campamento en territorio ecuatoriano, calculó las repercusiones internacionales que iba a tener?
-No se le olvide que golpear a terroristas que sistemáticamente están atentando contra la población de un país, así estos no se encuentren dentro de su territorio, es un acto de legítima defensa y una doctrina cada vez más aceptada por la comunidad y el derecho internacional
-¿Volvería a desarrollar la operación Fénix tal cual se dio? ¿Qué le cambiaría?
-Creo que fue una operación conjunta muy bien ejecutada por nuestros héroes de la Fuerza Pública. Todavía algunos dicen que los pilotos con semejante puntería no podían ser colombianos.
-¿La muerte de 'Reyes' fue el peor golpe contra las Farc? ¿Más que Jaque?
-Peor golpe que la muerte de Raúl Reyes fue haber encontrado sus computadores.
-¿Cómo fue la discusión interna (Presidente-Ministro-altos mandos) para bombardear el campamento?
- Nadie estuvo en desacuerdo y el Presidente, como suele hacer, dijo que asumía toda la responsabilidad.
-¿Cuándo cree usted que se van a normalizar las relaciones con Ecuador?
-Cuando Ecuador quiera.
- ¿Los jefes de la guerrilla siguen por fuera de Colombia como pasó con 'Reyes'?
-Si, muchos de ellos están por fuera.
-Si usted llega a la presidencia de la República, ¿cómo manejará las relaciones con sus vecinos, especialmente Venezuela?
No si llego a la presidencia, porque eso no está en este momento en discusión, pero las relaciones con cualquier país hay que manejarlas con diplomacia, prudencia y firmeza.
-¿Lo que han encontrado en los computadores de 'Raúl Reyes' en verdad confirma el capítulo de la 'farcpolítica'? ¿La justicia ha marchado al ritmo de las pruebas que ustedes les han entregado a los fiscales?
- Los hechos hablan por sí solos
-¿Qué es lo que más le ha sorprendido de lo hallado en el computador?
-Esos computadores cuyo contenido es realmente apasionante, va a dar mucho de qué hablar durante un tiempo largo.
JINETH BEDOYA LIMA

A un año de la muerte de Raúl Reyes

Los hombres mueren, las ideas perduran.
Gloria eterna a la memoria de Raúl e Iván
Comunicado Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP
El primero de marzo de 2008, en una operación conjunta del ejército colombiano y fuerzas de seguridad norteamericanas, violando en forma descarada la soberanía de la hermana república del Ecuador, dirigidas y orientadas desde las bases gringas de Tres Esquinas en el Caquetá, y Manta en el Ecuador, murió nuestro comandante Raúl Reyes cuando dedicaba todos sus esfuerzos para desbrozar los caminos que nos permitieran confluir con todos aquellos, que al igual que nosotros, sueñan con una Colombia en Paz con Justicia Social, Dignidad y Soberanía
Un golpe sensible para nuestra organización. Pero mucho más, fue una puñalada trapera a la posibilidad real de conquistar la paz en Colombia. Lo que hasta ese momento se había forjado fue destruido de un solo tajo. Raúl, digno representante de la clase obrera colombiana, venía concertando contactos con voceros de la sociedad colombiana y de la comunidad internacional en aras de impulsar y hacer realidad el Acuerdo Humanitario y sentar las bases para iniciar la búsqueda de la salida política al conflicto colombiano. Raúl fue un fiel intérprete de la vocación de paz de las FARC-EP, en función de lo cual no escatimo esfuerzo ni sacrificio hasta llegar a ofrendar su vida.
No satisfechos, los enemigos de la paz encabezados por Álvaro Uribe, tomando como base documentos incautados realizaron un burdo montaje contra personalidades de Colombia y el exterior con el único propósito de taponar hasta el más mínimo resquicio que nos permitiera seguir avanzando en la construcción de soluciones distintas a la guerra.
Olvidaron que la esencia de la FARC-EP y sus razón de ser es la Paz, entendida como la reconciliación y la reconstrucción de nuestra Patria sobre la base de parámetros nuevos que garanticen la repartición equitativa de la riqueza que produce nuestro laborioso pueblo, que erradique la miseria, que garantice la participación de todos en las grandes decisiones, en resumen, que priorice al ser humano y su entorno. De ahí que hemos seguido reconstruyendo esos senderos por encima de la adversidad y enfrentando la mayor ofensiva mediática y militar que organización alguna haya sufrido en América Latina. Muestra fehaciente son las liberaciones unilaterales de prisioneros de los últimos días.
Siete días después muere nuestro querido comandante Iván Ríos, asesinado de forma aleve y traicionera. Crimen que pasará a la historia universal de la infamia. Toda la orgia mediática y las declaraciones de los personeros del régimen que se generaron alrededor de esta felonía, pusieron de presente una vez más su catadura fascista y los valores morales y éticos que los identifica.
Con la muerte de Iván perdió Colombia otro adalid de la Paz. Nunca olvidaremos su trabajo diligente y constante en aras de construir consenso, su jovialidad, optimismo y la profunda confianza en el proyecto fariano.
Desde estas trincheras que durante años compartimos con Raúl e Iván, a un año de su desaparición física, podemos decirles que otros han ocupado sus puestos y hemos redoblado esfuerzos en aras de hacer realidad la construcción de la Patria Grande y el Socialismo, garantía para que haya Paz en Colombia.
Gloria eterna a la memoria de Raúl e Iván.
Montañas de Colombia, Marzo 1 de 2009
Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP

El Juez Baltasar Garzón



Baltasar Garzón ingresó el pasado viernes 20 de febrero en urgencias de una clínica de Madrid debido a un fuerte dolor de pecho por presión alta; de inmediato fue sometido a un electrocardiograma y a varios análisis.
El polémico juez de la Audiencia Nacional fue dado de alta de la clínica privada en la que estaba ingresado; los médicos aseguraron que se encontraba fuera de peligro y que su estado no revestía gravedad.
***
REPORTAJE: OBJETIVO EL JUEZ GARZÓN
Van a por él
LUIS GÓMEZ Y JOSÉ YOLDI
Publicado en El País (http://www.elpais.com/), 01/03/2009;
Después de 21 años de carrera brillante y polémica, a Baltasar Garzón le quedan pocos apoyos. En cuanto toca asuntos de corrupción, la parte afectada de la política se remueve para apartarle del caso; ayer, desde las filas del PSOE; hoy, desde el PP. El juez lo sabe y está preparado
Utilizando un símil deportivo, el partido se está jugando en el terreno que mejor domina el juez Baltasar Garzón: sumario polémico, indignación de los afectados y feroz campaña solicitando su recusación. Estamos en una nueva edición del acoso a Garzón. Conocidos la existencia de la instrucción y los apellidos de los primeros imputados, llega el contraataque. Nada nuevo en las portadas informativas cuando este magistrado entra en acción. Nada que el personaje no tenga perfectamente asumido ni sepa administrar, como reconoce en un libro que recoge buena parte de sus pensamientos y sus respuestas (Un mundo sin miedo, Plaza y Janés, 2005): "Atraes la atención y a partir de ahí te conviertes o te convierten en 'estrella', 'vedette', 'protagonista', 'mediático', 'polémico', 'controvertido'. Es decir, en alguien que actúa a impulsos de popularidad o de encuesta, en alguien que delinque, prevarica. Miente o conspira para mantenerse en alza, para que le reconozcan o le premien. En fin, en un monstruo, sólo que para algunos es un monstruo bueno y para otros malo, pero siempre monstruo".
Deberían tenerlo en cuenta Mariano Rajoy y sus asesores en el Partido Popular si no quieren verse reflejados en las hemerotecas, dentro de unos años, como personajes secundarios que han servido para realzar la ya abundante y fuera de lo común trayectoria de un juez que, a la vista de sus propios escritos, parece convencido de que ha venido a este mundo a interpretar un papel. La cuestión es que, dado el escenario, Baltasar Garzón se interpreta a sí mismo. Así que domina el personaje. Y conoce el guión, que parece escrito para él. Son los demás quienes ejercen labores de actores de reparto. Si hubiera que juzgar la serie judicial que tiene a Garzón como protagonista y que se mantiene 21 años en cartel, habría que reconocer que, siendo la trama un tanto monótona, sigue cosechando elevados índices de audiencia. ¿Quién no está interesado en conocer qué es lo que realmente ha sucedido en las entrañas del Partido Popular allá donde ha disfrutado de un poder absoluto? ¿A cuántos españoles no les gustaría saber el paradero de los cuerpos de sus familiares represaliados durante la Guerra Civil y el franquismo?
Los primeros calificativos dirigidos a Baltasar Garzón como juez estrella datan de hace casi 20 años (Garzón accede a la Audiencia Nacional en enero de 1988, desde la inspección del Consejo General del Poder Judicial). Y fue por el caso Amedo. El 13 de julio de ese año ordenó la prisión de los dos policías, el propio Amedo y Michel Domínguez, acusados de varios asesinatos frustrados de los GAL, que años más tarde supusieron su condena a 108 años de prisión para cada uno. Ese caso fue el detonante, porque por primera vez un juez se atrevía a investigar a la cúpula del Ministerio del Interior por hacer la guerra sucia contra los terroristas de ETA. El Gobierno de Felipe González digirió mal el asunto.
Paralelamente, el magistrado instruía varios sumarios por actividades terroristas de ETA y los GRAPO. A finales de 1989, el magistrado había procesado al entonces jefe del aparato militar de ETA, Santi Potros; había sido el primer juez español en desplazarse a Francia para interrogar a presos etarras (entre ellos, al número uno de la banda, Josu Ternera), y había experimentado sus primeras polémicas con el Gobierno socialista a consecuencia de sus indagaciones sobre el destino de los fondos reservados del Ministerio del Interior. Las presiones desde el Ejecutivo obligaron a Garzón a pedir amparo al Consejo General del Poder Judicial, que, con mayoría de vocales elegidos por los socialistas, "tomó conocimiento de la importancia de los hechos", pero no le respaldó. Era la primera vez. Ha habido otras. Un periodista, por entonces 20 años más joven, escribía estas frases sobre la incipiente carrera de un juez de 34 años: "Ya hay quien dice que tiene gafe. Baltasar Garzón, uno de los cuatro jueces que instruyen causas por delitos de terrorismo en España, no tiene mucha suerte. Le tocan todos los huesos duros de roer".
Hay una leyenda de que Garzón elige los casos. No es verdad. Ocurre que los policías valoran su osadía para intentar llevar la investigación hasta el final y cómo respalda sus pesquisas, por lo que aprovechan las fechas del calendario para judicializar las operaciones cuando Garzón está de guardia. Son los policías, altos cargos de todas las épocas, socialistas o populares, los que mejor aprecian su trabajo.
Así que un año más tarde, nadie hablaba de gafe. Garzón dirigía la actuación de 350 agentes de policía contra el narcotráfico gallego desde la comisaría de Villagarcía de Arousa, donde firmaba decenas de órdenes de registro. Su imagen se hizo famosa al abordar un barco o al montar en un helicóptero. Era la Operación Nécora. Luego, vinieron otras más. Otros sumarios. Todos ellos impactantes. Entre los casos de Garzón figuraban tanto éxitos policiales como actividades que ponían de manifiesto la corrupción en las fuerzas de seguridad, tal y como sucedió con la UCIFA, la unidad antidroga de la Guardia Civil, cuyos miembros pagaban con droga a confidentes. El contraataque de los imputados fue feroz, contra Garzón y los mandos de Interior. Hubo una campaña de desprestigio, pero el juez salió incólume.
Los sumarios de Garzón tocaron al Gobierno socialista de la época. Y en alguna menor medida, al poder financiero (casos Privanza, Expo, Tele 5 o BBV). Unos le criticaban y otros le alababan. Era ya el monstruo. Como él dice, bueno para unos y malo para otros, pero monstruo al fin y al cabo. Sentó en el banquillo a terroristas, narcotraficantes, traficantes de armas, altos cargos; y pretendió que el Tribunal Supremo lo hiciera con ex ministros como José Barrionuevo y el propio Felipe González, cuando ya no era presidente del Gobierno. Todos han sentido deseos de eliminarle, de alguna u otra manera. Han sido los personajes secundarios de la trama, que han ido abandonando la serie (unos, para purgar sus penas en la cárcel; otros, para retirarse de la actividad pública con mayor o menor decoro), mientras el titular del número 5 de la Audiencia Nacional ha seguido siendo Baltasar Garzón. Lo curioso del caso es que el guión no se ha modificado. Cambian los personajes, pero no el protagonista.
Eso debe tenerlo en cuenta Rajoy. Todo cuanto está sucediendo durante estas últimas semanas está escrito en el guión de Garzón. Así escribe en su libro: "Hay casos en los que la vida del juez no vale más que el precio que estés dispuesto a pagar al sicario de turno. Aunque lo más normal es que el juez sea neutralizado a través de medios de comunicación afines, mediante campañas de desprestigio y descrédito que acaben con la ecuanimidad de su juicio, con su tranquilidad familiar o personal, y desemboquen en su silencio, inactividad o retirada. (...) Pienso que los ataques a la independencia de los jueces siempre existirán cuando investiguen a responsables políticos o económicos, pero lo importante es superarlos y rechazarlos. Al menos, yo lo he intentado cuando me han presionado, denunciado, recusado maliciosamente, expedientado, y me han odiado y despreciado. Miro a mi hijo y recuerdo todos y cada uno de los ataques sufridos desde dentro y desde fuera en unas y otras investigaciones, las denuncias, las presiones, las recusaciones instrumentales, los expedientes abiertos sin haber intentado siquiera una indagación previa, los odios, los desprecios".
Garzón ya no tiene 34 años. Tiene 53. Ya no es un joven juez. Y no le ha faltado suerte. Tras cada caso complicado en el que investigaba a poderosos había alguien que le necesitaba. El Partido Popular celebró que Garzón instruyera la segunda parte del caso GAL para acabar con el último Gobierno de Felipe González, y que quisiera acabar con ETA atacando su vía de financiación (con los papeles del Proyecto Udaletxe en la mano, Garzón sostuvo que ETA no sólo son sus comandos, sino todo un entramado de estructuras y plataformas creadas para apoyar a la banda y perseguir sus fines desde la legalidad o alegalidad). Al PSOE le pareció maravilloso, sin embargo, que Garzón procesase y pidiese la extradición del ex dictador chileno Augusto Pinochet, y que atacase públicamente a José María Aznar por su apoyo a George W. Bush en la guerra de Irak.
No parece un hombre cansado aunque haya ingresado en un hospital el pasado fin de semana aquejado de una crisis de ansiedad. Hace 15 años respondía con firmeza a todas aquellas entrevistas que le interrogaban por la eventualidad de una retirada de la Audiencia Nacional. Hace 15 años ya. No se ha producido ese hecho. Sus intentos de acceder a la presidencia de la Sala de lo Penal han fracasado por idéntico motivo: sea la mayoría socialista del Poder Judicial o la mayoría conservadora, nunca ha gozado de los apoyos suficientes. Ahora tiene intención de presentarse a la presidencia de la Audiencia Nacional, pero le faltan apoyos. Nadie le quiere. Otros jueces de la Audiencia, sin embargo, señalan que sería la forma más fácil de desactivarle, porque como presidente de la Audiencia no tiene función jurisdiccional, es decir, no podría investigar nada, ni meter a nadie en la cárcel.
Ha ganado enemigos y ha perdido amigos. El número y trascendencia de los casos instruidos por este juez son tan amplios que han terminado por traspasar fronteras. Recuérdense el caso Pinochet o la imputación a Berlusconi. O su orden de detención sobre Osama Bin Laden, en el caso de la célula española de Al Qaeda. Una de sus aspiraciones ha sido ser fiscal en el Tribunal Penal Internacional: él está convencido de que su escaso dominio del inglés ha sido un factor determinante en el fracaso de su candidatura -con ese fin estuvo año y medio en Estados Unidos-; otros piensan que el estilo Garzón, tenido en algunos foros por una especie de justiciero, es demasiado arriesgado para darle rienda suelta a escala internacional. La cuestión es que, mientras su trayectoria pública ha sido espectacular, su biografía personal y privada se ha mantenido muy discreta.
En ese sentido, Garzón es un monolito. Todas las referencias a su vida personal permanecen invariables en el tiempo: su mujer, Yayo, es su novia de toda la vida; sus tres hijos (el primero de los cuales le permitió eludir el servicio militar), sus aficiones: el esquí, el fútbol (donde juega de portero), las coplas, las sevillanas (se lanza con estilo al escenario en cualquier tablao improvisado); su torpeza al inundar de chistes fáciles a la audiencia de cualquier reunión social, la asistencia a capeas. Es curioso: ninguno de los cientos de perfiles escritos en la prensa durante años da importancia a su actividad como cazador. Le gusta el campo, cierto (es hijo de agricultores de Jaén), pero poco se sabía de la caza hasta que saltó a las portadas la noticia de su coincidencia en una cacería junto al ya ex ministro de Justicia Mariano Bermejo.
Esa coincidencia ha acabado con Bermejo, pero no con Garzón.
Entre otras cosas, porque Garzón conoce el riesgo al que está expuesto. Violentaron su domicilio en varias ocasiones: en una de ellas drogaron a su perro, un pastor alemán, y le dejaron una piel de plátano sobre la cama de matrimonio a modo de aviso. Le han seguido. Han confeccionado dossiers infamantes sobre su vida privada. Tiene permanentemente auditadas sus cuentas corrientes para evitar ingresos de dinero de sospechosa procedencia que puedan implicarle. Vive desde hace 20 años bajo una fuerte escolta policial. Conoce las reglas del juego en el que se ha metido y hasta ahora nadie ha podido demostrarle nada.
Su vida pública es otra cosa. Le han criticado. Le han etiquetado, como a los actores con demasiado éxito a los que se acusa de un exceso de afectación: busca el espectáculo y no instruye adecuadamente. Sin embargo, la opinión generalizada de magistrados que han trabajado a su lado, no siendo amable, abunda en sus claros y oscuros de otra manera. "Garzón probablemente sea el mejor jefe de prensa de sí mismo, pero no es cierto que instruya mal. Eso es una leyenda urbana. Es un juez que sabe manejar los papeles y exprime a los fiscales, que son quienes generalmente llevan la instrucción. Gestiona bien el sumario, maneja bien los tiempos. Sabe crear equipos, que no le duran mucho tiempo porque es autoritario, arrogante y vanidoso. Agota a los equipos y no reconoce su trabajo. Trata mal a los funcionarios. Pero tiene olfato. Huele cuándo un caso puede dar mucho juego, puede serle útil. Lo que pasa es que es un mal político metido a juez de instrucción".
La política. No siempre Garzón ha sido un personaje incómodo para los Gobiernos. Para el poder político. Algunos le reprochan su falta de contundencia con el poder económico: no ha sido tan duro con los grandes empresarios como con los altos cargos, sostienen algunos críticos. Pero sí los de calado político. Durante un año (entre 1993 y 1994) dejó la judicatura y pasó a la política: participó en las elecciones legislativas de 1993 con el PSOE. Cuentan que ambicionaba crear una especie de FBI a la española. Que ésa ha sido su máxima ambición, la de ser un fiscal a la americana. Algo de ello se desprende de sus libros. Por ejemplo, su admiración no disimulada -quizá la única que profesa- al juez Giovanni Falcone, que tuvo amplios poderes para combatir a la Mafia en Italia hasta que fue asesinado. Aquella ambición no fue satisfecha. No hubo amplios poderes para Garzón. Regresó a su trabajo y se convirtió en el martillo de aquel Gobierno socialista a consecuencia de los GAL y los fondos reservados.
Odiado por los socialistas y alabado por los populares. Ésas fueron las condiciones de juego durante varios años. Con el PP en el poder, su trabajo para arrinconar a todo el entorno de ETA rindió grandes frutos. Conocida fue su gran relación con el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja. Luego vino el caso Pinochet, que incomodó a Aznar. Y finalmente, su crítica pública a la participación española en la guerra de Irak.
Actualmente, con el caso de la Operación Gürtel (Correa, en alemán), el Partido Popular se ha revuelto en contra del juez. Los términos se han invertido. Son los populares quienes le critican descaradamente, emitiendo frases muy parecidas a las que proclamaban los socialistas en su momento. Se le acusa de filtraciones interesadas, de manipulación, de prevaricación. Los argumentos para recusarle, antes y ahora, se parecen como dos gotas de agua. Nada nuevo.

Nada que Garzón no tenga en su guión. De nuevo, el libro El mundo sin miedo (escrito hace cuatro años) resulta esclarecedor. Son sus palabras: "¡Cuántas veces las imputaciones de filtraciones a la prensa se hubieran paralizado de inmediato con la simple comparecencia del juez explicando los hechos! En mi caso, en muy contadas ocasiones he podido hacerlo, pero no he dudado en dar explicaciones en situaciones límite y cuando la información era paladinamente falsa y manipulada. Si no he acudido -sólo una vez lo hice- en más ocasiones a los tribunales, ha sido porque desconfiaba de mis propios compañeros. No estaba muy seguro de que fueran capaces de enfrentarse a eventuales campañas de presión mediática, con lo que estoy afirmando que esa circunstancia se ha producido. Hay expertos en la coacción y extorsión mediática que utilizan la profesión de periodista como mercenarios o para obtener ventajas del poder político. Son falsos profesionales, cuya ética profesional es similar a la de los capos mafiosos".
La actualidad en los albores de 2009 está marcada por un nuevo acoso a Baltasar Garzón. Es la tercera parte, luego de la experimentada durante el denominado caso Sogecable y la que protagonizaron los socialistas mediados los años noventa. La orquesta recusadora la dirige hoy Mariano Rajoy al frente de los populares.
La Operación Gürtel ha destapado una trama de corrupción que ha alcanzado a varios aforados, entre ellos, el presidente valenciano, Francisco Camps, y el tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas. La réplica del PP no es nueva: es la misma que siguieron en CiU (caso Banca Catalana) o en el PSOE (caso Filesa). El mismo estribillo en todos los casos: primero, la defensa (todos como una piña, no hay familias, sino defensa a ultranza del partido y los afiliados imputados), y luego, el contraataque (se ataca al juez, se le acusa de parcialidad y se le presiona para que abandone el caso).
Como hasta ahora no ha dado resultado, los populares han presentado una querella por prevaricación contra el juez. No parece que vaya a tener éxito, pues hasta un enemigo irreconciliable de Garzón, el ex juez Javier Gómez de Liaño, la ha criticado. Y es que los querellantes no han tenido en cuenta la doctrina del Tribunal Supremo sobre inhibiciones. Garzón la conoce bien, pues el alto tribunal le dio un sonoro varapalo cuando por segunda vez dirigió una exposición razonada por si los hechos que supuestamente implicaban a Felipe González en los GAL eran constitutivos de delito. El Supremo dijo entonces que los jueces tienen la obligación de determinar bien los delitos (es decir, instruir la causa hasta que no quede más remedio que llamar a declarar como imputado al aforado).
Posteriormente, el PP ha ampliado la querella por revelación de secretos, porque Garzón desmintió que Esteban González Pons fuera uno de los aforados a los que estaba investigando. La queja es que, al negar los hechos respecto a Pons y no hacerlo respecto del tesorero, Luis Bárcenas, estaba confirmando que le tenía por imputado. Una especie de comisión por omisión que no tiene ningún futuro, salvo el ruido de un partido político que pretende ocultar que está siendo investigado por corrupción. Otro varapalo: el vicepresidente del Consejo del Poder Judicial, De Rosa, atacó a Garzón por haber imputado a su ex jefe político Francisco Camps. El Poder Judicial le ha obligado a pedir disculpas al juez.
Buscan la recusación.
Pero Garzón se inhibirá en próximas fechas.
Garzón lo tiene escrito hace cuatro años: "Además, era consciente de que, en muchas ocasiones, los ataques eran parte de una estrategia de provocación de los propios afectados con el fin de inutilizarme como instructor".
Por eso, Rajoy, también aficionado a los símiles deportivos, debería tener en cuenta que quizá esté jugando en el terreno que mejor domina Garzón. -

Carta de Irina Layevska

Una carta a la titular de la CONAPRED.
Enviada por Irina Layevska Echeverría Gaitán, mujer transexual y discapacitada con una trayectoria importante en la lucha contra la discriminación hacia las personas con discapacidades y con orientaciones sexuales diferentes a la heterosexual.
Irina, a la muerte de Rincón Gallardo, fue propuesta para ocupar la dirección de la CONAPRED.
Textual:
Sra. Perla Bustamante:
He recibido su convocatoria para una reunión en el Conapred, es mi deber ético y político rechazar esa invitación. Tengo que ser muy clara y decirle que no comparto sus declaraciones hechas en la prensa con respecto a la figura de Gilberto Rincón Gallardo y su papel al frente del Conapred. Si usted está en ese lugar es gracias al esfuerzo de Rincón Gallardo para crear y darle cuerpo a esa instancia de lucha y representatividad de las y los invisibles y sin voz de este país.
He leído con atención sus declaraciones vertidas sobre la diversidad sexual y es de gran preocupación no solo su desconocimiento, sino los prejuicios que le acompañan. Asistir al Encuentro de las Familias y justificar las declaraciones del Sr. Calderón fue una gran falta de sensibilidad y pluralidad, usted misma discriminó a las familias diversas y a quienes profesamos otras religiones.
Es muy grave que la titular de una institución creada para luchar por la no discriminación declare que no ha sufrido discriminación, me pregunto ¿CÓMO O CON QUE BASES PODRÁ CREAR LOS PROGRAMAS PARA LUCHAR CONTRA ALGO QUE NO CONOCE? Y decir que todos los días se encomienda a Dios, formando parte de un gobierno que nuestra Constitución establece como laico, es igualmente falto de respeto incluso para quienes no tienen ninguna religión.
La no discriminación tiene que enmarcarse en una política de Estado, con el compromiso de todos los sectores que lo componen. El papel del Conapred es implementar y marcar los objetivos para la creación de programas que los sectores del Estado harán suyos y los cumplirán. Esto solo se puede hacer con la claridad de que esta lucha ha de darse desde una política social y no asistencialista ni lastimera.
Usted tiene que aprender que la discriminación mata, mata en muchos aspectos, desde el abandono por falta de conocimiento a las diferentes formas de discapacidad, hasta los crímenes de odio, como son la misoginia, la homofobia, la lesbofobia, la transfobia. En un país dónde las diferencias marcan la realidad de vivir o no, es fundamental que la no discriminación se convierta en la aceptación a las diferencias. No queremos un país de tolerancia, sino una patria de aceptación al diferente. La tolerancia es un concepto emocional y no social, por eso aunque yo no comparta sus objetivos y acciones, acepto que tiene derechos y los respeto.
Sin embargo, debo ser muy franca y declarar que su nombramiento no lo reconozco. Era un clamor de muchos sectores desde políticos, intelectuales y organizaciones sociales que quién sucediera a Rincón Gallardo tendría que cubrir un perfil y trayectoria acorde a la responsabilidad que significa representar a las y los discriminados de nuestro país. Señora, usted no cubre ese perfil, ni está a la altura de representarnos, ni de luchar por nuestro derecho a SER QUIENES SOMOS.
Me avergüenzo de quienes exigieron una sucesión con una trayectoria política y hoy se callan frente a esta afrenta y se conforman con las limosnas que reciben.
Yo entiendo que su papel al frente del Conapred responde los intereses de los sectores más conservadores y que usted tiene que cumplir la línea trazada por el representante de esos sectores, el Sr. Caderón.
Me queda muy claro que para su jefe, la sociedad civil no existe. Así lo demostró al nombrarla a usted sin importarle la opinión de cientos de personas y organizaciones que presentaron una propuesta concreta para el futuro del Conapred.
Por lo anterior, he de negarme a participar en reunión alguna con usted, yo no daré mi aval a una política autoritaria como la del Sr. Calderón.
Es todo.
Irina Layevska Echeverría Gaitán.--

El año en que las FARC perdieron

El año en que las FARC perdieron la guerra
CARLOS A. MONTANER
Publicado en español en El Nuevo Herald (Miami Herald), 28 de febrero de 2009;
Hace un año, el presidente Rafael Correa, tras acusar amargamente al gobierno de Alvaro Uribe de violar la soberanía nacional, decidió romper relaciones con Colombia. Era su airada respuesta tras el ataque militar de ese país contra la base clandestina de Angostura operadas por las narcoguerrillas comunistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dentro de territorio ecuatoriano, situada a unos escasos 1,800 metros de la frontera que separa a ambos países.
Uribe probablemente previó que Correa protestaría con gran energía, pero el objetivo de liquidar a Raúl Reyes, el segundo hombre de las FARC (o el primero, porque ya se sabía que Tirofijo estaba muy enfermo), era mucho más importante que la reacción del incómodo vecino, tan poco solidario con los esfuerzos bélicos de su gobierno.
Al fin y al cabo, desde el 2004 los colombianos habían elevado inútilmente dieciséis informes a la Comisión Binacional Para Asuntos Fronterizos, más otros seis a la cancillería ecuatoriana, denunciando la presencia de narcoguerrilleros comunistas de las FARC que actuaban desde Ecuador, sin poder frenar los continuos ataques de que eran víctimas.
Resultaba, pues, más sensato pedir perdón que pedir permiso, especialmente tras la experiencia de la incursión de las FARC contra la base militar colombiana de Teteyé, en el verano del 2005, saldada con decenas de soldados muertos y heridos, agresión efectuada por narcoguerrilleros provenientes de Ecuador bajo las órdenes de Raúl Reyes, extremo que el gobierno del entonces presidente ecuatoriano Alfredo Palacios negó enfáticamente contra toda evidencia.
Como escribiera recientemente D. Blasco Peñaherrera, ex vicepresidente de Ecuador, periodista y diplomático con gran prestigio internacional, a quien nadie podría acusar de ser antiecuatoriano: "Así las cosas [la multiplicidad de informaciones e indicios y la variedad de las fuentes que mostraban los vínculos entre miembros del gobierno de Correa y las narcoguerrillas], parece realmente imposible que se deje de relacionar a los funcionarios del gobierno nacional con las FARC. E inclusive, no faltará quien piense que el señor Presidente Uribe Vélez hizo bien en autorizar el bombardeo sin previo aviso y asumir el riego del estallido de soberanía que incendió Carondelet''.
En realidad, ese es el verdadero origen de las malas relaciones de Colombia con sus vecinos Ecuador y Venezuela: los vínculos ideológicos, políticos y los oscuros intereses económicos de esos gobiernos (o de muchos de sus funcionarios y militares) con las narcoguerrillas, como demostraron las computadoras de Reyes y hoy vuelve a comprobarse con las revelaciones de José Ignacio Chauvin, ex subsecretario del Interior del gobierno de Correa.
Mucho antes de que las fuerzas armadas colombianas atacaran el campamento de las FARC, los presidentes Correa y Hugo Chávez, incluso, habían lanzado la idea de concederles a las FARC la condición de "fuerza beligerante'', lo que hubiera legitimado la existencia y las acciones de estas bandas de asesinos, secuestradores y traficantes de drogas, colocándolas al mismo nivel legal del Estado colombiano.
Afortunadamente, la prudencia del gobierno brasilero hizo abortar esta peligrosa maniobra diplomática. Los gobiernos de Ecuador y Venezuela no sólo no están dispuestos a ayudar a Colombia en la lucha contra las narcoguerrillas (objetivo que supuestamente deberían respaldar a tenor de los tratados y acuerdos diplomáticos firmados por todos los países de la región), sino, en el mejor de los casos, les resulta absolutamente indiferente la suerte de los colombianos, y, en el peor, quisieran ver derrotado al gobierno de Uribe por las tropas de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), y les irrita sobremanera que Estados Unidos le dé ayuda militar a Bogotá mediante el Plan Colombia, o la utilización del herbicida glifosato para tratar de erradicar los cultivos de coca, principal fuente de ingreso de estos verdaderos ejércitos subversivos.
Una y otra vez, Correa repite que el problema de la cocaína no es ecuatoriano, sino colombiano, y que el viejo drama de la violencia, los secuestros y los asesinatos de las FARC o del ELN no le atañen a su país y forman parte de la exclusiva responsabilidad del gobierno de Bogotá.
Algo tan disparatado como si Francia se convirtiera en santuario de los terroristas de la ETA vasca, y Sarkozy declarara que las actividades de esa banda armada no constituyen un asunto que les incumbe a los franceses.
Es verdad que los etarras se esconden en territorio galo, pero también que existe una leal colaboración entre los gobiernos de España y Francia para perseguirlos, capturarlos y llevarlos a juicio, porque los franceses entienden, con total sentido común, que lo que le interesa al país por su propia seguridad y para sostener sus libertades y forma de gobierno, es la existencia de una España en paz, próspera y democrática, con la cual tener las mejores relaciones posibles en todos los órdenes, para beneficio de ambas naciones.
¿De dónde ha sacado Correa que los problemas de Colombia no afectan a Ecuador? Tras la reciente matanza de indígenas awá a manos de las FARC (una tribu situada en ambos lados de la frontera entre Ecuador y Colombia), ¿no es obvio que el enemigo no es el gobierno de Colombia, sino estas bandas asesinas de narcotraficantes?
¿No es capaz de percibir Correa que el cultivo y tráfico ilegal de cocaína es un gravísimo flagelo internacional que atañe a todos los gobiernos responsables del mundo y puede estremecer y hasta destruir a los estados más contaminados, como hoy están descubriendo los mexicanos y ya sabían los colombianos?
¿Qué cree sucederá en Ecuador, un país institucionalmente débil, con muchos militares y funcionarios profundamente corrompidos o ideológicamente proclives al radicalismo antidemocrático, si las mafias de narcotraficantes se asientan firmemente en suelo ecuatoriano? ¿No le importa a Correa que Ecuador se transforme en un narcoestado?
Las FARC y el ELN no son movimientos subversivos limitados al perímetro de Colombia, sino fichas de un circuito político e ideológico mucho más amplio que se revitalizó dentro del llamado Foro de Sao Paulo tras el derribo del Muro de Berlín y el fin de la Guerra Fría, y hoy se insertan en organismos como la Coordinadora Continental Bolivariana (reunida, por cierto, en Quito una semana antes del ataque al campamento de Raúl Reyes).
Por delirante que parezca, esos movimientos radicales aspiran a destruir los fundamentos republicanos sobre los que se asentaron nuestras naciones, para sustituirlos por un mundo dominado por el colectivismo en el terreno económico y por el caudillismo populista en el político, regímenes en los que los gobernantes no tienen límites y los individuos carecen de derechos.
Tal vez es útil que Colombia entienda que está sola en su batalla por defender las instituciones democráticas, apenas auxiliada por Estados Unidos, pero sin ninguna garantía de que esa colaboración pueda sostenerse por mucho más tiempo.
Las democracias latinoamericanas no tienen la menor tradición de practicar la solidaridad internacional con las naciones sojuzgadas o en peligro, como se demostrara con las largas tiranías de Paraguay, Nicaragua, República Dominicana y Cuba, donde el mismo gobierno dictatorial lleva medio siglo de ejercicio interrumpido, y hoy, en su crepúsculo, los países de nuestra estirpe parecen más interesados en ayudar a los Castro a sobrevivir que en socorrer a sus víctimas.
Tampoco es algo que debe asombrar a los colombianos. Ellos tampoco practicaron la solidaridad democrática internacional cuando pudieron y debieron hacerlo.
América Latina es así: veinte naciones que viven de espalda al dolor ajeno, y que ni siquiera son capaces de definir sus propios intereses e ideales comunes.
Por eso, entre otras razones, constituimos el rincón más pobre y triste de Occidente.

Colima, huele mal

Colima: Todos están en el narco
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
Revista Proceso # 1687 (
www.proceso-com-mx), 1 de marzo de 2009;

En Colima, la elección del 5 de julio pone en juego más que intereses económicos y políticos: expedientes judiciales muestran que los núcleos de poder formal en el estado y en su capital, encabezados por el gobernador Silverio Cavazos y por el alcalde con licencia Mario Anguiano –precandidato del PRI a la gubernatura–, están implicados con poderosos grupos de narcotraficantes.
El narcotráfico domina las elecciones del 5 de julio próximo en Colima. Candidatos a presidencias municipales, a diputaciones federales y al gobierno del estado tienen vínculos familiares, empresariales o profesionales con los cárteles de Joaquín El Chapo Guzmán y de los hermanos Amezcua.
De acuerdo con expedientes judiciales, el principal señalado es el precandidato del PRI a la gubernatura y desde el miércoles 25 presidente municipal con licencia de la capital de Colima, Mario Anguiano Moreno.
Según reportes de inteligencia, también están en la mira de las autoridades el ahora diputado local y candidato a una diputación federal Roberto Chapula de la Mora, del PRI, y la candidata a la presidencia municipal de Manzanillo, Esmeralda Cárdenas Sánchez, del PAN. Identifican además a los hermanos del gobernador Jesús Silverio Cavazos Ceballos, Francisco y Rafael, como operadores de El Chapo Guzmán, aunque ellos no son candidatos.
Mario Anguiano Moreno es el precandidato con mayor fuerza para ser nominado por el PRI, pero también el que más lazos tiene con el narcotráfico. Familiares suyos han sido condenados en México y Estados Unidos por tráfico de drogas.
Su hermano Humberto, apodado La Rana, fue condenado en 2004 a 10 años de prisión por vender metanfetaminas, y su primo Rafael Anguiano Chávez purga en Estados Unidos una pena de 27 años por ser considerado jefe de la organización de los Anguiano en Los Ángeles, California, vinculada con los hermanos Amezcua, Los Reyes de las Metanfetaminas.
A pesar de esos antecedentes, el alcalde aspirante tiene el respaldo del gobernador Cavazos Ceballos, cuyo entorno también ha sido vinculado con el narcotráfico. Antes de asumir la gubernatura, cuando era diputado local por el municipio de Tecomán, sus hermanos fueron procesados por la Procuraduría General de la República (PGR): Francisco por consumo de cristal y Rafael por distribución de metanfetaminas. Además, éste es señalado como operador de El Chapo en esa demarcación.
En septiembre de 2007, el gobernador intercedió ante el gobierno federal por medio del senador del PRI por Colima, Rogelio Rueda Sánchez, para que le diera la libertad anticipada al hermano de Mario Anguiano.
Cavazos Ceballos gestionó también la preliberación de Gustavo Anguiano Gutiérrez, a quien dos años antes un juzgado federal en Colima sentenció por portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Aérea Nacional, así como por disparo de arma de fuego. Al ser reincidente del delito de portación, Gustavo Anguiano fue condenado a tres años y 10 meses de prisión.
Las gestiones fueron hechas directamente por el director general de Prevención y Readaptación Social de Colima, Roberto E. Pizano Camberos, quien el 3 de octubre de 2007 –“en cumplimiento a las instrucciones” del gobernador, “así como la información que me proporcionó… Mario Anguiano Moreno, presidente municipal de Colima”– presentó la documentación para pedir la libertad anticipada. La solicitud consta en el oficio identificado como “Sub-Jurídica, expediente 554/2007”.
Un mes antes, también “cumpliendo indicaciones” de Silverio Cavazos, Pizano Camberos se dirigió al senador Rogelio Humberto Rueda Hernández para que intercediera no sólo por la preliberación del hermano del alcalde, sino también por la de Gustavo Anguiano Gutiérrez.
El funcionario penitenciario le pidió al senador que “en apoyo a las personas señaladas” se pusiera en contacto con el entonces secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Roberto Campa Cifrián, y la comisionada del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, Celina Oseguera Parra.
El senador Rueda Hernández también es precandidato a la gubernatura, se encuentra mencionado en una denuncia de hechos sobre la defraudación a cientos de personas durante su campaña para llegar al Senado.
Las gestiones de libertad anticipada empezaron mucho antes de que Humberto Anguiano Moreno cumpliera las dos terceras partes de su condena, el mínimo que establece el artículo 60 de la Ley de Prevención y Readaptación Social del estado de Colima.
Sentenciado a 10 años de prisión, Humberto Anguiano Moreno cumplirá su pena en junio de 2013, por lo que cumplirá el plazo mínimo para obtener el beneficio hasta diciembre de este año. El nuevo gobernador de Colima asumirá el puesto el 1 de noviembre.
Sentencia mínima
El hermano del presidente municipal fue detenido hace casi seis años, luego de un largo seguimiento de sus actividades como narcomenudista.
En agosto de 2002, la Procuraduría General de Justicia de Colima recibió la denuncia de que en la casa ubicada en el número 24 de la calle Leonardo Jaramillo, en la colonia Independencia de Armería, Colima –propiedad de la familia Anguiano Moreno y utilizada como bodega– se vendían estupefacientes tanto en el día como en la noche.
Después de días de vigilancia, la procuraduría detuvo a compradores de droga que identificaron a La Rana como su proveedor desde por lo menos un año antes.
No fue sino hasta marzo de 2003 cuando el juez segundo de lo Penal en Tecomán le otorgó una orden a la delegación de la PGR para catear el domicilio, donde efectivos de la Agencia Federal de Investigación encontraron tres bolsas de mariguana empaquetada para su venta, dos envoltorios con polvo de metanfetamina y uno de cocaína, así como instrumentos para el procesamiento de metanfetaminas.
Diez meses después de la denuncia, Humberto Anguiano Moreno fue detenido el 3 de junio de 2003, acusado por la PGR de venta de metanfetaminas y posesión de mariguana, metanfetaminas y cocaína.
El Centro de Readaptación Social de Colima informó que el hermano del aspirante priista al gobierno estuvo bajo el proceso penal 123/98, en el Juzgado Primero Penal de Colima por el delito de homicidio culposo, en 1998; pero el Departamento de Registro Nacional de Identificación de Sentenciados aseguró que el detenido no tenía registro de antecedentes carcelarios.
Anguiano Moreno, quien al momento de ser aprehendido tenía 37 años, contaba con la tarjeta de residencia permanente en Estados Unidos que le expidió el ahora desaparecido Servicio de Inmigración y Naturalización del Departamento de Justicia.
El 6 de junio de 2004 se le dictó auto de formal prisión y el 17 de diciembre siguiente fue sentenciado a 10 años de cárcel y 3 mil 830 pesos de multa por el Juzgado Segundo de Distrito en Colima, pero sólo por el delito contra la salud, en la variante de venta de metanfetaminas.
Los otros cargos fueron desechados debido a que el Juzgado Segundo de Distrito, encargado de la causa 58/2003-2, desestimó el valor probatorio del cateo “porque (la orden) fue obsequiada por una autoridad judicial del orden común, carente de competencia… por razón del territorio”.
De acuerdo con el juez Francisco Javier Rodríguez Huezo, un juez de Armería debió dar la orden y no uno de Tecomán. Al restársele cargos, La Rana fue encontrado con “mínimo grado de culpabilidad”.
El hermano del presidente municipal con licencia utilizó todos los recursos legales contra su detención y la sentencia. Primero buscó, ante el Juzgado Primero de Distrito en Colima, un amparo contra el auto de formal prisión, y cuando fue sentenciado interpuso un recurso de apelación ante el Primer Tribunal Unitario del Tercer Circuito y luego un amparo ante el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito. Ambos confirmaron la sentencia.
Los 10 años de cárcel, contados a partir de su detención, se vencen en junio de 2013. En agosto de 2007, la subdirección de Seguridad y Custodia emitió un reporte en el que le acreditó buena conducta, pese a los reportes de que La Rana consumió cristal dentro del presidio.
El 8 de octubre, el consejo técnico interdisciplinario del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Colima emitió un acta para facilitar su libertad anticipada. Señaló que además de cursar la secundaria, participar en torneos de basquetbol, sembrar hortalizas y especializarse en la fabricación de sandalias en mil 583 días de trabajo, el reo había recibido el apoyo de sus familiares.
“Ante la posibilidad de un beneficio de libertad anticipada su esposa es quien se constituye como fiador moral y vivirá a su lado en Armería, Colima, en donde trabajará en el mantenimiento de tráilers”, dice el acta, a pesar de que todos los documentos penitenciarios indican que la ocupación del interno es la de campesino. De acuerdo con información del Cereso, el hermano del alcalde sigue preso.
Conexión internacional
No es el único familiar que el candidato a gobernador tiene en la cárcel. Su primo hermano Rafael Anguiano Chávez está detenido en Estados Unidos desde 1997, acusado de encabezar la organización Anguiano, dedicada a la venta de metanfetaminas.
De acuerdo con el Departamento de Justicia, la organización obtenía del cártel de los hermanos Amezcua, con sede en Colima, algunos de los químicos necesarios para la producción de esas drogas sintéticas.
En un boletín, que difundió el 5 de diciembre de 1997, esa instancia del gobierno estadunidense explicó el procedimiento: luego de que los químicos eran introducidos al sur de California y llevados a laboratorios clandestinos en Los Ángeles, miembros del grupo de Anguiano “cocinaban” las drogas para venderlas en Los Ángeles, Dallas, Carolina del Sur, Chicago, Atlanta, Miami y Nueva York.
En 2002, Rafael Anguiano fue trasladado a Nueva Jersey. Desde entonces ha fracasado en sus peticiones de ser trasladado a México, donde quiere completar los 27 años de prisión, que cumple en 2024.
Informes de inteligencia indican que Isaura Anguiano Chávez, hermana del detenido que radica en Estados Unidos, tiene vínculos con cárteles colombianos. Refieren que el 23 de mayo de 2002, en Colombia, fue detenido Carlos Hugo Zepeda Aguirre con 15 kilos de heroína que planeaba entregar, en el municipio de Villa de Álvarez, a Gary Torres Plascencia.
Se trata de uno de los hijos de Germán Torres Anguiano, también primo del alcalde y quien fue ejecutado el 5 de junio de 2006 en Guadalajara, Jalisco. Desde 2001 era buscado por la DEA. Los reportes aseguran que Isaura visitaba con frecuencia al excomandante de la Vigésima Zona Militar, Vicente Arau Cámara. Otro Anguiano Chávez, Audel, tiene el permiso de la Secretaría de Gobernación para organizar peleas de gallos.
La red local
Preso también por narcotráfico, Leonel Anguiano Salazar declaró que era primo de Germán Torres Anguiano en uno de los procesos penales que se le abrieron por tráfico de cocaína.
Leonel Anguiano ingresó en la cárcel en 1979, 1987 y 1990 por delitos contra la salud. En el segundo proceso penal, por diversas modalidades de delitos contra la salud y violaciones a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, fue consignado junto con Germán Torres Anguiano. Éste fue exonerado de los cargos, pero Leonel fue sentenciado, en 1990, a siete años y medio de prisión por posesión y suministro de cocaína en Tecomán, Colima.
Al apelar la sentencia declaró que los 20 gramos de cocaína con que lo sorprendieron “los había conseguido con su primo Germán Torres Anguiano, quien se la había obsequiado (la droga) en su domicilio”, según el toca penal 141/93 del Primer Tribunal Unitario de Circuito, con el que se rechazó la apelación.
A partir de esa declaración, Torres Anguiano fue detenido en su domicilio, donde encontraron otros 55 gramos de cocaína, joyas y una pistola, además de 7 mil 300 dólares.
Ya preso, Leonel Anguiano enfrentó en 1990 otro proceso, el 230/89, en el Juzgado Segundo de Distrito en Nuevo Laredo, acusado de transportar 24 kilos de mariguana de Tecomán, Colima, a Nuevo Laredo, Tamaulipas, en noviembre de 1989.
El juzgado lo encontró culpable y lo sentenció a 12 años de prisión. Anguiano contrató a tres personas para mover la droga, como lo había hecho en otra ocasión. Esa sentencia fue confirmada por el Quinto Tribunal Unitario del Décimo Noveno Circuito, en Nuevo Laredo.
Según los informes, el alcalde y precandidato a gobernador integró a su equipo del ayuntamiento a otras personas a quienes se les relaciona con el narcotráfico.
Es el caso de Octavio García Salazar, quien fue administrador del rancho Ángeles del Infierno, en Tecomán. Esa finca, antes llamada Las Pilas, perteneció al capo Rafael Caro Quintero y cuenta con una pista de aterrizaje para aeronaves pequeñas. El comprador fue Germán Torres Anguiano, y
ahora el administrador y apoderado legal del predio es un hermano del actual diputado local por Tecomán, Arturo García Arias.
Según los reportes judiciales mencionados, a ese rancho llegaba Ramón Margarito Larios Quirós, El Papo, señalado como operador en el municipio de Tecomán, junto con Rafael Cavazos Ceballos, hermano del gobernador que en julio de 2003 fue detenido por agentes de la PGR que desmantelaron un centro de distribución de droga en ese municipio. En ese operativo fueron detenidas 11 personas en posesión de metanfetaminas y de los instrumentos para procesarlas.
Los mismos informes añaden que los hermanos del gobernador son coordinados por Arturo Baltasar Sánchez, hombre de Ignacio Coronel Villarreal, Nacho Coronel, socio de El Chapo Guzmán.
Indican que son protegidos por el procurador del estado, Arturo Díaz Rivera, destinatario de una amenaza reciente, colocada en un cuerpo decapitado: “No hay poder que dure 100 años, ni plazo que no se cumpla; donde hay hombres no hay fantasmas, para ti, Arturo DR”.
Otro colaborador de Anguiano Moreno en el ayuntamiento, con el mismo señalamiento, es José Ramón Valdovinos, director general de Tránsito y Vialidad. Los informes señalan que como director de Procesos de la Procuraduría estatal vendía información a la delincuencia y que operaba con su ahijado José Antonio González, a quien además identifican como informante de la DEA y del FBI.
Igualmente, a Tayde Hugo Corona López, director de Licencias del ayuntamiento, se le relaciona directamente con Adán Amezcua. Exfuncionario de la delegación de la PGR en Colima, Corona es propietario de joyerías e imprentas donde se han impreso trabajos de Comunicación Social del gobierno del estado.
Un fuerte aliado de Mario Anguiano Moreno es el presidente de la Canacintra en Colima, Rafael Gutiérrez Villalobos, quien es propietario de comercios y fue investigado por la PGR tras la detención de Luis Amezcua en 1998. Son tan cercanos, que el dirigente empresarial anunció públicamente que renunciará al organismo para sumarse a la campaña del PRI en caso de que Anguiano sea su candidato.
De acuerdo con los expedientes, Gutiérrez Villalobos es propietario de la empresa de seguridad ROCA, en sociedad con Evaristo Valdovinos Licea, delegado de la secretaría de Relaciones Exteriores en el estado.
Añaden que otro empresario cercano al precandidato es Rafael Ordorica Suárez, propietario de la radiodifusora La Mejor FM y quien, aseguran, se quedó con las propiedades de Germán Torres Anguiano, pues estaban a su nombre.
Señalan que por eso hay una disputa entre los hijos de Torres Anguiano (Gary y Gerald Torres Plascencia) y los hijos de Rafael Ordorica (Manuel y Rafael Ordorica Verduzco).
Además, los informes vinculan a Anguiano Moreno con Jesús Orozco Alfaro, un priista que ocupó cargos como el de administrador de la Aduana de Manzanillo, hasta que en 2002 perdió la postulación de su partido a la gubernatura y se convirtió en frustrado candidato del PRD.
Respecto del candidato a diputado federal del PRI, Roberto Chapula de la Mora, indican que sus principales clientes como litigante son personas acusadas de narcotráfico. Fue presidente de la Federación de Colegios y Barras de Abogados, diputado local en dos ocasiones y, en 2003, candidato perdedor a la presidencia municipal de Colima.
En el caso de la diputada federal panista Esmeralda Cárdenas Sánchez, quien busca la candidatura para la presidencia municipal de Colima, los documentos consultados destacan que dos de sus hermanos fueron procesados y sentenciados en el año 2000, cuando transportaban 184 kilos de mariguana, en Jalisco. La diputada asegura que después de cumplir su condena abandonaron esa actividad.

La siembra del miedo

En las cárceles “el miedo es una piel”
JULIO SCHERER GARCíA
Revista Proceso # 1687 (
www.proceso-com-mx), 1 de marzo de 2009.
Fallecido el miércoles 25 de febrero, a los 81 años, el doctor Carlos Tornero López llegó a compenetrarse tanto en la problemática de las cárceles del país que él mismo, llegó a decir, se sentía preso. Más de la mitad de su vida la dedicó a administrar prisiones, a vivir “entre sicópatas y criminales”, por lo que se convirtió en el hombre que más sabía del tema. En 1998 Tornero se decidió a hablar con Julio Scherer García de “la injusticia institucional, la corrupción interna, la impiedad, el dolo, la mala fe, el morbo, el lucro vil, la dignidad perdida”, que imperan en las prisiones mexicanas. De esa experiencia da cuenta el libro Cárceles, publicado en 1998, del cual reproducimos extractos.
Al inaugurar el país una etapa promisoria con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas como gobernador del Distrito Federal, me abrí a la esperanza, como tantos. Algo podría hacer por los infractores. Soy psiquiatra, no carcelero y los considero víctimas de su propia violencia. La ONU los llama, y con razón, minusválidos sociales.
“Pronto se me impuso una realidad: bastaron cuatro años para que la descomposición en las cárceles rebasara las pesadillas de la fiebre. El número de internos se duplicó hasta casi catorce mil y las llagas infectadas hicieron de la vida en cautiverio una pus.
“Usted podría preguntarme cómo se mide la crápula en un antro copado por la corrupción y yo le respondería:
“En 1993 los capos de las prisiones surtían en cuatro semanas un kilo de cocaína. Hoy les bastan unas horas”.
Se detiene el doctor Carlos Tornero, velados sus ojos azules. Dice al fin:
“1994 fue el año del asesinato de Colosio, el nacimiento de Marcos, el desprecio por Salinas, la muerte moral de un sistema aborrecido. 1994 pudrió las cárceles y así hemos seguido. Habría que rehacerlo todo”.
lll
–¿Alguna vez gritó usted tanto horror?
–No. Valoré mi trabajo más allá de mi vida completa. Una vez decidido a hablar, debo ser claro. Mi silencio me hizo cómplice por omisión.
Sobre una pequeña mesa de trabajo, en su casa de la colonia Narvarte, descansan dos grabadoras, dos tazas de café, dos vasos y una jarra con jugo de naranja. Tornero lleva el café a los labios, apenas lo prueba y ceñida con las manos sostiene la taza en alto. Busca su propio monólogo.
lll
Una luz negra oscurece las prisiones día y noche: la muerte.
A lo largo de la semana que va del dos al ocho de marzo, el doctor Tornero fue informado de tres suicidios y un homicidio en los reclusorios sur y oriente. Ocurrieron en las horas más desguarnecidas, lejana la madrugada.
La tragedia enferma al penal. Su población quiere saber, exige los pormenores del suceso. La muerte, donde se la encuentre, es el acontecimiento de la vida.
(…)
Perturba la cadena, las muertes en serie, síntoma de zozobra y agotamiento en los penales. El último límite se aproxima para todos.
Cavila Tornero. Las grabadoras registran el silencio. Con su inteligencia lejos, me aparta. En la sala de su casa, a la distancia de dos hombres que hablan bajo, me siento un extraño.
–¿Se da cuenta? –dice al fin.
–¿Qué me quiere decir?
–En las cárceles se vive bajo el temor. Sin descanso.
–Pienso a mi pesar que el homicidio es asunto del ministerio público y los muertos, muertos están. ¿Qué más doctor?
–No se trata de eso.
–Entonces de qué.
–Quisiera explicarle.
–Diga, doctor.
–Yo también soy un preso.
–Lo imagino.
–Vivo una vida contradictoria, nudosa.
No distingo entre su preocupación y su angustia.
Su rostro se cierra y empieza a hablar, profundas las arrugas que lo marcan.
lll
“Soy psiquiatra y convivo con miles de enfermos, muchos dañados de manera irreversible, algunos locos para siempre. Otros, muchos también, caminan a la esquizofrenia, quebrados los afectos profundos, destruida su relación con el mundo exterior. No conozco un interno sin neurosis, alterada su capacidad intelectual, disminuida su aptitud física, desviada o aniquilada su sexualidad, exacerbado el abrigo de la intimidad.
“Corrupción y explotación son palabras que envuelven el vacío. Nada dicen. Importa mirar a los internos de cerca, cara a cara, armarse de paciencia para escuchar su voz truncada. Sólo así es posible sentir el tono descolorido de su vida, el tedio que todo se traga.
“El hacinamiento, el hedor, el estrés, el trabajo que no llega, el deporte imposible, la golpiza al acecho, la venganza a punto, la disputa por los territorios, la pérdida del sentido de humanidad, todo junto llevaría al recluso al incendio de su propia vida y la ajena si no fuera por el licor o la droga. Si la prisión ahoga, el trago y el polvo liberan.
“Los reos, los más, desvirtúan el lenguaje y debilitan su identidad como personas. Sin conversación, se comunican con silbidos. Atentos al jefe de seguridad, anuncian sus pasos con sonidos que imitan las voces de los pájaros. Conocedores de los odios y los rencores de la cárcel, si las puntas brillan en un rincón y por ahí merodea un custodio, cubren a los pendencieros con notas largas y agudas.
“Les gustan los tatuajes y se adornan con pechos inabarcables y nalgas inconcebibles, caderas recogidas y cinturas como aros, leopardos y tigres que avanzan, águilas con picos que devoran. Su obscenidad, sosa y pueril, se lee en los excusados”.
lll
Le pregunto al director de las cárceles:
–¿Cómo se hace, en la práctica, para corromper a un director de prisiones? A usted, en la penitenciaría de Santa Marta, ¿cómo le “llegaron?” Si fue una mujer, ¿cómo? Si fue la droga, ¿cómo? Si fue el dinero, ¿de qué manera?
–¿Sólo existen para usted la sexualidad, la evasión y la fuerza, el dominio del dinero?
–¿Hay acaso otros poderes en las cárceles que usted describe?
–Uno sobre todos: la siembra del miedo.
–Cuente, doctor.
–El miedo se pega. Es una piel. El miedo es el arma de los narcos, de los matones, de los soplones, de los pandilleros.
“El miedo se nota, se ve la sombra que cubre a los cobardes y a los sujetos sin autoridad moral. De los cobardes no vale la pena ocuparse. Los segundos, pendientes las cuentas que los años les fueron dejando, vacilante su mundo interior, acaban en la simulación. Se corrompieron, sin principios por defender. Es el caso de la mayoría de los directores y jefes de seguridad que han pasado por nuestras prisiones. Terminan como actores, confundida la vida con la representación”.
lll
–¿Por qué, doctor, su pasión por ese mundo, intrincados la locura y el crimen?
–Sólo en la vida secreta que llevamos adentro nos enfrentamos con la verdad. Ahí matamos, ahí cobramos venganza, ahí destruimos, ahí levantamos un ego tan alto como ningún otro, ahí y sólo ahí nos atrevemos con nuestras traiciones y cobardías.
“Los teólogos hablan del pecado original para explicar las caídas de la criatura de Dios. A mí me atrae la fragilidad del hombre para acercarme humilde y soberbio a sus faltas, que son las mías. Endebles todos, semejantes la mujer insustituible y la aborrecida, el padre amado y despreciado, el hijo que cuenta y el que está de más, el amigo amargo y el que ni eso es, nadie escapa a su propia debilidad.
“Me atrae el mundo de los infractores y los enfermos porque lo habito. Tengo mi propio testimonio, el que vale: mi vida secreta, los jugos que eyacula y que sólo yo huelo. Todos caemos y no hay quien termine ileso.
“De esta realidad que es el hombre, la gracia y la desgracia que se juntan, la línea recta y la línea curva que se enredan en una sola geometría, surge la belleza contaminada del mal, las legiones alucinadas que lo buscan, el fervor que lo hace religión. Si a la maldad la despojáramos de la belleza que contiene, perdería su fuerza y dejaría de existir”.
lll
Vuelve Tornero, entre los extremos: aborrece las cárceles y de ellas es responsable.
En su lenguaje:
–Abomino de las prisiones, instituciones contra natura. Ahí están, aplastantes. Yo las llamo como lo que son: jaulas. Y las jaulas son para las bestias.
“Me lastiman como un dolor, víctimas los internos de sus propios crímenes y victimados por una sociedad que ve el castigo como una purificación. Es la sociedad que establece categorías, los buenos y los malos. Y malos, perversos, podemos ser todos.
“Creo en la sanción sin concesiones para aquéllos que, dueños de sí mismos, se satisfacen en la maldad y la propagan. Aún así les es inherente su dignidad de hombres y merecen un trato humano.
–¿Qué ve usted en sus prisiones?
Arma Tornero un largo monólogo:
“Percibo una depresión profunda que expresa el ánimo de los internos, perdidos en un tiempo ausente. Sin punto de apoyo, buscan consuelo en el pasado. Es el tiempo de la madre o de la abuela, la tía mayor, la hermana grande.
(…)
“Pero regresemos a las cárceles, a la depresión en la que muchos internos flotan sin sentido y muchos descienden hasta la profundidad de la esquizofrenia. En el espacio mortecino de la locura, estremecen los reos de hábitos tranquilos. El bien y el mal les son extraños, nada saben de la libertad, a nadie lastiman, trabajan incansables con dedos sorprendentes y un día se extinguen, dramáticamente amados.
“Otros, los psicóticos tocados por la electricidad, saltan en un segundo de la mansedumbre a la sevicia y en ella se vacían. Dotados de una fuerza ignorada, llegan a extremos desconocidos por la ferocidad animal. Sé de corazones devorados, de cuerpos triturados, arrancada la piel, las venas como hilachos. Las fotografías que se conservan en archivos cerrados, muestran el horror de la demencia dejada a su furia.
“En este caos conviven los orates, los pueriles, los perversos, los apacibles, hacinados y promiscuos. La locura arma con puntas y fierros a sombras y espectros. La irracionalidad de los homicidios es lectura frecuente en el interior de las prisiones”.
Remata Tornero, desapacible:
“Las fichas de ingreso a las cárceles, de nada sirven. Elaboradas a la carrera, basura la ortografía, rebosan cajones inútiles. Otro tanto ocurre con las historias clínicas de los reos. Ni de su vida tenemos noticia.”

La venganza de Luis Téllez


La venganza de téllez
RODRIGO VERA, reportero
Revista Proceso # 1687 (
www.proceso-com-mx) , 1 de marzo de 2009.
Luego de denunciar en Proceso las constantes y graves fallas de los equipos y sistemas con que operan los controladores de tránsito aéreo en el país, “que en cualquier momento pueden ocasionar siniestros de consecuencias irreparables”, el secretario de Trabajo del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo, Ángel Iturbe, ha sido sometido a hostigamiento por los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano. E identifica al autor de estas presiones: Luis Téllez, secretario de Comunicaciones y Transportes, quien, afirma, “intenta acallarme e intimidar al sindicato”.
Ángel Iturbe Estrop, vocero y secretario de Trabajo del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (Sinacta), es hostigado por las autoridades aeronáuticas debido a que proporcionó información a Proceso sobre las frecuentes fallas en los sistemas de control aéreo del país.
El miércoles 25 de febrero, la dirección jurídica de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) envió una carta a Iturbe para notificarle que levantaría un “acta administrativa en su contra”. Lo acusa de “faltas de probidad” por haber declarado y entregado información a este semanario relativa a los sistemas y equipos de control aéreo, “considerados de seguridad nacional”.
Firmada por Carlos Romero Godínez, jefe del jurídico de Seneam, la misiva detalla las razones de la sanción:
Por no haber desempeñado las funciones que tiene encomendadas con la responsabilidad, diligencia y cuidado apropiados e incurriendo en faltas de probidad, al haber efectuado declaraciones a los medios de comunicación, como es el caso de la revista Proceso (Semanario de Información y Análisis, números 1673 y 1674, de fechas 23 y 30 de noviembre, respectivamente), referente al accidente del Learjet 45 de Gobernación, matrícula XC-VMC, así como información sobre el funcionamiento y disponibilidad de los sistemas y equipos de control aéreo; haciendo manifestaciones de asuntos de que tuvo conocimiento con motivo del trabajo, proporcionando sin estar autorizado, informes sobre las actividades de SENEAM, así como información referente a protocolos de operación aérea considerados de seguridad nacional.
El documento también menciona las infracciones a la ley presuntamente cometidas por Ángel Iturbe:
La conducta antes descrita contraviene lo dispuesto por los artículos 44 fracciones I, III y IV; 46 fracción V, incisos a) y e) de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado; 69 fracciones I y VIII, y 70 fracciones I, VIII, XI y XVIII de las Condiciones Generales de Trabajo para los Controladores de Tránsito Aéreo de SENEAM vigentes.
Finalmente, lo citó a presentarse el viernes 27 en la Jefatura de la Estación Culiacán de Seneam, donde se levantó el acta administrativa AA-01/09 CUL, en la que se reiteran los cargos en su contra y se le advierte que Seneam es “una instancia de seguridad nacional”, por lo que “también está transgrediendo lo dispuesto por la Ley de Seguridad Nacional en su artículo 4, que establece: ‘La seguridad nacional se rige por los principios de legalidad, responsabilidad, confidencialidad, lealtad…’”.
Dice Ángel Iturbe:
“En lugar de que las autoridades resuelvan los graves problemas del tránsito aéreo, se me está reprimiendo por el solo hecho de dar a conocer esos problemas. Son amenazas y actos de intimidación que intentan acallarme.”
–¿Considera que finalmente usted será sancionado?
–El levantamiento del acta es el primer paso para castigarme. Conociendo la arbitrariedad de las autoridades aeronáuticas, es muy probable que lleguen al extremo de querer correrme del trabajo, que me den la llamada suspensión definitiva.
Iturbe dice no tener la menor duda de que Luis Téllez, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), “está detrás de todas estas medidas represivas” en su contra.
–¿Es también un acto represivo contra el sindicato de controladores?
–Por supuesto, ya que no estoy haciendo nada a título personal. Todas mis acciones las he hecho a nombre del sindicato, como su vocero y su secretario de Trabajo. La documentación que entregué a Proceso son oficios del sindicato. De manera que la intimidación del señor Téllez también es contra el Sinacta.
“Y son falsas las acusaciones de que la información que entregamos sea de seguridad nacional. ¡Totalmente falsas! A nosotros nos ampara la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental. Nos defenderemos legalmente hasta el final.”
Indica que quienes sí violaron la ley fueron Téllez y sus funcionarios cercanos, como Gilberto López Meyer, director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), y Agustín Arellano, a cargo de Seneam.
“Ellos tenían prohibido revelar las grabaciones de los diálogos en cabina del Learjet 45, debido a que hay una investigación penal en curso. Y sin embargo las dieron a conocer ilegalmente”, dice.
El hostigamiento contra Ángel Iturbe obedece a que entregó a Proceso una serie de reportes que él –a nombre del sindicato de controladores– le envió a Luis Téllez, en los cuales le advertía sobre las fallas en los equipos de control aéreo y el riesgo que representan para la seguridad no sólo de los pasajeros, sino también de personas y bienes en tierra.
En uno de los reportes, fechado el 10 de octubre del año pasado, un alarmado Iturbe le comunica a Téllez que, incluso, los controladores aéreos llegaron a perder la señal nada menos que del avión presidencial en el que viajaba la esposa del presidente, Margarita Zavala.
Dice textualmente ese reporte:
Señor secretario: insistimos en la necesidad URGENTE de que intervenga usted para que Seneam (…) atienda y resuelva de manera definitiva la problemática referente a las fallas frecuentes y graves de los equipos y sistemas con que tenemos que trabajar los controladores de Tránsito Aéreo. Reiteramos que la gravedad de la situación ha llegado al grado de que en cualquier momento puede ocasionar siniestros de consecuencias irreparables.
Subrayo de manera ilustrativa, pero alarmante, que el pasado miércoles 8 de octubre, a las 19:48 horas, desapareció el eco del
AVION PRESIDENCIAL AP02 durante al menos 15 segundos de las pantallas de radar de los controladores que le proporcionaban el servicio de aproximación terminal al aeropuerto de esta Ciudad de México.
En otros reportes, también publicados en este semanario, Iturbe le informa a Téllez sobre fallas en el Centro de Control México –que monitorea todos los vuelos en el centro del país– y en el sistema operativo Eurocat X –que maneja información de radares en el sureste mexicano–, así como otras deficiencias en el control de tráfico aéreo.
En entrevista, Ángel Iturbe lamentaba incluso que las autoridades no hicieran caso a estas advertencias del sindicato de controladores:
“Llevamos años enviándoles escritos en los que señalamos no solamente las fallas en nuestros equipos, sino también problemas por saturación de vuelos, mala administración del personal y mala distribución en las cargas de trabajo. Ahí están las cartas dirigidas al señor Luis Téllez… Pero es inútil. Nadie nos hace caso.” (Proceso 1673.)
El pasado 28 de noviembre, días después de que Proceso diera a conocer estos reportes, Ángel Iturbe sufrió un primer castigo por haberlos entregado al semanario: Seneam le quitó su comisión sindical y lo trasladó de la Ciudad de México a Culiacán, donde actualmente es controlador en el aeropuerto de esa ciudad.
Ese traslado fue un “acto represivo e ilegal”, declaró Iturbe en una breve entrevista publicada en el número 1674 de esta revista, declaraciones por las que ahora también se le levantó el acta administrativa.
Pero las represalias contra Iturbe empezaron cuando el Learjet 45 en el que murió el secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño acababa de desplomarse. En una conferencia de prensa realizada el 5 de noviembre pasado –un día después de la caída del avión–, el mismo Luis Téllez arremetió públicamente contra el vocero del Sinacta al señalar: “el señor Iturbe miente y además está lucrando con un caso en el cual todos los mexicanos sentimos un gran dolor, y eso muestra que es una persona que carece totalmente de ética”.
La reprimenda verbal de un Téllez enfurecido sorprendió a los periodistas que cubrían el acto.
Ante los regaños, castigos y hostigamientos, Ángel Iturbe comenta que no se amilana y que, sin afán protagónico, continuará con sus denuncias: “El doctor Téllez podrá volver a llamarme mentiroso, oportunista y hasta acusarme –sin fundamento– de lucrar con la información. Seguramente endurecerá su actitud para acallarme y para intimidar al Sinacta. Pero no dejaremos de denunciar públicamente las irregularidades que afectan a la seguridad en la aviación.”

Morir de hambre

El escritor que murió de hambre/Gregorio Morán (
LA VANGUARDIA, 28/02/09):
La literatura española no es muy variada en muertes. Hay algunos suicidas; pocos, si tenemos en cuenta que es un oficio cuya singularidad asume cierto desquiciamiento. Algunos creen que eso revela la huella de la genialidad, pero no es cierto. Se han suicidado más escritores sin talento que geniales.
Todo escritor, por esencia, es un tipo raro, porque si fuera normal se
dedicaría a profesiones más sanas, seguras y acrisoladas. Muchos murieron en la cama, de viejos, y cuanto más idiotas estaban, más los celebraron. Luego figuran y desde hace mucho los académicos de la Real, que son gente que vive de la pluma - tomando esta en un sentido muy laxo-pero que por suerte para la literatura no viven de ella, aunque lo hagan parecer.
No recuerdo de ningún académico de la Lengua Española que se haya suicidado; primero porque son gente más consolidada que los bonos del Tesoro, y por si fuera poco, nada propensa al mal de amores, por razones de edad y patrimonio. Fueron famosas las inclinaciones hacia el lupanar y la timba de algunos de ellos, pero eso no mata a nadie. Hay algunos escritores, y grandes, que cayeron por excesos con el alcohol y las malas compañías sexuales, pero fueron muertes lentas, casi mansas y aceptadas. De miseria y abandono, muchos. Pero de hambre, lo que se dice de hambre, yo sólo conozco a Alejandro Sawa.
Las singularidades de nuestra historia, con el conservadurismo en dominante hegemonía - palabra finísima con la que aquellos que procedemos de la izquierda radical, espurios herederos de Gramsci, solemos designar al aplastante dogmatismo de la Iglesia católica española durante siglos-,ha consentido que en los libros de enseñanza de la literatura del siglo XX figurase el padre Coloma, modesto jesuita al que sus colegas de compañía volvieron tarumba, autor de auténticas bazofias de prosa alambicada, cursi y retorcida, como Pequeñeces y Jeromín,ilegibles hoy salvo para sadomasoquistas, y sin embargo no aparecen plumas que aún pueden leerse con placer y benevolencia. Por ejemplo, Alejandro Sawa, que no fue un gran escritor pero que sí consiguió páginas periodísticas notables, media docena de novelas valientes - alguna de ellas con pretensiones-y la adaptación teatral de una novela de Alphonse Daudet que obtuvo gran éxito, Los reyes en el destierro.
Hay escritores que sin ser grandes por su obra son sin embargo figuras de primer orden en el paisaje literario de un país. Alejandro Sawa es para la literatura española eso, una personalidad que exige ser estudiada, porque con él y su entorno está gran parte de la mejor literatura que se hará en España en el filo entre el XIX y el XX. Sevillano, seminarista en Málaga, aspirante a lo que fuera en Madrid, Sawa - curioso apellido, que nos remite al gran escritor de Trieste, Umberto Saba, y a un vago aire grecoturco de Salónica-Esmirna-va a recoger en su biografía elementos insólitos para nuestra apocada cultura finisecular.
Lo primero es que viaja, y no sólo a Soria, a Palencia o a Barcelona - donde estará en varias ocasiones-,sino a Londres, a Roma, a Spa. Importante Spa, porque esta decadente población belga que dará nombre a toda esa modernez que ahora toma su prestigio, era lugar de atracción, no especialmente por sus baños y jaleas, sino por su ruleta. ¡Oh, el casino de Spa! Alejandro Sawa, que apenas tendría un duro en toda su vida, se jugará los de todos los incautos matrimonios ricos que osaran creer sus brillantes exposiciones sobre el método infalible para hacer saltar la banca. Como Leopoldo Alas, Clarín,como tantos otros de su época, Dostoyevski sin ir más lejos, Sawa está mordido por la fiebre del juego.
Pero la ciudad por excelencia de su vida ha de ser París. La capital del mundo en el momento crepuscular de la bohemia; a punto de hacer una literatura de señores, y convertir a los autores en unos señores de la literatura. Lo que va a marcar de un modo indeleble la vida de Sawa va a ser la amistad, y hasta la camaradería y la complicidad, con uno de los grandes, Paul Verlaine. No es poca cosa verle todos los días en el café, hablar con él, compartir opiniones y borracheras, etílicas y de lo que fuera, porque ninguno hizo ascos a nada. Y quien dice Verlaine, debe añadir aquel mundo de la bohemia, que de alguna manera termina en él, por más que se prolongue en las grandes tertulias parisinas que tanta importancia habrán de tener en todos los campos de la creación artística hasta la primera gran guerra.
Pasar del duro y brillante París al frío de pana madrileño debió de ser duro, y más viniendo casado y con una hija. Pero al principio funcionó, y Sawa se convirtió en un habitual de los diarios y publicaciones capitalinas, con cierta notoriedad, resaltada por su aspecto imponente, hermoso y seductor; cachimba en boca, melena suelta y dos perros en traílla. Pero, entre que nuestro hombre se fue radicalizando y que siguió con las costumbres parisinas, su espacio se achicó. En un estudio a propósito de Sawa, Iris M. Zavala, que le reeditaría sin ningún éxito en 1977, escribió que “la nueva bohemia finisecular es un ´proletariado artístico´ de aguerridos combatientes”, y es tan cierto como que sus condiciones de subsistencia estaban en la linde entre pobreza y absoluta miseria.
Desde 1905, la ceguera progresiva, que al año siguiente será total, convertirá a Sawa en un personaje patético, subsistiendo a base de sablazos y trabajos de negro literario, como los seis artículos que hará para Rubén Darío, que aparecerán en La Nación de Buenos Aires, y que este tendrá la desvergüenza de no pagarle. Su mujer, la borgoñona Jeanne Poirier - Santa Juana,para los amigos-,conseguirá algún dinero ejerciendo de comadrona, mientras Alejandro parece empeñado en hacer realidad la consigna que su amigo Valle-Inclán escribió en La lámpara maravillosa y que se había convertido en lema: “Poetas, degollad vuestros cisnes y en sus entrañas escrutad el destino”. El de Sawa se exhibía más negro que la pez. Su último intento se redujo a tratar de publicar un libro, el resumen de su mejor obra periodística, que titularía Iluminaciones en la sombra y que no conseguiría editor. Empeñará todo lo que le queda para editarlo por su cuenta, pero necesitaba mil pesetas y él sólo consigue seiscientas. Le pedirá a Rubén Darío, recién nombrado ministro plenipotenciario en Madrid y que no le hará ni caso, esas cuatrocientas que le restan para la gloria. Será necesario que se muera y le metan entre tablas cajoneras - con tan mala fortuna, que uno de los clavos le rozará la sien y al muerto le correrá un reguero de sangre junto al rostro, impregnando la escena de un tono aún más tétrico-para que pueda llegar a la posteridad con la dignidad tronada de un proletario de la bohemia.
Valle-Inclán, que asistirá a esta última escena, con la viuda y la niña, se quedará tan impresionado que exigirá a Rubén el apoyo, y un prólogo, para la edición póstuma de las Iluminaciones en la sombra.Un libro sentido y retórico con páginas muy bellas, que acaba de reeditar, en magnífica edición, Nórdica Libros, con una introducción poco feliz de Trapiello. Pero la gloria de Alex Sawa - como le conocían los suyos-será dar vida al personaje más hermoso y sentido y valiente de las Luces de bohemia de Valle-Inclán: el inmortal Max Estrella.
Falleció el 3 de marzo, miércoles, de hace cien años. La primera biografía de Sawa digna de tal nombre apareció hace cuatro meses en Sevilla, gracias a la profesora Amelina Correa, editada por la Fundación Lara.
Ella cuenta que el día del entierro, la buena de Jeanne Poirier le cortó un mechón que se regaló a sí misma, porque cumplía 38 años. Fue un entierro de tercera, en un coche de tercera - con dos caballos-y una sepultura temporal - de tercera-en el cementerio civil de la Almudena. Costó 70 pesetas. Diez más que la colaboración que tenía en El Liberal,la única que le quedaba y que acababan de retirarle.