15 oct. 2010

Alías "La Tuta"

Columna Estrictamente Personal/ Raymundo Riva Palacio
El compadre de La Tuta
Ejecentral.com, October 15, 2010
Finalmente aparecieron parte de las grabaciones entre Servando Gómez, “La Tuta”, uno de los fundadores y mandos superiores de La Familia Michoacana, y Julio César Godoy Toscano, diputado federal y medio hermano del gobernador de Michoacán Leonel Godoy, por el cual lo persigue la justicia mexicana. Las grabaciones, difundidas este jueves por Carlos Puig en su noticiero de W Radio, corroboran el vínculo de Godoy con el narcotráfico, pero sobretodo, demuestran que en el gobierno de Felipe Calderón, al más alto nivel, o hay incompetentes o hay cómplices de la delincuencia organizada.
Los fragmentos de esta grabación, lograda el 14 julio de 2009, casi semana y media después de la elección federal, registra a “La Tuta”, a quien Godoy llama “compadre” y este le responde “mijo”, que no debe preocuparse en absoluto por su triunfo en los comicios federales. Una grabación previa integrada en el expediente de la PGR pero aún no pública, donde Godoy se refiere al narcotraficante como “tío”, revela que Gómez le dijo que ya habían hablado con todos sus adversarios en esa elección, para abrirle el camino a la victoria.
Las grabaciones fueron realizadas por la Policía Federal, amparadas por una autorización de un juez, y sirvieron como uno de los elementos centrales para que se autorizada su captura. La Policía Federal lo detuvo el 26 de mayo del año pasado, y el gobernador Godoy, a quien no le anticiparon lo que sucedería con su hermano y una treintena más de sus colaboradores y alcaldes michoacanos, tuvo como primera reacción un deslinde y el aparente temor de que llegaran hasta él.
Pero, la sangre llama, negoció un acuerdo en la Secretaría de Gobernación: que liberaran a su hermano, que enfrentaría fuera de la cárcel el proceso, y que no haría escándalo alguno por la operación contra el resto. La Policía Federal recibió la orden que lo liberaran. Godoy se volvió un prófugo de la justicia y el gobernador convirtió la operación en Michoacán como un activo político, respaldado por el entonces procurador general Eduardo Medina Mora.
Medina Mora salió de la PGR, pero la familia Godoy siguió contando con respaldo poderoso dentro del gobierno de Felipe Calderón. Apenas hace unas semanas, dos dirigentes perredistas, Jesús Zambrano y Guadalupe Acosta Naranjo, negociaron que el diputado electo Godoy pudiera tomar protesta en San Lázaro. El PRD nunca reconoció la investigación que puso a sus militantes en la cárcel durante más de un año ni conocía el sustento sobre el cual se les fincaron responsabilidad. Pero sus interlocutores sí lo sabían. Y esto, es lo más grave de este nuevo episodio del michoacanazo.
La negociación se hizo con el secretario de Gobernación, José Francisco Blake, con el procurador general Arturo Chávez, y con la coordinadora del PAN en la Cámara de Diputados, Josefina Vázquez Mota, muy amiga de Medina Mora. La negociación se hizo con el aval del Presidente –de otra manera la hubiera repudiado y castigado a sus representantes-, por razones absolutamente inexplicables, pues Calderón conocía las grabaciones difundidas por Puig, y otras más del expediente.
Chávez conocía el detalle de la averiguación contra Godoy y todo el sustento que llevó a solicitar la orden de aprehensión, incluidas las grabaciones, que a diferencia del resto de los casos del michoacanazo, sí estaban incorporadas en el expediente. Blake, como jefe del gabinete de seguridad y responsable de la política interna, también sabía perfectamente que estaba negociando la justicia. Es decir, ambos funcionarios, a sabiendas de la relación de Godoy con “La Tuta”, negociaron políticamente la ley.
En tanto las grabaciones fueran una leyenda de la prensa escrita, Blake, Chávez y la misma Vázquez Mota –que después de esa negociación le escondió la cara al secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna cuando fue a comparecer a la Cámara-, siempre tendrían una puerta de salida. La difusión de los audios, sin embargo, cambia por completo la dinámica no sólo del proceso político en torno a Godoy, el diputado y el gobernador, el PRD y el PT que también lo cobijó, sino de lo que está sucediendo al interior del gabinete calderonista.
Si las razones por las cuales accedió el Presidente a que se apoyara a Godoy a rendir protesta y lograr el fuero –y por tanto no ir a la cárcel- son desconocidas, al tenerse las grabaciones a disposición de la opinión pública, el manejo discrecional de la justicia con fines políticamente utilitarios ha quedado exhibido. Blake y Chávez, puede argumentarse, fueron accesorios de un delito: se prestaron a que un presunto delincuente, Godoy, comprara inmunidad, el fuero constitucional que tienen los diputados. Ellos, a diferencia del PRD y de todos los políticos y las figuras públicas que respaldaron al diputado Godoy, no pueden decirse engañados. Más bien, son ellos quienes han engañado a todos.
El secretario y el procurador no fueron timados. Sabían perfectamente que lo que negociaban era ilegal y lo que estaban permitiendo. Pero el presidente Calderón se encuentra en la misma tesitura. ¿Violó la ley el Presidente? Si esto pudiera demostrarse, no procede contra él un juicio político y una eventual destitución, pero sí puede ser juzgado bajo dos imputaciones: traición a la patria y delitos del fuero común. En este caso, cabría la interpretación de la segunda. Pero en México suceden dos cosas al respecto: una particular, no se aplican las leyes; y otra universal, los presidentes jamás están enterados –la llamada “salida plausible”- de que sus colaboradores violan la ley.
O sea, Calderón no será pasado por un rasero judicial ni enfrentará ningún proceso legal. Pero ¿qué sucederá con Blake y Chávez? Lo más probable es que nada, triste y lamentable. Sin embargo, la impunidad de los funcionarios descalificará por completo la política más consistente del presidente Calderón, la guerra contra las drogas y su búsqueda por la restauración del estado de Derecho, puesto que sus sus colaboradores, que se supone combaten a los delincuentes, son quienes están vulnerando los esfuerzos, precisamente, al encubrirlo.
rrivapalacio@ejecentral.com.mx
**
La acusación contra Julio César Godoy Toscano
Hoy por Hoy | Octubre 14 de 2010
Carlos Puig presenta una conversación telefónica, que de acuerdo con PGR, es entre Julio César Godoy Toscano y Servando Gómez 'La Tuta'La acusación contra Julio César Godoy
México.-El 14 de julio de 2009, el gobierno Federal, en voz de Monte Alejandro Rubido, entonces Secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional, dio a conocer que el Juez 1 de Distrito de Procesos penales había librado orden de aprehensión contra Julio César Godoy Toscano, en esos días, diputado federal recién electo para el distrito I en Michoacán.
Información de inteligencia, dijo, corroboraba que Godoy Toscano trabajaba para la organización delincuencial ‘La Familia’, en especial para Servando Gómez Martínez, alias ‘La Tuta’.
Gómez Martínez es identificado por el gobierno federal como el máximo mando operativo de la organización conocida como ‘La Familia Michoacana’.
‘La Tuta’, por su alias, fue quien en aquellos días de 2009, llamó a un noticiario michoacano para pedir a Felipe Calderón Hinojosa diálogo y ofrecerle sus respetos. En aquella conversación con el programa Voz y Solución, Gómez Martínez negó que Godoy Toscano estuviera involucrado con la organización de La Familia.
Para entonces, Julio César Godoy Toscano ya era prófugo de la justicia.
En agosto de ese año, Godoy Toscano proclamó su inocencia en una carta a sus compañeros legisladores del PRD. Se dijo dispuesto a presentarse ante las autoridades cuando se le dieran garantías de un proceso justo y acuso al gobierno federal de inventar hechos que lo incriminaban.
A Godoy Toscano, la Cámara de Diputados, sin embargo, le negó en septiembre de 2009 la posibilidad de rendir protesta para el puesto que había sido electo.
Oculto, Godoy Toscano promovió varios recursos legales contra la acción de la PGR y contra la negativa de la Cámara de Diputados.
Más de un año después, el pasado 23 de septiembre, con base en la resolución de un juez en contra de la decisión de la Cámara de Diputados, Godoy Toscano rindió protesta como disputado federal. Ese mismo Dia, ya con el fuero que le da su curul, en conferencia de prensa volvió a proclamarse inocente de las acusaciones en su contra.
La Procuraduría General de la República, sin embargo insiste y ha solicitado a la Cámara de Diputados inicia procedimiento para quitar el fuero al diputado.
La procuraduría ha enviado a la Cámara de Diputados la solicitud y le ha enviado el expediente.
Hoy en W Radio le presentamos una parte de ese expediente que ya está en San Lázaro, un fragmento al que hemos tenido acceso, parte de esa información de inteligencia a la que hace más de un año se refirió el vocero del gobierno federal.
De acuerdo con la solicitud de la PGR para iniciar el procedimiento para la declaración de procedencia respecto al ciudadano Julio César Godoy Toscano, diputado federal por el estado de Michoacán.
El diputado mantenía una relación con Servando Martínez, ‘La Tuta’, uno de los líderes de La Familia.
Para probarlo, el expediente en San Lázaro refiere y cita una conversación telefónica, según la PGR, entre ambos personajes que el expediente dice es del 12 de junio de 2009, unos días antes de la elección que llevó a Godoy Toscano a San Lázaro.
Lo que vamos a escuchar es esa conversación.
En el expediente, la procuraduría afirma que las voces que usted va a escuchar son las de La Tuta y las de Godoy Toscano.
En la conversación se hace referencia a la elección, a presuntos testigos protegidos que estarían involucrando a Godoy en actividades delincuenciales y a un periodista que estaría “molestando” a quien la PGR identifica como Godoy Toscano.

Vargas Llosa el articulista

El Vargas Llosa articulista

Por Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB
Publicado en LA VANGUARDIA, 14/10/10;
El periodista de La Vanguardia Xavi Ayén, en su oportuna entrevista a Mario Vargas Llosa pocas horas después de hacerse público que le había sido otorgado el Nobel de Literatura, mencionaba que la nueva novela del galardonado autor, El sueño del celta, a punto de publicarse, está encabezada por una cita del injustamente olvidado escritor uruguayo José Enrique Rodó: “Un hombre es muchos hombres”. Desconozco el motivo de la cita, pero encaja a la perfección con la personalidad del reciente Nobel: también Vargas Llosa es muchos Vargas Llosas.
En efecto, Vargas Llosa es conocido, sobre todo, como narrador, un fabulador extraordinario, tal como ha demostrado en todas sus numerosas novelas. Pero su verdadera dimensión no acaba ahí, ya que, habitualmente, también se prodiga como articulista, reportero, ensayista, conferenciante y profesor de universidad. En todas estas facetas ha alcanzado el máximo rango y consideración. Además, de manera más ocasional, ha sido también dramaturgo, actor, cineasta y hasta político. En definitiva, es un escritor, un intelectual y un artista total. Vargas Llosa es muchos Vargas Llosas: pocas veces se ha concedido un Nobel de Literatura con mayores merecimientos.
¿Cuál es el secreto de esta enorme y variada producción?
Se lo pregunté hace poco con ocasión de compartir su mesa tras habérsele concedido el premio anual que otorga la barcelonesa Asociación por la Tolerancia. Me contestó con rapidez: “La disciplina, el trabajo diario, el método, la perseverancia. Sin ello no hubiera escrito casi nada”. Y al mismo Xavi Ayén le confiesa en la citada entrevista: “Trabajo mucho y cuando no trabajo siento un vacío, un gran trastorno, una especie de descomposición, de desorganización de la vida. Lo que me da equilibrio es mantener la rutina de trabajo. Nunca dejo de trabajar, ni siquiera en vacaciones”. Me recuerda aquella afirmación atribuida a Pablo Picasso: “No sé si existe la inspiración, pero, por si acaso llega, procuro que me encuentre trabajando”.
Pero no basta la simple disciplina de trabajo. En Vargas Llosa confluyen naturalmente otras circunstancias: vocación, curiosidad, talento. No soy crítico literario, me abstendré por tanto de hablar de su obra narrativa, el aspecto lógicamente más comentado estos días y que sólo conozco en parte. En cambio, soy un voraz lector de sus artículos, donde se entremezclan vocación y curiosidad. En efecto, un novelista de la talla de Vargas Llosa se podría haber dedicado únicamente a la novela sin emplear una parte importante de su tiempo en opinar sobre las más variadas cuestiones del mundo actual. Pero su irrefrenable necesidad de escribir, su afán de conocimientos, que no otra cosa es la curiosidad, y su conciencia de intelectual comprometido le han conducido al reportaje, al artículo y al ensayo.
Según él mismo confiesa, esta labor periodística, en la que trata de la realidad y de las ideas, le ha sugerido en muchos casos los temas de su obra narrativa. Pero también podría decirse lo contrario: su obra narrativa le ha servido para escribir unos extraordinarios ensayos, artículos y reportajes. Ciñámonos a los artículos de periódico, piezas literarias que cultiva quincenalmente desde hace muchos años y en las que es imprescindible la brevedad. Ahí encontramos todas las virtudes de un buen narrador: hay planteamiento, nudo y desenlace. El lector queda enganchado desde el primer párrafo y sigue leyendo intrigado hasta el final.
Pero vayamos por partes. En primer lugar, la gran mayoría de los artículos de Vargas Llosa exigen un gran esfuerzo de estudio y, en casos, de una minuciosa investigación previa. Un escritor con su facilidad literaria podría despachar la faena con algunos pases al natural, un par de manoletinas y un bajonazo, si se me permite el símil taurino. Tras sus artículos, sin embargo, hay un notable esfuerzo en encontrar un buen tema, valentía en escoger materias conflictivas, examinarlas desde todos los ángulos posibles, exponerlas con sintética claridad y argumentar bien sus conclusiones, sin miedo a que estas le puedan resultar incómodas. Artículos, pues, modélicos, escritos además con tal sobriedad y limpieza expresivas que permiten un proceso de lectura sin tropezones que puede llevarse a cabo con sostenida atención.
El lector de los artículos de Vargas Llosa queda, además, contagiado por su pasión argumentativa, ya que sabe transmitir entusiasmo por los hechos y las ideas que expone. El resultado  puede ser el acuerdo o el rechazo del lector, nunca la indiferencia. En esto es fiel al racionalismo crítico de su maestro Karl Popper: “El verdadero ilustrado, el verdadero racionalista, nunca quiere convencer, antes bien quiere provocar desacuerdos, crítica razonable y disciplinada, animar a formar opiniones libres”. Vargas Llosa, como Popper, pretende hacer reflexionar al lector y a quienes más teme es a los profetas, aquellos que todo lo saben, sobre todo opinan y siempre creen estar en posesión de la verdad. Popper y Vargas son siempre conscientes de que se pueden equivocar.
Vargas Llosa es muchos Vargas Llosas. El Vargas Llosa articulista no es, desde luego, el menor.

Todos con placas!

El Presidente Calderón en la Reunión de Evaluación
 2010-10-12 | Discurso
Ciudad Juárez, Chihuahua
Señor licenciado César Duarte Jáquez, Gobernador del Estado de Chihuahua. Muchísimas gracias por sus palabras, por su hospitalidad.
Lo mismo le digo al licenciado Héctor Murguía Lardizábal, Presidente Municipal de Ciudad Juárez. Muchas gracias, también.
Saludo a los representantes de los poderes: al Diputado Enrique Serrano, Presidente del Congreso; al Magistrado Javier Ramírez, Presidente del Tribunal Superior.
Agradezco la presencia, también, de legisladoras y legisladores chihuahuenses, juarenses y, desde luego, y principalmente a los consejeros ciudadanos que participan no sólo en esta Mesa de Trabajo, sino también, me consta, he estado dando un seguimiento atento a este tema, han estado participando constante y generosamente en el seguimiento del Programa Todos Somos Juárez.
De veras que aprecio mucho su participación y me alegra mucho estar, finalmente, otra vez en Juárez. La verdad es que antes entre que si la campaña política, y que si. Me alegra mucho lo que dijo el padre hace un rato, qué bueno que pasó la campaña, pasaron las elecciones y sigue el programa, señal de que no se trataba de un asunto electoral, como también, desafortunadamente, se estigmatizó.
Se trata, de verdad, de un esfuerzo genuino por sacar adelante a Juárez. Porque es realmente un desafío de todos, incluido el Gobierno Federal. Lo hemos tomado con determinación y hemos corrido el riesgo de hacerlo nuestro, y era: o lo sacamos adelante, o lo sacamos adelante. Para mí no hay alternativas en eso.
Así que valoro profundamente el apoyo, la participación, la exigencia decidida de todas las organizaciones sociales que están participando en el monitoreo y en la evaluación de las acciones que forman parte de esta estrategia.
Yo veo, como señalaban muchos de ustedes y quienes me anteceden en el uso de la palabra, que de acuerdo con los programas y los compromisos que tenemos, unos más, otros menos, pero se han registrado avances ciertamente.
Podemos estar, quizá, insatisfechos con el nivel de los avances, sobre todo, quizá, con la magnitud de lo que necesita Juárez respecto de lo logrado, pero veo que van avanzando algunas cosas. No tiene caso volver a comentar a detalle lo que se ha señalado, la rehabilitación de escuelas, la operación de una telesecundaria, las nuevas becas, más de cinco mil 400 que se han dado a estudiantes de bachillerato, las más de mil 300 para planteles de media superior.
Las cuatro CECYT, en fin, CEBETIS y todos esos acrónimos tan raros y que luego sólo los encargados de las áreas entienden y los estudiantes, en fin. Ojalá hablemos de centros de educación técnica o tecnológica, en fin, que se están poniendo en práctica. Falta uno de los que tenemos comprometidos, y desde luego, faltan los planteles, la incorporación de 146 mil beneficiarios al Seguro Popular que es una cifra bastante considerable, yo creo que será, Secretario, más del doble lo que había probablemente o por ahí.
El avance en el Hospital Infantil que se echó a andar. No pude venir por las razones que ya he descrito, pero ya está funcionando. Y hoy fuimos a ver al psiquiátrico y van bastante avanzadas la tareas.
De la parte de desarrollo social, yo creo que ha ayudado un poco el tema del Seguro Popular, que ha también rebasado la meta, más que ha duplicado lo que había en el número de familias, les está ayudando, aunque sea un poco, a las familias de más bajo ingreso, las estancias, en fin.
De la parte de economía, sí me queda un poco la percepción de que falta mucho por hacer. Creo que el monto de los créditos dados y el monto de las acciones son todavía considerablemente menores a lo que necesita la ciudad y al potencial que tiene la parte social, la parte de desarrollo y de espacios públicos.
Hoy estuvimos también en Parajes del Sur. Nos acompañaron, por cierto, algunos jugadores de la Selección Nacional, ahí estuvo Guardado, ahí estuvo Héctor Moreno, ahí estuvo Jesús, el portero de la Selección, el suplente, que finalmente van avanzando un poco.
Yo creo que falta mucho todavía en Juárez. Estamos hablando de dos terminados, otros dos que se van a terminar, según entiendo este mes, y otros más comprometidos hasta final y principios del año próximo.
Y, sin embargo, yo quiero resaltar una diferencia que no podemos perder de vista. En el Programa Todos Somos Juárez, sociedad y Gobierno, los distintos órdenes, hemos planteado metas o programas o compromisos que forman parte de acciones y procesos. Enfatizo eso porque procesos, efectivamente, tiene una distinción respecto de lo que son resultados y todos sabemos que la ciudadanía quiere resultados. Lo que sí es cierto es que si no tenemos procesos en orden, no podremos esperar mejores resultados.
Es decir, si sabemos que hay un grave problema de carácter social en Juárez, que está atrás de esta grave crisis de seguridad, mientras no ordenemos procesos a corregir las causas sociales del problema, no vamos a tener los resultados deseados.
De tal manera que es válido darle seguimiento a los procesos, pero, también, hay que comprender la insatisfacción que no sólo la gente, creo que, también, nosotros tenemos, de que no necesariamente el cumplimiento de los procesos en el corto plazo va a deparar los resultados en el mismo corto plazo.
Hecha esta aclaración, creo que no son sólo procesos relativos a la parte de política social, que admito, y como bien dijo el Alcalde, durante décadas hizo mucha falta un apoyo a Juárez que fuera del tamaño del crecimiento de la población de Juárez.
En la bendición que tuvo Juárez, de tener muchísima inversión y muchísima oportunidad de trabajo y de mano de obra durante mucho tiempo, también vino ahí enquistado, quizá, el origen o la causa de uno de sus más grandes problemas, un crecimiento demográfico fuera de todo orden, no sólo urbano, sino social, en el cual el Estado, en sus distintos niveles, fue incapaz de proporcionar los servicios, particularmente las oportunidades educativas, de salud y de esparcimiento, y recreación adecuados, de formación en valores, sobre todo; provocó, también, una sociedad, cuyos jóvenes, sobre todo, y lo estamos viendo ahora, por desgracia, en la edad, por ejemplo, de las personas que siguen, como bien se apunto aquí, falleciendo, o siendo víctimas de ejecuciones, asesinatos, edades cada vez más jóvenes, cada vez de más temprana edad.
Ese, digamos, es un problema, pero que requiere corregirse socialmente, la corrección social es en los términos de que, no sólo el Programa Todos Somos Juárez tiene, sino lo que los propios Consejos Ciudadanos han aportado, y que eso a mí me parece el valor agregado más importante, de que hay una perspectiva donde está involucrada la sociedad y que no debemos perder.
Ahora, también no sólo en la parte social. En la parte que más nos interesa, en la seguridad estrictamente y en la procuración de justicia, yo creo que hay también cambio de procesos que son importantes.
Pongo algunos ejemplos.
Hoy en la mañana lo que comentaba el señor Gobernador, en que firmamos un Acuerdo entre los Gobernadores entrantes, incluido el de Chihuahua y otros de la República y el Gobierno Federal, para seguir con procesos de cambio institucional y de fortalecimiento institucional.
Por ejemplo. El establecer las Unidades de Control de Confianza, que verifiquen que los policías y sus mandos, especialmente, sean confiables, y se pone un plazo específico, como estuvo en el Programa Todos Somos Juárez, en este caso, para que haya Unidades de Control de Confianza en los estados.
En el caso del secuestro, por ejemplo, ahorita la Policía Federal tiene una presencia importante en Juárez, con unidades antisecuestros, pero a mi juicio, es evidente que las propias unidades antisecuestro del Estado de Chihuahua pudieran, debieran ser reforzadas e incluso, por qué no, en la propio Ciudad Juárez, que se desarrollen unidades propias antisecuestro que sean eficaces y acordes a esta realidad.
Todos esos los marco como ejemplos de las cosas, de los procesos que se deben rectificar para que podamos esperar, verdaderamente, nuevos y diferentes resultados.
Otras cosas que sí se han hecho en Juárez, por ejemplo, que es algo que me preocupaba desde la primera reunión que tuvimos con ustedes, que es el funcionamiento del teléfono de emergencia en Juárez. Era evidente que el teléfono de emergencia en Juárez no funcionaba, habrá que ver, y sería muy importante que el Consejo de Seguridad se adentrara y nos diera también un poquito más del uso en este tema, porque informaba el Secretario de las llamadas atendidas, etcétera. Pero sí sería bueno reforzar este tema.
Lo que sí recuerdo es que en los primeros días cuando intervino la Policía Federal en el 066 o en el 089, encontramos, por ejemplo, que el propio conmutador del 066 era incapaz de atender todas las llamadas que se le hacían. Yo sé que había muchas llamadas de broma, y otras falsas, y otras de distracción, pero dentro de éstas que quedaban fuera había muchas llamadas de verdadera emergencia, y la única respuesta que recibía el ciudadano era o una grabación o era el tono de ocupado.
Con lo cual se dejaba de atender una gran cantidad de llamadas de emergencia. Hubo que rehabilitar el sistema telefónico, hubo que rehabilitar los sistemas mismos de computación, muchos de los mensajes que había en el 066 se manejaban, por ejemplo, de papeles o de notas, de oficios o formas que se llenaban de un escritorio a otro, con lo cual, se retrasaba notablemente la ayuda de emergencia.
Ese proceso, por ejemplo, se cambió, habría que valorar y pediría que viéramos cómo va. Pero, evidentemente, es un proceso clave. Para qué. Para poder atender eficaz y prontamente las llamadas de emergencia.
Ahora, lo que menciona Arturo Valenzuela es cierto. Desgraciadamente para lo que todos hubiésemos querido ver, el número de casos de homicidios violentos sigue muy alto, tuvo una reducción al principio, entre abril y mayo, pero se ha estancado, digamos, en ese número.
También a mí me preocupa el surgimiento de repuntes o de probables repuntes, sobre todo, en el caso, por ejemplo, de cobro de piso.
Habíamos llegado a 12 casos de cobro de piso, de acuerdo con datos de Policía Federal repuntaron, por ejemplo, a 15 y a 17; habíamos llegado en julio a 12, repuntaron 15 y 17 en agosto y septiembre.
Aún así siguen más bajos respecto de los promedios que traíamos; por ejemplo, en mayo y junio de 20 y 21. Pero, evidentemente, tenemos que volver a poner atención en el caso de cobro de derechos de piso.
Lo mismo en el caso del secuestro, aunque según los casos que tiene reportados la Policía Federal, y yo le he instruido al Secretario que se avoque, precisamente, con estos Consejos, que no confíe únicamente en sus capacidades, sino que estos Consejos sean los que canalicen casos. El secuestro tuvo un punto más alto y climático en el mes de mayo, que llegó a 10 casos, nueve en realidad, según el reporte.
Se trabajó en ese principio, de tal manera que en junio se detuvieron a 22 secuestradores, y empezó a bajar, todavía en el mes de septiembre, el reporte que tengo yo es de cinco casos, que sigue siendo muy elevado para una ciudad como Ciudad Juárez, pero evidentemente que necesitamos depurar y seguir en esta tendencia.
Lo mismo ejecuciones violentas, por ejemplo, había registrado primero una baja hacia el mes de mayo, volvió a repuntar, en el mes pasado, el mes de septiembre bajó notablemente. Yo percibo que ahora en estos primeros días de octubre estamos por revisar los datos en el Gabinete de Seguridad, que revisamos además, por lo menos cada semana, está volviendo a repuntar.
Entonces, necesitamos tener una política persistente para ir fortaleciendo una y otra, y otra, y otra vez las capacidades institucionales en materia de seguridad.
También, sin conocer a fondo el tema, coincido en la preocupación respecto de la procuración de justicia.
Yo también creo que no sólo en Juárez, y en Chihuahua, en todo el país donde hay un punto de quiebre que sigue siendo un desafío que no hemos resuelto es: cómo conectar al sujeto, al delincuente que es atrapado con un caso justo, que derive también una sentencia justa, que si es delincuente, la justicia implica que esté preso.
La verdad es que todavía sigue siendo un paso. Hay que reconocer que en el país no hemos podido transformar la parte de justicia, porque una buena parte de la impunidad está entre que se atrapa al delincuente y entre que se procese, y finalmente termina saliendo libre en una gran, gran cantidad de casos. Y no sólo eso, sino que la libertad impune de un criminal, muchas veces o algunas de ellas, regresa en forma de venganza a denunciantes o a las autoridades o a los policías que los han capturado.
De tal manera que aquí, evidentemente que hay un pendiente, un pendiente en el cual nosotros tenemos que actuar. Ya el Procurador General de la República informó del número de Ministerios Públicos, el 40 por ciento que se ha incrementado la presencia de Ministerios Públicos Federales y de los cuales 40 están aquí, en Juárez.
Yo les propongo una cosa.
Ustedes ayúdenme a seleccionar, a contactar a ver muchachos, jóvenes egresados de Derecho. En fin. Que nos ayuden a cumplir los requisitos de Ministerios Públicos Federales y si los juarenses me ayudan a identificar a esos posibles candidatos de Ministerios Públicos, yo puedo poner, por lo menos, otros 40 más aquí, en Juárez.
Pero el problema que tenemos es este problema de reclutamiento, este problema de atraer a una función tan delicada a jóvenes, gente honesta. La verdad es que, como bien decía el Gobernador, y le reconozco el dicho, la verdad es que mucho tiempo estuvimos acostumbrados a cosas que eran indebidas, por ejemplo, había tradición de que quien se metía al Ministerio Público era porque sabía que iba a sacar, además de su sueldo, ingresos adicionales, por llamarle de alguna manera.
Y hoy es al revés. Hoy necesitamos perfiles extraordinariamente de gente muy honesta, muy capaz, que, además, pueda empatarse con los ingresos que aún habiéndose elevado siguen siendo malos en esa tarea. Eso lo tenemos que corregir, pero yo les pido, ayúdenme a buscar a esos muchachos, a esa gente. En fin. Y nosotros ponemos plazas para que puedan atender ese problema, desde el lado del Ministerio Público.
Del otro lado donde se tiene que atender es desde el Poder Judicial. Y yo, con el debido respeto, como debe ser, pido al Poder Judicial que haga una cuidadosa reflexión y un análisis de lo que está ocurriendo en esa materia. A mí me llegan todos los días señalamientos, preocupaciones, información, tanto del Ejército Mexicano, de la propia Policía, de la Marina, de gente que capturan, y a la vuelta de dos días, es gente que está liberada.
Yo admito que tenemos que modificar muchísimo nuestros métodos de probanza, si se quiere; yo admito que, quizá, tenemos que empatar los sistemas judiciales rápidamente y que no haya esta discusión entre uno y otro, pero, también, caray, algo está pasando ahí, que, finalmente, todo lo que implica, en término de riesgo de vidas humanas, de operaciones, de aumento de recursos, etcétera, la captura de delincuentes por parte de las Fuerzas Armadas o Policías Federales Estatales, no se acompaña de procesos judiciales que terminen en la prisión de los criminales, por alguna razón, y ahora sí que no estoy hablando de ningún caso específico, ni famoso. Simplemente pongo las preocupaciones sobre la mesa.
Hay que actuar. Yo con gusto, don Arturo, me llevo este proyecto, no lo conozco en detalle, por lo menos, bueno, no quisiera afirmar que lo conozca, pero este proyecto de Todos Somos Placas es un proyecto, me dice, permanente y sensato para la correcta importación y legalización de vehículos, con mucho gusto me lo llevo. Sé que es un problema muy, muy sentido en Juárez, y en general, en la frontera, que ha tenido adaptaciones importantes, se han aplicado descuentos muy importantes. Ahorita no conozco exactamente cuánto cuesta la regularización de un coche, estábamos estimando, yo creo que mil 500, mil 300 pesos. Hay una parte muy importante que es lo que me informaba el Gobernador. Depende del vehículo.
Pero cuánto cuesta exactamente, y cuánto es de derechos Federales, estatales y municipales.
-GOBERNADOR CÉSAR DUARTE JÁQUEZ: Dependía el modelo, pero sigue siendo alto todavía.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Depende, primero, del lugar, de la antigüedad del coche. Y ha tenido descuentos importantes. Desde que arrancamos el Programa, hubo un descuento a la mitad, primero, un descuento, estoy hablando en parte, digamos, de los derechos Federales, hubo un descuento importante, y de hecho, hay una reducción notable. A mí sí me interesaría conocer y que platiquemos esos detalles concretos, porque eso es lo que hace que los programas sean viables o no.
Pero en cualquier caso, si me pueden pasar el dato ahorita, se los agradezco, y mejor de una vez.
-GOBERNADOR CÉSAR DUARTE JÁQUEZ: Mire, el tema de los vehículos en Juárez, aquí se decía nunca se van acabar los americanos. El problema es que cada año el parque vehicular norteamericano desplaza a dos millones de vehículos y hasta la gravedad les ayuda llegar aquí. Esa es la verdad. No hay un transporte público adecuado en Juárez.
La gente que viene de fuera y llega a Juárez compra un Mustang, es su sueño de la vida y lo compra en 500 dólares. Hoy está el ciudadano contra la pared, porque el 80 por ciento o el 90 por ciento de los delitos que se cometen, se comenten en vehículos que no están identificados.
Y el ciudadano que utiliza un vehículo que no ha sido identificado es también porque no encuentra facilidades. Muchos, porque nos se ha prestado la autoridad para hacerlo. Sin embargo, en un retén, el ciudadano tiene que cumplir y no está en las facilidades, finalmente o realmente accesibles para que se le regularice su vehículo, no se ha logrado establecer, por eso ha sido tan limitada la regularización.
Yo entiendo la preocupación, señor Presidente, del Gobierno Federal, por la industria automotriz, pero la problemática en Juárez, particularmente, no creo que lo afecte. Sin embargo planteamos desde el Gobierno el costo de 300 pesos las placas, eso van a costar las placas, para que todos tengan placas. Y permítanos, señor Presidente, con el Secretario de Economía, el Secretario de Hacienda, hacer un programa inmediato para poner cuatro, o cinco puntos en Juárez y regularicemos todos los vehículos que ya están adentro en Juárez, de aquí a fin de año.
Permítanoslo hacer porque vamos a combatir ahí, sí, los vehículos que les generan a las instituciones de seguridad el mayor problema.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Con mucho gusto Gobernador, por eso estoy abierto.
Yo le voy a pedir al Secretario de Economía. Usted debe de tener el dato, del costo de los registros, por favor dígalo y no me ponga en este predicamento, porque para eso está usted aquí.
-SECRETARIO BRUNO FERRARI GARCÍA DE ALBA: Aquí lo tengo, efectivamente, señor Presidente.
El 10 de mayo se publicó la modificación del programa y para autos de cinco o nueve años se aumentó el porcentaje de garantías de 10 a 25, y para los vehículos de 10 años de antigüedad, se aumentó el porcentaje de garantía de 25 a 50 por ciento.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: De descuento, sí. Pero cuánto cuesta. Yo ya había dicho del descuento ya. Pero cuánto cuesta regularizar un vehículo.
-SECRETARIO BRUNO FERRARI GARCÍA DE ALBA: El costo, dependiendo del vehículo, es de entre cuatro y siete. Y dependiendo los casos, lo que nosotros hemos venido haciendo, primero como Federación, lo determinamos, acabamos de terminar el programa, de dar un apoyo hasta por cinco mil y que podría llegar hasta 15 también, dependiendo de los casos. Y actualmente el programa que existe es de dos mil pesos por parte del Gobierno del estado, que es con quien estamos trabajando.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: De apoyo.
-SECRETARIO BRUNO FERRARI GARCÍA DE ALBA: De apoyo, sí.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Entonces, de entre cuatro y siete mil.
-SECRETARIO BRUNO FERRARI GARCÍA DE ALBA: Así es.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Y cuánto es de derechos Federales y derechos de placa estatales.
-SECRETARIO BRUNO FERRARI GARCÍA DE ALBA: No, ese dato no lo tengo, señor Presidente.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Porque sí es importante, Secretario. Y consígalo ahorita, antes de que terminemos.
-SECRETARIO BRUNO FERRARI GARCÍA DE ALBA: Sí, señor.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Es muy importante.
Bien. Entonces, yo con todo gusto me lo llevo.
Sí es importante que se conozca un dato que pasó, quizá, muy rápido y desapercibido. En los vehículos que han sido detenidos por carecer de placas o papeles hay casi mil vehículos robados. El dato era 993, ya ahorita deben ser mil vehículos robados, estoy seguro. Lo cual refleja un poco lo que busca este programa; es decir, cerrarle márgenes y espacios a la ilegalidad implica, verdaderamente, ir impulsando acciones de Estado de Derecho.
Calibrar los programas para evitar que se generen incentivos perversos, me parece que es la tarea que hacer. Así como debemos evitar incentivos perversos a que circulen coches sin placas, así como creo que debemos ajustar, como hemos venido ajustando, de hecho, los cobros, también debemos evitar que se materialice lo que dice el Gobernador, que México y Juárez, en particular, se conviertan en el basurero de los vehículos americanos. Porque eso quieren los automotores americanos, deshacerse de sus coches viejos, tirarlos y que nosotros los agarremos, y ellos vender allá coches que mantengan su línea de producción.
Pero, insisto, en mi compromiso. Yo con mucho gusto me llevo este proyecto de Todos Somos Placas. El nombre no dejo de reconocer que suena muy, muy interesante.
Yo entendí Todos Somos, sí dijo. Sí lo dijo Todos Somos Placas. Se me hizo medio curioso, pero lo dejamos en Todos con Placas, si está mejor.
En cuanto a la Oficina de Confianza Ciudadana, me alegra mucho eso y también lo sumo a una preocupación que les voy a pedir su ayuda.
Yo sí he escuchado voces, y me tocó ver, como todos ustedes, y le pedí una información puntual al Secretario, del caso que hubo de los propios policías Federales incriminando a sus mandos. A mí sí me interesa que me digan puntualmente, caso por caso, que se presente, de casos de extorsión o de corrupción de la Policía Federal.
Por qué.
Porque no vamos a permitir que se pudran y que se eche a perder un esfuerzo tan grande como la Policía Federal, y la única manera de que eso suceda es que estemos bien en concordancia, ciudadanos y Gobierno. A mí me interesa que eso no ocurra y que se castigue ejemplarmente cada caso que suceda. Puede haberlos, desde luego, pero si no lo cortamos ahorita, de nada va a servir un esfuerzo de esa naturaleza.
También coincido en que la confianza ciudadana se va a lograr con policía de proximidad, por eso es tan importante que recuperemos la Policía Municipal de Ciudad Juárez. Esa es la policía estrictamente y la estatal depende de qué y cómo termine la ley, si es policía de Chihuahua, si es policía municipal; si son las dos.
Yo la propuesta que hice fue un mecanismo híbrido. Si una autoridad municipal es capaz de acreditar la funcionalidad de su propia policía, si sus mandos tienen control de confianza, tienen un adecuado sistema de pagos, están bien entrenados, son confiables; en pocas palabras, si puede certificar la funcionalidad y eficiencia de ese cuerpo policiaco se queda como policía municipal, si no, se queda todo en una sola policía en un solo mando a nivel estatal.
Ya la solución que se ha puesto aquí, de tener mandos coordinados y nombrados también, centralmente, eso allana muchísimo el camino para el objetivo que se busca. Pero policía de proximidad sólo habrá cuando hayan policías de la comunidad; que a donde haya policía, es muy difícil que el soldado, que mencionaba el señor Gobernador. El soldado va a cumplir su misión, y su misión es enfrentar a los maleantes, y su misión es defender su puesto y su posición, porque está entrenado para eso.
Y qué bueno que los soldados sirvan para eso. Pero evidentemente, el policía que va a conocer a la gente de la comunidad, el que va a saber si un pleito entre dos muchachos es realmente un pleito de bandas o es algo que se puede arreglar hablando con los papás y viendo, es el policía de proximidad; el que va a ganar la confianza de los ciudadanos ahí es el policía de proximidad. Por eso es tan importante el esfuerzo del fortalecimiento institucional de las policías en el país, por eso es tan importante que avancemos ahí.
No vamos a avanzar, lo digo sinceramente, si vamos perpetuando el esquema de la propia asistencia Federal, porque vamos a entrar a un momento en que se estacan las posibilidades de eficacia nuestras.
Necesitamos que eso lo tomemos como un espacio transitorio, aunque ya se ha prolongado, pero transitorio al fin, mientras se recupera la fortaleza y el vigor institucional, y la confiabilidad de las instituciones policiacas locales.
Tomo nota, también, de lo que dice Don Carlos Murguía, de la parte económica y, por supuesto, estamos abiertos a examinar todas esas alternativas.
Pero lo que sí, es que yo coincido con el Gobernador. El elemento inhibitorio de la actividad económica en Juárez es la seguridad; es decir, mi percepción es que no habrá estímulos económicos eficaces, porque las motivaciones por las cuales un inversionista no invierte aquí, no son necesariamente las motivaciones fiscales, no tienen una incidencia marginal eficaz, o en otras palabras, puede ser más lo que se pierda que lo que se gane.
Y, por otra parte, la tendencia que debemos seguir es a evitar regímenes de excepción en la parte fiscal del país, que eso es lo que ha destrozado nuestro Sistema Tributario Fiscal. Sí, puede haber algunas consideraciones.
Por ejemplo, el hecho de que haya un IVA diferenciado en la frontera, respecto del país, sí implica un carácter de excepción en el resto de la República. El pagarse 16 por ciento de impuesto, versus 12 que se pagan aquí, 11 por ciento; no, no me estaba adelantando, no se preocupen; 11 por ciento que se paga aquí, sí implica una situación de excepción, y podemos, incluso, ajustar, como le he pedido al Gabinete, algunos programas como el Programa de Primer Empleo, que ya se atribuye a ciertas regiones del país, por ejemplo, de alta marginación, etcétera, que, quizá, podemos hacer, precisamente, adaptaciones a otras necesidades. Pero el hecho es que la solución tiene que ir por parte de solucionar el problema que afecta a Ciudad Juárez.
Tomo nota, también, del tema de los dólares. Creo que forma parte del mismo propósito que tenemos. Yo he escuchado, no sólo en los Diálogos en Juárez, sino en los Diálogos por la Seguridad, como hay, con toda razón, un insistente llamado a que la criminalidad hay que atacarla por varios frentes, no sólo el policiaco, operativo militar, sino también el preventivo, social, y también el operativo financiero.
Y, efectivamente, es una tarea pendiente, prácticamente una tierra de nadie, la impunidad con la que se maneja el dinero caliente, digámoslo así, el dinero sucio, también, y eso va a ir obligando a poner ciertos márgenes de control.
Ahora bien, tiene otras consecuencias el no hacerlo. El riesgo, incluso, que corrió el país, es que era ya tal la cantidad de dólares, inexplicables, que regresaban a México, a Estados Unidos por el Sistema Bancario Mexicano, que muchas instituciones bancarias mexicanas corrieron el riesgo de que ya no les aceptaran dólares en sus contrapartes americanas, con lo cual el daño a la economía mexicana hubiera sido mucho mayor, y a la juarense muchísimo mayor.
Con esto se evitó que se tomaran ese tipo de medidas por autoridades extranjeras. Pero evidentemente los márgenes que se establecieron, se establecieron a partir de información agregada nacional. Y a mí me queda perfectamente claro que no es el mismo volumen en el manejo de dólares en un punto fronterizo, que en el resto del país.
Ya también ahí se han hecho diferenciaciones, pero, desde luego, la voluntad del Gobierno es hacer más. Aquí me pueden ayudar mucho, si me ayudan a coleccionar casos concretos, específicos, en los cuales el régimen de manejo de divisas extranjeras y de corresponsabilidades bancarias, afecta la vida cotidiana.
Es decir, a mí, díganme. Por ejemplo, el otro día me ponían un ejemplo en Tijuana: es una llantera que tiene varias sucursales y con los límites que tiene no puede manejarse operativamente. Respondían ahí los propios funcionarios de Hacienda, que allí hay: bueno, es que los siete mil dólares los puede aplicar en varios bancos, no en uno solo. En fin. Pero si me van construyendo casos concretos, por supuesto, por supuesto que hay todo la voluntad de corregir lo que se tenga que corregir para hacerlo un régimen que sea, finalmente, viable para las actividades en la frontera de México, sin que nos haga perder, desde luego, el control.
Algo que mencionaba también, el señor Murguía. Es Robles Murguía, verdad. Carlos Murguía. Perdón. Es el tema de la esperanza; y le agradezco mucho, sí, queremos trabajar fuerte con Juárez; y el tema del ánimo y la moral de los juarenses.
Más adelante voy a regresar a este tema, porque para mí es muy importante.
En el tema de Mario Manríquez, que también le agradezco sus comentarios, y coincido en que hay que valorar a los integrantes de las Mesas. No conozco yo a detalle, y me gustaría conocer a detalle, el modelo de talleres que se están haciendo.
Pero me parece fundamental reconstruir tejido social a partir de valores, y creo que a esos talleres le podemos agregar a muchos programas que traemos, tanto de promoción de PyMES, como de servicio de empleo mismo, que usted mencionó, como de programas de desarrollo social, programas de FONAES, por ejemplo, de apoyo a empresas, muchos, muchos programas que pueden sumarse a esos talleres. Y con gusto vemos cómo podemos fortalecer y redoblar el trabajo que realizan en esos talleres, para que no sean dos mil, sino, por lo menos, 100 mil.
Yo creo que se requiere un enorme esfuerzo de formación comunitaria, que no hemos hecho, como dijo el Alcalde, en muchos años. Y no le hace, hay que hacerlo ahora.
También, le aprecio y le acepto el comentario de que no hay espacio para dobles discursos, de que trabajemos juntos; y en eso créanme que estamos. Yo veo una gran ventaja en que el Alcalde, el Gobernador van empezando con mucho empuje, y que yo estoy en plena disposición, y estamos en ese entendido, hay que trabajar juntos. Yo sí creo que perdimos mucho tiempo en señalamientos, y no sólo tiempo, sino que se deterioró mucho, precisamente, ese ánimo del que se habla.
Cuántas veces se dijo es culpa de fulano, que si no hizo la labor de policía que tenía que hacer. O cuántas veces se dijo también que el problema de Juárez era culpa del Gobierno Federal.
Digo, contando en plata, porque eso simplemente fueron, independientemente de los temas de fondo, de que estamos aquí porque queremos ayudar a Juárez. Por la violencia que se desató venimos a Juárez y no al revés, no porque venimos a Juárez se desató la violencia.
Pero, independientemente de eso, la actitud que tiene el Gobernador y el Alcalde, y la que tiene un servidor es de absoluta colaboración. Y aquí, más allá de banderías políticas y de asuntos nos conocemos bien los tres y sabemos que tenemos que trabajar, y aquí nos va el prestigio y el compromiso de los tres. Así que, de eso tengan la seguridad, de que vamos a jalar parejo y en el mismo sentido.
Del sector salud. Estamos en esa idea, en lo Infantil, el Psiquiátrico, ya lo comenté, las familias del Seguro Popular. Lo que me señala Dolores Rodarte es muy interesante. Sí, vale la pena ver por qué desertan los niños de primaria a secundaria, y por qué desertan de secundaria a prepa. De secundaria a prepa es más fácil porque no hay espacios, en una buena parte, pero eso ya lo estamos tratando de cerrar, pero aún así hay tasas de deserción muy alta.
Me comentaba el Director, era el Director del Hospital Psiquiátrico, el que va hacer el Hospital Psiquiátrico, que vimos hace rato, cómo se incrementan las tasas de casos de depresión, sobre todo en jóvenes y adolescentes, los casos de suicidio, por ejemplo, que se presenten, y creo que forma parte de este problema del ánimo de Ciudad Juárez, a parte de la atención especializada, psicológica o psiquiátrica, que necesitamos incrementar.
De la parte de desarrollo social, le agradezco a Enrique. A mí me parece también muy importante esta experiencia consultiva y deliberativa. Sí, creo en la participación ciudadana; sí, creo que nos ayuda a las autoridades a hacer mejor nuestra labor.
Y en ese sentido, no conozco la ley a la que usted hace referencia, pero ojalá se pueda institucionalizar la participación ciudadana en Ciudad Juárez.
Aprovecho, también para tratar el comentario de la Mesa de Gobernabilidad. No se me había ocurrido, creo que tiene que ver con esto de participación ciudadana, pero ya le he instruido aquí, en la Mesa, al Secretario Blake, que si no tiene inconveniente el Gobernador y el Alcalde, hagamos una Mesa que tenga que ver con los mecanismos de gobernabilidad y participación, independientemente de las Mesas especializadas que mencionaba el señor Miguel Fernández.
En cuanto el viable de robustecer el sistema de justicia, que hablaba Hugo Almada; el asunto de los policías de investigación que hay que reponer, hay que redoblar; el daño de la cultura de la legalidad, que yo comparto; la necesidad de mayores resultados. Agradezco los comentarios de Lourdes Tejada y de César Ochoa, de la diáspora y cómo se nos ha ido la gente.
Yo quiero terminar con dos cosas.
Primero. En desarrollo social. Hoy anuncié una cosa ahí, en el Parque de Parajes del Sur y que es el antiguo, el ex hipódromo aquí, de Juárez. Ya tomamos la decisión de que hagamos un espacio que dignifique a Ciudad Juárez, en el antiguo hipódromo de Juárez. Y, precisamente, de participación ciudadana, vamos a abrir una consulta pública, presentando los proyectos que hay para que decidamos entre todos y con la gente qué espacio digno vamos a hacer en el hipódromo, para que contribuya e incluso sea un símbolo para Ciudad Juárez.
Finalmente, regreso al tema del ánimo, al tema de la moral, al tema de las decisiones. Comentaba, primero, Carlos Murguía, comentaba, también, Leticia Gutiérrez. Leticia mencionaba una cosa muy importante, no sólo es cómo tener más a partir de recibir más apoyo, más dinero, más recursos, sino con lo que se tiene, cómo hacer que rindan mejor, lo que ella llamó la productividad intensiva, capitalizar acciones.
Yo también percibo de que lo que los Consejos Ciudadanos comentan aquí es más de lo que se alcanza a ver afuera, a través de nuestros medios tradicionales de comunicar.
Yo veo que ustedes no están ni remotamente cerca de pretender ocultar la realidad grave que se vive en Juárez, ni nosotros tampoco, porque, además, es imposible, está evidente, está ahí, están no sólo las muertes, sino también, la forma tan virulenta con la que actúan los criminales; está el coche-bomba, están muchas cosas, lo sabemos. Pero eso no es todo lo que ocurre en Juárez.
En Juárez está ocurriendo un proceso de reconstrucción de la ciudad a partir de la reconstrucción de la ciudadanía. Y aunque eso no tiene los mismos resultados, tan impactantes, como puede tener una cabeza arriba de un cofre, también tiene resultados que a lo mejor no son igualmente legibles en la sociedad, pero, a mi juicio, que la sociedad también debe de leer, también los debe ver y también los debe sentir.
Yo creo que es muy importante recuperar este tema; es decir, que podamos entender que a parte del problema real que tenemos de seguridad en Juárez, también hay un problema de ánimo y percepción en Juárez que es adicional al problema real y que también debe resolverse.
A qué me refiero.
Quiero ser muy enfático. No pretendo de ninguna manera con este comentario negar el problema real, sino, al contrario, insistir y subrayar que hay otro problema adicional, que es de percepción de imagen y de ánimo.
Qué pasa, precisamente, con el problema de ánimo y de percepción. Déjenme empezar, por ejemplo, tratando de poner un ejemplo, aparte, económico. Si ustedes ven, no digo en Juárez, porque ustedes tienen una situación verdaderamente delicada en seguridad, que ha impactado a la economía, pero si ustedes observan los datos nacionales de la economía, en el segundo trimestre del año crecimos 7.6 por ciento; el empleo en lo que va del año ha llegado a 721 mil nuevas plazas netas, ya descontando bajas y renuncias.
El crecimiento del último año a nivel nacional ha sido del seis y pico por ciento del empleo, en Juárez incluso ha sido más alto, de 8 por ciento. Se ha frenado en los últimos dos meses, tenemos que reimpulsarlo. En fin.
A lo que me refiero, es, sin embargo, a nivel nacional, si ustedes hacen una encuesta, todavía, la mayor parte de la gente considera no sólo que seguimos en crisis económica, sino que no hay solución, es decir, que estamos en lo peor de la crisis. Es un problema que no se corresponde con lo que están señalando algunos datos económicos.
Esto puede ser simplemente un reflejo de lo que la gente percibe, y es respetable, pero aquí el problema es que eso se refleja en la propia actividad económica.
Por qué.
Porque una persona que tiene ese ánimo o ese Índice de Confianza del Consumidor es alguien que si puede, tiene con qué cambiar una lavadora en su casa, no lo va a hacer; si puede y quiere cambiar su refrigerador no lo va a hacer, porque no tiene la confianza de lo que va a pasar en el futuro.
Y lo mismo, si quiere y tiene con qué cambiar un coche por un modelo más nuevo que le debe a su señora, digamos, no lo va a hacer, porque la confianza que tienen no le permite tomar decisiones de mediano plazo. Y no digamos si es alguien que va a comprar una casa, que le gusta otra, que se quiere cambiar de lugar, no lo hace, precisamente, porque no confía en lo que va a pasar en el futuro.
Y si alguien tiene un tallercito que está jalando y le creció su clientela, pero tiene miedo del futuro, no va a comprar la máquina que necesita para crecer.
Qué quiero decir. Que las expectativas y la propia confianza del consumidor incide y frena a la economía. Por en eso México el sector exportador va creciendo muy, muy rápido y el llamado mercado interno está detenido, está frenado en una buena de sus partes. No es la única explicación, pero cuenta.
Yo creo que eso también pasa en los temas de seguridad.
Cuando la gente tiene, ha perdido totalmente la esperanza, ha perdido totalmente la confianza, la gente está mucho más vulnerable que nunca ante los criminales.
Yo digo que si hace 10 años alguien les hacía a cualquiera de ustedes una llamada telefónica pidiéndoles que depositaran en una cuenta, se reían, contestaban como contestamos muchas veces los mexicanos, o colgaban.
Sin embargo, hoy la gran mayoría de la gente se paraliza, seguramente, a la hora de recibir una llamada. Por qué razón. Por ese sentimiento que prevalece y por todo lo que ha ocurrido en Juárez. No es para menos.
Pero lo que digo es que esa vulnerabilidad anímica también es un campo propicio para los propios delincuentes. Véanlo del otro lado.
En el Gobierno Federal, Policía Federal, Ejército, se ha capturado, yo creo que unos mil 300 secuestradores en el país, en dos, tres años.
La gran mayoría de ellos contra lo que pudiera pensarse de que son secuestradores profesionales, experimentados, por supuesto, que hemos capturado muchos, los secuestradores, por ejemplo, del joven Martí, de la joven Vargas, en fin, otros, que son profesionales.
Pero hay otros que son verdaderos imitadores de delincuentes, gente que ha adquirido su conocimiento delincuencial, precisamente, de lo que va conociendo en la realidad que todos los días divulgamos; gente que por primera vez delinque, a partir de la percepción generalizada de que como nunca han agarrado a ningún secuestrador y como nunca lo van a agarrar, también se puede hacer.
Gente que ve y percibe, por ejemplo, el caso de extorsión telefónica, e incurre incluso a través de la tecnología actual. Hemos encontrado bandas de extorsionadores telefónicos que tienen call center plenamente instalados, que hacen cientos o incluso, no sé si mil, pero cientos de llamadas diarias. Y póngale que les pega el 1 por ciento de esas llamadas y con esa es suficiente para mantener el negocio.
Eso es posible, además, en un ambiente donde, precisamente hay un desánimo y hay una derrota y hay una claudicación, diría yo, de lo que ocurre.
Qué pasa incluso en los temas hacia afuera. Se va generando esta percepción, y aunque en Juárez hay muchas cosas, pasa lo que algunos de ustedes me decía hace rato: la gente ya no va nunca más a comer afuera, nunca va a cenar. Efectivamente, le han pasado experiencias dolorosas; pero la gente que no va, termina con los restaurantes, a muchos, a los que no les ha pasado eso, y termina con la vida y eso va matando la economía.
Creo que tanto en el plano de seguridad como en el plano económico tenemos que trabajar en el ánimo de Ciudad Juárez. Hace poco, esta semana estuve en Tijuana.
Tijuana sigue teniendo problemas de violencia, Tijuana sigue teniendo problemas de extorsión y de secuestro, pero ha tenido después de muchos años de estar muy coordinado el Gobierno estatal y Federal y municipal, finalmente empezó a disminuir.
Y la gente, lo más importante no fue que disminuyeron los índices delictivos, que sí disminuyeron, poco para el tamaño del problema, si se quiere, pero disminuyeron, sino que la gente cambió de actitud ante la vida. Y este Programa de Tijuana Innovadora hizo salir lo mejor de Tijuana y algo más importante que mostrar los chips o las pantallas de plasma que hacen en Tijuana: rescató la dignidad, la esperanza y el espíritu trabajador y de lucha de los tijuanenses.
Yo pregunto si en Juárez hay ese espíritu o no. Por supuesto que sí. Esta ciudad se hizo en medio del desierto a base de espíritu, de garra, de claudicación, de lucha; esta ciudad que ha sido abandonada, como decía el Alcalde, durante mucho tiempo, décadas, si se quiere, salió por su propio esfuerzo, no por lo que le mandaran de fuera. Esta ciudad tuvo liderazgos que impactaron la vida nacional en muy diversos momentos.
Yo creo que es el momento, no sólo de rescatar Juárez, desde el punto de vista de cuántos pillos seguimos agarrando, que hay que seguirle; hay que rescatar Juárez desde el orgullo, la esperanza y la visión de los juarenses.
Carlos Castillo Peraza, En Paz Descanse, hacia una metáfora, decía: Lo que diferencia a un ser vivo de un ser muerto es el alma.
El ser vivo tiene alma, tiene, como decían, alma viene de una raíz etimológica de ánima. Las ánimas, digamos, se oraba a las Ánimas del Purgatorio, son las almas, y cuando un cuerpo tiene alma tiene ánimo y cuando pierde el ánimo se muere.
Yo creo, amigas y amigos, que sin negar la grave realidad que está viviendo Juárez necesitamos hacer algo, nosotros, Gobierno, pero, sobre todo, ustedes, ciudadanos que tienen liderazgo, que tienen una credibilidad, que por razones políticas o de negocios, lo que sea, no necesariamente la tenemos los gobernantes frente a la capacidad de conocimiento o de difusión, de medios, etcétera.
Ustedes y nosotros debemos proponernos rescatar el ánimo de Ciudad Juárez. Necesitamos rescatar los liderazgos que van a sacar adelante, estoy seguro, a esta ciudad. Estos problemas tienen remedio. Tienen costos, por supuesto. Si necesitamos gastar más en policías, vamos a gastar más en policía.
Yo propuse, por ejemplo, en el Presupuesto que viene, de los cinco mil, casi seis mil millones de pesos para el Fondo de Seguridad de los Estados, estoy proponiendo otro nuevo fondo de más de cuatro mil millones de pesos para reforzar la seguridad de los estados; es decir, un incremento de más del 60 por ciento, más otro refuerzo a la seguridad municipal, y así; más un aumento de 55 mil millones de pesos en participaciones a estados y municipios.
Esto tenemos que arreglarlo. Pero el ánimo de Juárez es algo que no se arregla ni con dinero, ni con recursos. Se arregla con un cambio de visión y un cambio de carácter que ustedes, y me atrevo a decir, sólo ustedes son capaces de imprimirle a ustedes mismos y a los miles y miles de ciudadanos que creen en ustedes.
Así que, yo refrendo el compromiso del Gobierno Federal, me alegra la disposición y la voluntad que encuentro del Gobernador y del nuevo Alcalde, para ir adelante a emprender juntos la solución de estos problemas. Agradezco profundamente lo que ustedes han hecho, y les pido que lo sigan haciendo, pero sobre todo, que emprendamos una nueva tarea, no sólo cumplir con los 160 compromisos, sino que hagamos otro innominado, otro que no puede describirse, que es recuperar el orgullo, el ánimo de todo Ciudad Juárez.
Yo sé que un día vamos a ver también un foro de Juárez innovador, donde se van a exponer las computadoras que aquí se hacen, las partes automotrices, aeronáuticas que aquí se hacen; donde se van a exponer los grandes logros de Ciudad Juárez, sus grandes deportistas, sus grandes luchadores sociales, sus grandes líderes.
Juárez tiene y va a salir adelante a partir, también, de que cambie una visión y una perspectiva de lo que difícilmente, dolorosamente, está viviendo.
Cuenten conmigo para ello, y aquí estaremos cuantas veces sea necesario para poderlo lograr.
Muchísimas gracias.
Por favor, Secretario.
-SECRETARIO BRUNO FERRARI GARCÍA DE ALBA: A ver. Señor Presidente.
Aquí tenemos los datos. De cinco a nueve años, el vehículo paga entre nueve y 12 mil pesos; es decir, el 13 por ciento de su valor. De 10 años, que es el caso más común que nosotros tenemos entre los 14 vehículos que hemos estado trabajando en ellos, es de cuatro a cinco mil pesos, es el 15 por ciento.
Más de 10 años, es entre tres y cuatro, es el 15 por ciento. Como les repito, el caso más común es el de vehículos que tienen alrededor de 10 años.
Y quiero poner un ejemplo.
Por ejemplo, de cuatro mil pesos, dependiendo del vehículo, del modelo, son dos mil 800 que corresponden a las contribuciones Federales, aranceles y otros, es el 70 por ciento; mil pesos, que es el 25 por ciento, que corresponde a los impuestos estatales, incluyendo las placas, y 200 pesos que sería el cinco por ciento, entre agentes y otros gastos.
Es un sistema complejo, pero así es como se maneja.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Muchas gracias, Secretario. Habrá que revisar eso con mucho detalle.
-GOBERNADOR CÉSAR DUARTE JÁQUEZ: Sólo para implementar. La discusión en la sociedad juarense ha sido cómo pasan el valor de los precios, si es el Libro Amarillo o es el Libro Azul, esa es la gran discusión de origen. Y hay que plantearlo, señor Presidente, para que se atienda y se le da la facilidad a la gente, que la pueda regularizar.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Muchas gracias, muy bien.

Gobernadores electos

Column PLAZA PÚBLICA/Miguel Ángel Granados Chapa
Gobernadores electos,
Reforma, 15 Oct. 10
Algunos de quienes signaron el Acuerdo de Chihuahua con Felipe Calderón no han asumido sus funciones, por lo que se podría considerar que el documento carece de valor jurídico
Cuatro años después de iniciada, con fines mediáticos más que sustantivos, su batida contra la delincuencia organizada, el presidente Calderón persiste en privilegiar los aspectos espectaculares de su estrategia contra el crimen, acaso para ocultar con las luces del escenario las sombras y penumbras de una realidad que nos atosiga en forma creciente.
El martes pasado firmó el Acuerdo de Chihuahua, en una vasta reunión celebrada en la capital de ese estado antes de su visita a Ciudad Juárez, donde recibió reproches por el escaso avance del plan Todos somos Juárez, presentado hace meses igualmente con gran aparato y escasa eficacia. Combinando así ambas etapas de su gira por aquella entidad fronteriza, el gobierno de la República puede aparecer como impulsor de un nuevo esfuerzo por contener la violencia en vez de sólo padecer la evidencia del fracaso de su programa juarense.
El Acuerdo de Chihuahua mismo, sin embargo, es también reconocimiento de la lenta marcha de las medidas enunciadas en agosto de 2008, hace más de dos años, en el Acuerdo Nacional para la Seguridad, la Justicia y la Legalidad. Como ese documento fue suscrito por gobernadores que han dejado de serlo o están a punto de concluir sus periodos, la reunión chihuahuense tenía como propósito comprometer a los gobernadores elegidos en julio anterior, como si la firma del Acuerdo de agosto del año antepasado hubiera sido hecha a título personal por los gobernadores en funciones y no por el Poder Ejecutivo de cada entidad, que tiene nuevo titular pero que está obligado al cumplimiento de lo pactado. Por lo demás, la nuez de los compromisos a que se sujetaron los gobernantes estatales se halla en la ley, por lo que en rigor estricto no es necesario que suscriban acuerdos adicionales.
El carácter más aparente que real del de Chihuahua es evidente porque lo suscriben gobernadores que aún no toman posesión de sus cargos. Algunos de ellos no lo harán en fecha próxima, sino hasta el 2011, y por lo tanto es inútil que se comprometan a adoptar medidas en los plazos fijados: dos, tres, seis, ocho meses, a menos que la cuenta se inicie para ellos en el momento de tomar posesión. De ser ese el sentido de su firma, bien cabría esperar hasta que asuman sus responsabilidades. Porque lo hecho por ellos el martes pasado carece de valor jurídico, y hasta puede, si mucho se me apura, ser calificado como usurpación de funciones, ya que por ahora carecen de autoridad para aceptar compromisos propios de quien está ya en ejercicio de su cargo.
La vacuidad de la reunión organizada por la oficina presidencial para comprometer a los futuros gobernantes queda especialmente en evidencia en el caso de los gobernadores cuya elección está en la fase de revisión judicial. Si es impertinente que Javier Duarte y Francisco Olvera sean invitados a una reunión formal de gobernadores, lo es en mayor medida haber llamado a Carlos Lozano de la Torre. En esos tres casos -los de los gobernadores de Veracruz, Hidalgo y Aguascalientes- la convocatoria presidencial es, o violatoria de la ley, o por lo menos un acto de intromisión en un proceso todavía pendiente de resolución definitiva.
El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación estudia actualmente las impugnaciones presentadas por Miguel Ángel Yunes, candidato del PAN y el Panal a sustituir a Fidel Herrera; y las de Xóchitl Gálvez Ruiz, candidata de la coalición Hidalgo nos une. Mientras ese principal órgano de la justicia electoral no se pronuncie, y a pesar de haber sido declarados gobernadores electos, Duarte de Ochoa y Olvera están en situación precaria. En especial el segundo no podrá sentirse plenamente dueño del triunfo que le acreditaron autoridades locales dependientes del gobernador Miguel Osorio, hasta que se emita sentencia federal en su favor, si es el caso.
Más flagrantemente inoportuna fue la decisión de invitar a suscribir el Acuerdo de Chihuahua a Lozano de la Torre, cuya elección fue puesta en entredicho por el Partido Acción Nacional. El tribunal federal electoral revocó el acuerdo que lo hace gobernador electo y ordenó al tribunal local la emisión de una nueva sentencia. La autoridad estatal puede, tras efectuar la revisión procesal que se le ordenó, fallar de nuevo a favor del candidato priista, en cuyo caso el partido recurrente podría acudir de nuevo al tribunal federal. Con mayor razón tendrá que manifestarse de nuevo ese órgano si el tribunal local revocara la victoria de Lozano de la Torre. Su firma en el acuerdo de Chihuahua valdrá entonces menos que el papel en que se hizo constar ese pacto.
La convocatoria presidencial consumada este martes empeora la intromisión que practica el Ejecutivo federal al felicitar a los candidatos presuntamente victoriosos, apenas unas horas o días posteriores a la elección, cuando los órganos electorales estatales no se han manifestado, ni se han dado a conocer tampoco los resultados formales. Antaño, entre sus funciones metajurídicas el presidente de la República ejercía la de Gran elector, no sólo en el momento de decidir quién sería candidato sino una vez ocurridas las elecciones, cuando el predecible resultado se confirmaba. Ahora eso no es posible, y si ocurriera, no debe ser admitido tampoco.
La nueva distribución del poder, iniciada en 1989 y confirmada a partir de 1997 y 2000 ha redundado en un reforzamiento del papel de los gobernadores, no siempre para bien de sus gobernados. No se les inicie de modo ilegal en el ejercicio de un poder aún no asumido.
***

Alías "La Tuta"

De normalista a líder de 'La Familia'
TUTA
Según el reporte, 'La Tuta' coordina a algunos lugartenientes y supervisa la recolección de cargamentos de droga, para enviarla a Mexicali, BC.
Foto: Archivo
Actualmente 'La Tuta' es considerado el número tres de la organización delictiva

Rolando Herrera

Reforma, 15 octubre 2010.- Servando Gómez Martínez, "La Tuta", quien presuntamente está vinculado con el diputado perredista Julio César Godoy Toscano, pasó en una década de ser maestro normalista y sembrar papayas al cultivo de mariguana.
De acuerdo con un informe elaborado por la PGR, tanto su hermano Luis Felipe Gómez Martínez, "El Güicho", como su hijo, Servando Gómez Patiño, "El Pelón", ambos detenidos, indicaron que "La Tuta" dejó las aulas a finales de los 90, y a principios de la década actual ya sembraba y traficaba su propia mariguana.

"Cuando Servando tenía como 19 años se juntó con su esposa y se fue a vivir por Quiroga, donde dio clases, ya que es maestro normalista.
Cuando se separó, se fue a vivir al rancho de su papá llamado 'Medina', el cual se encuentra a las afueras del Municipio de Arteaga, ahí durante dos años cultivó la papaya, jitomate y maíz", declaró su hermano ante la SIEDO en agosto del año pasado, refiere el documento.
Después, añadió el hermano, se fue a trabajar a varios ranchos como maestro y posteriormente regresó al pueblo, en donde tuvo problemas con un vecino de apellido Barragán, quien lo acusó de tener un sembradío de mota en su rancho.
"Yo le dije a Servando que dejara eso, esas cosas, y luego fue cuando me di cuenta que él estaba metido en el narcotráfico. Tiempo después, le volví a pedir a mi hermano que mejor diera clases, pues ya no estaba dando clases, pero él me contestó: 'Tengo que seguir en esto porque ya no me puedo salir'", relató ante el MP.
"La Tuta", indica el reporte, nació el 6 de febrero de 1966 en Arteaga, Michoacán, es hijo de Luis Felipe Gómez Aburto y María Teresa Martínez Castañeda, quien fue detenida el 16 de agosto de 2009, pero quedó en libertad al no haber elementos incriminatorios en su contra.
Gómez Martínez se ha casado dos veces, en cada matrimonio ha procreado tres hijos. Además, se sabe de otra hija de una relación de amasiato.
Después de abandonar las aulas para sumarse a la delincuencia se convirtió, según investigaciones de la PGR y la SSP, en uno de los hombres más violentos de "La Familia", al grado de asesinar sólo porque quien le leía las cartas del Tarot le "revelaba" que alguien lo "traiciona", refiere el documento.
Actualmente, "La Tuta" es considerado el número tres de "La Familia", sólo por debajo de los líderes Nazario Moreno González, "El Chayo", y José de Jesús Méndez Vargas, "El Chango".
"Entre sus funciones se encuentra la planeación de estrategias mediáticas, mismas que son utilizadas con el objetivo de 'desacreditar a funcionarios', o 'proponer públicamente pactos y diálogos con el Gobierno federal'. Es señalado como promotor financiero de políticos", dice el reporte.
También, añade, se sabe que "La Tuta" coordina a algunos lugartenientes y supervisa la recolección de cargamentos de drogas, principalmente de mariguana, para enviarla a Mexicali, Baja California, para después ser introducida a Estados Unidos.
"(Se estima que) paga una nómina de aproximadamente 100 mil pesos mensuales entre elementos de diversas corporaciones policiacas (principalmente municipales) en el Municipio de Arteaga, para no ser detenido", dice el reporte.
Hora de publicación: 00:00 hrs.