28 mar. 2010

La indiscreta Janet Napolitano

La indiscreta Napolitano: Calderón pidió ayuda del Pentágono

J. Jesús Esquivel
Revista mexiana Proceso # 1743, 28 de marzo de 2010;
Una semana después de haber provocado la irritación del gobierno de Felipe Calderón al calificar prácticamente de inútil la presencia del Ejército mexicano en Ciudad Juárez, la secretaria de Seguridad Interior de Estados Unidos, Janet Napolitano, perdió otra vez el tacto diplomático. Declaró a la radio de su país que el personal del Pentágono que se encuentra en territorio mexicano está ahí a petición directa de Los Pinos. En varias oportunidades, las autoridades de México han dicho que no han pedido ninguna ayuda militar a sus contrapartes estadunidenses. ¿A quién creer?
WASHINGTON.- Apenas había transcurrido una semana de que Janet Napolitano hizo rabiar al gobierno mexicano con su afirmación de que la presencia del Ejército en Ciudad Juárez no había servido de nada en la lucha contra el narcotráfico, la secretaria de Seguridad Interior de Estados Unidos incurrió en una indiscreción: el miércoles 24 reveló que el presidente Felipe Calderón pidió al gobierno de Barack Obama enviar militares para que realicen operaciones antinarco junto al Ejército Mexicano.
Ese día, entrevistada en el programa All Things Considered, de la National Public Radio (NPR), puntualizó que el personal del Pentágono que se encuentra en el territorio mexicano está ahí a petición directa de Los Pinos.
Con estas declaraciones, la colaboradora de Barack Obama contradice al gobierno de Calderón, cuyos integrantes han negado una y otra vez que las puertas del territorio nacional hayan sido abiertas a tropas estadunidenses.
En el programa de la NPR, conducido por el locutor y periodista Robert Siegel, Napolitano habló del resultado de la reunión del Grupo Consultivo de Alto Nivel realizada el día anterior en la Ciudad de México, así como en torno al problema del narcotráfico en el vecino país. La funcionaria fue muy enfática al confirmar la presencia de personal del Pentágono en territorio mexicano a petición expresa de Calderón, según la trascripción de la entrevista radiofónica obtenida por Proceso.
–¿Hay algún papel, un papel potencial para los militares de Estados Unidos al sur de la frontera con México? –preguntó Siegel.
–Bueno, de hecho en nuestras reuniones (en México) estuvieron el jefe de Estado Mayor Conjunto, Mike Mullen, y, como ya lo mencioné, el secretario de Defensa (Robert) Gates, quienes se reunieron con sus contrapartes militares.
“Y creo que se puede deducir de eso que hay pláticas sobre el papel apropiado de nuestro ejército, y más allá de eso no sería apropiado hacer un comentario.”
–Usted sabe, estoy seguro de que la presencia de militares de Estados Unidos en México es un asunto neurálgico para los mexicanos…
–Lo es. Y se ha hecho a pedido, consulta y cooperación con los mexicanos. Esto no significa que Estados Unidos se haya metido de manera unilateral; esto es cooperación, asistencia. Es un reconocimiento mutuo de que, como países vecinos, tenemos aquí algo en juego.
“Y lo mencioné ayer (martes 23)… Como usted sabe, hay un comercio cuyo valor se estima en mil millones de dólares que todos los días cruza la frontera de México. La gente necesita transitar por la frontera sin temor a ser víctima de la violencia. Y la gente que vive en las comunidades al sur de nuestra frontera necesita saber si se aplicará el estado de derecho.”
El conductor presionó a su entrevistada para que fuera más precisa en sus respuestas:
–Sólo para dejar las cosas en claro: ¿está usted diciendo que el presidente Calderón expresó su apertura a la presencia de personal militar de Estados Unidos en México?
–Sí. Déjeme ser clara, porque este es un asunto muy delicado: En forma limitada nuestro ejército ha estado trabajando con el de México en su lucha contra los cárteles de la droga, pero a pedido del gobierno de México, en consulta con el gobierno de México; es solamente una parte de nuestros esfuerzos generales con México, que ante todo son de naturaleza civil.
–Bueno, secretaria Napolitano, muchas gracias por hablar con nosotros el día de hoy.
–Gracias.
–Es Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior. Ella fue parte de la misión que ayer estuvo en México, y habló con nosotros desde su oficina en Washington, DC –dijo el conductor de All Things Considered tras despedir a su entrevistada.
Las críticas
Napolitano, quien formó parte de la comitiva que encabezó la secretaria de Estado Hillary Clinton en su visita a México, es la única colaboradora de Obama que ha criticado abiertamente la estrategia militarizada de la administración calderonista para combatir al narcotráfico y al crimen organizado.
“El presidente Calderón ha estado profundamente involucrado (en la lucha contra el narcotráfico) e incluso envió al Ejército a Ciudad Juárez, pero eso no ha ayudado”, dijo Napolitano el martes 16 a la cadena de televisión MSNBC, una semana antes de su viaje a México .
La reprobación de Napolitano al despliegue del Ejército Mexicano provocó la furia de Calderón, quien a través del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, aclaró que Napolitano no había dicho lo que dijo, que era necesario entender el contexto. Asimismo, el funcionario señaló que los medios de comunicación mexicanos tenían “problemas de traducción” respecto de la declaración de la funcionaria.
El embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, intentó calmar la irritación del gobierno calderonista por las afirmaciones de Napolitano. El diplomático declaró al periódico El Universal que el papel del Ejército Mexicano era muy importante en la lucha contra los cárteles de la droga, sobre todo en entidades como Ciudad Juárez.
La víspera de los comentarios de Napolitano al programa de la NPR, los colaboradores de Calderón negaban que militares estadunidenses estuvieran operando en México. Los señalamientos en ese sentido sonaban inverosímiles. Pero luego de la entrevista de Napolitano con Siegel, el gobierno de México intentó desmentir la versión de la colaboradora del presidente Obama.
Sin embargo, más allá de las explicaciones del gobierno sobre el particular, en el Capitolio existen testimonios y documentos de funcionarios del Pentágono que confirman que soldados de Estados Unidos participan en la lucha contra el crimen organizado en México (Proceso 1742); incluso señalan que Obama no confía mucho en la efectividad de la lucha militarizada de Calderón.
El jueves 18, un día después de la reprobación a la estrategia de Calderón por parte de Napolitano, el general Victor Eugene Renuart, jefe del Comando Norte de Estados Unidos, aseguró al Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes del Congreso que el Pentágono desea aplicar en territorio mexicano técnicas de inteligencia militar similares a las de Afganistán e Irak.
Según el militar, el propósito es enfrentar de manera más directa y efectiva al narcotráfico y al crimen organizado: “El reto de México es la fusión de inteligencia con la agilidad de operativos contra un objetivo específico de parte de los equipos altamente calificados que permitan explotar las vulnerabilidades que puedan encontrar en los cárteles del narcotráfico con la fusión de inteligencia”.
Y remató: “Hemos ampliado nuestros esfuerzos para entrenar a militares y agentes civiles (mexicanos) en operaciones muy parecidas a las que hemos llevado a cabo en Afganistán y en Irak”.

Explotar emocionalmente

Cómo evitamos perder los papeles/Ferran Ramon-Cortés
El País Semanal, 28/03/2010;
A veces explotamos emocionalmente diciendo y haciendo cosas de las que nos arrepentimos en muy poco tiempo. ¿Qué nos provoca? ¿Podemos controlar nuestros impulsos?
Teníamos en la oficina un compañero que era dado a las explosiones emocionales. Las discusiones con él (legítimas discusiones de trabajo, nada personal) solían terminar con manifiestas pérdidas de papeles, en las que los reproches, las salidas de tono y hasta los insultos se sucedían sin control. Lo sabíamos, y conocíamos la señal: un temblor en el labio y en las manos que indicaban que estaba a punto de explotar.
Él no lo pasaba bien, y me consta que hacía lo posible (como hacemos todos los que somos dados a este tipo de explosiones) por controlarse. Lo cierto es que poco a poco la gente dejó de sentirse cómoda trabajando con él. Porque lo dicho en una explosión emocional, por más que entendamos que lo es, dicho queda. Y en ningún caso es neutro para las relaciones. En su caso, los que habían vivido sus explosiones en directo no tenían ganas de repetir la experiencia, y esto hizo que renunciaran a trabajar con él a pesar de su sobrado talento, y que con el tiempo se fuera quedando solo.
El “efecto gaseosa”. Todos sabemos lo que ocurre cuando agitamos violentamente una botella de gaseosa y seguidamente abrimos el tapón. No hay forma humana de controlar el pegajoso líquido que sale a presión salpicándolo todo. El estropicio está servido.
Nuestras emociones son como la gaseosa. Si algo las agita y de forma inmediata dejamos que salgan fuera, saltan por los aires causando estropicios. Cuando discutimos, cuando recibimos mensajes que nos remueven, nuestro interior se convierte en un cúmulo de sentimientos agitados, que si abrimos la botella provocamos desastres de los que nos arrepentimos de inmediato y que causan daños en nuestras relaciones.
Las respuestas en caliente nunca van a ser ni mesuradas ni constructivas. Es esencial encontrar mecanismos que nos ayuden a mantener el control y a posponer la réplica inmediata. Una gaseosa agitada no puede abrirse al instante. Si la dejamos reposar, al cabo de un cierto tiempo podremos abrirla. Mantendrá todavía cierta presión, pero si lo hacemos con cuidado no pasará nada. Así, ante algo que nos agita debemos intentar evitar las reacciones inmediatas. Hay que tomarse un poco de tiempo y dejar que “baje un poco la presión” para, recuperada la serenidad, responder cuidadosamente. Sólo así evitaremos palabras que desearíamos no haber pronunciado y daños irreversibles en nuestras relaciones. Hay que contar hasta 10 antes de responder, como decían las abuelas. O hasta 100, o hasta 1.000 si es necesario.
Una reacción natural
“Enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”(Aristóteles)
Sería deseable poder siempre actuar con serenidad ante las palabras de los demás. Pero lo cierto es que muchas veces las circunstancias “nos pueden”. Esto es así porque cuando nos sentimos atacados, dejamos de actuar conscientemente y es nuestro cerebro límbico quien toma el control. El cerebro límbico es como un piloto automático que actúa para defendernos cuando estamos en peligro, y como tal sólo sabe hacer dos cosas: atacar o huir. Éstas son las dos clases de reacciones que tenemos generalmente con los prontos: o reaccionamos violentamente con toda clase de reproches (atacar) o dejamos plantado al otro sin más explicaciones (huir). En cualquiera de los dos casos es importante entender que no acabamos de ser conscientes de nuestro comportamiento. El piloto automático (el cerebro límbico) nos conduce más allá de nuestra voluntad. Por esto, cuando recuperamos la serenidad y volvemos al control consciente en nuestro cerebro, la mayoría de las veces nos sorprendemos nosotros mismos de las reacciones que hemos tenido, y pagaríamos por no haber dicho o hecho lo que acabamos de decir o hacer.
Entendido este proceso, la clave no está en limitar nuestras respuestas automáticas, cosa que está fuera de nuestras posibilidades. La clave está en reconocer los estadios previos a la pérdida de control consciente para que ésta no se produzca. Es en este instante anterior, en el que aún podemos tomar nuestras decisiones, cuando debemos actuar y evitar el desastre. El autocontrol debe producirse en fase de alarma, porque cruzado el límite ya no lo podremos ejercer.
No “quedarse las cosas dentro”
“Los sentimientos son como el vapor que se acumula en el interior de una olla. Si se guardan dentro, pueden acabar haciendo saltar la tapadera” (John Powell)
Podemos controlar los prontos en esta fase de alarma, evitando nuestra reacción descontrolada. Pero ello no significa que nos quedemos dentro los sentimientos. Que nos los traguemos sin ninguna acción por nuestra parte. Porque los sentimientos que no se comunican, que no salen fuera, se van acumulando. Y cuando salen –es inevitable que lo hagan tarde o temprano–, lo hacen en el peor momento y del modo más inoportuno. Es, por tanto, aconsejable abrir la botella de vez en cuando y dejar que salga la presión acumulada. Encontrar el momento y la disposición mental para poder hablar las cosas y no guardárselas. Para dialogar con quienes nos han herido, o para responder serenamente a quienes nos han atacado. No es bueno hacer como si nada hubiera pasado y pasar página, porque las emociones no se extinguen por sí solas. Al contrario: les damos vueltas y más vueltas, las alimentamos interiormente, hasta el punto de crear pequeños monstruos que saldrán a la luz el día menos pensado. Así como ante algo que nos hiere la inmediatez en la reacción es siempre una mala estrategia, el no hablar del tema nunca y quedárselo dentro es una estrategia igual de mala o peor.
El trabajo de fondo. Podemos trabajar en el autocontrol para evitar las explosiones emocionales, identificando nuestros síntomas de alarma y tomando las decisiones oportunas antes de la explosión. Pero para superarlas definitivamente tenemos que ir un paso más allá y aprender de ellas. En el origen de una explosión emocional, o de un pronto, siempre encontraremos algo que nos hiere. Un reproche, un insulto, un comentario malintencionado…, alguna cosa que vivimos como una agresión. Es importante, además de no perder el control, analizar y entender por qué este comentario nos hiere, y trabajar intensamente sobre ello. Éste es el trabajo que de verdad erradicará nuestra tendencia a las explosiones emocionales y el que supondrá el verdadero crecimiento.
Lo que nos hace vulnerables a las explosiones emocionales no es sólo la falta de autocontrol. Es sobre todo la percepción de sentirnos atacados, y en donde nos sentimos especialmente atacados es en aquellas cosas en que nos sentimos inseguros. Así, el reproche que nos hace saltar nos está dando una inequívoca pista de unas áreas de nuestra vida en las que nos sentimos inseguros y sobre las que debemos trabajar.
Podemos aprender mucho de los prontos, porque nos están enseñando nuestras vulnerabilidades y nos muestran los aspectos en los que como personas todavía podemos crecer.
Para evitar las explosiones emocionales
Las explosiones no son buenas ni para quien las recibe ni para quien cae en ellas. Esto es lo que podemos hacer para llegar a controlarlas:
1. Descubra los síntomas de agitación: cada uno tenemos nuestros síntomas de alarma: acaloramiento, respiración entrecortada, aceleración del ritmo cardiaco… Si aprendemos a reconocerlos, podemos identificarlos a tiempo.
2. Busque “mecanismos de escape”: si identificamos que estamos a punto de estallar, hemos de buscar salidas rápidas que nos aparten emocionalmente de lo que nos agita. Con cualquier excusa, podemos salir a la calle, salir del despacho, abandonar un minuto una reunión y respirar hondo, beber algo… son pequeños trucos para no reaccionar inmediatamente.
3. Gestione el tiempo de respuesta: la respuesta inmediata tiene muchas posibilidades de resultar desmesurada. Planifique la respuesta dando tiempo para que “baje la presión”.
4. Analice lo que le remueve: cuando algo nos afecta es por alguna razón. Además de controlar puntualmente el comportamiento, es importante buscar la razón oculta de esta afectación y resolverla. El trabajo no termina en el autocontrol. Hay que buscar el crecimiento.

Ratzinger sabía: El País

REPORTAJE: EL ESCÁNDALO DE LA IGLESIA CATÓLICA
"Ratzinger escondió mi caso"
Tras abusar de cuatro niños en Essen (Alemania), un sacerdote fue trasladado discretamente a la diócesis regida por el actual Papa, donde continuó ejerciendo sin limitaciones. El escándalo ha sido destapado por una de sus víctimas, que ahora lo cuenta a EL PAÍS
LAURA LUCCHINI
El País domingo, 28/03/2010;
Ataques de pánico. Problemas en el trabajo. Pesadillas. Dificultades para dormir. Cuando tenía 38 años, Wilfried Fesselmann decidió consultar a un psiquiatra. El médico le dijo que su problema se debía a un trauma de infancia. Fue entonces cuando Fesselmann sacó de algún lugar escondido en su cerebro el nombre del sacerdote Peter Hullermann, quien había abusado de él cuando tenía tan sólo 11 años. Con la particularidad de que el sacerdote denunciado como pederasta, entonces un cura de 31 años, fue apartado de su diócesis, en Essen, y enviado al obispado de Múnich cuando el cardenal Joseph Ratzinger, el actual papa Benedicto XVI, era el arzobispo de la diócesis bávara.
robablemente su caso habría pasado inadvertido si no hubiera sido por el escándalo que sacude a Alemania desde hace dos meses. Concretamente, desde que el pasado 27 de enero el padre Klaus Mertes, rector del colegio jesuita Canisius de Berlín, enviara cientos de cartas a antiguos alumnos en las que pedía su colaboración para desentrañar los casos de abusos sexuales que hubieran podido cometer tres profesores. Ese chispazo desató las lenguas, y Alemania asiste conmocionada a un goteo diario de denuncias de abusos y vejaciones consumadas dentro de estructuras educativas católicas de todo el país. Unas 300 personas han contado ya sus respectivos casos en las 27 diócesis alemanas.
Essen, una ciudad de la zona industrial del Ruhr, también sufrió casos de pederastia. Hasta ahora, cuatro personas han denunciado a un mismo abusador: se trata de Peter Hullermann, quien ejerció como sacerdote en la ciudad a finales de los años setenta. "Todos confiaban en él y era el típico cura que se hacía amigo de los niños", asegura ahora una de sus víctimas, Wilfried Fesselmann, en una entrevista telefónica con este periódico. Fue en el curso de un viaje educativo, en el verano de 1979 a las colinas de Eifel, cuando empezó a tener una actitud ambigua. "Una noche de agosto de 1979 me hizo dormir con él", relata. "Entonces me di cuenta de lo que sucedía".
"Hablé con un compañero: le dije que el sacerdote obligaba a los niños a tener sexo con él. 'Ten cuidado que no te pase a ti también', le advertí. Él fue a hablar con sus padres, quienes en septiembre decidieron discutir el tema con otros padres. En esa ocasión salieron a la luz otros tres casos. En el obispado de Essen existía entonces un protocolo de actuación para estas situaciones. Dijeron que, para proteger a los niños, no hacía falta que los padres presentaran una denuncia: el sacerdote iba a ser trasladado a Múnich y no volvería a trabajar con jóvenes".
Los padres de Fesselmann ni siquiera participaron en esa discusión porque eran "católicos intransigentes"; y a pesar de que su propio hijo señalara al sacerdote y dijera que le había obligado a practicarle sexo oral, los padres consideraron inadmisible denunciar a un cura. "Esto simplemente no se hacía", asegura ahora la víctima.
En conversación con este diario, el portavoz del obispado de Essen, Ulrich Lota, ha reconstruido los acontecimientos de aquellos meses. "Entonces las cosas eran distintas de ahora", explica. "Se pensaba que se podía tratar eficazmente a los pederastas con una terapia, y por esto se decidió trasladar al cura a Múnich, donde se contaba con el psicólogo Werner Huth, experto en este tipo de casos". El responsable del personal del obispado de Essen avisó a los colegas de Múnich de que el sacerdote Peter Hullermann había abusado de menores en su diócesis y de que esta era precisamente la causa de su petición de traslado.
Joseph Ratzinger, arzobispo de Múnich entre 1977 y 1982, puso su firma en el documento que aceptaba el traslado de ese cura a su diócesis en 1980. El texto imponía al sacerdote una psicoterapia y señalaba que no debía volver a trabajar con niños. Sin embargo, en una decisión cuya responsabilidad se atribuyó el entonces vicario general Gerard Gruber (de 81 años en la actualidad), el cura abusador fue puesto a trabajar enseguida como "guía espiritual" en una parroquia de Múnich. "No queríamos que estuviera inactivo, aparte de la hora diaria de terapia", declaró el ex vicario a la prensa cuando se destapó el caso. "Esta decisión habría sido tomada por una iniciativa personal del vicario y sin que Joseph Ratzinger se enterara", afirma el obispado de Múnich en un comunicado difundido hace dos semanas.
Según el psiquiatra Huth, el obispado de Múnich ignoró repetidas advertencias suyas, escritas y orales, en las que aseguraba que el sacerdote en cuestión era peligroso para los niños. Huth, quien ahora tiene 80 años, era consultor del obispado para casos de pederastia. Asegura públicamente que Hullermann, quien al empezar el tratamiento tenía 32 años, no debería haber trabajado con menores, porque era muy narcisista, un rasgo típico de los pedófilos, y tampoco reconocía sus errores ni se tomaba en serio la terapia. En varias ocasiones, el psicólogo aconsejó directamente al sacerdote que no tomara alcohol y que se buscara un supervisor. Los abusos, siempre según el terapeuta, de los que estaba acusado habían sido cometidos bajo los efectos del alcohol.
Cuando Ratzinger se encontraba ya en Roma, en 1985, el cura Hullermann volvió a agredir a un menor y fue condenado por un tribunal de la Alta Baviera a 18 meses de cárcel -que no cumplió porque quedó en libertad provisional, aunque durante ese periodo fue suspendido como sacerdote- y a una multa de 4.000 marcos (unos 2.000 euros de hoy). Al año siguiente volvió a trabajar en una casa para ancianos. Posteriormente fue trasladado a la comunidad bávara de Garching, de 15.000 habitantes, donde ejerció durante 21 años. En 2008 se mudó de nuevo, en este caso a Bad Tölz, siempre en Baviera, donde trabajó hasta que fue suspendido hace dos semanas.
Después de la condena de 1986, antes citada, no se le habían vuelto a atribuir abusos, Sin embargo, esta misma semana se ha interpuesto otra denuncia contra Hullermann, a quien los padres de un joven acusan ante la fiscalía de Garching de haber abusado sexualmente de su hijo en 1998. Este nuevo asunto puede ser decisivo porque, a diferencia de la mayoría de los delitos denunciados hasta ahora, todavía no ha prescrito. En Alemania, el delito de abuso de menores no prescribe hasta pasados 10 años de la mayoría de edad de la víctima.
Durante los 30 años en los que el obispado de Múnich ha ocultado el pasado del sacerdote pederasta, las víctimas fueron abandonadas a su suerte. Wilfried Fesselmann guardaba, oculto, su trauma. Ni siquiera sus padres le habían creído. Fueron años terribles y siguieron otros muy duros.
"Mi situación personal fue ignorada", afirma. "Obviamente, esto me causó problemas porque tuve que callar. No lograba salir de la situación a la que me habían llevado. Esto explica que, años después, sufriera ataques de pánico. Y todavía tengo problemas a la hora de conducir. Tuve que recibir terapia, primero con un neurólogo y después con un psiquiatra. Este especialista me dijo que todo podía deberse a un acontecimiento traumático en mi niñez. Y esta es la única experiencia traumática grave que tuve. Indiqué el nombre de Hullermann, conté la historia y logré entender el porqué de todo".
A continuación, se le ocurrió buscar al sacerdote a través de Google. "Me di cuenta de que todavía ejercía y que todavía se iba de vacaciones con niños. Todo seguía igual. Por eso le escribí dos correos electrónicos donde le preguntaba si no tenía mala conciencia por lo que había hecho. También le pregunté si se acordaba de mí. No recibí respuesta". Eso fue en 2006. "Dos años más tarde, en 2008, le mandé otro correo. Me contestó entonces una persona llamada Sigfried Kneissel. Me explicó que era el encargado de ocuparse de los casos de abusos en el obispado de Múnich y me preguntó qué tipo de denuncia quería hacer. Dije que se trataba de un caso de abuso del sacerdote Hullermann".
En abril de 2008, la policía llamó a la puerta de la víctima. Eran los agentes de la ciudad de Essen acompañados por dos oficiales de Baviera. Quisieron inspeccionar su ordenador para comprobar si había mandado los correos electrónicos ("estaba claro que los había enviado", comenta ahora Wilfried Fesselmann). En esta ocasión, la víctima volvió a repetir su historia, y la policía le confirmó que su versión coincidía con la de las otras tres víctimas de entonces. El nombre de Fesselmann no aparecía en ningún informe, ya que sus padres no habían denunciado el caso al obispado. "En esta ocasión tuve una confirmación de que conocían el caso".
Todo coincide también con la reconstrucción del obispado de Essen. "Nos enteramos del cuarto caso a través de la prensa", explica Lota, su portavoz. "Estamos convencidos de que a partir de ahora podrían aparecer más denuncias".
No obstante, Fesselmann fue citado a juicio por supuesto intento de chantaje al cura. "Es cierto que en uno de los correos electrónicos hablé de una remuneración", admite, "pero nunca chantajeé a nadie". El juicio, que la víctima interpreta como una intimidación y un intento de callarle, se cerró con la absolución de Wilfried Fesselmann. En agosto de 2008, el sacerdote pederasta fue trasladado al que sería su último destino, la comunidad de Bad Tölz, en Baviera, en la que fue encargado de ejercer como guía espiritual para turistas, con la indicación explícita de que no trabajara con niños.
Desde que se destaparon en Alemania los primeros casos de abusos, la ministra de Justicia federal, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, del partido liberal FDP, invitó a las víctimas a que denunciaran sus casos. Wilfried Fessemann le escribió una nota con su historia. Hasta ese momento, la víctima no era consciente de que el actual papa Benedicto XVI pudiera ser responsable de la ocultación del abusador.
Lo cierto es que la fecha del traslado coincide con la etapa en que Joseph Ratzinger era cardenal arzobispo de Múnich (1977-1982). Una coincidencia que asocia por primera vez al Papa, de forma directa, con uno de los cientos de casos escalofriantes que conmocionan actualmente a Alemania.
Desde entonces han caído, bajo el efecto dominó, algunas instituciones prestigiosas de la Iglesia alemana, como el Coro de las Voces Blancas de Ratisbona, los Domspatzen. Aquí los abusos denunciados se cometieron a lo largo de quince años, desde 1958 hasta 1973. Georg Ratzinger, el hermano del actual Pontífice, fue el director de ese coro entre 1964 y 1993. A pesar de que las acusaciones involucran a tres educadores y al entonces director del internado donde el coro se alojaba, el hermano del Papa aseguró no tener conocimiento ni haber intentado ocultar caso alguno de pederastia. Su función de director artístico le mantenía al margen de la gestión directa del internado.
Después de que el caso de Fesselmann saltara a la prensa hace dos semanas, Hullermann fue suspendido. Otro párroco que ofició la misa el domingo siguiente en Bad Tölz fue interrumpido en su sermón por un hombre que pidió explicaciones sobre las verdaderas razones del cese del sacerdote pederasta. Varios fieles abandonaron la iglesia. La imagen parece resumir la de la Iglesia mundial, comprometida por los casos de abusos y sorda frente a las víctimas, que antes eran fieles.
Benedicto XVI, en la carta pastoral enviada el pasado domingo a los católicos irlandeses, no mencionó en ningún momento el drama que está afectando a su país natal. No fue suficiente su rotunda denuncia de la pederastia clerical y tampoco sus palabras de "vergüenza y remordimiento": la omisión fue duramente criticada en Alemania por numerosas asociaciones católicas, entre ellas Wir Sind Kirche [Somos Iglesia]. Y no sirvió de nada que la canciller Angela Merkel defendiera "el significado universal" de su mensaje. El país está que arde.
"Ratzinger escondió el caso. Él lo sabía", repite ahora Wilfried Fesselmann. También dice que se siente mejor tras haber contado su historia. Cree que su gesto puede convencer a otros para saldar cuentas con el pasado. Espera también una indemnización económica que le compense por los problemas sufridos en su vida personal y laboral. Sin embargo, asegura: "Lo que necesitamos las víctimas ante todo es que se reconozca lo que ha pasado. Que se sepa. Porque, de lo contrario, van a seguir ocultándolo".

 

Hablar bien de México

El Presidente de la República, Lic. Felipe Calderón , convocó a los integrantes del sector turístico público y privado, a promover la imagen de México, tanto a nivel nacional como internacional, con el fin de seguir proyectando al país como uno de los mejores destinos turísticos del mundo.
Discurso en Los Pinos/
"Hoy queremos poner a consideración de ustedes una nueva propuesta o una propuesta, más bien, que renueve el impulso al turismo en México a partir de hoy. Una propuesta que está abierta, como siempre, a las opiniones, a la participación de todos a lo largo de las reuniones de trabajo que hoy dan inicio.
Insisto, sé que con el compromiso de ustedes, reflejado en la asistencia a esta reunión, y agradezco mucho su participación en el ejercicio que hoy se realiza, vamos a consolidar a México como un líder a nivel mundial en el turismo.
Sé que no han sido tiempos fáciles para nadie y particularmente para el sector turístico. No podemos soslayar que la crisis económica mundial del año pasado fue la crisis más grave de que se tenga registro desde la crisis del 29, y desde luego, la crisis más grave que cualquiera de nosotros, de las generaciones presentes, le haya tocado vivir.
Es la primera vez en muchos, muchos años, en décadas, por ejemplo, que el Producto Interno Bruto mundial registra una contracción; y que se contraen, al mismo tiempo, varias de las mayores economías del mundo, lo mismo Estados Unidos, que Japón y que Europa.
Eso afectó, sin lugar a dudas, la actividad económica en general y, desde luego, la actividad turística en particular. Implicó una reducción, también, drástica, además, en los niveles de consumo del mayor mercado de visitantes turísticos a México, que es el de Estados Unidos; una reducción en la captación de divisas internacionales, tanto por la caída en el número, como en el gasto promedio de los visitantes.
La alerta sanitaria significó otro nuevo descenso a nivel de la ocupación nacional y alcanzó en esas fechas niveles cercanos al 30 por ciento.
Como lo he dicho, y lo repito, amigas y amigos, no estaba en manos nuestras el evitar que ocurrieran tales choques externos, ni evitar que ocurriera la crisis económica a nivel mundial, ni evitar que ocurriera el brote del virus pandémico, como fue clasificado por la Organización Mundial de la Salud, de la Influenza A/H1N1. Pero sí podíamos sumar esfuerzos y tomar acciones firmes y oportunas para aminorar su impacto.
Y así, autoridades, trabajadores, empresarios, pusimos en marcha medidas contracíclicas hasta el límite, estoy seguro, de las capacidades de todos.
Pusimos en marcha una fuerte campaña de reactivación del turismo, la Campaña Vive México, que ha permitido que esa actividad pueda irse recuperando de manera gradual, sí; pero también de manera segura.
Programas de atención especializada a microempresarios del sector turismo, Programas de Empleo Temporal y Emergente en las zonas turísticas del país.
En concordancia, además, con medidas contracíclicas tomadas en diversos sectores de la economía. El dato que insistentemente menciono es que la crisis de 95 fue de aproximadamente a una caída del 6 por ciento; la crisis del 2009 fue una caída del 6.5; es decir, fue una crisis mayor la del año pasado, y pudo serlo más, si no es que empezamos a registrar ritmos de recuperación en el segundo semestre.
Pero, recuerden ustedes, amigas y amigos, que hace un año caía la economía mexicana a tasas del 10 por ciento anual, e incluso mayores, en el segundo trimestre del año.
Sin embargo, en 95, con una crisis menor, perdimos casi 10 veces más empleo formal. Se perdió más del 10 por ciento de los trabajos registrados en el Seguro Social. Se perdió uno de cada 10 empleos, entonces, siendo una crisis menor.
En la del 2009, en las cifras del Seguro Social, sin embargo, se perdió un poco más del uno por ciento del empleo formal. Esto quiere decir que en lugar de uno de cada 10, se perdieron poco más de uno de cada 100 empleos.
Por qué razón.
Porque esas medidas, la preservación del empleo a través de los paros técnicos en la industria exportadora, que evitaron el despido de trabajadores a cambio de repartir entre el trabajador, el Gobierno Federal y la empresa, la carga de la masa salarial transitoriamente, evitó casi medio millón de despidos, de salarios en actividades económicas exportadoras.

En los Programas de Empleo Temporal, incluyendo el del sector turismo, en brechas contra fuego, limpieza de carreteras y limpieza de zonas arqueológicas, implicó generar un empleo temporal entre tres y seis meses a casi 700 mil personas más.

Y el Programa de Apoyo a Pequeñas y Medianas Empresas, de crédito, que lanzamos, implicó crédito para 80 mil empresas de menos de 10 trabajadores en todo el país, con lo cual se preservó también más de un millón de ingresos familiares.

Quiero decirles, amigas y amigos, que la acción decidida de los empresarios turísticos, la acción decidida de muchos mexicanos, reconocidos y destacados, y de millones y millones más anónimos, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, que participaron, por ejemplo, en la Campaña Vive México, dio resultados.

Sin duda, ello tuvo que ver, así sea en parte, con la recuperación que estamos viendo en algunos indicadores. Por ejemplo, en la ocupación hotelera. A pesar de la fuerte caída del año pasado, 2009, ha alcanzado promedios positivos en el país.

Hace unos días estuve, por ejemplo, en la Riviera Maya, en Cancún, para dos eventos singulares. Por ejemplo, para Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe y la para la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo, eventos, por cierto, que trajimos a México, justo en el momento de la crisis para ayudar a incentivar la ocupación hotelera.

Y vienen más: la Cumbre Mundial de Energía, por ejemplo, la próxima semana. La Cumbre de las Partes, la Conferencia de las Partes de Medio Ambiente, que será de una dimensión extraordinaria; y otras más hacia el final del año.

Estamos trabajando en eso. Pero decía, que en esa visita, el nivel de ocupación, que era de menos del 20 por ciento en esas zonas, el año pasado, a propósito de la influenza, rebasó, para la Cumbre de la Unidad, 93 por ciento en la Riviera Maya.

Junto con la Asamblea del BID, la ocupación en Cancún llegó a 86 por ciento. Y tanto para la Regata de la Copa México, no sólo en honor del Bicentenario, sino también para estimular el turismo; y el lanzamiento, la inauguración del desarrollo del Litibú, auspiciado por FONATUR, la ocupación hotelera, también en la Riviera Nayarita, era de arriba del 90 por ciento,.

Me acaba de comentar el gobernador de Baja California Sur que la semana pasada también en Los Cabos, la ocupación era del 90 por ciento. En fin.

Amigas y amigos.

Hay datos positivos, pero no debemos bajar la guardia, sino todo lo contrario, hay que redoblar esfuerzos para que la recuperación sea sostenida y se traduzca en más y mejores empleos y, desde luego, en una vigorosa recuperación del sector.

Ya la Secretaria Guevara ha mencionado que vamos a redoblar esfuerzos en diversos frentes. En primer lugar, vamos a seguir consolidando la infraestructura del país, a fin de consolidar, entre otras cosas, la oferta turística de México.

Un ejemplo es la ampliación del Aeropuerto de Cancún, que ahora tiene dos pistas, que permiten operaciones simultáneas, por primera vez en México, y que ya ha sido clasificado recientemente por revistas especializadas como el más eficiente en América Latina.

O el anuncio que hice, hace unos pocos días también, que es el inicio de la licitación del nuevo Aeropuerto de la Riviera Maya, entre Tulúm y Cobá, también en Quintana Roo.

Esto se sumará a la construcción de dos nuevos aeropuertos: uno en el Mar de Cortés, ya en funcionamiento, y la ampliación de otros 26 en el país.

Desde luego, lo que estamos haciendo en materia carretera, donde hemos casi triplicado el gasto de infraestructura, el gasto público, sumado a las obras público-privadas en el país, que está permitiendo grandes obras de infraestructura en México.

La carretera, por ejemplo, comentábamos también con el Gobernador de Durango, la Mazatlán-Durango, que es una carretera que tiene un valor cercano a los 19 mil millones de pesos; y que incluye, por ejemplo, el Puente Baluarte, el puente que va a tener el claro más grande en su tipo, probablemente, en el mundo; es decir, un puente de un kilómetro 200 metros de largo, pero que en la parte central tiene una altura respecto del río que pasa de casi 600 metros, y que el claro central del puente, por ejemplo, entre columna y columna, va a medir también casi 600 metros.

Una obra de infraestructura enorme, por no hablar de otras que estamos impulsando, que tienen una incidencia turística relevante. Infraestructura de carreteras en todo el país, infraestructura portuaria, en fin. Entonces, estamos facilitando la infraestructura para facilitar también las inversiones en el país.

La meta, por otra parte, es desregular a la economía y en particular al sector turístico; todo trámite innecesario tiene que desaparecer. Una de las instrucciones que tiene la Secretaría de Turismo es que antes que finalice este mes, justo les quedó en medio de Semana Santa el plazo, para que tengan tiempo de poderlo hacer, es entregar lo que llamamos el equipaje de mano en materia regulatoria.

Cuáles son las leyes que verdaderamente son las indispensables; más bien, cuáles son los reglamentos indispensables, lo que es del ámbito del Ejecutivo. Cuáles son las normas, las circulares, los oficios que verdaderamente sean indispensables para el manejo del sector. No olvidemos que una ley bien hecha, una buena ley, no necesita reglamento.

Y ya con ese material, con ese equipaje de mano indispensable, todo lo demás que no esté considerado ahí, va a ser derogado por un decreto del Ejecutivo Federal. Lo mismo en turismo, que en todas las demás dependencias de la Administración Federal.

En tercer lugar. He instruido a las instancias responsables de aplicar la política migratoria, en particular, al Instituto Nacional de Migración, cuya Directora está aquí presente; a la Secretaría de Relaciones Exteriores, también está presente la Canciller, para que adopten, a la mayor brevedad posible, medidas adicionales que faciliten la llegada de viajeros internacionales al país.

En cumplimiento de esta instrucción, deberán fomentar especialmente el arribo de turistas de países, que tienen de manera garantizada altos estándares de seguridad, que es una preocupación fundamental para México, de modo que logremos simplificar los procesos de internación e incrementar la llegada de visitantes extranjeros, con plena confianza y con plena seguridad.

Estas medidas deberán enfocarse prioritariamente, por ejemplo, a viajeros procedentes de Estados Unidos, que es de donde proviene la mayor parte de turistas extranjeros.

Sé que con esto no digo mucho, pero lo voy a decir más claro.

Después del 11 de septiembre, amigas y amigos, en México, por ejemplo, se incrementaron diversas medidas de seguridad, concernientes, desde luego, no sólo a la seguridad propia, sino especialmente, y hay que decirlo, a la de Estados Unidos, que llevaron a la imposición de Visas para muchos países que tienen un fuerte potencial de afluencia turística a México.

Ahora bien. La imposición de Visas obedecía, obedece a dos factores. Uno es el de la seguridad, particularmente en Norteamérica, después de aquellos atentados. Y otro, es del probable flujo migratorio a través de México hacia Estados Unidos. Sin embargo, amigas y amigos, en la parte de seguridad, qué duda cabe, que se han incrementado sustancialmente los estándares, en México, ya no digamos en Estados Unidos, en materia de emisión de visas y registro de visitantes. Y, por otra parte, quien tiene una Visa de Estados Unidos no necesita hacer una vía de tránsito y la hace oculta a través de México para llegar a Estados Unidos.

Por lo tanto, he dispuesto que, entre otras medidas de desregulación que tenemos que hacer, que faciliten el turismo y que se orienten, precisamente, a elevar visitantes extranjeros de ciertos países clave que nos interesan, he dispuesto que preparen una nueva regulación, tanto Migración como Relaciones Exteriores, a fin de que los ciudadanos de otros países a los cuales les pedimos Visa, pero que ya tienen una Visa de los Estados Unidos, no se les exija Visa para entrar a nuestro país.

Por supuesto, esto no va orientado sólo a un país, sino que lo haremos con países que tienen convenios y certificados de alta seguridad, que sean avalados por autoridades mexicanas y que tengamos la manera, también, de verificar no sólo la identidad, sino la autenticidad de esos documentos, con registros en línea y otros mecanismos.

Segundo. También y con la misma lógica, los visitantes que vengan en vuelos registrados y ya autorizados en aeropuertos de Estados Unidos, también podrán entrar al país para efectos turísticos, sin requerirles más que el pasaporte para que puedan entrar a México.

En el caso de ciudadanos de otros mercados que nos interesan y, por lo pronto, vamos a avanzar con el caso de Brasil y de Rusia, vamos a poner en práctica algo que ya se había dispuesto, pero que no se ha aplicado con toda claridad y vamos a avanzar un poco más.

Por ejemplo, ciudadanos de Brasil y de Rusia van a poder tramitar su Visa, no sólo a través del Consulado Mexicano, sino a través de las agencias de viajes especializadas y acreditadas, precisamente, que podrán hacer el trámite para los ciudadanos ellas mismas.
Vamos a facilitar que esos turistas puedan solicitar su Visa en línea; es decir, a través de Internet y que les podamos contestar a través de Internet y otorgarles electrónicamente un documento que les pueda acreditar, y que no necesiten ir a los consulados mexicanos, porque es impensable que un brasileño que vive en Mato Grosso tenga que hacer ocho o nueve horas de vuelo para ir a Sao Paulo o a Brasilia, mejor que se venga directamente a México. En fin. Amigas y amigos, estamos trabajando fuertemente para desregular.
En cuarto. Estamos promoviendo, en coordinación con la Banca de Desarrollo y el sector financiero, más crédito para los emprendedores del sector.
En 2009, como ya decía, hicimos un fuerte apoyo a pequeñas y medianas empresas. Nunca, nunca en la historia del país se habían otorgado más de 80 mil créditos a pequeñas y medianas empresas, y menos en situación de la gravísima crisis económica que tuvimos.
A través de convenios de colaboración que hemos firmado con entidades federativas, destinamos más de mil 700 millones de pesos y que se logró detonar una inversión cercana a los cuatro mil millones en apoyo a proyectos turísticos.
Precisamente, para reforzar las estrategias de promoción turística del país a nivel nacional e internacional, creo que debemos ir cerrando la dicotomía y las deficiencias en coordinación, que pudieran presentarse entre la propia la cabeza de sector, la Secretaría de Turismo, y por ejemplo, el Consejo de Promoción Turística.
Por eso, he decidido que quien es responsable y tiene que rendir cuentas de ello, que es la Secretaría de Turismo, he decidido que la Secretaria de Turismo, la maestra Gloria Guevara Manzo, sea también la nueva Directora del Consejo de Promoción Turística de México.
Y esto permitirá, además de mecanismos de cooperación y supervisión, dar un impulso más efectivo a las campañas que se realizan para conocer los atractivos turísticos del país.
Por supuesto, no se trata de que ella haga sola el trabajo, sino que también he nombrado a otro profesional, como ella, del sector turismo, al maestro Rodolfo López Negrete, como Director General Adjunto del Consejo de Promoción Turística de México, y que cuenta con una amplia trayectoria en materia, no sólo de mercadotecnia, sino durante muchos, muchos años, en materia hotelera y turística del país.
Les he instruido también para que diseñen una estrategia efectiva para atraer visitantes y con ello generar más crecimiento económico para el país.
Al respecto, déjenme decirles, amigas y amigos, que la promoción de la imagen de México, que es un elemento, coincido, clave para multiplicar el turismo, es una tarea que compete al Gobierno Federal, sí, pero no sólo al Gobierno Federal.
Compete a las autoridades, también locales, compete a los empresarios, compete a los legisladores, compete a los medios de comunicación, a los analistas. Todos los mexicanos tenemos que asumirnos como promotores y embajadores de nuestro país en el exterior.
Y efectivamente, amigas y amigos, tenemos problemas de percepción y de imagen. Tenemos problemas reales, innegables, por supuesto. Y no se trata, amigas y amigos, de ocultar los problemas que tenemos. Al contrario, hay que decir que tenemos esos problemas, y que los estamos enfrentando, con determinación y con firmeza, y que los vamos a resolver.
Sí, sí tenemos un problema serio en materia de seguridad. Recientemente se publicó un estudio del Brookings Institute, en Estados Unidos, que habla precisamente de los problemas de seguridad en México y en el mundo.
Y revela que, el último dato disponible del Brookings, en México hay 11.5 homicidios por cada 100 mil habitantes. Una cifra alta, sí. Una cifra preocupante que, precisamente, motiva la acción y la atención del Gobierno.
Y, desde luego, que muchos amigas y amigos vinculados o no con el sector dicen: bueno, es que para que hubiera turismo ojalá no tuviéramos el problema que tenemos y estuviéramos más o menos igual que Brasil o Dominicana, o Jamaica, que reciben mucho turismo.
Vale la pena ver este análisis, amigas y amigos. Porque la tasa de homicidios de México, 11.5 por cada 100 mil, si bien es cierto, es alta para lo que queremos para los mexicanos, hay que recordar que Jamaica tiene 60 homicidios por cada 100 mil, al año. Sólo comparable, en el último lugar en la lista, con Honduras, que tiene 61.
El Salvador tiene 52 por cada 100 mil; Guatemala, 47 por cada 100 mil; Trinidad y Tobago, 40 por cada 100 mil; Colombia, con todo el excelente de trabajo que ha hecho mi amigo Álvaro Uribe, tiene 39 por cada 100 mil; Brasil tiene 22 homicidios por cada 100 mil, casi el doble que México; Panamá, 19 homicidios por cada 100 mil; Nicaragua, 13 homicidios por cada 100 mil; Paraguay, 12; y Costa Rica, al igual que México, tiene 11.5. Sólo superado por Uruguay, Argentina, Perú y Chile, con menores tasas de homicidio.
Sí, señores, sí tenemos un problema de inseguridad. Pero también se vale poner en perspectiva las cosas. También se vale poner, con objetividad, lo que está ocurriendo en México y en el mundo. También se vale, aunque no faltará a quien le suene inadecuado, también se vale hablar bien de México, porque eso sí, nosotros tenemos un problema, que es la mitad, en términos de homicidios por cada 100 mil, que Brasil.
Pero no sólo es el problema real. El problema también, que nos está afectando, y en especial al turismo, es la percepción y la imagen. Porque, eso sí, México es satanizado y recriminado por su problemática, por los propios mexicanos, además; pero Brasil, teniendo el doble, se lleva la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos a una ciudad, por cierto, que es también de las que mayores homicidios por cada 100 mil tienen en toda la región y en el mundo.
Sin embargo, lo he dicho y lo reitero, amigas y amigos, yo jamás, jamás en mi vida profesional y como Presidente de la República, jamás he escuchado a un brasileño hablar mal de Brasil. Y en el caso nuestro, hay que hablar bien de México. Se vale también hablar bien de México. Y hay que salir y promover la realidad del país, sin ocultar nuestros problemas; pero, insisto, señalando su exacta magnitud y también la determinación que tenemos para resolverlos.
Tenemos que difundir por diversos medios la experiencia de los visitantes que vienen a México, que es una experiencia cálida, que es una experiencia irrepetible en otras regiones, que es una experiencia humana y que, también paradójicamente, es en muchos de los casos, no digo que en todos, pero es una experiencia también segura.
Porque si bien es cierto, tenemos puntos de especial preocupación en el país, en ciudades y estados en materia de seguridad, también tenemos en muchas zonas turísticas de México tasas de criminalidad que no sólo son menores a las de otras partes del mundo, sino, incluso, equiparables a las de algunos Estados de la Unión Europea.
Sí, sí tenemos problemas, pero si México tiene 11.5 homicidios por cada 100 mil, incluso, donde está un punto de análisis importante sobre México, en la Ciudad de Washington, hay 31 homicidios por cada 100 mil; y en la Ciudad de Nueva Orleáns, por cierto un punto turístico del mundo, hay 95 homicidios por cada 100 mil.
Es tiempo, amigas y amigos, también de que hagamos un esfuerzo de promoción de la imagen de México integral, porque la imagen del país, la marca México, el nombre de México, amigas y amigos, es único y es indivisible; porque tenemos que promover a México y su imagen de manera integral, no sólo para el turismo y no sólo sobre pirámides y playas.
Necesitamos promover la imagen de México para atraer más inversión económica. Necesitamos promover la imagen de México para abrirle espacio a nuestros productos. Necesitamos promover la imagen de México por razones de liderazgo y de fuerza, y de diplomacia, que son benéficos, necesarios para los mexicanos y que tiene México todo, todo para ser, precisamente, no sólo para ser, porque lo es, para ser reconocido como la gran Nación que somos y que ahora, orgullosamente, cumplimos 200 años de ser libres e independientes.
He dado instrucciones a la Secretaria de Turismo para que dé, insisto, un impulso renovado al sector. Que se concentre en prioridades claras que compartirá con ustedes, incrementar la competitividad del sector, garantizando la experiencia positiva del país y, por supuesto, para la cual es vital renovar y fortalecer la imagen de México. Hacer una labor de promoción, sobre todo enfatizada y orientada a convertir la promoción turística, a través del Internet, un área que no hemos cuidado adecuadamente, para convertir a México en un vigoroso país, líder en la promoción turística a través de Internet, acorde con los nuevos tiempos.
Y para promover, facilitar el proceso de inversión en el sector nacional y extranjero, y un área de especial interés para mí, promover zonas, regiones y rutas turísticas sustentables en las diversas regiones del país, que aprovechen nuestra enorme riqueza natural, cultural, histórica, social y humana, que no hemos aprovechado a toda cabalidad.
Finalmente, amigas y amigos, a todos, a todas y a todos ustedes, al Congreso, a los estados, a los municipios, a las y los empresarios del sector, a los trabajadores, a todos los convoco a que iniciemos una nueva etapa para el turismo en México.
Que iniciemos una nueva etapa para el turismo en México y, para hacerlo, yo reitero mi compromiso de hacer del turismo un motor fundamental para el crecimiento económico y la generación de empleo para más familias mexicanas.
Les pido que defendamos la imagen de México, que es nuestra imagen y nuestro futuro. Les pido que sigamos trabajando para mejorar la oferta turística del país, a fin de que los visitantes lleven claramente una experiencia única, que nos permita traer más visitantes de todo el mundo.
En 2010, decía, celebramos 200 años de ser orgullosamente mexicanos, y ello representa, también, una ocasión poderosa para mostrar al mundo las bellezas naturales, los centros arqueológicos, la riqueza culinaria, la amabilidad y el gran corazón de los mexicanos, las tradiciones milenarias y todo lo que México tiene que dar, que es mucho, mucho, mucho más de lo que he comentado, al visitante.
Yo les reitero, amigas y amigos, nuestra disposición y nuestra invitación a que trabajemos unidos, hombro con hombro; que sigamos proyectando a México como uno de los mejores destinos turísticos del mundo.
Cuentan ustedes con el apoyo y el compromiso del Gobierno Federal, con el mío, personal, para hacer realidad nuestra visión de poner a México a la vanguardia del turismo de calidad a nivel global.
Hagamos que la recuperación del sector sea sostenida y construyamos juntos, construyamos con confianza y determinación un futuro distinto y mejor para todos los mexicanos.
Muchas gracias y buena suerte.

Fareed Zakaria entrevista al Presidente Calderón

Grupos en EU impiden freno a paso de armas: FCH
Agencia EFE, El Universal, Washington, Domingo 28 de marzo de 2010
El presidente Felipe Calderón señaló que autoridades estadounidenses han referido que enfrentan una fuerte oposición para regular la venta de armamento en la frontera
El presidente de México, Felipe Calderón, señaló que Estados Unidos debe controlar el flujo de armas hacia su país para facilitar la lucha contra la violencia en el país.
"No es un problema de ley, sino de ponerla en práctica porque hay una ley que prohíbe exportar armas a los países en los que están prohibidas y éste es el caso de México" , señaló en una entrevista con CNN.
Calderón sostuvo que cuando plantea este problema a las autoridades estadounidenses "dicen que tienen que enfrentarse a una fuerte oposición y que unos lobbies muy poderosos en el Congreso para cambiar la situación" .
El mandatario recordó que en Estados Unidos hay más de 10 mil tiendas de armas a lo largo de la frontera común, por lo que este país "debe parar el flujo de armas hacia México" .
No obstante, indicó que Estados Unidos y México están mejorando la cooperación y las autoridades de aquél país están haciendo un esfuerzo adicional para tratar de frenar el flujo de armas.
Calderón afirmó que uno de los motivos de que haya incrementado la violencia es que los carteles mexicanos tradicionales que solían exportar drogas a EU empezaron hace diez años nuevos negocios en el propio México de venta y distribución, lo que provocó una nueva ola de crímenes.
Según el gobernante mexicano, 90% de los enfrentamientos violentos, en particular en Ciudad Juárez, se deben a las disputas entre el cartel de Juárez y el de Sinaloa por este mercado.
Además, remarcó que Ciudad Juárez es principal punto de entrada de la droga a EU a través de la localidad de El Paso, en el estado de Texas, por lo que "tratan de controlar este territorio" .
"El problema que tenemos es que vivimos al lado del país de mayor consumo (de drogas) en el mundo y no es fácil vivir así, porque ésta es una de las principales razones que genera la violencia" , aseguró.
Preguntado por el periodista Fareed Zakaria sobre si la legalización de las drogas sería una solución para acabar con el problema del narcotráfico, Calderón manifestó su desacuerdo con esa opción pero consideró necesario un debate.
"No estoy de acuerdo con la legalización" , dijo el presidente, que apuntó que uno de los principales argumentos en favor de ésta es que serviría para controlar el precio de las drogas en el mercado negro y, con ello, la violencia.
México y Estados Unidos descartan la posibilidad de legalizar las drogas con el objetivo de recortar el poder de los cárteles que operan entre ambos países, dijo esta semana la secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, en una rueda de prensa durante su visita al país vecino.
Clinton, encabezó una delegación que viajó a México para participar en el segundo encuentro formal del Grupo Consultivo de Alto Nivel EU-México en la que se acordó abrir "una nueva etapa" de cooperación contra el crimen organizado trasnacional más allá de la Iniciativa Mérida, un plan de asistencia económica a México y Centroamérica por parte de Washington.
***
Inútil legalización de droga sin EU.-FCH

Felipe Calderón aseguró que si México tomara acción sin que EU lo hiciera sería incluso contraproducente
José Díaz Briseño / Corresponsal
Reforma. Washington DC, Estados Unidos (28 marzo 2010).- Comenzar un debate en favor de la legalización de las drogas para reducir la violencia del narco es inútil si Estados Unidos, el mercado más grande de drogas, no es quien inicia afirmó hoy el Presidente Felipe Calderón.
"Es un debate muy difícil pero el punto principal en esto es que si Estados Unidos no legaliza, o al menos inicia este debate, es inútil para nosotros hacerlo", afirmó Calderón durante una entrevista transmitida hoy por la cadena televisiva CNN.
A respuesta de una pregunta del presentador Fareed Zakaria en su programa GPS sobre si la legalización de las drogas es una opción, Calderón aseguró que si México tomara acción sin que EU lo hiciera sería incluso contraproducente.
"Si Estados Unidos, el más grande consumidor es el que establece el precio, Estados Unidos es quien establece el mercado negro.
"Entonces no tiene caso para que países en desarrollo, economías pequeñas, el intentar legalizar o tratar de modificar el problema en términos económicos porque sería absolutamente inútil e incluso empeoraría el problema.
"Por ejemplo, si México tratara de hacer esto recibiríamos traficantes viniendo de alrededor del mundo: de Afganistán, Indonesia y por supuesto de Sudamérica. Entonces es la peor situación para nosotros", añadió Calderón en la entrevista.
La entrevista centrada en los temas de migración y narcotráfico fue transmitida a las 11:00 horas, tiempo de México del domingo en el programa de análisis internacional de CNN titulado GPS y que es conducido por Zakaria.

Hora de publicación: 11:54 hrs.




Un bolero en la recamara

Sesión de Preguntas y Respuestas del Presidente Calderón en la Comida de Clausura del XXIV Encuentro Nacional de Vivienda
2010-03-24
Gracias, gracias, amigos.
Muchas gracias.
Ahora sí yo mismo me fui quemando mi tiempo, pero lo prometido es deuda.
No sé si alguno. Vamos a empezar si quieren allá, de atrás, del pasillo, hasta allá, a ver si hay alguna, sino acá estaba viendo una mano levantada. A ver.
Si nada más me dice rápidamente su nombre y su pregunta.
Ahí está el micrófono. Déselo.
-INTERVENCIÓN: Buenas tardes.
Soy Eugene Towle, Director de Softec, Empresa de Investigación de Mercados Inmobiliarios.
Señor Presidente:
Lo que sigue al ataque al crimen es la generación de empleos. Hoy hay descoordinación entre los empresarios, los municipios, los estados, la Federación para la generación de estos empleos.
Hacer desarrollo inmobiliario en nuestro país es como hacer serpientes y escaleras. Para hacer zonas urbanas prósperas y con futuro tenemos que tener un mecanismo para hacerlo.
Cómo los empresarios podemos participar para ayudar a esta coordinación.
Gracias.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Gracias.
A ver, una más aquí, sí por favor. A ver, alcanzo a oír mientras.
-INTERVENCIÓN: Buenas tardes.
Jesús Aguilera, de León, Guanajuato, Casas Yes.
Reconozco que desde el principio de su mandato, su política, una de sus políticas de Estado y fundamental fue el Estado de Derecho y el combate a la inseguridad, y en ello ha estado trabajando constantemente.
Todos reconocemos que el establecimiento de un marco jurídico y del cumplimiento de la ley genera progreso por sí solo. Éste es un monstruo de mil cabezas, es un monstruo con el que usted ha entablado una guerra frontal, en la que, entiendo que no da un paso para atrás ni para agarrar vuelo.
Sin embargo, los tiempos se aproximan, los tres años en que concluirá su mandato, se acercan, y no tenemos garantía ni de qué color, ni quién va a ser su sucesor, y mucho menos de cuál va a ser su política de Estado.
Quisiera conocer cuál es su promesa de campaña, o cuál es más bien, no, más bien, cuál es su pronóstico al final del camino, en los tres años, de que dejaría a México en cuanto a Estado de Derecho y seguridad se refiere, porque lo que venga después de usted no está garantizado, ni dentro de su control.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Muy bien.
Si quieren voy a empezar por esta última.
Primero. Lo que usted dice es fundamental. Ese es el marco, digamos, de donde debemos partir en el análisis de la política de seguridad.
El nombre del juego es Estado de Derecho. Ese es el tema, eso es lo que buscamos. El objetivo es seguridad y certidumbre. Certidumbre para las familias, para que sus hijos puedan ir a la escuela sin problemas. Certidumbre para los empresarios, para que puedan invertir sin que nadie les impida, precisamente, el hacerlo, sin extorsiones, sin cochupos, sin corrupción. El Estado de Derecho implica también certeza para la inversión.
Ahora bien, ese es el objetivo principal. Por ejemplo, algunos analistas o incluso comentaristas internacionales en otros países, se asume que el asunto del Gobierno de México es una lucha contra el narcotráfico, guerra contra el narcotráfico. De hecho, fue un término que se acuñó en Estados Unidos en la época de Nixon: War on Drugs.
Pero aquí nuestro tema medular no es ese, lo incluye, pero el tema medular es Estado de Derecho y seguridad. Ahora, que es una explicación que he dado, y creo que importante que la siga dando. Qué vinculación tiene inseguridad-narcotráfico, inseguridad de la gente y falta de Estado de Derecho con narcotráfico. Tiene un elemento cohesionador, que es crimen organizado.
Y me dirán ustedes, sobre todo las personas con más experiencia: Es que antes, siempre ha sido así, nunca se metían con la gente. Lo que pasa es que, sin entrar a discutir eso de cómo estaban hace muchos años las cosas; lo que sí es un hecho es que ha habido un cambio medular en la manera de operar de los criminales.
Por qué razón. Porque en los tiempos de antes, eran estrictamente narcotraficantes; es decir, se dedicaban únicamente a traficar droga a Estados Unidos. Y hasta eso, dicen que no se metían con nadie. Yo tengo mis dudas, pero vamos a suponer que es así.
Entonces, yo no me meto contigo. Tú no te metes conmigo. Le decían: Alcalde, yo no me meto contigo, tú no te metes conmigo. Todos contentos. Y es más, ahí va tu lana para tu campaña y todos contentos. Entonces era así.
El hecho es que cuando se trataba de poner una raya hacia Estados Unidos, se dedicaban nada más a eso. Y su negocio era exitoso en la medida en que no se metían con nadie. Su negocio era no ser vistos, no es cierto. Que nadie los cachara. Sin embargo, hay un cambio fundamental en ese crimen, en los últimos 10, 15 años.
Por qué razón.
Quizás porque México dejó de ser nada más exportador y comenzó a convertirse en un mercado de consumo, de todo, de casas, de coches, de todo, porque creció el ingreso per cápita de los mexicanos, más o menos de dos mil 300, antes del NAFTA, a diez mil antes de la crisis del año pasado.
México también fue un gran comprador, y va a seguir siendo un gran comprador, el quinto mercado más grande del mundo, a mediados de siglo.
Qué fue lo que pasó.
Que estos señores, en lugar de dedicarse nada más a exportar, se dedicaron también; ahora, su nuevo giro de negocio es distribuir, es el mercado mexicano. Y entonces, cambiaron totalmente la manera en que venían operando.
Por qué.
Porque, como sé que hay muchos ingenieros, a lo mejor me puedo explicar.
Es un cambio de dimensión en el plano. Antes era simplemente una línea, ahora es superficie. Es decir, es una variable más en la ecuación que hace exponencial los impactos, porque antes cuidaba nada más la ruta desde Sinaloa hasta Juárez, o hasta Tijuana y se acabó. Pero ahora van por el territorio completo, que es de mercado; es un negocio de distribución, además.
Entonces, van por cada espacio del mercado, por cada, y además, no es sólo las ciudades grandes y muy ricas, como es el caso de Monterrey, por cierto, con mucho poder económico, un mercado importante para ellos; sino también van hasta el pueblito más pequeño del país, como van las refresqueras o las cerveceras, a colocar su mercancía.
Cuánta gente me he encontrado yo, que me dice: Es que aquí nunca había pasado. Es que estos señores van a buscar su dominio territorial, sólo que, como ya es un asunto de mercado y de dominio territorial, ahora, entonces, su negocio ya no es no ser vistos. Al contrario. Para marcar su territorio, como lo hacen ciertas especies, tienen que ser vistos, tienen que sacar las ametralladoras y las camionetas a la plaza, tienen que empezar a dominar la plaza, y decir: Yo soy el dueño de esto.
Ahora, como todas las mafias del mundo han operado, a la hora que se sienten dueños del territorio, entonces empiezan a cobrarle a otros criminales en ese territorio.
Entonces, que Fulanito vende gasolina robada. A ver, yo soy el dueño de la plaza, me pagas tú derecho de piso. Que si Zutanito tiene un table ahí, totalmente ilegal. A ver, yo soy el dueño de la plaza, me pagas derecho de piso. Que si Zutano vende drogas o roba coches. Yo soy el dueño de la plaza, si quieres operar aquí, me das derecho de piso.
Pero estos señores, llegó un momento, contra lo que dicen muchos, que tienen códigos de honor, lo cual es, realmente, una ingenuidad suponer esto. Si le cobran al que vende gasolina robada, por qué no le cobran al de la gasolinera de enfrente; si le cobran al del centro nocturno ilegal, por qué no le cobran al del restaurante-bar que está al lado, y si le cobran al que vende drogas, por qué no le cobran al de las pinturas que vende thinner.
Y, entonces, estos señores pasaron a lo que les afecta a ustedes y a la sociedad, que es a la extorsión, al secuestro, al cobro de derecho de piso y a la intimidación. Porque se les dejó pasar. Porque se pensó: Es que si yo no me meto con ellos no se meten conmigo. No, pero ahora ya están hasta la cocina porque se les abrió la puerta, y se asumen como dueños.
Y lo que hay que hacer es sacarlos de la cocina. Y lo que hay que hacer es enfrentarlos. Y lo que hay que hacer, ahora que ellos están asumiendo que son una autoridad distinta, porque ellos cobran impuestos, no es cierto; ponen sus leyes, tienen fuerza pública, que son, por cierto, las definiciones del Estado: el monopolio de la autoridad, el monopolio de la ley, el monopolio de la fuerza pública y el monopolio de la recaudación.
Ese desafío al Estado tiene que ser combatido con toda la fuerza del Estado. Y por esa razón hay que combatir a los criminales, porque aquí el único dueño de la ciudad o el único dueño del pueblo, o el único dueño de este Estado es el Estado mexicano, y las únicas leyes que valen son las leyes mexicanas y la única autoridad es la autoridad mexicana. Ninguna más, punto.
Hay quienes suponen, hay quien dice, bueno es que hay que cambiar esta estrategia; fue un error combatir a los criminales.
Y qué proponen.
Que nos echemos para atrás, que los dejemos hacer lo que se les da la gana.
Es totalmente absurdo, es ingenuo.
Por qué razón.
Porque el problema es haberlos dejado hacer lo que se les da la gana. El problema es haberlos dejado entrar.
Me viene a ver cierto funcionario. Presidente, ayúdeme, por favor, mande al Ejército, mande a la policía, mande a todos, porque están aquí hasta. Sí. Pero, la verdad, es que, te voy a poner un ejemplo. Tú tienes tu casa. Un día llegas en la noche, después de trabajar, y le dices a tu esposa: Mi vida, sabes qué, aquí en la cochera dejé entrar a dos muchachos muy simpáticos. Van a bolear zapatos, no se van a meter con nadie, van a bolear zapatos. Ahí, me va a dar un porcentajito de las boleadas que den, y no hay problema. Pero no te apures, no se meten con nadie, etcétera, etcétera.
Y a los ocho días llegas y cansadísimo, te quieres echar un sándwich del refri, y ya ves al cuate abriendo el refri, comiéndose tu sándwich. Híjole, qué le digo. No, mejor no. Ya ves que trae su cuerno de chivo ahí.
Y al rato te lo encuentras en el baño, a todo dar, en la tina, echando burbujas. En fin. Hasta que los encuentras en tu recámara y vienes a decir: Oye, el cuate se está poniendo mis trajes, y ve tú a saber qué otra cosa. Entonces, la verdad es que no los hubieras dejado entrar.
Ahora, yo con mucho gusto voy y vamos a sacarlos, pero necesito que me ayudes. Y ese es el compromiso que yo tengo ahora.
Hacia dónde visualizo y cuáles son nuestras metas.
Evidentemente, mi pretensión no es terminar con el consumo de drogas en el mundo. Ese no es el tema. Lo que sí, mi objetivo es que aquí se demuestre que hay un solo Estado y una sola autoridad, y que estos señores no son dueños de la plaza.
Y que a través de la persecución y el hostigamiento que tengamos sobre ellos terminen sus prácticas, derivadas de la impunidad en que se les dejó actuar; dejen de extorsionar a la gente, la dejen de secuestrar, dejen de cobrar derecho de piso; que no anden impunes por las carreteras y las calles, con sus camionetas y sus ametralladoras; que se les atraviese la fuerza pública, y fuerza pública es Policía Federal, policía local, policía estatal, Ejército, Marina, que se les atraviese y los hostigue, hasta que entiendan que los mexicanos no nos vamos a dejar dominar por una bola de maleantes, que son una ridícula minoría, montada sobre el miedo, la corrupción o la cobardía de muchos durante mucho tiempo.
Aquí se toparon. Porque estamos decididos, precisamente, a limpiar a México. Y va a costar, sí, va a costar, y lo dije desde el 1 de diciembre. Va a costar dinero, va a costar tiempo, porque esto no puede hacerse en una Administración; eso es fruto de una corrupción y de una, por lo menos, de una falta de percepción sobre el riesgo, durante muchos años. Y va a costar, por desgracia, vidas humanas. Pero lo tenemos que hacer.
Y qué tenemos que dejar ahí.
Primero. Instituciones sólidas. Yo quisiera que en cada estado, en cada municipio, hubiera un compromiso de tener, por ejemplo, policías confiables, que defiendan a los ciudadanos, y no que actúen para un cártel o para otro, o que simplemente le saquen a su tarea de proteger a los ciudadanos.
Yo, en el ámbito Federal, que es el mío, yo estoy trabajando en ello. Y por eso, estoy trabajando por tener una Policía Federal de primer nivel. Eso lo quiero dejar, y esa es mi meta también para el fin de la Administración.
Una policía confiable, una policía técnicamente preparada, una policía con que cada muchacho profesionista que se incorpore como inspector, o como investigador de inteligencia, etcétera, sea alguien que crea en México, que tenga valores y que esté mejor pagado y que tenga, por cierto, vivienda, y en eso, por cierto, me pueden echar la mano; para que tenga, precisamente, un honor de ser policía y recuperar una institución. Reformar las instituciones, y de ahí la importancia de tener un sistema de seguridad pública; por eso he propuesto leyes al Congreso de la Unión; por eso he propuesto otras, algunas me las han concedido, otras no. He propuesto que se regule la seguridad interior para que la fuerza pública y las Fuerzas Armadas tengan plena certeza del terreno en que están actuando.
No les estamos exigiendo que intervengan y luego los estemos reprimiendo y castigando en todo lo que hacen. Que haya certeza. Que se diga exactamente cuál es su rol y cuál no es su intervenir. Lo he propuesto al Congreso.
He propuesto que se incrementen algunas sanciones. Por ejemplo, si hay un secuestrador que tortura, o que mata, o mutila a su víctima, ese, por lo menos, debe pasar el resto de su vida en la cárcel, y no andar saliendo a los ocho, diez, o cuatro años, por algún resquicio de la ley; cosas que tienen que hacerse.
Entonces, quiero una nueva infraestructura legal, una nueva infraestructura de instituciones de seguridad pública; policías más confiables, mejores métodos de investigación y, sobre todo, una recuperación plena de la autoridad del Estado en cada punto del territorio nacional. Eso es lo que hay.
Y que ese entramado sistémico sea tan fuerte, que cualquiera que sea quien me releve, tenga, forzosamente por ley y por presión de los ciudadanos, que es más importante, que cumplir ese compromiso elemental de proteger a los ciudadanos.
Qué hay riesgos. Sí, sí lo hay, y muy graves, sí. Pero qué otra obligación de Gobierno puede ser tan importante, como el de la seguridad y el Estado de Derecho....
***
Columna PLAZA PÚBLICA / Un bolero en la recámara
La "responsabilidad compartida" en la lucha contra el narcotráfico significa que no podremos oponer resistencias ni reticencias a la participación de agencias norteamericanas en suelo mexicano
Miguel Ángel Granados Chapa
Reforma, 28 marzo 2010).- En enero del año pasado, un informe del Comando conjunto de las fuerzas armadas norteamericanas equiparó a México y a Pakistán. Ambos Estados, dijo el reporte, estaban en riesgo de padecer un "colapso veloz y repentino". Ambos países interesan de modo singular al gobierno de Washington, uno porque es su vecino del sur y lo que ocurre en la frontera tiene repercusión inmediata en los estados sureños; el otro porque es vecino de Afganistán, en cuyo suelo libra Estados Unidos una guerra contra el terrorismo, concentrada en la búsqueda de Osama Bin Laden, el enemigo público número uno de los norteamericanos, según proclamó en septiembre de 2001 el presidente George Bush.
La semana pasada la Casa Blanca puso atención especial a su relación con los dos países. El martes, una delegación norteamericana del más alto nivel viajó a México para abordar la participación de los dos países en la lucha contra el narcotráfico, que adopta crecientemente tácticas del terrorismo. Y al día siguiente, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el de Defensa, Robert Gates, apenas de regreso en Washington, recibieron al ministro paquistano de Relaciones Exteriores, Shah Mahmood Qureshi, que al frente de un grupo de trabajo acudió a replantear el vínculo entre los dos gobiernos. El de Islamabad no quiere que se limite a asuntos de seguridad, condensados en la lucha contra el terrorismo (a fin de que Pakistán no se convierta en nicho de refugio de los talibanes), sino que se extienda a otros ámbitos de verdadera cooperación e incluya temas económicos, educativos y de salud. Por lo pronto, su demanda es que se acelere la entrega de mil 500 millones de dólares que, como los fondos de la Iniciativa Mérida, llegan a su destino con lentitud burocrática.
Una queja semejante había sido expuesta a la delegación norteamericana por los funcionarios mexicanos con quienes se reunieron en la Cancillería. Muy diligentemente y en paralelo a su cita con los paquistanos, el secretario Gates acudió 24 horas después a una audiencia en el subcomité de defensa de la Cámara de Representantes. Citando a su equivalente, el secretario Guillermo Galván, Gates dijo que el incendio está ocurriendo ahora y no es admisible que los bomberos lleguen en 2012.
A la reunión del martes la delegación mexicana llegó tensa por las apreciaciones que días atrás había formulado la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, sobre la irrelevancia de la presencia militar en Ciudad Juárez ("no ayuda", había dicho). Con la piel ultrasensible siempre que se pone en cuestión al Ejército, el 17 de marzo el secretario Fernando Gómez Mont desmintió a la funcionaria norteamericana formulando un inventario de los logros militares y en cierto modo proponiendo la agenda de la reunión venidera. Por ese antecedente esas dos oficinas buscaron un entendimiento y suscribieron dos memoranda, uno referido a información sobre mexicanos repatriados a fin de impedir la reintegración de cadenas delictuosas. El otro se destina a establecer un programa conjunto de seguridad para viajeros.
La Cancillería, por su parte, informó, como el logro principal de la reunión de las dos delegaciones, la identificación de "cuatro áreas de cooperación: desmantelamiento de las organizaciones criminales, robustecimiento institucional, desarrollo de la frontera del siglo XXI y fortalecimiento de la cohesión social de las comunidades". Al término del encuentro la secretaria Clinton hizo notar la ampliación de los contenidos de la Iniciativa Mérida, puramente policiales en su origen: para combatir a la delincuencia hacen falta medidas de seguridad "sí, eso es muy importante" pero también debe abarcar "construir instituciones, hacer un trabajo de extensión, de inclusión para las comunidades, la sociedad y trabajar juntos para el desarrollo social y económico".
Al concluir la cita, las secretarias Clinton y Espinosa informaron al presidente Calderón de los resultados de su reunión. Según el comunicado de Los Pinos, Calderón "subrayó la necesidad urgente de que los dos países redoblen sus esfuerzos para combatir de manera integral el crimen organizado trasnacional, operando en ambos lados de nuestra frontera común, destacando el tráfico de armas y de dinero en efectivo, así como que fortalezcan sus estrategias para el control de la demanda y el tratamiento de adictos desde una perspectiva de salud pública que sea complementaria de los esfuerzos de procuración de justicia. La responsabilidad compartida... debe concretarse tanto en los esfuerzos de intercepción de drogas, armas, dinero en efectivo y desarticulación de grupos delictivos, como en las acciones de prevención y control del consumo de drogas ilícitas".
Establecer la "responsabilidad compartida" en "ambos lados de nuestra frontera común" significa que no podremos oponer resistencias ni reticencias a la participación de agencias norteamericanas en suelo mexicano. No será la primera vez que actúen aquí, pero antes se hizo de manera solapada. Ahora será abierta y en muchos casos con el beneplácito de la población afectada, que ha visto cómo el último recurso prematuramente desplegado, el Ejército y la Marina, no sólo ayuda poco al combate sino que en su impericia genera significativos daños laterales como se ha visto en los días recientes en Monterrey y su vasta comarca conurbada.
Día tras día, una vez en un municipio, otra vez en otro, esa región ha experimentado la desazón y el peligro de las acciones de la delincuencia y de las que tratan de contenerla. En la capital misma, en Santa Catarina, en Cerralvo, en Agualeguas, en San Pedro Garza García se ha acentuado la inseguridad, tanto más indeseable cuanto más claro queda que lo mismo es generada por criminales que por los encargados de embatirlos y, peor aun, cuando los causantes aparecen con ambas características. El caso más claro de esta ambigüedad fue el de un delincuente de alto nivel detenido en San Pedro donde al mismo tiempo que realizaba actividades de narcotráfico, era parte de la organización parapoliciaca que ha creado el alcalde Mauricio Fernández.
En ese clima dominado por los temores suscitados por la violencia criminal, Calderón acudió el miércoles a una reunión sobre vivienda, al cabo de la cual abrió él mismo una ronda de preguntas y respuestas. Hubo sólo dos, no relacionadas con la materia objeto de la reunión y ni siquiera con el más amplio tema del entorno económico, sino con la inseguridad. Calderón andaba ese día de humor agrio, defensivo. Refrendó su decisión de combatir a la delincuencia organizada con acciones tan mecánicas (aunque estén dotadas de una intención didáctica) como que a sus miembros "se les atraviese la fuerza pública... y los hostigue hasta que entiendan que los mexicanos no nos vamos a dejar dominar por una bola de maleantes, que son una minoría ridícula montada sobre el miedo, la corrupción o la cobardía de muchos durante muchos tiempos".
Para ilustrar cómo esas debilidades humanas e institucionales permitieron el crecimiento de la criminalidad, creyendo que era posible controlarla, Calderón trazó una metáfora no literaria como la de Julio Cortázar en Casa tomada, sino nacida de una imaginación alimentada por la vida cotidiana: "Es como si un día llegas en la noche, después de trabajar, y le dices a tu esposa: Mi vida, sabes qué, aquí en la cochera dejé entrar a dos muchachos muy simpáticos. Van a bolear zapatos, no se van a meter con nadie... y me van a dar un porcentajito de las boleadas y no hay problema.
"Y a los ocho días... ya ves al cuate (uno de los dos jóvenes boleros, suponemos en esta Plaza Pública) abriendo el refri, comiéndose tu sándwich. Híjole, qué le digo. No, mejor no. Ya ves que trae su cuerno de chivo ahí. Al rato te lo encuentras en la tina, echando burbujas... Hasta que te los encuentras en la recámara y vienes a decir: Oye, el cuate se está poniendo mi traje y ve tú a saber qué otra cosa. Y entonces, la verdad es que no los hubiera dejado entrar".
Peor que el comodito y blandengue individuo que queriendo hacer un negocito dejó entrar a boleros a su casa, hasta hallarlos en su recámara, es quien contrata, a sabiendas de su propensión a arreglarse con sus posibles víctimas, a individuos forzudos para desalojar a los entrometidos, y unos y otros aprovechan las burbujas, los trajes y "ve tú a saber qué otra cosa".