2 nov. 2010

Obama, hoy

Obama en el laberinto

José María Carrascal
Publicado en ABC, 02/11/10;
Obama, dicen sus seguidores, es víctima de la reacción más furibunda contra un presidente norteamericano en los últimos tiempos, que ataca no solo su política, sino también su persona, llegando a negarle ser norteamericano. Obama, dicen sus detractores, nos está llevando a la ruina económica y al desprestigio político, ya que el país no hace otra cosa que retroceder en ambos campos desde que él ocupa la Casa Blanca.
Tan enfrentadas opiniones sobre el máximo dignatario hacen que las elecciones que hoy tienen lugar —se renuevan la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado— no sean realmente una elecciones legislativas. Lo que de verdad está en juego es el presidente. Y las cosas no se presentan bien para él. Su popularidad, que llegó a alcanzar hasta el 65 por ciento, anda por el 43, algo que hace predecir fuertes retrocesos de los demócratas, que pueden llevarles incluso a perder la mayoría de la que gozan en ambas cámaras. ¿Qué ha ocurrido para que la resonante victoria de hace dos años se haya convertido en las lúgubres predicciones de hoy? O más bien: ¿qué no ha hecho el presidente para que le ocurra esto?
Prácticamente, todos los analistas políticos, no importa su tendencia, coinciden en dos cosas fundamentales. La primera, que Obama había despertado tales expectativas que, inevitablemente, tenía que causar un cierto grado de desilusión, incluso entre sus más fervientes partidarios (algunos dicen: especialmente, entre ellos). No se podía salir airoso de las dos enrevesadas guerras en que está metido el país como se sale de una party; ni solucionar en un santiamén la crisis económica más profunda desde la del 29; ni sanear la educación, la sanidad, las infraestructuras ni todo cuanto necesita reparación en el país. Una cosa es decir «Podemos hacerlo» en la campaña electoral, y otra bastante distinta hacerlo luego.
Pero hubo también, sin duda, un fallo de Obama y su equipo al no reconocerlo y, sobre todo, al no advertirlo. El gran comunicador que fue durante la campaña electoral hubiese sido capaz de convencer a sus compatriotas de que lograr todo ello en corto plazo era sencillamente imposible. Pero el hombre que seducía multitudes enmudeció al llegar al Despacho Oval. Sin duda, los enormes problemas que encontró en él no le dejaron tiempo para explicarlo. A lo que se añadieron dos grandes errores estratégicos:
—El primero, haberse concentrado en la reforma sanitaria. Es verdad que era una de sus promesas electorales y que el país la necesitaba desde hacía mucho tiempo. Pero lo más urgente era la crisis económica, y en ella, Obama se ha mostrado mucho más cauto de lo que se suponía. En vez de afrontarla con un plan amplio, audaz, imaginativo, prefirió apuntalar primero las instituciones financieras. Con ello evitó su desplome, pero dejó una mala impresión: ayudaba a los culpables de la crisis, no a sus víctimas. Olvidando explicar algo tan importante como que el dinero de los bancos no es de sus directivos, aunque a menudo actúan como si lo fuese, sino de los depositarios, que lo perderían de desplomarse la institución. Al no aclararlos, la mala impresión quedó.
—Su segundo gran error fue creer que podía llegar a un acuerdo con los republicanos para sacar adelante las grandes reformas que necesitaba el país. Tal vez hubiese podido hacerlo con los republicanos moderados, pero el partido está hoy secuestrado por su ala más radical, convencida de que Obama les está llevando al desastre, y rechazan cualquier compromiso con él. En el intento, ha invertido mucho tiempo y mucho trabajo, sin conseguirlo.
Lo que ha acentuado la atmósfera de pesimismo que reina hoy en Estados Unidos, teñida de la nostalgia de un ayer no siempre real. Es verdad que durante su historia los Estados Unidos no han hecho más que crecer y fortalecerse. Es cierto que aquí han llegado gentes de las más diversas esquinas del mundo, solo con lo puesto, para alcanzar ya en la segunda generación una vida digna, en la mayoría de los casos; es innegable que la democracia, con sus fallos, ha prevalecido durante todo este tiempo y que la generosidad de este país con el resto del mundo, comenzando por su sacrificio en las dos grandes guerras en defensa de la democracia, no tiene parangón. Pero no menos cierto es que sigue habiendo enormes lagunas en su sistema económico y social, que continúan los rasgos racistas en amplios sectores y que las desigualdades resultan vergonzosas para la que pretende ser primera potencia. Era lo que Obama venía a reparar. En sus dos primeros años de mandato, sin embargo, no ha sido capaz de vencer la crisis, tarea sobrehumana, pero tampoco de devolver el optimismo a sus compatriotas, que era lo mínimo que esperaban de él. Habla uno con gentes de las más diversas clases y oye lo mismo: «Este país está en decadencia», «no sabemos hacia dónde vamos», «nuestros hijos vivirán peor que nosotros», y cosas parecidas. No es ya la situación personal lo que preocupa a los norteamericanos, siendo francamente mala, sino la de su país. Temen, sencillamente, que haya empezado la decadencia que tarde o temprano llegó a todas las grandes potencias, y de la que se creían inmunes. ¿Qué hay de verdad de ello?
He conocido momentos muy sombríos en la reciente historia de los Estados Unidos: Vietnam, el Watergate, la crisis de los rehenes en Teherán. Momentos en los que el pesimismo parecía haberse apoderado del país y en los que incluso uno de sus presidentes, Carter, hablaba de malaise, como si estuviera enfermo y no se supiera bien de qué. Pero de todos ellos les vi surgir con energías renovadas y ánimo más firme. Esperemos que esta vez ocurra lo mismo, aunque el desafío sea mayor. Fuera de casa, tiene que enfrentarse, no con otra gran potencia, sino con algo bastante peor: un terrorismo religioso-político-cultural que no respeta personas ni lugares y golpea donde puede siempre que puede, sin que las victorias militares sobre él sean definitivas, al no tener una cabeza, sino estar alojado en millones de ellas. Dentro de casa, se enfrenta con un déficit astronómico (en manos de los chinos, para mayor inri), 15 millones de parados, 44 millones por debajo del umbral de pobreza, e industrias básicas, como la del automóvil, bordeando la bancarrota.
El problema de Obama es que los norteamericanos quieren hoy lo que querían cuando lo eligieron hace dos años: un cambio. Que no han visto bajo él. Es lo que le ha hecho retroceder en las encuestas, que predicen a su partido importantes retrocesos en estas elecciones legislativas. Pero incluso si no los sufrieran, si las cámaras siguieran igual —algo que ni los más optimistas contemplan—, Obama tendría que cambiar. Unos cambios que ya han empezado en su equipo, comenzando por su jefe de gabinete, Emanuel, y varios ministros. ¿Cambios en la política también? Por lo menos, en la forma de hacerla. De entrada, debe dejarse de buscar acuerdos con los republicanos, que sabe no le darán ni agua, y atacar los problemas fundamentales, mejor dicho: el problema fundamental: la economía. Nada de andarse con rodeos. Tiene que presentar un plan serio, firme, claro, ambicioso e ilusionante. Tiene que «reinventar América», como hicieron Lincoln y Roosevelt también en momentos críticos. Tiene que jugársela y ofrecer a sus compatriotas la nueva frontera del siglo XXI. Yo, como la inmensa mayoría, no sé qué plan en ese. Pero el hombre, o mujer, que quiera ser presidente norteamericano tiene que saberlo y ponerlo en práctica. Si lo hace, los norteamericanos le seguirán y lo conseguirán, no importan los sacrificios que les pida. Si no, se quedará en la «gran esperanza negra». Alguien que era mucho mejor candidato que presidente, como ha ocurrido a tantos de sus colegas blancos, que no pasaron del primer mandato.

Visita a España

La visita del Inquisidor de la Fe/Juan José Tamayo Acosta, secretario general de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII y autor de En la frontera. Cristianismo y laicidad, Editorial Popular, 2010

EL PAÍS, 02/11/10;

Cuenta el teólogo José María Díez-Alegría en su libro Teología en broma y en serio, ilustrado con las inconfundibles viñetas de Peridis (Desclée de Brouwer, Bilbao, 1975), que Pío XII ordenó hacer excavaciones arqueológicas debajo del altar mayor de la basílica de San Pedro en el Vaticano para comprobar si se encontraba allí el sepulcro del apóstol Pedro. Lo que descubrieron los arqueólogos fueron cinco altares colocados uno debajo de otro y más abajo el sepulcro de Pedro en un huequecito excavado en el suelo y cubierto con unas tejas. Era, dice, “un sepulcro de esclavo, sin monumento alguno, situado en la parte de la necrópolis destinada a los extranjeros. Casi la fosa común”. Pero estaba vacío y no había rastro alguno de Pedro. ¿Qué había sucedido? Con su agudo sentido del humor, Díez-Alegría avanzaba la hipótesis siguiente: cuando le pusieron cinco altares uno encima de otro y una inmensa cúpula, Pedro se sintió incómodo y se marchó.
¿Hipótesis descabellada la de Díez-Alegría? Quizá no tanto. Algo parecido había intuido ya Rafael Alberti en el poema Basílica de San Pedro, recogido en su libro Roma, peligro de caminantes, referido a una estatua de bronce, situada a la derecha de la nave central del Vaticano, que representa a Pedro con un pie ligeramente adelantado, cuyo metal está muy desgastado de tanto besarle los pies los visitantes de la basílica. He aquí el poema: “Di, Jesucristo, ¿por qué / me besan tanto los pies? / Soy San Pedro aquí sentado, / en bronce inmovilizado, / no puedo mirar de lado / ni pegar un puntapié, / pues tengo los pies gastados, / como ves. / Haz un milagro, Señor. / Déjame bajar al río, / volver a ser pescador, que es lo mío”.
La anécdota de Díez-Alegría y el poema de Alberti muestran la degradación que ha sufrido el papado a lo largo de su historia. Benedicto XVI, el Papa que visita ahora Santiago de Compostela y Barcelona, nada tiene en común con Simón Pedro, el pescador del lago de Tiberíades. Tampoco sigue las rigurosas recomendaciones de Jesús de Nazaret a los apóstoles: “No cojáis nada para el camino: ni bastón , ni alforja, ni pan ni dinero, ni llevéis cada uno dos túnicas [propio de gente acomodada]. Quedaos en la casa en que os alojéis [no ser exigentes en cuanto al alojamiento] hasta que os vayáis de aquel lugar. Y en caso de que no os reciban, sacudíos el polvo de los pies. Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la buena noticia y curando en todas partes” (Lucas 9, 3-6). Pues bien, el viaje del Papa costará a los contribuyentes españoles 200.000 euros por hora, ¡qué contrasentido!
Benedicto XVI llega a España en su doble función de máxima autoridad religiosa del mundo católico y de jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano. Su elección fue obra de 114 “príncipes de la Iglesia”, sin consulta ni participación de la comunidad cristiana, lo que limita sobremanera su capacidad para representar a todos los católicos. Benedicto XVI ejerce su autoridad religiosa antidemocráticamente y la jefatura de Estado de la Ciudad del Vaticano con un poder absoluto superior al de los faraones egipcios, los emperadores romanos y los califas del Imperio Otomano. Así lo reconoce la Ley Fundamental (Constitución) del Vaticano, que sustituye a la de 1929 y entró en vigor en febrero de 2001, siendo el cardenal Ratzinger presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe. En ella se establece que “el Sumo Pontífice, Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano, posee la plenitud de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial”, y que tiene “en exclusiva la facultad de conceder amnistías, indultos y perdones”.
Yo creo que el Vaticano como Estado y el autoritarismo papal son dos de los factores que más han contribuido al fracaso del cristianismo en su historia y que más escándalo generan entre los no creyentes, pero también entre no pocos cristianos evangélicos. Además, están en abierta oposición al Evangelio, que acusa a los jefes de las naciones de dominar al pueblo e imponer su autoridad (Marcos 10, 42-45), al tiempo que alejan, más que acercan, de la fe en Jesús de Nazaret. La desaparición del Vaticano es condición necesaria para la recuperación de la credibilidad de la Iglesia en el mundo actual.
Conforme a su doble condición, Benedicto XVI se reunirá con las máximas autoridades religiosas de la Iglesia española -cardenales, arzobispos y obispos- y las máximas autoridades políticas -reyes, presidente del Gobierno, etcétera- que lo recibirán con honores de jefe de Estado y participarán en los actos religiosos en lugares destacados, creando así una confusión de planos que nos retrotrae a épocas pasadas de nuestra historia.
Esas reuniones le servirán al Papa para ratificar los privilegios de los que goza la Iglesia católica: económicos, sociales, fiscales, jurídicos, educativos, sanitarios, militares, y para seguir dirigiendo la agenda religiosa del Gobierno de Rodríguez Zapatero, que se comprometió con Benedicto XVI a demorar -¿ad kalendas graecas?- la presentación a las Cortes de la nueva Ley de Libertad Religiosa y de Conciencia, que no es del agrado del Papa ni de los obispos españoles. De nuevo, el poder político rendido a la autoridad religiosa.

La AFI

Dan nueva vida a la AFI; quieren más investigación
Afirma Procurador que se le requiere para aplicar sistema de justicia penal
Notas de Rolando Herrera.
Reforma,
En una ceremonia para festejar el noveno aniversario de la corporación, el Procurador Arturo Chávez Chávez indicó que ésta debe profesionalizarse aún más y prepararse ante el reto que significa el nuevo sistema de justicia penal que entrará en vigor en los próximos años.
Su puesta en marcha, dijo, demandará más investigación y mejor recolección de evidencias.
"Esas nuevas circunstancias harán que la actividad de la policía se vuelva esencial. Las nuevas carpetas de investigación, que sustituirán a lo que hoy conocemos como averiguaciones previas, contendrán y se basarán fundamentalmente en los elementos de prueba que las policías aporten", indicó Chávez.
El funcionario reconoció que la AFI ha pasado por circunstancias difíciles, pues durante la pretendida fusión con la PFP sufrió una merma de recursos humanos y materiales de la cual no se ha logrado recuperar al cien por ciento.
"Estoy plenamente consciente de las dificultades por las que la agencia ha atravesado y está atravesando", señaló antes de entregar cerca de 50 camionetas Suburban y Pick Up nuevas.
En el patio de la sede de la AFI, ante decenas de elementos, Chávez ofreció que pronto habrá un incremento a su salario, anuncio que le ganó un aplauso.
"Ante la nueva dimensión de la responsabilidad que por mandato constitucional corresponderá a la Policía en el nuevo sistema de justicia penal, se hace necesario elevar los niveles de profesionalización, de equipamiento táctico y tecnológico y, desde luego, la cantidad y calidad de las prestaciones, del equipamiento que reciben por su trabajo.
"Tiene que haber un reordenamiento y una retabulación de sueldos, eso es fundamental y en breve esperamos ya concretarles buenas noticias", dijo.
Al evento fue invitado el Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien creó la AFI en noviembre de 2001 y de la cual fue el primer director; sin embargo, no acudió. En su lugar estuvo el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana, Monte Alejandro Rubido.
Quienes sí asistieron fueron los posteriores titulares de la agencia: Ardelio Vargas, Patricio Patiño, Nicandro Castro y el actual director, Wilfrido Robledo.
El vocero de la PGR, Ricardo Nájera, aseguró que la AFI seguirá existiendo con esa denominación, aunque en la Ley Orgánica de la dependencia se denomina a sus elementos policías federales ministeriales.
"Sigue siendo AFI cien por ciento", aseveró.
Que sí, que no
En su corta vida, que no llega a 10 años, la AFI ha sido objeto de numerosos cambios:
2001
Enero 10. Se crea la Agencia Federal de Investigación (AFI), en sustitución de la Policía Judicial Federal.
2006
Dic. 15. Ardelio Vargas es nombrado titular de la AFI y comisionado de la Policía Federal Preventiva, para echar andar el llamado Cuerpo Federal de Policía.
2007
Marzo 30. Enviado por la SSP, Patricio Patiño sustituye a Ardelio Vargas en la titularidad de la AFI y comienza el desmantelamiento de la corporación.
2009
Marzo 30. Nicandro Castro es nombrada titular de la AFI en sustitución de Patricio Patiño. La PGR retoma el control operativo de la corporación.
Mayo 29. Se publica una nueva Ley Orgánica de la PGR. Se establece que el nombre de la AFI es Policía Federal Ministerial.
2010
Nov. 1. Se retoma el nombre de AFI y se anuncia su relanzamiento con más personal y equipo.
2 noviembre 2010).- Después de que en 2008 fracasó el intento de fusionarla con la entonces Policía Federal Preventiva, de que en la ley se le cambió el nombre y de que los dos últimos años ha estado a la sombra de la Policía Federal (PF), el titular de la PGR retomó ayer a la Agencia Federal de Investigación (AFI) como el cuerpo policiaco de la dependencia.

Ignacio Coronel

¿Cómo cayó Ignacio Coronel?
Crónica: Versiones de la muerte de un narco legendario. Para el Ejército, fue capturado cuando huían sus escoltas. Pero el único detenido en el operativo declaró que no había escoltas sino una masajista y un jardinero.
Reforma, 2 noviembre 2010).- REFORMA / Staff
A Ignacio Coronel Villarreal "Nacho Coronel" le sorprendió el Ejército mientras una terapeuta le aplicaba un masaje relajante en su residencia de Paseo de los Parques 1464, en Zapopan, Jalisco.
No tuvo capacidad de reacción, el tiempo sólo le alcanzó para hacerse de un rifle AR-15 con su cargador, una pistola cromada y disparar a lo que se moviera. Todavía logró matar a un soldado y herir a otro, pero la ausencia de su aparato de seguridad le costó la vida. No hubo ningún pistolero que se batiera por el capo.
La tarde del 29 de julio aparentaba ser tranquila para el líder del Cártel de Sinaloa, pues después del masaje, sólo iba a esperar a un plomero que instalaría un regulador a la caldera de su alberca. En la residencia también estaba un jardinero.
Era una casa que Coronel había elegido sólo para su descanso y en la que tenía una camioneta Subaru 2009 roja, un Ford Grand Marquis 1998 y una camioneta Hummer H3-D 2010, su favorita.
"Nacho" se hacía llamar "Carlos Lamadrid" para no despertar sospechas con los vecinos y esa tarde vestía un pants blanco marca Adidas.
Un parte informativo de la Secretaría de la Defensa Nacional y el testimonio de Hiram Francisco Quiñones Gastélum, detenido en la casona de Colinas de San Javier, son los únicos documentos oficiales que relatan los últimos momentos de la vida del traficante.
A las 13:20 horas, Coronel estaba en su recámara del primer piso en manos de la masajista y Quiñones dormitaba en la sala principal. Un balazo y un grito del podador del pasto, desde la estadía de empleados del jardín, acabaron con la tranquilidad.
Había cruzado el zaguán un Teniente de Artillería, seguido de un Sargento Segundo de Zapadores, un Teniente de Caballería y un Capitán Segundo de Sanidad, la avanzada de un contingente que empezaba a dispersarse en el jardín para rodear la casona.
"Subí corriendo al cuarto del señor (Coronel) y por la ventana veo a un soldado sobre la barda que da a la calle, quien me grita que alzara las manos y al voltear a la sala veo muchos soldados y me dice que vaya hacia ellos, yo me bajo como 3 escalones y me agarra uno de la camisa y de las greñas me tumban.
"Quedé viendo hacia una barda donde hay unas recámaras y un desnivel, y me dice varias veces que quién está adentro, yo les respondo que un señor y la masajista y me preguntan que si estoy armado y les digo que no, que sólo traigo un teléfono que traigo en la mano", relató a la SIEDO el sinaloense Quiñones Gastélum.
Luego de que la masajista salió de la habitación de Coronel, lo último que Quiñones alcanzó a ver fue a los militares que subían al primer piso.
Quiñones recuerda que en ese momento los soldados gritaron al capo duranguense: "¡Salga del cuarto!". Y no vio más. La respuesta fueron disparos y cristales que volaron en añicos.
"No pude ver, porque estaba tirado y un militar me pisaba la espalda, pero me preguntaron si había más personas de seguridad, a lo que respondí que no y ellos insistentemente me volvieron a preguntar, respondiendo de nueva cuenta que no había nadie más, que solamente la persona que estaba en la habitación y que ya estaba muerta", dijo el detenido.
El parte del Ejército relata que Coronel cayó fulminado, apenas unos segundos después de que abatiera al primer soldado que entró a la recámara en que el capo estaba guarecido en solitario.
Al compadre de Joaquín "El Chapo" Guzmán, el parque no le alcanzó para más.
"Al tratar de ingresar a la habitación fue agredido (un soldado) por disparos de arma de fuego, recibiendo varios impactos, por lo que repelimos la agresión en virtud de que dicho sujeto no dejaba de dispararnos, cayendo de repente dicho sujeto sobre las escaleras y cerca de su pie derecho un arma AR-15 con su cargador y de lado izquierdo una pistola cromada.
"(El militar) permanecía tirado en el piso, trasladándolo al Hospital Militar, pero más tarde se nos informó que falleció", dice el parte castrense.
Una vez tendido el cuerpo de "Nacho" en un desnivel de la pieza, los militares reconocieron toda la casa. Hallaron 7 millones 163 mil 100 dólares en efectivo, 31 relojes finos, 11 anillos, esclavas, cadenas, dijes, radios Nextel y celulares.
Había además 7 fusiles, 8 pistolas, 50 cargadores para armas largas y varios cartuchos.
Y también encontraron una Laptop que presumiblemente contiene una "narconómina".
"De la masajista y el jardinero no volví a saber nada, no sé qué haya pasado con ellos", dijo Quiñones Gastélum, en su testimonio del 29 de julio.
**
Según militares fue operativo de Inteligencia
2 noviembre 2010).- REFORMA / Staff
La Secretaría de la Defensa Nacional asegura que llegó hasta Ignacio Coronel Villarreal "Nacho Coronel", por una denuncia que reportó la presencia de sujetos armados afuera de una residencia que resultó ser de su propiedad.
En la versión del Ejército, "Nacho" fue muerto de forma relativamente fácil, porque toda su escolta que estaba afuera de su casa huyó a la llegada de los militares y lo abandonaron a su suerte, con un solo pistolero.
"(La denuncia decía) que eran gente de 'Nacho Coronel', al parecer se llevaría a cabo una reunión importante por la cantidad de gente armada y vehículos que había, y que en ese momento tenían cerrada la calle Paseo de los Parques, antes y después del número 1464; que corrían a la gente que pasaba por allí y que era la segunda vez que cerraban esta calle", dice el parte informativo suscrito por los militares que llevaron a cabo el operativo.
El Ejército llegó a Colinas de San Javier a las 13:20 horas, por la calle de Acueducto, y al tomar a la derecha los militares aseguran que se toparon con sujetos que portaban armas largas a bordo de una Pick Up blanca RAM, un Mercedes Benz gris y una camioneta clara Cherokee.
Todos se dieron a la fuga y, según el documento, se desató una "persecución" en esta colonia residencial de Zapopan, de la que prácticamente todos los pistoleros lograron darse a la fuga. Los testimonios de los vecinos a la prensa, no reportaron una situación de esta naturaleza.
Los soldados afirman en su informe que dos de los sicarios ingresaron a la casa de Paseo de los Parques, dejaron la puerta abierta y por eso ellos ingresaran al inmueble sin orden de cateo, pues había flagrancia.
"Gritó uno de ellos que tenían granadas, que no se acercaran, por lo que ingresan (a la casa), reiterándoles (los militares) que no dispararan y que salieran con las manos levantadas", indica el informe.
"Nacho Coronel" presuntamente era uno de esos sicarios que estaba en la calle y entró corriendo a la casa, aunque en el papel los militares no lo sabían.
A la advertencia de las Fuerzas Especiales del Ejército, no hubo respuesta y entró un primer grupo de cuatro soldados por la puerta principal.
"En ese momento, salió un sujeto obeso con un fusil a quien le gritaron que dejara el arma y el Capitán Segundo de Sanidad le logra quitar el fusil AK 47 matrícula 202866, con un cargador abastecido con 32 cartuchos útiles. Lo controlan y custodian mientras que el Teniente de Artillería sube por las escaleras".
Al detenido le sometieron y enseguida los militares ingresaron a la residencia. El segundo hombre, "Nacho Coronel", según la versión del Ejército se resguardó en una habitación, desde donde comenzó a disparar a todo lo que pasara por la puerta.
Mató al primer soldado que tuvo a la vista, hirió al segundo, pero no dio al blanco con el tercero y fue liquidado.
Fue entonces cuando interrogaron al único detenido.
"Hiram Francisco Quiñones Gastélum (dijo) que se había enfrentado porque pensaba que se trataba de gente de la contra y que se encontraba en el lugar porque hacía años trabajaba para Ignacio Coronel Villarreal, y que era la persona que se encontraba en la habitación", expone el parte.
Quiñones proporcionó los domicilios de Calle Gabriel García Márquez 455, Colonia Rinconada Novelistas y Paseo del Acantilado 3339, en Colinas de San Javier, Zapopan, donde dijo que fueron a esconderse los demás pistoleros, indica el parte.
Apenas 24 horas más tarde, en el primero de estos inmuebles los militares abatieron a Mario Carrasco Coronel "El Gallo", sobrino de "Nacho"" y a quien colocaban como su sucesor.

Marijuana

COLUMNA PLAZA PÚBLICA/Miguel Ángel Granados Chapa
MARIGUANA
Reforma, 2 Nov. 10;
El 18 de octubre, el azar permitió descubrir en Tijuana, muy cerca de la frontera con Estados Unidos, un gigantesco alijo de mariguana. Lo que iba a ser un incidente de tránsito atendido por la policía municipal se convirtió en un hito en el combate contra las drogas. En varios vehículos fueron hallados paquetes de la droga, probablemente preparados para su exportación a California. Pesaban 134 toneladas, que poco después fueron quemadas en ceremonia pública.
Así, por casualidad, no como resultado de un trabajo de inteligencia, se interrumpió el flujo de la yerba a Estados Unidos. Es de imaginar que se había concentrado un envío de tal magnitud para ponerlo en el comercio clandestino de aquel lado del lindero antes de que cambiaran las condiciones del consumo, mudanza que sería posible dos semanas después, es decir hoy, 2 de noviembre. El episodio revela las conexiones de la droga producida en México y su mercado californiano. Por ese motivo inmediato, y en mayor medida por las repercusiones que generará legalizar la yerba en ese estado de economía tan pujante, el resultado del referéndum de hoy debe ser registrado y analizado en nuestro país.
Criminalizado el consumo de mariguana en México, combatir su producción y su consumo ha significado a lo largo de varias décadas la aplicación de crecientes recursos institucionales, presupuestales y humanos. Aunque se decomisan de tanto en tanto cargamentos de droga lista para su exportación o venta local o se destruyen cultivos de la yerba, es claro que ha podido más el tráfico de ese estupefaciente que la capacidad estatal para impedirlo. La situación se ha agravado con la aparición de nuevas drogas o el abatimiento del costo de otras como la cocaína, que ha incrementado su uso. Las bandas que se dedican a esa actividad delictuosa son cada vez más poderosas financieramente (porque no se las ataca en el último eslabón de la cadena productiva, que es la inserción de la ganancia en el circuito legal del dinero), lo que les permite comprar complicidades e impunidad (frente al Estado) y organizar pandillas de matones para proteger o disputar mercados y rutas (frente a sus rivales).
La batalla contra esas bandas es claramente infructuosa. De allí que se busquen alternativas distintas a la criminalización del consumo. Las alternativas parten de los diversos puntos de vista que requiere un fenómeno poliédrico como el uso y abuso de drogas ilegales. Por un lado, se plantean problemas de libertad personal y de salud pública (semejantes a los que genera el consumo de alcohol y de tabaco, que son tóxicos legal y socialmente admitidos) y por otra parte los que conciernen a la seguridad pública, disminuida o rota abiertamente por la violencia criminal adosada al comercio de enervantes.
En Estados Unidos, principal mercado de la droga que se produce o se comercia en México, abordar el problema de la mariguana incluye un nuevo factor: el carácter federal de esa República, que permite a los estados un tratamiento jurídico particular. A partir de 1996, en 14 entidades de esa unión, entre las cuales California fue primera, es lícito el uso de mariguana para fines terapéuticos, algo que se practica también en algunos círculos mexicanos aunque con el riesgo de incurrir en sanciones penales que incluyen prisión.
El movimiento que consiguió hace tres décadas esa nueva visión de la mariguana en Estados Unidos avanzó hasta el punto de que hoy, en el marco de la gran movilización electoral que incluye la renovación total de la Cámara de diputados y un tercio del Senado, así como la gubernatura en California, los votantes dirán sí o no a la Propuesta 19, cuya aprobación permitiría a personas mayores de 21 años la posesión y consumo de una onza de la yerba (como ya lo permite la legislación penal mexicana para toda la República) y también el incipiente cultivo legal de ese cáñamo, tan presente en la vida y la cultura mexicana que se le atribuye ser una especie de combustible que hace caminar a la cucaracha.
En los últimos días cambió el curso de la opinión californiana, que pareció inclinada a la legalización en esos términos y es probable que hoy la mayoría de los votantes deseche la propuesta cuya discusión requirió el apoyo de cerca de 700 mil ciudadanos, sin cuya firma no se habría podido convertir el asunto en un dilema electoral. Aun si la propuesta fuera aprobada, no sería automática su puesta en práctica, pues el gobierno federal norteamericano la impugnaría en modo semejante a su actitud ante la propuesta racista contra la migración indocumentada en Arizona. Además, continuaría aplicando la legislación federal en la materia. Por ello, dicho sea de paso, carece de sentido la protesta que varios gobiernos latinoamericanos (incluido el de México) formularon ante Washington.
Cualquiera que sea el curso de la Propuesta 19, su solo planteamiento en un estado con el que México está vinculado de tantas maneras, impide que asistamos impasibles a la decisión ciudadana sobre la yerba. Ex presidentes de Brasil, Colombia y México (Fernando Henrique Cardoso, Carlos Gaviria y Ernesto Zedillo) han planteado la legalización paulatina del consumo de ciertas drogas, dados los altos y crecientes costos de toda índole generados al combatirlo. El presidente Calderón, contrario a ese extremo, ha dicho que no se opone a discutir. Aunque se opusiera a él, he allí un debate que ya está ocurriendo y que convendrá formalizar mediante una convocatoria legislativa o universitaria.
Cajón de Sastre
Hace dos años, en el primer martes de noviembre -día 4 entonces- la atención del segmento de público más informado estaba puesta en el proceso electoral norteamericano, del que se desprendería, aunque en el curso de la jornada ese resultado parecía inalcanzable, la elección del primer presidente negro de Estados Unidos, el singularísimo Barack Obama. Ya cerca del anochecer el foco de esa atención cambió abruptamente hacia una información nacional: se había precipitado a tierra una aeronave de la Secretaría de Gobernación en que viajaban, entre otras personas, el titular de esa cartera Juan Camilo Mouriño, y el antiguo subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos. Fue un golpe en el plexo para el presidente Calderón, que depositaba gran confianza en el joven político nacido en España y naturalizado mexicano.