20 ago. 2010

Maicear

'Maicea' Ebrard a Corte.- Cardenal
Por
Raúl Muñoz
Reforma, 16-Ago-2010:
Corresponsal
AGUASCALIENTES.- El Cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, se lanzó contra los ministros de la Suprema Corte al asegurar que fueron "maiceados" por el Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, para que avalen la adopción por parte de matrimonios entre personas del mismo sexo.
"A lo mejor salen otra vez con su batea de babas estos señores (los ministros), y mañana o pasado aprueban la adopción, a lo mejor, no lo dudo. También no lo dudo que estén muy maiceados, desde luego, por Ebrard; están muy maiceados, y por organismos internacionales.
"Yo creo que no llegan a esas conclusiones, tan absurdas y tan en contra del sentimiento del pueblo de México, si no es por motivos muy grandes, y el motivo muy grande pueden ser los dineros que les dan", afirmó en conferencia al ser cuestionado sobre el tema.
Además, calificó a la Corte como la "Suprema Decepción".
"No sé si alguno de ustedes les gustaría que lo adoptaran un par de lesbianas o un par de maricones. Creo que no", cuestionó a los reporteros que acudieron al Obispado de Aguascalientes.

Obispos

Columna PLAZA PÚBLICA / Obispos
Por  Miguel Ángel Granados Chapa
Reforma, 17-Ago-2010
Tiempos hubo en que abundaban los sacerdotes cultos, espíritus selectos de entre los cuales el Vaticano escogía a quienes formarían parte del Episcopado. Don Sergio Méndez Arceo, por ejemplo, además de ser un innovador revolucionario como obispo de Cuernavaca, fue miembro de la Academia mexicana de la historia. En la arquidiócesis primada de México don Miguel Darío Miranda y Gómez fue un promotor de la música y el arte sacro en general. Salvo que mi ignorancia y mis registros me hagan desconocer casos semejantes, no hay entre los obispos y arzobispos personas de talla similar.
Al contrario, se han colado a la condición episcopal sacerdotes que, escudados en una supuesta campechanía, dan frecuente muestra de vulgaridad y estolidez. A menudo, las formas de expresión soeces y corrientes revelan personalidades de peor catadura todavía. Lo he pensado respecto del cardenal Juan Sandoval Íñiguez a propósito de su reacción ante los fallos de la Corte relacionados con el matrimonio entre personas del mismo sexo y su capacidad de adopción. Y sobre todo lo he tenido presente respecto del obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda, que la semana pasada festejó los 15 años de su diócesis, que comprende algunas de las colonias más pobres de la República.
Cepeda comparó a su feligresía con el paciente al que se le aplica una lavativa, de la que ya está harto y sin embargo se le advierte que "todavía le falta un litro". Fue su modo de explicar que todavía tendrán que soportarlo dos años más, ya que a sus 73 años le resta ese lapso para la jubilación forzosa de los prelados de su rango.
No es extraño que ese pastor de almas incurra en conductas o emita dichos que distan de ser los esperables de un hombre que gobierna espiritualmente a cientos de miles de creyentes. Menos aún se condice con su posición el estar siendo sujeto de una averiguación previa en un caso que, por dondequiera que se examine avergonzaría a una Iglesia menos acomodada como la mexicana. Existe un pagaré por 130 millones de dólares, firmado por la señora Olga Azcárraga, ya fallecida, en que ella se obliga a pagar aquella enorme suma que le fue prestada por Cepeda. Se le acusa de falsificar la firma de la acreditada.
Cualquiera de los dos extremos en que se puede resolver esa situación debería haber provocado un llamado del Vaticano para que el obispo se explique. Si se produjo en efecto ese préstamo, Cepeda está obligado, en su condición de hombre público que maneja recursos de una asociación religiosa, a hacer saber el origen de esa fortuna entregada en préstamo. Si no lo hubo, su responsabilidad es quizá más grave pues habría participado en la falsificación de un documento para obtener un provecho.
Por su parte, el cardenal arzobispo de Guadalajara acudió a un festejo a Aguascalientes. Allí se pidió su opinión sobre decisiones de la Suprema Corte, una ya tomada el martes pasado y la otra esperada para el comienzo de esta semana. El purpurado se manifestó contrario a las resoluciones y, sin el menor asomo de caridad cristiana, que fuerza a no atacar la buena fama de una persona, expresó su convicción de que Marcelo Ebrard u "organismos internacionales" a los que no identificó, "maicearon" a los ministros de la Corte. No dijo que los sobornaron, que a eso equivale la expresión popular, sino que empleó esa forma que denigra doblemente a los imputados: los animaliza y los tilda de corruptos.
Supongo que los jueces supremos pasarán por alto esta diatriba, que de tan burda no habrá de causar mella en su prestigio. Supongo que también la ignorará el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, a menos que quiera aprovecharla para ganar espacios en su actual afán de consolidarse como el posible candidato de las izquierdas.
El consejo nacional contra la discriminación, en cambio, no debería soslayar otras expresiones del cardenal arzobispo, que deturpan a las parejas de homosexuales que según lo que determine la Corte estarían en posibilidad de adoptar niños. Con chabacana camaradería preguntó a los reporteros con quienes conversaba si querrían ser adoptados por "un par de lesbianas o un par de maricones". Y luego pasó a expresar su condolencia por los "pobres niños" adoptados por un matrimonio de personas de un mismo sexo:
"No es natural, claro que no. Imagínate a la pobre criatura que esté allí: ¿a quién le dice papá y a quién le dice mamá?". Y en el colmo de la expresión morbosa, anunció sin ambages que "cuando los vea en sus prácticas, pues él también se va a pervertir, va a seguir ese camino".
Como Sandoval Íñiguez, su colega el cardenal Norberto Rivera Carrera impugnó ásperamente las decisiones de la Corte, que acreditan la constitucionalidad de la reforma al código civil que modificó la definición de matrimonio y, por derivación -al decir que se trata de la unión de dos personas, y no de un hombre y una mujer- autorizó las bodas homosexuales. Ni uno ni otro prelado se atuvieron a los términos en que la, para este efecto muy católica, Procuraduría General de la República inició la acción de inconstitucionalidad contra esa reforma. Aunque frágiles, tanto que no persuadieron a los ministros de la Corte, la postura de Arturo Chávez Chávez contenía argumentos y no sólo prejuicios, ni descalificaciones.
Aunque sea dudoso el derecho de los clérigos a hacer crítica de las instituciones del país, se puede admitir que se expresen contrarios a decisiones legislativas y judiciales. No tienen derecho, en cambio, a promover desprecio u odio a los homosexuales.
Cajón de Sastre
Aunque lo hizo a través de declaraciones uno de sus miembros, a los que se unieron sus compañeros, la Corte reaccionó frente a lo dicho por el cardenal Sandoval Íñiguez. Pienso que los jueces hubieran debido guardar silencio, porque pueden enzarzarse en una controversia en que no cesen los epítetos que conduzcan hacia abajo lo que podría ser un debate sobre el alcance de la actuación del máximo tribunal. Su honra no queda en entredicho por insultos como los proferidos por el cardenal. Y en cambio se acrecienta el riesgo de que la réplica del prelado induzca al odio, a la homofobia, que importa más que la reputación de los miembros de la Corte.

La votación en la SCJN

SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Dejaron a mi consideración la decisión de determinar si el asunto estaba suficientemente discutido, creo que es el caso. Las diferencias de óptica que propone el señor Ministro Zaldívar de verdad no nos van a llevar a nada, nueve señores Ministros han dicho que estamos de acuerdo con el proyecto.
Exhortaría muy respetuosamente a que estas cosas se planteen en voto particular, si es que el proyecto tal como está no convence a quien votó con el sentido por otras razones. Señor Ministro Zaldívar.
SEÑOR MINISTRO ZALDÍVAR LELO DE LARREA: Sí señor
Presidente, nada más una aclaración, estoy de acuerdo con usted. Nada más aclaro, no soy el que estoy proponiendo un enfoque distinto, estoy de acuerdo con el proyecto, simplemente estaba dando respuesta a un enfoque diferente del que se había hecho que me parece que era importante, pero coincido con usted en que los planteamientos ya están hechos. Gracias.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Vale la pena comentar. Estos estudios que cada uno de nosotros obtuvimos, los que nos mandó el señor Ministro Aguirre Anguiano, incluso, no son prueba formal dentro del juicio, hay libertad de mejorar individualmente el entendimiento de los casos, y argumentar con base en estos apoyos, así como se cita la doctrina, o a veces hemos citado conceptos médicos, hasta de diccionario; esto pues solamente es para reforzar nuestra propia convicción. Don Fernando Franco
SEÑOR MINISTRO FRANCO GONZÁLEZ SALAS: Nada más para sumarme señor Presidente a lo que usted acaba de comentar, creo que hay que votar el asunto, me parece que las partes esenciales se han puesto ya claramente por cada uno de nosotros, y hay una mayoría ya pronunciada en favor del proyecto.
Yo sugeriría, como usted lo acaba de hacer, que como lo hemos hecho en otros casos, el ponente engrose el asunto, y ya será motivo de verlo, y en su caso, ajustarlo, o si no, de votos concurrentes o particulares de los que difiramos en algo.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Esto sí, desde luego le propongo al señor Ministro ponente, que el engrose antes de ser aprobado y  firmado se distribuya entre los Ministros para una aprobación con quienes conformen mayoría en una sesión privada de este Pleno.
Entonces en este último tema de la adopción instruyo al señor Secretario General de Acuerdos, para que tome votos a favor o en contra del proyecto.
SECRETARIO GENERAL DE ACUERDOS: Sí señor Ministro.
SEÑOR MINISTRO AGUIRRE ANGUIANO: En contra y por
inconstitucionalidad.
SEÑOR MINISTRO COSSÍO DÍAZ: Yo con las razones tengo algunas diferencias, pero con el sentido del proyecto del señor Ministro Valls estoy de acuerdo.
SEÑORA MINISTRA LUNA RAMOS: Con el proyecto, reservándome el derecho a formular algún voto concurrente a reserva de ver el engrose.
SEÑOR MINISTRO FRANCO GONZÁLEZ SALAS: A favor del proyecto con las modificaciones que introduzca el ponente, y evidentemente reservándome el derecho de si debo hacer alguna presión en un voto concurrente.
SEÑOR MINISTRO ZALDÍVAR LELO DE LARREA: En los mismos términos.
SEÑOR MINISTRO GUDIÑO PELAYO: Igual.
SEÑOR MINISTRO AGUILAR MORALES: Igual que el Ministro Franco.
SEÑOR MINISTRO VALLS HERNÁNDEZ: Con el proyecto.
SEÑORA MINISTRA SÁNCHEZ CORDERO: Con el proyecto, con las modificaciones que ha aceptado el ponente.
SEÑOR MINISTRO SILVA MEZA: En el mismo sentido.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE ORTIZ MAYAGOITIA: Yo voto en contra del proyecto.
SECRETARIO GENERAL DE ACUERDOS: Señor Ministro Presidente, me permito informarle que existe una mayoría de nueve votos a favor de la propuesta del proyecto, con las salvedades del señor Ministro Cossío Díaz, las reservas de voto conducentes, en el sentido de reconocer la validez del artículo 391 del Código Civil para el Distrito Federal.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Bien, están hechas las reservas de votos, incluyendo la del señor Ministro Aguirre ¿no?
SEÑOR MINISTRO AGUIRRE ANGUIANO: Gracias señor
Presidente, sí, haré voto particular. Solamente tengo una petición adicional que hacer al Pleno y al Presidente, que es que en mi plazo para el voto particular empiece a discurrir después de que se hayan presentado en su caso los votos concurrentes, por razones de equidad, para saber qué están diciendo.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Bueno, esto si les parece bien lo discutimos en una sesión privada, porque el acuerdo es que el plazo para el voto corra una vez entregado el engrose, pero escucharemos estas razones en otra ocasión.
CONSECUENTEMENTE, DADAS LAS VOTACIONES
MAYORITARIAS ALCANZADAS EN TODOS Y CADA UNO DE
LOS TEMAS QUE SE ABORDARON EN ESTA ACCIÓN DE
INCONSTITUCIONALIDAD QUE HEMOS DISCUTIDO, LA
DECLARO RESUELTA EN TÉRMINOS DEL PROYECTO
MODIFICADO QUE PRESENTÓ EL SEÑOR MINISTRO VALLS.
Pues estamos ya en horas muy próximas a la salida, no convendría iniciar ningún otro asunto, y ya en privado veremos si nos da tiempo hoy mismo de atender la sesión privada.
Cierro la sesión y los convoco para mañana a las diez treinta en este mismo lugar.
(SE TERMINÓ LA SESIÓN A LAS 13:55 HORAS)

Opinión de un conservador

Entrevista a Jorge Traslosheros Hernández
De Zenit-El Observador el historiador y experto en cuestiones jurídicas Jorge Traslosheros Hernández.
-¿A la Suprema Corte de Justicia de la Nación se le "olvidó" el fin superior de la adopción?
-Jorge Traslosheros: La Suprema Corte una vez más ha tomado una decisión injusta respaldada por los cánones de la corrección política. Antes de pensar en el superior interés de los niños, antes de conducirse con la prudencia que exigía el caso, como lo han hecho otros tribunales alrededor del mundo, lejos de acogerse a la sabiduría que da sustancia a la justicia, puso por delante la ideología y creó de facto el "derecho a la adopción" como privilegio exclusivo de las uniones homosexuales.
-Pero, espéreme un poco, ¿la adopción es un "derecho"?
-Jorge Traslosheros: Es un derecho que los heterosexuales, solteros o casados, unidos o "arrejuntados", nunca han tenido y que nadie debería tener por justas razones. Se ha dado un paso más en consolidación de la tiranía de los supuestos derechos en México, la cual se alimenta de crear grupos de privilegio que se constituyen en una auténtica casta de brahmanes.
-¿Ahora resulta que el Derecho es instrumento de una tiranía cuando la teoría del Derecho dice todo lo contrario?
-Jorge Traslosheros: El término "tiranía de los derechos" debería ser un oxímoron pues, en teoría, los derechos existen para proteger al ciudadano contra las tendencias autoritarias de quienes ejercen el poder. Sin embargo, ha sido propio de la cultura de los políticos mexicanos el crear grupos especiales de apoyo, a los que luego llenan de privilegios en detrimento del conjunto de la sociedad. Se trata de una muy añeja experiencia mexicana de la cual, por ejemplo, el sindicalismo charro es ejemplo típico y por el cual los sistemas de salud y educativo desfallecen en la mediocridad.
Ahora, por decisión de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal dominada por el Partido de la Revolución Democrática -que no es ni lo uno ni lo otro-, por el gobierno de la Ciudad y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se ha dado un paso más en la profundización de esta perniciosa tendencia que nada tiene que ver con la democracia y que ha encontrado en la llamada "ideología de género y gay" un impulso significativo.
-Ellos dicen que se está protegiendo la equidad, la igualdad y la justicia; que se está aplicando el Derecho en puridad: ¿usted cree eso?
.Jorge Traslosheros: En teoría, el Derecho debe crear un conjunto de derechos al común de la población, con el fin de garantizar condiciones de igualdad, justicia y libertad para cualquier persona en razón de dos principios: que todos somos iguales en dignidad y que el fuerte tiene la obligación de asistir al débil. Por lo mismo, cuando alguien se encuentra en situación vulnerable se deben crear condiciones jurídicas especiales de equidad por el tiempo que sea necesario, incluso si se torna permanente. Ejemplos clásicos son la mujer embarazada y la parturienta, los refugiados, los discapacitados, los enfermos y, de manera especial, los niños.
La razón de ser de esta cultura jurídica es la persona. La cultura jurídica centrada en la persona, como es fácil notar, está en las antípodas de aquella que crea grupos privilegio y que es propia de los regímenes autoritarios sin distinción, incluyendo los pintados de colores.
-¿No se está protegiendo la centralidad de la persona cuando se protegen los derechos de los homosexuales? Es un argumento que se usa mucho hoy en día...
--Jorge Traslosheros: Cuando la centralidad de la persona se abandona, entonces se usa el Derecho para crear estatutos de privilegio que, a su vez, encumbran a grupos específicos por encima del conjunto de la sociedad generando situaciones de injusticia y, por ende, de violencia. Con esto, obvio es decir, se abandona la obligación de proteger al débil y se confirma la ley del más fuerte. Tal es lo que sucede con el ahora llamado derecho a la adopción creado supuestamente para proteger el principio de no discriminación a los homosexuales. El derecho a la adopción, por esta combinación con la no discriminación, se convierte en la obligación de la autoridad de entregar a los niños en adopción a las parejas homosexuales que así lo soliciten.
-Volvemos al tema de fondo, que se está "creando" un derecho en México...
-Jorge Traslosheros: Es muy importante tener presente que, el llamado derecho a la adopción nunca había existido en México, porque se comprendía muy bien que los niños no existen para satisfacer los deseos o necesidades de los adultos por legítimos o justificados que sean o parezcan.
En razón del interés superior del niño, los procesos de adopción se habían regido bajo la lógica de que los adultos se tienen que someter a muy duras pruebas de idoneidad en donde los factores de estabilidad emocional, social, económica, matrimonial o personal han jugado un papel muy importante, entre muchas otras cosas. Los adultos, entonces, no han ejercido jamás derecho alguno a la adopción. Todo lo contrario, han tenido que demostrar en los hechos que, fuera de ideologías y más allá de cualquier duda, son aptos para asumir con plena responsabilidad a un hijo.
La paternidad, como bien sabemos, es un don y una responsabilidad, no es un derecho por sí mismo. En todo caso, sería consecuencia y siempre sujeto al ejercicio de la responsabilidad. Como bien podemos darnos cuenta, puesto que el interés superior del niño manda, el derecho a la adopción no debe existir para nadie con independencia de su calidad, condición, religión, raza, etnia o preferencia sexual. Los niños no son cosas para satisfacer las necesidades de los adultos.
-Pero las cosas ya no serán así de ahora en adelante...
-Jorge Traslosheros: En efecto. Las parejas homosexuales ejercerán el privilegio exclusivo del derecho a la adopción y quien se lo niegue podrá ser acusado de discriminarlos por razones de preferencia sexual. Quien lo hiciere, podría sufrir castigos penales y administrativos que, para el caso, ya se cocinan algunas leyes en la Ciudad de México siguiendo modelos europeos.
Esto no es ciencia ficción. En varios países del viejo continente ya es una realidad. En Inglaterra, por citar ejemplos al azar, no hace mucho un niño fue arrebatado del cuidado de sus abuelos, quienes ejercían el derecho del niño a una familia, por la decisión de un juez de entregarlo en adopción a una pareja de homosexuales. Ante sus reclamos, los abuelos fueron amenazados de prohibírseles visitar al nieto porque promovían un discurso de odio. De igual mala suerte, orfanatorios en manos privadas tuvieron que cerrar pues este derecho transformó la negativa de entregar los niños a homosexuales en un crimen, sin importar mucho la idoneidad de los solicitantes. Los casos se han multiplicado. Valgan, por ahora, estos ejemplos.
-¿A esto es posible llamarle democracia?
-Jorge Traslosheros: La tiranía de los supuestos derechos, enraizada en la autoritaria cultura política mexicana, sigue avanzando en nuestro dolido país. A los muchos grupos de privilegio que ya existen, ahora se suma el de los homosexuales. Se trata de estatutos de privilegio inaceptables en una sociedad que aspira a la democracia y a la justicia. Aquí no importa que estos grupos sean LBTTGI (lésbico, bisexual, transexual, transgénero, gay, intersexual), o sean sindicalistas, políticos, religiosos o de cualquier tipo pues, sin excepción, en la medida que se imponen al resto de la sociedad generan una lógica de fuerza que lastima a cada persona y a todas las personas. Una sociedad con aspiraciones democráticas debe alejarse lo más posible de la lógica autoritaria y construir una cultura jurídica centrada en la persona.
-Como en tantas ocasiones en México, estamos situando los caballos detrás de la carreta...
-Jorge Traslosheros: Jesús de Nazaret bien dijo que el sábado fue creado para el hombre y no el hombre para el sábado; así, en la misma lógica, podemos afirmar que los derechos deben estar al servicio de las personas y no las personas al servicio de los derechos. Es muy grave la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que avala lo legislado y decidido en la Ciudad de México, pues ha puesto el Derecho al servicio de un grupo de privilegio. Contra su obligación de velar por la justicia, ha coadyuvado fuertemente a la consolidación de la tiranía de los derechos en nuestro país.
Por Jaime Septién

Posicionamioento del Ministro Cosío

SESIÓN PÚBLICA ORDINARIA DEL PLENO DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, CELEBRADA EL LUNES 16 DE AGOSTO DE 2010.
2/2010 ACCIÓN DE INCONSTITUCIONALIDAD promovida por el Procurador General de la República contra actos de la Asamblea Legislativa y del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, demandando la invalidez de los artículos 146 y 391 del Código Civil del Distrito Federal, publicados en la Gaceta Oficial del Distrito Federal de 29 de diciembre de 2009.
(...)
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: De los diez señores Ministros que ya han participado, nueve se han manifestado en favor del proyecto, con apoyo en el criterio ya votado, ya resuelto, de que el matrimonio es un contrato de libre configuración legislativa. El señor Ministro Aguirre y un servidor, por el contrario, sostuvimos y sostengo que el matrimonio es una institución inveterada de orden público, que precede a la Constitución, y que exige como elementos esenciales su composición heterosexual; es decir, un solo hombre y una sola mujer, que se unen permanentemente con la voluntad de hacer vida común, de ayudarse mutuamente y de guardarse fidelidad y de procrear la especie.
La alteración de esta figura por el artículo 146, al permitir ahora los matrimonios entre personas del mismo sexo, en mi criterio personal es inconstitucional, así lo voté, y en congruencia con este criterio, estaré en contra del proyecto en este punto de la adopción.
Vamos a iniciar una segunda ronda, para la cual están inscritos ya los señores Ministros Cossío y el señor Ministro Aguirre Anguiano.
Creo que nos daría tiempo de escuchar al menos alguna de las dos intervenciones. Señor Ministro Cossío.
SEÑOR MINISTRO COSSÍO DÍAZ: Gracias señor Presidente.
He escuchado con mucha atención los comentarios del día de hoy, y quisiera retomar lo que dije en la sesión del jueves pasado. Creo que este asunto de cómo llegamos a la solución es tan importante como la solución misma. Hasta ahora –y usted lo acaba de señalar–, al parecer hay una mayoría de nueve votos en favor del proyecto del señor Ministro Valls, y yo estoy completamente de acuerdo con esa posición general del proyecto, aun cuando no comparto algunos de los argumentos.
Insisto, ya que está tomada la decisión o formándose la decisión, tan importante es esta como la forma en la que se llega a ésta.
Por qué me sigue pareciendo a mí –lo decía hoy en la mañana, me parece, el Ministro Gudiño y con claridad lo escuché en el Ministro Aguilar este tema de las pruebas, un asunto sumamente complicado.
En el año de mil ochocientos noventa y seis, la Suprema Corte de los Estados Unidos resolvió un caso sobre la relación entre las personas de color y los blancos, en donde estableció que eran iguales pero que debían estar separados, y esta resolución
prevaleció hasta el año cincuenta y dos. Si nosotros aceptamos el argumento del Procurador General de la República, en el sentido de que es necesario para salvaguardar el interés superior del menor, mandar a hacer estas pruebas o que debemos nosotros tomar estas pruebas o acomodar estas pruebas, me parece que vamos a sostener un criterio no de iguales, pero separados, como se sostuvo entonces, pero sí de iguales pero diferentes, porque nosotros mismos somos los que estamos generando esto que denominábamos la categoría sospechosa.
Si nosotros ya aceptamos que la Constitución permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y una vez que hemos aceptado que estas personas deben tener como cualquier matrimonio y con independencia de sus preferencias sexuales el mismo estatus normativo, preguntarnos con posterioridad si estas personas por el hecho de tener una condición del mismo sexo respecto del matrimonio pueden o no pueden afectar a los niños que van a adoptar, me parece que eso es precisamente lo que nos está conllevando a hacernos preguntas que nos llevan, por un lado, a aceptar su condición de igualdad, pero por otro lado, su condición claramente de diferencia, ahí es donde no estoy de acuerdo con que este tipo de cuestiones se haga.
Independientemente de lo anterior, me parece que la manera en la que estamos aportando o la manera que nos estamos allegando elementos científicos, lo digo también con el mayor respeto, es de muy baja consistencia metodológica, frente a un estudio que podemos juzgar bueno o malo, no podemos nosotros también decir:
Hay otros estudios; si de verdad vamos nosotros a constituir un
elemento científico, si esto es así, pues entonces me parece que debimos haber hecho una forma mucho más extensa de apropiación de material científico para que nos diera al día de hoy la mejor información científica posible, pero me parece que es muy complicado simplemente opinar de un punto de vista o de otro a partir de lo que uno u otro encuentra con que es la mejor ciencia que a uno le parece satisfactorio.
Ahí tengo un problema en la cuestión científica, pero eso lo dejaría inclusive de lado por el momento.
Lo que verdaderamente me parece grave es lo siguiente. Que
nosotros estamos prácticamente llevando a cabo un ejercicio de
ponderación como nos lo planteó el Procurador General de la
República; el Procurador General de la República lo que quiere es que ponderemos, por un lado, la situación de los matrimonios del mismo sexo frente al interés superior del menor.
Hoy en la mañana el Ministro Franco decía con toda atención
¡cuidado! y después lo dijo muy bien la Ministra Sánchez Cordero, ese problema se va a dilucidar, la Ministra Luna Ramos también, se va dilucidar frente a los tribunales en la condición específica del trámite de la adopción que cada quien pretenda llevar a cabo, pero si nosotros llevamos a cabo la ponderación entre matrimonio como si fuera un tema constitucional e interés superior del menor, lo que en realidad nosotros estamos haciendo es aceptar el estatus jurídico del matrimonio y meter detrás de la puerta comprando el argumento del Procurador General de la República, entiendo es un argumento no estoy siendo crítico hacia él simplemente es hacia su argumento, lo que estoy metiendo por detrás de la puerta es esta condición de sí existen los matrimonios pero estos matrimonios son diferentes, o al menos las personas que los realizan son diferentes ¿por qué? porque nunca nos hacemos preguntas sobre el interés superior del menor respecto de ningún otro tipo de matrimonios con independencia de las condiciones personales de los sujetos que las realizan, salvo cuando estas personas tienen la calificación, aquí me parece un poco estigmatizada o estigmatizante de homosexuales.
A mí me parece –insisto– que el solo hecho de ordenar la prueba nos lleva a nosotros a que identifiquemos un conjunto de miembros de la sociedad que al momento de llevar a cabo su matrimonio y en términos abstractos, no concretos, requieren de una sobrecalificación, requieren de una segunda calificación para saber si esto es correcto o no, eso me parece que es meter por la puerta de atrás los prejuicios, precisamente por qué, porque ya sabiendo que se pueden casar no estamos como sociedad y no estaríamos como Suprema Corte de Justicia completamente de acuerdo en permitirles la condición de adopción de los niños. –Insisto– estoy de acuerdo con partes importantes de lo que se dice en el proyecto, pero me parece que tan importante como la decisión es los argumentos que se dan para construir.
Creo que este solo hecho debilita enormemente los argumentos, que por otro lado, lo han dicho muy bien muchos de los señores Ministros hoy en la mañana, basta con enfrentar al matrimonio de personas del mismo sexo con personas heterosexuales frente a la garantía del tercer párrafo, del artículo 1º constitucional, para saber que se generaría una condición discriminatoria y, que por ende, no pueden ser inconstitucionales estos matrimonios.
Con estos matices estoy de acuerdo con el sentido pero hasta este momento no con todas sus consideraciones.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Señor Ministro Aguirre
Anguiano prefiere que salgamos a receso.
SEÑOR MINISTRO AGUIRRE ANGUIANO: Como usted disponga
señor Ministro Presidente, yo requeriré aproximadamente veinte
minutos.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Entonces nos vamos al receso.

La calumnia de Sandoval

Calumnia (RAE).
(Del lat. calumnĭa).
1. f. Acusación falsa, hecha maliciosamente para causar daño.
2. f. Der. Imputación de un delito hecha a sabiendas de su falsedad.
**

Por Miguel Ángel Granados Chapa
Reforma, 19-Ago-2010;
Los obispos mexicanos expresaron el martes su "solidaridad" y su "sentir a los cardenales Norberto Rivera Carrera y Juan Sandoval Íñiguez", que han generado una vasta reacción de una porción importante de la sociedad mexicana con su modo de criticar la actuación de la Suprema Corte de Justicia. En buena hora que, como titulan el comunicado de prensa en que apoyan a los purpurados, proclamen que "Responsabilidad y libre expresión (es) un derecho de toda persona".
Ciertamente lo es, y es sano y útil socialmente que el Episcopado así lo considere, en momentos en que ese derecho está puesto en jaque por la delincuencia organizada, que ataca gravemente a las personas y empresas que lo practican en los medios de información. No hemos visto la solidaridad ni el sentir de los señores obispos con los periodistas agraviados y atemorizados por los embates del crimen organizado. Quizá su sensibilidad respecto de ese fenómeno se avive por la crítica que han recibido los arzobispos citados, especialmente el de Guadalajara, por la crudeza de su lenguaje, que sirvió para exponer graves acusaciones sin sustento. El cardenal Sandoval se ha mostrado relapso ante el pedido de que se disculpe y ha agregado por medio de su vocero que tiene pruebas de que los ministros del máximo tribunal fueron sobornados por el jefe del Gobierno capitalino.
Los miembros del Episcopado defienden a los cardenales como si se les atacara por opinar sobre las resoluciones de la Corte respecto de la reforma al código civil del DF y no se les reconviniera por las calumnias proferidas. Para eso no hay libertad, sino un marco legal que establece acotaciones y debe ser acatado por todos. En su comunicado al respecto, quizá por la premura con que fue redactado, se deslizan inexactitudes que en tratándose de personas con menor preparación que los firmantes del comunicado podrían ser atribuidas a la ignorancia pero que, en el caso contrario, han de ser achacadas a la mala fe. Se dice que la Corte concluyó el debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo "sin ir al fondo del asunto y solamente confirmó la legalidad del proceso jurídico realizado por la Asamblea de Representantes del DF".
En la actualidad, dicha corporación se llama Asamblea Legislativa. Errar en la denominación significa desdén por sus funciones, que son ahora las de diputados locales equiparables a los de las legislaturas estatales. No es verdad, por otra parte, que el máximo tribunal declaró la legalidad de la reforma al código civil. Lo que hizo fue dictaminar que dicha reforma es constitucional, es decir que se apega a las normas de la Constitución, y no se apartó de ella como pretendió la Procuraduría General de la República. Para emitir su fallo, el tribunal constitucional entró al fondo del asunto, examinando los conceptos de matrimonio y familia, y su relación con la adopción de menores. En cambio, los obispos faltan a la verdad haciendo creer que el artículo 4 de la Constitución se refiere "a la esencia misma del matrimonio entre un hombre y una mujer, expresado" en ese artículo. Si los prelados leyeran la Constitución en vez de meramente evocarla, descubrirían que la palabra matrimonio no aparece en ese artículo, y que la mención a "el varón y la mujer" es para establecer su igualdad, no en referencia a la unión conyugal.
Las palabras del cardenal Sandoval Íñiguez si bien despertaron la solidaridad episcopal también generaron abundantes reacciones de otra naturaleza. La más concreta de todas es la demanda de carácter civil, por daño moral, presentada ayer miércoles ante la justicia capitalina por el jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, quien considera atacada su reputación porque el arzobispo de Guadalajara lo considera un sobornador. Los ministros de la Corte, aun más agraviados que Ebrard, si cabe la gradación, se muestran cautelosos. Acompañaron a su colega Sergio Valls, que fue el ponente en las resoluciones agriamente impugnadas por un lado, y largamente aplaudidas por otro, en la expresión de su descontento por los dichos cardenalicios, pero se muestran renuentes a seguirlo en su afán de igualmente acudir a los tribunales civiles del fuero común en defensa de su honor. Tal vez hagan bien en contenerse porque un juicio iniciado por alguno de ellos acaso llegue en su última instancia a la propia Corte, que se convertiría en juez y parte.
Tal como lo supusimos y demandamos aquí el martes, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) inició ya una investigación sobre las invectivas de Sandoval Íñiguez acerca de los "no heterosexuales", como dice el propio Conapred para no aproximarse a un acto de discriminación que en su caso sería particularmente lesivo. El arzobispo de Guadalajara hizo mofa de "lesbianas y maricones", palabras sin duda dichas para menospreciar a las y los homosexuales, a quienes juzga futuros corruptores de sus propios hijos adoptivos según su salaz e infundado parecer.
Ese agravio a las personas con una preferencia sexual distinta de la que aparece como mayoritaria es tanto o más grave que la inferida a Ebrard y los ministros. La ley federal para prevenir y eliminar esa perniciosa inclinación social define como una infracción a esa norma, el "incitar al odio, violencia, rechazo, burlas, difamación injuria, persecución o la exclusión". El Conapred carece de atribuciones para castigar esa violación a los derechos humanos. Pero puede, concluida la investigación que ya inició, conminar al inculpado a retractarse, es decir una sanción moral.
Cajón de Sastre
Levantado el domingo por la noche en su casa, Edelmiro Cavazos, alcalde de Santiago, Nuevo León, fue hallado sin vida el miércoles por la mañana. Su asesinato es un nuevo y más grave desafío de la delincuencia organizada a las autoridades que asisten impasibles, como si no les concirniera, al crecimiento numérico de los lances delictuosos en Monterrey y la zona conurbada, donde siguen cometiéndose tropelías. Militares y policías federales y estatales reaccionan tardía y lentamente: tendieron un cerco alrededor del cuerpo abandonado en un camino por sus captores y asesinos, pero no pudieron salvarlo de la muerte indagando con la celeridad que el caso requería el lunes y el martes. No obstante ese tipo de fallas, los empresarios de Nuevo León esperan que el refuerzo de la presencia militar ponga fin a la imparable oleada de criminalidad.






Columna PLAZA PÚBLICA / Secuelas de una calumnia

Marcelo Vs sandoval

Demanda Ebrard, y Cardenal insiste
Nota de
Reforma, 19-Ago-2010;
El Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, presentó ayer una demanda en contra del Cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, y del vocero de la arquidiócesis de México, Hugo Valdemar, por presunto daño moral a la investidura del gobernante.
Abogados del Gobierno de la Ciudad presentaron el escrito en el Tribunal Superior de Justicia del DF como consecuencia de las declaraciones en las que el prelado afirmó que no dudaba de que Ebrard "maiceó" a los ministros de la Suprema Corte para que validaran la constitucionalidad de los matrimonios entre personas del mismo sexo y el derecho de esas parejas a adoptar.
"Es un proceso de reparación del daño moral, de acuerdo con lo que dicta el Código de Procedimientos Civiles del DF. Está diciendo (Sandoval) cosas que, por un lado, son falsas, como que se sobornó a ministros de la Corte, y está violentando claramente el Artículo 130 constitucional, que se refiere al Estado laico", explicó Ebrard por la mañana.
El Mandatario local reiteró que Sandoval debe presentar alegatos y pruebas para comprobar sus señalamientos.
En Jalisco, Sandoval Íñiguez rechazó hablar sobre la denuncia que presentó Ebrard.
"Nomás digan que lo dicho, dicho y ya", señaló a reporteros que lo cuestionaron sobre el tema previo a una misa en el Municipio de Encarnación de Díaz.
Durante su homilía, afirmó: "La familia comienza con el amor de un hombre y una mujer que se comprometen de por vida. Es el matrimonio el cimiento de la familia. El matrimonio del hombre y la mujer".
Consultado sobre el proceso legal, el catedrático de la Escuela Libre de Derecho Jaime Inchaurrandieta consideró que la demanda llevará por lo menos un par de años.
Advirtió que, dadas las circunstancias del caso, será complejo que se compruebe el daño.
Con información de Raúl Muñoz y Ernesto Osorio
***
 
Manuel Durán y con información de Raúl Muñoz y Ernesto Osorio

Posisionamiento del Ministro Lelo Larrea

ACCIÓN DE INCONSTITUCIONALIDAD 2/2010. PROMOVIDA POR EL PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA, EN CONTRA DE LA ASAMBLEA LEGISLATIVA Y DEL JEFE DE GOBIERNO DEL DISTRITO FEDERAL, DEMANDANDO LA INVALIDEZ DE LOS ARTÍCULOS 146 Y 391 DEL CÓDIGO CIVIL PARA EL DISTRITO FEDERAL.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Empezamos la discusión de este último tema del proyecto, tengo en lista y en ese orden escucharemos su participación a los señores Ministros Zaldívar, Fernando Franco, Gudiño y Sánchez Cordero, pero en este momento me ha pedido la palabra el ponente y con todo gusto se la otorgo.
SEÑOR MINISTRO VALLS HERNÁNDEZ: Muchas gracias señor Presidente.
Solamente para hacer a título personal un voto de censura a las declaraciones de un alto dignatario de la iglesia católica, en donde cuestiona la honorabilidad tanto de este Tribunal como de sus miembros con relación a este asunto precisamente.
Considero que en un Estado laico como el nuestro, debe haber una absoluta separación y existe en el 130 constitucional, entre la iglesia y el Estado. No se puede, impunemente, amparado bajo ningún título, acusar a once Ministros del más Alto Tribunal del País, de corruptos y de decir que han sido interesados pecuniariamente para decidir en determinado sentido en este asunto que nos ocupa.
Por lo que en mi carácter de Ministro de la Corte, critico acremente el lenguaje, la forma, el fondo, con que se expresaron esas opiniones, que dan lugar indudablemente a que cualquiera de nosotros que lo considere pertinente puede enderezar las acciones que la ley nos da. Eso es todo, muchas gracias.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Como esos comentarios y así lo ha dicho el señor Ministro se refieren a todos nosotros, sugiero al Pleno que unánimemente nos sumemos a este voto de censura que ha propuesto el Ministro Valls. ¿Estarían de acuerdo?
(VOTACIÓN FAVORABLE)
Tome nota señor secretario y pasemos al desahogo de nuestra sesión. Señor Ministro Zaldívar.
SEÑOR MINISTRO ZALDÍVAR LELO DE LARREA: Gracias señor Presidente. Señoras y señores Ministros como lo comenté el jueves pasado, en mi opinión, el tema que ahora estamos discutiendo, es el más sensible y delicado de la reforma que hemos analizado referente a los matrimonios entre personas del mismo sexo.
A lo largo de las últimas semanas he revisado una cantidad importante de material de diferente tendencia, de distinto calado científico, así también he reflexionado sobre cuáles son las reglas y, cuáles los principios que debemos tomar en consideración para interpretar adecuadamente este problema que se nos presenta de la constitucionalidad o no de la adopción entre matrimonios de personas del mismo sexo, y he llegado a la conclusión tomando en cuenta en todo momento el interés superior del niño, que la reforma planteada es constitucional y que no hay argumentos sólidos que desde el punto de vista constitucional puedan acreditar que estamos en presencia de una norma que se aparta de los principios, de los valores, de los derechos y del texto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Fundamento mi opinión en los siguientes argumentos:
Una primera cuestión es: ¿Qué tipo de análisis normativo debemos hacer en un problema como este? A la luz del artículo 1º de la Constitución que establece el principio de igualdad y la no discriminación, sobre todo cuando se trata –como ya se dijo también aquí en la sesión pasada– de una categoría sospechosa, ¿Qué quiere decir cuando se habla por la doctrina de categoría sospechosa? Lo que quiere decir es que en estos casos, cualquier diferenciación que se haga, en principio, tiene una presunción de inconstitucionalidad; son sospechosas, porque se sospecha que son inconstitucionales; sin embargo, esto no nos lleva al extremo de no allegarnos ningún elemento de tipo científico o empírico para poder establecer si esta diferenciación en categoría sospechosa es constitucional o no, en particular en este caso. En primer lugar, porque lo que la Constitución establece en este tipo de categorías es que tiene que haber un escrutinio muy estricto, muy riguroso que justifique sin lugar a dudas el trato diferenciado, y en el caso que nos ocupa, me parece que debe hacerse porque distinguimos y separamos la discusión del matrimonio al de la adopción precisamente entendiendo que no necesariamente la constitucionalidad del matrimonio traía aparejada la constitucionalidad de la adopción sino que en atención al interés superior del niño, este tema merecía un análisis per se, y toda vez, en segundo lugar que tenemos argumentos que cuestionan esto, me parece, que tenemos que analizarlo; sin embargo –reitero– lo que tendría que probarse, fuera de toda duda, es que si afecta el interés superior del niño, en cuyo caso podría válidamente hacerse una diferenciación
¿Por qué?
Porque no había una discriminación, porque además del derecho de los adoptantes estarían los derechos de los probables o posibles adoptados, como el caso de una persona invidente a la que no se diera una licencia de manejo, no podría alegar una discriminación aunque esta negativa de la licencia se diera exclusivamente por esta capacidad diferente que tiene.
De tal manera que si en algún momento nosotros, por ejemplo, encontráramos pruebas indubitables, datos duros, de que hay una afectación al interés superior del niño, no estaríamos, al establecer una inconstitucionalidad de la adopción, previendo un trato discriminatorio, simplemente estaríamos protegiendo un interés de otra índole que también tenemos la obligación de proteger; sin embargo –reitero– no solamente no hay estos datos duros sino que ni siquiera hay elementos que hagan pensar, al menos para mí, en una duda razonable, no sólo no se pone en riesgo el interés superior del niño sino esta reforma, como trataré de explicar, que protege de mejor manera este interés superior del niño.
Hay algunos argumentos que se han dado en contra de esta posibilidad. Primero se nos ha dicho que no hay estudios en México sobre cuál es el efecto en los menores de las familias homoparentales y esto es cierto; sin embargo, yo pregunto: Tampoco hay estudios de familias heterosexuales, tampoco hay estudios de padres adoptivos solteros, ¿Esto significa que necesariamente tenemos que declarar inconstitucional también este tipo de adopciones? Estamos partiendo –me parece– cuando decimos: No hay estudios, de un prejuicio, y el prejuicio es: como no hay estudios, partimos de la base que esto es malo y nos tiene que demostrar que no lo es, y esto creo que es falso.
Otro argumento que se da es que si bien es cierto que en México hay gran cantidad de familias homoparentales, en ésta se da una diferenciación porque alguno de ellos es padre biológico, lo que no se compadece con el tema de la adopción.
A mí me parece que esto tampoco es exacto e implica un desconocimiento absoluto de lo que es la adopción, si lo que se está alegando es que lo que afecta a los niños es la convivencia en un hogar homoparental en el cual falta la dicotomía: mamá-papá y que por el otro lado externamente se discrimina en qué cambia esto tratándose de adopción o de que alguno es hijo biológico.
Hay que aclarar que los padres adoptivos quieren a sus hijos no como si fueran sus hijos, los aman porque son sus hijos, el amor trasciende con mucho a la biología.
Se nos han establecido una serie de estudios que amablemente nos hizo llegar el señor Ministro Aguirre donde aparentemente se concluye que este tipo de relaciones, —perdón— de familias afectan a los niños. Quiero aclarar que la crítica que voy a hacer a este estudio y al cuestionario que le contestan al Ministro Aguirre, va encaminada a este documento, en modo alguno al señor Ministro Aguirre a quien le profeso todo mi respeto amén de tener por él simpatía y afecto. Mi crítica va al documento. Este documento que nos hizo favor de hacernos llegar el señor Ministro se llama “Adopción, deseo y crianza. Análisis de los distintos estilos de parentalidad adoptiva” y lo edita un supuesto “Instituto Mexicano de Orientación Sexual”, lo suscriben dos psicólogos y se supone que es un estudio científico muy serio, voy a demostrar que es todo lo contrario.
En primer lugar la mayor parte de este documento se dedica a hacer una serie de argumentaciones aventuradas, falsas, ligeras sobre la adopción, no voy a discutir eso porque no es el tema, pero realmente sí, cuando yo lo leía estaba muy preocupado de que alguien piense todo eso de la adopción.
Pero ¿Cuál es la gran prueba que tiene este estudio que tiene muchas páginas, muchos adjetivos y muy poca ciencia? Son dos casos, no tengo que argumentar mayormente para decir que dos casos pues empíricamente no prueban nada, pero no solamente son dos casos, sino que en estos dos casos no hay ninguna metodología científica, no son casos que se sigan con cierto tiempo, etcétera, se basan en una entrevista profunda, así lo llama el estudio ¿Qué quiere decir una entrevista profunda? Es aquella entrevista en donde la gente puede sacar sus sentimientos y un test psicológico, sobre el cual no hacen mayor observación, no se acompaña y con base en esto pues se concluye.
Pero vamos a suponer que dos casos fueran suficientes, y que efectivamente la metodología científica se respetara, resulta que de los dos casos uno de ellos no se refiere al problema, porque todo el estudio dice que son diferentes las familias homoparentales, ¿qué es un hijo biológico y qué la adopción? Y el primer caso se trata de dos lesbianas, que la hija es hija biológica de uno de ellos, entonces nos quedaría solo un caso, pero vamos a suponer que les aceptamos los dos casos, brevemente los voy a referir, porque los dos casos no solamente no prueban lo que este estudio dice, sino prueban justamente lo contrario.
El primer caso se trata de dos mujeres lesbianas que tuvieron en su juventud relaciones heterosexuales, una de ellas tiene una hija biológica, y ¿Cuál es el gran problema psicológico que tiene esta niña? Bueno, que es rechazada en algunos sectores alejados de la familia y esto le genera a las madres cierta angustia. ¡Bueno! hay muchas causas por las cuales un niño puede ser rechazado en ciertos sectores, hoy hay un fenómeno muy intenso en las escuelas que se llama el “bulling” donde se acosa, se afecta a los niños, de hecho la Comisión Nacional de Derechos Humanos ya tiene un área específica para tratar de solucionar este problema y hay muchas causas por las cuales los padres de familia se pueden angustiar en un país como éste: la inseguridad, la violencia, la situación económica, enfermedad y los problemas que tienen todas las familias, entonces no me parece que sea un caso que pruebe nada; al contrario, prueba que esta niña es una niña completamente normal.
El segundo caso, se trata de un niño que nace en un matrimonio y a los tres años, su padre heterosexual macho, muy macho abusa de él y de su madre, los golpea y los abandona. El tío, el hermano de la mamá lo acoge como hijo, el niño sabe perfectamente que es su tío, conoce a su madre biológica, convive con su tío y su pareja y el gran problema psicológico que tuvo este niño es que tuvo una adolescencia rebelde. Todos los niños normales tienen una adolescencia rebelde, es parte de lo que es la adolescencia.
¿Y qué es lo que ha sucedido con este niño? Pues nada, que ahora es un niño que tiene una novia heterosexual, está estudiando la preparatoria y quiere después estudiar su carrera. ¿Qué demuestra esto? Pues demuestra que los niños que se educan en este tipo de familias, pues con completamente normales. Ojalá los problemas psicológicos de los niños que se educan en familias heterosexuales tradicionales se redujeran a esto. Cualquier psicólogo o psiquiatra infantil nos dirá que las cosas no son así.
Entonces, con todo respeto, esto no es ciencia, esto es ideología pura; este es un estudio prejuicioso y tendencioso, y con base en este estudio se contesta el cuestionario del señor Ministro Aguirre. ¿Y qué es lo que se dice? Primero. Este cuestionario, casi todo se desprende de este estudio, entonces pues por sí mismo se descalifica.
Hay otras preguntas que se contestan sin dar la fuente, simplemente afirmaciones graciosas, pero hay una que quiero referir que es la pregunta 3, en donde se refiere a un estudio de la Asociación Americana de Psicología, y se dice en este cuestionario, se dicen dos cosas: Primero. Que el niño criado en un ambiente homoparental tiene tres veces mayor índice de estrés y, Segundo. Que el niño tiene tres veces mayor riesgo de sufrir abuso emocional y físico.
Y esto sí es una absoluta falta de ética, porque el estudio omite decir dos cosas: La primera. Dice el estudio, ─que lo fui a analizar─, dice también que los niños en estos matrimonios son más felices, pequeño detalle que se les olvidó y por el otro lado, más que omitir dice algo que es falso. En ningún momento el estudio dice que estos niños tienen mayor riesgo de sufrir abuso emocional y físico.
Por el otro lado, para terminar ya con este tema, las respuestas 4 y 5 se basan en una entrevista que le hicieron a una persona que fue criada por un padre homosexual, con independencia de que esto no prueba nada, pues sí tendría después de ver la conducta ética de estos estudios, pues muchas reservas de qué tan cierta es esta entrevista, pero suponiendo que lo fuera, reitero, la entrevista, a una persona no demuestra absolutamente nada.
Consecuentemente, estas pruebas me parecen que al no resistir el menor análisis científico y hasta de sentido común, pues no nos pueden llevar a de ahí a acreditar la inconstitucionalidad de un precepto.
De acuerdo a lo que he leído y a lo que se ha planteado, se prevén dos causas por las cuales se afecta el interés superior de los niños.
Una, que sería de índole interno, en donde se dice: la convivencia en familias homoparentales afecta a los niños, sobre todo se habla mucho de esta falta de identificación de padre y madre y otra es la cuestión externa que tiene que ver con la discriminación.
Si bien es cierto que pudiéramos decir que los estudios que hay en el extranjero, que sí los hay y muchos, no nos ayudan para la parte externa porque México es muy diferente a otros países, para la parte interna me parece que sí nos ayudan, porque lo que tenemos simplemente qué ver, desde el punto psicológico es: Cómo afecta o no afecta esto a los niños.
Lo que yo encontré en los estudios más recientes y que me generan mayor a mí mayor convicción es que en los hogares homoparentales se garantiza de manera adecuada las necesidades de los menores, que no hay que olvidarlo: la necesidad de amor, la necesidad de afecto, la necesidad de cuidado, la necesidad de tener satisfechos sus requerimientos de índole económico para educación, medicinas, etcétera.
Si nosotros vemos con cuidado estos estudios, nos podemos dar cuenta que aunque son poco concluyentes, sí encontramos una tendencia a establecer: Primero. Que la homosexualidad no es una enfermedad mental y que la orientación homosexual no constituye una afectación psicológica. Esto es algo que debemos tener claro.
No existe evidencia confiable de que la orientación sexual perjudique por sí mismo el funcionamiento psicológico, no hay diferencias significativas en conductas y actitudes entre la paternidad entre padres homosexuales y heterosexuales, porque el amor no tiene que ver con la orientación sexual; cuántos padres biológicos heterosexuales simple y sencillamente, ya no hablemos los que maltratan a sus hijos o abusan de ellos, cuántos hay que no les prestan el menor cuidado. Entonces, esto yo creo que es prejuicio. Se ve también que en las parejas homosexuales, ya sean de hombres o mujeres, son más equitativas en las distribuciones de las cargas de la crianza. Normalmente se ve que en este tipo de parejas se establecen muy buenas relaciones con los niños, y que éstos no tienen más probabilidades de presentar problemas emocionales, sociales, académicos o psicológicos.
Consecuentemente, los homosexuales son tan aptos para ser padres como los heterosexuales.
Respecto a los niños, una cosa muy importante es que el tipo de padres no determina la orientación sexual, y esto que algunos dicen que el vivir en pareja homoparental determinaría la orientación sexual implicaría por sí mismo un argumento discriminatorio, como si la orientación sexual fuera algo negativo. Pero además esto es falso. La inmensa mayoría del casi todos los homosexuales, pues se criaron en familias heterosexuales. Entonces esto no creo que resista un análisis.
Los niños normalmente tienen los mismos tipos de popularidad y amistades, de satisfacciones; no se ha podido demostrar como lo dice por ejemplo la Asamblea de Estados Miembros del Consejo de Europa, que el hecho de ser educados por padres homosexuales perjudique a los niños, ni que los padres homosexuales serían peores padres que los padres heterosexuales, ni que estos niños se vean expuestos a su vez a ser homosexuales. Eso dice la Asamblea de Estados Miembros del Consejo de Europa.
No hay que perder de vista como he dicho, que hay padres biológicos homosexuales actualmente, y que hay niños que conviven y son, criados por sus padres, sin que esta situación los
afecte en lo más mínimo. Pretender hacer una diferenciación en este tipo, algunos tribunales ya han considerado que es un problema de discriminación.
Y por último, es claro que la heterosexualidad no garantiza que un menor adoptado viva en condiciones óptimas para su desarrollo, –reitero– esto no tiene que ver con la heterosexualidadhomosexualidad.
Todas las formas de familia tienen ventajas y desventajas, y cada familia tiene que analizarse en lo particular, no desde el punto de vista estadístico.
Lo que sí hay que señalar, y no pasa desapercibido, es que el estándar de los procedimientos de adopción en México, están muy por debajo de los niveles internacionales. Quizá aquí, más que estar en esta discusión, los esfuerzos de quienes dicen proteger el interés superior del niño, tendrían que estar encaminados a tener sistemas de adopción más eficaces que garanticen que miles de niños que hoy se quedan en albergues o en orfanatos, puedan tener una familia, y miles de parejas que requieren tener hijos puedan tener hijos de manera segura para los niños, y también de manera eficaz.
En relación con las afectaciones externas, se pone mucho énfasis en la discriminación de que van a ser objeto los niños, y en que en México no estamos preparados para este paso. Sobre esto diría lo siguiente: las sociedades siempre son dinámicas, en algún momento en otros países las parejas interraciales, pues eran discriminadas, eran mal vistas, hoy son una cosa normal. La adopción interraciales, pues también eran mal vistas, y hoy son completamente normales. Entre nosotros, los hijos de madre soltera o de padres divorciados, pues en alguna época eran discriminados. La misma adopción, durante un tiempo se mantenía en secrecía, porque los hijos adoptados podrían ser discriminados, y hoy, con toda libertad y apertura se establece que es una forma válida de familia, y no pasa nada.
Aquí el debate a mí me parece que es: Si ante el mandato de la Constitución que establece el derecho fundamental a la igualdad, y el mandato a la no discriminación, nosotros vamos a ser parte de esta tendencia que evite y que ponga los elementos para no discriminar, o vamos a constitucionalizar la discriminación; el derecho debe ser parte del avance social; si esta Suprema Corte establece que es inconstitucional porque van a discriminar a los niños lo que vamos a hacer es discriminar a los niños desde esta Suprema Corte, y a mí esto me parecería sumamente grave.
El derecho precisamente tiene que establecer la Constitución estos mandatos, estas normas, estos derechos para evitar la discriminación, siempre los derechos fundamentales vienen a ser una reacción frente a una situación de cosas raras que es intolerable; la discriminación se da en México de muchas maneras, en muchas formas, y creo que la Constitución busca a través de su texto expreso y de sus valores prever esta discriminación, y creo que no podríamos declarar inconstitucional una reforma con este argumento, porque reitero y espero que nadie se sienta agraviado, lo quiero decir con mucho respeto, creo que sería discriminatoria, sería constitucionalizar la discriminación.
Y hay que tener en cuenta que no se está dando un cheque en blanco o un boleto automático para que todas las parejas homosexuales puedan adoptar, como tampoco lo tienen las parejas heterosexuales. Hay dos momentos: uno es la posibilidad legal de hacerlo, que hoy pueden adoptar homosexuales solos, nadie les pregunta; solteros, nadie les pregunta; y otro segundo momento es el del juez, en que el juez tiene que analizar si la pareja, si el matrimonio es idóneo, si tienen las características y las cualidades para poder adoptar a ese niño o a ese bebé, y esto no dependerá de la orientación sexual, dependerá de otras circunstancias que tiene que analizar el juez correspondiente y en algunas ocasiones previamente autoridades administrativas.
Entonces, me parece que aquí está perfectamente garantizado y hay dos cuestiones adicionales que creo que tenemos que tener en cuenta: ¿Por qué esto es con base en el interés superior del niño? Primero por la posibilidad de darle una familia que no es mejor o peor que la otra, no se trata de decir como se ha dicho a veces: “Es que como los niños se van a quedar sin familia, aunque sea que estén con una pareja de éstas”. En lo más mínimo, no se trata de eso, son tan respetables y válidas y buenas unas como las otras, elpunto es: ¿Qué pasa si no aceptamos la adopción? Estamos generando un problema para el niño. ¿Por qué? Porque de hecho puede vivir un niño con su padre biológico y su pareja homosexual. ¿Y qué pasa si falta el padre biológico, si en algún momento no está físicamente o muere? ¿Quién se va a hacer cargo del niño? ¿Quién va a tomar las decisiones? Este tipo de adopción también se hace pensando en el interés superior del niño, a mí me parece que esto es muy importante tomarlo en consideración.
Y otra cuestión: no aceptar esta reforma también implicaría una discriminación a los hombres homosexuales. ¿Por qué? Me explico: las mujeres lesbianas es muy fácil que puedan tener un hijo biológico, muy sencillo; los hombres pueden hacerlo solamente si tienen ciertos recursos económicos para poder entrar en ciertos sistemas muy complicados, de poder procrear o poder tener un hijo biológico, y me parece que estaríamos haciendo una distinción que también sería discriminatoria.
Entonces, yo concluyo reiterando esta exhortación porque ojalá en México se ponga el énfasis en la necesidad de mejorar nuestros sistemas de adopción para que haya métodos más eficaces, más efectivos, más claros, que permitan que más niños tengan una familia sin importar obviamente la orientación sexual sino otro tipo de cuestiones.
Y por último, redondeando mi argumento, en virtud de que estamos en una situación en donde por mandato del artículo 1º constitucional diferenciar o evitar un derecho, o no otorgar un derecho con base en la orientación sexual sería una categoría sospechosa que nos obliga la Constitución a hacer un escrutinio estricto y muy cuidadoso, y toda vez que no hay prueba alguna, no hay dato duro ninguno que haga pensar que esto afecta el interés superior del niño, y no sólo eso, con esto sería suficiente, pero no sólo eso; creo que al menos desde mi punto de vista es todo lo contrario, me parece que esta reforma que estamos discutiendo es perfectamente constitucional y por estas razones votaré en favor del proyecto.
Gracias Presidente.

Maicear

Maicear; (RAE).
1. tr. El Salv. Dar de comer bien.
2. tr. Méx. Dar maíz a los animales.
Maíz y exorcismo/Juan Villoro
Reforma, 20-Ago-2010;
De Moisés a Harry Potter, pasando por Supermán, la cultura registra hijos adoptivos de éxito.
El tema ha vuelto a las revueltas aguas mexicanas, enfrentando a la Iglesia y al gobierno del Distrito Federal. No se debate la posibilidad de adoptar, sino que lo hagan personas del mismo sexo. En todo asunto novedoso las discusiones deben ser bienvenidas. Muchas veces, los mejores argumentos contra una norma surgen de quienes parecían predispuestos a aceptarla. El filósofo Fernando Savater, a quien nadie puede regatearle méritos de posturas liberales ante el aborto, la libertad sexual o las drogas, considera que la adopción por personas del mismo sexo cancela la doble filiación en que se basa el acervo simbólico de los individuos. Al suprimir a la madre o al padre se violenta ese derecho. Según Savater, la civilización que preconiza la reproducción responsable no puede planear huérfanos.
Personas muy cercanas a Savater en materia política, como Álvaro Pombo y Mario Vargas Llosa, discrepan de él en este punto. ¿Qué sucede cuando se pasa de la discusión a la formulación de leyes? Cuestionado al respecto por la revista Zero, Savater respondió: "¿Que luego las leyes lo van a asumir?, pues yo me plegaré, pero si me preguntas si me parece una inmoralidad, te diré que sí". El filósofo razona sus posturas y estimula la reflexión; al mismo tiempo, acata una ley general que repudia como individuo. La convivencia civilizada depende de este gesto.
Tal vez el asunto no debería preocuparnos tanto. Como ha señalado Germán Dehesa, en México los trámites de adopción tardan tanto que cuando el niño llega a su nueva casa ya es mayor de edad.
Por desgracia, el cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, y el vocero de la arquidiócesis de México, Hugo Valdemar, cedieron a las descalificaciones que desde hace tiempo dominan la política nacional. En su más reciente incursión en el género de la invectiva agrícola, Sandoval Íñiguez dijo que los ministros de la Suprema Corte fueron "maiceados" por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, para aceptar la nueva ley de adopción. El prelado no se refirió a las 30 monedas de Judas o al plato de lentejas con que Jacob compró la primogenitura de su hermano Esaú. Usó un ultraje de corral. Esto lesiona más a su investidura que a su adversario.
"La verdad es un criado torpe que rompe platos mientras limpia", escribió Karl Kraus. A veces las revelaciones incomodan. ¿Dónde están las del cardenal? Los ministros le parecen gallinas ávidas de ilícito maíz. ¿De qué pruebas dispone?
Sería interesante hacer una antología de las comparaciones demenciales que nuestra vida pública ha presenciado en los últimos años. Varias de ellas fueron recogidas por Carlos Monsiváis en El Estado laico y sus malquerientes. En 20 de abril de 2007, Carlos Abascal, ex secretario de Gobernación, opinó que "un pobre es un aborto de la vida". El desprecio que emana de esta frase fue complementado por una paranoica visión de la despenalización del aborto: "El país se encuentra frente al germen de una dictadura. Hitler no le dio el derecho de vivir a los judíos, llegó al poder por la vía de la democracia y sus propuestas se aprobaron en el parlamento alemán por la mayoría de votos". En su arbitraria aplicación de la regla de tres, Abascal juzgó que una asamblea capaz de aprobar una ley que ofendía su concepción personal (y por lo tanto absoluta) de la vida era una asamblea nazi. ¿Es lo mismo el Holocausto que la interrupción del embarazo? El fanatismo se opone al matiz y descalifica al que piensa diferente. De ahí que los promotores de la ley de adopción hayan sido equiparados con narcotraficantes.
Sandoval Íñiguez no fue tan flamígero ante los crímenes del padre Marcial Maciel, a contrapelo de las enseñanzas de Jesús, ignora el arrepentimiento. Su calumnia aguarda sentencia en tribunales. Juan Ignacio Zavala escribió con claridad en Milenio: "Hay temas que unen a los adversarios. Se trata de defensas vitales, incluso para poder mantener nuestras diferencias". Sólo se puede discutir en la diferencia si se garantiza el uso del lenguaje.
En este México de oscurantismos se celebra el primer Congreso de Exorcistas y Auxiliares. El Poliforum Siqueiros es visitado por expertos en combatir al diablo y feligreses que a cambio de mil 600 pesos obtienen tips antidemonio. El acto fue inaugurado por Armando Colín Cruz, obispo de la arquidiócesis de México, y está bajo la dirección del sacerdote Pedro Pantoja, quien declaró a Milenio: "Esto del new age, todo lo que es adivinación, astrología, espiritismo y todas las prácticas que se derivan de ahí, es una manera de abrir las puertas al diablo". Entre esas derivaciones se encuentra "la homosexualidad". En esta concepción del cosmos, la astrología anuncia otros "males": primero eres Tauro, luego eres marica.
Urge que el cardenal de Guadalajara sea exorcizado en el Congreso. El demonio suele apoderarse de la lengua. Si el prelado aprende a hablar mejor, se habrá obrado un milagro

Declaraciones del cardenal

Analizan declaraciones de Cardenal vs. Ebrard

Nota de Silvia Garduño y Guadalupe Irízar
Reforma. 20-Ago-2010
Las declaraciones del Cardenal Juan Sandoval Íñiguez contra el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y contra la comunidad homosexual, serán analizadas por el Instituto Federal Electoral (IFE) y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).
El Consejero Presidente del IFE, Leonardo Valdés, aseguró que la denuncia del PRD presentada ayer contra el Cardenal podría propiciar, luego de las indagatorias, que se diera vista a la Secretaría de Gobernación.
"El IFE tiene facultades plenas para hacer la investigación y para presentar el proyecto de resolución. Si el proyecto de resolución es en el sentido de que fundada la queja está comprobada la violación, para el caso de ministros de cultos lo que el IFE debe hacer es dar vista a la Segob", indicó.
El titular del Conapred, Ricardo Bucio, aseguró que todos los días llegan quejas en contra de las declaraciones homofóbicas del Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, el Cardenal Norberto Rivera y Valdemar.
"Son un conjunto de quejas que integran una misma investigación. Estamos recibiendo todo el tiempo, ayer recibimos 12 quejas", afirmó.
En tanto, el Ombudsman nacional, Raúl Plasencia, señaló que no le compete indagar casos de ministros de culto, sino de funcionarios públicos, pero hizo un llamado a la tolerancia.
Ayer el PRD presentó una queja ante el IFE en contra del Cardenal, el vocero del Arzobispado de la Ciudad de México, Hugo Valdemar, y las asociaciones religiosas a las que pertenecen, por presuntas violaciones a la Constitución, el Cofipe y la Ley de Asociaciones Religiosas, y solicitó al organismo electoral federal que ordene el cese de los ataques a su partido.
El sol azteca pide que en un primer momento el IFE dicte medidas cautelares que lleven a la suspensión de los ataques de manera inmediata, y después, y que una vez concluida la indagatoria, dé vista de las presuntas violaciones a la Secretaría de Gobernación para que ordene el cese definitivo de los llamados de los religiosos a votar en contra de PRD.
"(Solicito) abrir el expediente correspondiente para, en su caso, sustanciar de acuerdo a las disposiciones legales y reglamentarias que rigen el procedimiento sancionador electoral, los hechos denunciados, dictando las medidas a que haya lugar, a efecto e evitar que continúen los efectos de las infracciones denunciadas", señala la queja perredista.
***

El Cardenal Sandoval

Columna Ventana | José Cárdenas
Sandoval es una lacra
El Universalm 20 de agosto de 2010
Lacra es cicatriz. Secuela de herida. En cuerpo o alma. Achaque. Vicio que marca a quien lo padece. Lacra suele ser la persona depravada. Perversa. Su eminencia, el cardenal Juan Sandoval, es todo eso. Una lacra. Es homófobo. Hipócrita. Injuria. No habla como pastor. Habla como arriero. Es soez. Abusa. Tuerce la doctrina de Cristo. Discrimina. Usa la cruz como espada. Confunde dogma religioso y derecho. Trapea los muladares del Estado laico. Usa el nombre de Dios como jerga. Envenena.
Las imputaciones contra instituciones del Estado no pueden pasar de largo. La Asamblea Legislativa, el Gobierno del DF y la Suprema Corte, no son peores que los narcotraficantes. No son corruptos por defender justicia y democracia. Por aplicar el derecho bajo el principio de la equidad elemental. Incluida la preferencia sexual diferente.
Sandoval tiene vocación fascista. Coacciona. Acusa con engaño. Es impune. Quién sabe hasta qué punto tenga el consenso de la Iglesia católica. Sus argumentos y filosofía son de hace mil años. Sólo es moral la ley Sandoval. ¿Ninguna otra? En un Estado laico, las libertades y los derechos no se negocian. El prestigio de las instituciones y de quienes las encabezan ha de ser defendido a cualquier costo. Si el jefe de Gobierno “maiceó”, cuando menos, a nueve ministros de la Suprema Corte, estaríamos en una crisis de gobernabilidad.
El cardenal y sus vociferantes cometen pecado y delito. Violan el 130 constitucional. Hugo Valdemar inicia una cruzada contra el PRD por votar a favor de las uniones homosexuales y el derecho a la adopción. Habla de persecución religiosa. La palabra más ácida de nuestra historia. Separar la vida pública del poder de las iglesias, le costó a México la guerra cristera. Noventa mil muertos. Ahora tenemos un Estado laico. Sociedad plural. No todos están de acuerdo con la nueva ley. Hay debate. Venga. Cada quien piense lo que quiera. Que los adoptados no caigan en manos de maricones y lesbianas. Bien. Que los niños no caigan en manos de curas pederastas. Mejor.
Con esos alacranes perversos rascándole la espalda, Marcelo Ebrard llegó a la barandilla. ¿Se suicida? La razón es apoyo. Falta ver cómo los cofrades de la Conferencia del Episcopado se trepan al púlpito con uñas y dientes. Tocarán a rebato las campanas. De todos los presbiterios saldrán maldiciones. Con la misma trampa de toda la vida, convertirán el agua de la llave en agua bendita.

Censura la SCJN al arzobispo

CENSURA SCJN DECLARACIONES DE ARZOBISPO
México D. F., 16 de Agosto de 2010
El pleno de ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitió un voto de censura a las declaraciones del arzobispo de Guadalajara, en las que cuestionó la honorabilidad, tanto de este Alto Tribunal como de sus miembros, en relación con la discusión que lleva a cabo sobre las bodas entre personas del mismo sexo y la posibilidad de que éstas adopten.
El ministro Sergio A. Valls Hernández, quien tuvo a su cargo la elaboración del proyecto de resolución de la acción de inconstitucionalidad 2/2010, consideró que en un Estado laico como el nuestro, debe haber una absoluta separación entre la iglesia y el Estado, tal como lo establece el artículo 130 constitucional.
Afirmó que no se puede, impunemente, amparado bajo ningún título, acusar a los once ministros del Alto Tribunal del país, de corruptos, y decir que han sido interesados pecuniariamente para decidir en determinado sentido en este asunto que les ocupa.
“En mi carácter de ministro de la Corte, critico acremente el lenguaje, la forma, el fondo con que se expresaron esas opiniones, que dan lugar indudablemente a que cualquiera de nosotros que lo considere pertinente puede enderezar las acciones que la ley nos da”, subrayó.
El pleno de la SCJN se sumó unánimemente a este voto de censura propuesto por el ministro Valls Hernández.
***
ACCIÓN DE INCONSTITUCIONALIDAD 2/2010. PROMOVIDA POR EL PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA, EN CONTRA DE LA ASAMBLEA LEGISLATIVA Y DEL JEFE DE GOBIERNO DEL DISTRITO FEDERAL, DEMANDANDO LA INVALIDEZ DE LOS ARTÍCULOS 146 Y 391 DEL CÓDIGO CIVIL PARA EL DISTRITO FEDERAL.
Bajo la ponencia del señor Ministro Valls Hernández y conforme a los puntos resolutivos a los que se dio lectura en sesión anterior.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Empezamos la discusión de este último tema del proyecto, tengo en lista y en ese orden escucharemos su participación a los señores Ministros Zaldívar, Fernando Franco, Gudiño y Sánchez Cordero, pero en este momento me ha pedido la palabra el ponente y con todo gusto se la otorgo.
SEÑOR MINISTRO VALLS HERNÁNDEZ: Muchas gracias señor Presidente.
Solamente para hacer a título personal un voto de censura a las declaraciones de un alto dignatario de la iglesia católica, en donde cuestiona la honorabilidad tanto de este Tribunal como de sus miembros con relación a este asunto precisamente.
Considero que en un Estado laico como el nuestro, debe haber una absoluta separación y existe en el 130 constitucional, entre la iglesia y el Estado. No se puede, impunemente, amparado bajo ningún título, acusar a once Ministros del más Alto Tribunal del País, de corruptos y de decir que han sido interesados pecuniariamente para decidir en determinado sentido en este asunto que nos ocupa.
Por lo que en mi carácter de Ministro de la Corte, critico acremente el lenguaje, la forma, el fondo, con que se expresaron esas opiniones, que dan lugar indudablemente a que cualquiera de nosotros que lo considere pertinente puede enderezar las acciones que la ley nos da. Eso es todo, muchas gracias.
SEÑOR MINISTRO PRESIDENTE: Como esos comentarios y así lo ha dicho el señor Ministro se refieren a todos nosotros, sugiero al Pleno que unánimemente nos sumemos a este voto de censura que ha propuesto el Ministro Valls. ¿Estarían de acuerdo?
(VOTACIÓN FAVORABLE)

La CEM mesurada

Posicionamiento de la CEM
Comunicado de Prensa: Responsabilidad y libre expresión, un derecho de toda persona
Hemos escuchado durante estos días el bombardeo en los medios sobre el tan controvertido tema de las uniones entre personas del mismo sexo y la adopción de niños por éstas.
Es de todos conocida la aprobación que la Asamblea del Distrito Federal realizó tiempo atrás donde se daba cauce a este tipo de uniones. Tal aprobación, se logró de manera acelerada, sin las consultas necesarias a los diferentes sectores sociales y sin atender el consenso de las mayorías, que estaba en desacuerdo de tales uniones y especialmente de la adopción de niños. La aplanadora del partido dominante se impuso y el debate social se hizo de lado en detrimento de una sociedad mayoritaria que mostraba estar en contra.
La Procuraduría General de la República interpuso un recurso constitucional ante la SCJN mostrando su inconformidad. Ayer la SCJN terminó el debate sin ir al fondo del asunto, solamente confirmó la legalidad del proceso jurídico realizado por Asamblea de Representantes del D.F.
Los Obispos de México, sensibles a la opinión mayoritaria no sólo en la Ciudad de México, sino del país entero, manifestamos en el ejercicio de la libertad de expresión garantizado por nuestro régimen político democrático, nuestro total desacuerdo con el fallo emitido por la SCJN; sin que esto signifique falta de respeto a las Instituciones del Estado Mexicano. Creemos que equiparar con el nombre de matrimonio a estas uniones es una falta de respeto, tanto a la esencia misma del matrimonio entre una mujer y un hombre, expresado en la Constitución del País en su artículo 4º, como a las costumbres y la propia cultura que nos han regido por siglos.
La Iglesia, de la que formamos parte todos los bautizados, vela por los derechos de los que no se pueden defender, y en este caso, los más débiles como son los infantes. Por eso los Obispos como Pastores, basados en la ley natural y en nuestra fe, siempre nos hemos puesto y nos pondremos de lado de los derechos de los no nacidos, de los que no pueden valerse por sí mismos, de los que son vejados y explotados en todo ámbito.
El Santo Padre, Benedicto XVI, en diferentes momentos y con atinadas reflexiones, ha insistido en la importancia de salvaguardar los valores fundamentales de la persona humana desde que es concebida hasta la muerte natural. Así mismo, ha expresado la importancia de respetar y proteger la creación, la naturaleza en general y en particular la humana. La conciencia ecológica que tantos adeptos va sumando para salvaguardar las distintas especies respetando sus procesos naturales, debe incluir a la especie humana, la más digna y consciente de su propio desarrollo. Por ello, en la misma naturaleza la Iglesia descubre la dignidad del matrimonio entre un varón y una mujer. Esto nos anima a impulsar la dignidad de la pareja y su prole apelando a los valores naturales y morales.
Lamentamos que al manifestar estos conceptos en la opinión pública, existan quienes recriminen y amenacen alertando la intolerancia, cuando la tolerancia es la posibilidad de que todos expresemos nuestra opinión y posiciones. Por ello, expresamos nuestra solidaridad y nuestro sentir a los Señores Cardenales Norberto Rivera Carrera y Juan Sandoval Íñiguez sobre este delicado tema.
El momento que vive México requiere un debate de altura que nos una y en el que todos los miembros de la sociedad en su conjunto saquemos adelante los múltiples problemas que nos aquejan: inseguridad, violencia, corrupción, desempleo, etc. En nuestra Patria es urgente terminar con las ataduras de la intransigencia, de la exclusión, de los prejuicios de cualquier tipo y de clase, y que todos como hermanos nos esforcemos por construir un México donde todos quepamos y se respeten los derechos de todo individuo, donde la transparencia y el buen uso de las libertades democráticas hagan de nuestro país una nación próspera basada en los valores trascendentes.
Los Obispos como Pastores del pueblo de Dios y hermanos de todos, llamamos a los fieles a orar a Santa María de Guadalupe por las decisiones de los gobernantes y por todos los niños que no tienen voz pero sí el derecho de tener una familia que sea para ellos ejemplo de virtudes.
Por los Obispos de México.
+ Carlos Aguiar Retes
Arzobispo de Tlalnepantla
Presidente de la CEM
+ Víctor René Rodríguez Gómez
Obispo Auxiliar de Texcoco
Secretario General de la CEM