29 may. 2010

Microchip en el cuerpo

El investigador británico Mark Gasson se insertó hace un año un microchip en su cuerpo. Es del tipo RFID, para intercambio de información por radiofrecuencia. Ahora lo infectó con un virus informático para estudiar qué efectos podría tener en el organismo.
El científico Mark Gasson cuenta a la BBC la importancia de su investigación (en inglés).
El británico Mark Gasson es un científico que se toma bien en serio su trabajo. Y que hasta le pone el cuerpo. Desde hace ya un año, el investigador decidió estudiar los efectos de los microchips implantados en el cuerpo humano, habida cuenta de que cada vez hay más tecnología dentro de nuestros organismos, tales como marcapasos, desfibriladores y equipos en los oídos, entre otros.
Y para encarar la investigación, no se le ocurrió mejor idea que insertarse un microchip en su propio cuerpo. Se implantó un chip del tipo RFID, que sirve para intercambiar información entre objetos a través de señales de radiofrecuencia.
Con el chip RFID que lleva dentro de su brazo izquierdo, ahora Gasson puede abrir la puerta de su laboratorio de la Universidad de Reading (sudeste de Inglaterra) donde trabaja y no tener que teclear un PIN cada vez que enciende su teléfono móvil.
Pero ahora Gasson quiere ir un paso más allá. El nuevo tema de estudio del científico es qué podría pasar si una sociedad atravesada por chips insertados en los cuerpos se enfrenta a una infección informática. Y para encarar esta nueva investigación, infectó el microchip que él mismo lleva en su brazo.
De esta forma, Gasson se convirtió en el primer ser humano infectado con un virus informático. El virus que se inoculó terminó infectando el sistema asociado a la apertura de la puerta de su laboratorio, con lo que cualquiera que accedía a su edificio con un chip, también se infectaba, siguiendo la lógica de funcionamiento de la mayoría de virus.
Para el experto en cibernética, la solución pasa por "una precaución muy básica": encriptar los datos transmitidos a través de chips y, en el caso de dispositivos médicos, protegerlos con una contraseña, informa La Vanguardia.
Gasson presentará los resultados de su curiosa experiencia en el International Symposium on Technology and Society, que se celebra en Australia del 7 al 9 de junio.
Publicado en El Clarín,

Posicionamiento de Ardelio Vargas

El diputado Ardelio Vargas Fosado, presidente de la Comisión de Defensa Nacional, consideró que ante la falta de legislación por parte del gobierno de Estado Unidos en materia de tráfico de armas es necesario vigilar la frontera.
EE UU debe impedir que se lleve a cabo ese tráfico de armas, las cuales dan una gran capacidad de respuesta a las organizaciones criminales para desafiar a las autoridades mexicanas, subrayo.  “Se les ha demostrado en exceso que un porcentaje muy alto del armamento que se decomisa a las organizaciones criminales en México son compradas en establecimientos perfectamente legales de los E.U.”.
Señaló que con el despliegue de la Guardia Nacional de Estados Unidos en la frontera con México sería deseable que se ocupen del tráfico de armas de norte a sur y no sólo vigilar la actividad de las organizaciones criminales.
Consideró que las autoridades norteamericanas tienen que hacer la parte que les corresponde contra el narcotráfico y el crimen organizado por lo que se espera que con este despliegue destinando a la frontera tiene que ser de utilidad para contener el flujo de droga que va hacia el norte así como el paso de armas que van de norte a sur.
Explicó que el despliegue de México está trazado en la lógica de contención en las principales vías de comunicación, ocupándose en tratar de contener el flujo de armas que viene del norte, por lo cual se han logrado importantes decomisos.
Informó que a la fecha más de cien mil armas han sido decomisadas en un esfuerzo nacional por controlar el tráfico y aclaró que después de un rastreo se acreditó que la mayor parte de esas armas son nuevas, adquiridas en la en los E.U. de manera totalmente legal.
“México trae un combate de frente con las organizaciones criminales y lo que necesitamos es que E.U. vea esto como un problema hemisférico, no sólo como un problema de México, por que tiene que ver con el país de consumo y con los países de producción y con toda la ruta de trasiego”.

El mundo en un jardín

El mundo en un jardín
ANTONIO MUÑOZ MOLINA
Babelia, 29/05/2010
En una habitación con una cama y un pequeño escritorio y en un jardín que incluía un huerto de verduras y frutas pasó Emily Dickinson la mayor parte de su vida. Desde la ventana, en el piso alto de la casa, veía el jardín y más allá los prados cercanos y un bosque. De un espacio de dimensiones tan breves y de un universo humano que no pasaría de una docena de personas -algunas de ellas frecuentadas tan sólo por correspondencia- extrajo los materiales para un universo poético de una originalidad y una hondura que no se agotan nunca por mucho que uno las explore. Emily Dickinson vivió cincuenta y seis años sin salir casi nunca de un pueblo de Nueva Inglaterra cuyo aislamiento nosotros no somos capaces de calibrar. Su contacto con el mundo exterior más allá de las escasas lejanías de su jardín era el correo. Escribía cartas en las que muchas veces incluía flores prensadas cuidadosamente y poemas. En las cartas, como en los versos, el microcosmos de lo más cercano adquiere la amplitud misteriosa que encontrábamos en los mapamundis los niños fantasiosos de otras épocas. Cuando era joven y todavía aceptaba un cierto grado de vida social la letra de Emily Dickinson tenía largos rasgos cursivos que se encabalgaban románticamente los unos sobre los otros. Según se hizo mayor y más solitaria, la escritura se vuelve angulosa y sin adornos, las letras muy separadas entre sí, con una sugerencia de espacios en blanco y de palabras sincopadas, un despojamiento entre de epigrama japonés y telegrafía de los secretos del alma. Terminaba las frases y los poemas no con un punto sino con un guión: como para alertar de una continuidad posible, y también de la dificultad de decir, el guión como un dedo índice que apunta hacia lo que no se ha dicho. Cuando escribía a lápiz y no a pluma la sensación de cautela es todavía mayor: el lápiz sólo roza el papel, no lo empapa de tinta. Lo que el lápiz escribe parece que no quiere imponerse sobre la superficie blanca.
Otros poetas nos sobrecogen, o nos arrebatan, o nos ofrecen un amparo íntimo contra la intemperie áspera de la realidad, o nos alientan para hacerle frente. Emily Dickinson nos hipnotiza. En ese retrato con sus hermanos en el que todavía es una niña sostiene en la mano izquierda una rosa y un libro y su cara emerge del cuello de encaje del vestido y de la penumbra del óleo como la de alguien que ya mira serenamente el fondo de las cosas. Mira con mucha atención no sabemos a qué y a la vez permanece ensimismada. Desde que era muy niña / notaba que la gente desaparecía, dice en un poema. Tiene las mejillas rosadas, la frente y el cuello muy pálidos, casi azules, el pelo rojizo muy corto. Se parece mucho a su hermano y a su hermana, de los que no se separará nunca a lo largo de su vida, pero en ella hay una rareza que la aísla, un aire ligeramente más cordial y a la vez de mayor reserva, de aceptar el mundo con agrado y sin embargo no sentirse del todo parte de él, como de ver lo que otros no ven, esos fantasmas de la gente que antes estaba y ya no. Ella es la única de los tres que lleva algo en las manos. El libro abierto y la flor y la expresión tan serena y ausente nos recuerdan a esas santas algo sombrías de Zurbarán que sostienen como ofrendas los símbolos de su martirio. Miro esa cara y me acuerdo de otro poema que tiene algo de cantinela infantil, de juego del veo veo en el que uno se aparta las manos que le tapaban la cara y de pronto no ve a nadie:
I'm Nobody! Who are you?
Are you - Nobody -too?
Yo soy Nadie. ¿Quién eres tú?
¿Eres -Nadie- también tú?
En Emily Dickinson las rimas y ritmos evidentes, igual que en William Blake, acentúan la sugestión de encantamiento. Y cuando se quiebran, cuando desaparecen del todo, el efecto de hilo cortado o de labios que se cierran cuando estaban a punto de emitir una palabra es todavía más poderoso. El suyo es uno de esos talentos que no tienen predecesor ni admiten discípulos y son inmunes por igual al homenaje y a la parodia. El linaje de Emily Dickinson es el de los raros absolutos: en el más breve de sus versos está ella y nadie más que ella tan íntegramente como está Thelonious Monk en dos notas consecutivas del piano o Paul Klee en los palotes simples de un dibujo. En un poema de Emily Dickinson hay ese hechizo que nos devuelve al mundo perdido de los encantamientos verbales y las canciones de cuna, a los miedos y las maravillas secretas de la infancia. Para casi todo el mundo la primera casa de la que tenemos recuerdo y el primer jardín son paraísos situados en las lejanías últimas de la memoria. Pero Emily Dickinson vivió siempre en la misma casa en la que había nacido, y por una extraña virtud de su inteligencia y de su sensibilidad da la impresión de que no dejó nunca de ver las cosas más comunes con la atención fascinada, con la mirada primitiva de un niño, lo cual no sólo resulta compatible con la madurez, sino quizás es un atributo necesario de la sabiduría. En su jardín estaba el universo de la botánica y de la zoología y en su alma sellada el terror y la fascinación de la muerte, el fuego críptico de las pasiones que no llegan a convertirse en actos, ni siquiera en palabras en voz alta.
Con qué atención nos mira en esa foto que se conserva de ella, la mujer todavía joven vestida y peinada a la moda de hace más de siglo y medio pero también muy moderna en su actitud, en la franqueza inteligente de los ojos, en el gesto de la boca. Se volvió todavía más reclusa y decidió vestir siempre con el mismo vestido blanco. Salía a cuidar el jardín en las noches de luna. Después de su muerte su hermana Lavinia encontró casi dos mil poemas manuscritos en un baúl en su habitación.
Qué cansancio -ser -alguien!
Qué público -como una rana-
Decir el propio nombre-...
Emily Dickinson, tan sigilosa, tan invisible, resalta ahora con una rotundidad que a ella le habría desconcertado en un jardín mucho más grande que el suyo, el Botánico de Nueva York, un edén de invernaderos, árboles como catedrales, laderas de hierba, macizos vibrantes de flores, que está en medio del Bronx. En la media luz de una sala cerrada pueden verse algunas de sus cartas de escritura casi desvanecida y una copia de su vestido blanco, que tiene algo de gala de un fantasma. En el interior del invernadero y en los jardines las flores que ella amaba se mezclan con poemas suyos y fragmentos de cartas. En la mañana de mayo una abeja liba en el largo pistilo de un lirio y el éxtasis botánico al que se entrega tiene la precisión ligeramente ebria de una estrofa de Emily Dickinson.
Emily Dickinson's garden. The poetry of flowers. The New York Botanical Garden. Hasta el 13 de junio. www.nybg.org.

Lupa en empresas de seguridad privadas

SSP pone lupa en seguridad privada
Francisco Gómez
El Universal, Sábado 29 de mayo de 2010
Secretarios del ramo tendrán escoltas y autos blindados
Ante el descontrol en la operación de las empresas de seguridad privada en México, la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), junto con todas las dependencias del ramo en el país, se comprometieron a integrar los registros de información de las compañías de este tipo en un máximo de un mes, para contar con un padrón actualizado de las mismas.
Los acuerdos de la tercera Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública establecen también el concluir la integración de la base de datos y la verificación de la calidad de los registros de todo el personal de seguridad pública y privada en el llamado “kárdex policial” en plazos que no exceden los próximos tres meses.
Se tomó el acuerdo de que los secretarios de Seguridad Pública del país serán dotados de autos blindados decomisados al crimen organizado y también dispondrán de escoltas integradas por policías federales, con el fin de protegerlos y evitar atentados contra ellos y sus familias por parte de la delincuencia organizada. Este programa de protección, que buscará convertirse en una ley de protección personal a funcionarios, iniciará en las entidades donde se registran mayores niveles de violencia como: Chihuahua, Michoacán, Baja California, Tamaulipas y Sinaloa.
Para ello se buscará que las autoridades hacendarias puedan destinar que todos los vehículos blindados que se han asegurado a los delincuentes se puedan asignar a los titulares de Seguridad Pública o a los servidores públicos estatales y municipales dedicados al combate del crimen organizado. Incluso, Genaro García Luna, titular de la SSP federal, dijo que el presidente Felipe Calderón dio instrucciones para trabajar en la dotación de equipos de seguridad personal para quienes se encargan de la lucha contra la delincuencia, luego de atentado contra la secretaria policiaca de Michoacán, Minerva Bautista, quien acompañó al funcionario durante la rueda de prensa que se dio al final.
Otro de los puntos sobresalientes dentro de esa reunión nacional que fue dado a conocer por García Luna, es que a cada uno de los titulares de las corporaciones se les entregó la clave de acceso a la base de datos de Plataforma México, con lo cual a partir de ahora toda la información criminal a nivel nacional podrá ser consultada y manejada en tiempo real por todos los cuerpos policíacos del país.
Con ello, dijo, se contará con mecanismos de coordinación para fortalecer el combate a la delincuencia y se impulsa el uso de herramientas tecnológicas que permitan la sistematización, actualización y explotación de la información policial.
Entre las herramientas de Plataforma México que estarán disponibles para las entidades se encuentra el kárdex policial, las fichas delictivas, esquemas de georeferenciación, las órdenes judiciales y mandamientos ministeriales, el registro de detenidos y procesados, las bases de datos de secuestro y extorsión, el registro de armas.
Dentro de estas acciones se inscribirán las acciones para integrar toda la información necesaria y disponible sobre las empresas de seguridad privada que operan en el país.
García Luna advirtió que luego de que se han abierto las bases de datos de Plataforma México a las entidades, se ha dispuesto de una serie de mecanismos de seguridad y de una bitácora que permite dar seguimiento a la información que consulta cada usuario y de esa manera habrá un monitoreo permanente para saber qué tipo de información ha obtenido cada usuario y así prevenir o sancionar posibles abusos o corrupción. Para continuar aportando información a la base de datos, la secretaria de Seguridad Pública de Michoacán, Minerva Bautista, indicó que las entidades deberán consolidar la integración del Informe Policial Homologado (IPH) en las corporaciones, asegurando un informe completo por cada evento resultado de la acción policial, así como garantizar la integración de las armas aseguradas a través del IPH, para lo cual cuentan con un plazo máximo de un mes.
Añadió que deberán integrar y depurar la base de datos de licencias de conducir con fotografía a más tardar en tres meses.