1 jul. 2010

Luis Donaldo Colosio Riojas

México y su tercera insurrección/Luis Donaldo Colosio Riojas
El Universal, 2 de julio de 2010
La tragedia no te hace a prueba de balas... pero sí las aguantas mejor que los demás... Esta es, quizá, una de las más importantes enseñanzas que la vida hasta el día de hoy me ha dejado. Sin embargo, cada golpe —por sutil o insignificante que pudiera parecer— tiene, tarde o temprano, una cierta manera artera de llegarnos a donde más nos duele. México ha sido ya, por muchos años, un país desorientado, irresponsablemente mal aconsejado y, peor aún, social y moralmente desahuciado.
Al enterarme del sensible fallecimiento de Rodolfo Torre Cantú, candidato a gobernador para el estado de Tamaulipas, sentí un grave y profundo malestar. Esa clase de molestia que impide que uno descanse por las noches, esa angustia inexplicable que nos arroja fuera de nosotros mismos y nos roba maliciosamente de una realidad coherente y explicable. Rodolfo fue mi amigo, y aunque lo conocí muy poco, no lo niego, tenía fe en su persona. No por su partido o propuestas de campaña, sino por su integridad como ser humano que, desde el momento de estrechar su mano, se apreciaba en ondas cálidas de autenticidad y franqueza. Mi más sentido pésame a su familia y amistades, muchos de ellos míos también, por esta irreparable pérdida.

Del EPR, a Riva Palacio, de nuevo

Del Comité del Prensa y Propaganda del EPR
AL PERIODISTA RAYMUNDO RIVAPALACIO
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
Estimado Raymundo Rivapalacio, para nosotros, de entrada es significativo el hecho que se responda y más aún cuando de manera directa expone qué posición le merece nuestra respuesta a partir de sus aseveraciones, y dueño del espacio determina qué amerita responder y qué no, y de manera “habilidosa” se escurre esquivando las preguntas que clara y frontalmente le hacemos para poder establecer una discusión cabal y transparente, para que éstas no den rienda suelta al mundo de las especulaciones y recreaciones reporteriles a partir de las fuentes “que no se pueden revelar”, aunque sabemos que el origen de sus fuentes es “estrictamente personal” como lo es la forma en como se analiza y conceptualiza desde una posición política que ésta también se ejerce desde el periodismo.
Dado que sólo se hacen algunos comentarios sobre el contenido de nuestra carta, nosotros también haremos varios comentarios sobre tu respuesta, con la diferencia que de nuestra parte asumimos con responsabilidad lo que planteamos sin descalificaciones y evasivas que encubren una posición política.
La aclaración necesaria de que no tenemos nada que ver con el secuestro del Sr. Diego Fernández de Cevallos está dicha con toda la sinceridad y la claridad política de parte de nuestro partido, que para nosotros la ética es muy importante, no es sólo un discurso coyuntural. La consideramos necesaria por lo que conlleva la intención política del Estado mexicano de crear condiciones para la persecución y una mayor escalada represiva, esos dichos y esos rumores filtrados o sembrados son las coartadas “perfectas” del apartado policíaco-militar para desprestigiar el carácter revolucionario de nuestra lucha y justificante para reprimir a quienes consideren dentro del movimiento popular y revolucionario.
Como partido y como ejército revolucionario respondemos por nosotros mismos, somos responsables de nuestros propios actos los cuales reivindicamos públicamente exponiendo con claridad nuestros objetivos; lo que hagan o dejen de hacer quienes estuvieron con nosotros eso no es nuestra responsabilidad y en todo caso es a ellos a quienes les atañe tal respuesta. Además le solicitamos que se sea más claro en su planteamiento de “discutir si uno de sus (nuestros) desprendimientos secuestró a Cevallos”, primero nosotros no tenemos por qué “profundizar” sobre un hecho que es completamente ajeno a nosotros, parece que a usted no le quedó claro, segundo ¿De qué se trata?, ¿Cuál es la verdadera intención sobre esta insistencia?, ¿Es un interés únicamente profesional o es coadyuvar a la investigación policíaca sobre el caso?, ¡Ahora resulta que tenemos que hacerle el trabajo al aparato policíaco! Porque se percibe la intención perversa de que a parte de deslindarnos señalemos o demos “pistas” de quienes son los responsables, esa no es tarea de los revolucionarios.
Sr. Rivapalacio, ¿Por qué tanta insistencia en seguir sosteniendo que hemos hecho secuestros en los últimos 10 años? Deslindarnos públicamente y políticamente de estos sucesos no es un hecho mediático, nosotros no buscamos los reflectores públicos que nos lleven a la fama. Nosotros no tenemos por qué aceptar algo que no es parte de nuestra política y de nuestros principios, le recordamos que para nosotros la política de los recursos para la revolución el factor estratégico es el recurso humano, los recursos materiales, entre ellos el dinero, son secundarios y cuando se requieren, éstos provienen del esfuerzo de hombres y mujeres que pertenecen al pueblo, porque el pueblo es quien hace la revolución, por eso también sostenemos que el pueblo es una fuente inagotable de recursos, por lo visto hay quienes no lo creen y se encasillan en experiencias de otros procesos revolucionarios que equivocadamente le han dado prioridad a los recursos materiales por encima del recurso humano, es decir, de los hombres políticamente conscientes, ideológicamente consolidados y técnicamente eficientes.
Pero si de su parte usted tiene pruebas de lo que sostiene, le pedimos que las exhiba públicamente. ¿Qué necesitamos hacer para que nos crea?
El hecho de que el Estado mexicano y sus instituciones y representantes nos criminalicen desde el momento que surgimos públicamente no nos asusta, tampoco nos apanica y mucho menos nos va a paralizar política-militarmente, porque esto de la criminalización es contra todos los que luchan por la transformación de la sociedad desde diferentes trincheras de lucha. Tan sólo nos estamos deslindando por enésima ocasión de algo que no hemos cometido porque no está dentro de nuestra política y porque en esos supuestos y afirmaciones está la intención de argumentar la tesis de la narcoguerrilla, el narcoterrorismo, conceptos acuñados por los cuerpos policíaco-militares como parte de la contrainsurgencia para deslegitimar las causas de la lucha revolucionaria pretendiendo restar base social, pero eso es abstracto, lo concreto es que ello se traduce en más asesinatos políticos, en más detenciones y persecuciones, en más desapariciones forzadas enmascaradas como “levantones sin intención de rescate económico”.
Estos comentarios e interpretaciones suyas pareciera que a usted le gustaría que aceptáramos o en su caso señaláramos “quienes” secuestraron a DFC, por fuerza quiere conducirnos por una de sus aseveraciones que sutilmente desliza suponiendo que hemos “abandonado el campo político y entrado a la delincuencia común”, ese es el mismo argumento del aparto policíaco-militar.
Lo de la “retención” (entre comillas) pone en nuestra boca palabras del yunquista José Antonio Ortega Sánchez quien ha estado cuidando el lenguaje al igual que todos los funcionarios públicos el referirse al secuestro del DFC como “desaparición”, “retención”, “ausencia”, utilizando efectivamente estos eufemismos porque aceptar que fue un secuestro sería aceptar el fracaso de su política de “seguridad pública”, visto está que la militarización de la sociedad no resuelve el problema de descomposición social que vive el país. El manejarlo de manera vulgar como desaparición pretende restar validez a la lucha por la presentación con vida de los detenidos-desaparecidos de ayer y hoy por motivos políticos.
Desde un principio fuimos claros al señalar que en este secuestro sus posibles motivaciones podían ser de carácter político, es decir, por pugnas interpartidarias o por la descomposición social de este régimen neoliberal; y posteriormente señalamos que en el caso de la “retención” del Señor Diego Fernández lo hubiese hecho un grupo o una organización revolucionaria, en las demandas y exigencias prevalecería más el aspecto político que el económico, pensamos que dentro de esas demandas estarían la libertad sin excepción de todos los presos políticos y la presentación con vida de todos los detenidos desparecidos por motivos políticos. Obviamente a la fecha no se ha dado ningún viso de este aspecto.
Sr. Rivapalacio, es fácil escudarse en otros o usarlo de argumento en una discusión en la cual en este caso no tiene motivo para ser citado, más pareciera el clásico amarre de navajas para desviar la esencia de esta discusión, esa fue la opinión del Subcomandante Marcos, ¿Usted piensa lo mismo? Porque de ser así es mejor decirlo y no usar prestanombres. Cabe señalar que el Subcomandante Marcos dijo eso y otras cosas, sin embargo, en otro momento ha corregido su posición con respecto a esta primera apreciación, de nuestra parte respetamos sus opiniones aunque difieran de las nuestras. Para el punto que nos atañe, le mencionamos que la estrategia, táctica y metodología de la Guerra Popular Prolongada no tiene nada que ver con el militarismo y las acciones propias de la delincuencia ya sea común u organizada, pero si usted tiene otra consideración o interpretación de la GPP sería bueno que lo planteara.
En cuanto a que le parece “lógico que nieguen el canal con el gobierno federal, a través del Cisen y la Secretaría de Gobernación, a donde ha ido varias veces a dialogar uno de sus miembros del aparato político, que no está en la clandestinidad, y miembro de una de las familias históricas que dieron forma primero al PROCUP y más adelante al EPR” carece de todo sustento desde el momento en que en nuestra estructura orgánica no existe ningún aparato político y tampoco tenemos emisarios para que dialoguen con el gobierno, eso es totalmente falso.
Como también es erróneo plantear que nuestro partido se fundó y se componga a partir de núcleos familiares, cuando por principio la integración a la participación revolucionaria en nuestro partido es una decisión personal y política, precisamente para que predomine una relación política y no una relación consanguínea, de amiguismo o paisanismo. Lo histórico es la abnegada participación de nuestro pueblo en nutrir y fortalecer a nuestro partido-ejército por más de 46 años de lucha revolucionaria.
En cuanto al presunto y misterioso “miembro del aparato político” que según usted se apersona en representación nuestra, le pedimos que nos de nombre y apellido, porque de ser así o alguien se está haciendo pasar por nosotros, o desde la parte oficial mienten descaradamente.
El concepto depuración no es ningún eufemismo, es preciso porque independientemente de las circunstancias que se dieron en tiempo y forma, lo vivido por nuestro partido constituyó como tal un proceso de depuración en tanto que quienes no compartieron el lineamiento político de nuestro partido, unos fueron expulsados y otros se autoexpulsaron, lo cual constituye en todo el contenido y extensión de la palabra una depuración. Efectivamente esta situación fue de dominio público donde se dan a conocer los errores, la crítica y la autocrítica en este proceso, por lo demás, los que hoy dejaron de ser parte de nuestro partido responden por sus propios actos.
Por lo consiguiente percibimos que lo fundamental de sus comentarios es que tenemos que aceptar que nosotros secuestramos a DFC o señalar quiénes lo hicieron, que aceptemos que nuestras motivaciones de lucha se fincan y financian con dineros de la delincuencia. Cosas que no aceptamos porque es inexistente, además va en contra de todo lo que somos y los principios políticos e ideológicos que rigen nuestra lucha.
Ante sus comentarios nosotros respondemos con claridad y disposición a clarificar las apreciaciones políticas de su parte, con la única finalidad de exponer nuestros argumentos a los diferentes actores políticos y siempre de frente a nuestro pueblo, por lo que debe creernos que no hay nada estrictamente personal, todo es político y como tal tiene que tratarse.
RESPETUOSAMENTE.
¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!
¡POR LA PRESENTACION DE TODOS LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS!
¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!
COMITÉ DE PRENSA Y PROPAGANDA
DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR
Año 46
República mexicana a, 30 de junio de 2010

La carta de Gómez Mont al Ombudsman

Carta enviada por el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Raúl Plascencia Villanueva se emitió | Boletín No.234-30/06/2010
***
México, D. F., 29 de junio de 2010
Dr. Raúl Plascencia Villanueva,
Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos
Presente.
Estimado Raúl,
El día de hoy recibí la carta que me enviaste con fecha 28 de junio. La leo con sorpresa, puesto que su contenido es contrario a la postura que manifestaste después de que yo hice uso de la palabra en nuestro más reciente encuentro.
Ante los destellos de mordacidad de que hace gala, me es necesario comentarte lo siguiente:
Como lo señalé en dicho discurso, soy parte de una generación que durante más de treinta años ha participado en la construcción de instituciones que promueven y fortalecen el respeto de los derechos fundamentales, la cultura de la legalidad y el avance democrático del país. Que en ese contexto, he participado en la creación del sistema nacional de protección de los Derechos Humanos, de la transformación del Poder Judicial Federal y del sistema electoral mexicano. Que lo he hecho convencido que la legitimidad democrática del régimen debe sustentarse, entre otros, en estos pilares. Que aún ahora, tengo el privilegio de seguir impulsando reformas a nuestro marco constitucional en materia de derechos humanos, amparo, régimen político y seguridad nacional sobre las premisas antes mencionadas.
Que nadie puede cuestionar con fundamentos el talante de mis colaboradores en estas áreas y las políticas que estamos impulsando en estas materias.
He leído con cuidado el texto del mensaje cuya versión estenográfica te anexo. En él, no encuentro haber inferido ofensa ni a la Comisión Nacional, ni a las Estatales de Derechos Humanos. Sin perjuicio de lo anterior, reconozco que la expresión de "tontos útiles", referida en dicho discurso, ha sido utilizada en el pasado por izquierdas y derechas con un tufo autoritario. Nada más lejos de mi formación y de las prácticas y principios a los que he sometido mi vida.
Te pido, que aparte de esta contextualización, me hagas las precisiones que tú estimas ofensivas para valorar si éstas merecen una disculpa o rectificación de mi parte. Me temo que no es a mi a quien debes reclamarle, sino a quienes han hecho interpretaciones de lo que yo dije frente a ti.
En este caso, yo hasta ahora me estoy interpretando a mí mismo
***
El discurso de la dscordia
Discurso de Fernando Gómez Mont, durante la Jornada 2010 de Prevención de la Tortura, que tuvo lugar en la sede del Archivo General de la Nación.
México, D.F., a 25 de junio de 2010 |
DiscursoMuy buenos días.
Estimado Don Raúl Plascencia,
Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos;
Señor Senador, señor Subprocurador, señor Subsecretario, señores presidentes de las comisiones estatales de Derechos Humanos, aquí presentes;
Señoras y Señores:
Hoy nos congrega un tema que es fundamental para la salud de la República y para la integridad de nuestro sistema democrático; hoy, una República que es democrática tiene que partir del derecho del respeto a los derechos fundamentales que son la base de la legitimación política e histórica del Estado, son su fundamento y son su fin.
Hoy un Estado se justifica en la medida en que agrega y concentra autoridad y poder para proteger a sus habitantes.
Proteger a sus habitantes es reconocerlos en su integridad, reconocerlos en su dignidad y estar provista de las herramientas de fuerza y legalidad necesarias para prevenir que otros, más violentos o más fuertes, vulneren aquellos derechos sobre los cuales se construye el reconocimiento de su dignidad.
La tortura, como aquél mecanismo o procedimiento mediante el cual una autoridad busca una versión de los hechos que tienda a probar la responsabilidad de un sujeto y que se haga mediante mecanismos de fuerza, ha estado presente en nuestra historia. Negarlo es un acto irresponsable.
Sin embargo, también negar que en los últimos 30 años México ha sostenido un esfuerzo constante para prevenir la tortura, para construir mecanismos que la prevengan, para establecer procedimientos y fórmulas legales que le quiten valor a las declaraciones de los inculpados cuando no se rinden bajo determinadas condiciones; a su vez, el de privar a la confesión del inculpado del valor que tuvo tradicionalmente.
Es decir, aquellos mecanismos que tienden a privar de eficacia probatoria a aquellas declaraciones que no se rindan en condiciones de certeza y seguridad de que haya sido respetada la integridad de los declarantes, es una condición fundamental para fomentar el respeto a las personas y prevenir y sancionar la tortura.
Soy parte de una generación que hizo de los Derechos Humanos una convicción central en su ética y en su vocación política.
La condición de falta de respeto a los Derechos Humanos hace 20 ó 25 años es completamente distinta a la que priva ahora, incluso en condiciones en donde la presencia de la autoridad está sometida a estresores cada vez más grandes y cada vez más graves.
El hecho de que nuestros procedimientos priven de valor probatorio, el hecho de que nuestras instituciones de seguridad cada vez estén más incorporadas a cursos y mecanismos de inducción para el respeto a los derechos humanos, aún en condiciones como las presentes, en que la autoridad tiene que entrar en contacto cada vez más fiero con organizaciones criminales que hacen del uso de la violencia uno de sus mecanismos de operación a fin de buscar prevalecer, obtener o preservar sus condiciones de operación, es central.
Yo sí quiero dejar aquí testimonio de cómo un pueblo y sus instituciones han podido progresar en ese sentido.
Yo recuerdo, por ejemplo, hace cuestión de algún año, haber visto en la televisión cómo un General que estaba dando instrucciones a la tropa para salir a generar patrullajes en el estado de Michoacán, daba como grito, como orden, como instrucción a sus tropas: "Salgamos a proteger y defender los derechos humanos fundamentales de las gentes". Este dato no puede ser subvaluado.
Cuando los hombres de nuestras Fuerzas Armadas hacen de la protección del respeto de los Derechos Fundamentales de los habitantes un aspecto central de la misión, el país va consolidando sus procesos democráticos.
No dudo, porque un discurso que tiende a hacer generalizaciones que no admite excepciones, normalmente es equivocado, erróneo y hasta injusto. No dudo que puedan existir casos, pero en términos generales, yo sí puedo afirmar sin ninguna duda, que en México no existe tolerancia institucional hacia la tortura.
Dos: Que en México, el marco legal ayuda a prevenir la tortura; tres, que las fuerzas del Estado que hoy buscan generar la gobernabilidad suficiente para que el Estado tenga la potencia para defender a las gentes, lo hacen cada vez con mayor vigor, bajo el amparo de un discurso de protección y promoción a los derechos humanos.
Hoy vivimos tiempos delicados y fundamentales, nuestro desarrollo democrático buscó fortalecer aquellos mecanismos que garantizaran la transparencia y la credibilidad en nuestros procesos electorales.
En la transición democrática se construyó el nuevo orden de cosas desconfiando -desconfiando- de aquellos mecanismos que buscaban fortalecer y hacer vigente el principio de autoridad.
La descomposición que generó ciertas omisiones de la autoridad para hacer valer la ley, el descuido que existió para proteger la integridad y buscar la depuración y profesionalización de nuestros cuerpos de seguridad pública, dio lugar a una descomposición que abrió la posibilidad de que poderes fácticos estuvieran explotando, oprimiendo y -ello sí- generando dolor sobre los habitantes del país.
Bajo estas premisas, el Estado entró en una reflexión profunda y en una reflexión democrática, donde las principales fuerzas políticas del país construyeron los consensos para fortalecer las instituciones de seguridad del país, para dictaminar bajo qué principios deben estar constituidas, para establecer una estrategia de corto, mediano y largo plazo que tienda a garantizar su integridad y su confiabilidad.
Este es el rumbo que una democracia exige para construir y consolidar un principio de autoridad que, basado en la ley recupere la paz y la tranquilidad para las personas.
Debemos ser cuidadosos. Hoy más que nunca las comisiones estatales y nacional de Derechos Humanos deben de ser perspicaces para no ser un instrumento injusto de deslegitimación de los esfuerzos del Estado y de la nación para reconstruir a sus fuerzas de seguridad, para que no se deslegitime este esfuerzo y se sirva involuntariamente a aquellos intereses contrarios a los principios básicos de la convivencia, contrarios a los intereses fundamentales de la sociedad y de sus miembros.
Deben de ser perspicaces para poder distinguir aquellas acusaciones malintencionadas y dolosas que solo buscan deslegitimizar la acción del Estado de aquellas que pueden tener fundamento y responden a todavía existentes anomalías dentro de las fuerzas de seguridad.
Deben ser perspicaces para distinguir aquellos actos que pueden ser propios de la tortura, a aquellas huellas que solo reflejan la necesidad de someter a quien siendo llamado por la autoridad para ser privado de su libertad, o porque está cometiendo un delito, o porque es llamado por la autoridad para rendir testimonio, o porque es llamado por la autoridad en calidad de indiciado.
Hay veces que en estas operaciones hay resistencia de los particulares al llamado legítimo de la autoridad y se tiene que entrar por vías de hechos a someterlos, a fin de cumplir con dichos actos.
Deben ser perspicaces para no ser suspicaces.
En una democracia la evidencia es un principio que garantiza la libertad y la integridad de todos; en una democracia, la evidencia es una constricción necesaria para que la autoridad justifique y argumente sobre todo aquellos actos que tienden a afectar la libertad de los gobernados.
Hoy por hoy debemos buscar construir procesos de conocimiento que, basados en la evidencia, justifiquen los actos y los efectos de esos actos por parte de la autoridad; que expliquen y que puedan justificar socialmente sus contenidos, para poder justificar legalmente sus efectos.
Esta es la difícil tarea que hoy nos congrega: Ni ser cómplices, ni encubridores de las anomalías que puedan existir dentro de las instituciones de seguridad, ni ser tontos útiles de una delincuencia a la que le sirve deslegitimar, perseguir, contener, condicionar, debilitar la acción de esa autoridad.
En una democracia, tienen valores equivalentes y fundamentales la capacidad que debe tener el Estado para proteger a sus gentes y la obligación de ese Estado para proteger los derechos fundamentales de sus gentes.
La gobernabilidad democrática se construye sobre la capacidad del Estado para generar seguridad y protección y sobre el respeto que el Estado debe tener sobre los derechos fundamentales sin distingos -¡sin distingos!- de los antecedentes que se tengan de tal o cual persona.
Hoy el Estado en sí mismo va generando los mecanismos de autocontención que son necesarios -repito- bajo los ingredientes culturales, bajo las fórmulas legales, bajo los elementos místicos que deben orientar a las fuerzas de seguridad para que prevalezca el respeto a la ley.
Bajo ese mecanismo, en un momento en que estas tensiones se incrementan, nos debemos exigir todos cumplir con nuestro deber, todos hacerlo con serenidad, todos cumplirlos con perspicacia, todos asumir con valor las consecuencias de las responsabilidades que decidimos aceptar cuando entramos a la posición del Gobierno.
Por eso estoy convencido de que estos esfuerzos fructificarán, por eso estoy convencido de que estas jornadas no pueden perder su vigencia, porque ahora más que nunca, en la medida en que generemos un discurso que ni debilite al Estado, ni fomente la arbitrariedad, podremos consolidar el anhelo -de años, y años, y años- de que en México, el Estado, sea democrático, sometido a reglas de derecho, con vocación social para superar las inequidades y las injusticias que hoy todavía privan en la realidad mexicana.
Con esa convicción es para mí un placer hoy acompañarlos, con esa convicción asumo una alianza moral, intelectual y legal con la Comisión Nacional de Derechos Humanos para ahondar en la construcción de mecanismos que nos garanticen el respeto a los derechos fundamentales.
Con ese sentido, a veces pueden existir polémicas entre el señor Presidente y su servidor porque el terreno es complejo, pero debe existir un compromiso frente a los dos: Que nuestros encuentros y desencuentros tengan como fruto garantizar y fomentar la perspicacia y despejar la suspicacia que debilita y sirve a intereses mezquinos.
Así pues, que nadie se alarme si de repente hay diferencia de opiniones. Cada quien, desde su lugar y desde su ámbito de competencia, construye con el otro un país más fuerte, donde los derechos fundamentales -repito- sean fundamento, orientación y guía de la autoridad en favor de su pueblo.
Muchas gracias.

Conferencia en Gobernación, ayer

Conferencia de prensa del Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y del Subsecretario de Gobierno de esta dependencia, Roberto Gil Zuarth.
México, D. F., a 30 de junio de 2010 | Conferencia
-DR. LUIS ESTRADA: Buenas tardes. Bienvenidos a la Secretaría de Gobernación.
Nos acompañan el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el Subsecretario de Gobierno, Roberto Gil.
Damos la palabra al Subsecretario.
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: Muy buenas tardes tengan todos ustedes, agradecemos la presencia en esta comparecencia.
Es deber de todas las autoridades políticas del país que los procesos electorales se realicen en condiciones de legalidad, equidad y seguridad.
El Gobierno Federal tiene la responsabilidad de acompañar a los gobiernos estatales en la tarea de garantizar que los ciudadanos expresen en paz y con tranquilidad sus preferencias en las urnas.
En el contexto de los 14 procesos electorales, cuya jornada se realizará el próximo domingo, durante las últimas semanas la Secretaría de Gobernación ha trabajado con los gobiernos de los estados para implementar el protocolo de coordinación para la seguridad pública durante dicha jornada electoral.
El país está consolidando una seguridad pública efectivamente democrática que fortalezca a las instituciones electorales y al sistema de partidos, que contribuya a la confianza en el sistema electoral en el que se establecen las reglas del juego democrático a lo largo y ancho del país.
Con estos propósitos, la Secretaría de Gobernación ha trabajado con los gobiernos estatales en la implementación de ese instrumento que fija los criterios y mecanismos de coordinación, las acciones de operación, información y elaboración de diagnósticos entre los distintos niveles de gobierno.
El objetivo central de este protocolo es que los cuerpos de seguridad federal, estatal y municipales atiendan los riesgos que se llegasen a presentar durante la jornada electoral con criterios homogéneos, razonables y proporcionales a los hechos y a su incidencia en la seguridad pública.
La instancia estratégica de trabajo serán los grupos de coordinación operativa en materia de seguridad que están funcionando en las entidades federativas y en las que participan de manera permanente las instancias de seguridad y procuración de justicia de ambos niveles de gobierno.
Estos grupos de coordinación evaluarán la necesidad de llevar a cabo despliegues de fuerza pública y operativos de vigilancia, los cuales se realizarán conforme al principio de legalidad y en todo momento se garantizará la seguridad de los ciudadanos, el libre tránsito de personas y, sobre todo, el acceso de los ciudadanos a las casillas electorales.
Hasta este momento el protocolo se ha suscrito con las autoridades políticas de los gobiernos de Baja California, Durango, Quintana Roo, Veracruz y Zacatecas.
Estamos en estrecha comunicación con el resto de los gobiernos estatales para que en las próximas horas dicho instrumento se formalice.
Es preciso señalar que dicho protocolo ya ha sido analizado en los grupos de coordinación operativa, a efecto de que las distintas corporaciones de fuerza y de seguridad federal y estatales avancen en las tareas específicas de detección de riesgos y de coordinación en el despliegue de fuerza.
El Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Gobernación, ha intensificado la comunicación con autoridades estatales, con los diversos candidatos a gobernador y con las dirigencias nacionales y estatales de los partidos políticos, a fin de que en el marco de las responsabilidades que competen a cada uno de los niveles de gobierno, se refuerce la seguridad de los candidatos y de los dirigentes partidarios.
En ese sentido, de manera directa o a través de los enlaces de la Secretaría de Gobernación en cada una de las entidades federativas, la Secretaría de Gobernación ha ofrecido el apoyo del Gobierno Federal para reforzar la seguridad personal de los actores en contienda, apoyo que será otorgado por la Secretaría de Seguridad Pública Federal.
Los esfuerzos del Gobierno Federal y de los gobiernos locales permitirán una acción más eficaz de las fuerzas y cuerpos de seguridad pública en beneficio de las y los ciudadanos.
SESIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS
Brenda Herrera, de Radio Mil: -Buenas tardes.:A mí me gustaría que nos precisaran exactamente cuántos elementos van a participar de la Policía Federal, cuál va a ser el papel del Ejército y en qué consisten estos riesgos que ustedes advierten, así como el apoyo, se hablaba de camionetas blindadas, qué elementos de seguridad habrá para cada uno de los candidatos. Esa sería una pregunta.
La otra, me gustaría preguntarle al Secretario de Gobernación, hasta ahora sólo hemos presenciado declaraciones, acusaciones entre el Gobierno Federal y el PRI, me gustaría saber, sé que usted es muy cauteloso de las investigaciones, pero me gustaría saber si por lo menos ya hay una idea de quiénes son los responsables del asesinato de Rodolfo Torre.
Finalmente, preguntar, indudablemente estas elecciones de 2010 estuvieron marcadas por estas acciones del crimen organizado, ¿qué podríamos esperar para el 2012, un magnicidio?
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: En cuanto a la primera parte de la pregunta, precisamente el hecho de que el protocolo se formalice a través de los grupos de coordinación operativa permite que las distintas corporaciones de fuerza participen en la atención de los riesgos que el propio de coordinación operativa detecte.
A través del grupo de coordinación las distintas corporaciones de fuerza de los distintos niveles de gobierno van a compartir la información con la que cuentan, con el propósito de que sea el grupo de coordinación operativa la que determine y defina el despliegue específico de fuerzas.
Debo recordar que en el grupo de coordinación operativa tienen asiento también las fuerzas armadas, con lo cual el grupo de coordinación operativa, en función de los riesgos y para darle carácter de proporcionalidad a la atención del despliegue, estarán las fuerzas armadas al pendiente de esas tareas.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Por lo que toca, yo no acepto que en los últimos días yo haya formulado acusación alguna contra algún partido político.
En estos momentos he sido profundamente respetuoso del duelo de los militantes del Partido Revolucionario Institucional, situación y actitud en la que continúo y lo que se ha hecho es un llamado a todos los actores políticos a asumir nuestra corresponsabilidad.
En cuanto al 2012 yo estoy convencido que como producto de este diálogo y reflexión nacional, México contará con instituciones mucho más firmes y fuertes en el 2012 que aún con las que ahora cuenta.
Que al fortalecimiento de las instituciones federales se acompañarán esfuerzos presupuestales y de reforma legal importantes para fortalecer al principio autoridad a nivel estatal y encontrar fórmulas de coordinación con todos los niveles de gobierno para que, desde diversas competencias, se pueda consolidar la atención de la seguridad, que es un reclamo de la nación entera.
Antonio Baranda, Reforma. - Qué tal, buenas tardes.
En primer lugar, sobre el tema de seguridad de las elecciones, me gustaría que nos comentaran si ya ha habido candidatos que ya aceptaron esta propuesta que les lanzaron de tener un reforzamiento en su seguridad personal y a qué partidos pertenecen, si es que no se puede saber el nombre.
Y en segundo lugar, al Secretario preguntarle de manera particular. Ayer en el mensaje de la Presidenta del PRI, Beatriz Paredes, prácticamente llamaba al Gobierno Federal oportunista.
¿Qué le responde en ese sentido y qué tan grave es que un partido como el PRI, tan grande, que gobierna tantos estados, haga señalamientos de esta naturaleza y que condicione un posible diálogo a lo que llamó liderazgos legítimos?
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: En cuanto a la seguridad personal de los candidatos y dirigentes partidarios, ya la Secretaría de Seguridad Pública ha atendido distintos casos, pero por razones de discreción éstos deben de mantenerse en estricta secrecía.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Pero sí afirmar que son de diversas fuerzas políticas.
Dos. Otra vez yo no reconozco en el discurso de la Presidenta del PRI una imputación directa en ese sentido al Gobierno Federal; entiendo que es su interpretación, por ello no la comparto y lo que yo señalo es que también señaló su disposición a dialogar y asumir su responsabilidad como una de las fuerzas políticas más importantes del país y que, en ese sentido, obviamente como representante del Gobierno Federal, le tomo la palabra.
Margarita Nicolás, de Cadena Raza: -Buenas tardes, Secretario; y buenas tardes al Subsecretario también. Yo le quiero preguntar primero al Subsecretario: ¿Si en aras de garantizar la seguridad pública de los candidatos y de los votantes se va a hacer una excepción en la ley y se permitiera, en un dado caso, que las fuerzas públicas estuvieran cercanas a las casillas el día de la elección?
Y también, ¿quiénes conforman este cuerpo operativo o grupo operativo, los que van a tener el mando de esta vigilancia?
Y al Secretario de Gobernación. Secretario, a lo mejor usted no quiere interpretar o ver lo que decía ayer la Presidenta del PRI, Beatriz Paredes, pero ¿ustedes hasta cuándo van a aguantar que siempre les está restregando en la cara que gracias a ellos el Presidente Calderón está en la silla presidencial?
Se los dijo cuando se ventiló el asunto del acuerdo que firmaron aquí en la Secretaría para evitar la alianza PAN-PRD y ayer lo volvió a decir.
Y también le preguntaría que si de alguna forma le ha afectado a usted, personalmente, el hecho de que les llamara "tontos útiles" a los presidentes de las comisiones de derechos humanos y si usted reforzará su vigilancia o su seguridad.
-SUBSECRETARIO ROBERTO GIL: En cuanto a la seguridad y la vigilancia en los centros de votación, justamente el protocolo establece una serie de reglas de manera tal que los despliegues de fuerza no inhiban la participación.
De hecho, también el protocolo establece que en caso de necesidad la atención a cualquier hecho en las inmediaciones se las casillas se realice con aquéllos cuerpos de seguridad que tengan entrenamiento y equipamiento para situaciones de proximidad social. Es decir, para las situaciones que impliquen cercanía con los ciudadanos.
En el tema de los grupos de coordinación operativa, los grupos son instancias de coordinación. Cada corporación de fuerza actúa bajo el mando que establecen las leyes.
La Secretaría de Seguridad Pública Federal actúa bajo el mando de su Secretario, en última instancia bajo el mando del Presidente de la República; y, de manera equivalente, la Secretaría de Seguridad Pública y las corporaciones de fuerza a nivel estatales, participan bajo el mando de sus respectivas autoridades.
Insisto, el Grupo de Coordinación Operativa es una instancia para compartir información y para coordinar los esfuerzos durante el despliegue de fuerza durante la jornada electoral.
-SECRETARIO FERNANDO GOMEZ MONT: Regreso a no buscar caer en estas interpretaciones que suelen dislocar el curso y el diálogo y la reflexión sobre las ideas expresadas.
La actitud del Partido Revolucionario Institucional al momento de la toma de posesión fue:
Uno.- Fue acorde y apegada a los principios constitucionales; y,
Dos.- En el cumplimiento de sus deberes como una fuerza política responsable.
El Presidente Felipe Calderón es Presidente de la República, porque sacó más votos que la siguiente opción que con la que competía. Y esa es una legitimidad democrática que se debe a los electores.
Los actores políticos actuaron en función de la responsabilidad que percibían.
Hoy por hoy, el sistema político en su conjunto se ha beneficiado de la institucionalidad, de la seriedad y de la capacidad de los actores políticos para dirimir sus diferencias, de acuerdo a procedimientos y leyes realizados para esos efectos.
El Presidente Calderón fue declarado por un tribunal independiente como ganador, porque se reconoció que sacó más votos que los demás. Ese es el hecho político a resaltar.
-PREGUNTA: ¿Su seguridad?
-SECRETARIO FERNANDO GOMEZ MONT: En esos temas no digo "no ando haciendo gaceta de lo que tengo y lo que no tengo", pero lo que es mi tranquilidad personal está bien.
-PREGUNTA: ¿Y lo de los…?
-SECRETARIO FERNANDO GOMEZ MONT: A ver, el día de hoy estoy contestando la carta que me dirigió don Raúl Plascencia y que recibí el día de ayer. La contesté el día de ayer y circulará el día de hoy, junto con el discurso íntegro tal y como fue proferido en la reunión, frente a muchos de ustedes.
Al texto me remito. Yo lo único que lamento es que la expresión de "tontos útiles", haya sido mal interpretada. En el contexto que fue dicha, fue respetuoso y no busco ofender a nadie.
-PREGUNTA: ¿Se disculpará Secretario?
-SECRETARIO FERNANDO GOMEZ MONT: Lo que estoy reconociendo es que sacada de contexto puede resultar ofensiva, pero en el contexto en que la dije jamás buscó ofender a nadie.
Fabiola Martínez, La Jornada.. - Qué tal, buenas tardes. Señor, ayer el PRI, a través de su Presidenta, hizo señalamientos: Llamaron oportunistas irresponsables, cortoplacistas.
¿Cómo se dice popularmente, ustedes, el Gobierno Federal, el PAN, no se ponen el saco, entonces?
Y, en segundo lugar, si nos pudiera precisar hoy día en este momento del día ¿qué actores políticos ya aceptaron este diálogo al que convocó al Presidente Calderón, quizá con nombre y apellidos de quienes sí van a este diálogo y en qué términos?
Y, como último, si me pudiera dar su comentario de la situación de su hermano Miguel, a su salida de FONATUR, más bien su cese. Porque él señaló hace rato en una conferencia que parte de este hecho es para afectarlo a usted. Gracias.
-SECRETARIO FERNANDO GOMEZ MONT: A ver, primero. El Gobierno Federal ha asumido y seguirá asumiendo una actitud abierta de diálogo, sobre todo en cuestiones que tocan a todo el Estado mexicano.
Hemos mantenido comunicación constantemente. Yo constantemente junto con el Subsecretario, hablo con los gobernadores, con los líderes de los diversos partidos, buscando construir las condiciones y defender las condiciones que permitan que en temas de interés nacional, se preserven los espacios de reflexión, análisis, debate y deliberación de políticas de Estado que México reclama.
Por otra parte, los encuentros han sido directamente entre la Presidencia y diversos actores. Y le toca a la comunicación de la Presidencia dar cuenta de esa agenda y no me toca a mí, directamente un diálogo que en cualquier caso está y se está llevando bajo la égida del Presidente de la República y así debe ser.
Yo seré servicial para consolidar y construir las condiciones que hagan de ese diálogo un acto fértil y servicial al país.
Tercero.- Mire una cosa. En relación a lo de Miguel mi hermano. Miguel mi hermano ya ha señalado públicamente que lamenta ese incidente. Ha asumido con honor sus consecuencias, ha dado las explicaciones del caso.
Yo solo puedo decirle que ahora más que nunca, cuenta con mi afecto personal, con mi lealtad, con mi comprensión. Es un hombre que en mi vida ha sido guía y apoyo invaluable.
-PREGUNTA: ¿Pero no tomaron nota de este mensaje tan contundente del PRI? ¿No fue para ustedes, entonces?
-SECRETARIO FERNANDO GOMEZ MONT: A ver, yo di respuesta. El talante de la respuesta está en conocimiento de la opinión pública y a esa respuesta me remito.
Karen Stoffer, de Reuters: - Sólo ¿si van a mandar más policía a los estados de Tamaulipas, Chihuahua y cuándo será?
-SECRETARIO FERNANDO GOMEZ MONT: Los grados de fuerzase ha venido incrementando en función de las necesidades y riesgos potenciales en algunas zonas que no presentaban problemas y que hoy se han presentado hechos lamentables están siendo revisadas.
Usted debe entender, por la misma tradición de la que usted viene, que este tipo de informaciones sobre número y despliegue normalmente no se hacen públicosen función de preservar la eficacia de las operaciones.
Lo que sí le puedo decir es que los estados de fuerza han sido valoradas por los grupos de coordinación como suficientes para enfrentar los diversos escenarios que se han previsto.
-DR. LUIS ESTRADA: Gracias, Secretario.
-SECRETARIO FERNANDO GOMEZ MONT: A ustedes, muy amables.