11 feb. 2009

¡Esto fue lo que dijo Carlos Slim!

Versión estenográfica del foro México ante la crisis: ¿Qué hacer para crecer?
Palacio de San Lázaro lunes 9 de febrero de 2009;
Ponencia del ngeniero Carlos Slim Helú, presidente del Consejo de Administración, de Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina, conocido como IDEAL.
Carlos Slim Helú: Gracias, buenas tardes. Me da muchísimo gusto y me honra estar con ustedes en este foro tan importante, no había un antecedente, creo, desde 1931, cuando la Gran Depresión en la que hubo esa unidad entre el bloque revolucionario del Congreso con las Cámaras de Comercio e Industria.
Esa fue una reunión, una alianza importante que se formó y que permitió, con las políticas públicas que en ese momento se adoptaron, crecer 6.2 por ciento de 1932 a 1982. Ese crecimiento sostenido durante tantos años ha sido espectacular, era el famoso milagro mexicano, fue una transformación enorme que el país logró gracias a esos esfuerzos y a esas políticas públicas, en las que se hicieron políticas de Estado que permanecieron por tantos años.
Apena que desde 82, después de la gran crisis de la deuda externa, hayamos crecido cero en términos de per cápita, no es mediocre, es cero, es peor que mediocre, sobre todo si tomamos en cuenta la población que se ha expulsado, es cero por ciento, incluyendo a los mexicanos que han tenido que irse por no encontrar posibilidades de trabajo en este país.
Ese 82, esa gran crisis de deuda externa tuvo varias razones, una fue quizás los Cetes públicos importantes, otro sin duda fue la disponibilidad de petro-dólares, de disponibilidad de financiamiento, de crédito que permitió endeudarse en forma excesiva, pero la puntilla y la causa fue externa, fue la tasa de interés al 21 por ciento. Comprenderán que una economía o en una empresa o en una persona normal a la que le sube cuatro veces el costo financiero, tiene que entrar en problema.
De ahí, de esa deuda externa con varios fines, entre ellos cobrar, vino el plan y el modelo del Consenso de Washington, modelo que tiene varias virtudes, pero cuyos defectos hemos sufrido durante tantos años y que por supuesto los países en desarrollo no lo contemplan, no les hacen caso.
Hemos visto en estos abusos, que ha habido Fondo Monetario, los tecnócratas, los académicos, los dogmáticos, ideólogos brillaron por su ausencia, en ningún momento dado llamaron la atención. Lo más cercano fue la exuberancia irracional de los mercados de diciembre de 96, de Greenspan, cuando el índice era 6 mil 500, luego se fue a 13 mil.
Esa es una situación realmente clara, hay que tener una visión de largo plazo hacia delante, pero hay que saber lo que ha pasado en el pasado. No hay soluciones simplistas al desarrollo sostenido, el país pasó de ser una ciudad agrícola y rural a una sociedad urbana e industrial, ahora hay que pasar a ser una sociedad terciaria, de servicios, tecnológica, de conocimiento, tener contemplado qué es lo que esta sociedad y sus nuevos paradigmas reclaman, para irnos en esa dirección.
Me dio mucho gusto, en la inauguración del foro, no sólo el foro mismo, sino las palabras del presidente del Congreso, el diputado César Duarte, que dice: "Hay que hacer una revisión estructural del modelo y rediseño del sistema financiero". Es lo que hace falta.
También el presidente del Senado habló de propuestas y compromisos, también habló de cambios estructurales para mejorar productividad y competencia, lo cual es indiscutible que son dos argumentos fundamentales en toda esta situación que estamos viviendo.
Esta crisis que se inicia en los noventa, que trata de frenar (Alan) Greenspan, con su exuberancia irracional; en el 2000, 2001 hay un susto por la destrucción de riqueza de esa época. Después vienen una serie de políticas excesivas, agresivas, laxas, monetaria y fiscal que hicieron que esa crisis que se estaba corrigiendo en 2001, que empezó a corregirse en el 2000, 2001, 2002 se saliera de toda proporción y nos llevara a lo que estamos viviendo hoy.
Hoy, el epicentro es la gran crisis de las instituciones financieras, por los excesos, los grandes excesos que tuvieron en sus políticas liberales, neoliberales con falta de todo sentido de cuidado, tanto ¿yo diría? principalmente el gobierno de Estados Unidos. Y, obviamente, las consecuencias vienen en las decisiones de la falta de regulación y supervisión de las instituciones financieras internacionales, creando nuevos instrumentos y derivados, en que su factor principal es lo que llaman "apalancamiento", la posibilidad de hacer con 1 peso, 20 o 30 o 50.
Por ejemplo, para comprar commodity había que dar 5 por ciento de garantía. Para comprar derivados no se daba garantía. Entonces se multiplicaba por cientos los riesgos y, bueno, pues esto es lo que estamos sufriendo.
Fue una especulación con el petróleo, la especulación con los alimentos, que afortunadamente se vino abajo, los commodity en general, porque no había que dar nada y se creó una serie de jugadores, apostadores, neófitos, muchachos que llegaban creyendo que todo iba a ser para arriba y para siempre, y apostaban y apostaban. Y bueno, esto es lo que estamos pagando.
Pero lo grave es que, aunque el epicentro es Estados Unidos, las grandes consecuencias o más consecuencias se están teniendo fuera. Por ejemplo, Japón; mientras Estados Unidos cayó 3.8 el producto interno bruto en Japón cayó 8. En Alemania 8, creo que en Japón por ahí o 9, el último trimestre.
Estamos en el momento, yo diría, ya pasó el 29, estamos viviendo el 30; hay que evitar el 31, 32 y 33. Hay que evitar que ese mercado financiero que no se ha logrado estabilizar y no se ve que se esté estabilizando, y que, por supuesto a través del crédito contamina la economía real, no colapse el mundo económico como lo hizo en aquella ocasión y como se ve que lo está haciendo, en muchos sentidos, en este momento.
Está desmedido el crecimiento del desempleo, se habla de dos dígitos, España ya está también en dos dígitos y altos. Japón, Alemania, todo el mundo decreciendo mucho. Nuestros países tienen la fuerza, nuestros países hablo de Latinoamérica tienen la fuerza de la mejor en los términos de intercambio en estos últimos años; nosotros el petróleo, otros países el sorgo, otros el trigo, etcétera, y tenemos los minerales.
Tenemos una fortaleza económica, éstos, nuestros países, que tenemos que cuidar y aplicar con mucho cuidado para evitar estos colapsos físicos.
No cabe duda que el producto interno bruto mexicano se va a desplomar, se va a caer, va a ser negativo, ya desde el último trimestre del año pasado, no sabemos cuánto dure, pero va a ser muy fuerte el efecto.
Ahí es donde yo digo: el producto interno bruto va a ser negativo, va a ser sustancialmente negativo por la caída del petróleo y de la exportación, entre otras cosas, y las consecuencias también internas.
Pero hay que cuidar el empleo. No hay que preocuparnos si es menos 2 o menos 1 o 0. Hay que cuidarnos cuál es la masa salarial, cuál es el empleo, y hay que establecer como el acuerdo nacional que encabezó el presidente de la república, buscar medidas que protejan el empleo y el ingreso familiar. Eso es lo fundamental que hay que hacer en este momento.
A mí me da gusto que en ese acuerdo se retomó lo que todos estos modelos y esas ideologías y esos dogmatismos y doctrinas que estuvimos viviendo tantos años, desde 83, pero sobre todo cuando el consenso de Washington empieza a aplicarse con más firmeza en nuestros países, nos ha mantenido con crecimientos cero.
Yo creo que la gran bondad que estamos teniendo, al igual que ocurrió en esa reunión con el bloque revolucionario del Congreso es que nos estamos volcando a la economía interna, ya nos estamos dando cuenta que no todo es pensar afuera.
Pensamos que la inversión extranjera es maravillosa, parece que fuera donativo. La inversión extranjera no es un donativo. La inversión extranjera viene porque estamos ofreciendo buenas utilidades. Las empresas modernas son los viejos ejércitos. Los ejércitos conquistaban territorios y cobraban tributos. Las empresas conquistan mercados y cobran dividendos, regalías, royalty, transferencias de equis y de ye y de zeta.
Hay que volcarse a la economía interna. Obviamente necesitamos inversión extranjera y adoptar tecnología y tal. Pero tenemos que volcarnos en la economía interna, cuidar mucho nuestra economía interna, impulsar las Pymes, la pequeña y mediana, bajar la mortalidad empresarial, impulsar que en México ¿y no lo digo por nosotros? existan empresas fuertes que compitan internacionalmente.
No hay países fuertes sin empresas fuertes. Si los países no tienen empresas fuertes están volviéndose neocolonias, de alguna forma, necesitan tener la fuerza; no internamente, sino hacia fuera, de poderse proyectar.
Por eso vemos países que han impulsado mucho las empresas fuertes, su transnacionalización, inclusive con impulsos fiscales como es España que les da deducible el 75 al 90 por ciento de la inversión. Brasil que apoya con el Banco de Desarrollo, etcétera.
Y como lo ha hecho Estados Unidos desde la doctrina Monroe, desde Poinsett a la Colonia, ayudando a la independencia para controlar las economías y los mercados nuestros, hasta la fecha.
Creo que es muy importante atender la economía interna. Qué bueno que nos volcamos de nuevo a la banca de desarrollo; la teníamos olvidada. La banca de desarrollo es fundamental para el crecimiento de nuestro país. Tenemos que volver también a hacer infraestructura, a mejorar nuestra capital humano; tenemos un gran presupuesto en él, ahí va la calidad; es baja calidad. Necesitamos modernizarlo, mejorar la calidad y pasar ya a la cultura digital, ya no a alfabetizar, sino alfabetizar digitalmente a la población.
Necesitamos ser competitivos en esta civilización del conocimiento, de la información, etcétera, y necesitamos competencia, estoy de acuerdo con la competencia. Es muy importante, es como si fuéramos un atleta que no compite con nadie, no va a progresar nunca. Necesitamos usar en la competencia referencias internacionales. Qué tiempo hizo éste, cómo salta el otro, cómo juega el beisbolista o el futbolista; qué técnico es el mejor.
Sin duda tenemos que estar abiertos a la competencia y a la globalización. No es una alternativa; es una necesidad. Es un paradigma esta nueva civilización, aunque en este momento se está retrayendo porque el colapso económico, la falta de empleo, la falta de consumo, la caída de la economía americana y de las economías desarrolladas, obviamente, a los países que exportan les van a bajar sus importaciones. Van a bajar los precios de los primarios, como ya bajaron, etcétera; entonces va a haber una caída importante del comercio internacional.
Pero, aparte del concepto el comercio internacional se va a caer el empleo, va a haber mucho desempleo, va a subir el desempleo como no teníamos noticia en nuestra vida personal sólo historia de los 30; van a quebrar las empresas, muchas chicas, medianas y grandes; van a cerrar los comercios, va a haber locales cerrados por todos lados, van a haber inmuebles vacíos. Es una situación que va a ser delicada. No quiero ser catastrofista, pero hay que prepararse para prever y no estar viendo las consecuencias después y estar llorando.
Yo creo que como hicimos el 31, hay que retomar nuestras decisiones, hay que ver qué modelo necesitamos tener, cómo debe operar, cómo vamos a salir de esta crisis. Tenemos que salir más fuertes de esta crisis. ¿Cómo? Creando capital humano y físico. Si tenemos un buen capital físico, el capital humano va a ser muy importante.
Se impulsa mucho el empleo a través de las Pymes, todos sabemos eso. Pero también hay que atender nuestro sector agropecuario que puede estar un poco descuidado y, por supuesto, la infraestructura. Y lo más rápido, más efectivo y que genera mayor empleo que la infraestructura y que la construcción misma de la infraestructura que es fundamental? es el mantenimiento de la infraestructura. Para eso no hay que esperar el plan, el proyecto, la ingeniería, ni el derecho de vía, ni tal ni tal. Ése se hace de un día a otro.
Las escuelas, hay 30 mil escuelas en mal estado. Hay que arreglarlas, hay que modernizarlas, hay que llevar ventanas, baños, techos, pinturas, que están realmente en deplorables condiciones;, igual hacerlo en los hospitales, en los centros de salud, en las oficinas de gobierno, en las zonas arqueológicas, cuidando la biodiversidad, el ambiente, etcétera.
Creo que hay una capacidad brutal en México de dar empleo intensivo, con muy poco dinero, y por supuesto, hay que buscar la combinación del capital público y privado para impulsar aquellos proyectos que lo justifiquen de esa forma. Creo que tenemos que buscar salir, como decía, más fuertes de esto.
A mí me llama la atención que todavía sigan los dogmas, después de 26 años de fracaso, todavía encuentran nuevas fórmulas y nuevos culpables para justificar que no es, aunque los que han sido más importantes lo han reconocido, como Williamson; yo creo que además, en esta situación de estos últimos años, hemos hecho chica a la clase media, la hemos afectado mucho.
Buena parte de lo que señalaba el presidente de la Comisión de Competencia, de que es el 30 o 40 por ciento de los ingresos, porque no tienen ingreso, la gente no tiene ingreso. La tercera parte de los estudiantes de la UNAM viven con un ingreso familiar de cuatro salarios mínimos, que hoy son 400 dólares..., eso no es ingreso. Necesitamos mejorar el empleo y el ingreso de la gente.
Se discute muchas veces entre riqueza e ingreso. No que la riqueza sea privada, colectiva, pública; tiene que manejarse con eficacia para crear más riqueza, y su fruto, que es el ingreso; tiene que tener una mejor distribución del ingreso.
Y vemos cómo se puede, sin duda, una de las formas de mejorar la distribución del ingreso es con educación, es con empleo, y buen empleo. La educación no solamente tiene la ventaja de formar capital humano, sino que es mejor oferta. El que tiene buena educación tiene mayores alternativas de trabajo.
Todavía me faltan varias cosas, pero básicamente insistir en el empleo en México. Creo que ya se me está yendo el tiempo. Yo creo que hay que buscar, sin duda, los capitales nacionales fuertes y competitivos, que al tú a tú con las trasnacionales, crear más riqueza pública y que no se usen.
Cuando falla una iniciativa fiscal en el Congreso, que no se usen los monopolios del Estado para sustituir la recaudación fiscal. Que no se suba la energía como se ha estado haciendo para recaudar fiscalmente. Que no se use la gasolina para recaudación fiscal. Ese acuerdo debe estar aparte. Deben ser empresas que se manejen con autonomía y fuera del presupuesto, para evitar que cuando se autoriza un ingreso no se sube un punto en la red o tal o tal y se le suben los precios y se tiene esa recaudación.
Por último, les quiero decir aquí, como hay varias cosas que han tenido que ver. Lo que dicen los Estados Unidos dicen: vaya a América. Compra en América. El ministro Sebastián, de la industria española dice: "ya hay algo que nuestros senadores pueden hacer por su país, que es apostar por España, por nuestros productos, nuestra industria y nuestros servicios". Apostar por nosotros mismos. Está empezando a haber un nacionalismo económico para el consumo de Estados Unidos. Ojalá y para nosotros no sea "sell-México", "vendamos México".
Le estoy dejando, por favor, al Legislativo, información sobre lo que es la competencia a la que se refería el presidente de la Comisión. Aquí señala que las razones principales más problemáticas, factores de México, es ineficiencia de la burocracia gubernamental, primero, 18 por ciento; corrupción; inadecuada infraestructura, regulaciones restrictivas, regulaciones de impuestos, acceso al financiamiento, tax raise, crime, crimen y robo, inadecuada educación de la fuerza de tarea.
Les dejo esto que es del foro. Nos tiene en lugar 60. No es tampoco la ley de Dios, pues porque en primer lugar está Estados Unidos, ya sabemos que no es el más competitivo del mundo, pues nos están llenando de productos por todos lados.
Les dejo, por favor, la información esta, y les agradezco mucho su atención, el tiempo y la invitación.
¡Despues vinieron las reacciones!

Respuesta a Slim

Respuesta a Carlos Slim
Dos días desúes que el empresario más rico de México dibujara un panorama desalentador del empleo, el Presidente reclamó el apoyo de todos a México, especialmente, dijo, de quienes más han recibido de la Nación.
Ante representantes de los Sectores Productivo y Laboral, así como de los Poderes Ejecutivo y Legislativo para presentar el Programa para la Preservación del Empleo, dijo:
Lo importante, amigas y amigos, no es ver quien genera el pronóstico más grave, o quien es capaz de infundir el mayor temor entre los mexicanos, sino qué es lo que cada quien, desde su trinchera y desde su responsabilidad, qué es lo que cada quien, desde su capacidad de acción, puede hacer por México para enfrentarla.
Alguna vez el Presidente Kennedy dijo a sus connacionales: No pregunten qué puede hacer el país por ustedes, pregúntense qué pueden ustedes hacer por su país.
Y me parece que eso hoy mismo debemos preguntarnos: Qué es lo que podemos hacer por México.
Yo creo que cada quien tiene algo o mucho que hacer por el país y particularmente en estos momentos. Y, desde luego, el Gobierno tiene la mayor responsabilidad, así no sólo lo hemos reconocido, sino lo hemos asumido con gusto, porque así debe asumirse, en mi opinión, el honor que significa servir a México desde una responsabilidad pública."
Todos estamos obligados a apoyar a México...": Presidente Felipe Calderón
El Presidente Calderón en la Presentación del Programa para la Preservación del Empleo
Miércoles, 11 de Febrero de 2009 Discurso
Muy buenas tardes, amigas y amigos, bienvenidos a esta casa de todos los mexicanos.
Señor licenciado Enrique Aguilar Borrego, Presidente del Congreso del Trabajo.
Señor licenciado don Joaquín Gamboa Pascoe, Secretario General de la Confederación de Trabajadores de México.
Señor licenciado Armando Paredes Arroyo, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.
Señor Diputado Tomás del Toro del Villar, Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados.
Señora Diputada Adriana Rodríguez Vizcarra, Presidenta de la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados.
Señor ingeniero Ismael Plascencia Núñez, Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos.
Señor licenciado Miguel Marón Manzur, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación.
Señor ingeniero César Castro Rodríguez, Presidente del Consejo Nacional de la Industria Manufacturera y Maquiladora de Exportación.
Señoras y señores Legisladores.
Señoras y señores dirigentes sindicales, dirigentes empresariales.
Distinguidos miembros del presídium.
Amigas y amigos:
México enfrenta hoy grandes retos en materia económica, que demandan redoblar los esfuerzos de todos los sectores de la economía nacional.
Como todos sabemos, el mundo entero atraviesa por una de las coyunturas económicas más graves de las últimas décadas, generada en gran medida por la profunda crisis del sistema financiero en los Estados Unidos.
Este fenómeno de magnitud inédita está afectando a todos los países, sin distingo, y México no es la excepción.
Para superar esta crisis, para mejorar las condiciones de vida de todos los mexicanos, el Gobierno Federal, los gobiernos de las entidades federativas, las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión, los representantes de los sectores empresarial, laboral y social, suscribimos el Acuerdo en Favor de la Economía Familiar y el Empleo.
En este Acuerdo se establecieron diversos compromisos para proteger el empleo, para apoyar el ingreso de las familias y para garantizar la estabilidad económica del país.
Uno de esos compromisos es, precisamente, el Programa que hoy está en marcha y que anunciamos, que es el Programa para la Preservación del Empleo.
Este Programa, como su nombre lo indica, tiene el propósito de resguardar las fuentes de trabajo en aquellas empresas más vulnerables al entorno internacional adverso.
Por eso me da mucho gusto que estemos hoy reunidos representantes de los sectores productivo y laboral, así como de los Poderes Ejecutivo y Legislativo para poner en marcha y de manera conjunta el Programa para la Preservación del Empleo.
El objetivo de este Programa es cuidar los empleos de miles de mexicanos y con ello, el ingreso y el bienestar de las familias de los trabajadores.
Y para ello, se prevé apoyar a sectores productivos que son muy importantes fuentes generadoras de trabajo y que, especialmente por su fuerte orientación al comercio exterior, están siendo afectados en mayor medida por la desaceleración económica mundial.
Así, los trabajadores de industrias altamente sensibles a la actual coyuntura económica, como son las empresas pertenecientes a los sectores automotriz y de autopartes, de maquinaria y equipo electrónico y muchas otras, en los cuales se llegue a un acuerdo de reducción temporal de jornadas laborales, es decir, que se declaren en paro técnico, serán apoyados con recursos del Gobierno Federal.
Con ello, buscamos impedir pérdidas mayores de la fuente de trabajo, que es el sustento de decenas de miles de familias mexicanas.
Y por ello el Programa para la Preservación del Empleo contempla la participación corresponsable de los empresarios, los trabajadores y el Gobierno Federal.
Yo debo reconocer aquí el enorme esfuerzo que estos actores de la producción están realizando para enfrentar con dignidad, con eficacia, con responsabilidad la actual crisis económica; en especial, la actitud responsable de los trabajadores de México y de sus dirigencias que, puesta en una clara prioridad el interés superior de la Nación, contribuyen con su esfuerzo a evitar que en México ocurran daños al aparato productivo y, en consecuencia, la fuente de trabajo, que el país ha sufrido ya en otras ocasiones.
El Programa para la Preservación del Empleo, de acuerdo con las reglas que ya han sido publicadas, prevé que los trabajadores puedan recibir, ellos directamente, este apoyo del Gobierno Federal. Pero para que esto ocurra, las empresas, por su parte, donde laboren, deben comprometerse a preservar las fuentes de trabajo.
Por lo que toca al Gobierno Federal, el Gobierno absorberá parte de la nómina de las empresas con el objetivo de proteger el empleo. Para ello, destinará un apoyo económico a los trabajadores en función de diferentes factores: del número de trabajadores permanentes en la empresa, de la retención de personal por parte de las empresas y de la variación en las ventas de la empresa.
Cómo va a operar el Programa. Déjenme poner un ejemplo.
Tomemos el caso de una empresa cuyos trabajadores permanentes tengan un salario de 300 pesos diarios, varias veces el salario mínimo, que acuerdan realizar un paro técnico, digamos, de 30 días, desde luego puede ser más; periodo durante el cual se les va a pagar, de acuerdo con el Programa, dos terceras partes de su salario total, es decir, 200 pesos diarios a los trabajadores, y por otra parte, se establece la garantía de que no se cierren estas fuentes de trabajo.
En este caso, el Gobierno Federal aportaría cien pesos a los trabajadores permanentes retenidos, la empresa aportaría los otros cien pesos del sueldo del trabajador durante los días de paro efectivo, y de esta forma, el costo laboral será absorbido en partes iguales por la empresa, por los trabajadores y por el Gobierno Federal. Esto permitirá mantener la fuente de trabajo, a fin de evitar que cierren las empresas en donde laboran.
Estoy convencido, amigas y amigos, que es precisamente a través del entendimiento, del diálogo y de nuestra capacidad de ponernos de acuerdo como vamos a poder hacer frente a esta circunstancia económica mundial.
A través del Programa para la Preservación del Empleo, el Gobierno Federal destinará hasta dos mil millones de pesos para proteger las fuentes de trabajo de alrededor, estimamos, medio millón de trabajadores mexicanos.
Sabemos que esta circunstancia es, por su propia naturaleza, una circunstancia temporal; que así como no hay bonanzas económicas para siempre, tampoco hay crisis económicas permanentes, porque la economía actúa en ciclos, y hoy estamos enfrentando, precisamente, uno muy agudo.
Pero, precisamente, por la naturaleza temporal necesitamos tomar medidas también temporales, y así es el carácter del Programa de Preservación del Empleo, un programa temporal para evitar que una circunstancia crítica, como la que estamos enfrentando, se traduzca en un daño permanente o para la empresa y, desde luego, para la fuente de ingresos de la familia del trabajador.
Esta medida representa un gran esfuerzo y sacrificio de todos, particularmente de quienes sostendremos el Programa, que son: los trabajadores, en primer lugar; las empresas inscritas en el mismo y el Gobierno Federal.
Pero también son una respuesta oportuna a una crisis económica que está provocando el cierre de muchos puestos de trabajo en todo el mundo.
Yo exhorto a todos los presentes, así como a todos los integrantes de los sectores productivos del país, tanto de capital como del trabajo, a que se acerquen al Gobierno Federal y que utilicen este Programa, que desde este mes de febrero ya está operando y tramitando solicitudes a través de la Secretaría de Economía y sus delegaciones establecidas en todo el país.
Estamos decididos, amigas y amigos, a que el Gobierno Federal sea un protector y un promotor del empleo en México. Con acciones como éstas refrendamos el compromiso por hacer todo lo que esté en nuestras manos para defender el trabajo de los mexicanos.
Sin duda, 2009 será un año de grandes retos para México en materia económica, debido a la profunda crisis financiera internacional.
México ha pasado y, finalmente, superado momentos económicos muy difíciles en su historia reciente. Sin irnos muy lejos, baste recordar que la crisis sufrida en el año de 1995 provocó una caída de casi siete por ciento de nuestra economía y destruyó más del 10 por ciento del empleo formal del país.
Muchos de los representantes de los trabajadores, aquí presentes, recuerdan que en aquella época, adicional a la caída de las fuentes de trabajo, el poder adquisitivo del salario se perdió en más de un 40 por ciento; sin embargo, a pesar de que la actual crisis no ha sido originada en nuestro país, ni será tan grave como otras vividas anteriormente, incluyendo la que he descrito, sabemos, y no lo ocultamos, que tendrá repercusiones en la economía mexicana.
Al respecto hemos sido claros y hemos ido informando a los mexicanos, paso a paso, sobre la evolución de la economía nacional; lo hemos hecho, incluso, de acuerdo a los constantes cambios en la propia situación económica y en las perspectivas económicas, tanto nacional, como internacional que se han generado en los últimos meses.
Lo relevante, amigas y amigos, sin embargo, no es ver cuál de las crisis económicas ha sido la peor en el país, que por muchas hemos pasado, sino qué es lo que podemos hacer para enfrentarla y para superarla.
Eso es lo que tiene bien claro el Gobierno Federal, que en esta ocasión estamos enfrentando con programas inéditos, como el Programa de la Preservación del Empleo o los Programas de Empleo Temporal, o el Programa de Infraestructura, estamos poniendo en marcha acciones que no fueron puestas en marcha en otras circunstancias económicas similares o aún más graves vividas en el pasado.
Lo importante, amigas y amigos, no es ver quien genera el pronóstico más grave, o quien es capaz de infundir el mayor temor entre los mexicanos, sino qué es lo que cada quien, desde su trinchera y desde su responsabilidad, qué es lo que cada quien, desde su capacidad de acción, puede hacer por México para enfrentarla.
Alguna vez el Presidente Kennedy dijo a sus connacionales: No pregunten qué puede hacer el país por ustedes, pregúntense qué pueden ustedes hacer por su país.
Y me parece que eso hoy mismo debemos preguntarnos: Qué es lo que podemos hacer por México.
Yo creo que cada quien tiene algo o mucho que hacer por el país y particularmente en estos momentos. Y, desde luego, el Gobierno tiene la mayor responsabilidad, así no sólo lo hemos reconocido, sino lo hemos asumido con gusto, porque así debe asumirse, en mi opinión, el honor que significa servir a México desde una responsabilidad pública.
Pero ésta, amigas y amigos, es una responsabilidad compartida por los mexicanos, así sea en diferente medida. De manera tal que es una responsabilidad compartida por todos, que desde el ámbito académico, cultural, empresarial, de comunicación o muchos otros, todos, todos tenemos mucho que aportar a nuestro querido México.
Pienso que todos estamos obligados a apoyar a México, particularmente, en estos momentos de dificultad y en especial quienes más hemos recibido de esta gran Nación.
Por otra parte, es necesario reiterar una vez más que a diferencia de otras crisis en el pasado, ahora el sistema financiero se encuentra en mucho mejores condiciones, con un nivel de capitalización bancaria entre los más altos del mundo, con niveles inéditos de reservas internacionales.
Reiterar que las finanzas públicas están sanas y ello nos permite, precisamente, poner en marcha políticas contracíclicas. Que tenemos un bajo nivel de endeudamiento público y que la inflación está lejos de ser aquella que destruyó el poder adquisitivo de los trabajadores mexicanos.
Eso ha permitido, entre otras cosas, que el propio Banco de México reduzca sus tasas de interés y contribuya desde la política monetaria a enfrentar esta situación.
Como ya lo he mencionado antes, tendremos problemas, sí; pero estamos no sólo mejor preparados, sino decididos, absolutamente decididos a enfrentar y a superar esos problemas.
Así que yo reitero mi llamado
a que estemos juntos y a que actuemos anteponiendo el interés nacional por encima de los intereses parciales.
Si bien México ha atravesado por peores circunstancias económicas en tiempos recientes, la situación actual es difícil y exige que todos, absolutamente todos los actores económicos, sociales y políticos actuemos de manera unida y coordinada para sacar adelante al país.
Por eso, Gobierno y sociedad debemos trabajar juntos. El éxito que tengamos como Nación al superar esta difícil coyuntura internacional, dependerá del esfuerzo y del compromiso de todos.
Todos debemos coincidir en aportar nuestro tiempo, nuestro esfuerzo, nuestros recursos para construir las soluciones que nos permitan salir adelante.
Y yo agradezco la responsabilidad del sector productivo nacional y, especialmente, del movimiento obrero mexicano; agradezco, precisamente, a quienes están esforzándose día con día por afrontar la situación en la empresa y en el puesto de trabajo.
Y convoco a todos para que sigamos actuando con dedicación y empeño, a fin de elevar la competitividad del país y lograr que nuestro México supere esta adversidad como lo ha hecho en otros momentos de nuestra historia.
La pérdida de puestos de trabajo tiene un costo humano muy alto para las familias que lo sufren, eso nos obliga a hacer uso de toda nuestra creatividad y de toda nuestra capacidad de diálogo y acuerdo para buscar soluciones efectivas que puedan minimizar este costo.
Y por eso es que el Gobierno Federal está poniendo en marcha acciones, como este Programa para la Preservación del Empleo, pero también reforzando el Programa de Empleo Temporal, ampliando la cobertura del Seguro Social para aquellos trabajadores que pierden su trabajo, como ha dicho aquí Enrique Aguilar, trabajando fuertemente para impulsar mejores condiciones que posibiliten la viabilidad de las empresas en un periodo crítico, como es, precisamente, la figura del paro técnico.
Estoy convencido, por ejemplo, que con el Programa de Preservación del Empleo y el Programa de Empleo Temporal podemos cuidar el trabajo de más de 700 mil familias.
Asimismo, para apoyar a quienes lamentablemente puedan perder su empleo, se ha fortalecido el Sistema Nacional de Empleo.
También enviamos una iniciativa al Congreso de la Unión el día de ayer, para que los trabajadores puedan disponer de una cantidad mayor de fondos de sus cuentas individuales de retiro y de esa forma cuenten con más recursos para enfrentar una situación adversa.
Estas reformas implican, por ejemplo, las enviadas el día de ayer al Congreso de la Unión, que los trabajadores y sus familias cuenten con fondos por casi 15 mil millones de pesos que no hubiesen tenido de otra forma en la eventualidad de quedar sin trabajo.
Yo quiero destacar, amigas y amigos, que estas acciones, así como las diversas medidas contracíclicas que hemos impulsado en el gasto público, señaladamente en el Programa de Infraestructura, se hacen manteniendo un manejo responsable de las finanzas públicas y sin comprometer de manera alguna el futuro del país y de las próximas generaciones.
Señoras y señores dirigentes sindicales y empresariales, señoras y señores Legisladores, amigas y amigos:
Todos ustedes sepan que cuentan con el apoyo del Gobierno Federal y con el compromiso irrenunciable del Presidente de la República de trabajar con vocación, con entrega para defender las fuentes de ingreso y mantener nuestra economía en marcha. Sé que saldremos adelante.
Yo los invito a que trabajemos juntos, sin fisuras, para superar los desafíos que se nos presentan, y no sólo para ello, sino también para construir hacia el largo plazo el México justo y próspero que anhelamos; que sigamos en esta tarea de edificar la Nación equitativa, próspera que queremos para nuestros hijos y para todas las generaciones del mañana.
Muchísimas gracias.

Comunicado de la CEM

México, D.F., 10 de febrero del 2009
Comunicado de Prensa
Los Obispos de América Latina hemos señalado que la sociedad actual experimenta un Cambio de Época, producto de un proceso de globalización que afecta prácticamente todos los ámbitos de desarrollo del ser humano: cultural, político, social, educativo, económico, religioso y tecnológico. Nuestra Patria no queda ajena a este proceso que se agudiza cada vez más en la realidad socioeconómica.
La crisis económica mundial que afecta a México debe conducir a todas las instancias de gobierno a encontrar las prontas soluciones y no permitir que se agrave la ya de por sí situación de pobreza, desempleo, encarecimiento de los productos y servicios, deserción escolar y desaliento social que viven la mayoría de las familias de México.
Gobiernos, empresarios, políticos y la misma sociedad en general, tenemos que mostrar mayor sensibilidad ante este hecho, y mostrar además la madurez necesaria para afrontar todos juntos el problema financiero del país. Se extiende entre la población la percepción de que son cada vez mayores las dificultades, que cada día es más complicado salir adelante, pese a los signos de buena voluntad que manifiestan nuestras autoridades. Es necesario redoblar esfuerzos, de parte de todos los sectores para detener la violencia, el avance del narcotráfico, la corrupción, la desigualdad, el derroche económico y la trasgresión de los valores éticos, sociales y familiares.
Todos somos responsables de aportar soluciones y comprometernos para mostrar con hechos que queremos hacer verdaderamente un México mejor a favor de todos, donde las nuevas generaciones y las familias gocen de la protección eficaz y responsable del Estado, donde el concepto que se persiga no solo sea el de ganar unos pocos, sino de ganar todos para enriquecer al país.
Ahora que se inicia un nuevo proceso electoral, contrasta con la crisis económica, el presupuesto excesivo en las campañas y el despilfarro que se pueda hacer de él, sólo generará desconfianza entre los ciudadanos. Los candidatos deberán evitar promesas al electorado que no se pueden cumplir; así mismo, evitar ofensas y agresiones entre ellos y partidos. Deben privilegiar el bien del país por encima de la lucha por el poder.
Hacemos un llamado a todas las comunidades a participar activa y responsablemente en este proceso democrático, a interesarse en conocer y profundizar las propuestas políticas de cada partido, a sumarse con esperanza en este ejercicio democrático.
En estos momentos manifestamos nuestra fe y confianza en Jesucristo, Él es el centro de lo que proclamamos y hacemos, por eso Él mismo nos llama a llevar una vida según Su Vida y Obra. La fidelidad de los bautizados es una condición primordial para el anuncio del Evangelio y para la misión de la Iglesia en el mundo. Para manifestar ante los hombres su fuerza de verdad y de irradiación, el mensaje de la salvación debe ser autentificado por el testimonio de vida de los cristianos. El mismo testimonio de la vida cristiana y las obras buenas realizadas con espíritu sobrenatural son eficaces para atraer a los hombres a la fe y a Dios.
Invitamos a todos los fieles a prepararse para la renovación que haremos los Obispos de México, de la consagración del País al Espíritu Santo, el lunes 20 de abril. Que Santa María de Guadalupe que nos acompaña con fidelidad maternal nos dé su intercesión en este grave momento que vivimos.
Por los Obispos de México.
+Carlos Aguiar Retes
Arzobispo electo de Tlalnepantla
Presidente de la CEM
+José Leopoldo González González
Obispo Auxiliar de Guadalajara
Secretario General de la CEM

Reformas a la Ley de Armas de Fuego y Explosivos

Este martes 10 de febrero el Pleno la Cámara de Diputados aprobó el dictamen con proyecto de decreto que reforma el artículo 61 de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.
Fue aprobado en lo general y en lo particular por 365 votos; pasa al Senado para sus efectos constitucionales.
Proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 61 de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos
Artículo Único. Se reforma el artículo 61 de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, para quedar como sigue:
"Artículo 61. La transportación que se derive de permisos concedidos por la Secretaría de la Defensa Nacional a personas o negociaciones, para realizar alguna o algunas de las actividades señaladas en este Titulo, deberá ajustarse a las medidas de seguridad que se precisen en los permisos, así como, las que establezcan las Leyes, Reglamentos y Normas aplicables en materia de transporte de materiales peligrosos y explosivos.
Si por el incumplimiento de las medidas de seguridad que establece esta Ley y los ordenamientos aplicables a la transportación de materiales peligrosos y explosivos se causare un siniestro que produzca lesiones, muertes o destrucción de inmuebles, será suspendido o cancelado el permiso de manera inmediata al Titular de éste, sin ser limitativo para la aplicación de otras Leyes u ordenamientos respectivos".

¿Choque de trenes?

Columna Razones/Jorge Fernández Menéndez
Publicada en Excélsior, 11 de febrero de 2009;
Slim, Lozano, choque de trenes, zona de confort
Las cartas han quedado muy claramente sobre la mesa. En pocas ocasiones en este sexenio el gobierno federal ha decidido salir a enfrentar a los verdaderos factores de poder desde su perspectiva, desde su visión de las cosas, se comparta o no la misma. En el argot futbolístico se hubiera dicho que había aflojado demasiado la marca y quizá que estaba jugando simplemente a no perder y, así, casi nunca se gana. La reforma electoral era un ajuste de cuentas de un grupo de legisladores con los medios y la ciudadanía, sin saber a ciencia cierta por qué, pero la reforma salió y fue aceptada por el gobierno como un compromiso para que se aprobaran, a su vez, la reforma fiscal y la energética. Éstas también salieron adelante pero terminaron en reformas, ahora que está de moda el término, fallidas, incompletas, sin capacidad real para transformar el sector: no fue, en ninguno de los casos, lo que realmente se necesitaba. De la reforma del Estado no hemos vuelto a saber nada. Algo similar ocurrió después con las relativas al sistema de seguridad y justicia. Todo ha quedado incompleto, con un compendio de buenas o malas intenciones, pero de todas formas casi imposible de transformar en algo operativo, eficiente, con el fin de recaudar y de generar inversiones en el sector energético, con el objetivo de tener un Estado más eficaz y brindar verdadera seguridad y justicia a la población.
Ahora el tema es la reforma laboral. En el foro sobre la crisis (¿para qué sirve un foro con miras a debatir acerca de una crisis?, ¿cuándo se comprenderá que los foros parecen, como ocurrió en el caso de la reforma energética, sólo un mecanismo tendiente a dilatar los procesos políticos y legislativos urgentes y no tomar decisiones?), el empresario Carlos Slim auguró graves complicaciones como consecuencia de la crisis, desde una ola de desempleo y desinversión hasta una situación que él mismo dijo que no quería que pareciera “catastrofista”, pero podía tener ese tipo de consecuencias. La declaración no gustó en el gobierno, primero porque choca con la visión sobre la necesidad de ponderar en forma equilibrada la situación del país y, segundo, porque de una forma u otra termina abonando la tesis, tan rechazada por las autoridades, de que existe el peligro de que México se convierta en un Estado fallido.
No creo que esta última haya sido la intención de Slim, pero lo cierto es que así fue leída. A eso se suma la evidente disputa que mantiene el empresario más poderoso del país con respecto a temas de telecomunicaciones y tenemos algo así como la tormenta declarativa perfecta.
Tampoco sé si la respuesta tuvo la forma más indicada, pero el secretario del Trabajo, Javier Lozano, que estaba en el mismo foro que Slim y ya había mostrado su desacuerdo con lo dicho por el empresario, ayer ofreció una conferencia de prensa en la que refrendó una inédita salida del gobierno federal a defender, con dureza incluso, sus posiciones. “El segundo hombre más rico del mundo, el empresario más importante de México dijo Lozano que se ha hecho rico, por cierto, gracias a las condiciones de nuestra economía y del mercado interno, en un país de tantas desigualdades e inequidades, precisamente por esa circunstancia, debería ser más cauteloso al emitir sus pronósticos y proyecciones”. Más bien, agregó, como para que no cupiera duda de la posición del gobierno federal, “debería decirnos cómo él y las empresas de su grupo van a enfrentar la crisis y retomar la senda del crecimiento; que se comprometa con todos nosotros a no despedir a ni una persona, que se comprometa a mantener el poder adquisitivo de sus trabajadores, que se comprometa a seguir invirtiendo en México”.
Creo que Slim tiene más méritos de los que le adjudica el secretario del Trabajo. Creo también que las condiciones del país no necesariamente deberían llevar a un escenario tan dramático como el planteado por el empresario. Y nadie puede negar que, detrás de todo ello, existe una suerte de choque
de trenes entre el gobierno y Slim que no es nuevo, viene de tiempo atrás (desde la precampaña electoral) y ahora ha hecho eclosión política, económica y mediática. Las posiciones son encontradas e involucran a buena parte de la estructura de poder, de los partidos y de las principales empresas privadas. Incluso los recientes conflictos en la SCT son consecuencia del mismo y van mucho más allá de las opiniones sobre la generación de empleos en México.
Es una lucha de principios, pero también de intereses encontrados, en donde el gobierno federal no puede quedar neutral. Como dijo el presidente Calderón, en la entrevista con Excélsior, hablando de la campaña electoral pero probablemente mucho más de estos conflictos que trascienden y engloban a la elección de julio, “no seré contendiente, pero sí puedo opinar”. Y hoy lo hizo por el gobierno federal Javier Lozano, uno de los pocos funcionarios del gabinete que, con aciertos y errores y sabiendo que con ello asume costos personales, suele salir de la zona de confort y adentrarse en el debate y la lucha política. Se podrá o no estar de acuerdo con él o con la posición del gobierno, pero ya iba siendo hora de que el régimen comenzara a dejar en claro qué piensa de los diferentes capítulos de la vida del país y que trabaje en su agenda, que no tiene por qué ser la misma ni confluir con la de otros actores políticos o empresariales. Sólo así podrá ir a una elección tan plebiscitaria como será la de julio, con cartas en la mano.
Y, hablando de elecciones, algo debe ocurrir porque las mismas provocan alucinaciones. Alguien vio comer a Diódoro Carrasco con José Murat (desde hace años que eso no ocurre) el mismo día y a la misma hora que Carrasco estaba comiendo, lejos de allí, con Miguel Ángel Yunes. Lo dicho, las alucinaciones que provocan los juegos del poder

Posible la salida de Corcuera

"Filtración periodística" precipitó la difusión de la "doble vida" de Maciel: Corcuera
Es muy posible que éstos acontecimientos públicos no sean los únicos ni los últimos hechos que lamentar de la vida del padre Maciel, acusado desde hace décadas de abusos sexuales en contra de niños y jóvenes que pertenecían a la orden, y por la cual en 2006 el Papa Benedicto XVI lo condenó a una “vida reservada de oración y penitencia, renunciando a todo ministerio público”; expresó Álvaro Corcuera
(Agencia) La Jornada, 10-Febrero-2009 (10:33 a.m.)
Publicado en La Vanguardia: www.vanguardia.com.mx
México, D.F..- La difusión y el reconocimiento de la “doble vida” y de la existencia de una hija del fundador de los Legionarios de Cristo, el padre Marcial Maciel, entre los miembros de la orden en Estados Unidos por parte de Álvaro Corcuera, actual director de la orden, fue resultado de una presión que desde hace varios meses ejercía la Congregación de la Doctrina de la Fe de la Santa Sede, revelaron fuentes eclesiásticas.
Sin embargo, reconocieron que la “filtración periodística” del New York Times precipitó los hechos antes de que sus miembros, religiosos y laicos, “alcanzaran a digerir” la noticia, y que Corcuera terminara su “discreta” visita a las comunidades religiosas y seminarios de Estados Unidos. Además, aceptaron que el escándalo del padre Maciel todavía no termina y podría tener “otras aristas, tan dolorosas o más como ésta”.
Es muy posible que éstos acontecimientos públicos no sean los únicos ni los últimos hechos que lamentar de la vida del padre Maciel, acusado desde hace décadas de abusos sexuales en contra de niños y jóvenes que pertenecían a la orden, y por la cual en 2006 el Papa Benedicto XVI lo condenó a una “vida reservada de oración y penitencia, renunciando a todo ministerio público”.
Para Fred Álvarez, estudioso del tema religioso, pero que de manera particular ha seguido el tema de los Legionarios de Cristo y del Padre Maciel, no descarta que una de las consecuencias inmediatas de estos escándalos sea una “desbandada” tanto de sacerdotes legionarios como de miembros del Regnum Christi, brazo laico de la orden religiosa, que actualmente tiene más de 800 sacerdotes y 2 mil 500 seminaristas en todo el mundo.
En entrevista, señala que el “golpe fue tan duro” que todavía muchos no lo creen. Y conforme a sus propias declaraciones y comunicados, la orden solo ha reconocido hasta ahora el “mal menor” que es el asunto de los affaires amorosos y la existencia de descendencia directa del padre Maciel, pero quizás falta el tema más espinoso y duro de aceptar y reconocer, que son las acusaciones de pederastia.
Recordó que al hacer la denuncia en contra del padre Maciel, fallecido hace un año, las personas agredidas sólo pedían que se les pidiera perdón por el daño sufrido cuando eran niños y jóvenes, pero esa parte de la justicia se les ha negado sistemáticamente durante muchos años, recibiendo a cambio amenazas, acoso y múltiples reproches de quienes, como el cardenal Norberto Rivera, defendían a ultranza al padre Maciel. Ahora, es deseable que la orden asuma una nueva actitud ante estos últimos acontecimientos, de los cuales Roma y el mismo Papa Benedicto XVI están
plenamente enterados.
Y aunque inédito, Álvarez dijo que la orden religiosa podría “renunciar o desconocer” a su fundador y que Álvaro Corcuera, “heredero” del puesto de Maciel al frente de los Legionarios, renuncie con un claro reconocimiento de que se equivocaron y pidiendo perdón a quienes ni siquiera fueron capaces de escuchar.
Por otra parte, hay claros indicios de que el Vaticano conocía desde antes de la muerte del padre Maciel su pasado, pues en 2006, como parte de su degradación, lo obligó a retirarse a una vida de “oración y penitencia”, que incluía su incapacidad para celebrar misas públicas o dar conferencias, presentaciones públicas o entrevistas.
En 2007, en una acción sin precedentes en la historia del papado, Benedicto XVI revocó además dos votos privados que los legionarios tenían ante la misma orden. Así, desparecieron por decreto el voto que impedía a los religiosos, primero, que criticaran cualquier aspecto de la persona del superior, incluido su carácter moral, y segundo, que desearan cargos en la congregación y por supuesto maquinar de cualquier modo para conseguirlos.

Enfrentamiento en Chihuahua

Chihuahua: 21 muertos por tiroteo
Luis Carlos Cano Corresponsal El Universal Miércoles 11 de febrero de 2009
El Ejército perdió un sargento al perseguir a pistoleros que “levantaron” a 9 personas
CIUDAD JUÁREZ, Chih.— El secuestro de nueve personas en el municipio de Villa Ahumada, durante las primeras horas del martes, derivó en una persecución y dos enfrentamientos a balazos entre sicarios y elementos del Ejército, con saldo oficial de 21 muertos: un militar, 14 pistoleros y seis de los nueve levantados.
El vocero del Operativo Conjunto Chihuahua, Enrique Torres Valadez, narró que 14 sicarios levantaron de sus casas en distintos puntos de Villa Ahumada a nueve personas, para luego dirigirse en dos bloques y varios vehículos a Ciudad Juárez.
Al recibir las denuncias ciudadanas y solicitar el apoyo a las Fuerzas Armadas, los militares comenzaron a rastrear la zona vía terrestre y a sobrevolar la carretera Panamericana rumbo a la frontera.
Tras la persecución, explicó Torres Valadez, un grupo de sicarios se desvió con dirección al rancho El Vergel. Ahí, siete delincuentes mataron a seis plagiados y se enfrentaron al Ejército, con saldo de ocho muertos, uno de ellos sargento (militar), además de otro elemento castrense herido.
Un segundo grupo de soldados, guiado por un helicóptero militar, continuó la persecución sobre la carretera Panamericana hasta detectar al resto de los sicarios cerca del retén Precos, a unos 70 kilómetros al sur de Ciudad Juárez.
En su huida, los sicarios fueron sorprendidos por un convoy militar a la altura del poblado Samalayuca. Al percatarse, descendieron de las unidades y con armas en mano protagonizaron otra balacera; los siete secuestradores quedaron muertos.
Antes había sido liberados los otros tres plagiados, que según versiones se trataba de policías locales.
Personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) solicitó a la procuradora de Justicia del Estado, Patricia González, que elementos a su cargo auxiliaran a recoger los cuerpos y las evidencias.
De inmediato, la funcionaria intentó llegar vía aérea al lugar, pero las condiciones climatológicas —vientos de hasta 80 kilómetros por hora en la región— le impidieron aterrizar.
En consecuencia, la procuradora González Rodríguez se comunicó con agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) para que colaboraran en esta acción, ya que los sicarios portaban decenas de armas, chalecos antibalas y radios de comunicación, entre otros equipos.
Finalmente, los cuerpos fueron levantados por la Procuraduría de Justicia del Estado y trasladados al Servicio Médico Forense en Ciudad Juárez, con el fin de identificarlos.
Tras la masacre, reportaron autoridades del estado, se decomisaron 25 armas largas con 70 cargadores, dos granadas (una de fragmentación y otra de gas), 28 chalecos antibalas, tres armas cortas y cascos tipo granaderos.
Por la mañana, el gobernador José Reyes Baeza Terrazas anunció que su entidad se sumaba al combate de los delitos de extorsión y secuestro que realiza el gobierno federal.
En reunión privada con Alejandro Rubido, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y Francisco Niembro González, subsecretario de Evaluación y Desarrollo Institucional, apuntó que estaba en marcha la homologación del grupo antisecuestros del estado con el resto del país.
Villa Ahumada, antes caracterizada por las nevadas y los burros de asadero (comida típica), se confirmó como uno de los lugares más violentos de Chihuahua, donde la policía local había manifestado desde julio de 2008 el recrudecimiento de la violencia, con la renuncia de varios elementos y el asesinato de otros.
***

Golpe a La Familia

Caen 10 miembros de “La Familia”
Nota de Julián Sánchez
El Universal Miércoles 11 de febrero de 2009
Policías federales capturaron a 10 presuntos integrantes de La Familia Michoacana en Tultitlán, estado de México, la madrugada de este martes, mientras se encontraban dormidos.
Entre los detenidos dedicados a la extorsión, homicidio y narcotráfico se encuentran un ex militar del que se omitió el nombre y Alberto Martín Alamillo Quintero, El Álamo, señalado como quien presuntamente controlaba la plaza de Tultitlán y municipios aledaños.
El operativo se realizó con base en denuncias ciudadanas e investigaciones de la PF que realiza desde hace varios meses, y que como resultado han arrojado la detención de otros 27 presuntos integrantes de esa organización delictiva en dos acciones efectuadas en septiembre y diciembre del año pasado en Villa Nicolás Romero y en Coacalco.
La presentación de los presuntos integrantes de La Familia se realizó en el Centro de Mando de la Policía Federal, a donde llegaron en dos de los 10 camiones blindados de reciente adquisición que se utilizarán para operativos específicos, a fin de contrarrestar un ataque con el que se pretenda rescatar a detenidos al momento en que sean transportados.
En el acto, donde estuvieron Luis Cárdenas Palomino, coordinador de Inteligencia para la Prevención, y Rodolfo Cruz López, coordinador de Fuerzas Federales de Apoyo de la Policía Federal, se indicó que uno de los 10 detenidos estaba hospitalizado, ya que se lesionó al saltar una barda cuando intentaba escapar.
Rodolfo Cruz comentó que se logró la captura en una “operación quirúrgica”, cuando éstos dormían y tras realizar un cateo en tres domicilios de la unidad habitacional Jardines de Tultitlán
.
Ahí también fueron aprehendidos otros de los que presuntamente son líderes del grupo referido. Se trata de José Luis Montes Mejía, El Alacrán, y José Luis Pérez, Macoy.
Fueron aseguradas 24 armas, 21 cargadores y 763 cartuchos de diferentes calibres; dos granadas de fragmentación, igual número de radios de comunicación, teléfonos celulares y tres vehículos.
Cárdenas Palomino, expuso que “la célula delictiva se ha caracterizado por cobrarles cuotas de protección a comerciantes, empresarios y agricultores, para no ser molestados en su patrimonio o en su familia. Además de utilizar la violencia para intimidar a grupos criminales contrarios y a la población”.
Dijo con la captura se desmembró al grupo delictivo en la zona, pero aún existen algunas células. Los detenidos fueron trasladados a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Desconocen en Europa al PVEM

Desconocen al Partido Verde
Alberto Morales y agencias
El Universal Miércoles 11 de febrero de 2009
En México, los ecologistas minimizan la decisión
El Grupo de los Verdes del Parlamento Europeo (EGP) retiró su reconocimiento al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) por defender la reintroducción de la pena de muerte en el país.
“EGP no tiene otra opción que dejar de considerar al PVEM como miembro de la familia política verde”, aseguró ayer un portavoz de los verdes europeos, Ulrike Lunacek.
Según Lunacek, no se trata de una diferencia de opiniones en opciones políticas sino de principios básicos.
“El PVEM es totalmente consciente de que el rechazo a la pena de muerte figura en la Carta de los Verdes Globales”, votada en Canberra en 2001.
Para otro de los portavoces del EGP, Philippe Lamberts, la decisión es la “consecuencia lógica” del comportamiento del PVEM, que “se ha excluido a sí mismo” al violar un valor básico de los partidos ecologistas.
El PVEM pertenece a la Federación de Partidos Verdes de América, a la que se dirigirá el EGP para pedirle que actúe de acuerdo con lo ocurrido.
La pena de muerte quedó abolida de manera oficial en México en 2005, aunque no se aplicaba desde 1961.
Varias fuerzas políticas del país, entre ellas el PVEM, defienden la aplicación de la pena máxima para violadores y secuestradores.
El PVEM desdeñó el desconocimiento que decidió el Grupo de los Verdes del Parlamento Europeo.
“El principio básico de Los Verdes de todo el mundo es el cuidado al medio ambiente, por eso existe una Global Verde, pero cada país es independiente con realidades sociales distintas. ¿Que los Verdes Europeos nos desconozcan? No nos preocupa porque hace 200 años que los europeos no deciden sobre los mexicanos”, expuso el partido.
En un comunicado el PVEM, señaló: “Nuestro partido es por y para los mexicanos, lo único que nos ocupa y nos interesa, es trabajar para México, y la realidad en nuestro país exige la pena de muerte para secuestradores que acaban con la alegría de nuestras familias. Estamos aquí por el voto de mexicanos y no de europeos”.
“Tendrían ellos que venir a vivir a México para entender la situación de estado de guerra y de excepción que vivimos”, dijo a la agencia EFE el diputado del PVEM, Leonardo Álvarez.
“Mientras los Verdes de América nos reconozcan, seguiremos siendo parte de la familia verde global”, apuntó Álvarez, quien criticó a los verdes europeos por defender el aborto, lo que rechaza el PVEM.

La SCJN ante Atenco

La SCJN ante Atenco: trascendencia de un fallo /Editorial
La Jornada, 11 de febrero de 2009;
Durante el segundo día de discusiones en torno a los atropellos cometidos por elementos de la fuerza pública en San Salvador Atenco en mayo de 2006, los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) manifestaron posturas encontradas en torno a la responsabilidad de las autoridades políticas y de los mandos policiales en esos sucesos: por un lado, el ministro Genaro Góngora señaló que los operativos policiacos realizados en la localidad mexiquense obedecieron a una venganza, una acción premeditada de las autoridades federales y estatales, que constituyeron actos de represión con los que se pretendió “imponer una pena ejemplificativa, dejar un mensaje claro para todos aquellos que retan a la autoridad”; en contraste, Sergio Valls y Mariano Azuela, si bien admitieron que hubo violaciones a las garantías individuales –como establece el dictamen elaborado por el magistrado José de Jesús Gudiño–, justificaron el uso de la fuerza durante los desalojos; por su parte, Salvador Aguirre Anguiano negó que se haya demostrado la existencia de un plan para atentar contra los atenquenses, e incluso señaló que, lejos de afectar la forma de vida de la comunidad, la represión gubernamental dejó “muy contentos (a) los ciudadanos de Atenco”, pues “les ha permitido vivir con mayor tranquilidad”. Significativamente, el propio Aguirre Anguiano había manifestado, el pasado lunes, su animadversión hacia este tipo de investigaciones y discusiones, por considerarlas “tóxicas” para la institución a la que pertenece.
La división en el seno del máximo tribunal es preocupante por cuanto pudiera prefigurar un fallo judicial que, lejos de contribuir al esclarecimiento cabal del caso Atenco y de poner fin a la impunidad que ha prevalecido en todo este tiempo, cancelaría la posibilidad de investigar a los posibles responsables políticos e intelectuales de los atropellos policiales ocurridos hace casi tres años.
En ese sentido, declaraciones como las de los ministros Valls, Azuela y Aguirre parecieran obedecer a un empeño por eximir de toda pesquisa a personajes que, como el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, y el procurador general de la República, Eduardo Medina Mora –dos connotados integrantes de la alianza política de facto que gobierna el país–, detentaban, en mayo de 2006, posiciones de poder en las que cabe presumir alguna responsabilidad por los hechos y quienes, por esa sencilla razón, y así fuera para limpiar sus respectivas trayectorias, deben ser investigados.
Una absolución a priori de estos y otros funcionarios (como Wilfrido Robledo y Abel Villicaña, ex titulares de la Agencia de Seguridad Pública y de la Procuraduría de Justicia mexiquenses, respectivamente) significaría una claudicación inaceptable del estado de derecho y una alarmante demostración de incapacidad de las instituciones del Estado para corregir por sí mismas los excesos autoritarios. Dicha perspectiva implicaría, por añadidura, un golpe catastrófico a la de por sí menguada credibilidad del sistema judicial en su conjunto, y de la SCJN en particular; el prestigio de esa instancia, cabe recordarlo, está afectado por el vergonzoso fallo
de finales de noviembre de 2007, cuando los ministros Ortiz Mayagoitia, Valls, Aguirre Anguiano, Azuela, Sánchez Cordero y Luna Ramos desecharon, en votación mayoritaria, los elementos que probaban la participación del gobernador poblano, Mario Marín, en una conjura para violar los derechos humanos de la informadora Lydia Cacho, y de esa forma dieron protección de segunda instancia a la trama de pederastia y explotación de menores que había sido denunciada por la periodista y que le valió una persecución injustificada por parte de Marín y de sus amigos.
Si la SCJN persiste, en esta ocasión, en la vía del encubrimiento a miembros prominentes del grupo en el poder, se ratificará, a ojos de la opinión pública, su condición de instancia gestora de complicidades y de intercambios de favores entre gobernadores priístas y funcionarios panistas y, por añadidura, pondrá en entredicho la vigencia del principio de separación de poderes.
Es necesario, en suma, que los ministros del principal órgano judicial del país entiendan la magnitud y la importancia de su decisión de cara a la majestad de las instituciones y que, en consecuencia, no se dejen influenciar ni presionar por los intereses políticos; no hay estado de derecho cuando posibles responsables de abusos graves son exonerados de cualquier averiguación, en razón de su encumbramiento en el poder público, por instancias cuya obligación es hacer valer la ley.
***
Atenco: Corte fijará responsabilidades
Carlos Avilés, reportero.
El Universal Miércoles 11 de febrero de 2009;
Señalará hoy a funcionarios y qué garantías se vulneraron
La mayoría de ministros de la Suprema Corte de Justicia llegó a la conclusión de que sí hubo violaciones graves a las garantías de la población en los enfrentamientos de Atenco registrados el 3 y 4 de mayo de 2006, durante el segundo día de análisis en torno a este caso.
Pero dejaron pendiente para hoy precisar cuáles derechos de los pobladores se violaron y la participación de funcionarios involucrados, desde el gobernador Enrique Peña Nieto, el procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, hasta mandos de la policía a cargo de los operativos.
En cinco horas de discusión separadas por dos recesos, 10 ministros coincidieron en que se violaron derechos a la vida, a la no discriminación por género, a no ser torturado, a la integridad personal, al debido proceso legal, a la justicia, a la igualdad ante la ley, a no ser detenido arbitrariamente, a la inviolabilidad del domicilio y a las libertades de trabajo, sexual y de expresión.
El único en desacuerdo con declarar la existencia de violaciones a garantías fue Sergio Aguirre Anguiano e incluso puso en duda que algunas mujeres hubieran sido víctimas de abusos sexuales. Su propuesta no tuvo eco.
Genaro Góngora, Juan Silva, Sergio Valls, Mariano Azuela, José Ramón Cossío, Olga Sánchez, Fernando Franco, Margarita Luna y Guillermo Ortiz coincidieron con el dictamen que presentó el ministro José de Jesús Gudiño, aunque con diversos matices, en que en Atenco sí era necesario emplear la fuerza pública, pero al aplicarla se incurrió en las violaciones citadas.
Uno de los puntos en que hubo divergencia fue la muerte de Javier Cortés y Alexis Benhumea, pues mientras el ministro Góngora se mantuvo en su postura de culpar a la policía, la mayoría de sus compañeros se pronunció por no determinar si los responsables fueron policías, por no contar con pruebas suficientes para determinar quién detonó la bala que mató al primero ni quién arrojó el artefacto que hirió y provocó la muerte del segundo.
Para la sesión de hoy se espera que el Pleno de la Corte revise cuáles autoridades estuvieron involucradas en estos hechos.
La discusión en torno a la participación de la autoridades que intervinieron en el conflicto partirá de la propuesta que presentó el ministro Gudiño Pelayo, como encargado del caso, en el sentido de declarar que si bien la violencia no fue planeada por autoridad alguna, sí se encontraron elementos que permiten considerar que, una vez que se dieron los enfrentamientos y las detenciones, las agresiones fueron permitidas y alentadas por los mandos de la policía que estaban al frente de los operativos.
Se trata de una conclusión que de antemano y antes de empezar su discusión, fue puesta en duda por Genaro Góngora Pimentel.
En su opinión, la violencia en los enfrentamientos fue una venganza planeada por autoridades de rangos “superiores”, a quienes calificó como los autores intelectuales de las agresiones.
Sin mencionarlo por su nombre, cuestionó, de manera directa, la actuación del procurador Medina Mora, quien era secretario de Seguridad Pública federal, por no aceptar las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en torno a las violaciones registradas por policías federales.
“Quienes no aceptaron la recomendación de la CNDH –dijo- violaron gravemente los derechos humanos en su conjunto, pues implica un total desprecio a la dignidad humana”.

Sobre lo dicho por Slim

Columna Itinerario Político/Ricardo Alemán
El Universal, 11 de febrero de 2009;
Slim: lágrimas de cocodrilo
Mexicanos gastan más en teléfono que en gasolina, gas, leche, electricidad…
Es mayor el deber de Slim: ¿Estará a la altura o sólo sabe amasar dinero?
Ante congresistas y expertos mexicanos, uno de los hombres más acaudalados del mundo dijo lo que todos sabemos; que la crisis global será catastrófica. Y en efecto, puso a temblar a todos.
El presidente del Grupo Carso también acusó al gobierno federal de usar los monopolios estatales “para sustituir la recaudación fiscal”, reclamó que “no se use la energía para la recaudación” —en alusión a alzas en tarifas de hidrocarburos y electricidad— y tras eludir a los catastrofistas, el zar de la telefonía recomendó que todos se preparen “para prever y no estar viendo las consecuencias y estar llorando después...” ¿Qué tal?
Sin duda que muchos agradecerán el consejo de uno de los genios de la bonanza empresarial, sobre todo por aquello de los lloriqueos. No de gratis amasó tal fortuna en sólo tres décadas y en un país con la mitad de su población de pobres y por lo menos 15% en pobreza extrema. Y mientras que unos agradecieron de buena gana el consejo y la propuesta inicial de revisar el modelo económico —que era el centro del mensaje de Slim—, muchos otros se quedaron sentados… esperando. ¿Esperando?
Sí, resulta que Carlos Slim, el hombre más rico del mundo —o por lo menos de los más ricos—, repartió a diestra y siniestra, pero no dijo nada de lo que él hará frente a la crisis; nada habló de su responsabilidad social, política y ética frente a una emergencia que arrojará a miles o millones al desempleo. Tampoco dijo si tiene pensado ampliar sus inversiones en México —frente a la crisis global—, no sólo para mantener los empleos que genera, por un lado, y estimular la creación de nuevas plazas. ¿A poco Slim no tiene una alta responsabilidad social, política y ética con la sociedad que le ha dado todo?
Y es que cuando fue invitado al foro México ante la Crisis —creado por el Senado—, muchos ingenuos esperaban ver al habilidoso capitán de empresa revelando secretos y estrategias para que medianos y pequeños industriales pudieran sobrevivir a la crisis; para que fueran capaces de retener los empleos, para contar con las herramientas que permitieran mantener la rentabilidad en sus negocios.
Nadie, en su sano juicio, esperaba que fuera invitado para hablar de lo que todos saben —de lo negro de la crisis—, y menos para que en una suerte de “escupitajo al cielo” cuestionara los monopolios estatales, como si algunas de las más rentables de sus empresas no fueran cuestionables monopolios privados de las comunicaciones que —en tiempo de crisis como los actuales— deben reaccionar con una deuda social a la altura del hombre más rico del mundo.
En realidad poco faltó para que Slim hablara de sus obras de caridad o del altruismo al que muy poco invierte o que su discurso se convirtiera en bálsamo para reconfortar las almas de los millones de a pie que, justo, tienen un pie en el desempleo. ¿Qué pueden hacer Slim y sus empresas para amortiguar la crisis? Los que saben dicen que puede hacer mucho. Por ejemplo reducir tarifas y precios de sus servicios y productos; detonar nuevos y ambiciosos proyectos, crear nuevos empleos, financiar otros, otorgar créditos productivos, sacar las manos de los monopolios…
Pero el mexicano más acaudalado no sólo pontifica sobre los males que vienen a causa de la crisis, sino que enseña de cuerpo
completo la incongruencia de la que es capaz. Slim se queja de los monopolios de la energía, pero nada dice de los monopolios de las comunicaciones. ¿Saben los ciudadanos el impacto de la telefonía en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC)?
Según el Banco de México, las telecomunicaciones en general impactan 4.02% del INPC, de las cuales la telefonía aporta 3.51%; muy por encima de lo que impacta la gasolina magna, que es de 3.19%; arriba de lo que pega la electricidad, que llega a 2.27%, que a su vez está por encima de la leche, con 2.02%, el gas doméstico, con 1.84%, y 1.22% de la tortilla. ¿Qué quiere decir todo lo anterior? Que en general los mexicanos gastan más en telefonía que en gasolina, electricidad, leche, gas doméstico y tortilla.
A partir de los datos anteriores, diversos especialistas han calculado que una reducción de 30% en las tarifas de telecomunicaciones tendría un notorio impacto en el bienestar de la población —medido por el INPC—, equivalente a que se redujera 37% el precio de la gasolina magna o 53% de la electricidad o 59% de la leche y 98% de la tortilla. Ni hablar del bien que haría esa baja en las empresas. Sin duda Slim tiene una responsabilidad social mayúscula. ¿Estará a la altura o sólo sabe hacer dinero? Al tiempo.
EN EL CAMINO
En la Corte también usan el caso Atenco para destapar candidatos a diputados. ¿O no?
***
y Telmex reduce inversión en México
Angelina Mejía
El Universal Miércoles 11 de febrero de 2009;
Teléfonos de México, propiedad de Carlos Slim, anunció que reducirá de 12 mil millones de pesos a 8 mil millones su plan de inversiones para 2009, como consecuencia de disposiciones regulatorias y las perspectivas económicas actuales.
La cifra es la más baja de la empresa desde su privatización en 1990. En 2008 invirtió unos 9 mil millones de pesos.
La compañía cuestionó el Plan de Interconexión que publicó ayer la Cofetel, ya que pretende que Telmex “entregue sus activos a sus competidores”. Con la medida, otras compañías podrán usar la infraestructura de la telefónica para ofrecer sus servicios.
****
■ Tal vez desea que las empresas se abaraten para luego comprarlas, señala el titular de la STPS
La previsión de Slim, aventurera, sin base y catastrofista: Lozano
■ Probablemente quiere más concesiones en áreas donde no las ha obtenido, considera
■ Se le hará un “llamado respetuoso, pero enérgico”, advierte el funcionario federal
Patricia Muñoz Ríos, reportera
La Jornada, 11 de febrero de 2009;
Los pronósticos sobre la crisis económica que hizo el empresario más rico de México, y segundo en el mundo, Carlos Slim, “son catastrofistas, no tienen sustento sólido y se trata de afirmaciones aventuradas”, señaló el secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano, y sostuvo que habría que preguntar si los vaticinios del dueño del Grupo Carso son reales o si “obedecen a un buen deseo de que las empresas se abaraten para luego comprarlas” o que quiere más concesiones en áreas donde no las ha obtenido.
En conferencia de prensa, el funcionario aseguró que “no habrá represalias” contra el empresario por sus dichos, pero sí un “llamado respetuoso, pero enérgico”, porque “Slim debe cobrar conciencia de que sus palabras tienen gran influencia en el ánimo de la sociedad y de los inversionistas, y sus pronósticos, para bien o para mal, van a causar un efecto”.
El titular de la Secretaría del Trabajo ofreció desde muy temprano ayer, y durante el día, múltiples entrevistas para responder a Carlos Slim respecto del panorama de “desempleo y mortandad de empresas” que avizora el empresario para 2009. Sin embargo, Lozano dijo que no se trata de una “confrontación personal” contra el dueño de Telmex, “ni un ataque de ninguna naturaleza”, sino de la necesidad de fijar la posición del gobierno.
En su opinión, Slim no dio ningún consejo nuevo ante la crisis y recordó que incluso en enero pasado éste “aplaudió” las medidas anticíclicas dadas a conocer por el presidente Felipe Calderón.
Criticó también que Carlos Slim dé recetas contra la crisis y a la vez se esté anunciando que reducirá su nivel de inversiones en el país, y agregó: “El empresario más importante de México, y el segundo hombre más rico del planeta, que se ha hecho rico por cierto por las condiciones que tiene nuestro mercado y nuestra economía, en una nación con tantas desigualdades e inequidades, debe conocer el peso de sus palabras; debería ser mucho más cuidadoso y cauteloso, y más bien nos debe decir cómo van a contribuir él y las empresas de su grupo para resolver la crisis. Que se comprometa a seguir invirtiendo en México, a pagarles bien a sus trabajadores, a no despedir personal…”
En un tono fuerte, el secretario también señaló que hay que preguntar si los pronósticos del propietario de Teléfonos de México “son reales, certeros y si tienen un sustento sólido, o si bien obedecen a un buen deseo de que las empresas se abaraten para luego comprarlas, o bien para obtener modificaciones a títulos de concesión que hasta ahora no se le han concedido para entrar en otros mercados porque, si ésta es la vía, me parece que esto es equivocado”.
Respecto de las afirmaciones del empresario de que se debe apostar más al mercado interno y no depender tanto de la inversión extranjera, Lozano Alarcón defendió que los capitales foráneos son parte importante del desarrollo del país.
Lozano, quien ya había tratado con Slim en sus tiempos como presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, ahora recordó que la participación de capitales extranjeros alienta la competencia y dijo que es importante la participación de más actores en el sector; consideró que “por ejemplo es necesario reformar la competencia efectiva en el área de redes públicas de telecomunicación en general, para que pueda haber inversión extranjera directa mayoritaria de 49 por ciento y con eso una competencia más vigorosa en el sector. Pero aquí no sólo se oponen a esto, sino que también mandan al Sindicato de Telefonistas a cabildear para que no se apruebe una reforma en este sentido”.
Al preguntar a Lozano si no estará equivocado el gobierno en sus pronósticos, dijo: “No es que no queramos ver el tamaño del problema”, el gobierno está actuando al límite de sus capacidades y recursos, y basa sus proyecciones sobre las expectativas del Banco de México, Hacienda, los organismos internacionales, por lo que “el pronóstico de Slim es equivocado... no podemos resignarnos a que viene una catástrofe, hay que ver el vaso medio lleno”.
****
Líderes y legisladores panistas arremeten contra Carlos Slim
■ No censurarlo, piden coordinadores de PRI y PRD en San Lázaro
Líderes y legisladores panistas arremeten contra Carlos Slim
■ Critica el perredista Jesús Ortega la prevalencia de monopolios
De la redacción
La Jornada, 11 de febrero de 2009;
El diagnóstico del empresario Carlos Slim sobre la crisis económica en el país y el desempleo le generó descalificaciones de los dirigentes nacionales de PAN y PRD, en tanto que en la Cámara de Diputados los coordinadores parlamentarios del PRI y del sol azteca consideraron que no debería censurarse al dueño del Grupo Carso por advertir sobre la actual situación. La diputación panista, a su vez, criticó los cambiantes horizontes planteados por el hombre más rico de México.
Para el dirigente del PAN, Germán Martínez, Slim Helú no aportó ningún elemento nuevo y consideró que de nada sirve lamentarse públicamente de la situación económica. A su vez, el perredista Jesús Ortega ubicó en la desigualdad social y la prevalencia de los monopolios gran parte de los problemas económicos del país.
El panista dijo que el planteamiento de Slim coincide con lo que hace días había advertido el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, que ya había hablado sobre la caída del producto interno bruto y el aumento del desempleo.
Martínez reconoció que el panorama económico es difícil; nadie lo ha negado ni lo ha eludido, y por eso no hay novedad en lo dicho por Carlos Slim. Demandó que las campañas no se conviertan en un concurso de profecías de la desgracia económica, luego de hacer un llamado a “poner todos lo que corresponde en esta situación, que nadie ha negado que es difícil”.
Para el líder perredista Jesús Ortega el país requiere de un nuevo modelo económico que dé fin a los monopolios privados y combata la desigualdad que priva en la nación.
“Uno de los grandes problemas que tiene México es la terrible desigualdad; que exista un grupo muy reducido de familias en el país que concentran una parte muy importante del producto, del ingreso nacional. Eso no puede ser posible, hay que combatirlo”, dijo Ortega.
En torno a la crisis, consideró que el Ejecutivo federal comete un grave error al ocultar la situación. Tal parece que pretende minimizar su “ineficacia” para generar empleos, atender los problemas de salud, revertir las condiciones de pobreza y marginación en que vive una parte muy importante de mexicanos.
En la Cámara de Diputados lo dicho por Carlos Slim fue objeto de apoyo por parte de los coordinadores parlamentarios de PRD y PRI. Por el contrario, el líder de la bancada del PAN, Héctor Larios Córdova, la emprendió contra el propietario de Teléfonos de México.
El priísta Emilio Gamboa Patrón exigió sensatez y tranquilidad al gobierno ante las declaraciones de cualquier mexicano, y reprochó la actitud de Javier Lozano. “El secretario del Trabajo no puede regañar a Slim, ni a nadie. Lo que tiene que hacer es su trabajo… en la Cámara de Diputados hay plena libertad de expresión de cualquier líder, ya sea obrero, campesino, social, académico o empresarial, como es Carlos Slim. Está en su derecho de manifestar lo que él piensa, lo que cree que puede pasarle al país”.
Javier González Garza, coordinador de los perredistas, defendió el derecho del empresario a manifestar su postura en torno al panorama económico nacional. “Está planteando las cosas reales que se están viendo. No es para bajarle al ánimo a Calderón, sino que todos en el país estemos preparados y conscientes”.
La posición opuesta correspondió a Héctor Larios, quien argumentó a la imposibilidad de dar pronósticos relativos a la evolución de la economía, a grado tal que “el propio señor Slim hace tres semanas dio un pronóstico totalmente diferente. Me parece que la economía se construye no con dichos sino con hechos. Yo lo que sí esperaría es que el señor Slim invirtiera abundantemente en este país para generar empleos, y que esos empleos nos ayudaran a mitigar los que vamos a perder por efectos de la crisis”.
“No tiene autoridad moral”
A su vez, el Sindicato Mexicano de Electricistas y la Alianza de Tranviarios de México descalificaron los pronunciamientos del empresario, en virtud de que “no tiene calidad moral” para hablar del tema, porque en primer lugar “él no sabe de carencias ni lo sabrá” y porque “paga sueldos miserables a sus empleados; si tiene la fortuna que ahora tiene es en parte por la explotación de éstos y además, si le importa tanto México debería invertir aquí y no andar rescatando medios de comunicación estadunidenses”.
Por separado, el Frente Sindical Mexicano (FSM) lamentó lo señalado por el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Javier Lozano Alarcón, respecto de que la Ley Federal del Trabajo (LFT) incide en el desempleo y por tanto haber urgido a que se concrete la reforma laboral.
Por otro lado, especialistas de la Facultad de la Economía de la UNAM aseguraron que sin un programa económico nacional que garantice la aplicación de una política industrial y de fomento a la inversión, difícilmente se podrán superar los retos que impone una “crisis internacional de dimensiones nunca antes vistas en materia económica y financiera”.

Obama y el camino a Damasco

Obama y el camino a Damasco/Javier Valenzuela
Publicado en EL PAÍS, 10/02/09;
Una de las películas favoritas de Barack Hussein Obama es Lawrence de Arabia. Cuenta la historia de T. E. Lawrence, el fascinante aventurero británico que, durante la Primera Guerra Mundial, se sumó a la Rebelión Árabe contra el dominio turco de Oriente Próximo. Pues bien, ya ha transcurrido casi un siglo desde las campañas de Lawrence junto a los guerreros de Feisal y casi 40 años desde la muerte del último gran líder del panarabismo, el rais Nasser. Triturado por Israel en la Guerra de los Seis Días y fracasado en todos y cada uno de sus intentos de construir países modernos y vigorosos, el nacionalismo árabe ha dejado paso a un nuevo protagonista de la escena internacional: el islamismo. Hoy nadie habla de los árabes, todos lo hacen de los musulmanes. Y sin embargo, los árabes siguen ahí.
A fines de enero, Obama concedió su primera entrevista televisiva como presidente a Al Arabiya, una cadena de noticias que compite con la pionera Al Yazira. Fue un gesto de buena voluntad hacia un mundo árabe atravesado por agudos sentimientos de admiración y odio hacia Estados Unidos, y donde su silencio durante el bombardeo israelí de Gaza había provocado no pocas decepciones.
“Los árabes creen en las personas, no en las instituciones”, escribió Lawrence en Los Siete Pilares de la Sabiduría. Y la persona de Obama despierta la simpatía de la mayoría de los árabes, señala la egipcia Randa Achmawi, reciente ganadora del Premio de Periodismo Mediterráneo. “Las razones son obvias: piel oscura, raíces familiares africanas y musulmanas, nombre y apellido de sonoridad árabes, promesas de cerrar Guantánamo y retirarse de Irak…”. Pero hay más, añade Achmawi: “La llegada de un negro a la Casa Blanca ha revalorizado la democracia estadounidense a los ojos de millones de escépticos árabes”.
Los estadounidenses han demostrado que pueden echar a los neocon, pero ¿pueden los árabes deshacerse de la tiranía, la corrupción, la burocracia, el despilfarro de los poderosos, la miseria de los humildes, la violencia como instrumento político y tantas otras lacras que gangrenan su mundo? Y si la respuesta es afirmativa, ¿cómo hacerlo y cómo puede ayudarles Washington? Ésas son las preguntas que ahora se hacen intelectuales, periodistas y activistas de los derechos humanos árabes.
Desde Mauritania a Omán, el mundo árabe, definido por una comunidad de lengua, cultura e historia, se extiende a lo largo de casi 13 millones de kilómetros cuadrados. Está formado por 22 países -uno de ellos, Palestina, sin Estado- y habitado por unos 325 millones de personas, la mayoría musulmanes, aunque en Egipto, Líbano, Palestina y Siria hay importantes minorías cristianas. Pero su mapa político “no ha cambiado prácticamente desde los años 70 del pasado siglo”, observa el periodista libanés Rami Khoury. Su tumor primario, la tragedia de los palestinos, no ha hecho sino agravarse: Israel ha convertido en un archipiélago de bantustanes y guetos los territorios que conquistó en 1967. Y en cuanto a los otros países de la Liga Árabe, ninguno es un ejemplo de democracia política y/o economía dinámica.
“Los países árabes”, recuerda Khoury, “están generalmente regidos por la autocracia”. Ésta puede ser benevolente, como las monarquías jordana y marroquí y algunos pequeños emiratos del Golfo, o feroz, como el baasismo sirio. De hecho, con el reemplazo de Hafez el Asad por su hijo Bashar, el régimen sirio ha efectuado una aportación árabe a la política contemporánea: la presidencia hereditaria de la república. Hoy la principal preocupación del egipcio Mubarak y el libio Gaddafi es dejarle el cargo a sus respectivos hijos.
La situación no es mejor en lo económico. El maná petrolero ha convertido a Qatar, Kuwait, Dubai y otros emiratos en El Dorado de la industria del lujo y la arquitectura espectacular, pero poco más. Cuando el Extremo Oriente y América Latina han mejorado sus posiciones económicas, el mundo árabe sigue empantanado.
En realidad, las novedades de los últimos lustros en el mundo árabe han sido el auge de los islamistas y el derrocamiento por los norteamericanos de Sadam Husein. Pero lo de Irak, recuerda Achmawi, “no tiene buena prensa entre nosotros, y no porque el déspota iraquí despertara simpatías, sino porque no nos entusiasma que se invada y ocupe un país hermano con falsos pretextos”. Los árabes no han olvidado que, cuando se iban desvaneciendo las patrañas sobre las armas de destrucción masiva y los lazos con Bin Laden, Bush esgrimió un último argumento: la toma de Bagdad iba a alumbrar la democratización de Oriente Próximo. “Sin embargo, y a falta de ver cómo termina lo de Irak, EE UU ha seguido apoyando a los autócratas pro-americanos de siempre, en particular los de Arabia Saudí y Egipto”, denuncia Khoury.
El símbolo del rechazo árabe a Bush ha sido el zapatazo que le lanzó el periodista iraquí Muntadhar al Zeodi. Desde Casablanca a Bagdad, pasando por Argel, El Cairo, Beirut, Damasco y Riad, el ex presidente es identificado con la muerte de decenas de miles de iraquíes; el mantenimiento, ahora so pretexto de la Guerra contra el Terror, de la alianza con tiranos árabes; el ninguneo de Arafat hasta su muerte; el rechazo a Hamás cuando ganó las elecciones palestinas, y el apoyo incondicional a Israel. “Lo relativo a la democratización del mundo árabe se quedó en retórica barata”, dice Achmawi.
Pero los demócratas árabes existen. El egipcio Saad Eddin Ibrahim, sociólogo y activista de los derechos humanos, es uno de ellos. En Líbano, Egipto, Argelia, Marruecos, Qatar y otros países, él y gente como él siguen escribiendo, organizando a la sociedad civil, manifestándose, usando espacios de libertad como las cadenas Al Yazira y Al Arabiya y empleando ingeniosamente instrumentos tecnológicos como los móviles e Internet. Condenado de nuevo a dos años de prisión en el verano de 2008, Ibrahim tuvo que exiliarse.
Cuando Lawrence de Arabia propuso a sus compañeros de armas beduinos atravesar un desierto infernal para atacar Akaba por la espalda y avanzar así hacia Damasco, éstos le dijeron que eso era imposible. “¿Por qué?”, preguntó. “Porque así está escrito”, le respondieron. “Nada está escrito”, sentenció el británico lanzándose hacia las arenas ardientes de El Houl. ¿Está escrito en alguna parte que el mundo árabe deba seguir así? ¿Hay algún mektub o destino que le condene eternamente? No, piensan los reformistas árabes. En su opinión, Obama, al igual que pretende hacerlo en otros escenarios, debería sustituir la ideologizada visión neocon de la era Bush por un pragmatismo progresista. ¿En qué consistiría? Lo resumen así:
1. EE UU debe apoyar a los países árabes que celebren elecciones, establezcan sistemas judiciales independientes, tengan Parlamentos robustos, desarrollen sistemas educativos decentes, garanticen la libertad de prensa, avancen en la igualdad de la mujer… Simultáneamente, debe reducir el sostén a los que no caminen por esta vía. “Pero sin amenazas de forzar un cambio de régimen”, advierte Khoury. “Eso termina siendo contraproducente”.
2. EE UU tiene que comprometerse a aceptar los resultados electorales en los países árabes. “Incluso cuando ganan los islamistas”, precisa Saad Eddin Ibrahim. Como otros especialistas, el periodista español Javier Martín, hasta hace poco director del Servicio Árabe de Efe, sostiene que, por paradójico que parezca, el islamismo político moderado puede ser una vía de acceso a la modernidad, y cita el ejemplo de la Turquía gobernada por Erdogan, un país musulmán aunque no árabe.
3. EE UU no puede seguir manteniendo tanta complicidad con una Arabia Saudí que difunde esa retrógrada versión del islam que es el wahabismo.
4. EE UU ha de emancipar su política exterior de Israel y convertirse en un honest broker, un mediador justo, en el conflicto con los palestinos. Marwan Muasher, ex ministro de Exteriores de Jordania y autor de The Arab Center: The promise of moderation, afirma: “La mejor ayuda de Washington a los moderados árabes sería culminar el proceso de paz israelo-palestino. Y Obama no debe esperar a un segundo mandato para hacerlo”.
¿Llegará Obama a Damasco, se convertirá en ese presidente estadounidense con que sueñan los reformistas árabes? La simpatía personal que despierta está teñida de cierto escepticismo. “No nos hacemos demasiadas ilusiones”, dice Randa Achmawi. “Intuimos que Obama mantendrá la política tradicional respecto a Israel y, además, continuará sosteniendo a los regímenes totalitarios árabes, mientras eso convenga a los intereses económicos y de seguridad de su país. Preferirá el statu quo”.
Pero tampoco eso está escrito. Obama, el admirador de Lawrence, tiene cuatro años por delante para redactar su propia historia.