12 mar. 2009

Obama says no U.S. troops needed yet at mexican border

No es de interés militarizar frontera: Obama
El Presidente Barack Obama, dijo que revisará la situación fronteriza pero, por ahora, descartó enviar a la Guardia Nacional, ante el deterioro de la seguridad provocado por la violencia del narcotráfico, publicó el diario Dallas News en su versión electrónica.
"Como parte de una revisión amplia de la situación en la frontera, vamos a examinar si el despliegue de la Guardia Nacional tiene sentido y bajo qué circunstancias", dijo a 15 medios regionales, entre ellos el Dallas News."No tengo un punto crítico en mente, (pero) pienso que es inaceptable que haya bandas de narcotraficantes cruzando la frontera y asesinado a ciudadanos estadounidenses".
Obama resaltó que no es de su interés militarizar la frontera con México."No estoy interesado en militarizar la frontera", recalcó , al tiempo que reiteró que apoya los esfuerzos contra el narcotráfico del Presidente Felipe Calderón, y explicó que "en los próximos meses" presentará su propia estrategia antidrogas, que atacará la demanda en Estados Unidos, el flujo de estupefacientes desde México y el envío de armas y dinero desde su país hacia el vecino del sur, el cual, opinó, le ha dado "extraordinario poder" a los cárteles.
Es la primera vez que Obama expone su línea política sobre el narcotráfico, al tiempo que presentó al jefe de Policía de Seattle, Gil Kerlikowske, como su candidato para el cargo de Zar Antidrogas de la Casa Blanca.
***
Obama says no U.S. troops needed yet at Mexican border
Thursday, March 12, 2009
By TODD J. GILLMAN / The Dallas Morning News
tgillman@dallasnews.com
WASHINGTON – President Barack Obama is keeping close watch on the violence from Mexico's drug war, but he said Wednesday that so far it hasn't spilled into this country enough to justify sending troops to the border.
"We've got a very big border with Mexico," he said. "I'm not interested in militarizing the border."
Last month, Texas Gov. Rick Perry visited El Paso – whose neighbor, Ciudad Juárez, has taken the brunt of drug violence that has claimed more than 7,000 lives in Mexico in 14 months – and called on Washington to send a thousand troops or border agents.
"We're going to examine whether and if National Guard deployments would make sense and under what circumstances they would make sense," Obama told The Dallas Morning News in an hourlong talk with 14 regional newspapers. "I don't have a particular tipping point in mind."
Mexican President Felipe Calderón declared a war on drug cartels nearly two years ago, setting off waves of violence as rival gangs fight for turf and resist the government crackdown. Obama said he will continue working closely with Mexico and that within "a few months" he will offer a comprehensive policy to curtail U.S. demand for drugs and curb the southbound flow of cash and guns that gives the cartels "extraordinary power."
"It's really a two-way situation," he said, promising a combination of border security, law enforcement, prevention and treatment.
"We're fighting with one hand tied behind our back because our effort to lower demand is grossly underfunded," Obama said. "The average person who's seeking serious substance-abuse treatment in a big city like Dallas or Chicago typically has a three-, four- or six-month waiting list to get enrolled."
Obama has said little until now about the horrific violence in Mexico, which has included beheadings, assassinations of top anti-drug officials and police, running gunfights in border cities and the resignations of law-enforcement officials who flee into the U.S. for safety.
Obama lauded Calderón for "taking some extraordinary risks under extraordinary pressure to deal with the drug cartels."
In 2007, President George W. Bush hammered out a deal with Calderón, called the Mérida Initiative, to provide equipment and training to help Mexico take on the traffickers and weed out corruption.
Obama noted recent high-level contacts between U.S. and Mexican officials as a sign of the ongoing partnership.
On Friday, Adm. Mike Mullen, chairman of the Joint Chiefs of Staff, met with counterparts in Mexico and offered more intelligence and surveillance, as well as training based on lessons learned against insurgents in Iraq and Afghanistan. Homeland Security Secretary Janet Napolitano and Attorney General Eric Holder have already met with top Mexican officials, too.
On Wednesday, Obama named a national drug czar, Seattle police Chief Gil Kerlikowske. Bush had given the post Cabinet rank. Obama removed that designation but said that's no reflection of how seriously he takes the effort to curtail drug use.
"We do have to treat this as a public-health problem, and we do have to have significant law enforcement," he said. "If we can reduce demand, obviously that allows us to focus more effectively where interdiction is needed."
Obama has called the war on drugs "an utter failure." He has also said he was open to legalizing marijuana for medical purposes.
Asked Wednesday if he believes this country is still engaged in a war on drugs, he avoided the phrase but promised not to weaken drug laws and to pursue border security and law enforcement while putting fresh emphasis on prevention and treatment.
Bush's drug czar, John Walters, agreed on the need for a multifaceted approach.
"It's not an endless battle, and it's not a war like the Vietnam War," Walters said in a separate interview. "The issue of the 'war' has become a kind of metaphor for using inappropriate means, or focusing on force, or focusing on the supply side rather than the demand side. We have learned that we need balance."
In other topics of interest to Texans:
Obama offered assurance that Americans won't be put at risk when he closes the prison at Guantánamo Bay, Cuba, and transfers some detainees to U.S. facilities. Texas Republicans in Congress are among those who have denounced his plan, insisting he send terrorism suspects elsewhere.
"We already have experience with terrorists who are in federal prisons," Obama said. "And there's been no indication that the safety or security of prison guards or of surrounding communities have been compromised."
On food safety, Obama said he has ordered the Agriculture and Health and Human Services departments to work more closely and develop better procedures, after a salmonella outbreak traced to peanut processors in Texas and Georgia. The nation needs "better warning signals" from food producers and an ability to track contamination more quickly, he said.

Carla Bruni ¡Qué barbara!


La bella, la secuestradora y el visitante/Humberto Musacchio
Excélsior, 12-Mar-2009
La visita de Nicolas Sarkozy ha dejado varias lecciones. Una, intrascendente en términos diplomáticos, pero elocuente en lo que se refiere a la falta de refinamiento, es la escena, captada por varios fotógrafos y camarógrafos, en la que Carla Bruni pasea con gracia y salero frente a una fila en la que están Margarita Zavala, la canciller Patricia Espinosa, el secretario de Seguridad Pública federal Genaro García Luna y el secretario de Hacienda Agustín Carstens.
La foto, hasta hace unos años, hubiera sido impublicable, pues en ella aparece la esposa de Felipe Calderón mal parada, con las piernas separadas y las puntas de los pies apuntando hacia adentro, pose del todo impropia para la esposa de un jefe de Estado y que contrasta desventajosamente con el garbo de la señora Sarkozy. Hoy, con la prensa afortunadamente sin control, la gráfica salió en diarios de amplia circulación, pero resulta evidente que en Los Pinos ya no hay quien atienda estos detalles que para otros gobiernos resultan de primera importancia, pues en política lo que se proyecta tiene visos de realidad, lo que parece, sencillamente, es. Así de simple.
En la misma foto se ve a nuestra canciller mirando la bien delineada figura de Carla Bruni con un gesto de “¡qué bárbara!”, como si la esbelta silueta fuera por mantenerse ajena a la gastronomía de tacos y garnachas. Más lamentable es la mirada con que se captó a los secretarios de Seguridad Pública y de Hacienda, que sin recato miran y admiran el ciertamente admirable derriére de la guapa visitante. Si el marido de la cantante vio los diarios mexicanos, francés al fin, seguramente habrá sonreído con orgullo, pero cabe preguntar: ¿Ya no hay quien se encargue del protocolo en Los Pinos? ¿Por qué no contratan a una persona que advierta a los funcionarios que en público no pueden lanzarse miradas lúbricas sobre la esposa de un jefe de Estado?
Se trata de falta de cuidado, de anécdotas que quedarán para la picaresca de nuestra clase política y que, supongo, no afectan las relaciones entre México y Francia. En cambio, lo que sí tiene consecuencias de orden interno y externo es la insistencia del mandatario galo en reclamar la extradición de la francesa Florence Cassez, presa y sentenciada a 60 años de cárcel por secuestro y otros delitos.
Una vieja tradición obliga al Estado francés a emplear todos los medios a su alcance para proteger a sus súbditos. México ha padecido por esa vocación de imponer esa tutela en cualquier lugar del mundo. Lo sufrió en 1838 nuestro país cuando la Guerra de los Pasteles, desatada por Francia con el pretexto de las indemnizaciones que demandaban ciudadanos franceses, especialmente un pastelero de Tacubaya, por los daños sufridos en sus negocios debido a las turbulencias de la política local. En esa ocasión, una flota de guerra de Francia bloqueó Veracruz durante siete meses, al término de los cuales abrió fuego contra el puerto, lo que dañó principalmente a la población civil.
Más conocida es la intervención francesa de 1862-67, originada por la suspensión de pagos que decretó el presidente Benito Juárez al término de la Guerra de los Tres Años, cuando el país se hallaba devastado y el erario se encontraba en total insolvencia. La imposición de un emperador austriaco y la guerra civil consiguiente fueron el resultado de aquella nefasta intervención que nunca fue respaldada por lo mejor del pueblo francés y la que Víctor Hugo, desde el exilio, reprobó en forma ejemplar.
Por fortuna, pese a las agresiones, ha prevalecido una muy justificada admiración de los mexicanos por la cultura francesa, a la que algunos pensadores mexicanos han calificado de orgullo y bandera de la civilización contemporánea.
Pero el hecho es que, de una forma u otra, el Estado francés nunca ha renunciado a la defensa de sus ciudadanos en cualquier parte del planeta, lo que en muchos casos resulta plausible. Con esa determinación nos hubiera gustado que actuara el gobierno mexicano cuando se produjo la agresión de tropas colombianas contra un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, hecho en el que murieron varios mexicanos que, aclaremos, no eran guerrilleros y habían sido llevados hasta aquel punto remoto por la solidaridad con una causa que consideraban justa. La primera reacción del gobierno mexicano fue de franco desprecio por nuestros connacionales y lo que siguió es una feria de tibiezas que no ha impedido la persecución a Lucía Morett, la chamaca que sobrevivió al crimen ordenado por el presidente de Colombia, para quien no han escaseado las muestras de amistad del gobierno panista de México.
Parece un contrasentido que Sarkozy demande seguridad para sus connacionales y a la vez abogue por Florence Cassez, sentenciada por la comisión de delitos en nuestro territorio. De lograr su expatriación, Francia, por la pésima fama del Poder Judicial que tenemos, podría someterla a un nuevo juicio y terminar declarándola inocente, lo que pondría en entredicho a la justicia mexicana. Sería como ir de derriére, hacia atrás, como casi todo en el país.
hum_mus@hotmail.com

Marihuana Policy Project

Piden despenalizar la marihuana en California
Cientos de "Clubes de Cannabis" buscan que el Gobierno federal saque de su lista negra a la marihuana y permita que millones se beneficien con sus propiedades medicinales
Publicado en La Vamguardia, 12/03/2009
Los Ángeles (EE.UU.). (EFE).- Cientos de "Clubes de Cannabis" a lo largo y ancho de California buscan que el Gobierno federal saque de su lista negra a la marihuana y permita que millones se beneficien con sus propiedades medicinales.
Aunque en California la venta y el uso de la marihuana con fines medicinales es legal, a nivel federal la venta de la planta sigue siendo ilegal, lo que es perseguido por el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA). Según la asociación "Marihuana Policy Project" (MPP) se han registrado más de diez millones de arrestos relacionados con la marihuana desde 1995 y afirma que 89% de las detenciones son por posesión y no por tráfico. Esto significa que las víctimas han sido consumidores, ya sea para uso médico legal o para uso recreativo no autorizado. En 1996, los votantes de California aprobaron la Proposición 215, también conocida como la Ley de Uso Compasivo, la cual permite el cultivo, transporte y uso de la marihuana con recomendación médica. Posteriormente, en el 2003, el Senado estatal aprobó la resolución 420 por la que se creó un programa de marihuana medicinal que reguló el consumo y creó una libreta o tarjeta de uso para recibir el producto legalmente. Lo que los activistas piden es que se reconozcan los beneficios del Cannabis y se la clasifique como una hierba de las que se consiguen en cualquier farmacia de productos naturales. "En Los Ángeles hay una moratoria de dispensarios, o lo que llamamos colectivos médicos, que proveen Cannabis médica, y están votando por otros seis meses de moratoria hasta que establezcan una ordenanza que regule los dispensarios", dijo Anne-Marie Marable, que dirige una farmacia autorizada para vender marihuana. Los activistas a favor del uso medicinal de la marihuana afirman que la persecución federal es un desperdicio del dinero de los contribuyentes porque, por ejemplo, en California, los dispensarios autorizados cobran impuesto sobre su venta. Organizaciones como MPP buscan detener las redadas de la policía, cuyas víctimas sean pacientes de marihuana medicinal, y quieren una reforma integral que permita que la substancia salga de la categoría que la equipara con el "crack" y la heroína a nivel federal. "Lo que queremos es asegurarnos de que todos los pacientes que necesitan marihuana medicinal tengan un acceso seguro y confiable a su medicina, y que las reglas para los dispensarios sean adecuadas para prevenir abusos, sin ser tan restrictivas que lastimen a sus pacientes", afirmó Bruce Mirken, director de comunicaciones de MPP. En la farmacia de West Hollywood se vende el producto entre otros muchos, bajo receta médica y para dolencias como la presión alta, el estrés, el glaucoma, y para síntomas como la náusea en pacientes de sida, o del dolor crónico en pacientes terminales.

Incremento 17 veces del precio de las drogas en EE UU

Precio de la coca sube 17 veces en ruta a EU
Nota de Lemic Madrid
Excélsior 12 de 2009
Los estadunidenses gastan en promedio 178 millones 82 mil 191 dólares diarios cárteles mex(casi 65 mil millones anuales) para comprar drogas, lo que se ha convertido en el principal factor de la violenta lucha entre los icanos por las rutas de traslado y distribución de estupefacientes en ese país.
“Las elevadas ganancias permiten que los cárteles mexicanos engrosen sus filas con personas sin escrúpulos, dispuestas a matar y envenenar a la sociedad con drogas”, destaca un informe elaborado por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal.
El tipo de productos y el riesgo que corren los delincuentes para trasladar y distribuir los estupefacientes provoca que el precio de las drogas se incremente en Estados Unidos hasta 17 veces sobre su costo original de producción.
De acuerdo con el informe de la SSP, se ha dado seguimiento a la cadena internacional establecida por los narcotraficantes, desde que se produce la droga hasta que se vende en las calles de Estados Unidos.
En el documento se revela que un kilogramo de cocaína pura que se produce en Colombia tiene un costo aproximado de mil 762 dólares.
Informes de inteligencia revelan que la organización de Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, y el grupo delictivo liderado por Heriberto Lazcano Lazcano, es decir, el cártel del Golfo/Zetas, son los que mantienen mayor contacto con esa región.
Al entregar y trasladar el alcaloide a nuestro país, el valor de la mercancía se incrementa al mayoreo, aproximadamente en ocho mil dólares, es decir, por el costo de la logística de introducción.
El territorio estadunidense es el principal objetivo de estas organizaciones, ya que al evadir los retenes de las fuerzas federales mexicanas y el paso por la franja fronteriza hacia Estados Unidos, el kilo de cocaína alcanza un valor de 30 mil 500 dólares.
Los cárteles de Sinaloa y Golfo/Zetas, incluso, han logrado establecer contactos transcontinentales para abastecer a los consumidores de Europa, donde se puede comercializar un kilogramo de cocaína hasta en 46 mil 939 dólares estadunidenses.
El documento destaca que “la enorme diferencia que hay en el precio de las drogas entre su punto de origen y su destino final da cuenta de las utilidades que obtienen losnarcotraficantes.
“El dinero también ha servido para que el crimen organizado incremente su capacidad de fuego, además de propagar una falsa imagen de éxito producto de las actividades ilícitas”, advierte la Secretaría de Seguridad Pública.
Las 50 entidades del territorio estadunidense representan, para los cárteles mexicanos, el mayor mercado para la distribución y venta de estupefacientes, ya que los adictos de ese país tienen un consumo potencial de cinco mil 405.3 toneladas de mariguana al año.
En caso de que se pudiera vender esta cantidad de hierba, los mayoristas obtendrían ganancias que ascienden a diez mil 810.5 millones de dólares, mientras que por la venta al menudeo llegarían hasta 81 mil 78.9 millones de dólares anuales.
El consumo potencial de cocaína en Estados Unidos se estima en 216.2 toneladas, droga que podría comercializarse entre los mayoristas en seis mil 594.4 millones de dólares. Al ponerla a la venta en el mercado minorista, obtendrían 25 mil 728.9 millones de dólares.
La heroína es otro de los productos ilícitos de mayor demanda, ya que el consumo potencial en suelo estadunidense se estima en 34.1 toneladas, por lo que se podrían obtener dos mil 993.2 millones de dólares al mayoreo, y cinco mil 870.3 millones de dólares al menudeo.
Sobre drogas sintéticas, la SSP establece que en Estados Unidos existe una demanda de 51.2 toneladas de metanfetaminas y 226.5 millones de tabletas de éxtasis.
De esta manera, en Estados Unidos el consumo potencial, en promedio anual, podría ascender a cinco mil 706 toneladas de los diversos tipos de estupefacientes, y más de 226.5 millones de tabletas de drogas sintéticas.
El documento advierte que por la comercialización de este material ilícito las organizaciones delictivas podrían obtener 24 mil 281.5 millones de dólares anuales por la venta al mayoreo, así como 124 mil 115.8 millones de dólares almenudeo.