4 nov. 2010

Convenio protección a periodistas

Palabras del Secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, durante la firma del convenio: “Mecanismo para la Protección de Periodistas”
México, D.F., 03/11/2010
Muy buenas tardes a todas y a todos.
Saludo con aprecio a la diputada María Yolanda Valencia Vales, Presidenta de la Comisión Especial para dar Seguimiento a las agresiones a periodistas y medios de comunicación. Bienvenida, legisladora.
Al Doctor Raúl Plascencia Villanueva, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Le agradezco, como siempre, su solidaridad y participación en estos trascendentes eventos.
Saludo también al Doctor Alejandro Poiré Romero,Secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional y del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Saludo también con aprecio al Embajador Juan Manuel Gómez Robledo Verduzco, Subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Bienvenido.
Al Licenciado Sergio Montaño Fernández, Oficial Mayor de la Secretaría de Seguridad Pública.
Al Licenciado Gustavo Rómulo Salas Chávez, Fiscal Especial para la atención de delitos cometidos contra periodistas.
A los distinguidos representantes del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y de la Oficina Regional de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Bienvenidos a todos los representantes.
Al senador Guillermo Anaya, a todos los funcionarios que aquí se encuentran, a los representantes de las organizaciones de los diversos grupos que velan por los derechos humanos de los periodistas y la libertad de expresión.
Señoras y señores, a los representantes de los medios:
Este Convenio que hemos firmado es un compromiso firme, ineludible y decidido con la libertad de expresión. En este 2010 recordamos a la generación de valientes que puso final a la opresión y conquistó la libertad y a la generación de hombres y mujeres de audaces revolucionarios que combatieron para encontrar la democracia, la justicia y los derechos humanos.
Hoy nuestra generación ya no tiene ante sí la ardua tarea de conquistar esas libertades y consignarlas en la ley, pero nos toca una tarea igualmente importante que es defenderla, preservarla y ampliarlas. Esa defensa de las libertades no admite descanso ni vacilación, por ello el Estado mexicano hace valer los derechos humanos contra cualquier circunstancia que los violente o los amenace.
El compromiso del Gobierno Federal con la libertad de expresión se refleja en uno de los primeros actos legislativos del Presidente de la República que fue, precisamente, la promulgación de la reforma que derogó los delitos de calumnia o difamación del Código Penal Federal; su sola existencia era una amenaza y un obstáculo potencial contra la actividad del periodismo.
También podemos sumar la propia creación de la Fiscalía Especial contra delitos contra periodistas, una instancia fundamental para la investigación de crímenes y delitos que no toleran tampoco la impunidad.
Tenemos la convicción de que la criminalización de la opinión pública, por lo menos a nivel Federal, es inaceptable.
También se presentó al Congreso de la Unión una iniciativa para elevar a la competencia Federal los delitos cometidos en materia de libertad de expresión y de información contra periodistas.
Esta iniciativa hoy se discute, se analiza en el Congreso de la Unión y estoy seguro que los siguientes meses, próximos días, estaremos impulsando con mucho rigor y con apertura la discusión de este proyecto para que tenga pronto una resolución en el orden legislativo.
La legalidad es un valor eminente del Estado de derecho que en unión solidaria con la seguridad, se convierte en elemento clave del progreso. Para defender estos valores y los derechos humanos, en cada rincón de México, hacemos frente a quienes son sus enemigos y los vulneran.
Las instituciones democráticas prosperan y se consolidan gracias a la apertura de los medios, y a una opinión pública bien informada y bien fortalecida. Es por ello, que las agresiones de los criminales contra los comunicadores son inaceptables y esto es una razón más no sólo para seguir, sino para redoblar nuestra lucha contra la criminalidad, a favor de la seguridad, de la tranquilidad, del orden y la paz.
El Convenio que ahora firmamos es parte significativa del esfuerzo del Gobierno Federal para poner en marcha políticas específicas de protección a los periodistas.
Con él establecemos un mecanismo interinstitucional e intergubernamental de todas las autoridades responsables de la Seguridad Pública, para prevenir conductas que atenten contra quienes ejercen el periodismo.
El objetivo final es que los periodistas puedan realizar sus actividades en un clima de certidumbre, en el que imperen el orden y la legalidad.
Este convenio es un paso de gran relevancia, pero sólo es el primero, lo subrayo: el primero de una serie de acciones con las que se pretende consolidar un mecanismo de protección institucional incluyente, amplio y permanente, como lo serán seguramente la integración de esta Comisión, que no sólo será integrada por miembros gubernamentales sino también con una alta vinculación de quienes son representantes de este gremio, y eso seguramente será de beneficio para el mismo periodismo.
En cuatro años de la Administración del Presidente Felipe Calderón se ha apostado por el fortalecimiento de las instituciones, la promoción de la cultura de la legalidad y la defensa de los derechos humanos.
Con este convenio el Estado mexicano ratifica su firme compromiso con la defensa de la libertad de prensa y expresión, pilares fundamentales de nuestra democracia y valores rectores de nuestra cultura política.
Señoras y señores:
Hoy como nunca los medios disfrutan de la libertad de expresión garantizada en nuestra Carga Magna, así como el respeto del Gobierno a su labor informativa, la cual es vital para vigorizar la democracia.
En esta tarea conjunta, el fortalecimiento de las instituciones policiales y de la apertura de mayores espacios de participación social, conforman un binomio indisoluble para hacer que en todas las comunidades del país prevalezca un clima de gobernabilidad democrática y de seguridad.
La unidad y la participación de todos es vital para fortalecer las instituciones en un marco de respeto pleno e irrestricto de los derechos humanos.
En estas tareas, el Gobierno Federal cuenta con la labor decidida y profesional de los periodistas a favor de la información veraz, objetiva y oportuna.
Queremos que sepan que cuentan con el respaldo del Gobierno en la definición de políticas, objetivos y criterios, que les permitan mayor seguridad y que al tiempo que les permita cumplir de manera eficaz con su noble misión de informar a la sociedad, asegurar para todos la consecución de la seguridad y la paz que tanto anhelamos.
Muchas gracias y que tengan muy buena tarde todos.

Viisita papal a España

La visita del Inquisidor de la Fe/Por Juan José Tamayo Acosta, secretario general de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII y autor de En la frontera. Cristianismo y laicidad, Editorial Popular, 2010 EL PAÍS, 02/11/10):

Cuenta el teólogo José María Díez-Alegría en su libro Teología en broma y en serio, ilustrado con las inconfundibles viñetas de Peridis (Desclée de Brouwer, Bilbao, 1975), que Pío XII ordenó hacer excavaciones arqueológicas debajo del altar mayor de la basílica de San Pedro en el Vaticano para comprobar si se encontraba allí el sepulcro del apóstol Pedro. Lo que descubrieron los arqueólogos fueron cinco altares colocados uno debajo de otro y más abajo el sepulcro de Pedro en un huequecito excavado en el suelo y cubierto con unas tejas. Era, dice, “un sepulcro de esclavo, sin monumento alguno, situado en la parte de la necrópolis destinada a los extranjeros. Casi la fosa común”. Pero estaba vacío y no había rastro alguno de Pedro. ¿Qué había sucedido? Con su agudo sentido del humor, Díez-Alegría avanzaba la hipótesis siguiente: cuando le pusieron cinco altares uno encima de otro y una inmensa cúpula, Pedro se sintió incómodo y se marchó.
¿Hipótesis descabellada la de Díez-Alegría? Quizá no tanto. Algo parecido había intuido ya Rafael Alberti en el poema Basílica de San Pedro, recogido en su libro Roma, peligro de caminantes, referido a una estatua de bronce, situada a la derecha de la nave central del Vaticano, que representa a Pedro con un pie ligeramente adelantado, cuyo metal está muy desgastado de tanto besarle los pies los visitantes de la basílica. He aquí el poema: “Di, Jesucristo, ¿por qué / me besan tanto los pies? / Soy San Pedro aquí sentado, / en bronce inmovilizado, / no puedo mirar de lado / ni pegar un puntapié, / pues tengo los pies gastados, / como ves. / Haz un milagro, Señor. / Déjame bajar al río, / volver a ser pescador, que es lo mío”.
La anécdota de Díez-Alegría y el poema de Alberti muestran la degradación que ha sufrido el papado a lo largo de su historia. Benedicto XVI, el Papa que visita ahora Santiago de Compostela y Barcelona, nada tiene en común con Simón Pedro, el pescador del lago de Tiberíades. Tampoco sigue las rigurosas recomendaciones de Jesús de Nazaret a los apóstoles: “No cojáis nada para el camino: ni bastón , ni alforja, ni pan ni dinero, ni llevéis cada uno dos túnicas [propio de gente acomodada]. Quedaos en la casa en que os alojéis [no ser exigentes en cuanto al alojamiento] hasta que os vayáis de aquel lugar. Y en caso de que no os reciban, sacudíos el polvo de los pies. Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la buena noticia y curando en todas partes” (Lucas 9, 3-6). Pues bien, el viaje del Papa costará a los contribuyentes españoles 200.000 euros por hora, ¡qué contrasentido!
Benedicto XVI llega a España en su doble función de máxima autoridad religiosa del mundo católico y de jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano. Su elección fue obra de 114 “príncipes de la Iglesia”, sin consulta ni participación de la comunidad cristiana, lo que limita sobremanera su capacidad para representar a todos los católicos. Benedicto XVI ejerce su autoridad religiosa antidemocráticamente y la jefatura de Estado de la Ciudad del Vaticano con un poder absoluto superior al de los faraones egipcios, los emperadores romanos y los califas del Imperio Otomano. Así lo reconoce la Ley Fundamental (Constitución) del Vaticano, que sustituye a la de 1929 y entró en vigor en febrero de 2001, siendo el cardenal Ratzinger presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe. En ella se establece que “el Sumo Pontífice, Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano, posee la plenitud de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial”, y que tiene “en exclusiva la facultad de conceder amnistías, indultos y perdones”.
Yo creo que el Vaticano como Estado y el autoritarismo papal son dos de los factores que más han contribuido al fracaso del cristianismo en su historia y que más escándalo generan entre los no creyentes, pero también entre no pocos cristianos evangélicos. Además, están en abierta oposición al Evangelio, que acusa a los jefes de las naciones de dominar al pueblo e imponer su autoridad (Marcos 10, 42-45), al tiempo que alejan, más que acercan, de la fe en Jesús de Nazaret. La desaparición del Vaticano es condición necesaria para la recuperación de la credibilidad de la Iglesia en el mundo actual.
Conforme a su doble condición, Benedicto XVI se reunirá con las máximas autoridades religiosas de la Iglesia española -cardenales, arzobispos y obispos- y las máximas autoridades políticas -reyes, presidente del Gobierno, etcétera- que lo recibirán con honores de jefe de Estado y participarán en los actos religiosos en lugares destacados, creando así una confusión de planos que nos retrotrae a épocas pasadas de nuestra historia.
Esas reuniones le servirán al Papa para ratificar los privilegios de los que goza la Iglesia católica: económicos, sociales, fiscales, jurídicos, educativos, sanitarios, militares, y para seguir dirigiendo la agenda religiosa del Gobierno de Rodríguez Zapatero, que se comprometió con Benedicto XVI a demorar -¿ad kalendas graecas?- la presentación a las Cortes de la nueva Ley de Libertad Religiosa y de Conciencia, que no es del agrado del Papa ni de los obispos españoles. De nuevo, el poder político rendido a la autoridad religiosa.

La buchonas de Jalisco

Las buchonas de Jalisco, vidas al límiteAnna G. Lozano, reportera.
Agencia APRO-Proceso, 4 de noviembre de 2010;
Los parroquianos de los bares, centros nocturnos y palenques de la zona metropolitana de Guadalajara las identifican de inmediato por sus cuerpos esbeltos, su vestimenta extravagante y otros llamativos aditamentos. Son las buchonas, esas jóvenes desaprensivas que gastan dinero a manos llenas en esos establecimientos y se divierten al ritmo de los narcocorridos o la música de bandas gruperas. A ellas y a sus acompañantes, los wannabe, se les identifica con los narcos, aunque no necesariamente lo sean. Lo cierto es que hoy por hoy son parte de la narcocultura. Y ellas lo saben. Algunas admiten incluso que viven con el terror en las pestañas. 
GUADALAJARA, 3 de noviembre (Proceso Jalisco).- En el mundo del dinero fácil y abundante, el que se mueve alrededor de los narcos y la droga, empieza a imponerse un nuevo estilo: el de los buchones, mujeres y hombres jóvenes que suelen reunirse en lugares concurridos de esta gran ciudad. Son parte de un nuevo estrato social en el que conviven y se mimetizan con narcotraficantes, y forman parte ya de la narcocultura.
Al poniente de Guadalajara, donde residen las clases acomodadas, las buchonas deambulan por las calles tapatías y en los centros comerciales de moda deslumbran a la gente. Se mezclan con la socialité y acuden con frecuencia a lugares de diversión, como el Dubai, Element y Vida Divina; y son aficionados a los mariscos, que consumen en lujosos restaurantes como Los Arcos y Perla del Pacífico. También degustan comida japonesa y sus lugares favoritos son el Sushi Dokio y el Nura Sushi. 
Son mujeres de uñas largas incrustadas de brillitos o chispas de brillante; pelo lacio, largo y oscuro. Sus cinturas, ceñidas a veces por fajas ocultas, resaltan su esbeltez. Muchas de ellas están operadas y lucen glúteos y pechos voluminosos, labios con colágeno y cejas delineadas. Aun así todas son admiradas por los hombres. 
A las integrantes de esta tendencia urbana venida de Sinaloa lo mismo se les ve en antros, bares y restaurantes locales que en palenques y lugares amenizados con música grupera. Acompañantes de hombres que hacen ostentación de derroche y de estas chicas exuberantes, las buchonas se convierten en pasarela…
Ellas visten ropa de marca que exhiben con orgullo: Bebe, Studio F, Baby Phat, Ed Hardy, Coach, Dolce&Gabbana, Louis Vuitton, Gucci y Armani… Las etiquetas y logos se combinan con los destellos brillantes y letras que adornan sus costosas prendas; lo mismo que su calzado, sus lentes oscuros y sus grandes bolsos que compran en los centros comerciales de moda, como Andares y Galerías.
Sus hombres lucen cadenas de oro y diamantes, con los que conquistan a sus variadas amantes. Siempre van armados de sus ininterferibles nexteles… y de alguna que otra voluminosa pistola, aunque sea de uso deportivo y sólo lance balas de salva; son exhibicionistas. Se desplazan en coches y camionetas del año con vidrios polarizados, blindados y decorados. 
Cuando circulan por las principales avenidas de Guadalajara los buchones siempre llaman la atención: les encanta quemar llanta y que de sus vehículos retumbe música de banda mientras las mujeres que los acompañan sueltan risotadas: “Así vive un buchón. Disfruta de la poca o mucha vida que queda”, dice una fuente que prefiere permanecer anónima y que tiene acceso a estos círculos.
Aun cuando es cada vez más notoria la presencia de este tipo de jóvenes en los círculos sociales con capacidad de consumo –en los que, de manera consciente o no, conviven narcos y no narcos–, poco se sabe de sus orígenes y de lo que esta tendencia implica en términos socioculturales. El Diccionario de la Lengua Española define así el vocablo buchón: “Dicho del palomo o paloma domésticos: Que se distinguen por la propiedad de inflar el buche desmesuradamente”. 
Sin embargo, en Jalisco la palabra se presta aun a diversas interpretaciones. Personas consultadas por Proceso y que se interesan en el fenómeno aseguran que la palabra proviene de Sinaloa. Dicen que a los pobladores de la sierra que “cocinan” (procesan) la droga suele hinchárseles el cuello, de ahí que la gente haya establecido un símil de esta hinchazón con el buche de los animales. Ese habría sido el origen del mote buchón.
Otros aseguran que buchón se deriva de la palabra Buchanan’s, la marca de whisky escocés, toda vez que los integrantes de este grupo social consumen esa bebida, pues “denota estatus y reconocimiento”.
Sin embargo, hoy el término buchón o buchona se aplica a quienes visten de manera extravagante, llamativa y gustan de los narcocorridos. Y aun cuando no todos estén relacionados directamente con el narcotráfico, muchos de ellos son proclives a alguna de las manifestaciones de la narcocultura: ropa, música, vehículos, alcohol.
En busca de estatus

Ser buchón no sólo es sinónimo de moda, sino también de poder. Los jóvenes se afanan por ser temibles y manifestar su estatus, o por lo menos aparentarlo. Cada día son más aquellos que presumen trabajar de lleno para alguien “pesado”, aun cuando esto no sea del todo cierto. Eso, en su mundo, les da estatus. Cada día son más aquellos que presumen porque, dicen, trabajan para alguien “pesado”, pese a que no sea cierto. Lo que les importa es darse su importancia.
Consultado por Proceso, un adolescente vestido como los aficionados a la música de banda grupera expone: “A todo aquel que saque el pecho y estire el cuello se le dice buchón”. Los integrantes de este grupo social tienden a ser exhibicionistas. Quieren hacerse notar a toda costa; algunos gastan y lavan el dinero de manera despreocupada.
Su propósito es darse una vida de muchos lujos y mujeres. Esos jóvenes dispendiosos son los wannabe (los que quieren ser) narcos; los trabajadores de los capos o de sus hijos, los narcojuniors. “Los buchones no siempre son narcos; muchos sólo son dealers (narcomenudistas). Pero les gusta alardear sobre sus nexos con el narco”, dice el entrevistado.
Su comportamiento contrasta con el de sus “patrones”, quienes prefieren pasar inadvertidos; visten de una manera más casual y conducen carros austeros. Por lo general no permanecen más de dos horas en un sólo lugar. “¿Tú crees que si te robas un dulce vas a salir presumiendo a todos que te lo robaste?”, comenta.
Rubí, una joven de 23 años familiarizada con la narcocultura, explica: “Las buchonas son unas viejas que están bien pinche buenas, güey. Son las que andan detrás de los que dicen ser narcos. Muchas de ellas se creen bien pesadas, o dicen que sus novios son bien pesados nada más porque andan bien acá, con brillitos y pagando la fiesta a todos. 
“Ya ves, ahora todo el pinche mundo quiere ser narco; es una moda. Pero los que menos hablan, esos sí son los pesados”.
En medio de la entrevista una amiga de la entrevistada le pidió que le hiciera “un paro” llevándola a un antro buchón: El Dubai, ubicado en avenida Patria, casi esquina con Mariano Otero, donde recientemente se registró una balacera. 
La entrevista se interrumpió. Rubí, su amiga y la reportera se dirigieron al antro mencionado. Era sábado y el intempestivo itinerario se inició alrededor de la medianoche. Al intentar subir a la camioneta para ir al local, una de las jóvenes comentó:
–La puerta está bien pinche pesada. ¿Pues está blindada o qué?
–Pues, obvio, güey” –responde una de sus amigas, sin titubeos. 
Ya en el bar el ambiente era tenso. En las inmediaciones se veían autos y camionetas Mercedes Benz, BMW, Lincoln y Ford Lobo en espera del valet parking. Y en la entrada había grupos de jóvenes altos, con cadenas en el pecho y diamantes, acompañados de buchonas guapas y de generosos pechos y amplias caderas. Todas ellas con zapatos de altos y brillosos tacones.
En las inmediaciones del negocio, camionetas y autos de lujo hacen fila para entrar al tugurio. Algunos invaden incluso el carril derecho, pero eso no importa. Policías federales y estatales hacen rondines sobre la avenida para “resguardar” la seguridad de los tapatíos y evitar que algún extraño se colara en la fiesta.
Tras dejar a su amiga, Rubí reanudó la entrevista. Rubí comentó que aun cuando se les identifica como las parejas de los buchones, la mayoría de las veces el papel de las buchonas es brindar apoyo sentimental a sus compañeros, pero sobre todo ser fieles a ellos. 
Es el caso de Ángela, quien durante algún tiempo fue acompañante de un presunto narco. Algunas veces las buchonas sí tienen vínculos directos con narcotraficantes.
Tras el ruido constante de chocar de las pulseras doradas que decoran su delgada muñeca, Ángela explica a Proceso lo que implica ser buchona: “A mí me decían que yo era buchona, aunque para mí era sólo una moda el querer traer brillos hasta en las uñas de los pies”.
Comenta que esa posición es muy cómoda, sobre todo porque, dice, los viajes, regalos y halagos son la constante. Recuerda que en su primera cita obtuvo presentes cuyo valor era superior a 10 mil pesos. Luego siguieron los autos, dinero, ropa de marca, diamantes y las fiestas.
Admite también que algunas buchonas terminan envueltas en el narcotráfico principalmente por necesidad económica; lo mismo sucede con los buchones: “Todos se meten por el dinero. Hay chavos que se llevan hasta 50 mil pesos en una hora. Es dinero fácil; por dinero hacen todo sin medir las consecuencias o sin saber a dónde o con quién se están metiendo”.
Pero ese estilo de vida tiene un precio. Ángela asegura que no se puede andar expuesta diariamente a la luz pública. De ahí que las gorras y los lentes oscuros sean su mejor disfraz. “Hay mujeres que por dinero lo aguantan todo”, desde que su pareja tenga otras mujeres hasta golpes y otras formas de violencia. 
“Para empezar, una sabe que ellos tiene más viejas, por más gordos o feos que puedan estar. Pero nos gusta creer que una es la más importante. En cambio, tú no puedes salir con amigos, porque se encelan; no te les puedes poner al brinco. A una amiga le mataron a un chavo con el que estaba saliendo.”  
Ángela viste jeans ajustados. Cruza la pierna cuando la reportera le pregunta si se sentía segura junto a su pareja: “Sí. Yo me sentía mucho más segura cuando él estaba conmigo. Me sentía protegida. Una vez me tocó ver cómo los federales le hicieron el paro: él les dio una mordida de 10 mil pesos. Con eso se los echó a la bolsa”. Sin embargo, cuenta, la invadía el terror cuando su pareja hacía sus viajes de trabajo. “Siempre temía recibir una mala noticia. En estas ondas siempre se vive con el terror en las pestañas”.
***

¿Dónde están los detenidos?

Presidente: ¿dónde están los detenidos?/ Miguel Carbonell
El Universal 4 de noviembre de 2010
El presidente Calderón ha hecho de la lucha por la seguridad pública la principal bandera de su gobierno. Muchos mexicanos, hartos de estar bajo la amenaza de los delincuentes, apoyan al Presidente en esta compleja labor. No cabe duda que México podrá prosperar solamente si tenemos éxito en el combate en contra de la delincuencia, sobre todo de la más peligrosa, que casi siempre está vinculada con el narcotráfico.
No hay elementos para hacernos suponer que el Presidente no habla en serio cuando se refiere a la cruzada que su gobierno ha emprendido en contra de los cárteles del narco. Existen, sin embargo, algunos datos muy preocupantes, que harían suponer que en realidad algo está fallando dentro de la estrategia gubernamental. Y no se trata de un problema menor, sino de un hueco enorme —abismal, mejor dicho— en la exigencia de responsabilidades penales para las personas que han sido detenidas por delitos relacionados con el tráfico de sustancias ilícitas.
Si revisamos los anexos estadísticos del Cuarto Informe de Gobierno del presidente Calderón (cosa que se suele hacer escasamente, pese a la importancia de los datos), nos encontramos con algunas cifras sorprendentes. El Presidente nos informa que han sido detenidas por delitos contra la salud, o vinculadas con el narcotráfico, 29,362 personas en 2007, 28,597 en 2008, 40,950 en 2009 y 15,844 en 2010 (hasta finales de junio).
Cualquier observador imparcial estaría de acuerdo en que son buenas noticias. Si durante tres años y medio se ha detenido a más de 113 mil personas, esto claramente indica al menos dos cosas: 1) el discurso del Presidente va en serio y la lucha contra los cárteles es frontal; 2) las instituciones públicas están haciendo un trabajo admirable para quitar de nuestras calles a delincuentes muy peligrosos. Bravo por eso.
Pero hay un detalle que pone del todo en cuestión nuestro posible optimismo. Según los datos que aparecen también en el Cuarto Informe de Calderón, el número de personas que están detenidas en nuestras cárceles y reclusorios, no parece reflejar ni lejanamente ese número de detenidos. En efecto, el Presidente nos informa que en 2007 había 212,841 personas presas en México, en 2008 eran 219,754, en 2009 eran 224,749 y en junio de 2010, la cifra alcanzaba las 223,225 personas.
Lo anterior nos indica que el aumento neto de personas presas en el sexenio ha sido de 10,384. Es decir, hay más de 103 mil personas que han sido reportadas como detenidas pero que no sabemos dónde están: solamente sabemos que en la cárcel no están.
Simplemente considerando los datos de 2009, tenemos a más de 40 mil personas detenidas, pero un aumento muy leve de 5 mil personas presas (suponiendo que todas ellas hayan correspondido a delitos contra la salud, que son juzgados por autoridades federales).
Recordemos que el Código Penal Federal señala penas muy altas por narcotráfico (en sus distintas modalidades). Las sanciones comienzan en los tres años de prisión y alcanzan más de 30, según los artículos 193 y siguientes de ese Código.
Las preguntas al confrontar los datos del informe presidencial saltan de inmediato: ¿qué ha pasado con las más de 100 mil personas que fueron detenidas pero no están en la cárcel? ¿Fueron detenciones falsas (no existieron)? ¿Fueron detenciones arbitrarias, declaradas ilegales por los jueces federales, quienes ordenaron la inmediata libertad de los detenidos?
Incluso más: si las personas detenidas no llegaron a nuestras cárceles, ¿fueron liberadas en algún momento?, ¿fueron ejecutadas de forma ilegal? En ambos casos sería gravísimo que se hubiera producido cualquier tipo de conducta ilícita por parte de alguna autoridad.
El presidente Calderón no ha sido un cabal defensor de la transparencia, ni la ha hecho una regla de su gobierno. Más bien al contrario. Pero lo que está en juego a partir de las cifras que él mismo nos proporciona, es mucho. Que desaparezcan así nada más 100 mil personas no es un juego. Hay algo que no sabemos y de lo cual el Presidente nos debe informar. ¿Dónde están si no aparecen registradas entre la población carcelaria?, ¿en qué momento, en el tránsito entre la policía, el Ministerio Público, los jueces y los directores de las cárceles, se “extraviaron” esas personas?
Podría apostar a que existe una explicación racional, pero no se desprende de ninguno de los datos que han ofrecido hasta el momento las dependencias federales. Es urgente una explicación.
www.miguelcarbonell.com / twitter: @miguelcarbonell

Sucesión en el PAN

El PAN como objeto de deseo/Jorge Fernández Menéndez

Más grave aún, se perciben diferencias importantes en el equipo que alguna vez fue compacto, que se expresan en muchos ámbitos, pero hoy, sobre todo, en el proceso de selección del nuevo presidente nacional del PAN, convencidos todos, con razón, de que esa elección determinará el futuro del proceso sucesorio, por lo menos en lo que respecta a elegir al candidato presidencial panista.
El proceso parece estar ya seriamente contaminado por esa lucha cada día menos sorda. La candidatura de Gustavo Madero, que parecía tener el apoyo del calderonismo, ha mostrado que no las trae todas consigo, y eso es evidente desde el lanzamiento de Roberto Gil. Las campañas contra éste han sido una respuesta durísima que proviene de distintas fuentes, desde las que lo acusan de no ser militante del partido con más de cinco años de antigüedad hasta quienes muestran que no queda claro su lugar de origen, si en Chiapas o en Oaxaca. Ante esa división, cada día más enconada, quien puede concentrar mayores apoyos, muy eclécticos por cierto, es Francisco Ramírez Acuña, aunque algunos consideran que el ex gobernador y ex secretario de Gobernación está representando los intereses de Santiago Creel.
Lo cierto es que nada de eso resulta una verdad o una mentira absoluta y está detrás una lucha bastante descarnada entre diferentes grupos. Madero sigue manteniendo el apoyo de grupos del calderonismo, también de distintos senadores y gobernadores, pero su apoyo en el equipo más cercano se ha ido diluyendo y quién sabe si le alcanzará para llegar a la presidencia panista. La candidatura de Gil le afecta directamente porque viene con el apoyo de muchos personajes cercanos al mandatario o con peso en el partido. Se asegura que sobre todo detrás de la candidatura de Gil está Patricia Flores, la ex jefa de la Oficina de Los Pinos (no dejó de llamarme la atención una entrevista reciente de Flores donde asegura que fue ella la que decidió renunciar a esa posición en la casa presidencial y que nadie le solicitó hacerlo) y Jorge Manzanera, el principal operador electoral del blanquiazul en los últimos tiempos. Pero allí también están, desde el antecesor y sucesor de Flores en Los Pinos, Gerardo Ruiz Mateos, hasta Germán Martínez, con quien Gil ha colaborado durante años, pero también Fernando Gómez Mont, quien regresaría al PAN, dijo, si su ex subsecretario logra la presidencia del partido.
En esa amplia amalgama de intereses lo que estaría faltando es respaldo de sectores tradicionales del panismo, los mismos que le generaron costos altísimos a la gestión de Germán Martínez e incluso a la de César Nava. Lo que no queda nada claro es con quién compiten los demás integrantes del equipo del presidente Calderón. Y tampoco han dado mucha luz los precandidatos a la Presidencia de México, salvo que Alonso Lujambio parece apoyar a Gil (y dicen que allí también estaría Heriberto Félix, de una estrecha relación con Patricia Flores y Rafael Jiménez), mientras que Creel apoyaría a Ramírez Acuña, pero, ¿qué sucede con Cordero, Lozano, Josefina?, ¿qué con los gobernadores? Pareciera que están esperando una señal presidencial que dudo mucho que esta vez se presente, al menos en forma abierta.
La pregunta hoy en el panismo no es sólo quién quedará en la presidencia del partido, sino cuántas heridas dejará ese proceso y si van a poder cicatrizar a tiempo.
Viendo los resultados de las elecciones en Estados Unidos se comprende que el presidente Calderón no considere en forma tan negativa como algunos analistas los resultados electorales de 2009 y 2010. En la Unión Americana, un presidente que llegó al poder con enorme respaldo, con mayoría absoluta en ambas cámaras, no pudo resistir una crisis económica que él no había generado y ha pagado costos altísimos pese a haber podido sacar adelante reformas como la sanitaria. Es un consuelo para el panismo haber mantenido la forma en una crisis con una caída de 10% del PIB y un altísimo costo social. Pero la lección para el futuro inmediato tendría que ser que el secreto está en el bienestar económico de la gente y en una agenda de seguridad basada en los crímenes que más le afectan: el robo, el secuestro, la extorsión. Y ambos procesos van ligados. Y requieren, regresando al inicio de esta columna, un control y una cooperación interna que muchas veces no existe.

"La Barbie" testigo colaborador

Pacta la PGR con 'El Grande'; declara 'Barbie'
Buscan operadores de los Beltrán Leyva beneficios a cambio de dar información
Reforma, 4 noviembre 2010).- REFORMA / Staff
La PGR aceptó conceder a Sergio Villarreal Barragán "El Grande", operador de los Beltrán Leyva, los beneficios de testigo colaborador y el narcotraficante ahora declara bajo un nombre ficticio, de acuerdo con información ministerial.
Al mismo tiempo, Édgar Valdez Villarreal "La Barbie" también empezó a declarar ante la SIEDO y su primer testimonio, realizado el lunes pasado, sirvió para encarcelar a Francisco Javier Gómez Meza, ex director de Despliegue Regional de la AFI y del Penal de Occidente en Jalisco.
Los dos operadores más importantes y sanguinarios de los Beltrán también han testimoniado contra el ex secretario de Seguridad Pública de Morelos, Luis Ángel Cabeza de Vaca, arraigado desde el mes pasado, y Roberto Sánchez Alpízar "El Yanqui", ex jefe Regional de la AFI en el DF.
Este último, al que los narcotraficantes llaman en sus declaraciones como "El supremo de la AFI", no está detenido.
En el caso de "El Grande", la SIEDO le otorgó beneficios legales a alguien que tiene una orden de aprehensión en el Juzgado Cuarto de Distrito en Procesos Penales Federales del DF, por haber ejecutado a 15 personas, entre ellos a Jaime Meraz Martínez, ex dirigente del PRD en Durango.
"La Barbie" fue capturado el pasado 30 de agosto en el Estado de México y aunque inicialmente habló durante horas ante las cámaras de la SSP, cuando fue puesto a disposición de la SIEDO decidió no declarar.
Sin embargo, según los datos obtenidos, Valdez cambió de parecer y apenas el pasado lunes, con su nombre y apellido, decidió rendir un testimonio en la indagatoria PGR/SIEDO/UEIDCS/410/2010, incluida por la Procuraduría General de la República en los expedientes contra el ex director de Puente Grande y "El Yanqui".
Villarreal fue capturado el 12 de septiembre en Puebla y los beneficios que obtuvo, en teoría le reducirán sus eventuales condenas a la mitad o hasta dos terceras partes, en función de la calidad de información que proporcione.
Tanto "La Barbie" como "El Grande" se encuentran arraigados, pese a que desde hace tiempo ambos tienen órdenes de aprehensión por narcotráfico, delincuencia organizada y homicidios.
Ayer, un juzgado federal dictó la formal prisión por el delito de delincuencia organizada a Gómez Meza, ex director del penal de máxima seguridad de Occidente.
Escudos
Las declaraciones de "El Grande" y "La Barbie" han involucrado a:
· Luis Ángel Cabeza de Vaca, ex Secretario de Seguridad Pública de Morelos. Actualmente arraigado.
· Francisco Javier Gómez Meza, ex director de Despliegue Regional de la AFI y del Penal de Occidente en Jalisco. Actualmente preso.
· Roberto Sánchez Alpízar, "El Yanqui", ex jefe Regional de la AFI en el DF. No está detenido.



Opinión del Guero Castañeda

Lecciones para México /Jorge G. Castañeda
Reforma, 4 Nov. 10
Hay lecciones que sacar de las elecciones en Estados Unidos que serán más ricas y precisas una vez que se publiquen las encuestas de salida con los porqués y cómos del voto, y no sólo los por quién. Pero algunas consecuencias para México ya son evidentes.
Tenderemos de aliado y principal baluarte de Calderón a un Obama debilitado, y hasta cierto punto acorralado. La paliza pudo ser peor: los demócratas conservan el Senado y la Casa Blanca; y los republicanos están divididos y carecen de programa. Parte de la espectacularidad de la derrota demócrata en la Cámara baja proviene de lo amplio de sus victorias en 2006 y 2008, pero esto es un triste consuelo para un Presidente que, además del mandato de hace dos años, contó con una mayoría casi aplastante en la Cámara baja y de 60 senadores en la alta, hasta la muerte de Kennedy. Obama sigue conservando buenas posibilidades de ser reelecto en el 2012, más que nada gracias al extremismo simplista de Sarah Palin, y encontrará la manera de gobernar y hacer campaña, pero sus márgenes de maniobra son cada vez más reducidos.
En política externa quizá la bienvenida a los acuerdos de libre comercio con Colombia, Corea y Panamá. Pero adiós a el tratado de cambio climático; la reforma migratoria; cualquier programa de apoyo significativo para África, Centro América, el Caribe y México; cualquier intento, más allá de lo ya realizado, de distensión con Cuba; un gran activismo en las Naciones Unidas, en el G-20 y en otras instancias internacionales. Apenas comenzamos a percatarnos de la magnitud de la oportunidad que el mundo tuvo durante los dos primeros años de Obama y de la gravedad de haberlos desaprovechado. Sólo queda prepararnos -ojalá- para tres de los cuatro años de su reelección a partir del 2012, si es que sucede.
Las encuestas muestran que no sólo nueve de 10 votantes están muy preocupados por la situación de la economía de EU, sino que fue por mucho la principal razón para votar. En otras palabras, existe un desfase evidente y quizá explicable entre los datos macro de la economía norteamericana -con excepción de la tasa de desempleo- y el sentimiento de la gente. No hay trabajo, los bancos no prestan, la gente sigue vendiendo sus casas, los fondos de pensiones 401(K) siguen por debajo de su valor de hace dos años en la medida en que la Bolsa de NY sigue deprimida. Pero, sobre todo, la gente está convencida de que el país va por mal camino. Es posible, tal y como lo insinuó para su desgracia, pero con admirable valentía, el propio Obama, que la gente no entienda: que piense que está peor de lo que está, que no se vean los avances ni lo que se ha evitado, que no vea luz al final del túnel. Pero también es posible que, a su manera, la gente tenga razón y que la situación económica sea mucho peor de lo que parece. De ser así, convendría que en México nos despertáramos y entendamos lo evidente: si la economía de Estados Unidos va tan mal, no es posible que la nuestra vaya bien. Y si sigue mal la economía del norte, va a irle cada vez peor a la mexicana. Es el tipo de noticia que ningún gobierno quiere dar, pero uno que ya está por entrar a su último tercio, necesariamente de resignación, sí puede permitirse el lujo de hacerlo.
Y, por último, un resultado agridulce. Lamentablemente la iniciativa 19 para legalizar la mariguana en California perdió por poco: 54-46; y en Arizona, un estado hiperconservador, perdió por menos: 50.2 vs. 49.8. Para Calderón es una victoria pírrica y para México una derrota provisional.
El cambio cultural de EU es espectacular: en medio de la ola conservadora quién hubiera pensado que prácticamente la mitad de los ciudadanos del estado más rico, poblado y grande votaría por la legalización plena de la mariguana. ¿Tiene sentido todavía decir "gringos mariguanos e hipócritas"? "Mariguanos" tal vez, pero hipócritas ya no: los resultados dicen que no quieren reducir el consumo. ¿Qué parte de estos resultados no se entiende?
http://www.jorgecastaneda.org/; jorgegcastaneda@gmail.com