Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero 14, 2009

Referéndum en Venezuela

Otro referéndum para el comandante/Ibsen Martínez, escritor venezolano Publicado en EL PAÍS, 14/02/2009, Según las cuentas que hizo un acucioso historiador venezolano, ya a mediados del siglo XX, Venezuela se había dado -es un decir- veintitantas Constituciones y vivido más de 120 pronunciamientos militares, entre golpes exitosos e intentonas, desde que se hizo a la vida independiente y sedicentemente republicana.
Eso hace un promedio de 3.12 Constituciones por dictador y algo así como el 0.4 por caudillo. Solamente el general Juan Vicente Gómez, quien patriarcalmente nos tiranizó durante 27 años, se hizo redactar siete de ellas, promediando poco menos de una cada cuatro años.
Todo ello podría llevar a pensar que los venezolanos ostentamos un récord regional de descontento con nuestras Constituciones, sobre todo cuando se piensa que el país vecino, Colombia, sólo ha tenido ocho en casi 180 años. La penúltima estuvo en vigor durante 105 años, desde 1886 hasta 1991. Pero, en realidad, el “…

Volver a empezar

Volver a empezar de cero/ Said Aburish, escritor y biógrafo de Sadam Husein, autor de Naser, el último árabe Publicado en LA VANGUARDIA, 14/02/2009; Las personas que critican la política occidental en Oriente Medio tienden a olvidar el grado de coherencia de que ha hecho gala a lo largo del tiempo. Occidente heredó Oriente Medio de la Turquía otomana durante la Primera Guerra Mundial y nunca se ha desviado de una política que apelaba a la forja de alianzas con líderes impopulares en contra del pueblo árabe. La razón por la que Occidente sigue presente en Oriente Medio estriba en su interés por convertir a los líderes árabes en sheriffs a su servicio, y tal es asimismo la razón por la que Occidente sigue siendo impopular a ojos del árabe medio.
Muchos creen que las cosas continuarán así. Otros juzgan que los días de Occidente están contados y que una política que apela a que se niegue al árabe medio el derecho de participar en la construcción de su futuro está condenada al fracaso. Pero …

Gaza, la realidad y el dogma

Gaza: la realidad y el dogma/Por Joan B. Culla, Publicado en EL PERIÓDICO, 14/02/2009; Como viene sucediendo tras las últimas crisis bélicas árabe-israelís (segunda Intifada, campaña contra Hizbulá del 2006…), el silencio –siquiera relativo– de las armas en Gaza ha dado paso a un goteo de informaciones francamente perturbadoras fruto del relato mediático dominante entre nosotros acerca de lo sucedido en la franja hasta el pasado 18 de enero, y también a una serie de datos que emborronan el limpio esquema maniqueo según el cual Hamás fue el heroico defensor de los palestinos frente a la vesania asesina del Ejército israelí. Resumamos brevemente algunas de esas novedades.Ya el 21 de enero, el enviado especial a Gaza del Corriere della Sera, Lorenzo Cremonesi, explicaba desde el lugar de los hechos cómo, durante las semanas de combates, patrullas vecinales habían tratado de impedir que los guerrilleros islamistas utilizasen sus viviendas habitadas, sus azoteas, sus patios, para abrir fuego…

Susan Sontag

Muerte lenta de Susan Sontag/Antonio Muñoz Molina Publicado en Babelia de El País, 14/02/2009; En los escaparates de las librerías de Nueva York hay una bella edición recién aparecida de los diarios de Susan Sontag, con una foto en la portada de una mujer joven de los años cincuenta, o primeros sesenta, morena, con un cierto parecido a Natalie Wood, con un cigarrillo en la mano, sostenido con esa afectada naturalidad con la que en esa época se dejaban retratar fumando los intelectuales. En otro libro donde ella también está en la portada, Susan Sontag es ya la mujer célebre y madura con la melena poderosa cruzada por un mechón de pelo blanco: es la edición de bolsillo de Swimming in a Sea of Death, el testimonio de la agonía y la muerte de Sontag escrito por su hijo, David Rieff, que tiene casi la sequedad de un informe clínico, la tensión insoportable de ese llanto que atenaza la garganta y estallará como un quejido. La simultaneidad de los dos libros, de las dos fotos, traza el arco …

Chamanes, magos y etcétera

Letras satánicas/Clara Sánchez, (Guadalajara, 1955) obtuvo el Premio Alfaguara de Novela en 2000 por Últimas noticias del paraíso. Su última novela publicada es Presentimientos (Alfaguara, 2008). www.clarasanchez.com Publicado en Babelia, de El País, 14/02/2009; ¿Creéis en los adivinos, los magos, las ciencias ocultas, los poderes paranormales, en los ángeles y los demonios? La mayoría contestaríamos que no, sin embargo, el tarot, el I-ching, el péndulo y todo lo que pueda revelar algo sobre el futuro se ha ido implantando con fuerza en nuestra vida cotidiana, incluso la brujería y, de forma menos evidente, las sectas satánicas. Lo que hace unos años era considerado cosa de crédulos y de ignorantes está siendo asumido por las elites culturales. A nadie le avergüenza decir que le han echado las cartas o que le han leído la mano, por hablar de las prácticas más corrientes y menos retorcidas. Además, en tiempos de crisis cualquier ayuda es buena aunque venga del lado oculto.
Alguien que s…

Amores que matan nunca mueren

Contigo de Joaquín Sabina Yo no quiero un amor civilizado,
con recibos y escena del sofá;
yo no quiero que viajes al pasado
y vuelvas del mercado
con ganas de llorar.
/
Yo no quiero vecinas con pucheros;
yo no quiero sembrar ni compartir;
yo no quiero catorce de febrero
ni cumpleaños feliz.
/
Yo no quiero cargar con tus maletas;
yo no quiero que elijas mi champú;
yo no quiero mudarme de planeta,
cortarme la coleta,
brindar a tu salud.
/
Yo no quiero domingos por la tarde;
yo no quiero columpio en el jardín;
lo que yo quiero, corazón cobarde,
es que mueras por mí.
/
Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.
/
Yo no quiero juntar para mañana,
no me pidas llegar a fin de mes;
yo no quiero comerme una manzana
dos veces por semana
sin ganas de comer.
/
Yo no quiero calor de invernadero;
yo no quiero besar tu cicatriz;
yo no quiero París con aguacero
ni Venecia sin ti.
/
No me esperes a las doce en el juzgado;
no me digas volvamos a empe…