7 feb. 2016

Francisco, “libre de decir aquí lo que quiera”

Revista Proceso # 29049, 6 de febrero de 2016..
 Francisco, “libre de decir aquí lo que quiera”/RODRIGO VERA Y LETITIA OIVAS
Las últimas semanas han sido de jaloneos entre los representantes del gobierno mexicano y el Estado Vaticano en torno a los discursos que pronunciará el Papa Francisco durante su estancia en el país. En este escenario cobra fuerza un probable encuentro con los familiares de los normalistas de Ayotzinapa, que, según fuentes vaticanas, podría ser privado. El Papa, lejos de despejar las dudas, dijo el miércoles 3 en un discurso virtual transmitido por Notimex que no viene a tapar los problemas que aquejan al país.

CIUDAD DEL VATICANO.- Ante las constantes versiones en el sentido de que la Secretaría de Relaciones Exteriores intenta suavizar los mensajes que pronunciará el Papa Francisco en México relativos a la violencia y la inseguridad en el país, el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre, aclara enfático:
“El Papa es libre de decir lo que quiera. Y siempre en la cancillería nos dijeron que podrá decir lo que quiera. De manera que el Papa va a preparar sus discursos junto con sus ayudantes.”
Y sobre el posible encuentro del pontífice con los familiares de Ayotzinapa que tantas expectativas levanta, el representante papal comenta, lacónico:
“Ya no hay espacio en la agenda.”
Pierre hizo estas breves declaraciones a Proceso tras terminar su ponencia en un seminario sobre la visita papal realizado en la Universidad Panamericana, en la Ciudad de México. Durante su discurso en el estrado le recordó a los oyentes que “la nunciatura en México es la casa del Papa”, con lo que dejó en claro que ahí no sólo pernoctará Francisco, sino que también podrá recibir a quien quiera.

El nuevo vicario de la Arquidiócesis Primada de México es Andrés Luis García Jasso,

Designa Card. Norberto Rivera Carrera nuevo Vicario Judicial
Semanario “Desde la fe“..,domingo, 20 de octubre de 2013 |
Nota de  Francisco Luna Macías.

El cardenal Norberto Rivera Carrera nombró como nuevo Vicario Judicial para la Arquidiócesis de México, al P. Andrés Luis García Jasso, quien dirige el Tribunal Eclesiástico como instancia al servicio de la Iglesia, encargada de resolver asuntos jurídicos diversos, entre ellos, los procesos de nulidad matrimonial.
Dentro de la Iglesia existen varias funciones: pastorales, administrativas y judiciales; para estas últimas, se utilizan los cánones y la legislación de la institución eclesiástica. Entre las principales tareas del Tribunal Eclesiástico está estudiar los casos que se presentan para declarar la nulidad matrimonial, especificó el P. García Jasso, quien cuenta con experiencia previa dentro del área.
A partir de que asumió el nuevo cargo, al sacerdote le corresponde vigilar el funcionamiento del Tribunal Eclesiástico, encargado de emitir los fallos para declarar la nulidad matrimonial, así como los avances de los procesos judiciales de conformidad con lo establecido en el Código de Derecho Canónico. El presbítero abundó más acerca de esta temática, por ser de interés para los lectores de Desde la fe.
En la Iglesia –como bien se sabe– “no existe el divorcio ni la anulación matrimonial, aunque hay casos en los que aparentemente se llevó a cabo el matrimonio, pero (de acuerdo a las características o condiciones en que se dio) pudieron presentarse vicios en el consentimiento o con la normativa que la Iglesia estipula para considerarse válido el matrimonio”, citó el nuevo Vicario Judicial.

El padre Alberto Pacheco, vicario de la arquidiócesis Primada de México

Dejó el cargo de Vicario antes de morir..
En octubre de 2013, Norberto Rivera Carrera designó como nuevo Vicario Judicial al sacerdote  Andrés Luis García Jasso, y por tanto le toca dirigir el Tribunal Eclesiástico de la Arquidiocesis Primada de México..
Al Tribunal Eclesiástico, le toca emitir los fallos para declarar la nulidad matrimonial, así como los avances de los procesos judiciales de conformidad con lo establecido en el Código de Derecho Canónico. 
#

Nota del Opus dei.., 22 de febrero de 2016
Después de una vida gastada en el servicio a Dios y a los demás, el P. Alberto Pacheco ha ido a la casa del Padre
 Esta mañana -22 de febrero de 2014- en torno a las 7:30 horas, falleció en la Ciudad de México, a la edad de 83 años, el P. Alberto Pacheco Escobedo, a consecuencia de una complicación respiratoria.
El P. Alberto pidió su admisión en el Opus Dei el 10 de mayo de 1950, siendo uno de los primeros fieles del Opus Dei en México.
Estudió la carrera en la Escuela libre de Derecho en la Ciudad de México y era Doctor en Derecho Civil y en Derecho Canónico.
Fue Presidente de la Asociación Nacional del Notariado Mexicano y del Colegio de Notarios del Distrito Federal.  Ejerció su profesión civil hasta su ordenación sacerdotal en 1994.

El poder bien vale una boda/Jenaro Villamil.

Revista Proceso # 29049, 6 de febrero de 2016..
El poder bien vale una boda/Jenaro Villamil.
La llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia fue posible gracias no sólo a una paciente y calculada estrategia mediática y política, sino también a la urdimbre de una oscura trama eclesiástica que culminó en su cuestionada boda con Angélica Rivera… En esta historia sobrecargada de “infamia”, “injusticia” y “graves irregularidades” los protagonistas son, además de la pareja, el exesposo de La Gaviota, El Güero Castro; Televisa; el cardenal Norberto Rivera; un exnuncio apostólico y el nuncio actual, Christophe Pierre; Enrique González Torres, exrector de la Universidad Iberoamericana, un sacerdote sacrificado y nada menos que el propio Papa Francisco. Una investigación periodística de Proceso y Aristegui Noticias revela los pormenores de esta maquinación insólita…
Una compleja maquinación eclesiástica y política, protagonizada por la Arquidiócesis de México y el gobierno del Estado de México, se urdió detrás de la historia de telenovela del noviazgo y la boda entre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera para anular en 2009 la boda entre la actriz de Televisa y el productor de la misma compañía José Alberto El Güero Castro, realizada cinco años atrás en la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, en la colonia Roma de la Ciudad de México.
 Calificada entonces como “la boda del año” con base en un plan mediático que fue paciente y cuidadosamente calculado por Televisa y la cúpula del Partido Revolucionario Institucional, el enlace religioso jugó un papel fundamental para la llegada de Peña Nieto a la Presidencia.