15 nov. 2015

Utilizar a Dios para justificar este camino es una blasfemia: papa Francisco

Utilizar a Dios para justificar este camino es una blasfemia: papa Francisco
VATICANO, a 15 de Noviembre de 2015
El papa Francisco expresó de nuevo su “profundo dolor” por los ataques terroristas “que en la tarde y noche del viernes han ensangrentado Francia, causando numerosas víctimas”. “Utilizar el nombre de Dios para justificar este camino es una blasfemia”, aseguró con determinación.
 Luego de rezar el Ángelus desde la ventana del estudio pontificio que da a la Plaza de San Pedro manifestó también que “tanta barbarie nos deja consternados y uno se pregunta cómo puede el corazón del hombre idear y realizar hechos así de horribles, que han trastornado no solo a Francia sino al mundo entero”.
 Al Presidente de la República Francesa y a todos los ciudadanos ofrezco la expresión de mi más profunda condolencia”.
 “Estoy cerca en particular de los familiares de cuantos han perdido La vida y a los heridos. Ante tales actos intolerables, no se puede no condenar la incalificable afrenta a la dignidad humana”, dijo el Papa.
 “¡Quiero reafirmar con vigor que el camino de la violencia y del odio no resuelve los problemas de la humanidad!, exclamó. “Les invito a ustedes a unirse a mi oración: confiemos a la misericordia de Dios las indefensas almas de esta tragedia”.
 “Que la Virgen María, Madre de misericordia, suscite en los corazones de todos pensamientos de sabiduría y propósitos de paz. A Ella pedimos proteger y velar sobre la querida nación francesa, sobre Europa y sobre el mundo entero”.
 Después, el Pontífice y todos los fieles congregados en la Plaza permanecieron unos segundos en silencio y a continuación rezaron el Ave María.

La negra noche de París/MATHIEU TOURLIERE

La negra noche de París/MATHIEU TOURLIERE
Revista Proceso # 2037, 15 de septiembre de 2015
La Agencia France Presse difundió el pasado 2 de octubre una nota con una advertencia inequívoca: Islamistas radicales preparaban atentados terroristas de gran envergadura contra Francia y era muy probable que la policía no pudiera desactivarlos. La nota se apoyaba en entrevistas con funcionarios de los servicios de inteligencia galos. Los atentados “pronto van a llegar”, dijo uno de ellos… Y llegaron. El viernes 13, yihadistas armados mataron a unas 150 personas en seis acciones realizadas de manera simultánea en lugares públicos de París. De golpe, la guerra en Irak y Siria contra esta organización –en la que participa el ejército francés– se trasladó a las calles de la Ciudad Luz.

El concierto de los cuatro músicos californianos del grupo Eagles of Death Metal empezó de manera extraña, en la sala Le Bataclan: El vocalista clavó un cuchillo en una bocina. El recinto ubicado en el número 50 del bulevar Voltaire –un escenario, una sala, un balcón y un pequeño restaurante– estaba lleno el viernes 13.
 Poco menos de una hora después del arranque de la tocada, el caos se apoderó del lugar. Según los reportes, cuatro hombres armados con rifles de alto calibre asesinaron a los guardias de seguridad, ingresaron al recinto –algunos sobrevivientes aseveran que gritaron “¡Allahu akbar!” (¡Dios es grande!)– y abrieron fuego de manera indiscriminada contra las centenas de personas que asistían al concierto. Entre la oscuridad y el elevado volumen de la música, los asistentes tardaron en reaccionar.
“En un inicio pensamos que era parte del show, pero rápidamente entendimos”, recordó un testigo. “Disparaban hacia la masa. Estaban armados con rifles pesados, me imagino que eran kaláshnikov, hacían un ruido infernal. Había sangre por todos lados, cadáveres por todos lados. Se oían gritos. Todos intentaron huir. La gente se aplastaba. Era un infierno”.

Sangre fría/ editorial

 Sangre fría/ editorial
Hay que emplear todos los instrumentos de seguridad frente al terror
EL PAÍS 14 NOV 2015 

Un grupo de personas, entre ellas un niño, colocan flores y velas cerca de la sala Bataclan, de París, uno de los escenarios de los ataques yihadistas cometidos en la noche del 13 de noviembre de 2015. / FRANCK FIFE (AFP)
Sin llegar a la complejidad del ataque llevado a cabo contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, el yihadismo ha vuelto a emplear bombas humanas para causar en París una de las matanzas más odiosas que se recuerdan. El alcance mortífero de estos nuevos actos de barbarie es el mayor en suelo europeo desde los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.
Las palabras de solidaridad con Francia y los llantos por las víctimas hacen falta para llevar a cabo la necesaria tarea de duelo por los muertos. Cómo no conmoverse ante los ciudadanos que han caído segados por las balas o destrozados por las bombas humanas en París, entre ellos un español. Cómo no horrorizarse ante las imágenes de cuerpos destruidos a ciegas, y cómo no sentir la debilidad de creernos impotentes frente al terror.

ISIS, el peor enemigo del Islam

  •  ISIS, el peor enemigo del Islam
  • No todo musulmán es árabe, ni todo árabe es musulmán.

En medio de las atrocidades del grupo extremista y la crisis de los refugiados, se renuevan los prejuicios y mitos sobre la violencia y la fe musulmana. Pero ¿cuál es la relación entre el autodenominado Estado Islámico y esa religión? ¿Qué piensa la dirigencia local? Claves para entender la Jihad y la mal llamada "Guerra Santa" en las voces de especialistas y referentes islámicos argentinos.
La Nación, SÁBADO 14 DE NOVIEMBRE DE 2015 

Rezo colectivo en la mezquita Al Ahmad, en el barrio de San Cristóbal..Foto:Brando/Javier Heinzmann
Por Juan Brodersen / Fotos de Javier Heinzmann
Decapitaciones, persecución a cristianos, expulsiones masivas de chiitas. Todo bajo la forma del espectáculo. Así viene actuando el grupo terrorista ISIS (Estado Islámico de Siria e Irak, o ISIL, por Irak y el Levante) desde mediados del año pasado, montado sobre la intensidad de la Guerra Civil en Siria. El régimen dirigido por Abu Bakr, autoproclamado califa, esgrimió siempre el mismo argumento: todos deben someterse a la fe del Islam, y cualquier opositor debe ser eliminado. Una idea sostenida en tiempos de Al-Qaeda, potenciada por un exhibicionismo hasta el momento desconocido. Ocupando la zona del centro-norte de Irak y el noroeste de Siria (unos 40 o 90 mil kilómetros cuadrados, según las imprecisas estimaciones), ISIS dice tener como objetivo la subsunción del mundo musulmán bajo un solo Estado. Controlan Mosul, Tikrit, Faluya y Tal Afar en Irak y Raqqa, Palmira, Alepo, Damasco, Al Hasaka y Sueida en Siria. El principal móvil, dicen ellos, es religioso. Pero ¿se ajusta a las creencias del islam este conjunto de prácticas? ¿Se puede hablar "del islam" como si fuese uno sólo, teniendo en cuenta que se trata de una religión de 1.200 millones de fieles que no se circunscribe sólo al mundo árabe?