24 ene. 2009

Cuentos infinitos

Cuentos infinitos/Cristina Fernández Cubas
Publicado en El País (www.elpais.com), 24/01/2009;
Hace unos días, desayunando en el café de costumbre, me hice con el único periódico libre que quedaba en la barra. Eran ya casi las once y me sorprendió encontrarlo en buen estado. Empecé por el final, una entrevista. O, mejor, por una de las respuestas que un lector anónimo se había molestado en destacar envolviéndola en un trazo verde que recordaba a una nube. Hay gente que tiene la manía de garabatear en periódicos ajenos, y otra, entre la que me cuento, que no puede resistirse a mirar sus dibujos, subrayados o signos. El entrevistado era John Michael Bishop, rector de la Universidad de California, premio Nobel y autor de notables descubrimientos en el campo de la investigación médica. Me llamó la atención que, hablando de sus hallazgos, insistiera en la importancia de "seguir la nariz", algo que, en principio, no me pareció demasiado científico. Continué leyendo. "La nariz", en efecto, era una forma de nombrar la intuición, pero -como aclaraba enseguida- una intuición "que se alimenta de conocimientos racionales: de tantas cosas que no sabes que sabes. Y de repente... ¡conexión! ¡Los conectas! Te puede pasar en la ducha, en la carretera, o en el laboratorio, o en sueños...". El lector anónimo había subrayado en sueños. Miré alrededor. Dos oficinistas, el peluquero del barrio y un grupo de estudiantes extranjeros. Cualquiera de ellos, además de un bolígrafo verde, podía haber tenido un sueño revelador aquella noche. Y volví a la nube. A la respuesta de J. M. Bishop, la frase que, entonces me di cuenta, iba mucho más allá del campo de la investigación científica. Pensé en el cuento. Y pensé también que aquella frase me había gustado, mucho antes de saber que me había gustado.
En el territorio del cuento suelen concurrir un montón de factores a menudo absurdos; por lo menos, contradictorios. El cuento no goza de la misma aceptación en todos los países, cosa sabida, ni tampoco del mismo respeto. A veces, incluso, en casos extremos, cuentistas y lectores -el lector juega un papel importante en lo que estamos hablando- tienen la sensación de pertenecer a una secta, una singular hermandad de iniciados protegida por infatigables estudiosos que desenvainan la espada a la menor ocasión en defensa del género. Aunque ¿quién lo ataca? Nadie, que yo sepa. Por lo menos abiertamente. Se trata, a lo sumo, de un silencio, de un "pasar por alto", de situar el género-cuento en un lugar más que discreto de unas hipotéticas estanterías. Y sin embargo ¡cuántas veces se rompe este silencio! A los novelistas se les pregunta por sus novelas. A los cuentistas por el cuento. Algo misterioso debe de tener el género para que haya dado lugar a tantas y tantas páginas sobre sí mismo. Y en los intentos de aproximación, en las numerosas "poéticas" -que, otra curiosidad, además de a los poetas, únicamente se nos pide a los cuentistas- encontramos una serie de premisas en la que casi todos los autores estamos de acuerdo. Hablamos así de esfericidad, del valor de la mirada, de la importancia de "lo que no se dice", de concisión, de intensidad, de economía, de equilibrio, o de que, posiblemente y a la postre, un buen relato es el que va más allá de la palabra "Fin" y persigue al lector hasta mucho después de haberlo concluido. Pero ahí empieza y acaba la concordia. Porque hay más. Y en esas tentativas de aproximación -palabra que prefiero a "definición", por lo que esta última pueda tener de carcelaria- siempre asoma algo que, de repente, nos aleja. No sabemos lo que es. ¿Y para qué saberlo? Tal vez en eso estribe la esencia secreta de un buen cuento. Un soplo, una presencia ausente que felizmente se resiste a ser encasillada. Algo muy semejante a una chispa, un fogonazo, la "conexión" de la que hablaba Bishop, y que puede ocurrir en cualquier momento. "En la ducha, en la carretera, o en el laboratorio, o en sueños...".
Es posible que tampoco en este punto estemos todos completamente de acuerdo. Existen casi tantos cuentistas como maneras de afrontar un cuento, e, incluso, si un autor nos abre su trastienda, nos percataremos enseguida de que cada relato ha obedecido a un impulso diferente. Sería absurdo pretender encorsetarlos. Hay cuentos que se escriben de un tirón, con una facilidad pasmosa, como si estuvieran dormitando en un lugar recóndito del cerebro y el autor, en funciones de amanuense de sí mismo, no tuviera más misión que arrancarlos de su letargo y transcribirlos. Otros, en cambio, actúan como auténticos secuestradores. Surgen de pronto, se instalan en nuestra cabeza, en el papel, en nuestra vida, malogrando el menor intento de deserción, conminándonos a entregarnos en cuerpo y alma, y dejándonos prácticamente sin aliento. Sólo al final, al término del cautiverio, volvemos a ser lo que fuimos y respiramos liberados. Cortázar, que conocía de sobra estos arrebatos, los llamó "cuentos contra el reloj", apreciación únicamente aplicable al género, porque parece más que improbable que, en ese especial estado de posesión, se pueda empezar y acabar una novela sin que el autor perezca en el intento. Pero no siempre la creación resulta tan rápida o compulsiva. Muy a menudo -y apelo ahora sobre todo a mi experiencia- el proceso de escritura se asemeja a un largo pasillo en el que nos adentramos con cierta tranquilidad y paso firme. Tenemos un objetivo en la mente y un itinerario en la mano. Creemos -de ahí nuestra aparente decisión- saber adónde vamos. Pero no está tan claro que así sea. Porque aunque, como dijo Borges, resulta "un gran alivio conocer el final", eso no implica que, forzosamente, lleguemos a donde nos habíamos
propuesto. En el largo pasillo, a derecha e izquierda, en el techo o bajo nuestras pisadas, se abren puertas, se adivinan ventanas, se dibujan altillos, o se presienten sótanos o pozos profundos. Y el autor, muy dueño de seguir implacable el trayecto previsto, puede, al contrario, ceder a la tentación de curiosear, traspasar puertas, asomarse a ventanas, o preguntarse qué es lo que se oculta bajo sus pies o se esconde en el interior de los altillos. Corre el riesgo de perder el rumbo, cierto. O de perderse, en todos los sentidos. Aunque también es posible que, después de sus pequeñas incursiones, vuelva al plan originario y termine arribando a puerto enriquecido. O quizás el puerto -el "alivio" de Borges- no sea, como creíamos, el destino final, sino tan sólo una escala que deje entrever otro puerto. O una sucesión de puertos. Cuando esto ocurre -así, de pronto, sin previo aviso- el autor se siente como un mago que acaba de sacar un animal vivo de la chistera. Una paloma o un conejo que no recordaba haber escondido en el forro de la levita o en sus enormes bolsillos de doble fondo. Y se asombra, claro está. No podría ser de otra manera.
Pero no estoy hablando de magia ni de milagros, sino de algo tan simple como la chispa, el fogonazo; la súbita conexión con esas "cosas que no sabemos que sabemos". Y, sin embargo, allí están. Como en los bolsillos del prestidigitador olvidadizo, o como en la vieja e inhóspita posada española, minuciosamente descrita por Richard Ford, entre otros viajeros de talento, y rescatada por Jünger en las últimas líneas de su Visita a Godenholm. Nuestra posada es un cruce de caminos, un intercambio de historias y vivencias. Pero también un lugar de desabastecidas alacenas en el que los huéspedes, en definitiva, no encuentran "más que lo que traen consigo en su equipaje". Palabras que en su día me impresionaron, y que, si alguien husmeara en mis estanterías, descubriría todavía hoy subrayadas en rojo. En un tímido, respetuoso y cada vez más desvaído trazo de lápiz rojo. -

Ingrid Betancourt, after



Ingrid Betancourt en Miami
En la playa...¿y enamorada?", tituló la revista 'Caras Colombia', del grupo editorial Televisa, un artículo en el que se muestra a la ex candidata presidencial colombiana disfrutando las playas de Miami
La revista Caras aseguró que la líder política estuvo acompañada de un "amigo con el que se cogió de la mano y estuvo cariñosa", mientras estaba con sus hijos, su madre Yolanda Pulecio y su hermana Astrid. "No se sabe aún quién es este personaje y si constituye el nuevo amor de la colombiana, que cumplió 47 años el pasado 25 de diciembre. Ella, por su parte, llamó la atención por el escultural cuerpo que lució en biquini", declara la revista.
Las fotos fueron tomadas a finales de año pasado
, cinco meses después del rescate en la denominada 'Operación Jaque'.
"No son fotografías tomadas por un paparazzi. Las tomó un periodista colombiano que vive en esa ciudad y que logró acercarse a Betancourt porque, como ella, también padeció el flagelo del secuestro", dijo a la agencia AFP, Patricia Fajardo, directora de la publicación.
Foto de la agencia AFP

Rgresan obispos al redil

Benedicto XVI revoca la excomunión de cuatro obispos tradicionalistas, 21 años después.
Todos pertenecen al grupo, dentro de la Iglesia, que se opone a los avances del Concilio Vaticano II. Los obispos rehabilitados son el británico Richard Williamson, quien ha puesto en duda el Holocausto judío; Bernard Fellay, superior de la Fraternidad San Pío X, fundada por Lefebvre, que cuenta con más de 200,000 fieles; el español Alfonso de Gallareta y el francés Tissier de Mallarais. Los cuatro quedaron excomulgados automáticamente en 1988 tras ser ordenados por el arzobispo Marcel Lefebvre, fallecido en 1991, contra la voluntad del entonces Papa Juan Pablo II. Lefebvre también fue excomulgado entonces en lo que se consideró una ruptura en el seno de la Iglesia que con el movimiento de hoy de Benedicto XVI se intenta paliar.
Lefebvre fue el líder de los tradicionalistas, un grupo de obispos que defendían durante el Concilio Vaticano II la doctrina y disciplina más tradicional dentro de la Iglesia. Con su excomunión se abrió una brecha entre tradicionalistas y progresistas que ahora se intenta cerrar.
Sin embargo, el movimiento de hoy no supone todavía la plena unidad, como ha explicado el portavoz vaticano Federico Lombardi SJ. El padre Lombardi ha explicado que para que haya plena unidad en el seno de la Iglesia queda por definir la situación en la que quedarán ahora los tradicionalistas. Ha aprovechado además para distanciar al Vaticano de las declaraciones que Williamson, uno de los rehabilitados, hizo el pasado 21 de enero en una televisión sueca negando el Holocausto.
El Papa ha levantado la excomunión, ha dicho Lombardi, "tras un proceso de diálogo" y después de que los cuatro obispos enviaran una carta al Vaticano el pasado 15 de diciembre en la que expresaban el deseo de "permanecer católicos y al servicio" de la Iglesia de Roma y de aceptar "con ánimo filial" el magisterio del Papa.
***
Decreto de la Congregación para los Obispos
Con la carta del 15 de diciembre de 2008 enviada a su eminencia el cardenal Darío Castrillón
Hoyos, presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, monseñor Bernard Fellay, en su nombre y en el de los otros obispos consagrados el 30 de junio de 1988, volvía a solicitar el levantamiento de la excomunión latae sententiae formalmente declarada por decreto del prefecto de esta Congregación para los Obispos con fecha del 1 de julio de 1988.
En la mencionada carta, monseñor Fellay afirma entre otras cosas: "estamos siempre fervorosamente determinados en la voluntad de ser y permanecer católicos y de poner todas nuestras fuerzas al servicio del Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia católica romana. Nosotros aceptamos todas sus enseñanzas con ánimo filial. Creemos firmemente en el primado de Pedro y en sus prerrogativas y por ello nos hace sufrir tanto la actual situación".
Su Santidad Benedicto XVI, paternalmente sensible al malestar espiritual manifestado por los interesados a causa de la sanción de excomunión, y confiando en el compromiso expresado por ellos en la citada carta de no ahorrar esfuerzo alguno para profundizar en necesarias conversaciones con las autoridades de la Santa Sede en las cuestiones aún abiertas, y poder así llegar rápidamente a una plena y satisfactoria solución del problema existente en un principio, ha decidido reconsiderar la situación canónica de los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta surgida con su consagración episcopal.
Con este acto se desea consolidar las relaciones recíprocas de confianza, intensificar y hacer más estables las relaciones de la Fraternidad San Pío X con la Sede Apostólica. Este don de paz, al final de las celebraciones de Navidad, quiere ser también un signo para promover la unidad en la caridad de la Iglesia universal, y por su medio, llegar a remover el escándalo de la división.
Se desea que este paso sea seguido por la solícita realización de la plena comunión con la Iglesia de toda la Fraternidad San Pío X, testimoniando así auténtica fidelidad y un verdadero reconocimiento del Magisterio y de la autoridad del Papa, con la prueba de la unidad visible.
En virtud de las facultades que me han sido expresamente concedidas por el Santo Padre, Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, levanto a los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta la censura de excomunión latae sententiae declarada por esta Congregación el 1 de julio de 1988 y declaro privado de efectos jurídicos a partir del día de hoy el decreto entonces publicado.
Roma, Congregación para los Obispos, 21 de enero de 2009
Cardenal Giovanni Battista Re
Prefecto de la Congregación para los Obispos
***
Comunicado del superior general de la Fraternidad San Pío X Monseñor Bernard Fellay
Emitido este sábado, al hacerse público el decreto de la Congregación para los Obispos, firmado el 21 de enero por el cardenal prefecto Giovanni Battista Re.
* * *
La excomunión de los obispos consagrados por S. E. Mons. Marcel Lefebvre el 30 de junio de 1988, que había sido declarada por la Sagrada Congregación para los Obispos por un decreto del 1º de julio de 1988 y que nosotros siempre negamos, ha sido retirada por otro decreto de la misma Congregación fechado el 21 de enero de 2009 por mandato del Papa Benedicto XVI.
Expresamos nuestra gratitud filial al Santo Padre por este acto que, más allá de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, representará un beneficio para toda la Iglesia. Nuestra Fraternidad desea poder ayudar siempre al Papa a remediar la crisis sin precedentes que sacude actualmente al mundo católico, y que el Papa Juan Pablo II había calificado como un estado de "apostasía silenciosa".
Además de nuestro reconocimiento al Santo Padre, y a todos los que le ayudaron a realizar este valeroso acto, nos congratulamos que el decreto del 21 de enero juzgue necesarias la realización de "reuniones" con la Santa Sede, las cuales permitirán a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X exponer las razones doctrinales de fondo que ella estima ser el origen de las dificultades actuales de la Iglesia.
En este nuevo ambiente, tenemos la firme esperanza de arribar pronto a un reconocimiento de los derechos de la Tradición católica.
Menzingen, 24 de enero de 2009
+ Bernard Fellay

Reunión en Cartagena


El presidente Hugo Chávez llegó este sábado a Cartagena de Indias, Colombia a fin de reunirse con su homologo Alvaro Uribe para un encuentro de un día.
Se trata del encuentro bilateral número 12 de los dos presidentes desde 2002, cuando comenzó el gobierno del colombiano.
El presidente venezolano fue recibido por el canciller colombiano Jaime Bermúdez, llegando ratificó que la idea es tratar varios temas, pero principalmente la crisis económica mundial. Dijo además que desea la paz en Colombia y que sólo realizaría una eventual gestión por el fin del conflicto interno colombiano o por lograr la liberación de secuestrados en manos de las FARC, si - y sólo sí- le fuera solicitado por Bogotá, y hasta el momento subrayó: "no se me ha solicitado".
Dijo que ama a Colombia esta tierra y "quiero para ella lo mismo para mi país, paz, unidad, progreso", indicó.
En tanto, Uribe ha dicho que en la cita con Chávez busca discutir formas para encarar la crisis económica mundial y mantener el comercio de las dos naciones.
María Luisa Chiappe, presidenta
de la Cámara Colombo Venezolana, ha dicho que en 2008 Colombia exportó 6,000 millones de dólares a Venezuela, que a su vez vendió productos a Colombia por 1,200 millones de dólares.
En la cita de Cartagena además se anunciaría oficialmente la designación de Chiappe como nueva embajadora de Colombia en Venezuela, en sustitución de Fernando Marín, según ha indicado el canciller colombiano.
A su vez Caracas designaría al ex legislador Gustavo Márquez como su embajador en Bogotá, tras más de un año con la misión en manos de funcionarios de segundo renglón.
Fuente. Agencia The Associated Press

Elogio del cuento



Dice el refrán popular que "a quien cuenta un cuento siempre le crece el cuento". La escritora Ana María Matute retoma lo anterior y señala que cuando ella cuento un cuento a dos personas esas personas después la cuentan en una versión diferente. "Cuentan lo mismo, pero de otra manera. O lo cambian", sobre todo los niños. "Porque los niños tienen mucha imaginación. Luego la pierden. La perdemos...", subraya.
En efecto, la imaginación es la clave en los cuentos. 
Por ejemplo el cuanto de las 1001 noches -un cuanto que enlaza con otro si llegar hasta el final- pudo escribirse gracias a la habilidad prodigiosa de Sherezada y lo hizo quizás para salvar la vida amenazada cada noche por el rey Sahrigar, su marido. Por cierto, se dice que tardo tres años -y tres hijos- para contar los mil y un cuentos.
La Mamá de Carlos Martínez Assad y el Papa del poeta Jaime Sabines le contaban esos cuentos a sus hijos: Las 1001 noches. En un libro que le dedicó a su madre, Carlos dice: "compartiste, madre, con el padre del poeta (Jaime) Sabines esa cualidad para contar historias, los recursos escepcionales para narrar los pasajes de tu vida, de la vida con tu familia, en relatos llenos de recuerdos, de sueños y fantasías que mezclan la realidad con la invención del mundo deseado por haberlo perdido."
Viene a mente los recuerdos que de niño allá a principios de los años 60, en las noches de invierno, en casa de mis abuelos paternos, nos convocaban alrededor de una gran fogata y se contaban maravillosos relatos. 
Algunas de ellas historias de la revolución. ¡Ah! y muchos cuantos de fantasmas, de duendes y hasta de un jinete sin cabeza que se aparecía en la noches cuando mis padres y abuelos llegaron a poblar ese lugar - El Vallejo-, allá por los años treintas.
Por supuesto que esas fábulas eran maravillosas y nos despertaban la imaginación. Ayudaba mucho a que no había luz eléctrica, ni muchos menos televisión; gracias a las pilas, la radio se escuchaba hasta las ocho de la noche cuando el locutor cerraba sus micrófonos.
Años después, Muy entrada la noche -2 horas cuando mucho- y ante el sonido de los grillos y de los perros,  mi padre -con unos tragos encima- me contaba historias increíbles. Por supuesto casi todo las inventaba. Viéndolo en retrospectiva, me digo ¡qué imaginación del viejo! 
¡Claro! entonces -insisto- no había Televisión y aquellas mujeres y hombres tampoco sabían que el cuento era un género literario. Por cierto lamento no haber escrito lo que entonces me contaban; los recuerdos son vagos....
Mis hijos -Valerie y Fred Alberto- también se dormían escuchando cuentos que les leía su madre sobretodo de clásicos infantiles. También les contaba varios que no leía. Había uno en especial que les gustaba a ellos, y un día le pregunte:
-Lily y ese cuento de quién es?-
-¿Cómo de quién es?-me respondio. Es mio -agregó-¡lo invente  para para mis hijos!
Le pedí que lo escribiera en un cuaderno para que no se le olvide. Algún día quizás lo publique, para compartirlo con sus nietos.
En otra ocasión, -a principios del año 2000- en un viaje de Tuxtla a San Cristóbal de las Casas- Eraclio Zepeda (Laco) nos deleito contándonos una serie de cuentos de su autoría. ¡Caray!
Bueno, todo este rollo para recomendar el texto que publica hoy Alberto Manguel en el suplemento Babelia de El País: Elogio del cuento
***
Elogio del cuento/Alberto ManguelBabelia, El País, Sábado 24/01/2009;
No sabemos en qué momento el cuentista supo que lo que contaba sería un género literario. Lo cierto es que en algún momento de nuestra historia el cuento se diferenció del poema, de la novela y del ensayo, y emergió como un género literario distinto para que los profesores universitarios tuvieran de qué ocuparse. Sin embargo, más allá de esas divisiones burocráticas, el lector intuye que el cuento no es novela, que una diferencia que puede medirse (pero no definirse) por el número de páginas, distingue uno del otro. Borges alguna vez dijo que escribía cuentos porque la novela le parecía una exageración. Detrás de la boutade se oculta una verdad literaria: la novela expande la narración, el cuento la concentra. Los minirelatos de Augusto Monterroso no pueden ser leídos como mini-novelas; el equivalente de esa parodia es, para la novela, la casi interminable Comedia humana de Balzac. El cuento retiene en su nombre sus orígenes sin duda orales, calidad que preservan aún hoy los narradores orales de las plazas de mercado en Marruecos, Colombia, Gabón. La escritura, que todo formaliza (quizás porque nace como un instrumento contable, para sumar o restar cabezas de ganado), empieza desde temprano a dar al cuento artificios y estrategias. Refinándose en fábula, parábola, anécdota, historia humorística o moral, relato erótico, histórico, filosófico, de terror, el cuento adquiere, según su categoría, rasgos particulares que, si bien son reconocidos, los autores del gén
ero se empeñan en cambiar. Así las historias de fantasmas ("viejas como el miedo", decía Adolfo Bioy Casares) al principio, en Mesopotamia y Egipto, debieron su eficacia a la mera aparición de un muerto; luego a un muerto transformado en otra cosa, un esqueleto en Roma, una sombra en la Italia de Boccaccio, un zorro en China; finalmente, con los grandes autores del siglo diecinueve el fantasma se reduce a una ausencia, a algo horriblemente real y sin embargo invisible. Cambios similares pueden rastrearse en las otras categorías, nuevas maneras de contar a las cuales el lector rápidamente se acostumbra. Ya en el siglo dieciocho, los lectores de cuentos son tan diestros en el arte de seguir las maniobras del autor, que Diderot se ve obligado a destruir o renovar sus expectativas con un cuento que (imitando al futuro Magritte) titula Esto no es un cuento. El cuento es quizás el más conservador de todos los géneros. Cambia el estilo, el tono, el impacto del final o del comienzo, la posición del narrador, la voluntad fantástica o documentalista, pero no, en términos generales, su forma. Si bien pueden encontrarse ejemplos de cuentos que escapan cabalmente al modelo de narración tradicional (pienso en El joven intrépido en trapecio volante de William Saroyan y en alguno de Raymond Carver), la mayor parte de ellos sigue el consejo del Rey en Alicia en el País de las Maravillas, "Comienza en el comienzo y sigue hasta llegar al final; allí para". Casi no existen cuentos de estructura tan libre como el Tristram Shandy de Lawrence Sterne o Cobra de Severo Sarduy. Y autores como James Joyce y Julio Cortázar, que tan brutalmente renovaron la novela, escribieron cuentos exquisitamente clásicos cuya originalidad se halla en la voz y la temática, o en la aproximación a esa temática, no en la forma misma del cuento. Por absurdas razones comerciales, las editoriales han decretado que los cuentos no se venden. No se venden Poe, Kipling, O. Henry, Chéjov, Katherine Mansfield, Ernest Hemingway, John Cheever, Borges, Silvina Ocampo, Alice Munro, Mavis Gallant. Y sin embargo, más que nunca, los cuentos siguen escribiéndose y, no lo dudo, leyéndose. Tal vez porque, en su clásica, modesta precisión, nos permiten concebir la insoportable complejidad del mundo como una íntima y breve epifanía. -

Legisladores solicitan información

Sobre la Iniciativa Mérida.
Versión estenográfica de la sesión de la Comisión Permanente del miércoles 21/01/2009
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Tiene la palabra el señor diputado Armando Barreiro Pérez, del Grupo Parlamentario del PRD, para presentar punto de acuerdo por el que exhorta al Ejecutivo federal a que informe al Congreso de la Unión sobre diversos aspectos de la Iniciativa Mérida; y se invita a una reunión de trabajo al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
El diputado Armando Barreiro Pérez: Compañeras legisladoras y compañeros legisladores, el tema de la Iniciativa Mérida y las consecuencias que su operación en nuestro país seguramente tendrá es un asunto al que nos parece que no se le ha otorgado la importancia que debe merecerle a quienes integran el Poder Judicial en México.
Tanto en el Senado de la República como en el Cámara de Diputados se han presentado y promovido numerosos puntos de acuerdo solicitando al Ejecutivo de este país que informe a esta soberanía sobre los asuntos sustantivos de la Iniciativa Mérida, tales como las fechas precisas de inicio operativo de los compromisos bilaterales establecidos y el desglose de responsabilidades institucionales en el cumplimiento de tales compromisos.
Quiénes serán las autoridades encargadas de otorgar la capacitación a los funcionarios mexicanos competentes de operar la nueva infraestructura, como por ejemplo, la operación del nuevo software para el control sobre la migración; si nuestro país ha autorizado la aportación de armas de agentes estadounidenses en nuestro territorio; y cómo se operarán mecanismos permanentes de consulta con organizaciones no gubernamentales, entre muchos otros asuntos.
La mayor parte de la información con que se cuenta se obtiene generalmente por declaraciones que aparecen en los medios de comunicación, por diversos funcionarios tanto del gobierno norteamericano como del nuestro, o de escuetos comunicados que se llegan a emitir.
Ni los informes gubernamentales ni los discursos de los funcionarios son suficientemente convincentes como para ganar credibilidad social. El clamor de los ciudadanos y sus familias es el que se presenta en hechos que demuestren la eficacia de las instituciones en un horizonte estratégico y que se suspendan las declaraciones efectistas que sólo parecen buscar impactos publicitarios.
Así, es fundamental que los recursos adicionales que se han gestionado a través de la Iniciativa Mérida generen resultados también adicionales, no solamente en las metas operativas más obvias, como lo es la capacitación de personal y otras similares, sino también exigir del gobierno federal el compromiso para obtener resultados que demuestren el esfuerzo adicional de eficacia y eficiencia institucionales que la situación demanda.
Recordemos que el pasado 3 de diciembre México y Estados Unidos firmaron una carta de entendimiento mediante la cual se libera la primera parte de los recursos contemplados en esta iniciativa. En dichos recursos y con dicha cantidad se estaría orientando a la compra de equipos de inspección no intrusiva, tecnología aplicada, perros adiestrados, capacitación en materia de control de confianza y técnicas de investigación, entre otras.
En el acto de firma del acuerdo de cooperación se indicó que la entrega de recursos y equipos, se complementaría hacia marzo o abril del presente año y lo recibirían varias dependencias e instancias del Estado mexicano. Días después, la cancillería mexicana informa que durante la segunda etapa de aplicación de los recursos de esta iniciativa, se destinaría otra cantidad para la compra de helicópteros y aviones que se entregarían a las instituciones mexicanas.
Carlos Rico Ferrar, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, detalló que los recursos serían liberados antes de que concluyera la administración del presidente George Bush.
No obstante, el 7 de enero pasado, el entonces embajador de Estados Unidos en nuestro país, Antonio Garza, señaló que México recibiría hasta el próximo otoño el equipo con un valor de 99 millones de dólares, como parte de la segunda fase de la Iniciativa Mérida.
De todo esto, compañeras legisladoras y compañeros legisladores, se deriva que es importante el que el Ejecutivo federal informe a esta soberanía con precisión sobre los tiempos y las aplicaciones de los programas contemplados en esta Iniciativa Mérida.
Para finalizar quisiera comentarles lo siguiente. Mucho se ha festinado que ayer, con el ascenso de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos, sea posible el inicio de una nueva era en la vida y los asuntos públicos del pueblo norteamericano, así como las relaciones del gobierno norteamericano con los demás países del mundo, particularmente con el nuestro; en donde, particularmente, entre otros temas, se deben revisar con mayor puntualidad las responsabilidades de ambos países en materia de narcotráfico, consumo de drogas y tráfico de armas que, como es reconocido, afecta ya significativamente la estabilidad social e institucional de ambas naciones.
Por lo anteriormente expuesto, someto a esta soberanía la aprobación de la siguiente
Proposición con punto de acuerdo, de urgente resolución.
Primero. La Comisión Permanente del honorable Congreso de la Unión invita al subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a una reunión de trabajo con el fin de tratar los diversos asuntos de interés nacional relacionados con los compromisos adoptados y con los acuerdos específicos para ejecutar cada una de las medidas contempladas en la Iniciativa Mérida de cooperación bilateral.
Segundo. Se exhorta al Ejecutivo federal a entregar a esta soberanía toda la información disponible sobre la implantación en México de la Iniciativa Mérida que contenga, entre otros documentos, el plan de trabajo, la estructura orgánica, los elementos normativos y la metodología con la que se ejecutarán los acuerdos, así como el número de integrantes y el tipo de función que realizará el personal extranjero que intervendrá en la implantación de los acuerdos de dicho acuerdo de cooperación.
Solicito a la Presidencia, que toda vez que se han efectuado algunos cambios en el punto de acuerdo original, se inscriba el presente en el Diario de los Debates y se publique en la Gaceta Parlamentaria. Es cuanto. Muchas gracias.
El senador Luis Alberto Villarreal García (desde la curul): Señor presidente.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Sí, senador.
El senador Luis Alberto Villarreal García (desde la curul): Le solicito al orador si puede volver a leer el resolutivo número uno, por favor.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Cómo no. Señor diputado, si es tan amable y generoso en dar lectura de nueva cuenta al resolutivo número uno.
El diputado Armando Barreiro Pérez: Cómo no. La Comisión Permanente del Honorable Congreso de la Unión invita al subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a una reunión de trabajo con el fin de tratar los diversos asuntos de interés nacional, relacionados con los compromisos adoptados y con los acuerdos específicos para ejecutar cada una de las medidas contempladas en la Iniciativa Mérida de Cooperación Bilateral.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Gracias, señor diputado. Consulte la Secretaría a la asamblea si se considera de urgente resolución.
El Secretario senador Jesús Garibay García: Por instrucciones de la Presidencia, en votación económica se pregunta a la asamblea, con fundamento en el artículo 59 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, si se considera de urgente resolución la proposición.
Los legisladores que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo (votación). Los legisladores que estén por la negativa sírvanse manifestarlo (votación). Señor presidente, hay dos terceras partes por la afirmativa.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Se considera de urgente resolución. En consecuencia, está a discusión la proposición con punto de acuerdo. En el uso de la palabra el señor senador Alberto Villarreal García, en pro.
El senador Luis Alberto Villarreal García: Para Acción Nacional es de suma importancia que un tema tan delicado y diría yo que marca un parteaguas de nuestra relación bilateral México-Estados Unidos, y señalo el porqué, porque esta iniciativa habla ya un lenguaje de cooperación y no de asistencia, que era con la prepotencia que regularmente nuestros vecinos del norte hacían este tipo de planes bilaterales.
México no está pidiendo ni ayuda ni asistencia. Lo que está buscando es cooperación para resolver un problema de dos países, y que requiere una solución conjunta de dos países con acciones acordadas de manera bilateral, con responsabilidades acordadas de manera bilateral.
Me parece que, en consecuencia, la invitación que el primer resolutivo de este punto de acuerdo hace al subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, don Carlos Rico, de esta comisión para que acuda a una mesa de trabajo a platicar con los legisladores el estatus que guarda esta iniciativa y todo el proceso de cooperación, es de suma importancia.
Diría también que el Senado de la República desde hace varios meses ha establecido ya un mecanismo permanente de consulta e información que integran senadores de todas las fuerzas políticas. Particularmente aquellas comisiones que tienen que ver con relaciones exteriores, con seguridad y con justicia y lo digo con toda franqueza y que siempre hemos recibido no solamente un trato amable por parte de la secretaria Espinosa, sino un trato de mucha responsabilidad, de mucha cercanía y de manera muy cercana y permanente con el subsecretario, para estar los senadores de la república informados del proceso de este instrumento internacional.
De manera que Acción Nacional, dicho lo anterior y sobre todo porque creo que quizás en la Cámara de Diputados no se ha tenido esta información de manera tan contundente, como sí la hemos tenido en el Senado de la República expresa su voto en pro de este dictamen, para que podamos todos conocer el estatus que guarda esta iniciativa; particularmente ahora, en esta coyuntura del inicio del nuevo gobierno en Estados Unidos de Norteamérica. Y en segundo lugar, porque siempre hemos sido un partido que ha estado en pro de la transparencia y del acceso a la información. Es cuanto, señor presidente.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Muchas gracias, señor senador Luis Alberto Villarreal García. No habiendo nadie más que haya solicitado el uso de la palabra Diputado Martínez Vargas, en pro.
El diputado Octavio Martínez Vargas: Muchas gracias, a nombre propio y de mi amigo, el legislador Calzada. Desde luego, sumarnos a esta proposición de nuestro compañero Armando Barreiro.
Creo que es de la mayor relevancia darle seguimiento a este Plan Mérida, que tanto fue anunciado, cacareado y poco se han evaluado los resultados. Nos dio en días pasados cifras de alrededor de 6 mil personas muertas en tan sólo el 2008. Cada día conocemos de más armamentos que se decomisan, que se encuentran en los distintos operativos que desarrolla la Procuraduría Federal de la República y la Secretaría de Seguridad Pública; desde luego se conoce que las armas provienen de Estados Unidos.
De tal suerte, es importante darle seguimiento a lo estructurado en este acuerdo, conocer cuáles han sido los resultados, la evaluación, la evolución del mismo y desde luego estar dándole seguimiento puntual.
A nosotros nos hubiese gustado que viniera la titular de la dependencia, pero está bien, va a venir el subsecretario
. Entiendo que también tiene autoridad para efecto de participar en este Poder, a esta soberanía, sobre el Plan Mérida, y ojalá que los resultados sean positivos.
Estamos claros que el arribo del nuevo presidente de Estados Unidos seguramente tendrá, en el mediano plazo, agendado este tema. Está claro que sus prioridades son otras; es la agenda de su país, es la agenda internacional, es la agenda económica y financiera de Estados Unidos, y está claro que el tema de la relación con México no es prioridad.
Quedó plasmado incluso en la visita que hiciera nuestro titular del Poder Ejecutivo, en donde tan sólo un medio nacional de Estados Unidos tocó en un párrafo la visita que hizo en pasados días nuestro mandatario.
De tal suerte que este Poder, esta soberanía tiene la responsabilidad de darle seguimiento a este tema y desde luego seguirlo exponiendo. Vamos a estar atentos a la visita del subsecretario y ojalá que haya buenos resultados. Que se respete nuestra soberanía, que se respete lo plasmado en ese acuerdo, que haya cumplimiento del mismo y, por supuesto, medir puntualmente, de manera bimestral, lo que ahí se ha estructurado.
Decir que, por lo que hace a 2008, no hay muy buenos datos; muchos muertos, pocos criminales detenidos. Hay muchos muertos, gente inocente incluso; mucha gente inocente y habría que subrayar equivocaciones periódicas por parte de la autoridad federal en términos de balacear y detener a familias que iban transitando, por no detenerse. No ha dejado muy buenas referencias este plan.
De tal suerte, esperamos que lo que se estructure de aquí en adelante sea más atinado, más preciso; que se corrija toda esta estrategia, y por supuesto, que se dé cumplimiento con respecto a nuestra soberanía. Por su atención, y con la venia de mi compañero Calzada, muchas gracias.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Muchas gracias, señor diputado Octavio Martínez Vargas.
El diputado Armando Barreiro Pérez (desde la curul): Con su permiso, diputado presidente.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Sí.
El diputado Armando Barreiro Pérez (desde la curul): Solicitar solamente que pudiera agregarse al mismo Diario de Debates, como una fe de erratas, el que esta propuesta se aborde en la segunda mesa de esta Comisión Permanente y que seguramente será el próximo martes a las 17:00 horas. Para estar preparados en este asunto. Es cuanto.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Es como fe de erratas, sólo particulariza la fecha en que sería la cita.
El senador Luis Alberto Villarreal García (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Sí, senador. Tome el micrófono, senador.
El senador Luis Alberto Villarreal García (desde la curul): Solamente sería que esta mesa de trabajo, con el subsecretario, se llevará a cabo en la Segunda Comisión de Trabajo de la Comisión Permanente. La fecha, obviamente por ser una invitación, habría que acordarla con el subsecretario Rico.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Muy bien. No habiendo más oradores se considera suficientemente discutido. Consulte la Secretaría a la asamblea si se aprueba, puntualizando el mecanismo exacto de la convocatoria, que sería en el seno de la Segunda Comisión de Trabajo.
El Secretario senador Jesús Garibay García: En votación económica se pregunta a la asamblea, con fundamento en el artículo 59 del Reglamento Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, si es de aprobarse el punto de acuerdo con la adición señalada. Los legisladores que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo (votación). Los legisladores que estén por la negativa sírvanse manifestarlo (votación). Mayoría por la afirmativa, señor presidente.
El Presidente diputado César Duarte Jáquez: Aprobado. Comuníquese
.

La revolución de Obama

Barack Obama ha revolucionado la comunicación con un uso formidable de la web.; cuenta con una lista de correo con 13 millones de personas y dos más en MyBarackObama.
La retórica milenaria de Obama/Luis Arroyo, presidente de Asesores de Comunicación Pública
Publicado por EL MUNDO, 23/01/09;
Obama ha revolucionado la comunicación con un uso formidable de la web. Tiene una lista de correo con 13 millones de personas y dos más en MyBarackObama, y ha sido el primero en colgar mensajes semanales destinados directamente a los estadounidenses. Sin embargo, la retórica desplegada por el presidente tiene el mejor sabor de los discursos clásicos y utiliza técnicas milenarias. Poco ha cambiado en el plano de la retórica en estos 2.500 años, desde que las antiguas Grecia y Roma fijaran sus cánones.
Vemos en el discurso inaugural de Obama la apelación a la responsabilidad, trufada de realismo («Reafirmando la grandeza de nuestra nación, sabemos que la grandeza nunca es dada. Debe ser ganada»). Ese mismo espíritu está en Pericles («Aquellos que tienen la almas más grandes, que son sensibles a las miserias de la guerra y la dulzura de la paz, son quienes no se desalientan al encarar el peligro»). Pero también en innumerables discursos de crisis y guerra: desde los clásicos «Lo único a lo que debemos tener miedo es al miedo mismo» (Rooselvelt) o el texto de Churchill: «Sólo puedo ofrecer sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor» (la historia pulió luego redundancias y lo dejó en tres), que termina exhortando: «Vamos, pues, marchemos juntos con la fuerza de la unión». Cuando Obama habla de «mantener la promesa divina de que todos son iguales y libres», no hace sino evocar el espíritu de Lincoln en Gettysburg («Nuestros padres formaron en este continente una nueva nación, concebida en la libertad y dedicada a la proposición de que todos los hombres son creados iguales»), una referencia repetida miles de veces en la oratoria mundial.
También las tácticas retóricas aplicadas por Obama y sus logógrafos (con permiso de la Real Academia) son las mismas de siempre.Encontramos a cada paso tríadas, una técnica milenaria: «Fe, esperanza y caridad» se exhorta en la Biblia; y de nuevo Lincoln, que reclamaba «un Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo». Obama se siente «humilde, agradecido y consciente» y dice que los desafíos contra los que llama son «reales, muchos, y no serán fáciles. El presidente, como tantos otros antes, recurre a la metáfora: habla de «nubes y furiosas tormentas», pide que «sorteemos las corrientes heladas», y que hagamos por «levantarnos y sacudirnos el polvo».
Antítesis hay varias en el texto de Obama («os juzgarán por lo que podáis construir, no por lo que destruís»; «los instrumentos pueden ser nuevos, pero los valores son antiguos»), pero ha destacado sin duda la que afirma «hemos escogido la esperanza por encima del miedo, el propósito común por encima del conflicto y la discordia». A Kennedy también le gustaba la antítesis: «Pregunta no lo que tu país puede hacer por ti, sino lo que tú puedes hacer por tu país». Antítetis, metáforas, tríadas Podríamos encontrar también aliteraciones, preguntas sin respuesta Pero entre las técnicas de la retórica con más sabor, Obama recurre a una mágica que nace con el ser humano: la historia, la parábola, el relato.Como tantos oradores brillantes, Obama no usa ni un dato. Habla de historias de gente. Como su padre, que no habría sido servido en un restaurante hace 60 años, como los soldados luchando en la nieve en las batallas decisivas, y susurrando luego desde Arlington.
Quizá en la mesa del Despacho Oval encontremos pronto un ordenador por vez primera, pero la retórica mundial seguirá bebiendo de las fuentes de siempre para contarnos quiénes somos y hacia dónde vamos

La opinión de Norman Birnbaum

Salve, jefe: un saludo alternativo/Norman Birnbaum
Publicado en EL PAÍS, 23/01/09):
No hay nada que ejemplifique tanto el carácter monárquico de la presidencia de Estados Unidos como los rituales de investidura, en los que se oye el himno presidencial Hail To The Chief (Salve, jefe). Ahora bien, una hipotética composición alternativa tendría muchas notas disonantes: nuestra monarquía no es absoluta.
El presidente Obama ha nombrado ministros del Gabinete y a los asesores de la Casa Blanca que los supervisarán. Ha negociado con los líderes del Congreso y el Senado la posibilidad de asignar más dinero para ayudar a los grandes bancos norteamericanos con problemas, y no cabe duda de que tiene planes (aún no revelados) para hacer algo respecto a nuestro autodestructivo Estado amigo, Israel. El sector financiero, los legisladores y el omnipresente lobby israelí le habrán recordado que su poder tiene límites. Tal vez cuenta ahora con una aprobación general del 70% en las encuestas de opinión pública (su miserable predecesor tiene alrededor del 27%), pero eso no garantiza necesariamente los triunfos legislativos y políticos.
La ciencia política estadounidense sabe que hay un triángulo de hierro que enlaza el Congreso, los ministerios y el poder organizado de los grupos ideológicos y económicos. Los presidentes vienen y van; el sistema permanece.
De hecho, el presidente de un grupo de demócratas conservadores de la Cámara (llamados los Perros azules, tal vez porque ladran y muerden) recordó en público al presidente electo que podrían unirse a los republicanos para detener cualquier propuesta que él haga. Por supuesto, añadió, no era una amenaza: estaba seguro de que Obama coincidía con ellos en la necesidad de disciplina fiscal.
Obama ha intentado hacer su plan económico de emergencia de 850.000 millones de dólares más agradable a los ideólogos de mercado de los dos partidos mediante la asignación de una tercera parte a recortes de impuestos e incentivos al capital, en vez de inversiones a largo plazo o ayuda al número, en rápido aumento, de ciudadanos en paro.
Además, las mayorías demócratas en el Congreso y el Senado fueron mucho más amplias bajo otros presidentes recientes, tanto demócratas como republicanos. Si los demócratas obtienen finalmente 59 de los 100 escaños del Senado, todavía les faltará un voto para poder aprobar leyes, y hay unos cuantos demócratas que no están en sintonía con las tradiciones reformistas del New Deal ni la Gran Sociedad.
Lo que consiga hacer el nuevo presidente dependerá, más que de su impresionante talento político y retórico y su evidente dominio de gran parte de la política moderna como obra de arte total, del equilibrio de fuerzaspolíticas y sociales en el país. Al fin y al cabo, el envejecido e intelectualmente limitado McCain y su ignorante y resentida candidata a la vicepresidencia obtuvieron el 46% de los votos. Un buen 25% del país se considera perjudicado por tener que soportar a la familia Obama en la Casa Blanca.
Los medios de comunicación estadounidenses están llenos de exhortaciones al presidente para que no preste atención a la “izquierda”; como si nuestro semanario de izquierdas, The Nation, vendiera dos millones de ejemplares, en vez de unos modestos 200.000. El grupo progresista del Congreso tiene unos 80 miembros -la mitad de ellos, afroamericanos apegados por razones obvias a nuestro Estado de bienestar-, de 435 escaños en la Cámara de Representantes. Hay alrededor de 25 senadores (de un total de 100) que son el equivalente norteamericano a los socialdemócratas. La izquierda estadounidense es una alianza desordenada de grupos de intereses culturales, económicos, ambientales, étnicos y raciales sin ningún denominador común ni proyecto histórico unificador.
La mayoría de los ciudadanos estaba de acuerdo, ya antes de la crisis económica actual, en que el Gobierno tuviera un papel regulador y de redistribución importante, pero no se organizó para transformar en leyes esa opinión pública. Los asesores electorales de Obama, que van a trabajar con él en la Casa Blanca, son maestros de la comunicación y la movilización por Internet, pero sólo ven su funcionamiento en una dirección, la suya.
Obama acaba de señalar que no va a respaldar el plan de los sindicatos para aprobar una ley que facilite el reclutamiento de miembros y la obtención de derechos de negociación, después de haber dicho lo contrario durante la campaña. Sus asesores legales han insinuado que se va a cerrar Guantánamo, pero no de inmediato. El nuevo presidente no enviará la Sexta Flota en misión humanitaria a Gaza, ni suspenderá las entregas de armas a Israel para examinar si es legal, con arreglo a las leyes nacionales e internacionales, que se utilicen contra los palestinos.
En cambio, es posible que haya un progreso muy lento hacia la racionalidad en nuestra política para Oriente Próximo, pero no una liberación inmediata de nuestra extraña versión del cautiverio en Babilonia… con los israelíes como dueños de la situación.
El otro día, el ministro británico de Exteriores, David Miliband, reclamó el fin de las simplificaciones vulgares de la “guerra contra el terror”. No parece que Obama vaya a emprender rápidamente una terapia política para curar al país de sus obsesiones imperiales. John Kennedy esperó para hacerlo hasta cinco meses antes de su muerte, posiblemente causada por su valentía (recuérdese su discurso del 10 de junio de 1963 sobre la necesidad de terminar con la guerra fría).
Existen profundos argumentos económicos para reducir nuestro hinchado presupuesto de armamento. La CIA advierte en el informe del Consejo Nacional de Inteligencia, Global 2025, que el fin de la hegemonía de Estados Unidos es ya una realidad. Obama, que ha leído mucho y es muy inteligente, es perfectamente consciente de la situación (como lo son su brillante secretaria de Estado y el muy preparado general que es su Consejero Nacional de Seguridad). Obama ha decidido claramente que la crisis del capitalismo norteamericano, cada vez más aguda, es su principal preocupación. Ha llegado a la conclusión de que nuestras instituciones políticas disfuncionales no permiten que se comuniquen demasiadas verdades inquietantes al mismo tiempo.
En su autobiografía relata que, cuando era estudiante, dedicaba noches y días enteros a leer los clásicos contemporáneos en relación con la posibilidad de transformación social. Expresémosle nuestros mejores deseos en el momento más difícil de su vida y confiemos en que el estadista de mediana edad que se sumerge en las turbulencias de la historia no olvide al joven que buscaba la esperanza.

Festival cultural en Sonora: FAOT

Festival cultural en Sonora; 22 al 30 de enero de 2009.
Sinaloa, entidad invitada
Seiscientos artistas y ejecutantes, 42 grupos y la realización de 105 conciertos en nueve municipios de Sonora se celebrará la edición 25 del Festival Dr. Alfonso Ortiz Tirado, FAOT Internacional 2009.
"Durante nueve días contaremos con la presencia de artistas procedentes de Cuba, Chile, Uruguay, Canadá, Estados Unidos, Noruega, Chipre, España, y México, y Sonora será anfitrión de artistas procedentes del vecino estado de Sinaloa, entidad invitada.
Álamos, Cajeme, Navojoa, Huatabampo, Etchojoa, Empalme, Guaymas, Hermosillo y Nogales, recibirán a los mejores exponentes del canto operístico en las Noches de gala, encabezados por la soprano Olivia Gorra, quien recibirá la Medalla “Dr. Alfonso Ortiz Tirado” y ofrecerá un concierto en la noche de clausura (viernes 30 de enero a las 18:30 horas, Palacio Municipal de Álamos) acompañada por la Orquesta Filarmónica de Sonora (OFS), bajo la dirección de James Demster.
La Revelación Juvenil Sonora 2008 se otorgará a la soprano
Flor Herrera, el viernes 23 de enero a las 20:00 horas, en el Teatro de la Ciudad, de Hermosillo, y el Reconocimiento al Maestro Sonorense 2008 a Rodolfo “El Chino” Medina, el jueves 22 de enero a las 19:30 horas, en el Palacio Municipal de Álamos.
Sinaloa, que históricamente ha compartido con Sonora región, política, cultura y tradición, es nuestra invitada de honor. Los artistas participantes son: Falsa Orquesta Cubana Sazón; Aldo Rodríguez, música contemporánea con multimedia;
Pavel Meza, guitarrista clásico; Ensamble de Alientos de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes; Coro de la Ópera de Sinaloa; Camerata Mazatlán, Daniel Villegas-Megías, pianista, y Olena Bogaychuk, violinista; Psappha Ensamble de Percusiones, y Delta Teatro; sus artistas plásticos y fotógrafos en tres exposiciones.
Más información en