9 may. 2018

El tema Ricardo Alemán en columnas políticas, hoy

Tiene razón @RRamosVictor  "Al final todos somos en algún sentido discriminados y fundamentalmente todos somos discriminadores”...

Quién esté libre de pecado....que tire la primera piedra....:
#
Error, el despido de Ricardo Alemán: Denise Dresser 

Denise Dresser señaló que no se debe dar continuidad a la censura y despidos por el contexto de polarización que hay de cara a las elecciones del 1 de julio. “No me gustan las posturas de Ricardo Alemán pero creo que fue un error su despido y exigencia de demanda penal en su contra. 
Cuando vi que eso ocurrió inmediatamente pensé que eso iba a abrir la puerta a linchamientos/acusaciones/censuras posteriores. 
“Pero creo que no debemos permitir el surgimiento de un clima de censura y despidos, especialmente cuando se trata de bromas de mal gusto”, afirmó. 

Descartó que su intención sea normalizar la violencia, ni tampoco defender a Ricardo Alemán pero abogó por el derecho que cada quien tiene de expresarse, siendo liberales de manera consistente.
#
 El alimento de la violencia
Razones/JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ
Excelsior...
Detrás del conflicto entre Andrés Manuel López Obrador y los empresarios está, en un lugar destacado, la creciente dificultad de los grupos sociales y los individuos de participar en un proceso electoral que cada día es más propiedad absoluta de los partidos y sus candidatos.
No hay forma, desde la sociedad civil, de ser parte del proceso. La pequeña puerta que había abierto el INE autorizando, por ejemplo, el anuncio sobre educación de Mexicanos Primero la cerró el Tribunal electoral.

La publicidad que no se puede realizar en los medios convencionales se canaliza hacia las redes y allí la violencia verbal y escrita es la norma, la agresión el método, y el insulto, la forma de vida. El caso de Ricardo Alemán es casi paradigmático. Por supuesto que el columnista de Milenio se equivocó al reenviar un mensaje que hablaba de las muertes de Lennon, Selena y algún otro personaje a manos de sus fans y les preguntaba a los de López Obrador qué esperaban. Fue un exceso inútil, que le generó a Alemán un costo personal y profesional muy alto, probablemente excesivo, si nos atenemos a la violencia e incluso vileza con que se usan las redes sociales a favor o en contra de cualquier candidato.
Estoy convencido de que un profesional de la comunicación no puede caer en ese juego. Pero también es verdad que hace apenas unos días López Obrador les pidió a sus seguidores que desataran una campaña en contra de sus adversarios que en las redes han realizado una persecución cotidiana de cualquiera que critique a Andrés Manuel. Las agresiones son constantes y en términos mucho más rudos que los utilizados por Alemán. Vamos, ni siquiera las amenazas que suelen enviar los narcos a quienes investigamos esos temas son en ocasiones tan viles: insultan a críticos, agreden a las familias, descalifican sin el menor argumento.
Es parte de todo lo que estamos viviendo, es verdad, pero no he escuchado ni una vez al candidato presidencial de Morena o a sus principales dirigentes, pidiéndole a sus seguidores que se moderen, rechazando la violencia verbal, aunque sea deslindándose de ella.
Al contrario, la atizan cotidianamente, usando el propio Andrés Manuel un lenguaje agresivo, insultante, con sus adversarios.
Como decíamos ayer, incluso, hasta cuando pareciera tender una mano lo hace con un lenguaje ofensivo: “No voy a perseguir los derechos de la mafia del poder”, “me sentaré con los empresarios si dejan de hacer negocios corruptos”, la lista es interminable. Por otra parte, los insultos son tan poco sustanciosos, en la mayoría de los casos tan poco fundados, que quienes fueron insultados ayer por no ser parte de su movimiento, hoy, si se acercaron a él, son reivindicados automáticamente.
Ricardo pagó su error y el exceso, pero nadie entre los seguidores de Andrés Manuel (y muchos trabajan, son invitados o comentaristas en los medios) ha sufrido siquiera una advertencia o un deslinde de parte del candidato de Morena.
Nadie ha expresado alguna vez una disculpa. Nadie se hace responsable de los innumerables trolls que contestan, con agravios y desde cuentas falsas, cualquier mensaje o idea contraria al líder. Hay un maniqueísmo excesivo. Demasiada violencia. Tiene razón Carlos Loret de Mola cuando escribe que hay que buscar, aunque sea en forma tácita, una suerte de pacto de no agresión verbal o escrita.
No para impedir la crítica y el debate, que deben ser, en todos los sentidos, más vigorosos que nunca, sino para impedir que continúe una escalada de violencia verbal y escrita que terminará siendo costosa para todos.
López Obrador debería ser el que dé el primer paso porque, sin duda, su lenguaje y el de sus seguidores es el más agresivo, pero debe incluir a todos los demás actores, incluyendo los comunicadores. No se trata tampoco de ejercer una suerte de autocensura, sino de recurrir al sentido común, a revalorar la palabra, el trato, el sentido de las cosas.
No va a refundar la República después del primero de julio. Nadie puede deshacerse de dos tercios de la población, gane o pierda los comicios, porque no están de acuerdo con él o ella. Nadie puede apostar a subir el tono, los decibeles y la violencia sin pagar un costo. Ya es hora de entenderlo y aplicarlo.
TRUMP Y STORMY
Cada día que pasa el presidente Trump, otro que ha hecho del exceso verbal y escrito una norma de conducta, parece estar en mayores problemas por lo que muchos creyeron originalmente que era un problema menor. Las acusaciones de la actriz y productora de películas pornográficas llamada Stormy Daniels, y con quien Trump tuvo
una aventura hace poco más de una década.
No es un tema moral: se trata de que se pagaron 130 mil dólares a esa mujer por su silencio durante la campaña electoral y a pesar de que el abogado personal de Trump sostuvo que el dinero lo pagó él de su bolsillo, lo cierto es que si se comprueba que fue dinero utilizado para influenciar en uno u otro sentido en la campaña y no se lo declaró como tal, Trump estaría violando las leyes electorales de su país.
Lo grave es que desde hace meses, el propio presidente Trump, sus funcionarios y abogados se contradicen constantemente sobre el tema, transformándolo en una comedia de errores... una comedia que le puede costar la Presidencia, incluso, antes de la inexorable amenaza de la trama rusa.
#
Carta al tocayo Ricardo Alemán/Ricardo Monreal
Milenio, 8 de mayo de 2018..
Estimado tocayo: hay que promover la muerte del mensaje, no la del mensajero.
Tu tuit del sábado pasado en la noche: “Les hablan!!!” (donde reproduces un texto, recordando que fueron fans quienes mataron a Lennon, Versace y Selena, y se conmina a los “chairos” a hacer lo mismo), convirtió en un cisne negro al inofensivo pajarito azul de Twitter (un monarca nuquinegro que habita en Asia), generando dos tendencias nacionales y 180 mil tuits orgánicos (la mayor parte, críticos) en unas pocas horas.

Como te lo he comentado en otras ocasiones, AMLO es el efecto, no la causa; el reflejo, no la fuente; el tronco, no la raíz, del odio, la ira y la rabia social que recorren al país, desde Tijuana hasta Tapachula.
Así como el asesinato de Lennon no mató a los Beatles, ni el de Versace acabó con el festival fashion de Milán, ni el sacrificio de Selena sepultó la música tex mex, así tampoco concitar la muerte de AMLO acabará con el mal estado de ánimo ni, mucho menos, evitaría el fin del régimen político o silenciaría el grito de cambio que tiene electrizado al país.
Tocayo, el papel de AMLO, en este momento, es únicamente ser el guía, ser el faro para que la ola de odio, ira, rabia, hartazgo y castigo que recorre el país por la inseguridad, la corrupción, el desempleo, el empleo mal pagado y otros tantos agravios y frustraciones, se traduzca en votos, no en balas, y que ese tsunami de indignación llegue a buen puerto el próximo 1 de julio, de forma pacífica, alegre y civilizada.
En ocasiones, hay que ser más valiente y fuerte para domar y enjaular un tigre que ya está suelto, que para provocarlo, azuzarlo y “cuchilearlo”.
AMLO es un dirigente “antisistema” que juega con las reglas del sistema (lleva 12 años bregando en plazas, parques y carreteras del país, sin un vidrio roto, y ajustándose a legislaciones electorales cada vez más restrictivas); Morena es un movimiento social que se propone cambiar y transformar el sistema desde su raíz, no destruirlo ni incendiarlo. AMLO y Morena son la némesis del sistema, no su necrosis.
Acabar con la corrupción y el tráfico de influencias, adecentar el servicio público, romper el vínculo orgánico entre poder político y poder económico, fortalecer el mercado interno y el salario de los trabajadores, reducir la desigualdad expandiendo la clase media, convertir los sicarios en becarios, construir más universidades de alto rendimiento que cárceles de alta seguridad para jóvenes, garantizar la soberanía alimentaria frente a la hambruna globalizadora, y equilibrar las fuerzas del Estado con las del mercado: nada de esto es disfuncional al sistema económico, social y político mandatado en la Constitución. Al contrario, son el correctivo, el freno y el contrapeso natural a los años de excesos, desgastes y desviaciones de un modelo económico que apostó todo a la liberalización y privatización indiscriminadas.
En otras palabras, por los excesos neoliberales del PRIAN, hoy existe un correctivo y una esperanza popular llamada Morena.
Tocayo: hay que acabar con el mal mensaje, no con el mensajero. Eso lo aprendí de ti. Matemos la corrupción. Disparemos al corazón de la oligarquía politicoeconómica. Clavémosle una estaca a la impunidad. Démosle un golpe mortal a la desigualdad. Acribillemos con un cuerno de chivo el desempleo y el empleo mal pagado. Sepultemos la inseguridad y la violencia. Y vas a ver cómo AMLO, Morena y sus simpatizantes dejaremos de ser millones, para convertirnos en miles, centenas o decenas.
Éste es el magnicidio que debemos promover, no el AMLOcidio.
Y aunque con frecuencia difiero de tus comentarios y opiniones, espero volver a tener pronto la oportunidad de escucharte y leerte al amparo de un bien público superior, tan importante para la democracia como la preservación de la vida humana de un opositor político: la libertad de expresión.
ricardomonreala@yahoo.com.mx
#
El linchamiento de las redes
Capital político/ADRIÁN RUEDA
Excelsior...
Lo que pasó con Ricardo Alemán va más allá de la simple cancelación de contratos
Hace muchos años que no se veía un linchamiento mediático contra un periodista, al que se le ocurrió darle un retuit a un mensaje anónimo originado en las redes sociales, como tantos que todos los días circulan libremente en el ciberespacio.
Lo que pasó con Ricardo Alemán va más allá de la simple cancelación del contrato con, cuando menos, dos televisoras, una privada y otra del Estado. No, es una advertencia de lo que puede venir en este México convulso.
El mensaje al que Ricardo le dio retuit hace un par de días estuvo circulando en las redes desde mitad de semana, y miles de personas lo hicieron correr como parte de ese juego que ya se hizo costumbre entre los usuarios de los teléfonos celulares y tabletas.

Por qué si todo el mundo lo hizo circular como una ocurrencia de las miles que se encuentran en el ciberespacio, sólo al periodista se le inicia un linchamiento mediático al que, desgraciadamente, se sumaron, incluso, personas del gremio periodístico. Es muy delicado el humor social que activistas en las redes sociales están fabricando en contra de Alemán, porque a él sí lo ponen en verdadero riesgo de una eventual agresión, que, por cierto, no sería la primera.
El linchamiento llegó al grado que un abogado, que fungió como secretario técnico de la Comisión de Gobierno de la pasada ALDF con Manuel Granados, hoy líder nacional del PRD, lo quiere llevar a la cárcel.
Ese abogado, que no terminó muy bien su relación en Donceles, aspira a ser fiscal Anticorrupción del país, apoyado por Andrés Manuel López Obrador, y no está mal que aspire, pero no se vale que se quiera ganar esas simpatías siendo oficioso.
Porque si a Alemán lo quieren demandar por apología del delito, la demanda tendrá que ser extensiva a miles de personas que antes y después que él hicieron correr el mensaje, que en realidad no pasaba de ser una ocurrencia.
Por supuesto que las empresas son libres de contratar y despedir a quienes ellos quieran, pero el tema raya en la intolerancia, la censura y un atentado en contra de la libertad de expresión de una persona, independientemente de si es periodista o no.
Son sus redes personales y están debidamente acreditadas e identificadas. No se escuda en el anonimato desde el cual infinidad de cibernautas agreden y hacen verdaderas apologías del crimen.
Para el abogado que quiere llevar a la cárcel a Ricardo por hacer, según él, una apología del delito, habría que preguntarle si también levantaría una denuncia igual contra Paco Ignacio Taibo II, por ejemplo, quien sugirió fusilar empresarios en un cerro. O al propio López Obrador que en sus redes pidió a sus seguidores iniciar una campaña en contra de la difusión de un documental sobre el populismo en América Latina, porque consideraba que tenía dedicatoria hacia su persona. Y que, incluso, ocasionó la creación de un meme, porque primero exigía que si por dar becas a ninis lo consideran populista, que lo anotaran en la lista, y después se quejó de que lo quisieran meter en esa canasta.
Claro que nadie tiene que ir a la cárcel por eso, ni los seguidores de El Peje ni nadie, pues es un juego. Pero tampoco se valen los linchamientos hacia un civil como lo es Alemán, pues hay fanáticos que pueden pensar en causarle daño y eso sería más que delicado.
CENTAVITOS… De ahora en adelante los periodistas deberán abstenerse de darle forward a la información viral, porque estarían en riesgo de perder su trabajo. O sea, pesa más el anonimato que el valor de escribir con nombre y rostro.
#
AMLO 2: caso Alemán y la censura adelantada de AMLO/Carlos Ramírez
http://www.indicadorpolitico.com.mx
El acoso en redes contra el veterano columnista Ricardo Alemán por un retuit con un breve comentario ambiguo desató una peligrosa censura contra la libertad de expresión que derivó en el cierre de sus espacios en Televisa y Canal 11.
Detrás de esas reacciones autoritarias hay un mensaje preocupante: empresas periodísticas en proceso de entendimiento con el candidato presidencial de Morena reaccionaron contra el columnista: Televisa y su entrevista complaciente en Tercer Grado y Canal 11 como empresa de la Secretaría de Educación Pública.
El caso Alemán pone en el centro de los debates el tema de la libertad de expresión en términos absolutos. Si algunos consideran que se equivocó, entonces que lo critiquen en redes. Pero nunca debiera pedirse el cierre de los espacios de expresión porque entonces la expulsión de Alemán de Televisa y Canal 11 es parte de la censura que viene.
El asunto se centra en un hecho claro: al columnista Alemán le cerraron sus espacios en Televisa y Canal 11 por un comentario expresado en sus redes sociales particulares, lo que deja la señal de que se van a censurar en unos medios opiniones personales en otros medios.
Lo más grave ha sido que colegas periodistas que viven de la libertad absoluta de expresión y de opinión hayan caído en el juego de la censura. Poca reacción tuvo el video donde Paco Ignacio Taibo II dice que habría que fusilar a los que critican a López Obrador y que hay mucho espacio en los campos del Cerro de las Campanas donde fueron enterrados los traidores Miramón y Mejía.
Se puede estar contra lo que diga un columnista, pero no se le puede condenar al silencio o a la censura. Alemán tiene más de cuarenta años de experiencia profesional y ha sufrido censuras en La Jornada cuando López Obrador tenía una oficina en ese periódico, acosos y burlas del entonces presidente Zedillo y presiones en El Universal.
El acoso lopezobradorista contra Alemán debe tener una lectura estratégica sobre el ambiente de censura que viene. Nunca los empresarios mexicanos habían recibido tantos denuestos como los hechos por López Obrador en días pasados como un aviso de los estilos autoritarios de hacer política.
Ahora le toca a la prensa, vía Alemán. López Obrador, que podría ser el titular del gobierno próximo, está redocumentando las relaciones con medios antes de llegar. No debe olvidarse que el gobierno es el principal anunciante en medios con cargo al presupuesto y que los legisladores priístas perdieron la oportunidad de legislar una ley que le quitara el poder arbitrario personal al titular del ejecutivo sobre el gasto publicitario. Como jefe de gobierno del DF, López Obrador dio dinero publicitario a leales, en actos de censura evidente.
Televisa se ha acercado a López Obrador por el parentesco de Emilio Azcárraga con un empresario lopezobradorista. Y Canal 11, empresa del Estado, cede a la censura para no molestar al líder morenista a costa de violar su código de respeto a las opiniones.
El caso Alemán es un aviso contra la prensa crítica.
Política para dummies: La política es el equilibrio del poder entre los más fuertes, con los débiles pagando la factura.
Si yo fuera Maquiavelo: “El que llega al poder con la ayuda de los nobles se mantiene con más dificultad que el que ha llegado mediante el apoyo del pueblo, porque los que lo rodean se consideran sus iguales y en tal caso se le hace difícil mandarlos y manejarlos como quisiera”.
Sólo para sus ojos:
Recuerde revisar todos los días el sitio www.seguridadydefensa.mx para enterarse de los juegos geopolíticos de poder.
Puede encontrar el libro La silla endiablada, de Carlos Ramírez, en Sanborns en todo el país.
El presidente Trump ya comenzó a meter las manos en las elecciones mexicanas con declaraciones vía twitter, pero sin ser parte de alguna estrategia de seguridad nacional. Es decir, apenas es personal. Pero es apenas el principio, aunque en las oficinas de seguridad nacional de Washington no tienen claro aún quién de los candidatos les conviene.
Si las encuestas de los próximos diez días no registran un repunte de José Antonio Meade, el PRI estará ya liquidado, con todo y su nuevo presidente de partido.
Nadie parece preocupado por el aumento en el índice de inseguridad y criminalidad en todo el país.
Famosas últimas palabras: “Eres un delincuente electoral; te deberíamos cortar las manos a ti”: mujer a Jaime Rodríguez El Bronco en una gira proselitista.

http://indicadorpolitico.mx
#
ARSENAL / Francisco Garfias
Excelsior..
El cese de Alemán, “un respaldo a la democracia y la seguridad…”
El tema de Ricardo Alemán brincó en la charla con Yeidckol Polevnsky. La presidenta Nacional de Morena se declaró sorprendida y satisfecha por la rapidez con la que reaccionaron Televisa y Canal Once.
Cesaron en forma fulminante al controvertido columnista, acusado de llamar al homicidio de Andrés Manuel López Obrador, cosa que él niega categóricamente.
A la dirigente de Morena le llamó, particularmente, la atención lo de la televisora estatal que dirige Jimena Saldaña. “Es el gobierno, es el PRI y no validaron esas cosas”, se congratuló.
Polevnsky no dudó en aplaudir la reacción de Televisa y de Canal Once. “Es un importante respaldo a la democracia y a la seguridad”, subrayó.
Está convencida de que fue “muy irresponsable” que Alemán se haya prestado como bocina de un mensaje que, abiertamente, llamaba al homicidio del candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia.
Le preguntamos si no le parecía excesivo que lo corrieran por dos palabras que agregó a un tuit de otra persona.
Ésta fue su respuesta:
“Van sesenta y pico de candidatos asesinados. No puedes caer en ese tipo de fobias. Le podemos caer mal, muy mal, pero no puede ser instrumento para llamar a acciones de ese tamaño”.
■El tuit de Alemán produjo un fuerte rechazo. Se creó, incluso, un hashtag: #NoAlPeriodismoSicario.
También hay defensores que se preguntan por qué no se aplicó el mismo criterio cuando Paco Ignacio Taibo II llamó a llevar al Cerro de las Campañas a los “herejes” de Morena o al mensaje de Denise Dresser en el que buscaba un “piloto suicida” que volara el avión presidencial.
Sus defensores se preguntan también ¿dónde quedó la libertad de expresión?
¿Qué dice la Constitución al respecto?
“Artículo 6°.- La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito, o perturbe el orden público”.
¿Hubo daño a la moral a los derechos de terceros o provocó algún delito? Júzguelo usted.
■ Ricardo admite que se equivocó en la forma que envió el tuit. “No puse las palabras adecuadas”, le dijo a Pepe Cárdenas, en su noticiero de Radio Fórmula. El error del columnista fue agregar “les hablan” al tuit de la usuaria Leticia Maldonado que decía:
“A John Lennon lo mató un fan, a Versace lo mató un fan, a Selena la mató un fan. A ver a que hora chairos…”.
Alemán calificó su caso de “lapidación” , “persecución” y “venganza” de un grupo de personas que identifica con López Obrador. En sus declaraciones y mensajes, Ricardo ha reiterado el nombre de un conocido colega: Julio Hernández, autor de la columna Astillero de La Jornada.
Dice que se metió en una escaramuza con chairos que era de dos o tres y que su descuido fue capitalizado por los escribanos al servicio de Morena y por millones de bots que convirtieron el tema en tendencia mundial.
Julio escribió: “Me parece sumamente peligroso que se aliente o “juegue” con la idea de un atentado político, como lo hace…”.
Y las redes se incendiaron....
#

No hay comentarios.: