18 dic. 2009

Billetes ensangrentados



Bajo billetes ensangrentados

La Marina de México manipula el cadáver del 'narco' Beltrán Leyva para lanzar una advertencia a los capos de la droga
PABLO ORDAZ - Ciudad de México -
El País, 18/12/2009
Nunca un general tuvo tanta escolta. Sobre todo, después de muerto. Decenas de soldados vigilaron desde el miércoles por la noche el cuerpo del narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, abatido a tiros por los infantes de la Marina de México en Cuernavaca (Estado de Morelos). Nadie ha reclamado aún el cadáver de El Jefe de Jefes, pero no sería la primera vez que los deudos de un capo quisieran ofrecerle un último homenaje recuperando sus restos a golpe de granada y ráfagas de AK-47.

Corridas de toros en Catalunya

Toros, lengua y estigma/Víctor Gómez Pin, catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), afiliado a Iniciativa per Catalunya
Publicado en EL PAÍS, 16/12/09;
El 18 de diciembre se debatirá en el Parlament de Catalunya la aceptación a trámite de una iniciativa popular tendente a abolir las corridas de toros. Esta medida se inscribe en una secuencia de proyectos análogos, con arranque en abril de 2004, tras la declaración consistorial de Barcelona como ciudad anti-taurina.
Un segundo paso fue la moción abolicionista presentada también en el Parlament hace tres años, votada favorablemente, aunque postergada a efectos prácticos, quizás por la dificultad para asumir un provocativo párrafo que -evocando pretendidos estudios científicos- atribuía a los taurinos tendencias al abuso “hacia miembros de la sociedad, percibidos por los agresores como más débiles, como pueden ser las mujeres, los niños, los mayores o las personas inmigradas”. Que nunca nadie haya pedido disculpas por esas palabras muestra que percibidos como débiles en Cataluña son en todo caso los taurinos, ya que pueden ser vejados en condiciones de total impunidad.
La abolición de las corridas de toros es ahora presentada como el corolario de un proyecto más general, que tendría marcado tono ecologista, apuntando a revitalizar el sentimiento de nuestra pertenencia a la naturaleza y la exigencia de proteger la biodiversidad. Tras estos argumentos abolicionistas es indudable que subyace un enorme problema filosófico y científico, en el que está en juego la concepción misma del hombre y de su lazo con las demás especies. Desde luego, una interpretación reduccionista del alto grado de homología genética que se da entre humanos y otros animales puede dar lugar a una revolución en el concepto que tenemos de comportamiento ético. Éste no pasaría ya por la exigencia de no instrumentalizar a los seres de razón, de tratar al hombre como un fin y nunca como un medio, sino por la empatía con todos los seres susceptibles de sufrimiento, en cualquier caso con aquellos dotados de sistema nervioso central.
Esta nueva ética tendría sin duda la dificultad de la coherencia, pues ¿cómo renunciar a la instrumentalización -empezando por esa forma mayor que es alimentarse de ellos- de seres dotados de sistema nervioso central, sin poner en entredicho las condiciones mismas de supervivencia de los humanos?Una de las organizaciones que apoya la abolición con loable coherencia (pues, a diferencia de otras, se niega a hacer excepción de las fiestas consideradas oriundas de Cataluña, y que quedan prácticamente blindadas si prospera la presente iniciativa) dice en una resolución interna que “la tortura y los espectáculos crueles e inhumanos con los animales no pueden justificarse bajo la consigna de la tradición y la cultura”. No puedo estar más de acuerdo.
Si la corrida de toros transgrediera ciertos imperativos éticos universales e irrenunciables (cosa que sí hace el que practica la vivisección sin anestesia de mamíferos superiores, o simplemente maltrata a su perro, confinándole en espacios donde no puede realizar su naturaleza) sería simplemente obsceno pretender defenderla en base a argumentos de fidelidad a tradiciones. El problema reside precisamente en determinar si la tauromaquia infringe alguno de estos imperativos absolutos. Obviamente los taurinos lo niegan y hasta suelen manifestar su sorpresa de que pueda considerárseles enemigos del pensamiento ecológico, o de carecer de sensibilidad para con los animales. Ecólogos, desde preservadores de medio ambiente en la baja Andalucía hasta responsables de los parques de la Camarga francesa; economistas, ganaderos o veterinarios, coinciden en que el mantenimiento de esos espacios que son las dehesas (parques auténticamente naturales, donde un animal criado por el hombre goza de condiciones para realizar su naturaleza específica, es decir, para actualizar todas las potencialidades para las cuales se halla genéticamente dotado) sería inviable sin la fiesta de los toros. Y enfatizan el hecho de que para el toro la corrida no significa tanto sufrimiento como combate (de 15 minutos tras una vida enteramente libre de más de cuatro años), combate que en absoluto rehúye, lo cual sería incomprensible si se busca la analogía con un ser torturado.
Los taurinos ponen asimismo de relieve que su contemplación del sacrificio del animal nada tiene que ver con una complacencia ante el sufrimiento del mismo. El sacrificio sería simplemente el precio por un rito de marcado peso simbólico y artístico, precio no mayor que el de tantos otros que se dan en las culturas europeas o no europeas.
¿Argumentos discutibles? Sin lugar a dudas, pero en cualquier caso es lógico exigir que no se tomen decisiones irreversibles al respecto antes de que un debate sereno haya tenido lugar, debate que ha de comprometer a sociólogos, ecólogos, filósofos, genetistas, artistas, etcétera. Las decisiones políticas en materia de costumbres y de ética han de ser expresión de este sereno deliberar y no preceder o sustituirse al mismo.
El problema ético de la relación con los animales afecta hoy a muchos colectivos, desde consumidores de ciertos productos gastronómicos, hasta pescadores, pasando por empresarios de la avicultura industrial o propietarios de animales domésticos. La misma dificultad que presenta la generalización de prohibiciones que supondrían la desaparición de actividades de gran peso económico hace que las propuestas abolicionistas sean permanentemente diferidas.
Los taurinos tienen, sin embargo, la sensación de una suerte de agravio comparativo y que, aun en una sociedad en la que muchas otras actividades susceptibles indiscutiblemente de violentar la conciencia ecologista o animalista son toleradas (simplemente por la relación de fuerzas), los taurinos son erigidos en chivos expiatorios, en nombre de una utilización política de la ecología, a veces sin relación con la ciencia ecológica, de cuyos corolarios los taurinos serían quizás ardientes defensores, simplemente si se les diera la posibilidad de posicionarse en un debate racional.
Y en otro orden de cosas, la radicalidad de los anatemas que se vierten sobre la fiesta de los toros es vivida como una suerte de repudio, no sólo por los taurinos, sino por tantos otros ciudadanos de Cataluña que, sin haber pisado nunca una plaza de toros, saben que la tauromaquia constituye una referencia de primer orden y una nota de identidad cultural para algunos de sus amigos o conocidos, y que lo era en cualquier caso para sus mayores. Entre estos últimos, a veces personas que fueron víctimas de la depredación económica por el franquismo de sus lugares de origen, y en consecuencia dolosamente forzadas a emigrar; personas que hoy son parte incuestionada del tejido social de Cataluña y probablemente han apoyado en su mayoría a las organizaciones constitutivas del llamado Tripartit; personas que hoy son padres de jóvenes cuya lengua propia es el catalán, y que no aciertan a entender que, en nombre de la pretendida voluntad de estos mismos hijos, se repudie algo que ha marcado hasta las metáforas de su lenguaje; personas en definitiva que sí han apostado a que una Cataluña soberana -y eventualmente independiente- se forjaría como espacio integrador de la diversidad de lenguas y culturas de los que en ella habitan: “No estigmatizar ni a los que están en contra ni los que están a favor, sea cual sea su idioma de origen”, decía el entonces alcalde Joan Clos, tras el pleno que declaraba el carácter antitaurino de la ciudad de Barcelona. Si se trataba meramente de defensa de los animales, ¿a qué venía esta farisaica alusión a la lengua? Conviene, en efecto, evitar que ese sello candente al que remite la palabra estigma sea impreso como marca de infamia, ni siquiera en aquellos que “por su idioma o su origen” podrían ser considerados mayormente susceptibles de abrigar vergonzosos sentimientos de empatía con lo que significa la fiesta de los toros.
***
¿Por qué la Fiesta de los toros es un patrimonio inmaterial?/François Zumbielhl
Publicado en ABC, 16/12/09;
Por los avances tecnológicos del momento y por las dinámicas económicas vivimos en un mundo cada vez más globalizado. Pero -¡ojo!- globalización no significa neutralidad. Por el contrario una guerra ideológica, más o menos subterránea, infiltra todos los campos de la cultura. Y no cabe duda de que las referencias y los modelos de vida de los países del norte, especialmente anglosajones, están en vía de imponerse a los demás pueblos a través de sus numerosísimas producciones audiovisuales y sus potentes medios de comunicación. La corrida no tiene cabida en estas sensibilidades norteñas, sobre todo por el espectáculo de la muerte, y muchos quieren acabar con ella. Es la razón por la cual los aficionados hoy en día no pueden mantenerse en una actitud pasiva. Frente a sus adversarios empedernidos tienen la obligación de defender y justificar, pacíficamente pero con firmes argumentos, su amor por la Fiesta. Para ello se pueden apoyar sobre dos textos fundamentales, firmados por el conjunto de los países miembros de la Unesco: la Convención sobre la protección de la diversidad de las expresiones culturales (2005), que marca como única condición el respeto de la declaración universal de los derechos humanos, y la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de 2003.
Cuando uno lee este último texto queda impresionado, pues los cinco criterios enunciados en su artículo 2 para definir el patrimonio cultural inmaterial se aplican a la Fiesta de los toros. Evidentemente ésta forma parte de las artes del espectáculo. Incluso la corrida es el espectáculo vivo por esencia, ya que dentro de unas reglas y un marco definidos – los tercios, los espacios del ruedo y los minutos contados…- todo es efímero y casi todo imprevisible. Por eso la tauromaquia es un arte sublime, según reza la convocatoria para una cena de homenaje al joven Juan Belmonte, redactada por Valle Inclán, Pérez de Ayala y Sebastián Miranda en 1913. También entra dentro de los usos sociales, rituales y actos festivos. ¿Quién no percibe que el toreo encierra una liturgia abundante de gestos inspirados por la coreografía o las exigencias de un ritual: los brindis, el beso del matador a la taza de plata antes de iniciar la faena, los desplantes de cara al público al final de una serie de muletazos o a la muerte del toro…? Pero de manera más fundamental la tauromaquia recoge y hace revivir, adaptándolo a otros entornos y a nuevas sensibilidades, el antiguo fondo de la cultura mediterránea. Como la tragedia griega, la ópera italiana y las semanas santas es una puesta en escena de la muerte, o, mejor dicho, una sublimación de la muerte por el arte, una exaltación de la vida y del espíritu que han sabido triunfar, aunque sea durante unos minutos, de la fatalidad y del reino de las sombras. Representa y reinterpreta a su manera el eterno combate de Teseo con el Minotauro, la victoria de la humanidad sobre la animalidad, siempre cuando aquella haya aceptado previamente correr el riesgo de fundirse con ésta y de bajar con ella a los infiernos, del mismo modo que el toreo más bello y más emocionante es con las manos bajas y una quietud que casi parece abandono. Todo en el toreo, desde su desarrollo hasta su coreografía, está marcado por la fragilidad y el intento de superarla. Todo es una lucha desgarradora entre el ansia de eternidad y lo efímero. Esta lucha tan humana entre los extremos explica la belleza y la carga emocional que conllevan el temple, la ligazón y el arte de los remates. Sí, la muerte es el punto medular de la Fiesta, la cual sin ella se convertiría en un mero show, como el de Las Vegas. Pero no se trata solamente de la muerte del toro. El toreo mismo nos comunica, en sus más bellas luces y sombras, la evidencia de su mortalidad. Y para intentar inmortalizarlo cuando en realidad ha desaparecido nos queda la fuerza – mortal también- de lo que hemos vivido y sentido. Con el recuerdo y con las palabras procuramos superar la finitud de ese arte tan humano y entrañable, inventando para él, dentro de nuestros límites, un más allá espiritual.
Fuera del ruedo el mundo de los toros alimenta un abanico muy amplio de técnicas artesanales tradicionales cuya permanencia está subordinada a la vigencia de la Fiesta: la confección de los trajes, de los capotes de paseo y de todas las herramientas del toreo, el manejo de los caballos y de los bueyes en las dehesas, la técnica de los tentaderos. Asimismo el toreo alimenta un sinfín de tradiciones y expresiones orales, con su cortejo de términos técnicos, de dichos, de anécdotas que forman parte de la memoria colectiva de los aficionados. Tan es verdad que, como muy bien lo declaró el maestro Ángel Luis Bienvenida, «la torería son las conversaciones».
Teniendo en cuenta todos estos elementos, y para contrarrestar los intentos de abolición de los que no comparten nuestra sensibilidad, es hora de pensar en el proceso de reconocimiento de la Fiesta de los toros como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, al amparo de la Convención de la Unesco. Pero no debemos olvidar los pasos previos: es imprescindible que la tauromaquia esté reconocida como tal por las regiones, comunidades y países en los cuales queda vigente, y por lo tanto que esté inscrita en los inventarios correspondientes del patrimonio cultural inmaterial. De no ser así, el reconocimiento a nivel de la Unesco queda imposible. Para ello es necesaria una voluntad conjunta, en cada uno de los ocho países taurinos, por parte de las comunidades de aficionados y profesionales, por parte de los investigadores y expertos en el tema, y por parte de los políticos a los que tocará dar cabida a esta empresa ante las instituciones oficiales y competentes. El expediente que se elabore deberá en particular responder a estas preguntas principales: ¿qué significado cultural tiene este espectáculo con la muerte de un toro en un acto público, profundizando lo que he sugerido más arriba? Qué valores éticos y estéticos encierra nuestra Fiesta? ¿De qué modo es un factor de identificación y de autovaloración para las comunidades aficionadas, respetando la diversidad de sus sensibilidades?
Quisiera hacer hincapié en un punto clave a la luz de las preocupaciones de nuestro tiempo. Conviene mostrar en qué modo el mundo de los toros pone en práctica conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo, y contribuye de manera ejemplar al desarrollo sostenible. Existen unas evidencias de las cuales no parecen haberse percatado muchos ecologistas de las urbes: la Fiesta está basada sobre el respeto del toro, más propiamente de su animalidad cuyo conocimiento es indispensable para la lidia. ¿El malentendido con los animalistas, y con muchos ciudadanos, no radicará en que éstos quedan todavía fascinados por el mundo de Disney y quieren ver en cada gato, perro o vaca los rasgos de un niño bueno, un sustituto humano, ocultando su verdadera naturaleza de animal? Por otra parte el espectáculo taurino es la mejor oportunidad para la preservación de la cabaña brava, condenada inmediatamente al matadero el día en que se acaben las corridas. Al lado de los toros criados para la muerte en la plaza viven tranquilamente en las dehesas muchos más animales bravos, sacrificados igualmente en caso de abolición de la Fiesta: vacas de vientre y sementales. Sin olvidar que cada ganadería de bravo es un ecosistema excepcional en nuestra época, en donde conviven, en su paisaje protegido de la agricultura intensiva, innumerables especies de flora y fauna salvaje. Estoy convencido que para fomentar la afición de los jóvenes, tan sensibles al tema ecológico, lo primero y definitivo sería una visita al campo bravo.
Pregunto yo, ¿teniendo en cuenta todas estas razones, no merece la pena emprender esta tarea de reconocimiento de la Fiesta como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad? Que el proceso será largo, bien lo sé. Pero puede haber un resultado inmediato y estimulante: que nosotros, los aficionados de los ocho países, reconozcamos y afirmemos la legitimidad de nuestra afición, seamos conscientes de los valores éticos y estéticos inherentes a la Fiesta, y compartamos por el hecho un sentimiento de hermandad.

11-M: la conexión Al Qaeda

11-M: la conexión Al Qaeda/Fernando Reinares, catedrático de Ciencia Política en la Universidad Rey Juan Carlos. Los contenidos de este artículo forman parte de un libro que culminará gracias al Woodrow Wilson Center de Washington y se titulará Operación trenes de la muerte.
Publicado en EL PAÍS, 17/12/09;
La pista que definitivamente relaciona los atentados del 11-M con el directorio de Al Qaeda apareció hace cuatro años, aunque es aquí y ahora cuando se publica por primera vez. Fue en un remoto lugar situado al noroeste de Pakistán, próximo a la frontera con Afganistán. Durante la noche del 30 de noviembre al 1 de diciembre de 2005, un misil impactó contra una edificación situada en una pequeña localidad cercana a Miran Shah, capital de Waziristán del Norte. Ésta es una de las siete agencias que forman las llamadas Áreas Tribales Administradas Federalmente (FATA, en sus siglas en inglés), donde los principales dirigentes de Al Qaeda y gran parte de sus miembros se establecieron entre finales de 2001 e inicios de 2002, tras perder el santuario afgano del cual habían disfrutado desde 1996 hasta la intervención militar estadounidense semanas después del 11-S.
El misil al que me refiero había sido lanzado desde uno de esos vehículos aéreos sin piloto que la CIA estadounidense utiliza desde hace algunos años para abatir líderes de Al Qaeda cuya presencia se detecta en la franja que discurre a lo largo de la frontera entre Afganistán y Pakistán. Waziristán del Norte es, por otra parte, la demarcación donde, hacia fines de 2004 y comienzos de 2005, Al Qaeda tuvo que reubicar buena parte de sus integrantes y de sus instalaciones para el entrenamiento de terroristas. Lo hizo huyendo de la incursión que el ejército paquistaní llevó a cabo en el contiguo Waziristán del Sur entre la primavera y el otoño de 2004. En su nuevo asentamiento de Waziristán del Norte, Al Qaeda se ha venido beneficiando de la protección concedida por sectores talibanizados de las tribus pastunes autóctonas, en este caso de los Utmanzai Wazir y Dawr.
Como consecuencia del mencionado ataque perdieron la vida cinco individuos. Uno de ellos era Hamza Rabia, entonces jefe de operaciones externas de Al Qaeda y máximo responsable del planeamiento de atentados en Norteamérica y Europa. A comienzos de 2002, Osama Bin Laden había decidido dividir en dos mandos el entramado operativo de Al Qaeda. El otro mando, de operaciones internas, se dedicó a Afganistán y Pakistán. Al frente del mismo puso a Mustafa al Uzayiti, más conocido como Abu Faraj al Libi. El mando de operaciones externas fue encomendado al artífice del 11-S, Khalid Sheik Mohamed. Pero fue detenido en Rawalpindi en marzo de 2003. A partir de entonces, Abu Faraj al Libi pasó a implicarse también en las operaciones externas de Al Qaeda, cuya jefatura asumió, sin embargo, el egipcio Hamza Rabia. Ambos desempeñarán sus funciones en estrecha relación.
Pero, ¿qué tiene esto que ver con el 11-M? Pues que uno de los cuatro individuos que perecieron con Hamza Rabia en el referido ataque selectivo pudo ser identificado por servicios de inteligencia extranjeros como Amer Azizi. Un dato corroborado por hallazgos posteriores en Pakistán y el Reino Unido a los que no me referiré en esta ocasión. Amer Azizi, marroquí, había sido un muy destacado integrante de la célula establecida por Al Qaeda en España a mediados de los noventa y liderada desde 1995 por Imad Eddine Barakat Yarkas, es decir, Abu Dahdah, quien lo captó y envió a un campo de entrenamiento en Afganistán. Fue procesado en rebeldía por delitos de terrorismo atribuidos a dicha célula, ya que consiguió escapar de nuestro país tras la operación policial que la desmanteló en noviembre de 2001. Esto ocurrió al constatarse su relación con otra célula de Al Qaeda en Europa, la de Hamburgo, directamente implicada en el 11-S.
Amer Azizi aparece mencionado en al menos 141 de los 241 tomos correspondientes al sumario incoado en la Audiencia Nacional por los atentados del 11-M. Su nombre figura asimismo en ocho de las 30 piezas separadas que completan esa documentación judicial. En conjunto, esas referencias ponen de manifiesto, por una parte, los muy estrechos ligámenes que existían entre Amer Azizi y los individuos que desempeñaron papeles centrales tanto en la formación como en el desarrollo de la trama terrorista local que preparó y colocó las bombas que estallaron en los cuatro trenes que circulaban hacia la estación de Atocha. Por otra parte, revelan las relaciones de Amer Azizi con organizaciones norteafricanas insertas en la actual urdimbre del terrorismo global, a través de las cuales terminó por alcanzar posiciones de relevancia en el círculo de liderazgo de Al Qaeda.
Y es que Amer Azizi, a su regreso de Afganistán en el verano de 2001, reclutó a Mustafa Maymouni, igualmente marroquí, quien en 2002 creó el núcleo de la red que perpetró los atentados del 11-M. Otro marroquí, Driss Chebli, y Serhane ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino, ya cuñado de Mustafa Maymouni, pasaron a dirigir esa red cuando éste fue detenido tras haberse desplazado temporalmente a Marruecos en febrero de 2003. Al ser encarcelado Driss Chebli cuatro meses después, implicado en la aludida célula de Abu Dahdah, El Tunecino se convirtió en cabecilla local de los terroristas del 11-M. Pues bien, a El Tunecino también lo captó Amer Azizi. Además, como recoge el sumario 20/2004, un testigo protegido sostuvo que ambos se comunicaban en 2002 y 2003 por correo electrónico. Ese mismo sumario acredita los vínculos de Amer Azizi con otros destacados autores materiales de los atentados de Madrid, como Jamal Zougam o el huido Said Berraj.
Los lazos de Amer Azizi con entidades norteafricanas afines a Al Qaeda se consolidaron durante su estancia en Afganistán, pues el campo de entrenamiento al cual se incorporó, denominado Mártir Abu Yahyia, era una de las principales instalaciones adscritas al Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL). En ellas se adoctrinaba y adiestraba también a miembros del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), una vez que dirigentes de ambas organizaciones terroristas decidieron a finales de los noventa coordinar sus actividades. Allí es donde Amer Azizi conoció a Abdulatif Mourafik, cuyo sobrenombre es Malek el Andalusi, miembro del GICL. Como resultado de la estancia en aquellas instalaciones y de los contactos que en su seno mantuvo, Amer Azizi se integró en el GICL, pero manteniendo fuertes lazos, cuando no una militancia dual, respecto al GICM.
En este sentido, adquiere una significación especial la reunión que en febrero de 2002 mantuvieron en Estambul delegados del GICL, del GICM y de una organización homóloga tunecina, algunos de cuyos destacados integrantes habían tenido relación con la célula de Abu Dahdah. Entonces acordaron ejecutar actos de yihad en países de donde procedieran o en los que residiesen sus miembros. Sobre dicho encuentro y la decisión estratégica adoptada en el mismo existe una nota de inteligencia incorporada al sumario 20/2004. El caso es que los atentados de Casablanca ocurrieron en mayo de 2003 y los de Madrid en marzo de 2004, y que las tramas de uno y otro se solapan notablemente. Es más, el aludido Malek el Andalusi fue quien encomendó a Mustafa el Maymouni, el iniciador de la red del 11-M, formar antes una célula para asimismo atentar en Marruecos.
Aunque lo ocurrido en nuestros madrileños trenes de cercanías continúa siendo presentado como muestra de lo que puede hacer una célula local independiente y formada por inmigrantes musulmanes autorradicalizados, la evidencia sugiere una interpretación distinta sobre los actores, su liderazgo y su estrategia. En la ejecución de los atentados del 11-M hay algunos individuos que fueron delincuentes comunes y es muy razonable inducir que en su preparación intervinieron miembros prominentes del GICM. Pero eso no es todo. La estrecha relación entre quienes desempeñaron papeles fundamentales en la red terrorista de Madrid y Amer Azizi, que en 2004 ocupaba un puesto clave en el mando de operaciones externas de Al Qaeda, tal y como he desvelado en este artículo, obliga a mirar no hacia un barrio de la capital de España, ni hacia la península tingitana, cuando nos preguntamos dónde se aprobó el 11-M, sino hacia Waziristán del Norte.

Terror en "Altitude"


Ubican a Beltrán desde noviembre
Montan base operativa en condominios 'Altitude'. Acudía a reuniones en la torre dos pero en la noche se retiraba
Benito Jiménez
Reforma 18 diciembre 2009
CUERNAVACA.- El fraccionamiento de lujo "Altitude" servía como base de la estructura criminal de los hermanos Beltrán Leyva. Era su centro de negocios, de estrategias e incluso de descanso.
Aquí, la Marina detectó desde finales de noviembre movimientos de Edgar Valdés Villarreal, "La Barbie" y de al menos una veintena de sicarios que se movían de Acapulco a Morelos.
Las investigaciones de la Armada refieren entradas y salidas constantes de "La Barbie" del conjunto habitacional, considerado como una de las zonas más exclusivas de Cuernavaca.
Ese trabajo de inteligencia le redituó a la Marina. Sus efectivos vestidos de civil, encubiertos, notaron en esos movimientos al "Barbas". A Arturo Beltrán Leyva.
Según la información proporcionada, Beltrán Leyva no vivía en el apartamento de la torre 2 donde fue abatido a tiros por las Fuerzas Especiales de la Marina. Los reportes de la dependencia revelan que el capo acudía a reuniones, se relajaba en un terraza y se retiraba por la noche.
De "La Barbie", indican las fuentes consultadas, se presume que trabajaba en una computadora -con el username "edvajdj" hasta la madrugada de cada día y después se retiraba.
Era su centro operativo.
Dos vecinos coinciden en que no lo habían visto antes ni sabían de quién se trataba.
"Llegaba en camionetas polarizadas y con muchos escoltas. Uno pensaría que era un vecino funcionario de gobierno, policía o judicial, pero nunca narco", refiere uno de los habitantes del "Altitude".
Perfeccionan unidad
Desde enero de 2008, la Marina opera su propia Unidad de Inteligencia conformada por un grupo de élite de 92 marinos autorizados por el Almirante Francisco Saynez para "usar cualquier método de recolección de información", respetando los derechos humanos.
El objetivo, según un documento de la dependencia, era convertir a este grupo en el "órgano rector" de las tareas de inteligencia de la Armada, que tradicionalmente han estado en manos de la Sección Segunda del Estado Mayor Naval.
"La Unidad de Inteligencia Naval (UIN) responde a la necesidad de desvincular los aspectos estratégicos que representan un contrapeso en las funciones establecidas inherentemente en la Sección Segunda del Estado Mayor General", establece.
La unidad proyecta que su plantilla crezca en 273 efectivos.
a Marina informó a Hacienda que invertirá 143.6 millones de pesos para edificar a partir de marzo de 2010 un inmueble de cuatro pisos y más de 6 mil 256 metros cuadrados de construcción, exclusivo para ese cuerpo de inteligencia, en su sede central al sur de la Ciudad de México.
De la inversión, 53.7 millones de pesos serán para equipo informático. La unidad es encabezada por un jefe de unidad, cuyo rango jerárquico es similar al de un subsecretario.
Operación de altura
Tras semanas de trabajo de inteligencia, la Marina detectó a Arturo Beltrán Leyva en un condominio exclusivo en Cuernavaca, Morelos.
La guarida
Los Beltrán Leyva establecieron su centro de operaciones en el Condominio Altitude.
El cerco
Hay tres entradas para el condominio:
Operativo terrestre:
Av. Alta Tensión
90 marinos, 40 militares
Calle 5 de febrero
60 marinos, 30 militares
Calle Gómez Azcárate
60 marinos , 60 militares
Operativo aéreo:
25 marinos
Operativo quirúrgico
17:00 Sobrevuelan helicópteros de Marina alrededor de las torres del Condominio Altitude donde vive Arturo Beltrán.
17:10Marinos descienden por soga para entrar a las torres. Evaden así la vigilancia terrestre de sicarios de Beltrán.
17:20 Inicia el cerco terrestre con camionetas artilladas y efectivos de Marina, que ocupan calles aledañas de Punta Vista Hermosa.
18:00 Para evitar fugas en autos, marinos tienden sobre el pavimento cintas metálicas con puntas para ponchar llantas.
18:30 Vecinos del condominio, visitantes y trabajadores, previa identificación, son retenidos en un gimnasio privado.
19:00 Marinos catean departamento por departamento en busca de Beltrán y sus secuaces. Todos los accesos son bloqueados.
19:30 Cercan a Beltrán, quien se atrinchera en el departamento 202 de la torre 2. Lanza algunas granadas.
20:00 Sicarios lanzan granadas cerca de la Cruz Roja a metros del condominio. Intentan distraer a los marinos.
20:20 Otra maniobra distractiva: el cuartel de la 24 Zona MIlitar y el edificio de la Procuraduría estatal son atacados.
20:30 Se oyen tiros en las torres del Condominio. Una camioneta sale con detenidos. Sicarios atacan a ráfagas.
21:00 Se intensifica la balacera en el piso 2 de la torre 2. Beltrán muere en el tiroteo al agotársele las granadas.
21:20 Balacera en el exterior del condominio. Marinos repelen a sicarios que quieren rescatar a su jefe.
21:30 Balacera generalizada. Vuelven los disparos en el piso 2 de la torre 2. Confusión y caos en la zona.
22:00 Cesa la batalla. La Secretaría de Marina confirma: el capo Arturo Beltrán falleció en un tiroteo.


A las ocho de la noche empezaron los balazos y se escuchaban los gritos de la gente que corrió por todas partes y algunas se tiraron al piso", refiere doña Lucía.
"Tírense al piso o corran", gritaban los de la Marina a la gente.
La señora Carmen Marín, dijo que su nuera que está embarazada vive en uno de estos departamentos y que por teléfono celular le iba contando lo que estaba ocurriendo en el edificio durante el enfrentamiento.
"Me dijo que varios jóvenes que estaban nadando en la alberca pensaron que los disparos que se escuchaban eran cohetes, pero que cuando llegaron los de la Marina y soldados a donde estaban se asustaron", refirió.
"Así como estaban, en bikini, en el caso de las mujeres, y los hombres, en traje de baño, fueron sacados de la alberca y tirados el piso.
"Se portaron muy bien los de la Marina", aseveró la señora que hasta ayer a mediodía no lograba sacar del edificio a su nuera embarazada.
Algunas personas llegaron de la Ciudad de México para ver las condiciones en las que quedaron sus departamentos tras el enfrentamiento.
"Yo vivo en el departamento 601 de ese mismo edificio donde, según ahora sé, vivía este señor (Beltrán)", refirió Jesús Zamaroya, quien ocupa su departamento los fines de semana y llegó muy temprano desde la Ciudad de México para ver si su inmueble sufrió algún desperfecto.
Hasta ayer jueves, la gente que vive en esa zona o bien tiene sus negocios sigue sin reponerse del susto.
"Desde temprano nos vinieron avisar los soldados de que mantuviéramos cerradas las cortinas y que ellos nos avisarían a que hora reiniciaríamos las actividades", dijo el dueño de una refaccionaria.
"Nos dijeron que en cualquier momento puede haber granadazos y más tiros", dijo.
Las autoridades educativas del Estado decidieron suspender clases en una escuela primaria, un centro de educación preescolar y otro más de educación especial ubicados en la zona.
***
No quieres oír más balazos'
Benito Jiménez
Enviado
CUERNAVACA.- Un vecino barre restos de un cadáver. Son las huellas de una batalla.
Sobre la calle de 5 de febrero, vecinas ponen veladoras a esas partes humanas, echan cal y se persignan.
Pero el vecino barre. "Un pedazo de víscera, no sé, es carne con sangre. Los perros vinieron a oler y por eso nos dimos cuenta", dice mientras pasa la escoba.
Por esta calle un sicario del fallecido Arturo Beltrán Leyva aventó una granada. No se sabe si aquí murió uno de los efectivos de las Fuerzas Especiales de la Armada o un gatillero. El punto es el drama.
"Abrazas a tu familia, te encojes, no quieres oír más balazos. Es el drama más horrible porque estás indefenso, no sabes qué hacer", comenta un tanto impotente.
El vecino no habita en los condominios "Altitude". Vive en una vecindad a 50 metros de distancia, donde dice, pasaban las balas y pegaban en su techo.
Los habitantes de esta calle fueron testigos obligados del gran complejo de edificios que ven de frente.
"Vimos la llegada de los militares, cortando cartucho y gritando que no nos asomáramos ni saliéramos de nuestras casas. Con esos gritos ya nos dio mala espina", expuso una señora aún desconcertada.
Lo que pasó aún no lo digieren. Fueron más de dos horas de disparos y estruendos por las granadas.
"Se cimbraba el piso, no tenía para cuándo acabar, fueron momentos eternos y de miedo total", refiere una estudiante de preparatoria.
El sobrevuelo de helicópteros, con personal de Fuerzas Especiales, presagió el inicio del tiroteo. Con el paso de las aeronaves, los vecinos corrían a sus domicilios.
"Hay temor, a eso agrégale que desde anoche las autoridades del estado nos recomendaban no salir por nuestra propia seguridad, pero no explicaban por qué", manifestó un comerciante de esta misma calle.
Las torres del fraccionamiento "Altitude" se caracterizan por ser una zona para gente bien.
"Hasta no pasaban por esta calle por miedo a que fueran asaltados, esa gente tiene carros muy lujosos y viven muy bien. Los departamentos son muy elegantes. Nos llegaron a comentar que los vendían hasta en más de 3 millones de pesos", recordó un vecino de esta calle, casi esquina con Alta Tensión.
Lo que es un hecho es que el operativo de la Marina, que terminó con la muerte de Arturo Beltrán Leyva, tiene a los vecinos del "Altitude" en vilo.
Se asoman de sus casas con desconfianza y con miedo, echan una mirada a todos lados para fijarse que no haya militares.
Ya prohibieron la clásica "cáscara" de los niños en la cerrada de 5 de febrero. Ya cerraron unos negocios hasta nuevo aviso y otros bajaron sus cortinas muy temprano.
Al anochecer nadie camina por la zona, identificada como "cero" por los mismos habitantes de Punta Villa Hermosa.
Con ruido de otro helicóptero apagan la luz.
Su último refugio
Arturo Beltrán Leyva murió en el departamento 202, de la torre dos, del condominio "Altitude".
- ARTILLERÍA. En el interior del departamento fueron localizados fusiles AR-15 y AK-47, así como cartuchos útiles de diversos calibres.
- FE. Sobre el buró de la recámara principal fue hallada una Biblia y una imagen de Jesucristo.
- RECUERDOS. En una habitación fueron encontradas diversas fotografías familiares en reuniones y ceremonias religiosas.
- ARMAS. Una daga y pistolas también fueron halladas en el departamento del capo sinaloense.
***

El Barbas

Protegía al 'Jefe' mafia policiaca
Investigan a agentes estatales y municipales de Morelos. Hallan narconómina, documentos y fotos en el departamento donde murió el capo
Benito Jiménez
Refroma,
CUERNAVACA.- La acción de la Armada de México en la que cayó abatido a tiros el capo Arturo Beltrán Leyva, "El Jefe de Jefes", destapó varias redes de protección y negocios.
Luego del operativo en un fraccionamiento de Cuernavaca, la Marina encontró documentación que involucra a policías estatales y municipales en la protección al Cártel de los Beltrán Leyva, revelaron fuentes navales.
Agregaron que localizaron software, archivos y narconóminas que apuntan a que policías recibieron dinero e incluso escoltaron a "El Barbas".
También investigan posibles pitazos, por parte de los oficiales estatales, a los líderes de la organización criminal de los Beltrán Ley-va ante operativos militares.
"Se recabaron fotografías, algunas agendas e información que aún tenemos que procesar", confirmaron fuentes navales.
De acuerdo con los informantes, la investigación no termina con la muerte de "El Barbas": ahora van por sus principales colaboradores.
Las indagatorias de la Armada nacen de dos eventos. Uno son los traslados de droga por avioneta de Acapulco a Morelos.
El otro, la decisión del alto mando (el Presidente Felipe Calderón) de que la Marina asumiera operativos que esa misma dependencia denomina como quirúrgicos.
En esa línea fue que los marinos catearon el miércoles cada uno de los 312 departamentos que comprenden el Fraccionamiento Altitude, de Cuernavaca.
Los marinos revelaron que en el apartamento 202, que ocupaba Beltrán Leyva, también se encontraron celulares, imágenes religiosas y joyas. Además, aseguraron siete vehículos de lujo pertenecientes a los escoltas del capo.
El complejo habitacional quedó en resguardo del Ejército.
Los vecinos fueron identificados mediante un censo que realizó la Armada el mismo día del operativo, cuando llevó a los inquilinos al gimnasio de Altitude.
El paso para visitantes fue restringido. De hecho, con el apoyo de la Policía de Cuernavaca, se instalaron varios bloqueos de calles en torno al condominio.
Durante todo el día de ayer, efectivos del Ejército montaron diversos operativos de reconocimiento en las principales calles de Cuernavaca para inhibir ataques de la estructura del fallecido Beltrán Leyva.
Fuentes militares indicaron que, durante la madrugada de ayer, se reportaron dos ataques a la 24 Zona Militar con armas de fuego y granadas.
Ante esta situación, desplegaron dos tanquetas.
- La muerte de un capo. Arturo Beltrán Leyva fue abatido a la entrada de su departamento por elementos de la Marina, quienes utilizaron armas de grueso calibre. El cuerpo quedó con el rostro desfigurado; el brazo izquierdo, roto; el hombro derecho, destruido, y los pantalones, semibajados.
- Dinero sucio. Tapizado con billetes cuidadosamente colocados y otros objetos que traía en los bolsillos, el cuerpo destrozado y semidesnudo del capo fue expuesto así para mandar un mensaje. regresar a titulares
***
Columna
Sergio Sarmiento
Reforma, 18 diciembre 2009.- "Soy el Jefe de Jefes, señores, me respetan a todos niveles"
Tigres del Norte
Lo llamaban el Jefe de Jefes. Él mismo se firmaba así en algunas narcomantas. Era uno de los narcotraficantes más conocidos y poderosos de nuestro país. Pero Arturo Beltrán Leyva murió este 16 de diciembre en un enfrentamiento en Cuernavaca con elementos de la Armada, esto es, de la Secretaría de Marina.
Hasta hace poco la Armada había limitado sus acciones en la lucha contra el narcotráfico a la interdicción y el patrullaje en el mar. En los últimos días, sin embargo, ha participado en varias exitosas acciones en tierra. Han sido los marinos la punta de lanza en acciones en Morelos. El éxito que han obtenido refleja una excelente labor de inteligencia y una buena ejecución de los operativos.
Este pasado 11 de diciembre un contingente de la Marina irrumpió en una posada en Tepoztlán, Morelos, amenizada por varios grupos musicales de renombre y por una veintena de prostitutas contratadas en Acapulco (según sus declaraciones, estas mujeres cobraban 5 mil pesos la hora). Alrededor de 50 personas fueron detenidas en el lugar, incluyendo a 11 presuntos sicarios, a las prostitutas y a los miembros de los grupos musicales. Las mujeres han sido dejadas en libertad, pero a los miembros de los grupos se les ha retenido para investigarlos por presuntos nexos con el narcotráfico.
El operativo de Tepoztlán demostró que ni siquiera la acción más exitosa está exenta de problemas. Tres personas fallecieron en la balacera, entre ellas una mujer, Patricia Terroba de Pintado, empresaria que no tenía nada que ver con la narcoposada. Los familiares de esta mujer han presentado ya una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
Del operativo en Tepoztlán, supuestamente realizado para capturar a Édgar Valdez Villarreal, alias La Barbie, se obtuvo al parecer la información que permitió montar el 16 de diciembre la incursión en el conjunto Altitude, un grupo de altos edificios residenciales con amplias áreas comunes en la zona del Casino de la Selva de Cuernavaca.
Esta última acción fue espectacular. Grupos de marinos usaron técnicas de rapel para descender con cuerdas de helicópteros. Establecieron un cerco que fueron cerrando poco a poco, colocando a las personas que iban encontrando en un gimnasio hasta que cada una se identificaba. Al final encontraron a Beltrán Leyva y a un grupo de sicarios, que prefirieron defenderse a tiros antes que rendirse. En la refriega pereció el tan buscado capo del Cártel de Sinaloa.
Quienes me leen con frecuencia saben que no comulgo con la cruzada contra el narcotráfico que ha emprendido el gobierno federal; pero entiendo que si hay que aplicar las prohibiciones que contempla la ley, hay que hacerlo bien. El operativo de la Armada en el conjunto Altitude demuestra que sí puede haber en México acciones policiales bien planeadas y ejecutadas.
La gran duda es qué ocurrirá ahora. Los éxitos de la Armada en Tepoztlán y Cuernavaca son muy importantes. No sólo ha muerto uno de los narcotraficantes más importantes del país, sino que varios de sus colaboradores han sido detenidos o han caído muertos al igual que él.
La experiencia nos dice, sin embargo, que estas bajas en los ejércitos del narco no conducen a una disminución en el consumo ni en el tráfico. Producen, más bien, verdaderas guerras entre lugartenientes cada vez más jóvenes y desalmados que quieren ocupar el lugar del capo. Esperemos que la muerte del Jefe de Jefes no se salde con nuevos baños de sangre en los que, como en el caso de la señora Terroba, caen tanto narcotraficantes como personas que no tienen nada que ver con el crimen organizado.
TEMPLO MAYOR/F. Bartolomé
Reforma 18 diciembre 2009).- LUEGO DE ENTRAR con velas desplegadas en la guerra contra el narcotráfico, atrapando a un pez verdaderamente gordo, la imagen de la Secretaría de Marina hizo agua.
SI BIEN había participado en los combates desde el inicio del sexenio, la dependencia que encabeza el almirante Francisco Saynez tomó un papel protagónico muy recientemente.
TANTO ASÍ que incluso algunos de sus operativos han causado desconcierto entre autoridades estatales y federales, pues nadie les avisó de la presencia de los hombres del mar... en tierra firme.
SIN EMBARGO, su actuación en Cuernavaca fue digna de aplauso, pues lograron cazar al sanguinario Arturo Beltrán Leyva.
LAMENTABLEMENTE, el buen trabajo fue ensuciado por los afanes de protagonismo de alguien a quien se le ocurrió presumir su "trofeo": las imágenes del cadáver del capo, cubierto de billetes, más que mandar un mensaje de justicia, hablan de un Estado que se pone al mismo nivel de los criminales.
PORQUE con todo y que sean narcos, nada autoriza al gobierno a pisotear la dignidad post mortem.
Y MIENTRAS todos hablan de la muerte de "El Barbas", el que hizo una jugada interesante fue el procurador Arturo Chávez.
EL TITULAR de la PGR revivió... a otro marino, al almirante Wilfrido Robledo como jefe de la recién creada Policía Ministerial Federal, lo cual podría ser una buena noticia en materia de coordinación interinstitucional.
COSA DE RECORDAR que Robledo, en algún momento del sexenio zedillista, fue jefe de Genaro García Luna, con quien ahora se tendrá que poner muy de acuerdo para trabajar de la mano con la SSP Federal.
ADEMÁS, Robledo no sólo conoce bien al asesor presidencial en materia de seguridad, Jorge Tello Peón, sino que de un tiempo a la fecha venía desempeñándose como consultor del titular de la Marina.
ASÍ QUE otro viejo lobo de mar en cuestiones de seguridad se sube al barco calderonista.
QUIEN SE HA de estar relamiendo los bigotes es el senador Francisco Labastida.
Y ES QUE a fin de cuentas todo su equipo policial, cuando fundó la Policía Federal, fue reivindicado 10 años después.
LA QUE ESTÁ muy molesta en estos días es la tlaxcalteca Beatriz Paredes... y por un asunto eclesiástico.
QUIENES la conocen comentan que la priista anda sentida porque apostó buena parte de su capital político a la criminalización del aborto para congraciarse con la jerarquía católica.
COMO ES SABIDO esto le acarreó fuertes críticas tanto de grupos feministas como de sus propios compañeros de partido y hasta de la Internacional Socialista, agrupación de la que es vicepresidenta.
¿Y TODO para qué? Para que al final fuera Enrique Peña quien se llevara la foto (y la bendición) del Papa Benedicto XVI. Por eso es que anda molesta Beatriz: siente que le adelantaron el Día de los Inocentes.
 QUE son las cosas: Ramón Ayala y sus Bravos del Norte, Los Cadetes de Linares y el Grupo Torrente fueron a dar con todo y bajosexto hasta las instalaciones de la SIEDO
JAQUE MATE / Jefe de Jefes
18 diciembre 2009.- Enviado

Respuesta de la COMED al EPR

Respuesta de la ex-Comed
18 de diciembre de 2009;
AL PARTIDO DEMOCRÁTICO POPULAR REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO-
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO (PDPR-EPR)
AL GOBIERNO FEDERAL
A LA OPINIÓN PÚBLICA
Con suma atención leímos el comunicado del 13 de diciembre en curso del PDPR-EPR, donde se propone reactivar la labor de mediación de la COMED ante el gobierno federal a fin de lograr la presentación con vida de Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, militantes de esa agrupación. También leímos con atención las diversas aseveraciones que el comunicado manifiesta sobre el momento histórico que vive el pueblo de México y los actos de quienes gobiernan este país. Compartimos la preocupación por el incremento de las violaciones a los derechos fundamentales, subrayadas por las condenas de Amnistía Internacional y de La Corte Interamericana de Derechos Humanos al Estado Mexicano.
Hacemos público este mensaje, con el ánimo de dar un Acuse de Recibo, en tanto la totalidad de integrantes de la ex Comisión de Mediación pueda reunirse y analizar a fondo las propuestas del comunicado. Pensamos que esta reunión tendrá lugar entre el 5 y 8 del próximo mes de enero de 2010 y que en ese momento la ex Comed hará públicas sus consideraciones tanto al Partido Democrático Popular Revolucionario del Pueblo-Ejército Popular Revolucionario (PDPR- EPR) como al Gobierno Federal.
Por la Ex Comed
Enrique González Ruiz, Juan de Dios Hernández, Gilberto López y Rivas, Carlos Montemayor
Por la Secretaría Ejecutiva de Serapaz
Pablo Romo