2 may. 2010

Alicia en el país de los ideales

Alicia en el país de los ideales/Gustavo Martín Garzo, escritor
Publicado en EL PAÍS, 02/05/10;
En uno de sus últimos libros, David Grossman cita una pequeña fábula de Kafka que tiene por protagonista a un ratón. El ratón, encerrado en una trampa, al ver acercarse al gato, exclama: “¡Ay! El mundo cada día se hace más estrecho”. Y es que, cuando las circunstancias externas de nuestra vida se vuelven adversas, todo lo que somos sufre una merma: nuestra libertad, la capacidad para identificarnos con los demás, nuestro propio lenguaje, que se vuelve reiterativo y lleno de estereotipos.
La odisea del pequeño ratón de Kafka no es distinta a la de la niña que en Pozuelo se ha empeñado estos días atrás en ir a clase con el velo que le exige su religión. Se llama Najwa y en el colegio han decidido expulsarla, ya que su reglamento prohíbe llevar prendas sobre la cabeza.
Periodistas, padres, políticos, religiosos han discutido hasta el agotamiento acerca de lo que debe hacerse en casos así, olvidando que lo que está en juego es la suerte de una chica de 16 años. Y es curioso tal olvido porque, tratándose de una discusión entre educadores, es eso lo que debía preocuparles más y porque es bien sabido que para resolver problemas así suele bastar con un poco de cariño, sensatez y algo de mano izquierda. Y por eso todos se equivocan. Los profesores y padres del Consejo Escolar, por poner un simple reglamento por encima de su obligación de cuidar a los niños; los padres de la niña, por no convencerla de que acepte las normas del colegio como hacen sus compañeras; las autoridades, por permitir que se pueda castigar a una niña por llevar un simple velo sobre la cabeza; los periodistas, por perseguirla con sus cámaras como a una de esas cervatillas que se adentran por las calles de la ciudad y que, desorientadas y perdidas, no saben regresar al bosque del que proceden.
Y es verdad que todos tienen sus razones para actuar como lo hacen y decir lo que dicen, pero ¿bastan esas razones? En un relato del último libro de Tabucchi, una niña se detiene a hablar en una playa con un viejo profesor. La niña es avispada y en un momento de la conversación, citando sin duda lo que ha oído a sus padres, afirma que menos mal que nos quedan los ideales. Y el profesor le contesta que los ideales han llevado a cometer a los hombres las cosas más horribles, y que hay que tener mucho cuidado con ellos.
La preciosa película de Tim Burton sobre las aventuras de Alicia comienza en uno de esos mundos lleno de adultos con ideales. Todos ellos se creen con derecho de decirle a Alicia cómo comportarse y en qué ocupar su tiempo. Y el mundo de Alicia se estrecha como el del ratón de la fábula de Kafka. Pero aparece un conejo blanco y la niña accede por el hueco de un árbol a un país donde reina el más absoluto sinsentido, un sinsentido que bien mirado no es tan distinto al del mundo que acaba de dejar. Pero sus personajes, el Sombrerero Loco, los Gemelos, la Reina Blanca, al contrario que los adultos que conoce, están tocados por ese tipo especial de locura que, en vez de limitar, amplía el espacio de nuestra alma.
A su regreso de ese misterioso país, Alicia se reencuentra con los suyos, pero ahora sabe lo que quiere y es dueña de un lenguaje personal con el que puede decirles lo que piensa. Y, así, a su novio forzado le confiesa que no le ama y que nunca se casará con él, a sus primas que está harta de su hipocresía, a su madre que tiene derecho a decidir su propio futuro e incluso a equivocarse en sus decisiones. Ha descubierto la capacidad de elegir y la dulzura de la libertad, y con ellas la posibilidad de vivir su propia vida. La vida que le gustaría vivir, no la que le dicen que viva.
Me gustaría que Najwa encontrara estos días un lugar así donde esconderse y sentirse libre, uno de esos lugares donde los caminos se ensanchan y en los que con algo de suerte puedes encontrarte con criaturas como la Falsa Tortuga o la Liebre de Marzo. Como la Alicia de Tim Burton, regresaría de él más sabia y libre, dueña de sus propias preguntas. No serían preguntas complicadas, sino las que suelen hacer los niños a los adultos en casos semejantes y que estos raras veces se atreven a contestar.
Por ejemplo, a los padres y profesores del Consejo Escolar, les preguntaría: “¿De verdad valen más vuestras normas que mi tristeza?”. A la presidenta de la Comunidad de Madrid: “¿Así te ocupas de los niños que tienes que cuidar?”. A sus compañeras de clase: “¿Vosotras no tenéis secretos?”. A sus padres: “Cuando era pequeña y corría a abrazaros, ¿no era mi melena lo que mirabais?”. Y a los imanes que le dicen cómo debe vivir: “Decidme, ¿qué dios se ha interesado alguna vez por los deseos de las chicas reales?”.

Cameron y Clegg

Cameron y Clegg empatan en Ohio/Pedro J. Ramírez, director de El Mundo
Publicado en EL MUNDO, 02/05/10):
Es el mismo ritual de todos los periódicos del mundo. A media tarde los redactores jefes y responsables de las secciones se sientan en una mesa ovalada en torno al director y van cantando los asuntos del día. Se debaten los enfoques, se asignan los espacios preferentes y, previo examen de las fotos disponibles, se perfila ese manifiesto diario que es la portada. Business as usual? No porque esta editorial conference del jueves 29 de abril, a la que por una vez asisto como invitado, no sucede en un diario cualquiera sino en el mítico The Times -225 años de periodismo nos contemplan-, en su sede junto a la Torre de Londres; y no estamos ante el cierre de una jornada más, sino a pocas horas del tercer y último debate que debe decidir las elecciones más cruciales de la historia reciente del Reino Unido.
La primera línea de la minuta que se reparte al empezar resume bien el dramatismo del momento: «Última oportunidad de Brown para levantar a un Partido Laborista desmoralizado». Incluso podría decirse que la descripción es elegante y generosa porque más que «desmoralizados» los laboristas están hundidos en la más perra de las miserias tras lo que le acaba de suceder la víspera a su primer ministro y candidato con la viuda Gillian Duffy.
Que un aspirante a un cargo público pierda los nervios e insulte a los votantes de sus adversarios es síntoma de descarrilamiento estratégico y hay que hacérselo mirar, pero si la coz la dirige a su propia grey ya estamos directamente ante un caso de seppuku político. Así lo ha reflejado con su brillantez habitual el dibujante del Times Peter Brookes al presentar a Gordon Brown clavándose en el estómago el bocadillo de la viñeta que contiene la terrible descripción que hizo de la persona que acababa de abordarle, sin darse cuenta de que seguía llevando un micrófono colgado de la solapa: «Mujer fanática».
Y lo peor de todo es que el encuentro con la señora Duffy no había sido en sí mismo «un desastre», como también comentaría Brown, sino más bien un saludable baño de realidad. En definitiva ella le había planteado los dos asuntos que más preocupan en la calle: el déficit y la inmigración.

Que una viejecita de izquierdas se queje de cosas que habitualmente molestan a la derecha dice mucho sobre la madurez democrática de una sociedad como la inglesa en la que un alto porcentaje de votantes cambia de opción según lo que cada vez le ofrecen los partidos. De hecho el a la vez entusiasta y reflexivo director del Times James Harding, el hombre que ha heredado de Robert Thompson la silla más prestigiosa y codiciada del periodismo británico, me explica que sus lectores, a mitad de camino entre los conservadores del Telegraph y los progresistas del Guardian, son todo un indicador de por dónde soplan los vientos del electorado: «Somos como Ohio», dice aludiendo a la regla que indica que quien gana en ese estado del Midwest siempre gana en Estados Unidos.

En las dos últimas elecciones el Times apoyó al nuevo laborismo de Blair pero esta vez parecía cantado que se inclinaría por Cameron tal y como ha hecho este sábado. El episodio con la señora Duffy terminó de ponérselo fácil. El lance callejero no había acabado mal para el líder laborista pues, tras los reproches, ella había comentado que a pesar de todo le apoyaría en las urnas. Era lo máximo a lo que podía aspirar Brown: conservar a sus votantes aunque fuera cabreados. Sin embargo su ego, su mal carácter y su paranoia le jugaron la peor de las pasadas al llevarle a preguntar a un asistente quién le «había puesto delante a esa mujer», transmitiendo la sensación de que mientras se presenta como paladín de los más humildes en realidad considera a la gente como una especie de elemento decorativo de «quita y pon» y sólo desea toparse con amables habitantes de impostadas aldeas Potemkin que le halaguen los oídos.

Lo único que le faltaba para que el desastre fuera, ahora sí, completo e irremisible era hundir la frente y llevarse la mano a la cabeza al descubrir lo que le había pasado, durante un programa de radio en el que no era consciente de que también había cámaras de televisión. Como dice el malvado Matthew Parris, columnista estrella del Times, «Gordon es la única persona capaz de ponerse a cavar al caerse a un agujero».

En la editorial conference se especula con la posibilidad de que Brown aproveche el debate de esta noche para pedir disculpas o intentar darle la vuelta de algún modo al episodio, pero James Harding duda de que tenga la capacidad de hacerlo. Mientras salimos a estirar las piernas entre los cercanos pubs de St. Katherine’s Docks -un pequeño atracadero en el Támesis en el que ya se siguen con pasión los prolegómenos del Liverpool-Atlético de Madrid-, mi colega evoca la habilidad con que reaccionó Blair en el congreso laborista de 2006 cuando se publicó que su esposa Cherie había dejado traslucir su inquina hacia Brown, exclamando «¡mentiroso!» al escuchar sus cánticos a la amistad, la unidad y la lealtad. Al día siguiente, Blair habló de sus años de estupenda colaboración con Brown y de la tranquilidad que para él siempre supuso saber que su mujer «no se iba a escapar con el vecino de al lado».

La anécdota me recuerda a la del septuagenario Reagan, abriendo el debate con Mondale con la promesa de que no iba a plantear la cuestión de la edad para «no abusar de la inexperiencia» de su contrincante o al inicio del discurso de Sarkozy en el que aludió a las notorias infidelidades de Cecilia diciendo que él había «cambiado» a mejor al pasar por «problemas similares» a los de los demás franceses. Nada revela tanto la envergadura de un líder como su capacidad de transformar las crisis en oportunidades y las debilidades en ventajas.

Pero Brown no es ni Blair, ni Reagan, ni Sarkozy y, en efecto, su única referencia a lo ocurrido al inicio del debate -«Como vieron ayer no todo lo hago bien…»- más parece destinada a cubrir el expediente, a tapar el hueco del «para que no se diga» que a ofrecer una perspectiva redentora de los hechos. Luego, cuando se hable de inmigración, Brown perderá una ocasión perfecta para aclarar el malentendido de fondo que no es otro que la distinta perspectiva con que se ve este asunto desde los despachos y desde la calle. «Nadie se acordará de la señora Duffy dentro de un año», alega Peter Mandelson, ideólogo hace 15 años del nuevo laborismo y paradójico último bastión de Brown tras toda una serie de encarnizadas batallas internas.

Puede que lleve razón, pero la sombra de esta jubilada con su dignidad ofendida en su casita de los suburbios va a planear toda la noche sobre el debate. Hasta el extremo de que al final la única conclusión rotunda será que el aún primer ministro tiene todas las papeletas para desvanecerse de la actualidad a la vez que la inesperada estrella invitada de su campaña.

Apenas empiezan a hacer los tres contendientes sus comentarios iniciales queda patente que Brown con su aire anticuado; su extraña manera de hablar, como si cada palabra fuera un objeto incómodo que se paseara previamente por su paladar antes de abrirse de forma trabajosa camino hasta los labios; y su descoordinación al sonreír mientras se refiere a los asuntos más graves, es un hombre acabado. Hay algo nixoniano en su figura. Pero ni siquiera es el Nixon cordial y ocurrente hasta que derrapa, visto por Ron Howard e interpretado en su duelo con David Frost por Frank Langella, sino el Nixon turbio y siempre fuera de registro que reflejó Oliver Stone e interpretó Anthony Hopkins con descarnada crudeza.

Pobre Brown. Qué crueles pueden ser las cámaras. Cuanto más demuestra saberse la asignatura, menos parece estar diciendo la verdad. Es tal la machaconería con que se aferra al voto del miedo que se merece que Cameron le conteste en clave rooseveltiana, advirtiéndole que sólo hay que temer al miedo mismo. Pero Cameron no ha venido esta noche a buscar la frase sino a dar la talla, a demostrar que tiene hechuras de primer ministro, eso que se llama gravitas. De ahí que haya abierto su intervención con un diagnóstico a la vez claro y moderado: «Nuestra economía está atascada en un bache». De ahí que su único radicalismo sea para abominar del euro por los siglos de los siglos, de modo que los contribuyentes británicos no tengan que pagar el despilfarro de Grecia y «otros países».

No es difícil comprender que para todo votante que considere que la gran prioridad debe ser equilibrar las cuentas públicas para reflotar la economía -y en el Reino Unido hay millones y millones educados en la sana observancia de esa regla- David Cameron sea el hombre. Se aferra al valor del trabajo y a la recompensa del esfuerzo. Él mismo da la impresión de estar dispuesto a remangarse y ponerse manos a la obra de un momento a otro. Comunica solvencia y confianza. No concreta dónde y cómo meterá la tijera pero sólo aquellos que tratan de evitar su victoria le exigen que lo haga ahora.

Sin embargo, para quienes observamos esta recta final de la campaña desde esos «otros países» en dificultades y sobre todo para quienes creemos que los problemas de Europa sólo se arreglarán con más Europa la personalidad impermeable de Cameron y sobre todo el alineamiento de su partido en el grupo situado a la derecha del PP en Estrasburgo nos producen la inquietud de lo excéntrico. Concéntrico es en cambio lo que dice y hace Nick Clegg, el líder de los lib-dem. Como ya explicó hace unos días nuestro corresponsal Eduardo Suárez, desde esta perspectiva, Clegg tiene dos grandes puntos fuertes: su apuesta por una tercera vía basada en la reforma política y el perfil de su mujer, Miriam González.

¿Cómo no reconocerse en las propuestas de Clegg cuando ya desde los primeros compases del debate plantea una gran cumbre de líderes nacionales para arreglar «juntos» la economía? Supongo que Miriam le habrá hablado de la leyenda de los Pactos de la Moncloa. Me cuentan que ella lloró el día que dimitió Adolfo Suárez y no hay más que leer sus declaraciones de ayer en Yo Dona para darse cuenta de que lleva en los genes la causa de la regeneración democrática que siempre enarbolaron quienes como su padre pasaron de la UCD al PP.

Pero además es una cuestión de formas. El senador González Caviedes se sentía muy próximo a los grupos liberales que lideraban Garrigues y Camuñas y, con todas las salvedades del tiempo y el espacio, Clegg encarna el mismo desparpajo, el mismo estilo directo que desacraliza la política y la acerca a los ciudadanos. Es Clegg quien esta noche pone de verdad el foco en ellos -«El debate de hoy es sobre ustedes»-, es Clegg quien llama por su nombre a cada uno de los que le preguntan, es Clegg quien en medio de las dos cariátides mueve las manos argumentando con pasión, es Clegg quien demuestra la audacia suficiente para resultar políticamente incorrecto respecto a la inmigración.

Alguien que la ha tratado recientemente me cuenta que Miriam es aún más atractiva de lo que parece en las fotos y todavía más inteligente de lo que indica su currículo. De que a su marido le vaya bien el jueves sólo podrán desprenderse consecuencias positivas para España. Y es difícil que le vaya mal porque, por obra y gracia de la televisión, la política británica va a ser a partir de ahora cosa de tres y los lib-dem pueden tener la llave para controlar al Gobierno o convertirse en la referencia de la oposición. Incluso cabría una carambola que llevara a Clegg a Downing Street con los votos del laborismo descabezado.

De momento, esta noche ha superado la prueba de demostrar que puede salir airoso de un gran debate económico. El primer sondeo, elaborado para The Sun, da a Cameron como claro vencedor pero a Clegg en segundo lugar. Ésa será la tónica de las demás encuestas, lo que permitirá a los lib-dem, arropados por el apoyo del Guardian, proclamar que los laboristas están ya fuera del juego y que el jueves los británicos deberán optar entre dos modelos de cambio.

Falta el sondeo para el Times. Harding, Anoushka Healy -la primera mujer que ha llegado al puesto de directora ejecutiva del diario- y sus adjuntos esperan en tensión sus resultados para decidir el enfoque de la portada. «Too close to call», me dicen al recibir los primeros datos. Demasiado reñido para pronunciarse. Al cabo de unos minutos se perfila un desenlace: Cameron 39%, Clegg 37%, Brown 25%. Pero enseguida llega la corrección definitiva: Cameron 38%, Clegg 38%. Parece un guión de Hitchcock: empate en Ohio tras el tercer debate.

Conferencia del caso de Nuevo León

CONFERENCIA DE PRENSA DEL CASO NUEVO LEÓN
Sabado, 01 de Mayo de 2010
PGR  Boletín 010510
De las constancias que obran en la Averiguación Previa podemos señalar que el 19 de Marzo de 2010, a las 00:00 horas, en Monterrey Nuevo León se suscitó un enfrentamiento entre elementos del Ejército Mexicano e integrantes de la delincuencia organizada; los efectivos militares circulaban por Av. Constitución y fueron rebasados por una camioneta blindada GMC Yukon, placa de circulación SDF-9846 del edo. de Nuevo León, que comenzó a zigzaguear, incorporándose a la Av. Morones Prieto.
Los elementos del Ejército mexicano le marcaron el alto con cambio de luces, a lo que hizo caso omiso el vehículo y por el contrario imprimió velocidad a su marcha y se incorporó a la Av. Eugenio Garza Sada.
De pronto, quienes iban a bordo del vehículo abrieron una escotilla del toldo de la camioneta y comenzaron a disparar contra los elementos del Ejército, culminando la persecución en la Av. Garza Sada a 50 metros de la confluencia con la Avenida Luis Elizondo, pues la Yukon arrojó estrellas metálicas que pincharon los neumáticos de los vehículos militares, a la vez que estos lograron neutralizar el avance de la camioneta disparando a sus neumáticos. En ese cruce comenzaron a aparecer otros vehículos con personas armadas que se sumaron al fuego en contra de los militares.
Ante ello, los efectivos militares repelieron la agresión en las inmediaciones del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey. Al momento en que el vehículo de los agresores se detuvo, se observó que algunos de los pasajeros de la camioneta huyeron hacia la esquina que forman las avenidas Elizondo y Garza Sada, frente a la puerta del Tecnológico de Monterrey, hacia una camioneta tipo Pick Up, y otros en dirección a la casa de estudios. Al mismo tiempo, el personal militar recibía la agresión desde tres puntos distintos.
Ahí, se registró un enfrentamiento y del fuego cruzado lamentablemente fallecieron dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, y 5 elementos de las fuerzas armadas resultaron heridos.
Derivado de los hechos mencionados, la Procuraduría General de Justicia del estado de Nuevo León inició la Averiguación Previa 15-2010-I-1, habiendo realizado las pruebas periciales de criminalística de campo y necropsias del caso, a partir de las 04:00 horas de ese día. Posteriormente, en fecha 23 de marzo de 2010 la PGR aceptó la competencia que declinó la Procuraduría local, integrando actualmente la averiguación previa PGR/DGCAP/DF/027/2010, en la que se han desahogado: 49 declaraciones ministeriales, 50 dictámenes periciales, 37 inspecciones ministeriales y se han analizado 2 protocolos de necropsia y 2 levantamientos de cadáver; destacando el análisis de la video grabación realizada por la cámara fija en la caseta de ingreso al ITESM, ubicada al interior de la institución académica dando cobertura al pasillo izquierdo del acceso al edificio que denominan Centro Estudiantil, así como las declaraciones testimoniales del personal de seguridad de ese centro educativo.
Con fundamento en lo expuesto en el párrafo precedente, válidamente se puede afirmar que:
a) Hubo un enfrentamiento en el cruce de las avenidas Garza Sada y Elizondo donde se encuentra una puerta de acceso al Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, entre miembros del Ejército y de la delincuencia organizada. No se descarta que los soldados hayan sido objeto de una acción planeada por la delincuencia organizada para provocar un enfrentamiento en condiciones desfavorables para los elementos del Ejército mexicano, puesto que la camioneta Yukón quedó inhabilitada justo en la parte baja del puente de la Av. Garza Sada.
Otras camionetas, una en la esquina de la Av. Luis Elizondo y las demás arriba de dicho puente, así como otro vehículo frente al centro comercial San Sebastián, agredían al personal militar desde una posición privilegiada para causarles mayor daño, quedando expuesto a los disparos y granadas del armamento de la delincuencia desde tres puntos distintos.
b) El enfrentamiento en su última etapa se prolongó por espacio de 40 minutos de manera ininterrumpida, el Ejército mexicano utilizó el armamento de cargo, fusiles G3 calibre 7.62 por 51 milímetros y la delincuencia, armas de asalto calibre .223 y .308 pulgadas.
c) Como resultado de la agresión, además de los estudiantes fallecidos, resultaron heridos 5 soldados del Ejército mexicano quienes fueron alcanzados por fragmentos balísticos de granada.
d) A continuación se mostrarán las imágenes que captó la cámara de seguridad del Tecnológico de Monterrey, en el momento de los hechos. Posteriormente, señalaremos los puntos relevantes del mismo.
- De las 00:49:32 a las 00:49:56 del 19 de marzo, se observa a los jóvenes ingenieros Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo caminando hacia la caseta de salida del campus. Momentos antes de salir de imagen, se puede apreciar que uno de ellos carga un objeto metálico, aparentemente un termo.
- Cerca de seis minutos después, de las 00:55:29 a las 00:55:36, el joven Jorge Antonio Mercado Alonso aparece de nuevo con el mismo objeto aparentemente metálico en la mano (que se había referido anteriormente como lo que parece ser un termo), ingresa corriendo al ITESM por la misma caseta, da media vuelta y regresa hacia la salida del campus en dirección a la caseta, desapareciendo del foco a las 00:55:41.
- En el 00:55:48 aparece una columna de humo, probablemente producto de la detonación de arma de fuego.

- Entre la desaparición del humo y la primera silueta que se aprecia en la toma de la cámara pasan 39 segundos. Se observan varias apariciones de siluetas de una o varias personas entre el segundo 00:56:27 y el segundo 00:56:36, probablemente de uno o varios elementos del Ejército arribando al interior del Tecnológico donde yacían los cuerpos de los estudiantes mencionados.

- Dos minutos y medio más tarde, a las 00:58:09 ingresan elementos de las fuerzas armadas al ITESM portando sus armas de cargo.

- Del 00:58:09 al 01:13:35 se observan las maniobras del personal militar para reconocer y asegurar el área, donde en el minuto 01:01:53 se aprecia la protección que brinda un efectivo militar a uno de los elementos de seguridad del Tecnológico de Monterrey.

Las imágenes posteriores muestran los procedimientos relacionados con el aseguramiento de las instalaciones, mismas que incluyen su resguardo contra cualquier agresión proveniente del exterior del campus.

e) Cabe destacar que el vigilante ubicado en la caseta narra que escuchó un quejido y percibió a una persona arrastrándose con dificultad fuera de la caseta, probablemente una de las víctimas. Señala también que un elemento del Ejército entró momentos después a la caseta para indicarle, en actitud protectora, que se escondiera debajo de la mesa. Posteriormente, el mismo elemento del Ejército volvió a entrar indicándole al vigilante que se metiera al baño de la caseta porque seguía el tiroteo.


f) De acuerdo con los dictámenes periciales en balística, en el caso de uno de los jóvenes ingenieros, Jorge Antonio Mercado Alonso, se encontraron en el cuerpo fragmentos de bala correspondientes al calibre .223. Del otro fallecido, Javier Francisco Arredondo Verdugo, los fragmentos de las ojivas no resultaron ser útiles para confronta balística y por lo tanto no se determinó el calibre.

g) En el área aledaña a la caseta del ITESM, tuvo lugar un fuego cruzado, de afuera hacia adentro y de adentro hacia afuera, entre los delincuentes y miembros del ejército, lo anterior se corrobora con los impactos encontrados: dos en la cara posterior de la caseta de entrada y uno en un poste de luz en la cara que da al interior del Tecnológico, por lo que se establece una dirección de adentro hacia afuera.

h) Asimismo, se encontraron los siguientes impactos de afuera hacia adentro: uno en el faldón de la reja en su lado izquierdo con respecto de la caseta de entrada; dos más en puerta y marco interno de la misma caseta de entrada; otro en la reja perimetral del lado derecho que da a la Av. Luis Elizondo y otro más en la cara lateral derecha del edificio identificado como “Jubileo” del ITESM.

i) La trayectoria de los disparos adminiculados a los rastros hemáticos y marcas de impactos encontrados en el suelo de las inmediaciones de la caseta referida fueron efectuados desde el interior y son coincidentes con la ubicación de los cuerpos de los jóvenes ingenieros plasmada en las fotografías integradas a la prueba pericial de criminalística de campo.

j) Con posterioridad, el personal militar se dirigió al lugar donde se encontraron los cuerpos, procediendo a verificar sus signos vitales, deduciendo que yacían sin vida.

k) Los cadáveres fueron inicialmente estudiados por los servicios periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León, fijándolos fotográficamente en distintas posiciones.

l) Los jóvenes ingenieros presentaban residuos de plomo, bario y antimonio. Dichos resultados se deben a una posible maniobra de defensa o bien, a la contaminación por presentar disparos en los brazos, cercanos a las manos.

De lo antes expuesto, y a reserva de seguir profundizando en la investigación de manera preliminar, se concluye lo siguiente:

1.- De lo hasta ahora actuado, se infiere que los jóvenes ingenieros fallecieron a consecuencia de los disparos hechos desde diferentes distancias durante el enfrentamiento anteriormente descrito. Cabe hacer notar que, cuando menos en el caso del joven Jorge Antonio Mercado Alonso, uno de los impactos corresponde al calibre utilizado por la delincuencia organizada. Al respecto se seguirán realizando mayores investigaciones.

2.- La Procuraduría General de la República continuará con la investigación, a fin de encontrar la verdad histórica de los hechos y deslindar las responsabilidades correspondientes. En lo que respecta con la alteración del lugar de los hechos y las omisiones en la preservación debida de la escena del crimen, a la par de las actuaciones de la PGR, se dará vista a la Procuraduría General de Justicia Militar, para deslindar responsabilidades conforme a derecho.

3.- Se informa que la Procuraduría General de la República ha integrado un grupo de reacción inmediata que, a partir de esta fecha, se hará cargo de eventos en los que participen instituciones federales en cualquier parte del territorio nacional.

El caso Polansky

No puedo seguir callado!/ ROMAN POLANSKI
Publicado en El País, 03/05/2010
Desde hace siete meses, el 26 de septiembre de 2009, fecha de mi detención en el aeropuerto de Zúrich cuando me dirigía a recibir un homenaje por el conjunto de mi trabajo de manos de un representante del Ministerio de Cultura suizo, no he querido manifestarme y he pedido siempre a mis abogados que limitaran sus comentarios a lo imprescindible. Quería que tanto las autoridades judiciales de Suiza y Estados Unidos como mis abogados pudieran trabajar sin polémica por mi parte.
He decidido romper el silencio para dirigirme a ustedes sin intermediarios y en mis propias palabras.
Como todo el mundo, he tenido en mi vida mi parte de dramas y de alegrías, y no voy a intentar pedirles que se compadezcan de mi suerte, sólo pedir que se me trate como a todos.
Es verdad: hace 33 años me declaré culpable y cumplí una pena en la prisión de Chino para delincuentes comunes -no en una cárcel para personajes importantes- que en teoría debía cubrir toda mi condena. Cuando salí de allí, el juez cambió de opinión y dijo que con el tiempo que había permanecido encerrado no había satisfecho por completo la condena; ese cambio brusco fue la razón de que me marchara de Estados Unidos.
El caso estuvo dormido durante 30 años hasta que llegó una cineasta que quería hacer un documental y que recogió testimonios de las personas involucradas en su momento, sin que yo tuviera nada que ver con ello. El documental dejaba claro que yo me había ido de Estados Unidos porque no recibí un trato equitativo, y desencadenó las ansias de venganza de las autoridades judiciales de Los Ángeles, que se sintieron atacadas y decidieron pedir mi extradición a Suiza, un país que visito regularmente desde hace 30 años sin que nunca me hubieran molestado.
¡Hoy no puedo seguir callado!
-No puedo seguir callado porque las autoridades judiciales estadounidenses acaban de decidir, en una muestra de desprecio hacia todos los argumentos y las declaraciones de terceros, no estar dispuestas a juzgarme en ausencia, pese a que el Tribunal de Apelaciones había recomendado lo contrario.
-No puedo seguir callado porque el Tribunal de California acaba de desestimar la enésima petición de la víctima para que, de una vez por todas, acaben con mi persecución y dejen de acosarla cada vez que este asunto vuelve a ser tema de conversación.
-No puedo seguir callado porque mi caso acaba de experimentar un vuelco enorme: el 26 de febrero, Roger Gunson, fiscal encargado del caso en 1977, hoy jubilado, declaró ante la jueza Mary Lou Villar, en presencia de David Walgren -el fiscal actual, que tenía absoluta libertad de contradecirle e interrogarlo-, que, el 19 de septiembre de 1977, el juez Rittenband comunicó a todas las partes que mi pena de prisión en la penitenciaría de Chino correspondía a la totalidad de la pena que debía cumplir.
¡
En esta demanda se dice que yo hui para no someterme a la condena de la justicia estadounidense; sin embargo, en el procedimiento de "declararme culpable", había reconocido ya los hechos y había regresado a Estados Unidos para cumplir la pena impuesta; sólo faltaba que el tribunal ratificara este acuerdo cuando el juez decidió renegar de él para conseguir notoriedad en los medios de comunicación a mis expensas.
-No puedo seguir callado porque, desde hace más de 30 años, son mis abogados quienes no dejan de repetir que el juez me traicionó, que el juez cometió perjurio, que yo cumplí mi condena; hoy es el fiscal de entonces, de reputación irreprochable, quien, bajo juramento, ha confirmado todas mis afirmaciones, y eso otorga una dimensión y una luz totalmente distintas a este asunto.
-No puedo seguir callado porque hoy se repiten las mismas causas con los mismos efectos, y el nuevo fiscal que se ocupa de este caso y que ha pedido mi extradición está también en campaña electoral y tiene necesidad de salir en los medios...
-No puedo seguir callado porque Estados Unidos sigue reclamando mi extradición más para dar carnaza a los medios del mundo entero que para pronunciar un juicio sobre el que se llegó a un acuerdo hace 33 años.
-No puedo seguir callado porque estoy obligado a vivir en Gstaad y he tenido que pagar una enorme fianza que sólo he podido obtener hipotecando el apartamento en el que vivía desde hace más de 30 años, porque estoy lejos de mi familia y porque ya no puedo trabajar.
Esto es lo que quería decirles mientras conservo la esperanza de que Suiza decida que no hay motivo para la extradición y de que pueda reencontrar la paz y la familia con toda libertad en mi país.

No puedo seguir callado porque la demanda de extradición a las autoridades suizas se apoya en una mentira: en esa misma declaración, el fiscal Roger Gunson añadió que era mentira que, como dice el fiscal actual en su solicitud de extradición, el tiempo vivido en Chino fuera un tiempo dedicado a exámenes psicológicos.

Coche bomba en Times Square

Hallan huellas digitales en el coche bomba que provocó alarma en Nueva York

Impresiones de un periodista de Clarín, testigo de la confusión y el miedo en Times Square. Por Martín Bidegaray.
El vendedor ambulante que avisó a la policía, un héroe accidental
Afirman que un grupo talibán pakistaní se adjudicó el fallido atentado
Los peores temores de los estadounidenses se reeditaron anoche en Nueva York, tras el hallazgo de un coche cargado con explosivos estacionado en el Times Square, una de las zonas más turísticas y concurridas de la ciudad. El artefacto era de fabricación casera y no alcanzó a estallar, pero era potencialmente " muy mortífero ", señaló el alcalde Michael Bloomberg. La Policía estaría cerca de identificar al responsable, ya que se encontraron huellas digitales en la camioneta y gracias a imágenes registradas por cámaras de seguridad.


La bulliciosa calle Broadway mostraba su tradicional cara: un hormiguero de gente que entraba y salía de teatros bajo el reinado de los destellantes carteles luminosos. Pero todo cambió en un segundo . La alarma se apoderó del lugar luego de que la Policía encontrara en pleno corazón de Manhattan un "rudimentario coche bomba", según lo definieron.
De inmediato, los agentes evacuaron la Broadway entre las calles 43 y 46 y cercaron la zona para realizar los peritajes de rigor. Los investigadores sacaron del interior de la camioneta – una Nissan Pathfinder- tanques de gas, fuegos artificiales, dos bidones de gasoil de 20 litros cada uno, dos relojes a batería y cables eléctricos , entre otros componentes. También recuperaron una caja negra, que fue detonada lejos del área, indicó el jefe de Policía Raymond Kelly.
"Ciertamente habría explotado , habría generado un incendio bastante grande y fuerte impacto explosivo'', dijo el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que se acercó hasta el lugar. Y agregó: " Logramos evitar lo que pudo haber sido un acontecimiento muy mortífero'' .
Bloomberg calificó al artefacto explosivo como " artesanal'' y Kelly precisó que los explosivos eran petardos de consumo común, pero que podrían haber generado enormes daños si hubieran estallado en plena calle Broadway, atestada de teatros, restaurantes y taxis. "Creo que la idea era que generara una enorme bola de fuego'' , arriesgó.
En tanto, la secretaria de Seguridad, Janet Napolitano, insistió en que el gobierno toma "muy seriamente" el frustrado atentado -considerado un "potencial ataque terrorista"- y confirmó, además, que la policía encontró huellas digitales en el automóvil.
Todavía no hay sospechosos detenidos, pero los investigadores aseguraron a la cadena de noticias CBS que tienen un video en el cual se ve a una persona descendiendo de la camioneta. Las imágenes fueron registradas por una cámara de seguridad que muestra que la camioneta viajó hacia el oeste por la calle 45 antes de ser estacionado entre las avenidas Séptima y Octava.
Las fuerzas de seguridad concurrieron al lugar luego de que un vendedor ambulante avisara que salía humo de una camioneta estacionada. De inmediato se montó un operativo para evacuar la zona y un brazo robótico rompió las ventanas del vehículo para sacar los explosivos.

Coche bomba en Times Square

EE UU ve indicios de terrorismo en el ataque fallido en Nueva York
Un grupo de talibanes paquistaníes se atribuye el atentado.- La policía busca a un hombre de unos 40 años que fue grabado en el coche bomba.- Los expertos no saben si el artefacto falló o ya había comenzado a arder cuando fue detectado
ANTONIO CAÑO - Washington - 03/05/2010
Una de las mayores pesadillas de los norteamericanos, la explosión de un coche bomba en Times Square, probablemente el lugar más concurrido del mundo, estuvo a punto de hacerse realidad este fin de semana. "Hemos tenido mucha suerte", reconoció ayer el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, después de ser abortado un atentado que hubiera provocado el caos y quizá muchos heridos y muertos en una ciudad que ha alcanzado con honores el título de primer bastión contra el terrorismo.
El Gobierno está tratando el caso como un potencial acto terrorista, según informó la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, aunque el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, añadió que el presidente no quería aún apuntar a ninguna tesis definitiva sobre el origen del atentado. Una reivindicación de los talibanes en Pakistán ha sido considerada de escasa credibilidad por los investigadores norteamericanos.
La policía está interrogando en Pennsylvania a un turista que parece haber grabado en su cámara a quien podría ser el autor de la colocación de la bomba, un hombre de unos 40 años de edad a quien se le ve depositando en el vehículo utilizado para el atentado lo que parece ser un producto explosivo de los que se usan como fertilizantes. El sujeto, según ha informado un responsable policial, sale del lugar mirando hacia atrás y despojándose de su camisa. Al Qaeda ha utilizado antes métodos similares en la preparación de coches bombas en otras partes del mundo.
Esta vez se pudo evitar lo peor gracias a la participación de uno de los más habituales pobladores de las calles neoyorquinas, un vendedor de camisetas y bolsos baratos que, alrededor de las 6,30 de la tarde del sábado, la hora punta de las cenas en Times Square, informó a la policía de que un hilo de humo salía del maletero de un Nissan todoterreno mal aparcado en la calle 45, a una manzana de Broadway, con el motor encendido y las luces de emergencia puestas. La situación del coche es perfectamente normal si se considera que es imposible encontrar un aparcamiento en ese lugar a cualquier hora y que lo más sencillo es dejarlo en doble fila como si el conductor bajase a resolver algo rápidamente.
Un artefacto poco sofisticado
Unos minutos después de la llamada de alerta, robots de las fuerzas de seguridad accedieron al vehículo y encontraron, según confirmó el jefe de la policía local, tres depósitos de propano habituales en las barbacoas, dos contenedores con cerca de 20 litros de gasolina, una cantidad considerable de fuegos artificiales y dos relojes con sus correspondientes pilas. También se encontró una caja metálica que contenía cables y el fertilizante.
Se trata, según los expertos, de una bomba de poca sofisticación tecnológica, una obra más bien atribuible a aficionados, y que, probablemente, hubiera tenido más poder incendiario que explosivo. El jefe de la policía admitió, no obstante, que hubiera provocado cuando menos una enorme bola de fuego de consecuencias impredecibles a una hora en la que miles de norteamericanos y turistas saturan literalmente esas calles, ahora parcialmente peatonales.
La policía interrogó posteriormente al vendedor de camisetas, un veterano de Vietnam que recomendó estar siempre con los ojos bien abiertos, y a otros comerciantes ambulantes, un griego que prepara hot-dogs y otros de negocios vecinos. Todos fueron puestos en libertad. El FBI entrevistó también al propietario de un Ford al que correspondía la matrícula de Connecticut copiada en el Nissan. Tampoco es un sospechoso. Nadie ve a nadie salir corriendo del coche que contenía la bomba. Nadie fue testigo de algún movimiento extraño.
Todas las líneas de investigación abiertas
Las autoridades dijeron ayer que todavía hay varias líneas de investigación abiertas y que gran partes de sus esperanzas están depositadas en las grabaciones de las cámaras que se encontraban en los alrededores. Los expertos no acaban tampoco de llegar a una conclusión sobre si el artefacto instalado en el Nissan falló al hacer explosión o ya había comenzado a arder cuando llegó la policía y pudo ser desactivado a tiempo.
Barack Obama, según el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, fue informado poco después de descubrirse el coche del atentado y seguía atento a los avances de la investigación. No había prevista ninguna declaración del presidente hasta que se conociera con mayor claridad lo ocurrido.
Aunque la tragedia se evitó, parte del daño ya está hecho. Esta ciudad, a la que no se le da tregua, vuelve a sentirse en peligro. Cada acto de la vida cotidiana empieza a ser heroico aquí. Ir al teatro un sábado por la noche se ha hecho tan arriesgado como una jornada en Kabul.
***
La policía de Nueva York da poca credibilidad a la reivindicación de los talibanes paquistaníes

Alegan que con este atentado pretendían vengar la muerte de líderes islamistas y "mártires musulmanes"
REUTERS 02/05/2010
Los talibanes paquistaníes se han adjudicado la responsabilidad deel intento de ataque con coche bomba en Times Square , según una web comúnmente usada por los islamistas. Sin embargo, el Jefe de la policía de Nueva York, Ray Kelly, ha señalado que no hay indicios que den soporte a esa reivindicación.
Las pesquisas policiales se centran en identificar a un hombre blanco que aparece en varias grabaciones captadas por las cámaras de seguridad de la zona cambiándose la ropa. En esas grabaciones, se ve al hombre a media manzana del vehículo cargado de explosivos mientras se quita una camiseta negra y la sustituye por una roja.
Según el comunicado publicado en el sitio de Internet, el atentado fallido fue en venganza por la muerte de dos islamistas y "mártires musulmanes". "Los talibanes paquistaníes anunciaron su responsabilidad por el ataque en Nueva York, en venganza por los líderes Al Baghdadi y Al Muhajir y los mártires musulmanes", señala el texto.
El líder de Al Qaeda en Irak, Abu Ayub al Masri - también conocido como Abu Hamza al Muhajir- y Abu Omar al Bagdadi, el supuesto jefe de un grupo islamista local, el Estado Islámico de Irak, murieron en una operación de fuerzas estadounidenses e iraquíes el mes pasado. El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, dijo que ambos militantes fueron hallados en un hoyo dentro de una vivienda que fue asaltada por las tropas conjuntas.

Benedicto XVI en Turín

Meditación del Papa ante la Sábana Santa
“¡Habla con la sangre, y la sangre es la vida!”
TURÍN, domingo, 2 de mayo de 2010
Meditación que pronunció Benedicto XVI en la tarde de este domingo, en la catedral de Turín, donde del 10 de abril al 23 de mayo tiene lugar la exposición de la Sábana Santa sobre el tema "Passio Christi - Passio hominis" (Pasión de Cristo, pasión del hombre).
* * *
Queridos amigos:
Se trata de un momento muy esperado por mí. En otra ocasión, estuve ante la Sábana Santa, pero ahora vivo esta peregrinación con particular intensidad: quizá porque el paso de los años me hace todavía más sensible al mensaje de este extraordinario icono; quizá, y diría sobre todo, porque estoy aquí como sucesor de Pedro, y traigo en mi corazón a toda la Iglesia, es más, a toda la humanidad. Doy las gracias a Dios por el don de esta peregrinación, y también por la oportunidad de compartir con vosotros una breve meditación, que me sugiere el subtítulo de esta solemne exposición: "El misterio del Sábado Santo".
Se puede decir que la Sábana Santa es el icono de este misterio, icono del Sábado Santo. De hecho, es una tela de sepulcro, que ha envuelto el cuerpo de un hombre crucificado, y que corresponde en todo a lo que nos dicen los Evangelios sobre Jesús, quien crucificado hacia mediodía, expiró a eso de las tres de la tarde. Al caer la noche, dado que era la Parasceve, es decir, la vigilia del sábado solemne de Pascua, José de Arimatea, un rico y autorizado miembro del Sanedrín, pidió valientemente a Poncio Pilato que le permitiera sepultar a Jesús en su sepulcro nuevo, que había excavado en la roca a poca distancia del Gólgota. Tras alcanzar el permiso, compró una sábana y, tras la deposición del cuerpo de Jesús de la cruz, lo envolvió con aquel lienzo y lo puso en aquella tumba (Cf. Marcos 15,42-46). Es lo que refiere el Evangelio de Marcos y con él concuerdan los demás evangelistas. Desde ese momento, Jesús permaneció en el sepulcro hasta el alba del día después del sábado, y la Sábana de Turín nos ofrece la imagen de cómo era su cuerpo en la tumba durante ese tiempo, que cronológicamente fue breve (en torno a un día y medio), pero con un valor y un significado inmenso e infinito.
El Sábado Santo es el día del escondimiento de Dios, como se lee en una antigua homilía: "¿Qué es lo que hoy sucede? Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio y soledad, porque el Rey duerme [...]. Dios en la carne ha muerto y el Abismo ha despertado" (Homilía sobre el Sábado Santo, PG 43, 439). En el Credo, profesamos que Jesucristo "padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos".
Queridos hermanos y hermanas: en nuestro tiempo, especialmente después del siglo pasado, la humanidad se ha hecho particularmente sensible al misterio del Sábado Santo. El escondimiento de Dios forma parte de la espiritualidad del hombre contemporáneo, de manera existencial, casi inconsciente, como un vacío en el corazón que ha ido haciéndose cada vez más grande. Al final del siglo XIX, Nietzsche escribía: "¡Dios ha muerto! ¡Y nosotros le hemos matado!". Esta famosa expresión, si se analiza bien, es tomada casi al pie de la letra, por la tradición cristiana, con frecuencia la repetimos en el Vía Crucis, quizá sin darnos cuenta plenamente de lo que decimos. Después de las dos guerras mundiales, de los lagers y de los gulags, de Hiroshima y Nagasaki, nuestra época se ha convertido cada vez más en un Sábado Santo: la oscuridad de este día interpela a todos los que reflexionan sobre la vida, de manera particular nos interpela a nosotros, creyentes. También nosotros tenemos que vérnoslas con esta oscuridad.
Y, sin embargo, la muerte del Hijo de Dios, de Jesús de Nazaret, tiene un aspecto opuesto, totalmente positivo, fuente de consuelo y de esperanza. Y esto me hace pensar en el hecho de que la Sábana Santa se comporta como un documento "fotográfico", dotado de un "positivo" y de un "negativo". De hecho, es precisamente así: el misterio más oscuro de la fe es al mismo tiempo el signo más luminoso de una esperanza que no tiene confines. El Sábado Santo es la "tierra de nadie" entre la muerte y la resurrección, pero en esta "tierra de nadie" ha entrado Uno, el Único, que la ha recorrido con los signos de su Pasión por el hombre: "Passio Christi. Passio hominis". Y la Sábana Santa nos habla exactamente de ese momento, es testigo precisamente de ese intervalo único e irrepetible en la historia de la humanidad y del universo, en el que Dios, en Jesucristo, ha compartido no sólo nuestro morir, sino también nuestra permanencia en la muerte. La solidaridad más radical.
En ese "tiempo-más-allá-del-tiempo", Jesucristo "descendió a los infiernos". ¿Qué significa esta expresión? Quiere decir que Dios, hecho hombre, ha llegado hasta el punto de entrar en la soledad máxima y absoluta del hombre, donde no llega ningún rayo de amor, donde reina el abandono total sin ninguna palabra de consuelo: "los infiernos". Jesucristo, permaneciendo en la muerte, cruzó la puerta de esta soledad última para guiarnos también a nosotros y atravesarla con él.
Todos hemos experimentado alguna vez una sensación aterradora de abandono, y lo que más miedo nos da de la muerte es precisamente eso, como niños que tenemos miedo de estar solos en la oscuridad y sólo la presencia de una personas que nos ama nos puede tranquilizar. Esto es precisamente lo que sucedió en el Sábado Santo: en el reino de la muerte resonó la voz de Dios. Sucedió lo impensable: es decir, el Amor penetró "en los infiernos"; incluso en la oscuridad máxima de la soledad humana más absoluta podemos escuchar una voz que nos llama y encontrar una mano que nos saca afuera. El ser humano vive por el hecho de que es amado y puede amar; y si incluso en el espacio de la muerte ha llegado a penetrar el amor, entonces incluso allí ha llegado la vida. En la hora de la máxima soledad nunca estaremos solos: "Passio Christi. Passio hominis".
¡Este es el misterio de Sábado Santo! Precisamente desde allí, desde la oscuridad de la muerte del Hijo de Dios, ha surgido la luz de una nueva esperanza: la luz de la Resurrección. Me parece que al contemplar esta sagrada tela con los ojos de la fe se percibe algo de esa luz. La Sábana Santa ha quedado sumergida en esa oscuridad profunda, pero es al mismo tiempo luminosa; y yo pienso que si miles y miles de personas vienen a venerarla, sin contar a quienes la contemplan a través de las imágenes, es porque en ella no sólo ven la oscuridad, sino también la luz; más que la derrota de la vida y del amor, ven la victoria, la victoria de la vida sobre la muerte, del amor sobre el odio; ciertamente ven la muerte de Jesús, pero entrevén su Resurrección; en el seno de la muerte ahora palpita la vida, pues en ella mora el amor. Este es el poder de la Sábana Santa: del rostro de este "varón de dolores", que carga con la pasión del hombre de todo tiempo y lugar, incluso con nuestras pasiones, nuestros sufrimientos, nuestras dificultades, nuestros pecados --"Passio Christi. Passio hominis"-- emana una solemne majestad, un señorío paradójico. Este rostro, estas manos y estos pies, este costado, todo este cuerpo habla, es en sí mismo una palabra que podemos escuchar en silencio ¿Cómo habla la Sábana Santa? ¡Habla con la sangre, y la sangre es la vida! La Sábana Santa es un icono escrito con sangre; sangre de un hombre flagelado, coronado de espinas, crucificado y herido en el costado derecho. La imagen impresa en la Sábana Santa es la de un muerto, pero la sangre habla de su vida. Cada traza de sangre habla de amor y de vida. Especialmente esa gran mancha cercana al costado, hecha de la sangre y del agua manados copiosamente de una gran herida provocada por una lanza romana, esa sangre y ese agua hablan de vida. Es como un manantial que murmura en el silencio y nosotros podemos oírlo, podemos escucharlo, en el silencio del Sábado Santo.
Queridos amigos, alabemos siempre al Señor por su amor fiel y misericordioso. Al salir de este lugar santo, nos llevamos en los ojos la imagen de la Sábana Santa, llevamos en el corazón esta palabra de amor, y alabamos a Dios con una vida llena de fe, de esperanza y de caridad. Gracias.
[Traducción del original italiano realizada por Jesús Colina
***
Homilía de Benedicto XVI al celebrar la misa en Turín
“Pasión de Cristo. Pasión del hombre”
TURÍN, domingo, 2 de mayo de 2010 (ZENIT.org).- Publicamos la homilía que pronunció Benedicto XVI en la mañana de este domingo al celebrar la eucaristía en la plaza de San Carlos de Turín.
* * *
Queridos hermanos y hermanas:
Con alegría me encuentro entre vosotros, en este día de fiesta, para celebrar con vosotros esta solemne eucaristía. Saludo a cada uno de los presentes, en particular al pastor de vuestra arquidiócesis, el cardenal Severino Poletto, a quien doy las gracias por las cálidas palabras que me ha dirigido en nombre de todos. Saludo a los arzobispos y obispos presentes, a los sacerdotes, religiosos y religiosas, a los representantes de las asociaciones y movimientos eclesiales. Dirijo un deferente saludo al alcalde, don Sergio Chiamparino, agradeciéndole su cortés saludo, al representante del gobierno y a las autoridades civiles y militares, con un agradecimiento particular a quienes han ofrecido generosamente su colaboración para la organización de mi visita pastoral. Mi saludo se extiende también a quienes no han podido estar presentes, en especial los enfermos, las personas solas y quienes se encuentran en dificultad. Encomiendo al Señor la ciudad de Turín y todos sus habitantes en esta celebración eucarística, que, al igual que en todo domingo, nos invita a participar de manera comunitaria en la doble mesa de la Palabra de verdad y del Pan de vida eterna.
Nos encontramos en el tiempo pascual, que es tiempo de la glorificación de Jesús. El Evangelio que acabamos de escuchar nos recuerda que esta glorificación se ha realizado a través de la pasión. En el misterio pascual, pasión y glorificación están íntimamente ligadas entre sí, formando una unidad inseparable. Jesús afirma: "Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él" (Juan 13, 31) y lo hace cuando Judas sale del Cenáculo para aplicar el plan de su traición, que llevará a la muerte al Maestro: precisamente en ese momento comienza la glorificación de Jesús. El evangelista Juan lo da a entender claramente: no dice que Jesús ha sido glorificado sólo después de su pasión, por medio de la resurrección, sino que muestra cómo su glorificación comenzó precisamente con la pasión. En ella, Jesús manifiesta su gloria, que es gloria del amor, que se entrega totalmente. Él amó al Padre, cumpliendo su voluntad hasta el final, con una entrega perfecta; amó a la humanidad dando su vida por nosotros. De este modo, ya en su pasión es glorificado, y Dios es glorificado en Él. Pero la pasión no es más que un inicio. Por este motivo, Jesús afirma que su glorificación será también futura (Cf. v. 32). Después el Señor, en el momento en que anuncia su partida de este mundo (cfr v. 33), como si se tratara de un testamento dejado a sus discípulos para continuar de una nueva manera su presencia entre ellos, les deja un mandamiento: "Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo es he amado, amaos también entre vosotros" (v. 34). Si nos amamos los unos a los otros, Jesús sigue estando presente entre nosotros.
Jesús habla de un "mandamiento nuevo". Pero, ¿cuál es su novedad? Ya en el Antiguo Testamento Dios había dado el mandamiento del amor; ahora, sin embargo, este mandamiento se ha convertido en nuevo, pues Jesús introduce un añadido muy importante: "como yo os he amado, amaos también entre vosotros". Lo nuevo es precisamente esto: "amar como Jesús ha amado". El Antiguo Testamento no presentaba ningún modelo de amor, sino que formulaba sólo el precepto de amar. Jesús, sin embargo, se nos ha dado a sí mismo como modelo y fuente de amor. Se trata de un amor sin límites, universal, capaz de transformar incluso todas las circunstancias negativas y todos los obstáculos en ocasiones para avanzar en el amor.
En los siglos pasados, la Iglesia que está en Turín ha experimentado una rica tradición de santidad y de generoso servicio a los hermanos, como han recordado el cardenal arzobispo y el señor alcalde, gracias a la obra de celosos sacerdotes, religiosos y religiosas de vida activa y contemplativa y de los fieles laicos. Las palabras de Jesús alcanzan, entonces, un eco particular para esta Iglesia, una Iglesia generosa y activa, comenzando por su sacerdotes. Al entregarnos el mandamiento nuevo, Jesús nos pide que vivamos su mismo amor, que es el signo verdaderamente creíble, elocuente y eficaz para anunciar al mundo la venida del Reino de Dios. Obviamente sólo con nuestras fuerzas somos débiles y limitados. Siempre hay en nosotros una resistencia al amor y en nuestra existencia hay muchas dificultades que provocan divisiones, resentimientos y rencores. Pero el Señor nos ha prometido estar presente en nuestra vida, haciéndonos capaces de este amor generoso y total, que sabe vencer todos los obstáculos. Si estamos unidos a Cristo, podemos amar verdaderamente de esta manera. Amar a los demás como Jesús nos ha amado sólo es posible con esa fuerza que se nos comunica en la relación con Él, especialmente en la Eucaristía, en la que se hace presente de manera real su Sacrificio de amor que genera amor.
Quisiera dirigir, por tanto, una palabra de aliento en particular a los sacerdotes y a los diáconos de esta Iglesia, que se dedican con generosidad al trabajo pastoral, así como a los religiosos y religiosas. En ocasiones, ser obrero en la viña del Señor puede ser cansado, los compromisos se multiplican, las exigencias son muchas, los problemas no faltan: sabed sacar diariamente de la relación de amor con Dios en la oración la fuerza para llevar el anuncio profético de salvación; volver a centrar vuestra existencia en lo esencial del Evangelio; cultivad una dimensión real de comunión y de fraternidad dentro del presbiterio, de vuestras comunidades, en las relaciones con el Pueblo de Dios; testimoniad en el ministerio la potencia del amor que viene de lo Alto.
La primera lectura, que hemos escuchado, nos presenta precisamente una manera particular de glorificación de Jesús: el apostolado y sus frutos. Pablo y Bernabé, al final de su primer viaje apostólico, regresan a las ciudades ya visitadas y alientan a los discípulos, exhortándoles a permanecer firmes en la fe pues, como ellos dicen, "hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios" (Hechos 14, 22). La vida cristiana, queridos hermanos y hermanas, no es fácil; sé que también en Turín no faltan dificultades, problemas, preocupaciones: pienso, en particular, en quienes viven concretamente su existencia en condiciones de precariedad, a causa de la falta de trabajo, de la incertidumbre ante el futuro, del sufrimiento físico y moral; pienso en las familias, en los jóvenes, en las personas ancianas que con frecuencia viven en la soledad, en los marginados, en los inmigrantes. Sí, la vida lleva a afrontar muchas dificultades, muchos problemas, pero es precisamente la certeza que nos ofrece la fe, la certeza de que nos estamos solos, que Dios ama a cada uno sin distinción y está cerca de cada uno con su amor, lo que hace posible afrontar, vivir y superar el cansancio de los problemas cotidianos. El amor universal de Cristo resucitado llevó a los apóstoles a salir de sí mismos, a difundir la palabra de Dios, a entregarse sin reservas a los demás, con valentía, alegría y serenidad. El Resucitado posee una fuerza de amor que supera todo límite, que no se detiene ante ningún obstáculo. Y la comunidad cristiana, en especial en las realidades más comprometidas pastoralmente, debe ser un instrumento concreto de este amor de Dios.
Exhorto a las familias a vivir la dimensión cristiana del amor en la vida cotidiana, en las relaciones familiares superando divisiones e incomprensiones, a la hora de cultivar la fe que hace aún más firme la comunión. Que incluso en el rico y variado mundo de la Universidad y de la cultura no falte el testimonio del amor del que nos habla el Evangelio de hoy, en la capacidad de escucha atenta y de diálogo humilde en la búsqueda de la Verdad, convencidos de que la misma Verdad nos sale al encuentro y nos aferra. También deseo alentar el esfuerzo, con frecuencia difícil, de quien está llamado a administrar la cosa pública: la colaboración para alcanzar el bien común y hacer que la ciudad sea cada vez más humana y vivible es un signo de que el pensamiento cristiano sobre el hombre nunca está en contra de su libertad, sino a favor de una mayor plenitud que sólo en una "civilización del amor" encuentra su realización. A todos, en particular a los jóvenes, les quiero decir que no pierdan nunca la esperanza, la que viene de Cristo resucitado, de la victoria de Dios sobre el pecado y la muerte.
La segunda lectura de hoy nos muestra precisamente el resultado final de la Resurrección de Jesús: es la Jerusalén nueva, la ciudad santa, que desciende del cielo, de Dios, como una esposa que se adorna para su esposo (Cf. Apocalipsis 21, 2). Quien ha sido crucificado, quien ha compartido nuestro sufrimiento, como recuerda también elocuentemente la Sábana Santa, es quien ha resucitado y nos quiere reunir a todos en su amor. Se trata de una esperanza estupenda, "fuerte", sólida, pues, como dice el Apocalipsis "[Dios] enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor. Porque el primer mundo ha pasado" (21,4). ¿Acaso no comunica la Sábana Santa este mismo mensaje? En ella vemos, como reflejados, nuestros padecimientos en los sufrimientos de Cristo: "Passio Christi. Passio hominis" ["Pasión de Cristo. Pasión del hombre", ndt.]. Precisamente por este motivo, es un signo de esperanza: Cristo ha afrontado la cruz para poner un límite al mal; para hacernos entrever, en su Pascua, el anticipo de ese momento en el que también para nosotros toda lágrima será enjugada y ya no habrá muerte, ni luto, ni lamento, ni afán.
El pasaje del Apocalipsis termina con la afirmación: "Y el que estaba sentado en el trono dijo: 'Todo lo hago nuevo'" (21, 5). Lo primero totalmente nuevo realizado por Dios ha sido la resurrección de Jesús, su glorificación celestial. Es el inicio de toda una serie de "cosas nuevas", en la que participamos también nosotros. "Cosas nuevas" son un mundo lleno de alegría, en el que ya no hay sufrimientos y abusos, ya no hay rencor y odio, sino sólo el amor que procede de Dios y lo transforma todo.
Querida Iglesia que estás en Turín, he llegado entre vosotros para confirmaros en la fe. Deseo exhortaros, con fuerza y con afecto, a permanecer firmes en la fe que habéis recibido y que da sentido a la vida; a no perder nunca la luz de la esperanza en Cristo resucitado, que es capaz de transformar la realidad y hacerlo nuevo todo; a vivir en ciudades, en los barrios, en las comunidades, en las familias, de manera sencilla y concreta el amor de Dios: "como yo es he amado, amaos también entre vosotros".
Amén.
[Traducción del original italiano realizada por Jesús Colina
© Libreria Editrice Vaticana]

Frailes Mercedarios

La Orden de los Mercedarios delimita las nuevas fronteras de esclavitud
En el capítulo general que celebra en Roma
Del 1 al 22 de mayo se celebra en Roma el Capítulo General de los Padres Mercedarios, Orden Religiosa mendicante, en el que participan 36 padres capitulares en representación de las diferentes comunidades de todos los continentes, para delimitar las nuevas fronteras de la esclavitud y su compromiso como religiosos.
El capítulo elegirá al nuevo Gobierno General, que será el responsable de la programación de las actividades de celebración de los ochocientos años de fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merded, en 2018.
Bajo el lema: "Alegremente dispuestos a dar la Vida", los frailes mercedarios se disponen a revisar la vida de sus comunidades religiosas, la pastoral vocacional, las presencias redentoras en cada lugar, la animación misionera; el fortalecimiento y proyección de las fraternidades laicales, respondiendo a los signos de los tiempos.
El lema, según explica un comunicado de la Orden, es "un claro grito de libertad que advierte e interpela sobre las nuevas cautividades que amenazan nuestros pueblos; y el convencimiento de que el camino de fidelidad a Cristo Redentor y a Pedro Nolasco es la entrega completa de la vida por la libertad de los hermanos".
En el comunicado, los Mercedarios piden las oraciones de los católicos por los fecundos frutos de este Capítulo.
La Real, Celestial y Militar Orden de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos, más conocida como Orden de la Merced, fue fundada por san Pedro Nolasco (ca. 1180-1249) para la redención de los cristianos cautivos en manos de musulmanes.
Los mercedarios se comprometen con un cuarto voto, añadido a los tradicionales de pobreza, obediencia y castidad de las demás órdenes, a liberar a otros más débiles en la fe, aunque su vida peligre por ello.
En estos momentos, la Orden cuenta con unos 700 frailes en el mundo.
 

El trabajo

Motivarnos en el trabajo/JENNY MOIX
Publicado en El País Semanal, 2/05/2010
Por estrés o por aburrimiento, a veces el trabajo nos supera. Saber trocear los problemas para abordar las partes y variar nuestra actitud puede ser un buen principio para el cambio.
En los tiempos que corren, si tenemos trabajo somos unos auténticos privilegiados. Justamente por lo conscientes que somos de esta realidad, ya casi ni nos permitimos quejarnos, aunque en algunos casos nuestro empleo pueda ser una fuente de sufrimiento. Desahogarse puede venir bien, siempre y cuando no nos quedemos encallados en las quejas y nos permita tomar conciencia de nuestros problemas y de la necesidad de luchar para mejorar la situación.
Según Mihaly Csikszentmihalyi, no nos deberíamos conformar sólo con reducir los dolores de cabeza laborales, sino que deberíamos buscar la felicidad en nuestro trabajo. Este catedrático de Neurociencias de la Universidad de Stanford y experto en felicidad ha descubierto que es más fácil encontrarla en el trabajo que en el ocio. Basándose en sus estudios, afirma que la felicidad es un “estado de flujo”. Este estado se da cuando estamos totalmente concentrados, completamente comprometidos con la actividad por sí misma. El ego desaparece. El tiempo vuela. Todo tu ser está allí, y estás aplicando tus facultades al máximo. Se caracteriza por una sensación de gran libertad, gozo, compromiso y habilidad.
En sus experimentos, este especialista ha comprobado que en la mayoría de las personas estudiadas estos estados de flujo son más usuales durante el trabajo que fuera del mismo. Para conseguir fluir debe alcanzarse un estado de equilibrio entre el desafío de la tarea y la habilidad de quien la realiza. Si la tarea es demasiado fácil o demasiado difícil, la persona no podrá fluir.
Este equilibrio ideal no se da cuando el trabajo que tenemos asignado es demasiado para nosotros (en este caso aparece el burn out –síndrome del quemado–) o cuando tenemos poco trabajo o nos resulta muy fácil (en este caso aparecerá el boreout –síndrome del aburrido).
Los síntomas del burn out y del boreout son muy parecidos: cansancio, irritabilidad, desinterés por todo, dolores físicos… Sin embargo, hay una clara diferencia entre los dos estados. Las personas que sufren burn out (estrés) suelen decirlo, incluso presumir. En cambio, los trabajadores que padecen boreout (aburrimiento) lo ocultan. Sea cual sea nuestro caso, vamos a reflexionar sobre algunos puntos que quizá nos ayuden a optimizar nuestro rendimiento y a aumentar nuestra satisfacción laboral.
Dividir el problema
“Divide las dificultades que examinas en tantas partes como sea posible para su mejor solución” (René Descartes)
Una conversación inventada, pero representativa:
A. ¿Qué tal el trabajo?
B. Fatal.
A. ¿Por qué?
B. No sé… Por todo.
A. ¿Estás mal con tus compañeros?
B. No, si son muy buena gente.
A. ¿Es por tu jefe?
B. Hombre, mi jefe a veces me altera un poco, pero en general no me quejo. En realidad es que estoy llevando un proyecto que… no hay forma…
En esta conversación, el “todo” ha pasado a ser “un proyecto” y si siguiéramos preguntando y dividiendo este proyecto en partes, quizá ese “todo” se traduciría en sólo algunos aspectos del proyecto. No podemos solucionar “todo”, pero, probablemente, sí esos aspectos concretos. Lo primero que tenemos que hacer es trocear la problemática, y de esta forma se convertirá en abordable.
Recuerdo una conversación que mantuve años atrás con una mujer. La tengo bien anclada en la memoria porque me hizo reflexionar. Hablaba con mucho orgullo de cómo organizaba su trabajo. Era una mujer de la limpieza. Me contó que ella nunca se agobiaba: “Primero limpio una habitación y no me pongo a limpiar otra hasta que está totalmente acabada. Me gusta mirarla a ver si todos los detalles están bien. Cuando considero que está como a mí me gusta, entonces cierro la puerta y voy a por otra habitación. Y todo esto lo hago con mis cascos, porque me encanta escuchar música y cantar”.
Cuando estamos desbordados es crucial establecer algún tipo de orden. Para ello, dividir nuestro trabajo en parcelas es indispensable, y distinguir las que son importantes, urgentes, delegables…, también. Hay quien este orden lo convierte casi en un ritual y es el primer paso que da en su jornada laboral. Algunas personas empiezan por los temas más pequeños porque así les da la sensación de que se sacan muchas cosas de encima rápidamente, otras prefieren empezar por los más complicados porque se sienten más capaces de concentrarse al principio. Cada cual tiene que encontrar su propia fórmula.
Enfocar desde otro ángulo
“Lo que importa es cuánto amor ponemos en el trabajo que realizamos” (madre Teresa de Calcuta)
Un trabajo no es aburrido o interesante por sí mismo, sino que nos lo parece. Cuando encontramos nuestro trabajo aburrido, solemos caer en una trampa de enormes dimensiones. Intentamos escaquearnos y hacer cualquier otra cosa para distraernos. Parece que, como no estamos motivados, no nos implicamos, pero quizá tendríamos que analizarlo al revés: no estamos motivados porque no nos implicamos. Por eso cuanto más nos escabullimos, más aburrido nos parece.
Nos pueden decir lo que tenemos que hacer, pero no cómo. Todos tenemos un margen para la creatividad. Si intentamos mejorar, aprender, ser creativos, podemos dar un giro a nuestro trabajo, se trata de cambiar el enfoque. Mihaly Csikszentmihalyi cuenta el caso de Rico, un trabajador de una cadena de montaje. Su trabajo lo podríamos calificar como soporífero; sin embargo, él se había propuesto hacerlo con la máxima economía de gestos y con elegancia. A lo largo de los años había conseguido reducir el tiempo medio de su cometido en 48 segundos. Estaba tan contento como lo podría estar un atleta que ha reducido su marca.
Imprescindible cambiar el enfoque, la actitud. No tenemos que formar parte del problema, sino de la solución. Nadie dice que sea fácil, por eso precisamente puede constituir nuestro gran reto.
Conocer el sentido
“Cuanto más alto coloque el hombre su meta, tanto más crecerá” (J. C. Friedrich von Schiller)
“Tres albañiles estaban desempeñando la misma tarea cuando un hombre que los observaba se acercó a ellos.
El hombre le preguntó al primer albañil:
–¿Qué está usted haciendo?
A lo que el albañil respondió:
–¿No lo ve? ¡Estoy apilando ladrillos!
Y continuó con su trabajo después de hacer un gesto molesto debido a que consideraba que el hombre le había hecho una pregunta de respuesta obvia.
El hombre repitió la misma pregunta al segundo albañil.
–¿No ve. Estoy levantando una pared?
El hombre formuló la pregunta al tercer albañil, el cual respondió con gran orgullo diciendo:
–¡Estoy construyendo el hospital infantil del pueblo!
¿Cuál de los tres albañiles será más feliz y resistirá mejor las situaciones adversas en su trabajo? La respuesta es obvia. Y nosotros, ¿qué sentido le damos a lo que hacemos?
Imaginemos que pudiéramos elegir un jefe a la carta. Probablemente escogeríamos uno que nos premiara cuando trabajamos bien, que nos ayudara a aprender de nuestros errores, que no nos exigiera demasiado, pero sobre todo no demasiado poco, con el que nos sintiéramos cómodos y libres para comentarle nuestras inquietudes…
Aunque parezca paradójico, en algunos casos, encontrar ese jefe ideal no sería la solución. Si nuestro jefe nos elogia, pero por dentro pensamos que no nos lo merecemos o que en realidad lo hace porque quiere algo más; si nuestro jefe nos indica nuestros errores para que podamos superarlos, pero no los reconocemos; si nuestro jefe nos exige algo que podemos dar, pero no ponemos ganas… Ese jefe excelente no serviría para nada.
En realidad, hay dos jefes: el externo y el interior (nosotros mismos). Y aunque lo perfecto sería que los dos fueran buenos jefes, si tuviéramos que elegir, es mejor que todas esas cualidades las tenga el jefe interior. En otras palabras, es más importante la automotivación que la motivación externa.
Aumentar la implicación
“Dentro de ti tienes más talento del que nunca has aprovechado y más fuerza de la que nunca has puesto a prueba” (Ludin, Paul y Christensen, en ‘Fish!’)
Es usual oír frases como “yo también necesito una palmadita en la espalda de vez en cuando”. Según como sea nuestro jefe, eso es casi imposible, así que nos la hemos de dar nosotros. No se trata de consolarnos; si realmente aprendemos a automotivarnos, no hay nadie mejor que nosotros mismos para saber cómo nos podemos premiar.
Así que vamos a aprender cómo premiarnos, a convertir nuestras tareas en retos, a ser un jefe ideal para nosotros mismos. Pensemos en cómo vamos a estar dentro de tres años si todo sigue igual que hasta ahora en nuestro trabajo. Si estamos desmotivados, el panorama puede resultar desolador. En el caso de que ya lo hayamos intentado todo, pero sigamos descontentos, quizá deberíamos empezar a plantearnos cambiar de empleo. Por el contrario, si creemos que es posible aumentar nuestra implicación y adoptar una actitud más constructiva, debemos decidir cuál va a ser nuestro primer paso. Pensemos en algo concreto y que podamos hacer ya mañana.