21 oct. 2012

La visa que jamás llegó/Ariel Dorfman

La visa que jamás llegó/Ariel Dorfman
Revista Proceso # 1877, 21 de octubre de 2012

Coincidente en tiempo y en naturaleza con Vivir, de Julio Scherer García, el más reciente libro de memorias de Ariel Dorfman revela una anécdota que en el duro exilio del escritor chileno no podía dejar de ser contada: el intento del periodista mexicano por ayudarlo en una empresa aparentemente sencilla que, finalmente, resultó imposible… La obra se intitula Entre sueños y traidores. Un striptease del exilio y comenzará a circular en los próximos días. Aquí se publica un adelanto con autorización del sello Seix Barral /Biblioteca Breve.

Proceso” y sus adentros/Julio Scherer García

Proceso” y sus adentros/Julio Scherer García
Revista Proceso # 1877, 21 de octubre de 2012

En 1965 Julio Scherer García publicó su primer libro, La piel y la entraña, fruto de una larga serie de entrevistas con David Alfaro Siqueiros, en las que el periodista obligó al muralista, entonces en la cárcel, a exponer su piel y sus entrañas. Casi medio siglo después, bien podría Scherer García haber titulado de la misma manera su nuevo libro en el cual es él mismo quien se muestra en forma descarnada, como nunca antes, por dentro y por fuera. De su vida personalísima, íntima, a sus relaciones con los hombres del poder; de los amores que ya partieron a los vituperios que sobreviven; de los episodios luminosos a las vivencias amargas; de las interioridades de Excélsior a las intimidades de Proceso… el autor de Vivir asume la insólita decisión de levantar las cortinas de su historia personal y compartida y nos entrega trozos de existencia con honestidad y valor. Algo sabe él de lo que significan esas virtudes. En el estilo directo, escueto, que envuelve la densidad del pensamiento y de las emociones del fundador de Proceso, en Vivir transcurren episodios humanos y familiares de alta tensión, experiencias periodísticas singulares, momentos límite que sacuden el alma. Su libro conduce a sumergirse en México y en los oscuros entretelones de su vida pública. Y sobre todo, ofrece una oportunidad única: asomarse al mundo interno, atormentado en ocasiones, apasionado siempre, de Julio Scherer García. Del libro, que ya circula con el sello de Grijalbo, reproducimos fragmentos relativos a momentos clave en la historia de Proceso. (RRC)

Reclutan cárteles a pandillas / Jésica Zermeño

Reclutan cárteles a pandillas / Jésica Zermeño
Los menores son vistos por los cárteles del narcotráfico como mano de obra barata para sus células delictivas, y fácilmente reemplazable
Suplemento Enfoque de Reforma, 21 octubre 2012.-
Cuando la Policía Ministerial de Sinaloa lo detuvo en Charay, un pequeño poblado del municipio de El Fuerte, el pasado 11 de septiembre, Francisco Miguel, de apenas 16 años, llevaba consigo un revolver calibre .38, tres cartuchos útiles y 30 dosis de cristal. Dijo que iba armado por seguridad personal. Después, en su declaración ministerial, el adolescente, apodado El Patojo , El Mike y/o El Niño , confesó que había participado en al menos 51 asesinatos, y que para consumarlos había utilizado lo mismo rifles AK-47 que pistolas tipo escuadra o hasta tijeras.
El Patojo nació en Tijuana, Baja California. Desde febrero era sicario de Los Mazatlecos, un grupo criminal a las órdenes de los Beltrán Leyva y Los Zetas. Entre sus víctimas están un policía municipal, un maestro, un músico, siete ganaderos y un migrante guatemalteco. Además, participó en el secuestro de por lo menos nueve personas –a todas las asesinó–, calcinó a siete e informó a las autoridades que en alguna parte de Sonora hay una fosa clandestina con otras cinco muertes de su autoría.