29 dic. 2008

Gaza


Gaza is more than a simplistic morality play/By Mick Hume
THE TIMES, 29/12/08):
Those images of the carnage caused by Israeli airstrikes inside the Gaza Strip brought to mind another film of bomb victims that I watched early this month in Sderot, an Israeli town targeted by rockets fired from Hamas-controlled Gaza.
In a bomb-proof room at the ambulance station Tiger Avraham, the chief paramedic, showed us his grisly home movie of the aftermath of an attack. We were told that 23 Israeli civilians had been killed, more than a thousand injured and many more traumatised by rockets since 2004. Nobody mentioned the two Gazan youths killed in an Israeli airstrike the day before our visit.
Mr Avraham embodies the Sderot siege mentality: “It is not easy to live here. For five years my little one has slept in a bomb shelter.” He could leave for Tel Aviv or America, but “I am here because it gives a sense of meaning to my life. Here I am not only a Jew, I’m an Israeli.”
Asked his view of Palestinians, he replied: “I am a health worker, not a politician. I hope for peace in the end.” Many of his neighbours have welcomed the military response to rocket attacks that increased to almost 200 in the week since Hamas formally ended its ceasefire with Israel.
In Sderot, where they get a 15-second warning of an attack, the streets are lined with bomb shelters and schools are covered by concrete arches. Behind the police station the twisted remains of rockets are on show - mostly crudely made from lampposts, with some more sophisticated Iranian devices. Many observers object that the airstrikes are disproportionate: the weekend body count was one Israeli killed, more than 290 reported dead in Gaza. The Israelis will counter that those who start a war on civilians are in no position to demand restraint.
To make sense of a conflict in which both sides claim to be victims requires more than an emotional response to gory pictures. I support the Palestinian right to self-determination. But I am disturbed by the rise of anti-Israeli sentiments in Britain and the West, as when my old friends on the Left declared: “We are all Hezbollah now.”
There is a tendency to reduce the Middle East to a simplistic morality play where Good battles Evil, projecting our own victim politics on to other people’s complex conflicts.
The Israelis I met bear no comparison with the caricature of expansionist “Zio-Nazis”. These attacks seem very different from 1967 when Israel occupied Gaza and other territories after the Six-Day War. The Zionist dream of Israel reclaiming the biblical lands is over. Most Israelis seem prepared to withdraw to the pre-1967 borders and abandon Gaza (as they did in 2005) and most of the West Bank while bunkering down behind the big new security barriers that snake across the countryside. An insecure Israel will still lash out when it feels threatened, as it did in Lebanon in 2006 and Gaza now, even though such military spasms are likely to be ineffective and even counter-productive.
Israel’s initial response to rocket attacks in this year’s ceasefire was to lock the door by closing the border with Gaza. When we visited the deserted Erez crossing, little food or fuel was getting through, and most of what Gazans survived on was smuggled through tunnels on the Egyptian side. At the Israeli Defence Force (IDF) base, the major commanding the shockingly young men and women soldiers admitted that it was hard “to balance the civilian needs of the Palestinian population” with the security demands of Israelis. “But we will take all steps to protect our soldiers. We just want peace and quiet. If they stop firing at us, more food will go inside.”
His PowerPoint presentation made clear that “the main aim for the IDF” was not to stop the rockets, but to rescue Gilad Schalit, a soldier held in Gaza since June 2006. That seemed a remarkably defensive priority for an army of occupation.
Peering through binoculars over the security fence at the concrete blocks of Gaza, the only sign of life was grazing sheep. Inside, more than 1.5million Palestinians live in grim conditions, governed by the Islamic movement Hamas, which won the 2006 election and last year drove out the last of its opponents in Fatah.
There is talk now of the need to uphold the integrity of the Gaza Strip as Palestinian territory. Yet Gaza is little more than a glorified refugee camp, propped up by 300 international bodies. Is this really for what the Palestinians have been fighting for so long? The other Palestinian territory is the West Bank, where Fatah remains the big movement and the Palestinian Authority sits amid the rubble in Ramallah, while the IDF watches warily from security barriers. How, one might ask, are these two stunted pseudo-statelets at the edges of Israel supposed to be united as a sovereign Palestine? There is futuristic talk of ceding a strip of territory for a tunnel or an elevated roadway to join them.
Back in the real Israel of today, all the big parties in the forthcoming elections agree on the eventual need for a two-state solution. Yet perhaps the Cold War-style stand-off around Gaza, now going through a hot phase, shows that a divisive “two-state solution” is already taking shape on the ground and in hearts and minds: a new partition where ghettoised Palestinians vent their fury at bunkered Israelis who sporadically lash out. When I was there, all sides talked not of the ceasefire between Israel and Hamas but of “the lull”.
There is much debate about what impact President-elect Obama might have. Yet the history of the Middle East suggests that outside interference offers no solution. I felt like a tourist taking snapshots of somebody else’s life-and-death issues, a conflict that the peoples themselves ultimately have to resolve.
Back in Sderot, Mr Avraham, the paramedic spoke of his future hopes: “I am left-wing, I believe in peace, we don’t have a choice. I hope to live here side by side one day.”
Just so long, many might sadly say today, as those sides have a security barrier between them.

¿Qué hacer en Gaza?


¿Qué hacer en Gaza?/Editorial
El País (www.elpais.com) 29/12/2008;
Casi trescientos palestinos muertos; docenas de edificios presuntamente vinculados al movimiento terrorista Hamás, reducidos a escombros; el puerto y, según Israel, túneles secretos que sirven para el contrabando de armas entre Egipto y Gaza, pulverizados por la aviación como represalia por el lanzamiento de cohetes -de casi nula efectividad- sobre territorio israelí, es lo que ha cosechado la que ya es la operación más luctuosa desde la guerra de 1967, y que amenaza con proseguir con raids terrestres sobre la franja.
¿Qué hace y qué puede hacer la comunidad internacional ante la locura suicida de Hamás y la respuesta que parte de la opinión, y con ella España, considera desproporcionada del Estado sionista?
Lo que hace ya lo sabemos. Condenar la violencia de ambas partes, en unos casos, cargando el acento contra el agresor de mayor capacidad mortal, Israel, y en otros, buscando una remota equivalencia entre los actos de ambos contendientes. Y hoy ya resuena todo ello con el eco de la inutilidad más absoluta. El Consejo de Seguridad, por su parte, se preocupa, exhorta al fin de la violencia, y en ocasiones condena, pero sin ignorar que de buenas intenciones está empedrado el infierno.
Sólo una acción directa de la comunidad internacional tiene posibilidades de influir en los actores de este espeso e incesante drama. El mundo árabe, primero, debería presionar a Hamás, cegando recursos, aislando a sus dirigentes, para que dejaran la violencia. Y los Estados Unidos de Barack Obama, a tres semanas de su inauguración presidencial, y la UE, en lugar de contemplar los toros desde la barrera y, en el caso de Washington, asentir a todo lo que haga Israel, podrían restringir el comercio normal -político y económico- entre potencias democráticas en sus tratos con el Estado judío, hasta que muestre una seria voluntad negociadora. Bush padre negó a Israel el aval de un fuerte crédito e Israel se avino a participar en la conferencia de Madrid en 1991.
Pero lo cierto es que sólo las partes pueden llegar a un acuerdo de paz pasablemente justo. Israel, por ejemplo, puede responder con algo más que un comentario de pasada, y encima como de quien no sabía nada del asunto, a la oferta del mundo árabe formulada en la cumbre de Beirut de 2002 y reiterada recientemente, por la que todos los miembros de la Liga Árabe reconocerían sin limitaciones a Israel a cambio de la retirada de todos los territorios conquistados en aquella guerra que duró seis días. Y el mundo árabe debe garantizar la viabilidad de la oferta haciéndosela tragar a todos los terrorismos que se alcen contra ella, así como invitar a los países que mayor confianza le inspiren a Israel, Estados Unidos, quizá Holanda, a mandar fuerzas de vigilancia, control e interposición entre dos entidades políticas, Palestina e Israel, con las fronteras de 1967.
Pero nadie espera que eso ocurra. Israel quiere paz más territorios, y Hamás, con o sin paz, la revancha.
Foto tomada del periodico The News York Times

Tres días de ataques en Gaza



Por tercer día consecutivo, Israel continúa su campaña militar contra Hamás; lamenta las víctimas civiles, pero seguirá con su ofensiva hasta donde sea necesario; varios aviones israelíes han bombardeado el Ministerio de Interior de Hamás y la Universidad Islámica.
Mientras, en los alrededores de la frontera con Gaza, cientos de soldados israelíes se preparan para una posible operación terrestre. Por ello y alegando el riesgo de que puedan caer cohetes de Hamás, el ejército ha declarado "zona militar cerrada" una franja de entre dos y cuatro kilómetros alrededor de Gaza, lo que implica la evacuación de todos los civiles -incluidos los periodistas- de esa zona de seguridad.
También por si fuera necesario el Gobierno de Ehud Olmert aprobó ayer la movilización de 6,000 reservistas.
El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, ha comparecido en una tormentosa sesión en la Knesset (Parlamento israelí) en la que ha informado de las operaciones en Gaza. Ante las protestas de los diputados árabes, que acusan al Gobierno de haber desencadenado los ataques por motivos electorales, Barak ha dicho que la ofensiva "se ampliará y profundizará tanto como sea necesario", dado que Israel ha emprendido una "guerra hasta el final" contra Hamás. Ha recordado incluso unas declaraciones del presidente electo de EE UU, Barack Obama, que este verano visitó Sderot: "Dijo que si cayeran cohetes en su casa, donde están durmiendo sus hijas, también él haría lo que fuera por impedirlo".
La cifra de muertos por la ofensiva, la más sangrienta lanzada por Israel sobre Gaza desde la guerra de 1967, se ha cobrado ya la vida de más de 300 personas y ha causado heridas a 1420 personas;
de los muertos, al menos 51 son civiles, según ha denunciado la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA, en sus siglas en inglés).
Por su parte, fuentes de Hamas han avisado que a raíz de los bombardeos, ha resultado herido el soldado israelí, Guilad Shalit, que está en manos de las milicias palestinas desde junio de 2006. Hamas ha reivindicado el lanzamiento de misiles Grad que han impactado en la ciudad de Ashkelon, matando a un israelí. Al ser la victima un arabe-israelí, ha exigido a todos los árabes que abandonen las ciudades israelíes.
Protestas:
De Yemen a Siria, las manifestaciones se multiplican en el mundo árabe contra el ataque a Gaza, mientras los dirigentes de la región, profundamente divididos, se concentran en el envío de ayuda humanitaria. En las manifestaciones de condena del bombardeo no han faltado las críticas a algunos países, en particular a Egipto, acusado por los islamistas de "complicidad" con Israel, informa France Press. En los campos de refugiados palestinos de Líbano, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, es calificado de traidor, mientras que la Embajada egipcia en Beirut fue apedreada ayer por cientos de manifestantes.
Los dirigentes árabes, por su parte, no han concretado la fecha para una reunión de la Liga Árabe propuesta por Siria y Qatar, que podría celebrarse en Doha el viernes próximo.
La reacción oficial más virulenta en el mundo islámico ha venido de Irán, donde el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, emitió un decreto religioso ordenando a los musulmanes del mundo defender a los palestinos en Gaza "de cualquier forma posible".
Agencias
***
ANÁLISIS: El conflicto de Oriente Próximo ANÁLISIS
Todos contra Hamás
JUAN MIGUEL MUÑOZ 29/12/2008
"Nos darán duro, seguro. Y nadie nos ayudará". Jalil Nofal, uno de los principales espadas de Hamás en Gaza, lanzaba esta predicción en septiembre. Transcurría entonces una quebradiza tregua que se intuía sería sólo un paréntesis en la larga guerra contra el movimiento fundamentalista palestino, iniciada horas después de su triunfo en las elecciones legislativas, el 25 de enero de 2006. Una guerra en la que Israel, protagonista estelar, despliega su poderío para ejecutar un bloqueo económico atroz sobre Gaza acompañado de periódicos ataques militares en los que las vidas de los civiles son una consideración menor. Pero Israel no está solo. Ni mucho menos.
Si Estados Unidos ha justificado la agresión a la franja desatada el sábado y la Unión Europea no va más allá de los habituales llamamientos a la contención, la reacción de los países musulmanes es cuando menos tibia.
El régimen sirio ha suspendido las conversaciones indirectas con Israel, un brindis al sol porque no cabía esperar avance alguno antes de las elecciones que se celebrarán en Israel el 10 de febrero. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha tildado de "crimen contra la humanidad" el asalto a Gaza, y han brotado manifestaciones en Ammán, El Cairo, Turquía... Pero las condenas de los dirigentes árabes suenan a gestos para la galería. Sobre todo en Egipto y Jordania, los países que firmaron acuerdos de paz con Israel y que siguen muy de cerca los avatares en Palestina. Un negociador de la OLP aseguraba recientemente a este diario que los militares jordanos eran partidarios desde hace ya tiempo de asestar un tremendo golpe a Hamás al precio que fuera.
El golpe ha llegado. En Egipto -país visitado por la ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, en vísperas del ataque- y Jordania el temor a que Hamás pudiera cosechar algún éxito al frente del Gobierno suscita pavor. Los Hermanos Musulmanes son potentes en el país del Nilo y tampoco se les puede despreciar en Jordania. El efecto contagio de un Hamás triunfante es inaceptable para la monarquía hachemí y para el régimen de Hosni Mubarak, que vigila atento la frontera con Gaza, única vía de escape para la tensión que se acumula en la franja.
"No paran de bombardear", comentaba anoche un vecino del campo de refugiados de Yabalia. Y no es previsible que cesen los ataques en los próximos días, a tenor de las amenazas de Yoav Galant, el general a cargo de la operación: "Haremos que Gaza vuelva atrás décadas en cuanto a su capacidad militar consiguiendo el máximo número de bajas enemigas y sufriendo el mínimo número de bajas propias". Muy pocos, salvo los lugareños, pueden ser testigos hasta el momento del más grave ataque a Gaza desde su ocupación en 1967.
Porque el asedio a Gaza alcanzó en noviembre nuevas cotas. Los grandes medios de comunicación -Reuters, The New York Times, The Washington Post, France Presse, etc.- lamentaron el cierre de la frontera a los periodistas, diplomáticos y organizaciones no gubernamentales. "No nos gusta cómo se cuentan las cosas desde Gaza", afirmó un portavoz militar israelí. "Es para proteger su seguridad", añadían otros miembros del Gobierno, obviando que en tiempos más peligrosos -cuando Hamás y Al Fatah zanjaban sus disputas a tiro limpio por las calles no se puso impedimento alguno-. Un corresponsal de la BBC acreditado en Jerusalén comparó a Israel con regímenes despreciados en Occidente: "Sólo hay tres países en el mundo a los que no se permite el acceso a nuestros periodistas: Zimbabue, Corea del Norte y M
yanmar". A Jalil Nofal no le sorprenderá: los palestinos de Gaza seguirán solos.
***
ENTREVISTA: SAEB EREKAT Jefe del equipo negociador palestino
"El diálogo salta por los aires con la agresión"
A. C. - Jerusalén -
El País, 29/12/2008;
Saeb Erekat es el jefe del equipo negociador de la Autoridad Palestina. Dirige las conversaciones de paz con los israelíes mientras los hechos sobre el terreno no dejan de llevarle la contraria. El ataque masivo israelí sobre Gaza ha pulverizado las pocas esperanzas de resucitar el proceso iniciado en Annapolis en 2007. Desde las filas del Gobierno de Al Fatah, no duda en despreciar la llamada del enemigo Hamás a una tercera intifada: "Lo que menos necesitamos ahora son eslóganes".
Pregunta. -¿Qué implicaciones tiene lo que está pasando en Gaza en las negociaciones entre israelíes y palestinos iniciadas en Annapolis?
Respuesta. Ahora, lo importante es que esta agresión a un millón y medio de palestinos termine; si no, se destrozará todo. El proceso de paz saltará por los aires. Sólo cuando terminen los ataques podremos reunirnos con Egipto para tratar de restablecer un alto el fuego. Y sólo entonces podremos empezar a hablar de nuevo con los israelíes. Mientras, hay que asegurar las necesidades humanitarias de la población.
P.
-El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha culpado a Hamás por haber roto la tregua.
R. Lo único que ha dicho el presidente Abbas es que el ataque se podía haber evitado.
P. -El líder de Hamás en el exilio, Jaled Meshaal, ha llamado a los palestinos a una tercera intifada. ¿Cree que la población de Cisjordania se sublevará ante lo que sucede en Gaza?
R. Lo que menos necesitamos en estos momentos son eslóganes como ese. Ahora, la prioridad es salvar la vida de nuestra gente, de nuestras mujeres y nuestros niños. Necesitamos la protección internacional que establecen las convenciones de Ginebra.