24 feb. 2009

Se deroga Ley Espía en Argentina

La Corte Suprema de Argentina declaró inconstitucional la llamada ley espía, por la que se obligaba a las empresas a intervenir y guardar durante 10 años todas las comunicaciones telefónicas y por Internet, a fin de ponerlas a disposición del poder judicial o de la fiscalía en la investigación de cualquier delito.
La ley fue aprobada por el Congreso en 2003, cuando Néstor Kirchner era presidente de la República, pero fue el propio Kirchner quien en 2005, y ante las numerosas protestas de abogados y juristas, decidió dejarla en suspenso. El Gobierno, sin embargo, no hizo nada por derogarl, sino que, al contrario, la defendió ante los tribunales .
Finalmente, la causa promovida por el abogado Ernesto Halabi, que impulsó una moción de amparo por vulneración de su intimidad y derecho a comunicaciones seguras, llegó ante la Corte Suprema, que este martes 24 de febrero dictaminó que la norma es contraria a derechos fundamentales reconocidos en la Constitución.
La Corte Suprema la componen siete jusristas y está presidida por Ricardo Lorenzett de 54 años, quién fue nombrado para el cargo por el propio Néstor Kirchner en 2004.
La sentencia de ayer afirma que la norma impugnada restringe el derecho a la intimidad, "sin distinguir ni precisar de modo suficiente las oportunidades ni las situaciones en las que operarán las interceptaciones". La ley ordenaba a las empresas "disponer de los recursos humanos y tecnológicos para captar o derivar las comunicaciones y para que el servicio estuviera disponible en todo momento".
La Corte considera "inadmisible" que las restricciones autorizadas por esa ley quedaran finalmente en manos de "agentes de la Administración", que actuaban a su libre discreción.
La intervención de las comunicaciones era controlada a su vez por la Dirección General de Observaciones Judiciales, dependiente de la Secretaría de Inteligencia (conocida como Side), lo que implicaba que el Gobierno argentino podía tener acceso a cualquier tipo de comunicación privada telefónica o electrónica. Side reconocen los miembros de la Corte Suprema, "actúa bajo la órbita del poder político".
Para evitar que los derechos reconocidos al abogado que inició la causa tengan que ser reclamados, uno a uno, por los demás usuarios de las redes de comunicaciones telefónicas o de Internet, la Corte Suprema concede a su fallo la categoría de "acción colectiva", aplicable a todos los casos similares.
La ley espía, que dio origen a todo tipo de rumores y que extendió como una mancha de aceite las dudas sobre la privacidad de las comunicaciones telefónicas y por Internet en Argentina, ha quedado definitivamente derogada. Ahora, como en cualquier país del mundo, las interceptaciones de llamadas telefónicas, las famosas escuchas, deberán ser ordenadas, caso a caso, por las autoridades judiciales competentes y vinculadas a la investigación de un delito concreto. Y, como en cualquier país del mundo, si los servicios de inteligencia interfieren por su cuenta determinadas comunicaciones, lo harán en clara violación de la ley.
Una nota del periódico Clarín, dice: "El escrito al cual accedió Clarín reclama que "se declare la inconstitucionalidad de la ley 25.873 y de su decreto reglamentario 1563/04, en cuanto autorizan la intervención de las comunicaciones telefónicas y por Internet sin que una ley determine 'en qué casos y con qué justificativos' puede llevarse a cabo". Así la Corte consideró que violaban el derecho a la privacidad de Halab en su condición de consumidor y además, el derecho a la confidencialidad en su condición de abogado.

Al Kassar, condenado en Nueva York



Al Kassar, condenado a 30 años por colaborar con las FARC
El sirio fue detenido en Madrid en junio de 2007 tras acordar una venta de 12.000 armas a la guerrilla
EFE - Nueva York - EP (http://www.elpais.com/), 25/02/2009
El traficante sirio Monzer Al Kassar,
detenido en Madrid en junio de 2007 por acordar la venta ilegal de armas a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha sido condenado a 30 años de cárcel por un tribunal federal de Estados Unidos, según ha informado la Fiscalía federal de Manhattan, Nueva York.
El conocido como el príncipe de Marbella, sobre el que la Audiencia Nacional solicitó que no se impusiera pena de muerte ni cadena perpetua, fue declarado el pasado 20 de noviembre culpable de tráfico de armas junto a su socio, el chileno Luis Felipe Moreno Godoy, quien, a su vez, fue condenado hoy a 25 años de cárcel.
El empresario sirio, que tiene deudas
pendientes con la Justicia en Argentina, fue detenido en Madrid al caer en una trampa por la que varias personas se hicieron pasar por miembros de la guerrilla interesados en comprar 12.000 armas para atacar a agentes estadounidenses en Colombia.
El detenido, que fue extraditado y enviado a Nueva York el pasado junio, argumentó que tanto él como Godoy Moreno eran titulares de una empresa legal de venta internacional de armas y creían que el trato que se les ofreció antes del arresto también era legal.
El ciudadano sirio aseguró que desconocía que las armas fuesen para las FARC, porque, "de haberlo sabido, lo hubiera denunciado inmediatamente", según explicó en España en 2007, donde incluso dijo haberlo consultado con un inspector de policía, quien, según él, le comentó que no había problema alguno.
***
EE UU.: 30 años de cárcel para Al Kassar por vender armas las FARC
20:55; Clarín on line, 24 de febrero de 2009
Un tribunal lo encontró culpable de conspirar para "matar ciudadanos y militares estadounidenses" en Colombia. El sirio había sido extraditado por España con la condición de que no fuera condenado a muerte.
Por: Clarín.com

El traficante de armas Monzer al Kassar, siempre rodeado por el escándalo y todo tipo de gravísimas acusaciones, fue finalmente condenado a 30 años de cárcel en Estados Unidos por vender armas a la guerrilla colombiana de las FARC. España lo había extraditado el año pasado para que afrontara este juicio, El sirio, de 63 años, fue encontrado culpable de complotar "para proporcionar ayuda y medios materiales a una organización terrorista, para matar ciudadanos y militares estadounidenses, para comprar y utilizar misiles antiaéreos y para blanquear dinero", según la acusación formal. Junto a él fue también sentenciado un cómplice, Luis Felipe Moreno Godoy.
Hubo un acuerdo diplomático para que el sirio pudiera ser juzgado en Estados Unidos. La Audiencia Nacional española aceptó extraditarlo con la condición de que, en caso de condenarlo, no fuera condenado a muerte. Y que si era condenado a una pena perpetua, ésta no fuera indefectiblemente de por vida. Al Kassar fue investigado durante 30 años por el Departamento Antinarcóticos (DEA), especialmente sus actividades de ventas ilegales de armas a terroristas. Un grupo de agentes de la DEA se hizo pasar por representantes de la guerrilla FARC de Colombia y mantuvieron varias reuniones entre febrero y junio de 2007 en Marbella y Madrid.
Los falsos guerrilleros entregaron al traficante "un listado con las armas que querían comprar (fusiles de asalto, fusiles de francotirador, pistolas, cartuchos, lanzagranadas, granadas, etcétera). El costo aproximado de la operación sería de seis a ocho millones de dólares. Al Kassar ofreció la disponibilidad de mil hombres para luchar en Colombia y el suministro de explosivos, detonadores y especialistas para instruir a las FARC en el uso de estas armas", dice la investigación norteamericana.
La DEA indica que el traficante "acordó suministrar precios de sistemas de misíl tierra-aire para atentar contra los helicópteros de Estados Unidos en Colombia." La Audiencia Nacional, cuando acordó la extradición, señaló que Al Kassar es traficante de armas internacional desde los años 70. "Ha sido una fuente de suministro de armas y equipo militar para facciones armadas que se dedican a librar conflictos violentos por todas las partes del mundo", especificó, e identificó las naciones donde se produjeron esos conflictos como Nicaragua, Brasil, Chipre, Bosnia, Croacia, Somalia, Irán e Irak.
El traficante fue detenido el 8 de junio de 2006 en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, y ese mismo día se detuvo en Budapest a Tareq-Mousa al Ghazi y Moreno Godoy, sus socios en las negociaciones con los agentes de la DEA que se hacían pasar por guerrilleros. Ambos fueron extraditados a los Estados Unidos.La DEA está enterada de que Al Kassar tenía empresas de su propiedad en Argentina y Chile, que fueron investigadas por narcotráfico a finales de los 80 y principios de los 90. La Justicia española acusó a Al Kassar de haber colaborado en el secuestro, en 1985, de la nave italiana Achille Lauro, durante el que fue asesinado un ciudadano norteamericano. Estuvo 14 meses en prisión pero fue absuelto por falta de pruebas. También lo vincularon con el atentado contra un avión de PanAm que se estrelló en 1988 sobre la pequeña localidad escocesa de Lockerbie, con 270 pasajeros, todos los cuales perecieron.
http://www.clarin.com/diario/2009/02/24/um/m-01865383.htmImprimir

La nueva ropa del capitalismo

La nueva vestimenta del capitalismo/Peter Singer, catedrático de Bioética en la Universidad de Princeton.
Publicado en El Pa´s (www.elpais.com) 23 de febrero de 2009;
Traducción de Carlos Manzano
¿Es la crisis financiera mundial una oportunidad para crear una nueva forma de capitalismo basado en valores racionales?
Eso es lo que parecen pensar el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el ex primer ministro británico Tony Blair. En un simposio, celebrado en París el mes pasado, Sarkozy calificó el capitalismo basado en la especulación financiera de “sistema inmoral”, que “ha pervertido la lógica del capitalismo”. Sostuvo que el capitalismo necesita nuevos valores morales y aceptar un papel más fuerte de los gobiernos. Blair hizo un llamamiento en pro de un nuevo orden financiero basado en “valores diferentes del máximo beneficio a corto plazo”.
Resulta asombroso lo fácilmente que los políticos de todas las orientaciones -incluso los firmes partidarios ideológicos del mercado desregulado- han aceptado la idea de que el Estado debía rescatar a los bancos y las compañías de seguros cuando se encontraran con problemas. Pocos han estado dispuestos a correr los riesgos inherentes a la decisión de dejar desplomarse a bancos importantes. Muchos temían un desempleo a gran escala, un maremoto de quiebras, millones de familias expulsadas de sus casas, la red de seguridad social tensada hasta el punto de desbaratarse y tal vez disturbios y un resurgimiento del extremismo político que llevó a Hitler al poder en Alemania durante la depresión del decenio de 1930.
La opción de salvar a los bancos de las consecuencias de sus propios errores indica un cambio de valores, alejado de la creencia en la idoneidad máxima del mercado. Pero ¿producirá también la recesión un cambio profundo en los valores de los consumidores?
No es casualidad que el simposio en el que participaron Sarkozy y Blair se celebrara en Francia, donde algunos han considerado necesaria la crisis financiera mundial precisamente porque está produciendo ese cambio de valores. En una sección de Le Figaro sobre cómo reducir los gastos propios se predijo una “revolución en los valores” y se afirmó que la gente daría prioridad a la familia por encima del trabajo. (Los norteamericanos consideran que los franceses, con su horario laboral más corto y sus vacaciones más largas, ya conceden esa prioridad a la familia frente al trabajo).
Los franceses siempre han tenido menos tendencia a endeudarse: cuando pagan con tarjetas, suelen hacerlo con las de débito, con las que recurren a fondos que ya tienen, en lugar de a las de crédito. Ahora ven la crisis actual como una confirmación del valor que supone no gastar un dinero que no se posee.
Eso significa menos gastos lujosos, cosa que resulta difícil de conciliar con la fama de Francia como país de la moda, el perfume y el champaña, pero el exceso ya no está de moda y hay noticias de que en todas partes se están reduciendo las compras de artículos lujosos. Richemont, la empresa suiza de artículos de lujo propietaria de las marcas Cartier y Montblanc, ha dicho que está afrontando “las más duras condiciones del mercado desde su creación hace 20 años”. Ahora bien, ¿se trata de un cambio duradero de valores o de una simple reducción temporal, impuesta a los consumidores por las pérdidas en las inversiones y una mayor incertidumbre económica?
En su discurso de toma del poder, Barack Obama, dijo: “Ha llegado el momento de dejar de lado las puerilidades” y optar, en cambio, por la noble idea de que “todos son iguales y libres y todos merecen la oportunidad de perseguir plenamente su aspiración a la felicidad”. Sería excelente que la crisis financiera mundial restableciese una conciencia adecuada de lo que es importante. ¿Podrá la crisis recordarnos que compramos artículos lujosos más por el rango social que representan que por su valor intrínseco? ¿Podrá ayudarnos a apreciar que muchas cosas son más primordiales para nuestra felicidad que nuestra capacidad para gastar dinero en moda, relojes caros y restaurantes de primera? ¿Podrá incluso, como propone Obama, volvernos más conscientes de las necesidades de quienes están viviendo en la pobreza real y en condiciones mucho peores que las que tendremos nosotros jamás, con o sin crisis financiera? El peligro es que de las posibilidades de un cambio real de valores se apropien, como ha ocurrido con tanta frecuencia en el pasado, quienes lo vean sólo como otra oportunidad de hacer dinero. Según se ha sabido, la diseñadora Nathalie Rykiel, que va a exhibir su nueva colección de Sonia Rykiel en marzo, no va a hacerlo en su enorme y caro local habitual, sino en el espacio, menor, el de su tienda. “Es un deseo de intimidad, de vuelta a los valores”, dice. “Tenemos que volver a una escala menor, en contacto con las personas. Vamos a decir: ‘Vengan a nuestra casa. Miren y toquen la ropa”.
Ah, sí, en un mundo en el que 10 millones de niños mueren todos los años por causas evitables y relacionadas con la pobreza y en el que las emisiones que provocan el efecto de invernadero amenazan con provocar millones de refugiados por razones climáticas, debemos visitar las tiendas de París y tocar las telas. Si las personas estuvieran preocupadas por los valores morales defendibles, no comprarían ninguna ropa de alta costura. Pero, ¿qué posibilidades hay de que Nathalie Rykiel -o las minorías opulentas de Francia, Italia o los Estados Unidos- adopten esos valores?

Hacia un periodismo sin periodicos?

Defendiendo la verdad y la razón/Jaume Guillamet, catedrático de Periodismo de la Universitat Pompeu Fabra, de Barcelona
Publicado en EL PAÍS (www.elpais.com), 23/02/09;
El debate sobre el futuro de los diarios contiene una preocupación de fondo por el devenir del periodismo. La alternativa digital, sumada a la competencia audiovisual, incide sobre algo más que la pervivencia de los formatos impresos, también sobre los contenidos y la función social de los medios.
Ese debate informal y sostenido tiene su origen más reciente en la aparición de Internet, hace 15 años, pero la radio y la televisión ya lo habían abierto mucho antes. El control inicial de los gobiernos sobre el audiovisual, así como el tiempo necesario para su perfeccionamiento técnico, retrasaron el estallido de la competencia entre los medios hasta la segunda mitad del siglo XX. El periodismo ha sido absorbido por una industria de la comunicación en la que el espectáculo y la sensación son el mayor reclamo para asegurar los niveles de difusión y audiencia exigidos por la publicidad, fuente de financiación común a todos.
La distinta naturaleza de los medios de comunicación ha otorgado posibilidades y límites diferentes a cada uno de ellos. Hija a la vez de la hoja volante y del libro, y constreñida en espacio y tiempo, la prensa diaria ya había rozado sus lindes con el sensacionalismo amarillo de William Randolph Hearst, el cinematográfico ciudadano Kane, en cuyo deshonor Edward Godkin entonó la “vergüenza pública de que los hombres puedan hacer tanto mal con el objeto de vender más periódicos”.
Hijas sucesivas del telégrafo sin hilos de Marconi, de la siembra de mensajes al viento (broadcast) de Lee de Forest y de la electrónica industrial, la radio y la televisión no han conocido otros límites que los que la política haya podido imponerles y los que el comercio no haya logrado traspasar. En su caso, los umbrales de vergüenza aún no han dejado de sorprender.
Preguntarse en qué medida los medios audiovisuales mantienen el trinomio originario información-formación-entretenimiento es una buena manera de ver el marco en que se mueve hoy el periodismo. La acentuada decantación hacia el entretenimiento más espectacular, en demérito de la formación, puede arrastrar en exceso la información hacia formatos y lenguajes impropios, por coloquiales, subjetivos y ambivalentes. La imitación de los modelos gráficos instantáneos de las noticias audiovisuales tiende a producir, además, un empobrecimiento informativo de los diarios, en cuyas páginas también gana espacio el entretenimiento.
De confirmarse esa tendencia, estaríamos ante el riesgo de una disolución del periodismo en la industria de la comunicación, mientras que Internet parecería proclamar su pura y simple obsolescencia. Hija no esperada de la informática y las telecomunicaciones, esa red global, instantánea y omnicomprensiva, de naturaleza aparentemente ilimitada, ha abierto la puerta a un periodismo más participativo y autogestionado por el ciudadano, hasta poner en duda la necesidad originaria del mensajero y mediador. Como si el periodismo agotara su ciclo histórico.
¿Lo está agotando? No se agota, en todo caso, la necesidad del periodismo como selección, elaboración e información de los hechos, de acuerdo con criterios de interés público, como investigación y presentación de los problemas de la sociedad, como análisis y crítica con aportación de opiniones fundamentadas.
La pregunta es si habrá lugar para el periodismo así entendido -y no como una mera repetición de noticias e impactos- en el espacio vacío que pudiera resultar de la acentuación de esas tendencias, entre su disolución en la industria de la comunicación y la procelosa navegación de los lectores por los mares virtuales de Internet.
Otra pregunta es si hay una conciencia clara de estas amenazas, agravadas por una crisis que ha reducido la publicidad que financia todos los medios, que ha cortado el potente despegue de los diarios gratuitos y que afecta también a los de pago. Una tercera pregunta sería si podría sobrevivir el periodismo a una eventual desaparición de los diarios impresos.
El orden inverso de las respuestas no alterará el sentido de la explicación.
Es difícil, aunque no imposible, imaginar un periodismo sin periódicos. Los periódicos son la referencia histórica del periodismo y su cultura profesional, por ser el más antiguo de los medios y el único específico, creados expresamente para la función de informar y crear opinión, ligados en su evolución al progreso de la libertad y de la democracia, víctimas primeras y genuinas de cualquier regresión política. De los periódicos han tomado la radio, la televisión e Internet principios, valores y géneros informativos, así como el nombre mismo de la actividad -periodismo- y las tareas que ejercen sus redactores o periodistas.
No es tan difícil, en cambio, imaginar periódicos sin el periodismo bien entendido al que nos referimos. Hemos sufrido esa extraña situación en España durante gran parte del franquismo y la siguen sufriendo en muchos países. Si sucede por razones políticas, podría suceder también -y, de hecho, comienza- por razones económicas. La tradición periodística anglosajona, que es la más acreditada por su continuidad, coherencia y vinculación originaria con la libertad de prensa, ofrece una conciencia de lo que hay que defender y cómo, frente a esas tendencias de disolución del periodismo, más fuerte y clara que otras tradiciones afectadas por su vinculación originaria al poder y por los accidentes derivados de la historia política. En España, el corte profundo de la Guerra Civil y el franquismo rompió la continuidad de la frágil tradición liberal y ha dejado el periodismo en una situación de escasez de referentes personales y culturales. Con una conciencia más difusa de las amenazas y una situación de debilidad conceptual para la defensa del lugar del periodismo en el futuro de los medios.
Sirva
el periodismo norteamericano como referencia, no sólo para explicar las causas de los cambios y amenazas, sino también para construir los argumentos de la defensa. Un periodismo que reconoce la verdad como primera obligación y cuya primera lealtad es con los ciudadanos, de acuerdo con Bill Kovach y Tom Rosenstiel, que expresaron en The Elements of Journalism (2001, actualización y revisión en 2007; en español, Los elementos del periodismo, EL PAÍS, 2003), fruto de un extenso trabajo de investigación y debate profesional. Un periodismo que no desatiende el concepto de objetividad, sino que lo plantea como método en una disciplina esencial de verificación de las noticias.
Hay una razón histórica, si se quiere elemental, para creer en la pervivencia de los periódicos impresos: contrariamente a lo que se pensó en momentos parecidos del pasado, los nuevos medios no han comportado la desaparición de los antiguos, sino su transformación y adaptación. Tampoco afrontan todos los periódicos los mismos riesgos, más acentuados para los que dependen de las grandes campañas de publicidad que para los ligados a contenidos y recursos locales.
Para el futuro de todos los medios, se requiere una sólida conciencia social y profesional sobre el periodismo que hay que defender. De ahí la necesidad de profundizar en la comprensión y la aplicación del concepto recurrente de periodismo de calidad, de convertirlo en referencia común del ejercicio profesional, de la demanda social y del interés del público. El periodismo de calidad, tomado como condición necesaria pero no suficiente. El problema principal está en su financiación, aún más ahora que la publicidad ha caído en picado y que el horizonte inmediato es de crisis y reducciones de plantillas.
El periodismo de calidad es caro, pero es indispensable para la buena salud de una sociedad democrática. Volvamos a Kovach y Rosenstiel: “El periodismo proporciona algo único en una cultura: la información independiente, fiable, precisa y extensa, que los ciudadanos requieren para ser libres”. Evoquemos a Mariano José de Larra, nuestro primer gran periodista, que definió su oficio como un ejercicio genuino de crítica al Gobierno y defensa de la sociedad, que proclamaba como único objetivo del periodismo “contribuir en lo poco que pudiese al bien de mi país”, sin necesidad de “defender más que la verdad y la razón”.

Whose Israel Shall It Be

Whose Israel Shall It Be?/by Richard Cohen
THE WASHINGTON POST, 24/02/09;
The day after the United Nations created the state of Israel, the country’s first president, Chaim Weizmann, found time to work on his memoir, “Trial and Error.” In it, he issued a warning to the Israeli leaders of today: “I am certain that the world will judge the Jewish state by what it will do with the Arabs.” It was Nov. 30, 1947.
Weizmann was an astonishingly accomplished man — chemist, diplomat, statesman — but maybe his most uncanny talent was that of seer. Peering into the future, he glimpsed the ugly turn Israeli politics has recently taken and how it is now acceptable to talk in repulsive ways about the country’s 1.3 million Arabs. “There must not be one law for the Jew and another for the Arabs,” he wrote.
Weizmann’s admonition may not be known to Avigdor Lieberman, an immigrant from the former Soviet republic of Moldova and now one of Israel’s most important political leaders. Lieberman’s Yisrael Beitenu party placed third in the recent election, meaning he will almost certainly be part of the next government. Lieberman is often called a “nationalist.” Maybe so, but he is also an anti-Arab demagogue.
The Arabs of Lieberman’s antipathy are not Israel’s traditional enemies — either in Gaza, the West Bank or elsewhere in the Middle East. He focuses instead on the Arabs of Israel proper, about 20 percent of the population. They are his fellow citizens, some of them of dubious loyalty, it is true, and most of them with genuine grievances, it is also true. In essence, Lieberman wants to swap them for Jewish settlers now living provocatively in the occupied West Bank. It’s half a good idea.
But it is the other half — the one that would rid Israel of its Arabs — that has propelled Lieberman to the front rank of Israeli politicians. The Israeli electorate, feeling besieged, has moved to the right. The centrist Kadima Party narrowly won the election, but it is the right that gained strength overall, and now Prime Minister-designate Binyamin Netanyahu, not Kadima’s Tzipi Livni, is trying to form a government. Lieberman ought not to be part of it.
The issue of Israel’s Arabs is complicated. They are not Jews, yet they are expected to be loyal to a Jewish state. They are Arabs, yet they are expected to stand by while their fellow Arabs are pounded — as in Gaza — by Israeli guns.
Yet, in an odd way, Israel’s Arabs ought to represent the best of Israel. They can vote. They hold seats in parliament. They have more civil rights in Israel than they would in any Arab nation. They ought to be a point of pride. Their civil liberties, their standard of living, their political participation ought to show the world what sort of country Israel is. That’s what Weizmann wanted.
Weizmann was no dreamer. His century — the 20th — was fast becoming the bloodiest in history. The world was just completing an orgy of genocide, ethnic cleansing and population transfers — Greeks for Turks and Turks for Greeks, Germans for Poles and Poles for Germans, a decades-long brawl culminating in the Holocaust and followed by the expulsion of millions of ethnic Germans from all over Eastern Europe. Pakistan and India were created in a similar manner — a population swap of many millions of people. This was the way things were once done.
Israel, too, engaged some in ethnic cleansing — or why else all those Palestinian refugees? But the attempt was both chaotic and, as we can see, not wholly successful. More important, the concept was anathema to important members of the Zionist establishment such as Weizmann. The way of the world — eliminating ethnic minorities — would not be practiced by the very ethnic minority that had suffered the most.
It is clear that the world has grown weary of Israel. Its problems seem intractable, insoluble. Its solicitous critics suggest it imbibe the hemlock of proportionality — a missile for a missile, a rocket for a rocket. To do otherwise amounts to “state terrorism,” in the felicitous phrase of Bill Moyers. It turns out winning isn’t ever
ything; losing gracefully is.
Lieberman’s rhetoric has excited some concern in the American Jewish community, but, as usual, most of the leaders are mum. They ought to open their Weizmann, Page 461 to be precise, and see what Israel’s founding fathers had in mind. Israel can swap land for peace, but not Arab for Jew. That would leave an empty space — not only where the Arabs once were, but where Israel once kept its values.

Posicionamiento sobre el caso Chihuahua

Sesión de preguntas y respuestas al secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, durante su intervención en el Foro de Seguridad y su Impacto en el Comercio Fronterizo, que organiza el Border Trade Alliance (BTA)
México, D. F., a 24 de febrero de 2009 Discurso
Pregunta: -... no estamos de acuerdo en ello, pero percibimos que en Chihuahua en particular tenemos un Estado fallido en materia de seguridad pública.
¿Cómo debe el gobierno federal recuperar el Estado de Derecho en Chihuahua en materia de seguridad pública?

Secretario Gómez Mont: -La intervención del gobierno federal tiene una prioridad
fundamental en el caso de Chihuahua: Generar despliegue territorial y dar el apoyo a las fuerzas locales para que tengan el tiempo y el modo de reconvertirse y recuperar su fortaleza.
No podemos equivocar la estrategia aquí, la intervención de la Federación no puede llegar y ser excluyente de la responsabilidad de las autoridades locales y municipales, porque en el largo plazo eso no fortalece las instituciones, las desparece, las debilita.
Debemos recordar cómo por no hacerse adecuadamente las cosas, el propio gobierno americano enfrentó este dilema en el caso de Irak, al llegar, generar un ejercicio de fuerza y luego quedarse atrapado ante la incapacidad de los iraquíes para retomar sus instituciones, fortalecerlas y recuperar la responsabilidad sobre su seguridad.
En ese sentido, la Federación asistirá para fortalecer a las autoridades estatales y municipales para que juntos recuperen el vigor para someter la violencia que se vive en el estado y recuperar la tranquilidad para los ciudadanos.
-En un orden de idea similar, el gobierno del Presidente Calderón insiste en que la solución de la guerra contra el crimen organizado está en la participación de la sociedad en su conjunto, estamos de acuerdo en ello.
Sin embargo, ¿cómo puede el gobierno federal apoderar a la sociedad a nivel local para que se emprendan acciones decididas e inteligentes contra el crimen organizado? ¿Se deben de iniciar reclutamientos locales para la inteligencia y la acción por parte de la población local?
Secretario Gómez Mont: Puesto sobre la base de la inteligencia parece que es un objetivo táctico en el orden del empleo de la fuerza.
Primero, la sociedad necesita fortalecer el tejido social. En la medida que haya una mayor vinculación comunitaria entre todos, en la medida que el tejido social es más fuerte, es mucho más fácil generar el espacio para reconstruir las instituciones y recuperar la tranquilidad.
Segundo, se necesita reconstruir la confianza con las autoridades municipales, locales y federales.
La mayoría de la gente tiene la información que hace falta para hacer más eficiente en esto, pero si por temor o por preocupación se la guarda, el Estado tiene puntos ciegos y en esto te hablo del Estado como autoridad federal, estatal y municipal, para reaccionar con mayor inteligencia.
Se han establecido números para las denuncias anónimas que no son controladas por las autoridades de primer nivel, sino se pueden concentrar en centros adecuados y no es un centro nada más de alarmas sobre el cual se reacciona inmediatamente, se busca sobre él concentrar la inteligencia que nos den los patrones de comportamiento de las conductas agresivas para ir focalizando de mejor manera cuál es la acción para responderlos, en este sentido, la comunidad se vuelve un aliado.
Recuerden, el Estado no le puede pedir a los ciudadanos actos heroicos pero sí actos cívicos, sí responsabilidad en lo que le toca. Al Estado le toca entrar a la estrategia de fuerza; para eso se le han dotado de instrumentos y de legitimación política.
El empleo de la fuerza necesario para reprimir la violencia ilegal es una responsabilidad exclusiva del Estado, pero la cooperación comunitaria para hacer más focalizado ese ejercicio y para generar el verdadero antídoto contra la delincuencia que es el desarrollo económico y la cohesión social, eso es una labor en la que se tiene que participar juntos y en donde la participación de la sociedad es vital.
-Esta la procedo a leer en inglés, el lenguaje original de la pregunta.
Qué se puede hacer para detener la gran cantidad de información negativa que se maneja en la prensa respecto a la guerra contra el narcotráfico; hay crueldad y amarillismo en el tratamiento de la información, todos los días se publican historias dramáticas que dificultan la llegada de inversiones a México.
Secretario Gómez Mont: Este es un problema que hoy plantemos de manera universal y está sucediendo en todo el mundo con distintas intensidades y más en el contexto de la crisis.
Una de las características de la globalización es la velocidad de la información. Y de la información qué más impacto tiene sobre la atención, ¿qué necesitamos? Es contextualizar esa información con las historias de trabajo, de sacrificio, de éxito y de oportunidad que da Juárez. Junto a esa violencia ilegal hay muchas historias de desarrollo y de éxito.
Juárez es y seguirá siendo un enclave fundamental para la inversión productiva y para el desarrollo económico en la frontera en beneficio de ambos lados de la misma.
No sólo es una plataforma para el narcotráfico, es un lugar donde la industria exportadora de México, donde la industria maquiladora, donde el desarrollo de bienes y servicios tiene un vigor fundamental, hoy amenazado por una situación que puede ser transitada con decisión.
Tenemos que ponderar la información y decir que también hay otra información que se puede contextualizar.
Es difícil competir contra las noticias de la violencia, son más impactantes, aunque los medios de comunicación cada vez se convence más que uno. Se satura rápidamente, no es que empiece a generar productos sociales contradictorios, por ejemplo, aumentar el clima de temor donde una serie de vivales se montan para obtener ganancias ilegales de la gente de bien, es decir, la extorsión simulada y que a partir del clima de temor que subsiste, una bola de ocurrentes simulan extorsiones o simulan estar vinculados con la delincuencia organizada para amedrentar a la sociedad y tratar de obtener beneficios.
En la gran mayoría de esos casos son actitudes fraudulentas que parten de una circunstancia de temor. Bueno, pues generemos los protocolos de información señores. No colaboremos con este tipo de actitudes, en su mayor parte no devienen de organizaciones capaces de infligir el daño que amenaza, vienen de una estrategia de desorden aprovechado por unos vivales.
Ya la Secretaría de Seguridad Pública Federal tiene protocolos con el Consejo Coordinador Empresarial para estar monitoreando la extorsión y generar mecanismos para prevenirla y combatirla, distinguir aquella que sí está vinculada a organizaciones criminales que fundamentalmente o normalmente se centran más en el control de ciertas zonas donde se da el narcomenudeo y de ciertos giros negros donde se desarrollan actividades ilegales y la más asociada a la estructura productiva casi siempre no tiene ningún fundamento histórico de fuerza.
Conocemos casos en donde ha habido represalias y lo entendemos, pero la capacidad de ellos para generar esos daños es menor de la que se percibe en la comunidad.
Pues generemos los antídotos y los mecanismos de información, de inteligencia y de colaboración con la autoridad, sobre todo para abatir el fenómeno de la extorsión.
Buena parte de recuperar la seguridad está en un cambio de actitud. Dejarse someter a estos esquemas, sin acudir a exigir a la autoridad una respuesta y buscar una respuesta frente a estos hechos, solo perpetúa el problema y solo hace que se asienten con mayor fuerza este tipo de organizaciones.
Entonces participemos todos en vigorizar los antídotos que se tienen frente a estos esquemas.
-Tenemos otra pregunta en inglés, enfocada a Estado de Derecho y calidad de las instituciones: Es de conocimiento público, la calidad y competitividad de las instituciones públicas de México. ¿Qué medidas urgentes tomará el gobierno mexicano para mejorarlas, particularmente sobre competitividad?
Secretario Gómez Mont: Bueno, obviamente hay un debate que no es exclusivo de México sobre cuáles son las reformas que se tienen que hacer en materia económica, hacia dónde tienen que estar dirigidas.
Hoy el mundo está conmocionado por una crisis financiera que no vio venir. Sin embargo, es de elemental sensatez generar las reformas que permitan que el trabajo y la inversión productiva estén cuidados, que las retribuciones que se den sean las razonables, etcétera.
Frente a esta confusión que está en el mundo y que atañe más a las cuestiones financieras que a las de la economía real, el Gobierno mexicano y, en este sentido, hasta ahora, aún a pesar de que estamos en un contexto electoral y en medio de una crisis económica, se siguen teniendo puentes con el Congreso para tratar de sacar el paquete de emergencia que permita -por una parte- agilizar la aplicación del gasto público para que cumpla su propósito contracíclico, pero por otra parte, obtener algunas medidas que nos sigan permitiendo trabajar sobre la competitividad.
México viene de una transición económica y política muy importante, está haciendo su esfuerzo para adaptarse a las necesidades de la competitividad.
Si algunos señalan que hay rezagos ahí, no saben todo lo que se ha avanzado.
Que falta por avanzar, también. La parte norte del país, en ese sentido, es mucho más flexible y dinámica que otras partes y yo creo que si bien hay una parte de reformas legales a acometerse en ese sentido, muchas ya están dadas. Es solo generar las condiciones para que la legalidad sea posible en México.
-Voy a hacer, finalmente, un sumario de dos preguntas relacionadas. La primera pregunta viene contextualizada en este sentido: Todos los mexicanos, principalmente en el Distrito Federal, han estado muchos años acostumbrados a la inseguridad, de alguna manera u otra; en las fronteras, esa sensación no existía.
De un tiempo acá se perdió el sentimiento de seguridad esencial, principalmente en las fronteras, por un lado. Este es el primer contexto de la primera pregunta.
La segunda pregunta es: Señor Secretario, ¿qué va a hacer usted y el gobierno federal diferente para garantizar a la población cuerpos de seguridad libres de corrupción y el narcotráfico?
Secretario Gómez Mont: Muy bien. La primera: No actuemos con memoria de corto plazo.
Este problema no empezó cuando el gobierno federal decidió tener una intervención más decidida; estos problemas estaban soterrados en la sociedad desde muchos antes.
El problema de la inseguridad, de la amenaza, del narcotráfico, de los secuestros ya estaba latente, lo que pasa es que no habían sido enfrentados con fuerza para que salieran sus efectos más dramáticos a flote.
Esto no es producto de una estrategia del Estado por asumir su deber primordial, que es enfrentar a los violentos con la fuerza de la ley, sino derivaba de una actitud de paz simulada que no tenía un fundamento real y que venía deteriorando en gran medida las instituciones existentes en México.
La preocupación por la corrupción en la frontera no es nueva ni era de poca cosa.
Entonces, en este sentido lo estamos atacando y llegar y decir "sí, sí hay un problema de percepción" pero la diferencia entre un Estado democrático y un Estado demagógico es que uno trata de construir realidades y el otro solo trata de construir percepciones y la vida se afirma en la realidad.
Se trata de fomentar una percepción pero con la realidad en la mano. Ciertamente de este embate implica, en el corto plazo, la asunción, la expresión, la materialización de una violencia que ya estaba implícita.
La contención, la puesta de límites a una actitud totalmente suelta de organizaciones criminales, nuestra capacidad de contenerlos tiene que perseverar. No tenemos una alternativa real.
El sentimiento de impotencia frente a estos no es nuevo ni tiene dos años. Tiene más y no creo que la sociedad estuviera, en el fondo, acostumbrada a eso como un mecanismo de subsistencia; porque aparte de eso, como una enfermedad letal, cada vez se deteriora más, cada vez se debilita más el cuerpo y su capacidad de resistirlo.
Hoy estamos generando el espacio de oportunidad para recuperar, con cimientos sólidos y veraces, la seguridad de la frontera y en ese sentido estamos dando una lucha que no se había dado antes para evitar un deterioro mayor.
Ante este diagnóstico, a empellones nos estamos poniendo de acuerdo los tres niveles de gobierno para asumir el compromiso de manera total.
No es un camino fácil, en el camino hay obstáculos políticos en donde de repente, unos imputan responsabilidad a otros; pero al final, no tenemos alternativa.
Si reclamamos el derecho de ser un Estado, tenemos que comportarnos como tal y asumir nuestros deberes como tal; así es que, con quien hace la pregunta, yo no comparto la percepción de que antes hubiera seguridad.
Hoy se ha incrementado el temor ante el incremento de la violencia, sí, pero recuperaremos la paz, pero ya estaba perdida la seguridad desde antes.

Datos sobre el Operativo Chihuahua

La Segob informa sobre el Operativo Conjunto Chihuahua
México, D. F., a 24 de febrero de 2009 Boletín No.025-24/02/2009
Frente algunas versiones que señalan que el gobierno federal ha dejado solo al gobierno de Chihuahua en la lucha contra el crimen organizado en esa entidad, la Secretaría de Gobernación hace las siguientes precisiones:
En los dos últimos años, se han realizado intensas acciones por parte de dependencias gubernamentales y se ha efectuado un amplio despliegue territorial de efectivos militares y policiales como parte del Operativo Conjunto Chihuahua que se puso en marcha en abril de 2008, el cual incluye un patrullaje permanente con la participación de los siguientes elementos:
Ejército Mexicano:
2026 elementos efectivos del Ejercito Mexicano.
180 vehículos tácticos
3 aeronaves
SSPF:
425 Elementos de las Fuerzas Federales de Apoyo de la PFP
PGR:
63 Agentes del Ministerio Público Federal
8 Agentes del Ministerio Público Federal - SIEDO.
Asimismo, la PFP inició las revisiones a policías municipales y agentes de tránsito con el fin de depurar a los cuerpos policiacos. De igual modo, el teléfono de emergencia 066 quedó bajo el mando de la PFP y se realizó una intervención administrativa para revisar a todos los empleados del Sistema de Atención a Emergencias C4.
El gobierno federal revisa la estrategia que se ha implementado en la entidad a fin de fortalecer y hacer más efectiva la lucha contra los grupos del crimen organizado, en coordinación con el gobierno estatal.
Dentro de este espíritu de colaboración, en próximos días, en Ciudad Juárez, se realizará la reunión del gabinete de seguridad, con la presencia del secretario Fernando Gómez Mont, el secretario de la Defensa Nacional, el secretario de Seguridad Pública y el procurador general de la República, así como del gobernador

Día de la bandera

Luego de sostener que el crimen se implantó al amparo de la impunidad y complicidad, el Presidente Calderón aseguró que la República ha tomado la decisión de poner "punto final" al desafío de la violencia.
El Jefe del Ejecutivo encabezó esta mañana, en el Zócalo capitalino, la ceremonia conmemorativa del Día de la Bandera; lo acompañaron integrantes de su gabinete y representantes de los Poderes Legislativo -Presidentes de ambas Cámaras-, y el Ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dijo:
"México se ha construido sobre la sangre y la dedicación de todos sus buenos hijos, quienes sacrificaron incluso su vida y dieron todo por una Patria libre y soberana para los mexicanos de hoy y de mañana, para nosotros herederos de ellos y para los que vengan detrás de nosotros.
Como lo señalara Andrés Henestrosa: hemos padecido agresiones, invasiones, intervenciones y siempre cuando algunos retrocedían y aceptaban como irremediable el avance de los poderosos, otros han surgido y tomado como suya la defensa de la tierra y de su historia. Y estos patriotas, a los que hacía referencia Henestrosa, mantuvieron en alto nuestra Bandera que los motivaba a la valentía y al arrojo, que los impulsaba a las mayores virtudes y a las más grandes ofrendas por amor a nuestro país.
En nuestra Enseña Nacional se concretan la historia y los anhelos de libertad del pueblo de México. En nuestra Bandera está también el presente, porque el color blanco representa la unidad y también la paz que hemos conquistado los mexicanos que preservamos en la pluralidad y en la democracia; una unidad y una paz que queremos preservar y acrecentar.
Y es precisamente este marco de unidad y de paz el que hoy nos permite debatir, discrepar y también arribar a acuerdos importantes para el país.
Es este marco de unidad y de paz del presente el que promueve y garantiza la libre expresión de las ideas, sin restricción alguna, y la libertad de culto.
Es este marco de unidad y de paz el que permite que cada mexicana o cada mexicano pueda salir adelante a partir del fruto de su propio esfuerzo y buscar la legítima aspiración de todo ser humano, que puede ser el formar una familia, el desempeñar su propia vocación, el realizarse y el buscar ser feliz.
Estoy convencido de que hay generaciones a las que corresponde conquistar la libertad, que es quizá la tarea más ardua. Esa fue la generación luminosa de Hidalgo, de Morelos, de Allende, de Guerrero.
Pero hay también generaciones a las que les toca combatir con ahínco preservar esa libertad. Y están ahí la generación patriótica de Juárez o la de Madero.
A nosotros, mexicanas y mexicanos de hoy, la generación del Bicentenario de la Independencia nos corresponde también defender esa libertad, nos corresponde portar con valor, con patriotismo nuestra Enseña Nacional y todo lo que ella representa para preservar los derechos de todos los mexicanos.
Hoy como ayer la Bandera es el símbolo que cubre a todos los hijos de esta tierra y nos arenga para hacer frente a los desafíos que ayer, como hoy o como mañana, se presentan a una Nación tan grande y poderosa como lo es México.
Uno de ellos, el de la inseguridad y la violencia generada por el crimen, que implantado en la vida nacional, al amparo de un largo tiempo de impunidad e incluso de complicidad, acecha a través de la violencia o la esclavitud de las adicciones a las familias mexicanas.
En este desafío la República y su Gobierno han tomado la determinación de poner punto final a esas acciones criminales, hacerles frente y fortalecer la autoridad del Estado, particularmente en aquellas entidades más asoladas por la acción de la criminalidad.
Y aquí, como en tantos desafíos de los mexicanos, la Enseña Nacional debe ser el vínculo que una a todos en esta lucha.
Que la Bandera Nacional y su lienzo cubra el espíritu de los soldados, de los policías, de los marinos, que incansablemente están luchando por defender a los mexicanos.
Que los colores nacionales iluminen a todos los que en el servicio público, por vocación y convicción propia buscamos servir a la Nación en esta época que nos ha correspondido el privilegio de servir.
Que la Bandera Nacional pueda alentar a cada mexicana y a cada mexicano, desde su responsabilidad y su trinchera, a alcanzar los anhelos y los ideales que como Nación nos hemos propuesto.
La Bandera Nacional también nos aglutina para hacer frente a la adversidad esta vez económica, derivada de una situación financiera internacional, sin precedentes en la historia moderna.
Una situación que representa una amenaza a la prosperidad y al nivel de vida de los mexicanos, y ante esos desafíos, mexicanas y mexicanos, debemos mantenernos unidos y conservar nuestra capacidad de acuerdo, entendimiento y cooperación.
Debemos mantenernos unidos con firmeza, con plena determinación, sin arredrarnos ante las dificultades y antes bien, cada vez más decididos a superarlas con la unidad de la sociedad mexicana.
Sé que de esta manera cualquier reto puede ser superado y sé que con esa unidad y fortaleza de los mexicanos, nuestra Bandera ondeará y ondeará siempre sobre un México libre y de progreso.
“Nuestra generación está llamada a lograr que México se convierta en ese gran país que está destinado a ser por su historia y por el esfuerzo de su gente; una Nación más justa, un país que ha superado la pobreza, un México donde todos los niños y los jóvenes pueden tener acceso a educación de calidad que les permita labrar su futuro, un México donde nadie padezca la marginación, la carencia de servicios de salud, la carencia de servicios públicos elementales.
Sobre todo, un país de leyes, un país marcado por el derecho y el respeto al derecho de cada quien, en el que las familias puedan convivir tranquilamente en sus calles, en sus barrios, en sus ciudades, en sus pueblos.”

Lo dicho por Ruiz Mateos

Columna Historias de un reportero /Carlos Loret de Mola
Publicado en El Universal Martes 24 de febrero de 2009:
Estará de secretario porque es cuate del Presidente, será sinónimo del bajo perfil en el gabinete, lo descalificarán como interlocutor los líderes empresariales, pero cuando Gerardo Ruiz Mateos dijo que el próximo presidente podría ser narco tenía toda la razón del mundo.
No llegó a esa conclusión durante las horas de su vuelo a París, ni reflexionando frente a la
arbolada vista de su oficina en los límites de la colonia Condesa. La oyó en Los Pinos. Y se la oyó a su jefe. Por eso, cuando el gobierno federal esquivó la alerta del secretario de Economía, la cúpula priísta se sorprendió: gobernadores, coordinadores parlamentarios y dirigente nacional escucharon la misma reflexión en una áspera, catártica reunión con el presidente Calderón.
—Y si no hacemos algo entre todos, el próximo con el que se van a sentar aquí a platicar va a ser un narco —les advirtió el primer mandatario cuando el encuentro de tres horas se fue tensando, según confiaron varios asistentes a este reportero.
Hace dos viernes se armó la encerrona en la residencia oficial. Llegaron los convocados, se saludaron y luego luego fuego. Primero hablaron algunos de los mandatarios estatales del PRI. El tono fue de reclamo: se quejaron de que el PAN usa como banderas la inseguridad y la crisis económica para golpear a nivel local. Les contestó rápido el primer mandatario: reclamó en algunos casos de manera individual, con datos y cuestionamientos en la mano, la falta de compromiso de ciertos gobernadores con el combate al crimen. Los priístas se sintieron regañados, así que cuando terminó de hablar Calderón, Beatriz Paredes canalizó en un discurso la incomodidad y furia tricolores.
Ya abierta la puerta del debate, se siguieron los aludidos: Ismael Hernández, de Durango, advirtió traer una carta de sus alcaldes con exigencias concretas; Calderón le respondió que cuántos de ellos estaban libres de nexos con el crimen organizado. Fidel Herrera, de Veracruz, reclamó que en la elección pasada el PRI sacó de sus listas a un candidato porque de Los Pinos llegó el aviso de que era narco; y ahora ese mismo hombre compite por el PAN. Desfilaron otros más (destacó también la intervención, en tono fuerte, de Humberto Moreira, de Coahuila) y cerró Beltrones sintetizando la dureza.
Calderón agradeció la presencia y cada quien a su casa. Fueron tan ásperas las formas, que se estableció un “pacto de silencio” para que nadie revelara lo sucedido. En ese empedrado camino, el Presidente se quejó de la inacción de Fox y recetó la declaración sobre el posible próximo presidente narco. Seguro Ruiz Mateos lo oyó antes de viajar a Francia. Lo que hizo allá fue repetirlo.
Pero en México, alguna extraña seducción en los medios de comunicación hace que sea más relevante ponerle el reflector a Téllez antes de profundizar sobre si Salinas se robó la lana, hablar de las declaraciones de Slim en lugar de mirar las cifras del desempleo para saber si hay catástrofe, y culpar a Gerardo Ruiz de bocón más que discutir el riesgo de que un hombre del narcotráfico llegue a Los Pinos.
Más aún si cuando se descartó esa posibilidad, varios políticos se sintieron ofendidos: con qué cara los estaban sacando de la jugada.
SACIAMORBOS
Presumen los promotores del ex presidente que su ex subsecretario le habló para ofrecerle una disculpa por lo que dijo, en privado y en público. Y que con ello, él da por cerrado el asunto. Ajá.

Chihuahua, ¿atentado?

Columna Bajo Reserva de El Universal, 24 de febrero de 2009:
"Presiona el narco. Quiere la cabeza del alcalde de Ciudad Juárez
Este lunes estuvieron en las oficinas del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, el titular de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván; el director del Cisen, Guillermo Valdés Castellanos, y otros funcionarios. Afinan la reunión del Consejo Nacional de Seguridad, que será el miércoles, en Ciudad Juárez. Nos cuentan que buscan dar un mensaje claro desde una ciudad que desfallece ante el crimen organizado. La semana pasada, uno de los grupos criminales forzó la renuncia del director de Seguridad Pública. Ahora, claro, quiere la cabeza del alcalde, José Reyes Ferriz, quien está amenazado de muerte.
Los resbalones de los secretarios de Economía, Relaciones Exteriores y Turismo de días pasados tienen un denominador común: fueron en defensa de la guerra del presidente Felipe Calderón contra los narcos. Nos dicen que su mayor preocupación es que la imagen de México en el extranjero se deforma a ritmos acelerados, conforme escala la violencia. En un año complicado, la caída de la confianza impactará por dos vías al país: en los ingresos turísticos y en la IED, Inversión Extranjera Directa. Los tres mosqueteros (Patricia Espinosa, Gerardo Ruiz Mateos y Rodolfo Elizondo) salieron a defender lo suyo sin una estrategia de comunicación conjunta, bien definida. Fallaron. “México tiene un problema de imagen, y siempre ha sido interno. Ahora, su viciada reputación se ha vuelto internacional”, dijo ayer uno de los periódicos más influyentes en la élite estadounidense, The Christian Science Monitor. Tiene razón."
Columna Itinerario Político/Ricardo Aleman
El Universal, 24 de febrero de 2009;
¿Quién… luego de un gobernador?
¿Se debe entender atentado como respuesta del crimen a Calderón y Galván?
México, territorio de batalla del narco, donde mexicanos ponen los muertos
Si presuntos sicarios emboscaron al gobernador de Chihuahua, se confirma que el crimen organizado escala peldaños en la jerarquía de sus potenciales víctimas. Pero también que ya está muy cerca del gabinete y del Ejecutivo.
Por primera ocasión desde que se gestó la llamada narcopolítica —en el gobierno de Miguel de la Madrid—, los fusiles del crimen organizado no habían escalado al nivel de un gobernador. Los negocios llegaron a esas alturas —y basta recordar a Mario Villanueva—, pero no así los intentos de desestabilización. Y si bien para expertos del tema lo que se percibe en el fondo del ataque no parece más que un aviso, lo cierto es que la lumbre —como reza el sabio refranero popular—, parece llegar “a los aparejos” no sólo del gobierno de Felipe Calderón, sino del Estado todo. Nadie debe olvidar que Baeza es un gobernador del PRI.
Y es que la emboscada al gobernador de Chihuahua se produce como presunta respuesta de los criminales organizados, cuando apenas el pasado jueves, en Nuevo León, el presidente Calderón ratificó su decisión de no dar un paso atrás ante el embate de los criminales, en tanto que el propio general y secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván, apeló al Congreso para revisar el soporte jurídico que regula la actuación militar en la lucha contra esos gemelos perversos que son crimen y narco.
¿Debemos entender el atentado contra Reyes Baeza como respuesta de los barones de la droga a las acciones del gobierno de Felipe Calderón, y al reclamo de Galván para reorientar las facultades de las Fuerzas Armadas?
Por lo pronto —mientras son peras o manzanas—, el ataque al convoy del gobernador del estado más extenso del país —y donde se descubrieron en tiempos del PRI los mayores cultivos mundiales de mariguana— detonó todas las alarmas de gobierno y Estado y confirmó que —por encima del trance económico global— la violencia desatada por el crimen organizado y el narcotráfico son la verdadera crisis del gobierno de Calderón.
¿Por qué razón —y a pesar del fuerte impacto de la crisis económica—, el de la violencia criminal es un problema más grave, de mayor calado en la tranquilidad social, la seguridad nacional, estabilidad del gobierno y la misma gobernabilidad?
La respuesta es evidente. Porque la crisis económica tiene su origen y buena parte de su solución allende las fronteras, en tanto que el territorio mexicano es el campo de batalla de la violencia desatada por las bandas del crimen organizado y el narcotráfico, cuyos barones exportan fortunas en mercancías ilegales, importan millones de dólares en armas y estimulan en México el consumo de drogas a niveles exponenciales, de escándalo.
Es decir, que en esa guerra del narcotráfico y el crimen organizado —igual que ocurre con los mexicanos indocumentados que cruzan la frontera en busca del sueño americano—, los mexicanos sólo ponemos los muertos, miles de muertos. Y claro, pagamos las secuelas de violencia generalizada, inestabilidad política, económica y social. Y son muchos los indicios de que vamos en caída libre… rumbo a la ingobernabilidad. ¿Pero cuál es la respuesta de la mediocre clase política mexicana a una emergencia formidable como esa?
En una muestra de irresponsabilidad supina, equiparable a la exhibida por boquiflojos colaboradores
de Calderón, el principal líder opositor de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, se coloca del
mismo lado que los criminales organizados, y desde la plaza pública, con dinero público, arenga a favor de la caída del gobierno de Calderón. Olvida AMLO que no movió un solo dedo contra el narcotráfico y los criminales organizados, cuando era jefe de Gobierno del DF.
A su vez, el principal partido opositor del centro, el PRI, le apuesta a la amnesia colectiva y olvida que en los más recientes gobiernos tricolores anidó la narcopolítica, cuyo rostro más claro se exhibió en el gobierno priísta de Miguel de la Madrid. ¿Cuántos narco-gobernadores existieron en los tiempos del PRI? El tricolor no puede apostar a la desmemoria y menos a la caída del gobierno que, para bien o para mal, llegó cuando la casa estaba en ruinas.
Y por supuesto que el PAN y Felipe Calderón tienen una grave y alta responsabilidad en la evolución criminal —empezando por el mal gobierno de Fox—, ya que operativos, acciones, despliegues, inteligencia y táctica usados contra los criminales han sido insuficientes, si no es que fallidos. Con un poco de humildad, Felipe Calderón debiera reconocer los errores, mudar de estrategia y convocar a un pacto de unidad nacional. Todos parecen olvidar que en medio de una casa en ruinas nadie podrá gobernar. Parecen picados por la fea enfermedad del poder por el poder. Al tiempo.

Operativo Chihuahua

Segob rechaza falta de apoyo en Chihuahua
José Gerardo Mejía
El Universal on line, Ciudad de México Martes 24 de febrero de 2009;
En respuesta a las afirmaciones de autoridades estatales, donde aseguran que “se han quedado solos en su lucha contra el narcotráfico”, la dependencia precisó que hay un patrullaje permanente contemplado en el Operativo Conjunto Chihuahua
Una amplia cobertura territorial de más de 2 mil efectivos militares y 500 policiales han sido desplegados durante la administración del presidente Felipe Calderón en el estado de Chihuahua para combatir el crimen organizado informó la Secretaría de Gobernación (Segob).
En respuesta a las afirmaciones de autoridades estatales de esa entidad, donde aseguran que "se han quedado solos en su lucha contra el narcotráfico", la dependencia precisó que hay un patrullaje permanente contemplado en el Operativo Conjunto Chihuahua, el cual, se puso en marcha en abril pasado.
Por parte del Ejército Mexicano han sido destacados en Chihuahua, 2 mil 26 militares, apoyados con 180 vehículos tácticos y tres aeronaves; 425 elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP), mientras que la PGR ha comisionado a 63 agentes del Ministerio Público Federal y ocho agentes de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).
"De manera paralela, la PFP inició
las revisiones a policías municipales y agentes de tránsito con el fin de depurar a los cuerpos policiacos.
"De igual modo, el teléfono de emergencia 066 quedó bajo el mando de la PFP y se realizó una intervención administrativa para revisar a todos los empleados del Sistema de Atención a Emergencias C4", indica el comunicado.
El gobierno federal, apunta el texto de la Segob, revisa la estrategia que se ha implementado en la entidad a fin de fortalecer y hacer más efectiva la lucha contra los grupos del crimen organizado, en coordinación con el gobierno estatal.
"Dentro de este espíritu de colaboración, en Ciudad Juárez, se realizará la reunión del gabinete de seguridad, con la presencia del secretario Fernando Gómez Mont, el secretario de la Defensa Nacional, el secretario de Seguridad Pública y el procurador general de la República, así como del gobernador Reyes Baeza, concluye el comunicado. cgb

Alzar la voz

Columna Juegos de Poder/Leo Zuckermann
Publicado en Excélsior (www.exonline.com.mx), 24 de febrero de 2009;
Alinear a la sociedad con el Estado
En una cosa coinciden el procurador de la República y el secretario de Seguridad Pública federal: la guerra en contra del crimen organizado se va a ganar el día que la sociedad se
ponga del lado del Estado. Es lo que ocurrió en Colombia. Aunque este país tiene peores indicadores que México en materia de inseguridad, se tiene la idea de que ya le dieron la vuelta al problema. La pregunta es: ¿por qué? La respuesta tiene que ver con una actitud generalizada de la sociedad colombiana que, harta de lo que estaba ocurriendo, comenzó a apoyar al Estado en su lucha en contra del crimen organizado. Se acabó la tolerancia social. Ni qué decir del apoyo explícito. Esto es lo que logró el presidente Álvaro Uribe: alinear a la sociedad con el Estado.
Cuenta Genaro García Luna la siguiente historia. Un secuestrador dejó en casa de su madre al secuestrado. La policía allanó el domicilio y liberaron a la víctima. A la señora le preguntaron por qué había aceptado que su hijo le dejara a alguien privado de la libertad. La mujer se indignó. Contestó que ella había tratado bien a la víctima: “Le di de comer y la llevé al baño”. Increíble: al parecer esperaba que le agradecieran el “benévolo” trato que le había dado a la víctima. Se pregunta García Luna: “¿Cómo es posible que una madre acepte ser la cómplice de un secuestro perpetuado por su hijo?”.
A lo que hemos llegado. Niveles incomprensibles de tolerancia social al crimen. En todas las clases sociales. Desde los pobres que justifican los delitos como una especie de reivindicación social, hasta los ricos que lavan el dinero de los narcos, pasando por la clase media que renta en efectivo sus propiedades. Se trata de un proceso de degradación social que sólo fortalece a la delincuencia organizada y disminuye el poder del Estado para combatirla. Mucho se habla de cómo los narcos han infiltrado las instituciones del Estado. Poco se dice, en cambio, de cómo han infiltrado a la sociedad.
El tema viene a colación por un comentario que recibí sobre mi artículo de Ciudad Juárez. Frustrada, una lectora me demanda una respuesta de qué hacer para que lo que ocurre en aquella ciudad fronteriza no se generalice en el país. No tengo una contestación fácil. En Colombia, la sociedad se alineó al Estado después de una década negra de violencia. Estaban hartos. Ayudó, también, la habilidad comunicativa de Uribe. Quizás en México todavía no nos hartamos y nuestros gobernantes dejan mucho que desear en materia de comunicación en la guerra contra el crimen organizado.
En Juárez, sin embargo, yo sí encontré un hartazgo social. La gente está desesperada. Y creo que el resto de la población debemos ser empáticos con los juarenses. Ponernos en sus zapatos antes de que el agua nos llegue a los aparejos en otros lados.
Recuerdo un gran poema atribuido al pastor Martin Niemöller sobre el terror nazi:
“Cuando los nazis vinieron por los comunistas,
Yo permanecí en silencio;
Yo no era comunista.
Cuando los nazis vinieron por los socialdemócratas,
Yo permanecí en silencio;
Yo no era socialdemócrata.
Cuando los nazis vinieron por los sindicalistas,
Yo permanecí en silencio;
Yo no era sindicalista.
Cuando los nazis vinieron por los judíos,
Yo permanecí en silencio;
Yo no era judío.
Cuando vinieron por mí,
Ya no había nadie que alzara la voz.”
Toda proporción guardada, no podemos callar por lo que están sufriendo diversas ciudades del país azotadas por el crimen organizado. No podemos dejar solas a las actuales víctimas de la violencia. Hartémonos junto con ellas. Alcemos nuestra voz antes de que sea demasiado tarde

Oaxaca no aceptará la recomendación de la CNDH

De la Columna Arsenal de Francisco Garfias
Publicado en Excélsior 24 de febrero de 2009;
(...)
Ulises Ruiz no va a admitir la recomendación de la CNDH, dirigida a los tres niveles de gobierno en Oaxaca, sobre la desaparición de los dos integrantes del EPR. Es lo que se deduce de sus comentarios. “Hay partes que no proceden”, nos aseguró el mandatario de esa entidad.
Esta sería la primera vez que Ruiz rechaza una recomendación de la Comisión que encabeza José Luis Soberanes. No está de acuerdo con sus términos, aunque, dice con cautela, “voy a hacer lo que me digan los abogados”.
Ulises insiste en que su gobierno no tenía motivo para agredir, secuestrar, matar o esfumar a Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, los dos desaparecidos que reclama el EPR. “No estaban activos, no hay una razón de Estado”, subrayó.
Contó, incluso, que el día que desparecieron, 28 de mayo de 2007, un nativo de Loxichas, región donde nació el Ejército Popular Revolucionario, visitó a un reo en la cárcel de Oaxaca. El nativo tenía orden de aprehensión. “¿Qué hacemos? ¿Lo detenemos?”, le preguntaron al gobernador. “No, déjenlo ir”, repuso.
La CNDH, sin embargo, considera que hay indicios suficientes para establecer que servidores públicos de la entonces Secretaría de Protección Ciudadana, actualmente Secretaría de Seguridad Pública, así como de la Procuraduría General de Justicia, ambas del gobierno estatal, pero también de la Dirección General de Seguridad Pública del municipio de Oaxaca, omitieron realizar las pesquisas necesarias para ubicar el paradero de los presuntos desaparecidos.
Ruiz tiene que dar respuesta a la CNDH antes del 6 de marzo.
*Diana Pando, la mujer que balconeó a Luis Téllez, nos mandó un correo para inconformarse por lo aquí publicado, en el sentido que no es la primera vez que asedia a funcionarios destacados, con determinados fines. La versión del asedio repetido tiene base en fuentes que nos merecen absoluta confianza y que alguna vez estuvieron muy cerca de Bucareli.
Le damos cabida al mensaje de Pando, como parte de su derecho de réplica, con la aclaración de que, por lo menos en lo que a este reportero se refiere, no hay interés en desprestigiarla. Lo transcribimos textual para que usted, lector, juzgue su contenido.
“Quisiera hacerle notar que con la campaña de desprestigio que usted, el Grupo Salinas y el Sr. Raymundo Rivapalacio, han levantado en mi contra, lo único que ganan, lo único que provocan, es hacerle mas daño al Secretario de Comunicaciones y Transportes, porque haciéndome daño a mí, terminarán irremediablemente por hacerle daño a él.
“Si ustedes insisten en seguir haciendo olas y enturbiando las aguas, con mi vida personal, que dicho sea de paso usted desconoce por completo y sólo maneja una versión manipulada, tergiversada y hasta inventada por gentes que creen que quedar ‘bien’ paradas con el Dr. Téllez, puede serles útil en un cercano futuro, están muy equivocados. Al final del día, existen sólo tres versiones: la mía, la del Dr. Téllez y la VERDAD.”
Va una pregunta: ¿Le importará realmente el daño a Luis Téllez?