26 sep. 2009

Gregory Scarpa Jr,

La escritora y el hijo de la Mafia/SERGIO C. FANJUL
Publicado en El País Semanl, 27/09/2009;
El mafioso Gregory Scarpa Jr. se pudre en una cárcel de alta seguridad tras haber sido traicionado por su padre, confidente del FBI. Desde allí contó sus secretos a la escritora Sandra Harmon, que ha acabado involucrada en la misma historia que escribió: vive intimidada por la Mafia y ex agentes federales.
A Greg Scarpa Sr. lo que le gustaba de verdad era colocar el cañón de su pistola tras la oreja de sus enemigos y descerrajarles un tiro en la nuca. Greg Scarpa Sr. era un mafioso: sociópata, violento y excesivo, manejaba negocios de chantaje, robo o tráfico de drogas en Nueva York. Greg Scarpa Sr. era, además, un hombre de familia: capaz de salir a cualquier hora intempestiva de casa para dar un escarmiento (probablemente desproporcionado) a algún adolescente que hubiera amedrentado a sus hijos. Greg Scarpa Sr. era un grandísimo amante… de su amante, Linda Schiro, con la que mantuvo una relación paralela a su matrimonio durante 30 años. Greg Scarpa Sr. era un informador del FBI: una rata infiltrada que durante tres decenios traicionó a los suyos compartiendo información con los agentes del Gobierno sin ser descubierto.
El libro Mafia son (publicado por Icon Books en Reino Unido) es la historia de la familia Scarpa, a la que Sandra Harmon tuvo acceso a través de una larga relación epistolar con el hijo encarcelado de Scarpa Sr., a quien su propio padre traicionó para salvar el pellejo. La escritora, que antes había publicado amables libros de autoayuda sobre relaciones personales y un libro biográfico sobre Elvis (coescrito con Priscilla Presley), entre otros, supo del caso en un programa de televisión y no dudó en escribir a la cárcel en la que se encuentra recluido Gregory Scarpa Jr. “Fue el trabajo más duro al que me he enfrentado”, dice Sandra Harmon, “me llevó cuatro años escribir el libro y aprender todo sobre la Mafia, el FBI, los Scarpa y sus contactos con la agencia federal, especialmente con el agente Lin DeVecchio”. Después de la publicación del libro y de participar en un juicio por corrupción a DeVecchio, vive intimidada por ambas facciones. Tiene que cubrir bien sus espaldas.
Todo comienza como cualquier otra historia de las que pueblan el imaginario colectivo, nutrido por la literatura y el cine de gánsteres (de hecho, algunas partes de Los Soprano están inspiradas en la familia Scarpa). Greg Scarpa Sr. es un joven italoamericano nacido en el sur de Brooklyn en 1928 que empieza a hacer sus pinitos en el mundo del hampa hasta convertirse en miembro de la Mafia, en la que es conocido a partes iguales por su buen humor, su buena suerte y su brutalidad. De su matrimonio con Connie Forrest, una chica más del barrio, nace su primer hijo, Gregory Scarpa Jr.
El joven Scarpa Jr. idolatra a su padre, aunque poco a poco, a fuerza de evidencias (ajustes de cuentas, peleas, artículos de prensa), descubre su pertenencia a la Mafia. Él le consuela: no es un criminal, sino un infiltrado del FBI. Un patriota, en el fondo, un hombre honrado, “un intocable, como Elliot Ness”. Precisamente en aquel tiempo, Scarpa Sr. comienza a intercambiar información con el agente Anthony Nino Villano, en un comercio muy lucrativo para ambos. Villano obtiene información privilegiada para medrar en su trabajo; a cambio, Scarpa recibe una virtual inmunidad: siempre sale milagrosamente absuelto de sus líos con la justicia. Las relaciones entre ambos se vician tanto que a veces se borra la línea entre el bien y el mal, y no se sabe quién es el mafioso y quién el agente.
Uno de los primeros éxitos de Scarpa en su relación con el FBI es en junio de 1964, cuando tres cooperantes antirracistas son asesinados por el Ku Klux Klan en Misisipi. Los cadáveres no aparecen y el caso conmociona al país. No hay problema: se le encarga a Greg Scarpa Sr., que se desplaza a la zona con su novia de 17 años, Linda Schiro. Una vez allí, Scarpa localiza a uno de los hombres del Klan y, usando sus refinados métodos (una brutal paliza que dura horas, una pistola en la boca, una cuchilla en los genitales), consigue la información. Los cadáveres aparecen y la noticia ocupa portadas de periódicos. Ahora Scarpa tiene licencia para matar. “Todo ha ido perfectamente, amorcito”, le dice Greg a Linda.
Parece que todo marcha bien: Greg Scarpa Sr. pasa su vida haciendo buenos negocios con libertad y éxito –algunas noches comparte mesa con Frank Sinatra–. Su mujer, Connie, acepta con resignación que Greg viva a caballo entre la casa conyugal y la de su amante, y a la sazón mujer de su vida, Linda Schiro. Mientras, su hijo Gregory crece asistiendo a reuniones del hampa, al tiempo que se va hundiendo lentamente en la empresa familiar. “Gregory fue una víctima de sus circunstancias”, dice Sandra Harmon, “su padre le engatusó haciéndole creer que era un infiltrado en la Mafia, un héroe, sobre todo después de los sucesos de Misisipi. Cuando supo la realidad ya estaba demasiado metido en el negocio”.
Pero el éxito no dura para siempre. En 1986, Greg Scarpa Sr. es ingresado por unas úlceras de estómago. Necesita una serie de transfusiones de sangre: en unas pocas horas se reúnen más de dos docenas de voluntarios de la banda para donar sangre. Después de seis semanas, a la salida del hospital y con un trozo menos de estómago, un esquelético Scarpa se entera de la muerte de su donante Paul Mele. Una pulmonía había acabado con él: su sistema inmunológico estaba debilitado por el sida. No mucho después, Greg Scarpa Sr. recibe una llamada: ha sido infectado de VIH en la transfusión.
El mafioso es ya sólo una sombra de sí mismo cuando, en 1987, una operación policial implica a los Scarpa en un negocio de tráfico de drogas. Prometiéndole que sólo se tratará de una condena de un par de años, le pide a su hijo que dé la cara como jefe del negocio. Scarpa Jr. acepta: él es joven y a su padre le quedan pocos años de vida. Finalmente, la condena resulta ser de 20 años, y más tarde se ve aumentada por otros cargos de chantaje y extorsión. Gregory había sido traicionado por su propio padre.
Scarpa Sr. fallece en 1994, cuando su hijo llevaba ya unos cuantos años a la sombra. Actualmente, Gregory sigue recluido en una prisión de seguridad supermax, denunciada por Amnistía Internacional por su dudosa humanidad. Allí los reclusos pasan 23 horas al día aislados en pequeñas celdas, con gran riesgo de perder definitivamente el juicio. Desde allí mantuvo una fiel correspondencia durante cinco años con Harmon. “Nunca me han permitido visitarle, sólo puede hacerlo la gente que le conocía antes de ser encarcelado y desde el otro lado de una barrera de plexiglás”, dice Harmon, que al menos ha podido hablar con Scarpa Jr. telefónicamente en tres ocasiones. “Gregory nunca ha superado el hecho de que su padre le traicionase. Incluso sabiendo que su padre asesinó a más de 50 personas, por diversión, beneficio o supervivencia, Gregory nunca imaginó que su padre podría hacerle algo así”.
La historia de Gregory Scarpa Jr. da un giro cuando en la celda contigua a la suya encierran a Ramzi Yousef, un kuwaití que espera juicio por el atentado en el World Trade Center de 1993. Así descubre, en las notas clandestinas que se pasan, los planes de bombardear las Torres Gemelas con “bombas masivas voladoras”. Los fiscales no dan por bueno el chivatazo: “En aquellos días previos al 11-S estaban más preocupados por acabar con la Mafia en Nueva York que por los terroristas”, dice Harmon.
El agente Lin DeVecchio es acusado en 2006 de haber facilitado la comisión de cuatro crímenes por la Mafia. La escritora, poseedora de información confidencial, testifica en el juicio, en el que DeVecchio es absuelto. Así, Harmon se ha visto involucrada en la misma historia que escribió. Recibe intimidaciones por ambos lados, de antiguos agentes del FBI y miembros de la Mafia: “Sería absurdo decir que no tengo miedo, pero trato de vivir sin pensar mucho en ello. No tenía ni idea de dónde me estaba metiendo cuando me vi en medio de un juicio a un agente muy respetado”.
“Recibo llamadas de gente que cuelga y ciertas facciones terroristas tienen acceso a mi teléfono y a mi dirección. Me dicen que me cubra las espaldas, aunque no sé muy bien cómo”, dice Harmon. Su caso recuerda al de Roberto Saviano. “Conozco a Saviano y lo admiro”, afirma, “pero yo no estoy aquí para combatir a la Mafia. Quería contar una historia de injusticia”. De hecho, cree que la condena de Scarpa Jr. debe reducirse en pago a sus esfuerzos para evitar los atentados que cambiaron el mundo.

CSG en Veracruz

CSG en Veracruz
Al reunirse con empresarios y políticos en el club Libanés, Carlos Salinas contrastó las cifras con el desarrollo del 12.5 por ciento que ha tenido el País en el mismo periodo.
Salinas de Gortari fue acompañado en el presidium por el Gobernador Fidel Herrera, el cuñado del ex Presidente Gerardo Gerard, el empresario Alfredo Anaya.
En el lugar, Carlos Salinas manifestó que si a Veracruz le va bien a México le irá igual.
Advirtió que lo peor que le puede pasar a alguien que gobierne es no hacer nada.
Fidel Herrera, 'político excepcional': Salinas
Nota de Édgar Ávila Pérez / Corresponsal El Universal Xalapa, Veracruz Sábado 26 de septiembre de 2009
El ex presidente Carlos Salinas ofrece una charla bajo el título de 'El mundo en la crisis económica', donde pide a los legisladores federales voltear a Veracruz
Al elogiar la política económica que se aplica en Veracruz, el ex presidente Carlos Salinas de Gortari calificó al gobernador Fidel Herrera Beltrán como un "político excepcional" que ha tenido la capacidad de articular y armonizar intereses diversos hacia un propósito común.
"El de ustedes sí es un estado excepcional con un gobernador formidable, pero sobre todo no olviden que el resto de México también los necesita porque con la experiencia de ustedes el país puede también avanzar en su transformación", expresó al dictar una conferencia magistral.
Bajo el titulo "El Mundo en la Crisis Económica", Salinas ofreció una charla a integrantes de la Asociación de Industriales del Estado de Veracruz Asociación Civil, donde pidió a los legisladores federales voltear a Veracruz.
"No cabe duda que el Presidente Calderón ha venido trabajando de manera decidida y comprometida para contribuir con soluciones a problema tan complicado, pero hoy es en el Congreso donde se está dando el gran debate", recordó.
Empero, indicó que es en el Poder Legislativo donde habrán de valorar la importancia del acuerdo político, mostrar una gran madurez entre partidos y Gobierno y, sin lugar a dudas, promover el empleo.
"Si los legisladores van a considerar este contexto internacional para el gran debate nacional que tenemos, creo que les haría mucho bien voltear los ojos hacia Veracruz", manifestó.
Ante cerca de 300 hombres de negocios, Salinas de Gortari recordó que en los últimos cuatro años en Veracruz han crecido más de ocho mil empresas, por lo que les pidió explicar a aquellos que debaten a dónde ir como le han hecho en Veracruz.
"Hay en el estado la capacidad de articular y armonizar intereses diversos hacia un propósito común, esa ha sido la tarea de un político excepcional que ha sabido ejercer ese liderazgo político, comprometerse con la atención social y dedicarse a promover el crecimiento económico de su estado: el gobernador de Veracruz", expresó.
Precisó que en el periodo 2005-2009, el Producto Interno Bruto del estado ha crecido casi 18%, mientras que el nacional casi lo ha hecho el 12 %, y en el mismo periodo ha habido un crecimiento de la población ocupada, un incremento de 350 mil empleos.
"En las estadísticas nacionales los niveles de desempleo en Veracruz están estancados y a la baja; y otro aspecto a destacar ha sido la estructura ocupacional. El sector de mayor crecimiento ha sido sin duda el de los servicios, como ustedes lo saben, pero también el industrial", recordó el exmandatario mexicano.
Agregó que se tiene incluso reconocida la importancia en el estado de las micro y pequeñas empresas, pues las casi 280 mil de ellas que existen en el estado, 200 mil son grandes.
"Nuestro país puede comprender que si a Veracruz le va bien es que a México también le va a ir bien; que si el estado vence la adversidad, permitirá sumar su esfuerzo a que nuestro país salga adelante y, sin duda, Veracruz merece que le vaya mejor, porque el trabajo cotidiano de sus hombres y mujeres es arduo y comprometido", agregó.
Carlos Salinas de Gortari aprovechó para demandar a los asistentes: "Háblenles de la importancia no sólo de los recursos naturales en este estado, sino de la capacidad del trabajo organizado, de la visión transformadora que tienen que tener aquellos que están dispuestos a apostar, legítimamente, por su bien personal y familiar, sino también por su comunidad y su estado".
aec / gdh

Benedicto XVI en Praga

Oración del Papa al Niño Jesús de Praga
-Benedicto XVI encomendó este sábado 26 de septiembre a todas las familias y a todos los niños del mundo al Niño Jesús de Praga, alentando a contemplar la ternura y la belleza de la infancia, que nos hace percibir la cercanía del amor de Dios.
El pontífice quiso que su primera visita durante su peregrinación por la capital fuera la iglesia de Santa María de la Victoria, donde se venera la imagen del Niño Jesús, conocida en todo el mundo como el "Niño de Praga".
Tras ser acogido por familias con niños, el Papa señaló la importancia de la familia para la sociedad humana en la República Checa y en todo el mundo.
"Pesemos especialmente en las familias jóvenes, que deben cumplir tantos esfuerzos para dar a los hijos seguridad y un porvenir digno. Oremos por las familias en dificultad, probadas por la enfermedad y el dolor, por las que están en crisis, desunidas o laceradas por la discordia y la infidelidad".
El encuentro había comenzado con la oración de Benedicto XVI al Niño Jesús de Praga:
Señor Jesús, te vemos niño y creemos que eres el Hijo de Dios, hecho hombre por obra del Espíritu Santo en el vientre de la Virgen María.
Como en Belén, también nosotros con María, José, los Ángeles y los pastores te adoramos y te reconocemos nuestro único Salvador.
Te hiciste pobre para hacernos ricos con tu pobreza:Concédenos que nunca olvidemos a los pobres y a todos aquellos que sufren.
Protege nuestras familias.Bendice a todos los niños del mundo, haz que reine siempre entre nosotros el amor que Tú nos has brindado y que hace la vida más feliz.
Dona a todos, oh Jesús, reconocer la verdad de tu Natividad para que todos sepan que has venido a traer a la entera familia humana la luz, la alegría y la paz.
Tú eres Dios y vives y reinas con Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén
Discurso del Papa en Praga a las autoridades y al Cuerpo Diplomático, en el Palacio Presidencial de Praga en la tarde de este sábado.
* * *
Excelencias,
señoras y señores: Agradezco por la oportunidad que me han dado para encontrar, en este extraordinario contexto, a las autoridades políticas y civiles de la República Checa y a los miembros de la comunidad diplomática. Agradezco vivamente al Señor Presidente Klaus por las gentiles palabras de saludo que ha pronunciado en nombre de ustedes. Expreso, además, mi aprecio a la Orquesta Filarmónica Checa por la ejecución musical que ha abierto nuestro encuentro, y que ha expresado de manera elocuente tanto las raíces de la cultura checa como la relevante contribución ofrecida por esta Nación a la cultura europea. Mi visita pastoral a la República Checa coincide con el vigésimo aniversario de la caída de los regímenes totalitarios en Europa Central y Oriental, y de la "Revolución del Terciopelo" que restableció la democracia en esta nación. La euforia que siguió fue expresada en términos de libertad. A dos decenios de distancia de los profundos cambios políticos que transformaron este continente, el proceso de sanación y reconstrucción continúa ahora en el interior del más amplio contexto de la unificación europea y de un mundo cada vez más globalizado. Las aspiraciones de los ciudadanos y las expectativas creadas por los gobiernos reclaman nuevos modelos en la vida pública y de solidaridad entre las naciones y los pueblos, sin los cuales el futuro de justicia, de paz y prosperidad, esperado por largo tiempo, quedaría sin respuesta. Tales deseos continúan su desarrollo. Hoy, especialmente entre los jóvenes, surge de nuevo la pregunta sobre la naturaleza de la libertad conquistada ¿Para cuál objetivo se vive en libertad? ¿Cuáles son sus auténticos rasgos distintivos?
Cada generación tiene la tarea de comprometerse en la ardua búsqueda sobre cómo ordenar rectamente las realidades humanas, esforzándose por comprender el uso correcto de la libertad (cfr. Spe salvi, 25). El deber de reforzar las "estructuras de libertad" es fundamental, pero no es suficiente: las aspiraciones humanas se elevan más allá de sí mismas, más allá de lo que cualquier autoridad política o económica pueda ofrecer, hacia aquella esperanza luminosa (cfr. ibid., 35), que encuentra su origen más allá de nosotros mismos y se manifiesta al mundo como verdad, belleza y bondad. La libertad busca un objetivo y por ello requiere una convicción. La verdadera libertad presupone la búsqueda de la verdad - del verdadero bien - y, por tanto, encuentra su propia perfección precisamente en conocer y hacer aquello que es recto y justo. La verdad, en otras palabras, es la norma y guía para la libertad, y la bondad, es su perfección. Aristóteles definió el bien como "aquello a lo que tienden todas las cosas", y llegó a sugerir que "si bien es digno conseguir el fin aunque sólo para un hombre, es más bello aún y más divino conseguirlo para una nación o para unas polis" (Ética a Nicómaco, 1; cfr. Caritas in veritate, 2).
En verdad, la alta responsabilidad de tener esta sensibilidad por lo verdadero y el bien recae sobre quien ejerza el papel de guía: en el campo religioso, político o cultural, según el modo que le es propio. Juntos debemos comprometernos en la lucha por la libertad y la búsqueda de la verdad: las dos cosas van juntas, mano a mano, o juntas perecen míseramente (cfr. Fides et ratio, 90).Para los cristianos, la verdad tiene un nombre: Dios. Y el bien tiene un rostro: Jesucristo. La fe cristiana, desde el tiempo de los Santos Cirilo y Metodio y de los primeros misioneros, ha jugado en realidad un papel decisivo en el plasmar la herencia espiritual y cultural de este país. Debe ser lo mismo en el presente y en el futuro. El rico patrimonio de valores espirituales y culturales, que se expresan los unos a través de los otros, no sólo ha dado forma a la identidad de esta nación, sino que también la ha dotado de la perspectiva necesaria para ejercitar un papel de cohesión en el corazón de Europa. Por siglos esta tierra ha sido punto de encuentro entre pueblos, tradiciones y culturas diversas. Como bien sabemos, ella ha conocido capítulos dolorosos y lleva cicatrices de los trágicos sucesos causados por la incomprensión, por la guerra y las persecuciones. Y es verdad también que sus raíces cristianas han favorecido el crecimiento de un considerable espíritu de perdón, de reconciliación y de colaboración, que ha permitido a la gente de estas tierras ser capaz de encontrar la libertad e inaugurar una nueva era, una nueva síntesis, una renovada esperanza. ¿No es, precisamente, de éste espíritu que tiene necesidad la Europa de hoy?Europa es más que un continente. ¡Es una casa! Y la libertad encuentra su significado más profundo en el ser una patria espiritual. En el pleno respecto de la distinción entre las esferas política y religiosa - distinción que garantiza la libertad de los ciudadanos de expresar su propio credo religioso y de vivir en sintonía con él - deseo remarcar el insustituible papel del cristianismo para la formación de la conciencia de cada generación y para la promoción de un consenso ético de fondo, al servicio de toda persona humana que llama a este continente ¡"casa"!En este espíritu, doy acto a las voces de cuantos hoy, en este País y en Europa, tratan de aplicar la propia fe, de modo respetuoso pero determinado, en la arena política, en la expectativa que las normas sociales y las líneas políticas sean inspiradas por el deseo de vivir según la verdad que hace libre a cada hombre y mujer (cfr. Caritas in veritate, 9).
La fidelidad a los pueblos que ustedes sirven y representan requiere la fidelidad a la verdad que, solo, es la garantía de la libertad y del desarrollo humano integral (cfr. ibid., 9). En efecto, el coraje de presentar claramente la verdad es un servicio a todos los miembros de la sociedad: eso, en efecto, ilumina el camino del progreso humano, indica los fundamentos éticos y morales, y garantiza que las directivas políticas se inspiren en el tesoro de la sabiduría humana. La atención a la verdad universal no debería ser nunca eclipsada por los intereses particularistas, por muy importantes que sean, porque ello conduciría únicamente a nuevos casos de fragmentación social o discriminación, que, precisamente, aquellos grupos de interés o de presión declaran querer superar. En efecto, la búsqueda de la verdad, lejos de amenazar la tolerancia de las diferencias o el pluralismo cultural, hace posible el consenso y permite al debate público mantenerse lógico, honesto y responsable, asegurando aquella unidad que las vagas nociones de integración simplemente no están en grado de realizar.Tengo confianza que, a la luz de la tradición eclesial acerca de la dimensión material, intelectual y espiritual de las obras de caridad, los miembros de la comunidad católica, junto a los de las otras Iglesias, comunidades eclesiales y religiones, continuarán persiguiendo, en esta nación y más allá, objetivos de desarrollo que posean un valor más humano y humanizante (cfr. ibid., 9).Queridos amigos, nuestra presencia en esta magnífica capital, con frecuencia llamada "el corazón de Europa", nos estimula a preguntarnos en qué consiste este "corazón". Es cierto que no hay una respuesta fácil a tal pregunta, pero un indicio es constituido seguramente por las joyas arquitectónicas que adornan esta ciudad. La estupefaciente belleza de sus iglesias, del castillo, de las plazas y de los puentes no pueden sino orientar hacia Dios nuestras mentes. Su belleza expresa fe; son epifanías de Dios que justamente nos permiten considerar las grandes maravillas a las que nosotros, criaturas, podemos aspirar cuando damos expresión a la dimensión estética y cognoscitiva de nuestro ser más profundo. Como sería trágico si admiraran tales ejemplos de belleza, ignorando el misterio trascendente que ellas indican. El encuentro creativo de la tradición clásica con el Evangelio ha dado vida a una visión del hombre y de la sociedad sensible a la presencia de Dios entre nosotros. Tal visión, en el plasmar el patrimonio cultural de este continente, ha puesto caramente a la luz que la razón no termina con aquello que el ojo ve, es más, es atraída por aquello que está más allá, aquello que nosotros profundamente anhelamos: el Espíritu, podemos decir, de la Creación.
En el contexto de la actual encrucijada de la civilización, con frecuencia marcada por la escisión de la unidad de bondad, verdad y belleza, y por la consiguiente dificultad para encontrar un consenso sobre los valores comunes, cada esfuerzo por el humano progreso debe inspirarse en aquella herencia viviente. Europa, fiel a sus raíces cristianas, tiene una particular vocación a sostener esta visión trascendente en sus iniciativas al servicio del bien común de los individuos, comunidades y naciones. De particular importancia es la tarea de animar a los jóvenes europeos mediante una formación que respete y alimente la capacidad, dada a ellos por Dios, de trascender los límites que tal vez se presume que deban atraparlos. Que en los deportes, en las artes creativas y en la investigación académica, los jóvenes encuentren la oportunidad de sobresalir. ¿No es igualmente verdadero que, si confrontados con altos ideales, ellos aspirarán también a la virtud moral y a una vida basada en el amor y la bondad? Animo con vivacidad a los padres y responsables de las comunidades que se esperan de las autoridades la promoción de los valores capaces de integrar la dimensión intelectual, humana y espiritual en una sólida formación, digna de las aspiraciones de nuestros jóvenes.
"Veritas vincit". Este es le lema de la bandera del Presidente de la República Checa: al final, la verdad vence, no con la fuerza, sino gracias a la persuasión, al testimonio heroico de hombres y mujeres de sólidos principios, al diálogo sincero que sabe mirar más allá de los intereses personales, a la necesidad del bien común. La sed de verdad, bondad y belleza, impresa en todos los hombres y mujeres por el Creador, se entinde que conduce a las personas juntas a la búsqueda de la justicia, la libertad y la paz. La historia ha demostrado ampliamente que la verdad puede ser traicionada y manipulada en servicio a falsas ideologías, a la opresión y a la injusticia. Pero, ¿los desafíos que debe afrontar la familia humana no nos llaman, tal vez, a mirar más allá de estos peligros? Al final, ¿que cosa es más inhumana y destructiva que el cinismo que quisiera negar la grandeza de nuestra búsqueda de la verdad, y del relativismo que corroe los valores mismos que sostienen la construcción de un mundo unido y fraterno? Nosotros, por el contrario, debemos adquirir confianza en la nobleza y grandeza del espíritu humano por su capacidad de alcanzar la verdad, y dejar que la confianza nos guíe en el paciente trabajo de la política y la diplomacia.
Señoras y señores, con estos sentimientos expreso en la oración el augurio que el trabajo de ustedes sea inspirado y sostenido por la luz de aquella verdad que es el reflejo de la eterna Sabiduría de Dios Creador. Sobre ustedes y sus familias, invoco de corazón la abundancia de las bendiciones divinas.
[© Libreria Editrice Vaticana]
***
Palabras del Papa a los sacerdotes, religiosos, seminaristas y movimientos
En la catedral
de san Vito, san Wenceslao y san Adalberto de Praga, en la tarde de este sábado.
* * *
¡Queridos hermanos y hermanas!
Dirijo a todos ustedes el saludo de san Pablo que escuchamos en la lectura breve: Gracia a ustedes y paz de Dios, Padre nuestro! Dirijo en primer lugar un saludo al Cardenal Arzobispo, a quien agradezco por sus cordiales palabras. Extiendo mi saludo a los otros Cardenales y Prelados presentes, a los sacerdotes y a los diáconos, a los seminaristas, a los religiosos y a las religiosas, a los catequistas y a los operadores pastorales, a los jóvenes y a las familias, a las asociaciones y a los movimientos eclesiales. Estamos recogidos esta tarde en un lugar a ustedes querido, que es signo visible de cuanto sea potente la gracia divina que actúa en el corazón de los creyentes. La belleza de este templo milenario es, en efecto, testimonio viviente de la rica historia de fe y de tradición cristiana de este pueblo; una historia iluminada, en particular, por la fidelidad de quiete han sellado su adhesión a Cristo y a la Iglesia con el martirio. Pienso en las figuras de los santos Wenceslao, Adalberto y Juan Nepomuceno, piedras angulares del camino de esta Iglesia, a los que se une el ejemplo de joven san Vito, que prefirió el martirio antes que traicionar a Cristo, del monje san Procopio y de santa Ludmila. Pienso en las vicisitudes de dos Arzobispos de esta Iglesia local, en el siglo pasado, los Cardenales Josef Beran yFrantišek Tomášek, y de tantos Obispos, sacerdotes, religiosos y fieles, que han resistido con heroica firmeza a la persecución comunista, llegando incluso al sacrificio de la vida. ¿De dónde han sacado tanta fuerza estos valientes amigos de Cristo sino del Evangelio? ¡Sí! Ellos se dejaron fascinar por Jesús que les dijo: "Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz y me siga" (Mt 16,24). En la hora de la dificultad han sentido resonar en el corazón esta otra consideración del Señor: "Si a mí me han perseguido, también los perseguirán a ustedes" (Jn 15, 20). El heroísmo de los testigos de la fe recuerda que sólo del conocimiento personal y del lazo profundo con Cristo es posible extraer la energía espiritual para realizar en plenitud la vocación cristiana. Sólo el amor de Cristo hace eficaz la acción apostólica, sobretodo en los momentos de la dificultad y la prueba. Amara a Cristo y a los hermanos debe ser la característica de todo bautizado y de toda comunidad. En los Hechos de los Apóstoles leemos que "la multitud de quiete se habían convertido en creyentes tenía un solo corazón y una sola alma" (Hc 4,32). Y tertuliano, un autor de los primeros siglos, escribía que los paganos permanecían impresionados por el amor que unía a los cristianos entre sí (cfr. Apologeticum XXXIX). Queridos hermanos y hermanas, imiten al divino Maestro que "no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate de todos" (Mc 10,45). El amor resplandezca en cada parroquia y comunidad, en las diversas asociaciones y movimientos. Que esta Iglesia, según la imagen de san Pablo, sea un cuerpo bien estructurado que tiene a Cristo como Cabeza, en el cual cada miembro actúa en armonía con el todo. Alimenten el amor de Cristo con la oración y la escucha de su palabra; nútranse con Él en la Eucaristía, y sean, con su gracia, artífices de unidad y de paz en todo ambiente.Estas comunidades cristianas, después del largo invierno de la dictadura comunista, hace 20 años comenzaron a expresarse libremente cuando el pueblo, con los eventos iniciados por las manifestaciones estudiantiles del 17 de noviembre de 1989, ha reconquistando su propia libertad. Ustedes advierten que también hoy no es fácil vivir y testimoniar el Evangelio. La sociedad lleva aún las heridas causadas por la ideología atea y con frecuencia es atraída por la moderna mentalidad del consumismo hedonista, con una peligrosa crisis de valores humanos y religiosos y la deriva de un dilagante relativismo ético y cultural. En este contexto se hace urgente un renovado compromiso por parte de todos los componentes eclesiásticos para reforzar los valores espirituales y morales en la vida de la sociedad actual. Se que sus comunidades están ya comprometidas en muchos frentes, en particular en el ámbito caritativo con la Caritas. Que la actividad pastoral de ustedes abrace con particular celo el campo de la educación de las nuevas generaciones. Las escuelas católicas promuevan el respeto del hombre; se dediquen con atención a la pastoral juvenil también fuera del ámbito escolar, sin descuidar las otras categorías de fieles. ¡Cristo es para todos! Auspicio de corazón que haya un creciente entendimiento con las otras instituciones, sean de carácter público o privado. La Iglesia - siempre es útil repetirlo - no demanda privilegios, sino sólo el poder obrar libremente al servicio de todos y con espíritu evangélico.Queridos hermanos y hermanas, que el Señor les done el ser la sal de la que habla el Evangelio, aquello que da sabor a la vida, para ser fieles obreros en la viña del Señor. Corresponde en primer lugar a ustedes, Obispos y sacerdotes, trabajar incansablemente para el bien de cuantos son confiados a su cuidado. Inspírense siempre en la imagen evangélica del Buen Pastor, que conoce a sus ovejas, las llama por su nombre, las conduce a lugares seguros, y está dispuesto a dar su vida ellas (cfr. Jn 10,1-19). Queridos consagrados, con la profesión de los consejos evangélicos ustedes indican el primado que Dios debe tener en la vida de cada ser humano, y, viviendo en fraternidad, testimonian cuanto enriquecedora es la práctica del mandamiento del amor (cfr. Jn 13,34). Fieles de esta vocación, ayuden a los hombres y mujeres de nuestro tiempo a dejarse fascinar de Dios y del Evangelio de su Hijo (cfr. Vita consecrata, 104). Y a ustedes, queridos jóvenes, que están en los Seminarios o en las Casas de formación, preocúpense de adquirir una sólida preparación cultural, espiritual y pastoral. En este Año Sacerdotal, que he convocado para conmemorar el 150° aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars, les sea de ejemplo la figura de este Pastor totalmente dedicado a Dios y a las almas, plenamente consciente que su propio ministerio, era su camino de santificación.Queridos hermanos y hermanas, varios aniversarios celebramos este año con ánimo agradecido al Señor: los 280 años de la canonización de Juan Nepomuceno, el 80º de la dedicación de esta Catedral dedicada a san Vito y el 20° aniversario de la canonización de santa Inés de Praga, evento que ha anunciado la liberación de este País de la opresión atea. Tantos motivos para proseguir el camino eclesial con alegría y entusiasmo contando con la materna intercesión de María, Madre de Dios, y de todos sus Santos Protectores. ¡Amen!