27 oct. 2009

Una justicia anticuada

Una justicia anticuada/Por Ramon Llena, Magistrado. Miembro de Jueces para la Democracia Publicado en EL PERIÓDICO, 26/10/09;
La justicia es lenta, pesada, anticuada y poco eficaz. Este es el verosímil telón de fondo que hace que luzcan como maravillas tecnológicas lo que en otras administraciones ya está casi desfasado.Así es como se ha presentado un nuevo software informático de comunicación entre los juzgados y la policía, una aplicación que debe permitir la comunicación y la transmisión de órdenes, de forma telemática y con garantías de autenticidad, entre el juzgado y la policía judicial. Bienvenida sea cualquier mejora, que es lo que diría un bosquimano con una calculadora. Pero en el siglo XXI, cuando ya estamos acostumbrados a que Hacienda nos envíe a casa la declaración individual de la renta, más que presentar el software como referente de modernización de la justicia, se tendría que presentar como la muestra del estado de dejadez en que se halla.
En esta justicia en la que, como en el fútbol, todos se atreven, de la que todos entienden, sobre la que todos saben y acerca de la que todos, desde cualquier cafetería o micrófono, se dedican a sentenciar cárceles y cadenas perpetuas sin considerar la parcialidad ni la calidad de la información de que se dispone, como quien hace la alineación o la táctica de su equipo, con la diferencia de que aquí no nos jugamos tres puntos ni la Liga, sino siglos de lucha y de vidas que han quedado por el camino para conseguir derechos individuales y ciudadanos que ahora nos fumamos en cualquier tertulia mediática.
Ciertamente, cuando se implante este software, actualmente en fase de experiencia piloto en un único juzgado de instrucción de Barcelona, el juez no tendrá que enviar a la policía por correo certificado de las órdenes de detención, registro, etcétera. Lo hará telemáticamente y de forma inmediata, compartiendo con la policía una misma base de datos. Pero la cuestión es que si tiene que haber una base de datos de tramitación, una informática básica (o la libreta de toda la vida) para el control de asuntos, una base de datos para comunicación con la policía, otra base para antecedentes penales o para compartir información de otros juzgados, o para los asuntos de violencia de género, etcétera, sin integrar las diferentes bases, multiplicando las tareas de introducción de datos y compartimentando la información, no dejamos de ser los bosquimanos de la Administración.¿Por qué pasa todo esto? ¿El Estado, o aquí la Generalitat, no son capaces de dotar una Administración de Justicia eficiente? ¡Claro que sí! Al igual que son capaces de dotar unas administraciones de Hacienda eficaces, hacer que la Administración de Justicia también lo sea solo es cuestión de prioridades, gestión política de prioridades que se silencia o se esconde mientras la culpa de los desastres de la justicia se la carga otro.Desgraciadamente, la gestión de la Justicia se llena de parches, en ocasiones necesarios, pero siempre insuficientes, y este software es la respuesta al harapo que trascendió en 2005 con el conocido caso Alba, en el que el requerimiento del juez a la policía llegó demasiado tarde.
Pero lo que se necesita no son parches, sino soluciones estructurales, no solo dotación presupuestaria en medios, que es factible (con una mínima parte de lo que se ha dedicado al sistema financiero tendríamos unas excelentes dotaciones). Lo que es preciso, si queremos salir adelante, es una decidida apuesta, con consenso y voluntad política de verdad, en una triple dirección: organización, planta y legislación.Todos estamos de acuerdo en que la actual organización de los juzgados es arcaica y no sirve, pero en seis años no se han podido aprobar las leyes que tienen que configurar la reforma. Por el camino quedan múltiples intentos de conseguir un control político de la justicia a través de la organización, y no pondría la mano en el fuego de que el resultado que finalmente salga vaya por ahí. En cuanto a la distribución territorial, más de lo mismo: las facilidades de desplazamiento y comunicación actuales permiten unos criterios de concentración y descentralización bastante más eficientes que los partidos judiciales actuales. Y la ratio de jueces por habitante en España es casi la mitad que el promedio europeo. Es preciso incrementar su número para absorber sin dilaciones la gran cantidad de conflictos legales existentes.
Finalmente, hay que apostar por llevar a cabo una modernización de la legislación, especialmente la procesal, y hacerlo con criterios técnicos que, sin restar garantías, permitan agilizar los procesos, y en este terreno, con leyes suficientemente superadas, hay mucho campo por recorrer.Mientras, tenemos lo que tenemos, y como dice Soledad Villamil en la película El secreto de sus ojos, eso no es la justicia, solo es una justicia, y si me lo permiten añado: quien quiera otra, que se acuerde cuando vaya a votar, pero que tenga presente que la justicia que vote es la que se le aplicará a él y a los suyos, incluso o, sobre todo, cuando pueda ocurrir aquello que pensemos confiadamente que solo le pasa a los demás
.

John Boyne

John Boyne: "Soy un escritor con gustos anticuados"
JESÚS RUIZ MANTILLA entrevista a JOHN BOYNE
Publicado en El País Semanal, 25/10/2009;
Triunfó con 'El niño con el pijama de rayas', sobre el Holocausto. Ahora aborda la Rusia de los zares. Historia y entretenimiento son sus recetas. Aunque le tilden de anticuado.
John Boyne posee una enfermiza obsesión por colarse en la historia con mayúsculas. Lo hizo una vez y se convirtió en un autor mundialmente reconocido. Fue cuando, de la mano de Bruno, un chiquillo curioso, se empeñó en husmear las compuertas del Holocausto y parió un libro ejemplar: El niño con el pijama de rayas (Salamandra). Aquella aventura que podía comenzar como un cuento de fantasía y terminaba en un relato de terror estaba dirigida a un público más o menos preadolescente, entre infantil y juvenil, pero acabó cautivando a lectores de todas las edades en casi 40 idiomas y con cinco millones de copias vendidas.
Aunque no sólo de historia viven los héroes inventados por este autor irlandés (Dublín, 1971), sensible e imaginativo, humilde y en cierto modo arriesgado, que busca romper barreras entre esa manía editorial de clasificar los buenos relatos por edades. También se empeña en jugar con temas eternos, como la lucha del bien contra el mal y en otros asuntos polémicos como la redención literaria.
En El niño con el pijama de rayas bordó esa visión de la barbarie con la mirada del hijo de un nazi tan familiar y cercano para los suyos como sangriento y cruel en su trabajo exterminador. Después quiso santificar a un personaje crucificado por Hollywood: el capitán Blyth, ese villano interpretado por Charles Laughton y Trevor Howard que logró acabar con los nervios de Clark Gable y Marlon Brando en Rebelión a bordo. Boyne lo rescató del infierno para lavarle ante el imaginario popular en su anterior libro, Motín en el Bounty.
Ahora le toca al ocaso de la Rusia de los zares. Es el escenario elegido por Boyne para La casa del propósito especial, su nueva novela, que también editará en España Salamandra. Y ahí está la polémica, porque la visión de buen padre de familia que el autor propone para Nicolás II no casa con la historia oficial. Quizá se le haya ido un poco la mano con eso. Aun así, el libro no cuenta la peripecia del hombre que reinaba antes de Lenin, sino la de Gueorgui Danílovich, el joven campesino que fortuitamente acaba protegiendo a Alexis, el heredero hemofílico del trono. También la de Anastasia, la menor de las princesas. Aquella que, según una leyenda no probada, consiguió huir de la ejecución que acabó con toda su familia.
Boyne pasea por San Petersburgo haciendo fotos y resguardándose de la traicionera corriente del Báltico. Ha escrito el libro al natural. Como aquellos pintores que sacaban el caballete al campo y trataban de captar la luz, el paisaje y el movimiento de la vida, el escritor se fue a la capital de los zares para narrar allí donde ocurrían los capítulos de su novela. En la biblioteca del zar, dentro del Ermitage, Boyne se emociona pensando en que las criaturas inventadas y reinventadas por él según fueran históricas o no pululan todavía por el lugar, como fantasmas.
Por la plaza, en los puentes que atraviesan la desembocadura del Neva frente al palacio de invierno, Boyne revive los encuentros furtivos de Gueorgui y Anastasia, igual que recuerda la residencia de Felix Yusupov, el Molka, donde fue asesinado el truculento Rasputín. Venía por aquí, me sentaba en una esquina y escribía o reescribía algunos capítulos donde se desarrolla la historia. Ésta es la ciudad más hermosa que he visto en mi vida, afirma Boyne mientras pasea por la suntuosa avenida de Nevsky.
La experiencia ha sido tan intensa que hoy es el día que lamenta no haber acudido a Auschwitz para haber escrito su mayor best seller. "Entonces no me podía permitir ciertos lujos, aunque puede que el libro hubiese perdido en inocencia", comenta el autor. Ahora sí viaja. Y lo agradece profundamente porque ni se le ocurre renegar de su éxito. Lo disfruta y lo aprecia. Es el fruto de una decisión sin red. Quería más que nada en este mundo ser escritor. Dejó su empleo con futuro en una cadena de librerías de Dublín y se marchó junto al mar para encerrarse a crear a tiempo completo. Hoy es uno de los literatos más reconocidos de su país, aunque escribe de todo menos de Irlanda. Porque no se considera un autor irlandés, sino un escribidor profesional, en los términos de Vargas Llosa, que trata de llegar al máximo número de lectores sin fronteras. Alguien que no desprecia un interlocutor dispuesto a emocionarse con alguno de los ingredientes que va posando estratégicamente en sus novelas: una aventura, una triste historia, una amistad de hierro, un viaje a lo desconocido.
Ahora trama un cuento de hadas del que no quiere desvelar ni el título. Vuelvo al público más infantil, comenta Boyne. Pero en su caso habrá que ver. No puede uno fiarse. Probablemente, ese cuento de hadas acabe leyéndolo hasta el abuelo de la casa y encuentre en él la misma intensidad que sus nietos.
-¿Qué le ocurre a usted con la historia? ¿Es de los que piensan que está llena de clichés apetecibles a la hora de desmontar?
-Creo que sí, que nos apresuramos demasiado a juzgar según qué personajes. Lo que sabíamos de un marino histórico como el capitán Blyth nos llegaba a través de tres películas, nadie conocía su verdadera versión de los hechos. Si miramos al zar Nicolás, observamos a un villano y no es algo tan simple de definir. No creo que en esta vida seamos sólo una cosa. Si sacamos a estos personajes de los contextos históricos en que se juzgan y los metemos en territorios más íntimos, nos dan otros rasgos de su personalidad. Es decir, si los alejamos de la parafernalia de la autoridad y los llevamos a sus habitaciones, a sus lugares pequeños, encontramos rasgos muy diferentes y no menos reales.
Sobre Nicolás II hay que decir que no lo ha tenido fácil. A través de él se juzgó quizá lo que representaba el zarismo en carne. ¿Cree que él ha pagado esa cuenta así con la posteridad?
Creo que sí. Él se encontraba en la cresta de un sistema totalmente corrupto. Puede que incluso desde arriba intentara arreglar las cosas, pero los personajes a los que se enfrentaba, toda la aristocracia, todos los nobles y el Gobierno que le rodeaba se encontraban absolutamente podridos.
Los casos del amigo Rasputín, la propia zarina. Una mujer dura.
Muy dura.
La cosa es poner el sistema en su sitio. Pero ¿es difícil?
No se trata de hacer un juicio sumarísimo al sistema y las circunstancias que rodean las novelas. Quien lo plantea así ha criticado El niño con el pijama de rayas. Dicen que no fui demasiado cruel al describirlo. En este caso, lo irónico es que quien pudo dar al traste con ello, la cabeza visible, el zar, fue demasiado débil, muy blando como para enderezar las cosas.
Lo que parece que no encaja con el presente es la psicología de ciertos personajes. Los protagonistas son demasiado zaristas. Esa falta de distancia ¿puede despistar al lector?
Bueno, esas personas, un soldado como Gueorgui realmente pensaba, creía de verdad, que el zar era una especie de encarnación divina, un expreso deseo de la voluntad de Dios, y no se planteaban otra cosa. Muchos bolcheviques no trataban de cargarse el sistema, simplemente pretendían cambiar a quien estuviera en el trono.
La figura del zar tiene que ver con una manera de concebir el poder, una encarnación que dura hasta hoy. Los rusos continúan con esa concepción casi absoluta, despótica, desde entonces hasta ahora, con Putin. ¿Por qué será?
Las cosas no cambiaron con la revolución. Continuó siendo una autocracia hasta la llegada de la glásnost con Gorbachov, en los ochenta. Incluso ahora. Nunca se ha cuestionado debidamente la autoridad del poder.
¿Qué le hizo fijarse en Anastasia?
El misterio. La leyenda. Seguro que fue asesinada y murió junto a su familia. No como cuentan algunos por ahí, pero era un personaje muy interesante para recrear muchas cosas, para la especulación. Muchas se han hecho pasar por ella, pero ¿y si de verdad anduviera por ahí sin querer que nadie se enterara? Es sugerente, muy sugerente.
El episodio de la ejecución de la familia real también tiene importancia en el libro. ¿Qué le atrae de eso? ¿Algo morboso?
No sé si eso es lo que me atrae más. Leí un libro a los 15 años en el que el episodio suponía un clímax total. Me impactó y me fascinó. Supongo que hay algo dramático y violento que me conmovió, vale la pena como historia en sí misma. Me dediqué a ello porque quise profundizar, saber más cosas.
De las teorías sobre Anastasia, ¿cuáles, entre las que ha manejado, son las más disparatadas?
Ninguna, porque no son relevantes. Sé más o menos quiénes son y qué han hecho en la vida. Pero Anastasia, como personaje, muere aquel día en la historia. Leí la vida de Anna Anderson, una de las personas que anunciaron ser Anastasia, pero no había nada que me sirviera de ayuda para lo que yo quería.
Y Gueorgui, ¿de dónde sale?
Necesitaba una voz madura, alguien mayor para una de las mitades de la novela. Debía hablar desde una postura calmada, serena. Más después del narrador que utilicé en Motín en el Bounty, joven, enérgico, contagioso, poco instruido y un tanto salvaje. Para esta historia debía definir otra distinta y me costó mucho hallar el tono en los primeros capítulos. Cuando lo encontré y supe quién era, su dignidad, su modestia, su amor y su honradez, seguí hacia delante. También debía mezclarla con la otra mitad y que no chirriaran. Lo que no quería era repetir las fórmulas anteriores.
Pero aquí también hay una voz joven.
Sí, pero equilibrada con la otra. Era un reto. Para mí ya resultaba muy fácil narrar una historia a través de un muchacho. Quería encontrar otro camino. Por eso también lo estructuré del final al principio hasta que ambas voces se encuentran en el tiempo. Era una cuestión creativa muy importante como prueba para mí, lo que más me ha costado en esta novela. Me he hecho mayor y más ambicioso.
He ahí el riesgo. ¿Ha querido dar dos lecturas a la historia a través de dos edades?
Bueno, ese riesgo existe también para los lectores. Los jóvenes que se acerquen a él se sentirán atraídos por lo que le ocurre a Gueorgui en su vejez y puede que disfruten de su lenguaje y su forma de ver la vida. Por otra parte, los más mayores quizá quieran divertirse con las aventuras del Gueorgui joven.
Ha escrito esta novela al natural. ¿Por qué?
San Petersburgo es un lugar apartado hasta de su pasado incluso. No te cuesta mucho llegar, pero es un sitio alejado en el tiempo real, en su propia dinámica. Es el lugar más bello que conozco. He escrito siete novelas, pero ésta ha sido la experiencia mejor. Sentarme en los lugares, tratar de reflejarlos en el momento, en el sitio exacto. Miraba alrededor y trataba de atrapar los fantasmas en el escenario real, en el palacio Yusupov, donde tiraron a Rasputín al río, en los puentes, las fuentes, los canales. Sentía que podía oler la presencia de la gente que describía. Estos lugares emanan una tragedia, no son como Buckingham Palace. Llevan una sombra muy dramática dentro. Me gustó tanto, que creo que en el futuro podría escribir otro libro sobre Rusia. No me ha pasado con ningún otro.
¿Qué cree que opinarán los rusos de su libro?
No lo sé. Me lo pregunté también con El niño con el pijama Lo que los alemanes y los judíos pensarían: ¿qué tiene que hacer un irlandés hablando del Holocausto?, seguramente se preguntaron muchos. ¿Cómo coger una historia de otros y convertirla en narrativa? Mientras tengas una idea y la lleves con tacto y cuidado, creo que todo es legítimo y se puede aceptar.
¿Escribe para todos los públicos a conciencia?
No es algo premeditado, pero siento que mis libros deben ser leídos por todo el mundo, sin pensar en edades. Pienso en los autores que siempre me han fascinado, de Dickens a Stevenson, y lógicamente pretendo emularlos. La gente de mi generación no escribe historias. Creen que esa palabra, historia, es un taco, una ofensa, algo sucio. No lo tienen en cuenta, y para mí, además de un lenguaje bonito y acertado, la historia es lo que debe primar.
¿En todos los niveles?
Absolutamente en todos. Hay muchas familias que han discutido El niño con el pijama de rayas con la visión que dan tres generaciones en una casa. Para mí, Bruno es equiparable al Jim Hawkins de La isla del tesoro. Podía hablar con mis padres sobre él. Hay libros que además puedes volver a ellos en cualquier edad y encontrar grandes cosas. Ahora he hecho un club con mis sobrinos. Cada uno de nosotros elige un libro y los demás deben leerlo. Después lo discutimos. Yo elijo los que creo que deben estar en las estanterías de clásicos, como Oliver Twist, o hemos leído lo más reciente de Mark Haddon, Un pequeño incidente. Cosas así. Incluso me han obligado a meterme en Crepúsculo; pues muy bien, lo leí, nos divertimos.
Es crucial pensar en el lector.
Yo jamás incluiré en mis novelas elementos que puedan excluir a un posible lector. Está bien que existan libros sórdidos o historias de drogas, alcoholismo y perdición. Está muy bien. Yo leo esos libros, pero como escritor no me interesan.
¿Qué le interesa?
Cosas anticuadas. Reconozco que lo soy en mis gustos y en mi escritura. Pero es que estas cosas son las que han durado siglos. No es malo ni me avergüenzo.
Bueno, sobran los malditos, alguien tiene que hacer el trabajo bonito, ¿no cree?
Ya, pero es que para mucha gente de mi generación eso no se acepta.
No tanto. Por ejemplo, sus amigos, ¿le leen?
Bueno, mis amigos, sí. No tengo que excusarme por ello. Hay cada vez más escritores como yo. Españoles de mi generación, como Carlos Ruiz Zafón, sólo escriben pensando en la historia. Somos muchos aquellos que amamos las novelas decimonónicas. Ya hay demasiados adoradores de lo que se ha hecho en el XX y en el XXI, también necesitamos escritores que cuenten historias como se hacía en otros tiempos. De hecho, en el XIX se construyó un canon que sigue vigente. Un canon en el que lo que importa es lo que les ocurre a los personajes.
Muchos están volviendo a beber en ese canon, conscientemente, y tratando de adaptar las reglas a nuestro tiempo. ¿Hemos perdido caminos y volvemos a las fuentes originales? ¿Estamos en crisis creativa?
Creo que hay muchos escritores que se frustran con lo que leen actualmente. Me acerco a muchas primeras novelas, pero observo que los escritores jóvenes no entienden lo que es formalmente un relato, sus estructuras y sus complejidades. Se pierden en cosas triviales. Eso no es la novela. Eso es insultante para una novela. Me gusta, al empezar, buscar la forma, resolver el puzzle. Cuando estás metido en el fondo, cuando estás perdido, lejos del final para dejarlo y lejos del principio para volver a empezar y comprender cómo vas a resolverlo todo. Cuando estás metido de lleno en el trabajo, 24 horas, sin descansar ni pensar en otra cosa. Cuando tratas de comprender cómo reaccionan los personajes. Yo no quiero saber qué les va a ocurrir, me gusta descubrirlo mientras avanzo, ver cómo crece ese mundo delante de tus narices, cuando la novela te va diciendo de qué va, hacia dónde va.
¿Eso es lo más puro en la literatura? ¿Dejarse llevar? ¿Dejar que te guíe la acción, las motivaciones de quienes andan dentro?
Sí, claro, y luego descubrirlos, reconducirlos un poco. Arreglarlo. Inventar es agotador. Limar, editar, es lo que te hace consciente de que puedes arreglar algo en dos o tres versiones.
Aun así, ¿no salva a nadie entre sus contemporáneos anglosajones? ¿No será también que esa trivialidad viene dada por las demandas editoriales?
Las editoriales buscan el impacto rápido, el éxito inmediato, y no las carreras lentas, a largo plazo. De eso son responsables. Hoy sería muy difícil dejar desarrollarse a un Ian McEwan, alguien a quien hay que dar su tiempo para que logre la grandeza total. Lo digo porque conozco a muchos escritores de mi generación que se han rendido por eso, que sus novelas no han resultado éxitos y no encuentran editor. La ambición literaria no se premia. Es una pena. Los escritores que me interesan son aquellos en los que se nota la ambición por perdurar. No quiero parecer pretencioso, pero debemos escribir con esa intención. De todas formas, sí hay escritores de mi generación o más mayores que admiro en mi lengua, desde el mismo McEwan o Ishiguro, por supuesto a Jonathan Coe, Colum McCann o David Mitchell, otro de esos escritores completamente centrados en las historias que cuentan.
En su caso, ¿qué fue crucial, la suerte o la cabezonería?
No tuve suerte. Me costó mucho llegar hasta aquí. Antes de El niño con el pijama de rayas había escrito cuatro novelas que no vendieron suficiente y no habrían podido sostener una carrera. La vida que llevo hoy no tiene nada que ver con mis primeros años, muy difíciles, muy estresantes, siempre arruinado, convencido de que mi escritura no interesaba a nadie.
¿Llegó a agobiarse por el fracaso?
Lo sentía profundamente, creía que estaba fracasando realmente. No tenía ninguna fortuna, trabajaba todos los días, a lo bestia, en la librería y en mis obras. Pero decidí dejar mi puesto de vendedor porque no me permitía afrontar a tope la literatura. Un día dije que me iba. Me bajé al pub con mis compañeros y les oía quejarse de su trabajo, de lo infelices que les hacía. Me vi ahí en medio, yo era su jefe, atrapado, y decidí dejar las llaves de la tienda sobre la mesa. Me largué a dedicarme por entero a esto. En cuatro días desaparecí de Dublín con la idea de que si mi carrera literaria iba a salir bien, necesitaba dedicarme exclusivamente a ello. A los 18 meses apareció ese libro y todo cambió. Mi éxito se lo debo a haberme negado a aceptar lo que las editoriales me tenían reservado. Un no que se iba a producir en cualquier momento. La clave fue demostrarles a las claras que no estaba acabado. Es lo mejor que he hecho en mi vida.
Debió de temblar entonces. ¿Sintió caer en el vacío?
No hacía más que llorar y pensar: ¡qué he hecho! Pero al segundo día me fui a Wexford, el lugar donde pasaba los veranos de mi infancia, y me puse a trabajar. La enseñanza fue definitiva. Si tienes una historia en la cabeza, déjalo todo y escríbela. Primero hice Next of kin, y mientras editábamos eso escribí El niño Antes de que saliera ya sabíamos el interés que había suscitado, y mi agente y yo nos olimos que podía funcionar, que cambiaría mi suerte.
El que resiste, gana.
Efectivamente.
¿Hoy es el día en que usted no se arrepiente de su libro, como esos escritores pretenciosos que intentan hacernos creer que les molesta el éxito? Usted es normal, ¿no?
No podría arrepentirme. Estoy muy orgulloso de mi libro. Me pregunto qué clase de persona despreciaría la experiencia que yo he tenido con los lectores de mi obra. Lo que espero es que el público sea comprensivo conmigo y me deje probar otros caminos.
DEL HOLOCAUSTO A LA REVOLUCIÓN RUSA
John Boyne
era un librero atento en el Dublín de los años noventa. Su pasión por la literatura se había forjado en el Trinity College de la capital irlandesa. Empezó a escribir muy joven, pero el éxito no le llegaba y decidió dejarlo todo por un libro. Así es como inventó El niño con el pijama de rayas, un cuento que se convirtió en un éxito universal. (En la imagen, hace un año con Asa Butterfeild, el niño que protagonizó la película basada en este libro). Antes había publicado cuatro obras que no han sido traducidas al español: The thief of time, The congress of rough riders, Crippen, Next of kin.
Su quinta obra le proporcionó el Irish Book Award y el British Book Award, además de durar en las listas de los más vendidos todo un año. Después abordó una leyenda como la del Bounty desde otra perspectiva y ahora publica La casa del propósito especial, con la Rusia de los zares de fondo.

La Universidad de Tlaxcala

Proposiciones del Sen. Alfonso Sánchez Anaya, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, la que contiene punto de acuerdo por el que se emite un pronunciamiento contra las violaciones a la legalidad en que incurrió el Congreso de Tlaxcala al aprobar la iniciativa de reformas a la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.
Sen. Alfonso Abraham
ANTECEDENTES
El pasado jueves 15 de Octubre, en la sesión ordinaria del Congreso Local del Estado de Tlaxcala, fueron aprobadas con 17 votos a favor y 13 en contra, diversas reformas a Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT).
El debate y posterior aprobación de la nueva Ley Orgánica de la UAT, cuya iniciativa de reformas fue enviada por la casa de estudios, plantea, entre otros aspectos, la posibilidad de reelección del Rector, de los coordinadores de divisiones académicas, directores de facultades y de unidades, por cuatro años más.
Con la aprobación de esta reforma, se permite la reelección del Rector en un periodo inmediato, lo que significa que Serafín Ortiz Ortiz, hermano del Gobernador del Estado de Tlaxcala (Héctor Ortiz Ortiz), una vez más, podrá ocupar el cargo, lo que sumado a los tres periodos que ocupó el propio Héctor Ortiz, daría poco más de dos décadas en las que la familia Ortiz Ortiz estaría al frente de esa casa de estudios.
Es importante señalar que dicha iniciativa ya se había presentado en el mismo periodo de sesiones y había sido desechada, este suceso es notable porque se viola flagrantemente el artículo 51 de la Constitución Política del Estado de Tlaxcala, que establece que no se puede incluir en un mismo periodo ordinario, un punto que ya había sido abordado y rechazado antes.
Durante el desarrollo de la sesión, otro de los hermanos del Gobernador, Rodolfo Ortiz Ortiz, junto con un grupo de personas ajenas al Poder Legislativo ingresaron al salón de plenos, lo que a pesar de estar prohibido, les fue permitido por el director de Comunicación Social del Congreso, lo que hizo necesario que legisladores los invitaran a salir.
El pasado 20 de octubre, los dirigentes del PRD, Luis Roberto Macías Laylle, del PRI, Ubaldo Velasco Hernández, Panal, Rafael Zambrano y PT, José Juan Piedras Romero, informaron que en próximos días impugnarán la reforma a la ley orgánica de la Universidad Autónoma de Tlaxcala por ser una “clara muestra” de “corrupción” por parte de la administración de Héctor Ortiz Ortiz.
Reiteraron que la aprobación que se realizó en el Congreso, de manera violenta con la intromisión “gansteril” del otro hermano del gobernador, Rodolfo Ortiz, a la sala de Plenos en “compañía de golpeadores”, violando la soberanía del poder legislativo, no tiene validez, fundamentalmente por que se trasgredió el artículo 51 de la Constitución local, que señala que un proyecto rechazado no podrá subirse nuevamente en ese mismo periodo
De acuerdo a las evaluaciones realizadas por el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL), y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), la Universidad Autónoma de Tlaxcala se encuentra por debajo de la media nacional en lo que se refiere a la calidad de la educación que imparte a sus alumnos. Con estos resultados, una vez más se prolonga ahora por siete años más al hermano del gobernador su mandato como Rector.
El asunto no es menor, la calidad de la educación, en cualquiera de sus niveles, debe ser una prioridad dentro de las actividades legislativas, misma que debe estar por encima de cualquier interés político o ideológico.
Por todo lo anterior, presento ante esta honorable asamblea las siguientes:
CONSIDERACIONES
Los Senadores debemos cuidar y ser garantes de la legalidad, el respeto a nuestras leyes, que afortunadamente previenen y limitan justamente el abuso en el actuar de las autoridades en todos sus niveles.
Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a su elevada consideración el presente
PUNTO DE ACUERDO
UNICO.- Que esta soberanía emita un pronunciamiento contra las violaciones a la legalidad en que incurrió el Congreso de Tlaxcala al aprobar la iniciativa de reformas a la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y que exhorte al Congreso de Tlaxcala a que cumpla con lo dispuesto por la propia normatividad corrigiendo y previniendo acciones que atenten contra el Estado de Derecho.
SEN. ALFONSO SÁNCHEZ ANAYA
Salón de Sesiones de la Cámara de Senadores del H. Congreso de la Unión, a veintidós de Octubre del 2009
.
***
-EL C. PRESIDENTE NUÑEZ JIMENEZ: Gracias a usted, Senador Sánchez Anaya.
Túrnese a la Comisión de Federalismo para los efectos correspondientes.
C. SENADOR FRANCISCO AGUSTIN ARROYO VIEYRA: (Desde su escaño) Señor presidente.
-EL C. PRESIDENTE NUÑEZ JIMENEZ: Senador Arroyo Vieyra ¿Con qué objeto?
-EL C. SENADOR FRANCISCO AGUSTIN ARROYO VIEYRA: (Desde su escaño) Para rogarle su consideración a efecto de que esta proposición con punto de acuerdo que presentó el señor Senador Sánchez Anaya, y que tiene que ver con un diferéndum en la Universidad de Tlaxcala, sea returnado no a la Comisión de Federalismo, pero nos imaginamos que podría ser la de Educación. Está a su consideración.
-EL C. PRESIDENTE NUÑEZ JIMENEZ: Es que el punto de acuerdo es inconformidad con el Congreso del Estado al reformar la Ley Orgánica de la Universidad, no es estrictamente con la Universidad, es un asunto del ámbito de competencia del Congreso Local, por eso la sugerencia de que se turnara a la Comisión de Federalismo.
-EL C. SENADOR FRANCISCO AGUSTIN ARROYO VIEYRA: (Desde su escaño) De cualquier manera no tenemos facultades, pero pues hágase la voluntad del señor presidente.
-EL C. PRESIDENTE NUÑEZ JIMENEZ: Gracias, Senador Arroyo.

El aeródromo de Caborca, Sonora

El senador Alfonso Elías Serrano, del Grupo Parlamentario del PRI presentar punto de acuerdo sobre el cierre del aeródromo de Caborca, Sonora.
-EL C. SENADOR ALFONSO ELIAS SERRANO: Con su permiso, senador presidente. El pasado domingo 11 de octubre elementos del Ejército mexicano y de la Procuraduría General de la República, clausuraron el aeródromo de Caborca, Sonora, e inhabilitaron a 54 aeronaves que se encontraban en el interior de la aeropista sin que a la fecha se haya dado una explicación oficial o las causas de estas acciones.
Según información de los propietarios de aviones, la decisión de cerrar el aeropuerto y paralizar las aeronaves, fue tomada por la supuesta existencia de irregularidades en la documentación de más de 50 avionetas. Contrario a lo anterior, los usuarios del aeródromo aseguran que cuentan con la documentación completa, la cual fue entregada en su momento a las autoridades correspondientes.
Lo anterior afecta gravemente al sector agrícola de la región, dado que el 80 por ciento de las avionetas paralizadas prestan el servicio de fumigación a los campos de esta región que cultivan más de 11 mil 500 hectáreas, 7 mil de espárrago, 3 mil de uva y 1,500 de hortalizas.
Agrupaciones de productores agrícolas de Caborca han manifestado que está en peligro la sanidad vegetal de sus cosechas, ya que los cultivos, como el espárrago, se encuentran en etapa de control sanitario y que requieren de la aerofumigación para poder evitar las pérdidas de sus cosechas.
De acuerdo a expertos en el tema, tan sólo dos días sin fumigar las tierras pueden dar lugar a una plaga que arruine la cosecha entera de estos productos.
Autoridades sanitarias de la región han manifestado que el riesgo potencial de un problema fitosanitario es grave, ya que podría afectar a toda la región del Distrito de Riego 139, el cual acumula 25 mil hectáreas de riego.
Cabe resaltar que el Distrito de Riego de Desarrollo Rural, cuentan con un estatus sanitario que ha permitido a la región destaque a nivel nacional e internacional como zona libre y de baja prevalencia de diversas plagas. Y a estas circunstancias se debe agregar además que las autoridades que custodian el aeropuerto no permiten siquiera el despegue de avionetas que trasladan a pacientes graves rumo a hospitales de alta especialidad en la capital del Estado.
Es por todo lo anterior que me permito someter a consideración de esta Asamblea la siguiente proposición con punto de acuerdo.
PRIMERO
Que el Senado de la República exhorta respetuosamente a la Secretaría de la Defensa Nacional y a la Procuraduría General de la República para que valore la grave afectación que el cierre del aeródromo de Caborca está teniendo sobre la economía de la región, particularmente en la agricultura y que agilice la averiguación en curso a efecto de liberar a brevedad el citado puerto aéreo para que continua su operación normal.
SEGUNDO
Que el Senado de la República exhorta respetuosamente a la Secretaría de la Defensa Nacional y a la Procuraduría General de la República para que de manera inmediata restituya a los propietarios de las aeronaves de fumigación ubicadas en el aeropuerto de Caborca que cuentan con su documentación en regla, su legítimo derecho a prestar el servicio de fumigación a los productores agrícolas de la zona, considerando que más de 11,500 hectáreas de cultivo se encuentran en riesgo fitosanitario de no restaurarse el servicio de estas aeronaves, y para que de manera inmediata restituya a los propietarios de las aeronaves que prestan el servicio de ambulancia aérea ubicadas en el aeropuerto de Caborca que cuentan con su documentación en regla y su legítimo derecho a prestar el servicio de traslado a enfermos y pacientes graves. Y.
CUARTO
Que el Senado de la República exhorta también respetuosamente a la Secretaría de la Defensa Nacional y a la Procuraduría General de la República para que practiquen una investigación a fondo a efecto de deslindar responsabilidades a que haya lugar por los daños causados a las aeronaves inhabilitadas durante este tiempo en que el aeropuerto está bajo su resguardo de elementos adscritos a estas dependencias.
Es cuanto, Presidente.
- EL C. PRESIDENTE SENADOR ARTURO NUÑEZ JIMÉNEZ: Gracias, Senador Elías Serrano, túrnese.
-EL C. SENADOR RICARDO MONREAL AVILA (Desde su escaño): ¿Y por qué no lo somete como asunto urgente y obvia resolución?
- EL C. SECRETARIO ZOREDA NOVELO: Consulto a la Asamblea en votación económica si el anterior punto de acuerdo se considera de urgente u obvia resolución y se pone a discusión de inmediato, los que estén porque así se considere, favor de levantar la mano.
(LA ASAMBLEA ASIENTE)
Los que estén porque no se considere, favor de levantar la mano.
(LA ASAMBLEA NO ASIENTE)
Sí se considera de urgente y obvia, señor Presidente.
- EL C. SECRETARIO ZOREDA NOVELO: Por instrucciones de la Presidencia, consulto a la Asamblea en votación económica si es de aprobarse el punto de acuerdo que ha presentado y que acaba de ser considerado de urgencia y obvia resolución, quienes estén porque se apruebe, favor de levantar la mano.
(LA ASAMBLEA ASIENTE)
Quienes estén porque no se apruebe, favor de levantar la mano.
(LA ASAMBLEA NO ASIENTE)
Aprobado el acuerdo, Presidente
.
- EL C. PRESIDENTE NUÑEZ JIMENEZ: Aprobada la propuesta, comuníquese

Reformas al 20 Constitucional

Iniciativas del Sen. Felipe González González, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, la que contiene proyecto de decreto que reforma el artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
-EL C. SENADOR FELIPE GONZALEZ GONZALEZ, dijo en el pleno:
En el año de 2008, según datos del Instituto Ciudadanos de Estudios Sobre la Inseguridad se denunciaron 1 millón 650 mil 565 delitos del fuero común en el país. Para este año es probable que la Procuraduría General de la República reciba denuncias por cerca de de 150 mil delitos del orden federal.
De acuerdo a Sexta Encuesta Nacional Sobre Inseguridad llevada a cabo por el mismo ISEX, sólo se denuncia el 22 por ciento de los delitos, de ahí que la llamada cifra negra oscila alrededor del 85 por ciento.
¿Por qué es esto así? ¿Cuál es la razón de que las personas que sufren delitos prefieren no acudir a demandar la aplicación de la ley, y de hecho opten por renunciar a la reparación del año, y a que los ilícitos dejen de producir sus consecuencias?
El mismo instituto en su Sexta Encuesta Nacional Sobre Inseguridad estableció que el 39 por ciento de los entrevistados considera una pérdida de tiempo ir a presentar una denuncia; en otras palabras, las víctimas no tienen confianza en sus autoridades.
En el ámbito constitucional nuestra Ley Fundamental se ocupa de los derechos de las víctimas en el Artículo 20, en el Apartado A se establecen los principios generales del proceso penal acusatorio y oral.
El Apartado B, consagra los derechos de toda persona imputada, y al último, en el Apartado C, aparecen los derechos de la víctima o del ofendido.
En la ingeniería constitucional la eficacia del sistema de justicia no radica en el orden en que aparecen las disposiciones normativas en la Carta Magna o en cualquier otro ordenamiento. Sin embargo, es importante que se garantice los derechos de las víctimas del delito lo cual es acorde con las exigencias y necesidades de las y los ciudadanos.
No obstante, la técnica constitucional permite reflejar por parte del legislador calificado la valoración que hace de ciertos temas en un momento histórico determinado. México se ha distinguido por este tipo de arquitectura constitucional, la declaración de derechos sociales que consagra el equilibrio entre el trabajo y el capital es un ejemplo de ello.
En la actualidad las víctimas de los delitos y sus familias requieren, y así lo demandan, mayor atención de los Tres Poderes y de los tres órdenes de gobierno. Esta legítima exigencia social se aprecia con nitidez tratándose de las personas que han sufrido el delito del secuestro.
Los probables responsables tienen todo tipo de derechos que se traducen en ventajas para enfrentar el proceso, mientras que las víctimas ven transcurrir los días, los meses y los años sin que se haga justicia. Las familias que sufrieron los ataques de una conocida banda de plagiarios todavía no logran la reparación eficaz del daño por medio de la indemnización de los rescates pagados, a pesar de que los principales miembros de la organización delictiva fueron detenidos hace más de diez años.
En este orden de ideas los derechos de las víctimas han sido los últimos invitados al proceso penal. Poco a poco han pasado de ser un mero convidado de piedra a incipientes protagonistas de las causas penales, reduciéndose cada vez más el trasnochado monopolio de la acción penal.
La reciente reforma al sistema de justicia penal otorgó mayores derechos a las víctimas que ahora los pueden hacer valer al lado del Ministerio Público para recuperar, en la medida de lo posible, la situación de que gozaban antes de la comisión del ilícito.
Como muestra de la voluntad política de los poderes constituidos, de apoyar a las víctimas de los delitos, reconociendo la importancia de sus derechos frente a la remetida violenta de unos cuantos, que serán siempre los menos, que integran a la delincuencia organizada y para sustentar una base sobre la cual se asiente toda una filosofía a favor de las familias de las víctimas de delitos, vengo a proponer hoy la inversión de los apartados B y C del artículo 20 Constitucional en términos del decreto que aparece publicado hoy en la Gaceta del Senado.
Además del respeto a sus derechos, quizás el punto más sensible hacia las víctimas, es el trato que reciben por parte de las autoridades. La Constitución es además de una estructura con rigor lógico la proyección de lo que somos y lo que aspiramos a ser.
Seamos solidarios con las víctimas, démosle un trato constitucional que demuestre que las escuchamos.
Muchas gracias a los que atendieron y a los que no. Le ruego que se inserte íntegro en el Diario de los Debates.
-EL C. PRESIDENTE NAVARRETE RUIZ: Por supuesto, se acepta la petición del Senador González, y se turna a las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; y de Estudios Legislativos, para su análisis y dictamen correspondiente.
***
La
E X P O S I C I O N D E M O T I V O S de la Iniciativa
Análisis de la Situación.
Los vientos de la Ilustración trajeron consigo el principio de la justicia imparcial e independiente y, con ellos, las garantías del proceso penal. Se proscribieron los malos tratos, los azotes y las penas trascendentes. Se prohibió juzgar a una persona dos veces por el mismo delito. Sendas garantías en materia penal recogidas por los artículos 16, 18, 19, 20, 21, 22 y 23 constitucionales en 1917. Al paso casi de un siglo, por otro lado en la ley penal el catálogo de los delitos ha ido en aumento reflejando en la tipificación la sofisticación criminal que da lugar a nuevas conductas que causan daño a las víctimas y a la sociedad, dado que el Penal no ha perdido sino que se ha acentuado su carácter de Derecho Público apareciendo en este escenario jurídico un nuevo personaje que reclama con la misma intensidad la protección de sus derechos: La Víctima.
En efecto, el desequilibrio en la etapa de averiguación previa, durante el juicio y prácticamente su olvido al aplicar las penas, en particular la de prisión provocaron una reacción social ante la notoria injusticia que se ha traducido en que los derechos de la víctima también habiten en la Carta Magna. La vida de las personas sometidas al sistema de justicia penal, en cualquiera de sus etapas; su libertad y sus bienes están en juego. De ahí la protección constitucional. Esos mismos valores han dejado de existir ya no como conceptos jurídicos sino en el mundo real para la víctima. Quien sufre una conducta delictiva no está a las resultas del juicio. La víctima ya fue asesinada, privada de la vida, de su libertad o sus bienes o mancillada. No hay duda. La legislación secundaria no permite iniciar un proceso legal de no haber quedado comprobado que haya una víctima y que un bien jurídico tutelado haya sido dañado o puesto en peligro. El ofendido va ante la autoridad para que se le restituya por efecto de la Justicia, ya que el delincuente no lo hará por sí mismo. El delincuente tiene que ser compelido a reparar el daño.
Es bien sabido que nadie es culpable hasta que se pruebe su responsabilidad. En México más del 80% de las personas sujetas a procedimiento penal resultan responsables por la existencia jurídica del delito. En algunos estados el porcentaje de sentencias absolutorias no llega a dos dígitos.
El Penal es un Derecho de última instancia. Se aplica cuando todos los demás ordenamientos, los usos sociales y las buenas costumbres han sido insuficientes para mantener a los integrantes de la sociedad en el marco de la convivencia armónica. Aquella convivencia a que aspira el artículo 3º constitucional desde el punto de vista y quehacer educativo. Es el derecho que se aplica a los que se salen del orden jurídico y social. Para ellos, la Constitución ha terminado al paso de los años por darles primacía en su preceptiva. En efecto, el apartado B del artículo 20 constitucional se ocupa en primer término de los derechos del acusado. La víctima se relega a segundo término. El apartado C se ocupa de sus derechos.
La víctima requiere resurgir en el tratamiento normativo constitucional. Con mayor razón en el ambiente de violencia que se padece y que encuentra causas diversas. La exclusión social acentuada por la declinación económica; las condiciones de alto consumo de enervantes en países con poder de compra de drogas, entre otras. Las víctimas, entre las que destacan las de secuestro, quieren no sólo ver protegidos adecuadamente sus derechos, sino que se les distinga con claridad de los que son acusados por violar la ley.
En México, se registran al año casi 150 mil de delitos federales. Según diversos análisis sobre la estadística criminal, aproximadamente el 20% de los delincuentes comete el 80% de los delitos. En otras palabras, el conjunto de las personas que cometen delitos dolosos es mucho más reducido que el de sus víctimas. Ello es así en razón de que un delincuente o una organización criminal no comete uno sino diversos delitos. Esta circunstancia del acontecer delictivo se aprecia más cuando se realizan detenciones de secuestradores, en cuya investigación se descubre que han perpetrado otros plagios diversos del que dio lugar a su aprehensión. Aunque la eficacia en la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal no radica en el orden en que aparezcan las disposiciones normativas en la Constitución o en cualquier otro ordenamiento, es importante que se garanticen los derechos de las víctimas, en particular cuando en el marco del combate a la delincuencia este modelo de trabajo legislativo significa para dichas víctimas y sus familias, una muestra no sólo de apoyo del Legislativo hacia sus derechos, sino de comprensión y compromiso de conjuntar la voluntad política de los tres órdenes de gobierno en la defensa de las personas y sus bienes a lo largo y ancho del país. De esta guisa, la primacía de los derechos de las víctimas que trae aparejada la inversión propuesta de los apartados del Artículo 20 constitucional adquiere en estos momentos de extrema violencia provocada por la embestida de la delincuencia organizada que no se detiene para extorsionar, secuestrar, y hasta asesinar la altura de una verdadera Decisión Política Fundamental.
Las leyes de la república, la Constitución primero que todas ellas, protegen y propugnan valores sociales. En este orden de ideas, el lugar normativo de los derechos de la víctima antecede a la garantía de los derechos de la persona acusada de haber cometido un delito. En estos momentos en que las autoridades de los tres órdenes de gobierno enfrentan el antagonismo de la delincuencia, las víctimas merecen un signo claro del Poder Legislativo de reconocimiento, aliento y apoyo a sus derechos. Por lo anterior y con el propósito de que la preceptiva constitucional refleje la importancia de los derechos de las víctimas de delitos, propongo la inversión de los incisos del artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en términos del siguiente,
PROYECTO DE DECRETO QUE REFORMA LOS INCISOS DEL ARTICULO 20 DE LA CONSTITUCION POLITICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS PARA QUEDAR COMO SIGUE,
Artículo Unico.- Se invierten los incisos B y C del Artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para quedar como sigue,
Artículo 20. El proceso penal será acusatorio y oral. Se regirá por los principios de publicidad, contradicción, concentración, continuidad e inmediación.
A. ..
B. De los derechos de la víctima o del ofendido:
I. Recibir asesoría jurídica; ser informado de los derechos que en su favor establece la Constitución y, cuando lo solicite, ser informado del desarrollo del procedimiento penal;
II. Coadyuvar con el Ministerio Público; a que se le reciban todos los datos o elementos de prueba con los que cuente, tanto en la investigación como en el proceso, a que se desahoguen las diligencias correspondientes, y a intervenir en el juicio e interponer los recursos en los términos que prevea la ley.
Cuando el Ministerio Público considere que no es necesario el desahogo de la diligencia, deberá fundar y motivar su negativa;
III. Recibir, desde la comisión del delito, atención médica y psicológica de urgencia;
IV. Que se le repare el daño. En los casos en que sea procedente, el Ministerio Público estará obligado a solicitar la reparación del daño, sin menoscabo de que la víctima u ofendido lo pueda solicitar directamente, y el juzgador no podrá absolver al sentenciado de dicha reparación si ha emitido una sentencia condenatoria.
La ley fijará procedimientos ágiles para ejecutar las sentencias en materia de reparación del daño;
V. Al resguardo de su identidad y otros datos personales en los siguientes casos: cuando sean menores de edad; cuando se trate de delitos de violación, secuestro o delincuencia organizada; y cuando a juicio del juzgador sea necesario para su protección, salvaguardando en todo caso los derechos de la defensa.
El Ministerio Público deberá garantizar la protección de víctimas, ofendidos, testigos y en general todas los sujetos que intervengan en el proceso. Los jueces deberán vigilar el buen cumplimiento de esta obligación;
VI. Solicitar las medidas cautelares y providencias necesarias para la protección y restitución de sus derechos, y
VII. Impugnar ante autoridad judicial las omisiones del Ministerio Público en la investigación de los delitos, así como las resoluciones de reserva, no ejercicio, desistimiento de la acción penal o suspensión del procedimiento cuando no esté satisfecha la reparación del daño.
C. De los derechos de toda persona imputada:
I. A que se presuma su inocencia mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa;
II. A declarar o a guardar silencio. Desde el momento de su detención se le harán saber los motivos de la misma y su derecho a guardar silencio, el cual no podrá ser utilizado en su perjuicio. Queda prohibida y será sancionada por la ley penal, toda incomunicación, intimidación o tortura. La confesión rendida sin la asistencia del defensor carecerá de todo valor probatorio;
III. A que se le informe, tanto en el momento de su detención como en su comparecencia ante el Ministerio Público o el juez, los hechos que se le imputan y los derechos que le asisten. Tratándose de delincuencia organizada, la autoridad judicial podrá autorizar que se mantenga en reserva el nombre y datos del acusador.
La ley establecerá beneficios a favor del inculpado, procesado o sentenciado que preste ayuda eficaz para la investigación y persecución de delitos en materia de delincuencia organizada;
IV. Se le recibirán los testigos y demás pruebas pertinentes que ofrezca, concediéndosele el tiempo que la ley estime necesario al efecto y auxiliándosele para obtener la comparecencia de las personas cuyo testimonio solicite, en los términos que señale la ley;
V. Será juzgado en audiencia pública por un juez o tribunal.
La publicidad sólo podrá restringirse en los casos de excepción que determine la ley, por razones de seguridad nacional, seguridad pública, protección de las víctimas, testigos y menores, cuando se ponga en riesgo la revelación de datos legalmente protegidos, o cuando el tribunal estime que existen razones fundadas para justificarlo.
En delincuencia organizada, las actuaciones realizadas en la fase de investigación podrán tener valor probatorio, cuando no puedan ser reproducidas en juicio o exista riesgo para testigos o víctimas. Lo anterior sin perjuicio del derecho del inculpado de objetarlas o impugnarlas y aportar pruebas en contra;
VI. Le serán facilitados todos los datos que solicite para su defensa y que consten en el proceso.
El imputado y su defensor tendrán acceso a los registros de la investigación cuando el primero se encuentre detenido y cuando pretenda recibírsele declaración o entrevistarlo. Asimismo, antes de su primera comparecencia ante juez podrán consultar dichos registros, con la oportunidad debida para preparar la defensa.
A partir de este momento no podrán mantenerse en reserva las actuaciones de la investigación, salvo los casos excepcionales expresamente señalados en la ley cuando ello sea imprescindible para salvaguardar el éxito de la investigación y siempre que sean oportunamente revelados para no afectar el derecho de defensa;
VII. Será juzgado antes de cuatro meses si se tratare de delitos cuya pena máxima no exceda de dos años de prisión, y antes de un año si la pena excediere de ese tiempo, salvo que solicite mayor plazo para su defensa;
VIII. Tendrá derecho a una defensa adecuada por abogado, al cual elegirá libremente incluso desde el momento de su detención. Si no quiere o no puede nombrar un abogado, después de haber sido requerido para hacerlo, el juez le designará un defensor público. También tendrá derecho a que su defensor comparezca en todos los actos del proceso y éste tendrá obligación de hacerlo cuantas veces se le requiera, y
IX. En ningún caso podrá prolongarse la prisión o detención, por falta de pago de honorarios de defensores o por cualquiera otra prestación de dinero, por causa de responsabilidad civil o algún otro motivo análogo.
La prisión preventiva no podrá exceder del tiempo que como máximo de pena fije la ley al delito que motivare el proceso y en ningún caso será superior a dos años, salvo que su prolongación se deba al ejercicio del derecho de defensa del imputado. Si cumplido este término no se ha pronunciado sentencia, el imputado será puesto en libertad de inmediato mientras se sigue el proceso, sin que ello obste para imponer otras medidas cautelares.
En toda pena de prisión que imponga una sentencia, se computará el tiempo de la detención.
T R A N S I T O R I O S
Unico.- Este decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

México, Distrito Federal a 26 de octubre de 2009.

Se amplia el plazo para designar Ombudsman

Comunicaciones de la Sen. Rosario Ibarra, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, por la que solicita ampliación del plazo señalado en la Base Octava de la Convocatoria Pública Abierta para designar al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
México, Distrito Federal a 26 de octubre de 2009.
SEN. CARLOS NAVARRETE RUIZ.
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA DEL SENADO DE LA REPÚBLICA.
Por este conducto quiero informarle que en sesión celebrada el día de hoy, la Comisión de Derechos Humanos aprobó solicitar al Pleno de esta Cámara Alta la ampliación del plazo señalado en la Base Octava de la Convocatoria Pública Abierta para designar al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
Por tanto, se solicita que el referido plazo se amplíe del 29 de octubre al 06 de noviembre de 2009.
ATENTAMENTE.
SEN. ROSARIO IBARRA.
-EL C. SECRETARIO ZOREDA NOVELO: Se recibió una comunicación suscrita por la Senadora Rosario Ybarra de Piedra, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, por la que solicita ampliación del plazo señalado en la base octava de la Convocatoria Pública Abierta para designar al Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
-EL C. PRESIDENTE NAVARRETE RUIZ: Señores Senadores: Esta comunicación suscrita por la Senadora Rosario Ybarra, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, viene respaldada por unanimidad por los integrantes de dicha Comisión.
Por ello, está a consideración de la Asamblea el siguiente Punto de Acuerdo:
“UNICO.- La Cámara de Senadores autoriza ampliar el plazo dispuesto en la base octava de la Convocatoria aprobada el pasado 24 de septiembre, para que la designación de la terna de candidatos y la elección del Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que ahí se dispone, se realice a más tardar el 6 de noviembre de 2009”.
-Está a discusión el Acuerdo al que se acaba de dar lectura para ver si algún Senador o Senadora desea hacer uso de la palabra.
En virtud de que no hay oradores inscritos, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse el acuerdo presentado.
-EL C. PRESIDENTE NAVARRETE RUIZ: Aprobado el Acuerdo por el que se amplía el plazo para la designación de la terna de candidatos y la elección de quien ocupe la Presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
Publíquese en la Gaceta del Senado y comuníquese a las Comisiones de Derechos Humanos, de Justicia y de Estudios Legislativos, Primera

Debate en San Lázaro, 27 de octubre

La Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados consideró que la comparecencia del titular de la Secretaría del Trabajo, Javier Lozano Alarcón no se desahogó, por lo que citarán nuevamente al funcionario para que cumpla con el requisito de la Glosa del Tercer Informe de Gobierno de Felipe Calderón.
ASimismo, la Cámara de Diputados aprobó modificaciones al acta de la Sesión del Pleno el pasado 22 de octubre, para que en esta se consigne lo que sucedió conforme a la versión estenográfica.
Al presentar la propuesta, el diputado Felipe Solís Acero (PRI) señaló que el presidente de la Mesa Directiva levantó la sesión y posteriormente se refirió al secretario de Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón quien compareció ante el Pleno, en la fecha citada.
“Eso consigna la versión estenográfica, exactamente lo contrario de lo que se puso equivocadamente en el acta. Por eso objetamos el acta y por eso no podemos estar de acuerdo en que se vote un documento que no consigna lo que sucedió realmente en el pleno”.
Al inició de su intervención, Solís Acero dijo que el presidente de la Mesa Directiva dio por concluida la comparecencia del titular de la STPS, “ese señalamiento es improcedente, en primer lugar, porque el presidente no tiene facultades para declarar si una comparecencia está desahogada o no. No existe ni en la Ley Orgánica ni en el Reglamento facultad, atribución, normatividad alguna que le faculte al presidente a realizar una declaración de ese tipo.
Precisó que para efectos de “la comparecencia truncada estemos a lo que acordó la Junta de Coordinación Política, el pasado 26 de octubre: Primero, la comparecencia del secretario del Trabajo y Previsión Social, no se desahogó.
Segundo, el funcionario aludido, el secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón, será convocado nuevamente para que se desahogue la comparecencia en términos de lo señalado en el segundo párrafo del artículo 69 constitucional, que lo obliga a comparecer no de motu propio, sino a solicitud y citatorio de esta asamblea, como fue aprobado en la sesión correspondiente; y
Tercero, el citatorio al funcionario, para que cumpla con la obligación constitucional, se librará en el momento en el que el trabajo legislativo de esta Cámara lo permita”.
En pro del acta original, el legislador Justino Eugenio Arriaga Rojas (PAN) dijo que dicha comparecencia se llevó acabo en las circunstancias de tiempo y lugar para la que fue convocada, y dijo que en la declaratoria del presidente de la Mesa Directiva se observaron todos los principios que rigen su actuación en el Pleno, y que no registró impugnación por parte de algún miembro de la asamblea a la resolución por dar concluida la Sesión.
Puntualizó que “no se cumplió al pie de la letra los formatos de orden; estamos a favor de cualquier tipo de acción o discusión, pero no podemos permitir que compañeros diputados o integrantes de la Mesa Directiva imperen el orden que había sido planteado”.
Al hablar en contra, el diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (PT) señaló que para su grupo parlamentario, “el presidente de la Mesa Directiva no puede dar por cumplida la comparecencia de un secretario de Estado, ya que es una facultad del Pleno: creo que debió haberlo consultado”.
Se manifestó en contra de la conducción de la Sesión anterior. “Creemos que hubo múltiples violaciones tanto a la Ley Orgánica y al Reglamento del Congreso General; protestamos por la conducción de la Sesión y elevamos un extrañamiento muy severo por esta conducción indebida e ilegal”.
A favor, el diputado Carlos Alberto Pérez Cuevas (PAN) destacó que la actuación del presidente de la Mesa Directiva fue apegada a estricto derecho, “no lo digo yo, o la bancada de Acción Nacional, sino la Legislación que nos rige y que nos obliga a ceñirnos a ese tema”.
El diputado José de Jesús Zambrano Grijalva (PRD) precisó que de ninguna manera la intención de su partido es cuestionar las facultades que tiene el Presidente de la Mesa Directiva, pero acotó que nunca se exigió orden al público asistente a las sesiones. “Lo más conveniente es que se modifique el acta en los términos en que se ha planteado aquí”.
Para alusiones personales y rectificación de hechos participaron los diputados del PAN, María Dolores Del Río Sánchez y Roberto Gil Zuarth; por el PRD, Emilio Serrano Jiménez y Víctor Manuel Castro Cosío; del PT, Gerardo Fernández Noroña, Laura Itzel Castillo Juárez, Porfirio Muñoz Ledo, Mario Alberto Di Costanzo Armenta y Teresa Guadalupe Reyes Sahagún.
Ese tema generó un intenso debate.
Versión estenográfica de la sesión ordinaria del martes 27 de octubre de 2009
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Se dispensa la lectura. El siguiente punto del orden del día es la lectura del acta de la sesión anterior. Le pido a la Secretaría consulte a la asamblea si se dispensa la lectura, tomando en consideración que ha sido publicada en la Gaceta Parlamentaria.
El Secretario diputado Balfre Vargas C
ortez: Por instrucciones de la Presidencia?
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame, diputado. El diputado Cárdenas Gracia desea hacer uso de la palabra.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): Después de la intervención del señor secretario, del diputado secretario, quisiera tomar el uso de la palabra en la tribuna. El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Con mucho gusto. Continúe, señor secretario.
El Secretario diputado Balfre Vargas Cortez: Por instrucciones de la Presidencia, se consulta a la asamblea en votación económica, si se le dispensa la lectura al acta de la sesión anterior, tomando en consideración que ha sido publicada en la Gaceta Parlamentaria. Las diputadas y los diputados que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo (votación). Las diputadas y los diputados que estén por la negativa sírvanse manifestarlo (votación). Señor presidente, mayoría por la afirmativa.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Se dispensa la lectura. Proceda la Secretaría poner a discusión el acta.
El Secretario diputado Balfre Vargas Cortez: Está a discusión el acta.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame, diputado. El diputado Jaime Cárdenas Gracia. A sus órdenes, diputado. Dígame qué desea, diputado.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): Señor presidente, respecto al acta, para hechos. Respecto al contenido de la información que aparece en el acta quisiera hacer algunos comentarios, para hechos.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Para efecto de tener claridad en el debate, le pregunto si se inscribiría usted en contra del acta, para abrir un turno de oradores.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): En contra del acta, señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Bien. En los términos del artículo 114 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso y en este apartado de la discusión del acta de la sesión anterior, abrimos un turno de oradores: dos oradores en pro y dos en contra. Se está inscribiendo en contra el diputado Jaime Cárdenas Gracia. ¿Alguien más desea inscribirse?
El diputado Felipe Solís Acero (desde la curul): En contra, señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: El diputado Solís Acero. Solís Acero, en contra, y el diputado Cárdenas Gracia, en contra. ¿Oradores en pro? No existen oradores en pro. Se concede el uso de la palabra al señor diputado Cárdenas Gracia.
Solicitamos a todos nuestros compañeros de los medios de comunicación que hagan favor de ocupar su lugar a efecto del desarrollo de la sesión de esta Cámara de Diputados.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia: Con su venia, señor presidente. Respecto al acta de la sesión anterior me gustaría principalmente comentar varios temas, varios hechos que se contemplan en el acta que me parecen particularmente graves.
En primer lugar, señalar que estimamos en nuestro grupo parlamentario que el presidente no puede tener por cumplida o dar por cumplida la comparecencia de un secretario de Estado. Ésa es una facultad del pleno de la Cámara de Diputados; que en las atribuciones que tiene el presidente de la Cámara, en el artículo 23, no se señala expresamente la facultad para dar por concluida o por cumplida una comparecencia. Creo que el señor presidente de la Cámara debió haber consultado al pleno de la misma.
También me parece particularmente grave que ya se había levantado la sesión de la Cámara cuando el presidente da por cumplida la comparecencia. Aquí yo encuentro una segunda violación a la ley, porque la sesión había concluido y no tenía el presidente facultades para dar por cumplida la comparecencia del secretario.
También quiero mencionar que el argumento para dar por concluida la sesión, que fue el desorden en las galerías, de acuerdo con el propio Reglamento para el Gobierno Interior de este Congreso, como todos lo sabemos, establece el mecanismo y los procedimientos para retirar a los que provocan el desorden o para llamarlos al orden, nunca se hizo esto, nunca se llamó al orden a las personas del Sindicato Mexicano de Electricistas que estaban profiriendo expresiones y gritos desde la galería. Creo que no se cumplió el artículo 210 del Reglamento.
Otra cuestión que me preocupa y nos preocupa mucho en el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, es el ejercicio de la atribución del presidente para suspender o levantar las sesiones; creo que no debe ser, no se debe ejercer esta atribución de manera omnímoda, porque de acuerdo a la propia Ley Orgánica del Congreso, al artículo 20, párrafo segundo, inciso b), la Mesa Directiva de esta Cámara tiene como facultad vigilar el adecuado desarrollo de las sesiones.
Es decir, el presidente, cuando ejerce la atribución de suspender o levantar una sesión debe, al menos, consultarlo con la Mesa Directiva de esta Cámara, cosa que no hizo el presidente Ramírez Acuña; o en su caso, consultarlo con el propio pleno de la Cámara de Diputados.
Debemos tomar en cuenta que aquí todos somos pares, incluyendo al presidente de la Cámara, y que el ejercicio de sus atribuciones legales debe, siempre, darse de manera consensuada, oyendo a la Mesa Directiva y al pleno de la Cámara de Diputados.
Por todo lo anterior, y además por un señalamiento que, en lo particular, quiero hacer, respecto a la conducción que tuvo como presidente encargado de la Mesa, el diputado Salazar, que no me concedió el derecho a la palabra para contestar alusiones personales del propio diputado Salazar y de algunos otros diputados del Partido Acción Nacional, violando el artículo 102 del Reglamento, quisiera manifestar, a nombre propio y también de nuestro grupo parlamentario, que no estamos de acuerdo con la manera en que se condujo la sesión anterior, que hubo múltiples violaciones tanto a la Ley Orgánica del Congreso como al Reglamento.
Por eso protestamos por la conducción de la sesión, tanto la conducción del diputado Salazar como la conducción del presidente de esta Mesa, Ramírez Acuña, y nos permitimos elevar a la consideración de todos ustedes un extrañamiento muy severo por esta conducción indebida, ilegal que se realizó en la sesión anterior. Muchas gracias a todos ustedes.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Señor diputado, estamos en el capítulo de discusión del acta. ¿Tiene usted alguna propuesta para el acta?
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia: Sí, desde luego. Quisiera que en el acta, señor presidente, en la página 5 de la Gaceta, en donde se dice ahí que continuaron interviniendo desde su curul los diputados Carlos Alberto Pérez Cuevas, del Partido Acción Nacional, en dos ocasiones, y María Dolores del Río Sánchez, del Partido Acción Nacional; antes de la mención al receso, me gustaría que se señalara que en lo personal como diputado solicité el uso de la palabra para contestar alusiones personales, con fundamento en el artículo 102 del Reglamento y ese derecho no me fue conferido por el diputado Salazar.
Respecto a la última parte del acta donde dice "receso, presidencia del diputado Francisco Javier Ramírez Acuña", cuando el presidente hace consideraciones en relación con la sesión, da por cumplida la comparecencia del secretario del Trabajo y Previsión Social, ahí señalar claramente que dio por cumplida usted la comparecencia del secretario una vez que se había levantado la sesión. Usted había levantado la sesión sin haberlo consultado a la Mesa Directiva ni al pleno de la Cámara.
Que se levantó la sesión sin hacer las consultas correspondientes y que dio por cumplida la comparecencia una vez que se levantó la sesión. Eso me gustaría que se incluyera en esta acta, porque son datos relevantes que obedecen a la verdad, porque así ocurrieron los hechos y lo podemos constatar con cualquier grabación del Canal del Congreso de esta Cámara de Diputados.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, señor diputado. Tome nota la Secretaría. Se concede el uso de la palabra al diputado Justino Arriaga Rojas, en pro del acta, del Partido Acción Nacional.
El diputado Justino Eugenio Arriaga Rojas: Con su venia, señor presidente. Nada más para hacer constar que el día 20 de octubre, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó, en acuerdo de la Junta de Coordinación Política, el formato que establece la comparecencia del secretario de Trabajo y Previsión Social, mismo que tuvo lugar el jueves 22 de octubre a las 11: 00 horas.
Las consideraciones del Grupo Parlamentario de Acción Nacional son las siguientes:
En primer término, se llevó a cabo la comparecencia en las circunstancias de tiempo y lugar convocados.
Segunda conclusión. En cuanto al cumplimiento formal del objeto de la misma, se acreditaron la asistencia del servidor público compareciente, así como la protesta de decir verdad.
Tercero. En cuanto al cumplimiento de fondo del objeto, que es el análisis del Tercer Informe del Gobierno del presidente de la república en materia de política social, no se llevó a cabo como se desprende del Diario de los Debates.
Cuarto. En la declaratoria del presidente de la Mesa Directiva, previa a dar por terminada la sesión, se observaron en todo momento los principios que rigen su actuación en el pleno y se fundó y motivó su determinación.
Quinto. No se registró impugnación por parte de algún miembro de la asamblea, o por ésta, a la resolución del presidente de dar por concluida la sesión.
Sexto. El presidente dejó constancia de la asistencia del secretario al llamamiento de la Cámara y no formuló ningún pronunciamiento específico sobre el cumplimiento del objeto de la comparecencia, determinación que corresponde a la asamblea.
Séptimo. El pleno de la Cámara, mediante el acuerdo respectivo promovido por la Junta de Coordinación Política, podría optar por llamar de nueva cuenta a comparecer al secretario del Trabajo y Previsión Social.
Es importante también leer las atribuciones de la Mesa Directiva ?el artículo 20, específicamente, en sus numerales 1 y 2?. Cabe resaltar que integrantes de la Mesa Directiva fueron los que interrumpieron los trabajos como habían sido acordados en el formato de la comparecencia del secretario del Trabajo.
Es importante hacer mención, porque no se estaban cumpliendo. No se cumplió al pie de la letra el formato de orden que se estaba respetando previamente en la Junta de Coordinación Política.
La Ley Orgánica en su artículo 20 estatuye que la Mesa Directiva conduce las sesiones de la Cámara y asegura el debido desarrollo de los debates, discusiones y votaciones del pleno. En el numeral 2 estatuye que la Mesa Directiva observará en su actuación los principios de imparcialidad y objetividad y tendrá las siguientes atribuciones:
a) Asegurar el adecuado desarrollo de las sesiones del pleno de la Cámara...
Los diputados de Acción Nacional están a favor de cualquier tipo de acción y de la libertad de expresión de cualquiera de nosotros como diputados; pero lo que no debemos permitir es que compañeros diputados, y menos integrantes de la Mesa Directiva, irrumpan y alteren el orden que se había estipulado previamente en la Junta de Coordinación Política. Eso es lo que estamos planteando en este momento. Es todo, señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, señor diputado. Tome nota la Secretaría. Se concede el uso de la palabra al diputado Felipe Solís Acero, del Partido Revolucionario Institucional, en contra.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña (desde la curul): Antes, diputado presidente, por alusiones personales.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame diputado Solís, el diputado Fernández Noroña.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Muchas gracias, diputado presidente. Por alusiones pedí la palabra. Compañeros diputados, diputadas, en la Mesa Directiva acabamos de tener un muy largo debate sobre la comparecencia frustrada del secretario del Trabajo del gobierno usurpador y ahí se comentó este tema que está trayéndose a tribuna.
Yo creo que tienen que ser muy precisos, compañeros diputados, cuando hagan señalamientos. Si hay algo que algún integrante de la Mesa Directiva haya hecho fuera de la normatividad, fuera de la reglamentación, fuera del marco legal existente en esta soberanía, tienen que decir qué fue lo que se violentó.
Yo sostengo, como lo dije hace rato en la Mesa Directiva, que aquí se utilizan discrecionalmente los lugares que corresponden a la Mesa Directiva y, como se usan discrecionalmente, yo decidí utilizar ese día el que está de mi lado derecho; eso fue todo lo que hice. Y luego las diputadas del PAN tomaron la tribuna y no me dejaban sentar en ningún lugar y eso fue lo que generó el inicio del debate y de la forma en que se llevó a cabo la comparecencia.
Francamente -lo digo con toda responsabilidad- yo creo que la bancada de Acción Nacional debería revisar su comportamiento. Se los digo, qué quieren que haga, porque deberían dedicarse a hacer galletitas y no a política; son muy sensibles, son hipersensibles, hacen barbaridad y media, aprueban impuestos en contra de la población, toman decisiones contrarias al pueblo, quieren rematar una empresa pública nacional y luego no quieren que se les reclame, no quieren que se les critique, quieren que a sus secretarios del gobierno usurpador se les trate como marqueses cuando, además de incompetentes, actúan con absoluta irresponsabilidad.
Me parece que hay que poner las cosas en su lugar, que se tienen que debatir las cosas con seriedad; me parece que tenemos que encontrar la manera de ir escuchando las posiciones, los argumentos, las críticas y no ser hipersensibles a esas críticas porque francamente no tienen ningún sentido.
Quiero terminar diciendo esto. La madrugada del miércoles de la semana pasada aquí se votó por el PRI, el PAN y un sector del PRD por los nuevos impuestos. Hoy, quienes se preocupan por la imagen de la Cámara, a la mejor tienen que pasar el trago amargo de que el Senado regrese la minuta dándole marcha atrás a cosas que aquí se decidieron, contrarias al interés nacional.
Me parece que es en eso en lo que deberían estar pensando los diputados y las diputadas cuando hablan de la imagen de la Cámara, en sus decisiones de fondo, y que no se les olvide que son representantes populares, que están aquí por el pueblo de México, por sus distritos, por sus electores y que no están aquí por sus gobernadores; alguno estará, pero aquí están fundamentalmente en representación del pueblo y a él nos debemos, y a él debemos honrar.
Me parece que nuestras decisiones deben cuidar esos intereses y hoy, más que nunca, incrementar los impuestos tiene un rechazo popular absoluto. Me parece que debería ser sensible esta Cámara y volver a retomar nuestras propuestas que hicimos de manera muy clara, de la austeridad republicana, bajarnos los sueldos a la mitad, incluidos los diputados, acabar con los privilegios y que paguen las 20, 30, 50 muy grandes empresas que no cumplen con sus obligaciones tributarias bajo el eufemismo de consolidación fiscal o lo que aquí se acordó para beneficiar a Televisa.
Me parece que esos son los temas de fondo y no estas rasgaduras de vestidura sobre las formas, que también cuentan, pero que tienen una raíz muy profunda, sin duda, de lo que está pasando en esta Cámara y de lo que está pasando en el país. Muchas gracias, compañeros, compañeras diputadas y compañeros diputados.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene la palabra el señor diputado Felipe Solís Acero; en contra.
La diputada María Dolores del Río Sánchez (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame, señor diputado. La diputada Dolores del Río ¿con qué objeto?
La diputada María Dolores del Río Sánchez (desde la curul): Señor presidente...
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Tiene el uso de la palabra, diputada.
La diputada María Dolores del Río Sánchez: Con su permiso, señor presidente. Yo sé que este tema viene dentro de la agenda política que vamos a revisar más adelante. Sin embargo, una vez que estamos viendo y estamos por aprobar el acta de la sesión anterior, lo que solamente quisiera aclarar es parte de la discusión que hemos llevado a cabo los integrantes de la Mesa Directiva.
Señalar que la responsabilidad ?como hace un momento lo decía un compañero de Acción Nacional? de la Mesa Directiva es mantener el orden y coordinar con imparcialidad las sesiones. Se encuentra dentro de nuestro marco jurídico.
Yo el día de hoy ?gracias a que todos ustedes, miembros de este pleno, votaron por esta Mesa Directiva; cada uno de ustedes decidió que nosotros estemos aquí arriba? solicito más respeto por parte de todos los integrantes de la Mesa Directiva hacia el resto de los diputados.
Sí reiterar que el desorden que se provocó en la sesión en la que compareció el secretario del Trabajo, se debió al comportamiento inadecuado, desde el punto de vista del marco jurídico del Congreso General, por uno de los miembros de esta Mesa Directiva.
Ojalá esta reunión no se convierta en una reunión de alusiones de uno a otro. Pero yo creo que lo que vimos todos, no es necesario que nuevamente lo narremos. Por su atención, muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputada.
La diputada Laura Itzel Castillo Juárez (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Sí, diputada Castillo, dígame.
La diputada Laura Itzel Castillo Juárez (desde la curul): Para rectificación de hechos.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: ¿Qué hechos desea rectificar?
La diputada Laura Itzel Castillo Juárez (desde la curul): Los señalados por la diputada Dolores del Río.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Tiene usted el uso de la palabra, diputada.
La diputada Laura Itzel Castillo Juárez: Diputado presidente. Diputadas y diputados, aquí se ha hablado específicamente con relación a cuestiones que tienen que ver con lo que llamaríamos civilidad política. De hecho, la coordinadora parlamentaria del Partido Acción Nacional hizo referencia a este término. Yo quisiera decir aquí, en específico, que es impresionante cómo se violan las cuestiones parlamentarias en este recinto.
Quiero recordar específicamente el hecho de que aquí, por unanimidad, se votaron unas preguntas a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y que en ánimo de consensuar finalmente se planteó que sí se estaría de acuerdo; solamente que estas preguntas deberían de ser respondidas antes del día 20. No sé si esas cuestiones ya se les olvidaron, con todo respeto, diputadas y diputados de los distintos grupos parlamentarios.
Pero no sólo eso. Aquí también en septiembre se presentaron las iniciativas referentes a esta Ley de Austeridad Republicana, de igual manera se presentó la ley en contra de los privilegios fiscales, cuestiones que no fueron dictaminadas tampoco, en su momento, en la propia Comisión de Hacienda. Es decir, aquí se habla en torno a cuestiones que estamos ejerciendo como derechos, nosotros, como diputados y diputadas federales; sin embargo, no toman en consideración, en absoluto, cuáles son los aspectos que tienen que ver con un debate real a nivel parlamentario.
Quiero señalar que en este pleno y en esta Mesa Directiva no tiene por qué utilizarse una curul de un compañero diputado o diputada para dársela?
La diputada María Elena Pérez de Tejada Romero (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame, diputada. La diputada Pérez de Tejada.
La diputada Laura Itzel Castillo Juárez: Perdón.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame, diputada.
La diputada María Elena Pérez de Tejada Romero (desde la curul): Gracia presidente. En términos del artículo 105, queremos pedirle que solicite moción de orden porque eso no tiene que ver en este momento con la aprobación y la ratificación del orden del día. Lo que está mencionando la diputada me parece que tendría que ir en la agenda política y no en el acta.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias por su comentario, diputada. Concluya, diputada, por favor.
La diputada Laura Itzel Castillo Juárez: De ninguna manera acepto eso. Quiero que veamos cuál es el origen del problema, y aquí además señalar específicamente que en el momento en el que estaba entrando directamente el secretario del Trabajo, hubo un grupo de diputados que actuaron como guaruras. Mientras estábamos la compañera Ifigenia Martínez, la compañera diputada Tere Lupe Reyes y su servidora, hubo todo un bloqueo y una serie de empujones.
Creo que esta cuestión de ninguna manera? a ver esos jilgueros, ahorita pueden tener la palabra, ahorita pidan la palabra para hechos o para alusiones personales?
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Concluya diputada y no esté usted interactuando con el resto de los compañeros diputados.
La diputada Laura Itzel Castillo Juárez: pero si ustedes están planteando que se tiene que elevar el nivel del debate, tienen que empezar poniendo el ejemplo.
Aquí lo único que queremos decir es que nosotros estamos ejerciendo nuestros derechos y que de ninguna manera vamos nosotros a pasar por alto que ustedes son los que violan, en principio, toda la cuestión de carácter parlamentario que se tiene que llevar a cabo. Ésa es la razón de las cuestiones que aquí nosotros estamos demandando, y por eso mismo planteamos que se incluya en el orden del día, como lo ha señalado nuestro compañero diputado Jaime Cárdenas, lo relacionado con esta fallida comparecencia, y además evidentemente hubo violaciones de carácter legal aquí por parte de la Mesa Directiva, específicamente de su presidente. Es cuanto.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputada. Tiene la palabra el señor diputado Felipe Solís Acero. Permítame, diputado Solís. Dígame, diputado Fernández Noroña.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña (desde la curul): Muy puntual, diputado presidente. Sólo pedirle que se ciña a su responsabilidad. Usted no tiene por qué estar presionando al orador pidiéndole que concluya, cuando tiene cinco minutos para hacer su intervención. Usted no tiene ninguna facultad para estar pidiéndole a alguien que concluya antes del tiempo que tiene destinado. Eso es todo, diputado presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Con toda atención, diputado, estaba regresándole el uso de la palabra, no estaba constriñéndole el tiempo. Con todo respeto, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el diputado Felipe Solís Acero.
El diputado Felipe Solís Acero: Gracias, diputado presidente. En los términos del artículo 113, y antes de que inicie el conteo del tiempo que me corresponde, le solicito atentamente, señor presidente, para ilustrar la discusión, que instruya a la Secretaría que corresponda, para que lea ante el pleno la parte final de acta. El último párrafo con el que se cierra el acta, que está publicado en la página 5 de la Gaceta Parlamentaria.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Proceda la Secretaría a dar lectura.
El Secretario diputado Jaime Arturo Vázquez Aguilar: El presidente hace consideraciones en relación con la sesión, da por cumplida la comparecencia para la que se citó al secretario del Trabajo y Previsión Social, y levanta la sesión a las 15:03 horas, y cita para la que tendrá lugar el martes 27 de octubre de 2009, a las 10:00 horas.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Continúe, diputado.
El diputado Felipe Solís Acero: Gracias, señor presidente. El Grupo Parlamentario del PRI por mi conducto objeta el acta que está puesta a consideración del pleno, particular y específicamente en la parte que acaba de leer el secretario, porque el acta no consigna lo que sucedió en la sesión plenaria del pasado jueves 22 de octubre.
Lo que realmente sucedió, conforme a la versión estenográfica que tengo en mi poder, es lo contrario de lo que está consignado en el acta en la parte que acaba de leer el secretario. El presidente de la Mesa Directiva no hizo la declaratoria sobre la comparecencia a lo que me voy a referir en seguida y posteriormente levantó, sino a la inversa: primero levantó la sesión y posteriormente se refirió al secretario del Trabajo compareciente. Eso consigna la versión estenográfica, exactamente lo contrario de lo que se puso equivocadamente en el acta. Por eso objetamos el acta y por eso no podemos estar de acuerdo en que se vote un documento que no consigna lo que sucedió realmente en el pleno.
En la sesión del jueves 22 de octubre, el presidente de la Mesa Directiva dijo literalmente: con fundamento en el artículo 23 de la Ley Orgánica y las obligaciones contenidas en el artículo 21 del Reglamento, se levanta la sesión y se cita para la que tendrá lugar el martes 27 de octubre a las diez de la mañana. El sistema estará abierto a las tales horas.
Después de eso, en ese momento estaba levantada la sesión. En ese momento la sesión formal, protocolaria y parlamentariamente, había concluido. Ya no había sesión. Después de eso, en lo que puede entenderse como un saludo personal del presidente de la Mesa Directiva, se dirige al secretario compareciente y le dice: señor secretario, le agradecemos su comparecencia y a través de la misma se da por cumplida su comparecencia al citatorio que le hizo la asamblea.
Ese señalamiento es improcedente, en primer lugar, porque el presidente no tiene facultades para declarar si una comparecencia está desahogada o no. No existe ni en la Ley Orgánica ni en el Reglamento facultad, atribución, normatividad alguna que le faculte al presidente a realizar una declaración de ese tipo.
Pero no entro al debate porque es un debate inexistente, dado que ese señalamiento el presidente de la Mesa Directiva lo hizo fuera de asamblea, fuera de la sesión plenaria. La sesión plenaria ya había concluido porque él formalmente y con base en las atribuciones que tiene, la levantó.
Por lo tanto, señor presidente, nosotros solicitamos que se haga la corrección del acta. No puede votarse un acta que consigna hechos distintos a los que ocurrieron en la sesión plenaria, como queda demostrado en términos de lo que señalé.
Ahora bien, la comparecencia del secretario del Trabajo y Previsión Social no está agotada. Es público y notorio que el secretario, por las razones que hayan sido, probablemente ajenas a su voluntad, no imputables al propio secretario, no se desahogó. Estábamos apenas en la ronda relativa a los posicionamientos. Él ya había hecho uso de la palabra y estaban en el uso de la palabra los diputados representantes de los grupos parlamentarios en la primera ronda de fijación se posiciones. Por lo tanto, es notorio y no requiere de elemento ni argumentación alguna, señalar que la comparecencia del secretario del Trabajo y Previsión Social no se había desahogado.
Por lo tanto, lo que señaló el presidente de la Mesa Directiva, tanto porque lo hizo fuera de la sesión plenaria como porque carece de facultades legales para hacerlo, no puede tener valor alguno.
Por lo tanto, yo solicito, en nombre del Grupo Parlamentario del PRI, que para efectos de la comparecencia truncada del secretario del Trabajo y Previsión Social estemos a lo que acordó la Junta de Coordinación Política el día de ayer en los siguientes términos:
Primero. La comparecencia del secretario del Trabajo y Previsión Social, no se desahogó.
Segundo. El funcionario aludido, el secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón, será convocado nuevamente para que se desahogue la comparecencia en términos de lo señalado en el segundo párrafo del artículo 69 constitucional, que lo obliga a comparecer no de motu proprio, sino a solicitud y citatorio de esta asamblea, como fue aprobado en la sesión correspondiente; y
Tercero. El citatorio al funcionario, para que cumpla con la obligación constitucional, se librará en el momento en el que el trabajo legislativo de esta Cámara lo permita. Es cuanto, señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Muchas gracias, diputado. Tome nota la Secretaría de lo expresado por el diputado Felipe Solís Acero. Tiene la palabra el diputado Carlos Pérez Cuevas, a favor.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): Señor presidente, para hechos, para alusiones de la diputada Castillo.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Vamos a desahogar los oradores inscritos, diputado, y con mucho gusto.
El diputado Carlos Alberto Pérez Cuevas: Con su venia, presidente. Señores diputados, creo que lo que venimos a escuchar hoy en esta tribuna, previo a dar arranque a la sesión plenaria, es un juego de palabras; en algún momento de cuestiones que nos pueden llevar a un falso debate.
Hay temas en los que estamos de acuerdo, como bien lo ha expresado hace un momento el orador que me antecedió, en razón de un acuerdo de la Junta de Coordinación Política, respecto a la comparecencia del secretario del Trabajo; pero, ése es otro tema. Ése es un tema que se tendrá que desahogar conforme a ese acuerdo, puntual y linealmente como lo acordaron ya los coordinadores.
El tema que se trae a esta tribuna para hablar sobre los hechos sucedidos en la sesión pasada, ya están asentados también en un punto concreto, en un punto concreto que se desahogará en la agenda política. Que no nos coman las ansias. Ya habrá momento para entrarle al debate y esgrimir los argumentos necesarios.
Lo que nosotros queremos dejar asentado, en la bancada de Acción Nacional, es que la actuación del presidente fue apegada a estricto derecho. No lo dice su servidor, ni lo dice la bancada de Acción Nacional; lo dice la legislación que nos rige y que nos obliga a ceñirnos estrictamente a ese tema. No hay dos o tres tipos diferentes de sesión cuando estamos en el pleno, si es comparecencia o es una reunión plenaria ordinaria o extraordinaria, porque pareciera que el presidente tiene facultades cuando es una sesión ordinaria o extraordinaria, y no cuando se trata de alguna comparecencia del desahogo de la glosa.
En ese sentido, en tal motivo, a nombre del Partido Acción Nacional pido al presidente que solicite a la Secretaría que dé lectura puntual a lo que establece el artículo 21, fracción XI, relativo a lo establecido en el 109 del propio reglamento, que da cuenta puntual de las facultades del presidente de este Congreso.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Proceda la Secretaría a dar lectura. Permítame diputado Solís. Su intervención después, enseguida.
El Secretario diputado Carlos Samuel Moreno Terán: Artículo 21. Son obligaciones del presidente:
XI. Anunciar, por conducto de los secretarios, al principio de cada sesión, los asuntos que se van a tratar en la misma y al final de ella el orden del día de la sesión inmediata; y ordenar que la Secretaría dé el mismo aviso a cada una de las secretarías de Estado, siempre que se vaya a tratar algún asunto que sea de su competencia.
Bajo ningún concepto se podrá levantar una sesión sin antes haberse hecho conocer a la asamblea el orden del día para la siguiente sesión, salvo el caso a que se refiere el artículo 109.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, señor secretario. Sí, diputado Solís... Perdón, falta el 109 de dar lectura. El artículo 109, que también fue solicitado.
El Secretario diputado Carlos Samuel Moreno Terán: Artículo 109. Ninguna discusión se podrá suspender, sino por estas causas: primera, por ser la hora en que el reglamento fija para hacerlo, a no ser que se prorrogue por acuerdo de la Cámara; segunda, porque la Cámara acuerde dar preferencia a otro negocio de mayor urgencia o gravedad tercera, por graves desórdenes en la misma Cámara; cuarta, por falta de quórum, la cual si es dudosa se comprobará pasando lista y si es verdaderamente notoria, bastará la simple declaración del Presidente; quinta, por proposición suspensiva que presente alguno o algunos de los miembros de la Cámara y que ésta apruebe.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Sí, diputado Solís.
El diputado Felipe Solís Acero (desde la curul): Por alusiones.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Alusiones. Pase usted diputado.
El diputado José de Jesús Zambrano Grijalva (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Diputado Zambrano, ¿cuál es el objeto de su intervención?
El diputado José de Jesús Zambrano Grijalva (desde la curul): Por rectificación.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Cómo no, rectificación. Tenemos dos rectificaciones, la de usted y la del diputado Porfirio Muñoz Ledo. Adelante, diputado.
El diputado Felipe Solís Acero: Muchas gracias, señor presidente. La petición que ha formulado el diputado Carlos Pérez para que se lean dos disposiciones: el artículo 21, un apartado, un inciso, un numeral de la Ley Orgánica, y el artículo 109 del Reglamento para el Gobierno Interior, me permite y, por tanto, se lo agradezco, hacer dos señalamientos adicionales que por razones de tiempo no hice en la intervención anterior.
Invoca el artículo 21, el diputado Carlos Pérez, para justificar las facultades del presidente de la Mesa Directiva para levantar la sesión. Nosotros no hemos discutido la facultad de las atribuciones del presidente de la Mesa Directiva para levantar la sesión, aunque discrepamos en el sentido conceptual de la atribución, porque se trata de una atribución reglada y no de una facultad discrecional, que pueda ser usada a la libre voluntad, al libre albedrío del presidente de la Mesa Directiva.
Levantar las sesiones, el ejercicio y la facultad de hacerlo ocurre cuando se den las circunstancias que para ello establece la ley y el reglamento. Pero quisiera decir dos cosas: el artículo 21, cuya lectura pidió el diputado Carlos Pérez, establece que ninguna sesión podrá ser levantada sin que antes haya sido leído el orden del día de la sesión siguiente. Eso, diputado Pérez, no ocurrió en la sesión del jueves.
Tengo en mi poder la versión estenográfica de la manera en la que se levanta la sesión y jamás el presidente de la Mesa Directiva solicitó a secretario alguno que leyera el orden del día de la sesión de hoy, por tanto, se incumplió flagrantemente lo dispuesto en el artículo que usted mismo pidió que se leyera. Ésa fue una falta del presidente de la Mesa Directiva, que hay que dejar asentada en el acta de la sesión de hoy.
Segundo. Usted solicitó que se leyera el artículo 109 del Reglamento, porque a su juicio una sesión puede ser levantada en una de las hipótesis que el artículo 109 del Reglamento establece: "cuando hay, cito, graves desórdenes que impiden el desarrollo de la sesión". Y eso es cierto, el artículo 109 lo establece.
Nada más que le informo, diputado Pérez, que el diputado presidente no invocó el artículo 109 del Reglamento para levantar la sesión. Tengo otra vez en mi poder la versión estenográfica, se la leo, que dice literalmente lo que dijo el presidente para levantar la sesión: "con fundamento en el artículo 23 de la Ley Orgánica y las obligaciones contenidas en el artículo 21 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, se levanta la sesión".
Nunca invocó el artículo 109 del Reglamento al que usted se refiere. De manera que es inocua la lectura que aquí se ha hecho del artículo 109, porque no estuvo dentro de los fundamentos legales del presidente de la Mesa Directiva para levantar la sesión anterior.
Y quisiera insistir en que la sesión anterior fue levantada por el presidente de la Mesa Directiva en claro incumplimiento de lo dispuesto en el artículo primeramente leído de la Ley Orgánica, en el sentido de que no puede levantarse una sesión sin que se haya leído el orden del día de la sesión siguiente, lo cual no ocurrió en la ocasión anterior.
Termino diciendo, antes de retirarme de la tribuna, que el Grupo Parlamentario del PRI vuelve a plantear lo mismo que dije en mi intervención anterior, que para efectos de la comparecencia truncada del secretario del Trabajo y Previsión Social estemos a lo que acordó ayer la Junta de Coordinación Política con los tres acuerdos específicos:
Primero. La comparecencia de Javier Lozano Alarcón, secretario del Trabajo y Previsión Social, no se desahogo.
Segundo. El funcionario será citado para que cumpla la obligación que tiene en términos del segundo párrafo del artículo 69 constitucional.
Tercero. El citatorio será proveído cuando el trabajo legislativo de la Cámara lo permita. Es cuanto, señor presidente. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Muchas gracias, diputado. Tiene la palabra para alusiones personales el diputado Jaime Cárdenas Gracia, del PT.
El diputado Carlos Alberto Pérez Cuevas (desde la curul): Antes, presidente, hay unas alusiones personales.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame, diputado. El diputado Carlos Alberto desea hacer uso de la palabra por alusiones personales. Permítame un momentito, diputado.
El diputado Carlos Alberto Pérez Cuevas: Con su venia, presidente. Señores diputados vuelvo a reiterar para efecto de que quede claro, estamos con el acuerdo de la Junta de Coordinación Política, para efecto que se desahogue en los términos que acordaron, eso no es discrepancia. En el punto y en el momento que le corresponda será un asunto del cual daremos puntual cuenta.
Sólo quiero decir aquí y lo digo con mucho respeto al orador que me antecede, que no caigamos en un juego de palabras, en una interpretación a modo, bien dice como hace un segundo usted menciona, viene a traer hasta esta tribuna que se fundamenta en términos del artículo 21, fracción XI, párrafo segundo el por qué se levanta la sesión.
Doy cuenta puntual de ese tema. Bajo ningún concepto se podrá levantar una sesión sin antes haberse hecho conocer a la asamblea el orden del día para la siguiente sesión. Salvo el caso, salvo el caso al que se refiere el artículo 109. Está establecido aquí, en esta norma que nos rige, en su reglamento.
Bajo esa circunstancia no era necesario mencionar lo que establece el propio numeral y el propio párrafo. Es más, sin necesidad de que el presidente hubiera hecho mención de algún artículo esta aquí expresado lo que son sus facultades y lo que no.
Luego, entonces creemos que ese tema esta zanjado, fue cubierto con la facultad del propio presidente y el otro tema, como lo hemos dicho antes, estamos conforme al acuerdo de la Junta de Coordinación Política. Es cuanto, señor presidente.
El diputado Felipe Solís Acero (desde la curul): Una pregunta al orador.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Permítame diputado, el diputado Solís desea hacer una pregunta antes de que concluya.
El diputado Carlos Alberto Pérez Cuevas: Con todo gusto diputado.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Adelante, diputado Solís.
El diputado Felipe Solís Acero (desde la curul): Gracias, señor presidente. Gracias al orador por aceptar la pregunta. Simplemente señalo que el presidente de la Mesa Directiva nunca citó el artículo 109 y sí hizo una fundamentación legal y de ahí derivo por tanto la pregunta.
Le pregunto diputado Pérez, está usted de acuerdo en que el acta en la parte que estamos discutiendo no consigna lo que ocurrió literalmente en la sesión del pasado jueves 22, según consta en la versión estenográfica y por tanto le pregunto, ¿está de acuerdo por tanto que se haga la rectificación correspondiente?
El diputado Carlos Alberto Pérez Cuevas: El tema que usted plantea, lo resolverá el presidente en términos de sus propias facultades, en razón de si se requiere la rectificación del acta, según la versión estenográfica.
Le doy cuenta puntual de lo que establece el propio numeral, sigue usted insistiendo señor diputado que debió de haberse leído el 109, cuando el 21 en su fracción XI, párrafo segundo estable la correlación de las facultades del presidente. Es más, la excepción de que por la causa tercera que establece este propio 109, que es el desorden que aquí vivimos, le da plena facultad al presidente.
En el otro sentido, será facultad del propio presidente y en su momento seguro que se la hará saber. Es cuanto, presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Sí, diputado Solís. Cuando tuvimos su intervención señor diputado le pedimos a la Secretaría tomara cuenta de lo expresado por usted a efecto de que se hiciera la corrección correspondiente. Diputado. Denle sonido al diputado Solís.
El diputado Felipe Solís Acero (desde la curul): Es muy breve señor presidente y es necesario hacerlo en este momento, porque lo que ha dicho el diputado Pérez es muy grave. Es esta asamblea la que tiene que aprobar el acta, por eso la estamos discutiendo, no el presidente de la Mesa Directiva.
No admito que el diputado Pérez me diga que usted va a resolver que sucede con el acta y luego me lo notifica, porque si no está Cámara no tiene razón de ser. Las actas son aprobadas por el pleno, por la asamblea, no por ninguno de los miembros de la Mesa Directiva.
Por tanto, le pido por favor que lo que ha expresado el diputado Carlos Pérez, a quien aludo de manera directa por si tiene interés en reprocharme lo que aquí estoy diciendo, quede sin efecto, porque el acta tiene que ser aprobada por la asamblea y es evidente que el acta consigna en forma indebida lo que ocurrió en la parte correspondiente al levantamiento de la sesión anterior.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Nada más que le hago la aclaración, señor diputado, que el diputado no es el que aprueba el acta o no la aprueba. Por eso estoy pidiendo lo que usted ?una vez que intervino?, pedí que se hiciera; esto es, los señalamientos, y posteriormente, al final de la discusión, estaremos poniendo la votación de la asamblea. Por tanto, la asamblea es la que va a tomar la decisión.
Al momento en que pongamos a votación se hará tomando en consideración lo que usted ha expresado, y es la asamblea la que tendrá que aprobarlo, diputado; no el diputado participante. Tiene el uso de la palabra el diputado Jaime Cárdenas Gracia, por alusiones personales.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia: Gracias, presidente. Compañeros diputados y compañeras diputadas, nosotros insistimos en que hubo una violación evidente a la Ley Orgánica y al reglamento, porque en caso de graves irregularidades en la Cámara o de desorden grave, ¿quién debe calificar eso? ¿Lo debe calificar el presidente de la Cámara o lo debe calificar esta soberanía? Mi punto de vista es que lo debe calificar esta soberanía.
Quien puede determinar si hay o no graves desórdenes en el pleno de la Cámara es el propio pleno. Es indebida la interpretación que se está haciendo de conferirle al presidente la atribución de levantar una sesión cuando él quiere, o de establecer recesos cuando él quiere, sin que se consulte previamente a la Mesa Directiva ni se consulte al pleno de la Cámara de Diputados.
Estamos, repito, en un órgano colegiado, en un parlamento donde todos somos pares. Es verdad que el presidente tiene algunas atribuciones y funciones específicas, pero esas funciones deben ejercerse con el consentimiento del pleno de la Cámara de Diputados. Si no fuese así, el presidente estaría por encima del pleno de la Cámara.
Por eso no puede el presidente levantar la sesión o determinar cuándo hay graves desórdenes sin consultarlo previamente con el pleno de la Cámara de Diputados. Todo eso es indebido y muestra una actitud no solamente antijurídica, sino antidemocrática.
Me parece que es importante que discutamos esto a fondo. El presidente podría determinar en este momento que hay graves desórdenes y suspender la sesión. Me parece incorrecto. Para suspender, para establecer un receso debe consultarse al menos a la Mesa Directiva o al pleno de la Cámara. El presidente de la Cámara no se manda solo. El presidente obedece lo que determina esta soberanía.
Luego, hay cuestiones puntuales que también me gustaría insistir en ellas. Seguimos insistiendo en que debe haber un extrañamiento a la función y una protesta sobre la función que desempeñó el presidente.
Otra cuestión muy importante que aquí se trajo a colación es el tema de las curules. Quién debe sentarse en las curules de los diputados: exclusivamente las diputadas y los diputados. En las curules no puede sentarse un secretario de Estado; las curules son para que ejerzamos nuestra función. Es indebido que exista un razonamiento de ese tipo.
El lugar donde se va a sentar un secretario de Estado debe ser diferente y el lugar y la posición en la que debe estar en esta Cámara un secretario de Estado o el propio jefe de gobierno o jefe de Estado debe ser diferente al de los diputados.
Un secretario no tiene por qué sentarse en la curul de una diputada o de un diputado. Esto es muy importante para que entendamos lo que está ocurriendo en las prácticas parlamentarias indebidas de este pleno.
Tampoco es correcto que los secretarios de Estado comparezcan ante el pleno. Ante el pleno el único que debe comparecer es el jefe de Estado, el jefe de gobierno; los secretarios del despacho deben comparecer ante las comisiones, pero no ante el pleno de esta Cámara.
Y tan incorrecto es todo lo anterior como que constituyamos comisiones de cortesía y que le demos tratamiento de jefe de gobierno o jefe de Estado a un secretario del despacho. Todo eso es indebido, obedece a viejas prácticas parlamentarias de otras épocas, de otro sistema. En la democracia no deben existir esas prácticas.
Debe establecerse perfectamente claro, en el comportamiento y en la conducta parlamentaria de este pleno, que los secretarios del despacho van a comisiones; que el jefe del Gobierno y el jefe de Estado vienen al pleno; que el lugar donde debe sentarse un secretario de Estado o un jefe de Gobierno debe ser diferente al lugar donde debe sentarse un diputado de esta Cámara.
A mí me parece que seguimos obedeciendo a viejas reglas de un sistema político ido y que debemos inaugurar prácticas democráticas en este parlamento. Como por ejemplo atender la petición de alusiones personales cuando a uno le corresponde, no dejarlo para después.
En este momento yo pedí alusiones personales, previamente a los demás oradores, y se me dejó hasta el final, violando el artículo 102 del reglamento. Todo esto nos habla de una conducción indebida en esta Cámara, en donde tienen más peso los legisladores de los grupos parlamentarios mayoritarios que los legisladores de los grupos parlamentarios minoritarios, conductas indebidas, señor presidente.
Por eso insistimos en solicitarle respetuosamente que esa conducta que usted realizó en la sesión anterior, manifestarle que es una conducta violatoria de la ley, del Reglamento para el Gobierno Interior. Y hacerle un extrañamiento, porque esta soberanía es la que puede reclamarle a usted su permanencia como presidente en la Mesa Directiva.
Esta soberanía tiene la facultad de revocarle el nombramiento que se le ha conferido. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene la palabra el diputado José de Jesús Zambrano Grijalva, para rectificación de hechos.
El diputado José de Jesús Grijalva Zambrano: Gracias, diputado presidente. Yo quiero dejar muy en claro, a nombre del Grupo Parlamentario del PRD, que no es de ninguna manera nuestra intención el cuestionar facultades que tiene el presidente de la Mesa Directiva.
Ciertamente, como aquí se ha señalado, tiene dentro de sus atribuciones suspender y levantar las sesiones del pleno, pero también están acotadas estas atribuciones.
Se habla aquí de que había graves desórdenes y se dio lectura a una parte de nuestras disposiciones; pero no se señala, de ninguna manera, que en primerísimo lugar, en ningún momento y se utilizó como argumento, como pretexto, diría yo, para suspender la sesión, la entrada de un grupo de dirigentes del Sindicato Mexicano de Electricistas a tribuna, acompañada de muchos periodistas y de diputados de algunas fracciones parlamentarias, y eso se consideró suficiente para decidir que había graves desórdenes según lo que, en todo caso, se ha leído aquí.
Nunca se exigió, como dice, también dentro de las atribuciones del presidente en el inciso e), artículo 23, fracción I, exigir orden al público asistente a las sesiones e imponerlo cuando hubiere motivo para ello. Nunca se hizo esto.
Nos parece a nosotros, que de ninguna manera estábamos ante esta situación, ante un escenario, ante esta hipótesis planteada. Porque hay que decirlo también, muy claramente, ha habido otras y no celebró que así se hayan dado las cosas, pero ha habido otras sesiones, cuando compareció Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública, que me parece que había muchísimo más, en todo caso si se le quiere llamar así, desorden en la sala de sesiones.
¿No era todavía más grave, la situación que llevó hasta declarar receso cuando estábamos en la noche aquí, de la semana pasada, del día que discutimos la Ley de Ingresos, con la tribuna tomada, que tuvimos, en primer lugar, que intentar sesionar, trabajar desde abajo, la Mesa Directiva, una parte? Y luego, después con la tribuna tomada aquí estar dirigiendo desde arriba y que cada quien de su curul estuviera participando, pero eso, pues como que se quería de aprobara la Ley de Ingresos, con un conjunto de disposiciones que atentan gravemente contra la economía del país en su conjunto y especialmente, contra las clases más necesitadas, pero también contra sectores muy amplios del empresariado. Ahí sí, ahí sí había condiciones para continuar el debate. Ahí sí no había problemas para que sacáramos adelante la sesión y no declarar suspendida, por lo tanto, también suspendidos los trabajos.
Miren, compañeras y compañeros diputados, y con todo respeto al presidente, diputado presidente. Nosotros, desde el día mismo del pasado jueves, aquí tras banderas planteamos estos argumentos: planteamos la conveniencia y necesidad de que continuáramos, de que se llamara al orden, si es que se volvían a presentar situaciones difíciles para complicar la continuidad de la comparecencia del secretario del Trabajo. Pero no se quiso hacer eco de esto.
Está bien, usted puede tener atribuciones como se señala en el 21, pero no son atribuciones que simple y sencillamente las puede ejercer llanamente. Una cosa es suspender la asamblea, la realización de una sesión, pero otra cosa es que el presidente pueda tomar decisiones que no le corresponden, a nombre de la Cámara; porque dice también en la parte del Reglamento para el Gobierno Interior en su artículo 18, De las facultades de la Presidencia y Vicepresidencia, que el presidente en sus resoluciones estará subordinado al voto de la respectiva Cámara, y aquí el presidente decidió que ya se daba por cumplida la comparecencia y ésta tenía que ser una resolución del propio pleno.
Por eso el día de ayer nuestro coordinador, el diputado Alejandro Encinas, justamente defendió esta posición en la Junta de Coordinación Política y se aprobó, precisamente, que no se daba por cumplimentada la comparecencia del secretario del Trabajo y por lo tanto, había que citarlo para que en este período, cuando tuviéramos ya las mejores condiciones, se diera por satisfecha esta existencia, esta disposición constitucional y legal que tenemos.
Entonces, yo creo, señor presidente ?ya con esto termino? que lo más conveniente es que se modifique el acta en los términos en que se han planteado aquí y al mismo tiempo, que se pueda dar lectura ?y se lo solicito formal y respetuosamente?, al comunicado de la Junta de Coordinación Política que el día de ayer tomó una decisión y que yo creo que viene a saldar el debate que aquí estamos teniendo. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene la palabra el diputado Porfirio Muñoz Ledo, para rectificación de hechos.
El diputado Porfirio Muñoz Ledo: Ciudadano presidente. No puedo sino manifestar mi beneplácito porque está transcurriendo una sesión en casi plena civilidad. Espero que éste sea el augurio de días mejores para esta Cámara de Diputados. Percibo que éste es un momento plástico que podríamos aprovechar para recomponer nuestros procedimientos y prácticas parlamentarias.
Desde luego, coincido en la propuesta del diputado Solís Acero, porque es la que corresponde a los hechos. Y, desde luego, con todos aquellos que han propuesto cambiar el formato de las comparecencias de los secretarios de Estado.
Pero, con el mayor respeto, señor presidente, debo decir que vivimos todavía rasgos del antiguo régimen. El ejercicio de la Presidencia de esta Cámara tiene sus límites. No es un presidencialismo exacerbado. Hay la sospecha de que encontrándose usted en el Senado de la República en la premiación de la medalla Belisario Domínguez, con quien ostenta las funciones de jefe del Ejecutivo y al enterarse del desorden de la Cámara, llegó usted prácticamente a ordenarnos que cerráramos la sesión.
La ley estipula que el presidente responderá sólo ante el pleno cuando en ejercicio de sus atribuciones se aparte de las exposiciones que las rigen. Señor presidente, usted se apartó de las reglas que rigen a la Cámara y por tanto debe responder frente a ella, no por escrito u oralmente, en este caso, constitucionalmente responder, es responsabilidad política.
¿En dónde está regida la responsabilidad política del presidente de la Cámara? Dice que los integrantes de la Mesa Directiva podrán ser removidos con el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes en la Cámara, por las siguientes causas... Una de ellas es incumplir los acuerdos del pleno ?que era el orden del día aprobado para esa sesión?, cuando se afecten las atribuciones constitucionales y legales de la Cámara.
He luchado por el establecimiento en el país de la revocación de mandato para el Ejecutivo y para los altos funcionarios; en este caso está previsto por la ley. Yo quisiera que realizáramos un análisis ponderado sobre el ejercicio de la Presidencia de la Cámara, de la Mesa Directiva y de la Junta de Gobierno, que representa a todas las bancadas.
En la reunión a la que usted convocó, de presidentes de comisiones, le propuse establecer unas nuevas reglas parlamentarias, no omitir la necesidad que tenemos de un nuevo reglamento de Cámara, ordenar las prioridades para la reforma del Estado, dar curso al debate sobre los problemas de la economía nacional, dar curso también al debate sobre los temas de la seguridad nacional e iniciar una era de productividad política y legislativa.
Esta Cámara y el Congreso son un poder del Estado, no solamente son legisladores. Por eso no es válido que ninguna bancada se erija en defensora del Ejecutivo. Aquí somos diputados y representantes de la nación.
Propongo, pues, señor presidente, que en este periodo de sesiones abatamos el rezago legislativo, comencemos por establecer las grandes prioridades de esta Cámara y que nunca más se vuelva a cometer el agravio de traer un secretario de Estado a la bancada de los legisladores, y además que decidamos la próxima comparecencia del secretario del Trabajo, de acuerdo con el formato parlamentario adecuado en la Comisión del Trabajo y Previsión Social, o bien en comisiones mixtas con Derechos Humanos, que han sido violados, y con Energía, cuyo destino está en juego. Muchas gracias, señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene la palabra el diputado Roberto Gil, para rectificación de hechos.
El diputado Roberto Gil Zuarth: Compañeras diputadas y compañeros diputados, con qué talante y con qué vehemencia se viene hoy a esta tribuna a cuestionar, a debatir en torno a un trámite correcto del presidente de la Mesa Directiva, dadas las circunstancias de aquella sesión, pero con qué olvido algunos oradores no han destacado cuáles son los motivos y quiénes fueron los autores.
Se viene a cuestionar aquí un trámite, pero nada se dice sobre la toma de la tribuna, sobre los hechos de violencia, sobre la irrupción ilegal, indebida y con uso de la fuerza, a este recinto.
Nada se dice tampoco de que un miembro de la Mesa Directiva, en lugar de velar por la unidad y por el ejercicio correcto de las funciones parlamentarias, utilice su lugar para desquiciar ?la palabra no es casual? a esta Cámara de Diputados.
Hoy también se ponen en entredicho las facultades que están expresamente definidas en la ley para el presidente de la Cámara de Diputados y se olvida, se olvida, señores legisladores, que esta Cámara de Diputados es un conjunto de órganos con facultades definidas y diferenciadas y que esta Cámara funciona precisamente a través del ejercicio sucesivo y conjunto de esas atribuciones.
Hoy ya nos dicen que el pleno tiene que avalar todos y cada uno de los trámites que ordena la Presidencia. Voy a poner un ejemplo al absurdo. ¿Imaginamos pidiendo, el presidente, autorización al pleno para conceder la palabra? Nos preguntamos si es lógico y, en función de la práctica parlamentaria deseable, que el presidente de la Cámara le consulte al pleno si autoriza alusiones personales o rectificación de hechos.
Hoy ya se pone en entredicho incluso dónde se sienta un secretario cuando comparece a ejercer sus atribuciones. Para aquéllos que se les olvida leer el reglamento, les voy a leer el artículo 196 del reglamento. Dice claramente: "cuando algún funcionario ?un secretario de Estado es un funcionario? se presente ante la Cámara, podrá sentarse en el lugar que corresponde a las curules de los diputados o senadores". Eso dice el reglamento.
Pero hoy se cuestiona hasta eso, porque hay una intención política detrás: ocultar la verdadera causa de la imposibilidad de que esta Cámara de Diputados desahogara la comparecencia del secretario del Trabajo. Y esa causa es imputable a un conjunto de diputados que también impidieron que esta Cámara discutiera de manera pausada y razonable la Ley de Ingresos. Muchos grupos parlamentarios quedaron sin posibilidad de fijar posición, de plantear sus reservas, precisamente porque un grupo de legisladores cree que tienen más derecho que esta asamblea para fijar sus posiciones políticas.
Preocupa mucho que hoy vengamos a esta tribuna a escuchar la legitimación política a las tomas de las tribunas y a los desórdenes. Hay mucha sensibilidad social y eso justifica que un conjunto de señores impidan que esta Cámara asuma sus responsabilidades. Nada más criminal para la democracia. No hay mayor traición para la democracia que debilitar a sus instituciones, que impedir que funcionen. Ha quedado claro quién permite y quién no permite que funcionen las instituciones democráticas.
Ha quedado claro en torno a este debate cuál es el problema de fondo. El problema de fondo es que hay un grupo de personas que no quieren debatir, que no quieren discutir y que no quieren decidir. Y en democracia se debate y se decide con el pleno funcionamiento de las instituciones. Esperamos, como ayer acordó la Junta de Coordinación Política, que las condiciones de civilidad, que las condiciones de normalidad empiecen a imperar en esta Cámara de Diputados.
Los ciudadanos van a juzgar cada uno de sus comportamientos y los ciudadanos deben saber que no todos los diputados y las diputadas somos iguales. Hay unos que venimos a trabajar, hay unos que venimos a resolver los problemas y hay unos que no nos vamos a dejar chantajear ni mucho menos seremos forzados por actitudes de cerrazón política. Muchas gracias, presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene la palabra el diputado Fernández Noroña, para alusiones personales.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Compañeros diputados; compañeras diputadas. Viven del pueblo, traicionan al pueblo. Vuelvo a decirles, diputados, ¿cuándo en su campaña, diputado Gil, les dijiste a tus electores que ibas a votar aumento de impuestos, que la gente pagara más IVA, que pagara más de la gasolina, que pagara más de energía, más de ISR? Nunca, no hubieras sido electo nunca, si le hubieras dicho eso a tus electores.
Les vuelvo a decir que no tienen cara, no tienen vergüenza, han traicionado al mandato popular, nadie les dio autorización para eso y nadie le dio autorización al secretario del Trabajo del gobierno usurpador a intervenir con el Ejército una empresa, propiedad de la nación.
Ahora resulta que quieren 52 mil millones de dólares para sustituir a la compañía de Luz y Fuerza y les parecía mucho los 42 mil millones de pesos que le dan a las compañías privadas, que le entregan la energía eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad y que a su vez, se la revende a la compañía de Luz y Fuerza del Centro.
¿Quieren argumentos? Ahí les van, bastantitos y duros y muy claros. Dicen aquí que quién permite y quién no permite el funcionamiento de las instituciones democráticas. No permite el funcionamiento de las instituciones democráticas quienes se roban la Presidencia de la República; quienes no respetan el voto popular; quienes están haciendo fraude electoral para quedarse con el máximo poder de la nación.
Por eso, Calderón tiene que andar tras rejas, por eso vive tras las rejas, por eso necesita cientos del Estado Mayor Presidencial, de la PFP, por eso tirotea a jóvenes en Morelia, aunque estén en estado de ebriedad y por eso matan a niños en los retenes militares.
Han destruido el marco democrático, han destruido la legalidad. ¿De qué me vienen a hablar, señor diputado?
Te digo más. Dice aquí que alguien de la Mesa Directiva desquicia la Cámara de Diputados. No, desquicio a la bancada del PAN, que no aguanta argumentos, que no aguanta posiciones políticas. Véanse en el video aquí hechos bola, gritándome, interrumpiéndome.
Sube a tribuna, compañero diputado, ya que quieres debate. Ustedes son los que se desquician porque, insisto, debería dedicarse a fabricar galletitas, porque para la política no sirven, no aguantan las razones, no aguantan los argumentos. Es una pena, deberían revisarse, véanse en los videos.
¿Y el acto cobarde de agredir a la Laura Itzel Castillo? ¿Ese acto cobarde de empujarla y casi mandarla al piso? ¿Por qué ninguno de ustedes se ha subido aquí a decir eso? ¿Por qué lo reclaman?
Lee el artículo el diputado, 196, podrá sentarse en las curules y, ¿quién dice que a la derecha o a la izquierda, o abajo? ¿Quién dice que tiene que ser aquí arriba? ¿Quién lo dice? ¿Dónde se sostiene? ¿Quién dice que yo rompí ningún acuerdo al sentarme de lado derecho? Si aquí se juega, como es público y notorio, a las curules calientes y se quitan y se ponen según quieran. Entonces, no me vengan con las superficialidades.
El hecho de fondo es que están rematando el patrimonio nacional, el hecho de fondo es que están empobreciendo al pueblo, el hecho de fondo es que están creando desempleo, el hecho de fondo es que mienten, que siembran la polarización del país, que siembran?
Ven a decírmelo acá, diputado, ven a decírmelo acá. Aquél está haciendo señalamientos claramente ofensivos, pero eso le parece muy responsable al cobarde diputado, que no conozco su nombre y que está sentado allá a la izquierda y que me hace así, señas de que vaya. No voy a ir. Diputado, ven a la tribuna a decirme con argumentos lo que estás haciendo.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Por favor, diputado, le pido que no entable diálogo con el resto de los compañeros diputados. Exponga sus puntos de vista.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: No es diálogo. No es diálogo. Los diputados del PAN que se levantan persignándose por la mañana, pero de manera de doble moral, sueltan insultos y no vienen a la tribuna a dar los argumentos. Estoy hablando de razones, estoy hablando de argumentos. Es un cobarde, diputado, eres un cobarde.
Quiero terminar. La Ley de Ingresos generó nuevos impuestos para la gente, más impuestos, ¿qué argumentos tienen para eso? ¿Qué sustento moral? ¿Qué sustento político? ¿Qué sustento económico? Bajémonos los sueldos a la mitad, apliquemos austeridad republicana, renuncien a su seguro de médico privado, renuncien a su seguro de vida, dejen de mentirle a la gente con el asunto de los salarios de los altos funcionarios, tienen un gasto corriente mucho mayor todavía. De eso es de lo que estamos hablando.
La toma de tribuna, finalmente, diputado Gil, es una práctica parlamentaria, aunque no le guste y aunque le pese. Esa es una manera de cualquier Parlamento del mundo se utiliza.
Si me vuelven a aludir, le doy otra listita larga de argumentos que tengo por ahí guardada y que el tiempo no me ha permitido desahogaros. Cuando quiera estoy a las órdenes, con mucho gusto.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Les informo, señoras diputadas y señores diputados, que tenemos registrados al diputado Mario Alberto di Costanzo Armenta, a la diputada Teresa Guadalupe Reyes Sahagún, al diputado Emilio Serrano Jiménez y al señor diputado Víctor Manuel Castro Cosío.
Al final de esta lista, preguntaré a la asamblea si se considera suficientemente discutido. Tiene la palabra el diputado Mario Alberto di Costanzo Armenta, para rectificación de hechos.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): Presidente, apúnteme a mí también.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Diputado, ya di la lista correspondiente y entonces vamos a ajustarnos a eso. No me lo habían proporcionado, señor diputado.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): Respete las reglas.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Las respeto. La asamblea va a determinar una vez que preguntemos, y si la asamblea considera que debemos continuar, con mucho gusto hacemos las listas de oradores que ustedes consideren, diputado. De eso no tenga la menor duda. Tiene usted el uso de la palabra diputado Di Costanzo.
El diputado Mario Alberto di Costanzo Armenta: Con su venia, presidente. Nada más para recordarle al diputado Gil que tomamos la tribuna porque la Secretaría de Hacienda se negó a entregarnos información de un punto de acuerdo aprobado por su propia bancada.
Que tomamos la tribuna para denunciar los conflictos de interés del presidente de la Comisión de Hacienda, quien, como se sabe, es defensor de grandes contribuyentes. Es consejero de empresas que eluden y que evaden impuestos. Para eso se tomó la tribuna, diputado Gil.
Precisamente para contar con información, para poder dar un debate, para poner a la luz todas las cochinadas que se cometieron en la Comisión de Hacienda, para aprobarle, al final del día, más impuestos a la gente.
Creo que para eso se tomó la tribuna, precisamente para provocar un debate de cara a la nación, porque los diputados del PT estamos aquí para defender a la gente. Ustedes están para trabajar, pero a favor del gran capital, como ya lo han demostrado.
Simplemente era para aclarar eso, diputado presidente. Y para decirles que si siguen con sus necedades, volveremos a tomar la tribuna cuantas veces sea necesario.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Tiene la palabra la diputada Teresa Guadalupe Reyes Sahagún.
La diputada Teresa Guadalupe Reyes Sahagún: Fue interesante como terminó uno de los diputados que me antecedió; diciendo que no somos iguales. Casi estoy de acuerdo.
Efectivamente, aunque ante la ley nos consideramos pares en esta legislatura, no somos iguales. Nosotros no venimos aquí a trabajar de guaruras ni a protegerle las espaldas o el frente a ningún secretario o quien funja como secretario del gobierno usurpador.
Fue muy grave que ni siquiera haya podido el señor recibir un cartel. Cuando nos paramos las diputadas Laura Itzel, la maestra Ifigenia y una servidora, era entregarle un cartel al señor Lozano Alarcón. Ni siquiera tiene la capacidad de recibir un cartel. Y le hicieron valla aquí los diputados y las diputadas que se subieron a hacerle una coraza de protección.
Es lamentable que, efectivamente, piensen que todo el proceso legislativo y toda la situación nacional se circunscribe a proteger las espaldas a un hombre que ha provocado, junto con su jefe, una de las crisis más serias, políticamente, como es el echar a la calle a 44 mil familias en medio de una crisis económica sin haber cumplido con la ley.
¿Y ustedes creen que su tarea como legisladores era proteger las espaldas a ese señor? Efectivamente no somos iguales. Aquí hay dos elementos significativos que tenemos que rescatar. Uno, ya quedó claramente demostrado que hubo errores graves en la conducción de la Mesa. La acción del presidente fue errática e ilegal. Eso ya quedó claro. Pero hay un argumento de fondo y hablan de la violencia.
Ahorita, veo a muchas en las galerías, que bueno que la gente entre aquí a las galerías. El argumento final de lo que llaman ustedes violencia fue porque entraron alrededor de diez miembros del comité ejecutivo del SME y seis diputados y diputadas fuimos a recibirlos como se reciben a los que están ahorita aquí arriba y que nos están viendo.
Como ustedes quieren recibir a su secretario, efectivamente, fuimos a recibirlos, porque tienen tanto o más derecho de estar aquí como cualquiera, no irrumpieron en el pleno, no traían armas, no corría riesgo el señor secretario.
Sin embargo, entraron en pánico. Más pánico les debería dar y con todo respeto, más vergüenza, la situación de crisis en la que tienen al país. El empobrecimiento del que son responsables, lo que le va a suceder a esas familias.
Es una situación grave, grave la que está pasando allá afuera en la calle y grave la que está pasando aquí, adentro, donde un presidente de la Mesa cree que puede decidir por todos nosotros si el señor secretario terminó o no de cumplir una de sus funciones.
No vaya a ser un golpe de mano, aquí; no vaya a ser un protogolpe de Estado, no vaya a ser un protocierre del Congreso. Mejor, que reconozca el señor presidente que cometió un grave error, grave, que se corrija y que por favor los compañeros y compañeras del PAN asuman:
Uno. No son el equipo de seguridad de ningún funcionario.
Dos. La violencia, efectivamente, está en la calle y la provoca la pobreza que ustedes están generando en este país.
Tres. Si sus secretarios son tan frágiles que ni siquiera pueden recibir un documento de tres diputadas, miren que sí están en la debacle y efectivamente la foto que salió en el Proceso, de su presidente, es francamente la que podrían sacar de todos ustedes.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Tiene la palabra el diputado Emilio Serrano Jiménez.
El diputado Emilio Serrano Jiménez: Gracias, diputado presidente. Una exhortación respetuosa a las compañeras, a los compañeros de Acción Nacional y conste que lo estoy haciendo con mucho respeto, porque hay que reconocer cuando nos exaltamos y nos excedemos y lo estoy haciendo con mucho respeto.
Aquí se han argumentado sólidamente argumentos legales de que se cometieron errores, que fue indebido lo que hizo el presidente de la Mesa Directiva. Lo dijo muy claro el diputado Felipe Solís Acero, lo argumentó el diputado Porfirio Muñoz Ledo, lo que no entiendo, por qué diputados, diputadas defienden lo indefendible. Sí reconocemos, creo que vamos a avanzar.
He escuchado a mis compañeras diputadas y compañeros diputados de Acción Nacional, que le bajemos al tono, que nos conduzcamos con respeto, que haya debate, que haya razonamientos y sin embargo, no lo veo en ustedes, compañeras, compañeros. Vamos bajándole a la ira, al coraje. Vamos a debatir como ustedes quieren: con nivel, con altura.
Pero lo más importante es reconocer cuando no tenemos razón, cuando no nos asiste la razón. Esto no quiere decir que vamos a estar de acuerdo en todo lo que digamos. Tenemos derecho a opinar y a pensar diferente y es respetado lo de Acción Nacional. Pero que no se siga insistiendo en que ustedes siempre tienen la razón.
Afortunadamente los medios de comunicación, que son muchos, dan a conocer a la gente nuestra conducta, nuestro comportamiento. Porque, insisto, en campaña prometemos tanto a los electores. Hay quienes hasta se atreven a darle la mano a la gente humilde y hasta a apapacharla y prometer tantas cosas.
Pero en el momento en que se toman las decisiones aquí, con el voto, es cuando se les parte el eje, principalmente a los que menos tienen.
Éstas son sesiones públicas. No nos espantemos de que estén, por ejemplo, los compañeros que están ahí en galerías. Nos ven en el Canal del Congreso millones de personas. En los medios de comunicación se transmite todo lo que decimos y hacemos.
Compañeros diputados: están adoptando la misma actitud del secretario del Trabajo y Previsión Social. Me estoy dirigiendo a ustedes, diputados, los que están de pie volteando hacia el frente. No, no voy a llamarle la atención como al secretario que en ningún momento puso atención a ninguno de los oradores que estuvieron ese día aquí. Ésa es la educación del diputado, la respeto en su forma de ser y no voy a insultarlo ni voy a ofenderlo. Respeto su actitud.
La súplica, el llamado de atención con mucho respeto a mis compañeras, compañeros diputados es que si de veras queremos avanzar no lo digan en el discurso, demuéstrenlo en las acciones.
Yo sé que muchos de ustedes sí vienen a trabajar, sí quieren avanzar, sí quieren que lleguemos a acuerdos, sí quieren que se legisle a favor de la gente, pero convenzan a los que no quieren. Creo que sí se puede. Estamos tratando de elevar el nivel y vamos a debatir con altura. Gracias por su atención, diputadas y diputados de Acción Nacional.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene la palabra el diputado Porfirio Muñoz Ledo para alusiones personales.
El diputado Porfirio Muñoz Ledo (desde la curul): Desde aquí, presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Con mucho gusto, diputado.
El diputado Porfirio Muñoz Ledo (desde la curul): Solamente para dejar constancia del rechazo público y evidente de la bancada del PAN a tener relaciones parlamentarias civilizadas.
Quise aprovechar el momento en que estamos teniendo por vez primera desde hace tiempo un debate político verdadero y propuse legalidad, desde luego responsabilidad de la Mesa Directiva, pluralismo y productividad legislativa.
Esto viene a enseñar el peine a quienes les conviene que esta Cámara no sea prestigiosa, quienes organizan y promueven las campañas a través de la televisión comercial que degradan el trabajo de esta Cámara, quienes consienten, a pesar de su responsabilidad política, que no se transmitan en los más importantes medios de información los discursos del Congreso, sino sólo los breves momentos de enfrentamiento. Ellos son los que no quieren que tengamos un Poder Legislativo fuerte porque las elecciones arrojaron sólo un 27 por ciento de votos para su presidente, que descontando el abstencionismo, es un apoyo de sólo 12 por ciento de los electores. Cuando no hay un gobierno con apoyo popular hay ingobernabilidad. Es la hora de la Cámara. Es la hora del Congreso. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Gracias, diputado. Tiene la palabra el diputado Víctor Manuel Castro Cosío.
El diputado Víctor Manuel Castro Cosío: Primero quiero precisar algunas cosas que son fundamentales en cualquier debate: si no hay honestidad es muy difícil hablar de debate. Y aquí han mentido, de manera muy especial un compañero que tira la piedra y esconde la mano de manera permanente, instigando a su bancada una y otra vez en contra de los planteamientos que aquí se vienen haciendo.
Primero quiero decirle, efectivamente, al compañero Gil, que su visión clasista de decir que no somos iguales, ésa es la visión que tienen de fondo ideológicamente. Ven a la gente sólo como productores de dinero, no los ven como personas. Es una visión clasista de fondo. Ven a la gente con desprecio. Ven a los mexicanos como si fuéramos distintos. Eso es lo que ha llevado a construir este México de pobreza y de opulencia; esa visión que tiene Gil aquí, en el Congreso.
No somos iguales, nos dice el compañero. Qué bueno. Nosotros nos comprometimos con el pueblo, Gil. Nos comprometimos a trabajar en serio. Nos comprometimos a hacer un esfuerzo por México, por los que menos tienen.
Yo sé que tu condición es distinta a la nuestra, y lo sabes bien. Tú representas a la nomenclatura de tu partido. Tú no tuviste que trabajar para llegar a este Congreso. Pero, tal vez piensas como tu jefe: tengo la conciencia tranquila cuando despido a 40 mil mexicanos; tengo la conciencia tranquila, y ustedes, los demás, pues son parte del escenario.
Ya no sigan viendo a los mexicanos como números. Ya no nos sigan viendo como sujetos que estamos solicitando la mendicidad de ustedes. Panistas, por favor, recuperen la dignidad de Morín, recuperen el respeto a la gente, recuperen la posibilidad de que este Congreso tenga un debate de altura.
¿Por qué nos pusimos aquí nosotros? Porque se han negado. Se han negado, y que lo sepa bien el pueblo de México, a debatir el paraíso fiscal. ¿A quiénes protegen? Se han negado primero a decir la verdad. ¿Por qué viene aquí a la tribuna y dice que entramos con violencia? Acompañé a 12 electricistas despedidos. Les permitió el Congreso, en éste que convierten con cada llegada de secretario en un bunker, que da vergüenza cómo cierran las calles de este Palacio Legislativo que es la casa del pueblo, en teoría; en la práctica se cierra este Congreso y nadie penetra.
Pudieron 12 electricistas entrar. Entraron pacíficamente a una sede donde hay público, donde se permite que estas sesiones sean públicas; no se engañen. Doce electricistas poniendo en jaque a la Cámara de Diputados.
No, compañeros, desde que llegó el secretario aquí, a este Congreso, las intenciones de ustedes fueron que no hubiera presentación; ése es el fondo. Desde que llegó se presentaron con la idea de que no hubiese debate. Ése es el fondo.
Mienten, panistas, cuando dicen que irrumpieron violentamente. ¿Saben quién irrumpió violentamente? Su jefe Lozano, su jefe Calderón, en las instalaciones del SME de Luz y Fuerza. Ellos irrumpieron con la fuerza pública.
Y así como ustedes tienen ese doble discurso aquí en el Congreso, donde dan la mano y golpean por la espalda. Ustedes, públicamente lo han hecho con los priistas, con los perredistas, vienen a aquí con una cara a debatir y a engañar. Nadie entró violentamente. Fui testigo y todos los medios de comunicación fueron testigos de que usted está mintiendo. Ya no se sigan engañando más. Gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Tiene la palabra el diputado Roberto Gil, para alusiones personales.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): Le pedí a tiempo la palabra presidente, para alusiones personales. Desde el principio pedí para alusiones personales. Nunca me la dio.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: No, usted pidió para rectificación de hechos, diputado, discúlpeme. Por eso le dije que una vez que concluyera el listado. Pero alusiones personales así como la he entregado a otros ciudadanos diputados, lo hemos hecho. Diputado.
El diputado Roberto Gil Zuarth: Gracias señor presidente. No puedo admitir bajo ninguna circunstancia el argumento maniqueo, el argumento simplón, el argumento que reduce la dinámica política de esta Cámara entre los buenos y los malos; entre los legítimos y los ilegítimos; entre los que representan los valores del pueblo y aquellos que están apostados en las servidumbres.
No se la puedo admitir porque todos los que estamos aquí sentados somos representantes de la nación y aunque no les guste estamos aquí por las mismas causas que ustedes. Y esas causas son los votos de los ciudadanos y más valen los votos que las actitudes y las visiones maniqueas.
En efecto, reitero lo que dije: no somos lo mismo. Nos diferencian actitudes políticas. Nos diferencian nuestros comportamientos en esta tribuna y frente a los ciudadanos. Nos diferencia la lealtad institucional. La lealtad democrática, el honor cívico. Nos distingue la responsabilidad.
No hay, bajo ninguna circunstancia, un solo argumento para justificar la toma de las tribunas y que se impida el funcionamiento de este Congreso. Quien sólo recurre a eso es porque no tiene argumentos, porque no tiene la capacidad de convencer y lo único que intenta es impedir que esta Cámara tome decisiones.
Deben ustedes recordar también a quienes, desde su lado, desde el lado del espectro de la izquierda, han construido instituciones y construyeron la democracia. Nosotros, todos los días somos leales a nuestros principios, y por eso, todos los días, venimos a aquí a discutir, a deliberar y a decidir. Ésa es la diferencia a la que me refiero y ésa es la diferencia, que sin lugar a dudas, nos ha distinguido a lo largo de esta Legislatura.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Muchas gracias, diputado. En los términos del artículo 116, una vez que han participado 20 compañeros diputados y compañeras diputadas, le pido a la Secretaría consulte a la asamblea si consideran suficientemente discutido?
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Dígame, diputado.
El diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia (desde la curul): Pedí la palabra para alusiones personales.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Diputado, usted pidió para rectificación de hechos. Discúlpeme, vamos a terminar la votación tal como lo habíamos considerado en su oportunidad. Proceda, señor secretario.
El Secretario diputado Balfre Vargas Cortez: Por instrucciones de la Presidencia, en votación económica se solicita a los diputados y a las diputadas si se considera suficientemente discutido. Las diputadas y los diputados que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo (votación). Las diputadas y los diputados que estén por la negativa sírvanse manifestarlo (votación). Señor presidente, mayoría por la afirmativa.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Se considera suficientemente discutido. Le pido a la Secretaría ponga a votación el acta con las rectificaciones propuestas por el diputado Solís Acero, para efecto de votación.
El Secretario diputado Balfre Vargas Cortez: Está a discusión el acta con las consideraciones?
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Diputado Ramírez Marín.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Agradeceríamos fuera posible especificara usted qué significa votar por el sí y qué significa votar por el no, y de ser posible leyera los términos en que queda la modificación.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Le pedimos a la Secretaría dé lectura a la propuesta hecha por el diputado Solís Acero, a efecto de que el votar por el sí es por la propuesta hecha por el diputado Solís Acero.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Para aclarar el sentido de la votación.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Es en los términos o la propuesta, y la propuesta es la modificación que propone el diputado Solís Acero. Diputado, dígame.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña (desde la curul): De procedimiento. Lo que usted está poniendo a consideración primero, es si está suficientemente discutido.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Eso ya está aprobado y está suficientemente discutido.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña (desde la curul): No, no se ha votado, sólo votaron a favor.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Sí, señor, ya está votado.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña (desde la curul): Bueno. Entonces tranquilos, compañeros, igual y me distraje. Tranquilos.
Entonces sólo le hago el reclamo que el diputado Jaime Cárdenas pidió la palabra por alusiones personales, desde antes de la votación y no es la primera vez que se le niega la palabra por alusiones personales.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: La rectifico, diputado. El diputado Cárdenas la solicitó para rectificación de hechos una vez que ya había dado yo lectura a la lista que estaba pendiente de hablar.
¿Está claro el sentido de la votación, señoras y señores diputados? Le pido a la Secretaría proceda a levantar la votación correspondiente.
El Secretario diputado Balfre Vargas Cortez: En votación económica se consulta a la asamblea si se considera aprobada el acta, en los términos que se han planteado por el diputado Solís Acero.
Las diputadas y los diputados que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo, de la versión estenográfica (votación). Las diputadas y los diputados que estén por la negativa sírvanse manifestarlo (votación). Señor presidente, mayoría por la afirmativa.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Se aprueba el acta con las modificaciones propuestas por el diputado Solís Acero. Le pido a la Secretaría instruya el cierre del sistema electrónico de asistencia y dé cuenta del registro de diputadas y diputados.
El Secretario diputado Carlos Samuel Moreno Terán: Ciérrese el sistema electrónico. Se informa a la Presidencia que hasta el momento hay una asistencia de 470 diputadas y diputados. Quienes hasta el momento no han registrado su asistencia disponen de 15 minutos para realizarlo por cédula.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Proceda la Secretaría.