17 mar. 2010

Nuevo Subsecretario de Gobernación

México, D. F., a 17 de marzo de 2010
SEGOB Boletín No.117-17/03/2010
El Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, con fundamento en el artículo 89 fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, designó el día de hoy a Roberto Gil Zuarth como nuevo Subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, en sustitución de Gerónimo Gutiérrez Fernández.
Roberto Gil es licenciado en Derecho por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y cuenta con Maestría en Derecho Constitucional y Doctorado en Derecho Público en la Universidad Carlos III en Madrid, España.
Previo a su designación, Gil fue coordinador de asesores del Secretario de la Función Pública, de diciembre de 2006 a septiembre de 2007, para posteriormente ser nombrado representante del Partido Acción Nacional ante el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE), encargo en el que permaneció hasta julio de 2009.
Hasta el día de ayer, Roberto Gil fungía como Vice-coordinador de la bancada del PAN en la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados.
El Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, agradeció al licenciado Gerónimo Gutiérrez su destacada labor al frente de la Subsecretaría de Gobierno en la que se caracterizó por su gran capacidad de interlocución y construcción de acuerdos, así como su firme y constante compromiso con el gobierno del Presidente Calderón y el servicio público.

Ciudad Juárez

Calderón exige la cooperación de EE UU para poner fin a la violencia
El presidente mexicano recuerda que el tráfico de drogas y de armas atraviesa la frontera del norte - El Ejército seguirá desplegado en Ciudad Juárez
PABLO ORDAZ - CIudad Juárez -
El País, 18/03/2010;
Que a Lesley Enríquez y a su marido los mató un mexicano nadie lo duda. Pero tampoco que ese mexicano se dedica al lucrativo negocio de exportar drogas a Estados Unidos y que compró su arma en alguna de las cientos de armerías que florecen al otro lado de la frontera.
Que a Lesley Enríquez y a su marido los mató un mexicano nadie lo duda. Pero tampoco que ese mexicano se dedica al lucrativo negocio de exportar drogas a Estados Unidos y que compró su arma en alguna de las cientos de armerías que florecen al otro lado de la frontera. El asesinato, el pasado sábado, de la funcionaria norteamericana y de su marido cuando salían de una fiesta infantil en Ciudad Juárez ha vuelto a poner tensión entre México y Estados Unidos. Tras la declaración de Barack Obama en la que decía sentirse "indignado" por los crímenes, el presidente de México, Felipe Calderón, levantó la voz por dos veces durante su visita a Ciudad Juárez para exigir que su vecino del norte se implique de forma definitiva en la lucha contra el narcotráfico: "El crimen organizado tiene su origen en dos fenómenos que afectan a ambos países. Son el consumo y el tráfico de drogas en y hacia Estados Unidos, y el tráfico de armas provenientes de Estados Unidos".
Calderón, que acudió a la ciudad fronteriza por tercera vez en mes y medio, no ocultó que el asesinato de tres personas relacionadas con el consulado de Estados Unidos -la pareja de norteamericanos y un mexicano casado con una empleada de la legación- añade todavía más dosis de mala fama internacional a Ciudad Juárez y a México en general. Y no se equivocó. Canadá se sumó ayer al llamamiento, cursado un día antes por Estados Unidos, para que sus ciudadanos eviten viajar a México salvo que sea "absolutamente necesario". Un llamamiento especialmente grave para el turismo mexicano porque en estos momentos son, precisamente, canadienses y norteamericanos los que abarrotan los hoteles de Acapulco y la Riviera Maya. También, pero de manera más despectiva, desaconsejó los viajes al sur John Cook, el alcalde de El Paso: "Tal como están las cosas, no sé qué puede haber de interesante en Ciudad Juárez".
Pero los motivos de fricción entre los dos países van más allá. El lunes, la portavoz del FBI en El Paso, Andrea Simmons, dijo que al menos siete corporaciones estadounidenses participarían en la investigación del asesinato de Lesley Enríquez y de su marido. Habló del FBI y de la DEA (la agencia antidrogas de EE UU), pero también de funcionarios de inmigración y aduanas y hasta del Departamento del Sheriff del Condado de El Paso. Senadores y congresistas mexicanos se apresuraron a advertir de que Estados Unidos no puede intervenir en las cuestiones de México, y el propio Calderón quiso dejar claro que la colaboración tiene que existir, "pero cada quien en su territorio". También el embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, quiso calmar las aguas en una cuestión tan sensible: "Ningún oficial de agencias de la ley de Estados Unidos llevará a cabo operativos en México".
Zanjado aparentemente el asunto, no tardó en surgir otro. Llegó de la mano de la secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano. La funcionaria volvió a alabar la decisión del Gobierno mexicano de luchar contra el narcotráfico, pero por primera vez cuestionó la validez de la estrategia: "La presidencia de Felipe Calderón ha estado profundamente involucrada [en poner paz en Ciudad Juárez], decidiendo incluso el envío de efectivos militares. Pero esto no ha ayudado en nada". Las declaraciones de Napolitano sentaron como un tiro a Calderón, sobre todo porque sintonizan con una percepción generalizada en Ciudad Juárez: la llegada del Ejército y de los federales, lejos de mejorar, empeoró la situación. De hecho, durante la reunión de cuatro horas que mantuvo en Ciudad Juárez con representantes de diversos colectivos, Calderón sólo perdió la paciencia en un momento. Cuando uno de los participantes le preguntó: "¿Es posible ganar esta guerra así como está planteada?", el presidente le respondió, tajante: el Ejército seguirá en Ciudad Juárez.
El presidente de la República se llevó a Ciudad Juárez a siete secretarios y al procurador general de la República. Supervisó uno a uno los compromisos de su Gobierno para sacar del desastre a una ciudad que fue un modelo para el país y que ahora es su vergüenza. Incentivos a las empresas. Ayuda a las madres para que lleven a sus hijos al colegio. Centros de salud. Escuelas. ¿Y seguridad...? Nada más despejar su avión, regresó la matanza diaria.
Cara a cara con la pobreza
El Gobierno de Calderón está trabajando duro en Ciudad Juárez. Nadie lo niega. El presidente decidió tomar cartas personales en el asunto después del asesinato, a finales de enero, de 16 muchachos que participaban en una fiesta, y posiblemente para hacerse perdonar su falta de tacto al declarar que tal vez aquellos jóvenes formaban parte de alguna banda. Pero el ímpetu del presidente deja al descubierto la ineficacia de su Gobierno y de los anteriores. Hay un ejemplo muy gráfico de esto.
El martes, Calderón tuvo un encuentro en la ciudad fronteriza con un grupo de 500 mujeres, cuidadosamente seleccionadas en las colonias más pobres y llevadas a presencia del presidente con una advertencia. "Nos han dicho", confesaron varias de ellas, "que no se nos ocurra gritarle nada". Después de cinco horas de espera sin probar bocado, aquellas mujeres escucharon que Calderón decía: "Estamos estudiando la ciudad palmo a palmo. Y nos hemos dado cuenta de que hay miles de madres que sólo pueden darles a sus hijos una comida al día". La sorpresa de Calderón provocó la sonrisa de las presentes, que por lo bajini rezaban una letanía: "Y a veces ni una comida, ni luz, ni agua corriente, ni saneamiento... Así desde hace 17 años que llegamos aquí, señor presidente".
La ciudad del horror también es la ciudad del desgobierno y la impunidad. Se calcula que más de 60.000 vehículos circulan desde hace años por la ciudad sin matrícula, muchos de ellos con cristales oscuros, sin que hasta ahora las autoridades se hayan preocupado en poner orden. En esos coches viajan los sicarios sabiendo que el crimen que cometieron ayer o están a punto de cometer quedará impune.

Víctimas del delito

Víctimas de algún delito deben recibir atención médica y psicológica de forma gratuita.
El diputado Jaime Flores Castañeda (PRI), propuso ante el pleno de la Cámara de Diputados reformar el artículo 20 de la Constitución, con el objeto de que las personas que sean víctimas de algún delito reciban, gratuitamente, atención médica y psicológica de urgencia, así como tratamiento postraumático para su pronta recuperación, contando con los servicios especializados necesarios.
Asimismo, que sea auxiliada gratuitamente por intérpretes traductores cuando no conozcan o no comprendan bien el idioma español, o tengan una capacidad diferente que les impida ver, oír o hablar.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Tiene la palabra el señor diputado Jaime Flores Castañeda, del Grupo Parlamentario del PRI, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
El diputado Jaime Flores Castañeda: Con su venia, diputado presidente. El que suscribe, integrante del Grupo Parlamentario del PRI, someto a la consideración de esta soberanía, la presente proposición con punto de acuerdo, al tenor de la siguiente
Exposición de Motivos
A raíz de las reformas realizadas con antelación a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en cuanto a los derechos de las víctimas u ofendidos respectivamente, se ha permanecido para muchos criminólogos fuera del objeto de la ciencia criminal. Con el reconocimiento de estos derechos de la víctima u ofendido a nivel constitucional se contará con un avance significativo en la construcción de un nuevo proceso penal.
En este sentido, si bien es cierto que a partir de las reformas al artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se elevaron a rango constitucional los derechos de las víctimas u ofendidos, también lo es que en la realidad el ejercicio de tales derechos no se cumple a cabalidad; entre otras razones por la ausencia de una política pública de colaboración institucional uniforme y coordinada entre los diversos órdenes de gobierno, e incluso entre las distintas dependencias de cada uno de ellos que permita el impulso de acciones integrales, a fin de procurar que las víctimas reciban atención y apoyo jurídico, médico y psicológico.
En ocasiones su actuar no se dirige a salvaguardar la legalidad y eficacia en el desempeño de sus funciones, ya que minimizan el evento, cuestionan a la víctima, la descalifican, ignoran, trivializan el evento o argumentan pesadas cargas de trabajo, de tal modo que, desde la perspectiva de la víctima, el acceso a la justicia y la reparación del daño se perciben fuera de su alcance.
A estos ciudadanos y a aquellos, entre quienes existen los que no conocen bien el idioma español, o que quizá no lo comprenden bien, o que tengan alguna capacidad diferente que les impide ver, oír o hablar, o simplemente, que por su origen étnico o nacional, género, edad, capacidad diferente, condición de salud, religión, opinión, preferencia sexual, estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos de la víctima o el ofendido del delito, que tras haber sido víctimas u ofendidos del delito tienen que soportar malos tratos por parte de algunas autoridades o de los servicios médicos, como si ellos fueran los criminales, y es a ellos a los que se busca beneficiar principalmente.
Respecto a esta situación se busca garantizarle a las víctimas u ofendidos el ejercicio de sus derechos. Por ende, no debemos detener los esfuerzos por cimentar una cultura de respeto a los derechos de las víctimas u ofendidos del delito.
Los tres niveles de gobierno debemos mostrar y asumir el compromiso atendiendo a las diversas inconformidades planteadas por las víctimas u ofendidos del delito.
En virtud de los antecedentes expuestos me permito proponer a esta soberanía la conveniencia de reformar y adicionar una fracción al artículo 20, apartado C a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con el fin de actuar a favor de las víctimas del delito a quienes hoy perjudica la ley vigente.
En mérito de lo expuesto, con fundamento en los artículos 58, 59 y 60 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a la consideración de esta soberanía el siguiente decreto que reforma el artículo 20, apartado C, fracción III, y adiciona la fracción VIII al artículo 20, apartado C, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Único. Se reforma el artículo 20, apartado C, fracción III y se adiciona la fracción VIII al artículo 20, apartado C, para quedar como sigue:
Artículo 20.
Apartado C. ...
III. Recibir gratuitamente, desde la comisión del delito, atención médica y psicológica de urgencia, así como tratamiento postraumático para su pronta recuperación, contando con los servicios especializados necesarios;
VIII. Ser auxiliado gratuitamente por intérpretes traductores cuando no conozcan o no comprendan bien el idioma español, o tengan una capacidad diferente que les impida ver, oír o hablar.
Transitorio
Único. El presente decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
Solicito a la Presidencia que se inserte de manera íntegra en el Diario de los Debates la presente proposición. Es cuanto, diputado presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Ramírez Acuña: Muchas gracias, señor diputado. Como lo solicita, insértese en el Diario de los Debates.
Túrnese a la Comisión de Puntos Constitucionales.

Hijos de Maciel

Columna PLAZA PÚBLICA
Hijos de Maciel
Miguel Ángel Granados Chapa
Reforma, 17 Mar. 10
En estos días, en torno al 15 de marzo aunque no hay plazo para su entrega, será presentado al Papa Benedicto XVI el informe sobre los Legionarios de Cristo, al cabo de la visita apostólica ordenada por el propio jefe de la Santa Sede en marzo pasado. La porción correspondiente a México fue realizada por el obispo de Tepic, Ricardo Watty, perteneciente a la orden de los Misioneros del Espíritu Santo.
Salvo que se dejara dominar por la lenidad que ha favorecido a la congregación fundada por Marcial Maciel, el reporte del prelado, con 30 años de pertenencia al Episcopado, no será benévolo y, junto con la información que aporten los restantes cuatro visitadores, obligará al Papa a tomar una decisión de fondo sobre la obra de Maciel, un vasto emporio educativo en todo el mundo, que en México se identifica sobre todo por la Universidad Anáhuac.
Un elemento crucial en el informe de Watty (que fue obispo auxiliar de la arquidiócesis de México y durante casi 20 años primer obispo de Nuevo Laredo) debe ser su entrevista con la familia mexicana de Maciel. En septiembre pasado recibió a la señora Blanca Estela Lara y sus hijos José Raúl, Omar y Christian González Lara, que lo fueron también de Maciel, Watty parecía estar ya al tanto de la existencia de esa familia, acaso porque los propios jefes de la Legión en México, el superior de la congregación Álvaro Corcuera y el rector de la Anáhuac Norte, Jesús Quirce, conocían de tiempo atrás esa modalidad del comportamiento del fundador de la Legión y no sólo en acatamiento al voto de discreción sino por complicidad la silenciaron.

En enero siguiente, el hijo mayor de Maciel se entrevistó con el propio rector de la Anáhuac y con el padre Carlos Skertchly, a quien José Raúl González, el primogénito de Maciel, demandó el pago de 6 millones de dólares por concepto de herencia, mediante un mecanismo que había preparado el propio Maciel en acuerdo con sus colaboradores, y una compensación de 20 millones de dólares "por el sufrimiento padecido". Es que, tanto en su entrevista con el obispo Watty como con los jerarcas de la Legión, Maciel fue denunciado por abuso sexual en perjuicio de sus propios hijos. Ante la respuesta negativa sobre el monto demandado, y previa advertencia, la familia González Lara hizo pública su existencia y el nuevo rasgo de la vileza de Maciel, el atentado contra sus propios hijos.

Carmen Aristegui recibió y difundió en sus emisiones de radio y de televisión el testimonio de esa familia, que durante mucho tiempo vivió engañada sobre la identidad de su esposo y padre hasta que descubrieron que era en realidad un clérigo eminente, que dio noticia de esa familia a sus colaboradores. Como era natural, el resto de los medios, incluidos los electrónicos, hicieron eco de la primicia periodística lograda por Carmen Aristegui, con la notoria excepción de Excélsior, que guardó silencio sobre un tema que sacudió a buena parte de la sociedad, aunque parece no haber conmovido a los sectores vinculados al sistema educativo de los legionarios, que ahora se esmeran por deslindar la obra de Maciel de su indefendible talante personal.

Sabremos en su oportunidad si el obispo Watty refiere en su informe sólo el episodio familiar de Maciel y su nueva y terrible lacra, o si también ahonda en un modo de ser del fundador que no es suficientemente conocido. Se trata de la relación en materia financiera de Maciel con su obra, pues al parecer estaba en posibilidad de manejar personalmente, en su propio provecho, porciones del caudal de recursos que fluyen hacia el sistema educativo de la Legión. Si se incluye este aspecto, quedará completo el retrato de un hombre cuya conducta no es excusable ni siquiera con el ingenuo argumento de la debilidad humana, de que Maciel hizo mucho bien e hizo mucho mal. Además de morfinómano y pederasta, que son sus pecados y delitos conocidos durante años, es también un abusador de su propios hijos y eventualmente un burlador de la confianza ajena en materia patrimonial. Esa panoplia de ilegalidades incluye asimismo, amén de las presiones sobre sus subordinados para callar, la falsificación de la firma de un obispo en una más de las infracciones que cometió.

La aclaración de este lance cuenta entre los pedidos que el grupo de legionarios que en 1996 decidió exhibir públicamente la corrupción moral de Maciel, de la que fueron sus víctimas, presentaron al obispo Watty: tratan de que el Vaticano encare la verdad y haga un reconocimiento público del mal generado por Maciel, y realice actos de expiación que culminen con la reestructuración o la extinción de los legionarios (Carmen Aristegui, Reforma, 12 de marzo).

Es difícil que el Vaticano llegue a esos extremos. Impera en su seno lenidad aun ante las peores atrocidades. Ciertamente la Santa Sede ha pedido perdón a las víctimas de abuso sexual sistemático practicado por muchos miembros del clero irlandés. Sin embargo, cuando tres de esas víctimas pidieron su renuncia al cardenal Sean Brady, primado del catolicismo de Irlanda, éste se negó a presentarla. En 1975 esas personas, niños entonces, fueron interrogadas por Brady sobre abusos sexuales padecidos por ellos y el ahora cardenal les impuso silencio, lo que redundó en la impunidad de su agresor, que a la postre confesó haber abusado de 74 niños entre 1958 y 1993. En diciembre, Brady se comprometió a dimitir si se encontraba algún caso en que su intervención hubiera generado abusos (El País, 16 de marzo).

Protección a testigos

OFAI ordena a PGR revelar gasto en testigos
El Instituto pide a la dependencia dar a conocer el número de personas que se han sometido a este programa de 2006 a 2009; la Procuraduría aduce perjuicio en sus actividades
Nota de Alberto Morales
El Universal on line, Miércoles 17 de marzo de 2010 16:43
En tres años de 2004 a 2007, la Procuraduría General de la República (PGR) ha destinado al menos 36 millones de pesos en la aplicación del Programa de Protección de Testigos.
Y ahora, por instrucción del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI), la dependencia tendrá que dar a conocer el número de personas que se han sometido a este programa de 2006 a 2009, así como el gasto ejercido para su seguridad.
El pleno del instituto revocó la clasificación de información de PGR, que argumentó que al revelarse esto representaría un "perjuicio a las actividades de verificación del cumplimiento de las leyes, prevención o persecución de delitos, impartición de la justicia... estrategias procesales en procesos judiciales o administrativos, hasta en tanto las resoluciones no causen estado", como señala el artículo 16 del Código Federal Penal.
La ponencia de la comisionada Sigrid Arzt Colunga consideró que la información solicitada por un ciudadano, a través de la Ley Federal de Transparencia, era "estadística" que no impide las acciones para evitar la comisión de delitos, ni forma parte de averiguaciones previas.
En su análisis, la comisionada dijo que era inadmisible que la PGR haya clasificado la información cuando en ocasiones previas ha hecho público en boletines de prensa y en solicitudes de información el número de testigos protegidos y los gastos destinados para su seguridad.
Arzt Colunga aseguró que tras una búsqueda de información se confirmó que la "inexistencia" de datos que dio PGR sobre el número de testigos a quienes se les hubiera cambiado la identidad, así como del sueldo que perciben, pues tanto las remuneraciones económicas como los cambios de identidad no son figuras jurídicas que se contemplen en la Ley.
Así el órgano garante de la transparencia ordenó a la PGR realizar una búsqueda exhaustiva en el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI), órgano administrativo de la Procuraduría, que debe tener la información estadística concentrada y la entregue al recurrente.
cg/fml

Ciudad Juárez

La guerra perdida/Raymundo Riva Palacio
Ejecentral.com 17/03/2010;
Felipe Calderón perdió la guerra contra el narcotráfico desde antes incluso que soñara embarcarse en una cruzada sin punto de retorno ni destino. Regiones enteras del país llevan hasta tres décadas bajo el control de los cárteles. Funcionarios locales, policías y soldados cobran en sus nóminas desde hace más de una generación. Desde antes que Calderón decidiera incluso lanzarse por la Presidencia, el narcotráfico había penetrado la sociedad como la humedad, remplazado a las autoridades locales en varias partes del país, como las benefactoras sociales. Cuando Calderón arrancó su gobierno, lo convencieron de que combatirlos era su fin y razón de ser. Le mostraron la puerta de entrada, pero nunca le enseñaron la salida. Ciudad Juárez, hoy su pesadilla, es el mejor ejemplo de su improvisación.
A Ciudad Juárez llegó después de hacer una declaración fallida tras la ejecución de jóvenes en una fiesta sabatina. Dijo que todos los ejecutados eran pandilleros, y tuvo que tragarse sus palabras. Calderón fue a ofrecer disculpas y a prometer que restauraría la seguridad. A una declaración frívola, se le sumó una ignorante. En Juárez hay cinco mil pandillas con una membresía de alrededor de 60 mil integrantes. Es un fenómeno directa -aunque no únicamente- asociado a la falta de preparatorias, dicen los expertos, con lo cual se crea un embudo para cientos de egresados de la secundaria que no encuentran espacio para continuar estudiando. Su paso es la calle, y la calle lleva a las pandillas, y las pandillas a los cárteles de la droga.
Hace mucho tiempo se cancelaron las oportunidades de decenas de jóvenes, que fueron cambiando sus valores. En Ciudad Juárez, donde el voluntarismo presidencial cruza el lindero de la ingenuidad, el fenómeno tocó la puerta en 1996, cuando un joven entró en una casa y asesinó a sangre fría a la pareja que la habitaba. Caminaba sin prisa hacia la calle, cuando personal de servicio entró, y también los mató en el acto. Ese joven no tenía ningún agravio contra nadie en la casa, ni había entrado a robar. Al salir se sentó frente a la puerta a esperar a la policía. Lo único que exigía era que no lo pusieran en las celdas ordinarias, sino que lo llevaran al pabellón de alta seguridad, donde estaban los narcotraficantes.
Su caso provocó un estudio prolongado. La investigación descubrió que ese joven había matado a sangre fría a los habitantes de esa casa y solicitado estar con los narcotraficantes, como una carta de presentación y de ofrecimiento de sus servicios, al conocerlos en el pabellón de máxima seguridad. Encabezaba una pandilla en Ciudad Juárez, y presumía que si había demostrado no tener escrúpulo alguno en la ejecución de esas personas, su pandilla podía hacer todo tipo de trabajo que les encargaran. Aquél incidente probó a las autoridades que ya se estaba gestando un subgrupo en la sociedad mexicana que no compartía los mismos valores que el resto de los mexicanos.
El trastocar de esos valores se encuentra en los cimientos de la delincuencia organizada, en su expresión más salvaje y su crueldad más primitiva, que son lo que representan los sicarios. Matan por dinero sin reparos. Noventa mil pesos costó el asesinato del coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, Édgar Millán, en 2008. Cinco mil pesos cuesta conseguir un gatillero en Tepito, en el Distrito Federal, para cometer un asesinato. Todo el tiempo desafían los sicarios.
Ahí está el incidente de este fin de semana en Juárez, donde presuntos pandilleros al servicio del Cártel de Juárez persiguieron a dos vehículos donde viajaban personas vinculados al Consulado de Estados Unidos, y los ejecutaron en la calle, a plena luz del día. Ciudad Juárez era donde el presidente Calderón había prometido que haría el proyecto piloto de recuperación de una comunidad y de la restauración de la seguridad pública, y desplazó repetidamente a su gabinete a esa población para demostrar la voluntad política de su gobierno en llevar a cabo lo prometido.
Pero el presidente no termina de entender su gobierno que el fondo del problema no se resuelve con la fuerza, ni en el corto plazo. La declaración que hizo sobre la matanza de 16 personas en Juárez durante una fiesta, fue errónea por la generalización, pero había un sustento en el fondo. No todos aquellos jóvenes eran pandilleros, pero dos de ellos, victimados, sí lo eran. Por ellos, que habían participado en la ejecución de cuatro miembros de una pandilla enemiga en noviembre pasado, iban sus adversarios. Sabían quiénes eran y no había necesidad de que les mostraran sus tatuajes. Sus propias novias, por dinero, los habían puesto a sus enemigos.
Los valores están revueltos. Sacar una pistola y disparar empieza a ser muy fácil. En este contexto es altamente significativo el incidente de hace unos días en un bar de la ciudad de México, donde el hijo de Alejandro Burillo, un exitoso empresario, tuvo un altercado y le pidió a su escolta que disparara contra quienes peleaba. Un ciudadano murió por ello, y aunque no está vinculado este caso con la delincuencia organizada, sí refleja el deterioro de una sociedad que parece haber perdido el rumbo. La convivencia en las relaciones interpersonales está basándose hoy en día en la violencia.
Hay en todo este fenómeno, vacíos institucionales. Si las comunidades se sienten protegidas y beneficiadas por los narcotraficantes, es porque las instituciones no han podido ocupar ese espacio. Si funcionarios locales, policías y militares están en sus nóminas, es porque los incentivos para hacerlo son muy altos frente a los castigos. Ciudad Juárez se le presenta al gobierno federal como una oportunidad para ir reconstruyendo un tejido con más de una década de deterioro. Pero el presidente Calderón no puede seguir improvisando de acuerdo con la coyuntura o administrando el conflicto, a menos que haya asumido que esta es una guerra perdida.

La carta compromiso del PAN en Sinaloa

Camisa de fuerza del PAN a las aspiraciones de Malova
En la carta compromiso le piden al senador todos los puestos de gobierno
Nota de Karla Vanessa Benítez
El Debate on line, Actualizado: 17/03/2010 
Mario López Valdez asegura que quiere participar pero sin una camisa de fuerza que no le permita mejorar el estado.
Culiacán, Sinaloa.- La carta compromiso presentada por el PAN prácticamente resulta una camisa de fuerza para quienes aspiran a la candidatura al gobierno del estado, lamentó el senador de la República, Mario López Valdez.
El legislador federal, aún del PRI, dijo que el documento presentado por la dirigencia nacional del blanquiazul señala que, en caso de lograrse la gubernatura, será el partido quien se encargue de definir a todos los funcionarios de nivel, mismo criterio para designar a los candidatos para otros cargos de elección.
Los tiempos se están cerrando, hay mucha presión, desespero y deseos de muchos actores políticos, contextualizó el senador.
Las condiciones. "Cuando me presentan un documento donde dice que todos los candidatos a diputados por ambas vías, tanto la plurinominal y la nominal van a ser designados por el partido, y cuando me dicen que los puestos de primer, segundo y tercer nivel también tienen que ser reservados para gente de ese partido, pues prácticamente te dejan atado de manos", expresó.

Poner orden, dice Manlio

Arsenal/Francisco Garfias
Las “intrigas” de Corral
Excélsior, 17 de marzo de 2010;
“Hay que poner orden en esto…”, soltó Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los senadores del PRI, molesto por la “intriga” que generó la “prolífica imaginación” del diputado del PAN Javier Corral, quien declaró al semanario Proceso que Enrique Peña Nieto se vio obligado a aceptar la existencia del pacto antialianzas, por las amenazas del sonorense de difundir el contenido del vergonzoso convenio.
El senador envió una carta a la prestigiada publicación, pero tiene que esperar el próximo número para que se conozca su réplica al legislador panista. “Siete días es mucho tiempo”, nos dijo, antes de recitarnos, casi de memoria, el contenido de la mencionada misiva.
Beltrones reiteró, como lo ha hecho una y otra vez, que no conocía el pacto, que a él nadie lo invitó a participar, y que son mentiras las afirmaciones de Corral en el sentido de que Televisa iba a divulgar el acuerdo, cuya copia tenía el sonorense, como pago al favor de haberla eximido dos años de pagar impuestos, al haber entrado al famoso triple play (telefonía, televisión e internet).
“Si no lo conocí, menos pude tener acceso a una copia del documento de marras, cuyo contenido, al igual que ustedes, hemos visto en los medios de comunicación. Toda esta intriga es producto de la inagotable imaginación del diputado Javier Corral”, dijo el sonorense.
Y más: “Si algo hizo daño al dirigente del PAN es haber mentido. Espero y lo reflexione el diputado Corral, a menos que su deseo sólo sea intrigar, ante lo que muchos nos declaramos vencidos por su probada capacidad”.
***
El reportaje cuestio nado por Manlio
(Peña Nieto)/En la mira/Jesusa Cervantes, reportera
Revista mexicana Proceso # 1741, 14 de marzo de 2010;
Es el enemigo a vencer… no sólo para panistas y perredistas, sino hasta para sus propios correligionarios del PRI, en particular para su rival político, Manlio Fabio Beltrones. En días recientes, Enrique Peña Nieto supo lo que es estar en la mira. En su contra fueron usadas todas las armas disponibles por el momento, hasta la que representa Televisa, el consorcio que lo ha llevado al primer lugar en el rating por la Presidencia para 2012. Y supo también de lo que es capaz Felipe Calderón cuando decide tomar desquite. Todo con el impúdico telón de fondo del incremento de impuestos de cuyo resultado disfruta ahora el presidente, a quien el diputado Rubén Moreira, priista él, gritó desde la tribuna: “¡Espurio!”
El hecho de que Enrique Peña Nieto se haya visto obligado a aceptar la existencia de un convenio para asegurar la aprobación de la miscelánea fiscal calderonista en la Cámara de Diputados a cambio de que el partido en el gobierno, el PAN, no acordara alianzas electorales con el PRD, se debió a que alguien filtró una copia del documento firmado por las dirigencias nacionales del PRI y del PAN al senador Manlio Fabio Beltrones.
De acuerdo con la versión del diputado panista Javier Corral confiada a Proceso y confirmada por legisladores del PRI, Beltrones amenazó al gobernador mexiquense con difundir el contenido del documento. Así que Peña Nieto no tuvo otro remedio que adelantarse y hacer pública la existencia del convenio.
En la sesión de la Cámara de Diputados del martes 9, cuando sorpresivamente la dirigente nacional del PRI, Beatriz Paredes, llevó el tema a debate e hizo leer el contenido del acuerdo, Corral dijo desde la tribuna:
“En ese convenio está el representante de un solo gobernador, el gobernador Enrique Peña Nieto; pero como Manlio Fabio Beltrones tenía copia del convenio y ya había organizado (revelar su existencia) con la principal empresa promotora de la campaña de Peña Nieto, que es Televisa, entonces se adelantó Peña Nieto a divulgar el acuerdo secreto que no prestigia a la política.”
Es decir, para Corral, Beltrones estaría cobrando así a Televisa el favor de haberla exentado por dos años de pagar impuestos al haber entrado al triple play mediante la telefonía celular. La filtración del documento a la televisora pudo haber hecho sentir acorralado al gobernador del Estado de México, lo que para algunos priistas habría sido más costoso para él que el hecho de haber reconocido el trueque con el PAN.
El 11 de febrero, un día después de que el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, renunció a su militancia panista –por su presunto rechazo a las alianzas entre el PAN y el PRD–, Peña Nieto aceptó la existencia del pacto:
“Fue un acuerdo general tomado, que se tomó entre los partidos. Y bueno, hoy vemos, después de pasar el tiempo, pareciera que hubiese omisión, que hubo un olvido a este propósito de mantener fidelidad y lealtad a las condiciones partidarias y que hoy se observan distintas alianzas.”
Según la versión que Javier Corral confió a Proceso, días antes de esa confesión alguien hizo llegar a Beltrones una de las cuatro copias que existían del convenio. Tras una reunión con algunos de sus colaboradores en el Club de Industriales, el líder de los senadores priistas decidió informarle al gobernador que lo haría público. “Por eso Peña Nieto se adelantó”, puntualiza el legislador panista.
El miércoles 10, Corral dijo en la tribuna de la Cámara de Diputados que Peña Nieto expuso el pacto entre los dirigentes del PRI y del PAN para “obligar a su cumplimiento, despropósito de un talento pequeño pero de una perversidad grande”.
Legisladores de la bancada del Estado de México afines a Enrique Peña Nieto corroboraron que “alguien del PAN-gobierno le hizo llegar” a Beltrones el convenio para minar la figura del gobernador del Estado de México.
A ello atribuyen el hecho de que Peña Nieto haya fabricado la escena del 2 de marzo en la que confirmó a un noticiario de Televisa la existencia del pacto PAN-PRI y reveló que varios gobernadores priistas participaron en el acuerdo, pero sólo él firmó el documento.
“Es parte de la pugna que existe entre ambos por la candidatura presidencial del partido hacia 2012”, dicen los legisladores mexiquenses que solicitaron el anonimato.
El perdedor
El diputado panista Javier Corral sostiene que el encono entre priistas y panistas exhibido los días 9 y 10 en la Cámara de Diputados desnuda la lucha al interior del PRI por la candidatura presidencial.
“La amenaza verdadera” al sistema de partidos, considera, no son las coaliciones electorales entre PAN y PRD, sino “los poderes fácticos, los intereses económicos, la voracidad insaciable de unos cuantos que a costa de nuestros pleitos, a costa de nuestras diferencias, siempre sacan la mayor tajada, expolian a los partidos y reciben jugosas ganancias.
“El origen de estos problemas es la capacidad de los poderes fácticos para imponer decisiones al Congreso e imponer candidatos a los partidos políticos, e incluso la dinámica del pleito entre nosotros.”
En el fondo, dice, “el PRI enfrenta por primera vez el riesgo de que se le imponga desde fuera un candidato ineluctable a la Presidencia de la República”.
Más allá de las apreciaciones del legislador panista, la realidad es que Peña Nieto fue el gran perdedor de este sainete político: en la sesión del miércoles 10 en la Cámara de Diputados se convirtió en el tema central.Y casi se queda solo, pues de los cerca de 100 legisladores peñistas (agrupados en el Estado de México, Tamaulipas, Durango, Hidalgo, Quintana Roo y Yucatán), solamente los mexiquenses acudieron en su defensa, junto con un par de Hidalgo: Jorge Romero Romero y Omar Fayad.
El silencio priista en torno a Peña Nieto se acrecentó con las huestes de Manlio Fabio Beltrones, unos 60 diputados que se mantuvieron como simples espectadores durante las cinco horas en las que el puntero en la carrera por la candidatura priista en 2012 fue acremente cuestionado y atacado, al extremo de ser acusado de matar a su esposa.
El diputado y presidente del PAN, César Nava, marcó la pauta al sostener en tribuna que Pena Nieto fue “el peticionario, el presunto beneficiario y el divulgador” del convenio. De paso, reveló que el pacto antialianzas no se hizo explícito en el convenio porque “el gobernador Peña Nieto pidió expresamente que esa obligación no quedara por escrito y le fue concedida esa petición sobre la base de la buena fe y el honor”.
Incluso, retó tanto al gobernador mexiquense como a la presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes, a un debate y a someterse a la prueba del polígrafo para saber quién miente y quién dice la verdad sobre el condicionamiento de avalar los impuestos.
Fuera de los diputados peñistas, nadie más habló en su descargo. Si acaso Beatriz Paredes se refirió a la importancia del Estado de México por el caudal de votos que representa. El resto de su intervención la utilizó para defenderse ella misma de Nava, quien le reprochó su falta de palabra por negar reiteradamente el compromiso del PRI para avalar el paquete económico.
Entre los legisladores que dieron la cara por Peña Nieto estuvieron Humberto Benítez Treviño, Alfonso Navarrete Prida, Amador Monroy Estrada, Armando Corona Rivera, Jorge Hernández Hernández y los más rijosos: Héctor Guevara Ramírez, Rodrigo Reina Liceaga y Adán Rubí Salazar, los que amenazaron con impedir futuros acuerdos legislativos y hasta con la ingobernabilidad.
Lo menos que dijeron los panistas de Peña Nieto fue que él era el verdadero problema o un candidato presidencial construido desde Televisa, “un hombre –sostuvo Javier Corral– ayuno de ideas, pero con el primer lugar en el rating de la televisión mexicana”.
Carlos Alberto Pérez Cuevas lo acusó de ser el candidato presidencial de Carlos Salinas de Gortari, y Eugenio Arriaga Rojas cuestionó el peso del resto de los gobernadores y legisladores priistas, a quienes preguntó si son “lacayos” del gobernador del Estado de México.
El señalamiento más temerario contra el mandatario estatal fue el de la panista mexiquense María Elena Pérez de Tejada Romero: “incluso el gobernador –que no lo digo yo, lo dicen muchos medios– está acusado de haber matado a su mujer”.
El legislador Adán Rubí Salazar demandó airadamente que la diputada panista se retractara, “a efecto de que podamos tener –escuche lo que voy a decir– condiciones en este Poder Legislativo de gobernabilidad, de viabilidad en los acuerdos que se están requiriendo. Si no es así, reitero subrayadamente, las condiciones de ingobernabilidad van a seguir creciendo el mismo día de hoy en adelante. Le pido a la diputada que retire sus palabras. Son calumnias, es una difamación que no puede permitirse en el seno del Poder Legislativo”.
Para los priistas, el embate contra Peña Nieto estuvo preparado, y así lo confirmó el vicecoordinador de la bancada del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, quien confió a Proceso que desde el inicio de la sesión los panistas le avisaron que irían con todo; incluso que a cada señalamiento en contra de su líder nacional, César Nava, responderían con acusaciones en contra de Beatriz Paredes. “Y así fue”, dijo.
Durante todo el enfrentamiento, los que callaron fueron los legisladores afines a Manlio Fabio Beltrones, a quien el dirigente del PAN, César Nava, dejó a salvo de cualquier intervención en la negociación del convenio.
“La dirigencia del PRI, Beatriz Paredes como su presidenta, representa al PRI en su conjunto. Me queda claro, con el paso de los meses, que el PRI nunca tuvo la intención de cumplir este acuerdo, ni siquiera intentaron honrar su acuerdo. La misma noche del 30 de octubre ya lo estaban incumpliendo con la primera votación en el Senado. Ni Peña Nieto ni Beatriz Paredes tenían intención de cumplir este acuerdo. Tan no lo tenían que no lo hicieron del conocimiento del coordinador del Senado, Manlio Fabio Beltrones”, dijo Nava en una conferencia de prensa el jueves 11.
A pesar de que ya tenía el convenio en sus manos, Beltrones se deslindó el mismo día en que Peña Nieto reveló por primera vez la existencia del pacto electoral PAN-PRI, el 11 de febrero: “Yo nunca he sido documentado al respecto de que pudo haber alguna negociación. Con el grupo parlamentario del PRI en el Senado nunca hubo una negociación de esa naturaleza ni hubiéramos permitido que eso sucediera”, declaró. Y de paso, descargó en Peña Nieto la responsabilidad del acuerdo entre PAN-PRI.
Beltrones machacó a Peña Nieto el jueves 4, en pleno aniversario del PRI, aprovechando que el dirigente panista César Nava había confirmado que sí hubo un trueque por el paquete económico:
“Si algo ha significado al PRI en el Senado ha sido el respeto por la palabra empeñada para la construcción de acuerdos. Queremos dejar en claro que ningún integrante de nuestro grupo parlamentario conoció, se comprometió o signó acuerdo alguno. No podría ser de otra forma: cambiar votos por pactos deshonestos nunca lo haríamos”, expresó en un comunicado de prensa, en el que acusó al PAN y a la administración de Felipe Calderón de ser, “además de mediocres, mentirosos”.
Tres días después, el coordinador de los senadores priistas remató: “Dejemos atrás el debate sobre los agravios y el reparto de culpas y pasemos a lo urgente: cómo afianzar la recuperación y el crecimiento económico, cómo superar el tremendo impacto de la crisis sobre el desempleo… Ha sido suficiente el debate sobre los agravios. La evidencia está en la mesa y cada quien ha tomado nota sobre las responsabilidades”.

“¿Y su nieve de limón..?”, Malova al PAN

Columna Arsenal/Francisco Garfias
Excélsior, 17 de marzo de 2010;
 “¿Y su nieve de limón..?”, así contestó el senador del PRI Mario López Valdez cuando conoció los 14 requisitos que el PAN le pone para lanzarlo como candidato a gobernador de Sinaloa. Los azules exigen nombrar ellos a los aspirantes a diputados y presidentes municipales, pero también a los funcionarios en los primeros tres niveles del gobierno estatal: secretarios, subsecretarios y oficial mayor. Columna De naturaleza política/Enrique Aranda
En el entorno del senador advierten que las condiciones son inaceptables. Las ubican en una estrategia para exasperarlo y que la juegue como candidato del PRD. Saben que Malova se llevaría entre 10 y 15% de los votos y eso le abriría una posibilidad al PAN de ganar la gubernatura. “Los va a mandar por un tubo”, adelantó uno de sus colaboradores.
Va un datito adicional. Dos hermanos de Pancho Solano, presidente estatal del PAN Sinaloa, trabajan para Jesús Vizcarra, delfín del gobernador Jesús Aguilar Padilla, candidato único del tricolor y empresario que factura anualmente mil 500 millones de dólares, según sus propios dichos.
***

Para Malova, todo…
Excéslior, 17 de marzo de 20010:
No concluirá esta semana, se dice, sin que la Comisión Nacional de Elecciones del blanquiazul, que lidera José Espina, emita la convocatoria para posibilitar que, aun contra la voluntad del panismo sinaloense, el hoy priista Mario López Valdez (Malova), sea entronizado —el 18 o el 25 de abril, no antes— como aspirante a suceder a Jesús Aguilar Padilla en el gobierno de la entidad.
Y lo será, salvo sorpresa de última hora, por otra de las pragmáticas sociedades de convivencia —alianza electoral, perdón— que, ahora sí que a la vista de todos, construyen el perredista Jesús Ortega y el lopezobradorista Manuel Camacho, con el cada vez más predecible César Nava, quien no pierde oportunidad para evidenciar su calidad de Impuesto en la gerencia del partido del gobierno.
Tan claro y obvio es el asunto que, no de ahora, sino desde hace ya un buen número de días, dos de los inexplicablemente considerados operadores estrella del clan que hoy regentea Acción Nacional —Cuauhtémoc Cardona y Ulises Ramírez trabajan en territorio sinaloense con el fin de preparar el terso acceso de Malova a una posición que los panistas sinaloenses de tradición, que en algún momento cobijaron al emblemático Manuel J. Clouthier, desearían para alguno de los suyos… o, cuando menos, para alguien que medianamente entienda que, más allá del poder y de la coyuntura, existen el PAN y sus valores…
La idea, a decir de quienes conocen, es que aun cuando la Comisión convoque a una elección abierta, con participación de militantes y adherentes, la acción de los citados —los operadores, se entiende— permita integrar la fórmula “ya comprometida” con las contrapartes en la alianza: que Malova vaya como candidato al gobierno, el ex priista y otrora rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Héctor Melesio Cuén vaya por la alcaldía de Culiacán y el (único precandidato) panista Alejandro Higuera se postule para “repetir” como edil de Mazatlán.
Esa es la apuesta, habrá que ver si les sale… aunque, si no, siempre quedá abierta la posibilidad de designar, que “para eso somos lo que somos…”
Asteriscos
* De primerísimo nivel será la representación militar en el foro Las Fuerzas Armadas en el Combate al Crimen Organizado que, el 19, organizan el Movimiento Blanco de Guillermo Velazco y el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, de José Antonio Ortega. Como ponentes, tres generales, el rector de la Universidad del Ejército, Benito Medina Herrera; el procurador general de Justicia Militar, José Luis Chávez García, y el director de Derechos Humanos de la Sedena, Jaime Antonio López Portillo. Habrá que escucharles…
***
Columna Arsenal/Francisco Garfias
n “¿Y su nieve de limón..?”, así contestó el senador del PRI Mario López Valdez cuando conoció los 14 requisitos que el PAN le pone para lanzarlo como candidato a gobernador de Sinaloa. Los azules exigen nombrar ellos a los aspirantes a diputados y presidentes municipales, pero también a los funcionarios en los primeros tres niveles del gobierno estatal: secretarios, subsecretarios y oficial mayor.
En el entorno del senador advierten que las condiciones son inaceptables. Las ubican en una estrategia para exasperarlo y que la juegue como candidato del PRD. Saben que Malova se llevaría entre 10 y 15% de los votos y eso le abriría una posibilidad al PAN de ganar la gubernatura. “Los va a mandar por un tubo”, adelantó uno de sus colaboradores.
Va un datito adicional. Dos hermanos de Pancho Solano, presidente estatal del PAN Sinaloa, trabajan para Jesús Vizcarra, delfín del gobernador Jesús Aguilar Padilla, candidato único del tricolor y empresario que factura anualmente mil 500 millones de dólares, según sus propios dichos.

Cmunicado de SRE

Visita la Secretaria Patricia Espinosa el Consulado General de Estados Unidos en Ciudad Juárez
2010-03-16 | Comunicado  075 Secretaría de Relaciones Exteriores
La Secretaria de Relaciones Exteriores, Embajadora Patricia Espinosa Cantellano, viajó hoy a Ciudad Juárez, Chihuahua, con el Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, quien realiza una visita de trabajo a esa entidad para encabezar las reuniones de seguimiento de la estrategia "Todos somos Juárez, Reconstruyamos la Ciudad".
La Canciller Espinosa y el Embajador de Estados Unidos en nuestro país, Carlos Pascual, visitaron el Consulado General de la Unión Americana en Ciudad Juárez, donde se reunieron con el personal diplomático y local que labora en dicha representación consular.
La titular de Relaciones Exteriores reiteró al Embajador Pascual, al Cónsul General, Raymond G. McGrath, y al personal del Consulado General, la solidaridad y las condolencias del Gobierno de México y, en particular, de la Cancillería por el asesinato el pasado fin de semana de tres personas vinculadas con esta oficina.
La Embajadora Espinosa Cantellano ratificó la firme voluntad del Gobierno de la República para investigar los homicidios y detener a los responsables; agradeció la cooperación ofrecida para ello por las autoridades estadounidenses.
Expresó también la determinación del Gobierno de México de fortalecer la cooperación con Estados Unidos, sobre la base de la corresponsabilidad en el combate a la delincuencia organizada transnacional y el narcotráfico que afectan a ambos países.
Fuente: Dirección General de Comunicación Social. Secretaría de Relaciones Exteriores, (SRE).

"Todos Somos Juárez"

El Presidente Calderón en Todos Somos Juárez, Reconstruyamos la Ciudad
2010-03-16 | Discurso
Ciudad Juárez, Chihuahua
Qué tal, amigas y amigos.
Muy buenas tardes.
En primer lugar. Los saludo a todos con respeto, con afecto y con gratitud también por esta oportunidad de escuchar de viva voz sus planteamientos, de escuchar también los reportes que los distintos grupos de trabajo, o los distintos Consejos Ciudadanos que hemos constituido para darle seguimiento a la Estrategia Todos Somos Juárez, han vertido esta tarde.
Evidentemente, comparto con ustedes la idea de que las cosas en Juárez están delicadas y, efectivamente, han ocurrido acontecimientos desde mi última visita que han, todavía, con sobrada razón, encendido aún más las preocupaciones de propios y extraños de la situación de Juárez. Primero, fue la muerte, el asesinato absurdo, totalmente irracional de los muchachos en Salvárcar, la muerte de esta mamá en un campo de juego, recientemente; incluso el asesinato de tres personas vinculadas al Consulado Americano: una trabajadora del Consulado y su esposo, y otra persona que no trabajaba en el Consulado, estaba casado con otra empleada y trabajaba en un penal del Estado de Texas, él.
Todos esos hechos, evidentemente, generan una preocupación porque, independientemente de lo que digan las cifras, y lo comparto, en el caso, por ejemplo, de víctimas fatales, estamos presenciado la muerte, el fallecimiento, el asesinato de personas civiles, ajenas, o probablemente ajenas a cualquier circunstancia delictiva.
Es decir, hay un daño que se está haciendo a la sociedad y que no responde al patrón que se había seguido y observado que, fundamentalmente muchos de los casos y de los homicidios asociados, ocurridos en Juárez, en ejecuciones estaban asociados de alguna u otra manera al crimen organizado.
Por eso comparto la idea de la gravedad de los hechos y entiendo perfectamente la preocupación, la suspicacia, la desconfianza que algunos de ustedes manifiestan. Sin embargo, yo creo que algo que debemos hacer es, entre todos, precisamente, tratar de reconstruir confianza para poder avanzar y tener éxito.
Y confianza no a base de nada más buena voluntad o de buenos deseos, sino confianza a partir del análisis objetivo que todos hagamos de la verdad, del análisis objetivo que todos tengamos de lo que ocurre. Yo por lo que escuché, entiendo que del propio Consejo Ciudadano, vinculado a temas de seguridad, se hizo o se estuvo haciendo un examen, si no de todas, quizá de algunas de las cifras; y quizá, como dice el Gobernador, hubiera sido bueno compartirlas con todos los miembros aquí presentes.
Sin embargo, para eso es esta reunión, precisamente, para compartir, precisamente, la información que cada quien tiene. Para eso hemos hecho este mecanismo, para que el seguimiento de nuestras acciones no los hagamos los propios gobernantes, como suele ocurrir, sino que los hagan los ciudadanos, para que las cifras que tenemos sean contrastadas y cuestionadas, si ustedes quieren, por los ciudadanos o quienes los representan, independientemente de las limitaciones evidentes e inevitables, diría yo, de una representación social así constituida, y de manera informal, ciertamente, pero con la mejor buena fe.
Yo les quiero pedir una cosa. Cada quien, cada miembro del Consejo, la sociedad misma, vea las cifras e independientemente del juicio o de la primera impresión que le genere, simple y sencillamente indíquenos en dónde están erradas. Porque puede ser que estén erradas.
Es más, yo creo que hay cifras que aunque sean verídicas, no necesariamente corresponden a la realidad. Por ejemplo, en materia de extorsiones y en materia de secuestros, probablemente haya una gran cifra negra, es decir, extorsiones y secuestros que nunca se denuncian.
Sí puedo decirles que de las denunciadas, mi certeza, a reserva, desde luego, de verificar todos estos datos, corresponden a las que se están mostrando. Yo no tengo por qué dudar de un dato impresionante que me daba el Gobernador, y que aparece ahí, de que el año pasado se capturaron algo así como 30 bandas de secuestradores y hubo una captura de más de 100 de ellos.
Pero, evidentemente, el asunto que está detrás es en estos delitos, lo que es la llamada cifra negra, es decir, la cantidad de delitos que no se denuncian o que no se conocen, precisamente, por la confidencialidad que buscan las víctimas en una situación tan precaria.
Pero, déjenme decirles. Coinciden los expertos, también, en que hay determinados delitos donde la cifra negra es muy difícil de configurar.
Por qué.
Porque son hechos evidentes, como es el caso de los homicidios. El dato de los homicidios corresponde más a datos duros, a ejecuciones que conoce y difunde la opinión pública, a cadáveres que llegan al Servicio Médico Forense, a los hechos que constatamos. Esos datos corresponden a estadísticas, finalmente, objetivas.
Y no olvidemos que uno de los temas que más fue generando preocupación en Juárez, precisamente, un problema de percepción a nivel nacional y a nivel mundial, fue el tema de los homicidios en Juárez, que observaron un comportamiento creciente.
Yo no les pido ni una valoración de que si les late o no les gusta, o les gusta. No es mi objetivo ese. Creo que el objetivo es generar confianza y seguimiento oportuno respecto de lo que hacemos. Pero no puedo ni me atrevería, ni es un asunto de pedirles que se crean o no se crean. Simplemente corrobórenlas. Eso es lo que yo pido.
Ahora bien. A mí me parece que sí tuvimos, por ejemplo, en esta materia que ha sido un indicador clave para Juárez, tuvimos variaciones significativas hacia arriba y hacia abajo en el último año, no sé si haya manera ponerlas por ahí, por ejemplo, no sé si ya lo tengan en el archivo o ya la guardaron. Les voy a pedir que si pueden ponerlo, por favor, mientras.
Pero hubo un tema, que hablaba ya el Gobernador, de un crecimiento muy importante de homicidios en Juárez, que dimos seguimiento y observamos desde finales de 2007, principios del 2008, y que obedeció, precisamente, a un fenómeno que sabemos en las instancias de seguridad ocurrió, que fue el inicio de una guerra, no tanto del Gobierno contra el narcotráfico, porque ese es un tema que voy abundar un poco más nuevamente; sino una guerra real entre dos grupos criminales que se disputan Ciudad Juárez, por ser una plaza muy, muy importante de tráfico de drogas a Estados Unidos y por ser también un mercado creciente de consumo aquí, entre los muchachos, que es parte de la problemática social.
Si ustedes observan, veníamos viendo desde 2007, desde 2008, un número creciente de homicidios; en febrero-marzo del 2009, el Gobernador, el Alcalde, solicitan la intervención del Gobierno Federal y del Ejército, accedemos a esa petición porque vemos que hay este problema y, efectivamente, tenemos un fenómeno de baja en los homicidios en Ciudad Juárez en los tres primeros meses del operativo.
Y luego viene una exacerbación nuevamente de los crímenes y nos lleva a una tendencia creciente, que fue la que más generó, precisamente, la preocupación y el deterioro y el desprestigio de Juárez; se multiplicaron los homicidios múltiples, se multiplicaron las ejecuciones.
Yo creo que hubo un fenómeno de degradación de la lucha. Ya no fue sólo el Cártel de Juárez contra el Cártel de Sinaloa, peleándose el territorio de Ciudad Juárez, que es un territorio, en términos del crimen, muy apetitoso.
Apetitoso, por qué.
Insisto, porque es la ruta, una de las rutas más rentables de droga a Estados Unidos y también es uno de los mercados que más rápido crecen en el país, de consumo de drogas.
Por qué razón.
Insisto, porque Juárez tiene un crecimiento poblacional, muy por encima del resto del país, es la ciudad que más crece, junto con Tijuana y Reynosa, también ciudades problemáticas. Y dos. Porque la tendencia económica de ingreso medio en Juárez también es mucho más alta que el resto del país. Salvo la crisis del año pasado, Juárez había venido observando un número creciente de capacidad económica y poder adquisitivo; es decir un número creciente de mercado, y ese mercado lo mismo es para bienes, para bienes de consumo, bienes durables, automóviles, hasta para un mercado de drogas. Y eso es lo que empezaron a disputarse desde mediados de 2008 estos dos cárteles.
Ahora bien, los datos que se presentan son esos, finalmente. Ha habido, a partir del mes de octubre, que hubo un pico, que se refrendó en diciembre, un número muy importante, el más elevado que ha visto el país en homicidios en una ciudad y, efectivamente, hubo cifras menores, ni siquiera voy a decir cifras decrecientes, dejémoslo así. Hubo cifras menores en enero, hubo cifras menores en febrero, y yo creo que no debe haberse puesto esa cifra de marzo, porque todavía debe haber correspondido a los primeros días, es una cifra muy, muy incipiente; en marzo van más o menos 107 homicidios, hasta el día de hoy.
Pero lo que sí es, amigas y amigos, es que esto no marca una tendencia, simplemente son datos. Si seguimos observando los homicidios y entonces vemos que continúan las cifras menores, entonces, podríamos estar hablando de una tendencia.
Pero como ocurrió también en junio del año pasado, puede haber de repente un nuevo crecimiento. Lo que yo les pido simplemente es que vamos estableciendo mecanismos objetivos para medirnos; porque, miren, yo creo que en el tema de las percepciones y la realidad, yo coincido totalmente con ustedes: es absurdo, es pésimo que se tenga la percepción de que las cosas están bien cuando sabemos que están mal.
Pero también es igualmente malo tener una percepción que sea diferente de la realidad, al revés, en el sentido que la percepción rebase, precisamente, una realidad, porque tiene consecuencias muy graves en distintos sentidos.
Una consecuencia es intrínseca, tiene que ver con la propia realidad del crimen. Qué pasa cuando la percepción está por encima de la realidad. Qué pasa cuando se da por cierto y seguro de que ningún crimen se castiga y que cada quien puede hacer lo que se quiere y es impune.
Lo que hace eso es exacerbar el crimen.
Por qué razón, amigas y amigos.
Una sociedad puede mantener el orden, no sólo por el número de policías que tenga, sino por la percepción creíble para el delincuente de que puede ser atrapado y castigado.
El poder transformar esa percepción a un nivel realista, ni siquiera optimista o pesimista, simplemente que se vaya acercando a lo que estamos haciendo, es importante también; el poder saber que ha habido 29 bandas de secuestradores capturadas es importante; el poder saber que ha habido determinado número de hechos de extorsión esclarecidas es importante; el poder saber que se han investigado equis delitos es importante. Por ejemplo, en Salvárcar, un homicidio que tenemos tan grave y tan ofensivo, tan triste, finalmente, de los delincuentes que cometieron el hecho, uno murió en un enfrentamiento con el Ejército en días posteriores, tres habían sido atrapados y en las últimas horas se atrapó otro más, que en este momento debe de estar dando su declaración ante la autoridad.
Es importante que así como todos sabemos lo que ocurre con la criminalidad, también seamos capaces de ir generando, precisamente, un balance objetivo de las acciones, de la autoridad en sus distintos órdenes de Gobierno.
Y hay otro problema de percepción que también afecta, que es lo que está ocurriendo con respecto a la opinión pública nacional e internacional, que eso exacerba la problemática de Juárez.
Por qué razón.
Porque en la medida que la percepción va ampliando su impacto, incluso más allá o, digamos, de lo que puede ser la propia realidad de esos hechos, si la percepción es: esto es un tema que está totalmente fuera de control, etcétera, etcétera; efectivamente, menos inversiones vienen a Juárez, y con menos empleos también hay un campo social mucho más propicio para la propia delincuencia.
Yo creo, es evidente, señores, que tenemos un problema serio, por eso estamos aquí, y por eso seguiremos estando aquí, por eso no vamos a dejar a Juárez, hasta que arreglemos el problema. Pero también es importante el poder contar, entre nosotros, con la información que nos diga, efectivamente, por dónde vamos.
Yo quiero, además, enfatizar otra advertencia. Durante los primeros meses de esta nueva estrategia o esta estrategia renovada, el énfasis que tenemos es en los procesos. Y aquí yo quisiera nuevamente distinguir entre lo que son los procesos y lo que son los resultados.
Por ejemplo, un proceso importante, que aún no está corregido y que tenemos que corregir, es en los teléfonos de atención de emergencias, el 066 y 089. Ya hay un diagnóstico importante del Ejército, un diagnóstico de seguridad pública y algunos expertos que nos hemos allegado entre los gobiernos. Hay, digamos, un tema de seguimiento, pero es importante que ese proceso se arregle.
Yo pienso que cuando los teléfonos de emergencia funcionen adecuadamente, y está reportado así, por cierto, en los reportes que se dieron, lo mismo lo de las cámaras. Se dice que se establecieron cinco módulos de videovigilancia y uno regional, con un despliegue de 265 cámaras funcionando, de 280 instaladas, estando pendiente su movilidad para optimizar la información que proporcionan. Todos esos son procesos. Los procesos por sí mismos no se reflejan en resultados.
Lo que sí es cierto es que si no se corrigen los procesos, nunca vamos a tener los resultados que queremos. O en otras palabras, si seguimos haciendo lo mismo, no esperemos resultados distintos. Tenemos que mejorar nuestros procesos.
La estrategia está centrada en la parte operativa de seguridad en una reforma de procesos y deseamos que una vez que los procesos estén en marcha puedan generar los resultados que queremos.
Hay algunos datos. Por ejemplo, en materia de homicidios, o en robos, o en secuestros, etcétera. Déjenme quedarme únicamente con la cifra dura e irrebatible, digamos, que es la de homicidios.
Ahí observamos datos interesantes, si ustedes quieren, para enero, febrero y marzo, pero, déjenme dejarlo así. Ojalá se pueda generar una tendencia; todavía es muy temprano para hacerlo. Una mención, otra vez, al tema de la llamada guerra contra la drogas, que es un tema acuñado, incluso fuera del propio Gobierno.
Señores:
La prioridad de este Gobierno es la seguridad de los ciudadanos. No es en sí mismo el tema de las drogas y su tráfico; es la seguridad de los ciudadanos. Lo que estamos observando es que en los últimos años, en esta década, el crimen organizado, una de cuyas mayores expresiones en Ciudad Juárez es el narcotráfico, se empezó a meter con la vida de los ciudadanos, por un proceso del cambio en el modus operandi de la criminalidad; insisto, cuando éramos jóvenes, antes, el crimen organizado se centraba en exportar su mercancía de drogas a Estados Unidos.
Y aquí aprovecho, por cierto, para, nuevamente, insistir que este es un problema binacional, este es un problema que tiene un origen común, fundamentalísimo, que es el consumo de drogas en Estados Unidos y la criminalidad asociada a ese tráfico y, en consecuencia, es responsabilidad para ambos países el enfrentar este tema. Pero, en fin, cierro el paréntesis.
En los años recientes, cuando México comenzó a ser un mercado de consumo creciente, los criminales se dedicaron no sólo a exportar a través de El Paso, sino a distribuir drogas en todas estas colonias populares que se han formado en Ciudad Juárez, una ciudad a la que llegan 100 mil gentes cada año.
Una ciudad intensa en trabajo, sobre todo, trabajo femenino, en maquiladoras, donde los niños, los adolescentes, finalmente sin tener oportunidades educativas, sin tener oportunidades de trabajo, quedan presos, quedan atrapados por la calle y por la delincuencia, tanto para la adicción de drogas, como para la ejecución de crímenes.
Por eso el énfasis de la Estrategia Todos Somos Juárez tiene que ver con un componente social. Y qué, el componente social va a poder arrojar resultados este mismo año. Señores, honestamente yo creo que no, por lo menos no los que deseamos. Porque si vamos a hacer preparatorias y universidades necesitamos todo un proceso en el cual los muchachos vayan tomando esos lugares en los sitios educativos. Porque vamos a hacer, que si viene, por cierto, en los compromisos que hemos mencionado, Centros de Prevención y Tratamiento de Adicciones, adicionales a los que, por cierto, ya hemos hecho, y que algunos no funcionan, en Juárez; es porque creemos que es todo un proceso que permitirá a estos jóvenes incorporarse, pero el resultado sabemos que en esa parte social no podrá ser inmediato.
Pero si no lo hacemos ahora, nunca, en serio, vamos a poder plantearnos una solución de fondo para el problema de la criminalidad en Ciudad Juárez.
Ahora bien, yo creo que en la parte de seguridad, lo que sigue es que nos ayuden a ser precisos en esos procesos que debemos corregir: 066, 089, tratamiento de extorsiones, tratamiento de secuestros, respuesta al lugar del crimen, qué es lo que está fallando para que las autoridades lleguen o lleguemos al lugar del crimen.
Es decir, a que la estrategia del Gobierno, entonces, es en refuerzo de las autoridades locales, que además así nos lo solicitaron, para enfrentar el problema de inseguridad con Juárez, porque en el momento en que los criminales comienzan a buscar dominio territorial en Juárez y en sus sectores, incluso tienen una organización parecida a la de los sectores municipales, en ese momento se sienten dueños no sólo de la plaza, no sólo dueños de la ciudad, sino dueños de la gente.
Y por eso, insisto, si son el dueño de la plaza, como ocurrió en las mafias italianas, y americanas, y en todo el mundo, el que se siente dueño de la plaza entre los criminales le cobra derecho de piso a los demás criminales: al que roba los autos, algo que no se mencionó aquí o no sé si se mencionó; de febrero para acá, en las intervenciones de Policía Federal, en fin, de todas las fuerzas que están aquí, se han detenido casi 800 autos robados, en Juárez.
Y, entonces, al que roba autos le cobra derecho de piso, y al que vende gasolina robada le cobra derecho de piso, y al que tiene un table ilegal le cobra derecho de piso; pero, insisto, no hay escrúpulo en esos criminales e inmediatamente, si le cobraban al de la gasolina robada, le cobran al de la gasolinera de enfrente, y si le cobran al del table, le cobran al del restaurante bar de enfrente o al del billar o lo que sea.
Y ese fenómeno de extorsión se generaliza y ante la percepción de que no ocurre nada con los criminales se hace todavía más general. Es ese problema el que debemos de combatir. Y para combatirlo hay que enfrentar al crimen organizado.
Cuando se me dice: Es que replantee su estrategia, su guerra contra las drogas. No, es un asunto, es un asunto por la seguridad. Y, digamos, cuál es la propuesta que se hace.Si se propone, entonces, si esa es la lógica que ven en nosotros, entonces la consecuencia de esto de: revise su estrategia, es retirar a las Fuerzas Federales, yo quiero que pensemos por lo menos dos veces las cosas.
Aquí, en Juárez, para poder rescatar la seguridad, se está jugando una buena parte de la seguridad para todo el país, por eso estamos aquí. Pero si pensamos en retirar cinco mil elementos del Ejército que están operando, comunidades del Ejército, si pensamos en retirar otros mil 500 que están trabajando como policías municipales, porque el Ayuntamiento tiene ese problema de falta de policías municipales, y si retiramos dos mil 500 Policías Federales, yo creo que eso no va a arreglar el problema de la inseguridad.
Respeto la opinión de cualquiera, pero eso no lo arregla. Yo creo que tenemos que ser más precisos en los procesos de la criminalidad y trabajar, como venimos haciendo, en un proceso social amplio.
Ahora, yo creo que hay temas ambiciosos. Me extraña, y qué bueno, esto es una buena señal, toco madera, pero espero no me equivoque, que nadie hizo algún comentario del problema de los coches, que es el que yo más preocupación tenía de los procesos.
Me parece que la propuesta, entonces, puede correr, ojalá no se genere un incentivo perverso a la importación de vehículos, aprovechando un buen incentivo a la chatarrización o al cambio de vehículo, pero eso es otro proceso que nos va a ayudar.
Yo coincido con quienes señalan la parte de empleo. El día en que en Juárez mejoremos la percepción de seguridad en Juárez, no sólo la realidad, ese día va a acelerarse dramáticamente la generación de empleo, y nos metemos a un círculo virtuoso para arreglar el problema.
Ya de hecho enero y febrero Ciudad Juárez, ya registró, según nuestros datos en el Seguro Social, independientemente de las liquidaciones, los despidos, los cierres, ya registró seis mil 500 nuevos empleos pagados con cuota obrero-patronal en el Seguro Social. Es un buen indicador. No se compara con las decenas de miles que se perdieron, pero yo creo que tenemos que mantener esta fuerza para poder recuperarlos.
Hay otros programas que entiendo y lo comparto, serán paliativos, no son solución todavía de fondo, pero ayudan, el de Empleo Temporal, el de las Bolsas de Trabajo, el de la Capacitación para el Trabajo y otros.
La verdad en política de salud se está dando un impulso muy fuerte: nueve unidades nuevas de salud, la remodelación del Psiquiátrico, del Hospital General, del Hospital de la Mujer, la creación de los Centros Nueva Vida que se han mencionado, qué más quisiera yo poder decir: y además vamos a hacer un nuevo hospital; la verdad es que eso ya no depende sólo de mí, porque sí necesitamos recursos importantes en un año
que ha sido muy difícil para el país.
Ahora, también hay que ver si logramos completar la meta de afiliación al Seguro Popular, terminar el año con 425 mil afiliados al Seguro Popular, en lugar de los 120 mil que había a finales del año pasado. Eso significa para el estado, por ejemplo, dos mil 100 pesos por cada asegurado, del Presupuesto del Seguro Popular. Es decir, podría terminar el Seguro Popular en Chihuahua con algo así como 850 millones de pesos al año.
Que la teoría del Seguro Popular, la manera en que está diseñado el Programa es que se la paga per cápita a cada asegurado del Seguro Popular, se le paga al estado o a la entidad federativa correspondiente, y con ese dinero la entidad federativa, desde que se descentralizó la salud en los 90 corresponde al Estado esta tarea fundamentalmente, el Estado paga ese servicio.
Yo creo que podemos buscar una combinación, el compromiso está puesto ahí, analizar la viabilidad de un hospital. Pero uno quisiera, yo lo que quisiera es hacer compromisos que sí podemos resolver y solventar, y no podemos asumir un compromiso hasta que estemos seguros de contar con los recursos para ello.
Creo que el sistema educativo, bueno tiene razón Galindo, en el sentido de que ojalá la cultura puede tener un concepto que no fuera el cajón de sastre, digamos, yo no comparto eso, pero simplemente si se observa, aquí tratamos de agruparnos un poco en temáticas generales.
Yo creo que también en los empresarios o en los trabajadores hay quienes dijeron: no es que aquí se requiere una mesa de maquiladoras, y aquí se requiere otra mesa de centros de espectáculo, en fin.
Pero, bueno, yo creo que no obsta que podamos hacer ejercicios separados, digamos, de evaluación y seguimiento del programa, yo estoy en la mejor disposición de eso, aunque por el tiempo de todos yo creo que sí vale la pena agrupar de esta manera, sin menoscabo como a todos ha constado de que cada quien pueda decir lo que considere conveniente.
En educación yo creo que está una apuesta muy grande, Escuela Segura; remodelar todas las escuelas de Juárez se dice fácil, no lo es, pero yo creo que es un buen punto.
Hacer cinco nuevos centros de educación media superior, hacer tres centros educativos o completar, más bien, áreas sobre las tres universidades que hay en Ciudad Juárez, públicas, darles más espacio a los muchachos.
Aumentar lo de las becas, la verdad es una buena medida, casi seis mil becas para muchachos de preparatoria en Juárez, que los ayuden a salir del riesgo de estar, el riesgo nada más de estar en la calle y sin opciones. Yo comparto, es injusto decir que el que está en la calle se criminaliza, pero qué duda cabe que quien no tiene educación, quien no puede estudiar, quien no puede trabajar tiene un enorme riesgo de ser víctima de los enganchadores de la droga o del crimen para sus efectos de sicariato.
Valdría la pena, por cierto, en el monitoreo de los homicidios de Juárez ver cuál es el comportamiento demográfico. Yo les relato que en el seguimiento que tenemos a nivel nacional de esto, hacia el año pasado más o menos el 90 por, teníamos una tasa de más o menos de identificación que podíamos ubicar más o menos el tipo de crimen al que estaba asociado cada homicidio.
De los que estaban ubicados, 90 por ciento eran vinculados, de alguna u otra manera, al crimen organizado; es decir, desde criminales, homicidas, narcomenudistas, taxistas que vendían droga, el de la vulcanizadora, sicarios; pero un fenómeno muy triste era que la gran mayoría eran jóvenes, menores de 25 años.
Y había ciudades, como Tijuana, por ejemplo, que el 34 por ciento de los cadáveres no eran reclamados por nadie. No sé cómo anden aquí las cosas, Alcalde, debe ser más o menos. Sí tenemos un problema social, profundo que debemos abordar.
El componente de Oportunidades. Hoy en la mañana estuvimos con el Gobernador lanzando formalmente el Programa aquí. Hay un componente de miseria en Juárez que forma parte de la problemática social. Estamos dando un apoyo a 25 mil familias, vamos a multiplicarlo por cuatro elementos de la familia, más o menos 100 mil juarenses podrán tener un apoyo que es una ayuda, en promedio son 900 pesos, un poco más, casi mil pesos por familia beneficiaria que va a ayudar también a mejorar la situación de mucha gente, que simple y sencillamente no tiene opción, los parques públicos, etcétera, etcétera.
Entonces, lo que vamos a hacer es esto. Yo creo que todas las adecuaciones, sugerencias de adecuación a la Estrategia, no sólo se valen, sino son obligatorias; es decir, se les pide encarecidamente que nos ayuden.
El interés que tenemos, estoy seguro, el Alcalde, el Gobernador y un servidor es arreglar este problema. No tenemos otro incentivo, es algo que pesa, es algo que interesa, es algo que es vital para México y para los Gobiernos de cualquier nivel y de cualquier partido.
Y queremos que la Estrategia funcione. Ayúdennos a seguirla y a precisarla. Yo he ordenado que a partir de hoy los 160 compromisos se publiquen. Primero. En una página de Internet: www.todossomosjuarez.gob.mx, a partir de hoy, yo espero, estarán publicados los compromisos. Pronto los propios seguimientos que hemos observado, los vamos a publicar en los periódicos de Juárez, además, para que la gente los conozca, y que podamos hacer un ejercicio de seguimiento entre todos.
Sé que hay casos muy dolorosos, sé que, independientemente de que los homicidios hayan visto una reducción, a la mejor fortuita, a la mejor esporádica, pero, en fin, una reducción en enero-febrero.
También ha habido homicidios de víctimas inocentes, que impactan mucho más, como son los muchachos, como son los trabajadores del Consulado, como es la mamá que mataron en el campo de béisbol.
Sé que, independientemente, de lo que digamos de los secuestros, también es cierto que hay algunos que son muy cercanos, y que duelen, y gravitan y están pendientes. Y eso, evidentemente, genera, con todo derecho, esta exigencia de que no se genere una idea de que las cosas van bien, sabemos que no van bien, las queremos corregir.
Pero, si también les pido que tratemos de ubicar una percepción importante de las cosas.
Creo que no tengo más que agregar, les pido una disculpa sobre el tema. Sé del tema del gas, en general el contrato de cobertura que hicieron las distribuidoras de gas natural es un contrato que, como su nombre lo indica, cubre los periodos de alza en el precio del gas y establece un precio fijo durante un largo periodo de tiempo.
Naturalmente que cuando el precio va muy alto y se paga menos de lo que va el precio del mercado, la cobertura beneficia, pero cuando ocurre al revés, efectivamente, hay ese faltante.
Y lo que hicimos el año pasado fue a los consumidores domésticos pagarles por lo menos 10 por ciento del descuento sobre la cobertura. Pero, bueno, seguiremos trabajando en ese esquema.
Ciertamente, es muy difícil, es muy costoso para el país tratar de ir contra mercado en términos de precios, de energéticos, concretamente, pero lo veo con todo gusto.
Qué es lo queremos, amigas y amigos.
Queremos reconstruir Juárez, lo sentimos nuestro, lo sentimos de todos los mexicanos, su problemática nos duele, nos afecta; queremos resolverla. Se complica, además, todavía más, hay que decirlo, a partir de los homicidios del sábado, porque eso le da una dimensión internacional al problema; tenemos doblemente, entonces, que enfrentar este asunto.
Es un deber, es un compromiso, es una necesidad en la que estamos comprometidos y que no daremos marcha atrás. Yo comparto lo que se decía hace un momento acerca de lo que soñamos y de lo que queremos. Yo estoy convencido, amigas y amigos, porque conozco, o lo que he conocido de la gente de Juárez, sé que es gente de lucha, sé que es gente de esfuerzo, sé que es gente que no se rinde y sé que es gente que ha sabido superar la adversidad; desde la adversidad del desierto, la de la frontera y la de la lejanía de los distintos Gobiernos.
Pero por lo mismo yo quiero apelar a eso, amigas y amigos, a lo que Juárez significa, a lo que Juárez ha sido. Para que podamos, verdaderamente, construir entre todos una estrategia integral, participativa, ciudadana, que aborde no sólo el problema policiaco, sino el problema social, educativo, de salud, etcétera, de trabajo y que pongamos juntos a esta gran urbe, nuevamente, en la ruta de desarrollo.
Yo también quisiera para Juárez y para los mexicanos, un país en paz, pero para construir ese país en paz tenemos que atacar y enfrentar los problemas, las amenazas y los enemigos que están comprometiendo la paz y la seguridad.
Y son los delincuentes, son los delincuentes los que comprometen la libertad, son los delincuentes los que comprometen la paz, son los delincuentes los que comprometen la vida ordenada de todos. Yo estoy en ese compromiso.
Podremos tener aciertos y errores como cualquiera, pero la disposición de corregir los primeros, de corregir los desaciertos y de fortalecer los aciertos, tengan la plena seguridad de que está sobre la mesa.
Yo sé que con el apoyo decidido de ustedes, los líderes de Juárez, con el apoyo decidido de los ciudadanos, con la coordinación que estamos obligados a tener, municipales, estatales, Federales, Gobiernos, las distintas fuerzas, los distintos poderes, sé que vendrá, para esta Ciudad Juárez un nuevo día; sé que vendrá para Juárez una nueva época que costará trabajo, sí; que tomará tiempo, sí; que veremos todavía cosas duras, muy probablemente. Pero ese día llegará si nos mantenemos trabajando, si nos mantenemos unidos y si sabemos perseverar en esta voluntad y en este esfuerzo.
Yo les agradezco infinitamente la amabilidad de su atención y estaremos al tanto del seguimiento de este Programa Todos Somos Juárez.
Muchas gracias.