5 may. 2010

Gómez Mont en Washington DC

CONFERENCIA DE PRENSA OFRECIDA POR EL SECRETARIO DE GOBERNACIÓN, FERNANDO GÓMEZ MONT, CON CORRESPONSALES MEXICANOS, REALIZADA EN LA EMBAJADA DE MÉXICO EN WASHINGTON.
Washington, D.C, a 05 de mayo de 2010
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Buenos días, señores.
Como ustedes saben, estamos en medio del desarrollo de una visita para preparar la Visita de Estado que tendrá el Presidente Calderón en los Estados Unidos a mediados de este mes y para avanzar en la construcción de una Agenda de Seguridad que contemple la siguiente fase de la Iniciativa Mérida, sobre la cual podamos generar una prospectiva razonable de la colaboración de ambos gobiernos en materia de seguridad, especialmente de seguridad fronteriza.
Y generar un ambiente propicio que nutra, condicione o facilite un debate sereno en los Estados Unidos sobre un tema que es importante para los mexicanos, como es el tema de la migración.
En este contexto, he estado con la Secretaria Napolitano el día de ayer; juntos tuvimos un intercambio de opiniones en el (…) Institute y luego tuvimos una cena que fue relajada, en un ambiente verdaderamente amable, cordial, entre ambas delegaciones, donde pudimos tocar de manera superficial y celebrar el ambiente con corrección que hemos podido construir ambos gobiernos.
Creemos que estamos en un momento importante en los términos de la colaboración. Tenemos que aceptar que el cambio de discurso de la política norteamericana en relación a la corresponsabilidad con los temas de la frontera es un punto importante en nuestra relación.
Reconocer que ambos gobiernos tenemos que ejercer tareas de una mayor vigilancia, una mayor inspección, un fortalecimiento institucional de nuestras instituciones en la frontera y que eso nos permitirá superar problemas que ahora se vienen desarrollando en la frontera debido a las dinámicas a las que está sometida la delincuencia organizada, en función de las cuestiones derivadas del tráfico de drogas, también derivadas de las luchas internas entre los cárteles y la violencia que éstas han (inaudible)
Estamos convencidos que si seguimos este proceso de fortalecimiento institucional, que si en México seguimos fortaleciendo las instituciones de seguridad y le damos una prioridad especial al tema de la seguridad dentro de la democracia, podemos consolidar esta política de seguridad democrática en México.
Una seguridad capaz de fortalecerse, de respetar los derechos fundamentales de los mexicanos, de generar eficiencias que nos permitan seguir golpeando duro y macizo a las organizaciones criminales en su actividad delincuencial, complicando su operación, generando las instancias necesarias entre la corrupción política y la corrupción pública y las actividades de estas organizaciones.
Minimizando y disminuyendo su margen de maniobra, es como al final daremos una seguridad anhelada y deseada por todos los mexicanos, y abatir los índices de violencia que hoy vemos en el país.
SESIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS.
-PREGUNTA: -Secretario, le quería hacer dos preguntas básicamente.
Ayer en el evento con la Secretaria Napolitano, de manera final como que se saco una bolita de cristal y nos dijo que en los próximos meses va bajar el ciclo de la violencia y que a finales de año va haber cifras más bajas.
Yo quisiera saber cuáles son los fundamentos de este vaticinio que usted hace, tomando en cuenta que, al contrario, ayer hubo algunos diputados y a todos ya se le ocurriendo esto. ¿Qué le hace garantizarle a los mexicanos que va disminuir la violencia a fin de año? ¿Si esto no ocurre qué va pasar con lo que usted está comprometiendo?
Y la segunda pregunta es muy fácil: ¿En base a la violencia y al número de muertos, qué estados, sean narcos, sean personas civiles y qué ha ocurrido?
¿Usted cree que el sexenio de Felipe Calderón va ser recordado por el sexenio de sangre, por el sexenio de muerte? ¿Este va ser el legado que le van a dejar a México?
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: No. Mire, primero, el proceso de aceleración, se está alentando el proceso de aceleración de la violencia, va disminuyendo su velocidad.
Lo que significa que empezamos a encontrar el camino a un punto de inflexión donde los índices llegarán a un punto máximo que empezaran a bajar paulatinamente. Nadie habla de que será un proceso dramático; éste será paulatino.
Segundo, la herencia del Gobierno de Calderón a las generaciones futuras será la consolidación de instituciones de seguridad públicas desvinculadas de la relación con organizaciones criminales.
La comprensión de una sociedad que requiere instituciones de seguridad profesionales y serias, y que cumplan con su deber de proteger a la ciudadanía, era una decisión habitable.
Se podía haber seguido el camino de no afrontar y confrontar los problemas, y esto sólo hubiera significado en el tiempo un deterioro cada vez mayor de las instituciones de seguridad en México.
Simple y sencillamente entender que teníamos que parar ese proceso de deterioro y modificar las dinámicas en las que estaba incurriendo la institucionalidad mexicana era un deber fundamental y el Presidente Calderón ha tenido el valor de hacerlo.
Nadie quería que significara estos costos, pero teníamos que afrontar y así fue dicho con honradez desde la campaña por el entonces Candidato Calderón, que tendríamos que afrontar este proceso como parte de nuestra reconstrucción institucional.
En muchos países este proceso fue revertido a través precisamente de estas estrategias de reconstrucción institucional.
Yo creo que el gobierno pasará por haber sido un gobierno valiente, que supo afrontar los costos.
Lamento mucho la crítica implícita que usted hace, como si hubiera una alternativa diversa de seguir haciéndonos de la vista gorda; seguir tolerando actos de corrupción inadmisibles en la democracia moderna; seguir abriendo la exposición de la sociedad a la acción irrestricta y no contenida de las organizaciones criminales, que tanto daño están haciendo en algunas comunidades, sobre todo en el Norte del país, a través de los mecanismos de extorsión, de cobro de piso.
El gobierno está obligado, tiene una obligación inherente y fundamental al principio de autoridad, para hacerla valer y confrontar a aquéllos que tienden a generar daños sobre la sociedad, que es un proceso que generaba muestras de un deterioro institucional grave sí, que tenía que ser parado sí, que tiene que ser revertido a través de la reconstrucción de las instituciones de seguridad en el país sí.
Y en todos los casos donde esto ha sucedido, en Estados Unidos, en Italia, en España, han pasado por un momento difícil.
Y adicionalmente la lectura o la revisión de experiencias comparadas nos permiten reconocer que esta es una etapa transitoria que será superada.
-PREGUNTA: -Secretario, ¿cuáles son las bases sobre las cuales usted sustenta la posibilidad de que vaya disminuyendo la violencia?
¿Quiere decir que se trata de una tregua entre los cárteles o alguna cosa así? ¿Cómo se puede medir la violencia? ¿Por qué dice usted que va a disminuirse? ¿Y qué posibilidades existen de que a lo mejor los signos que está viendo son un poco, le llevan a conclusiones un poco prematuras?
Y, por otra parte, ¿qué piensa de la divergencia de declaraciones suyas con las de Genaro García Luna, que dice que este es un proceso que dure posiblemente 14 años?
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: A ver, una cosa es decir que podemos llegar aun punto de inflexión donde empiecen a disminuir los márgenes de la violencia y otra cosa es ofrecer que este es un proceso breve e indoloro. Nadie está diciendo eso.
Lo que yo estoy diciendo es: Al ritmo al que van las cosas, en base a la experiencia con otros países que han pasado por procesos parecidos al de México, llega un momento que se va desacelerando el crecimiento de la violencia hasta llegar a un punto de inflexión donde empieza a disminuir.
¿Por qué?
Porque hay una capacidad limitada al final de las organizaciones criminales para involucrarse en los procesos de autodestrucción, a las que están siendo sometidos por sus guerras intestinas; guerras intestinas que están provocadas por el esfuerzo del Gobierno mexicano a dificultar el margen de maniobras con el cual realizan sus actividades.
-PREGUNTA: -Pero usted dijo que a finales de año íbamos a comenzar a ver muestras de esto.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Sí, y yo creo a través de cómo operan estas curvas de la violencia en otros países y sabiendo lo que México ha podido acelerar en los procesos, no es poco lo que ha hecho el sistema político mexicano en materia de seguridad, por ejemplo: Triplicar el estado de fuerza de la Policía Federal, la tecnologización que implica el Centro de Inteligencia de Plataforma México, todo eso es generar una serie de instituciones que ordinariamente en el futuro van a poder cada vez operar mejor para prevenir y combatir la delincuencia en el país, y llevar a las organizaciones criminales a un nivel de actividad en el cual puedan ser sometidas por las instituciones mexicanas para evitar que estén generando tres efectos que para nosotros son gravísimos:
Uno. La sensación de estar entrando en relaciones corruptas con miembros de los cuerpos de seguridad en el país. Hay que incrementar la dificultad para que eso suceda y nuestra capacidad de reaccionar de manera firme cuando detectemos casos de corrupción.
Dos. Disminuir notablemente los índices de secuestro y extorsión que se dan en algunas zonas del país.
Y tres. Evitar que este tipo de violencia que está dentro las organizaciones criminales se esté reproduciendo en centros urbanos, a fin de garantizar espacios de seguridad y de tranquilidad para la sociedad.
Creo que en esta administración lograremos avances en estos rubros de manera importante en la medida que mejoremos las capacidades institucionales para investigar cada vez mejor el secuestro, que como nunca se han desarticulado organizaciones de secuestradores, para disminuir el margen que éstos tienen para la extorsión en algunos centros económicos en el norte del país, encarecer y enrarecer su posibilidad de estar generando estos efectos.
Y proscribir la violencia que se está dando en centros urbanos para que no se dé en estos espacios.
-PREGUNTA: -¿Y la divergencia con García Luna?
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Lo que García Luna está diciendo es no necesariamente una divergencia, es que el proceso no va a ser del todo corto, las curvas en otros países nos señalan que son periodos relativamente largos, pero también debemos señalar que en México hemos podido acelerar el proceso de manera notable en la reconstrucción institucional y que este año el sistema político y el constituyente se involucrará en un debate serio de cómo redefinir la distribución competencias en materia de seguridad, para ver dónde colocamos de manera más inteligente los recursos que estamos colocando, los recursos públicos que estamos colocando en el fortalecimiento de las instituciones de seguridad.
Se va generando cada vez un consenso más amplio en la idea de que es tiempo de fortalecer las instituciones de reacción y de prevención estatales y darles funciones de seguridad distinta a las municipales.
Pero hay una diferencia entre que Genaro plantee el contexto en el tiempo de estos esfuerzos y otra cosa es cuándo se logra el punto de inflexión.
Mi tesis es que este año empezaremos a encontrar un tiempo de inflexión donde el proceso tienda a disminuir, pasar de la desaceleración a la disminución de la presencia y la vehemencia.
Simple y sencillamente es la visión de qué tanto puede sostenerse este nivel de confrontación y de enfrentamiento entre las organizaciones criminales, sin afectar seriamente su capacidad de generar las actividades, cada vez les es más costoso, más difícil y más complicado.
Claro que ahorita están en un momento en que están buscando intimidarse unos grupos a otros y eso hace más visible la violencia, pero difícilmente se puede sostener el tiempo sin que se aniquilen.
-PREGUNTA: -Yo le quiero preguntar si en estas conversaciones que tuvo hubo algún tipo de compromiso o algún tipo de aliento para que no se vaya a presentar la SD1070, me refiero a que entre en vigor cuando sea su tiempo.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Yo he dicho que creo que uno los márgenes o uno de los espacios institucionales donde se puede lograr frenar que esa ley entre en vigor, está dentro del propio sistema de justicia americana, el hecho de que la legislación presente la posibilidad de la violación masiva de derechos humanos de la comunidad latina en México y de que se empiece a tener discriminación en términos de dirigir la acción policíaca a un determinado grupo de la población.
En este sentido, puede dar lugar, ya en otras ocasiones este tipo de leyes discriminatorias han sido suspendidas por los procesos de la justicia americana y estamos atentos en ese sentido.
Por lo demás, como gobierno, y la embajadora ha sido clarísima, todos los servicios consulares en la zona de Arizona están siendo soportados a fin de que puedan prestar de manera eficiente apoyo consular a aquellos que se puedan ver afectados por la aplicación de esta ley.
Y aparte de las acciones de protesta que en términos diplomáticos le son autorizadas a un gobierno a fin de protestar contra medidas que en otro gobierno se toman, que pueden actuar o violar los derechos humanos de la población al que dicho gobierno está obligado a proteger en términos de sus responsabilidades consulares.
-PREGUNTA: -Dos preguntas breves.
Usted hizo una aseveración y para usar su término, fue una crítica implícita, aunque puede ser que también sea muy explícita supongo que al Gobierno de Fox, que se ha hecho de la vista gorda, de que no habían afrontado este problema con la valentía, para usar su término, como lo ha hecho el Presidente Felipe Calderón en el combate contra el narcotráfico.¿Por qué cree usted que en seis años el Presidente Fox o el antecesor del Presidente Felipe Calderón no hizo nada contra el crimen organizado?
Y la segunda pregunta tiene que ver con las críticas de los allegados de Fox, como Jorge Castañeda, de que en estos tres años del Gobierno de Calderón se desmigratizó la agenda y por eso es que ocurrió Arizona, que toda la concentración está en el tema de narcotráfico y que está narcotizada.
Simplemente una reacción, un comentario a eso.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Primero, yo creo que Castañeda disputaría seriamente el señalamiento que hace cuando lo pone como un hombre de Fox.
-PREGUNTA: Trabajó con él, fue su canciller.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Pero esta idea de que los hombres tienen dueño, a veces en política es simple y sencillamente detestable.
Yo creo que todos somos hombres libres que nos sometemos a ciertas prácticas de disciplina política en función de intereses superiores y no porque tengamos una (…) a la sumisión o el servilismo.
Entonces, haciendo una defensa de Jorge, que es un amigo, así le empiezo a contestar.
Dos. Sí creemos que se podía haber hecho más en el pasado, que éste es un tema que hubiera sido menos costoso si se hubiera afrontado de esta manera en el pasado y afrontar que la alternancia debió abrir un proceso de reconstrucción institucional en el país, que ciertamente por varias razones se frustró.
Y que un ambiente en donde el propio sistema político, al asumir el mandato de la alternancia podría haberse implicado en procesos más productivos de transformación y en acuerdos políticos más profundos entre todas las fuerzas para transformar a las instituciones.
Y ciertamente creemos que es lamentable que ese tipo de condiciones sean tan difíciles de construir en México.
Creo que la alternancia frustró muchas de sus posibilidades ante un gobierno dividido que no supo superar las condiciones de lo que implica un sistema político basado en un gobierno dividido, que la propia expresión de una voluntad de un país en la alternancia para dirigir un cambio no fue transmitida, conducida por sus políticos.
Y tenemos que reconocer eso porque sobre ese reconocimiento tenemos que construir las condiciones este año para que ese tipo de procesos puedan darse.
Ustedes saben que actualmente se está discutiendo en el Senado de la República una reforma política, que es señalada de ambiciosa porque busca seriamente modificar los incentivos sobre los cuales se hace política electora en México.
Y creemos que la clase política debe, a través de una revisión profunda de sus prácticas, frenar el deterioro en el prestigio al que se ha visto sometido.
-PREGUNTA: Pero usted dijo que se habían hecho de la vista gorda, que es una cosa muy diferente; tenían otra estrategia que era legalizar las drogas, no confrontar al narcotráfico (…) su amigo Jorge Castañeda.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Miren, Jorge y yo tenemos en este tema una diferencia de opiniones, yo creo que Jorge se va con la finta de una manera muy clara. Y le voy a decir por qué.
Jorge cree que éste es un esfuerzo, una lucha en contra del narcotráfico, un tema de un servicio que México le hace a los Estados Unidos, que es el principal ocupado del tema.
Y yo creo que esa es una visión completamente errónea, Jorge no percibe el ambiente de inseguridad que se estaba cimentando en México y la falta de confianza y la crisis de confianza de los mexicanos en sus instituciones policiales, la necesidad de reconstruirlas y que al reconstruirlas se empezaron a generar interferencias entre las organizaciones criminales y las instituciones policíacas.
Yo me opongo a la visión que hace Jorge en el sentido de que éste es un problema de geopolítica internacional, creo que es una distorsión profesional en el análisis de Jorge, como un analista en materia de relaciones internacionales, y sólo está viendo la parte internacional del asunto cuando es una demanda profundamente interna y un asunto profundamente interno.¿Qué tenemos que hacer en México? La reforma de las instituciones para que la seguridad esté al alcance de todos los mexicanos.
Ese es el tema que nos obliga, la transformación; ese es el tema que nos ha obligado a hacer interferencia entre las relaciones de las organizaciones criminales con las instituciones de seguridad municipal, estatal y federal; ese es el tema que nos está pidiendo la intervención subsidiaria y temporal de las fuerzas armadas, a fin de dificultar este tipo de relaciones, el margen que nos está dando para poder reconstruir las instituciones de seguridad en el país.
Es un tema fundamentalmente interno y en términos de la agenda de reforma democrática del Estado Mexicano.
Es un momento desde donde la democracia, desde el Congreso, se discuten las autorizaciones que se deben dar a las autoridades en la lucha contra el crimen, en un contexto de respeto de los derechos fundamentales, en la transformación de nuestro sistema de justicia y de seguridad pública, desde una lógica democrática, en un debate abierto frente a la sociedad.
No es un tema cómodo, no es un tema fácil, pero que el temperamento del Presidente Calderón está hecho para afrontar este tipo de condiciones con toda puntualidad, con todo valor, con todo vigor y hay que reconocérselo ahora.
Algunos han corrido a la especie que es una cuestión como personal del Presidente, una cosa es que él ejerza su liderazgo y otra cosa es que se una batalla personal.
En este tema se han involucrado las tres principales fuerzas políticas del Congreso, han generado autorizaciones, han aprobado la distribución de recursos públicos, han modificado las prioridades de gasto, es un tema en el que estamos involucrados todos los políticos y la reconstrucción institucional a nivel local también será una materia de análisis y de debate por el Constituyente Permanente, cómo redistribuimos las facultades en materia de seguridad en el país.
Éste es un ejercicio donde han estado involucrados todos y donde cada vez se requiere un mayor compromiso, sobre todo de parte de los gobernadores.
Es de notarse que en la última reunión de la CONAGO hubo una declaración unánime en el sentido de buscar consolidar en el país policías estatales con mandos articulados que permitan generar una mayor eficiencia en el combate a la inseguridad.
Hoy por hoy, que se reconozca el deber y la responsabilidad de los gobiernos locales, la procuración de la seguridad del país, es muy importante, y que se les busque dotar de herramientas en ese sentido, es muy importante.
Entre Jorge y yo hay una enorme diferencia, él ve esto como una cuestión internacional y nosotros creemos que es una cuestión profunda de la consolidación del Estado de Derecho en el país.
No puede haber democracia funcional, sin una profundización y un arraigamiento de la cultura de legalidad que pase por el respeto de los ciudadanos a sus instituciones de seguridad.
-PREGUNTA: -Señor Secretario, una de las quejas del gobierno de México contra Estados Unidos ha sido que no está haciendo lo suficiente para contener el tráfico de armamento.
El periódico El Universal acaba de publicar un reportaje según el cual hay distribución y venta, incluso renta de armas, en Tepito.
¿Cómo concibe usted estas dos posiciones, porque la verdad resulta muy chocante que en la capital del país se siga distribuyendo y vendiendo armamento con tal facilidad?
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Es un tema en donde ciertamente se tienen que cerrar los espacios de maniobra en sus mercados, para nada creo que sea una venta de tianguis abierta ahí donde encuentras los puestos, o sea, de alguna forma clandestina.
Uno de los problemas para un Estado en materia de lucha contra la delincuencia es que la delincuencia normalmente se ejerce de manera clandestina y trata de construir su capacidad de generar ingresos sobre la base de interferir la capacidad del Estado para intervenir en sus actividades.
Es una lucha constante que se da, de unos para no ser sorprendidos y de otros para detectarlos y neutralizarlos.
Entonces, uno, rechazo el hecho que se diga que es totalmente abierto, son operaciones clandestinas; dos, están siendo investigadas; y recuerdo el hecho que están siendo investigados tanto el tema de las bases de datos que dicen que están comerciando en Tepito, como la cuestión de las armas.
Y para tratar de entender el origen, si se trata de dónde han salido estas bases de datos, si implica una deficiencia en el resguardo de información fundamental por parte del Estado.
Y en ese sentido, no es la primera vez que conocemos que, por ejemplo, bases de datos que están en manos de partidos políticos acabaron circulando en organismos privados.
Y entender también lo que debe ser reserva y confidencialidad a los que estamos obligados todos los actores políticos cuando estamos en contacto con información privilegiada.
-PREGUNTA: Secretario, en el tema de la Reforma Migratoria, como usted sabe, aquí el debate no sólo está politizado, electorizado, sino también mexicanizado. Algunos legisladores, especialmente republicanos dicen que la guerra contra las drogas en México, la inseguridad en la frontera, la violencia en la frontera de alguna manera es un obstáculo para que pueda haber una Reforma Migratoria hasta que no se resuelvan esos problemas.
Le pregunto: ¿Qué puede México hacer adicional, cómo puede contribuir a un desenlace positivo de la Reforma Migratoria? No sé si también el Embajador quiera contestar.
Y en segundo punto: ¿Qué le responde a estas organizaciones que aseguran que el contenido de la Legislación, como la SB 1070 de Arizona, existe realmente en las leyes mexicanas migratorias también?
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Primero, creemos que lo que le toca al gobierno es primero entender y respetar que ésta es una decisión soberana; México reconoce y exige reconocimiento a su soberanía en materia migratoria y reconoce ese derecho en otros países.
Al mismo tiempo, no deja de ser un tema de interés para el gobierno mexicano que está obligado a proteger a sus connacionales en cualquier parte del mundo y a darles protección consular.
Creemos que, y yo discrepo de aquellos que establecen una sucesión necesaria, primero arreglamos el tema de la seguridad en la frontera y luego nos ponemos a legislar en materia de migración, cuando el concepto de lo que es legal e ilegal en la frontera tiene que ver con el concepto de seguridad fronteriza.
Tenemos que llegar a definir con claridad los marcos de qué se vale y qué no se vale a nivel de la frontera para dirigir la capacidad institucional de ambos países a reforzar y poner atención en aquello que debe evitar y en aquello que debe procurar.
La intensificación del comercio entre ambos países es buena, o sea, aquellos que se enconaron o enemistaron con el Tratado de Libre Comercio hoy tienen que verse desmentidos por los hechos.
La capacidad, la vocación que tienen ambos países y ambas economías a ser complementarias y a crecer es buena; aumentar nuestro margen de comercio, aumentar nuestro sistema de intercambio, cultural, institucional, sólo puede ser para crecimiento de las dos naciones.
Estamos vinculados geográficamente por la eternidad como países vecinos y debemos aprovechar esta vecindad de manera positiva para ambos países.
Sí, yo creo que en el fondo hay que superar ciertos estereotipos que como gobierno yo no acepto en torno a los mexicanos, no acepto que los cárteles tengan nacionalidad, no acepto que sólo nacionales mexicanos estén involucrados en la actividad de la distribución de las drogas en este país, hay de todas las nacionalidades, incluyendo muy pronunciadamente a nacionales norteamericanos que están involucrados constantemente en todas las colonias de las grandes ciudades en la distribución de este tipo de narcóticos, como también en la distribución y tráfico de armas a México.
Entonces este tipo de estereotipos sí daña una discusión serena de cómo lograr estos puntos de equilibrio, cómo lograr soluciones de mayor plazo, atentando contra un mejor futuro para ambos países.
Yo lo que he dicho: Cuando hemos tenido la capacidad, la imaginación para generar salidas de futuro; cuando hemos confiado en aquello que nos une, más que en aquello que nos separa, hemos logrado beneficios para nuestros pueblos. Recordar eso significa poner los puntos sobre las íes en este debate.
México es respetuoso de un debate que le toca afrontar a ellos, pero sí reclama que se reconozca:
Uno. Que la comunidad latina en México es una comunidad responsable en su país, que antes que nada se asumen como norteamericanos, que no son extranjeros en su tierra y que tienen derecho a reconocer, a profundizar y aumentar su margen de presencia en este país, porque son parte de lo que contribuye, porque sus hijos están dando frente en las batallas de los Estados Unidos en el mundo y están poniendo su cuota de sangre y su cuota de patriotismo en la construcción de Estados Unidos.
Y que el reconocimiento de estos derechos y que el reconocimiento de estas sinergias positivas sólo puede ser bueno; que cada vez que como países nos atrevemos a avanzar y a confiar, hemos ganado mucho más de lo que se pone en riesgo; mucho más.
Y si Estados Unidos ve y atiende a esas lecciones, podemos modificar el ambiente en donde se está dando ese debate de migración.
Como mexicano rechazo absolutamente cualquier estereotipo de que el mexicano tiende a la violencia.
Lo más doloroso de este proceso es que para un pueblo acostumbrado a la paz, para un pueblo que no está hecho en una tradición militarista, este tipo de violencia nos lastima porque no estamos acostumbrados a ella y no nos vamos acostumbrar.
Estamos dando la pelea para superar las condiciones que generan este tipo de violencia y lo estamos haciendo de frente.
Quien diga que esto se puede hacer de mejor manera, estamos dispuestos a escuchar. Este es un análisis y un debate que constantemente se da en México.
Lo único que nos piden, no nos piden que bajemos los brazos, porque es contrario a nuestra naturaleza, a nuestra formación y a nuestros principios como políticos, el administrar un problema sin enfrentarlo. No le piden a este gobierno eso, está por encima de su naturaleza y de sus posibilidades.
-PREGUNTA: -Una editorial en El Universal propone o plantea la cuestión de que la prensa de alguna manera le ha seguido el juego al narcotráfico y propone que debe de haber unión entre los medios mexicanos, entre los periodistas, para seguir una política homogénea en cómo tratar el tema del narcotráfico, de tal manera que no se le esté haciendo juego -como lo llama esta editorial de El Universal-, y veo que ya algunos medios hoy en México retomaron la cuestión y proponen que efectivamente debe de haber una unión entre los medios para decidir, por lo menos un análisis de cómo los medios pueden en algún momento estarle haciendo el juego al narco.
¿Usted qué opina?
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Parte de la maduración del sistema político mexicano pasa por la maduración de uno de los poderes más importantes que hay en México, que es el poder de la prensa libre, el poder de la formación de la opinión pública.
Todo el mundo cree que esto pasa por la construcción de un código de ética entre los informadores sobre lo que se vale informar y no se vale informar.
Y por ejemplo, entrevistas como las de don Julio Scherer son actos legítimos de la actividad periodística o no lo son, si la responsabilidad social que tienen como medios de comunicación se fortalece o se debilita cuando en el ejercicio de la comunicación genera la percepción de vulnerabilidad en las instituciones estatales y de una especie de mitificación en lo que hacen los actos.
Parte de la construcción de la cultura de la legalidad pasa por decir las cosas por su nombre, por decir desde dónde se genera la violencia, quién la está causando, por qué la está causando, dónde está el desprecio por la vida humana y entender que generar o multiplicar un clima de intranquilidad en la sociedad sólo ha generado espacio de oportunidad para delincuentes amateurs que a partir de eso tratan de aprovecharse del estado de crispación que hay en algunas partes del país.
Ahora, es un código de ética que difícilmente puede ser impuesto desde el gobierno, que tiene que surgir en una tradición…
-PREGUNTA: -¿Usted cree que el narco sí ha aprovechado?
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Si usted ve que de repente en algunas zonas del país se ha llegado a paralizar la actividad económica en ciertos momentos, toda vez que ante los medios alternativos se genera esta percepción de que va a haber ataque en las calles, este nivel de crispación de alguna manera está siendo fomentado por los medios.
Y asumir que los medios generan efectos en la vida social, positivos y negativos, es asumir una reflexión profunda sobre cuál es la manera correcta, socialmente responsable y honorable de ejercer mi profesión.
Hay límites o no en lo que me toca hacer, o en nombre de la libertad no debe haber restricción alguna, y asumir las consecuencias nocivas o positivas que tenga dicha actividad en el entorno.
Todos en un sistema social generamos consecuencias sobre los demás. Responder es dialogar con el otro sobre los efectos que mi conducta tiene sobre él; buscar que sean positivas y tratar de (…) cuando son negativas o destructivas. Eso es responder, esa es la responsabilidad, responderle al otro de lo que yo provoco en él.
-PREGUNTA: -Sin embargo, el gobierno de Felipe Calderón está investigando sí o no las denuncias que hay candidatos, sobre todo en el Estado de Sinaloa, ligados con los cárteles.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: El gobierno constantemente está haciendo investigaciones en torno a las denuncias que se hacen sobre la probable corrupción de políticos vinculados a organizaciones criminales.
Lamentablemente la maledicencia es parte de nuestra cultura política y todo mundo se desacreditan unos a los otros.
Y yo se los puedo decir: Una de las exigencias de la democracia es sustentar acusaciones en base a evidencias, no a valoraciones personales o subjetivas.
El gobierno mexicano actuará cuando tenga evidencias sobre actos de corrupción, no sobre puras versiones de maledicencia.
La consistencia de la información periodística es distinta a la consistencia de la información sobre la cual una autoridad puede tomar decisiones.
Para proceder penalmente en contra de alguien, el Estado debe hacer acopio de prueba, de tal manera que un tercero independiente a él, como es cuando menos en el nivel federal, los jueces, hagan valoración que esa evidencia es suficiente para generar un principio de convicción de que alguien puede estar relacionado con actividades ilícitas.
Lo digo con toda claridad: El gobierno mexicano no va a actuar en contra de nadie sin que exista evidencia.
Y pedimos la colaboración para aquellos detractores de unos y otros a que nos acerquen la evidencia, a fin de que el gobierno mexicano pueda responder estas denuncias sobre los márgenes legales a los que está obligado.
Gracias.

Gómez Mont

Augura Gómez Mont desplome de "narcoviolencia" a finales de año


J. Jesús Esquivel







WASHINGTON, 4 de mayo (apro).- El secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, sostuvo hoy aquí que el ciclo de la violencia en México bajará a finales de este año, aunque evitó aportar elementos que sustentaran su vaticinio.



“El ciclo de la violencia bajará en los próximos meses”, declaró Gómez Mont durante su participación en un foro sobre seguridad fronteriza, organizado por la Institución Brookings de Washington.



“Creo que veremos cifras decrecientes (de violencia) a finales de año”, ofreció Gomez Mont, quien se vio menos prudente que su homóloga estadunidense, la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano:



“Esto es una maratón, no una carrera de velocidad”, matizó Napolitano después de haber escuchado el pronostico del titular de Gobernación de México.



El acto en la Institución Brookings, que se retrasó casi una hora debido a que Napolitano se encontraba en la Casa Blanca en una reunión con el presidente Barack Obama, fue aprovechado por Gómez Mont para presentar un panorama optimista de lo que ocurre en México en relación con la narcoviolencia, en especial en algunas ciudades de la frontera norte mexicana.



“Los cárteles del narcotráfico se están ‘autodestuyendo’ y perdiendo poder por la lucha que tienen entre ellos mismos”, sentenció Gómez Mont, quien de paso dijo que la narcoviolencia es alimentada por el consumo de drogas en Estados Unidos, y el tráfico de armas y dinero que sale de este país y termina en manos de los criminales mexicanos.



En tanto, Napolitano aclaró que el tema de la seguridad fronteriza es un asunto de responsabilidad compartida, tarea en la que el gobierno de Obama está totalmente comprometido en el respaldo al presidente Felipe Calderón dentro de los acuerdos definidos en el Plan Mérida.



“Nosotros sabemos que debemos hacer aún más para reducir el consumo de drogas aquí en Estados Unidos, y para detener el tráfico de armas (hacia México)”, puntualizó la secretaria de Seguridad Interior.



Luego, Gómez Mont enfatizó que la estrategia mexicana de combate al narcotráfico y el crimen organizado ahora ha tomado una “visión global de seguridad pública”, la cual –ejemplificó—está tomando forma en lo que se está haciendo en Ciudad Juárez, Chihuahua.



Al hablar del caso Juárez, ciudad que colinda con El Paso, Texas, Gómez Mont dijo que el cambio de estrategia, en términos del repliegue militar, se fundamenta en el punto de la visión global de seguridad pública.



“Teníamos que cambiar el modelo”, admitió el secretario de Gobernación, para luego explicar que a través del intercambio de información de inteligencia se ha identificado que ahora el problema en Juárez se sustenta en los crímenes cometidos por “pandillas”, lo que requiere intervención de corporaciones policiacas más que de la participación militar.



Ley Arizona acarreará más problemas



Gómez Mont habló también sobre la ley antinmigrantes de Arizona. “Estoy observando con mucha curiosidad el proceso legal para ver qué sucederá", dijo.



La ley SB 1070 faculta a la policía para detener a cualquier extranjero sospechoso de no tener sus papeles en regla y según el Secretario de Gobernación , "provocará discriminación racial y afectará a los mexicanos legales".



Esa ley, que ha provocado rechazo de agrupaciones promigrantes y de países latinoamericanos, sobre todo México y los centroamericanos, de donde provienen la mayor parte de los 11 millones de migrantes ilegales en Estados Unidos, entrará en vigor en menos de 90 días.

Inmigrantes

¡Al diablo los inmigrantes!/Raymundo Riva Palacio
Arizona es apenas el inicio de un fenómeno que recorre a EE UU
El País, 05/05/2010;
Arizona nos llena hoy la boca de horror y galvaniza nuestros peores presentimientos sobre un país que no ha logrado superar sus traumas desde la Guerra Civil. Pero Arizona no es un síntoma de lo que está sucediendo en Estados Unidos, ni de las contradicciones en su sociedad o de su polarización. Subraya sí, una tendencia de años en contra del multiculturalismo, al cual han atacado desde liberales como Arthur Schlesinger Jr. -quien fuera muy cercano al presidente John F. Kennedy-, hasta un halcón de la política como Samuel Huntington, y muestra también una derechización ideológica que a muchos está preocupando.
Si Sarah Palin, la ex gobernadora de Alaska y ex candidata a la vicepresidencia es ahora una de las figuras emergentes más populares entre los republicanos, si hay un movimiento tan beligerante como conservador denominado el Tea Party, con el cual se reconocen dos de cada 10 estadounidenses, que está organizando protestas contra el gobierno en todo el país, y si al propio Barack Obama, que nació y creció en el universo multicultural de Hawai lo señalan de haber nacido en Kenia, sugiriendo que su Presidencia es inconstitucional, ¿qué pueden esperar las personas de piel cobriza y ojos oscuros, sin gran estatura ni fortachones, católicos y no protestantes que se sienten agredidos por la ley antiinmigrantes en Arizona?
El alegato contra el multiculturalismo es que la inmigración a Estados Unidos afecta al tejido social y la vida del estadounidense común y corriente. Los inmigrantes, continúa la argumentación, no comparten los valores tradicionales estadounidenses y prefieren seguir fieles a sus viejas culturas, sin querer asimilarse a aquella en donde ahora viven. Esta nación, fundada por inmigrantes, repele hoy a los inmigrantes cuando estos no encuadran en el estereotipo de los peregrinos que edificaron el primer asentamiento de la colonia en Plymouth ni llevan en los genes el significado del Día de Gracias.
La nueva ley antiinmigrante en Arizona ha sido descrita como la más regresiva en Estados Unidos, y se combatirá en las cortes, que tendrán mucho trabajo. Arizona fue el primero de una decena de estados que quieren leyes similares en contra de inmigrantes, y que están respaldados por una creciente ola de opinión pública que sí quieren la mano dura contra quienes se encuentren sin documentos en Estados Unidos. Cierto, tiene más apoyo en Estados Unidos de los que muchos les gusta admitir.
Según el reconocido Rasmussen Report, el 60% de los estadounidenses aprueban la ley que recién firmó la gobernadora Jan Brewer, contra el 31 por ciento de oposición. El 44%, en reflejo de uno de los argumentos más fuertemente esgrimidos contra la inmigración, asegura que será bueno para la economía, y que los inmigrantes dejarán de robar empleos para los estadounidenses o los inmigrantes con documentos. Esta justificación es tramposa y esconde el fondo del fenómeno.
Hace algunos años, el ex presidente mexicano Vicente Fox, en una simplificación del debate, dijo que los mexicanos hacían trabajos en Estados Unidos que ni los negros querían hacer. En casos reales, no hay mejores trabajadores que los oaxaqueños en la pizca de la fresa en el sur de California, por su baja estatura que les permite ser muy rápidos. Tampoco hay más eficientes y veloces en limpieza de edificios que los mexicanos, a quienes llueven contratos a lo largo de la costa este de Estados Unidos.
Los mexicanos han ido ocupando gradualmente en las dos últimas décadas cada plaza de trabajo en industrias que antes estaban copadas por los negros. Producen tabaco en Carolina del Norte y empacan pollos en Alabama y Tennessee. Han abierto restaurantes en el corredor industrial y agrícola en los estados que colindan en la parte central del país con Canadá, y prácticamente monopolizan el trabajo en servicios en ciudades como Las Vegas. Muchos de ellos son indocumentados.
Cuando el huracán Katrina devastó Nueva Orleans, fueron los mexicanos quienes llegaron a hacer los trabajos de limpieza y las primeras obras de reparación, como sucedió en 1996, cuando al no verse cómo se concluirían las instalaciones deportivas en tiempo para la inauguración de los Juegos Olímpicos en Atlanta, las autoridades migratorias cerraron los ojos para que entraran mexicanos, sin documentos, a salvarles la fiesta.
El equipo de futbol más popular en Estados Unidos es México, según reportó esta semana The Wall Street Journal. Por eso se ha vuelto un éxito de taquilla: 90,000 espectadores en el Tazón de las Rosas en Pasadena, California, contra Nueva Zelanda, 63,000 en Carolina del Norte contra Islandia, y próximamente se esperan otros 80,000 en el juego contra Ecuador en Meadowlands, Nueva Jersey, cerca de la ciudad de Nueva York, donde nadie podría pensar, por los gritos y la algarabía, que se juega en un país que no es México. El seleccionado local, en comparación, no logra meter más del 50% de esa taquilla.
El tema de fondo en la discusión que atañe a México no es el económico o el proceso de integración que están siguiendo los mexicanos en Estados Unidos, sino el de la discriminación y el racismo. Pero este fenómeno, que galopa libremente por esa nación ante la preocupación e impotencia de muchos, no es sino uno más de los componentes ideológicos que se están sucediendo aceleradamente en esa nación, y que muestran una radicalización ideológica hacia la derecha en campo abierto y con más adeptos cada vez.
Su voz más beligerante es la cadena Fox, cuyos noticieros en los sistemas de cable tienen más audiencia que los noticieros combinados de CNN, MSNBC y CNBC. Sus conductores, en los programas hablados, caracterizados por la virulencia y tonos inflamatorios de sus palabras, arrasan a sus competidores. Glenn Beck, antiinmigrante de cepa, tiene casi 600 mil más televidentes que Larry King y Anderson Cooper juntos. Ambos, combinados, apenas si empatan el rating de Bill O'Reilly, otro extremista del micrófono.
No es gratuito que la televisión más ideológica, la que rebasa los parámetros del conservadurismo y está totalmente despreocupada por los equilibrios y la ponderación, sea la más vista en Estados Unidos. Para allá está caminando esa nación, que se ha quitado el pudor y la vergüenza de que se le tilde de derechosa. "No culpen a Arizona", escribió este domingo en The New York Times el columnista Frank Rich. "El estado del Gran Cañón solamente estuvo en el lugar correcto en el momento preciso para inclinarse hacia el lado oscuro. Su histeria es otro síntoma de un virus político que no puede ponerse en cuarentena y cuya cura es aún desconocida".
Lo que dice es que las cosas se pondrán peor. Hoy mandan al diablo a los inmigrantes, pero esa enfermedad avanzará por encima de ellos y sobre cosas aún inimaginables.