5 ago. 2010

El burkini


El “burkini”, lo último en bañadores para musulmanas

Autor: FRANCISCO CARRIÓN. EFE. 08/03/2010
El vestido de baño para musulmanas sólo deja ver parte de la cara, las manos y los pies, pero es rechazado por la ortodoxia islámica
Fotos: EFE En una pequeña tienda situada en un centro comercial de El Cairo, dos mujeres veladas ordenan la mercancía, compuesta por decenas de trajes de baño "islámicos", el término con el que "las clientas conocen lo que en Europa se llama burkini", aclara a Efe la dueña del comercio, Nevine, que no quiere desvelar su apellido.
La mayoría de su público está formado por mujeres con hiyab (pañuelo musulmán), que se detienen en el escaparate de la tienda, entran y salen, ojean el género o se acercan a los probadores.
"Aunque tenemos bañadores normales, vendemos muchos más islámicos", asegura Nevine, una cristiana copta que posee además una fábrica en la que se confecciona este tipo de prendas, cuya denominación resulta de la unión de burka y bikini.
El "burkini" está destinado a "las veladas, que tienen prohibido mostrar su cuerpo en público, pero que no desean renunciar a bañarse en la piscina o en la playa", según Nevine.
La versión musulmana del bañador femenino está formada por una maya de cuerpo entero, similar a las de neopreno que usan los buceadores, sobre la que se coloca una túnica sin mangas y de hechura suelta, además de una capucha que cubre la cabeza y el cuello.
El bañador islámico está elaborado con lycra, "un material resistente al agua al que se le añade un poco de algodón para que se seque rápidamente", explica la empresaria.
Amina, una elegante egipcia de 40 años que lleva el hiyab a la española, recogido como un moño detrás de la cabeza, acaba de comprarse un "burkini", una prenda que descubrió hace cinco años, cuando "la calidad y la oferta era mucho menor que la actual".
"No siempre he llevado bañador islámico y no me gusta demasiado -opina la compradora-. Por supuesto que un bañador convencional, de una pieza, es mejor para el bronceado de la piel y más cómodo para usarlo en el agua".
En el establecimiento, se ofrecen todas las tallas, desde la pequeña hasta la extra grande, y abundan las túnicas de rayas, con flores, lunares e incluso el estampado de leopardo.
"El marrón es el color que más gusta este verano para el traje principal, pero el resto depende de cada mujer", añade Nevine, quien explica que "hay burkinis para todos los bolsillos", pues sus precios oscilan entre las 200 libras egipcias (35 dólares) y las 450 (79 dólares).
Aun así, sostiene que los trajes importados de China, que "tienen menos calidad", se pueden adquirir en las calles de El Cairo a partir de las 75 libras.
Pero, "¿qué hacían las mujeres veladas antes de que se inventara esto?. No podían ir a nadar o bien tenían que hacerlo solo con mujeres o familiares", agrega Nevine.
El "burkini" no solo triunfa en Egipto, sino también en todo el mundo árabe y en Europa y EEUU, impulsado por los emigrantes musulmanes y "por aquellas personas recatadas de todos los credos", explica Ashma, director de una compañía que vende a través de internet bañadores confeccionados en Turquía.
"Las ventas están aumentando pero es un mercado todavía pequeño con mucha competencia", subraya Ashma, que insiste en que, además de por motivos religiosos, las mujeres lo utilizan para protegerse del sol u ocultar el sobrepeso.
Su uso, cada vez más extendido, no agrada a los académicos islámicos porque, en su opinión, trasgrede las enseñanzas religiosas.
"Esta prenda no puede considerarse islámica porque la mujer muestra su figura cuando se sumerge con ella en el agua", argumenta la profesora Soad Saleh, de la Universidad de Al Azhar, la institución musulmana suní más prestigiosa del mundo islámico.
Y explica que "al salir del agua puede haber hombres que se fijen en su cuerpo y les despierte un deseo sexual".
Como alternativa, Saleh propone que las mujeres "elijan playas o piscinas destinadas exclusivamente a mujeres o vayan muy temprano".
Ashma coincide en que los lugares de baño solo para ellas son "una buena opción porque pueden actuar libremente y sentirse seguras pero tienen un inconveniente: las mujeres son parte de una familia que se rompe en estos sitios".
Lo ideal, añade, es que "los hombres no miraran a las mujeres, que tienen derecho a disfrutar de lo que Dios nos ofrece a todos". EFE

Informe del Departamento de Estado norteamericano

Usan cárteles tácticas terroristas.- EU
EU señaló que la violencia del narcotráfico puede crear espacios que pueden ser aprovechados por terroristas foráneos que buscan acceso a EU
José Díaz Briseño / Corresponsal
Washington DC, Estados Unidos (5 agosto 2010).- Los cárteles del narcotráfico en México usan cada vez con mayor frecuencia tácticas de grupos terroristas contra las fuerzas de seguridad, afirmó hoy el Departamento de Estado de Estados Unidos.
En su informe anual sobre terrorismo en el mundo publicado correspondiente al año 2009, publicado este jueves, el Departamento de Estado refirió que no existen indicios de que los grupo criminales en México tengan vínculos con organizaciones terroristas internacionales.
"Los cárteles crecientemente utilizan tácticas terroristas estilo militar para atacar a las fuerzas de seguridad", apunta el reporte anual de la dependencia en el capítulo dedicado a México, dentro del volumen relativo a países del Hemisferio Occidental
"No hay evidencia de ligas entre los sindicatos del crimen organizado mexicano y grupos terroristas domésticos o internacionales", refiere el texto.
Sin embargo, el Gobierno estadounidense señaló que la violencia del narco contra fuerzas de seguridad mexicanas puede crear espacios que pueden ser aprovechados por terroristas foráneos que buscan acceso a EU.
"La violencia atribuible a los grupos del crimen organizado en la frontera, sin embargo, continúa ejerciendo presión sobre las capacidades de las agencias de aplicación de la Ley de México creando vulnerabilidad potenciales que terroristas buscando acceso a Estados Unidos pueden explotar", sentenció el reporte.
En su análisis de actividades terroristas en el País, el Departamento de Estado hizo referencia a dos entidades: el Ejercito Popular Revolucionario (EPR) y el grupo conocido como Frente de Liberación Animal.
Mientras que al EPR no le atribuyó actos de terrorismo en 2009, detalló que el Frente de Liberación Animal colocó varios artefactos explosivos en bancos y negocios en la Ciudad de México, de los cuales sólo tres explotaron.
***
EE UU: Al-Qaida en Pakistán es la principal amenaza terrorista
Por MATTHEW LEE
The Associated Press
WASHINGTON -- El gobierno estadounidense dijo el jueves que la base de integrantes de al-Qaida en Pakistán y sus grupos aliados en Yemen y países africanos son la amenaza terrorista más peligrosa para Estados Unidos y sus intereses internacionales.
En un reporte anual sobre terrorismo en el mundo, el Departamento de Estado aseguró que, aunque al-Qaida sufrió varios golpes en Pakistán el año pasado, es un grupo "adaptable y persistente" y ha ampliado su alcance a través de otras organizaciones.
El informe sobre 2009, divulgado el jueves, también dijo que el grupo terrorista sigue "activamente involucrado en el planeamiento operacional" de ataques contra Estados Unidos y blancos occidentales en diversas regiones del mundo.
El informe volvió a señalar a Irán como el "estado patrocinador del terrorismo" más activo y dijo que su apoyo a grupos extremistas tiene un efecto desestabilizador en Medio Oriente y Asia central. También mantuvo las designaciones de "estado patrocinador" del terror de Cuba, Sudán y Siria.
Además, señaló que el aumento de ataques terroristas en Pakistán y Afganistán el año pasado causó un aumento de civiles muertos o heridos, lo que llevó al sur de Asia a superar a Medio Oriente como la región con más víctimas del terrorismo en el mundo.
El informe asegura que al-Qaida en Pakistán es "la organización terrorista más formidable" de las que buscan atacar territorio estadounidense y "ha demostrado que es un grupo terrorista adaptable y persistente cuyo deseo de atacar a Estados Unidos y sus intereses en el extranjero sigue siendo alto".
El grupo fundamentalista, agregó, "estuvo activamente involucrado en el planeamiento operacional contra Estados Unidos y siguió reclutando, entrenando y destacando operativos, incluidos individuos de Europa Occidental y Norteamérica".
Read more:
http://www.elnuevoherald.com/2010/08/05/778026/eeuu-al-qaida-en-pakistan-es-la.html#ixzz0vlg8ePj1
***
Mexico


The Mexican government remained highly committed to the fight against organized crime and remained vigilant against domestic and international terrorist threats. No known international terrorist organizations had an operational presence in Mexico and no terrorist incidents targeting U.S. interests and personnel occurred on or originated from Mexican territory. Mexico continued to confront well-armed, organized crime elements in several regions of the country and traditional hot spots for narcotics trafficking saw record levels of violence.
Although incidents of domestic terrorism did not increase over the past year, Mexico received threats from a previously active group and witnessed the emergence of a new element. El Ejercito Popular Revolucionario (EPR) dissolved talks with the government in April and threatened to reemploy violent measures to force a response to its demands for a government investigation into the disappearance of two of its members. In 2009, no acts of terrorism were attributed to the EPR. From May to August, the Animal Liberation Front claimed responsibility for attacking banks and commercial sites throughout Mexico City, using propane tank bombs. Three bombs were discovered unexploded, while another three caused property damage but no casualties.

Levels of organized crime and narcotics-related violence rose significantly in places along the U.S. border and in marijuana cultivation regions. Cartels increasingly used military-style terrorist tactics to attack security forces. There was no evidence of ties between Mexican organized crime syndicates and domestic or international terrorist groups. The violence attributed to organized crime groups on the border, however, continued to strain Mexico‘s law enforcement capacities, creating potential vulnerabilities that terrorists seeking access to the United States could exploit.

There was no indication that terrorist organizations used Mexico as a conduit for illicit activities. Nevertheless, Mexico‘s nascent capacity to counter money laundering suggested a potential vulnerability. The Mexican Attorney General‘s Organized Crime Division‘s money laundering unit investigated and prosecuted money laundering crimes in Mexico with mixed results. The majority of its investigations were linked to organized crime and drug proceeds. In order to combat the illegal movement of funds, Mexican financial institutions followed international standards advocated by the Financial Action Task Force Recommendations. These institutions also terminated the accounts of individuals and entities identified on international country lists such as the Office of Foreign Asset Control Specially Designated National and Blocked Persons List. Furthermore, Mexican financial institutions follow the Law of Credit Institutions, as ordered by the Mexican Treasury and supervised by the National Bank and Securities Commission. This law requires banks to consult international and country lists of individuals involved in terrorism or other illicit activities and submit a ―suspicious activities report‖ within 24 hours to the Mexican Department of Treasury‘s Financial Intelligence Unit on the activities of any individual on that list.
Mexico stepped up efforts to improve interagency coordination as part of its campaign to combat crime and prevent terrorism. It has created a national database designed to promote greater information exchange and overall interoperability across Mexico‘s disparate police entities. Tactical Intelligence Operations Units brought together all federal agencies in a state to coordinate intelligence and operations. The United States directly supported programs to help both the Secretariat for Public Security and the Attorney General‘s Office train federal investigators and facilitate greater operational coordination and effectiveness.
The United States and Mexico worked together to address a number of challenges in connection with Mexico‘s southern and northern borders. The United States deployed two teams to Mexico‘s southern border to conduct assessments. Its border with Guatemala and Belize remained very porous and could serve as a potential terrorist transit point. The United States worked with Mexico to address resource requirements and offered some best practices applied at other ports of entry. The two countries agreed to coordinate actions at the northern border ports of entry in order to obstruct the flow of illegal arms and currency. The United States supported the establishment of the Mexico Targeting Center, modeled after the CBP National Targeting Center-Cargo, which should strengthen Mexico‘s ability to target suspicious or illicit cargo. The Advance Passenger Information System (APIS) supported targeting efforts, increased information sharing, and enhanced intelligence capabilities in connection with efforts to identify aliens who may raise terrorism concerns at ports of entry. The United States and Mexico also commenced the Joint Security Program for Travelers, a pilot program that promotes exchanges of immigration officials as part of an effort to streamline the APIS referral process and seeks to identify and track suspected terrorists, fugitives, or smugglers.
In June 2008, President Calderon signed into law a number of security and justice reforms. The security reforms granted police greater investigative authorities and facilitated the ability of law enforcement officials to seize the assets of individuals implicated in criminal activity. The justice reforms effected constitutional changes that provide for a presumption of innocence in criminal and civil prosecutions and allow for evidence-based trials promoting greater transparency and more confidence in the judicial system. Although these measures were primarily aimed at organized crime groups, the legislation also supports investigations against domestic or international terrorists. The government has eight years to implement the justice reform legislation. At year‘s end implementation had been slow and uneven.
The United States and Mexico worked closely to implement a strong Anti-Terrorism Assistance (ATA) program; ATA programs provided training for 300 Mexican security officials in 18 courses on matters ranging from VIP protection to digital security and forensics.