25 dic. 2009

El Juez de los dineros


El juez de los dineros o paso breve protagonizado por un personaje de pobres/Javier Gómez de Liaño, abogado y magistrado excedente
Publicado en EL MUNDO, 22/12/09):
Estos folios están inspirados en la obra de Ugo Betti, Corrupción en el Palacio de Justicia, que, por cierto, se estrenó en Madrid el 4 de marzo de 1953, en versión adaptada y dirigida por José Luis Alonso. Quizá deba advertir, para aviso de bien pensantes y reacción de mal encarados, que no es verdad que los abusos se curen con pastillas de disimulo ni la desvergüenza con linimento del doctor Sloan, también conocido como ungüento del tío del bigote y que estaba indicado contra el reumatismo, el lumbago y las torceduras.
Se trata de escribir una historieta al frío del invierno que acaba de empezar. Las cosas deben presentarse con sencillez, tal y como son, para que la gente sepa con quién se juega los cuartos. Espero que al final de estas escenas imaginadas que hoy presento quede clara mi ausencia de afán corporativo. Nada más lejos de mi ánimo que ese mal llamado espíritu de cuerpo que es sinónimo de estupidez o, al menos, reflejo de indolencia de quienes entienden el compañerismo con más pasión de la precisa.
El funcionario.- ¿Qué desea usted?
El visitante.- Vengo a ver al señor juez.
El funcionario.- ¿Para qué quiere verle?
El visitante.- Tengo que hablar con él.
El funcionario.- Pues tendrá que esperar. Su señoría no ha venido aún y me da la impresión de que va a tardar.
El visitante.- No importa. Tampoco tengo excesiva prisa.
El funcionario.- Muy bien. Si quiere, puede sentarse en ese banco.
El visitante.- Muchas gracias. Por cierto, buen destino el suyo. Esta Audiencia es muy conocida. Casi todos los días sale en televisión.
El funcionario.- Sí, sí. Hay gente que viene los sábados y los domingos y se hacen fotos delante de la fachada. Aunque actualmente, por desgracia, no hay aquí muy buen clima; incluso últimamente huele mal…
El visitante.- ¿Por qué dice usted eso?
El funcionario.- ¡Hombre! No se si leyó usted el periódico de la semana pasada?
El visitante.- ¿Se refiere usted a la noticia de que un juez recibió dinero de un empresario para organizar unos fastos?
El funcionario.- Sí. Eso es lo que cuentan. Por lo visto, una pasta y que luego el juez resolvió un caso a favor de ese señor. Parece que en el Supremo están investigando en serio.
El visitante.- Eso he oído. ¿Y usted qué opina?
El funcionario.- Mire, yo no debería meterme, pero creo que el asunto es muy feo y que el ambiente de esta casa está muy enrarecido. Para mí que va a haber temporal. Además, si le digo la verdad, creo que es hora de que el juez deje el puesto. Por bien de todos, empezando por él.
El visitante.- ¿Es usted uno de los oficiales del juzgado?
El funcionario.- No, señor. Yo soy el agente judicial, aunque hago de todo. Realmente, lo que soy es el funerario del juzgado. ¿Ve usted este carro lleno de procedimientos? Bueno, pues es el coche fúnebre y los asuntos los cadáveres. Ahora voy al cementerio, al archivo. ¿Y usted quién es?
El visitante.- Soy un inspector del Consejo General del Poder Judicial.
El agente judicial.- Usted perdone. ¿Quiere esperar en la sala de vistas? Es lo más digno que tenemos.
El inspector del CGPJ.- No se preocupe. Estoy bien aquí.
Tras media hora de espera, el juez llega a la Audiencia. Sube andando a la planta primera donde se ubica su juzgado. El inspector y el juez se saludan. Éste pide excusas por la tardanza. Inmediatamente pasan al despacho de su señoría. La puerta se cierra.
El inspector del CGPJ.- Bueno, ya sabes a qué vengo.
El juez.- Supongo que por lo que la prensa publicó el otro día.
El inspector del CGPJ.- Así es. Aparte del procedimiento del Supremo, el presidente del Consejo ordenó una investigación inmediata. Los vocales están perplejos. Ayer tarde, por unanimidad, los miembros de la Comisión Disciplinaria decidieron abrirte expediente por una falta muy grave. La mayoría son partidarios de la suspensión cautelar.
El juez.- Esto es una persecución. En el fondo lo que hay es un malentendido, un error en la aplicación del dinero que me dieron. Puedo explicarlo perfectamente.
El inspector del CGPJ.- Ya sé, ya sé, pero la idea que se tiene en el Consejo es que entre esto y lo del mes pasado, más el conflicto último con los abogados de ese asunto que llamáis… no me acuerdo, lo que has conseguido es crear una avalancha de opiniones en contra que hace insoportable la situación.
El juez.- O sea, que se me expedienta y se echa a la calle por rumores, por noticias de periódicos, por mentiras… por venganzas… Yo tengo la conciencia bien tranquila…
El inspector del CGPJ.- Si así fuera, nada tienes que temer. Sin embargo tú mismo eres testigo de que hasta en la carrera la impresión es que, por culpa tuya, el juzgado y toda la Audiencia es un pozo de complicaciones, una mina de problemas …
El juez.- Eso es injusto. Como lo es decir que sólo me preocupo de mi proyección personal, de estar siempre en los medios de comunicación, de dedicarme más a dar conferencias y a viajar, que al juzgado. Esto es una felonía que llevo soportando año tras año y encima con un Consejo que me abandona.
El inspector del CGPJ.- Lamento la situación, pero ¿sabes lo que he oído a un vocal del Consejo esta misma mañana, antes de venir a verte? Pues que tus últimas actuaciones se parecen mucho a las de tus imputados y a las de tus casi cuatrocientos presos preventivos.
El juez.- ¡Qué hijo de puta!
El inspector del CGPJ.- Lo siento. Mi trabajo y el motivo de estar aquí es comunicarte la apertura del expediente y el nombramiento de un instructor. La semana que viene, después de la Navidad, te llamará para recibirte declaración. De momento es todo. Lo único que puedo hacer, como compañero, es contarte la verdad. Creo que ahora sí corres verdadero peligro y que esta vez tu telaraña de relaciones te va a servir de poco. Si me permites un consejo, sé práctico y organiza tu futuro fuera del juzgado.
El juez.- ¿Me estás diciendo que estoy liquidado? ¿Que soy un cadáver?
El inspector del CGPJ.- No. Eso acabas de decirlo tú. Lo que sí te digo es te pongas y pongas tus dolencias en manos del mejor médico: el tiempo.
Antes de abandonar la Audiencia, el inspector pasa por el despacho del presidente. Se trata de un gesto de mera cortesía. Con él hay varios magistrados. Son los miembros de la Sala de Gobierno que acaba de celebrarse. Todos sabían de la presencia del inspector del CGPJ en el tribunal.
Habla un magistrado.- ¿Cómo ha ido la reunión con el colega? Me figuro que habrá dicho que todo es una confabulación para acabar con él.
El inspector del CGPJ.- Más o menos. Lo único que dice es que hay una trama organizada por sus enemigos de la política, de la prensa y hasta de la Audiencia, incluidos algunos ex colegas, para apuñalarle de una manera salvaje.
Habla otro magistrado.- No cambiará jamás. Siempre se creerá el gran astro de la constelación judicial. ¿Cuándo aprenderá a ser humilde?
Voz del inspector del CGPJ.- Para mí que nunca. Diga lo que diga, es evidente que no tiene la conciencia tranquila. Lo que debe hacer es irse ya, examinarse a fondo y convencerse de que hace muchos años que dejó de ser juez. No puede seguir obstinándose en seguir en el juzgado, entre vosotros, acumulando abusos y tropelías.
Habla un tercer magistrado.- Este hombre es un figurón y, lo que es peor, una especie de planta venenosa que contamina toda la Audiencia. Somos casi cincuenta los magistrados destinados en esta casa, intentando dar sentido a nuestra profesión y trabajando por una Justicia digna de tal nombre. Estoy harto de soportar, día tras día, a este individuo que no es más que un político disfrazado de juez con hechuras de mesías.
Voz de un cuarto magistrado.- Eso está muy bien. Pero el problema surgido con los dineros recibidos de ese empresario, no es de falta de profesionalidad o de ética judicial. No. Esto es una enfermedad que se llama corrupción. Aquí huele a pabellón de infecciosos. Hay que llegar al fondo. Las consecuencias graves no nacen del escándalo, sino del tapujo. El Consejo, si quiere conservar un mínimo de crédito, debe tener valor y limpiar el aire que este hombre ha contaminado durante años, ahogándonos a todos en una atmósfera irrespirable.
El agente judicial acompaña al inspector del CGPJ hasta la misma puerta de la Audiencia Nacional. Antes de despedirse, aquél rompe a hablar: «¡Si yo le contara a usted lo que su señoría nos ha hecho sufrir! ¡Adiós y gracias!».
Estas cuartillas las terminé ayer después de una visita al centro penitenciario de Soto del Real. Al salir, un grupo de familiares de presos se me acercó para recordarme que en la cárcel hay sitio para todos. Al fondo del aparcamiento, una gitana que acaba de tener un vis a vis canturrea: ¡Ay, salero, salero, salero. Con la toga, como con el coño, también se gana dinero!

El Dios presente

El Dios presente/José Antonio González Casanova, catedrático de Derecho Constitucional. Autor de El Dios presente
Publicado en EL PERIÓDICO, 24/12/09;
En estos días asistimos a la escenificación del principal misterio de la existencia humana. Lo de menos es que sea una escena vinculada a una religión concreta. A cualquier persona que tenga todavía un mínimo de sensibilidad (a pesar del ambiente anestesiante que provoca la minoría que monopoliza el poder económico) le inquieta no saber por qué y para qué está en el mundo. La Navidad cristiana pretende responder a estos interrogantes con un mensaje que muy pocos se toman en serio. Se trataría de una encantadora leyenda popular: Dios (con todo lo que significa en nuestra cultura) ha tomado la condición humana en el niño Jesús, que en su madurez morirá crucificado, pero así redime nuestros pecados. Si creemos que es Dios, nos concederá, tras la muerte, la eterna beatitud de estar con él. Así explicadas las cosas, no convencen a un adulto del siglo XXI con cierta cultura. La Iglesia católica presume de monopolizar las respuestas correctas, pero estas aún convencen menos. Y es que no se trata de creer o no creer, de tener fe o no tenerla. Es cuestión (fundamental) de lenguaje. Lo primero que hay que aclarar es la divinidad de Jesús de Nazaret, explicada por la moderna cristología en términos más razonables y comprensibles.
Siempre se habló sobre la divinidad de Jesús. Ahora se destaca la divinidad en Jesús. No se le endiosa, se le entusiasma. El teólogo Karl Rahner sostiene que Jesús no es un dios que se reviste de humanidad como si fuera un traje. ¿Qué valor ejemplar tendrían sus buenas obras si las hacía un dios omnipotente? Tener dos naturalezas (la divina más la humana) no aclara nada y lo complica todo. ¿Cuándo es humano Jesús y cuándo no? La realidad es que era un hombre normal, cada vez más consciente de su vocación o llamada divina: la que brota de la entraña de todo ser humano; lo que de Dios tenemos todos por el simple hecho de estar vivos. La encarnación de Dios en Jesús no es una irrupción celestial, sino algo radical de la singular materia humana, que lleva la huella de la mano que la moldeó. El obispo claretiano catalán Pere Casaldàliga lo llama «el ADN divino». Esa conciencia radical es una llamada a la responsabilidad social y política. El Dios del profeta galileo es un dios revolucionario que no soporta la injusticia y la opresión. Todo ser humano es sagrado. Luchar contra todo mal que se le haga es un deber religioso que puede conllevar vivir crucificado. Todos, creyentes o no, coinciden, por humanidad, en que la vida debe regirse por el amor y no por el odio egoísta. En ese sentido, el cristianismo es la religión más humana, pues todo lo cifra en el amor universal sin discriminación y en su correlato, el combate no violento por la justicia, la sociedad sin clases y la liberación de los pueblos explotados. Desde una perspectiva cristiana, el capitalismo es un sistema inhumano que clama al cielo; un pecado colectivo, una sustitución sacrílega del Templo por el Mercado.
Siempre se ha hablado mucho del silencio, la ausencia y la muerte de Dios. Se le ha negado poder y bondad, pues permite el mal cuando no lo provoca a través de religiones fanáticas, violentas, intolerantes, de moralismo rígido e inhumano. Todo ello es un reconocimiento implícito y espontáneo de que ese Dios no puede ser verdad. La gente intuye que, si existe un Dios, no debe ser así. Porque la naturaleza humana sabe ya, tras unos cuantos siglos, lo que es humano y lo que no lo es. La Iglesia vaticana y jerárquica ha dado a menudo pruebas de inhumanidad. En cambio, muchos increyentes han tenido más fe en lo humano. Su increencia lo era respecto a la versión oficial de Cristo, pues su fe era la misma, en la práctica, que la de Jesús de Nazaret. El teólogo jesuita González Faus ha dicho: «A muchas autoridades eclesiásticas inquisidoras les molesta tanto la palabra Jesús que han dado orden de que en catecismos y libros de texto no se diga Jesús, sino Cristo. Quizá por eso asistimos hoy a persecuciones crueles, que se excusan con que algunos (…) niegan la divinidad de Jesús. No es que la nieguen. Es que, a través de Jesús, se le da a Dios un rostro que no es el que quisieran los inquisidores. Porque los pone en evidencia».
La entrañable leyenda de nuestra infancia es que un niño pobre (que es Dios) nace en un establo porque nadie acoge a su madre embarazada una fría noche de invierno. Parece ser que las cosas ocurrieron de otro modo, pero la leyenda responde a un sabio instinto popular, el verdadero: Dios es un dios humano, desvalido y pobre, al que nadie acoge. El Dios que se hace presente en el mundo (en el doble sentido de presencia y regalo) se identifica con todos nosotros para que nos identifiquemos con él y, como Jesús, le imitemos en su amor por todos y en el combate por la paz en la justicia. Más allá del cava, el belén y los regalos, conmemoramos (hacemos memoria juntos) el principal misterio de la existencia humana: estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Seamos, pues, un Dios humano, desvalido y pobre, para que nos acojan como algo suyo los humillados y ofendidos de la Tierra.

Los restos de Lorca

Las fosas y la memoria histórica/Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB
Publicado en LA VANGUARDIA, 24/12/09;
El equipo de historiadores y arqueólogos que ha rastreado los restos mortales de Federico García Lorca en Alfacar, junto a Granada, llegó el pasado viernes a la evidencia científica de que tales restos no se encontraban allí y todo lo dicho y escrito pasaba a ser leyenda. Su gran biógrafo Ian Gibson ha asegurado con imprudente obcecación que allí estaba enterrado Lorca, según le había revelado en 1966 un presunto testigo. Pues bien, esta única prueba oral se ha demostrado infundada. El equipo investigador ha afirmado rotundamente que debido a las características del terreno, y tras las comprobaciones pertinentes, nunca pudieron ser allí enterrados los cadáveres de García Lorca ni de ninguno de sus compañeros de infortunio. La noticia, a mi parecer, merece algunas consideraciones.
Hace algunos años se inició el debate sobre la memoria histórica, que, simplificando un poco, enfrenta a dos posiciones. Por un lado, están quienes opinan que el trauma humano y social originado por la Guerra Civil y la posterior dictadura no acabará hasta que se identifiquen todas las víctimas y se establezca la responsabilidad de los culpables. Los poderes públicos deben ser los principales encargados de asumir esta tarea. Por otro lado, están aquellos otros que sostienen que la ley de amnistía de 1977 y el espíritu de la transición reflejado en la Constitución de 1978 ya supusieron la reconciliación entre los españoles, quedando así cerrado el capítulo de la Guerra Civil y la dictadura franquista. La verdad histórica deben establecerla los historiadores y no los poderes públicos.
Resultado de este debate fue la llamada ley de la memoria histórica aprobada en el 2007, que, ante estas posiciones contrapuestas, optó por una vía intermedia que ha resultado ampliamente aceptada y, por el momento, ha pacificado dicho debate. Los artículos 11 a 14 de esta ley tratan precisamente de la localización e identificación de las víctimas desaparecidas. En virtud de estos preceptos se ha procedido al intento de exhumar los restos de García Lorca, probablemente la víctima más conocida de la Guerra Civil y, junto con el Gernika de Picasso, el símbolo más célebre del aquel trágico desastre.
Efectivamente, los indicios señalaban que los restos de Lorca estaban emplazados en Alfacar e incluso dicha zona había sido bautizada oficialmente con el nombre de parque García Lorca. Ahí parecían encontrarse, pues, las míticas reliquias. De repente, desde el viernes pasado, el mito se ha desvanecido, algo que ciertamente no es malo en sí mismo, pues averiguar la verdad es, precisamente, la función de la investigación histórica. Sin embargo, tal error debe hacernos reflexionar sobre los riesgos y los límites de la memoria histórica, especialmente sobre su mismo concepto.
Es muy respetable la extendida costumbre de rendir culto al lugar donde están enterrados los muertos. De ahí los cementerios y las ceremonias mortuorias que, en memoria de los fallecidos, allí se celebran. Ahora bien, hay que distinguir entre la personalidad de los difuntos y lo que ahí ha quedado enterrado. No son lo mismo. Allí, en las tumbas y en las fosas, no están los muertos, sino solamente sus restos, que, ciertamente, pueden contribuir a su recuerdo pero que no son lo recordado.
Para evocar a los difuntos es mucho más importante la memoria que nos queda de su vida y de su obra, aquello que han ido sembrando poco a poco en familiares, amigos y conocidos. En el caso de personalidades públicas, este recuerdo, bueno o malo, se extiende difusamente hacia la sociedad en general, a personas que el finado ni siquiera conocía.
Federico García Lorca es un caso paradigmático. Todo el mundo – literalmente, ya que su fama es mundial- sabe que es un grandioso poeta y, además, por lo que se conoce de su vida, estaba dotado de una personalidad fascinante: sensible, generoso, simpático, alegre y buena persona. Recuperar su memoria es, pues, conocer su obra literaria y aprender de su vida, no encontrar el lugar donde yacen sus restos mortales. En este lugar no está Lorca, sino sólo lo que queda de sus huesos. Lorca está, sobre todo, en sus poemas, en sus obras de teatro, en su prosa lírica y hasta en sus dibujos y canciones, además de en el recuerdo personal.
Tampoco esta infructuosa búsqueda añade nada al papel de Lorca como símbolo de todas las víctimas de aquella gran tragedia: qué más da donde se encuentren sus despojos. Lo importante es que se sepa, como ya se sabe desde siempre, que lo asesinaron por defender sus ideas republicanas, por su preocupación por acercar la cultura al pueblo, por su anticonvencional manera de vivir. Desde su muerte, Lorca ha sido siempre símbolo de la libertad frente a la oscura España fanática que tan bien supo retratar en sus obras.
En todo este proceso de inútil búsqueda siempre me ha parecido ejemplar la actitud de sus familiares. Ningún interés han tenido en exhumar sus huesos, sólo en guardar su memoria. Su sobrino Manuel Fernández Montesinos, cuyo padre, alcalde republicano de Granada, fue asesinado cuatro días antes que el poeta, dijo muy claramente: “Lo que hay que hacer con Lorca es leerlo y saber por qué está en una fosa común. No nos parece necesario exhumar tumbas para saber que los generales levantiscos eran unos criminales”. La memoria histórica del poeta está en su obra y en su testimonio, no en la desconocida fosa donde están enterrados – solamente-sus restos mortales.

Diálogo con las FARC: Mons. Castrillón

Cardenal colombiano Darío Castrillón propuso a las Farc diálogo en Europa
"Si hay un diálogo, podría ser aquí en Europa. Esa posibilidad la hay. El señor presidente estaría de acuerdo en que esto se realice, buscando siempre lo mejor para el país", dijo a radio RCN.
El cardenal se abstuvo de precisar la fecha en que hizo la propuesta al jefe de las Farc, limitándose a señalar que "ya han pasado unos días".
Hasta ahora Cano no ha respondido a la oferta de dialogar en algún país de Europa, que Castrillón también se abstuvo de precisar argumentando que "se trata de un tema tan sumamente difícil y peligroso que no se puede dar detalles".
El jerarca de la Iglesia Católica colombiana dejó claro que el encuentro depende de Cano. "No sé cuándo sería la reunión. Eso no depende de mí. Eso depende de él", puntualizó, y resaltó que para que Cano viaje a Europa es necesario que el gobierno colombiano le dé un "salvoconducto".
Castrillón, quien reside en El Vaticano, ya había revelado el pasado 29 de noviembre que estaba buscando un encuentro con Cano con la autorización de Uribe.
***
Monseñor Castrillón propone diálogo con Farc en Europa
El cardenal colombiano Darío Castrillón rogó al jefe de las FARC, 'Alfonso Cano', que en un gesto de "hidalguía" libere a todos los secuestrados en poder de la guerrilla.
Castrillón, hablando desde Roma con la radio colombiana Caracol, se ha encontrado en el pasado en varias ocasiones con Alfonso Cano, jefe del secretariado que comanda las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
"Yo le suplico a Alfonso Cano. Alfonso, tú me estas oyendo, nos hemos encontrado unas cuantas veces, yo te suplico que los secuestrados sean puesto en libertad", dijo el prelado.
La liberación "sería un gesto grande en esta Navidad, un derroche de hidalguía cristiana como sería la devolución de secuestrados", agregó Castrillón. Las radios son escuchadas en los campamentos rebeldes como forma de mantenerse informados, según han narrado ex rehenes.
"Casi que de rodilla pido... para que definitivamente le den la paz a Colombia" tanto los guerrilleros como otros grupos armados ilegales y el gobierno, añadió el cardenal.
Castrillón aprovechó también para enviar un mensaje a Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino" y Antonio García, jefes del también rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN).
"Gabino, Antonio...hemos rezado juntos", dijo el cardenal agregando que ambos debían recordar que "estoy siempre abierto al diálogo" en busca de una salida al largo conflicto interno colombiano.
En una entrevista publicada en el jueves en la página web del ELN, García se pronunció a favor de que el gobierno que salga de las elecciones generales de mayo del 2010, "se comprometa con una salida política al conflicto" o entablar diálogo de paz con la insurgencia.
El actual gobierno del presidente Alvaro Uribe se ha negado a un eventual diálogo de paz con la insurgencia a menos que ésta detengan acciones como ataques y secuestros.
García, criticando una posible segunda reelección de Uribe en la entrevista fechada el 21 de diciembre, aseguró que, contrario a lo dicho en informes elaborados por grupos no gubernamentales y que analizan el conflicto armado, "el ELN ha sido categórico en su deslinde con el narcotráfico" que financiaría parte de sus actividades.
El comandante guerrillero dijo que la presencia de militares y contratistas civiles estadounidenses en Colombia, parte de un convenio de cooperación entre Bogotá y Washington, "es una amenaza para el continente".
Las FARC mantienen en su poder a una veintena de militares y policías. Los rebeldes han anunciado que liberarán a uno de esos militares con 12 años de secuestro y a otro retenido en abril, pero hasta ahora el gobierno y los rebeldes se recriminan mutuamente por los retrasos en la entrega de los rehenes.

Fuente: Revista Semana,

Extrajudicial la muerte de Beltran. Mons. Vera

Columna Bajo Reserva, en El Universal, 26 de diciembre de 2009
'Llegaron a ejecutar, no llegaron a aprehender'
“Llegaron a ejecutar, no llegaron a aprehender. La manera como exhibieron al ejecutado, es la misma manera en la que exhibían a los que mataban, dejándolos colgados de los árboles, en la época de la Revolución. Ahora los embadurnan de billetes”, dijo ayer el obispo de Saltillo, Raúl Vera. Otra frase que no tiene sobrante: “La famosa ‘guerra contra el narcotráfico’ […] ahora se está convirtiendo en ejecuciones extrajudiciales. Porque lo que vimos en el caso del señor [Arturo] Beltrán Leyva, fue lo que hicieron: una ejecución. Es peligrosísimo. Es exponer a esta sociedad a la ley el monte. No hay derecho. No hay derecho que esto venga del Estado mexicano. No hay ningún derecho de que esto esté ocurriendo. Es irresponsable la manera como están llevando las cosas. Es irresponsable, ineficiente e inmoral”. La posición de este influyente religioso es una visión crítica sobre la guerra contra el narcotráfico, que claramente dista mucho de otras, como la del cardenal Norberto Rivera Carrera. Para Vera, el Ejército debe salir de las calles; él, que habita en el norte del país, cree que la estrategia del gobierno federal, basada en las armas, ha fracasado. Para Rivera Carrera no: “Para mí es claro que el Ejército por el momento debe permanecer. No tenemos otra fuerza semejante para contener esta violencia organizada”, dijo apenas hace unos días.
***
Vera: la Marina ejecutó a Beltrán fuera de la ley

Redacción
El Universal, Sábado 26 de diciembre de 2009
“Estamos como en la Revolución, cuando se ahorcaba y se fusilaba”
Para el obispo de Saltillo, Raúl Vera, la muerte de Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, a manos de marinos de las Fuerzas Especiales de la Armada de México, fue una “ejecución extrajudicial”, pues dijo que los militares “llegaron a ejecutar, no llegaron a aprehender... La manera como exhibieron al ejecutado es la misma manera en la que exhibían a los que mataban, dejándolos colgados de los árboles, en la época de la Revolución. Ahora los embadurnan de billetes”.
Vera López criticó la guerra que el gobierno federal libra contra los cárteles de las drogas pues, dijo, con esta estrategia las Fuerzas Armadas están perpetrando ejecuciones extrajudiciales, y puso como ejemplo la muerte de Beltrán Leyva, quien fue abatido el pasado día 16 durante un enfrentamiento con la Marina, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.
“La manera parcial y tan poco atinada como están haciendo la famosa guerra contra el narcotráfico, ahora se está convirtiendo en ejecuciones extrajudiciales, porque lo que vimos en el caso del señor Beltrán Leyva fue lo que hicieron: una ejecución [...] Ya estamos como en la época de la Revolución, donde se ahorcaba, se fusilaba, pero ahora se hace mediante operativos. Eso es muy grave”.
Critica protección política a narco
Esta es la segunda vez que el obispo de la diócesis de Saltillo critica la estrategia antidrogas del gobierno federal.
El pasado día 14, Vera se pronunció en contra de que el Ejército siga con patrullajes en las calles, pues a raíz del combate contra el crimen organizado se han incrementado las quejas por violaciones a derechos humanos: “Esta es la razón por la que estamos pidiendo que el Ejército salga de las calles de México, porque está actuando brutalmente contra la ciudadanía”.
Ayer, durante una reunión con internas del Cereso Femenil de Saltillo, Vera López retomó las críticas a la lucha contra la delincuencia. La calificó de irresponsable, ineficiente e inmoral.
“Es peligrosísimo, es exponer a esta sociedad a la ley del monte, no hay derecho que esto venga del Estado mexicano. No hay ningún derecho que esto esté ocurriendo, es irresponsable la manera como se están llevando las cosas, es irresponsable, ineficiente e inmoral”.
A sus críticas al combate antidrogas agregó que hace falta trabajo de inteligencia e ir contra el lavado de dinero y los nexos entre el narcotráfico y los políticos: “Parece que la intención es la espectacularidad, para dar la impresión de que se están haciendo las cosas. Pero lo que realmente no se ve es el trabajo de inteligencia para despojar del poder económico y del poder político al narco”.
Dijo que esta estrategia ha generado impunidad y venganza, y citó el ejemplo de la ejecución de la madre, dos hermanos y una tía del efectivo de la Marina que perdió la vida durante el enfrentamiento contra Arturo Beltrán Leyva y sus guardaespaldas en Cuernavaca.
Norberto Rivera avala lucha
Las declaraciones de Vera López sobre la salida del Ejército de las calles contrastan con las realizadas por el arzobispo primado de México, el cardenal Norberto Rivera Carrera, el pasado día 20.
Rivera Carrera afirmó que ante el embate del crimen organizado y el narcotráfico en el país, por el momento el Ejército debe permanecer en las calles, sobre todo después del enfrentamiento que sostuvieron las Fuerzas Armadas contra Arturo Beltrán Leyva, El Barbas.
En una conferencia de prensa, el cardenal aseguró que “en este momento lo peor que podría hacer México es abandonar la plaza a los del crimen organizado”.
*
Extrajudicial, la muerte de Beltrán: Obispo de Saltillo
HILDA FERNÁNDEZ VALVERDE / CORRESPONSAL
El Universal, SALTILLO, COAHUILA, Viernes 25 de diciembre de 2009;
Destaca el jerarca que la guerra contra el narco propicia que en México impere La Ley del Monte, como en la época de la Revolución
El obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera López aseguró que el caso de Arturo Beltrán Leyva, máximo dirigente del Cártel de Sinaloa, abatido el miércoles en un enfrentamiento con la Marina en la ciudad de Cuernavaca, fue una ejecución extrajudicial.
Censuró la guerra contra el narcotráfico, que lleva a cabo el gobierno del presidente Felipe Calderón, con operativo espectaculares para hacer parecer que se está trabajando porque propicia que en México impere "La Ley del Monte".
Estableció que la guerra contra la delincuencia organizada es errónea, irresponsable, ineficiente e inmoral y por falta de labor de inteligencia policial ahora se está convirtiendo en ejecuciones extrajudiciales, como ocurrió con el llamado "Jefe de Jefes".
"Ya estamos como en la época de la Revolución, donde se ahorcaba, se fusilaba, pero ahora se hace mediante operativos, (policíacos y de la marina) y eso es muy grave", advirtió el prelado de la Iglesia Católica.
Dijo que en el operativo de Beltrán Leyva (los elementos de la marina) llegaron a ejecutar, no llegaron a aprehender, se vio por la manera como exhibieron al ejecutado.
Igual, agregó, se mostraba a los que mataban dejándolos colgados de los árboles en la época de la Revolución, pero ahora los embadurnan de billetes.
Criticó "la manera parcial y tan poco atinada" de cómo se ataca a los narcotraficantes y afirmó que en México estamos ante una ola de impunidad, que está llevando a las venganzas personales.
VIENE DEL ESTADO MEXICANO
"Es peligrosísimo, es exponer a esta sociedad en la situación de la 'ley el monte', no hay derecho, no hay derecho que esto venga del Estado Mexicano, no hay ningún derecho que esto esté ocurriendo, es irresponsable totalmente la manera en cómo están llevando las cosas, es irresponsable, ineficiente e inmoral", remarcó.
Monseñor Vera López, quien se caracteriza por señalar los desaciertos de gobierno, insistió en que la forma de trabajar de las autoridades encargadas de la seguridad pública, es totalmente errónea.
"Parece ser que la intención es la espectacularidad para dar la impresión de que se están haciendo las cosas, pero lo que realmente no se ve es el trabajo de inteligencia para despojar del poder económico y del poder político al narco", subrayó.
Creo que estamos hablando de una ola de impunidad, que está llevando a las venganzas personales, apuntó al pedir poner atención a los hechos ocurridos en Tabasco con el asesinato de varias personas.
Esto yo lo vi en Guerrero, donde las venganzas personales eran muy comunes. En los velorios siempre había ejecuciones.
"Es el momento de que la sociedad civil ponga un hasta aquí", remarcó.
Con motivo de la Navidad, el obispo Vera López acudió hoy a oficiar misa en Los Centros Estatales de Readaptación Social para Mujeres y Varones en Saltillo, donde llevó mensajes de aliento a quienes están privados de su libertad.

Perfil de Pedro Salinas

El perfil más humano de Pedro Salinas
La primera biografía del poeta del 27 que se publica en España da cuenta de sus grandezas y debilidades
EMMA RODRIGUEZ
El Mundo 25 de abril de 2004;
MADRID.- La poesía, la vida, las circunstancias e inspiraciones de Pedro Salinas se entremezclan en una biografía de la hispanista canadiense Jean Cross Newman, que viene a llenar una laguna indudable en la bibliografía del poeta del 27, poniendo sobre el tapete, una vez más, la escasez de obras biográficas sobre muchas de las principales figuras de las letras españolas.
Pedro Salinas y su circunstancia, que ahora publica Páginas de Espuma, fue publicado por la autora en inglés hace nada menos que 20 años y ahora aparece en castellano con añadidos notables, ya que en ese lapsus de tiempo han salido a la luz documentos tan importantes como las cartas de Salinas a su amante, Katherine Whitmore -un secreto largamente guardado- y la correspondencia que éste mantuvo con su gran amigo y compañero de exilio Jorge Guillén.
El mérito de Cross Newman no es descubrir nada nuevo en estas misivas, que ya han salido a la luz en ediciones previas, sino introducirlas en la trayectoria total del poeta, aportando así una visión diferente, mucho más abarcadora. «Indudablemente, las cartas a Ka-therine ayudan a entender mejor al poeta, un hombre que estuvo enamorado de dos mujeres al mismo tiempo, ya que nunca dejó de querer a su mujer, Margarita, de la que jamás se hubiera separado y a la que pidió perdón mil veces», señala la biógrafa.
Jean Cross asegura que en esta nueva aproximación al personaje lo ha idealizado menos, comprendiendo mejor sus debilidades y retratando al poeta más humano. «La primera versión de mi libro estaba motivada principalmente por mi admiración», explica
«Fui alumna de Salinas en 1948, durante unos cursos de verano que impartió en Vermont. Tenía una manera de enseñar especial, nos contaba anécdotas personales de su trato con los miembros de la Generación del 98. Los estudiantes norteamericanos tuvimos una gran suerte con los intelectuales españoles exiliados. Sacamos un gran provecho de ellos».
Conversaciones con otros alumnos, amigos, compañeros y, por supuesto, la familia del poeta, llevaron a la autora a trazar su trayectoria.Cross Newman se entrevistó entonces con los otros miembros del 27 -a excepción, claro, de Lorca- y trató mucho a Jorge Guillén.
«Había muchas similitudes entre ambos y su amistad fue auténtica, sin interrupciones», señala, insistiendo en que todos sus interlocutores coincidían en señalar «la capacidad organizativa de Salinas, su sentido del humor, su don de gentes, su cosmopolitismo, su aprecio por las pequeñas cosas de la vida y también una cierta tendencia a la depresión, su desaliño indumentario y su manera loca de conducir».
La biografía que ahora se publica -la primera en español, de momento- es una biografía amable, pero también da cuenta de las frustraciones del poeta, de sus conflictos afectivos, de su dolor ante la lejanía de su patria.
«Yo no he encontrado zonas oscuras en la vida de Salinas. Durante mucho tiempo la existencia de su amante y musa se ocultó y en la primera versión del libro yo simplemente la intuía y no me atreví a insinuarlo porque todos los que rodeaban al poeta se mostraban muy discretos», señala la autora, quien ahora ha manejado lo que ha considerado crucial de las más de 300 cartas que Salinas envió a Katherine Whitmore.
«Y no se trata de una mera anécdota. Esa relación marcó la poesía de Salinas, sirvió de inspiración a obras como La voz a ti debida, Razón de amor y también los poemas de soledad, después de la ruptura, de Todo más claro, aunque él siempre decía que los estudiosos debían saber desmarcar la realidad de la creación literaria», señala Jean Cross Newman, para quien la poesía de Salinas -«su tratamiento del amor, su mirada no sólo hacia dentro sino hacia el mundo»- está más vigente que nunca.
Pedro Salinas y su circunstancia: biografía / Jean Cross Newman; prólogo de Jorge Guillén; traducción de Rosa Cifuentes. — 1ª ed. — Madrid : Páginas de Espuma, 2004. — 416 p.: il. ; 24 cm. — (Voces / Ensayo ; 24).

Homilia papal de nochebuena y navidad

Si realmente Jesús nació hace más de dos mil años, "todo cambia", explicó Benedicto XVI en la misa de Nochebuena.
La homilía de la celebración eucarística, presidida en la Basílica de San Pedro, se convirtió, por tanto, en una exhortación a dejar el primer lugar en la propia existencia a Dios.
La celebración, que en este año comenzó a las 10 de la noche, quedó perturbada al inicio por el gesto de una mujer que se abalanzó sobre el Santo Padre provocándole una caída de la que se alzó inmediatamente.
El obispo de Roma, al meditar en el misterio que se vivió en Belén hace más de dos mil años, aseguró que la noticia del nacimiento de Jesús "no puede dejarnos indiferentes".
"Si es verdadera, todo cambia. Si es cierta, también me afecta a mí", afirmó.
“Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor”

****
Homilía que pronunció Benedicto XVI en la Misa del Gallo de la Noche Buena, celebrada en la Basílica de San Pedro.

* * *
Queridos hermanos y hermanas:
"Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado" (Is 9,5). Lo que, mirando desde lejos hacia el futuro, dice Isaías a Israel como consuelo en su angustia y oscuridad, el Ángel, del que emana una nube de luz, lo anuncia a los pastores como ya presente: "Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor" (Lc 2,11). El Señor está presente. Desde este momento, Dios es realmente un "Dios con nosotros". Ya no es el Dios lejano que, mediante la creación y a través de la conciencia, se puede intuir en cierto modo desde lejos. Él ha entrado en el mundo. Es quien está a nuestro lado. Cristo resucitado lo dijo a los suyos, nos lo dice a nosotros: "Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mt 28,20). Por vosotros ha nacido el Salvador: lo que el Ángel anunció a los pastores, Dios nos lo vuelve a decir ahora por medio del Evangelio y de sus mensajeros. Ésta es una noticia que no puede dejarnos indiferentes. Si es verdadera, todo cambia. Si es cierta, también me afecta a mí. Y, entonces, también yo debo decir como los pastores: Vayamos, quiero ir derecho a Belén y ver la Palabra que ha sucedido allí. El Evangelio no nos narra la historia de los pastores sin motivo. Ellos nos enseñan cómo responder de manera justa al mensaje que se dirige también a nosotros. ¿Qué nos dicen, pues, estos primeros testigos de la encarnación de Dios?
Ante todo, se dice que los pastores eran personas vigilantes, y que el mensaje les pudo llegar precisamente porque estaban velando. Nosotros hemos de despertar para que nos llegue el mensaje. Hemos de convertirnos en personas realmente vigilantes. ¿Qué significa esto? La diferencia entre uno que sueña y uno que está despierto consiste ante todo en que, quien sueña, está en un mundo muy particular. Con su yo, está encerrado en este mundo del sueño que, obviamente, es solamente suyo y no lo relaciona con los otros. Despertarse significa salir de dicho mundo particular del yo y entrar en la realidad común, en la verdad, que es la única que nos une a todos. El conflicto en el mundo, la imposibilidad de conciliación recíproca, es consecuencia del estar encerrados en nuestros propios intereses y en las opiniones personales, en nuestro minúsculo mundo privado. El egoísmo, tanto del grupo como el individual, nos tiene prisionero de nuestros intereses y deseos, que contrastan con la verdad y nos dividen unos de otros. Despertad, nos dice el Evangelio. Salid fuera para entrar en la gran verdad común, en la comunión del único Dios. Así, despertarse significa desarrollar la sensibilidad para con Dios; para los signos silenciosos con los que Él quiere guiarnos; para los múltiples indicios de su presencia. Hay quien dice "no tener religiosamente oído para la música". La capacidad perceptiva para con Dios parece casi una dote para la que algunos están negados. Y, en efecto, nuestra manera de pensar y actuar, la mentalidad del mundo actual, la variedad de nuestras diversas experiencias, son capaces de reducir la sensibilidad para con Dios, de dejarnos "sin oído musical" para Él. Y, sin embargo, de modo oculto o patente, en cada alma hay un anhelo de Dios, la capacidad de encontrarlo. Para conseguir esta vigilancia, este despertar a lo esencial, roguemos por nosotros mismos y por los demás, por los que parecen "no tener este oído musical" y en los cuales, sin embargo, está vivo el deseo de que Dios se manifieste. El gran teólogo Orígenes dijo: si yo tuviera la gracia de ver como vio Pablo, podría ahora (durante la Liturgia) contemplar un gran ejército de Ángeles (cf. In Lc 23,9). En efecto, en la sagrada Liturgia, los Ángeles de Dios y los Santos nos rodean. El Señor mismo está presente entre nosotros. Señor, abre los ojos de nuestro corazón, para que estemos vigilantes y con ojo avizor, y podamos llevar así tu cercanía a los demás.
Volvamos al Evangelio de Navidad. Nos dice que los pastores, después de haber escuchado el mensaje del Ángel, se dijeron uno a otro: "Vamos derechos a Belén... Fueron corriendo" (Lc 2,15s.). Se apresuraron, dice literalmente el texto griego. Lo que se les había anunciado era tan importante que debían ir inmediatamente. En efecto, lo que se les había dicho iba mucho más allá de lo acostumbrado. Cambiaba el mundo. Ha nacido el Salvador. El Hijo de David tan esperado ha venido al mundo en su ciudad. ¿Qué podía haber de mayor importancia? Ciertamente, les impulsaba también la curiosidad, pero sobre todo la conmoción por la grandeza de lo que se les había comunicado, precisamente a ellos, los sencillos y personas aparentemente irrelevantes. Se apresuraron, sin demora alguna. En nuestra vida ordinaria las cosas no son así. La mayoría de los hombres no considera una prioridad las cosas de Dios, no les acucian de modo inmediato. Y también nosotros, como la inmensa mayoría, estamos bien dispuestos a posponerlas. Se hace ante todo lo que aquí y ahora parece urgente. En la lista de prioridades, Dios se encuentra frecuentemente casi en último lugar. Esto - se piensa - siempre se podrá hacer. Pero el Evangelio nos dice: Dios tiene la máxima prioridad. Así, pues, si algo en nuestra vida merece premura sin tardanza, es solamente la causa de Dios. Una máxima de la Regla de San Benito, reza: "No anteponer nada a la obra de Dios (es decir, al Oficio divino)". Para los monjes, la liturgia es lo primero. Todo lo demás va después. Y en lo fundamental, esta frase es válida para cada persona. Dios es importante, lo más importante en absoluto en nuestra vida. Ésta es la prioridad que nos enseñan precisamente los pastores. Aprendamos de ellos a no dejarnos subyugar por todas las urgencias de la vida cotidiana. Queremos aprender de ellos la libertad interior de poner en segundo plano otras ocupaciones - por más importantes que sean - para encaminarnos hacia Dios, para dejar que entre en nuestra vida y en nuestro tiempo. El tiempo dedicado a Dios y, por Él, al prójimo, nunca es tiempo perdido. Es el tiempo en el que vivimos verdaderamente, en el que vivimos nuestro ser personas humanas.
Algunos comentaristas hacen notar que los pastores, las almas sencillas, han sido los primeros en ir a ver a Jesús en el pesebre y han podido encontrar al Redentor del mundo. Los sabios de Oriente, los representantes de quienes tienen renombre y alcurnia, llegaron mucho más tarde. Y los comentaristas añaden que esto es del todo obvio. En efecto, los pastores estaban allí al lado. No tenían más que "atravesar" (cf. Lc 2,15), como se atraviesa un corto trecho para ir donde un vecino. Por el contrario, los sabios vivían lejos. Debían recorrer un camino largo y difícil para llegar a Belén. Y necesitaban guía e indicaciones. Pues bien, también hoy hay almas sencillas y humildes que viven muy cerca del Señor. Por decirlo así, son sus vecinos, y pueden ir a encontrarlo fácilmente. Pero la mayor parte de nosotros, hombres modernos, vive lejos de Jesucristo, de Aquel que se ha hecho hombre, del Dios que ha venido entre nosotros. Vivimos en filosofías, en negocios y ocupaciones que nos llenan totalmente y desde las cuales el camino hasta el pesebre es muy largo. Dios debe impulsarnos continuamente y de muchos modos, y darnos una mano para que podamos salir del enredo de nuestros pensamientos y de nuestros compromisos, y así encontrar el camino hacia Él. Pero hay sendas para todos. El Señor va poniendo hitos adecuados a cada uno. Él nos llama a todos, para que también nosotros podamos decir: ¡Ea!, emprendamos la marcha, vayamos a Belén, hacia ese Dios que ha venido a nuestro encuentro. Sí, Dios se ha encaminado hacia nosotros. No podríamos llegar hasta Él sólo por nuestra cuenta. La senda supera nuestras fuerzas. Pero Dios se ha abajado. Viene a nuestro encuentro. Él ha hecho el tramo más largo del recorrido. Y ahora nos pide: Venid a ver cuánto os amo. Venid a ver que yo estoy aquí. Transeamus usque Bethleem, dice la Biblia latina. Vayamos allá. Superémonos a nosotros mismos. Hagámonos peregrinos hacia Dios de diversos modos, estando interiormente en camino hacia Él. Pero también a través de senderos muy concretos, en la Liturgia de la Iglesia, en el servicio al prójimo, en el que Cristo me espera.
Escuchemos directamente el Evangelio una vez más. Los pastores se dicen uno a otro el motivo por el que se ponen en camino: "Veamos qué ha pasado". El texto griego dice literalmente: "Veamos esta Palabra que ha ocurrido allí". Sí, ésta es la novedad de esta noche: se puede mirar la Palabra, pues ésta se ha hecho carne. Aquel Dios del que no se debe hacer imagen alguna, porque cualquier imagen sólo conseguiría reducirlo, e incluso falsearlo, este Dios se ha hecho, él mismo, visible en Aquel que es su verdadera imagen, como dice San Pablo (cf. 2 Co 4,4; Col 1,15). En la figura de Jesucristo, en todo su vivir y obrar, en su morir y resucitar, podemos ver la Palabra de Dios y, por lo tanto, el misterio del mismo Dios viviente. Dios es así. El Ángel había dicho a los pastores: "Aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre" (Lc 2,12; cf. 16). La señal de Dios, la señal que ha dado a los pastores y a nosotros, no es un milagro clamoroso. La señal de Dios es su humildad. La señal de Dios es que Él se hace pequeño; se convierte en niño; se deja tocar y pide nuestro amor. Cuánto desearíamos, nosotros los hombres, un signo diferente, imponente, irrefutable del poder de Dios y su grandeza. Pero su señal nos invita a la fe y al amor, y por eso nos da esperanza: Dios es así. Él tiene el poder y es la Bondad. Nos invita a ser semejantes a Él. Sí, nos hacemos semejantes a Dios si nos dejamos marcar con esta señal; si aprendemos nosotros mismos la humildad y, de este modo, la verdadera grandeza; si renunciamos a la violencia y usamos sólo las armas de la verdad y del amor. Orígenes, siguiendo una expresión de Juan el Bautista, ha visto expresada en el símbolo de las piedras la esencia del paganismo: paganismo es falta de sensibilidad, significa un corazón de piedra, incapaz de amar y percibir el amor de Dios. Orígenes dice que los paganos, "faltos de sentimiento y de razón, se transforman en piedras y madera" (In Lc 22,9). Cristo, en cambio, quiere darnos un corazón de carne. Cuando le vemos a Él, al Dios que se ha hecho niño, se abre el corazón. En la Liturgia de la Noche Santa, Dios viene a nosotros como hombre, para que nosotros nos hagamos verdaderamente humanos. Escuchemos de nuevo a Orígenes: "En efecto, ¿para qué te serviría que Cristo haya venido hecho carne una vez, si Él no llega hasta tu alma? Oremos para venga a nosotros cotidianamente y podamos decir: vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí (Ga 2,20)" (In Lc 22,3).
Sí, por esto queremos pedir en esta Noche Santa. Señor Jesucristo, tú que has nacido en Belén, ven con nosotros. Entra en mí, en mi alma. Transfórmame. Renuévame. Haz que yo y todos nosotros, de madera y piedra, nos convirtamos en personas vivas, en las que tu amor se hace presente y el mundo es transformado.
[Traducción distribuida por la Santa Sede
****
M
* * *
Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero,
y a todos vosotros, hombres y mujeres a quien Dios ama
"Lux fulgebit hodie super nos,
quia natus est nobis Dominus.
Hoy brillará una luz sobre nosotros,
porque nos ha nacido el Señor"
(Misal Romano, Natividad del Señor, Misa de la aurora, Antífona de entrada).
La liturgia de la Misa de la aurora nos ha recordado que la noche ya pasó, el día está avanzado; la luz que proviene de la gruta de Belén resplandece sobre nosotros.
Pero la Biblia y la Liturgia no nos hablan de la luz natural, sino de una luz diferente, especial, de algún modo proyectada y orientada hacia un "nosotros", el mismo "nosotros" por el que el Niño de Belén "ha nacido". Este "nosotros" es la Iglesia, la gran familia universal de los creyentes en Cristo, que han aguardado con esperanza el nuevo nacimiento del Salvador, y hoy celebran en el misterio la perenne actualidad de este acontecimiento.
Al principio, en torno al pesebre de Belén, ese "nosotros" era casi invisible a los ojos de los hombres. Como nos dice el Evangelio de san Lucas, incluía, además de a María y José, a unos pocos sencillos pastores, que llegaron a la gruta avisados por los Ángeles. La luz de la primera Navidad fue como un fuego encendido en la noche. Todo alrededor estaba oscuro, mientras en la gruta resplandecía la luz verdadera "que alumbra a todo hombre" (Juan 1,9). Y, no obstante, todo sucede con sencillez y en lo escondido, según el estilo con el que Dios actúa en toda la historia de la salvación. Dios quiere ir poniendo focos de luz concretos, para dar luego claridad hasta el horizonte. La Verdad, como el Amor, que ella contiene, se enciende allí donde la luz es acogida, difundiéndose después en círculos concéntricos, casi por contacto, en los corazones y en las mentes de los que, abriéndose libremente a su resplandor, se convierten a su vez en fuentes de luz. Es la historia de la Iglesia que comienza su camino en la gruta pobre de Belén, y a través de los siglos se convierte en Pueblo y fuente de luz para la humanidad. También hoy, por medio de quienes van al encuentro del Niño Jesús, Dios sigue encendiendo fuegos en la noche del mundo, para llamar a los hombres a que reconozcan en Él el "signo" de su presencia salvadora y liberadora, extendiendo el "nosotros" de los creyentes en Cristo a toda la humanidad.
Dondequiera que haya un "nosotros" que acoge el amor de Dios, allí resplandece la luz de Cristo, incluso en las situaciones más difíciles. La Iglesia, como la Virgen María, ofrece al mundo a Jesús, el Hijo que ella misma ha recibido como un don, y que ha venido para liberar al hombre de la esclavitud del pecado. Como María, la Iglesia no tiene miedo, porque aquel Niño es su fuerza. Pero no se lo guarda para sí: lo ofrece a cuantos lo buscan con corazón sincero, a los humildes de la tierra y a los afligidos, a las víctimas de la violencia, a todos los que desean ardientemente el bien de la paz. También hoy, dirigiéndose a la familia humana profundamente marcada por una grave crisis económica, pero antes de nada de carácter moral, y por las dolorosas heridas de guerras y conflictos, la Iglesia repite con los pastores, queriendo compartir y ser fiel al hombre: "Vamos derechos a Belén" (Lc 2,15), allí encontraremos nuestra esperanza.
El "nosotros" de la Iglesia vive donde nació Jesús, en Tierra Santa, para invitar a sus habitantes a que abandonen toda lógica de violencia y venganza, y se comprometan con renovado vigor y generosidad en el camino hacia una convivencia pacífica. El "nosotros" de la Iglesia está presente en los demás Países del Medio Oriente. ¿Cómo no pensar en la borrascosa situación en Irak y en el aquel pequeño rebaño de cristianos que vive en aquella región? Sufre a veces violencias e injusticias, pero está siempre dispuesto a dar su propia contribución a la edificación de la convivencia civil, opuesta a la lógica del enfrentamiento y del rechazo de quien está al lado. El "nosotros" de la Iglesia está activo en Sri Lanka, en la Península coreana y en Filipinas, como también en otras tierras asiáticas, como fermento de reconciliación y de paz. En el continente africano, no cesa de elevar su voz a Dios para implorar el fin de todo abuso en la República Democrática del Congo; invita a los ciudadanos de Guinea y del Níger al respeto de los derechos de toda persona y al diálogo; pide a los de Madagascar que superen las divisiones internas y se acojan mutuamente; recuerda a todos que están llamados a la esperanza, a pesar de los dramas, las pruebas y las dificultades que los siguen afligiendo. En Europa y en América septentrional, el "nosotros" de la Iglesia impulsa a superar la mentalidad egoísta y tecnicista, a promover el bien común y a respetar a los más débiles, comenzando por los que aún no han nacido. En Honduras, ayuda a retomar el camino institucional; en toda Latinoamérica, el "nosotros" de la Iglesia es factor de identidad, plenitud de verdad y caridad que no puede ser reemplazado por ninguna ideología, un llamamiento al respeto de los derechos inalienables de cada persona y a su desarrollo integral, anuncio de justicia y hermandad, fuente de unidad.
Fiel al mandato de su Fundador, la Iglesia es solidaria con los afectados por las calamidades naturales y por la pobreza, también en las sociedades opulentas. Ante el éxodo de quienes emigran de su tierra y a causa del hambre, la intolerancia o el deterioro ambiental se ven forzados a marchar lejos, la Iglesia es una presencia que llama a la acogida. En una palabra, la Iglesia anuncia por doquier el Evangelio de Cristo, no obstante las persecuciones, las discriminaciones, los ataques y la indiferencia, a veces hostil, que más bien le permiten compartir la suerte de su Maestro y Señor.
Queridos hermanos y hermanas, qué gran don es formar parte de una comunión que es para todos. Es la comunión de la Santísima Trinidad, de cuyo corazón ha descendido al mundo el Enmanuel, Jesús, Dios-con-nosotros. Como los pastores de Belén, contemplemos embargados de maravilla y gratitud este misterio de amor y luz. Feliz Navidad a todos.
[Traducción distribuida por la Santa Sede

ensaje de Navidad que pronunció Benedicto XVI a mediodía del 25 de diciembre desde el balcón de la fachada de la Basílica de San Pedro del Vaticano, antes de impartir su bendición "urbi et orbi".

El cambio en el SNSP

Columna Templo Mayor de Reforma, 24 de diciembre de 2009;
AL QUITAR a Jorge Tello Peón como secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública para poner a Juan Miguel Alcántara se confirma, oootra vez, que para Felipe Calderón lo que cuenta no es la calidad sino la lealtad.
DE NUEVO, el Presidente echa mano de un personaje con poco bagaje dentro del área a su cargo, pues si bien Alcántara fue procurador de Guanajuato durante tres años, su formación es como abogado litigante.
DE HECHO su nombramiento viene a ratificar que, en materia de seguridad, Calderón ha decidido abrazarse al grupo de Diego Fernández de Cevallos.
COSA DE RECORDAR que tanto Juan Miguel Alcántara como el procurador Arturo Chávez Chávez trabajaban en el despacho del llamado "Jefe Diego".
ASÍ QUE, dados los elogios que recibió Tello Peón de quienes trabajaron con él, sería bueno saber cuál fue el verdadero motivo de su relevo.
A LO MEJOR fue por grillas en el gabinete, ya que era muy allegado a Genaro García Luna, y ahora el que se fortalece con el movimiento es Fernando Gómez Mont.
***
Periodistas de El Universal
Bajo Reserva
25 de diciembre de 2009
Piedras al procurador
Desde hace tiempo circula en los corrillos policiacos que Juan Miguel Alcántara Soria y Arturo Chávez Chávez, procurador general de la República, no son para nada cercanos; qué va: que incluso han sido enemigos. Y no habría ningún problema (nadie es monedita de oro, menos en esos medios tan escabrosos), a no ser porque Alcántara fue nombrado por el presidente Felipe Calderón secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Se recordará que el panista fue subprocurador de Asuntos Internacionales de la PGR hasta la llegada de Chávez Chávez. Y que cuando se escuchaban los rumores de la renuncia de Eduardo Medina Mora él fue mencionado varias veces en una lista de cinco posibles sustitutos. Ahora el Presidente ha rescatado a este abogado guanajuatense de la Escuela Libre de Derecho, y muchos se preguntan si no es una manera de garantizar distanciamientos y zancadillas en un sector (el de seguridad pública) en el que el país entero está urgiendo resultados puntuales. ¿O ya arreglaron sus diferencias? Una fuente nos dice que no.

Derecho a la vida

Jorge Adame Goddard
A favor del derecho a la vida
El Universal, 25 de diciembre de 2009
Se ha propuesto que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos promueva una acción de inconstitucionalidad en contra de las reformas de las constituciones locales que se han hecho en 18 estados de la República, con el fin de proteger la vida humana desde el momento de la concepción. El comisionado nacional tendría el deber de presentarla si dichas reformas fueran violatorias de los derechos humanos que él está encargado de proteger. ¿Son dichas reformas efectivamente violatorias de los derechos humanos?
La finalidad de esas reformas es declarar que el recién concebido está jurídicamente protegido. En consecuencia, se le reconoce como titular de derechos humanos. Esto es algo plenamente congruente con los tratados de derechos humanos en vigor en México y en el mundo.
El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que es el principal tratado en materia de derechos humanos, establece el derecho a la vida en su artículo sexto que dice: “El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho está protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente”. Y para evitar cualquier duda de que se protege el derecho a la vida de las “personas” pero no de todos los individuos de la especie humana, el artículo 16 del mismo tratado dice: “Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica”. Por consiguiente, el recién concebido, que es un ser humano, tiene derecho a la vida y no puede ser privado de ella arbitrariamente.
La Convención Interamericana de Derechos Humanos, que es el tratado de derechos humanos propio de esta área geográfica, tiene disposiciones similares. Dice su artículo primero, párrafo segundo: “Para los efectos de esta Convención, persona es todo ser humano”. Y en su artículo cuarto: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.
Ambos tratados reconocen el derecho de todo ser humano a que su vida sea jurídicamente protegida. Ambos dicen (en su respectivo art. 2) que el Estado se obliga a adoptar medidas legislativas o de otro tipo para hacer efectivos los derechos humanos reconocidos. Ambos dicen (art. 4 del Pacto y 27 de la Convención) que el derecho a la vida no puede ser suspendido ni siquiera en casos de emergencia. Cuando las legislaturas de los estados reforman la Constitución para señalar que ésta protege la vida humana (es decir al ser humano) desde el momento de la concepción, actúan en plena concordancia con lo que disponen esos tratados de derechos humanos, al tomar una medida legislativa que hace efectivo el derecho a la vida.
Además de proteger el derecho a la vida de todos, las reformas constitucionales hacen efectivo el principio base de todos los derechos humanos que es la igualdad de todos los seres humanos. El artículo segundo del Pacto dice que los Estados se comprometen “a respetar y garantizar a todos los individuos que se encuentren en su territorio… los derechos reconocidos en el presente Pacto, sin distinción alguna de raza, color, sexo… posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”. Lo mismo dice el artículo primero de la Convención. También dice el Pacto en su artículo 26 que “todas las personas —y señala en su art. 16 que todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica— son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a igual protección de la ley”; en este mismo sentido se expresa el art. 24 de la Convención que dice: “Todas las personas —y persona es todo ser humano, como dice el art.1-2 de la misma Convención— son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen derecho, sin discriminación, a igual protección de la ley”. Las constituciones locales reformadas han hecho explícito que el ser humano concebido goza de la protección jurídica lo mismo que el ya nacido, de modo que constituyen un progreso en el sentido de asegurar la igualdad esencial de todos los seres humanos y evitar, como dice el artículo primero de nuestra Constitución federal, toda discriminación que vulnere o restrinja sus derechos fundamentales.
Hay quienes afirman que las reformas mencionadas vulneran los derechos humanos de las mujeres. Esta afirmación no tiene ningún fundamento, puesto que ningún tratado de derechos humanos señala el derecho de la mujer a abortar, ni puede concebirse que una persona, mujer o varón, tenga el derecho de privar de la vida a otro ser humano. Aquí cabe recordar que “el respeto al derecho ajeno es la paz”.
Las reformas de las constituciones locales que protegen la vida del ser humano desde el momento de la concepción son un claro progreso a favor del derecho a la vida y a la igualdad de todos los seres humanos. El comisionado nacional de derechos humanos no tiene, por razón de su cargo, ninguna razón para plantear una acción de inconstitucionalidad contra esas reformas.
Doctor en Historia por El Colegio de México


Columna Ventana


Columna Ventana/José Cárdenas
El Universal, 25 de diciembre de 2009;
Gotas de sangre
En otra expresión brutal del México salvaje, Irma Córdova Palma, de 55 años, fue asesinada por un comando armado; le dispararon en la sien mientras dormía. También ejecutaron a sus hijos Benito y Jolidabey y a su cuñada Josefa.
Horas antes, la madre de Melquisedec Angulo Córdova, de 30 años, tercer maestre de Fuerzas Especiales de la Armada, “tuvo” que participar en el homenaje oficial en honor al marino caído en el operativo contra Arturo Beltrán Leyva.
El lunes por la noche, Irma apareció en televisión; respondió las preguntas del enviado de Televisa; habló del orgullo de Melquisedec por pertenecer a las Fuerzas Armadas; del amor con que sirvió a la patria. Se difundieron imágenes de la ceremonia cuando la madre recibió la bandera que envolvió el féretro del hijo muerto… Horas después, fue ajusticiada.
Los hechos, constituyen una escalada en la lucha contra las drogas. Es una afrenta. El mensaje de los asesinos es intimidar a las Fuerzas Armadas y a sus familias; es la venganza de la mafia criminal.
El presidente Calderón se enfrasca en la retórica y el ritual del homenaje, ante la premura por demostrar logros. “Estos ataques cobardes y arteros, no nos van a intimidar” —dice—.
Tiene razón, pero… ¿qué necesidad había de exponer a los familiares del marino muerto, haciéndolos participar en una ceremonia pública? ¿En qué pensaban los estrategas de la comunicación gubernamental cuando privilegiaron la photo opportunity y pasaron por alto reglas mínimas de seguridad? ¿Cómo puede confiar la sociedad en un gobierno que carece de oficio y perspicacia?
La indignación nos consume. En twitter (territorio de libertad con retroalimentación inmediata) expresamos que el gobierno es culpable. La afirmación fue objetada de inmediato; si bien el gobierno se equivocó, no se puede decir que fue el que mató a la madre del marino y sus familiares. Miguel Carbonell, académico de la UNAM y vecino de estas páginas, precisó: “El gobierno es corresponsable, no culpable”. Es fundamental el matiz… sin embargo es evidente que a la autoridad le falló la inteligencia en el control de los daños provocados por el operativo. El golpe más rudo del sexenio, quedó menguado. Quedan más dudas que respuestas.
El miércoles, la CNDH se sumó a las críticas; acusó a la Secretaría de Marina de no preservar en el anonimato, los datos personales de Melquisedec Angulo Córdova. La Armada quizás tampoco preservó el honor, al mancillar el cadáver del enemigo. La sociedad percibe que las fuerzas del Estado se pusieron al nivel de los criminales; hablaron el mismo lenguaje; rompieron los códigos de la guerra y los inocentes pagaron las consecuencias.
Ese mismo día, el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el ingeniero Jorge Tello Peón, fue removido por orden presidencial. ¿Era un cartucho quemado? El panista Juan Miguel Alcántara Soria entrará al relevo de Tello Peón, quien continuará como secretario técnico del Gabinete de Seguridad Nacional. Tal enroque desata especulaciones; el Presidente se rodea de incondicionales y relega a los expertos. Mala señal. Mientras usted vacaciona, parte del país está en alerta máxima. Se temen más ataques y venganzas.
Justo este día, duele vislumbrar más gotas de sangre, que luces de Navidad.

Posicionamiento del secretario general de la CEM

Respalda CEM a Cardenal Rivera Carrera sobre bodas gay

En un comunicado, la institución señaló que respalda las declaraciones del Cardenal Norberto Rivera, quien manifestó su rechazó a dicha ley al argumentar que contraviene las leyes naturales.
El posicionamieto de los obispos está e
Boletín de Prensa con motivo de la iniciativa presentada por el PRD en el Distrito Federal sobre la unión matrimonial de personas del mismo sexo
En días pasados la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la iniciativa presentada por el Partido de la Revolución Democrática y por algunos otros grupos políticos para permitir la unión matrimonial de personas del mismo sexo con el beneficio de la adopción de menores.
Ante una situación tan trascendente para el pueblo mexicano, con respecto a esta ley, se requiere de un debate más amplio y de una consulta entre todos los sectores de la sociedad.
El Señor Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, ha expresado en distintos momentos, un contundente rechazo a dicha ley por las implicaciones que conlleva contravenir la Ley Natural, ya que desde la fe que profesamos la Institución familiar es la responsable de procrear y propiciar que los niños tengan el referente de un padre y una madre para su educación y desarrollo como personas.
Nos unimos a las declaraciones del Sr. Cardenal Norberto Rivera y apoyamos toda iniciativa que la Arquidiócesis de México lleve a cabo en relación a este tema, causa de controversia en la sociedad y en el seno familiar.
Como Obispos nos unimos en oración al Pastor de la Arquidiócesis de México pidiendo a nuestra Santísima Madre María de Guadalupe para que tanto los poderes de la unión como los gobiernos locales emitan leyes que garanticen la convivencia fraterna y respetuosa en beneficio de todos los mexicanos.
+ Víctor René Rodríguez Gómez
Obispo Auxiliar de Texcoco
Secretario General de la CEM

 
scrito por Mons. Víctor René Rodríguez Gómez, obispo de Texcoco y secretario general de la CEM.
La Conferencia del Episcopado Mexicano(CEM)  expresó su rechazo a la iniciativa aprobada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal que permite la unión matrimonial entre personas del mismo sexo.

Los pecados de la iglesia católica

Otros dos obispos irlandeses renuncian tras el informe sobre abusos sexuales a menores
Cuatro religiosos han dejado su cargo por las agresiones entre 1974 y 2004
EFE - Dublín - 25/12/2009
Otros dos obispos irlandeses han anunciado que presentarán su renuncia al Papa Benedicto XVI, lo que eleva a cuatro el número de religiosos que dejan su cargo tras la publicación del informe oficial que denunció abusos sexuales a niños en el seno de la Iglesia.
Los obispos Eamonn Walsh y Raymond Field, los dos únicos obispos auxiliares que prestan servicio en la archidiócesis de Dublín, dijeron que habían comunicado su decisión al arzobispo Diarmuid Martin. Walsh ha sido obispo auxiliar en la archidiócesis de Dublín desde 1991, mientras que Field ocupó su puesto en Dublín en 1997.
"Nuestra esperanza es que nuestra acción ayude a traer la paz y reconciliación de Jesucristo a las víctimas y supervivientes de los abusos sexuales a menores. De nuevo, nos disculpamos ante ellos", han afirmado en un comunicado difundido el jueves por la noche.
Al igual que el obispo Jim Moriarty, que dimitió el miércoles, ambos prelados habían dicho que el informe mostraba que ellos no habían hecho nada malo. Moriarty admitió que debería haber desafiado la "cultura imperante" que permitió que tuvieran lugar delitos contra niños.
La semana pasada, el obispo Donal Murray fue el primero que dimitió desde que se publicó el informe, que señaló que los responsables de la Iglesia de Irlanda, país de mayoría católica, habían encubierto durante 30 años abusos sexuales generalizados a niños por parte de algunos sacerdotes.
El texto, publicado el 26 de noviembre, indicaba que la archidiócesis había estado más preocupada por proteger la reputación de la Iglesia que en salvaguardar a los niños y había ocultado "de forma obsesiva" los abusos a menores entre 1974 y 2004.
La Iglesia católica irlandesa ocultó los abusos sexuales a menores durante décadas
Un informe judicial revela la connivencia de la policía y la Fiscalía con cuatro obispos de Dublín
***
PATRICIA TUBELLA - Londres - 26/11/2009
Tan sólo medio año después de que Irlanda divulgara horripilantes pormenores sobre abusos sexuales a menores perpetrados por miembros del clero católico, las conclusiones de un nuevo informe oficial revelan la connivencia entre la jerarquía eclesiástica y las autoridades del Estado -incluidas la fiscalía y la policía- para proteger a los curas pederastras. El ministro de Justicia irlandés, Dermot Ahern, ha admitido este jueves que las propias autoridades facilitaron el encubrimiento de los casos pero, sobre todo, se desprende de la investigación que la iglesia antepuso la defensa de su reputación frente a la protección de niños vulnerables que estaban a su cuidado.
El documento presentado por Ahern se centra en las alegaciones de abusos contra 46 sacerdotes de la archidiócesis de Dublín y abarca el periodo comprendido entre 1975-2004. La jerarquía católica encubrió sistemáticamente las denuncias para eludir el escándalo, y para ello contó con el apoyo del establishment irlandés y de su atávico servilismo hacia la iglesia. En lugar de informar a las autoridades sobre las denuncias de tremendas agresiones, los superiores de esos sacerdotes optaban por trasladarlos de parroquia en parroquia, donde acababan hallando a nuevas e inocentes víctimas. Aunque el informe exime de responsabilidades al actual arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, sí apunta directamente a la responsabilidad de varios de sus antecesores, entre ellos los prelados John Charles McQuaid , Dermot Ryan y Kevin Mcnamara, los tres ya fallecidos. También implica a Desmond Conell, hoy retirado, quien no permitió hasta finales de 1995 que se canalizaran las denuncias contra 17 sacerdotes, si bien las reiteradas quejas recibidas afectaban entonces al menos a 28 clérigos de su diócesis.
Ilustrativa de la participación policial en el encubrimiento es la historia de un pequeño de 11 años objeto de abusos. Un sacerdote acudió a denunciar las agresiones sufridas por Andrew, pero los agentes, en lugar de emprender una investigación, plantearon el asunto ante la jerarquía eclesiástica, lo que supuso el punto final del caso. El ministro Ahern ha reconocido que "en algunos casos, y debido a acciones u omisiones, algunas personas que buscaron ayuda no siempre recibieron el nivel de respuesta y protección que debió garantizarles la An Garda Siochána (policía de irlanda)".
La indignación que ha suscitado el "Informe de la Comisión de Investigación sobre la Archidiócesis Catlótica de Dublín" obedece primordialmente la participación de los poderes públicos en un sistema que buscaba proteger a la iglesia por encima de todo. Los irlandeses ya habían asistido con horror al relato sobre los abusos sexuales de sacerdotes a menores, recogido en un documento que vio la luz el pasado mayo. El Informe Ryan, elaborado por la comisión investigadora de abusos a menores, es un catálogo de sistemáticas tropelías, de agresiones físicas y verbales cometidas por sacerdotes, monjas y personal seglar a lo largo de más de sesenta años. Una pesadilla que afectó a miles de niños y que tuvo su escenario en instituciones estatales gestionadas por la iglesia. La congregación de los Hermanos Cristianos, responsable de gestionar esos centros, ya ha prometido desembolsar 145 millones de euros en concepto de reparación.
El responsable de la cartera de Justicia ha animado a quienes conozcan más casos de esa naturaleza a que acudan a la policía para que "los agresores puedan ser llevados ante la justicia". El informe no recoge los nombres de las víctimas ni de los agresores para no invalidar futuros procesos. El ministro ha tenido que disculparse en nombre del Estado por su inacción o directamente complicidad, aunque ha insistido en que la cruda realidad que reflejan sus setecientas páginas no debería ensombrecer "el trabajo de miles de sacerdotes honrados", empezando por aquellos que persiguieron e intentaron denunciar tales abusos.
***
La Iglesia de Irlanda conocía el abuso "endémico" en sus escuelas
W. OPPENHEIMER - Londres - 21/05/2009
Tras nueve años de pesquisas y más de 2.000 testimonios, una investigación ha concluido que la cúpula de la Iglesia católica irlandesa conocía el abuso "endémico" al que eran sometidos los 35.000 niños que entre los años cincuenta y 1os ochenta se acogieron a sus instituciones. El actual líder eclesiástico, el cardenal Sean Brady, expresó ayer se declaró ayer "profundamente apenado y avergonzado por el hecho de que estos niños sufrieran de manera tan horrorosa en nuestras instituciones". El informe "documenta un vergonzoso catálogo de crueldad; el abandono, el abuso físico, sexual y emocional perpetrado contra niños", admitió.
El informe, elaborado por la Comisión Investigadora de los Abusos de Niños, puesta en marcha en 2000 tras un aluvión de denuncias de abusos cometidos por los religiosos de la Iglesia católica irlandesa en el pasado, concluye que funcionarios eclesiásticos alentaron palizas rituales y protegieron de forma sistemática a sus miembros pedófilos para que no fueran detenidos, todo ello rodeados de "una cultura al servicio del secretismo".
Los cinco tomos del informe documentan un rosario de abusos físicos y emocionales. Los abusos sexuales en muchas de las instituciones eclesiásticas, una red de reformatorios, escuelas industriales y casas de trabajo, sobre todo en las de chicos.
Las escuelas estaban gestionadas de manera severa, con un régimen de disciplina irracional y opresivo que afectaba a los niños, pero también incluso a los empleados que trabajaban en ellas.
Más pecados
Los niños pasaban hambre y en muchas escuelas la alimentación era inadecuada, incomestible y mal preparada. Muchos testigos hablan de que estaban constantemente aterrorizados por las palizas, en las que se les intentaba causar el mayor daño posible.
El recuerdo de la película Las hermanas de la Magdalena, de Peter Mullan, es inevitable. En ese filme de 2002 se recogían los castigos físicos, humillaciones, el hambre y la miseria a que eran sometidas cientos de muchachas en los conventos irlandeses de la Magdalena. La historia tenía una base verdadera. La película levantó ampollas en la Iglesia que, sin embargo, ayer reconoció pecados incluso más horrorosos.